Está en la página 1de 2

CARTA ABIERTA

RED CONSTRUYAMOS ANTE LA SITUACIÓN DE LOS PRESOS POLÍTICOS


MAPUCHES EN HUELGA DE HAMBRE ESTE 18 DE SEPTIEMBRE

Queridos amigos y amigas, conciudadanos,

el movimiento Red Construyamos, organización cuyo objetivo es denunciar,


generar participación y combatir las injusticias e iniquidades de nuestra
sociedad, no puede dejar de pronunciarse respecto de la situación crítica que
actualmente toca a 35 huelguistas de hambre en las cárceles de Chile. Nos
sobrecoge profundamente la situación que experimenta el país en este 18 de
septiembre, cuando decenas de seres humanos exponen sus vidas en una
huelga de hambre que ya alcanza los 70 días.

Somos testigos de la historia. La historia de Chile está cubierta de


abusos e injusticias contra los pueblos originarios, avasallados y arrinconados
por la violencia o por el engaño de la sociedad occidental –actualmente la
neoliberal- para arrebatarle sus tierras. Los grandes problemas del pueblo
mapuche, resultan de esta historia y he aquí las causas.

La causa del pueblo mapuche, la causa por conservar su vida como


pueblo, su cosmovisión y su lengua, está ligada indisolublemente a su
pertenencia a la tierra. Cuando los invasores arrinconan al mapuche en las
llamadas “reducciones indígenas” o comunidades, aprisionan y destruyen la
esencia de su vida. La lucha de los mapuches hasta hoy es una lucha por
la vida.

La presencia de las grandes forestales y otras empresas es una nueva


forma de invasión, que a su paso destruye la tierra y deja gran pobreza en las
regiones explotadas del país, aun cuando estas grandes empresas obtienen
enormes ganancias. En este sentido, Chile sigue siendo un país colonizado,
esta vez por la trasnacionales.

La guerra con España redujo el Territorio del pueblo mapuche a la zona


que va del río Bio Bio al sur. Aunque Bernardo O’higgins firmara una carta en
que le propuso una alianza al “Estado mapuche”, la verdad es que, en 1861, el
Estado de Chile declaró la guerra sucia al pueblo mapuche. El pueblo
mapuche, debilitado después de la “pacificación de la Araucanía”, sufre hasta
hoy el abuso cotidiano bajo los conceptos impuestos de la propiedad privada.

Luego de siglos de injusticias, el Estado de Chile no ha reparado las


justas demandas del pueblo mapuche. La resistencia y persistencia de las
arrinconadas comunidades mapuche, representan para nosotros un digno
ejemplo de movimiento social. Es equivocado e injusto acusar a los luchadores
sociales como terroristas, sobre todo bajo la mirada limpia de las causas
históricas. Solamente al principio de este siglo XXI, la fuerza pública y el
Estado han cobrado la vida de 5 mapuches; por el contrario, las acciones del
movimiento mapuche no han cobrado ni una sola vida humana.
El Estado ha tenido un papel alejado de la justicia y de la democracia, un
papel que permite aplicar tribunales militares a civiles y que crea una Ley
Antiterrorista que amenaza a toda la sociedad. Estas no son Leyes que
provengan de la colonia española, sino que de la última dictadura (1985) y que
fueron reafirmadas por el gobierno de Ricardo Lagos (2005).

Al igual que para todos los problemas sociales de nuestro país,


reclamamos un tratamiento de respeto a los derechos humanos acorde a
los tratados mundiales, y pedimos el reconocimiento de los pueblos
originarios, para todos los pueblos que integran el territorio nacional. Será
sobre la base de este respeto y del reparo de los saqueos y usurpaciones de
tierras, que las sociedades chilena y mapuche podrán entenderse conforme a
un sentido democrático y avanzado de cooperación y fraternidad.

El movimiento Red Construyamos, solidario con las comunidades y


organizaciones que demandan justicia y respeto, considera necesario y
urgente:
derogar la Ley Antiterrorista,
restringir la función de la justicia militar a su ámbito,
dar a los presos en huelga el tratamiento de integrantes del movimiento
social perteneciente al pueblo mapuche.

Aspiramos a una construcción diferente de Chile, con respeto a la


humanidad y a los pueblos, que permita el progreso general de nuestro país.
Por el momento y mientras haya tanta iniquidad, mientras los trabajadores
arriesguen sus vidas y haya 35 presos políticos en huelga de hambre,
nosotros no nos sentiremos llamados a celebrar este Bicentenario.

Solamente poseemos las armas de la Solidaridad y de la Unidad, con


ellas, sin embargo, conquistaremos la verdadera independencia.

RED CONSTRUYAMOS

Concepción, 18 de septiembre de 2010

También podría gustarte