Está en la página 1de 24

Consejos para el sonido del clarinete

Publicado: Jueves, 12 Septiembre 2013 17:33

Mejore el sonido de su sección de clarinetes con estos útiles consejos.

Por: Phillip O. Paglialonga

Este artículo fue publicado originalmente en Inglés en Junio de 2006 con el


título "Sound Advice". Esta versión en español es realizada por: Luis Carlos
Moreno Cardona para Aulamusical.com con la autorización expresa del autor.
La calidad de sonido es uno de los aspectos más importantes en la ejecución musical de todo
clarinetista. No importa que tan buena sea su técnica o afinación si aún la calidad del sonido es
deficiente. Un sonido bien logrado no solamente ayuda a los estudiantes a destacarse ante sus
compañeros sino que además mejorará su afinación y su proyección.

Obviamente son muchos los factores que juegan un papel importante al momento de crear un buen
sonido en el clarinete, pero el aspecto que no se puede dejar de lado es el de la “velocidad del aire”.
En términos generales, el mejor sonido del clarinete se logra con una columna de aire firme y
enfocada. Sin embargo, es importante destacar que es la velocidad y firmeza del aire el hecho
importante más que la cantidad de aire utilizada.

Cuando se habla sobre incrementar la velocidad del aire es importante darse cuenta que efectivamente
se incluyen dos aspectos distintos: la cantidad de aire que se envía y la posición de la lengua dentro de
la boca.

Mejorar el aire
Como lo sabe casi todo director de banda, una buena inhalación de aire es esencial para lograr un
buen sonido. Al llenar completamente los pulmones con el aire en la inhalación uno es capaz de
maximizar la cantidad de aire disponible para enviar a través del clarinete en la exhalación.

El aspecto más importante de la conducción adecuada del aire es una buena postura. La evidencia
más clara de una buena postura resulta cuando ubicamos la columna estirada hasta la máxima altura
de nuestro cuerpo, como una marioneta que está siendo sostenida hacia arriba por una cuerda. Al
sentarse en una silla se debe observar que la columna conserve la misma posición que cuando se está
de pie. Seguidamente solo faltará traerse el instrumento a la boca ya que siempre es el clarinete el que
debe ser traído hacia nuestro cuerpo y no el cuerpo yendo hacia el instrumento.

Además de usar una buena postura es también necesario aplicar la respiración que sucede en la parte
inferior de los pulmones con estímulo del diafragma, este modo aporta mejores resultados que la tan
usada respiración de pecho. Para aprender a respirar correctamente la mejor manera es acostarse de
espalda al piso, colocando una mano sobre el estómago justo donde termina la caja torácica y la otra
mano en la parte alta del pecho. Respirar despacio con el propósito de sentir el movimiento del
estómago levantando la mano mientras la otra mano se mantiene tranquila sobre el pecho. Luego,
estando aún en el piso, se puede tocar una escala lenta en el clarinete procurando que la respiración
siga sucediendo en la parte inferior de los pulmones. Después de comprender el procedimiento en esta
posición y volver a sentarse normalmente, se debe poner toda la intención en continuar respirando al
momento de tocar.

Otro ejercicio útil para aprender a tomar una respiración buena y amplia es exhalar completamente
todo el aire que se tenga de reserva. Después de hacer esto retener la respiración por unos segundos
y luego exhalar completamente hasta vaciar todo el aire que queda y seguidamente contener también
la respiración por unos segundos. En ese momento el cuerpo estará exigiendo que se inicie una nueva
respiración. Cuando se permita inhalar, notará la precipitación de aire que inicialmente irá hacia el
fondo de los pulmones. Esta es la sensación de una correcta y saludable respiración.

Posición de la lengua
Cuando se toca el clarinete la lengua debe permanecer en una posición muy relajada. En el clarinete
no es necesario “articular” cada nota, porque esto sólo deteriora la calidad del color y de la afinación.
En lugar de esto el aire debería viajar hacia la caña como una corriente constante y enfocada sin que
intervenga el movimiento de la lengua. (La única excepción a esto es cuando se toca articulando notas
en donde la punta de la lengua interrumpe suavemente la vibración de la caña.)

Para encontrar la correcta posición de la lengua, diga ‘shh’ como si estuviese diciéndole a alguien que
guarde silencio. El sonido debe sonar parecido a una gran cascada en los dos aspectos de calidad y
consistencia. Al tocar el clarinete uno debería sentirse como si estuviese diciendo simplemente "Shh" y
cambiando la posición de los dedos.

Hay una forma simple de comprobar que si se está tocando con la posición correcta de lengua. Toque
el Do-central (primer do del clarinete) y luego sin cambiar nada agregue la llave de registro (portavoz) y
luego al lado la llave del Ab. Si usted está tocando con la lengua en la posición correcta sonaran tres
notas diferentes sin que intervenga ningún cambio de la lengua o de la embocadura (Do, Sol y Mi).
Muchas veces he tenido que hacer que el estudiante toque el C-central mientras yo mismo le agrego la
llave del cambio de registro (portavoz) y luego al lado la llave de Ab , esto con el fin de asegurarme que
no haya lugar a ningún cambio de la lengua o de la embocadura.

Al trabajar con los aspectos básicos de la columna de aire y de la posición de la lengua, los
estudiantes descubrirán que muchos aspectos se volverán más fáciles en la interpretación del clarinete
y además lo más importante que el sonido que producirán será mejor en color, afinación y proyección.

¿Sabes mover la lengua?


Publicado: Domingo, 29 Septiembre 2013 17:33

Por: Luis Carlos Moreno Cardona

Lo que suceda en la boca es determinante para definir la calidad o el color del


sonido del instrumento. Se pueden inventar diferentes maneras de mejorar la
amplitud de la boca pero nada es tan definitivo para el sonido como saber cuál
es la función de la lengua.
El título es algo sugestivo pero obviamente
abordaremos aspectos técnicos de la
ejecución de instrumentos musicales de
viento.

