Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES

DERECHO MERCANTIL

LIC. VICTOR MANUEL ALEGRÍA RODAS

LIC. WEBSTER ROSALES CAMPBELL

FACTURA CAMBIARIA

NOVENO SEMESTRE

SECCIÓN “F”

GUATEMALA, ABRIL DE 2018


INTRODUCCIÓN

El Derecho Mercantil, “Es la parte del ordenamiento privado que regula a los
empresarios mercantiles y su estatuto, así como a la actividad externa que aquellos
desarrollan por medio de una empresa”1. Para su análisis y la facilitación de su estudio
dividimos dividiremos el derecho mercantil en: Los Comerciantes, Las Cosas o Bienes
Mercantiles y los Negocios Mercantiles; dicha clasificación es adoptada, incluso, por
nuestro mismo Código de Comercio.

El objeto de nuestra investigación se basará directamente en LAS COSAS O BIENES


MERCANTILES, Las cuales podemos definir como “objetos susceptibles de apropiación,
es decir, de ingresar al patrimonio de una persona”2mismos que se encuentran
regulados en el Libro III de nuestro Código Mercantil vigente. El artículo 4 del referido
código, también establece “Son cosas mercantiles: 1º Los títulos de crédito. 2º La
empresa mercantil y sus elementos. 3º Las patentes de invención y de modelo, las
marcas, los nombres, los avisos y anuncios comerciales”.

El artículo anteriormente mencionado, en su primer numeral, Títulos de Crédito, hace


mención de una figura mercantil, importantísima en el medio comercial para la
realización de diversas actividades de desarrollo, tanto económico como social, el
comerciante se auxilia de estos para asegurar el pago de mercancías o servicios
prestados, así mismo de adquisiciones traslados o pagos que se aseguran con un título
o simplemente una garantía.

HISTORIA

A través de la historia de la humanidad observamos un desarrollo o evolución


constante en materia de comercio. Así en el campo de comercio encontramos, tres
etapas fundamentales:

I. El trueque
II. El intercambio monetario
III. El Crédito

Cada una de estas, señalan un mayor dinamismo en las operaciones mercantiles: del
trueque se pasa a la utilización de la representación monetaria, pero llega un
momento, en el que, por las distancias, el tiempo y la movilidad comercial de las cosas
aparece la necesidad del crédito.
1
Mantilla Molina, Roberto. Derecho mercantil
2
Arturo Puente y Octavio Calvo. Derecho Mercantil.
EL CRÉDITO

Es un acto, por el cual, una persona (acreedor), entrega a otra (deudor), un bien
presente, a cambio de la promesa que el deudor le entregará al vencimiento de la
obligación el bien entregado o su equivalente.

TITULO DE CRÉDITO

“Son los documentos necesarios para ejercitar el derecho literal y autónomo que en
ellos se consigna y que están destinados a circular” 3. Así mismo, el código de comercio
guatemalteco, en su artículo 385 establece: “Son títulos de crédito los documentos
que incorporan un derecho literal y autónomo, cuyo ejercicio o transferencia es
imposible independientemente del título. Los títulos de crédito tienen la calidad de
bienes muebles.”

RELACIÓN JURÍDICA SUBYACENTE:

Se definirá como la relación que amerita la creación de un título de crédito, la cual


comúnmente no se ve, ni está implícita en el mismo título. Esta no modifica la función
del título, pero si define cual será el adecuado a la situación prevaleciente.

CARACTERISTICAS DE LOS TITULOS DE CRÉDITO

Para establecer las características de los títulos de crédito, deberemos sujetarnos a lo


establecido en el artículo anteriormente citado:

I. LITERALIDAD: Consiste que el derecho contenido en el título, es ejecutable


únicamente respecto a lo que este dice.
II. AUTONOMÍA: Se refiere a que dicho título no necesitará ningún otro acto o
hecho jurídico para poder ser ejecutado el derecho que en sí mismo
representa. Es decir que este vale por sí mismo y no depende de nada para ser
ejecutado más que por el vencimiento de la obligación. En otras palabras es el
mismísimo derecho.
III. FORMULISMO: Establece que está sujeto a una fórmula de redacción,
llenándose los requisitos generales de todo título y a los especiales de cada
uno.

