Está en la página 1de 3

“Emprendedor del 10%”: Iniciativa empresarial a media jornada

http://www.knowledgeatwharton.com.es/article/emprendedor-del-10-iniciativa-empresarial-
medio-jornada/?utm_source=kw_newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=2016-08-24

Si alguna vez ha considerado crear una empresa, debe haber pensado que requiere el 100%
de su atención, lo que le obligaría a dejar su trabajo a tiempo completo. Un nuevo libro de
Patrick McGinnis, capitalista de riesgo y fundador de Dirigo Advisors, dice que todo lo que
necesita es el 10% de su tiempo libre para convertirse en emprendedor. Patrick estuvo en el
programa de Knowledge@Wharton, canal 111 de Sirius XM, para hablar del libro “El
emprendedor del 10%”.
Knowledge@Wharton: ¿Cómo llegó al porcentaje del 10%?
Patrick McGinnis: A partir de la experiencia personal. Yo era ese tipo que estaba buscando
a tientas, en el cuarto oscuro, el interruptor de la luz en mi propia vida. Esta experiencia causó
una conmoción en mi carrera; yo quería diversificar. Pensé, “¿cuánto tiempo debo gastar fuera
de mis horas de trabajo para que este tiempo sea significativo y me permita hacer algunas
cosas?” Empecé con un 20%. Entonces me pareció que era mucho y decidí reducirlo al 10%.
Con el tiempo, me di cuenta de que el inversor ángel invierte, de media, el 10% de sus activos
en iniciativas emprendedoras paralelas.
Knowledge@Wharton: ¿Cuántos emprendedores en potencia cree que desisten por temor a
estar asumiendo un riesgo, ya que creen que deben invertir el 100% de su tiempo o nada en
absoluto?
McGinnis: Muchos. Pienso en la comunidad empresarial y en amigos que trabajan en bufetes
de abogados, bancos o empresas. ¿Cuántos de ellos miran lo que está pasando en el sector
empresarial y dicen: “Bueno, me gustaría probar. El hijo de mi vecino tiene 24 años, puso en
marcha una empresa y ha recaudado $ 5 millones de dólares”.
O incluso algo mucho más pequeño: “Siempre quise tener un restaurante”, o algo así.
Entonces se paran a pensar: “Estaría muy bien, pero tengo un muy buen trabajo. Estoy
haciendo algo que siempre he querido hacer. No lo voy a cambiar por las incertidumbres de
la iniciativa empresarial. “Creo que muchas personas piensan así. Cuando hablo con la gente
sobre el libro, me sorprende ver cómo muchas personas en nuestra sociedad se enfrentan a
este dilema.

