Está en la página 1de 10

Desde hace algún tiempo ha habido un movimiento para abolir la palabra "estado", al

menos de las obras de los científicos políticos. David Easton (1953, p.108) dice: "La palabra
debe ser abandonada por completo". Él dice que, si la palabra se evita escrupulosamente,
"no se producirán dificultades severas en la expresión. De hecho, la claridad de expresión
exige esta abstinencia". Gabriel Almond y James Coleman, para ofrecer otro ejemplo
influyente, repiten y amplían este punto de vista:
[El] rechazo de la clasificación "estatal y no estatal", que se encuentra en toda la literatura
de ciencias antropológicas, sociológicas y políticas, no es meramente una objeción verbal.
Es una cuestión de importancia teórica y operativa. Dicha clasificación dicotómica podría
provenir únicamente de un enfoque de la política que identifique lo político con la
existencia de una estructura especializada y visible, y que tienda a hacerlo. restringir el
proceso político a aquellas funciones desempeñadas por la estructura especializada. . . De
hecho, es este énfasis en las estructuras especializadas de la política lo que ha llevado a la
concepción estereotipada de los sistemas primitivos y tradicionales como sistemas
estáticos, ya que los sistemas políticos más susceptibles de ser diferenciados son las
estructuras ejecutivas legislativas y adjudicativas. La mecánica de la elección política
también está allí, pero en forma de estructuras políticas intermitentes. La regla a seguir que
sugerimos aquí es: si las funciones están ahí, entonces las estructuras deben estar, aunque
las encontremos escondidas, por así decirlo, en rincones y grietas de otros sistemas sociales
(Almond y Coleman, 1960, p. 12).

Esto me parece una larga frase de lo que el antropólogo E. Adamson Hoebel afirmó
rotundamente una década antes: "donde hay organización política hay un estado. Si la
organización política es universal, entonces también lo es el estado" (~ ebel, 1949). , p.376)

El contenido de los capítulos anteriores debería dejar en claro que no puedo estar de
acuerdo con estos distinguidos científicos sociales. Estoy de acuerdo en que el problema
"no es meramente una objeción verbal". No debemos confundirnos con la persistencia de
las funciones políticas en "rincones y grietas" de los sistemas sociales, es decir, en otros
aspectos o subsistemas del sistema social más amplio, incluso después del surgimiento de
un aparato especializado. La apreciación de los esfuerzos de los politólogos modernos para
lanzar redes más amplias y atrapar procesos políticos importantes fuera de las instituciones
formales del gobierno moderno no debe disminuir nuestra consternación ante la
emasculación implícita del concepto de fuerza y poder como fuente de esas instituciones
designadas como "el estado". "
Además, presionar la teoría de "rincones y grietas" en el análisis de sociedades simples,
como sugieren Almond y Coleman, puede tener el resultado preciso que deploran, el
oscurecimiento de la dinámica del desarrollo político. Por otro lado, el reconocimiento del
hecho de que hubo un tiempo, no hace mucho tiempo por el reconocimiento antropológico,
cuando no había estados, no oscurece nada. Ciertamente, no fomenta necesariamente un
punto de vista estático; por ejemplo, la discusión sobre la inestabilidad de la sociedad
estratificada al final del capítulo 5 muestra cómo el análisis dinámico puede ser si está
relacionado con la dicotomía del estado no estatal. Tampoco el uso de esta dicotomía
impide necesariamente un análisis amplio que incluye, entre otras cosas, la evaluación de
relaciones económicas, familiares, rituales u otras. Esta conclusión, también, debería ser
obvia de las discusiones en nuestros capítulos anteriores.

Aunque la pregunta va más allá del simple problema de las definiciones, es necesario
enfrentar ese problema desde el principio. Una vez más, no se trata de determinar el
significado "verdadero" de una palabra, sino de indicar claramente qué significa esa palabra
en nuestro uso y por qué es ventajoso utilizarla de esa manera.

