Está en la página 1de 9

Osvin Manrrique Ortiz Rueda

Administracion de empresas

16004446

Finanzas administrativas

Semana 9

Flujo de Caja

En finanzas se entiende por flujo de caja (en inglés cash flow) los flujos de entradas y
salidas de caja o efectivo, en un período dado.
El flujo de caja es la acumulación neta de activos líquidos en un periodo determinado
y, por lo tanto, constituye un indicador importante de la liquidez de una empresa.
El estudio de los flujos de caja dentro de una empresa puede ser utilizado para
determinar:

 Problemas de liquidez. El ser rentable no significa necesariamente poseer liquidez.


Una compañía puede tener problemas de efectivo, aun siendo rentable. Por lo
tanto, permite anticipar los saldos en dinero.
 Para analizar la viabilidad de proyectos de inversión, los flujos de fondos son la
base de cálculo del valor actual neto y de la tasa interna de retorno.
 Para medir la rentabilidad o crecimiento de un negocio cuando se entienda que
las normas contables no representan adecuadamente la realidad económica.
Los flujos de liquidez se pueden clasificar en:

1. Flujos de caja operacionales: efectivo recibido o expendido como resultado de


las actividades económicas de base de la compañía.
2. Flujos de caja de inversión: efectivo recibido o expendido considerando los
gastos en inversión de capital que beneficiarán el negocio a futuro. (Ej: la
compra de maquinaria nueva, inversiones o adquisiciones.)
3. Flujos de caja de financiamiento: efectivo recibido o expendido como resultado
de actividades financieras, tales como recepción o pago de préstamos,
emisiones o recompra de acciones y/o pago de dividendos.
Usualmente el flujo de caja se calcula con una matriz con columnas y filas. En las
columnas se disponen los períodos, por lo general, meses; y en las filas los ingresos y
las salidas de dinero.

 Entradas: es todo el dinero que ingresa la empresa por su actividad productiva o


de servicios, o producto de la venta de activos (desinversión), subvenciones, etc.
 Salidas: es todo dinero que sale de la empresa y que es necesario para llevar a
cabo su actividad productiva. Incluye los costos variables y fijos.
Para su elaboración es útil usar una plantilla de cálculo. La fórmula que se puede usar
para sacar el flujo de caja proyectado es:

+Ingresos afectos a Impuestos


- Gastos no desembolsados
= Utilidad Antes de Impuestos (BAI)
- Impuestos
= Utilidad después de Impuestos (BDI)
+ Ajustes por gastos no desembolsados (Amortizaciones y provisiones)
- Egresos no afectos a Impuestos
+ Beneficios no afectos a Impuestos
= Flujo de Caja.

Cálculo del flujo de caja personal


Teóricamente, calcular el flujo de caja de una persona no debería ser difícil, siempre
que se disponga de las cifras exactas de ingresos y de gastos. En la práctica, resulta un
proceso más complejo porque se generan más beneficios y gastos de los que quedan
impresos en facturas y cuentas corrientes; por ejemplo, el interés que nos da nuestro
dinero, nuestras inversiones, los gastos de dichas inversiones, etc. Por eso llevar una
cartera de ingresos y gasto diario y actualizado dará al final de mes las cifras que se
buscan. Calcular el flujo de caja y obtener el gráfico de movimientos durante periodos
de tiempo largos nos dará una visión global de dónde se genera nuestro dinero y a qué
se destina a largo plazo, cuándo son las épocas en que se generan más gastos y cuándo
más beneficios. La fórmula básica del cálculo sería:
Flujo de caja = Beneficios netos + Amortizaciones + Provisiones
Mejora del flujo de caja
Cuando hablamos de mejorar el flujo de caja nos referimos a mejorar el resultado final
del cálculo. En nuestro caso lo haremos a escala doméstica pues a escala empresarial
son muchos los factores que entran en juego. La forma principal de hacerlo es
reduciendo los costos, aunque en el caso empresarial también ha de tenerse en cuenta
la mejora del rendimiento de las inversiones por ejemplo, un aspecto muy importante
entre los muchos que hay.