En la producción del sonido es tan


importante el uso del aire como el canal
por donde este circula. La corriente de aire
se impulsa desde la parte inferior de los
pulmones con ayuda del diafragma y se
desplaza por la garganta y la cavidad bucal
hasta llegar al instrumento. No soy riguroso
ni pretendo hacer un gran tratado sobre la
disposición milimétrica de la lengua pero
invito a poner atención en dos aspectos
fundamentales: la comodidad y naturalidad
de la posición de la boca y el empeño en la calidad del sonido que se desea.

En inglés la palabra tonguing hace alusión al uso que el intérprete de instrumentos de viento hace de la
lengua para realizar el “ataque” y “articulación” de las notas en el fraseo musical. En español podría ser
una palabra similar a “lengüear” pero es una acepción aún no incluida y además reconozcamos que
tampoco tendría mucha musicalidad.

La relajación en la posición de la boca y la garganta permitirá el espacio suficiente para que el aire
impulsado desde el diafragma salga hacia el instrumento libremente y con buena temperatura.

Por lo general los libros o métodos de instrumento que circulan en español han sido traducidos del
inglés o del francés y en ellos se dice que la lengua debe ser usada con la pronunciación de la sílaba
“TU”. Surge de esto una confusión porque al seguir la indicación de manera literal y sin contexto el
sonido obtenido en el instrumento carece de sonoridad y limpieza desde su inicio. Esto es porque la
instrucción de esos textos no se refiere a la pronunciación hispana de la letra T que involucra rigidez,
que resta agilidad y estorba para la fluidez del aire; se refieren a la forma como sucede la
pronunciación en sus contextos, en los idiomas originales en los cuales fueron escritos.

Para el “ataque”, llamándose de esta manera al inicio de la primera nota, la lengua no dispara el aire
sino que se va hacia atrás permitiendo que el aire retenido salga. La lengua cumple entonces una
función parecida a la del grifo de agua en donde la presión ya está depositada y solo hace falta
liberarla. En el “ataque” el aire viene impulsado desde la parte inferior de los pulmones, por ningún
motivo se debe pensar en golpe de lengua ni mucho menos pensar que el control se haga desde la
garganta.

En la “articulación”, es decir el uso de la lengua dentro de varias notas de una frase musical, la
utilización de la letra T inglesa o francesa es la que favorece más la producción del sonido. Eh aquí la
diferencia: Se produce con un golpe suave que ocurre hacia delante, ya sea hacia los dientes
superiores o hacia la pared de la caña, dependiendo del instrumento. El golpe de la sílaba TU debe ser
tan suave que permita la salida del aire aún en la consonante. La lengua se comporta relajada y sin
acostarse en el paladar logrando apenas cortes de aire con la punta.

Si con lo leído de este artículo es suficiente para saber que se debe cambiar algún aspecto del uso
actual de la lengua, después de hacer varios ejercicios se notará que se logra más estabilidad en el
timbre y en la afinación y más seguridad en la interpretación de las frases. Si por el contrario, aún no
he logrado ser convincente entonces recomiendo iniciar la costumbre de grabarse tocando su
instrumento y escucharse, luego comparar con los audios de los solos de intérpretes profesionales de
preferencia y notar que en ellos la lengua no genera ruidos ni estorba en la producción del sonido.

Para facilitar la ampliación de la extensión del registro en el instrumento de viento algunos autores
recomiendan emplear unas variables de posición facial: para el registro grave proponen la visualización
de vocales abiertas (TA) y para los registros agudos el uso de vocales cerradas (TI). Estas
visualizaciones influyen también en el color del sonido.
Un buen ensayo de música
Publicado: Miércoles, 30 Octubre 2013 17:01

Por: Luis Carlos Moreno Cardona

Cuando dos personas amigas se encuentran, luego de mucho tiempo,


espontáneamente se dan un saludo motivador, desarrollan la conversación
repasando asuntos conocidos, se comparten informaciones nuevas y terminan
con una despedida alentadora que inspira un próximo encuentro. Así mismo
debe suceder en un ensayo musical.
El ensayo musical es la oportunidad de
encontrarse. Es el espacio en el cual los
músicos tienen la oportunidad de conocer
en diferentes formas su propio repertorio,
desmenuzarlo, analizarlo, interiorizarlo y
perfeccionarlo.

Un ensayo musical es también el simulacro


de aquello que se espera replicar en el
concierto donde lo musical se relaciona
también lo actitudinal y lo escénico.

Las prácticas musicales de conjunto


permiten además del aprendizaje la
oportunidad de convertir el ensayo en un
espacio de interacción humana que
involucra el diálogo de fortalezas y experiencias para motivarse recíprocamente entre sus integrantes.

La primera parte del ensayo incluye el recibimiento de las personas; notar las ausencias y socializarlas;
hacer una descripción breve de lo que se piensa abordar en el encuentro, y propiciar actividades
corporales de relajación y de preparación de los músculos que intervienen en la ejecución musical.

El calentamiento del instrumento debe ser aprovechado técnicamente para avanzar en aspectos
relacionados con la calidad del sonido. Se inicia desde la ejecución de notas largas que además de
unificar el timbre, brindan consistencia a la afinación. El desarrollo de la ejecución instrumental se
impulsa con ejercicios mecánicos de dificultad progresiva; se incluyen ejercicios para fortalecer los
aspectos de adiestramiento rítmico, el balance, el fraseo, e incluso aprovechar variaciones de
fragmentos extraídos del repertorio planeado para ese mismo ensayo.

Se requiere una insistencia constante sobre las posturas adecuadas, la sujeción del instrumento y la
postura corporal. La afinación es una búsqueda permanente que debe mantenerse aún desde el
mismo calentamiento hasta el final del ensayo.

Se deben construir una serie de ejercicios progresivos para que en la etapa de calentamiento se logren
avances de digitación, ejecución de dinámicas, articulaciones, tempos, crescendos, accelerandos,
ritardandos, que vayan conjuntamente involucrando la planificación y la creatividad del director pero
siempre en relación con el repertorio del día. El calentamiento es además la oportunidad para cualificar
la claridad y sensibilidad de estímulo/respuesta entre el gesto del director y la reacción de la
agrupación.

