Está en la página 1de 10

EL ESTUDIO DEL TRANSEXUALISMO INFANTIL BAJO UN ENFOQUE INTEGRATIVO BIO PSICO

SOCIAL
Nicole Ivette García Uribe
Universidad Nacional Federico Villarreal

Resumen
El presente artículo tiene como objetivo dar conocer que es la disforia de género, el cual es una
condición compleja en los infantes. A través de los aspectos bio psico social, se trata de comprender
que esto no es un fenómeno actual, sino una condición que varía de acuerdo a las distintas culturas.
Para ello se utilizó la recopilación de datos verídicos e información de autores reconocidos
académicamente. Se encontró además que la disforia de género es un desacuerdo profundo entre el
sexo con que se nace y el sexo que se siente propio, lo cual resulta frustrante en los infantes, por el
hecho de que no pueden desenvolverse de manera que se sienten a gusto y la sociedad no los acepta
como quisieran. Concluyendo que es tanta la necesidad de aceptación del infante que lo conduce a
tratamientos quirúrgicos, para ser aceptado ante la sociedad, su entorno familiar y consigo mismo,
según las investigaciones.

Palabras clave
Transexualismo, disforia de género, transexualidad infantil, identidad de género, estigmatización.

1
I. Introducción

La transexualidad o disforia de género, no es lo mismo que homosexualidad, o travestismo, ya que la


homosexualidad es la atracción por una persona del mismo sexo, y la transexualidad es aquella
persona que no necesariamente siente atracción por el sexo opuesto, sino que siente estar atrapado
en un cuerpo que no le pertenece, y una persona travesti usa la vestimenta del sexo opuesto como un
fin, en cambio una persona transexual lo usa solo como un medio, para llegar a ser lo que su sexo
psicológico siente.
El transexualismo fue un término acuñado por primera vez en el año de 1948 por el Dr. Harry Benjamín,
por otro lado, la disforia de género es un término acuñado por el Dr. Money en el año 1973,
posteriormente fue sustituido por el término “trastorno” de identidad de género, por el DSM-IV, y
asimismo, también es conocido con el nombre de transexualidad (CIE-10) y transgénero.
El desarrollo psicosexual no se inicia en la adolescencia, sino desde la infancia, donde surgen
preguntas sobre la diferencia entre un niño y una niña, por ello los adultos no pueden dejar de
preocuparse sobre los signos sexuales que presente el infante. (Freud)
Además, a través de los datos recopilados se ha verificado que este fenómeno no es actual, sino es
una condición que ha variado a través de las culturas, pues desde la antigua Grecia los Phrygiens de
Anatolia castraban a los hombres que se sentían mujeres y les permitían llevar el rol social de mujeres,
asimismo, el emperador romano Heliogábalo (218-222 d. C.) afirmaba sentirse mujer, llegando a pedir
a sus médicos que le practicasen una cirugía para cambiarse de sexo.
En este artículo presentare datos bio psico social, que muestran cómo influye cada uno de estos
enfoques en los infantes, en primer lugar lo biológico, que es parte fundamental en el proceso de
identidad, luego el proceso psicológico, el cual tiene relación con el infante, porque la transexualidad
trae consigo trastornos comorbidos, ya sea por la frustración de no tener el sexo que siente suyo, o
por la falta de aceptación de las personas en su entorno, y por ultimo lo social, que influye mucho en
el infante, por la fuerte des-estigmatización de la palabra transexual, ya sea por la falta de información,
o por prejuicios que no le permiten desenvolverse normalmente al infante en la sociedad.
Por ultimo aclarar que la transexualidad no es el “tercer sexo”, ya que el infante siente ser de un sexo,
y trata día a día de vivir con el rol de género que siente suyo, pretendiendo vivir bajo las normas y
reglas de la sociedad, por su bienestar psicológico, y social.

