Está en la página 1de 1

EN EL SPORTPALAST DE BERLIN (10 de febre- El siguiente punto dice: Porque vemos en el man-

ro de 1933) tenimiento del pueblo y de su lucha por la vida


nuestra mayor meta, hemos de hacer desaparecer
Compatriotas, hombres y mujeres alemanes: las causas de nuestra destrucción y para ello, re-
conciliar a las clases alemanas.
La República de Weimar fue la que empezó el cri-
men de la inflación, y después de esta ira de robos, Los partidos de la lucha de clases han de conven-
con ayuda de su Ministro Hilferdings empezó el cerse de que, mientras Dios me dé vida; haré todo
desbarajuste espantoso. lo posible para destruirlos con todas mis fuerzas y
con toda mi voluntad. Nunca, nunca, abandonaré
La destrucción mediante esas teorías marxistas de
este deber: Hacer desaparecer al marxismo y sus
mercado y la anormalidad en nuestra política de
sicarios de Alemania. Y jamás estaré dispuesto en
impuestos, la cual hará el resto.
esto a llegar a un compromiso.
Así está hoy la situación en Alemania bajo el régi-
Alguién debe ser el vencedor: O el marxismo o el
men de los partidos, los cuales han arruinado du-
pueblo aleman. ¡Y Alemania ganará!
rante 14 años a nuestro pueblo.
Queremos educarles desde la infancia, para hacer-
Sólo podemos preguntarnos: ¿Durante cuanto
les creer en Dios y para hacerles creer en su pue-
tiempo todavía? Por esto, porque estoy convencido
blo. Queremos reestructurar el campesinado como
de que ahora, si no se quiere llegar tarde, hay que
base de nuestro pueblo.
empezar por la salvación, por esto me he declarado
de acuerdo, el 30 de enero en utilizar al Movimien- Sigo hacia el segundo pilar de nuestro pueblo: ha-
to que creció de 7 hombres a 12 millones, para cia el trabajador alemán. El que en el futuro ya no
salvar a nuestra patria y a nuestro pueblo alemán. será un extraño.

Nuestros contrarios preguntan ahora por nuestro Lucharemos contra la aparición de un nuevo sis-
programa. Mis compatriotas, yo podría hacerles a tema parlamentario-democrático. Y así pasamos,
ellos la misma pregunta. ¿Dónde ha estado vuestro enseguida, al punto doce: la reaparición de la lim-
programa? ¿Queríais hacer lo que habéis hecho pieza en nuestro pueblo. Junto a esta limpieza en
con Alemania? ¿Era este vuestro programa? ¿O no todos los campos de nuestra vida; la limpieza de
queríais esto? ¿Quién os impidió hacer lo contra- nuestra organización, la limpieza de nuestra vida
rio? social, la limpieza de nuestra cultura, también
queremos la restauración del honor alemán y del
Después de vuestra destrucción, hemos de rees-
respeto ante él.
tructurar por completo al pueblo alemán, igual-
mente como fue destruído hasta su base. ¡Este es No puedo apartarme de la fe en mi pueblo; no
nuestro programa!". puedo alejarme del convencimiento de que esta
Nación volverá de nuevo a superarse, no puedo
En el cuarto punto de nuestro programa, no que-
desprenderrne del cariño hacia este pueblo mío. Y
remos hacer esta reestructuración basándonos en
abrigo firmemente la convicción de que, llegará el
teorías que inventó algún raro cerebro, sino bajo
momento en que estos millones que actualmente
leyes eternas que siempre tienen validez. No en
nos odian, estaran detrás de nosotros para saludar
teorías de clase, no en puntos de vista de clase.
en nuestra unión, al nuevo Reich creado en co-
Estas leyes las resumimos bajo el quinto punto de
mún, conquistado con fatigas y logrado con amar-
nuestro programa:
guras; el nuevo Reich alemán de la grandeza, el
Las bases de nuestra vida están en los valores que honor, la fuerza y la justicia. ¡Amén!
nadie nos puede robar, a excepción de nosotros
mismos. Ellos son nuestra carne y nuestra sangre,
nuestra voluntad y nuestra tierra. Pueblo y tierra,
estas dos son las raíces de las que sacaremos
nuestra fuerza, y sobre las cuales construiremos
nuestros proyectos.

Partiendo de nuestro pueblo, levantaremos una


piedra en la reestructuracián del mundo.