Está en la página 1de 5

EL PROCESO DE LA INDEPENDENCIA DEL PERU

Después de infructuosas conversaciones en la hacienda de Punchauca y ante el asedio de la


expedición libertadora, el virrey José de La Serna resolvió abandonar Lima con su ejército de dos mil
hombres y algunos

nobles para reorganizar la defensa en la sierra. Dejó la ciudad a merced de las huestes
sanmartinianas, incluyendo a cientos de soldados realistas heridos que se encontraban
hospitalizados. Antes de irse, destruyó la máquina de la Moneda y cargó en su equipaje una
imprenta. Lo acompañó

el publicista Gaspar Rico, encargado de editar un periódico rabiosamente realista conocido por su
lenguaje ofensivo y soez.
Los habitantes de la Ciudad de los Reyes apenas se enteraron de la decisión del virrey un día antes,
el 5 de julio de 1821. Algunos de los que no se fueron con el general decidieron refugiarse en la
fortaleza del Callao, donde había quedado el destacamento al mando de José de La Mar, compuesto
de dos mil soldados. Sin embargo, la gran mayoría permaneció en Lima. La Serna nombró ese
mismo día al octogenario marqués de Montemira como gobernador político y militar de la ciudad.

Eso no impidió que se despertara como nunca antes el miedo histórico de la elite frente a la posible
sublevación de las castas y se sintiera la amenaza real de las montoneras patriotas, compuestas por
indios, que rodeaban la ciudad.19 Ante el vacío de poder, las corporaciones teatralizaron la asunción
de Montemira cumpliendo con el ceremonial acostumbrado. Fueron a cumplimentar al nuevo jefe
político el cabildo, el consulado y el resto de las corporaciones.

La ceremonia del besamanos for


ACTA DE LA INDEPENDENCIA DEL PERU

San Martin ocupa Lima y reune a Cabildo Abierto el 15 de julio de 1821.


Don Manuel Perez de Tudela, mas tarde Ministro de Relaciones Exteriores, redacta el Acta de la Independencia,
que fue suscrita por las personas notables de la ciudad:

"En la ciudad de Los Reyes, el quince de Julio de mil ochocientos veintiuno. Reunidos en este Excmo. Ayuntamiento
los señores que lo componen, con el Excmo. e Ilmo. Señor Arzobispo de esta santa Iglesia Metropolitana, prelados
de los conventos religiosos, titulos de Castilla y varios vecinos de esta Capital, con el objeto de dar cumplimiento a
lo prevenido en el oficio del Excmo. Señor General en jefe del ejercito Libertador del Peru, Don Jose de San
Martin, el dia de ayer, cuyo tenor se ha leido, he impuesto de su contenido reducido a que las personas de
conocida probidad, luces y patriotismo que habita en esta Capital, expresen si la opinion general se halla decidida
por la Independencia, cuyo voto le sirviese de norte al expresado Sr. General para proceder a la jura de ella. Todos
los Srs. concurrentes , por si y satisfechos, de la opinion de los habitantes de la Capital, dijeron: Que la voluntad
general esta decidida por la Independencia del Peru de la dominacion Española y de cualquiera otra
extrajera y que para que se proceda a la sancion por medio del correspondiente juramento, se conteste
con copia certificada de esta acta al mismo Excmo. y firmaron los Srs.: El Conde de San Isidro- Bartolome,
Arzobispo de Lima, Francisco Javier de Zarate- El Conde de la Vega de Ren- El Conde de las Lagunas-Toribio
Rodriguez-Javier de Luna Pizarro-Jose de la Riva Aguero-El marquez de Villa fuerte ..".

PROCLAMACION DE LA INDEPENDENCIA DEL PERU

El 28 de Julio de 1821 se reune el Cabildo Abierto en Lima, declarando junto con el pueblo la Independencia del
Peru de la dominacion española y de cualquier otra dominacion extranjera.
Don Jose de San Martin proclama y jura la Independencia del Peru en la Plaza Mayor de Lima con las siguientes
palabras:

EL PERU DESDE ESTE MOMENTO ES LIBRE E INDEPENDIENTE


POR LA VOLUNTAD GENERAL DE LOS PUEBLOS
Y POR LA JUSTICIA DE SU CAUSA QUE DIOS DEFIENDE
VIVA LA PATRIA!
VIVA LA LIBERTAD!
VIVA LA INDEPENDENCIA!"

Segun el historiador Jorge Basadre, estas palabras simbolizaban un cambio historico, habia surgido el principio de
"la voluntad de los pueblos".

Las Ceremonias del 28 de Julio de 1821 por un testigo

"...El 28 del mes anterior se juro en esta capital la Independencia del Peru. No he visto en America un concurso ni
mas lucido ni mas numeroso. Las aclamaciones eran un eco continuado de todo el pueblo... Yo fui uno de los que
pasearon ese dia el estandarte del Peru independiente... Jamas podria premio alguno ser mas lisonjero para mi,
que ver enarbolado el estandarte de la libertad en el centro de la ciudad mas importante de esta parte de America,
cumpliendo el objeto de nuestros trabajos en la campaña ... ). En esa misma noche se dio refresco y baile en el
cabildo. Ninguna tropa logro contener la aglomeracion de gente y no pudo lucir el ambiguo que se preparo para los
convidados (... ). En la noche siguiente se dio en el palacio del general un baile, al que asistieron todas las
señoras, esto requeriria una descripcion particular para lo que no tengo tiempo. La compostura con que se
presentaron aquellas era elegante... Yo baile mi contradanza de etiqueta con una señora y me separe con mis
amigos a analizar los efectos de la politica del gobierno antiguo". (Carta de Tomas Guido - amigo de San Martin -
del 6 de agosto de 1821, a su esposa Pilar Spano).