Es fundamental que aún desde la etapa de calentamiento se procure sincronicidad y acople del
ensamble; que se conduzca de manera cuidadosa lo relacionado con aspectos rítmicos, unificación del
timbre y el manejo del fraseo.

La segunda etapa del ensayo es para la ejecución de repertorio el cual debe corresponder con el nivel
técnico de la agrupación. Aquí es fundamental también la previa planificación del director. Se debe
asumir la responsabilidad didáctica y metodológica para descomponer una meta general en un
conjunto de pequeñas acciones individuales y graduales que en sumatoria conduzcan al logro
perseguido. Al momento del ensayo deben suceder más las actividades secuenciales planeadas que
las explicaciones extensas y distractoras.

Se empieza repasando alguna obra que recientemente haya quedado adelantada y a la que
posiblemente deba hacérsele algún ajuste. Da buena disposición psicológica iniciar con una obra de
las que se puede avanzar con fluidez. Se recomienda no abusar de esta etapa de repaso para no
cansar al grupo y por el contrario cuidarle su energía hasta el tiempo final del ensayo. Se debe
proseguir con una obra nueva, dispuesta para lectura a primera vista. Dicha obra debe contener
aspectos técnicos que la agrupación ya conozca y domine o que se aborden en la etapa de
calentamiento, al inicio del ensayo. De esta manera la experiencia de la primera lectura es propicia
para más aciertos que tropiezos.

Esta metodología de trabajo permite que en cada ensayo sucedan avances casi y se logren uno o
varios montajes de obras nuevas que entran a ampliar el repertorio de la agrupación. Cuando una
partitura requiere demasiadas repeticiones e insistencias produciendo demoras y frustraciones es la
muestra de haber fallado tácticamente en la selección y planificación y de haber seleccionado
repertorio que no corresponde con el nivel de la agrupación.

Es importante, además del repertorio acorde al nivel del grupo, estar realizando estratégicamente el
montaje segmentado de una obra de nivel superior, que se constituya en un reto, pero que no absorba
la mayoría del ensayo. Para el buen avance de este tipo de montajes se requiere la ayuda de los
líderes de cada una de las filas o secciones y que el director agende ensayos parciales, previos y
posteriores a los ensayos generales.

La duración de un ensayo musical depende de la necesidad, de la disponibilidad de los integrantes y


de la frecuencia con que puedan realizarse. En el caso de agrupaciones conformadas por niños y
jóvenes es necesario que como mínimo sucedan dos ensayos generales semanales, de hora y media
de duración, en donde se conjuguen los avances individuales de las prácticas de técnica instrumental,
aprendizaje de repertorio y de lenguaje musical. Se recomienda terminar el ensayo con la
interpretación de una obra musical de las bien aprendidas, que contenga vigor, motivación y energía.
Esta forma de concluir deja una sensación de satisfacción y aprecio por lo logrado.
El espacio de trabajo debe reunir las condiciones más aptas posibles en lo relacionado con la
adecuación de los aspectos climáticos. El manejo acústico debe ser correspondiente con el lugar
donde se realicen los conciertos. En lo humano debe suceder mucha cordialidad y propiciar la
participación equilibrada de todas las secciones de la agrupación. Las intervenciones verbales deben
ser valoradas por igual ya que el crecimiento del grupo es un asunto de todos.

Toda la capacidad de observación del director debe estar puesta en percibir las señales de su
auditorio. Saber decidir cuándo repetir, cuándo seguir adelante, cuándo retomar una etapa previa del
ensayo; saber mejorar el aspecto técnico de la interpretación musical pero también la corporalidad y la
emotividad de los músicos. Un ensayo musical debe tener un ritmo constante como si describiera el
viaje a través de un paisaje, siempre variado y novedoso. Es necesario que la planeación del director
involucre estrategias didácticas para que desde el inicio hasta el final se perciba un crescendo de
pequeños logros que alimenten la motivación de los músicos y se sientan invitados a regresar para
obtener más avances en el siguiente encuentro.
Ejercicios de Calentamiento para Banda de
Música.
Publicado: Viernes, 06 Junio 2014 17:33

Por: Luis Carlos Moreno Cardona

Tienes una agrupación inicial o intermedia y estás desperdiciando el tiempo


inicial de los ensayos? Es posible hacer del periodo de calentamiento la
oportunidad para mejorar tanto el sonido en grupo como la digitación individual.
Las rutinas de calentamiento aportan tanto al mejoramiento del sonido en conjunto como al
mejoramiento de la lectura y la digitación del instrumentista. En la etapa de iniciación del instrumentista
el calentamiento se debe realizar con secuencias lógicas que exploren las posibilidades del grado
conjunto diatónico y que con incrementos graduales de tempo sirvan también para desarrollar la
habilidad mecánica o de digitación del instrumentista sin descuidar la interpretación o musicalidad.

A continuación ponemos a su disposición un material basado en la lógica didáctica americana de los


“Grados de dificultad para banda”. Hace énfasis en la interpretación de frases cortas, desarrolla el
sentido melódico y amplia progresivamente el registro y la digitación.

Se proponen para ser interpretados en grupo, donde el director propone la velocidad de acuerdo al
nivel de la banda pero también pueden estudiarse de manera individual o por subgrupos.

Procedimiento en conjunto
•Se debe estudiar muy lento, dándole importancia al control de la respiración y a la emisión del
sonido.
•Hacer una lectura de arriba abajo de la partitura, pero siempre cuidando la buena producción del
sonido, el unísono grupal y la emisión de las frases.
•El director debe apuntar el tempo logrado de cada día y al día siguiente hacer un incremento
gradual de pulsaciones por minuto para cada ejercicio.

Procedimiento individual
Asignar diez minutos diarios del estudiante para la práctica de estas rutinas y revisarle
el tempo logrado con los ejercicios mecánicos 3, 4, 5, 6. Cada día el estudiante debe mejorar su propio
registro de velocidad. El profesor al final de la revisión apunta el registro individual y lo registra en un
listado visible para toda la agrupación. De esta manera se estimula el avance con el nivel de los demás
compañeros del grupo.

