Está en la página 1de 2

La creación del Mundo

según la Tradición Asatrú (Eddas Vikingas)

Cuando aún no existía ni la tierra ni el mar ni el aire, cuando sólo existía la oscuridad, ya estaba allí el
Allfather.

Al empezar la creación, en el mismo centro del espacio se abría Ginnungap, el terrible abismo sin fondo y sin
luz; a su norte estaba la tierra de Nifflheim, un mundo de agua y oscuridad que se abría alrededor de la
eterna fuente de Hvergelmir, fuente en la que nacían los doce ríos del Elivagar, las doce corrientes que
corrían hasta el borde de su mundo, antes de encontrarse con el muro de frío que helaba sus aguas,
haciéndose caer también en el abismo central con un estrépito ensordecedor.

Al sur de este caos estaba la dulce tierra de Muspell, el cálido hogar del fuego elemental, cuya custodia
estaba encomendada al gigante Sutr.

Este gigante era quien lanzaba nubes de centellas al blandir su espada llameante, llenando de su fuego el
cielo, pero este fuego a duras penas conseguía fundir los hielos del abismo, y el frío volvía a vencer de
nuevo, haciendo que se elevase una columna de vapor que tampoco podía escapar del abismo, puesto que,
al volver a encontrarse con el mundo del hielo, se condensaban las grandes columnas de humedad, llenando
de nubes el espacio central.

De este lugar surgió el gigante Ymir, la personificación del océano helado, y nació con hambre voraz, que
sólo pudo saciar con otra criatura nacida al mismo tiempo que él, la vaca gigante Audhumla, de cuyas ubres
brotaban cuatro chorros de leche. Audhumla, buscando ávidamente su alimento, lamió un bloque de hielo y,
fundiéndolo, con su lengua, hizo aparecer el buen dios Buri, enterrado desde tiempo inmemorial en los
hielos perpetuos. Pero mientras, Ymir, dormido plácidamente alumbró sin darse cuenta, con el sudor de su
axila, a Thrudgelmir, el gigante de las seis cabezas y éste hizo nacer después a su compañero Bergelmir, y de
los dos salió la estirpe de todos los gigantes malvados del hielo.

Y los gigantes del mar vieron al dios Buri, que acababa de engendrar a su hijo y aliado Börr. Comprendieron
que entonces era el único momento en el que podía ser factible tratar de vencer al bien. Inmediatamente,
los gigantes comenzaron la guerra.Pero las fuerzas estaban demasiado igualadas y el combate duraba ya
eras, cuando Börr desposó a Bestia, la gigante hija del gigante Bolthorn, y de esa unión tuvieron tres hijos,
tres aliados inmediatos para su causa: Odín, Vili y Ve (representando el espíritu, la voluntad y lo sagrado,
respectivamente).

Con esta formidable ayuda el nuevo ejército del bien hizo retroceder a los malvados espíritus del hielo en
retirada, hasta dar muerte al gigante Ymir (también llamado Hrim, el gigante de hielo, y Orgelmir), de cuyas
tremendas heridas brotaban tales chorros de sangre que ahogaron a todos los de su raza, salvo a Bergelmir y
su esposa, quienes pudieron ponerse a salvo a tiempo, huyendo en una barca hacia el límite del mundo.

Logrado el éxito, Odín, Vili y Ve se llevaron el cadáver de Ymir al abismo, para con sus inmensos restos
mortales poder comenzar a trabajar en la construcción de un mundo habitable. Con su piel construyeron la
región de Midgard, o jardín central; con los huesos se hicieron las montañas; con su vello, la vegetación; con
sus dientes, los acantilados, sobre los que colocaron las cejas del gigante, para fortificar la frontera con el
mar, que lo rodeaba en otro círculo a su alrededor, construido con la sangre y el sudor de Ymir. Pero, a
mucha distancia de ellos, Bergelmir y su mujer alcanzaron una inhóspita tierra que poco afectaba a esas
criaturas del frío, estableciéndose en un lugar al que llamaron Jotun, la casa de los gigantes, en donde
empezaron a dar vida a otra raza de gigantes del hielo con los que continuar la renovada lucha de las fuerzas
opuestas. Así nació la Tierra.
Ya sólo faltaba cerrar este nuevo mundo, y se creyó conveniente hacerlo, colocando sobre Midgard la
bóveda craneana del derrotado gigante, y así se hizo, encargando a los enanos Nordri, Sudri, Austri y Westri
su sujeción en cada uno de los cuatro puntos cardinales que llevaban sus nombres. Con el cráneo puesto en
su lugar se dio nacimiento al cielo, pero al colocarlo los sesos se esparcieron por el aire y con sus restos se
crearon las nubes. Sólo faltaba la iluminación de ese espacio y los dioses acudieron a Muspells, a hacerse con
fuego de la espada de Surtr, fabricando con sus centellas las luces del firmamento.