2
II. Aspectos Metodológicos

El presente estudio es de carácter descriptivo y se basa en la técnica del sillón. Se estudió el


transexualismo en niños, que no es un fenómeno actual, sino es una condición que ha variado a través
de las distintas culturas, y para su mejor comprensión se utilizó el enfoque bio psico social, que son
de gran influencia en el desarrollo del niño.
Se delimito el estudio del transexualismo en infantes. Esto se debió a que el desarrollo psicosexual se
da desde la infancia. En la cual la base de datos principal proviene de la recopilación de documentos
e información de distintos autores reconocidos, obteniendo casos de transexualismo infantil. Dichos
estudios se centran en la discusión sobre que es el transexualismo, que es lo que siente los infantes
transexuales, y como su nivel biológico, psicológico y social, influyen en su desarrollo.

3
III. Análisis
3.1. Transexualismo
La transexualidad es un desacuerdo que existe en la persona entre su sexo biológico y su sexo
psicológico, es decir, en otras palabras, es el desajuste presente en la persona entre el sexo que siente
suyo, y el sexo con que se nace. La identidad sexual, parte íntegramente y a menudo
fundamentalmente del yo que se llama: identidad de género (Luna, 1985). La identidad de género se
da cuenta del sexo propio, que se diferencia del sexo biológico, manifestándose en la pubertad por la
aparición de caracteres sexuales secundarios, es por ello, que el infante mientras más antes inicie su
tratamiento hormonal, esta etapa que lo espera será menos tormentosa, y catastrófica. Para ello el
psiquiatra Harry Benjamín propuso un tratamiento hormonal para aliviar este sufrimiento psíquico.
En el año 1923 surge la palabra transexual, por Hirschfeld, el cual no hacia distinciones entre
travestismo, homosexualidad y transexualismo, en cambio Harry Benjamín en el año de 1953 utiliza
únicamente el termino identidad de género, para caracterizar al sujeto que siente inalterablemente
pertenecer al sexo opuesto. Por otro lado en 1955 John Money introduce los conceptos de identidad
de género y rol de género, en el cual dice que la identidad de género es una entidad psicológica,
mientras que otras características del sexo, sea cromosómicas, gonadales y genitales, son
sólidamente biológicas. Luego en 1968 el psicoanalista Robert Stoller planteo una clasificación y un
estudio de la transexualidad, tomando en cuenta la teoría freudiana de la sexualidad infantil y la
diferenciación del sexo, diciendo que la sensación de formar de un sexo, se produce antes de la
diferenciación sexual anatómica. Por ultimo en 1973, Money modifica el término transexualismo por
Disforia de Género, y recién en 1980 el término transexualidad, fue introducido en el DSM-III, para que
después en su cuarta edición el término transexualidad es cambiado a Trastorno de la Identidad de
Género (TIG). (GOIAR, SANNIER, TOULET, 2008)
Cabe recalcar que el malestar que presentan estos infantes se les llama disforia, pero esto es solo
una característica, ya que perjudica altamente el desarrollo de su actividad cotidiana, como que hay
otros que no presentan disforia, o malestar. (ROSELLÓ, 2013)
Por otra lado la CIE-10 incluye la transexualidad en trastornos de la identidad sexual, categoría F64.0,
el cual define la transexualidad como “…el deseo de vivir y ser aceptado como un miembro del sexo
opuesto, que suele acompañarse por sentimientos de malestar o desacuerdo con el sexo anatómico

