Está en la página 1de 53

Iglesia Pentecostal Unida de

Colombia

Consistorio de Ancianos 2007-


2009
4
4

TABLA DE CONTENIDO

Pág.

A. DOCTRINA DE LA FE 9
9
1. IMPORTANCIA DE ESTA DOCTRINA
9
2. DEFINICIÓN DE LA FE
9
A. SU SIGNIFICADO GENERAL
9
a. CONOCIMIENTO
9
b. ASENTIMIENTO
9
c. APROPIACIÓN
10
B. SIGNIFICADO DE LA FE EN PARTICULAR
10
a. USADA EN RELACIÓN CON EL NOMBRE DE DIOS
10
b. USADA EN RELACION CON LA PERSONA Y LA OBRA DE CRISTO
10
c. USADA EN RELACIÓN CON LA ORACIÓN
11
d. USADA EN RELACIÓN CON LA PALABRA Y PROMESA DE DIOS
11
e. RELACIÓN DE LA FE CON LAS OBRAS
11
3. ORIGEN DE LA FE
11
A. ES LA OBRA DE DIOS
12
B. EN LA FE HAY TAMBIÉN UN LADO HUMANO
12
4. ALGUNOS RESULTADOS DE LA FE
12
A. SOMOS SALVOS POR LA FE
12
B. DESCANSO, PAZ, SEGURIDAD, GOZO
12
C. LA FE OBRA GRANDES HAZAÑAS
13
5. LA FUENTE DE FE
13
A. LA FUENTE DIVINA
13
B. LA FUENTE HUMANA
13
a. OÍR LA PALABRA DE DIOS
13
b. LA FE VENDRÁ POR MEDIO DE LA ORACIÓN
13
c. LA FE CRECE POR MEDIO DE USO DE LA FE
13
6. LOS PASOS EN RECIBIR LA SALVACIÓN PLENA DEL NUEVO TESTAMENTO
14
7. LA FE – EL ÚNICO CAMINO
14
A. PREPARACIÓN DEL ESTUDIO
14
a. ANÁLISIS
14
b. BOSQUEJO
14
B. DESARROLLO DEL TEXTO – LA DEFINICIÓN E ILUSTRACIÓN DE LA FE
4

(1). LA FE DEFINIDA O DESCRITA 14


(2). EJEMPLOS DE FE EN AQUELLOS ANTES DEL DILUVIO 15
 ABEL 16
 ENOC 16
 NOE 16
(3). EJEMPLOS DE FE EN LAS VIDAS DE LOS PATRIARCAS 17
(4). EJEMPLOS DE FE LA FE DE MOISÉS 18
(5). LAS HAZAÑAS DE FE 19
(6). LA PERFECCIÓN POR MEDIO DE LA PROMESA 19
8. LA FE Y EL CREYENTE 19
A. PREPARACIÓN DEL ESTUDIO 19
a. BOSQUEJO 19
B. DESARROLLO DEL TEXTO 20
(1). NUESTRO EJEMPLO, JESUCRISTO 20
(2). LA DISCIPLINA RESULTA EN EL DESARROLLO ESPIRITUAL 20
(3). UNA EXHORTACIÓN A LA PACIENCIA 20
a. NUESTRO DEBER CON NOSOTROS MISMOS 21
b. NUESTRO DEBER CON NUESTROS HERMANOS CREYENTES 21
c. NUESTRO DEBER CON DIOS 21
(4). UNA ADVERTENCIA CONTRA LA APOSTASÍA 21
a. EL ANTIGUO PACTO 21
b. EL NUEVO PACTO 22
c. LA ADVERTENCIA FUERTE CONTRA LA APOSTASÍA 22
9. LA FE 22
A. CUÁNTA FE ES NECESARIO TENER 23
B. QUÉ HACE VANA LA FE 23
C. EL FIN DE LA FE 24
D. EL DON DE LA FE 24
E. LA FE RECIBIDA 24
F. EL DESARROLLO DE LA FE 24

B. ARTÍCULO LA FE, DOCTRINA FUNDAMENTAL DE LA IPUC 27

1. DEFINICIÓN BÍBLICA DE LA FE 27

2. OTRAS DEFINICIONES DE LA FE 28
4

3. ACTITUDES QUE CONDUCEN A LA INCREDULIDAD Y DESOBEDIENCIA 29


4. CREER, ES LA PRIORIDAD PARA DENOTAR LA RELACIÓN CON DIOS 29

C. LA SALVACIÓN SÓLO POR LA FE 35

41
D. LA FE
41
1. ETIMOLOGÍA
41
2. EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
42
3. EN EL NUEVO TESTAMENTO
42
a. PERSUADIR, CONVENCER
42
b. FE Y CONOCIMIENTO
43
c. FE Y CONTENIDO
43
d. FE Y ACTO
43
e. FE PROGRESIVA
44
4. RESUMEN Y CONCLUSIONES
44
a. CONCEPTO
44
b. FUENTE
44
c. CARACTERÍSTICAS
45
d. RESULTADOS

49
E. LA FE
49
1. ¿QUÉ ES LA FE?
49
2. LA FE LA DA DIOS O ES INNATA
50
3. DIFERENTES FASES DE LA FE
50
a. LA FE SALVADORA
51
b. LA FE COMO FIDELIDAD
51
c. LA FE COMO CONJUNTO DE DOCTRINA
51
d. LA FE COMO DON
51
e. LA FE EN EL PROCESO DE LA SALVACIÓN
4
4

1. IMPORTANCIA DE ESTA DOCTRINA

La fe es fundamental en el credo y en la conducta cristiana. Fue la cosa que Cristo


reconoció como la virtud suprema sobre todas las otras. La mujer sirofenicia (Mat. 15)
tuvo perseverancia; el centurión (Mat. 8), humildad; el ciego (Mar. 10), insistencia, pero
lo que Cristo vio y premió en cada uno de estos casos fue la fe.

La fe es el fundamento del templo espiritual de Pedro (2 Pedro 1:5-7). La fe es la primera


de las gracias de Pablo (1 Cor. 13:13). Todas las otras gracias encuentran su origen en la
fe.

2. DEFINICIÓN DE LA FE

En las Escrituras se usa fe en un sentido general y en un sentido particular.

A. SU SIGNIFICADO GENERAL

a) Conocimiento
Salmo 9:10: "Y en ti confiarán los que conocen tu nombre”. Rom. 10:17; "Luego la fe es
por el oír; y el oír por la palabra de Dios". Fe no es creer en una cosa sin evidencia. Por el
contrario, la fe descansa en la mejor de las evidencias, a saber, la Palabra de Dios. Un
acto de fe indica una manifestación de la inteligencia. "¿Cómo creerán a aquel de quién
no han oído?". La fe no es un acto ciego del alma, ni un salto en las tinieblas. La fe en el
corazón no se puede dar sin el uso de la inteligencia. Se puede creer con la cabeza sin
creer con el corazón; pero no se puede creer con el corazón sin creer con la cabeza
también. En las Escrituras el corazón significa todo el hombre: entendimiento,
sensibilidad, y voluntad. "Cual es su pensamiento en su alma". “¿Por qué pensáis estas
cosas en vuestros corazones?"

b) Asentimiento
Mar. 12:32: "Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad has dicho. Así también con
la fe que Cristo exigió en sus milagros: ¿Creéis que puedo hacer esto?" "Sí, Señor”. No
basta tener el conocimiento de que Jesús puede salvar, y de que es el Salvador del
mundo. Debe haber también el asentimiento del corazón a estas cosas. Todos los que,
4

aceptando que Cristo era lo que dijo, creyeron en El, fueron hechos hijos de Dios (Juan
1:12).

c) Apropiación
Juan 1:12. Debemos hacer propias las cosas que conocemos y a las que prestamos
nuestro asentimiento acerca de Cristo y de su obra. La percepción del entendimiento no
es fe. Un hombre puede conocer a Cristo como divino y rechazarle como Salvador. El
conocimiento afirma la realidad de estas cosas pero ni las acepta ni las rechaza. Tampoco
el asentimiento es fe. Hay una clase de asentimiento de la mente que no lleva consigo el
rendimiento del corazón y de los afectos.

La fe es el consentimiento de la voluntad con el asentimiento de la inteligencia. La fe


siempre lleva consigo la idea de acción, movimiento hacia su objeto. Es el alma
adelantándose para abrazar y apropiarse a Cristo en quien cree. Primero dice: "Mi Señor
y mi Dios" y luego se arrodilla y adora.

Juan 8:30, 31 hace distinción entre creer en Cristo y creer algo acerca de Cristo: "Muchos
creyeron en él. Y decía Jesús a los judíos que le habían creído"

B. SIGNIFICADO DE LA FE EN PARTICULAR

a) Usada en Relación con el Nombre de Dios


Heb. 11:6: "Empero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es menester que el que a
Dios se allega, crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan". Véanse
también Hech. 27:22-25; Rom. 4:19-21 con Gen. 15:4-6. No se puede entrar en relación
con el Dios invisible si no existe una fe absoluta en su existencia.

Debemos creer en su realidad, aunque sea invisible. Pero tenemos que creer más que el
mero hecho de su existencia, a saber, que es el galardonador, que honrará seguramente
con su bendición a los que se acercan a El en oración. Naturalmente se necesita la
importunidad (Luc. 11:5-10).

Debe haber también confianza en la Palabra de Dios. La fe cree como absolutamente


cierto todo lo que Dios dice, aunque en algunos casos parece que no puede cumplirse.

b) Usada en Relación con la Persona y Obra de Cristo


Recuérdense los tres elementos de la fe y aplíquense a este caso.

Primero, debe haber un conocimiento de lo que Cristo dice acerca de su persona y de su


misión en el mundo: en cuanto a su persona, que El es divino, Juan 9:35-38; 10:30; Filip.
2:6-11; en cuanto a su obra, Mat. 20:28; 26:26-28; Luc. 24:27, 44.
4

Segundo, debe haber el asentimiento a todo lo que El nos dice, Juan 16:30; 20:28; Mat.
16:16; Juan 6:68, 69.

Tercero, debe haber una apropiación personal de Cristo como que El es todo lo que dice
que es, Juan 1:12; 8:21, 24; 5:24. Debe haber sumisión a una persona, y no meramente
fe en un credo. La fe en una doctrina debe llevarnos a la fe en una persona, y esa persona
es Jesucristo, si es que ha de ser la salvación el resultado de esa fe. De esta manera
Marta tuvo que sustituir su fe en una doctrina por la fe en una persona (Juan 11:25). La
fe que salva es la que consta de conocimiento, asentimiento y apropiación. Esto es creer
con el corazón (Rom. 10: 9, 10).

c) Usada en Relación con la Oración


Para exponer esta relación pueden tomarse tres pasajes: 1 Juan 5:14, 15; Sant. 1:5-7;
Mar. 11:24. No debe haber duda, que vacila entre la fe y la falta de fe y que inclina a la
segunda, siendo llevada un momento a la playa de la fe y la esperanza, y el siguiente
momento es llevada al abismo de la incredulidad. Dudar significa raciocinar sobre si
aquello por lo que estamos orando puede realizarse o no (Hech. 10:20; Rom. 4:20). El
que tal hace, no hace más que sacar conjeturas, pero en realidad no cree. La verdadera
fe da gracias a Dios por aquello que estamos pidiendo, si es que está en conformidad con
la voluntad de Dios, aun antes de recibirlo (Mar. 11:24). Nótese la ironía:"Tal hombre”.

Tenemos que reconocer el hecho de que aquí también se encuentran el conocimiento, el


asentimiento y la apropiación. Tenemos que entender las promesas en que se basa
nuestra oración; tenemos que creer que valen tanto como significan; luego obrar
confiando en ellas, dando realidad así a lo que por el momento puede ser invisible, y tal
vez no existente en cuanto se relaciona con nuestro conocimiento y visión, pero que para
la fe es una realidad espléndida.

d) Usada en Relación con la Palabra y Promesa de Dios


Primero, tenemos que saber si aquella promesa particular se refiere también a nosotros
en particular. Hay gran diferencia entre una promesa que se ha escrito para nosotros y
una que se ha escrito a nosotros. Muchas de las promesas de la Biblia tienen aspectos
dispensacionales; por consiguiente debemos dividir, asignar y apropiar rectamente la
Palabra de Dios (cf. 1a. Cor. 10:32).