Ciertamente, las tendencias anteriores a hipóstasis del estado -de asociar el estado con
algún concepto místico de "gente", de voluntad de masas o de mayor bien- causaron un
daño considerable. No es sorprendente que tal uso provoque la reacción. Pero sería
temerario prescindir de un concepto útil y necesario porque ha sido refinado
incorrectamente.

Un estado no es simplemente una legislatura, un cuerpo ejecutivo, un sistema judicial, una


burocracia administrativa o incluso un gobierno. Desde el punto de vista desarrollado en
capítulos anteriores, un estado se ve mejor como el complejo de instituciones por medio
del cual el poder de la sociedad se organiza sobre una base superior al parentesco. Nótese
que todo el poder disponible en una sociedad no necesariamente ser adelantado por el
Estado. Por supuesto, el estado puede estar involucrado en una serie de concursos para
mayores y menores fuentes de poder e incluso puede perder temporariamente algunos de
esos concursos, aunque perder uno demasiado grande o demasiado seguido
invariablemente conducirá a un cambio en el grupo de poder de tenencia de facto.

Cuando digo que el estado es una organización del poder de la sociedad, me refiero a
muchas cosas diferentes. De gran importancia es la afirmación del estado de paramount en
la aplicación de la fuerza desnuda a los problemas sociales. Frecuentemente esto significa
que la guerra y el asesinato se convierten en monopolios del estado y solo pueden llevarse
a cabo en momentos, en lugares y bajo las condiciones específicas establecidas por el
estado. Otros episodios que involucran matar dibujarán la reacción punitiva de la fuerza
estatal organizada. A veces, esta preocupación por el control de la violencia invade al más
pequeño de los grupos de parentesco e incluso se extiende a los derechos del individuo
sobre su propia persona, como en la prohibición frecuente de suicidio.

En el análisis final, el poder de un estado se puede manifestar en una fuerza física real, un
ejército, una milicia, una fuerza policial, una policía, con armamento especializado,
instrucción, conscripción, una jerarquía de mando y la otra parafernalia de control
estructurado. . Qué diferente de lo que encontramos al explorar el control político en una
sociedad igualitaria y de rango. En la medida en que una sociedad estratificada carece de
mecanismos de control formales y especializados, se enfrenta al desastre, ya que se
debilitan los lazos de parentesco, en la "cara" de la comprensión común de que la red de
parientes no puede contener la población ampliada o el creciente El número de otros, de
personas que no son parientes en la sociedad, se convierte en una cuestión de desarrollar
instrumentos formales y especializados de coacción o revertir a un sistema de derechos de
acceso a los recursos básicos más fácil de mantener. Es la tarea de mantener el orden social
general lo que en el corazón del desarrollo del estado. Y en el corazón del problema de
mantener el orden general está la necesidad de defender el orden central de estratificación
-la diferenciación de las categorías de población en términos de acceso a los recursos
básicos. Sin duda, como ya Indicado, uno de los medios para hacer esto es adoctrinar a
todos los miembros de la sociedad con el objetivo de que el orden social sea correcto o
bueno o simplemente inevitable. Pero no hay n ha sido un estado que sobrevivió solo sobre
esta base. Todos los estados conocidos en la historia han tenido un aparato físico para
eliminar o tratar a aquellos que no pudieron obtener el mensaje.

Estados prístinos
Todos los estados contemporáneos, incluso aquellos que parecen ser descendientes de los
estados de alta antigüedad, como. son realmente estados secundarios; los estados prístinos
hace mucho tiempo. La palabra "pereció" es desafortunada. Los estados, varios esfuerzos
para tratar con ellos como entidades orgánicas, no son orgánicos en absoluto, y aunque
pueden llegar a una, ciertamente no "mueren" en nada que no sea una anotación. De
hecho, pocos y legendarios han sido los que terminaron por la extinción de sus poblaciones;
usualmente un cuerpo bastante grande de sobrevivientes ha continuado bajo un nuevo
sistema político. Tal vez sería más apropiado considerar que el final de un estado es un
proceso más parecido al desmantelamiento o desmontaje, ya que las instituciones que lo
componen y sus asociaciones o grupos sociales relacionados se separan y caen
individualmente o, lo que es más importante, caen colectivamente en desuso.

