Está en la página 1de 2

Universidad Nacional De Colombia

Facultad De Ciencias Humanas


Historia Del Pensamiento Geográfico
Lina María Quintero Fonseca
Sesión 5: Geografía Neopositivista o "Nueva Geografía"

Ian Burton, (1963), "La revolución cuantitativa y la geografía teórica" in Mendoza J. & al. (dir.), El
pensamiento geográfico, 1982.

Ian Burton fue un geógrafo inglés del siglo XX, científico ambiental y consultor. Profesor en la
Universidad de Toronto, Director Instituto de Estudios Ambientales y Profesor de la Universidad de
Ciencias Ambientales. Estuvo en varias asignaciones de comités y consultorías con la UNESCO, la
OMS, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y la Fundación Ford entre otras.

Contexto Histórico: mediados del siglo XX, EE.UU se consolida como potencia y con el nuevo orden
mundial surgen nuevas necesidades de gestión económica, hay un cambio en el desarrollo de la
economía mundial, una modernización económica.

Origen del documento: Artículo de la revista académica de la asociación canadiense de geógrafos:


The Canadian Geographer, VII, 4 pp. 151-162. “ Burton, I. (1963), The Quantitative Revolution And
Theoretical Geography”. Traducción de Pilar Rubiato Bartolomé.

La necesidad de hacer a la geografía más científica fue lo que generó un interés por desarrollar una
geografía teórica. De esta manera, la geografía cuantitativa lleva a una matematización de la
geografía, y a la construcción y verificación de modelos teóricos. Burton afirma que la revolución
cuantitativa comienza al final de los años 40 o comienzos de los 50, y tiene su apogeo en los años
1950 a 60, de modo que la geografía cuantitativa es producto de una revolución científica, un cambio
de paradigma que implicó una transformación radical del sentido y el propósito de la disciplina;
pasando así de una geografía Idiográfica, es decir, una geografía puramente literaria, a una geografía
cuantitativa.

El autor busca mostrar la importancia y la necesidad de desarrollar la teoría, partiendo de la


explicación de que dentro de la geografía todas las descripciones de relaciones o procesos son
teorías que al formalizarse se denominan modelos; y la construcción de esos modelos, la
observación y la descripción de la distribución espacial de rasgos culturales, actividades humanas o
variables físicas, son los primeros pasos para el desarrollo de dicha teoría; de modo que es la teoría
la que proporciona la base para clasificar los hechos, porque sin ella los hechos permanecen en un
desorden sin significado, la teoría proporciona la medida con la que se pueden reconocer
acontecimientos poco frecuentes, por lo tanto, sin teoría todo sería único y por lo tanto, la
cuantificación es inseparable de la teoría.

Burton considera que la cuantificación geográfica es una geografía indeterminista, pues la nueva
geografía nace con el abandono del determinismo ambiental del siglo XIX, donde predominaba un
enfoque mecanicista basado en la noción de causa-efecto y la constante búsqueda de “leyes”
(positivismo). Así, con el movimiento de la revolución científica iniciado desde la física y la
matemática, surge una necesidad de darle un enfoque matemático a la mayoría de las disciplinas,
incluyendo la economía y las ciencias sociales; entonces, la revolución cuantitativa en la geografía
surge como resultado del impacto de trabajos de los no geógrafos sobre la disciplina. De manera que
el movimiento cuantitativo tiene como objetivo principal proporcionar una base científica para la
geografía. La influencia de la matemática y la economía , lleva a los geógrafos a la búsqueda de
técnicas cuantitativas que puedan aplicarse a problemas geográficos. Así, como resultado del
pensamiento revolucionario de la ciencia moderna, se concibe a la escala de análisis como un
elemento de gran importancia para el desarrollo de leyes en las ciencias sociales y surge la
necesidad de un enfoque probabilístico, y por tanto de la utilización del método estadístico en la
geografía. significando esta nueva visión un cambio en la Geografía, pasando de lo Idiográfico a lo
cuantitativo.

Por otro lado, debido a la predominancia del posibilismo en la geografía humana y económica hubo
una gran lucha por parte de ambas ramas para aceptar el método cuantitativo. Así, según el autor
“las ciencias sociales necesitan adquirir un valor demostrable como ciencia predictiva” y del mismo
modo que en la física se encuentran paralelismos, como por ejemplo, el hecho de que el mismo tipo
de problemas que ocurren a nivel microscópico, ocurran con las cantidades y la energía; lo mismo
puede ocurrir con la gente en la ciencias sociales. De este modo, “una ciencia social que reconoce
comportamientos aleatorios a nivel microscópico y un orden predecible a nivel macroscópico es una
consecuencia lógica de la revolución cuantitativa”.

Burton concibe como núcleo del método científico a la organización de hechos en teorías, y la
verificación y el perfeccionamiento de la teoría mediante su aplicación a la predicción de hechos
desconocidos. Por lo tanto la predicción es una prueba que permite demostrar la validez de la teoría,
y afirma que la habilidad de predecir correctamente es una prueba sólida de la profundidad del
conocimiento geográfico. Entonces, “dada la necesidad de desarrollar una teoría y de probar la teoría
con predicciones, las matemáticas son el mejor instrumento para ese propósito”.

El interés de los geógrafos por la teoría constituyó el rasgo fundamental de la “metamorfosis de la


disciplina”. La revolución cuantitativa establece la relación entre la teoría y las técnicas cuantitativas,
por lo que Burton considera a la cuantificación como una expansión y crecimiento del análisis
científico general. Por lo tanto, llega a la conclusión de que las técnicas cuantitativas son el método
más apropiado para el desarrollo de la teoría en la geografía y afirma que “cualquier rama que
pretenda ser científica necesita desarrollar una teoría y cualquier rama de la geografía que necesite
la teoría requiere técnicas cuantitativas.”