Segundo, una vez que nos hemos convencido de que la promesa es para nosotros,
debemos creer que Dios cumplirá lo que dice la promesa. Tenemos que asentir a toda la
verdad que encierra. No debemos disminuirla ni rebajarla. Dios no mentirá; no puede
mentir (Tito 1:2).
4

Tercero, debemos apropiarnos la promesa y obrar en conformidad con ella. En esto está
la diferencia entre creencia y fe. Creencia es un acto mental; fe agrega la voluntad.
Podemos tener creencia sin voluntad, pero no fe. La creencia pertenece al reino del
pensamiento; la fe a la esfera de la acción. La creencia vive estudiando; la fe sale a las
plazas y a las calles. La fe da la sustancia a la creencia, es decir, vida, realidad y actividad
(Heb. 11:1). La fe pone en servicio activo a la creencia, y une las posibilidades con las
realidades. La fe es obrar sobre lo que uno cree; es una apropiación. La fe tiene por
válidas y de toda confianza todas las promesas (Heb. 11:11). No hay prueba que la pueda
hacer titubear (11:35). Es tan absoluta que sobrevive aún a la pérdida de su propia
garantía (11:17). Por vía de ilustración, véase 1 Reyes 18;41-43.

e) Relación de la fe con las obras


En la fe sola no hay mérito alguno. No es la mera fe la que salva, sino la fe en Cristo, La fe
en cualquier otro salvador fuera de Cristo no salvará. La fe en otro evangelio fuera del
Nuevo Testamento no salvará (Gal. 1:8, 9). No existe contradicción alguna entre las
enseñanzas de Pablo y las de Santiago acerca de la fe y las obras (cf. Sant. 2:14-26; Rom.
4:1-12). Pablo mira el asunto por el lado de Dios, afirma que somos justificados a la vista
de Dios, meritoriamente, absolutamente sin necesidad de ninguna obra por nuestra
parte. Santiago considera el asunto desde el lado humano, y afirma que somos
justificados a la vista del hombre, evidencialmente, por las obras, y no solamente por la
fe (2:24). Santiago no busca el fundamento de la justificación, como Pablo, sino la
demostración.

3. ORIGEN DE LA FE

En esta fase de nuestro tema hay que considerar dos lados, el lado divino y el lado
humano.

A. ES LA OBRA DE DIOS
Rom. 12:3; 1 Cor. 12. Esto es aplicable a la fe tanto en su principio (Filip. 1:29) como en su
desarrollo (1 Cor. 12). Por consiguiente, la fe es un don de su gracia. Heb. 12:2; "Puestos
los ojos en el autor y consumador de la FE en Jesús" (Por vía de ilustración véase Mat.
14:30, 31; Pedro apartando sus ojos de Jesús.) (1 Cor. 12; Luc. 17:5).

¿Cómo es, pues, que si la fe es la obra de la Divinidad, nosotros somos responsables de


no poseerla? Dios desea obrar la fe en todas sus criaturas, y lo hará así si no resisten al
Espíritu Santo. Por consiguiente, somos responsables no tanto de la falta de fe, sino de
resistir al Espíritu que obrará la fe en nuestros corazones si le dejamos hacerlo.
B. EN LA FE HAY TAMBIÉN UN LADO HUMANO
4

Rom. 10:17: "Luego la fe es por el oír; y el oír por la palabra de Dios" (cf. el contexto, vv.
9-21). Hech. 4:4 "Mas muchos de los que habían oído la palabra, creyeron”. Este caso se
refiere a la palabra hablada, el Evangelio; en otras ocasiones se refiere a la palabra
escrita, las Escrituras, como el instrumento que produce la fe. Véase también Gal. 3:2-5.
Precisamente fue el tener puesta la vista en las promesas de Dios lo que obró tal fe en el
corazón de Abraham (Rom. 4:19).

También la oración es un instrumento en el desarrollo de la fe. El Evangelio de Lucas se


llama el evangelio humano, porque da mucha importancia a la oración, especialmente en
relación con la fe: 22:32: "Yo he rogado por tí para que tu fe no falte”. 17:5: "Y dijeron los
apóstoles al Señor: Auméntanos la fe”. Véase también Mar. 9:24; Mat. 17:19-21. Nuestra
fe aumenta con el ejercicio de la fe que ya poseemos. Luc. 17:5, 6; Mat. 25:29.

4. ALGUNOS RESULTADOS DE LA FE

A. SOMOS SALVOS POR LA FE


Como es natural, recordamos que el poder salvador de la fe no está en ella misma, sino
en el Salvador todopoderoso en quien descansa; de modo que, hablando con propiedad,
no es tanto la fe cuanto la fe en Cristo lo que salva.

Toda nuestra salvación: pasada, presente y futura, depende de la fe. Nuestra aceptación
de Cristo (Juan 1:12); nuestra justificación (Rom. 5:1); nuestra adopción (Gal. 3:26);
nuestra santificación (Hech. 26:18); el ser guardados (1 Pedro 1:5); en realidad, toda
nuestra salvación de principio a fin depende de la fe.

B. DESCANSO, PAZ, SEGURIDAD, GOZO


Isa. 26:3; Filip. 4:6; Rom. 5:1; Heb. 4:1-3; Juan 14:1; 1 Pedro 1:8. El orden de Dios es:
hecho, fe, sentimiento. Satanás quiere invertir este orden y poner el sentimiento antes
de la fe, engendrando así la confusión en los hijos de Dios. Debemos andar en
conformidad con el orden de Dios: el hecho nos guía; la fe, con la vista puesta en el
hecho, sigue; y el sentimiento, con la vista puesta en la fe, viene después. Si este orden
se observa todo anda bien. Pero desde el momento en que la fe vuelve la espalda al
hecho y pone la vista en el sentimiento, las cosas se cambian. El vapor es de importancia
capital, no para hacer sonar el pito, sino para hacer mover las ruedas. Si falta el vapor, de
nada sirve que tratemos con nuestro propio esfuerzo de mover el pistón o hacer sonar el
pito. Lo que hay que hacer es poner más agua en la caldera y más fuego debajo de ella.
Aliméntese la fe con hechos, no con sentimientos.
4

C. LA FE OBRA GRANDES HAZAÑAS


Heb. 11:32-34; Mat. 21:21; Juan 14:12. Nótese los hechos admirables que realizaron los
hombres de fe, según se nos relatan en el capítulo 11 de Hebreos. Léanse los w. 32-40.
Jesús atribuye a la fe una especie de omnipotencia. Por la fe su discípulo podrá obrar
cosas más grandes que el mismo Maestro. Tenemos aquí una gran catarata del Niágara
de poner a disposición del creyente. El gran problema que contestar para el cristiano no
es: "¿Qué puedo hacer yo?", sino "¿Cuánto puedo creer yo?", porque "al que cree, todo
es posible”.

5. LA FUENTE DE FE

Hay dos fuentes de fe: divina y humana.

A. La fuente divina:
Romanos 12:3 "...sino que piense de si con cordura, conforme a la medida de fe que
Dios repartió a cada uno”.
Gálatas 5:22 "Mas el fruto del Espíritu es...fe”.
1 Corintios 12:9 "A otro, fe por el mismo Espíritu”.
Hebreos 12:2 "Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe...”.

La fe es un don de la gracia de Dios. Dios quiere obrar fe en todos los nombres, y así
hará si no se resisten al Espíritu Santo. Somos responsables no por la falta de fe sino
por resistir al Espíritu que creará la fe en nuestros corazones.

B. La fuente humana:
¿Qué puede hacer el hombre para poseer la fe? Consideramos tres cosas que el
hombre puede hacer para poseer la fe que salva.

a. Oír la Palabra de Dios:


Por medio de estudiar la Palabra de Dios, de asistir a estudios bíblicos y de oír la
predicación de la Palabra de Dios, un hombre puede recibir la fe.
Referencias: Hechos 4:4 Romanos 10:17 Gálatas 3:5

b. La fe vendrá por medio de oración:


Los discípulos oraron por la fe y el Señor dijo que él oró para que los discípulos
tuvieran fe. Muchas veces la fe viene como las respuestas a la oración.
Referencias: Lucas 17:5 Lucas 22:32 Marcos 9:24

c. La fe crece por medio del uso de la fe:


4

La fe aumenta y será más fuerte si el creyente la usa. Tenemos que usar la medida
de fe que tenemos si deseamos más fe.
Referencias: Mateo 25:29 1 Pedro 1:7

6. LOS PASOS EN RECIBIR LA SALVACIÓN PLENA DEL NUEVO TESTAMENTO

Puede ser de provecho considerar los pasos que da un hombre para recibir la salvación
plena del Nuevo Testamento. Los pasos consisten en todos los siguientes, y no se puede
desechar deliberadamente ninguno de ellos. Leer desde la parte inferior hacia la parte
superior.

8. Resurrección y Arrebatamiento
7. Llevar una vida santa; santidad
6. Recibir el Espíritu Santo
5. Ser bautizado por inmersión en el nombre de Jesucristo.
4. Arrepentirse, confesión, restitución, etcétera,
3. Creer en Jesucristo; fe.
2. Estar convencido del pecado; darse cuenta de la necesidad de salvación.
1. Oír la Palabra de Dios, el Evangelio.

7. LA FE-EL ÚNICO CAMINO

A. PREPARACIÓN DEL ESTUDIO: (HEBREOS 11: 1 - 40)

a. Análisis:
Habiendo presentado la fe como el principio de la vida espiritual con una cita de
Habacuc 2:4 “Mas el justo vivirá por fe”, el escritor procede a clarificar los puntos que él
ha propuesto. En primer lugar, él define o describe la fe. Luego, presenta una serie de
ilustraciones biográficas. Por medio de estos ejemplos, muestra que la fe fue el
elemento esencial en cada vida, estableciendo así el tema de la división, "La Fe...El
Mejor Camino”.

Note que estos ejemplos son tomados de varias dispensaciones. Por eso, vemos que la
fe ha sido el principio de la vida espiritual en cada época, y todavía lo es (Hebreos 11:1-
40).
4

b. Bosquejo: HEBREOS

La Definición e ilustración de la Fe (11:1-40)


(1) La Fe Definida o Descrita (11: 1-3)
(2) Ejemplos de Fe en Aquellos Antes del Diluvio (11:4-7)
(3) Ejemplos de Fe en las Vidas de los Patriarcas (11:8-22)
(4) Ejemplos de la Fe de Moisés (11:23-28)
(5) Las Hazañas de Fe (11:29-38)
(6) La Perfección por medio de la Promesa (11:39-40)

B. DESARROLLO DEL TEXTO:

La Definición e ilustración de la Fe (11:1 - 40)

(1) La Fe Definida o Descrita (Heb. 11:1 - 3)


"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción...” (11: 1).
La palabra "certeza" viene de una palabra griega que lleva el sentido de “lo que
soporta”. En este sentido la fe es el fundamento sólido que soporta la esperanza; así,
tenemos en la fe "la certeza de lo que se espera”. Pero, la fe Bíblica no es una creencia
deseada o esperanzas de fantasía. Nuestras esperanzas son basadas sobre "lo que está
escrito" y nuestra fe en la Palabra de Dios “soporta ” como un fundamento firme de
nuestra esperanza. "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera”.

La fe es la "mano del alma" con la cual podemos “asir” o “alcanzar” “lo que se espera” y
“lo que no se ve”. Es por la fe que podemos “ver” y “asir” las “realidades invisibles” de
lo siguiente:

 Salvación: La fe que salva es una fe activa, una fe que se expresa en obras. "La fe sin
obras es muerta" (Santiago 2:20).
 La mano de Dios en nuestra vida diaria. Todas nuestras pruebas son más soportables
cuando "vemos" la mano invisible de Dios en ellas. Cuando El provee nuestras
necesidades, podemos, por la fe, ver Su mano. Cuando se necesita Su gracia y Su gracia
es suficiente, vemos aquella santa mano en nuestras vidas.
 Nuestro galardón eterno. Aunque estas realidades no son vistas todavía, son
claramente visibles al ojo de la fe.

