Está en la página 1de 17

La UE al borde de una decisión histórica sobre el herbicida glifosato

generalizado
El glifosato se encuentra en el 60% del pan del Reino Unido y los
ecologistas aceptan una prohibición, pero la industria advierte del
alboroto entre los agricultores si se elimina el herbicida

El glifosato es un herbicida tan penetrante que sus residuos se


encontraron recientemente en el 45% de la capa superior del suelo
de Europa y en la orina de tres cuartos de los alemanes probados.
Fotografía: Philippe Huguen / AFP / Getty Images
• V
e
r
Arthur Neslen
Martes,
m 24 de octubre de 2017, 11.11 BSTPrimera publicación el
martes
á 24 de octubre de 2017 a las 08.00 BST
s
Un voto decisivo de la UE esta semana podría revocar la licencia
opara el herbicida más utilizado en la historia de la humanidad, con
pconsecuencias fatales para la agricultura mundial y su regulación.
cEl glifosato es un herbicida tan omnipresente que sus residuos se
i
encontraron recientemente en el 45% de la capa superior del suelo
o
nde Europa, y en la orina de las tres cuartas partes de los alemanes
eprobados , cinco veces el límite legal para el agua potable.
s
Desde 1974, se ha rociado casi el herbicida bloqueador de enzimas
para
p cubrir cada acre cultivable del planeta. Sus residuos se han
aencontrado en galletas, galletas saladas, patatas fritas, cereales
rpara el desayuno y en el 60% de los panes vendidos en el Reino
a
Unido .
Pero
c environmentalistas afirman que el glifosato es tan no selectivo que
puede
o incluso matar a los árboles grandes y es destructivo para los
m
hábitats silvestres y semi-naturales, y para la biodiversidad.
p
Ben & Jerry's lanzará helados sin glifosato después de que
a
las
r pruebas encuentren rastros de herbicida
t
i
r
El CEO de Sustainable Food Trust, Patrick Holden, ha dicho que una
prohibición "podría ser el comienzo del fin del uso de herbicidas en
la agricultura como la conocemos, lo que lleva a un nuevo capítulo
de innovación y diversidad".
Pero los funcionarios de la industria advierten a los agricultores en
rebelión abierta, la degradación ambiental y los cultivos
pudriéndose en los campos si se prohíbe el glifosato.
La alarma a la ubicuidad del glifosato ha crecido desde que un
estudio de 2015 de la agencia de cáncer IARC de la Organización
Mundial de la Salud descubrió que era "probablemente
carcinogénico para los humanos" . Más de un millón de personas
han pedido a Bruselas una moratoria.
El martes, los eurodiputados votarán sobre la prohibición de la
sustancia química para 2020 en una señal al comité de expertos
estancado de la UE, que votará por un nuevo contrato de
arrendamiento al día siguiente.
Anca Paduraru, una portavoz de la CE, dijo que se necesitaba una
decisión antes del 15 de diciembre o "con certeza la Comisión
Europea será llevada ante los tribunales por Monsanto y otros
representantes de la industria y el comercio agrícola por no actuar".
Hemos recibido cartas de Monsanto y otros diciendo esto ".
Funcionarios de la industria advierten a los agricultores en
rebelión, degradación ambiental y cosechas pudriéndose en
los campos si el glifosato es prohibido
Francia se resiste a una nueva licencia de 10 años. España está a
favor. Alemania está en conversaciones de coalición y es probable
que se abstenga. El Reino Unido normalmente presionaría por un
nuevo contrato de arrendamiento de la licencia, pero está menos
comprometido debido al Brexit. Puede no haber una mayoría
calificada para cualquier resultado.
Una propuesta de eliminación del glifosato en Francia no era
"realista", dijo Paduraru, aunque podría ser posible una autorización
más corta.
Varias asociaciones de agricultores han amenazado con demandas
legales si al herbicida no se le otorga una nueva licencia, mientras
que la NFU ha advertido que eso "cambiaría por completo la forma
en que cultivamos".Algunas investigaciones indican que los
surfactantes mezclados con glifosato en Roundup de Monsanto
pueden aumentar la toxicidad del pesticida en un factor de hasta
100.
El glifosato es ahora tan ampliamente utilizado en Europa que
cualquier prohibición tendría consecuencias radicales. La mayoría
de los herbicidas que se venden en el Reino Unido se basan en
glifosato y son parte integral de la industria de los transgénicos. El
herbicida de amplio espectro representa una cuarta parte de las
ventas mundiales de herbicidas. Se usa principalmente en cultivos
de maíz, algodón, soja, semillas oleaginosas y remolacha azucarera
diseñados genéticamente para resistirlo.
Las voces de la industria dicen que el sistema de labranza cero