4
propio y deseos de someterse a tratamiento quirúrgico u hormonal para hacer el propio cuerpo
concuerde lo más posible con el sexo preferido. (Categoría F64.0)
3.1.1. Tercer sexo, mito o realidad
Par comenzar hay que tener en cuenta la diferencia entre identidad sexual y la orientación sexual. La
identidad sexual está relacionado con sentirse hombre o mujer, y la orientación sexual es donde se
deposita los deseos sexuales. Con esto se quiere proceder a hablar sobre la identidad sexual en la
que se acostumbra a clasificarse en dos únicos grupos: por un lado mujeres y por otro los hombres,
es decir, el género femenino y masculino. Esta división está básicamente constituida por los rasgos
biológicos, ósea, cuando se nace mujer se pertenece al género femenino y viceversa.
La transexualidad no es el tercer sexo, ya que la persona se “siente” de un sexo u otro, y pretende
vivir día a día con el rol de género que se siente identificado, bajo las normas y prescripciones que
dicta la sociedad y la cultura. Con el comportamiento ya sea femenino o masculino. Porque la identidad
de género abarca lo social y cultural, que contribuiría a nivel psicológico y social de la persona
transexual en este caso del infante. (Rubio, 2008).
En nuestra sociedad la discriminación a los transexuales genera que las personas tengan miedo hacia
lo desconocido y por tanto rechazan a las personas transexuales, y se presenten así casos de violencia
verbal y física. (Rubio, 2008).
3.2. Diferencias entre transexualidad, travestismo, homosexualidad e
Intersexualidad
Es importante conocer la diferencia entre transexualidad, homosexualidad, bisexualidad e
intersexualidad, porque la estructura de la sexualidad se encuentra dividido en tres importantes
componentes: identidad de género, conducta de género y orientación sexual.
Comenzaremos mencionando que una persona transexual es aquella que busca activamente una
operación de transformación sexual, en el cual se emplea un tratamiento quirúrgico que altera las
características sexuales primarias y secundarias dándole la apariencia del sexo opuesto. En cambio
un transvestita es aquella persona que habitualmente viste ropas del sexo opuesto.
Por otro lado el niño escapa a su homosexualidad por la represión y la transformación de la fantasía
inconsciente, es decir, si el niño es un hombre y quiere ser nada más que un hombre que se despierta
sexualmente por otro hombre. Aun cuando sus características correspondan a la variedad afeminada,
él está todavía en armonía con su sexo varón y su género masculino, caso que no ocurre en una
persona travesti y transexual, ya que no se sienten identificados con su sexo y no están en armonía
con sus cuerpos.

5
En otro punto la intersexualidad se desarrolla por una alteración biológica, mientras que el
transexualismo aún no hay evidencias de que se por causas biológicas. Generalmente confunden
hermafroditismo con la intersexualidad, pero ambas anomalías biológicas difieren entre sí. Porque los
verdaderos hermafroditas como aquellos que poseían tanto tejido ovárico como testicular, por
oposición a los seudo-hermafroditas. Estos últimos, intersexuados, tienen un ovario con genitales de
apariencia masculina, o un testículo con genitales de apariencia femenina.
Las personas homosexuales difieren en cuanto a la elección de compañero sexual, es decir optan por
una persona del mismo sexo, pero su rol e identidad de género no se hayan en disconformidad. Por
su parte, la transexualidad presenta alteración tanto en la identidad como en el rol de género. Con
respecto a la orientación sexual de los sujetos transexuales abarca un amplio espectro. (Gregorio,
2010).
3.3. Transexualidad infantil
Se dice que la transexualidad se da en la etapa de la infancia a partir de los 5 años aproximadamente,
en la que según Freud, el niño ya es consciente de que sexo pertenece psicológicamente y que sexo
pertenece biológicamente. Para muchas personas esto es difícil de creer, pues los mismos padres con
menores que tienen este trastorno, se les es difícil aceptarlo, pues piensan “pero es solo un niño que
puede saber sobre su sexo”. Este prejuicio y la falta de información hacen que muchos niños no
puedan desarrollarse de manera normal, y feliz, como debería ser en todos los niños, pues viven en
constante frustración y miedo. El hecho de que sus familiares no acepten lo que el menor siente, en
algunos casos los lleva al suicidio o a querer ello mismo amputarse sus órganos reproductores.
Asimismo hay casos en la que padres han aceptado la identidad de género del menor, y con esa
aceptación ayudan a que el niño se desarrolla en armonía, y pueda también encontrar en ellos un
apoyo para lo que le espera a nivel social.
Además la transexualidad no es un fenómeno actual, sino ha sido una condición que ha variado a
través de las distintas culturas por el tiempo. La disforia de género en los niños es una condición
compleja y está asociada a intenso malestar. Siendo de mucha importancia detectarla lo más antes
posible, para que puedan llevar un tratamiento integral, ya que con ello mejoraría su calidad de vida,
disminuyendo la comorbilidad mental y la propia disforia de género.
La infancia y adolescencia son periodos críticos en la vida de la persona, pues se presentan cambios
físicos, como es en el desarrollo intelectual y conformación de su propia personalidad, El menor
reconoce su cuerpo y la concepción del mundo y su entorno cambia de manera radica, lo que los lleva

