La enfermedad periodontal y la diabetes

La diabetes es una enfermedad en la cual el cuerpo no produce o no utiliza adecuadamente la insulina. La insulina es una hormona indispensable para convertir azúcar, almidones y otros alimentos en energía necesaria para la vida diaria. De los 20.8 millones de niños y adultos en los Estados Unidos que padecen de diabetes, cerca de un tercio de ellos ignoran que ellos tienen diabetes.1 Una investigación reciente ha sugerido que la periodontitis con frecuencia se asocia con la diabetes y puede ser considerada como una de la complicaciones crónicas de la enfermedad. Un estudio reciente que consistía de más de 200 individuos examinó la relación entre la diabetes y la periodontitis. Los resultados del estudio indican que los individuos con diabetes tenían un mayor nivel de periodontitis que los individuos que no padecían la enfermedad.2 Los factores importantes a considerar al momento de la evaluación del estado periodontal y de la formulación de planes de tratamiento para los pacientes con diabetes, incluyen su grado de control metabólico, la duración de su enfermedad, la presencia de otras complicaciones a largo plazo de la diabetes, la presencia de factores de riesgo simultáneos y su nivel general de salud. Se debe enfatizar la reducción de bacterias y la eliminación del biofilm, tanto por encima como por debajo de la línea de las encías. Esto puede lograrse con el curetaje y alisado radicular tradicional además de un excelente cuidado en casa. El tratamiento debe enfocarse en la prevención de la enfermedad periodontal y de la inflamación oral, que es esencial en controlar las complicaciones orales asociadas con diabetes. Y, porque sabemos que la exposición bacterial es un factor de riesgo para la gingivitis incluso entre pacientes diabéticos sanos, bien controlados, los pacientes deben ser animados a utilizar el hilo dental regularmente y a cepillarse dos veces al día con una crema dental que ofrezca protección antibacteriana. Derechos de autor ©2009, Colgate-Palmolive Diabetes Company Association.

Referencias: 1. American 2. J Periodontol Mar; 76(3):418-25.

Revista Cubana de Estomatología
versión impresa ISSN 0034-7507

Rev Cubana Estomatol v.39 n.1 Ciudad de La Habana ene.-abr. 2002
Policlínico Comunitario Docente de Palmira Clínica Estomatológica

Nivel de información sobre salud periodontal en un grupo de pacientes diabéticos del municipio Palmira
Dra. Margarita Marchán Margolles1 y Dra. Maricela Seijo Machado1

Resumen: Se realizó un estudio descriptivo tranversal para determinar el nivel de conocimiento acerca de la enfermedad periodontal en 94 pacientes diabéticos dispensarizados procedentes de 8 consultorios médicos de la familia pertenecientes al Policlínico de Palmira. Se detectó que el 76,6 % de los pacientes encuestados no tenían conocimientos sobre la enfermedad periodontal y su relación con la diabetes mellitus. El nivel de conocimiento general del grupo fue calificado de regular, para el 44,6 %. DeCS: EDUCACION EN SALUD DENTAL; PERIODONTITIS; PROMOCION DE LA SALUD; SALUD BUCAL; DIABETES MELLITUS; CONOCIMIENTO. La diabetes mellitus es considerada un problema de salud, pues existen por lo menos 30 millones de diabéticos en el mundo, de ellos, 13 millones en Lationamérica y el Caribe. En la actualidad la diabetes mellitus es considerada la pandemia del siglo XXI. 1,2 Esta afección metabólica está caracterizada por una función alterada o disminuida de las células beta de los islotes del Langerhans del páncreas, clínicamente caracterizada por el aumento de la glucosa en sangre (glicemia), en la orina (glucosuria) aumento en la cantidad de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre (polifagia) y tendencia a las infecciones. 3-5 Los diabéticos tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones estomatológicas que la población general y entre estas, la enfermedad periodontal es la más frecuente. Esta complicación, cuando ocurre en el diabético, es mucho más severa y puede llevar a una mayor pérdida de dientes. Al nivel de los tejidos periodontales, el problema fundamental que se presenta es la disminución de los mecanismos de defensa de las estructuras tisulares, así como la susceptibilidad a las infecciones, lo que trae como consecuencia el progreso de la enfermedad periodontal ya existente con características más destructivas. También es más frecuente la presencia de abscesos periodontales. 6,7 La prevención de las afecciones periodontales en el diabético es el mejor tratamiento de que disponemos, de ahí que el cuidado de la cavidad bucal cobre una particular importancia para estos pacientes. Con todos estos elementos antes mencionados, nos cabe preguntar si realmente el paciente diabético tiene conocimiento de la importancia que reviste la prevención de la enfermedad periodontal y las medidas a seguir para mantener una salud periodontal.

Motivados por estas interrogantes, nos proponemos realizar este estudio en pacientes diabéticos de varios consultorios médicos del Policlínico de Palmira, cuyo objetivo es determinar el nivel de conocimiento de la enfermedad periodontal que posee este grupo de pacientes.

Métodos Nuestro universo de estudio estuvo constituido por 94 pacientes diabéticos dispensarizados procedentes de 8 consultorios médicos de la familia pertenecientes al Policlínico de Palmira. Previamente se visitaron los consultorios para recoger la relación de los pacientes y sus direcciones, luego se procedió a visitarlos, donde se les llenó el formulario de encuesta confeccionado al efecto. Los datos posteriormente se procesaron y se confeccionaron tablas y gráficos representativos del estudio (anexo). Los pacientes edentes totales de ambas arcadas fueron excluidos de la investigación, así como también aquellos pacientes que tuvieran algún impedimento mental que no pudieran responder las preguntas del cuestionario. Una vez encuestados todos los pacientes se procedió a evaluar individualmente las encuestas de acuerdo con la puntuación dada a cada pregunta. Se clasificaron de la forma siguiente:

• • •

Bueno: entre 80 y 100 puntos. Regular: entre 60 y 79 puntos. Mala: entre 0 y 59 puntos.

Resultados En la tabla 1 se observa que de acuerdo con la distribución de pacientes, predominan los del grupo de más de 36 años y el sexo femenino fue el más frecuente. Tabla 1. Pacientes diabéticos por consultorios según edad y sexo Edad Consultorio 1ro. 2do. 3ro. 4to. 5to. 6to. 7mo. 8vo. Total No. de pacientes 15 12 12 10 7 13 14 11 94 Sexo

Menores de Mayores de Femenino Masculino 35 35 7 4 6 2 5 3 27 8 8 6 8 7 8 11 11 67 10 3 11 5 2 9 12 6 58 5 9 1 5 5 4 2 5 36

Fuente: formulario de encuesta.

5 19.8 % seguido de la sensibilidad a los cambios térmicos con 62.5 100 .0 52. pacientes 57 63 49 41 24 18 % 60. Tabla 4. Signos de la enfermedad periodontal en los pacientes diabéticos No.1 43.7% y el sangramiento (60.6 %) (tabla 5). Tabla 3.5 100 No.4 76.6 67. Los signos clínicos más frecuentes de enfermedad periodontal fueron: el sangramiento.5 %).6 % de los pacientes encuestados no tenía conocimiento de la enfermedad periodontal y su relación con la diabetes (tabla 2). Conocimiento de los hábitos de higiene bucal Tipos de hábitos Correctos Incorrectos Total Fuente: formulario de encuesta. Conocimiento de la enfermedad periodontal y su relación con la diabetes Conocen y relacionan Sí No Total Fuente: formulario de encuesta. mientras que solo 23 pacientes lo realizaban correctamente (tabla 3). Los síntomas de la enfermedad periodontal más referidos por los pacientes fueron: el mal gusto con el 64. de pacientes 22 72 94 % 23.6 25. de Signos Sangramiento Enrojecimiento de las encías Inflamación Movilidad Cambio de posición de los dientes Reatracción de las encías Fuente: formulario de encuesta.4 75.1 No. Tabla 2. de pacientes 23 71 94 % 24. enrojecimiento y la inflamación (tabla 4). Se constató que 71 pacientes presentaban hábitos incorrectos de cepillado en cuanto a forma y frecuencia (75.El 76.

El diabético debe saber que una mala higiene bucal contribuye a iniciar la enfermedad periodontal o agravarla si ya está instaurada. 22. ya que contamos con personal calificado para ello. cuáles son sus signos y síntomas más significativos. la cual es considerada el factor local inicial que agrava el cuadro ya presente.7 %) y el resto. que son importantes los dientes? a) Para la función masticatoria b) Para la fonación c) Para las relaciones sociales d) No sabe .4 62. Nuestro análisis nos lleva a reafirmar la importancia que reviste para el diabético conocer cómo se desarrolla la enfermedad periodontal. hace que el control de la diabetes se haga más dificil. qué factores la causan.Tabla 5. Al mismo tiempo. de pacientes 35 57 61 38 59 20 % 37. Discusión Coincidimos con algunos estudios realizados en que si bien la diabetes por sí misma no provoca inflamaciones gingivales o bolsas periodontales. Con este propósito se deben extender más los planes de divulgación relacionados con este tema en todos los niveles. se obtuvo la siguiente evaluación: reflejaron buenos resultados 17 encuestas (18.8 40. fundamentalmente de la placa dentobacteriana. Síntomas de la enfermedad periodontal en pacientes diabéticos Síntomas Dolor Sangramiento Mal gusto Retención de los alimentos Sensibilidad a los cambios térmicos Picazón en las encías Fuente: formulario de encuesta. En cuanto a la evaluación general de las encuestas de conocimiento y siguiendo los parámetros anteriormente establecidos. 42 se clasificaron de regular (44.2 Anexo Encuesta de educación para la salud Datos generales Nombre y apellidos: Edad: Sexo: No. y que a su vez. sí es capaz de modificar la reacción inflamatoria de los tejidos periodontales y el avance de la enfermedad ante la presencia de irritante locales. evidenciaron respuestas malas (37.1 %).2 60.6 64.7 21. ¿ Para qué considera Ud.2 %).8. los factores sépticos bucales pueden influir en la propia diabetes elevando la tasa de glucosa en sangre. de consultorio: 1.9 Moore y otros10 realizaron estudios donde encontraron que la mayoría de los pacientes diabéticos no conocían los métodos correctos de higiene bucal. No. lo que coincide con los resultados de nuestra investigación.

se cepilla los dientes? a) Al levantarse b) Después del desayuno c) Después del almuerzo d) Después de la comida e) Al acostarse f) Otra respuesta 7. 124(2):117-22. Ann Intern Med 1996. Resumed 1998. ¿ Cuáles son las enfermedades de los dientes que Ud. Atención médica en los pacientes diabéticos. La Habana: Editorial Ciencias Médicas. Diabetes mellitus. ¿ Existe alguna relación entre las enfermedades de las encías y la diabetes? a) Sí b) No c) No sabe 5. ¿ Presenta Ud. ¿ Cuándo Ud. ¿ En qué forma? a) Horizontal b) Vertical c) Circular b) Mixto 8. Edición sobre la Diabetes. [ Links ] . García González R. Washigton D. Un reto a la APS. sabe que tiene enfermas las encías? a) Por visitas al estomatólogo b) Inflamación de las encías c) Sangramiento d) Dolor e) Supuración f) Halitosis g) No sabe 4. La educación del paciente diabético. 11(1):3-5. Cañizares F. [ Links ] 3. 1992:7-8.2. 1996. algunos de los signos que a continuación señalamos? a) Sangramiento de las encías b) Enrojecimiento de las encías c) Inflamación d) Dientes flojos e) Cambio de posición de los dientes f) Retracción de las encías g) No sabe 9. 9) [ Links ] 4. Organización Panamericana de la Salud. ¿ Presenta Ud. algunos de los síntomas que a continuación señalamos? a) Sangramiento de las encías b) Mal gusto c) Retención de los alimentos d) Sensibilidad a los cambios térmicos e) Picazón en las encías Referencias bibliográficas 1. Harris MI. [ Links ] 2. ¿ Cómo Ud.C: OPS. conoce? a) Caries b) Periodontopatías c) Otra respuesta d) No sabe 3. (Comunicación para la Salud. No. ¿ Puede un diabético enfermarse de las encías con mayor facilidad que una persona sana? a) Sí b) No c) No sabe 6.

