Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA SALESIANA

CARRERA DE PSICOLOGÍA
PSICOLOGÍA INTEGRATIVA
Michael Tipán

DMQ, 27 de julio de 2016


Ensayo final: Modelo integrativo focalizado en la personalidad
Los intentos por lograr acercamientos entre las corrientes de la psicología más
antagónicas han llevado a lo largo del tiempo a que se planteen diversos métodos de
abordaje para la labor terapéutica. Sin duda alguna, escuelas psicológicas como el
psicoanálisis, el conductismo, el cognitivismo, humanismo, así como muchas otras, han
demostrado ser de gran efectividad con el tratamiento de algunas problemáticas. No solo
por sus postulados teóricos, sino también por sus técnicas y métodos utilizadas como
camino para la búsqueda de la sanación de los malestares. Sin embargo, cada una de estas
técnicas, así como sus postulados teóricos, son tomados por muchos profesionales como
una especie de dogma, o regla absoluta que no pueden variar en lo más mínimo, sin
importar las características de cada problemática. Es decir, se pretende utilizar el mismo
camino para llegar a diferentes lugares, en lugar de utilizar los propuestos por alguien
más que no pertenezca a su escuela psicológica. Por estas razones es que se busca
construir un modelo de intervención terapéutica que combinar de manera adecuada y
satisfactoria los postulados y técnicas de varias escuelas diferentes, para de esta manera
poder contar no solo con una, sino con muchas herramientas de gran valor y eficacia para
abordar cada problemática que se pueda presentar. De esta manera el profesional de la
psicología no se encuentra limitado en su manera de proceder, sino que puede escoger
entre varias maneras y estrategias para el tratamiento de un caso en específico.

Es así como a lo largo de todo el mundo, se han planteado varios modelos que buscan la
integración de los conceptos más validos de cada corriente en una sola. En Latinoamérica
esto sucedió en varios países, como: Argentina, Chile, Uruguay y Ecuador. La propuesta
que se originó en Ecuador, es el llamado “Modelo integrativo focalizado en la
personalidad”. Este modelo tiene sus bases filosóficas en el humanismo, ya que, según
los postulados propuestos por el humanismo, cada sujeto tiene la capacidad para
autodireccionarse en relación a cada vivencia que puede experimentar, y de esta manera
lograr un entendimiento subjetivo de éstas, por lo cual el sujeto es observado desde una
posición de actividad y no de pasividad frente a los diversos estímulos que pueda percibir.

Las bases epistemológicas, en cambio las tomará desde el constructivismo. Además,


receptará aportes teóricos de la filosofía, la física, la biología, la cibernética, y varias otras
disciplinas que han permitido generar la estructura de éste modelo. De igual manera, han
sido muchos los autores que han influenciado al modelo integrativo focalizado en la
personalidad, así, por ejemplo, encontraremos a: Sócatres, Platón, Descartes, Kant,
Husserl, desde la filosofía; Newton, Einstein, y Wheeler, desde la física; o Maturana, y
Foarster, desde la biología.
Todos estos antecedentes permiten a este modelo integrativo ubicarse desde una posición
única, la cual, en la aplicación práctica de sus postulados, determinará al ejercicio de la
psicoterapia como “el método de tratamiento de enfermedades mentales, desajustes
emocionales y problemas psíquicos, por medio de recursos psicológicos, sobre todo la
palabra, en un marco de interacción personal positiva entre paciente y psicoterapeuta
(Balarezo, 2010)”. Esta definición nos permite evidenciar, la influencia antes mencionada
del humanismo en este este enfoque, puesto que recalca la posición equilibrada que debe
existir entre el cliente y el psicoterapeuta. No es una posición de poder, ni de saber, si no
de acompañamiento. De igual manera, se recalca el papel preponderante que tiene la
palabra en este tipo de intervenciones, ya que éste es el recurso psicológico más efectivo
para descubrir los enigmas que se esconder detrás de las demandas del cliente.

Otro detalle que es importante mencionar sobre este modelo terapéutico, es la definición
que mantiene sobre lo “integrativo”, ya que ésta marca la lógica de sus principios, y el
sentido de la influencia de todas las disciplinas mencionadas anteriormente. Entonces,
nos encontraremos que lo integrativo “concierne a una totalidad dinámicamente
articulada de partes y cuyo resultado final es diferente y más completo, complejo y útil
que sus elementos aislados” (Balarezo, 2010). Aquí se observa la influencia de una
integración que combina herramientas de una manera sistemática y no con carencia de
sentido. Además, que ésta tiene como objetivo crear una herramienta nueva,
independiente de sus orígenes y sobre todo mucho más efectiva que las que se usaron
para su creación.

Referencias
Balarezo, L. (2010). Psicoterapia integrativa focalizada en la personalidad. Quito: Ed. UNIGRAF.