6
a sufrir una crisis de identidad. En este punto, se integran cambios físicos, cognitivos, emocionales y
sociales, lo que dará lugar al surgimiento de la propia personalidad de adulto. (MONTERO, 2015)
3.4. Transfobia

Las personas transexuales constituyen un grupo pequeño, que cada vez se hace más notable, pero
aun así está constantemente estigmatizado y oprimido ante la sociedad capitalista. La transfobia
puede ir desde violencia verbal, física, la burla, atención no deseada, discriminación, y muchas veces
hasta asesinatos. A pesar de los altos niveles de transfobia en la sociedad, las personas trans no son
simplemente víctimas y objetos históricos. También hay una historia inspiradora de resistencia trans,
individual y colectiva. En estudios realizados por Scholols Out se demuestra que, lo mismo que la
homofobia, la transfobia sigue estando muy extendida en las escuelas y de hecho en todo el sistema
educativo. (Miller, 2014).

3.5. Aspecto integrativo bio psico social en la transexualidad infantil

Para abordar el tema de transexualidad es necesario enfatizar los el aspecto integrativo biopsicosocial,
desde una perspectiva integradora, en la cual debe entenderse como un proceso biológico, que
supone de una alteración funcional, es un proceso psicológico porque conlleva sufrimiento, dolor y los
procesos mentales del infante y además es un proceso social porque supone una invalidez, como la
aceptación del entorno social, y la adaptación que tenga que afrontar el menor. Además se sabe que
no hay influencia que actué separada, pues cada dimensión ya sea biológica, psicológica o social,
reciben influencia una de otras, en el desarrollo del infante, y generan el trastorno psicológico. Por otro
lado, se puede observar como la transexualidad no solo despierta problemas o conflictos entre la
biología, sociología y psicología, sino también que genera todo una serie de replanteamientos desde
la perspectiva filosófica y ética, ya que por un lado nos encontramos con una persona que no posee
ninguna anomalía biológica, pero su psiquismo se halla en total discordancia con su cuerpo. (Gregorio.
2010)