1.Bb Grado 1 Guión del director y partichelas


2.Bb Grado 2 Guión del director y partichelas
3.Eb grado 2 (próximamente)
4.Bb Grado 3 Armonizado (próximamente)

5.Eb Grado 3 Armonizado (próximamente)

6.F Grado 3 Armonizado (próximamente)

Si desea hacernos sus comentarios, o si requiere una partitura adicional para su formato, con gusto
atenderemos su petición.

Ejercicios para clarinete

Estos ejercicios para clarinete están desarrollados para el ejercicio diario y estudio del
clarinete, en todo lo relacionado con el sonido.
La marca del metrónomo desde 60 la negra,aumentando progresivamente la velocidad y
sin cortar la columna de aire.
Ejercicios de Emisión :
Ejercicios de Emision (1)
Ejercicios de Emision (2)
Ejercicios de Emision (3)
Ejercicios de Emision (4)
Material Complementario Clarinete

Objetivos de Ejercicios para clarinete:


• Aprender a controlar el aire mediante la respiración diafragmática y los músculos que
forman la embocadura de manera que posibilite una correcta emisión, afinación,
articulación y flexibilidad del sonido dentro de las exigencias del nivel.
• Adquirir y desarrollar hábitos de estudio básicos, correctos y eficaces.
• Conocer la técnica y los recursos para el control de la afinación del instrumento, en los
casos en que su naturaleza así lo permita.
• Ejercicios de respiración (sin y con instrumento) para el desarrollo de la capacidad
pulmonar
• Fortalecimiento de los músculos faciales. Desarrollo de la flexibilidad de los labios.
• Estudio de la caña.
• Ejercicios para el desarrollo progresivo de la capacidad técnica del alumno o alumna.
• Adquisición de técnicas y hábitos correctos y eficaces de estudio.
• Desarrollar la sensibilidad y la concentración necesarias para conseguir la capacidad de
discriminación auditiva, de manera que permita la escucha simultánea de las diferentes
voces, al mismo tiempo que se ejecuta la propia.
El calentamiento diario del clarinete.

La parte más importante de la práctica diaria es el calentamiento. Yo tengo un sistema que uso todos
los días tanto en clase como en mi práctica personal. Creo que cada aspecto del calentamiento debe
dar paso al siguiente y que el objetivo debe ser el calentamiento de todos los músculos, pequeños y
grandes. Este proceso debe además enfatizar la relajación y comodidad hacia el instrumento y a la vez
cubrir todos los aspectos de la ejecución clarinetística, esto incluye respiración, producción del sonido,
afinación, movimiento de los dedos, articulación (simple y múltiple), unidad sonora de los registros,
extensión del rango sonoro, consistencia y la combinación de todos ellos.

Empiezo tocando notas largas. Esto, al igual que el resto de mi calentamiento, es ejecutado con
metrónomo. El hecho de mantener las notas en un mismo tiempo todos los días ayuda a obtener
consistencia en la interpretación. Toco una escala cromática en notas largas. Establezco el metrónomo
en 60 y toco cada nota en tiempo de redondas y respiro cada cuatro notas. Tomo cuatro tiempos (es
decir una redonda) para respirar y continuar. Esto significa que uno es obligado a mantener la
respiración por 16 segundos. Asegúrate de respirar solo en el compás que sigue a las cuatro redondas y
trata de mantener un sólido mf en todos los registros. Sigue este ejercicio para asegurarte que cada nota
del clarinete es tocada con un buen sonido cada día. Yo practiqué las quintas y doceavas por muchos
años, pero encuentro este otro sistema muy superior ya que estoy forzado a escuchar cada nota, una
tras otra, todos los días. Aquellas notas que tenían una calidad inferior o que no estaban afinadas en
relación con su inmediata anterior eran arregladas mucho más rápido. Usa un afinador para verificar la
afinación de cada nota también.

A continuación, toco todas las escalas del método Klosé (página 123 en la mayoría de ediciones) ya sean
en mayor, menor armónico o melódico (esto varía cada día) a un tiempo de negra = 60. Las toco ligadas y
extendidas a tres octavas. Esto es seguido por el ejercicio de la página 14 del libro III de Langenus, los
arpegios mayores y menores: Esto también es tocado a 60 la negra y ligado.

Luego empiezo a acelerar el tiempo en los dedos. Yo toco el estudio de terceras de Klosé a 120 la negra,
una vez más todo ligado. No deseo empezar con articulación alguna hasta que los dedos estén relajados
y en buen calentamiento. Vuelvo a acelerar el tiempo, esta vez a 176, para tocar todas las escalas del
método de Klosé, y a 160 las terceras del mismo autor junto con los arpegios del método Langenus.
Ahora empiezo a calentar la lengua. Yo uso el libro III de Langenus, página 22, para el calentamiento del
estacato simple. Dr. John Mohler ( mi maestro, ahora retirado de la Universidad de Michigan) nos
enfatizaba que este era el ejercicio más importante ya que desarrolla velocidad en la lengua. Yo creo
que la idea de tensión y relajación -tensión en las dos notas rápidas y relajación en la nota larga- es la
misma que se tiene cuando se trabaja con pesas en un gimnasio. Yo he descubierto que luego de 25 años
que he estado trabajando con este ejercicio, la velocidad y precisión de mi lengua ha ido mas allá de lo
que pude soñar. Empiezo en 120 la negra y repito el ejercicio cuatro veces, a 144, 176, 208 y 224: Todo
esto en estacato simple.

A esta altura incluyo el estacato simple con el movimiento de los dedos, una vez más usando las
escalas del método de Klosé. Las toco todas con ataque de lengua a 132 la negra y dos notas ligadas y
dos separadas a 176. Siempre varío entre escalas mayores y menores cada día. Luego empiezo con el
triple estacato y para esto toco escalas mayores siguiendo este patrón rítmico:

Las toco a 120, 144, 176, 208, 240 y 288. Luego toco más escalas, todas en triple estacato, esta vez
siguiendo este patrón rítmico:

Esto lo ejecuto a un tiempo de negra = 160, 192, 224, y 320. Para terminar practico mi respiración
circular con las escalas del método de Klosé que ya mencioné.

