Está en la página 1de 1

LA SOCIEDAD ES UN SISTEMA DINÁMICO Y COMPLEJO

Escrito por Luis I. Gómez 20 octubre, 2016

Una de las constantes que nos caracterizan a los humanos es nuestro eterno afán por desvelar los
misterios de todo lo que nos rodea. Necesitamos saber cómo funcionan las cosas porque el
conocimiento mejora considerablemente nuestra capacidad de adaptación, que es otra de nuestras
características principales. Hasta no hace mucho tiempo encontrábamos explicación a muchos y
diversos fenómenos en la aplicación de los principios mecanicistas newtonianos y descartianos,
intentábamos comprender el sentido de un “todo” mediante el análisis profundo de sus partes. Esta
visión mecanicista del mundo permitió, sin duda, grandes avances técnicos y científicos durante
muchas décadas, hasta que se comenzó a poner en entredicho el principio de causalidad absoluta.
La teoría de indeterminación de Heisenberg terminó de dar la puntilla al mecanicismo como única vía
de comprensión de la realidad. Con la obra de Bertalanffy y su “Teoría general de sistemas” damos
un salto de nivel lógico en el pensamiento y la forma de mirar la realidad que influye todos los
campos de la ciencia, desde la biología y la psicología pasando por la sociología y la economía.

Si se paran a pensar un poco, no les resultará demasiado complicado entender que las sociedades
humanas son sistemas. Lo son porque están compuestos de múltiples elementos interconectados y
en interacción constante, lo cual además las convierte en sistemas dinámicos. Si atendemos a la
cantidad enorme de posibles resultados que surgen o podrían hacerlo de estas interacciones,
caemos en la cuenta de que a la dinamicidad del sistema hemos de añadirle de forma inmanente su
complejidad. Y si nos paramos a pensar en cómo las sociedades han ido evolucionando y
adaptándose a las circunstancias de su medio, debemos concluir también que se tratan de sistemas
adaptativos.
La sociedad es un sistema complejo.
Las sociedades son sistemas compuestos de muchos elementos – las personas y sus instituciones
– los cuales interactúan entre sí. Cuantos más elementos y/o más interacciones se den entre
ellos, mayor será el grado de complejidad de una sociedad. Las partes de todo sistema tienen unas
determinadas características que les son propias a cada una de ellas. Los atributos de las partes de
un sistema no son invariables. Además, de la interacción entre las partes de un sistema pueden
surgir resultados diferentes. Los diferentes resultados generan nuevas cualidades y atributos del
sistema, que además provocan que las partes del sistema actualicen propiedades y atributos que
sólo son posibles en el contexto redefinido del sistema al que pertenecen. Esto es lo que se
denomina “emergencia”. Ejemplo: las neuronas no tienen mente, pero nosotros sí. ¿De dónde viene
nuestra mente? Emerge de las interacciones entre nuestras neuronas, nuestro cuerpo y nuestro
entorno (lo experimentado).

SOCIEDAD ESTATICA

En la sociedades existe una estratificación; hay personas determinadas que poseen un rango
superior al de la mayoría, esto puede tener un origen en distintas causas, tales como ser
descendientes de los primeros habitantes del lugar o de un líder local, o en el caso particular de
sociedades antiguas, en la creencia de la designación o descendencia de algunos por parte de una
deidad. Este tipo de sociedad es estática en su estructura, ejemplo de ello son las antiguas
sociedades sumeria o India, en donde la estratificación estaba establecida y era inamovible.