[ Links ] . Cecil. 20 ed.5. [ Links ] 6. 1998. 1992. Bascones A. Periodoncia Básica. 131 (9):1333-41. Compendio de Periodoncia. [ Links ] 9.vol 2: 1449-50. [ Links ] 7. La Habana: Editorial Ciencias Médicas. Detección y prevención de las complicaciones estomatológicas en el diabético. 1977:759-65. Weyant RJ. J AM Dent Assoc 2000. 1ra ed. Guggenheimer J. [ Links ] 8. Faget Cepero O. [ Links ] 10. La Habana: Editorial Científico-Técnica. Ediciones Avances Medios Dentales.45. Rev Cubana Estomatol 1988. Moore PA. 25(3):3-10. p. Carranza F. Buenos Aires: 65-6. Tratado de Medicina Interna. Prichard JF. Enfermedad periodontal avanzada. Orchard T. Diabetes and oral health promotion: a surrevy of disease prevention hehaviors. 5ta ed.

4067/S0034-98872009001000006 Rev Méd Chile 2009. Universidad de Chile. En la EP severa la inflamación sostenida es producida por desregulación de la respuesta inmune local con hipersecreción de citoquinas IL-1. 137: 1315-1322 Artículo de Investigación Efectos del tratamiento periodontal sobre los marcadores de inflamación sistémica en pacientes con riesgo de enfermedad cardiaca coronaria.137 n. Hospital Clínico José Joaquín Aguirre.Revista médica de Chile versión impresa ISSN 0034-9887 Rev. Facultad de Medicina. 2Área de Periodoncia e Implantología. Como consecuencia de esto. Lilian Jara4b. Facultad de Odontología. 4Instituto de Ciencias Biomédicas. La pared gingival del saco presenta ulceraciones que exponen el tejido conectivo al contenido séptico del saco y la carga bacteriana contra el epitelio ulcerado puede exceder 1010 de bacterias. Chile v. Chile. y está asociada a polimorfismos genéticos que regulan la respuesta inflamatoria3.10 Santiago oct. Universidad de los Andes. 1 Departamento de Odontología Conservadora. méd. Universidad de Chile. Facultad de Odontología. La infección provoca inflamación crónica que destruye los tejidos de soporte del diente causando su pérdida. . La característica clínica-anatomopatológica de la EP es la formación de sacos periodontales alrededor de los dientes. Santiago. Estudio piloto Effects of periodontal therapy on markers of systemic inflammation in patients with coronary heart disease risk Néstor J López1a. 3 Centro Cardiovascular. 2009 doi: 10. Antonio Quintero2a. IL-8 y prostaglandina E22. Marcelo Llancaqueo3. IL-6. las bacteremias y endotoxemias son frecuentes durante la masticación o el cepillado de dientes. Facultad de Medicina. a Cirujano-Dentista b Doctora en Biología La enfermedad periodontal (EP) es un grupo de enfermedades inflamatorias crónicas del periodoncio causadas principalmente por bacterias anaerobias Gram (-) que afecta a 48% de los mayores de 35 años de Santiago 1. Universidad de Chile.

15. En la EP hay un aumento moderado de niveles de marcadores de inflamación sistémica (MIS).14. por su respuesta de fase aguda. por lo que estos marcadores podrían ser factores de asociación entre EP y riesgo CV8.8. La EP está asociada con aumento del riesgo de eventos ateroescleróticos5 y la respuesta inflamatoria sistémica (RIS) puede ser un mecanismo de relación entre EP y enfermedad CV 6. medición del índice de masa corporal (IMC). pero sólo 73 aceptaron participar. y con niveles altos de PCR y fibrinógeno23. Participantes del estudio. análisis de sangre y orina. Un metaanálisis16no y el TP intenso en sujetos sin riesgo CV aumenta la RIS y del sistema hemostático17. >14 dientes presentes y EP. Estas . PIC y sangrado gingival en 6 sitios por cada diente presente. y que también están asociados con EP3. como proteína C-reactiva (PCR) y fibrinóge-no. y en sólo un estudio en individuos con riesgo CV18. medicación antihipertensiva. hipoglicemiantes y consejería para dejar el tabaquismo. El efecto del tratamiento periodontal encontró disminución de PCR post-TP con alteración de la función endotelial se han estudiado en sujetos sin riesgo (TP) en la RIS es controversial12. medición de presión arterial. Criterios de exclusión. Los MIS son marcadores de eventos cardiovasculares en sujetos con y sin antecedentes de enfermedad coronaria9. éstos recibían orientación nutricional. artritis reumatoidea.Infecciones de baja intensidad.20.22. El protocolo fue aprobado por el Comité de Ética de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile. Historia de eventos CV. evaluación nutricional. La RIS muestra alta variabilidad por patrones individuales de secreción de las citoquinas involucradas. y su relación con polimorfismos de IL-1A-899. Examen bucal Un examinador calibrado efectuó exámenes clínicos bucales al inicio del estudio y 6 semanas post-TP. colesterol total >200 mg/dL. Seleccionamos estos MIS porque están asociados con riesgo CV23. accidente isquémico cerebrovascular21. PS. Edad >40 años. La hipótesis propuesta fue que la RIS post-TP en sujetos con riesgo CV es heterogénea y depende de factores que se propone identificar en este estudio piloto para la factibilidad de un posterior estudio aleatorio controlado. Chile. asociados con polimorfismos genéticos que regulan la producción de IL-1 19. Los efectos del TP en la RIS CV. pueden acelerar la formación de ateromas con el consiguiente aumento del riesgo cardiovascular4. Examinamos 120 sujetos y seleccionamos 80. e IL-1B+3954. Material y método Medimos los niveles de PCR. Criterios de inclusión. y la recurrencia de ellos está asociada con niveles altos de fibrinógeno 10 y PCR11. velocidad de sedimentación (VHS) y parámetros clínicos de EP antes y 6 semanas post-TP para compararlos con estudios similares12. comparados con sujetos sin EP7. El programa incluía: examen físico. Santiago. antiinflamatorios no esteroidales o hipolipemiantes en los 6 meses previos al estudio. historia de TP. Seleccionamos pacientes del programa de prevención de ECV del Consultorio Carol Urzúa de Peñalolén. Investigamos si la eliminación de la EP está asociada con cambios en los MIS en sujetos con riesgo CV. Según el estado de los pacientes. presencia de otras infecciones intercurrentes. y su aumento es un buen predictor de mortalidad CV11. terapia de reemplazo hormonal. fibrinógeno. uso de antibióticos. infarto agudo del miocardio. En todos los pacientes se midió: índice de higiene oral por el porcentaje de superficies con placa. y cada participante firmó un consentimiento informado. El criterio para diagnosticar EP fue ≥4 dientes con ≥1 sitios con profundidad al sondaje (PS) ≥4 mm y concomitante pérdida de inserción clínica (PIC) ≥3 mm.

El primer alelo designado para cada polimorfismo es el más común y es denominado "1" (IL1A889C o IL-1B+3954C). Estadística. Los productos obtenidos fueron digeridos con Taql enzima de restricción y analizados en geles de agarosa19. 20 muestras se genotipificaron 2 veces con resultados idénticos. El tratamiento demoró 4 a 6 h dependiendo del número de dientes.05. y no fumadores los que jamás lo habían hecho o los que habían fumado ≤100 cigarrillos en su vida. con EP extensa. previo al análisis de regresión lineal. Obtención del ADNy genotipificación. fibrinógeno y VHS se midieron en sangre extraída entre las 08:00 y 10:00 AM. No hubo cambios en el estilo de vida. No se indicó uso de enjuagatorios bucales. El ADN se extrajo de leucocitos de sangre periférica usando soluciones de purificación de ADN (Lyses Buffer and Chomczynski solution. Marcadores de inflamación sistémica. NC. Para el análisis se usó el programa SAS (versión 8. Se propuso que el promedio de PCR post-TP variaría ±1. y se identificaron y registraron los factores de riesgo CV. a los pacientes con diabetes. La Tabla 1 muestra las características de los pacientes. alcohol. tabaco. usando instrumentos ultrasónicos y manuales. o con inflamación gingival severa. 6 semanas post. en cada sesión. después de >8 horas de ayuno. El consumo de alcohol se midió por el número de vasos de vino semanales. y de las variables categóricas con Chi-cuadrado. o si recibía terapia antihipertensiva 24.5. Resultados Los 73 participantes completaron el estudio. Santiago. por 7 días. Calculamos una muestra de 70 sujetos con poder estadístico de 80% para detectar diferencias entre los promedios de PRC de 1. Se administraron metronidazol (250 mg) y amoxi-cilina (500 mg) (M+A) cada 8 h. Chile).05 se consideró significativo. Los niveles de PCR. A los pacientes se les proveyó de cepillos y dentífrico. Las diferencias de las variables continuas se analizaron con el test t de Student. USA).14. Los valores de los MIS no tenían distribución normal y se transformaron logarítmicamente para el análisis. Para determinar la validez del método. Los valores de MIS y de características perio-dontales se expresaron en promedios ± DE.85 con un valor p ≤0.425 mg/L). .TP 12. incluyendo ejercicio físico. bajo anestesia local. se usó el coeficiente de Pearson. La genotipificación para IL1A-889 C>T (SNP Genbank número de acceso rsl800587) y para IL-1B +3954 OT (SNP GenBank número de acceso rs 16944) fue realizada como está descrita 3. Tratamiento periodontal. Se aplicó TP estándar que consistió en instrucciones de higiene bucal. Alemania.5 mg/L con desviación estándar (DE) ± 0. La PCR se midió con la técnica de immunoturbido-metría automatizada de alta sensibilidad (Cobas Integra. y no fuman en la actualidad25. límite de detección 0. El fibrinógeno se midió por el método de Clauss y la VHS por procedimientos usuales de laboratorio clínico.características miden la severidad. Antes de tomar las muestras se aplicó un cuestionario para identificar otras patologías que pudieran afectar los niveles de los MIS. extensión e inflamación gingival de la EP. Para correlacionar las variables. Los análisis clínicos fueron realizados ciegos en un mismo laboratorio. Un valor de p ≤0. Se diagnosticó hipertensión arterial si la presión sistólica era ≥140 mm Hg y la diastólica ≥90 mm Hg en 2 ocasiones. El cálculo de la muestra se basó en estudios en pacientes sin riesgo CV que encontraron variaciones de ±1 mg/L de PCR. SAS Institute. El ADN se amplificó por la reacción en cadena de la polimerasa. Eran fumadores los que habían fumado ≥100 cigarrillos en su vida y aún fumaban. Mannheim. Se confeccionó una historia médica personal y familiar. y el menos común es denominado "2" (IL-1A889T o IL-1B+3954T). Cary.2. destartraje supra y subgingival y raspado radicular. por cuadrantes de cada maxilar. Winkler Ltda. Roche Diagnostics.