fomentado por el glifosato reduce las emisiones del suelo y protege
contra herbicidas alternativos más nocivos para el medioambiente.
Sus cualidades desecantes son muy convenientes para los
agricultores.
Un portavoz de la Agencia Europea de Protección de Cultivos dijo:
"Mientras más tiempo un cultivo permanezca en el suelo para
secarse, hay más posibilidades de que esté expuesto a la lluvia, el
viento y la podredumbre".
Scott Partridge, vicepresidente de estrategia corporativa de
Monsanto, pronosticó el "alboroto en la comunidad agrícola" y "toda
una serie de efectos perjudiciales para los cultivos en los campos"
si el glifosato se eliminara gradualmente.
"Vería un aumento en los costos de la agricultura y la disminución
de la productividad, el aumento de las emisiones de gases de
efecto invernadero, la pérdida de la capa superior del suelo, la
pérdida de humedad", dijo. "Habría alguna reacción significativa de
los agricultores a través de Europa. Estarían muy molestos de que
se les haya quitado una herramienta muy efectiva y segura de sus
manos ".
Monsanto fue excluido del Parlamento Europeo
Sin embargo, la renovación avivaría los temores entre los
ambientalistas de otra década de uso químico tóxico creciente,
amenazando la seguridad ambiental, la captura reguladora
arraigada y la salud pública. Monsanto insiste en que el uso de
Roundup es seguro y apunta a varios estudios realizados por la
Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) y
otras agencias nacionales que han considerado que el producto es
seguro.
Jack y Teri McCall, centro, con su familia en 1982. Jack, un
agricultor, murió de linfoma no Hodgkin en 2015 después del uso
prolongado de glifosato.
En una habitación de hotel en Bruselas, Teri McCall, en su nueva
vida como activista, ha cabildeado en contra de la renovación de la
licencia ya que no tiene dudas de que el glifosato causa cáncer.
Después de que su difunto esposo, Jack, contrajo un linfoma no
Hodgkin (NHL) en 2015, se convirtió en una de las 500
demandantes estadounidenses que enjuiciaron a Monsanto,
alegando que la exposición a su marca Roundup era responsable,
un reclamo que Monsanto niega.
"Jack era agricultor desde 1975", dice McCall. "Durante 40 años usó
Roundup para mantener las malezas alrededor de los árboles recién
plantados. Él debe haber rociado miles de galones de ella. Él creía
que era seguro ".
Jack no fumaba ni bebía, no hacía ejercicio regularmente y no tenía
antecedentes familiares de cáncer. Después de que aparecieron
bultos en su cuello en julio de 2015, le diagnosticaron LNH de 69
años.
"Fue una enfermedad sorprendentemente rápida", dice McCall. "No
tenía idea de que iba a perderlo. Cada vez estaba más y más
enfermo ". El día de Navidad de 2015, la familia apagó su máquina
de soporte de vida.
Después de la muerte de su esposo Jack, Teri McCall comenzó a
cabildear en contra de la renovación de la licencia de glifosato.
Fotografía: Cortesía de Avaaz
Duke, el perro de seis años de Jack, también murió por el mismo
tipo de cáncer, dice McCall. "Era un hermoso labrador negro, el
perro más hermoso. Siguió a Jack cuando estaba rociando y
también estuvo expuesto a un montón de Roundup ".
Sin embargo, Baskut Tuncak , relator especial del ACNUDH sobre
sustancias y desechos peligrosos, dice que hay "serias dudas" sobre
la carcinogenicidad del glifosato, mientras que su regulación pone
de manifiesto "un conflicto de intereses entre la política y la
industria de los plaguicidas".
"El oligopolio de la industria química tiene un enorme poder", dijo.
"La industria de los plaguicidas ha impedido las reformas y ha
bloqueado la introducción de restricciones sobre el uso de dichos
productos en varios países y en todo el mundo".
Si bien la EPA ha considerado que el glifosato es seguro para uso
público, su metodología fue cuestionada por varios de sus propios asesores científicos
endiciembre pasado. Notaron un aumento en el riesgo de LNH de
entre 27-50% cuando se consideraron los datos epidemiológicos
que la EPA había descartado, lo que generó críticas a la agencia.
Numerosos estudios no relacionados con la industria que relacionan
la exposición al glifosato con el desarrollo de tumores han sido
ignorados por la EPA y otros reguladores a favor de informes
secretos de la industria, dicen los conservacionistas.
El glifosato también es probado por los reguladores en forma
aislada, aunque algunas investigaciones indican que los
surfactantes con los que se mezcla en Roundup pueden aumentar
su toxicidad en un factor de hasta 100.
Guardian Today: los titulares, el análisis, el debate:
enviados directamente a usted