Todo este calentamiento me toma entre 45 minutos a una hora si no tengo que trabajar en mis cañas.
Normalmente, continúo con música que estoy estudiando por 30 ó 45 minutos. Como dije, creo que cada
paso del calentamiento lleva al siguiente y que cada parte del clarinetista esta lista. También soy de la
idea que este sistema previene alguno de los problemas físicos que muchos músicos padecen, ya sean
musculares o de tendones. Quizás suene exagerado, pero siento que no me falta técnica cuando esta es
requerida. Las notas largas y el tocar lento ayuda a la estabilización y control del sonido.

Yo no varío mi calentamiento cuando tengo que dar un concierto, ni tampoco tengo uno especial para
recitales o para música contemporánea. Soy de la idea que si un intérprete está involucrándose en la
música contemporánea de una manera diferente a la “tradicional”, es porque ese instrumentista toca el
clarinete de una manera inapropiada. Mi calentamiento siempre me toma el mismo tiempo y si sucede
que no tengo mucha disponibilidad en mi práctica, dejo entonces de practicar la respiración circular.
Esto sucede muy rara vez.

Espero que esta rutina pueda ser de ayuda a otros. Yo la he enseñado por mas de diez años y como
pueden darse cuenta, creo mucho en este sistema de calentamiento. Si enseño esto a mis alumnos,
siento que son ellos quienes se estan enseñando a sí mismo, mucho mas que si YO no insistiera en este
sistema. Después de todo, ellos son sus propios maestros la mayoría del tiempo.
Robert Spring es reconocido por su asombrosa maestría con el clarinete. Este
dedicado instrumentista americano empezó su pasión por el desarrollo de la
técnica -especialmente el staccato - cuando un maestro suyo le dijo que él
simplemente no podía reproducir un staccato rápido. El siguiente texto abarca
varios aspectos a considerarse durante el calentamiento diario. Este sistema le ha
permitido desarrollar a Spring una técnica envidiable.
Reproducido con permiso del autor y traducido por Marco Mazzini. Este texto se
puede apreciar de manera práctica en este recomendado
Cómo sacarle un buen sonido al clarinete
El clarinete en Si bemol puede ser un instrumento difícil de tocar. Mientras que es fácil
sacarle sonidos, el verdadero desafío consta en sacarle un buen sonido. Aunque el sonido
deseado varía según el gusto o estilo de interpretación, un buen sonido, rico, es siempre
importante

Pasos

1
Elige una buena caña. La mayoría de los principiantes comienzan utilizando una de
2 o de 2 ½, pero si ya tienes experiencia tocando y te estás moviendo hacia los
registros más altos y/o las notas altissimo, puedes probar con una de 3 o 3 1/2.

2
Tener el mejor clarinete que puedas. Si todavía estás tocando el clarinete hecho a
mano de tus veintes, tal vez sea hora de ir progresando. Búscate un clarinete de
plástico de buena calidad, o bien de madera. Los de madera generalmente tienen
una buena calidad de tono, pero los de plástico pueden sonar igual de bien y son
más baratos. Si ya tienes un buen clarinete, asegúrate de mantenerlo en buenas
condiciones. Limpiarlo, aceitarlo y calibrarlo una o dos veces al año es muy
importante.

3
Practica las notas de garganta abierta. El Fa, Fa#, Sol, Sol#, La y Sib son las
notas de garganta abierta para el clarinete. Osea, para tocar estas notas debes
tapar muy poco (o ningún) agujero, y generalmente se abren muchos. El aire va a
viajar poco a través del clarinete, dándole menor resonancia. Siéntate derecho y
utilizando el diafragma sopla tocando el Sol abierto. Trata de relajar la garganta así
suena bello y abierto tratando de no perder la embocadura. Esto toma años de
práctica y entrenamiento muscular.

4
Asegúrate de que la embocadura es correcta. Muchos intérpretes que recién
están comenzando o que nunca tuvieron una correcta formación, cometen el error
de “ahogar” la lengueta demasiado con el labio inferior, cerrando la garganta para
regular en flujo de aire, entre otros varios errores. Para lograr una embocadura
correcta debes achatar tu labio inferior contra la mandíbula inferior (como si
estuvieras poniéndote lápiz labial), lo cual achatará también tu barbilla. Coloca la
boquilla sobre tu labio inferior y descanza tu labio superior sobre ella y cierra los
espacios vacíos con tus labios. Esto previene que ejerzas demasiada presión en la
caña, facilitando la producción de un sonido rico y lleno.

5
Asegúrate de llenar el clarinete de aire. Aunque es un instrumento
pequeño,cuesta bastante sacarle el mayor potencial de sonigo y volúmen. Cuando
respires llena tus pulmones desde abajo hacia arriba, y asegúrate de soplar desde
tu estómago y no desde tu garganta. Es muy importante estar sentado derecho,
relajado y con una postura correcta. Si se realiza esta práctica durante un período
de tiempo prolongado vas a notar como tu capacidad pulmonar crecerá y se
fortalerán tus abdominales. Si tienes problemas experimentando cómo se siente
esta forma de respirar, prueba poniéndote de pie, con los pies juntos, depositando el
peso de tu cuerpo sobre los talones hasta el punto de casi inclinarte hacia adelante.
Toca algo. Cuando hayas sentido forma de respirar, deberías poder repetirla cuando
toques sentado.

6
Practica y toca con frecuencia. La calidad de los tonos que toques sólo mejorará
en la medida en que practiques, y es realmente útil con las notas más altas y las
más bajas.

7
Sigue practicando. Una buena calidad de tono no se consigue de la noche a la
mañana, y en verdad todo se resume a técnica y dedicación al instrumento.