1. Lo primero y más importante de todo sería no perder de vista ningún


movimiento tanto a la alza como a la baja de nuestra caja, para poder así llevar
un cálculo exacto.
2. Intentar reducir o refinanciar el interés con el banco en el caso de que se
estuviera con un crédito o una hipoteca y observar los bancos de la
competencia lo que cobran por los servicios que nosotros utilizamos más a
menudo. Por ejemplo las fusiones bancarias habitualmente traen consigo
revisiones de costos que no van a nuestro favor o no son tan favorables como
con la anterior entidad.
3. Reducir nuestro gasto con la tarjeta de crédito, reduciendo así los astronómicos
valores de las comisiones que pagamos por usarla.
4. Hacer tus transferencias tu mismo desde el cajero o automatizarlas en el caso
de que hagas transferencias habitualmente.
5. Reducir esos costos que tienes y podrías evitarte llevando el desayuno de casa
en vez de ir a la cafetería, intentar aprovechar los descuentos o épocas de
rebajas para hacer tus compras o gastos, usar la tarifa telefónica que se adapte
mejor a tu horario.... en definitiva pequeñas cosas que suman al final del
ejercicio.

NOPCAF
El NOPCAF, acrónimo del inglés, Net Operating Cash Flow, y traducido al español como
«Flujo de Efectivo Neto de Trabajo», representa el total de los flujos de efectivo de una
empresa en un periodo dado, que por lo general es anual. Este indicador es utilizado
principalmente en la valuación de empresas, y es una de las variables para determinar
el EVA (Economic Value Added, por sus siglas en inglés), o Valor Económico Agregado,
así como el VPN (Valor Presente Neto).
La fórmula utilizada para determinar el NOPCAF es:
NOPCAF=GO+CNT
dónde: NOPCAF=Flujo de Efectivo Neto de Trabajo; GO=Generación Operativa (Utilidad
Neta Después de Impuestos + Depreciación); CNT=Capital Neto de Trabajo
Flujo de financiación
El flujo de financiación es el conjunto de contratos de crédito bajo la forma de apertura
de crédito, descuento comercial, anticipo, pago aplazado, créditos o cualesquiera otros
que cumplan con una función equivalente de financiación otorgados a una empresa
por una misma entidad de crédito.1

Como se calcula el flujo de caja

El flujo de caja es el flujo de dinero que entra y sale. El dinero que ganas es la entrada
de efectivo mientras que el dinero que gastas es la salida de efectivo. Si las entradas
son mayores que las salidas, tienes un flujo de caja positivo, una cantidad sobrante al
final del mes que puedes invertir. Si tienes un flujo de caja negativo, gastas más de lo
que ganas y tu negocio (o tu solvencia financiera personal) podría estar en peligro.
Recuerda que el flujo de caja mensual puede variar ampliamente, sobre todo en un
negocio nuevo o en transición o en un hogar en donde los ingresos y los gastos sean
variables.Parte1

Calcular el flujo de caja mensual de un negocio

Crea una hoja de cálculo. Crea columnas para las actividades operativas, las
actividades de financiamiento y las actividades de inversión. Abre todos tus estados
bancarios del mes para el que vayas a calcular el flujo de caja. Tu objetivo es
determinar si tuviste un flujo de caja positivo o negativo ese mes.[1]

 Un flujo de caja negativo indica que gastas más dinero del que ganas.
 Un flujo de caja positivo indica que ganas más dinero del que gastas. Necesitas un flujo
de caja positivo lo suficientemente grande que puedas continuar invirtiendo en el
crecimiento de tu empresa.

Calcula el flujo de caja neto de las actividades operativas. Suma las entradas de
efectivo, o el dinero que ingresa, de las operaciones diarias y la entrega de bienes y
servicios. Incluye los ingresos de cobros de cuentas deudoras a los clientes, los
intereses en efectivo y los dividendos recibidos.[2]
 Luego, calcula las salidas de efectivo. Las salidas de efectivo de las operaciones
incluyen los pagos en efectivo por bienes comprados; los pagos en efectivo de pagarés
a los proveedores; los pagos en efectivo a los empleados; el efectivo que se paga por
los impuestos, tarifas y multas; y el interés que se paga a los acreedores.
 Finalmente, se resta las salidas de efectivo a las entradas. Anota este número en la
columna "Actividades operativas". Si el número es negativo, indícalo con un signo de "-
" o con el signo que desees.