En cualquier caso, hubo una vez estados que surgieron de sociedades estratificadas y
experimentaron el crecimiento lento y autóctono de los instrumentos formales
especializados del control social a partir de sus propias necesidades para estas instituciones.
Con el tiempo, las instituciones se fusionan y con esta unificación emerge un poder,
sostenido y manipulado quizás por un sacerdote, un guerrero, un gerente o un loco
carismático que. simplemente resulta ser el líder genealógico del grupo de parentesco más
grande en el tejido social ahora heterogéneo. El poder en sí mismo representa un salto
cualitativo sobre todo lo que se manejaba anteriormente, pero pasará mucho tiempo antes
de que los poseedores del nuevo poder se den cuenta de su alcance y posibilidades. Lejos
de ser una creación consciente de poder natural. tipos psicológicos hambrientos, es al
menos tan probable que la potencia se desarrolle más rápidamente que las habilidades de
sus manipuladores. Lleva tiempo que un rey se convierta en un dios.

cuando surge un estado prístino, lo hace en un vacío político. Es decir, no existe ningún otro
estado del estado más desarrollado que pueda ayudarlo a gobernar. El estado aprista no
aparece como una reacción a las presiones coloniales. . Ninguna sociedad externa está
manipulando la economía, extrayendo o desarrollando recursos, poniendo dinero,
retirando mano de obra o incluso suministrando un flujo de bienes, cuyo movimiento podría
convocar a un nuevo grupo de empresarios nativos de la sociedad o atraídos. desde el
exterior. El estado prístino no tiene modelos disponibles para edificar o reconstruir. No hay
que copiar las constituciones, las legislaturas, las burocracias, los ejércitos, las comisarías o
los departamentos de policía. No hay ni siquiera reyes a gran escala, sino solo cabezas de
linaje. jefes de guerra temporales, o grandes hombres, los redistribuidores privados, cuyo
poder es tan frágil como su última fiesta exitosa.

No es el caso, sin embargo, que los estados prístinos crecieron sin compañía. Por la propia
naturaleza de la distribución de la población en los últimos tiempos neolíticos, el estado
prístino de la sociedad estratificada estuvo rodeado por otras sociedades, algunas de estas,
también agrícolas, que se desarrollaban en tándem. Este desarrollo es ayudado por la
rivalidad, el comercio, la guerra y la comunicación en las necesidades de una mayor
especialización política, una organización más profesional y un control interno más estricto.
Sin embargo, hay una cosa que una sociedad así puede hacer en un entorno así que no es
posible en una sociedad de rango, y mucho menos en una igualitaria. Puede desbordar a los
vecinos menos organizados y incorporarlos dentro de su propio sistema como un estrato
social inferior. Esta es la coyuntura de desarrollo donde encajan las teorías de la conquista
del estado. El estado prácticamente ha nacido, y la estratificación está bien establecida
como un sistema plenamente funcional; entonces la guerra puede conducir a la conquista
y al surgimiento de la Superstratificación sobre la base de un sistema de estratificación ya
bien elaborado.

Para discutir completamente la identidad de los estados prístinos y para tratar de · describir
la naturaleza precisa de su emergencia no es posible en estas páginas. Puede ser que la
tarea sea finalmente imposible en cualquier contexto por las razones a las que se hizo
alusión anteriormente: la alfabetización aparece solo con la aparición de los primeros
estados, y la historia registrada es mucho más joven. Los tipos de evidencia que tenemos
son esencialmente arqueológicos e inferenciales. Aunque se pueden discernir los patrones
generales de emergencia, los detalles son fragmentarios en el mejor de los casos.

