Está en la página 1de 5

ENFERMEDADES SISTÉMICAS Y SU MANEJO EN ODONTOLOGÍA

PACIENTE EPILEPTICO

La epilepsia es una enfermedad neurológica crónica que se caracteriza por crisis y convulsiones
recurrentes por un funcionamiento anormal esporádico de un grupo de neuronas con
consecuencias físicas y psicológicas.

Para considerar que una persona padece epilepsia como enfermedad, la Organización Mundial de
la Salud (OMS) y la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE) exigen la repetición crónica de crisis
epilépticas, es decir, se hace el diagnóstico de epilepsia cuando el paciente ha tenido dos o más
crisis espontáneas a lo largo de su vida.

La epileptogénesis es el proceso por el que una estructura nerviosa normal se vuelve


hiperexcitable, resultado de un desequilibrio entre los mecanismos excitadores e inhibidores,
hasta llegar a generar crisis epilépticas de forma espontánea.

Las crisis generalmente duran apenas unos segundos o unos minutos, después de los cuales
finaliza y el cerebro vuelve a funcionar con normalidad.

Crisis epilépticas generalizadas:

Son aquellas cuyo primer síntoma apreciable depende de la lesión de ambos hemisferios
cerebrales. La pérdida de la consciencia ocurre desde el primer momento del ataque y las
manifestaciones motoras afectan a las cuatro extremidades.

Crisis parciales o focales:

La descarga comienza en una zona concreta que puede extenderse al resto de la corteza cerebral.
EFECTOS SECUNDARIOS DEL TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO:

1. Fenobarbital - Primidona: Vértigos, nistagmus, somnolencia, ataxia, erupciones cutáneas,


exacerbación de las convulsiones.
2. Carbamacepina: Leucopenia, trombocitopenia, estomatitis, retraso de la cicatrización,
ataxia, hiposialia.
3. Fenitoina: Hipocalcemia, anemia, trastornos digestivos, exantemas, hiperplasia gingival,
acné, embrutecimiento de rasgos faciales, aumento del metabolismo de otros fármacos.
4. Ácido valporico: Somnolencia, retraso en cicatrización, leucopenia, trombocitopenia,
disminución de la agregación plaquetaria, tendencia al sangrado y la aparición de
petequias

MANIFESTACIONES ORALES DE LA EPILEPSIA

 Derivadas del tratamiento farmacológico:

Hiperplasia gingival, Glositis, estomatitis, Hemorragias gingivales

 No Derivadas del tratamiento farmacológico

Fracturas dentales de incisivos superiores y cúspides palatinas. Cicatrices labiales. Laceraciones


linguales. Rotura de frenillos.

MANEJO CLINICO ODONTOLOGICO DEL PACIENTE EPILEPTICO

Eliminar factores desencadenantes (luces, ruidos, ansiedad).

Citar tras haber tomado la medicación.

No administrar AINES a pacientes que toman ácido valporico.

No administrar eritromicina ni propocifeno a pacientes que tomen carbamacepina.

Evaluación previa de la hemostasia.

Reponer espacios edentulos, prótesis fijas metálicas posteriores y de resina en anteriores.

Utilizar abrebocas.

Ante el desencadenamiento de una crisis: Mantener la calma.

Postura de cubito supino o lateral

Eliminar objetos alrededor

Evitar cierre mandibular (mordimiento lingal).


PACIENTE CON INSUFUCIENCIA RENAL

El riñón juega un papel fundamental en la mantención del volumen normal de los fluidos del
organismo, balance electrolítico, regulación del equilibrio ácido-base y excreción de los desechos y
compuestos farmacológicos.

Existen aproximadamente un millón de Nefronas funcionando en cada riñón adulto. El nefrona


corresponde a la unidad funcional del riñón. Cuando un nefrona es destruida, esta no se regenera.
Sin embargo, el riñón compensa esta pérdida, a través de la hipertrofia de los nefrones que
permanecen funcionando, esta compensación continúa hasta que aproximadamente la mitad de
los nefrones han sido destruidos. Es en este momento cuando se comienzan a presentar los signos
y síntomas de una insuficiencia renal.

