Está en la página 1de 5

RESTAURANTE LA EMBAJADA

ANTIOQUEÑA
El Hotel la Embajada Antioqueña ofrece un alojamiento que acepta mascotas en
Cúcuta. Alberga un restaurante.

Las habitaciones cuentan con TV de pantalla plana por cable y baño privado con
bañera. El Hotel la Embajada Antioqueña cuenta con WiFi gratuita en todas las
zonas.

La recepción está abierta las 24 horas.

El aeropuerto más cercano es el aeropuerto internacional Camilo Daza, situado a


4 km del Hotel la Embajada Antioqueña.

Dirección: Cl 6 3-48 Latino Teléfono de contacto: Categoría: Restaurantes


Ciudad o Municipio: Cúcuta Tel: (57) (7) 5731874 Término: restaurantes
Departamento: Norte de Santander Servicios: Restaurantes

Información básica
Número de habitaciones / apartamentos: 19 Llegada: 14:00 - 23:30 Salida: 7:00 - 12:00
Servicios / Equipamiento
• Aire acondicionado • Recepción 24 horas • Servicio diario de camarera de
• Almuerzos para llevar • Registro de entrada / salida privado pisos
• Desayuno en la habitación • Restaurante • Snack-bar
• Habitaciones familiares • Restaurante (a la carta) • Suite nupcial
• Información turística • Servicio de habitaciones • WiFi en todo el alojamiento
• Prensa • Servicio de limpieza en seco • Zona TV / salón de uso compartido

LA TERRAZA DEL PORTÓN


Dirección: Av. Gran Colombia # 6E-57 La Riviera • Cúcuta • Colombia

Teléfono: (+57) 320 837 7075 y (7) 5772311

Email: contacto@laterrazadelporton.com

LA DACHA CÚCUTA
Restaurante de tradición cucuteña por más de 40 años, fue fundado por la
señora Ovidia Montañez, Carlos Montañez y hermanos.
Pasteles, Hayacas, Especialidad en pasteles de garbanzo, Mute de Cúcuta,
Almuerzos ejecutivos lunes a sábado, Domingos platos a la carta.
CL. 0A # 2E- 91, quinta bosh, Cúcuta, Norte de Santander, Colombia
Sucursal: cl. 16 entre 5 y 6 avenida barrio cabrera
CODIGO CIIU
La CIIU es la clasificación industrial internacional Uniforme elaborada y divulgada por la
oficina de estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU); con el objeto de
satisfacer las necesidades de los que buscan datos económicos, clasificados conforme a
categorías de las actividades económicas comparables internacionalmente.

La CIIU proporciona un marco actualizado para que cada país elabore su propia clasificación.

Es así como la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), ha utilizado esta clasificación internacional en sus dif erentes
versiones, adaptándolas a sus necesidades con el objeto de obtener una clasificación nacional actualizada; cumpliendo con l os
estándares internacionales.

UTILIZACIÓN DE LA CLASIFICACIÓN INDUSTRIAL INTERNACIONAL UNIFORME (CIIU)


La Clasificación Industrial Internacional Uniforme es un instrumento que se utiliza para estandarizar las diferentes actividades
económicas y productivas del país, ofreciendo un conjunto de categorías que sirven para la agrupación y presentación de
fenómenos económicos

Objetivos de la CIIU 4.0


• Ser instrumento del proceso de producción de estadísticas para cada uno de los sectores económicos.
• Permitir la clasificación de unidades estadísticas por actividad económica principal.
• Cubrir la amplia gama de actividades económicas del país a través de una estructura específica (clasificador).
• Organizar la información estadística de la estructura económica del país para que sea comparable internacionalmente.

Características
• Abarca las actividades productivas comprendidas dentro de las fronteras de producción del sistema de cuentas nacionales.
• Es una clasificación estructurada en categorías jerárquicas mutuamente excluyentes.
• Las categorías se establecen en función de las diferentes actividades económicas.
• Es utilizada para estructurar por clases, unidades estadísticas como establecimientos y empresas.
• El criterio de clasificación no establece distinción por el régimen de propiedad; su fundamento es por la generación de la
actividad económica.

Relación con otras Clasificaciones


• Clasificación Central de Productos (CPC)
• Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías (SA)
• Clasificación Uniforme para el Comercio Internacional (CUCI)
• Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones (CIUO)

Por qué fracasan las empresas, 10 razones


1. Empezar por la razón equivocada
La verdad es que muchas empresas se crean por la razón equivocada. Pongamos un ejemplo ficticio que
fácilmente podríamos encontrar en la realidad. Un electricista que trabaja para una empresa de construcción
decide que ya no quiere responder ante nadie y que podría hacerlo mejor trabajando por su cuenta.