¿Cuántos estados prístinos se han conocido? Nótese primero el fraseo de la pregunta, que
implica deliberadamente que algunos estados prístinos pueden haber florecido al menos
brevemente sin dejar atrás ninguna pista sobre su existencia. Bien podría ser, por ejemplo,
que uno o más estados prístinos pueden haber aparecido en África al sur del Sahara hace
tres o más milenios. A medida que el conocimiento de Mrica se enriquece y se lleva a cabo
más y más arqueografía, es posible detectar influencias remanentes que aumentarán la
probabilidad de que existan uno o más de esos estados, solo para desaparecer de la vista y
la memoria.

En términos de evidencia empírica real, el problema de. la cantidad de estados prístinos


sigue siendo compleja. ¿Deberían contratarse todos los ejemplos conocidos de formación
de estado prístino? a dos, un centro en el Viejo Mundo y el otro en el Nuevo? Si es así,
¿cuáles son los candidatos para los centros primarios de iniciación? En el Viejo Mundo, para
tomar las primeras apariciones conocidas de la organización estatal, el concurso de
prioridad seerris en los estudios de los últimos años se ha inclinado a favor de Mesopotamia
en lugar de Egipto. Sin embargo, hasta qué punto en esta primera situación la yuxtaposición
de dos centros figura como un aspecto crucial de la situación. Es decir, debe preguntarse si
esta cuestión de yuxtaposición era en sí misma un ingrediente necesario en el surgimiento
del estado en el Cercano Oriente. Más allá del reino inmediato de Mesopotamia y Egipto,
se pueden crear casos para la emergencia prístina o el estado en los valles del Indo y del Río
Amarillo. Sin embargo, estos dos casos, particularmente el último, se ven debilitados por
la relativa tardanza del desarrollo del estado en relación con la secuencia de eventos en el
Medio Oriente. Además, la arqueología de la temprana civilización del Indo revela
elementos que ciertamente se originaron más al oeste, lo que sugiere que algunas
influencias se sintieron en sociedades más complejas que ya existían. También en China
existe cierto debate sobre la independencia de sus fundaciones neolíticas y también sobre
su posterior desarrollo.

Aunque la pregunta es en parte empírica y debe esperar más contribuciones arqueológicas,


tiene aspectos teóricos sustanciales que me disculpo por plantear sin poder resolver. Una
vez que los estados prístinos están bien desarrollados y empujando activamente los límites
de sus poblaciones y áreas, las relaciones entre tales estados y sus zonas interiores menos
organizadas son relativamente simples de seguir. Pero, ¿qué hay de los primeros períodos?
El tema central es la cuestión de cuánto o qué poca presión o estimulación de un centro
superior sobre uno inferior constituye un caso de desarrollo secundario. Salteando la
situación del Indo, el problema se presenta más claramente en los datos chinos. En el
momento de la aparición del primer estado chino conocido, tal vez hace 3.500 años, el
Cercano Oriente ya había conocido unos 1.500 años de organización estatal. Además, como
Chang Kwang-chih, entre otros, ha señalado: "muchos elementos esenciales de la
civilización china, como la metalurgia de bronce, la escritura, el carro de caballos, el
sacrificio humano, etc., habían aparecido antes en Mesopotamia" (Chang, 1963). , p.136).
La conclusión fue rápida de seguir: "Muchos estudiosos sostienen que la civilización llegó a
China como resultado de la difusión de estímulos desde el Cercano Oriente ..." (Chang,
1963, p.136). El propio Chang no cree que la cuestión pueda resolverse todavía, con
respecto a la civilización china, pero obviamente favorece la interpretación opuesta, que
muchos de estos desarrollos fueron convergentes. Parte de su caso descansa en la
demostración de que si la civilización china surgió "de repente", no surgió sin una base
previa sustancial. Pero incluso aceptando la hipótesis más antigua de la difusión del
estímulo, ¿puede extenderse tal teoría para abarcar los orígenes del estado? , Realmente
hay dos preguntas aquí. Una cosa es imaginar o encontrar ejemplos de la difusión del
estímulo de un objeto o una técnica. La idea de cultivar plantas, hacer cerámicas o utilizar
cierta herramienta se puede concebir extendiéndose a grandes distancias, principalmente
a través del transporte real de los productos finales o la difusión de información sobre ellos.
No es tan fácil prever la difusión de una colección de instituciones que comprenden una
forma particular del estado, a menos que al mismo tiempo haya una revisión sustancial en
curso de la sociedad que prepare un clima receptivo para las nuevas instituciones. Es
precisamente esa preparación la que falta en China, excepto como un proceso indígena
normal que está casi completamente contenido dentro del área central de la cultura china.
En vista de tales consideraciones, me inclino a interpretar a China como un caso de
formación prístina del estado y, por razones similares, considero el estado anterior del valle
del Indo (¿o estados?) De la misma manera. No es así, sin embargo, el crecimiento de los
estados. que aparecen en tantos tratamientos del siglo XIX sobre el origen del estado. Sin
entrar en detalles aquí, simplemente afirmo que me parece que los estados de antigüedad
tan famosos como los de Creta, Grecia, Troya y Persia -y ciertamente Roma y todos los
estados de Europa occidental y septentrional- son secundarios.