aunque usaban hipoglicemian-tes. . Cuarenta y cuatro por ciento de los pacientes eran obesos (IMC >30). Cincuenta y un pacientes recibieron M+A con el TP. La frecuencia de heterocigotos u homocigotos para el alelo 2 en IL-1A-889 fue 50. Todos los sujetos tenían pobre higiene oral y EP moderada a severa (>50% de sitios con PIC ≥3 mm). 19% tenía diabetes tipo 2.46%. El 65% de los diabéticos no tenía control metabólico adecuado (hemoglobina glicosilada >8%).dieta.68%. y para IL-1B+3954 fue 42.4%) muestra inflamación generalizada (Tabla 2). IMC o en la medicación. La frecuencia de polimorfismo del genotipo compuesto (al menos un alelo 2) en IL-1A-889 y IL-1B+3954 fue 35. El promedio de sitios con sangrado gingival (47% ± 20.61%. 70% tenía hipertensión arterial y todos recibían antihipertensivos. La mayoría de los fumadores fumaba ≤5 cigarrillos/día. Los sujetos que consumían alcohol tomaban <30 g semanales.

28.67 mg/L antes del TP a 5.37.042) y obesidad (p =0.007).40. con el porcentaje de sitios con sangrado gingival (r =0. periodontitis generalizada (p =0. p =0.004).001). p =0. diabetes (p =0. El promedio de PCR se elevó significativamente de 3.013) y con el porcentaje de los sitios con PS ≥4 mm (r =0. El aumento del fibrinógeno estaba asociado con periodontitis generalizada (p =0. p =0.026) (Tabla 3).008) y polimorfismo compuesto (p =0.Todas las características periodontales mejoraron significativamente post-TP (p =0.044).001).56 ± 3.008). El porcentaje de pacientes con PCR ≥3 mg/L aumentó de 37% pre-TP a 55% post-TP (p =0. El uso de antibióticos no mostró relación con los MIS. demostrando que el tratamiento fue efectivo para reducir la inflamación a niveles compatibles con salud periodontal (Tabla 2).035) (Tabla 3). El fibrinógeno y la VHS aumentaron no significativamente (Tabla 2).001). .68 mg/L post-TP (p =0.035). El aumento de PCR post-TP estaba asociado a obesidad (p =0. Antes del TP la mediana de PCR fue 2 mg/L (rango intercuartil 2 a 4) y post-TP aumentó a 4 mg/L (rango intercuartil 4 a 7).36 ± 5. Los pacientes con aumento de PCR tenían mayor frecuencia de polimorfismos de IL-1A-889 e IL-1B+3954 (Tabla 4). En pacientes con periodontitis generalizada (>50% de sitios con PS ≥4 mm) los niveles de PCR mostraron correlación positiva con PS (r =0. diabetes (p =0.

El análisis de regresión lineal mostró que el aumento de PCR post-TP estaba significativamente asociado con polimorfismo del genotipo compuesto (p =0. Seis semanas post-PT ninguna de las variables asociadas a niveles altos de PCR. La significativa reducción de todas las características clínicas periodontales a niveles compatibles con salud periodontal demuestra que el tratamiento fue efectivo para eliminar la inflamación e infección periodontal. Hubo heterogeneidad de la RIS post-TP medida por los niveles de PCR. pero en algunos la PCR se mantuvo y en otros descendió. Valores de PCR >3 mg/L indican mayor riesgo de enfermedad coronaria26.044). Discusión El objetivo del estudio fue explorar el efecto del TP sobre la RIS e identificar las variables asociadas a ese efecto. post-TP (p =0. explicarían el aumento de la RIS4. diabetes. hipertensión arterial o tabaquismo. con la sola excepción de la EP.28. todos asociados con aumento de PCR. lo que concuerda con otro estudio12 en que no hubo disminución de PCR post-TP combinado con metronidazol.029) fue factor protector para el incremento de PCR (Tabla 5). Se ha propuesto que la bacteriemia. y mayor riesgo de eventos CV27. El promedio de PCR aumentó significativamente post-TP debido a que en 57% de los pacientes este marcador aumentó.29. el daño tisular producido por el TP y la ineficacia para eliminar la infección periodontal. como obesidad. La administración de antibióticos no mostró asociación con los niveles de PCR. El TP aplicado en nuestro estudio ha demostrado ser efectivo para eliminar la inflamación periodontal y el metronidazol y amoxicilina son el tratamiento antimicrobiano más efectivo para eliminar infecciones periodontales30 y reducir la bacteriemia31. . El consumo de alcohol (p =0.001) y periodontitis generalizada (p =0. tenían hipercolesterolemia y a lo menos otro factor de riesgo CV. El 37% de los pacientes tenía niveles de PCR >3 mg/L pre-TP y aumentó significativamente a 55%. se había modificado en nuestros pacientes. La mayoría de nuestros pacientes tenía niveles altos de PCR antes del TP debido a que. además de la EP.005).

en la recolección. pero se hizo el control a esa fecha para compararlos a estudios de igual duración. Nuestros resultados coinciden con otros en que el TP aumenta la RIS en alta proporción de pacien-tes13. y a que sus pacientes tenían colesterolemia normal. Tampoco hubo relación entre aspirina y PCR en nuestros pacientes porque ingerían 100 mg/día.Esto sugiere que la bacteriemia no fue un mecanismo importante involucrado en la RIS post-TP en nuestros pacientes. lo que es congruente con la asociación entre niveles altos de PCR y periodontitis generalizada. relación que no estaba en nuestros pacientes. por lo que nuestros resultados concuerdan con la hipótesis de que ciertos polimorfismos que regulan la secreción de citoquinas proinflamatorias están asociados a mayor riesgo de ECV y de EP36. El polimorfismo de IL-1B+3954 aumenta el riesgo de infarto del miocardio y de accidente isquémico cerebral 21. la resistencia a la insulina y la diabetes. a que no incluyeron diabéticos ni fumadores. Estos resultados son concordantes con que el síndrome metabólico. Seis semanas es insuficiente para demostrar mejoría de la RIS post-TP. que la EP y el TP pueden aumentarla. la que también estaba asociada con aumento de fibrinógeno y de VHS. y al Laboratorio Bestpharma Chile por la donación del metronidazol y amoxicilina usados en este estudio. e investigar historia de TP reciente. se asocian a niveles altos de MIS32. pero están en desacuerdo con Tüter et al 18 quienes encontraron disminución significativa de PCR en 36 pacientes con enfermedad coronaria 6 semanas post-TP Las diferencias entre los dos estudios pueden deberse a que ellos usaron doxiciclina (20 mg por día) que tiene efectos antiinflamatorios. La IL-lfi interviene en la regulación de la respuesta inflamatoria sistémica.17. Agradecimientos Agradecemos a Unilever Chile por la donación de dentífricos y cepillos dentales para los pacientes. El aumento de PCR post-TP estaba asociado con diabetes y obesidad. La heterogeneidad de la RIS al TP se puede explicar por la acción de otros factores individuales. y el tamaño de la muestra es pequeño para determinar asociación genética consistente. necesaria para reducir la PCR34. análisis o interpretación de los datos. y mayor riesgo de EP3. además de los factores conocidos.28. Un mayor número de sitios afectados por periodontitis y tratados con raspado radicular involucra mayor extensión de la herida periodontal post-TP.15. Se ha demostrado que los polimorfismos de IL-1A-889 e IL-1B+3954 están asociados con niveles aumentados de IL-I19. La explicación más probable del aumento de la RIS en algunos pacientes es el trauma tisular derivado del raspado radicular. Hay limitaciones de este estudio que se deben explicitar. revisión o aprobación del manuscrito. Referencias . dosis inferior a 300 mg/día. Para interpretar la RIS se debe tener presente. lo que es congruente con la asociación entre estos polimorfismos y los niveles altos de PCR encontrados en nuestros pacientes. Las organizaciones que financiaron este estudio no tuvieron injerencia en el diseño del estudio. El tabaquismo está asociado con aumento de PCR 33. por lo que se debería incluir un examen bucal para descartar EP. probablemente porque los fumadores fumaban <5 cigarrillos diarios. El consumo moderado de alcohol fue un factor protector del incremento de PCR lo que concuerda con otros estudios35. además de la EP. No se incluyó un grupo control sin TP por razones éticas. Es aconsejable realizar estudios con mayor número de pacientes y varios polimorfismos genéticos para identificar los factores involucrados en la RIS post-TP en sujetos con riesgo CV.