Hasta aquí bien. Fruto de la conciencia emprendedora que nos acompaña. Pero esta persona quizás no se ha
dado cuenta de que, aunque posee las habilidades para hacer un buen trabajo en el terreno de la electricidad,
carece de habilidades para manejar un negocio con éxito. Con el tiempo su entusiasmo inicial irá disminuyendo.
Al final cerrará su empresa y volverá a trabajar para el mismo u otro empresario.

A diferencia del electricista, si creamos una empresa por las razones adecuadas tendremos muchas más
posibilidades de éxito. Por ejemplo, haber dado con el producto o servicio que la sociedad está demandando y
que facilitará la vida a un determinado sector de la población.
2. No contar con el capital necesario
Crear una empresa sin suficiente capital nos llevará, casi con total seguridad, al fracaso más rotundo. Pero no
solo eso, muchos propietarios de nuevos negocios subestiman los peligros del cashflow. Antes de empezar
necesitamos darnos cuenta del tiempo que pueden tardar nuestros clientes en pagarnos las facturas. Un tiempo
demasiado elevado para muchos empresarios que son forzados a asumir costosos préstamos solo para
sobrevivir.
Debemos hacer bien las cuentas de la cantidad de dinero que necesitaremos para comenzar un negocio. Y
pensaren los siguientes tres aspectos:

- La inversión inicial que requiera el negocio. Aquí tendrás que incluir gastos de apertura del local, compra de
mercancías, fianzas, licencias y trámites, gastos de constitución de empresa, etc.

- Los principales gastos corrientes que necesite tu negocio durante el primer año (o dos). Alquileres, sueldos,
recibos de luz, teléfono, agua, seguros, etc.

- Intereses que genere la financiación obtenida.

3. Planificación errónea
La falta de planificación es otra de las causas más comunes por las que fracasan las empresas en sus primeros
años. En muchas ocasiones, los empresarios estamos tan enfocados en lograr cumplir nuestro sueño que nos
olvidamos de la importancia que tiene elaborar un minucioso Business Plan. En él deberás incluir cuestiones
como el análisis de la competencia, previsiones de ingresos y gastos, presupuesto y estrategia de marketing.

4. Falta de liderazgo y dirección


Contar con las suficientes habilidades de dirección y liderazgo es fundamental para el éxito de cualquier negocio.
De hecho, la falta de ellas puede llevar a generar confusión y conflicto en el interior de la compañía, minar la
moral de los trabajadores y reducir la productividad.

Como todas las habilidades, estas también se pueden aprender. Asegúrate de fortalecer aquellas en las que sabes
que tienes más debilidades. En “5 claves para liderar tu empresa con éxito” puedes aprender algunas tácticas de
liderazgo y dirección para mejorar la forma de relacionarte con tus empleados.

5. Expansión incontrolada
Más de una empresa ha muerto de éxito. Y no se trata de algo que ocurra en pocas ocasiones, sino que suele
más frecuente de lo que nos imaginamos. Sucede cuando los resultados del negocio son mucho mejor que los
esperados y el propietario apuesta por la expansión sin control.

Para asegurarte de que esto no te pase, decide expandirte solo después de revisar cuidadosamente cada
detalle. ¿Quieres internacionalizarte? Analiza el nuevo mercado, estudia a los consumidores, a los posibles
competidores que tendrás, si el país cuenta con la mano de obra especializada que necesitarás, qué
instalaciones necesitarás y cuál es su precio, etc.

Y no te precipites. Los pasos lentos pero firmes gana siempre la carrera de los negocios.

6. Fallos en la publicidad
Muchas empresas fracasan porque no se publicitan. Este error es la consecuencia de un tipo de mentalidad: “Los
buenos productos se venden solos”. Nada más lejos de la realidad. ¿Si nadie te conoce, cómo van a acudir a
ti? Tienes que llegar al consumidor.
7. Falta de diferenciación
Se trata de establecer una proposición de valor, del término anglosajón Unique Value Proposition, que es tu
diferenciación respecto a la competencia. Debes describir las cualidades, características, productos o servicios
que diferencian tu negocio de los competidores y que suponen un valor añadido para el publico objetivo.

El problema es que muy pocas empresas tienen una proposición de valor o no saben mostrarla al público. De
nuevo, este error viene marcado por las prisas y falta de planificación del empresario. Algo que puede resolverse
fácilmente con un buen plan de negocio.

8. Incapacidad para delegar


Los empresarios a menudo pueden llegar a ser sus propios enemigos cuando tratan de hacerse cargo de todo
ellos mismos. Y es que existe la confusión de creer que nadie hará las cosas mejor que uno mismo o que si
quieres que algo se haga, tienes que encargarte tú. Lo más común es que esta actitud nos lleve a cansancio
extremo e incluso a la desilusión si las cosas no salen como esperábamos después de un esfuerzo prolongado.