LA NATURALEZA BÁSICA DEL ESTADO


El estado, entonces, es una colección de instituciones y agencias especializadas, algunas
formales y otras informales, que mantienen un orden de estratificación. Por lo general, su
punto de concentración está en los principios básicos de la organización: jerarquía, grados
de acceso deferenciales a los recursos básicos, obediencia a los funcionarios y defensa del
área. El estado debe mantenerse tanto externa como internamente, y lo intenta por medios
físicos e ideológicos, apoyando a las fuerzas militares y estableciendo una identidad entre
otras unidades similares.

Las funciones primarias del estado, el mantenimiento interno y externo de un orden


específico de estratificación, dan lugar inmediatamente a una serie de instituciones
características. Aquí, por supuesto, aquí hay mucha más libertad en lo que puede
desarrollar cualquier estado en particular. La situación puede analizarse en términos de la
evolución general y específica de Marshall Sahlins y Elman R. Services: El salto al estado es
de estado evolutivo general, tanto prístino como secundario, tienen un núcleo de
características en común. Pero el desarrollo posterior de estados particulares, incluso de
estados prístinos particulares ,. es específico, por lo tanto esencialmente local-adaptativo y
divergente.
No obstante, todos deben haber tratado o deben continuar tratando con algunos de los
siguientes factores: la población debe controlarse en número de sentidos. El Estado debería
tener algún medio para identificar a sus propios súbditos o ciudadanos, distinguir a los
miembros y no miembros. Esto a menudo se logra al establecer límites, pero se puede hacer
a través del nacimiento y la paternidad. En cualquier caso, es necesario definir la unidad y,
más allá de esto, hacer que los individuos se identifiquen con esta unidad. A veces esto
también implica la construcción de una variedad de categorías de membresía o puede
requerir una limitación efectiva de la movilidad física de los miembros o no miembros, a los
cuales se les prohíbe ingresar o admitir en pequeños números bajo restricciones especiales.
Tarde o temprano, la mayoría de los estados están preocupados por el tamaño de su
membresía, y se realizan censos para descubrir esto. Los censos, por supuesto, se relacionan
con otro atributo común de los estados a los que nos referiremos muy pronto; ellos gravan
o hacen contribuciones sobre sus membresías, porque las actividades que el estado lleva a
cabo deben ser subsidiadas.