Gemmell E. Coronary heart disease. Oefenbacher S. [ Links ] 10. Ballam L. Marshall R. in the 35-44 and 65-74 years old population in Santiago. Niemine M. Sempos CT. J Clin Periodontol 1997. Morris J. and plasma fibrino-gen. Pirk FW et al. 24: 727. Markers of inflammation and cardiovascular disease: application to clinical and public health practice: a statement for healthcare professionals from the Centers for Disease Control and Prevention and the American Heart Association. 79: 49-57. Gabay C. [ Links ] . 2: 303. Wilson RF. Cytokines and prostaglandins in immune homeostasis and tissue destruction in periodontal disease. Ide M. 138: S434-S437. López NJ. Palosuo T. Thomson A. 21: 1584-90. Creactive protein relation to total mortality. Wang HY. Chlamydia pneumoniae. Kushner I. Appleby P et al. Periodontal conditions and treatment needs by CPITN. Strachan DP. Crane A.1. 96103. Crook M. Slade GD. [ Links ] 12. J Dent Res 2005. J Clin Periodontol 2003. Coward PY. [ Links ] 3. [ Links ] 7. [ Links ] 9. 321: 199-204. Rasi V. Periodontology 2000 1997. Danesh J. Genco RJ. Wu T. J Dent Res 2000. Am Heart J 1999. Aranda W. 30: 334-40. Suvan J. Lennon L. Dorn JP. 151: 273-82. Short term effects of intensive periodontal treatment and serum inflammatory markers and cholesterol. Nibali L. [ Links ] 2. Seymour G. and cytomegalovirus: meta-analyses of prospective studies. Beck JD. N Engl J Med 1999. Effect of treating periodontitis on C-reactive protein levels: a pilot study. Butland BK. dental disease. The interleukin-1 genotype as a severity factor in adult periodontal disease. Sweetnam PM. Danesh J. [ Links ] 4. [ Links ] 5. [ Links ] 13. 107: 499-511. Low grade inflammation and coronary heart disease: prospective study and updated metaanalyses. Anderson JL. Eur Heart J 2000. Pearson TA. C-reactive protein. Chile. Walter M. Alexander RW. Cannon RED. Int Dent J 1998. Parkar M. Falkner KL. Elwood PC. BMJ 2000. cardiovascular mortality and cardiovascular risk factors in men. Am J Epidemiol 2000. 340: 448-54. Trevisan M. Newman MG. Acute phase inflammatory response to periodontal disease in the US population. Criqui M et al. Asikainen S. 84: 26973. Kornman KS. di Giovine FS. Whincup P. Valtonen V. Lumb P. Gamonal JA. Effect of treatment of chronic periodontitis on levels of serum markers of acute-phase inflammatory and vascular responses. Mattila K. Mendall MA. Tonetti M. Mensah GA. [ Links ] 11. Hhss G. [ Links ] 8. DAiuto F. Helicobacter pylori. Pankow JS. Examination of the relation between periodontal health status and cardiovascular risk factors: serum total and high density lipoprotein cholesterol. Vesanen M. BMC Infect Dis 2002. [ Links ] 6. 14: 11243. Circulation 2003. Acute-phase proteins and other systemic response to inflammation. McPartlin D.

méd. Only 37% of subjects were free of periodontal disease. de Santiago de Chile Violeta Pavez C1. living in Santiago de Chile.Revista médica de Chile versión impresa ISSN 0034-9887 Rev. and fundoscopy were assessed in a sample of 52 subjects.4067/S0034-98872002000400007 Estado de salud periodontal en diabéticos tipo 1. Results: The prevalence of gingivitis was 22%. 2001. insulin dependent. Conclusions: A high prevalence of periodontal diseases was observed in this sample of diabetic patients. Periodontal diseases. aged between 18 and 30 years old.130 n. When compared with patients without periodontal disease. Aceptado en versión corregida el 21 de enero. Glycated hemoglobin A1c. Patricio Meza R. 2001. Gingivitis. Subjects and methods: One hundred male and female type 1 diabetics were examined. Alex Rubio G2. A long history of diabetes and the presence of chronic complications were risk factors for these diseases in the analyzed sample (Rev Méd Chile 2002. Aim: To evaluate the prevalence of periodontal disease in type 1 diabetics. microalbuminuria. de 18 a 30 años de edad. Chile v. Verónica Araya Q. in the group of patients with the disease there was a higher proportion of subjects with diabetes lasting more than 10 years (28 and 55% respectively) and a higher proportion of patients with chronic complications of diabetes (42 and 58% respectively). periodontitis 41%. separated in two groups according to the presence of periodontal disease. 2002 doi: 10. Trabajo financiado por Proyecto Clínico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile . is higher in diabetic patients and can have severe functional and esthetic consequences early in their lives. Lorena Ríos S. 130: 402408). gingivitis and periodontitis. Periodontitis) Recibido el 16 de octubre. Periodontal disease in Chilean diabetic patients Background: The prevalence of periodontal diseases. (Key Words: Diabetes mellitus. Benjamín Martínez R3.4 Santiago abr.

San Borja-Arriarán. en muchos casos. que tenían al menos 10 dientes funcionales y un hábito tabáquico inferior a 10 cigarrillos diarios. o indirectos. San José. Se ha establecido que en los sujetos diabéticos existe una mayor prevalencia y severidad de EP que en los individuos no diabéticos. Los mecanismos patogénicos involucrados son directos.13. Un estudio epidemiológico realizado en Santiago de Chile. de entre los pacientes que asistieron a su control de diabetes en los meses de abril a julio del año 2000. cuyo agente etiológico principal son los microorganismos presentes en la placa bacteriana ubicados en la región del surco gingivodentario1. de Santiago. y pacientes inscritos en la Fundación de Diabetes Juvenil de Santiago. con el consiguiente compromiso estético y funcional. a través de toxinas. sin embargo. En estados iniciales las enfermedades periodontales (EP) son indoloras.1999. Barros Luco-Trudeau y Hospital Clínico de la Universidad de Chile. constituyen un grupo heterogéneo de enfermedades de naturaleza infecciosa. cuya severidad y ritmo de progresión no se correlaciona con los niveles de placa bacteriana. Facultad de Odontología. Esto deja en evidencia el escaso impacto de las medidas de promoción de cuidado e higiene bucal. gingivitis y periodontitis. Departamento de Oftalmología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y Departamento de Patología Universidad Mayor. mostró que la EP tiene una alta prevalencia y severidad en adultos de estrato socio-económico medio-bajo y bajo5. No contamos con datos nacionales acerca de la prevalencia de EP en diabéticos tipo 1. y las alteraciones del metabolismo del colágeno e inmunológicas propias de . Master en Patología Oral Las enfermedades periodontales. pueden alterar la calidad de vida de las personas ya que producen sangrado gingival y halitosis. la probabilidad de desarrollar EP severas en forma precoz es mayor. en Chile. el tratamiento de la infección periodontal. PACIENTES Y MÉTODOS Se seleccionó a 100 diabéticos tipo 1 de ambos sexos.3. posiblemente debido a una respuesta inflamatoria exagerada en los tejidos periodontales. y finalmente pérdida de los dientes. lo que lleva a desinserción y pérdida del hueso alveolar en forma temprana6-11. por la activación de una respuesta inflamatoriainmunológica del huésped2. Sótero del Río. La prevalencia de diabetes mellitus tipo 1 es menor que la de diabetes tipo 2 pero. y la posterior destrucción del tejido óseo de soporte del diente. permitirá establecer la importancia de este problema en nuestro medio. en los hospitales San Juan de Dios. Magíster en Periodoncia 2 Alumno egresado de Odontología 3 Cirujano-Dentista. de 18 a 30 años de edad. También se ha descrito una asociación entre la presencia de periodontitis y un deterioro en el control metabólico de estos pacientes y que. Departamento de Odontología Conservadora. los requerimientos de insulina12. Sección Endocrinología. por esta razón. enzimas u otros productos bacterianos. Al no ser diagnosticadas y tratadas en forma oportuna. Con el avance de la lesión ocurre movilidad dentaria. Área de Periodoncia. podría reducir los niveles de hemoglobina glicosilada y. Se eligió este rango de edad porque en él se debería encontrar un mayor número de casos con periodontitis agresiva. Las bacterias que colonizan la superficie dentaria causan la desinserción del epitelio y de las fibras del tejido gingival. Las enfermedades periodontales se pueden prevenir con métodos mecánicos y químicos de control de placa bacteriana y visitas periódicas al odontólogo4. entregando información que contribuirá en el diseño de estrategias de prevención y control de EP en individuos diabéticos. como se presenta habitualmente a una edad temprana. la evaluación del estado de salud periodontal en una muestra de 100 pacientes portadores de esta patología. del Salvador. pueden llevar a la desdentación total o parcial en individuos jóvenes. 1 Cirujano-Dentista. Departamento de Medicina.

la acumulación de daño nos podría llevar a una sobreestimación del problema. utilizando una prevalencia estimada en 45%. superior a 1 mm. c) Periodontitis: en presencia de sacos periodontales de profundidad mayor o igual a 4 mm y pérdida de inserción de 3 mm o más. Este estudio fue aprobado por el Comité de Ética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y todos los pacientes firmaron un consentimiento informado. con excepción de los terceros molares. de primera generación. Como se presenta en la Figura 1. Los resultados del estudio de prevalencia se entregan como razones porcentuales. En edades menores disminuye la probabilidad de encontrar casos de periodontitis. determinó el nivel de inserción clínica. El estado de salud periodontal se determinó de acuerdo al siguiente criterio: a) Sin enfermedad periodontal: en ausencia de sacos periodontales y menos de 20% de sitios con sangrado. Luego. de todos los dientes presentes. Estadística: Para establecer el tamaño de la muestra requerida para el estudio. se obtuvo al azar una muestra de 52 sujetos de ambos sexos a quienes se les midió hemoglobina glicosilada A1C (HbA1C). sólo 37% de los sujetos presentó salud periodontal mientras. y a mayor edad. No hubo una diferencia significativa en la frecuencia de EP entre ambos sexos. 43 de ellos.5±3. UNC. fondo de ojo. serían las condiciones agravantes del cuadro clínico. . Debido al error de medición propio de las sondas periodontales manuales. se consideró un universo de 387 diabéticos tipo 1. y microalbuminuria en muestra de orina aislada. y con el fin de evitar incluir falsos positivos. cuyo promedio de edad fue 23. De acuerdo al resultado del examen periodontal previo. de entre 18 y 30 años. los datos se presentan como promedio ± DS. b) Gingivitis: en ausencia de sacos periodontales y 20% o más de sangrado al sondaje. RESULTADOS La muestra total estuvo constituida por 56 mujeres y 44 hombres.8 y 23. se descartó a los pacientes con EP incipiente en que los sacos periodontales midieran menos de 4 mm y la pérdida de inserción fuera menos de 3 mm. donde se les realizó anamnesis y examen físico completo.8 años. Para establecer la existencia de diferencias entre grupos se utilizó las pruebas t de Student. se dividieron en dos grupos: con y sin enfermedad periodontal. Un periodoncista previamente entrenado.la diabetes. De ellos. Chi-cuadrado con corrección de Yates y prueba exacta de Fisher considerando significativo un valor de p <0. concurrieron a nuestro centro. la profundidad de sondaje y la presencia de sangrado a la exploración en seis sitios. 63% estaba afectado de EP. La HbA1C y la microalbuminuria fueron procesadas por el método DCA 2000 (Bayer). respectivamente. De entre los 100 pacientes examinados. El fondo de ojo fue realizado por oftalmólogo.7±3. la que fue obtenida de un estudio piloto. con una presión de sondaje de 20 g.05. según la información publicada en el Anuario Estadístico del Ministerio de Salud en 1998. Para analizar los parámetros clínicos medidos con respecto a la presencia o no de EP. Se utilizó una sonda periodontal manual. 41% correspondía a periodontitis y 22% a gingivitis.