La copia y pegado de los estudios de Monsanto en los informes


oficiales de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (Efsa)
solo se ha sumado a las preocupaciones de los activistas sobre las
revelaciones en los documentos de Monsanto , documentos
revelados publicados en la demanda de la NHL de EE. UU.
En su lecho de muerte, una galardonada científica de la EPA, Marion Copley,escribió
que los hallazgos originales de una revisión de EPA con glifosato en
1983 lo hicieron "esencialmente cierto que el glifosato causa
cáncer".
La pregunta para muchos agricultores es qué podría tomar su lugar.
El glifosato ha reducido la necesidad de herbicidas alternativos más
tóxicos y también para la labranza profunda (o arado), que puede
ser altamente perjudicial para la fertilidad del suelo.
Pero su uso también se ha asociado con un aumento en el tamaño
de la finca y los sistemas de monocultivo. Los ecologistas dicen que
el glifosato es congruente con el cultivo arable continuo y la
aceleración de la "cinta transportadora de plaguicidas" .
Cualquier beneficio de una prohibición de glifosato llegaría
demasiado tarde para agricultores como Johnny Bob Barton, otro no
fumador diagnosticado con LNH después de 40 años de
pulverización manual Roundup diluido, en su granja familiar.
"Cultivamos mil acres de cultivos y rociamos con una manguera. Al
final del día, estarás saturado con tus pantalones, botas y
calcetines ", dijo. "Nunca tuve la opción de decir no a este producto.
No hubo advertencia. Ahora, como padre, tengo que vivir con el
hecho de que expuse a mis hijos a la misma cosa ".
Monsanto, sin embargo, defiende ferozmente la seguridad de su
producto y apunta a los hallazgos de varias agencias reguladoras ,
que disputan los hallazgos de IARC.
Los agricultores dicen que el glifosato ha reducido la necesidad de
arar en profundidad, lo que puede ser altamente dañino para la
fertilidad del suelo. Photograph: Alamy Foto de Archivo
"El glifosato es el herbicida más seguro que jamás se haya
inventado", dijo Partridge. "Si bien mi corazón está con los que
sufren de cáncer, no existe evidencia médica o científica alguna
que vincule la exposición del glifosato al cáncer".
Un informe de Pesticide Action Network enlazó la semana pasada el
herbicida de amplio espectro con la disminución dramática de las
poblaciones de lombrices y las dañinas comunidades microbianas
del suelo. El periódico dijo que su uso también destruyó las fuentes
de alimentos para los polinizadores, y que los cultivos son más
vulnerables a los patógenos y las enfermedades.
Dispensarlo requeriría "un rediseño significativo de nuestros
sistemas agrícolas", de acuerdo con el fideicomiso alimentario
sostenible, que apoya tal movimiento .
En algunos estudios, se ha demostrado que la labranza superficial a
profundidades del suelo limitadas a 25 cm reduce la densidad de
malezas y mejora la calidad del suelo y la biodiversidad a largo
plazo. Combinado con una mayor diversidad y rotación de cultivos ,
rodillos de cultivo y el uso de abono verde para elevar los niveles de
nitrógeno, los conservacionistas dicen que los rendimientos de los
cultivos, la fertilidad del suelo y el almacenamiento de carbono
podrían mantenerse en niveles cercanos a los de hoy.
Expertos de la ONU denuncian que los pesticidas 'mito' son
necesarios para alimentar al mundo

