Está en la página 1de 13

NIA 300

PLANIFICACION DE LA AUDITORIA DE ESTADOS FINANCIEROS

Planificación

La planificación de una auditoria implica el establecimiento de una estrategia


global de auditoria en relación con el encargo y el desarrollo de un plan de
auditoria. Una planificación adecuada favorece la auditoria de estados financieros
ayuda al auditor a prestar una atención adecuada a las áreas importantes, a
identificar y resolver problemas potenciales, facilita la dirección y supervisión de
los miembros del equipo del encargo.

Para la planificación de la auditoría, el auditor debe tener en cuenta la entidad y su


entorno. Esta planificación le permite obtener un entendimiento del marco de
referencia legal y determinar procedimientos de evaluación del riesgo, aspectos
importantes para el desarrollo de la auditoría, teniendo en cuenta que la
planeación es un proceso continuo e interactivo.
Actividades de planificación:

El auditor establece una estrategia global de auditoria que determine el alcance, el


momento de realización y la dirección de la auditoria. Tales como

a) Identificar las características del encargo de auditoria.


b) Determinará los objetivos del encargo en relación con los informes a emitir
con el fin de planificar el momento de realización de la auditoria y la
naturaleza de las comunicaciones requeridas.
c) Considerará los factores que según el juicio profesional del auditor sean
significativos para la dirección de las tareas del equipo de auditoria.
d) Considerará los resultados de las actividades preliminares del encargo y en
su caso si es relevante el conocimiento obtenido en otros encargos
realizados para la entidad por el socio del encargo.

Actividades preliminares del encargo


El auditor deberá realizar las siguientes actividades al inicio del encargo de
auditoría:
Realizar procedimientos requeridos por la NIA 220:
“Control de calidad de la auditoría de estados financieros” sobre la aceptación y
continuidad de las relaciones con el cliente y encargos específicos de auditoría.
De esta forma, el auditor deberá cerciorarse sobre si se han seguido los
procedimientos apropiados para la aceptación y la continuidad de las relaciones
con el cliente, así como determinar si las conclusiones establecidas en ese sentido
son las apropiadas. Si la información obtenida propicia que se rehúse el encargo,
el socio del encargo comunicará dicha información a la mayor brevedad, de tal
modo que se puedan adoptar las medidas necesarias.

Evaluar el cumplimiento de los requisitos éticos pertinentes:


Incluida la independencia, de acuerdo con la NIA 220, “Control de calidad de la
auditoría de estados financieros”. Por tanto, a lo largo del encargo de auditoría, el
socio de este tendrá que mantenerse alerta, observando y haciendo preguntas
necesarias para obtener evidencia sobre el incumplimiento o no de los
requerimientos éticos pertinentes por los miembros del equipo. Si el sistema de
control de calidad de la firma de auditoría entiende que existen incumplimientos, el
socio del encargo informará a la entidad auditora acerca de la imposibilidad de
resolver la cuestión y así adoptar las medidas oportunas.

La observancia y vigilancia de la independencia es capital:


De este modo, el socio del encargo deberá concluir sobre el cumplimiento de los
requisitos de independencia aplicables al mismo. En esta dirección, el socio que
firmará el encargo tendrá que obtener información pertinente de la firma y cuando
sea aplicable, de las firmas de la red, para identificar y evaluar circunstancias y
relaciones que amenazan la independencia. También deberá evaluar la
información sobre los incumplimientos identificados de las políticas y
procedimientos de independencia de la firma de auditoría para determinar si
suponen una amenaza a la independencia.
Tomar las medidas apropiadas para eliminar tales amenazas o reducirlas a un
nivel aceptable:
Mediante la aplicación de salvaguardias o incluso retirarse del encargo de
auditoría cuando sea posible de acuerdo a la legislación aplicable. Igualmente,
siempre deberá informar oportunamente si le es imposible resolver la cuestión
para adoptar las acciones apropiadas.

Comprender los términos del encargo:


Según lo requerido en la NIA 210, “Acuerdo de los términos del encargo de
auditoría”. El auditor acordará los términos del trabajo de auditoría con la dirección
o con los responsables de la administración de la entidad, según se trate. El
contenido del encargo de auditoría se suscribirá en una carta de encargo u otra
forma adecuada de acuerdo escrito (por ejemplo, contrato) e incluirá:
a) El objetivo y alcance de la auditoría de los estados financieros.
b) Las responsabilidades del auditor.
c) Las responsabilidades de la dirección.
El encargo de la auditoria
Si las leyes o disposiciones propias del país prescriben de forma suficientemente
detallada los términos del encargo de auditoría, el auditor no tendrá que hacerlos
constar en un acuerdo escrito, salvo el hecho de que éstas son aplicables y de
que la dirección reconoce y comprende sus responsabilidades, de conformidad
con lo establecido en las NIA.

En las auditorías recurrentes, el auditor deberá valorar si las circunstancias


actuales requieren la revisión de los términos del encargo y si es necesario
recordar a la entidad los términos existentes del encargo de auditoría. Pongamos
el ejemplo de una limitación al alcance del trabajo del auditor por no acceder a
verificar un determinado almacén de inventarios, deberá ser considerada en la
revisión del encargo en ejercicios próximos.