Manifestaciones orales:

Uno de los primeros síntomas que se presentan es el fetor urémico, debido a una mayor
concentración de urea en la saliva, y su posterior metabolismo a amonio.

Los pacientes presentan Xerostomía, como consecuencia de alteraciones a nivel de las glándulas
salivales, deshidratación y respiración bucal originada generalmente por alteraciones a nivel de la
perfusión pulmonar. Las mucosas se presentan pálidas debido a la anemia.

Los pacientes con insuficiencia renal crónica requieren de consideraciones específicas previo al
tratamiento odontológico, especialmente en relación con el excesivo sangramiento, riesgo de
infección y medicamentos que se utilizarán.

Por lo general, en todos aquellos tratamientos odontológicos en que se produce sangramiento se


producen bacteremias que involucran a diferentes gérmenes presentes en la cavidad bucal como
los estafilococos, estreptococos, etc. Por lo tanto, es esencial una evaluación oportuna del estado
de salud oral en estos pacientes, con el fin de eliminar todos aquellos focos potenciales de
infección de la cavidad bucal.

Un tratamiento odontológico debe realizarse entre diálisis, ya que en este momento nuestro
paciente se encuentra en mejores condiciones en cuanto a hidratación, balance electrolítico y
niveles de urea.

PACIENTE CON ALTERACION HEMATÓGENA

La hemofilia es un trastorno de la coagulación, vinculado al cromosoma X, relacionado con


mutaciones del gen del factor de coagulación, que genera una disminución o ausencia de actividad
funcional de los factores llamada hemofilia.
Existen dos tipos de Hemofilia: cuando hay disminución o ausencia de factor VIII se llama
HEMOFILIA A y la deficiencia o ausencia de factor IX llamada HEMOFILIA B. Alrededor de un tercio
de dichas mutaciones genéticas son espontáneas, sin antecedentes familiares.

Siempre se debe trabajar en equipo con el hematólogo y el médico tratante.

El odontólogo debe poseer destreza manual para no lastimar los tejidos blandos durante la
realización de cualquier procedimiento, ya que cualquier lesión de dichos tejidos puede hacer que
se presenten hemorragias.

TRATAMIENTO:

Debido a que la hemofilia es el resultado de una deficiencia o ausencia de ciertos factores de la


coagulación, el tratamiento consiste en aportar el factor ausente mediante su administración
intravenosa. El tratamiento de reemplazo de factores es adecuado para la mayoría de los
pacientes a menos que ellos desarrollen inhibidores (anticuerpos) de los factores de la sangre.

Hemorragias en cavidad oral:

Inicialmente, aplicar presión sobre la herida y además hielo en la zona durante 7 minutos como
máximo.

Una vez conocido el porcentaje de factor, se procede a la aplicación del factor deficiente elevando
el porcentaje al 50%.

Para hemofilia A:

Ejemplo: 45 Kg x 40 (% de factor deseado) x 0.5= 900 unidades.


Para hemofilia B:

Ejemplo: 45 Kg x 40 (% nivel deseado)= 1800 unidades.

Se sutura, en caso necesario, con aguja redonda y material reabsorbible. Si se requiere retirar los
puntos, se debe aplicar previamente el factor.

Bibliografía:

Castillo P., (2015). Cuidados para el manejo del paciente epiléptico en la consulta odontológica.
Dacultad de odontología: UDLA. Obtenido de:
http://dspace.udla.edu.ec/bitstream/33000/3977/1/UDLA-EC-TOD-2015-33%28S%29.pdf

Montero S. (2002). Manejo Odontológico del Paciente con Insuficiencia Renal Crónica. Revista
dental de Chile. Obtenido de:
http://www.revistadentaldechile.cl/temas%20agosto%202002/PDFs_agosto_2002/Manejo%20Od
ontologico%20del%20Paciente%20con%20Insuficiencia%20Renal%20Cronica...%20.pdf