Está en la página 1de 15

Pixel-Bit.

Revista de Medios y Educación


ISSN: 1133-8482
revistapixelbit@us.es
Universidad de Sevilla
España

Pariente Fragoso, J. L.
Los valores y las TICs en las instituciones educativas
Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación, núm. 28, julio, 2006, pp. 63-76
Universidad de Sevilla
Sevilla, España

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=36802807

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Nº 28 Julio 2006 pp. 63-76 Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación

LOS VALORES Y LAS TICS EN LAS INSTITUCIONES


EDUCATIVAS
VALUES AND ICTs IN EDUCATIONAL INSTITUTIONS
Pariente Fragoso, J. L.
jpariente@uat.edu.mx

Dirección General de Innovación Tecnológica

(Universidad Autónoma de Tamaulipas)

Resumen.
La irrupción creciente y acelerada de las tecnologías de la información y las comunica-
ciones (TICs) en los ámbitos educativos de todos los niveles en el mundo actual, demandan
un estudio responsable y acucioso de los efectos que tienen y pueden tener a futuro en la
formación de los educandos. Su utilización, con un elevado sentido ético, es una importante
tarea que deben enfrentar los responsables de las instituciones educativas, por lo que es
imperioso promover modelos de gestión para las mismas que incorporen valores trascen-
dentes como ejes centrales para su utilización. En el presente artículo se analiza el impacto
de las TICs y la formación en valores como tarea impostergable en los procesos educativos
contemporáneos y se señala la importancia de la utilización de modelos de toma de decisio-
nes y de gestión que contemplan los valores como guías para su concepción y aplicación en
las instituciones educativas contemporáneas.

Abstract.
The increasing and intensive irruption of Information and Communications Technologies
(ICTs) in the educational ambiences in all levels in the modern world demands a responsible
and urgent study of the effects that they have and may have in the formation of the students in
the future. Their use, with a high ethical sense, is an important task that people in charge of
educational institutions must face. For this reason, it is imperious to promote models of
management that incorporate transcendent values as essential parts of their use. The present
article analyzed the impact of the ICTs and the formation of values as an urgent task in the
educational contemporary processes, and it distinguishes the importance of the use of models
of decisions and management that contemplate the values as guides for their conception and
application in the educational contemporary institutions.

Palabras clave: Tecnologías de la información y la comunicación, TICs, valores, forma-


ción en valores, dirección por valores, valores y nuevas tecnologías educativas.
Key words: Information and Communications Technologies (ICTs), ITCs, values, formation
in values, managing by values, values and new educational technologies.

- 63 -
Pariente Fragoso, J. L.