El estado debe lidiar con casos problemáticos. Muy temprano aparece una declaración de
normas asociadas con sanciones. El manejo consuetudinario de las disputas no desaparece
automáticamente, pero las reglas y procedimientos consuetudinarios se refuerzan con la
iteración y la aplicación formales. Las reglas I que podrían haberse aplicado entre grupos de
parentesco ahora se aplican dentro de los grupos de parentesco por una fuerza externa.
Con el estado surge la posibilidad de que los miembros de un grupo común de allegados se
acusen mutuamente, se demanden mutuamente y se traicionen unos a otros a una
sociedad más grande que está más allá de los parientes. Si el estado emergente define los
límites de la lesión y la agresión interpersonal, también se requiere pronto manejar las
disputas sobre las cosas y sobre los acuerdos. Más allá del crecimiento de la ley en este
sentido, existe el crecimiento necesario de procedimientos, de tribunales o sus
equivalentes, de oficiales de adjudicación, oficiales de castigo, registradores y
comunicadores, y variedades de funcionarios que difieren de un sistema a otro.

El estado debe establecer y mantener la soberanía, que puede considerarse la identificación


y el monopolio del control supremo sobre una población y un área. Cuando el estado se
define como en este capítulo, se deduce que su estructura debe ser en cierto sentido
celular, es decir, compuesta por una variedad de diferentes tipos de componentes, con
estos componentes que se unen en subsistemas que se articulan con el todo, con la
estructura más grande del gobierno, solo en niveles más altos. Ejemplos de subsistemas
celulares componentes incluyen grupos familiares y de parentesco, comunidades y
regiones, oficinas y oficinas, clubes y pandillas, e incluso capas y niveles del aparato
administrativo en sí mismo. En las comunicaciones entre estas entidades, en ocasiones
dispares, siempre existe una prioridad comprendida en la disposición de las órdenes y los
incentivos coercitivos a las decisiones, el nivel de máxima prioridad máxima es equivalente
al concepto interno de soberanía. También hay un aspecto externo de la soberanía ya que
las unidades políticas discretas reconocen o disputan la autonomía mutua. Sin embargo, no
es necesario profundizar en estos asuntos difíciles en la presente discusión (cf. · Fried, n.d.).

El mantenimiento de la soberanía orientado hacia el exterior se ha basado durante la mayor


parte de la historia en el análisis final de las actividades militares. Sin embargo, la pausa y
la reflexión de un momento traerán muchas preguntas sobre esta declaración radical. Un
establecimiento militar siempre depende de la economía general del estado que lo
respalda. También está sujeto a presiones ideológicas sobre su moral, y estas se relacionan
con aspectos de la sociedad. También es evidente que la historia ha conocido a muchos
estados pequeños, militarmente débiles, que han perdurado durante períodos
relativamente largos y han tenido vecinos más poderosos. Así, las soberanías débiles
pueden estar protegidas y las concatenaciones tienen poco que ver con la cuestión del
pequeño Estado, como cuando Tailandia se mantuvo soberana entre las expansiones
coloniales francesas y británicas. Aún así, el hecho ha sido que incluso los estados más
pequeños han tenido algún golpe militar, y esto frecuentemente se maximiza a través de
combinaciones establecidas por tratados que conservan su soberanía mientras que
prometen un apoyo militar más amplio. Sin embargo, en el mantenimiento de la soberanía
interna, se encuentran algunas de las preguntas más fascinantes sobre la organización
política. Como se discutió en el Capítulo 1, la soberanía está ligada a la legitimidad y eso a
su vez requiere más que el poder desnudo. Ningún estado conocido alguna vez ha estado
desprovisto de una ideología que consagró su poder y sancionó su uso. Muchos estados, sin
embargo, han pasado por situaciones en las cuales, para usar la frase china familiar, el
mandato del cielo ha sido perdido por un grupo gobernante. Donde esto ha sucedido dentro
de un sistema social, o incluso como resultado del derrocamiento violento de la invasión,
los principios básicos del orden de estratificación anterior rara vez han sido seriamente
alterados. En cambio, una nueva porción de la población asume los roles y estados vacantes,
y el antiguo orden se reanuda con modificaciones menores.