Determina el flujo de caja neto de las actividades de financiamiento. Suma todas las
entradas de efectivo que hayas generado a partir del financiamiento de deudas o de
capital. Esto incluye el dinero que hayas gastado o recibido de acciones, bonos y otros
valores. Incluye las ganancias de la venta de acciones, el dinero recibido de préstamos
y el dinero recibido de contribuciones e ingresos por inversiones.[3]

 Luego, suma las salidas de efectivo de las actividades de financiamiento. Incluye el


pago de principales de deudas, el pago de la recompra de capital (la recompra de
participaciones de acciones) y los pagos de dividendos a los accionistas.
 Resta las salidas de efectivo a las entradas y anota este número en la columna
"Actividades de financiamiento" de la hoja de cálculo.

Determina el flujo de caja neto de las actividades de inversión. Esta sección detalla
cuánto dinero ganó tu empresa a partir de inversiones como la compra de acciones o
bonos de otra entidad. Suma las entradas de efectivo. Esto incluye el principal que
hayas cobrado de pagarés, las ganancias de la venta de capital como las acciones o los
bonos y el dinero que hayas recibido de la venta de activos o propiedad física, como
plantas y equipo.[4]

 Suma las salidas de dinero, incluyendo el dinero de actividades de inversión que hayas
usado para adquirir deudas y comprar participaciones de capital y los desembolsos
para comprar activos o propiedad física, como plantas y equipo.
 Resta las salidas de efectivo a las entradas y coloca este número en la columna de
"Actividades de inversión".

Suma las tres columnas. Suma el saldo de tus actividades operativas, de


financiamiento y de inversión. Esta cantidad es el flujo de caja mensual de tu negocio.
Si es un número positivo, tienes un flujo de caja positivo. Si el número es negativo, tu
negocio gastó más de lo que ganó ese mes.[5]Parte2
Calcular el flujo de caja personal promedio mensual

Observa tu estado bancario en cualquier mes. Si bien puede ser necesario que los
negocios revisen su estado de flujo de caja todos los meses, quizás quieras calcular tu
flujo de caja personal más libremente para comprender tus propios hábitos básicos de
gastos y ganancias. Si estás pensando en invertir, quizás quieras saber el porcentaje de
tus ingresos que puedes adjudicar a las inversiones.[6]

 Crea una hoja de cálculo con cuatro columnas: ingresos mensuales, gastos mensuales,
promedio de otros ingresos y promedio de otros gastos.

Empieza con los ingresos mensuales. Suma tu sueldo después de impuestos, además
de cualquier ingreso por inversiones, intereses sobre ahorros e ingresos como la
manutención infantil, las becas o los beneficios federales. Esta cantidad contribuirá a
tu flujo de caja positivo. Debes colocar en una columna separada cualquier ingreso
inusual que no recibas mensualmente

Suma tus gastos mensuales. Suma el dinero que adjudiques todos los meses a ahorros
e inversiones. Luego, suma tus gastos de vivienda, como el alquiler, la hipoteca o los
impuestos sobre bienes inmuebles. Suma los recibos: la electricidad; el gas; la internet,
el teléfono y el cable; el teléfono celular; el agua o el alcantarillado; y cualquier otro
recibo que tengas que pagar.[8]

 Suma la cantidad que gastes en comida, tanto en compras en el supermercado como


saliendo a comer. Calcúlalo por separado si sales a comer más de dos veces a la
semana.
 Luego, suma la cantidad que gastes en transporte: gasolina, boletos, taxis, etc.
 Suma la cantidad que pagues en préstamos y la cantidad que pagues por los seguros y
la asistencia médica.
 Si tienes hijos, calcula lo que pagas en el cuidado infantil, las colegiaturas y las clases
extracurriculares y particulares.
 Si eres estudiante, suma tus propios gastos universitarios.
 Finalmente, suma el dinero que gastes en ropa, recreación y regalos. Incluye el dinero
que gastes en entradas para el cine, viajes y otros gastos mensuales regulares.
 Si hay algún gasto grande e inusual, colócalo en la columna "Promedio de otros gastos"
Promedia el flujo de caja inusual. Revisa tus cuentas y determina cualquier ingreso
que no recibas mensualmente. Por ejemplo, si te pagan por dar una clase de un
semestre al final del semestre, quizás tengas una gran entrada de ingresos ese mes en
particular.[9]

 Divide tus ingresos no mensuales entre 12. Coloca este número en la columna
"Promedio de otros ingresos".
 Toma en cuenta los gastos inusuales anuales, como la compra de un auto para la
graduación de tu hija o unas vacaciones anuales para ver a tus familiares. Divide estos
gastos entre 12 y colócalos en la columna "Promedio de otros gastos".