1. Introducción. y la señorita Tecnofilia, son, al fin y al cabo, el


Juno educativo, las dos caras de la misma
La tecnología nunca ha sido neutral, y me- máscara teatral. (pág. 197).
nos aún si de asuntos educativos se trata. Desde mediados de la última década del si-
Para bien o para mal, pensar acerca de la su- glo pasado, los partidarios de la tecnofilia han
puesta neutralidad ideológica de la tecnolo- crecido sin cesar, defendiendo su postura con
gía no deja de ser, en el mejor de los casos, best-sellers como Road Ahead, de Bill Gate o
una romántica ilusión, o una peligrosa candi- Being Digital, de Nicholas Negroponte, quien,
dez en el peor de los mismos. «La tecnología, por cierto, hay que recordar que es también el
a pesar de mostrarse como una instancia neu- principal promotor de las computadoras de
tral, encarna formas de poder y autoridad, y cien dólares para los niños, denominadas -no
aún en su diseño se encuentran pautas que sé si eufemísticamente- «computadoras de los
van a ordenar la vida social de muy diferentes pobres», desarrollada por el laboratorio de
maneras» (Bustamante, 2001, párrafo 41). Las medios del Instituto de Tecnología de
tecnologías, en especial las relacionadas con Massachussetts (MIT), y que fue presentada
la informática y las telecomunicaciones, por hace apenas un par de semanas, durante la
tanto, llevan siempre consigo una carga Cumbre Mundial sobre Internet que se realizó
valorativa, y cuando las utilizamos en la edu- en Túnez.
cación, esta carga de valores puede ser apro- En el otro bando, sin embargo, los amantes
vechada para potenciar sus benéficos efec- de la tecnofobia tienen importantes antece-
tos, o convertirse en una maléfica y potente dentes. No hay que olvidar que los ataques
arma en contra de los valores trascendentes en contra de la tecnología iniciaron con la
más preciados por la propia humanidad que destrucción de uno de los primero telares in-
les dio vida. dustriales, por Ned Ludd, personaje entre real
Habría que recordar que, desde la aparición y legendario, que le diera su nombre a una de
de la tecnología, los valores que la represen- las más famosas corrientes de enemigos de la
tan han estado simbolizados por dos podero- tecnología, los «ludditas», bandas de indivi-
sos personajes a los que ya hemos hecho re- duos organizados, enmascarados y anónimos,
ferencia en otro documento acerca del papel cuyo objetivo era destruir la maquinaria usa-
de la videoconferencia sin duda uno de los da en la industria textil a principios del siglo
más potentes desarrollos de las TICs-, en los XIX en Gran Bretaña.
procesos educativos (Pariente, 2000): el se- Ya en tiempos más recientes, Clifford Stoll
ñor Tecnofobia y la señorita Tecnofilia. es un buen representante de un neo-luddismo
El señor Tecnofobia siempre ha hecho gala electrónico, como bien demuestran los ata-
de su liderazgo indiscutible en gayola, al fren- ques que en contra de la tecnología lanzara
te del inmenso coro de los marginados tecno- este autor en su famoso Silicon Snake Oil en
lógicos, mientras que la señorita Tecnofilia, el cual «sataniza el uso de la tecnología argu-
proveniente de más refinadas familias, no ha mentando, entre otras cosas, el tiempo valio-
cesado de coquetear con la educación para sos que desperdicia la gente relacionándose
convencerla de sus múltiples encantos. En la con una máquina, en vez de utilizarlo en pro-
escena socio-cultural, la irrupción de la Tec- cesos de socialización con sus semejantes.»
nología siempre ha provocado que las «cla- (Pariente, 2000, pág. 197).
ques» aplaudan ruidosamente o se unan al Nuestro actual mundo tecnologizado se ha
coro de la reflicha general. El señor Tecnofobia convertido ya en la aldea global preconizada

- 64 -
Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación

por McLuhan; en una tecnópolis, por utilizar en Internet en Europa, Asia, América Latina y
el término acuñado por Neil Postman (1993) África. Los temas y principios esbozados ex-
para describir «un estado de la cultura». El presan las visiones y objetivos de nuestra
autor lo define también como: comunidad respecto al derecho de los/as ciu-
. . . un estado de la mente. Consiste en la
dadanos/as y de las organizaciones a utilizar
deificación de la tecnología, lo que significa
Internet libremente, especialmente en su tra-
que la cultura busca su autorización en la tec-
nología, encuentra su satisfacción en la tec- bajo, a favor de la justicia social, económica y
nología y obedece las órdenes de la tecnolo- del medio ambiente. (APC, 2002).
gía. Esto requiere el desarrollo de un nuevo La carta analiza siete grandes temas, rela-
tipo de orden social, y su necesidad conduce cionados en mayor o menor medida, con los
a la rápida disolución de mucho de lo que aso- valores más trascendentes señalados por la
ciamos con las creencias tradicionales. (pág. UNESCO, como son la verdad, la libertad, la
71). justicia, la tolerancia, la paz, la responsabili-
Consciente de la importancia de los valo- dad y la solidaridad. Los temas contemplados
res, esta tecnópolis global ha tratado, de muy
son los siguientes:
diversas formas, de regular el comportamien-
to de sus ciberciudadanos, proponiendo para 1. El derecho a comunicarse
ello desde un simple conjunto de reglas bási- 2. Libertad de expresión y de intercam-
cas para el uso de los correos electrónicos y bio de información
la navegación en la red en general, denomina- 3. Diversidad de contenidos, propiedad
do «netiqueta» (Shea, 1994), hasta la propues- y control
ta para la Declaración de Derechos Humanos 4. Software libre/de fuente abierta, desa-
en el Ciberespacio, de Robert B. Gelman (1997), rrollo de tecnología y derechos de propiedad
basada en los principios que inspiran la De- intelectual
claración Universal de los Derechos Huma- 5. Privacidad
nos de las Naciones Unidas (Asamblea Gene-
6. Gobierno de Internet: internacional,
ral de las Naciones Unidas de 1948), y que
tiene como importante antecedente la Decla- regional y nacional
ración de independencia del ciberespacio, 7. Concientización, protección y ejerci-
histórico documento de John Perry Barlow, cio de los Derechos en Internet
co-fundador de la Electronic Frontier Cada uno de ellos tiene importantes
Foundation (Barlow, 1996), proclamado en implicaciones axiológicas, por lo que analiza-
Davos, Suiza, pasando por los innumerables remos con un poco más de detalle su impacto
códigos de ética de las asociaciones profe- en una educación preocupada por la forma-
sionales, de los cuales la Carta de APC sobre ción en valores.
Derechos en Internet puede ser un buen ejem-
plo. 1.1. La formación en valores.
En este último documento, elaborado por la
Asociación para el Progreso de las Comuni-
Es común escuchar hoy en día que tene-
caciones (APC), en noviembre del 2002, los
mos crisis de valores, aunque tengo la sospe-
autores afirman textualmente que la Carta
. . . ha sido desarrollada por los miembros y cha de que la queja es inherente a todas las
socios de APC durante talleres de derechos épocas de grandes cambios por las que ha