55% vs 28% (p=0. Prevalencia de Enfermedades Periodontales en pacientes diabéticos tipo 1 de entre 18 a 30 años. índice de masa corporal (IMC). . para la edad. Veintitrés pacientes (44%) tenían gingivitis o periodontitis y 29 (56%) no presentaban EP. tiempo de evolución de la diabetes o el nivel de HbA1c (p >0. ésta fue significativamente mayor en el grupo con EP que en los pacientes sin EP.Figura 1.5%. Se señala el porcentaje de casos con salud periodontal.0001). De los 52 pacientes que fueron sometidos a evaluación clínica y/o de laboratorio. 40% tenía una antigüedad de su diabetes mayor a diez años y el 86% tenía un valor de HbA1C superior a 6. no se encontró una diferencia significativa entre ambos grupos. Como se aprecia en la Tabla 1. Al considerar la proporción de pacientes en cada grupo con una antigüedad de la diabetes mayor a 10 años y como se observa en la Figura 2. gingivitis y periodontitis.05). de Santiago.

Figura 2.0001). . Se observa una diferencia significativa (p=0. Proporción de pacientes con más de 10 años de antigüedad de la diabetes en el grupo con y sin enfermedad periodontal.

la proporción de pacientes que presentaron signos clínicos de neuropatía periférica fue significativamente mayor en el grupo con EP (Tabla 2). no hubo diferencia significativa con respecto a la presencia de EP.01) (Figura 3).En relación a la asociación de EP y complicaciones crónicas de la diabetes. 58% vs 42% (p=0. . Al considerar presencia o ausencia de complicaciones crónicas en cada sujeto. se observó que. retinopatía o nefropatía definida por el hallazgo de microalbuminuria positiva pero. la proporción de pacientes que presentó una o más complicaciones de la diabetes fue significativamente mayor en el grupo con EP que en el grupo sin EP.

DISCUSIÓN . Proporción de pacientes que presentaron una o más complicaciones crónicas en el grupo con y sin enfermedad periodontal. Se observa una diferencia significativa (p=0.Figura 3.01).

la secreción exagerada de esta citoquina y de IL-1ß frente a la presencia del LPS bacteriano sea uno de los factores más importantes involucrados en la progresión de la EP 24.17. Los pacientes con más de 10 años de evolución de su enfermedad y con complicaciones crónicas propias de la diabetes. observamos que la proporción de pacientes con más de 10 años de diabetes y con más de una complicación crónica fue significativamente mayor en el grupo con EP que entre los pacientes sin EP. sigue siendo contradictoria. psicológico y social que significa la pérdida de dientes como consecuencia del avance de la EP. hace necesario instaurar programas de promoción y educación en salud periodontal en esta población. de 18 a 30 años de edad. a mayor duración de la diabetes mayor frecuencia de periodontitis12. b) Presencia de monocitos hipersecretores de mediadores inflamatorios como prostaglandina E2. que es la principal proteína presente en los tejidos periodontales. existe una alta prevalencia de enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis) en diabéticos tipo 1.21. La hiperglicemia contribuiría fundamentalmente en disminuir la función de los leucocitos polimorfonucleares. no así en otros estudios18. de adherencia y fagocitosis de los polimorfonucleares23. Por otra parte.5%). además podrían tener un mayor riesgo de presentar enfermedad periodontal. probablemente porque el número de pacientes evaluados con HbA1C fue escaso. y el criterio de diagnóstico periodontal fue diferente al utilizado por nosotros. En conclusión. Las EP en los individuos diabéticos se presentarían de forma similar a las complicaciones crónicas de la diabetes.19. En este estudio no encontramos asociación entre presencia de EP y calidad del control metabólico. en diabéticos de 20 a 29 años15. Se observó gingivitis en 22% de los casos. ésta se encontraba en un rango superior al considerado como un control metabólico óptimo (>6. frente a la estimulación con lipopolisacárido (LPS) de bacterias gram negativo24-26. En nuestro estudio observamos que. porcentaje inferior al encontrado por Rylander en Suecia. La diferencia en este resultado podría deberse a que la muestra evaluada en ese estudio incluyó sólo a 48 sujetos. y alterando la síntesis del colágeno. c) Alteración en el metabolismo del colágeno. de Santiago de Chile. la presencia de complicaciones avanzadas se correlaciona con una mayor severidad de la periodontitis22.30.25. En cuanto a la etiopatogenia de la EP. . Esto abre un interesante campo en la investigación de parámetros inmunológicos que permitan orientar al pronóstico de las EP. aumentando la susceptibilidad a la colonización bacteriana y dificultando la cicatrización29. que observó una prevalencia de 55%14. alcanzando a 63%. favoreciendo la infección. lo que estaría de acuerdo con lo publicado anteriormente. es decir. Se ha sugerido que el buen control metabólico de la diabetes favorece la salud periodontal 20. lo que disminuye la difusión de oxígeno y la eliminación de deshechos metabólicos.14. factor de necrosis tumoral-alfa (TNF-a) e interleuquina-1ß (IL-1ß). con más de 10 años de evolución de la diabetes. algunos autores han encontrado una asociación positiva16. el que es removido en exceso e incompletamente reemplazado27. La relación entre periodontitis y control metabólico de la diabetes. En nuestro estudio. en un alto porcentaje de los sujetos evaluados con HbA 1c. similar al 40% observado por Galea en Malta. Probablemente en este grupo de pacientes. En el último tiempo se ha descrito una correlación positiva entre niveles plasmáticos elevados de TNF-a y HbA1c en diabéticos tipo 131. El daño biológico. los factores que podrían explicar la rápida destrucción de los tejidos periodontales observada en los pacientes diabéticos serían: a) Defectos en la función quimiotáctica.28 y d) Deterioro microcirculatorio.La prevalencia de EP en diabéticos tipo 1 de 18 a 30 años de edad encontrada en el presente estudio fue elevada. La prevalencia de periodontitis fue de 41%.

J Dent Res 1991. 16: 329-34. 36: 219-24. Periodontal conditions and treatment needs. 14: 38-43. Skrepcinski FB. J Clin Periodontol 1986. Microbiology of periodontal disease-present status and future considerations. Bruck E. 48: 96103. Hugoson A. Haber J. [ Links ] 12. Robertson DC. [ Links ] 14. [ Links ] 5. Lindhe J. [ Links ] 9. Löe H. En: Patricia Bereck W ed. Dental caries and periodontal disease experience of patients with early onset insulin dependent diabetes. 14: 37585. Gamonal JA. Watters J. [ Links ] 13. Ramberg P. The host response to the microbial challenge in periodontitis: assembling the players. Wilson T.REFERENCIAS 1. Page RC. Szpunar SM. Manwell MA. Epidemiology and prevention of periodontal disease in individuals with diabetes. Katz PP. Socransky SS. Periodontology 2000 1997. Prevalence of periodontal disease in young diabetics. Grossi SG. Galea H. Diabetes Care 1991. Ho AW. Rasheed A. The relationship between reduction in periodontal inflammation and diabetes control: a report of 9 cases. Page RC. [ Links ] 11. Tonetti M. Prevalence of periodontal disease in insulin-dependent diabetes mellitus (Juvenile Diabetes). Diabetes Care 1993. Dunford RG et al. Cianciola JL. 14: 9-11. Assessment of diabetes as a risk factor for periodontitis. [ Links ] 3. 67: 10419. 68: 7139. Rylander H. Aganovic I. by CPITN. Treatment of periodontal disease in diabetics reduces glycated hemoglobin. Selby JV. J Am Dent Assoc 1982. [ Links ] 6. J Periodontol 1992. 104: 65360. J Periodontol 1996. Sepe SJ. Kornman K. Miller LS. [ Links ] . 48: 497-504. [ Links ] 10. 63: 843-8. 14: 33-53. Blodgett J. Genco R. Newbold D. J Periodontol 1997. Periodontal disease: the sixth complication of diabetes mellitus. Reding ME. Wirthlin MR. Showstack JA. López NJ. J Periodontol 1977. Crowley R. Genco RJ. Thorstensson H. Aranda W. [ Links ] 15. Chile. Periodontal disease experience in adult long-duration insulindependent diabetics. Fundamentals of Periodontics. Park BH. Aganovic M. Int Dent J 1998. Quintessence Publishing Co Inc 1996. Blohme G. Kornman K. The Pathogenesis of Periodontal Diseases: an overview. 70: 414. Periodontology 2000 1997. Decaro T. Int Dent J 1986. [ Links ] 7. The pathogenesis of human periodontitis: An introduction. [ Links ] 8. Kornman K. Mosovich L. in the 35-44 and 65-74 years old population in Santiago. [ Links ] 2. [ Links ] 4. Kornman K. Current view of risk factors for periodontal disease. 20: 352-8. J Clin Periodontol 1993. 37.

pérdida de inserción. una pérdida de inserción y una recesión gingival estadísticamente más elevadas en pacientes diabéticos respecto a la población control.es Recibido: 13-1-2002 Aceptado: 29-6-2002 Arrieta-Blanco JJ. C. Bartolomé-Villar B. Profesora de Odontología de la Universidad Europea de Madrid (3) Odontóloga Postgraduada de Medicina y Cirugía Oral de la Fundación Jiménez Díaz. Madrid. España Correspondencia: Juan José Arrieta Blanco c)Clara del Rey 79. España Número de Teléfono: 915497773. Palabras Clave: Diabetes mellitus. Madrid. índice gingival. Fax: 91 5494569 E-mail: jjarrieta@fjd. L. Realizamos también biopsias de encía en 42 pacientes diabéticos y 29 controles para estudios histológicos. Med Oral 2003. Conclusiones: El índice de gingivitis fue más elevado en población diabética. profundidad de sondaje. SaavedraVallejo P. Tras el examen de las necesidades de tratamiento. Problemas bucodentales en pacientes con diabetes mellitus (II): Índice gingival y enfermedad periodontal.I.ISSN 1137 – 2834 RESUMEN Entre las complicaciones tardías asociadas a la diabetes mellitus se ha señalado a la enfermedad periodontal. recesión gingival e índice periodontal de necesidad de tratamiento de las comunidades. Francisco Jesús Arrieta Blanco (5) (1) Estomatólogo Adjunto de la Fundación Jiménez Díaz. Evaluamos los siguientes parámetros: estado gingival según el criterio de Löe y Silness. B 96689336 . El estudio de las biopsias no mostró cambios significativos en la encía de pacientes diabéticos frente a la población control. enfermedad periodontal. 3ºB. Begoña Bartolomé Villar (2). no ocurriendo lo mismo con la profundidad de sondaje. pudiendo ser más severa y refractaria al tratamiento que en sujetos sanos. Resultados: Encontramos un índice de gingivitis. Madrid (4) Endocrinólogo. Pilar Saavedra Vallejo (4). observamos cómo los pacientes diabéticos precisaron de un tratamiento más complejo. © Medicina Oral S. No hallamos diferencias significativas en el índice CPITN de acuerdo al tipo de diabetes mellitus. Arrieta-Blanco FJ.F. Ester Jiménez Martinez (3).Problemas bucodentales en pacientes con diabetes mellitus (II): Indice gingival y enfermedad periodontal Juan José Arrieta Blanco (1). Alcala de Henares de Madrid (5) Endocrinólogo y Médico de Familia. Analizar las características histológicas en encía de pacientes diabéticos. Objetivos: Determinar la prevalencia de gingivitis y periodontitis así como el índice periodontal de necesidad de tratamiento de las comunidades en población diabética comparada con una control. Hospital Príncipe de Asturias. INTRODUCCION . 28002. Jiménez-Martinez E. Madrid (2) Estomatólogo. control metabólico o duración de la enfermedad. Diseño del estudio: La muestra del estudio fue de 74 sujetos control y 70 diabéticos.8:233-47.