8
No dejes de practicar. Definitivamente, vale la pena.
Consejos
• Deberías cambiar las almohadillas de las teclas cada dos años, mas o menos.
• Si tienes demasiados problemas para tocar las notas agudas, suena rasgado o incluso si
algunas notas no suenan, haz que examinen tu instrumento en una casa de música de
confianza. Es muy probable que necesite reparación y sonará mucho mejor una vez
realizada.
• Insiste. La frase "la práctica hace al maestro" también se aplica en este caso. Si trabajas
con dedicación, notarás que la calidad de sonido mejorará progresivamente.
• Experimenta con cañas. Según la marca, una caña de 2 1/2 usualmente es demasiado
liviana para sacarle un buen sonido a las notas agudas, pero una caña demasiado dura
desgastará la embocadura haciendo que tocar sea muy difícil. Empieza con las livianas y
ve subiendo de calibraje. Pide ayuda y asistencia en una casa de música para evitar
realizar una mala compra.

Advertencias
• Asegúrate que las cañas no estén astilladas y que sí estén alineadas con la embocadura.
Las cañas astilladas producen chillidos, sostenidos o bemoles indeseables y otros
problemas.
• Cuidado con los malos clarinetes. Un clarinete usado, viejo o dañado no tendrá un buen
tono, no importa que le hagas. Un clarinete nuevo puede ser costoso pero es altamente
recomendable.
Como tocar el clarinete

Un clarinete es un instrumento de viento-madera con un hermoso sonido redondeado. Los


clarinetes tienen uno de los rangos de tono más grandes de todos los instrumentos
musicales, lo que los convierte en uno de los instrumentos más interesantes que puedes
aprender a tocar. Ya sea que estés aprendiendo para la banda de la escuela o por tu
cuenta, es importante aprender cómo armar el instrumento, cómo sostenerlo
correctamente, cómo producir un tono parejo y empezar a tocar de la forma correcta.
Parte 1 Aprender el instrumento

1
Consigue un clarinete apropiado para tus fines. Si apenas estás empezando en
la banda de la escuela, es común alquilar un clarinete de la escuela o de una tienda
de música en tu ciudad. Es mucho más fácil aprender con un instrumento mantenido
correctamente que esté nuevo en lugar de con uno que haya estado guardado en el
ático acumulando mildiú. También es mucho más barato que comprar un modelo
nuevo.
• Si eres principiante, es recomendable un clarinete de plástico. Los clarinetes Selmer
o Buffet E11 de madera son modelos populares, pero los clarinetes de madera
generalmente están diseñados para clarinetistas más avanzados porque pueden ser
más difíciles de tocar. Generalmente, es común usar una caña suave, de un tamaño
entre 1 y 2 1/2.
• Si tienes un clarinete viejo que quieras usar, llévalo a una tienda de música para
arreglarlo. Es probable que las almohadillas deban cambiarse para asegurar que
obtengas un tono claro.
1.

2
Inspecciona el clarinete y aprende los nombres de las partes. La mayoría de
clarinetes vienen en estuches con espacios para cada componente del instrumento.
Cuando sea momento de sacarlo y armarlo, inspecciona el estuche para asegurarte
de tener todas las partes listas y en condiciones operativas.[1] Las piezas se
ensamblan de la parte inferior a la superior, en el siguiente orden:
• La campana es el componente inferior del clarinete y se abre en abanico como un
megáfono.
• La pieza inferior compone el cuerpo principal del clarinete y tendrá una pieza de
conexión de corcho solo en un extremo.
• La pieza superior compone la otra sección principal del cuerpo del clarinete y tendrá
corcho en ambos extremos. Alinea la bisagra recta de metal en ambas piezas para
orientar el barrilete correctamente.
• El barrilete debe ser una pieza corta, de 7,5 a 10 cm (3 a 4 pulgadas) y ligeramente
más ensanchada en un extremo que en el otro.
• La boquilla es la sección superior del instrumento y debe venir con una atadura de
metal o de cuero, la cual se usa para sostener la caña en su lugar. Alinea la parte
inferior de la boquilla con la llave de octava larga y recta en el instrumento.

3
Ensambla la boquilla y la caña correctamente. Desliza la caña entre la atadura y
la boquilla con la parte plana mirando hacia adentro. Ajusta las perillas en la atadura
hasta que esté lo suficientemente ajustada como para quedarse puesta. Ajustarla
demasiado puede ejercer presión sobre la boquilla, así que hazlo ligeramente.
• No coloques la caña más arriba que la boquilla, lo cual hace que sea
extremadamente difícil producir una nota. La punta de la caña debe estar alineada
con la punta de la boquilla.

4
Sujeta el clarinete correctamente. El clarinete debe sostenerse en dirección
opuesta a ti, a un ángulo de 45 grados con la campana apenas más allá de tus
rodillas. Mantén la cabeza en alto y la espalda recta al tocar. El clarinete debe ir
hacia tu boca; tu boca no debe ir hacia el clarinete.
• El clarinete debe sostenerse con la mano derecha en la pieza inferior y el pulgar en
el descanso para el pulgar en la parte trasera. Tus otros tres dedos deben estar
apoyados sobre los tres agujeros correspondientes.
• Tu mano izquierda debe sostener el instrumento por la pieza superior. El dedo
pulgar debe estar apoyado sobre la llave de octava en la parte trasera del
instrumento. Tus otros tres dedos estarán apoyados en las tres teclas principales en
la parte inferior de la pieza superior del clarinete.
• Cuando no estés usando los dedos, mantenlos muy cerca de los agujeros para que
sea más fácil que lleguen a las teclas cuando se necesiten. Si mantienes los dedos
demasiado lejos del clarinete, será difícil tocar cosas rápidas.
2.