Una empresa que espera beneficiarse de cualquier prohibición de


glifosato es Weedingtech , cuyo tratamiento de espuma y agua
caliente ya está siendo utilizado por la mitad de las compañías de
agua del Reino Unido y varios consejos sin glifosato, incluidos
Glastonbury, Hammersmith y Fulham, Southwark y Lewes.
Leo de Montaignac, CEO de la firma, dice que el costo estimado de
£ 940m para los granjeros británicos de una prohibición de glifosato
debe sopesarse contra el costo sustancialmente más alto de los
litigios y daños ambientales y de salud pública que pueden resultar
del uso de herbicidas.
"Las empresas como la nuestra ya están optimizando nuestra
tecnología para su uso en el sector agrícola y nuestro objetivo es
tener una máquina de producción disponible antes de fin de año",
dice De Montaignac.
"Hay una gran cantidad de alarmismo que dice que las alternativas
viables no están disponibles y simplemente no es cierto".
• Este artículo fue enmendado el 24 de octubre de 2017. Una
versión anterior decía que Baskut Tuncak era un relator especial en
el ACNUR. Esto ha sido corregido a la OHCHR.

--00--
Glifosato: verdades y mentiras del herbicida más vendido del
mundo

• 369
• TWITTER
• E-MAIL
GUARDAR

55 COMENTARIOS
9 Marzo 2016 - Actualizado 21 Marzo

2017, 13:39JAVIER JIMÉNEZ@dronte

El glifosato es el herbicida más usado en el


mundo y también el más polémico. Vinculado
durante muchos años a Monsanto y a los organismos
modificados genéticamente, el uso (o no) del glifosato es
una cuestión que va más allá de lo estrictamente científico y
tiene profundas ramificaciones sociales, políticas y
económicas.
El Ayuntamiento de Madrid anunciaba en marzo que dejará
de "utilizar paulatinamente glifosato para el control de las
malas hierbas en los parques y zonas verdes de la ciudad".
Y con ello se suma a un buen número de voces que alertan
de los peligros de uno de los productos fitosanitarios más
comunes. Nos hemos preguntado, ¿Qué hay de cierto en
lo que se dice el glifosato? ¿Es tan peligroso como
parece?

¿Qué es el glifosato?
El glifosato
es el
principio
activo de
numerosos
herbicidas
comerciales. Aunque ahora sabemos que fue sintetizado por
primera vez en los años 50, no fue hasta 1970 cuando John
E. Franz, un químico de Monsanto, descubrió sus efectos
herbicidas. Con el nombre de Roundup, empezó a
comercializarse en 1974.

No obstante, el éxito de Roundup llegó a partir de 1994-96


cuando la misma Monsanto empezó a comercializar plantas
genéticamente modificadas inmunes al efecto del glifosato.
Esto permitía utilizar intensivamente el herbicida para
eliminar las malas hierbas sin afectar el cultivo principal.
Evidentemente, aunque tardó unos años, el uso del
producto despegó de forma brutal. Y por si fuera poco, la
última patente comercial de Monsanto acabó en el año
2000, con lo que empezaron a aparecer genéricos que
hicieron aún más competitivo el uso de estas sustancias.

¿Cómo funciona?
El glifosato inhibe la ruta de biosíntesis de
aminoácidos aromáticos, la ruta del shiquimato (anión
del ácido shiquímico). Al ser ésta una ruta exclusiva de las
plantas, prácticamente no tiene toxicidad en animales. Para
que nos hagamos una idea, sustancias de uso común como
la cafeína o el paracetamol tienen índices de toxicidad
mayores que el glifosato.

Otra característica importante es que tiene una vida


media muy corta (22 días) antes de biodegradarse en
sustancias no tóxicas. Esto hace difícil que sus efectos
acumulativos tengan un impacto significativo a medio-largo
plazo. Aunque como es evidente, su uso intensivo tiene
efectos sobre el entorno en el que se aplican, no serían
propiamente tóxicos.

Sí, es probable que el


glifosato sea cancerígeno
Sí, es cierto. El glifosato está en la lista de
'probablemente cancerígenos' de la OMS. Justo al lado
de la carne roja o ser peluquero. Recordemos que la lista del
IARC se elabora según el nivel de evidencia que existe y no
sobre los efectos o riesgos que tienen las sustancias. Es
decir, hay suficiente evidencia científica como para pensar
que sea probable que la exposición al glifosato cause cáncer
(1994).

¿Cuál sería esa probabilidad? No muy alta, según


sabemos hoy en día. Al menos, no muy alta por contacto
indirecto con el producto. En el peor de los casos, algunos
expertos estiman que una persona debería comer por día
alrededor de 16,8 kg de soja durante dos años para
igualar la dosis que se ha planteado como cancerogénica.
Aunque, y esto es importante, los estudios que
'demostraban' esa relación causal con el cáncer, como en el
caso del aspartamo, fueron retirados por tener serios
problemas metodológicos. O sea, por la información de la
que disponemos hasta el momento, la dosis de uso
comercial, es muy complicado (por vida media y por
concentración) que tenga algún efecto a largo plazo en las
personas.