En un breve pasaje (Heb. 11:2) Pablo se refiere al poder de la fe en las vidas de los
“antiguos”. Sus vidas fueron controladas por la fe. Es decir, ellos confiaban en un Salvador,
que no se veía todavía. Ellos esperaban al Salvador sobre la base de la promesa de Dios.
Luego, sus vidas fueron premiadas por medio de la fe. En vida, ellos tenían una meta, un
propósito, una esperanza. Después que sus vidas terminaron, ellos "alcanzaron buen
4

testimonio mediante la fe”.

Esta primera ilustración presentada de la naturaleza de la fe es diferente de las demás. No


es el caso de un individuo mostrando fe, sino un objeto de la fe; un hecho registrado, que
conoceríamos sólo por la autoridad de las Escrituras. Una larga lista cronológica de casos
está en la mente del Apóstol; y siendo que la lista llega hasta el principio del tiempo,
naturalmente la creación se presenta como una cosa que podemos conocer sólo por la fe.

En este versículo, la fe es presentada como un poder u órgano espiritual—esa facultad


perceptiva de la mente por la cual comprendemos la verdad dicha. Es verdad, hay base en
la naturaleza sobre la cual la razón puede inferir que todas las cosas fueron hechas por un
Ser de Sabiduría y Poder; pero el modo de la creación, como está descrito en Génesis,
jamás podría haber sido descubierto por las investigaciones del hombre. La mente basa su
creencia, en este caso, no sobre la investigación, experiencia, o deducción, sino sobre el
testimonio de la Santa Escritura.

Así, vemos que la fe es la doctrina fundamental de la Biblia (Heb. 11:3). El universo no fue
creado por, o a través de la fe, pero nuestro entendimiento de como fue creado es un
asunto de fe. A través de, y por la fe en el relato bíblico de la creación rechazamos las
suposiciones fantásticas y asunciones sin fin de la evolución. El hombre que tiene fe en el
relato bíblico de la creación es inteligente porque empieza con un Dios inteligente de la
creación. El escéptico que mantiene que la materia y movimiento son los únicos
elementos eternos tiene una fe que no es inteligente porque él empieza con material que
no es inteligente.

Para el cristiano, la fe expresada en este versículo es fundamental. A esto tenemos que


adherirnos. La fe nos capacita a entender "haber sido constituido el universo por la
palabra de Dios...”. Es decir, El habló y existió. Su palabra creadora, "...el aliento de su
boca" (Salmos 33:6) fue el medio por el cual Dios constituyó todo lo que existe en tiempo
y espacio. Este entendimiento viene por, y a través de la fe en la Santa Palabra de Dios.

En la luz de estos hechos, considere la teoría trinitaria que Dios, una "primera persona ”
creó el universo por, y a través de una "segunda persona," quien fue también Dios, pero
separado y distinto de Dios, la "primera persona”. Esto generalmente se hace al intentar
personificar el "Verbo" en Juan 1:1. Esto es absurdo. Tal enseñanza es una negación
abierta de esta preciosa porción bíblica, tanto como a muchas otras. La palabra, por la
cual Dios constituyó el universo, no es una segunda persona en Dios, sino la expresión-
audible, la pronunciación de Su voluntad Divina o pensamiento (Logos — Juan 1:1). "El dijo
y fue hecho" (Salmos 33:9).

Además, el pasaje (Heb. 11:3) revela que Dios no hizo el universo de materiales pre-
4

existentes, sino que ¡El lo creó de la nada! El habló y existió (Salmos 33:9).

(2) Ejemplos de Fe en Aquellos Antes del Diluvio (Heb. 11:4-7)

Mientras se observa estos tres ejemplos, note como cada uno lleva una semejanza
sobresaliente a un paso en la salvación del Nuevo Testamento. Es decir, en Abel, vea el
ejemplo de fe en la sangre; en Enoc, vea la fe exhibida en el hecho (obras) de andar con
Dios; en Noé, vea la fe en el juicio venidero, en "cosas que aún no se veían”.

 Abel—El Testigo Muerto (Heb. 11:4). El gran factor de


distinción entre el sacrificio de Abel y el de Caín fue la "fe”.
Es decir, fue "por la fe" que Abel ofreció "más excelente
sacrificio que Caín," ¿Cómo es que él tuvo fe? ¿Por qué no
tuvo Caín fe, también? Eran hermanos. ¿Por qué la
diferencia?

"La fe es por el oír” (Romanos 10:17), y es evidente que


ambos habían oído la voluntad de Dios en el asunto. Sin
duda, Adán dio instrucciones a ambos de sus hijos. Abel
escuchó y creyó. Dios había mostrado a Adán un modelo de
un sacrificio de sangre (Génesis 3;21) y la fe de Abel en el
sacrificio de sangre fue demostrado por su hecho de
ofrecerlo.

Caín recibió la misma instrucción, pero "por no ir acompañada de fe" (4:2) él se


descuidó en obedecer. Indiferente a la voluntad de Dios en el asunto, él ofreció un
sacrificio de su propia elección. Pero, Dios lo rechazó porque no demostró fe por la
obediencia. Fue un producto de voluntad propia e indiferencia a la voluntad de Dios,
por tanto, inaceptable a El.

Así, "por lo cual (el sacrificio de Abel) Abel, siendo muerto, aún habla por ella (su fe)”.
El habla en contra a la voluntad propia e indiferencia en las cosas que pertenecen a Dios
y al servicio cristiano. El nos dice que el Camino de Dios es el único camino. El declara
que la fe es el mejor camino-¡el único camino!

 Enoc — Agradó a Dios (Heb. 11:5). Siendo que “sin fe es imposible agradar a
Dios” sabemos que Enoc era un hombre fiel de Dios, porque dejó el
testimonio de haber agradado a Dios, y Dios lo traspuso. El caminó con
4

Dios. El movió como el Señor movió. El vivió en armonía con la dirección de Dios. El,
"por la fe" dejó un ejemplo lindo de una vida dedicada y disciplinada. La fe fue el
principio de su vida espiritual.

 Noé: El creyó y obedeció (Heb. 11: 7) "Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios
acerca de cosas que aún no se veían”. !Creyó! Aunque él nunca antes había visto algo
semejante a un diluvio, creyó en la advertencia de
Dios. Nosotros nunca hemos visto un "lago de
fuego," pero tenemos la Palabra de Dios sobre el
asunto. Algunos se burlarán; otros rehusarán el
pensar en una cosa. tan terrible; pero, los que
creen en Dios seguirán el ejemplo sabio de Noé. El
se movió “con temor”. Esto es una señal de
sabiduría porque "el temor de Dios es el principio
de sabiduría”. El "preparó el arca" una cosa inútil y
fea; es decir, hasta que las "cosas que aún no se veían" llegaron a ser una realidad
aterradora. Su fe en la Palabra de Dios, expresada en sus obras, se convirtió en el arca
para la salvación de su casa y por aquella obra de fe "condenó al mundo”.

Hasta ahora, la fe es el principio de la vida espiritual, "porque es necesario que el que se


acerca a Dios crea que leí hay…” (Heb. 11:6), es decir, el hombre no puede acercarse a
Dios sin ser convencido que El existe, aunque sea invisible. Esto requiere fe.

Además, él tiene que creer que "es galardonador…”. Es decir, no sólo tiene que creer
que hay un Dios, tiene que ¡esperar en recibir “lo que se espera”. Así es la fe que
agrada a Dios.
Luego, acercándose a Dios con sus peticiones, no debe "pedir mal, para gastar en
vuestro deleites," (Santiago 4:3) o va a pedir y no recibirá. Que cada oración siga el
ejemplo que nuestro Señor nos dejó en el huerto. Después de orar "pase de mí esta
copa," El concluyó la petición con las palabras, "pero no sea como yo quiero, sino como
tú" (Mateo 26:39). La voluntad humana sujetada a la voluntad Divina.

(3) Ejemplos de Fe en las Vidas de los Patriarcas (Heb. 11:8-22)

La fe de Abraham es vista en su obediencia indiscutible a Dios. “Llamado ” él "obedeció


para salir”. “Y salió sin saber a dónde iba" (11:8). Esta fe iba a ser manifestada a través
de la vida del patriarca. Desde este primer hecho de fe él siguió la voz de Dios
ciegamente. "Sin saber" a dónde le guiaría, pero sabiendo que era correcto seguir, él
"salió”.
4

El vivió "por la fe" escogiendo perseguir las metas espirituales (11:9-10). El "esperaba
la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios”. Podía haber
sido satisfecho con herencia mundana y material de la tierra, pero dentro de su alma
había una convicción, basada en la promesa de Dios, que "cosas mejores" le esperaban.
Fue esta fe que le impulsó a habitar "en tierra ajena" y morar en tiendas como
peregrino y extranjero.

La fe sola puede causarnos rehusar las atracciones de esta


época presente y confesar que somos "extranjeros y
peregrinos sobre la tierra" (11:13). Por la fe, podemos
declarar, este mundo no es mi hogar. ¡Por la fe, nosotros,
también, esperamos aquella ciudad!.

La familia de Abraham compartió su fe. Sara, siendo


estéril, concibió y dio a luz a Isaac "porque creyó que era
fiel quien lo había prometido" (11: 11). Y de Isaac vino
una multitud innumerable de descendientes.

Aunque no recibieron las promesas en sus vidas, "mirándolo de lejos, y creyéndolo, y


saludándolo y confesando" (11:13). Esto es fe verdadera y viva. Denodados por
circunstancias externas, con firme creencia, ellos aceptaron al invisible como si
estuviera presente por causa de lo que Dios había prometido. Ellos "confesaron" y así
"claramente dan a entender que buscan una patria" (11: 14). Si hubieran deseado,
podían haber regresado a su estado anterior (11:15).

Pero, creyendo a Dios, "anhelaban una mejor, esto es celestial; por lo cual Dios no se
avergüenza de llamarse Dios de ellos" (11: 16). Dios honra a aquellos que le honran a El.
Todo lo que ellos tenían como base de su esperanza y anhelo era la promesa de Dios, y
ésta era suficiente; "Porque les ha preparado una ciudad”. El dijo, "Voy, pues, a
preparar lugar para vosotros para que donde yo estoy, vosotros también estéis" (Juan
14:2-3). ¡Qué preciosas promesas! Que nos mantengamos firmes para que podamos
recibirlas.

La fe de Abraham fue probada en muchas maneras, pero


la prueba más severa fue "cuando fue probado" y "ofreció
a Isaac" (11:17-19). Era "en Isaac" que la semilla de
promesa habitaba. Abraham sabía que Dios le había dado
a Isaac por un nacimiento sobrenatural. Es decir, "de uno,
y ése ya casi muerto, salieron como las estrellas del cielo
en multitud" (11:12). Por tanto, él sabía "que Dios es
poderoso para levantar aun de entre los muertos, de
4

donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir" (11:19). Abraham miraba al


nacimiento sobrenatural de Isaac como "la convicción de lo que no se ve ” y sabía que el
mismo Dios quien le había dado de la "muerte" en una figura, fue "poderoso para
levantar aun de entre los muertos”.

Sus descendientes siguieron el ejemplo de fe. Isaac bendijo a Jacob y Esaú respecto a
cosas venideras, "por la fe”. Jacob, al morir bendijo a ambos hijos de José (11:20-21). Tal
vez merece notar que ambos, Isaac y Jacob, rindieron sus voluntades a la intervención
divina, pues en ambos casos, el menor fue bendecido sobre el mayor. La fe halla su
mayor exhibición en nuestras vidas cuando podemos decir honestamente, respecto a
algo muy importante para nosotros, "no sea como yo quiero, sino como tú”. Por la fe,
podemos rendir nuestras vidas a El.

Note que cada ejemplo ilustra un aspecto distinto de la fe. Como una obra lindísima de
arte, cada detalle añade profundidad y perspectiva a la comprensión del retrato
compuesto. Cada ilustración amplifica el concepto de la fe. Este es el propósito del
escritor.

(4) Ejemplos de la Fe de Moisés (Heb. 11:23-28)

El mismo hecho que Amram y Jocabed confiaron en


la Providencia Divina expresó su fe. "Por la fe" ellos
escondieron a Moisés y "no temieron el decreto del
rey" (11:23). Dios honró este hecho proveyendo
una manera por la cual Jocabed pudo criar a su hijo,
por lo menos durante su infancia. ¡Que Dios nos dé
más padres fieles que esconderán a sus hijos de las
fuerzas destructoras de esta época actual!