- 65 -
Pariente Fragoso, J. L.

atravesado la humanidad. Si en
realidad tenemos hoy una crisis
de valores, no es tanto por su pre-
sunta desaparición, como dice el
Director General de la UNESCO,
Koichiro Matsuura (2004), sino,
. . . por el hecho de que no al-
canzamos a orientarnos en un
mundo de valores a veces contra-
dictorios y de que estamos bus-
cando un rumbo a seguir. De ahí Figura nº 1. Las fuentes de los valores.
Fuente: Traducido de McIver Gibson, Joan
que la crisis por la que estamos (2001, pág. 19)
atravesando no sea una crisis de
los valores en sí, sino del sentido de éstos y El modelo ilustrado implica que el tomador
de decisiones debe considerar preguntas re-
de nuestra aptitud para gobernarnos y orien-
lacionadas con estas importantes variables,
tarnos. como podrían ejemplificar los siguientes
Pero, ¿qué son los valores y de dónde pro- cuestionamientos:
vienen? Definir los valores no es tarea senci- Legales: ¿Qué es lo que requiere la ley?
lla, y como no es éste el propósito central de Científicas: ¿Son las explicaciones co-
nuestro trabajo, sólo apuntaremos la conoci- herentes, comprensivas y simples?
da definición de Frondizi, en el sentido de que Económicas: ¿Es la mejor distribución
«son propiedades, cualidades sui generis, que de los recursos disponibles?
poseen ciertos objetos llamados bienes» Sociales: ¿Respeta esta política los
(1968, pág. 14), o la definición de Cardona valores y tradiciones de las personas o comu-
nidades involucradas?
Sánchez (2000, pág. 137), para quien los valo-
Estéticas: ¿Ensamblan las cosas entre
res son: ellas y funcionan de manera suave y eficien-
Convicciones aprendidas mediante expe- te?
riencias significativas, relacionadas con la res- Morales: ¿Se están haciendo realmen-
ponsabilidad del hombre hacia sí mismo y te las cosas adecuadas y correctas?
hacia todo lo que lo rodea, en armonía con las Una formación en valores, por tanto, debe
leyes de la naturaleza. considerar el análisis de este tipo de
La segunda parte de la pregunta inicial, o cuestionamientos trascendentes, preocupa-
sea, de dónde provienen los valores, tiene ción que ha sido reflejada en numerosos do-
cumentos publicados por las más altas ins-
también numerosas respuestas; sin embargo,
tancias internacionales.
por su claridad y sencillez, adoptaremos para
En 1996, por ejemplo, Jacques Delors pre-
contestarla el modelo organizacional basado sentó su conocido Informe Delors, titulado
en la propuesta de la Dra. Joan McIver Gibson, en español La educación encierra un tesoro.
ex-directora del Programa de Ética Científica El principio fundamental del informe es el aser-
de la Universidad de Nuevo México e ilustra- to de que la educación debe contribuir al de-
do en la Figura 1. sarrollo integral del individuo, en mente y cuer-