8. algunos autores señalan cómo en la diabetes mellitus se encuentra alterada la microflora oral (38-40). pueden añadirse empeorando la migración leucocitaria a través de los vasos (47. Diversas alteraciones. más severa y progresa más rápidamente que en la población normal (9). 21). podría constituir una causa potencial de infección bacteriana en los pacientes diabéticos. no demuestran relación clara entre engrosamiento de la membrana basal con la diabetes mellitus (31. 36. . edad (16. una pérdida de almacenaje de glucógeno. La importancia de una adecuada función y de un número idóneo de polimorfonucleares para proteger al huésped ha sido ampliamente estudiada (54. 32). con fibras colágenas ocasionales (28). las proteínas de la membrana basal no realizan la glicosilación enzimática provocando cambios físicos que alteran la estructura. Además. 51-53) en los leucocitos periféricos de los pacientes diabeticos. 41. El cuadro histopatológico no es específico. otros. presencia de fibras colágenas e hinchazón del endotelio (31. facilitando un empeoramiento del cuadro clínico cuando se presenta la placa bacteriana como factor iniciador de la enfermedad (1-3). Dicha enfermedad puede ser especialmente problemática en pacientes diabéticos. 32-35).Inadecuada respuesta del huésped: Se ha postulado que un defecto en la función de los polimorfonucleares. 30). una disminución de la migración leucocitaria y una mala difusión de factores humorales. Esta asociación diabetes mal controlada-aumento de gingivitis y sangrado es señalada en más estudios (5. Distintas investigaciones mundiales. 20. los tejidos gingivales tienen aspecto edematoso y a veces están algo hipertrofiados. a pesar de que existen alteraciones vasculares que. Estos cambios incluyen: engrosamiento de la membrana basal de los capilares. han dado resultados dispares (12. La lesión estructural fundamental de los pequeños vasos es el engrosamiento de la membrana basal caracterizado por acúmulo de material fibrilar. reconociéndolo así también la Asociación Americana de Diabetes. Tanto factores celulares como mecanismos que provienen de factores séricos (glucosa e insulina) podrían actuar. Como es conocido. la diabetes mellitus altera la resistencia de los tejidos periodontales y los hace más propensos a la invasión de los microorganismos.Una infección periodontal puede afectar el control metabólico de la diabetes. Como hechos influyentes en esta relación diabetesenfermedad periodontal se han mencionado los siguientes: mal control metabólico de la enfermedad (6. 18. los diabéticos con periodontitis severa presentan una . Algunos estudios han demostrado una disminución de la quimiotaxis (46-49). 27). .Alteraciones de la microflora oral: Además del engrosamiento y modificación de la pared vascular descritos anteriormente. incluso es típica la supuración dolorosa de los bordes gingivales y de las papilas interdentarias (4). 12-15). Gingivales y W.56). incluso factores como aumento del antígeno del ácido glutámico decarboxilasa y aumento de Ig G a porfiromonas (22) ó niveles aumentados de metaloproteinasa de la matriz salivar (23) han sido señalados como indicativos de periodontitis refractaria y avanzada respectivamente. mayor tiempo de evolución de la diabetes (18-20). la causa última que explique la frecuencia elevada con que la enfermedad periodontal se presenta en el paciente diabético no ha sido dilucidada todavía. 17). esta disparidad es precisamente la que nos ha motivado a estudiar la prevalencia de enfermedad gingival y periodontal en pacientes diabéticos. podemos encontrar una disrupción de la membrana. Sin embargo. Capnocytophaga y vibrios anaerobios (38).Los diabéticos frecuentemente no toleran las prótesis dentarias debido a la pérdida ósea alveolar y a las lesiones mucosas que presentan. existencia de complicaciones tardías (7. una inadecuada eliminación de los desechos metabólicos. Así. 6). Otros estudios. suelen ser más frecuentes en presencia de la enfermedad (26). A. A pesar de ello. Todas estas alteraciones pueden influir en la severidad de la enfermedad periodontal de los pacientes con diabetes mellitus (10. (8) observan cómo la presencia de complicaciones tardías también podrían contribuir al aumento de inflamación gingival. aunque se han señalado algunos mecanismos fisiológicos: -Cambios vasculares: Se han encontrado cambios microvasculares en la encía y mucosa alveolar de los pacientes diabéticos. 25). como Rosenthal (7) y Rylander y cols.La enfermedad periodontal o la falta de dientes funcionantes impide una buena masticación. Además. ya que es más prevalente. sin embargo. ya que producirían una mala difusión de oxígeno. o una pérdida de la actividad colagenolítica y aumento de grosor de la membrana basal. estrechamiento de la luz y engrosamiento periendotelial. Es generalmente admitido que la diabetes por sí misma no va a dar lugar a la aparición de una enfermedad gingival aunque sí va a favorecer la modificación del terreno gingivo-periodontal. Prevotella intermedia (44) o también P.La relación diabetes-enfermedad gingival ha sido ampliamente discutida en la literatura. en pacientes diabéticos. . estafilococo fundamentalmente epidermidis (39). 37). Los microorganismos predominantes varían de unos estudios a otros: bacterias gram negativas en general (27. se aprecian otros cambios en el medio subgingival que favorecen el crecimiento de ciertas especies en pacientes diabéticos. si bien no son patognomónicas. similares a los encontrados en otros órganos y tejidos (26. Cuando existe hiperglucemia. lo que conlleva a una dieta inadecuada. Actinomycetemcomitans y bacteroides pigmentados (43). . de ahí.49). composición y permeabilidad de la membrana (29. realizadas con el fin de clarificar la importancia de la diabetes como factor de riesgo. Algunos autores señalan cómo las encías de los diabéticos no tratados suelen presentar un color rojo intenso. Durante mucho tiempo se ha considerado a la diabetes mellitus como un importante factor de riesgo de la periodontitis del adulto. como un defecto genético de los PMN en su célula de superficie en relación a los receptores de insulina. Un grado avanzado de gingivitis puede desencadenar la existencia de una enfermedad periodontal. amorfo y granular. que su prevención sea más importante en personas diabéticas que en no diabéticas (10. el origen del déficit funcional de los PMN en pacientes diabéticos está todavía poco claro. acompañado de estasis en la microcirculación. adherencia (50) y fagocitosis (49. Recta (45). 11): . 42). 24.

historia médica e historia oral. bucal. pancreática o del tracto gastrointestinal..Metabolismo anormal del colágeno: Esta alteración contribuiría a la progresión de la enfermedad periodontal y a la tórpida cicatrización de las heridas.82 años). dando su consentimiento para formar parte de este trabajo. Así. así como pacientes cuyo tratamiento fuera exclusivamente la dieta. los pacientes diabéticos con periodontitis mostraban una actividad significativamente más alta que los pacientes no diabéticos con periodontitis (64) quizá como intento de compensar la debilitada respuesta inmune celular (65).Pérdida de inserción: Medimos con sonda periodontal la distancia existente desde la unión amelo-cementaria hasta el final de la profundidad de sondaje.M.quimiotaxis disminuida al compararlos con diabéticos con periodontitis media o con no diabéticos con periodontitis media o severa (53.Recesión gingival: En aquellos dientes que presentaban recesión gingival bucal. Los registros obtenidos se anotaban en las correspondientes fichas diseñadas a tal fin. que tuvieran algún antecedente familiar de diabetes mellitus. renal. a pesar de que algunos estudios no han visto diferencias significativas en la función de las células T en pacientes con periodontitis (60.Pacientes diabéticos procedentes de la consulta ambulatoria del Servicio de Endocrinología de la Fundación Jiménez Díaz. distal y lingual) correspondiente a cada diente presente en la boca según los criterios de Löe y Silness (76). Los datos se obtuvieron de: . Se excluyeron también aquellos pacientes considerados como controles que fueran edéntulos. tanto a los pacientes diabéticos como a los controles se les realizó una radiografía panorámica y dos radiografías de aleta de mordida (derecha e izquierda).67) y una muestra control de 74 pacientes no diabéticos (29 varones y 45 mujeres) con edades comprendidas entre 11 y 75 años (edad media de 44. multiplicándose por cien. 4.Profundidad de sondaje: Medimos con sonda de la O. que presentaran alguna alteración diferente de su diabetes o tomaran alguna medicación que pudiera modificar los resultados. La recogida de datos y la exploración clínica bucodental así como radiológica fueron realizadas siempre por el mismo estomatólogo.Pacientes ambulatorios que acudían voluntariamente a la consulta de Estomatología de la Fundación Jiménez Díaz para revisión odonto-estomatológica (Grupo control). A todos los pacientes se les realizó su correspondiente historia clínica registrando datos de filiación. 59). con la sonda periodontal. El resultado final se obtiene sumando el total de superficies sangrantes y se divide por el número de superficies dentarias exploradas. Algunos estudios señalan una menor proliferación y crecimiento celular (66. .. tratamiento. Madrid). control de la diabetes (glucemia basal. rasgos frecuentemente observados en pacientes diabéticos (35). Algunos estudios han encontrado aumentada la actividad colagenolítica de los tejidos gingivales en el grupo de pacientes diabéticos (71. Se excluyeron del estudio aquellos pacientes diabéticos edéntulos.S las cuatro unidades de la encía (mesial. 74) y un aumento en la actividad de la colagenasa gingival (71. glucemia basal plasmática en ayunas mayor o igual a 115 mg/dl o que presentasen antecedentes de afectación hepática. 62). Todos los pacientes seleccionados fueron debidamente informados. . 72) una disminución de síntesis de colágeno por los fibroblastos de la encía y ligamento periodontal (73. Además. hemoglobina glicosilada: HBA1C) así como la existencia de complicaciones tardías.Estado gingival: Se evaluó midiendo con sonda periodontal de la O. Se registraron únicamente aquellas bolsas cuya profundidad era mayor de 3 mm. se midió la distancia entre la zona amelo cementaria y el borde marginal de la encía. 68). 75) MATERIAL Y METODO Muestra El presente estudio se realizó en el Servicio de Estomatología de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. años de evolución de la enfermedad. las inmunoglobulinas séricas se han encontrado significativamente aumentadas en los pacientes con periodontitis (61-63). Se ha publicado que la inmunidad celular juega un papel protector o de agresión (si existe alguna alteración) en la patogénesis de la enfermedad periodontal (58. 2. consignándose los siguientes parámetros de evaluación: ·Parámetros clínicos: Se incluyeron todos los dientes presentes en el examen oral. observando si se produce o no sangrado. 61). Además en dichas condiciones el colágeno podría no experimentar la glicosilación enzimática y los enlaces derivados de la glucosa contribuirían a reducir su solubilidad y velocidad de renovación (42. En cuanto al sistema de complemento. .M. 68-70).. 67) así como una disminución en la síntesis de colágeno por los fibroblastos de la piel bajo condiciones de hiperglucemia (66. 1.Pacientes diabéticos provenientes de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del área correspondiente al Hospital Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares. mientras que la respuesta humoral sí se ha encontrado alterada (22. .14 ± 18. A la población diabética se les consignaron además otros datos: tipo de diabetes. Obtuvimos una muestra total de 70 pacientes diabéticos (30 varones y 40 mujeres) con edades comprendidas entre 11 y 81 años (edad media 50. excepto los terceros molares. 3.S la distancia desde el margen gingival al final de la bolsa periodontal en las cuatro superficies de cada diente.. 57).