Que el análisis del concepto de legitimidad es un problema final para el científico social es
patente por la naturaleza del fenómeno. Como se indicó en nuestro primer capítulo, incluso
un defensor tan agresivo de la política positiva como John Austin reconoció que el poder
físico por sí solo no era suficiente para integrar un estado. Sin embargo, la creciente
sofisticación nos lleva a darnos cuenta de que el poder radica no solo en la capacidad de
dirigir a la policía u otra fuerza militar hacia un objeto específico, sino en cuestiones tales
como el control de las fuentes de información y los medios de comunicación. Por lo que
sabemos de los antiguos estados prístinos, estos fueron asuntos de gran importancia desde
el principio. Las primeras élites gobernantes a veces aparecían bajo el disfraz sacerdotal,
convirtiendo el gobierno y la administración empresarial especializada en un arte esotérico,
o que algunas clases dominantes no sacerdotales lograron el mismo objetivo controlando
la alfabetización y haciendo de la historia registrada su herramienta personal.

Una complicación muy temprana en el surgimiento de los estados es el desarrollo de un


sector social que se encuentra debajo de los gobernantes pero que actúa como la agencia
de control. Aquí está la inevitable burocracia que en algunos estados florece y parece
superar a todos los demás aspectos de la administración. En otros lugares, un
establecimiento militar puede jugar el papel central, o pueden ser los ritualistas, o un grupo
cuyo poder se deriva de roles cruciales en el sistema por el cual los bienes son producidos
o de otro modo obtenidos y circulados. A menudo hay una combinación de estos, que varía
a través del tiempo y con otros factores que afectan a la sociedad en general. Los analistas,
que detectan las funciones que subyacen a estos roles en sociedades más simples, a
menudo saltan a la conclusión de que el estado está omnipresente o lo que es más o menos
lo mismo, que no existe un elemento distintivo como estado. En la medida en que tal punto
de vista alienta la comprensión de los medios por los cuales incluso las sociedades más
simples se articulan e integran, puede ser tolerado. Pero tal visión tiene su costo, es decir,
el oscurecimiento de grandes regulaciones en la evolución de la sociedad y del papel central
y recurrente de la limitación de los derechos de acceso a los recursos básicos en el salto
cualitativo en la estructura social que ha asistido al emergencia del estado.

Podemos concluir esta breve consideración de la naturaleza del estado mediante una breve
función de nada que comienza como una necesidad derivada y luego lucha por el dominio
entre todas las funciones. Para llevar a cabo todas las demás funciones, los aparatos
especializados del estado deben tener medios para transformar los recursos básicos en
tipos de riqueza más fluidos. Allí, debe ser un tesoro o una beca que pueda respaldar y
respaldar las actividades de los secuaces estatales cuyos esfuerzos están muy alejados de
las tareas diarias de subsistencia. No es necesario desde el principio que esta riqueza sea
en la forma de medios de intercambio, pero la eficiencia del estado se ve incrementada por
la invención de dinero para todo uso que pocos experimentos en el estado han soportado
durante mucho tiempo sin él. Pero, independientemente de si un estado ha adoptado
dinero para todo o nada, debe tener medios para separar a los productores de riqueza bruta
de una porción mayor o menor de la producción. Los impuestos tienen muchas formas. Una
de las más interesantes es el reclutamiento de mano de obra que, a pesar de su crudeza,
tiene la ventaja de la flexibilidad, permitiendo a los gobernantes concentrar el esfuerzo en
las tareas en su propio orden de prioridad.

En esta coyuntura, el carácter involucionado del estado se vuelve predominante. El


funcionamiento del aparato fiscal, aunque casi un fin en sí mismo, retroalimenta a todas las
otras funciones ya mencionadas y crea otras adicionales. Se necesitan cada vez más
especialistas para operar el sistema. Se necesitan cada vez más dispositivos para mantener
la creciente explotación de la población. Más que cualquier otra forma de asociación
humana, el estado se dedica a la expansión de su población, de su territorio, de su poder
físico e ideológico. No es de extrañar que haya habido tan pocos estados prístinos en la
historia, ya que cuando aparece tal estado en un área determinada del mundo, rápidamente
se pone a convertir sus sociedades ambientales en partes o contrapartes de sí mismo. La
apariencia de un estado prístino, entonces, es el resultado de un movimiento generalmente
vasto hacia la formación del estado. Los problemas que surgen debido a dicho proceso, sin
embargo, no repita los pasos que experimentó el estado original. Estos son los estados
secundarios.