- 66 -
Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación

po, inteligencia, sensibilidad, sentido estéti- res que actualmente prevalecen en el discur-
co, responsabilidad social y valores espiritua- so educativo oficial: certificación, estándares
les. de calidad, empowerment, procesos de eva-
La formación en valores se ha convertido, luación y productividad, por citar sólo algu-
desde entonces, en uno de los asuntos priori- nos de los más perversos si sólo se trasladan
tarios en un buen número de escuelas e insti- alegremente del ámbito empresarial al entor-
tuciones de educación superior, como ha sido no educativo. Estamos llegando, incluso, a
el caso de nuestra propia universidad, que ha fabricar medicamentos que tratan de tomar el
incorporado como una materia obligatoria para lugar de los valores y los sentimientos que
todas las carreras de licenciatura el tema de nos diferencian de los demás seres de la crea-
profesión y valores, con la edición de un libro ción. Ahora usamos, por ejemplo, la tecnolo-
específico para el curso (Amaro y Navarro, gía Ritalín, para «arreglar» los desórdenes del
2001) o uno de los proyectos correspondien- comportamiento de niños cuyo único proble-
tes al Programa de Incentivos de la Secretaría ma real es la falta de atención (Monke, 2004),
de Políticas Educativas del Ministerio de Cul- que pudiera ser provocada por un desfase
tura y Educación de la República Argentina, inadecuado entre los requerimientos de los
finalizado en 1998 bajo el título de: «La ense- menores y el diseño de los modelos educati-
ñanza de la ética como tema transversal» vos utilizados actualmente, que no contem-
(Basanta, 2001), por citar sólo un par de ejem- plan los niveles de atención y la velocidad de
plos. respuesta a las que las TICs ya han acostum-
Sin embargo, no hay que dejar de insistir en brado al nuestros jóvenes escolares.
el hecho de que una educación basada en Los valores en la ciencia y la tecnología,
valores no descansa en la enseñanza de ma- por otro lado, tienen que ver, como argumen-
terias específicas, aunque sea con estrategias ta Nicholás Resher (1999), en su libro Razón y
transversales, sino en el currículum oculto, valores en la era científico-tecnológica, con
en el propio comportamiento del profesor en una serie de consideraciones que, si bien no
el aula, o de las actitudes y acciones concre- discrepan con las educativas, sí presentan
tas de las autoridades educativas, desde el variaciones importantes de tomar en cuenta
más humilde de los puestos, hasta los cargos para su aplicación, ya que se derivan, de acuer-
de mayor responsabilidad universitaria, como do al autor, con
ya sostuvimos en un trabajo anterior, donde a) los objetivos propios de la ciencia;
analizamos las implicaciones de una educa- b) los valores de la ciencia en cuanto a
ción para la democracia en un sistema educa- teoría, como pueden ser la coherencia, la con-
tivo que, como el nuestro, presenta profun- sistencia, la confiabilidad o la exactitud, entre
das contradicciones internas en estos aspec- otros;
tos (Pariente, 2002). c) los valores de la ciencia en cuanto a
procesos de producción, relacionados con los
1.2. Las TICs y la formación en valores. actores mismos, como la perseverancia, la
persistencia, la veracidad, la honradez inte-
Los valores fundamentales de la educación lectual o la modestia;
entre los que podríamos destacar la verdad, d) y, por último, los valores de la ciencia
la sabiduría, el carácter, la imaginación, la crea- en cuanto a aplicación. Se incluyen en este
tividad o la reflexión, etc., etc. , están siendo último apartado aspectos como el bienestar o
sustituidos de manera creciente por los valo- la comodidad.

