Está en la página 1de 1

LOS PRODUCTOS TRANSGENICOS EN EL PERU (MONSANTO)

Los alimentos transgénicos son genéticamente modificados, es decir es un organismo vivo que
ha sido elaborado en el laboratorio mediante la transgénesis, nacen para una buena causa es
decir para abastecer o prevenir la hambruna en las épocas de poca producción. Pero hasta el
momento no se han confirmado daños en la salud humana fruto del consumo de alimentos
transgénicos “sin embargo no podemos esperar a que nos pase algo, es mejor prevenir que
lamentar”, lo que si está demostrado es el “flujo génico” o contaminación genética que se
puede dar por polinización cruzada.

Los productos transgénicos están al alcance de todos, sin dar nos cuenta podríamos estar
consumiéndolos y esto es una grave amenaza sobre la diversidad biológica y los cultivos
orgánicos en el Perú. Se trata del brazo de la empresa transnacional Monsanto que estaría
haciendo lobby (gestionar) para que se apruebe la Ley de Promoción de la Biotecnología
Moderna.

Monsanto es líder mundial en la producción de cultivos transgénicos de maíz, trigo y algodón,


productos que han generado un intenso debate sobre sus probables efectos en la salud y la
economía mundial. La empresa estadounidense desarrolla tres líneas de producción: la venta
de herbicidas, la producción de semillas y la biotecnología.

Hay que tener en cuenta que el Perú es un centro de origen de muchas plantas es algo así
como una gran biblioteca genética del mundo. Además el ministerio del ambiente se ha
mostrado a favor de “un Perú libre de transgénicos” también el ministro del ambiente
(Antonio Brack Egg) manifestó que nuestro negocio futuro es lo natural y lo orgánico porque el
Perú no necesita abrir ninguna frontera a productos transgénicos importados, pero el
ministerio de la agricultura estaba a favor de los productos transgénicos. Entonces el
presidente Alan García decidió postergar la aprobación del decreto supremo para que hubiera
un debate público pero finalmente gano el ministerio de agricultura y se dio el decreto
supremo (2008).

Luego se reunió el jueves 11 de octubre, los representantes de Monsanto con Alan García
“para informarle sobre los planes de la compañía y ampliar su planta de producción de
hortalizas en Ica incursionando ahora en el negocio de producción de semillas”. Explicó
también que la producción de semillas puede servir para abastecer a Estados Unidos y los
países de Europa durante los períodos que tengan una menor producción de semillas.

En conclusión está claro que Monsanto sigue con los ojos puestos en la expansión global, y el
Perú es parte de sus planes. Seriamos irresponsables al pretender ingresar semillas
transgénicas solo para el beneficio y con el fin de un negocio muy particular que es la empresa
estadounidense Monsanto. Además de que nos ocultan las verdaderas consecuencias y daños
a la salud humana y a la biodiversidad en el Perú.