Estados secundarios
Existe una teoría interesante de que la evolución de la vida de aireación transformó la Tierra
y paradójicamente creó condiciones bajo las cuales las apariciones adicionales de dicha vida
a partir de la materia no viviente ya no podrían tener lugar como un fenómeno espontáneo
en este planeta. Independientemente de que esta sea una imagen válida de un evento en
la evolución bioquímica, algo muy similar tuvo lugar cuando aparecieron estados pritine en
unos pocos lugares entre aproximadamente 5,000 y 3,000 años en el Viejo y el Nuevo. Si
bien tales estados no lograron transformar a todas las demás sociedades en partes o
contrapartes de ellas mismas, sí comenzaron un proceso de penetración que parece estar
culminando en nuestro propio tiempo. Más al punto, la aparición de un estado prístino en
un área a menudo impide un mayor desarrollo prístino espontáneo a medida que las
sociedades adyacentes son forzadas a formar moldes secundarios.

Si el análisis de las páginas anteriores y del capítulo anterior ES esencialmente correcto, la


aparición de un estado prístino no es un proceso aleatorio, sino que está determinado por
la presencia de ciertas condiciones finitas. De esto se deduce que las áreas en las cuales el
estado ha aparecido más recientemente, y por supuesto siempre a través de procesos
secundarios, son áreas donde las deficiencias en las condiciones locales deben ser
compensadas por presiones y modelos y estímulos provenientes de estados ya
establecidos. En nuestro propio mundo contemporáneo, el colonialismo ha jugado este
papel. Se puede demostrar, por ejemplo, que cuando se expanden, las sociedades más
simples tienen grandes problemas para explotar efectivamente las áreas ocupadas por esas
sociedades, o su potencial de trabajo, a menos que hagan cambios de gran alcance en las
organizaciones sociales con las que se enfrentan. Como en las sociedades invadidas faltan
las instituciones básicas de estadista, no hay ningún medio por el cual el intruso pueda
obtener las detenciones compulsivas que requiere. Los nativos son descritos como vagos y
perezosos, desorganizados, indisciplinados y poco cooperativos. Una solución, muy
favorecida en el pasado, es la extirpación de toda la población. Si la presión para ocupar el
área no es tan grande, se emplean otros medios, y el primero de ellos es la imposición de
una organización externa, una cadena de mando. Donde no existen jefes, se encuentran
jefes, generalmente creados por plano. Tal reforma política de sociedades simples nunca
ocurre en el vacío. Simultáneamente, la economía nativa se ve socavada y transformada por
el dinero, las nuevas mercancías, el trabajo asalariado.
trabajo asalariado o esclavitud, y una erosión más o menos sutil de los viejos patrones de
acceso a los recursos básicos. Al mismo tiempo, se introducen nuevas ideologías y, a pesar
de la cantidad variable de nuevas ideas sincréticas. El mantenimiento de los sistemas de
creencias más antiguos, las nuevas religiones traen nuevas ideas de jerarquía y
subordinación, una nueva visión del trabajo y las ideas alteradas de las relaciones
interpersonales.

Los estados secundarios surgen a través de procesos bastante diferentes de los que dan
lugar a los estados prístinos. Es desafortunado que todos los ejemplos reales de formación
estatal disponibles para la investigación de primera mano sean de tipo secundario. Con
demasiada frecuencia, los estudiantes de dicha formación estatal han asumido que, a
excepción de los inevitables elementos únicos que marcan un caso particular, el proceso de
desarrollo del estado que observan es el que siempre debe transpirar. El presente libro ha
sido un intento de controvertir ese punto de vista e intentar esbozar una teoría de la
evolución del ranking, la estratificación social y el estado compatible con la información
presente y el espíritu de la antropología política contemporánea.