5
Moja la caña antes de tocar. Si tratas de tocar con una caña seca, sonará mal y
probablemente chirríe más a menudo. Antes de una presentación, coloca la caña en
un frasco pequeño o botella de agua. Chupar la caña no producirá el tono deseado y
puede ocasionarle daños. Remoja la caña en agua mientras no estés tocando para
eliminar las bacterias.
• Trata de empezar con una caña más suave, entre los tamaños 1 y 2 1/2. A medida
que los músculos de tu boca se fortalezcan, empezarás a necesitar cañas más
duras.
• Sabrás cuándo pasar a una caña más dura cuando el clarinete empiece a sonar
como una persona hablando con la nariz tapada. Tu profesor también te dirá si
necesitas una caña más suave o más dura.
6
Desarma y limpia el clarinete después de cada uso. Cada vez que toques el
clarinete, tienes que desarmarlo y limpiarlo para evitar que la humedad se acumule
dentro de él. Puedes limpiar el instrumento bastante rápida y fácilmente.
• La mayoría de clarinetes debe venir con un trapo para limpiarlo, el cual puedes
pasar a través del cuerpo del clarinete después de cada uso. Un extremo debe tener
una cuerda, la cual debes usar para jalar el trapo a través de cada sección del
clarinete. Esto solo toma un minuto, pero ayuda a mantenerlo en condiciones
operativas.
• De vez en cuando, también es bueno usar un hisopo para limpiar alrededor de los
puntos de conexión, en donde pueden acumularse la saliva y las partículas
pequeñas.[2]
• Engrasa los corchos regularmente. Puede ser difícil armar y desarmar el clarinete si
dejas que los corchos se sequen. Una vez que toques el clarinete muy seguido,
puedes engrasar los corchos alrededor de una vez por semana. Si engrasas los
corchos demasiado, pueden deslizarse y salirse.
Parte 2 Tocar una nota
1.

1
Coloca el clarinete en tu boca correctamente. Di "wiii" y, mientras sostienes esta
forma, di "tu". Sostén esta forma (conocida como la embocadura) y coloca el
clarinete en tu boca.
• Mantén la mandíbula plana. Tus dientes superiores deben estar plantados
firmemente en la parte superior de la boquilla, del lado opuesto al de la caña.
• Si solo empujas el clarinete hacia tu boca y soplas, será difícil producir una nota.
Toma un poco de trabajo hacer la forma correcta con la boca, llamada la
embocadura.

2
Sella las comisuras de tus labios alrededor de la boquilla. Si tus labios no la
sellan lo suficiente, el aire se escapará y no saldrá ningún sonido. Trata de levantar
las comisuras de tus labios para ajustarlas aún más. Tu lengua debe estar
apuntando a la caña cuando toques, pero sin tocarla.
• Puede ser difícil acostumbrarte a esto al principio, y es probable que aprendas mejor
tomando clases.
3
Trata de obtener un tono prejo. Con la boca en la posición correcta, simplemente
trata de soplar para producir un tono. Experimenta con diferentes potencias de aire y
obtén una idea de cuánto toma obtener del clarinete un tono que tenga un buen
sonido. Esto tomará un poco de trabajo. Si no presionas ninguna tecla, tocarás un
Sol abierto.
• Si chirriaste, no te desanimes. Es difícil acostumbrarse a la forma de la boca para el
clarinete. Solo sigue intentando y experimentando con diferentes cantidades de aire
para soplar a través del clarinete.

4
Mantén las mejillas apretadas. Puede ser tentador inflar las mejillas al tocar, pero
obtendrás un tono más parejo y consistente si evitas esto. Practica tocar frente al
espejo para evitar inflarlas.[3]
• Al principio, esto puede hacerte chirriar mucho más. Si chirrías mucho, revisa en
dónde está tu boca en la boquilla. Asegúrate de que no esté ni muy arriba ni muy
abajo. Tu profesor puede ayudarte con esto. También asegúrate de que la caña esté
alineada correctamente.

5
Trata de tocar unas cuantas notas. Presiona algunas teclas para experimentar con
diferentes notas, viendo cómo cambia la fuerza que tienes que usar para soplar a
través del clarinete. Trata de obtener una idea de qué es lo que hace que el sonido
sea más agudo o grave. Simplemente experimenta por un rato.
• Cuando estés tocando, siempre cubre los agujeros completamente. Si no lo haces,
las notas no saldrán. Sobre todo cuando estés usando la llave de registro, asegúrate
de que todos los agujeros estén cubiertos completamente.[4]
Parte 3 Dar el siguiente paso

1
Consigue un cuadro de digitación. Busca en tu tienda de música local otra vez
para ver qué clases de libros de clarinete para principiantes tienen. Algunos
comúnmente utilizados son Band Expressions ("Expresiones de banda"), Standard
of Excellence("Estándar de excelencia") y Rubank Elementary Method ("Método
elemental de Rubank"). Todos estos te enseñarán cómo tocar canciones y aprender
la digitación adecuada para cada nota.[5]
• Será difícil llegar muy lejos con el clarinete sin aprender a leer partituras. El clarinete
es un instrumento de clave de Sol en el rango de Si bemol, así que tendrás que
aprender los conceptos básicos de la clave de Sol para aprender más sobre cómo
tocar el instrumento. La mejor forma de hacer esto generalmente es con la banda de
la escuela o con clases privadas.

2
Practica escalas y arpegios. Si practicas escalas y arpegios, tu técnica para los
solos y otro tipo de repertorio será mucho más fluida. Los patrones para los dedos
son esenciales para tocar bien el clarinete, y puedes aprenderlos rápidamente
practicando estos melismas.
• Es probable que, a la larga, tu profesor te los enseñe, si tienes uno.

3
Aprende canciones. Como con cualquier instrumento, si solo estás tocando por
diversión, empieza con cosas que sepas. Existen bastantes piezas populares no
demasiado desafiantes para clarinete, sobre todo si te gustan el swing y el jazz, el
cual es más intuitivo. El repertorio clásico puede ser más demandante, pero hay
piezas más fáciles si buscas bien.
1.

4
Considera tomar clases privadas. Es muy difícil aprender a tocar el clarinete solo
de leer un libro. Es mejor empezar con un profesor en lugar de por tu cuenta de
forma que no te pierdas de nada ni aprendas nada equivocado. A menudo, los
profesores de música de la escuela ofrecen clases baratas.
• Puedes desarrollar malos hábitos sin siquiera saberlo, lo cual puede hacer que sea
difícil ir más allá de un determinado nivel de habilidad. Si quieres tocar el clarinete
de la forma correcta, toma clases.
2.

