Está en la página 1de 2

Historia de Seybaplaya

Publicado: 2 octubre, 2013 en Historia


Etiquetas:Historia, Seybaplaya

6
EPOCA COLONIAL

Seybaplaya fue descubierta en el año de 1517 por Don Francisco Hernández de

Córdoba. El mismo año había descubierto Campeche y navegando a la largo de la costa en dirección a Champotón

descubrió la población que nos ocupa, situada en una pequeña ensenada que la abrigaba de los fuertes vientos del

norte. No se sabe exactamente si el descubridor dio el nombre a la población, pero lo más probable es que se haya

llamado así por su playa que se extiende a lo largo de más de un kilómetro y por la abundancia del árbol llamado “Ceiba”.

No sabemos exactamente si Francisco de Montejo “El Mozo” que desembarcó en Champotón y Campeche, lo haya

realizado en Seybaplaya; por lógica debemos entender que esta era su ruta natural y que él dejara algunos de sus

hombres a colonizar Seybaplaya. Consideramos que al fundarse Campeche en el año de 1540 por Francisco de Montejo,

por la cercanía a Campeche, algunos de los españoles de esa época colonizaron Seybaplaya, como los Lanz, los Ortega,

los Villarino, los Olivares, etc.

En vista del prestigio y crecimiento de la ciudad y puerto de Campeche, fue despertada la codicia de los piratas que

hacían tremenda guerra al poderío español. Por este motivo, las costas de la sonda de Campeche fueron asoladas

muchas veces por los filibusteros, no salvándose Seybaplaya de los ataques de estos atrevidos hombres de mar. En el

año de 1680 fue saqueada por los ingleses.

Al quedar totalmente fortificada la Villa de Campeche en 1704, las incursiones bucaneras fueron desapareciendo y

desde entonces la vida de la pintoresca villa transcurre tranquilamente y sin prisas.


Consideramos que después de haber ocurrido estos acontecimientos y para su seguridad, algunos españoles residentes

de Seybaplaya se introdujeron tierra adentro y se asentaron en Sihochac, Hool y fundaron Seyba Cabecera por el año

de 1682.

Para el año de 1790, Seyba Cabecera contaba con una población de 624 hombres y 593 mujeres que hacían un total de

1,217 habitantes, que en su mayoría se dedicaban a la agricultura. En el censo de 1852, Seyba Cabecera contaba con

329 habitantes; este drástico decrecimiento fue causado por el azote del cólera morbus en agosto de 1855 y más tarde,

de abril a agosto de 1915, atacó le epidemia de la viruela negra. A consecuencia de estas epidemias, la población

sobreviviente emigró hacia Seybaplaya, dejando en ruinas el antiguo poblado.

Actualmente, de Seyba Cabecera solo quedan vestigios de lo que fuera un antiguo templo franciscano, la capilla, parte

del presbiterio, el atrio y algunos nichos. Estos vestigios se encuentran ubicados a 15 kilómetros de Seybaplaya, sobre

la carretera Xkeulil – Hobomó, resguardados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

También podría gustarte