- 67 -
Pariente Fragoso, J. L.

Por otro lado, el uso creciente de las TICs puede ser el esquema desarrollado por
en la educación presenta una tendencia irre- Rodríguez Morell y otros (2004), en el que,
versible para la formación de los futuros pro- por cierto, pueden también observarse claras
fesionales, y no hay que olvidar que estas implicaciones ideológicas.
tecnologías de la informática y las telecomu- La creciente sujeción a las presiones ideo-
nicaciones, llevan también consigo, de mane- lógicas y comerciales puede contemplarse, día
ra inherente, su propia carga de valores. Como a día, de manera conjunta con el incremento
ya mencionamos en otro escrito: del poder de los medios. El show de las trage-
El potencial de las altas tecnologías en la dias de la vida cotidiana, se nos presenta a
educación es una espada de dos filos: por un diario en la televisión, con una mezcla de fácil
lado favorece la expansión del lado oscuro entretenimiento, muchos comerciales y dra-
del capitalismo, pero por el otro permite su máticas imágenes, pero la mayoría de las ve-
uso en función de la creatividad y depende ces desprovisto de un análisis reflexivo y bien
de su apropiación crítica el poder trastocarse, informado de los hechos.
convirtiéndose, de un mero instrumento de Una de las tecnologías más utilizadas en la
dominación, en un medio para hacer de este educación y por tanto, con mayor posibilidad
mundo una ciberdemocracia educativa global de análisis de su impacto en la misma es, sin
(Pariente, 2000, págs. 197-198). duda, la Internet, la red de redes, como ha
Esta ciberdemocracia educativa global a la sido bautizada en numerosos medios. Tan
que ya nos encontramos inmersos, para bien importante es este tema que ha sido objeto de
o para mal, está también preocupada por los estudios y opiniones de las autoridades ecle-
valores por los que debe regirse. Como un siásticas de mayor nivel. Incluso, el papa Juan
ejemplo más de lo anterior, podemos citar un Pablo II le dedicó un mensaje especial en las
artículo publicado por EDUTEKA (2004), en Jornada Mundial de las Comunicaciones So-
el cual se señalan algunos de los valores ciu- ciales. En ese documento, afirmó textualmen-
dadanos que las TICs pueden promover, y se te:
sugieren diversas actividades educativas que En una cultura que se alimenta de lo efíme-
tienen como objetivos específicos promover ro, puede existir fácilmente el riesgo de consi-
los valores en las áreas informáticas. Cada uno derar que lo que importa son los datos, más
de ellos va acompañado de su correspondien- que los valores. Internet ofrece amplios co-
te definición y de los desempeños que, para nocimientos, pero no enseña valores; y cuan-
evidenciarlos, deben demostrar los estudian- do se descuidan los valores, se degrada nues-
tes al término del período lectivo. Los valores tra misma humanidad, y el hombre con facili-
que se promueven son los siguientes: dad pierde de vista su dignidad trascendente
1. Honestidad (Juan Pablo II, 2002, inciso 4).
2. Solidaridad/Generosidad Las nuevas tecnologías dan un importante
3. Tolerancia / Respeto soporte a los fenómenos de la globalización,
4. Responsabilidad con sus enormes posibilidades, pero también
5. Perseverancia con sus lacerantes exclusiones. Internet tiene
Incluso, para algunas de las nuevas opcio- la capacidad de unir a las personas, pero tam-
nes educativas apoyadas por las TICs, como bién de dividirlas. La brecha digital entre los
es el caso de la educación a distancia, se han «ricos» y los «pobres» en el acceso a la infor-
propuesto ya sistemas clasificatorios para la mación se abre cada día de manera más dra-
dimensión axiológica en esa modalidad, como mática, por no mencionar los más graves pro-