7
3.6. Casos reales sobre transexualismo infantil
 En el pueblo de Sevilla, tres infantes nacieron con órganos masculinos y les pusieron nombres
de varón. Hoy en día se llaman Ariel, Eva y María. Son niñas felices.
En el caso observado de estos infantes se ve que tienen un intereses intenso y persiste, que dura
años, sumándose el hecho de que se identifican y se definen como del sexo opuesto al de sus genital
y se les pide que se les trate como tal, vemos claramente ejemplos de niños transgénero.
La falta de información acerca de este trastorno puede llevar a confundirse con la homosexualidad,
por ejemplo en el caso de María, sus padres María y German decían: No teníamos ni idea sobre
transexualidad, pensábamos que nuestro hijo podría ser gay o muy afeminado y no sabíamos muy
bien por dónde empezar"
Al tener un hijo transexual es necesario saber que tendrá un largo camino lleno de obstáculos, en los
que se presentara el rechazo, los prejuicios, insultos, burlas, discriminación, etc.
Ariel, María y Eva tienen cinco, cuatro y nueve años. Se sienten queridas en su círculo familiar y feliz
e integrado en el colegio, pero aún tienen mucho camino por recorrer para ser, simplemente, quienes
son. Ellas tendrán que pasar primero por un psicólogo para que puedan emitir oficialmente su nombre,
luego pasar por un tratamiento hormonal y por último el tratamiento quirúrgico que consiste en la
reconstrucción genital. (GARCÍA, 2014)
 Caso de Emma
Emma es una niña de 12 años, que nació con las cosas que tienen los niños por fuera y con su vida
niña por dentro. Ella es uno de los siete menores transexuales que han logrado cambiar su nombre
en el Registro civil y obtener un DNI acorde a la identidad de género que siente.
Aquí se evidencia que la transexualidad no es un capricho, ni algo transitorio, pues Emma sabe que
identidad le pertenece, y no le tiene fobia a su género, pues sabe que es solo una niña con pene, así
como hay niños con vagina.
Por otro lado la niña Jorge termino el 5 de primaria con el nombre de Emma, una alegría, por la cual
no todos los niños transexuales pasan, pues todavía existe colegios que prohíben que los niños vayan
vestidos como se sienten y los mandan a los servicios higiénicos de los minusválidos, como si la
transexualidad fuera una discapacidad. (ÁLVAREZ, 2014)

8
IV. Conclusiones

A lo largo del presente artículo se mencionó las diferentes etiologías de la transexualidad, concluyendo
que la transexualidad es un desacuerdo entre el sexo con el que se nace y el sexo que se siente
propio, y que además transexualidad no es lo mismo que travestismo, homosexualidad e
intersexualidad.
En segundo lugar se abordaron temas en la que se dice que el aspecto biológico, psicológico y social
influye en el infante, ya que están entrelazados unos a otras, y que un adecuado manejo de los tres,
hará que el infante pueda desarrollar de manera óptima en su entorno familiar, social y académico
Por último se concluye en que habiendo casos de niños transexuales, el prejuicio, la discriminación
ante estos niños, se debería terminar, pues esto no es un fenómeno actual, sino ha variado a través
de las distintas culturas a lo largo del tiempo, y el apoyo que les brinde sus padres a estos niños será
un factor importante.

9
V. Referencias:
ÁLVAREZ, J. R.
2014 En el nombre de Emma. El mundo. http://www.elmundo.es. Unidad Editorial
Información General S.L.U. Consulta hecha el 2 julio de 2015.
GARCÍA MANSO, B.
2014 Niños transexuales, entre el ser y el parecer. El mundo. http://www.elmundo.es.
Unidad Editorial Información General S.L.U. Consulta hecha el 2 julio de 2015.
GREGORIO, Florencia
2010 Transexualidad e identificaciones primarias. Universidad de Belgrano
GOIAR, C., SANNIER, V., TOULET, M.
2008 La Historia del Transexualismo. SHB España. http://www.shb-info.org/. Consulta
hecha el 3 julio de 2015.
LUNA DE BUCLEY, Irene
1985 El estudio de tres casos clínicos. Lima: Universidad Nacional Federico Villarreal.
MILLER, Laura
2014 Opresión transexual y resistencia. Sinpermiso.
http://www.isj.org.uk/index.php4?id=944&issue=141. Recuperado el 14 de julio de 2015.
MONTERO EZPONDABURU, L
2015 Transexualidad infantil, a la espera de una respuesta. El país. http://elpais.com/.
Consulta hecha el 23 de junio 2015.
ROSELLÓ PEÑALOZA, M.
2013 Entre Cuerpos Inacabados e Identidades Imposibles: La (Psico) Patologización
de la Transexualidad en el Discurso Psiquiátrico. Quaderns de Psicología, 15, 57-67.
RUBIO ARRIBAS J.
2009 Aspectos sociológicos de la transexualidad. Revista Critica de Ciencias Sociales
y Jurídicas. , 21, 1578-6730.

10