No obstante, parece razonable que los poderes públicos


quieran evitar riesgos innecesarios a sus ciudadanos. Eso
nos lleva a hacernos una pregunta y una reflexión.
¿Por qué el glifosato?

A día de hoy, hay herbicidas y pesticidas en uso mucho


más tóxicos que el glifosato. Las atrazinas, por ejemplo,
se siguen usando y son más problemáticas
medioambientalmente porque utilizan vías que no son
exclusivas de la plantas (como en el caso del glifosato) y
ataca a los anfibios erosionando el medio en el que se
encuentran. Sin irnos muy lejos, tenemos también
el Paraquat, un pesticida de uso relativamente común
que es extremadamente tóxico para el ser humano y puede
producir vómitos, quemaduras o problemas neurológicos
serios.

No está claro cuál es el criterio para eliminar unos


productos y no otros más peligrosos. Este es, de hecho, el
principal argumento contra la 'guerra contra el glifosato'. La
historia nos muestra como, a veces, se instalan estados de
ánimo (o de histeria colectiva) que sin ser ridículos tienen
un impacto muy importante en la vida de las personas.

Legislar desde estado de


ánimo y no desde la evidencia
científica
La prudencia en política es, en general, una virtud. Es
comprensible que las autoridades quiera proteger a sus
ciudadanos de posibles riesgos para la salud. Pero pasarse
de celo también es problemático. Rebobinemos unos
cuantos años en el tiempo.

En 1874, Othmar Zeidler por accidente sintetizó


el diclorodifenil-tricloroetano. Más de medio siglo después,
en el 39, Paul Hermann Müllerdescubrió su uso como
insecticida y, comercializado por la Geigy bajo el nombre
de DDT, fue usado durante la Segunda Guerra Mundial y los
años posteriores para controlar con mucho éxito la malaria y
la fiebre amarilla. Tanto que en 1948 se le concedió el
Nobel de Medicina a Müller.

Prohibir el DDT en ese momento


fue una buena decisión
medioambiental pero una nefasta
decisión epidemiológica
Ese mismo año se comenzó a utilizar en Sri Lanka para
tratar de controlar la epidemia de paludismo que sufría. En
1948 hubo dos millones y medio de casos de malaria, en
1962 hubo treinta y uno y en 1963 sólo diecisiete.

En 1962, la bióloga marina y activista Rachel


Carson alarmada por el impacto que el DDTtenía publicó la
'Primavera Silenciosa', un libro que inició una campaña
mundial contra el DDT. Su impacto fue
impresionante dando un espaldarazo a la conciencia
del medio ambiente y motivando, en último término, la
creación de la EPA (la Agencia de Protección del Medio
Ambiente de Estados Unidos) en 1970. Hay quien dice
que “dicho de otro modo y telegráficamente: sin el libro de
Rachel Carson, hoy seguramente no existiría Greenpeace”
En el 72, la EPA prohibió casi todos los usos del DDT. Sri
Lanka lo había prohibido en 1964, para el 70 ya se habían
alcanzado las cifras de malaria de los años cuarenta.

Prohibir el DDT en Sri Lanka, la India o Bangladesh no fue


una mala decisión ecológica o medioambiental, pero fue una
nefasta decisión sanitaria y humana. Sin suficiente
evidencia científica, el celo desmedido que creó la alarma
mundial contra el DDT dejó a muchos países sin su
mejor arma contra enfermedades como el paludismo y
la fiebre amarilla.
Políticas basadas en la
evidencia

El DDT sigue prohibido para la mayoría de usos y, bajo mi


criterio, debe de seguir estándolo. De hecho, ya existen
unas 500 variedades de artrópodos resistentes al
insecticida. Lo que deja patente la historia del DDT es que
las decisiones políticas tienen consecuencias.

Hoy por hoy, la prohibición del glifosato tendría como


consecuencia directa el encarecimiento de la comida y,
aunque ese sobrecosto puede ser asumido sin problemas
por el Ayuntamiento de Madrid (o por cualquier institución
europea al uso), contribuir a un estado generalizado de
alarma sin evidencia científica puede ser muy
peligroso. No nos arrepintamos por tomar decisiones
apresuradas.

Imágenes | Wikimedia