5
Únete a la banda o la orquesta de tu escuela. Si estás realmente interesado en
tocar el clarinete, busca un profesor y únete a una banda u orquesta.
• Prepárate para el camino largo. No vas a convertirte en un buen clarinetista de la
noche a la mañana. Empieza con los conceptos básicos y luego pasa a cosas más
avanzadas. Tocar un instrumento es un proyecto de aprendizaje de toda la vida.
Consejos
• Siempre calienta antes de tocar cualquier canción. Esto alistará a tu boca y tus dedos y
también te ayudará a asegurarte de que la caña esté en condiciones operativas.
• Si no estás seguro de cómo tocar una nota, consulta un cuadro de digitación.
• Si no estás seguro de si quieres comprar un clarinete aún, alquilar uno es una muy buena
opción, sobre todo si tu tienda de música ofrece alquiler con opción a compra.
• Tienes que limpiar la caña con frecuencia; de otro modo, se romperá.
• Como con cualquier otro instrumento, debes llevarlo regularmente a que lo inspeccionen
en tu tienda de música local para asegurarte de que todo ande bien.
• Asegúrate de mantener firme la embocadura; la mandíbula debe estar plana y la boca
debe estar volteada.
• Escucha a clarinetistas profesionales y trata de sonar y "fluir" como ellos. Empieza con la
imitación y gradualmente desarrollarás tu propio sonido único.
• Si eres un clarinetista más avanzado, es posible que quieras subir de categoría a un
clarinete de madera de mejor calidad. Buffet y Selmer son marcas de clarinetes muy
populares que venden muchos modelos muy buenos.
• Mantén tu clarinete en un área a temperatura ambiente. Si se enfría mucho, puede sonar
desafinado.
• No soples con demasiada fuerza o tomes una gran parte de la boquilla entre tus labios.
Esto hará que sea más difícil tocar y te hará sonar mal, sin mencionar el chirrido que
producirá.
Advertencias
• No muerdas la boquilla con demasiada fuerza. Esto puede dañarla y hacer que te duelan
los dientes.
• Nunca masques chicle o comas o bebas cosas azucaradas mientras estés tocando o
antes de hacerlo. La comida puede introducirse en el clarinete o tu saliva puede secarse
dentro de él y hacer que el interior se vuelva pegajoso.
• El clarinete es un instrumento muy difícil de aprender a tocar bien sin un profesor. Puede
ser fácil empezar pero, a menos que quieras quedarte atascado para siempre en la
música para principiantes, puede ser mejor que consigas a un profesor.

Cosas que necesitarás

• Una atadura
• Un trapo o hisopo para limpiar
• Grasa para corcho
• Aceite para agujeros (para clarinetes de madera)
• Un libro de música para ayudarte a empezar
• Un profesor o amigo (opcional, pero un profesor sabrá mejor las técnicas)
• Estuche para clarinete
• Un lápiz para anotar los tiempos, las notas, etc., con los que tengas dificultades en tu
partitura
• Sello rojo (para clarinetes de madera)
• Una caña (tamaño 2 1/2 o 3 para principiantes)
• Agua en una botella o frasco
• Un afinador para asegurarte de que tu clarinete esté afinado
• Un metrónomo para mantener el ritmo de una canción determinada
• Un lápiz (necesitarás un lápiz para recordarte cómo tocar una nota)
• Un estuche para la caña
20 Consejos a la hora de tocar el clarinete
1. No seas vergonzos@, los musicos estamos para hacer que la gente disfrute de la
musica

2. Si un pasaje complicado no te sale, practicalo pimero mas despacio y añade poco a


poco la velocidad...

3. Si fallas ¡no pasa nada¡ todos fallamos, hasta los mejores


Y si fallas en medio de la actuacion procura mantenerte sereno y simplemente seguir con la obra, ¡la musica devbe
continuar¡

4. Siente la musica, mientras tocas puedes moverte, es mucho mejor que tocar rigido

5. Actitud positiva "lo voy a hacer genial"

6. El clarinete no es un instrumento facil ¡paciencia¡

7. No te frustres, la musica es para disfrutarla, si te sientes frustrado, tomate un


descansso

8. En una actuacion, recuerda:


-No parecer nervioso ni tocar mas rapido de la cuenta
-Tu eres el que toca, tu tienes el control y tu llevas la musica, no te distraigas
-No te frustres si algo sale mal y continua con la obra
-Siempre se seguro y sobre todo disfruta tocando, el publico lo nota

9. No pierdas la costumbre de tocar

10. Procura limpiar bien el clarinete tanto por dentro como por fuera
Ademas de cuidar la caña, tener cuidado con los cambios de temperatura y por Dios ¡que no se te caiga al suelo¡
Para tocar bien tenlo siempre en un buen estado,limpio

11. Cuando toques en una actuacion, mantente sereno y concentrado, no hagas caso
de los oyentes ,

12. NUNCA comas antes ni durante estes tocando,


Por el contrario, no pasa nada si necesitas un trago de agua, pero sin pasarte
13. Repasa la tabla cromatica cada cierto tiempo

14. Practica a menudo pero sin cansarte

15. No dudes en preguntar cualquier duda a tu profesor/director

16. "Proyecta" l sonido, nunca toques por tocar o tocar sin color, tienes que darle vida a
las partiturAS
Y hacer correctamente los matices hara esta tarea un 80% mas facil, el otro 20% es mucho mas dificil de conseguir,
pero si sabes y sientes lo que tocas, no habra problem

17. Afina lo mejor que puedas si vas a tocar en grupo o en una banda
La nota de afinacion principal del clarinete es el si natural...aunque menos usadas, se suelen unsar tanto el sol natural
grave como el sol natural agudo para perfeccionar la afinacion

18. Calentamientos
Antes de ensayar si estas nervioso realiza ejercicios de concentracion y atencion como tocarse la rodilla izquierda con la
mano derecha y la rodilla derecha con la mano izquierda a un buen ritmo....los ejercicios de abductor tambien pueden
ayudarte a la hora de mejorar la circulacion corporal

19. Procura no practicar a tocar si estas nervioso, o en tal caso procura relajarte

20. Estudia distintos estilos, distintos velocidades,etz

También podría gustarte