Knowledge@Wharton: ¿La idea sería utilizar estos proyectos emprendedores como una red
de seguridad o respaldo?
McGinnis: Bueno, tal vez. Por supuesto que vivimos en tiempos volátiles. Esta idea me vino
a la cabeza debido a la recesión de 2008 […] Las cosas pueden ir mal en el mundo. Cualquier
persona puede perder su empleo. Quería que la gente pensara en una forma de diversificar
sus actividades, que no estuvieran presas de su trabajo diario. Al mismo tiempo, vivimos en
una época en que la iniciativa empresarial se ha convertido en un gran negocio, por lo que si
usted no participa de alguna forma en la nueva economía se pierde la oportunidad de participar
en algo realmente importante.
Knowledge@Wharton: Usted presenta una gran cantidad de ideas diferentes a sectores de
la comunidad empresarial que los lleva a invertir el 10% de su tiempo en la actividad
emprendedora. Tengo algunos amigos en la industria de la cerveza artesanal que hoy en día
se dedican al 100% a la misma, pero que empezaron a tiempo parcial. Este es un segmento
que se ha adaptado a la posibilidad del 10%, ¿verdad?
McGinnis: Correcto. Es una de esas industrias en las que las barreras de entrada, pensando
aquí en el capital, son muy bajas. Usted puede empezar en su garaje con un kit de cerveza
barata. Puedo conseguirlo en Amazon. Realmente es posible montar el negocio, botella a
botella. Luego, con el tiempo, vas construyendo tu marca a través de las redes sociales, que
también es básicamente gratis. Encontré tres empresas en la investigación que hice para el
libro. Terminé haciendo el perfil de dos, pero esta es una industria que realmente ha
despegado. Lo mismo ocurrirá en otras industrias en las que, debido a la tecnología y todas
las herramientas que tenemos a nuestra disposición, se puede empezar algo desde cero.
Knowledge@Wharton: Cuando le dice a la gente que el 10% es todo lo que necesitan,
¿cuántos piensan que no es tanto?
McGinnis: Hay una mitología y cultura en torno a la iniciativa empresarial, según la cual si no
estás comiendo fideos y viviendo en una casa al borde de la carretera, entonces no estás
realmente comprometido, ¿verdad? Sin duda, se trata de una vía para algunas personas que
tienen ahorros o una familia que los apoya. Sin embargo, para los demás, el 10% es muy buen
punto de partida. Se puede llegar hasta el 100% o 110%, pero en ese momento hay que
preguntarse: ¿realmente me gusta el espíritu empresarial? ¿Es algo que me atrae? ¿Mi idea
de negocio tiene sentido? Como emprendedor al 10%, a menudo empiezas invirtiendo en algo
o dando consultoría a la actividad de los demás, y luego tal vez se inicia algo de forma paralela
que va creciendo. Sin embargo, la idea es que sea un punto de acceso, por lo que el 10% es
suficiente, pero puede suceder que a la persona le guste como actividad. Tiene una gran idea
y promete, entonces crece en escala más allá de ese punto.
Knowledge@Wharton: Usted habla en el libro sobre cinco tipos diferentes de empresarios.
McGinnis: Sí, hay cinco tipos de empresarios al 10%, y cada uno encaja con usted, o más de
uno, por supuesto. Tiene que elegir la ruta en función de sus recursos, el capital, el
conocimiento y las relaciones que cultiva.
El inversor ángel forma parte de eso. A continuación viene el consultor, que, en lugar de invertir
capital, invierte su tiempo en algo arriesgado. En tercer lugar está el fundador, alguien que va
a operar algo que comenzó como una actividad paralela. En cuarto lugar está el aficionado,
alguien que tiene una pasión y quiere ejercitarla. Esto no es algo impulsado por el lucro al
100%. También me gusta cocinar y deseo invertir en un restaurante donde se puede trabajar
en la cocina. Por último, tenemos el empresario 110%, alguien que ya es un empresario y ha
hecho una gran apuesta, “quiero usar el proyecto del 10% para diversificar, porque sé que el
espíritu empresarial es muy arriesgado y quiero dedicarme paralelamente a otras cosas”.
Knowledge@Wharton: Hablamos de la industria de la cerveza como un segmento que se ha
adaptado bien a la iniciativa empresarial del 10%. ¿Hay otros sectores así en la actualidad?
McGinnis: Cualquier industria que se abre y que se puede enfocar de una manera flexible,
que no necesita una gran cantidad de capital, también se ajusta a la iniciativa empresarial del
10%. Puedes configurar un sitio web básicamente a cero costo, gracias a las herramientas
online. Y eso en cualquier área que busca llegar a los consumidores. La gente hace esto con
las tiendas de Etsy que terminan evolucionando para crear una tienda online propia. Estas son
las soluciones del tipo más sencillo, pero también hay personas que… por ejemplo, hay una
historia sensacional en el libro sobre una mujer que tiene una empresa llamada Masala Baby
y diseña ropa de niños. Empezó en el sótano de su casa y ahora tiene presencia en todo el
país. Cientos de tiendas. Así que creo que todo depende de descubrir una industria que pueda
crecer en escala de manera racional.

También podría gustarte