Está en la página 1de 1

PASTILLA ANTICONCEPTIVA DE EMERGENCIA

A FAVOR FACTOR SOBRE LA SALUD:

Según la Organización mundial de la salud la pastilla de emergencia actúa de la siguiente


manera, al contener levonorgestrel evita o retrasa la ovulación sin provocar algún efecto
detectable en el endometrio, con que en definición no puede interrumpir un embarazo
establecido ni dañar al embrión en desarrollo.

Toda mujer o niña en edad de procrear puede necesitar anticoncepción de urgencia en algún
momento para evitar un embarazo no deseado. El uso de la anticoncepción de urgencia no tiene
ninguna contraindicación médica ni tampoco ningún límite de edad. Después de tomar una
píldora anticonceptiva de urgencia, una mujer o niña puede reanudar su método anticonceptivo
habitual o empezar a utilizar cualquier método de inmediato. La OMS asegura que los fármacos
utilizados para la anticoncepción de urgencia no dañan la fertilidad futura.

La anticoncepción de urgencia puede utilizarse en diferentes situaciones después de una


relación sexual, en particular cuando cualquier otro método anticonceptivo ha fallado o no se
ha utilizado, o en caso de alguna agresión sexual.

Según el Programa de Reproducción humana los efectos secundarios derivados del uso de las
píldoras anticonceptivas de urgencia son similares a los de las píldoras anticonceptivas orales
como nauseas, náuseas y vómitos, ligero sangrado vaginal irregular, y fatiga. Estos efectos
secundarios son poco frecuentes, leves y normalmente se resolverán sin necesidad de ninguna
otra medicación.

Las PAE están aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Federación
Internacional de Planificación Familiar (IPPF), las agencias reguladoras de Europa y América del
Norte, y la mayoría de las agencias de Asia y América del Sur.

En conclusión la PAE, no es adictivo, no produce reacciones tóxicas, no tiene efectos secundario


serios y duraderos, no aumenta el riesgo de embarazo ectópico, no afecta a la fertilidad en el
futuro, no afecta al feto en desarrollo, no causa el aborto,

http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/70330/1/WHO_RHR_HRP_10.06_spa.pdf

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs244/es/