La realización de estas actividades preliminares (aceptación y continuidad,


requisitos éticos y revisión del encargo) al inicio del mismo ayudará a quienes lo
ejecuten a identificar y evaluar circunstancias que podrían afectar de forma
negativa su capacidad para planificar y ejecutar el encargo. Por ejemplo, sería un
gran problema que el auditor se enterara a mitad del trabajo que el jefe de equipo
de la auditoría fue anteriormente el director financiero de la entidad auditada.

Por otro lado, realizar las actividades preliminares permite una mejor ejecución del
plan de auditoría e identificar que el auditor mantiene la independencia necesaria y
la capacidad para realizarlo, así como que no existen problemas sobre la
integridad de la dirección que puedan afectar la voluntad de este y que no existen
malos entendidos con el cliente por los términos del encargo.
La función y el momento de realización de la planificación

La planificación incluye la consideración del momento de realización de


determinadas actividades y procedimientos de auditoria que deben finalizarse
antes de la aplicación de los procedimientos de auditoria posteriores. La
planificación incluye la necesidad de considerar antes de la identificación y
valoración por parte del auditor de los riesgos de incorrección material, cuestiones
como las siguientes:

a) Los procedimientos analíticos que van a aplicarse como procedimientos de


valoración del riesgo.
b) La obtención de conocimiento general del marco normativo aplicable a la
entidad u del modo en que la entidad está cumpliendo con dicho marco.
c) La determinación de la importancia relativa.
d) La participación de expertos.
e) La aplicación de otros procedimientos de valoración del riesgo.

Una vez ya se tenga creada la planificación, el auditor podrá discutirla con la


dirección de la entidad de para facilitar la realización y dirección del encargo de
auditoria. Si bien estas discusiones ocurren con frecuencia la estrategia global de
auditoria y el plan de auditoria son responsabilidad del audio. No planificar una
auditoría, o no hacerlo de la forma más eficaz, tiene consecuencias indeseables
para el trabajo posterior como:

a) Por ejemplo, la no identificación previa de posibles errores materiales.


b) Aumentarán los costos de la auditoría, pues con toda probabilidad se
perderá más tiempo en aspectos inmateriales y/o se duplicarán tareas.

Lo apropiado es que la planificación se realice y soporte debidamente en los


papeles de trabajo, deberemos entender cuál es la mejor forma de abordarla.
Dentro de las tres fases de la auditoría que se suelen definir (planificación,
ejecución de trabajo y emisión de la opinión o dictamen de auditoría), la
planificación es la primera, por lo que es esencial en el transcurso del encargo.

Si considerásemos un año natural, es decir, que cierra el 31 de diciembre de


20XX, la fase de planificación de la auditoría de un cliente suele realizarse con
anterioridad al cierre de dicho ejercicio, alrededor de los meses de septiembre y
octubre. Posteriormente, se llevará a cabo la revisión del sistema de control
interno, en la que se tomará la decisión de adoptar un enfoque de cumplimiento u
enfoque sustantivo en función de las áreas de auditoría.

El enfoque de cumplimiento suele ser más importante en aquellas áreas de


auditoría en las que los ciclos son muy estandarizados y repetitivos, tales como
clientes/ventas y proveedores/compras. No así en las transacciones, por ejemplo,
del área de provisiones, donde la probabilidad de cometer un error contable es
más elevada al ser operaciones con una casuística más extraña y compleja.

Dentro de las Normas Internacionales de Auditoría, la NIA 300 “planificación de la


auditoría de estados financieros” es la que se encarga de abordar las actividades
de planificación. El objetivo de una adecuada planeación es realizar el encargo de
forma eficaz. El alcance de la NIA 300 menciona la responsabilidad del auditor
para planificar una auditoría de estados financieros, en concreto para las
auditorías recurrentes; no obstante, para las de primer año hay una serie de
consideraciones adicionales a tener en cuenta. A continuación mostramos un
diagrama con las fases principales de la planificación:
INTRODUCCION
Al inicio de cualquier actividad ya sea de suma importancia o no, todas
necesitan de una planeación eficaz para su correcta realización. En las
actividades cotidianas de la vida podemos observar que la planeación está
presente.
La realización de una auditoria, es un proceso complejo y minucioso, por lo
que esta actividad necesita de una correcta planeación. Para lograr esto,
las Normas internacionales de auditoría, exactamente en la NIA 300 indica
cómo realizar la planificación, así como los aspectos a considerar y demás
factores que afectan.

OBJETIVOS
 Comprender el contenido de las normas internacionales de auditoría.
 Aprender cómo se realiza una planificación, entendiendo todos lo
que implica planificar de manera correcta.

CONCLUSIONES
Para realizar la planificación, se debe tomar en cuenta el encargo de
auditoría y el entorno de la entidad a auditar.

La planificación consiste establecer estrategias y técnicas de auditoría para


la realización correcta y puntual de la auditoria.

La Planificación es una etapa de la auditoria por lo que el momento de su


realización es antes de la aplicación de los procedimientos de auditoría.

RECOMENDACIONES
En la entrevista preliminar se debe investigar el entorno de la entidad, y
establecer que abarcara el encargo de auditoria porque esos datos sirven
en la planificación de la auditoria.

Toda la planificación debe quedar debidamente documentada, como


respaldo de la auditoria.
BIBLIOGRAFIA
http://legal.legis.com.co/document?obra=rcontador&document=rcontador_f0
fa698855e500c4e0430a01015100c4
REVISTA INTERNACIONAL LEGIS DE CONTABILIDAD Y AUDITORÍA N°:57, ENE.-
MAR./2014, PÁGS. 11-36