M. no encontramos diferencias estadísticamente significativas entre diabéticos y controles en pacientes menores de 25 años.28%). · Parámetros Radiográficos: A todos los pacientes del estudio (diabéticos y controles) se les realizó: . así como las lesiones de los vasos capilares y arteriolas.22%. 26-27. Método Estadístico: El presente trabajo ha sido realizado según un esquema de diseño transversal prospectivo.2 en la población control. 79).6% en controles.3% en diabéticos y 85.5) (p<0.).8± 3.5. 2. a los pacientes que dieron su consentimiento se les realizó una biopsia de encía en zona de mucosa clínicamente normal. siendo estas diferencias estadísticamente significativas (p<0.6± 4.3% en los diabéticos y controles respectivamente. 46-47.05.01 (Tabla 1). En el estudio histopatológico se valoraron las alteraciones del epitelio y del corion subyacente. Se utilizaron los siguientes test bioestadísticos: Test T de Student para la comparación entre una variable cuantitativa y otra cualitativa de dos categorías y intervalos de confianza para la comparación de dos variables cualitativas de tres o más categorías (78. Al estudiar el índice de gingivitis en la muestra total por grupos de edad. . El examen y análisis de las biopsias fueron realizados con microscopio óptico por el mismo patólogo sin tener previo conocimiento de la situación del paciente.3%) no presentaban pérdida de inserción en ninguno de los lugares estudiados.7% y 87.1 y 0.48. 36-37. a todos los pacientes se les realizaba una limpieza bucal.0% en diabéticos. . Tras la obtención de los datos clínicos. en el 1.01). restos radiculares y/o la presencia de lesiones osteíticas.8± 7.Dos radiografías de aleta de mordida (derecha e izquierda) con el fin de valorar el nivel del hueso marginal interproximal a nivel del 2º bicúspide y 1º molar.80%-52. en diabetes tipo II: 59.59± 11. En las superficies bucales-linguales observamos que esta pérdida era del 47. sólo realizamos una medición al azar en un diente por sextante. la pérdida de inserción era menor en los sitios interproximales (el 96% de los diabéticos y el 100% de los controles presentaban menos de 6 sitios con pérdida mayor o igual a 2 mm. Los datos fueron analizados en el paquete estadístico SPSSPC. Los sitios con mayor frecuencia de pérdida de inserción fueron las superficies bucales y linguales de las dos poblaciones estudiadas: 87.18 en la diabetes tipo I y tipo II respectivamente. Estas diferencias no fueron significativas tras el análisis estadístico.. Sólo 9 pacientes de los 70 diabéticos examinados (12. de profundidad fue de 8.7% en controles).Una radiografía panorámica con el objeto de poder observar inclusiones dentarias. La media de superficies dentarias con recesiones gingivales fue significativamente mayor en los pacientes diabéticos (4. En pacientes menores de 20 años. En los grupos de edad de 25-39 años y mayores de 70 años hubo diferencias para p<0. La mayoría de las bolsas periodontales se localizaban en las caras interproximales de las superficies dentarias (95.01). RESULTADOS 1.8%) y 18 de los 74 contro les (24. Tanto en los pacientes diabéticos como en los controles. · Parámetros Histológicos: Pasados 15 días de la profilaxis. El control metabólico de la diabetes mellitus no afectó al índice gingival ni globalmente ni en ningún grupo de edad estudiado. 31.1 y de 45. 96.. Se elaboró una base de datos en el programa DBASE IV formada por 144 registros correspondientes al conjunto de pacientes (diabéticos y controles) de la muestra seleccionada. El 13% de los pacientes diabéticos y ningún control tenían más de 15 sitios con una pérdida de inserción mayor de 2 mm.Parámetros periodontales en la población diabética y en la población control: A) Profundidad de Sondaje: Sólo registramos aquellas mediciones cuyo valor era mayor de 3 mm.96%.S) los siguientes dientes: 17-16. entre 40-55 y 56-70 años las diferencias fueron significativas para p<0. se les enseñaba una técnica de cepillado dental y se les recomendaba enjuagues con clorhexidina durante 10 días. C) Recesión Gingival: Se midieron las recesiones gingivales mayores o iguales a 1 mm. B) Pérdida de Inserción: De forma semejante.1 de la población diabética y control respectivamente. La frecuencia de distribución de los sitios con pérdida de inserción se refleja en la Tabla 2. Esta pérdida fue significativamente mayor en los pacientes diabéticos frente a los controles (p<0. registramos sólo aquellas zonas con una pérdida de inserción mayor o igual a 2 mm.04± 12.3± 4.71 y 56. 11. B) Estudio en la población diabética:.2 en pacientes diabéticos y de 5.1± 7.4± 2. La media de unidades gingivales con bolsas periodontales de 4-5 mm.01).. La media de gingivitis fue de 53.Valoración del Índice de Gingivitis: A) Estudio de la población diabética y control: El índice medio de gingivitis en pacientes diabéticos fue de 55. obteniendo así 42 muestras de pacientes diabéticos y 29 de los controles. Hallamos bolsas periodontales mayores de 5 mm. sobre los seis dientes del CPITN. anotando el índice más alto de cada sextante.Índice periodontal de necesidad de tratamiento de las comunidades (CPITN) (77): En adultos con edad igual o superior a 20 años se examinaron (con sonda homologada por la O. El índice de gingivitis en ambos tipos de diabetes (tipo I y II) no mostró diferencias estadísticas (IC en diabetes tipo I: 50.2) que en los controles (1.9 en el grupo control. Para cada paciente calculamos un valor medio del nivel de hueso y anotamos el número de sitios interproximales cuya distancia entre la unión amelocementaria y el hueso marginal era mayor o igual a 2 mm. Tampoco se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el índice de gingivitis medio entre pacientes diabéticos con complicaciones tardías frente al hallado en diabéticos totales y controles.

dentro de la población diabética.12 en pacientes diabéticos y 0.Cerca del 66% de los controles y del 32% de los diabéticos no presentaban recesión gingival.33%. Gusberti y cols.Estudios Radiográficos: A todos los pacientes del estudio se les realizó una radiografía panorámica. en el 2. 4.71%) y en 3 controles (4.38% de los sextantes de los diabéticos y en 1. Así. (3).01). Cianciola y cols.Estudios Histológicos: El estudio de las biopsias de pacientes diabéticos y controles no evidenció la existencia de hallazgos significativos en la mayor parte de los parámetros valorados. Bernick y cols.71/31. Profilaxis. existencia de paraqueratosis. existencia de proliferación vascular). tampoco se observaron en función del control metabólico de la enfermedad medido por la HBA1C. Analizamos también. 5 eran no insulín-dependientes y sólo uno insulíndependiente..70% de los controles presentaban radiográficamente más de seis sitios con una pérdida mayor o igual a 2 mm. donde H significa salud gingival. No encontramos diferencias en el número de inclusiones de restos radiculares y presencia de focos osteíticos visibles sólo por estudio radiográfico entre la población diabética y control (35. (16). el 7% de los pacientes sanos y cerca del 36% de los diabéticos tenían más de cinco sitios con recesiones (Tabla 3).01%).1%/ 45. El número de sextantes ausentes fue significativamente mayor en los pacientes diabéticos que en los controles (p<0. El 4. Todos los pacientes de ambos grupos (100%) precisaron de instrucciones de higiene oral (TN1). alteración en la membrana basal. Estos resultados los podemos observar en la Tabla 4.43%). linfocitos.80%-7. y X: ausencia de sextante. en los restantes existía una infiltración linfoplasmocitaria.01). ni entre la duración de la diabetes y la severidad de la enfermedad periodontal. D) Índice periodontal de necesidad de tratamiento de las comunidades (CPITN): d. En 2 pacientes encontramos material amorfo de aspecto cálcico en el corion y en un paciente no insulín-dependiente observamos unas estructuras filamentosas y algunas esporas del tipo cándidas. Al comparar los resultados entre la propia población diabética (según tipo de diabetes. DISCUSION Autores como Bascones. No encontramos diferencias estadísticamente significativas entre el grado de acúmulo de tártaro de ambas poblaciones. aunque a los pacientes se les informó de su estado. No obtuvimos significación estadística entre los distintos grupos de edad analizados.01). En 13 pacientes no observamos presencia de componente inflamatorio en el corion.Necesidades de tratamiento: En función del índice CPITN encontrado. La distancia media entre la unión amelo-cementaria y el hueso marginal interproximal en la zona premolar y molar. sin significación estadística (8. formación granulosa y atrofia) como del corion (presencia de leucocitos polimorfonucleares.43. Un incremento similar de gingivitis ha sido publicado por Faulconbridge y cols. P1: bolsas patológicas de 4-5 mm.90% de los pacientes presentaban bolsas patológicas mayores de 6 mm (Figura 3). (82). el índice CPITN.Hallazgos clínicos: Hemos encontrado bolsas patológicas mayores o iguales a 6 mm.68% de los controles (p<0. que en 8 casos se acompañaba de exocitosis hacia el epitelio.05). El 15. Ringelberg y cols.1.2. en ambas poblaciones..57% de los pacientes diabéticos y en el 75. C: presencia de sarro... (85). d. (81). De acuerdo al tipo de diabetes mellitus. Estudiando aquellos pacientes con complicaciones tardías de su enfermedad. El número de bolsas patológicas entre 4-5 mm fue levemente mayor en la población diabética.37%).08). Sznagner y cols. analizamos las necesidades de tratamiento periodontal en ambos grupos estudiados. B: sangrado gingival.. Otros . En ningún paciente examinado observamos signos de displasia del epitelio. Sólo el 2.81% de los controles precisaron de un tratamiento complejo (no hubo diferencias estadísticas). De éstos. con aparición de estrato granuloso sin paraqueratosis. fibrosis.90± 0.05%). señalan cómo un aumento de placa bacteriana podría explicar una mayor prevalencia de gingivitis entre pacientes diabéticos y controles (80).85% de los diabéticos y el 2.71% de los pacientes diabéticos y el 10. observamos cómo existe un número muy elevado de sextantes ausentes (31. Collin y cols. exocitosis. en grado variable. En la Tabla V resumimos las necesidades de tratamiento (por individuo) en los pacientes diabéticos y controles.12% de los sextantes de los pacientes control (p<0. control metabólico. (84). Cerca del 80% de los sujetos de ambas poblaciones no tenían una distancia mayor o igual a 2 mm desde la unión amelo cementaria al hueso marginal. células plasmáticas.93± 0. Como únicos hallazgos destacables señalamos la presencia de inclusión de caninos superiores en 4 pacientes diabéticos (5. Gislen y cols.14 en el grupo control. Nosotros encontramos que el índice de gingivitis y sangrado tras el sondaje fue mayor en los pacientes diabéticos frente a los controles (55. diferencias estadísticamente significativas (p<0. no se encontraron diferencias significativas en el índice CPITN. La aparición de sangrado después del sondaje fue más elevada en la población diabética que en la control (33. En 6 pacientes diabéticos apreciamos un importante engromiento de la membrana basal de los capilares sanguineos. raspado y alisado radicular (TN2) se indicó en el 68. alteración en las arteriolas. P2: bolsas patológicas >6mm. en 6 pacientes (4 no insulíndependientes y 2 insulín-dependientes) se aprecian discretos signos de epidermización sin atipia del epitelio. (83). (23).01).. fue similar en los dos grupos: 0. 3. medida mediante radiografías de aleta de mordida. no contabilizándose el número de inclusiones de terceros molares ya que no eran objeto de estudio.) sí encontramos algunos datos significativos.2% respectivamente) (p<0. tanto del epitelio (presencia de acantosis.