Suma el flujo de caja positivo. Suma tus ingresos y el promedio de otros ingresos. Este
es el flujo de caja positivo: la cantidad de dinero que ingresa a tus cuentas cada mes.
Para verificarlo, revisa tus cuentas bancarias para asegurarte de empezar cada mes con
una entrada aproximada de esa cantidad de dinero.[10]

Calcula el flujo de caja negativo. Suma los gastos y el promedio de otros gastos. Este
es el flujo de caja negativo: la cantidad de tus ingresos que sale de tu cuenta
mensualmente.[11]

Resta el flujo de caja negativo al flujo de caja positivo. Si el saldo es un número


positivo, tienes un flujo de caja positivo. Esto significa que tienes dinero disponible
para invertir. Considera invertir un poco o todo el saldo.[12]

 Si terminas con un número negativo, tienes un flujo de caja negativo. Esto significa que
gastas más dinero del que ganas y es momento de reducir tus gastos.Parte3

Manejar el flujo de caja


Monitorea tu flujo de caja. Para un negocio, esto significa cobrar las entradas de
efectivo lo más cerca posible de cuando se registren. Deposita los cheques
diariamente, envía facturas a los clientes en el espacio de 2 días y cobra las cuentas
deudoras en el espacio de 2 días. Aprovecha cualquier descuento de efectivo que esté
a tu disposicion.[13]

 Mantente siempre a la delantera: utiliza recibos en efectivo previamente numerados y


toma en cuenta a todos. Para los desembolsos, utiliza cheques previamente
numerados.
 Si eres una persona individual, monitorea muy de cerca tus gastos. Guarda los recibos
y consulta tu cuenta bancaria con frecuencia.

Cumple con gastos inesperados. Adjudica un poco de dinero para gastos inesperados
de emergencia, además de oportunidades inesperadas de expansión. Anticipa los
cambios en la nómina, los pagos de deudas y alguna compra grande ocasional.
Adjudica dinero todos los meses para estos gastos ya que continuarán surgiendo.[14]

 Si la mayor parte de tu flujo de caja adicional está inmovilizada en inversiones,


asegúrate de que siempre haya formas de tener un poco disponible para una
emergencia.
 Solicita un crédito a tu banco para los momentos de dificultades en el flujo de caja. [15]

Maneja tus gastos. Revisa tus salidas de efectivo todos los meses para detectar
cualquier gasto innecesario o extravagante. En momentos de bajas entradas de
efectivo, revisa tus gastos opcionales, el alquiler, los costos de capital y la nómina.
Retrasa las mejoras no esenciales y las compras de equipos grandes hasta que
incrementen las entradas de efectivo. Reduce las horas de trabajo durante los
momentos no cruciales y despide a cualquier trabajador innecesario o que no aporte lo
suficiente.[16]

 Si pagas alquiler, negocia con tu casero un contrato que te permita quedarte en donde
estés.
 Las personas individuales pueden seguir prácticas simples de reducción de costos,
como cocinar en casa en lugar de salir a comer. Planifica tus comidas para la semana y
haz todas tus compras en uno o dos viajes. Cocina una gran cantidad de dos o tres
cosas que te gusten mucho y disfruta de las sobras.
 Tanto los negocios como las personas individuales deben evitar las compras
impulsivas. Mantén un buen registro de lo que tengas y lo que necesites. Espera 48
horas antes de hacer una compra no prevista y cuestiona cualquier impulso de compra
que no esté dentro de tus necesidades anticipadas.

Consejos
 Los estados de flujo de caja son más difíciles de manipular pero hay formas en las que
puedes hacer que tu flujo de caja se vea mejor, como retrasar los pagos o las cuentas
por pagar, vender valores (por ejemplo, pagarés, acciones, bonos y certificados) y
revertir los cargos en los que hayas incurrido en un periodo anterior.
 Busca una ilustración completa de un estado de flujo de caja o solicita un estado
verdadero a una empresa. La mayoría de las empresas revelan sus estados financieros
al público, sobre todo a aquellos que estén interesados en comprar participaciones de
acciones.

Advertencias
 Los flujos de caja operativos deben compararse con el ingreso operativo en el estado
de resultados neto. Si las cifras varían en gran medida, esto podría ser un problema.
Por ejemplo, si el flujo de caja operativo es menor que el ingreso neto, podría significar
que registras ventas que nunca se cobran en efectivo o que hay un error en el ciclo del
flujo de caja.