3
Puente y Calvo. Derecho mercantil p. 168
IV. INCORPORACIÓN: “Poseo porque poseo, esto es, se posee el derecho porque se
posee el título”.4 Lo cual establece que su ejercicio y su transferencia se da por
la posesión, quien no tenga el título mismo, no podrá ser titular de tal derecho.
V. LEGITIMACIÓN: Es consecuencia de la Incorporación, debido a que para poseer
y ejecutar el título, deberá legitimarse, exhibiendo el título de crédito.
Solamente el titular del derecho puede legitimarse como titular del derecho
incorporado y exigir el cumplimiento.

CLASIFICACIÓN DE LOS TÍTULOS DE CREDITO:

Los títulos de crédito legales en Guatemala son los siguientes:

I. Letra de Cambio
II. Pagaré
III. Cheque
IV. Obligaciones o Debentures
V. Certificado de Deposito
VI. Bono de Prenda
VII. Carta de Porte
VIII. Conocimiento de Embarque
IX. Bonos Bancarios
X. Cédulas Hipotecarias
XI. Vales
XII. Certificados Fiduciarios:
XIII. Factura Cambiaria

El trabajo de investigación que a continuación se presenta, se enfoca en la explicación


individual de la Factura Cambiaria y particularidades que serán dilucidadas en su
momento, para lo cual procederé de la siguiente manera:

4
Raúl Cervantes. Titulos y Operaciones de Crédito. P. 10
FACTURA CAMBIARIA

1. FACTURA:

Entenderemos por factura, en términos generales, la lista de mercaderías o de


servicios, objeto de un contrato de compraventa mercantil, con la mención de sus
características, su precio y su cantidad. El Diccionario de la Real Academia Española, la
define como “Cuenta en la que se detallan con su precio los artículos vendidos o los
servicios realizados y que se entrega al cliente para exigir su pago”. Según las
acepciones mencionadas, la factura es un comprobante de la entrega de mercancías,
por la devolución del valor de estas en dinero, lo cual es detallado generosamente en
el documento.

Adicional a esto, la factura uno de los documentos que son útiles para respaldar costos
y gastos, así como para el crédito fiscal del impuesto al valor agregado (IVA).

La factura, como tal, es un documento que simplemente sirve de constancia, más no


es considerada como un título de crédito, debido a que podría considerarse como una
prueba, pero no como el derecho mismo de reclamo de alguna especie de pago o
compensación ya sea crediticia o al contado; para considerarla como tal deberemos de
hablar de las Facturas Cambiarias, las cuales según sus características son
consideradas, entre tantas cosas como un título de crédito, lo cual detallaré en el
siguiente punto:

2. FACTURA CAMBIARIA:

a. ANTECEDENTES: de los antecedentes conocidos de la Factura Cambiaria


encontramos en la legislación de Portugal en 1931, donde se regula el contrato
de compraventa el cual no contemplaba ningún crédito más que el que la misma
factura representaba, esta incorporaba garantías que en un acto de carácter
meramente patrimonial otorgaba un plazo para el cumplimiento de una
obligación la cual consistía en no más que el pago de dichas mercancías que
fueron presentadas al crédito.

Para Brasil, establecido en su Código de Comercio, el cual cuenta con la


regulación de la Factura Cambiaria, debiéndose de manera oportuna, resaltar
que se denomina “duplicata”; lo cual traducido al castellano se leería como
“duplicado”, lo que da lugar a la creación de duplicados en la factura comercial o
factura común, la cual fue muy usada debido a su versatilidad; es decir, el poco
formalismo para crearla y sus beneficios en el tráfico comercial

Cabe resaltar que el la República de Argentina, establecida en la ley 6601 del 7


de agosto de 1963, se regulaba este título, pero debido a su formalismo
(inscripción de registro y obligación de no prorrogar el plazo de 30 días), fue
destinada al fracaso.

También es oportuno mencionar que en la Republica de Perú, su legislación


obligó a la factura cambiaría a su total fracaso, sin embargo, esta establece dicho
título como un título valor.

La figura de la Factura Cambiaria nace en Guatemala exclusivamente con la


creación del Código de Comercio en 1970, el cual norma el uso de los diferentes
tipos de títulos de crédito que pueden ser usados en las diferentes actividades
comerciales que puede llevar a cabo cualquier persona indistintamente de su
oficio. Dicho Código en su Libro III, especialmente inclinado a las cosas
mercantiles, en su Título I de los Títulos de Crédito, el cual se divide en cuatro
Capítulos generales, los cuales van ordenados de la siguiente forma:

i. Disposiciones Generales
ii. De los títulos Normativos
iii. De los títulos a la Orden
iv. De los títulos al Portador

Debido a su complejidad, la factura cambiaria, adoptó un lugar específico en el


Código de Comercio, lo cual hace más fácil su comprensión y estudio.

b. DEFINICIÓN: La factura cambiaria es un título de crédito en el que se hace


constar la compraventa de mercaderías pagaderas en un plazo determinado, es
decir, que en ella se hace constar una compraventa al crédito. Para el Doctor
Edmundo Vásquez Martínez es “Título de crédito que incorpora el derecho a
percibir la totalidad o la parte insoluta del precio de una compraventa a plazo de
mercaderías o, si se quiere, como el título de crédito que obliga al comprador a
pagar a su vencimiento la suma que haya quedado a deber en una compraventa
a plazo de mercaderías”5. Sin embargo para establecer una definición más

5
Vásquez Martínez, Edmundo. Instituciones del Derecho Mercantil, Pag. 502
adecuada al estudio técnico del derecho podríamos decir que la factura
cambiaria es el documento emitido por el sujeto llamado comerciante, que
vende mercaderías y no toma en consideración la prestación de servicios.

Es importante mencionar que el Código de Comercio guatemalteco, en su


artículo 591, se refiere a la factura cambiaria como “La factura cambiaria es el
título de crédito que en la compraventa de mercaderías el vendedor podrá librar
y entregar o remitir al comprador y que incorpora un derecho de crédito sobre la
totalidad o la parte insoluta de la compraventa.” De esta definición podemos
resaltar los siguientes elementos: tiene como relación jurídica subyacente un
contrato de compraventa de mercadería de cualquier especie, la cual debe ser
real y efectiva; de la relación jurídica subyacente debe desprenderse un plazo el
cual debe ser respetado por éste título; incorpora un derecho de crédito, el cual
se transforma en obligación para el aceptante.

Se delimita a la entrega de mercadería real y efectiva debido a que en el artículo


591 del Código de Comercio en su tercer párrafo establece que “No se podrá
librar factura cambiaria que no corresponda a una venta efectiva de mercaderías
entregadas, real o simbólicamente.”

c. CARACTERÍSTICAS: entre las características más importantes y la que le hace


llevar el nombre de título de crédito, es que es autónoma, ya que se basta a sí
misma para producir todos sus efectos; también, dicho título incorpora el
derecho a cobrar una cantidad de dinero por la mercadería vendida al crédito6;
como relación jurídica subyacente, contiene un contrato de compraventa de
mercaderías al crédito, una vez aceptada por el librado7.

d. ELEMENTOS:
i. Personales:
o El librador-beneficiario: es quien la crea o emite, es decir, el vendedor de
la mercancía

6
Artículo 591 del Código de Comercio
7
Artículo 593 del Código de Comercio
o El librado-aceptante: es quien queda obligado a aceptar la factura que le
libre el vendedor de la mercadería al crédito.
ii. Reales:
o La mercadería vendida al crédito, que entrega el librador, acción con la
cual, el mismo termina con su obligación, para tener el libre derecho de
cobrar.
o La suma de dinero que el librado debe pagar en el plazo determinado en
el título.
iii. Formales: además de los requisitos que establece el artículo 386 del Código
de Comercio la factura cambiara deberá contener:
o El número de orden del título librado, es decir, el número de la factura
emitida, este es un correlativo controlado por el mismo emisor.
o El nombre y domicilio del comprador.
o La denominación y las características principales de las mercaderías
vendidas
o El precio unitario y total de las mismas.

La omisión de cualquiera de los requisitos de los incisos anteriores, no


afectará la validez del negocio jurídico que dio origen a la factura cambiaria,
pero esta perderá su calidad de título de crédito.8

e. FORMA DE CIRCULACIÓN: Entenderemos como circulación, al acto por el cual el


título de crédito, es trasladado de una persona a otra mediante el endoso o la
simple tradición, cambiando la propiedad de dicho título, es decir, se traslada
tanto el documento físico, como la relación y los efectos jurídicos que de este
devienen. Atendiendo al tenor de lo establecido en la legislación guatemalteca
en sus artículos 415, 418 y 436 del Código de Comercio, solo existen tres formas
en las que un título de crédito puede circular: Nominativa, A la Orden y Al
Portador; las dos primeras formas pueden realizarse mediante endoso y la última
puede darse por la simple transferencia del título, es decir por la simple
tradición.

Para establecer la forma en la cual circula la Factura Cambiaria analizaremos, en


primer lugar el artículo 438 del Código de Comercio el cual establece “El título de
crédito que contiene la obligación de pagar una suma de dinero, no puede ser

8
Artículo 594 del Código de Comercio
emitido a portador, sino en los casos expresamente permitidos por la ley.”, por
lo que descartamos de manera tajante la circulación de la Factura Cambiaria al
portador debido a que en el artículo siguiente nos establece que “Los títulos
creados en contravención a lo dispuesto en el artículo anterior, no producirán
efectos como títulos de crédito”.

Por lo anterior podemos referirnos a que la Factura Cambiaria podrá y deberá ser
transferida únicamente de forma nominativa o a la orden.

f. PROTESTO: Para el autor Manuel Ossorio protesto es el: “Acto que tiene por
objeto la comprobación fehaciente de la falta de pago a su vencimiento, de una
letra de cambio, cheque, pagaré o billete a la orden”9.

El Protesto Notarial de la factura cambiaria, es el acto realizado por notario para


hacer constar que la factura cambiaria fue presentada en el lugar, fecha y a la
persona obligada requiriéndole su aceptación o su pago, dejando constancia la
actitud del obligado. 10

El artículo 603 del Código de Comercio, indica el procedimiento de Protesto de


dos formas: Por falta de aceptación y por falta de Factura; “El protesto por falta
de aceptación, deberá levantarse en la propia factura o en hoja adherida a ella,
acompañando el aviso de recepción postal o cualquier otro documento
comprobatorio de su entrega al comprador o de su devolución por éste”. Por
otra parte menciona que “a falta de factura, el protesto se levantará por
declaración del protestante o a vista de una copia de la factura fechada y firmada
por el vendedor, siempre que adjunte el aviso de recepción o cualquier otro
documento que pruebe que la factura original fue enviada al comprador”.

g. COMPARACIÓN CON LA LETRA DE CAMBIO: antes de poder comparar la Factura


cambiaría con la letra de cambio definiremos que la Letra de cambio citando al
autor Roberto Paz Álvarez quien la define como “un título de crédito que
contiene la orden incondicional que una persona llamada girador da a otra
llamada girado, de pagar una suma de dinero a un tercero que se llama
beneficiario”.

9
Ossorio: Ob, Cit; Pag. 623
10
Meléndez Machuca, Laura: La Factura Cambiaria en el Ordenamiento Jurídico Guatemalteco.
Con el objeto de seguir definiéndola presentaré la siguiente tabla comparativa
para su estudio:

LETRA DE CAMBIO FACTURA CAMBIARIA


DIFERENCIAS
POR QUIEN LA CREA
La letra de cambio puede ser creada por
La Factura Cambiaria siempre será creada
cualquier persona que tenga un derecho
por un comerciante, cuya relación con la
sobre otra, la cual haya sido obligada por
otra persona quien será la aceptante,
relación jurídica subyacente o aceptada de
devenga de un contrato de compraventa.
plena voluntad
POR LA FORMA DE CREACIÓN
La letra de cambio puede ser creada de
cualquiera de las 3 formas posibles de La Factura Cambiaria únicamente será
hacerlo (a propio cargo, a propia orden, a creada a propia orden.
cargo de tercero)
POR QUIEN ES SU BENEFICIARIO
El beneficiario de la Letra de Cambio puede El beneficiario de la Factura Cambiaria
ser cualquier persona quien tenga el solo podrá ser el Vendedor, debido a que
derecho de exigir el cumplimiento de la recibió a cambio de la mercadería dada al
obligación que la misma letra le confiere a crédito, un valor pactado en dicho
esta. documento.
POR LOS INTERESES A COBRAR

La creación de la Factura Cambiaria no


La letra de Cambio establece su interés en
establece el hecho del cobro de intereses,
un 6% de no ser pactado de manera
pero no hay disposición que contravenga
diferente.
el establecimiento de estos

SIMILITUDES
ACEPTACIÓN

Para la Letra de cambio, la aceptación convierte al sujeto en principal obligado.

EL PAGO
Es el exacto cumplimiento de la obligación que yace en la misma letra. Este rompe el
plazo de la letra de cambio y deja sin efecto su derecho.
PROTESTO
Comprueba el acto y solicita el pago de una obligación vencida, la cual no se hizo
efectiva por lo medios voluntarios. Debe ser realizada por un Notario. Este acto no es
necesario si el documento consigna las palabras "LIBRE DE PROTESTO"
VENCIMIENTO
Vence por el plazo establecido en el mismo documento, sin perjuicio de ser protestada.