88. comprobamos que las zonas bucales han sido las más frecuentemente afectadas. No observamos. al estudiar la profundidad de sondaje. encontramos un mayor índice de gingivitis en diabéticos tipo II aunque sin diferencias estadísticamente significativas. por el contrario. (83). tiempo de evolución y la existencia de complicaciones tardías. 25. Moore y cols. Sin embargo. 18. 8. otros trabajos (6. al igual que los resultados señalados por Rosenthal y cols. 97. correlación entre el grado de control de la diabetes mellitus. sin embargo. en contraposición a los resultados de Sandholm y cols. Al estudiar la población diabética no encontramos diferencias estadísticas según el tipo. 23. 10-12. (104) obtienen también una mayor frecuencia de necesidad de tratamiento periodontal en pacientes no insulinodependientes respecto a los controles. Hugoson y cols. (87) y Sastrowijoto y cols. 100) observan cómo los pacientes con neuropatía presentan una frecuencia más elevada de enfermedad periodontal. sin embargo. presencia o no de complicaciones tardías con el grado de inflamación gingival. 12. Estos resultados concuerdan con los encontrados por Bacic y cols. por considerarlo un fiel indicador para ambas poblaciones.33% respectivamente).05). Si consideramos las localizaciones más frecuentes con pérdida de inserción y recesión gingival en pacientes diabéticos y controles.Seppäla y Ainamo (13).47%/8.estudios (6. encuentran una elevada frecuencia de pérdida de tejido periodontal en las zonas bucales en individuos sanos. control y tiempo de evolución de la enfermedad. (89). raspado y alisado radicular (p<0. Narhi y cols. De igual forma. En nuestro estudio es a partir de los 40 años de edad cuando el número de sextantes perdidos comienza a ser más elevado en relación a edades inferiores. Ervasti y cols. 95). 87-89). Löe y cols. De acuerdo con nuestros resultados señalamos los estudios de Rylander y cols. del mismo modo. lo que conlleva que precisen terapias más agresivas). el grado de control de su enfermedad. La existencia de complicaciones tardías de la diabetes conllevó un mayor número de sextantes ausentes (31. 31. Esto se podría explicar por el hecho de que al aumentar la edad. 98. quizá porque la muestra de su estudio la componía una población más joven.37%) y de bolsas patológicas (3. 101). (8) encuentran que los pacientes que presentaban conjuntamente una nefropatía y una retinopatía tenían mayor inflamación gingival que aquellos que no la presentaban. Rylander y cols. fue igualmente más elevado aunque sin significación. 96). Gislen y cols. no encontramos diferencias entre la población diabética y control. 86). (102). 18.92%). 88. no cumpliéndose esta relación en diabéticos bien controlados. 16-18. hallazgos concordantes con los obtenidos en nuestro estudio y con los reseñados también por Rylander y cols. (8) señalan cómo en su trabajo la localización más frecuente de la gingivitis era en las caras linguales y bucales de los dientes de pacientes diabéticos. si bien en el primer trabajo la diferencia no era estadísticamente significativa. (103). en un estudio epidemiológico. Glavind y cols.68% respectivamente). La influencia de la diabetes mellitus en la salud periodontal ha sido ampliamente discutida en la literatura odontoestomatológica (8. (20). (91) no observando tampoco relación entre el grado de control de la diabetes y la enfermedad periodontal. Una justificación a este incremento es el hecho de que la enfermedad periodontal en pacientes diabéticos es más severa que en los no diabéticos. (17. La aparición de sangrado tras el sondaje fue más alta en la población diabética que en la control (p<0. 20.57% / 75. (8). 100) discrepan de nuestros hallazgos.71%) en relación a los controles (10. observando también una relación entre sangrado gingival y control metabólico. Finestone y Boorujy (88) obtienen datos similares en pacientes con nefro y retinopatía diabética. (18) y Safkan. Al analizar el número de sextantes perdidos encontramos que éste era mayor en la población diabética respecto de la control (15. Al igual que otros autores (8. Atendiendo a las necesidades de tratamiento en función del CPITN encontramos que una mayor proporción de pacientes diabéticos precisaron profilaxis. (8). 24. el número de bolsas mayores de 4 mm. 87). demostró que dicha pérdida ósea fue leve . tiempo de evolución. en nuestro trabajo no hemos encontrado una correlación significativa entre los distintos parámetros periodontales estudiados y las dos poblaciones diabéticas seleccionadas (tipo I y II). Rylander y cols. (8). datos que se corresponden con los señalados en otros trabajos (20. 21. No hemos encontrado bolsas patológicas mayores de 6 mm en individuos de ambas poblaciones menores de 25 años de edad. así Gusberti y cols. (87). El estudio de las radiografías de aleta de mordida para valorar la pérdida de hueso interproximal. (7). (6) y Tervonen y cols. 21. Algunos autores obtienen resultados diferentes.(84) señalan cómo aquellos pacientes en edad puberal con un alto nivel de sangrado gingival tenían generalmente un pobre control de su diabetes. A pesar de ello. 99) sí obtienen una mayor y más frecuente afectación periodontal en aquellos pacientes mal controlados. lo cual conlleva una mayor pérdida dentaria provocando el mayor número de sextantes ausentes en los diabéticos.01) respecto a los sujetos controles (68. 93. Así. 94. datos próximos a los hallados por otros autores (20. Sandberg y cols. esta pérdida en zonas interproximales fue muy baja. observando cómo la mayoría de las bolsas periodontales mayores de 3 mm se localizaban en las superficies interproximales de ambas poblaciones. sin embargo. no encontrando relación con el porcentaje de HBA1C y tiempo de evolución de la enfermedad. no demuestran esta asociación (91. otros aluden cierta relación con la edad: la diabetes mellitus es más frecuente en los adultos que en los jóvenes (18. Rylander y cols. Bacic y cols. ya que encuentran que la enfermedad periodontal aumenta con el tiempo de evolución de la de presentar enfermedad periodontal). 98.81%). (12) afirman que los diabéticos mal controlados presentan un mayor sangrado gingival que los sujetos sanos. otros. Opinando igual que estos últimos autores. Según el tipo de diabetes. 98). al ascender a tratamientos más complejos observamos cómo aumenta el porcentaje de pacientes diabéticos (15. Hemos utilizado el índice CPITN para valorar las necesidades de tratamiento periodontal. Muchos de los estudios revisados (13. los cuales no obtienen diferencias entre sujetos diabéticos y controles. 90-93). hemos observado que esta recesión gingival fue estadísticamente mayor en los pacientes diabéticos respecto a los controles. no reflejan la existencia de diferencias en el índice gingival entre pacientes diabéticos y controles. 87). pero no concordantes a los obtenidos en el presente trabajo. los sujetos presentan un mayor número de bolsas periodontales. Para algunos autores existe una asociación clara entre hiperglucemia y afectación del tejido periodontal (22. la enfermedad periodontal también es más frecuente en adultos que en jóvenes sanos (18. 85.

En el presente trabajo únicamente encontramos depósito de material amorfo de aspecto cálcico en dos pacientes. más del 80% de los individuos no presentaban una pérdida de hueso interproximal. (8) y Hugoson y cols. 33. no encontrando relación con el control metabólico. pero sólo en seis pacientes diabéticos pudimos apreciar un engrosamiento de la membrana basal. otros autores..El índice de gingivitis fue más elevado en la población diabética. tiem po de evolución y complicaciones tardías de la diabetes. La mayoría de los trabajos revisados señalan la existencia de alteraciones vasculares en la encía de los pacientes diabéticos. observamos unas estructuras filamentosas tipo cándidas en un solo paciente diabético y en ningún control. (18). CONCLUSIONES 1. 108). Aunque no era objetivo de este estudio analizar la posible existencia de cándidas en ambas poblaciones. en función del CPITN. por el contrario.en ambos grupos estudiados. Realizamos también en nuestro estudio un análisis anatomopatológico con el fin de investigar si existía alguna diferencia desde el punto de vista histológico entre la encía de los pacientes diabéticos y controles.. 3. sí observan una mayor pérdida de hueso interproximal al comparar la población diabética con la muestra control. presentando un aumento con la edad (105). sin existir diferencias reseñables. 34. Así.111). Nosotros encontramos una mayor proliferación vascular de arteriolas y capilares en pacientes diabéticos respecto a los controles. observamos cómo los pacientes diabéticos precisaron de un tratamiento más complejo. 4. 2.El estudio anatomo-patológico de encía en los pacientes diabéticos no demostró la existencia de lesiones características de la enfermedad (microangiopatía). si bien remarcan cómo no son patognomónicas (32. Algunos autores opinan que los individuos diabéticos presentan candidiasis con mayor frecuencia que los controles (109. Muchos estudios coinciden con nuestros hallazgos al observar una mayor frecuencia de estas alteraciones vasculares en diabéticos con larga evolución de su enfermedad (33.. Tanto el examen epitelial como el del corion no mostraron diferencias entre ambas poblaciones estudiadas. Estos hallazgos están de acuerdo con los encontrados por Rylander y cols. 34.Tras el examen de las necesidades de tratamiento. . 106. Carranza (96) describe la presencia de infiltración grasa y aumento de cuerpos extraños calcificados en las encías de diabéticos.. 107).No se ha encontrado una correlación significativa entre los distintos parámetros periodontales analizados y ambas poblaciones estudiadas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful