Está en la página 1de 3

Ensayo:

LA ÉTICA EN EL USO DE INTERNET


Para comenzar a hablar de ética es necesario en primer lugar definir éste
término. ¿Ética? ¿Qué es? La ética, según Torres (2014), “Hace referencia a un
cuerpo de conocimientos que aborda la naturaleza de las acciones humanas en la
vida social, desde la óptica de los conceptos y preceptos morales (…) tiene como
objeto de estudio la moral”.

Partiendo de esta definición me es fácil afirmar que la ética al referirse a las


acciones humanas en la vida social, es “algo” que se relaciona directa o
indirectamente con todos los quehaceres humanos en los diferentes ámbitos y
contextos en los que se nos permita asistir y desenvolvernos. Y al mencionar que
estudia principalmente la Moral; de una o de otra forma apunta a que su valor
fundamental sea precisamente: lo bueno; las buenas acciones, los buenos
comportamientos, los buenos usos. Moral, entonces, es lo que se dice que se debe
ser, o lo que se debe hacer.

Reflexiono en esta ocasión, que es importante que exista una actitud ética
por parte de todas las personas en el desempeño de ciertas actividades que
realizamos en la cotidianeidad de nuestras vidas, sino es que en todas. Pero en esta
ocasión me atrevo a referirme principalmente a la ética en el uso intenso de las
nuevas tecnologías y la explosión de la información, refiriéndome de manera global
a todas las operaciones y funciones que se pueden ahora operar con el uso de la
red mundial denominada internet.

La ética nos enumera, tanto las cualidades esenciales como los compromisos
y dilemas, que enfrentamos a diario las personas en el uso del internet. (Torres,
2014). Abordando todo lo relacionado con el uso y mal uso de la información de
esta red, es necesario que las personas comencemos a cumplir y velar por que se
cumplan los principios éticos, ya que esto de una u otra forma dirá mucho de
nosotros, el cómo nos desempeñamos mientras navegamos en la web, nos vuelve
competentes, y eleva nuestro prestigio como seres racionales y juiciosos, que
ponemos en primera instancia: lo correcto.

Hoy en día, nos exponemos demasiado al uso del internet y hay que
reconocer que en ciertas ocasiones hasta llegamos al punto de privarnos del sueño,
descuidar otras actividades, pensar en la red constantemente, incluso cuando no
estamos conectados a ella, nos sentimos irritados excesivamente cuando la
conexión falla o resulta muy lenta, y mientras la usamos perdemos la noción del
tiempo, nos aislamos socialmente, nos mostramos irritables y bajamos el
rendimiento en nuestros deberes, sentimos una euforia y activación anómalas
cuando se está tan dependiente de este sitio. (Martínez, García y García, 2015).

Es por esta razón, que debemos hacer un llamado a la ética, para que venga
y nos revele las claves acerca de cómo debe ser nuestro comportamiento en el
ciberespacio, ya que el uso excesivo de la red de internet por parte de gran cantidad
de población a nivel mundial, hace necesario establecer normas básicas de
comportamiento ante las mismas, para lograr que como comunidad formada en el
espacio virtual logremos vivir y convivir sin problemas.

También es cierto que, como en toda comunidad humana la mera existencia


de las leyes no es suficiente para que éstas se cumplan. Y como con penalizar, no
basta. Es necesario entonces, que exista además un proceso formativo y educativo
para que tales normas sean apropiadas, interiorizadas y aplicadas.

Surge entonces la necesidad de crear algo más que leyes, hace falta un
manual o código de conducta que eduque a aquéllos que habitamos y a los que
habitarán en el ciberespacio. Y que oriente y regule el uso cotidiano de las
novedades cada vez más aditivas del internet, en tanto proporcione lineamientos
concretos acerca de las precauciones y responsabilidad a mantener al recurrir a los
servicios de las mismas, promoviendo su uso ético. Persiguiendo evitar
comportamientos perjudiciales de los usuarios del ciberespacio hacia ellos mismos
y hacia otros, de manera que, tendiendo a que, con el tiempo y la constancia, estos
comportamientos se vuelvan hábitos de acción.

No usar el ordenador para hacer daño a otras personas, no interferir en el


trabajo informático de otro, no husmear en los ficheros informáticos de otro, no usar
un ordenador para robar, no usar el ordenador para levantar falso testimonio, no
emplear los recursos informáticos de terceros sin autorización o compensación, no
adueñarnos del trabajo intelectual de otro, y comenzar a emplear la informática
asegurando el respeto y la dignidad del ser humano. (Olguin, 2013)

Si bien pueden parecer normas alejadas a nuestra idiosincrasia, en realidad


no lo son y pueden ayudarnos a que, podamos elaborar un código ético de conducta
que nos permita trabajar y sentirnos cómodos cuando usamos la tan indispensable
y cada vez más acrecentada red de Internet.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Torres, Z., (2014). Introducción a la ética, México DF, México: Grupo editorial Patria.

Martínez, G., García, E., García, J., (2015). Uso y abuso de internet, San Luís Potosí, México:
Editorial entre textos.

Olguín, D., (2013). La ética y el uso de internet, comportamiento en el ciberespacio.


Recuperado de: http://danielolguin.com.ar/?p=252

También podría gustarte