La solución: aprende a delegar. Contrata a otros, expertos en sus campos, mientras tú te concentras en las
tareas que contribuyan al crecimiento de la empresa como preparar a otros para posiciones de liderazgo.

9. Modelo de negocio no rentable


Solo porque tienes una idea de negocio sobre la que estás emocionado no significa que sea una buen a idea. Aquí es
donde es importante tener un buen plan de negocios y haber hecho una investigación de mercado en profundidad.
Buscar asesoramiento externo también puede ser una buena idea.

Es bueno que te hagas preguntas como: ¿Existe una base de clientes para este producto o servicio? ¿Cuánto tiempo
se tarda en llevar el negocio al mercado y a qué coste?

10. Subestimar a la competencia


Incluso si tienes un modelo de negocio sólido, un montón de fondos para empezar con libertad y las habilidades de
gestión necesarias para tener éxito, aún te queda superar un desafío enorme: la competencia.

Para aumentar la probabilidad de éxito, realiza un análisis del mercado haciendo énfasis en la competencia. Evalúa
sus fortalezas y debilidades y aprende de ello, implementa mejoras para conseguir una ventaja competitiva.
¿Por qué crear empresa?
Muchas personas crean empresa evitando ser empleados.
Sin embargo, encontrar un buen empleo - y lograr ascender
- puede ser tan desafiante, emocionante y gratificante como
crear empresa. Uno de los argumentos más fuertes a favor
de crear empresa es la libertad de horario. Sin embargo,
muchos trabajos son basados en metas - sin horarios
definidos; y no es cierto que el empresario tiene total
libertad de horario. Tampoco es cierto que el riesgo de crear
empresa sea mayor, el empleado también tiene el riesgo de no encontrar un empleo, o al menos, no uno que le satisfaga.

¿Cuál es entonces el verdadero sentido de crear empresa? ¿Por qué evitar ser empleado? ¿Para qué correr ese riesgo?

Libertad. Lograr que nuestros ingresos no dependan del tiempo en el que trabajemos o del lugar en el que vivamos. Algunas
personas tienen mucho tiempo, pero no tienen dinero. Otras tienen mucho dinero, pero no tienen tiempo. Lo que necesitamos son unos
buenos ingresos mensuales para dedicarnos a lo que más queramos: escribir un blog, vivir en otro pais por seis meses, practicar un deporte
tiempo completo, leer, estudiar, la familia ... o lo que sea.

Un empleo nos garantiza tranquilidad financiera, pero nos restringe el uso del tiempo. Nuestro estilo de vida se adapta a los ingresos que
recibimos y entramos en un círculo vicioso de donde es muy difícil salir. Por otro lado, muchos empresarios se convierten en esclavos de
su propia empresa. Eso tampoco es libertad. En ese caso, preferiría conseguir un empleo en una empresa innovadora y motivante.

Un paradigma de la sociedad es que debemos trabajar durante treinta años para después "retirarnos" y "disfrutar de la vida". Ese
pensamiento tiene varios problemas. Trabajar durante tanto tiempo genera un gran desgaste físico, emocional y me ntal. Además, la forma
en que disfrutamos la vida ahora no es igual a como la disfrutamos cuando nos retiramos. Tim Ferris, en su libro "The 4 -Hour Work Week",
propone realizar varios mini-retiros durante el transcurso de la vida. De esta forma podemos disfrutar la vida ahora - en vez de dejar todo
para el final - y recuperarnos física, emocional y mentalmente.

El objetivo de tener libertad no es el ocio y el aburrimiento. ¡Al contrario, la idea es potencializar nuestra
creatividad! Desafortunadamente, hay personas tan acostumbradas a su ritmo de trabajo que se niegan a salir de ese círculo vicioso; se
sentirían improductivos. Hay otros que creen que se aburrirán sin un trabajo. Esto una lástima. Hay tanto por conocer, por mejorar y por
disfrutar, que no tiene sentido encerrarnos en nuestra rutina diaria.

Cuando creamos empresa, estamos comprimiendo veinte años de trabajo en tres, cuatro o cinco. En ese tiempo debemos crear el producto,
posicionar la empresa, y lograr los ingresos que necesitamos para nuestro mini-retiro. Son años de trabajo fuerte, pero la recompensa es
muy gratificante: la libertad de hacer lo que realmente queramos, en donde queramos. Es un proceso que se puede repetir varias veces en
la vida sin el desgaste que genera trabajar treinta años seguidos.

También podría gustarte