"Por la fe," Moisés renunció su posición en la corte de Egipto (11:24). No fue una
acción precipitada, sino "hecho ya grande" 40 años de edad. Había considerado el
precio. Había comparado el camino de "ser maltratado con el pueblo de Dios" al de
"gozar de los deleites temporales del pecado”. El escogió el primero, dándose cuenta
que si los "deleites" del pecado son sólo "temporales" el "maltrato" no podía durar
más. "Por la fe...tenía puesta la mirada en el galardón”. Su estimación del "vituperio de
Cristo" lo puso muy en alto sobre "los tesoros de los egipcios" en valor. Su preferencia
fue basada sobre "lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. ¡Fue por la fe!

Note los siguientes factores involucrados en su hecho de fe:


4

 Su negación en aceptar un papel separado y aparte del pueblo de Dios, no importa


cuan lucrativo parecía. El podía haber razonado que la posición le habría capacitado
para ayudarles, como José había hecho 400 años antes. Pero, en tal curso de acción
su fe había sido en la posición de poder y no en Dios. Lo rehusó para tener el poder
"invisible" de Dios.
 Hizo una elección deliberada, definida, estando completamente al tanto de todo lo
que implicaba. "Ser maltratado con el pueblo de Dios ” fue más atrayente que "los
deleites del pecado”. Lo peor que Dios tiene es mejor que lo mejor que tiene
Satanás.
 El escogió, a través de una consideración cuidadosa de todos los factores, "el
vituperio...mayor...que los tesoros de los egipcios”. Su estimación no fue basada
sobre el presente, sino sobre el futuro. Tomó en consideración a donde llevaba cada
camino. Consideró el fin de las cosas. Esto, por causa de la fe que tenía en Dios. Por
esta fe, él podía ver cosas que aún no se veían. Este fue el factor determinante.
 Teniendo "puesta la mirada en el galardón...dejó a Egipto ...” (11:27) “como viendo
al Invisible”. Aun la salvación milagrosa fue un hecho de fe. "Por la fe celebró la
pascua…” (11:28).

La fe fue el principio de su vida espiritual. La fe debe guiar nuestros tratos en la vida,


nuestras preferencias, nuestras estimaciones, nuestros juicios, cada paso nuestro. "Sin
fe es imposible agradar a Dios”.

(5) Las Hazañas de Fe (Heb. 11:29-38)

"Por la fe pasaron (los israelitas) el Mar Rojo…”. (11:29) pero, los egipcios intentando
hacer lo mismo, fueron ahogados. Los israelitas no podían igualar a los egipcios
militarmente, pero "por la ten fueron salvados de su enemigo.

Los muros de Jericó cayeron ante la fuerza de la fe


que fue expresada por siete días de marcha
obediente (11:30). El Dios de Israel honró la fe de
sus corazones con la obra de Su mano.

Aun Rahab, la ramera, teniendo fe en el Dios de


Israel, fue salvada de la destrucción que vino a la
ciudad. Su fe le había impulsado a recibir y esconder a los espías en paz (11:3l).

Cuatro jueces, un rey y un profeta, son nombrados como testigos del poder de la fe
(11:32) y sus hechos son enumerados como evidencia de su fe (11:33-34). Después de
esto, muchos grandes hechos de fe se mencionan estableciendo la fuerza de la fe en las
vidas de los hombres (11:35-38).
4

(6) La Perfección por medio de la Promesa (Heb. 11:39-40)

Después de estas grandes hazañas de fe, obradas por las vidas de estos héroes de la fe,
ellos aún no recibieron "lo prometido" (11:39) "Lo prometido" mencionado aquí es
aquello de Génesis 3:15, Isaías 9:6 y Joel 2:28, para mencionar unas cuantas referencias
Bíblicas.

"Y todos estos...no recibieron lo prometido" y todavía, su fe en la promesa les dio "buen
testimonio”. Ellos, por la fe, cumplieron su parte en el plan total de Dios, y ahora: " no
fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros”. (11:40). Los creyentes del Nuevo
Testamento, habiendo recibido la promesa que Dios hizo a Abraham, completan el plan
del cual los santos del Antiguo Testamento fueron una parte vital.

8. LA FE Y EL CREYENTE

A. PREPARACIÓN DEL ESTUDIO: (Heb. 12:1-29)

a. Bosquejo:
(1). Nuestro Ejemplo, Jesucristo (12:1-2)
(2). La Disciplina Resulta en el Desarrollo Espiritual (l2:3-11)
(3). Una Exhortación a la Paciencia (12:12-17)
(4). Una Advertencia contra la Apostasía (12:18-29)
B. DESARROLLO DEL TEXTO:

(1). Nuestro Ejemplo, Jesucristo (12:1-2)

Las palabras conectivas "Por tanto" (12:1) unen la exhortación que sigue al gran
conjunto de testigos del capítulo 11. Usando palabras figurativas, el escritor representa
al creyente cristiano como un corredor en una carrera en un gran estadio, circundado
por espectadores. El nos incita a correr "la carrera que tenemos por delante”. Todo el
recorrido tiene que ser cumplido; ningún atajo o extra "viaje de turismo" que
consumiría tiempo, sino "corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”.

Además, él insiste que “despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia”. El
pecado, una vez reconocido como tal, generalmente es más fácil ponerlo a un lado que
el “peso”. Pero, estamos en la carrera cristiana para ganar y los pesos impiden nuestro
progreso también, y tienen que ser echados a un lado. ¿Cuál es la diferencia? ¿Cómo
puede hacerse distinción entre un peso y un pecado?.
4

Un pecado, como todos concordamos, nos estropea y nos quita de la carrera cristiana si
es permitido quedarse en nuestras vidas. Aunque un peso puede ser reconocido como
algo menos que el pecado que impide su correr, también es un elemento que estropea
y puede hurtar su victoria. Querer guardar tales cosas es tan tonto como querer
ponerse un abrigo en la carrera en el estadio. No hay nada malo con el abrigo, pero un
corredor no tiene ninguna necesidad de usarlo. En verdad, el mejor abrigo viene a ser
un peso e impedimento a su progreso. Entonces, es mejor echarlo a un lado.

El cristiano hará bien en reconocer este principio en la carrera cristiana. ¡Tenemos que
ganar! Nuestras actividades diarias deben ser gobernadas por la regla siguiente: ¿Qué
ganancia hay en esto para mí como cristiano? ¿Impedirá o ayudará a mi progreso?; y
no por decir: "Si no puede probar que es un pecado, lo guardaré. Me gusta, y es
asunto mío lo que hago”. “Despojémonos de todo peso”. ¡Porque tenemos que ganar!

"Corramos...puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…” (12:2). Pedro


quitó sus ojos de Jesús y empezó a hundirse. Si fijamos nuestros ojos en cualquier
elemento que distrae, el resultado será el mismo. ¡Jesús es nuestro gran ejemplo. El
sufrió la cruz — menospreció el oprobio. El venció y se sentó en victoria sobre la
muerte, el infierno y el sepulcro!
4

(2). La Disciplina Resulta en el Desarrollo Espiritual (12:3 - 11)

Cuando se está abatido, "Considerad a aquel...”. (12: 3)- Recuerde, "Aún no habéis
resistido hasta la sangre" (12:4) como El hizo. Además, no olvide que "el Señor al que
ama, disciplina" (12:6). Pintonees, "no menosprecies la disciplina del Señor, ni
desmayes cuando eres reprendido por él" (12:5). Soportar la disciplina es permitir a
Dios que trate con nosotros como hijos (12:7). Ser sin disciplina es ser sin padre. Por
tanto, debemos dar gracias a Dios cuando viene la disciplina, pues por ella llegamos a
ser participantes de Su Santidad (12:10). Aunque nunca es agradable, siempre "da
fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados" (12:11).

(3). Una Exhortación a la Paciencia (12:12-17)

"Por lo cual...”. (12:12) (por estas razones) dice el Apóstol, siendo que Jesús sufrió la
muerte para su salvación; siendo que nosotros nunca hemos derramado sangre en su
resistencia al pecado; siendo que aun sus pruebas son expresiones del amor de Su
Padre Celestial para nosotros; y siendo que las disciplinas son para ganancia de
nosotros en sus resultados, seguramente nunca abandonaremos la fe cristiana.

Otra vez, Pablo nos exhorta a la paciencia a través de cumplir nuestros deberes con (1)
nosotros mismos, (2) nuestros hermanos creyentes, y (3) nuestro Dios.

a. Nuestro Deber con Nosotros Mismos (12:12, 13:1-15)


Volviendo a la metáfora de la carrera, el Apóstol ruega a sus lectores que permanezcan
resolutos y fuertes en la presencia de las pruebas. Los términos “manos,” “rodillas,” y
“pies” representan poderes de acción, moción y progresión (12:12-13). Esto se refiere a
la vida personal de cada creyente. Cada individuo debe andar en el “camino de
santidad” de tal manera que deje sendas derechas que aun los cojos no tropezarán.

Se puede mirar a las fallas de otros y permitir que una raíz de amargura brote y
contamine su corazón. No se puede controlar a otros; es inútil tratar. Pero, se puede
mantener "puestos los ojos en Jesús el autor y consumador de la fe”. Esto le guardará de
contaminación por una raíz de amargura.

b. Nuestro Deber con Nuestros Hermanos Creyentes (12:14-15).


Una actitud vengativa hacia otros no es cristiano. Debemos seguir la paz con todos y
como todo el versículo implica, debemos tener un genuino cuidado fraternal para
todos. Una persona con una raíz de amargura puede dañar todo el cuerpo. Guardar
malicia en el alma no sólo impide el crecimiento de esa alma, sino que destruye la
iglesia. Tenemos un deber con nuestro hermano creyente de adherirnos a principios
4

cristianos de conducta.

c. Nuestro Deber con Dios (12:14, 16, 17).


No sólo debemos seguir la paz con todos, sino en términos no inciertos somos
instruidos, "y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. Dios es puro y santo; como
Sus hijos, nosotros también, tenemos que ser santos al Señor. La santidad tiene que ser
perseguida o buscada. Para ser santo tenemos que crucificar la carne, renunciar al
mundo y resistir al diablo.

"No sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú…”. La palabra “profano” aquí
se refiere a una persona que es mundana, común y seglar; uno que no tiene nada de
aprecio para las cosas espirituales; uno que piensa de las cosas del presente y lo que
ofrece ganancia o placer inmediato.

Tal persona nunca cumplirá su deber con Dios. El seguirá donde sus deseos carnales y
sentidos mundanos le guían. El ignorará a Dios. iConsideremos la advertencia y sigamos
nuestro andar con Dios!

(4). Una Advertencia Contra la Apostasía (12:18-29)

La comparación entre Sinaí y Sión exhibe un contraste emocionante entre la


dispensación Mosaica y la dispensación cristiana. Esto es seguido por un ruego final a
la constancia (12:25-29).

a. El Antiguo Pacto (12:18-21)

El Monte Sinaí, oscuro y tenebroso, es el escenario. Israel está reunido alrededor del
pie del Monte, prohibido y temeroso de tocarlo. El Dios de Israel, inaccesible, ni está
envuelto en oscuridad ni revelado en fuego. Moisés extremadamente temeroso, no es
capaz de proveer el acceso a Dios para la gente por medio de su intercesión. La sangre
esparcida sobre el pueblo, ratifica el Pacto, pero no puede limpiar la conciencia. El
sonido de la trompeta y una voz de palabras se escucha que inspira temor.

Así fue cuando el Antiguo Pacto fue dado y el escritor de Hebreos recuerda a sus
lectores, "Porque no os habéis acercado al monte..”. Luego, él presenta el contraste con
el Nuevo Pacto.
4

b. El Nuevo Pacto (12:22-24)

"Sino que os habéis acercado al monte de Sion...”. Resplandeciente con luz y coronado
con la Ciudad de Dios. Hay coros de ángeles reunidos. Usted está en la iglesia aceptada
de los primogénitos. Tiene acceso a Dios mismo. El es accesible, sin terror, y llevando
el papel de nuestro mediador. Su sangre siempre-limpiadora de expiación completa
habla paz y perdón para todos los que la tienen aplicada a su alma.

¡Qué contraste! ¿Quién quisiera volver al antiguo pacto? No podrían aunque quisieran
realmente; ya no existía». ¡La fe es el mejor camino! ¡La Fe es el único camino!

c. La Advertencia Fuerte contra la Apostasía (12:25-29)

Este pasaje es una exhortación sincera y contiene tres fuentes de advertencia:

1. De la Historia Hebrea (12:25) aprendemos que no escaparon aquellos que desecharon


al que los amonestaba en la tierra por medio de Moisés y los profetas. Como resultado
fueron castigados. ¿Cómo podemos esperar en escapar si ignoramos "al que amonesta
desde los Cielos”?

2. De la Profecía Hebrea (12:26-27) vemos que El que conmovió la tierra ha prometido


conmoverla otra vez, y no solamente la tierra, sino también el cielo. Sólo las cosas
inconmovibles quedarán (12:27).
"Así que…”. (12:28) (o por tanto que) tenemos “un reino inconmovible; tengamos
gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia. Es claro
que debemos permanecer en el "reino inconmovible," porque algún día El conmoverá
los cielos y la tierra.

3. De la Teología Hebrea (12:29) escuchamos a Pablo citar de Deuteronomio 4:24, "Porque


Jehová tu Dios es fuego consumidor”. Inmutable, el Gran Dios de los cielos y la tierra
todavía es un fuego consumidor contra el mal, así como lo fue en el Monte Sinaí. Su
naturaleza no ha cambiado, y si descuidamos o ignoramos Su provisión y voluntad en
esta dispensación, el día del juicio será para nosotros un día terrible.

9. LA FE

El concepto de fe es fundamental en la construcción y comprensión de la doctrina que


sobre la relación hombre-Dios expone la Biblia.
4

Si la fe, (capacidad para creer) es dada por Dios a unos sí a otros no, la consecuencia es
grande y profunda. Esto querría decir que el creer o no, estaría decido por Dios y por lo
tanto el hombre que no cree, no lo hace porque Dios no le da esa capacidad y por el
contrario; el creer también dependería de que Dios le diera esa capacidad.

Puestas así las cosas, los hombres estarían programados para creer o no creer y por
tanto predestinados para la salvación, o la perdición. Esta posición anularía la
oportunidad universal de salvación dejando posibilidad de salvarse solo a aquellos a
quienes Dios les dé la capacidad de creer.

La otra posibilidad es que la fe sea innata- Es decir, que el hombre nazca con la
capacidad de creer. Si todos los hombres nacen con la posibilidad de creer, entonces,
todos tendrían la oportunidad de salvarse o perderse. La Biblia dice; es, pues, la fe la
certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1

Esta definición de fe que se incrusta en medio de un argumento para sustentarlo, hace


que la fe no dependa de nada sino lo contrario que las demás cosas dependan de ella.

El desarrollo del capítulo 11 de Hebreos, nos dice lo que puede alcanzar un hombre que
utiliza esa habilidad para creer a Dios, a lo que él dice. Hay una afirmación categórica en
el verso 6 que nos debe hacer reflexionar profundamente -"Sin fe es imposible agradar
a Dios" El que no cree, desagrada a Dios.

La versión "Lenguaje sencillo" dice porque a Dios no le gusta que no confiemos en él. La
Biblia aquí no afirma que el que tiene fe "agrada" a Dios; sino que al que tiene fe le "es
posible" agradar a Dios.

Así que tener fe sólo ofrece la posibilidad de agradar a Dios. Porque es lógico el que no
confía en la existencia de Dios, ni siquiera va a poder clamar a él, mucho menos
intentará agradarte.

En Romanos 10:13 arranca un argumento que debemos seguir cuidadosamente hasta el


verso 17. La afirmación es que todo el que invoque el nombre del Señor, será salvo.
Pero surge una gran pregunta: ¿Cómo invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y
cómo creerán en aquel de quien no han oído?

Estas dos preguntas guían al lector a una conclusión: La persona solo tienen posibilidad
de creer a aquello que oyen. Por ello lo que sigue debe ser, lógicamente, ¿cómo oirán
sin no hay quien les predique?, la secuencia en retrospectiva es: Creer – oír- predicar.

Esto quiere decir que el hombre es orientado a creer en aquello que oye predicado. La
4

predicación, pues, no crea la fe, sino que la orienta. Por ello son benditos los pies que
llevan buenas nuevas. La conclusión del capítulo es que algunos creyeron al anuncio,
otros no quisieron creer "Todo el día extendí mi mano a un pueblo rebelde y
contradictor (vv.21)

A. ¿Cuánta fe es necesario tener?

La sensación de que no tenemos suficiente fe o que necesitamos que Dios nos aumente
la poca que tenemos, está presente en la vida de los creyentes, por alguna razón
sentimos que la duda nos asalta y que no vamos a tener la fe suficiente.

En el caso del padre del muchacho endemoniado de Marcos 9:14-27, el padre dice:
"Creo, ayuda mi incredulidad", como con la idea de que algo te fallara a su fe; en otra
ocasión los discípulos le pidieron al Señor diciendo: "auméntanos la fe", Jesús no asintió
que esta fuera la necesidad, sino que respondió: Sirvieres fe como un grano de
mostaza... Esta semilla es una de las más pequeñas, Jesús está diciendo que no se trata
del tamaño o la cantidad, solo con tener un poco es suficiente para mover una
montaña.

La vida de la fe: El capítulo 15 de primera de Corintios afirma que si Cristo no resucitó,...


vana es también vuestra fe"(vv 14)

B. ¿Qué hace vana la fe?

Según esta escritura, La fe puede ser vana ¿Cómo?= Si se coloca en un hecho vano... "Si
Cristo no resucitó"... y nosotros hemos creído que sí, entonces nuestra fe es vana. Pero
¿Por qué no es vana?, porque Cristo sí resucitó; esta afirmación nos lleva a concluir que
la vida la fe, depende del objeto de la fe. La fe en Dios es viva porque Dios es vivo.

Nuestra fe no es vana porque creemos en el que levantó de los muertos a Jesucristo y


eso nos justifica delante de Dios (Romanos 4:23-25; 5:1).
4

C. El fin de la fe

El fin último de la creencia en Dios es que nos guíe, a alcanzar la meta propuesta por
Dios. El apóstol Pedro nos dice claramente;
"obteniendo el fin de vuestra fe que es la salvación de vuestras almas" (1 a. Pedro 1:9)

D. El don de fe

La Biblia también menciona el don de fe, como producto del accionar del Espíritu de
Dios en nosotros. Este no hace referencia a la capacidad innata de creer, sino a una
manifestación especial del Espíritu Santo que habilita al creyente a esperar cosas
extraordinarias y maravillosas de parte de Dios. Es una especie de confianza inalterable
en Dios (1. Cor. 12:9)

E. La fe recibida

La fe de que se hace mención en Judas 3 hace referencia a la doctrina y no a la


capacidad de creer. La versión "Lenguaje sencillo" dice: Para que luchen y defiendan la
enseñanza que Dios ha dado- Como se puede ver claramente al leer esta carta su tema
es preparar a) creyente para combatir la falsa doctrina, así que el apóstol se refiere al
cuerpo de enseñanzas que hemos recibido de Cristo.

F. El desarrollo de la fe

La fe más que crecer en cantidad y en tamaño, necesita desarrollo. La segunda carta del
Apóstol Pedro capítulo 1 en su verso 5 nos invita a añadir a nuestra fe virtud,
entendiendo por virtud, osadía, acción, valor (2 Pedro 1:5).

La fe es la hermosa capacidad que tiene el hombre de elevarse por encima de la


realidad que lo rodea para descubrir que una vez que termina el horizonte siempre está
en Dios, poderoso, amoroso y siempre dispuesto.
4

1. Definición bíblica de la Fe: (Hebreos 11: 1 al 6)

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. (1)

“Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos”. (2)

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de


modo que lo que no se ve fue hecho de lo que no se veía”. (3)

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzo
testimonio de que era justo, dando a Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto aún
habla por ella”. (4)

“Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo
traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a
Dios”. (5)

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; Porque es necesario que el que se acerca a
Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. (6)

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”. (Romanos 10:17).

(Romanos 5:2, 10, 17)

5:2 “Por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos
firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios”.

5:10 “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su
Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.

5:17 “Pues si por la trasgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán
en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del
don de la justicia”.
4

“Y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas


las naciones por amor de su nombre”. (Romanos 1:5).

La verdad central de esta doctrina, es una firme convicción de cosas que no se ven, y
segura esperanza de una recompensa futura. Determinando cosas reales que no vemos
pero que mediante la fe podemos recibir.

A través del capítulo 11 de hebreos su autor nos hace énfasis en que esa seguridad
descansa en las promesas de Dios.

2. OTRAS DEFINICIONES DE LA FE

 Fe: Es creer, convicción, certidumbre y pleno conocimiento en Jesucristo; esto es una


absoluta seguridad, afirmación y confianza en lo cierto y verdadero.

 Jesucristo es la verdad Absoluta. “Jesús les dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida;
nadie viene al Padre sino por mi”. (San Juan 14: 6).

 Fe: Es fidelidad, lealtad, rectitud.

 La palabra de Dios determina diciendo: “…Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la


corona de la vida”. (Apocalipsis 2:10).

 También nos plantea un temor, sobre el peligro que representa extraviarnos de la


fidelidad a Cristo, ya que esto produce la perdida del galardón o la vida eterna. “Pero
temo que como la serpiente con su astucia engaño a Eva, vuestros sentidos sean de
alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”. (2 corintios 11:3).

 Jesucristo en la parábola de los talentos resaltó la fidelidad. “Bien buen siervo fiel…”.
(San Mateo 25:23).

 En las obras de nuestra vida es importante ser idóneos, y hay un hecho que nos da
mucha altura como cristianos y; serle fieles a Dios.

 Todos los que están con Cristo, siguiendo sus pisadas “…son llamados y elegidos y
fieles”. (Apocalipsis 17:14).

 Fe: Es confianza; a través de esta expresión podemos entender que es: dar crédito,
seguridad, defensa, seguro, fijo, invulnerable y testimonio.
4

 Fe: Es Certeza; es decir sin dudas, serenidad y calma, en las palabras que no fallan; estas
palabras contienen la verdad, no se mudan, permanecen, esta es la palabra de Jesús.

 “Le respondió Simón Pedro: Señor ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida
eterna”. (San Juan 6:68).

 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. (San Mateo 13:31).

 …“Más la palabra del Señor permanece para siempre”… (1 San Pedro 1:24-25)

 Los antiguos o sea los patriarcas obtuvieron un buen testimonio, no por causa de sus
propias capacidades; sino por una activa certidumbre que se expresó en obediencia y
perseverancia en lo que Dios les dijo.

 La Fe tiene su raíz en Dios, oír su palabra produce Fe por esa Fe se acepta la revelación de
su palabra, la Fe nos saca de lo limitado del tiempo y nos lleva a lo Eterno.

 Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha Dado a su Hijo unigénito, para que todo
aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga la vida eterna. (San Juan 3:16).

 La Fe es por el oír palabra fiel y verdadera, esta inspira confianza de tal forma que se
puede creer, esta palabra es la de Dios. Toda palabra que no contiene la verdad completa
produce dudas, confusión e incertidumbre y defrauda al hombre.

3. ACTITUDES QUE CONDUCEN A LA INCREDULIDAD Y DESOBEDIENCIA

Podemos decir que es la falta de Fe, la que conduce a la incredulidad y desobediencia; la


ausencia de esta, es no conocer a Jesucristo, pues el débil en la Fe, es el que carece del
máximo conocimiento de la verdad; Jesucristo. “Recibid al débil en la Fe, pero no para
contender sobre opiniones”. (Romanos 14:1).

 Dureza de Corazón “…Y les reprocho su incredulidad y dureza de corazón, porque no


habían creído a los que le habían visto resucitado”. (San Marcos 16:14).
 “…Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestro corazones…” (Hebreos 3:7).

 Incredulidad: Es la falta de Crédito a la palabra.


 “Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos”. (San Marcos 6:6).
4

 “¿Y a quiénes juró que no entrarían es su reposo, sino a aquellos que


desobedecieron? . Y vemos que no pudieron entrar a causa de su incredulidad”.
(Hebreos 3:18-19).

4. CREER, ES LA PRIORIDAD PARA DENOTAR LA RELACIÓN CON DIOS

 Creer la palabra de Dios:

 “Por tanto, cuando resucito de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que
había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho”. (San
Juan 2:22).

 Creer a los profetas:

 “… Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis


seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados”. (2 Crónicas 20:20).
 “¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees”. (Hechos 26:27).
 “… ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!
Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en
todas las Escrituras lo que de él decían”. (San Lucas 24:25-27).
 “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas…”. (Efesios 2:20).
 “Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mi, porque de mi escribió él. Pero si no
creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?”. (San Juan 5: 46-47).

 Creer el mensaje de Dios enviado por un ángel:

 “Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas porque tu oración ha sido oída…”. (San
Lucas 1:13-20).

 Toda persona debe creer en Jesús y a sus palabras:

 “Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla…” (San Juan 3:34).
 “Ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no
creéis…”. (San Juan 5:38-47).

 Abraham le creyó a Dios:

 “Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia”. (Génesis 15:6).


4

 “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me
creáis, y entendáis que yo mismo que soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será
después de mí”. (Isaías 43:10).
 “Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno…”. (Jonás 3:5).
 “Y llegando a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo
hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor”. (San Mateo 9:28)
 “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo lo recibiréis”.(San Mateo 21:22).
 “Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible”. (San Marcos 9:23).
 “El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”.
(San Juan 7:38).
 “Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás creíste; bienaventurados los que no vieron,
y creyeron”. (San Juan 20:29).
 “Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado”.
(Romanos 10:11).

 Obedecer es creer y ser fiel a Dios

 “Más ¿que dice? Cerca de ti esta la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la


palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y
creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. (Romanos
10:8-9).

 La Fe nos lleva a un estado de confianza, que es la gran influencia que ejerce su palabra
en nosotros.

 “Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas,
cree solamente”. (San Marcos 5:36).
 “Respondiendo Jesús, le dijo: Tened fe en Dios”. (San Marcos 11:22).
 “Y por la fe en su nombre…”. (Hechos 3:16).
 “Este oyó hablar a Pablo, el cual fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser
sanado…”. (Hechos 14:9).
 “Pero pida con fe, no dudando nada…”. (Santiago 1:6).
4

 Sólo la Fe, no los sentidos nuestros pueden percibir la realidad celestial y captar el
futuro prometido para nosotros. Conociendo a Jesucristo se puede tener plena
confianza.

 “En ti confiarán los que conocen tu nombre…”. (Salmo 9:10).


 “Gustad y ve que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él”. (Salmo
34:8).
 “Los que confían en Jehová son como el monte de Sion…”. (Salmo 125:1).
 “…Más el que confía en Jehová prosperará". (Proverbios 28:25).

 La Fe determina en nosotros la plena felicidad, la firmeza y la prosperidad.

 “Cualquiera, pues que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre
prudente, que edificó su casa sobre la roca…”. (San Mateo 7:24-29).

 El creyente debe permanecer en la palabra y en el personaje que expresa la palabra,


esto es en Jesucristo.

 “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis
en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la
verdad os hará libres”. (San Juan 8:31-32).
 “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí
mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí”.
(San Juan 15:4).

 Los creyentes que tienen la Fe de Jesús pueden vencer al mundo, solamente por esa Fe.

 “Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha
vencido al mundo, nuestra fe”.(1 San Juan 5:4).
 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis
aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. (San Juan 16:33).
 “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios…”. (Apocalipsis 3:12).

 La Fe nos lleva a la obediencia que es una expresión excelente, con la cual podemos
adorar la verdad y nos muestra que no hay nada más para agradar a Dios.

 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios…”. (Hebreos 11:6).

 Por la fe Noé construyó el arca, y esto fue una prueba palpable de su confianza en la
palabra de Dios.
4

 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios de cosas que aún no se veían, con
temor preparó el arca en que su casa se salvase. (Hebreos 11:7).

 El escritor de los Hebreos hace la siguiente temática de la Fe:

a) Por la Fe entendemos (Hebreos 11:1-3).


b) La Fe en el amanecer de la historia (Hebreos 11:4-7).
c) La fidelidad de Abraham (Hebreos 11:8-12).
d) La esperanza Celestial (Hebreos 11:13-16).
e) La Fe de los Patriarcas (Hebreos 11:17-22).
f) La Fe de Moisés (Hebreos 11:23-29).
g) Vencedores por la Fe (Hebreos 11:30-39).

Siendo que la Fe es la certeza de lo que espera, la convicción de lo que no se ve, y que sin
ella es imposible agradar a Dios; podemos concluir diciendo:

Jesucristo es la fuente de esa Fe, la cual es para


nosotros la vida victoriosa; pues no estamos
basados en sentimientos, ni en circunstancias;
sino es su palabra, la cual es para nosotros la
que produce un cambio positivo para vivir la
vida de una manera fiel.

¡TENED FE EN DIOS!
(San Marcos 11:22)
4
4

La fe, siempre ha sido un tema de profundo estudio e interpretación, muchos personas


piensan y crean haber escudriñado todo en cuanto al tema de la fe y por este mismo
concepto se llegue a interpretar que ya no hay más que aprender acerca de la fe, ese es el
pensamiento de muchas personas, pero la biblia siempre nos muestra algo para aprender,
el creernos un proyecto realizado nos puede cerrar las puertas de la mente y del corazón
para atesorar algo más de las verdades maravillosas y profundas de Dios en nuestro
corazón.

Ahora mediante este estudio de la fe, permítame llevarlo en la palabra de Dios a un lugar
adonde usted entenderá, que el tema de la fe, se trasciende mas allá del aspecto
teológico, para poder comprender la fe, no puede ser otra cosa que vivirla, no es solo
comprenderla es estar en ella misma.

Se cuenta la historia de un hombre que estaba caminando a la orilla de un precipicio por


un sendero angosto, pero sin prestar mucha atención a donde iba. De repente se resbala, y
se cae a la barranca. Para su fortuna, había una rama en la ladera de la montaña a la que
logra asirse, y queda así colgado de la rama, sin poder subir, y con solo el espacio por
debajo de sus pies. Sabiendo que no podía quedar así por mucho tiempo, comienza a
gritar pidiendo auxilio.

El hombre: ¡Socorro! ¿Hay alguien allá arriba?


Una voz: ¡Voy… aquí estoy yo!
El hombre: ¿Quién eres?
La Voz: Soy el Señor.
El hombre: Señor, ¡ayúdame!
La voz: ¿Confías en mí?
El hombre: Si, Señor, confío totalmente en ti.
La voz: Muy bien, ahora suelta la rama; ¡Suéltate!
El hombre: ¿Qué dijiste, Señor?
La voz: Te dije, suelta la rama.
El hombre: (después de una larga pausa):
¿Hay alguien más allá arriba? ¡Socorro! ¡Auxilio!
4

Antes de entender que es la fe, debemos pensar de manera objetiva, y preguntarnos ¿Qué
no es fe?

La fe es el canal indispensable para la salvación. Heb 11:6 “Pero sin fe es imposible


agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es
galardonador de los que le buscan”. La base de la comunión con Dios, es la fe, la fe es el
motor que mueve la nave, la salvación, sin fe no se puede llegar a Dios. Ef 2:8 “Porque por
gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. Juan
3:16. “…para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Que es la fe? Mejor se comienza diciendo que no es fe:

 No es un sentimiento subjetivo, separado de la verdad objetiva revelada por Dios.


El objeto de la fe le da su valor real.
 No es credulidad: cuando se acepta algo como verdadero sin considerar la
evidencia, solo porque se desea fervientemente que sea la verdad.
 No es optimismo: un actitud mental positiva que busca que lo que se desea suceda

Entonces que es la fe?

Tenemos el caso de RAHAB como ejemplo de una fe que salva, el caso de Rahab es una fe
producto de la:
 Razón (vv 8–11): Rahab dijo a los 2 espías (Misioneros si se quiere): “Sé que Jehová os
ha dado esta tierra…” “Hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo”
“Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón… porque Jehová vuestro Dios (aún no
dice mi Dios) es Dios…”

La fe no está en contra de la razón, por el contrario se une a ella y se apoya en ella. Fe


sin el buen uso de la razón sería solo subjetividad, credulidad, o bien, optimismo.
Rahab razonó: porque primero oyó y conoció, luego razonó y creyó.

Romanos 10: 13 – 17, “la fe es por el oír…”

La fe que salva entonces tiene tres pasos:

 Conocimiento: esto parece contradictorio, pues un aspecto es conocer, y otras es creer,


pero afirmo: la fe no puede existir en el vacío; hay conocimiento que es indispensable
a la fe. Hay que saber quién es Cristo, que ha hecho, y que puede hacer por mí. Eso fue
lo que Rahab pudo conocer “He oído de lo que hizo” “El les dió la tierra”, Rahab, al
4

escuchar se entera, entiende, conoce, luego razona y cree, para ella al que nosotros
conocemos como Jesucristo, era Jehová.

 Convicción: dar aprobación a la verdad escuchada, creer que es verdad, no dudar de


ella. Hay que entender lo desesperante que es mi situación (y así fue con Rahab), y que
la única y verdadera solución y salida es Jesucristo, el escritor a los hebreos dice: La fe
es la CONVICCION de lo que podemos ver.

 Confianza: la fe es el conocimiento que pasa a la convicción, y convicción que pasa a


confianza. Confianza, porque se trata de un compromiso personal, una entrega del ser,
un sentimiento, de la reflexión a la aceptación personal.

PERO TODO COMIENZA CON EL OIDO, CON ¡LA RAZON!

En segundo lugar, es una fe que hace una:

 Alianza: (vv 12-21):


 Rahab: “Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová…” “… que salvaréis la
vida a (mí y a mi familia)”
 Ellos: “… nuestra vida responderá por la vuestra…” “… este juramento con que
nos has juramentado”.

La señal del juramento: “atarás este cordón de grana…”

Este es el paso del compromiso, el paso de la fe, de la confianza. Dios ofrece su palabra, su
promesa de gracia es segura, pero requiere una respuesta de compromiso personal. Como
en la ilustración de Blondín, que cruzó el río Niágara sobre un cable, luego volvió a cruzar
llevando sobre sus hombros un saco de arena. Y al preguntar, ¿Cuántos creen que puedo
cruzar llevando a alguien sobre mis hombros? Todos levantaron la mano, pero al invitar a
un valiente que se oreciera a cruzar con él, ¡todos se esfumaron!

Tienes que identificarte, tienes que ser uno con Dios, unirte con El en un mismo espíritu, la
señal de esta unión es el bautismo, el que se une con el Señor, un espíritu es con él. La
multitud el día de pentecostés, al oír el sermón de Pedro, y compungidos de corazón
dijeron, “Varones hermanos, ¿Qué haremos? (para ser salvos) Pedro les dijo:
Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de
los pecados y recibiréis el don del espíritu santo”. Si crees, te comprometerás con Jesús.

La fe que salva, también es una fe que produce:


4

 Hechos (Obras), vv 2 – 7.

 Rahab demostró su fe y su compromiso, cuando realmente entrega su vida y la de los


suyos. Cuando llegaron los militares de Jericó a su casa con la orden de entrar a la casa
y requisar en ella todo cuanto hubiera, si hubiesen descubierto a los Israelitas, ella
hubiera perdido la vida por tricion a la patria. Pero es que su ciudad estaba identificada
y comprometida con dioses que no podrían vencer, y ella pensó, ¿estoy dispuesta a
morir por este nuevo Dios?, y sin dudarlo ella demostró una fe sobrenatural en este
nuevo Dios, ella escondió a los hebreos en su casa, los oculto de los militares, aun
mintiendo, esto no quiere decir que Dios aprueba la mentira, lo que Dios aprueba es la
fe de esta mujer, mas tarde ella dejaría de mentir.

 Santiago 2: 14 – 16 “la fe sin obras es muerta”, el ejemplo principal que pone Santiago
es el del padre de la fe, Abraham. “No fue justificado por las obras …cuando ofreció a su
hijo Isaac sobre el altar?” Y añade que “… por la fe actuó juntamente con sus obras, y
que la fe se perfeccionó por las obras”. Sin duda alguna lo que hace que la fe se
perfeccione y se desarrolle son las obras que por medio de ella se hagan.