PREGONEROS

Labor informativa
Los pregoneros difundían los pregones, con la finalidad de
hacerlo oficial e indudable todo lo que se quería hacer saber a
la lima colonial. Es, tal vez, tan antiguo como el de quienes
recogían la información y que luego serían llamados
periodistas. Indudablemente la necesidad de noticias
e información de cualquier tipo, fue siempre una característica
importante del ser humano. Los pregoneros formaron parte del
sistema de información; muchos testimonios dan cuenta de su
presencia en diferentes etapas importantes, ya sea para difundir
ordenanzas, leyes, ofrecer en venta o pedir compra.

La instauración del sistema se hizo necesaria durante la


colonia por el elevado analfabetismo, ya que la escritura
estaba reservada a nobles y sacerdotes, y comerciantes más
tarde que usaron -según el caso y su época- tablillas de barro,
papiros, pergaminos, papel, que fueron los soportes en que los
mensajeros trasladaron la información necesaria. Para el resto,
el “populus”, estaban los pregoneros.

Otro fin era la anunciación de disposiciones de las autoridades,


para que nadie luego alegue desconocimiento en una eventual
acción judicial de reclamo.

En el antiguo Perú no se necesitaba de un reloj para saber a qué hora


pasaban las viandas, los vendedores, quiénes eran y qué aspecto
tenían.

Tiempos aquellos...dulces recuerdos...ahora de esos tiempos sólo nos


quedan los escritos de Ricardo Palma (descripción de los años, casi a
finales de la colonia) y los bellos dibujos de Pancho Fierro...

Eran diecisiete las horas, y todo arrancaba a partir de las seis de la


mañana, pasaban las lecheras, que eran por lo general indias que traían
la leche fresca de los lugares distantes montadas en una mula y
pregonaban así:

?Leche purita, leche sabrosa, de la borrosa vaquita


¡Jazmín y rosa! Leche purita de chocolate, bate que bate pura
espumita?

Y a las siete pues era la hora de la tisanera, según lo que relatan, una
negra vieja y gorda que sobre su cabeza cargaba una enorme canasta
donde llevaban las ollas de barro con sus tisanas y pregonaba así:

?La tisanera se vaaa, tazaaaanaaa conieeeve?

A las ocho de la mañana llegaba el


panadero, también a lomo de mula.
Pero ojo, no era un ?vendedor de pan?
ya que ello se hacía solo en las
panaderías, él era un ?repartidor?.

A las nueve de la mañana llegaba el


aguador (repartidor de agua), sin él sí
que hubiese sufrido la ciudad, no?
Generalmente, era negro o zambo y su
pregonar era así:

?Del aguador cuando el burro estaba


cansado, ¡ay! Andá durico, andá.
Andá vivo y dirigente. Métase usted a
presidente, sino quiere trabajá?

Ya eran la diez y era hora de la


?tamalera? (vendedora de tamales de
maíz).

?Canta el maíz a las diez.


De los andes ha bajado,
y en su largo recorrido,
encontró su hogar perdido
en las hojas de un banano.
Una pita de totora,
la amarró sin compasión,
convirtiéndolo en tamal.
A pesar del mestizaje
y su traje tropical,
el maíz fue generoso
y es el mismo tamalero.
Cuando pregone otra vez
con el nieto del maíz
traerá humitas a las diez?

El Aguatero
Agüita fresca traigo del río,
para que tomen todos los días.
¡aguateroooooo!
***
¡Agua, agüita para las damas bonitas!.
***
Soy el aguatero;
reparto el agua
que al gran río
voy a buscar.
Es agua dulce
para lavarse,
preparar mate
y amasar.

La Lavandera

Voy caminando al río


para lavar su ropita,
verá linda señora
cómo queda blanquita.

Escobero

¡Escobas y plumeros
con plumitas de avestruz!
Limpia la casita
con aire de libertad.

El Lechero

Leche recién ordeñada,


leche espumosa para usted,
mi linda moza.
***
Soy el lechero,
mucho madrugo
y vengo a todos
a despertar.
Traigo abundante
y rica leche
para que puedan
desayunar.
Pastelera

¡Pasteles calentitos
hoy no podían faltar
pa' los mozos y mocitas
que han venido a festejar!
Mazamorrera

Mazamorra dorada
para la niña mimada,
mazamorra caliente
para la abuela sin diente.

El Sereno Vendedora de Empanadas

Soy el sereno, Empanadas bien sabrosas


siempre vigilo para las buenas mozas.
todas las calles Empanadas bien calientes
de la ciudad. para todos los valientes.
Todo lo veo, ***
anuncio el tiempo Yo soy la negra,
y doy la hora, tengo empanadas
siempre actual. que a ustedes
*** han de agradar.
¡Las 12 han dado y sereno! A esta morena
y la noche está tranquila. nadie la iguala
Camino con mi farol en el oficio
por la ciudad dormida. de cocinar.