Con las dos mayores, los dioses realizaron el Sol y la Luna, colocándolas sobre dos carros que girarían sin
parar sobre Midgard, turnándose incesantemente en el cielo, carrozas guiadas por los dos hijos del gigante
Mundilfari, su hija Sol y su hijo Mani. Ambas carrozas, para mantener viva la pugna constante entre el bien y
el mal, serían eterna e inútilmente perseguidas por los dos lobos Skoll y Hatri, encarnaciones vivientes de la
repulsión y del odio, que trataban de alcanzarlos, sin conseguirlo más que en alguna rara ocasión, cuando
desde la Tierra se podía ver un eclipse de Sol, o uno de Luna, para lograr su malvado objetivo de devorar al
Sol y a la Luna y hacer que la oscuridad perpetua cayera de nuevo sobre el Universo.

Para hacer el día y la noche, se encargó al hermoso Dag, hijo de la diosa de la noche, Naglfari, llevar la
carroza del día, tirada por Skin, el brioso caballo blanco que producía con sus cascos la brillante luz del día,
mientras que Note, la hija del gigante Norvi, se encargaba de conducir la carroza negra de la noche, que
estaba tirada por su negro caballo Hrim, el que lanzaba a la tierra el rocío y la escarcha producido en su
trotar. Más tarde, al cortejo celeste se le fueron añadiendo las seis horas, y las dos grandes estaciones, el
invierno y el verano. Ya estaba la Tierra lista para ser ocupada por los primeros seres creados por los dioses.

La creacion del Hombre y la Mujer

Los dioses pensaron que el acabado Midgard exigía la presencia de la mujer y del hombre.
Viendo ante sí un olmo (Embla) y un fresno (Ask) juntos, a la orilla del mar, Odín comprendió al instante que
de esos dos árboles habría que crear al hombre y a la mujer, la estirpe de los humanos. A ellos les dio Odín el
alma; Hoenir, el movimiento y los sentidos; Lodur, la sangre y la vida. El primer hombre, Ask, y la primera
mujer, Embla, estaban vivos y eran libres, habían recibido el don del pensamiento y el del lenguaje, el poder
de amar, la capacidad de la esperanza y la fuerza del trabajo, para que gobernasen su mundo y dieran
nacimiento a una raza nueva, sobre la cual ellos, los dioses, estarían ejerciendo su tutela permanente. Pero
Odín, dios de la sabiduría y de la victoria, ante todo era el protector de los guerreros, a los que guardaba un
especial afecto, cuidándolos desde la altura de su trono, el Hlidskialf, mientras vigilaba sobre el resto del
Universo, en el nivel de los dioses, el de los humanos y en el de los elfos. Cerca de allí estaba su otro palacio,
Valhalla, o sala de los muertos escogidos, el paraíso de los hombres elegidos entre los caídos en combate
heroico. Era un palacio magnífico, al que se accedía por cualquiera de las quinientas cuarenta puertas,
inmensas puertas (por cada una podía pasar una formación de ochocientos hombres en fondo), que daban a
una gran sala cubierta de espadas tan brillantes, que ellas eran las que iluminaban la estancia, reflejándose
su luz en el artesonado hecho de escudos de oro, y en los petos y mallas que decoraban los bancos, la sala,
comedor y lugar de reunión para los Einheriar traídos de entre los muertos por las Valkirias, a lomos de sus
monturas, tras cabalgar a través del Bifröst.