 Efesios 2:9 “no por obras, para que nadie se gloríe”; ni con Gálatas 3: 5 – 11, Abraham
creyó a Dios, y le fue contado por justicia… los que dependen de las obras de la ley
están bajo maldición”. Santiago afirma que la verdadera fe debe actuar juntamente con
las obras; no puede estar separada de ellas. Pablo escribía a quienes se escudan en la
obediencia a la ley o las tradiciones para así ganar su salvación, el problema es cuando
se antepone a la fe las obras que es lo que hacen los tradicionalistas y religiosos en
todos los tiempos y dice: La Salvación se basa en la fe no en las obras, mientras que el
apóstol Santiago afirma: hay dos clases de fe: la fe verdadera y la fe espuria, la fe que
salva y la fe que no puede salvar; la fe que se demuestra con obras, y la fe que no
produce nada, pues está muerta.

 De modo que Pablo y Santiago juntos dicen que el fundamento de la salvación es la


fe, su fruto son las obras (las cuales Dios preparo de antemano para que anduviésemos
en ellas) Una cosa es la esencia, y otra muy diferente es la evidencia.

 Y lo maravilloso es, que junto con el padre de la Fe, está ¡Rahab la Ramera! “¿no fue
justificada por las obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?
(v 25) , sin duda algún así fue. Ella fue justificada por obras, porque sus obras estuvieron
fundamentadas y unidas con, La Fe que en un principio hubo en ella. Ella oyó, creyó y
actuó. Pero además de la razón, la alianza y los hechos, hay algo más que produce la Fe
que salva:
4

 Asombro (asombro y admiración) v 1. Entraron en casa de un ramera llamada


Rahab…” ¡Cómo es posible esto! Que Dios tenga en cuenta a una mujer, que Dios tenga
misericordia de una ramera ¡Qué clase de mujer! Que Dios no hubiera escogido a los
ricos y poderosos de la época sino a una que vivía en el cabo del pueblo (sobre el
muro), ni a los de buena educación o buena reputación (clase social), sino a un Rahab la
Ramera, y soy un vivo testimonio de la obra poderosa de Dios, en mi juventud fui
paralitico, no servía para nada, pero cuando conocí el amor de Dios y tuve Fe, el me
devolvió mis facultades recibí el milagro de la sanidad y me ha puesto a caminar con el
fin de predicar su evangelio en cualquier lugar donde mi Dios me permita caminar.

Admiro la elección divina. ¿Por qué escogió Dios a esta mujer? No lo sé, la Biblia no lo
dice, ¡es inexplicable! Y ¿Por qué Dios me escogió y me salvo a mí? Aun no sé que vió El
en mi.

Admiro la enseñanza divina, en hebreos 11 (el salón de la fama de los héroes y heroínas
de la fe) está incluida una mujer, una cananea, una ramera, un desgraciada y
despreciada. “Por la Fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes”
(11 – 31) ¡Verdaderamente asombroso!

Esto nos enseña que para Dios, no hay imposibles.

Y ¿Qué provecho hubo para Rahab? ¿Cómo terminó la historia?


Veamos, pues, que la fe que salva, hace uso de la razón, produce una alianza, produce
hechos, produce un gran asombro pero también produce.

 Beneficios (Jos 6:22 – 25; Mat 1:5)


Los beneficios para Rahab, así para cada uno de nosotros, de la F que salva, son la
libertad, libertad de, libertad para.
4

 Libertad de la PENA del Pecado, Jos 6 :22

“Mas Josué salvo la vida a Rahab la ramera” Jericó sufrió la destrucción total, todos
fueron asesinados, menos Rahab y los suyos. Hoy Jesús, uno mejor que Josué, es el que
puede salvar de la muerte segura, la condenación eterna. Y aún hay más: “… y habló a
los Israelitas hasta hoy” es decir tuvo relación con el pueblo de Dios. Fue incluida y
vivió el resto de su vida en comunión con Dios y con su pueblo.

 Libertad del poder del Pecado: Mat 1:5

“Salmón engendró de Rahab a Booz…” ¡Qué maravilla! Ser la antecesora del Rey David,
del mismo Señor Jesús. Un privilegio tan grande que Satanás no puede evitar, ni igualar.
Pero implica esto: Rahab ¡cambio de vida! Se casó y tuvo hijos, ya no siguió con su
anterior vida de pecado y de perdición.
Ahora tiene una nueva vida sana y santa, siendo parte del pueblo de Dios y
contribuyendo con el programa divino de Dios.

¡Gracias a Salomón que escogió a Rahab!

¡Pero gracias a Dios que amó a Rahab! La amó con…

Un Amor Eterno,
Un Amor que escoge,
Un Amor que enriquece.

Conclusión:

La fe es un don de Dios. También el aire, pero hay que respirarlo. También nuestro pan,
pero hay que comerlo; y el agua, pero hay que beberla. Y ¿Cómo se acepta este regalo? No
esperes ni busques un sentimiento o emoción. La fe viene cuando crees en la palabra Dios,
en su promesa y en su provisión en Cristo Jesús, y cuando hagas tuya la oferta con un acto
de compromiso.
4

1. ETIMOLOGÍA

Del Griego:

Pheitomai: Describe esencialmente aquella RELACIÓN con una persona o cosa que está
basada en la CONFIANZA y en la AUTENTICIDAD (Incluyendo también la negación de esta
relación) Heb.11:6.

LA CONFIANZA puede referirse o bien a una AFIRMACIÓN, en cuyo caso adquiere el


significado de DAR FE, DEJARSE CONVENCER.

LA CONFIANZA puede referirse a una INTERPELACIÓN y entonces la raíz significa


OBEDECER, DEJARSE PERSUADIR.

La forma activa originaria (intransitiva) pheito, CONFIAR, adquirió el sentido transitivo de


CONVENCER, PERSUADIR (pasando por el significado pasivo de ser convencido o
persuadido).

Pheitos: (adjetivo) CONVINCENTE. 1Cor.2:4. Arte de persuasión. Entre los Griegos es


considerada como una diosa y también tiene el sentido de seducir, corromper.

Phitanología: Arte de persuadir mediante argumentos verosímiles. Pithanos: Fidedigno.

Peismoné: PERSUASIÓN o SUGESTIÓN se encuentra sólo en el N.T. en Gálatas 5:8.

Pepoitha: Es el CONTENIDO de la CONFIANZA y el MOTIVO de la ESPERANZA de Israel que


radica en la FIDELIDAD de Dios al pacto, en su ELECCIÓN y en sus PROMESAS, para
distinguirla de la que pone en los hombres, en los ídolos, en los valores materiales 2 Reyes
18:19.

Del Hebreo:

A diferencia del Griego el Hebreo no posee ninguna palabra con el significado de


PERSUADIR, pero Batah, que aparece unas 80 veces que se traduce poitha, tener
CONFIANZA, ESPERANZA, ESTAR SEGURO, Isaías 10:20, dice. .. se apoyarán con verdad en
Jehová...
4

2. EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Es interesante observar que el término FE según la concordancia sólo aparece en la cita


Habacuc 2:4, que se traduce en la Reina - Valera 1960. ..más el justo por su fe vivirá...
En la versión antigua 1909. .. más el justo en su fe vivirá...
En la Nueva Versión Internacional. .. pero el justo vivirá por su fe...
En la Versión Dios Habla Hoy. .. pero los justos vivirán por su fidelidad a Dios...

El énfasis está dado en la FIDELIDAD, equivalente a LEALTAD y FIRME CONFIANZA. De ahí


que esta fidelidad y lealtad es referida o aplicada también a los hombres, tal es el caso de:

 Moisés, siervo fiel, Num 12:7.


 David, fiel siervo, 1 Sam 22:14.
 Fieles testigos, Isaías 8:2.
 Mensajero fiel, Prov. 25:13.
 Samuel, fiel profeta de Jehová, 1 Sam. 3:20.
 Jehová tu Dios es Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia, Deut 7:9.

En la liberación de Israel de la esclavitud en Egipto, Dios confirma su legitimidad mediante


prodigios.

 Éxodo 4:1, la vara convertida en culebra.


 Éxodo 4:9, las aguas convertidas en sangre.
 Éxodo 4:27-31, hizo las señales delante del pueblo.

En consecuencia el pueblo legitima la misión de Moisés y la salvación que ha de venir.


La fe de Abraham es descrita como la disposición para recibir la promesa. .. creyó a
Jehová... Gen 15:6.

3. EN EL NUEVO TESTAMENTO
4

Al igual que en el Antiguo Testamento, en el Nuevo, el término presenta los mismos


matices, usos y significados.

a. PERSUADIR, CONVENCER
Hechos 13:43. .. les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios.
Hechos 18:4. .. y persuadía a Judíos y a griegos...
Hechos 19:8. .. discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios...
2 Cor 5:11. .. persuadimos a los hombres...

b. FE Y CONOCIMIENTO
Se plantea no como procesos diferentes y separados, más bien como series
ordenadas con un fin didáctico que hablan de LA ACEPTACION DEL TESTIMONIO
desde diferentes puntos de vista.

Juan 1:7 . .testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él...
Juan 18:37, testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.
Juan 6:69, creído y conocido...
Juan 17:8, conocido.. y creído.

La fe acepta el testimonio conocido.


El que conoce la verdad se orienta hacia la fe.

Por eso las expresiones dadas en Juan 20:29. has visto... creíste, bienaventurados. ..
no vieron y creyeron.
1 Pedro 1:8, creyendo aunque ahora no lo veáis.

c. FE Y CONTENIDO
La fe tiene prioridad sobre el CONOCIMIENTO, pero el conocimiento pertenece a la
SUSTANCIA DE LA FE.

Judas 3. ..que contendáis ardientemente por la fe. ..


1 Tim 4:1. .. algunos apostatarán de la fe...
2 Pedro 1:1. .. una fe igualmente preciosa que la nuestra. ..

d. FE Y ACTO
En su acepción más importante, la palabra fe designa un COMPORTAMIENTO
HUMANO, que es determinado por el llamado de Dios.
4

La fe ha de entenderse como una REACCIÓN ante la ACCIÓN Divina o ante la


realización de la PROMESA DIVINA, refleja en cada caso el juicio y la gracia, la
orientación hacia el futuro.

La fe implica un planteamiento, una respuesta ante la autoridad de la llamada


Divina y por tanto ante la autoridad misma de Dios.

Por la escalera de la abstracción no se sube a Dios, sino por la escalera celestial de


la AUTOREVELACIÓN.

Sólo mediante la obediencia (oír) y un comportamiento que se ajuste a la voluntad


Divina puede llegar la fe a su realización. Sant 2:22.
Presupone conocido el contenido de la voluntad de Dios. Miqueas 6:8. Mat. 7:24,
Mat 13:16, Mat 13:23.

Oye, entiende, da fruto, produce.


Ef 1:13, oído y creído.

Postura opuesta, no comprende, no quiere recibir. Mat 13:13. Isaías 50:5

La fe tiene 2 adversarios:

- El que ataca la fe.


- El que se sustrae a la obediencia.

El Cristianismo es un acto de fe. El Cristiano se sabe perdonado y llamado a


emprender un camino que lleva a un fin. El Obrar salvífico del Señor va por delante.
El fundamento de la fe, es pues la AUTOMANIFESTACION DE DIOS.

e. FE PROGRESIVA
La fe tiene que ver con las experiencias de cada día. La confianza y la firmeza han
de ser renovadas continuamente. Como la fe abarca conocimiento, saber,
razonamiento, en la confrontación o encuentro con Dios, el hombre aprende a
preguntar cuál es el significado de ésta fe, hacia donde va, cual es su objetivo. A
pesar de las luchas espera la salvación prometida. Heb 10:38. Habacuc 3:17-19.

Fe, conocimiento, razonamiento no quedan asegurados de una vez para siempre,


sino que forman parte de un proceso:

- Rechazar el mal.
4

- No sucumbir ante su poder.


- Apoyarse en la victoria de Jesús sobre él.

Fundado todo esto en su RELACION con Dios.


2Cor 10:15. 2 Cor 5:7. 2 Cor 13:5. Col 1 :23.

