Está en la página 1de 2

Nombre : Frank Vladimir Ayala Galindo Nª de lectura : 3

Fecha de entrega : 15 de abril del 2016 Nombre de la lectura: La mente ética

Palabras nuevas:

1. Iniquidad: Injusticia o gran maldad al momentos de obrar.


2. Tara: Defecto físico o psíquico, por lo común importante y de carácter hereditario.
3. Experticia: Prueba pericial.

Resumen:

Al pensar en la mente como un conjunto de capacidades cognitivas, es útil diferenciar entre la


mente ética y las otras cuatro mentes que necesitamos cultivar especialmente si deseamos
prosperar como individuos, como comunidades y como especie. La primera, la mente
disciplinada, es la que adquirimos al dedicarnos a algo de manera disciplinada en el colegio.
Con el tiempo, y con suficiente entrenamiento, obtenemos experticia en uno o más campos:
nos hacemos expertos en control de proyectos, contabilidad, música, odontología, y así
sucesivamente. Un segundo tipo es la mente sintetizadora, que puede inspeccionar una amplia
gama de fuentes, decidir qué es importante y digno de atención, y ordenar esa información de
forma que sea coherente para uno y los demás. Un tercer tipo, la mente creadora, busca
nuevas ideas y prácticas, innova, corre riesgos, descubre. Si bien cada una de estas mentes ha
sido valiosa por mucho tiempo, todas son esenciales en una época en la que nos vemos
inundados de información y en la que todo lo que puede automatizarse se automatiza.
Existe aún otro tipo de mente, no tan puramente cognitiva como las primeras tres, que es la
mente respetuosa: el tipo de mente que trata de comprender y formar relaciones con otros
seres humanos. Una persona con una mente respetuosa disfruta estando expuesta a distintos
tipos de personas. Aunque no las perdona a todas, les da el beneficio de la duda.
Una mente ética amplía el respeto por los demás hacia algo más abstracto. Una persona con
una mente ética se pregunta: “¿qué tipo de persona, trabajador y ciudadano quiero ser? Si
todos los trabajadores en mi profesión adoptaran mi mentalidad, o si todos hicieran lo que yo
hago, ¿cómo sería el mundo?
Análisis crítico:

El autor nos habla de las distintas capacidades que posee el hombre pero fundamentalmente
de la capacidad ética que deberíamos tener en todo lo que ocurre en nuestra vida como una
forma de sentirse bien con uno mismo, si bien es cierto mi opinión sobre la lectura es que el
trata de cierta forma idealizar nuestras acciones pues esto no será posible, porque el la vida
deben existir los mundos tanto lo ético como lo no ético es una triste realidad pero necesario,
lo empresarios que son dueños en algunos casos hasta mismos gerentes, no son 100% éticos
ni se acercan a ese valor por la razón de que no les es rentable, si bien es cierto existe ese
cliché que las empresas generan bienes y servicios, su objetivo al fin y acabo es generar
ganancias, pero seguir una línea ética no los llevara por ese camino, de igual formas los
trabajadores que muchos de ellos son personas que su único ingreso es ese trabajo que
realizan, pongo como ejemplo una experiencia que tuve en mi tiempo de trabajo en una
empresa, donde hubo una fecha en la que la carga de trabajo había bajado, y para entonces se
estaba llevando control de las horas hombres en las distintas y el tiempo que se demoraban en
hacer un trabajo con carga de trabajo no era el mismo que sin carga con el fin de tener trabajo.

Con respecto al de no ser esclavos, es decir no aceptar todo lo que se nos diga o no quedarnos
callado ante algo que para nosotros creemos sea correcto, comparto la opinión pero de ahí a
renunciar seria como un acto de rebeldía y por consecuencia no sería ético, entonces eso de
ético o no es algo relativo.

La ética que es algo que se quiere lograr y solo quedara en eso, pero si es necesario en la
sociedad para vivir en un mundo con valores, respetos para un bienestar de todos.