Está en la página 1de 5

La desnaturalización indica que la estructuración se aleja de la forma nativa

debido a un importante cambio en su conformación tridimensional, producido por


movimientos de los diferentes dominios de la proteína, que conlleva un aumento
en la entropía de las moléculas. Este cambio conformacional trae como
consecuencia pérdidas en estructura secundaria, terciaria o cuaternaria, pero no
cambios en la estructura primaria, es decir, que la desnaturalización no implica
una hidrólisis del enlace peptídico. Se afectan las interacciones no-covalentes,
responsables de la estabilización de la estructura, así como la relación de dicha
estructura con el solvente acuoso y en algunas ocasiones se afectan los puentes
disulfuro. La desnaturalización generalmente se considera como una pérdida de la
estructura ordenada.

Es común relacionar la desnaturalización con daños a la proteína, ya que pueden


perderse funciones fisiológicas, actividad enzimática o bien, modificarse sus
propiedades funcionales al ocurrir agregación o insolubilización. La
desnaturalización puede ser deseable cuando se habla de elevar la digestibilidad

de las proteínas por cocción o por la desnaturalización de inhibidores de tripsina


presentes en la leguminosas.
LOS AMINIACIDOS ESENCIALES

Histidina

Interviene en el crecimiento y en la reparación de los tejidos, además de proteger


nuestras células nerviosas.

Es necesaria para la producción de glóbulos rojos y blancos en la sangre.

Reduce la presión arterial.

Isoleucina

Actúa en la formación de hemoglobina, regula el azúcar en la sangre, ayuda a la


reparación del tejido muscular, la piel y los huesos.

Forma una parte importante de nuestro código genético.

Ayuda a regenerar los tejidos y a regular el azúcar en sangre.

Leucina

Facilita la cicatrización del tejido muscular, la piel y los huesos, reduce el azúcar
en la sangre.

Aumentar la producción de la hormona del crecimiento.

Lisina

Interviene en la absorción de calcio, en la formación de colágeno en cartílagos y


tejidos conectivos, además de intervenir en la producción de anticuerpos contra
los herpes.

Mantiene equilibrados los niveles de nitrógeno en personas adultas.

Metionina

Funciona como antioxidante, participa en la descomposición de las grasas, y


protege contra los efectos de las radiaciones en el cuerpo.

Mantiene la salud de la piel, las uñas y el pelo.

Nos ayuda a enfrentarnos a la alergia.


Fenilalanina

Produce la noradrenalina, sustancia responsable de la transmisión de señales


entre las células nerviosas en el cerebro.

Tiene la capacidad de mejorar el estado de ánimo, disminuir el dolor, mejorar la


memoria y el aprendizaje.

Esencial en la formación del colágeno.

Treonina

Regula la cantidad adecuada de proteínas en el cuerpo.

Previene la acumulación de grasa en algunos órganos.

NO ESENCIALES

A los aminoácidos que puede fabricar o sintetizar nuestro cuerpo -aun cuando no
lo estemos incorporando a través de los alimentos que ingerimos- se los llama
aminoácidos no esenciales.

• Ácido glutámico

Un aminoácido vital para el sistema nervioso central, actúa como estimulante del
sistema inmunitario.

Ayuda a la síntesis proteica.

Favorece la absorción de alimentos.

• Arginina

Estimula la liberación de hormonas del crecimiento, también interviene en la


reducción de grasa corporal, el incremento de masa muscular, la cicatrización de
las heridas.

Favorece a la circulación de la sangre.

Reduce la posibilidad de sufrir un ataque de corazón.

• Serina
Clave en la metabolización de las grasas, para el sistema inmunológico y la
formación de algunos neurotransmisores.

Fundamental para la formación de células.

Ayuda al crecimiento de nuestros músculos, tanto en época de crecimiento como


en nuestra etapa más madura.

• Alanina

Un aminoácido que interviene en distintos procesos fundamentales, como ayudar


a mantener el nivel óptimo de glucosa.

Además de ser una fuente de energía para el cerebro, la alanina nos ayuda a
metabolizar el azúcar.

• Tirosina

Este aminoácido es importante en la reducción del estrés, el apetito y el sueño.

Reduce la grasa corporal.

Es fundamental para personas que sufren trastornos de tiroides.

• Cistina

Fundamental para la salud de la piel y el pelo.

Ayuda a la curación de quemaduras y heridas.

• Glicina

Necesaria para depurar el organismo. El hígado usa la glicina para eliminar tóxicos
y formar las sales biliares.

Ayuda a prevenir enfermedades infecciosas.

Interviene en la producción de la hormona de crecimiento.

• Prolina

Importante para el colágeno presente en cartílagos, tendones y la piel.

Mejora la salud de nuestra piel.