ETAPAS O PASOS DE LA FE
- Obediencia: Heb 118.
- Paciencia: Heb 11:9. Heb 6:12.
- Influencia: Heb 11:11. 1 Tim 4:12. Heb 13:7.
- Prueba: Heb 11:17. Juan 9:7.

4. RESUMEN Y CONCLUSIONES

a. CONCEPTO:
En términos generales, la fe es la confianza del hombre en reconocer, acatar y
obedecer a Dios como ser supremo del Universo, y aceptar la Biblia como su
palabra escrita. Es necesaria para acercarse a Dios (Heb 11:6) y esencial para la
salvación (Ef 2:8).La fe verdadera se basa en un conocimiento que surge de la
Escritura ( Rom 10:17).

b. FUENTE:
Tiene origen divino y humano. Divino porque es un don de Dios (Rom 12:3) es la
obra del Señor en la vida del individuo. Esta se desarrolla y origina en Jesús
(Heb12:2) es parte del fruto del Espíritu Santo (Gal 5:22) y uno de sus dones (1 Cor
12:7-9).

Origen humano, porque al oír el mensaje de salvación, la persona debe reconocerlo


como la verdad. Marc 12:32-33. Juan 6:60, 67-69, y como resultado de ello, aceptar
a Cristo como su propio salvador. Juan 1:12. Juan 5:24. Rom 10:9-10.

c. CARACTERISTICAS:
- Se basa en un hecho histórico. Hech 1:1-4
- Una confianza total en Jesús, que va mas allá de la simple creencia 2 Tim 1:12.
- Una puerta para ser salvo, que todo hombre debe cruzar si desea serlo. Mat
7:13-14
4

- Una nueva forma de vida. Rom 1:17


- Indispensable para la justificación. Rom 5:1 Quien no crea personalmente que
Cristo murió y que ese sacrificio lo hace salvo, se condenará. Juan 3:18,36.
- No depende de características físicas, geográficas, económicas, raciales,
ambientales o culturales. Todos, ilustres y poderosos, pobres y miserables
deben creer en Jesucristo para alcanzar la salvación. Gal 3:28 Ef 2:14-18. Col
3:10-11.
- Es una respuesta total al llamado divino, un completo abandono de los propios
medios para aceptar los de Dios. Su Espíritu Santo trae al creyente la confianza
y seguridad de la salvación. 2 Cor 3:3-5. Ef 3:11-12.

d. RESULTADOS:
- Se llega a ser hijo de Dios. Juan 1:12. Gal 3:26.
- No es condenado. Juan 5:24
- No se extravía del camino del Señor. Juan 10:29
- Obtiene un lugar en la morada celestial. Juan 14:1-2
- Alcanza vida eterna. Juan 3:16.

BIBLIOGRAFIA
DICCIONARIO TEOLOGICO DEL NUEVO TESTAMENTO- VOL IV
Lothar Coenen - Erich Beyreuther- Hans Bieternhard.
Ediciones Sígueme. Salamanca 1984.

DOCTRINAS FUNDAMENTALES.
Enrique Posso. Pastor.
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia. Bogotá - Dic 1997.
BIBLIA ANOTADA DE SCOFIELD. Versión 1960. Editorial Publicaciones Españolas

LA BIBLIA DE ESTUDIO DIOS HABLA HOY. Sociedades Bíblicas Unidas.


4

1. ¿QUÉ ES LA FE?

La palabra “fe” y “creer” son derivadas de las vocablos latinos fides y credere, se
emplearon también desde un principio para traducir los conceptos bíblicos expresados por
dichos vocablos, los cuales son a su vez versión latina del griego. Fe significa en el N.T. el sí
universal - posibilitado por la gracia divina del hombre a Dios que se revela en Cristo, la
total entrega personal de sí mismo concretamente, “creer en Cristo” significa con
frecuencia el seguimiento confiado, obediente, amoroso del hombre entero.

 Fe, también significa creencia que se da a las cosas por la autoridad de el que lo dice o
por la fama pública.
 Seguridad aseveración de que una cosa es cierta.
 Documento que certifica la verdad de una cosa.

El sustantivo fe, corresponde al verbo “creer” aunque en algunas ocasiones el sustantivo


se usa para expresar, el contenido de lo que se cree (la fe Hechos 6:7) su uso principal es
acerca del acto de creer.
La noción de creer en el A. T se expresa primordialmente por una palabra hebrea que
significa “estar seguro de” o “estar cierto de algo”.

2. LA FE LA DA DIOS O ES INNATA?

Dios creó al ser humano con libre albedrío, es decir, con la capacidad de escoger el bien o
el mal, por lo tanto, capaz de creer o no creer, todo corresponde a que Dios creó al
hombre haciéndolo partícipe del don de la razón que lo habilita a discernir entre
diferentes alternativas, de manera que el hombre es responsable de creer o no creerle a
Dios, eso es lo que enseña la Biblia de principio a fin, aquí citaremos algunos de los pasajes
de los tantos que hay: (Isaías 53:1), en este versículo hay una pregunta “¿Quién ha creído
a nuestro anuncio y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?” y en (San Marcos
16:14-16) primero dice que el señor les reprochó su incredulidad y dureza de corazón
porque no habían “creído” a los que lo habían visto resucitado “y les dijo id por todo el
mundo y predicad el evangelio a toda criatura; el que creyere y fuere bautizado será salvo,
más el queno creyere será condenado”. A este mismo asunto, se refiere el Apóstol San
Pablo en la epístola a los (Romanos Capítulo10:99) diciendo:
4

“que si confesares con tu boca que Jesús es el señor, y creyeres en tu corazón que Dios le
levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia pero con la
boca se confiesa para salvación”.

Por las anteriores escrituras podemos concluir que Dios habla al hombre su palabra en
todos los tiempos y por diferentes medios (Hebreos 1:1-3) y en el hombre recae la
responsabilidad de darle el sí a Dios que a la vez es posibilitado por la gracia divina.
Tomemos como ejemplo los hombre y mujeres que creyeron a Dios como: Noé, Abraham y
otros muchos que la Biblia registra.

Pero hablemos de Abraham, la Biblia dice: “creyó Abraham a Dios y le fue contado por
justicia”.

Aquí vemos un ejemplo: Dios le habló a Abraham y él le creyó. Vemos aquí a Dios
haciendo su parte, que es hablar al hombre y el hombre respondiendo a Dios “ le creyó”,
así es a través de toda la Biblia, de manera que podemos entender que el hombre es el
que decide si o no; así que si Dios le diera la fe al hombre, entonces no podía juzgar al que
no cree, sin embargo, aunque Dios no le infunde automáticamente la fe al ser humano, si
se la orienta y la estimula. Miremos varios ejemplos en los evangelios, en las palabras del
señor Jesús que nos dan una guía para entender que la fe es responsabilidad del ser
humano.

En San Mateo capítulo 8 el centurión se postra ante Jesús y le dice: “Señor mi criado está
postrado en casa, paralítico gravemente atormentado; Jesús le dijo: yo iré y le sanaré; le
responde el centurión:“señor no soy digno de que entres bajo mi techo solamente di la
palabra y mi criado sanará porque también yo soy hombre bajo autoridad y tengo bajo
mis ordenes soldados y digo a este: Ve y va; y al otro: Ven y viene; y mi siervo: Haz esto, y
lo hace”.

Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían:” De cierto os digo, que ni aún en
Israel he hallado tanta fe”. Entonces Jesús dijo al centurión: “Ve, y como creíste, te sea
hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora”. Aquí en dos expresiones podemos
notar que el Señor Jesús no le dio la fe al centurión, sino que él la tenía, cuando Jesús se
maravilló y dijo: “Ni aún en Israel he hallado “tanta fe”, si él se la hubiera dado no se
hubiera maravillado.
4

Así sucede en varias partes de los evangelios: el padre del muchacho endemoniado en San
Marcos capítulo 9: el hombre le dice a Jesús equivocadamente: “si puedes hacer algo ten
misericordia de nosotros y ayúdanos”, Jesús a manera de corrección le dice: si puedes
creer al que cree todo le es posible”. Una vez más encontramos aquí que la responsabilidad
de creer está en el hombre.

A la mujer del flujo de sangre de (San Marcos capítulo 5,) Jesús le dijo: “hija tu fe te ha
hacho salva; ve en paz y queda sana de tu azote; observemos la expresión del Señor Jesús:
“tu fe te ha hecho salva”. En este mismo capítulo el señor le dice a Jairo el principal de la
sinagoga que su hija había muerto: “no temas cree solamente”. A la mujer cananea en
(San Mateo 15) Jesús le dice: “Oh mujer grande es tu fe hágase contigo como quieres”

Encontramos que en varios casos de personas que llegaron a Jesús, usó estas palabras
“conforme a vuestra fe o sea hecho”.

De todos estos hechos podemos entender, que aunque el hombre por creación tiene la
capacidad de creer, sin embargo, necesita oír la palabra de Dios que es la que le estimula y
orienta su fe; que es la respuesta o el sí del hombre al llamado de Dios.

3. DIFERENTES FASES DE LA FE

La palabra de Dios nos muestra que la fe tiene diferentes fases o usos en el plan de la
salvación, y que en ninguna manera, son varias clases de fe; veamos las diferentes fases de
la fe:

a. La fe Salvadora:

Se le ha llamado así al acto de creer en el mensaje de salvación, es el momento, en que


el pecador iluminado por el Espíritu Santo y la palabra Divina, le responde
positivamente a Dios, hallando su gracia y recibiendo la gran salvación como lo dice el
Apóstol Pablo en (Efesios 2: 8 )
“por gracia sois salvos por medio de la fe y esto no de vosotros pues es don de Dios”

b. La Fe como Fidelidad:
4

Es la fase de la fe que dota al creyente para ser fiel en el transcurrir de la vida cristiana,
en todas las circunstancias, luchas y pruebas por las cuales le toca pasar a todo
cristiano.

En la epístola a Hebreos, encontramos referencia a la fidelidad de los héroes de la fe de


la antigüedad; refiriéndose a Moisés que rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,
escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites
temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo, que los
tesoros de los egipcios; porque tenía la mirada puesta en el galardón. (Heb 11: 24 – 26).

c. La Fe Como Conjunto de Doctrina

La Fe también se define en el campo teológico como conjunto de doctrinas, es decir, lo


que el cristiano ha creído así lo expresa el Apóstol Pablo cuando le escribe a los
corintios: Examinaos a vosotros si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos (2 Co 13:5)
y (Judas 3). Me ha sido necesario escribiros exhortando que contendáis ardientemente
por la fe que una vez fue dada a los santos.

d. La Fe Como Don

Otra fase de la fe muy importante en el campo de la salvación, es la fe como Don.

La fe como Don se encuentra entre los nueve dones del Espíritu Santo que consiste en
una dotación especial del poder del Espíritu Santo, con la cual, el creyente queda
capacitado para creer en casos imposibles y sobre naturales a favor de la humanidad.

Como en el caso en que el Apóstol Pedro manda a levantar al cojo de la puerta del
templo la hermosa; fue tan grande el milagro, que la Biblia dice que había nacido
tullido, y al instante se le afirmaron los pies y tobillos y entró al templo saltando y
alabando a Dios. (Hechos de los Apóstoles Cáp. 3)
4

e. La Fe En el Proceso de La Salvación.

1. La fe nos capacita para recibir la gracia: según (Romanos 4:16) “Por tanto, es por fe,
para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su
descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de
la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros”.

2. Por la Fe somos justificados: según (Rom 5:1- 2) “Justificados pues, por la fe,
tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien
también tenemos entrada por la fe a esta gracia por la cual estamos firmes, y nos
gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios “

3. Para vivir en fidelidad.: según la epístola a los Hebreos nos revela como los héroes
de la fe vivieron grandes dificultades y fueron fieles hasta la muerte (Hebreos 11:
32- 40.)

4. Es el escudo del soldado cristiano: el Apóstol Pablo describe las armas espirituales
del cristiano entre ellas la fe diciendo: sobre todo tomad el escudo de la fe con que
podáis apagar los dardos de fuego del maligno (Efesios 6: 16.)

5. Para alcanzar los hechos y las promesas de Dios: en Hebreos 11 dice que los fieles
del A. T. Por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas,
taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada,
sacaron fuerza de debilidad, se hicieron fuertes en batalla, pusieron en fuga
ejércitos extranjeros.