- 68 -
Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación

blemas de la dominación y el imperialismo factores monetarios, las brechas técnicas, las


cultural. sociales y las culturales, entre las que se en-
Para los propósitos de nuestro trabajo, po- cuentran, por ejemplo, las relacionadas con
demos tratar de clasificar y analizar, aunque las cuestiones de género y el restringido ac-
sea de manera somera, algunos de los proble- ceso de las mujeres a estas tecnologías en
mas de mayor impacto relacionados con los numerosos países del mundo.
valores y el uso de las TICs en la educación. Otra brecha quizás no tan estudiada es el
analfabetismo informático, que se presenta,
2. La brecha digital. incluso, entre los que tienen las posibilidades
económicas de contar con las tecnologías más
En la actualidad, y de acuerdo a las más avanzadas. El analfabetismo en este mundo
recientes estadísticas de la Unión Internacio- globalizado no es ya sólo funcional o
nal de las Telecomunicaciones (ITU por sus idiomático, sino también informático. Ya sea
siglas en inglés), más de 888 millones de per- por pereza, desidia o «temores» mal funda-
sonas en el mundo tienen acceso a Internet dos, los ágrafos informáticos ocupan un im-
desde sus hogares, cifra que si bien se ha portante lugar entre las capas de los de mayor
incrementado con creces en la última década edad y, a menudo, de buen estatus económi-
(de 2000 a 2005, se ha multiplicado casi ocho co en numerosos países del mundo.
veces), también muestra que sólo el 14% de la
población del planeta está conectada. 3. Valores culturales.
Con base en estos datos, no puede negar-
se la dramática y creciente distancia entre los Los valores culturales, entre los cuales ocu-
que pueden navegar en el ciberespacio y los pan un importante lugar los que se refieren a
marginados digitales, en especial en nuestro las maneras de pensar acerca de las relacio-
propio continente o en lugares como África, nes sociales, la familia, la religión y la condi-
que sólo reporta el 1.4% de los cibernautas ción humana, ocupan un lugar importante en-
mundiales, como puede observarse en la Fi- tre las preocupaciones del uso de las redes.
Las consideraciones de la
multiculturalidad, y en muchos ca-
sos su contraposición a lo local, es
un asunto preocupante cuando las
TICs promueven simulaciones de la
vida real normadas por los valores y
pautas de conducta impuestas por
detentadores de las tecnologías que
las producen, como puede ser el
Figura nº 2. Distribución de los cibernautas mundiales. caso de algunos juegos interactivos
Fuente: Unión Internacional de las Telecomunicaciones muy usados por la juventud actual,
los Sims, por ejemplo; o peor aún,
gura 2. los videojuegos Aryan Test o KZ Manager,
Sin embargo, es importante recalcar que no en donde con la mayor naturalidad se puede
sólo la brecha económica entre los países si- jugar a los campos de concentración y «ga-
gue creciendo, sino que también lo siguen sear» a los grupos étnicos considerados «in-
haciendo, en parte derivada de estos mismos feriores», lo que nos evoca reminiscencias de

- 69 -
Pariente Fragoso, J. L.

una etapa de la humanidad cuya sola men- No obstante, existen numerosos programas y
ción sigue provocando horror y repulsa. medidas de seguridad que pueden ayudar a
Ante esta apabullante dominación cultural preservar estos importantes valores indivi-
cobra nueva importancia el diálogo duales y una de las principales tareas de los
intercultural y la superación de los problemas responsables de la gestión de estas tecnolo-
de las lenguas en el uso de los medios tecno- gías, en especial en las instituciones educati-
lógicos, así como la necesidad, en nuestro vas, debe ser, sin duda, la de velar porque se
caso latinoamericano, del diseño y promoción respeten estos derechos fundamentales de los
de sitios educativos en nuestro propio idio- individuos. Reprobamos, enérgicamente, cual-
ma. Sitios que promuevan tanto los valores quier tipo de práctica que viole estos dere-
culturales locales como los que son patrimo- chos fundamentales al hacer uso de las TICs.
nio de toda la humanidad.
6. Materiales prohibidos y no
4. La libertad de expresión. deseables.

La Internet se ha convertido en un gran foro Los valores morales y religiosos se enfren-


en donde todas las voces tienen cabida. Los tan en el ciberespacio a los ataques produci-
intentos por coartar la libertad de expresión dos por los sitios en donde los menores pue-
en el ciberespacio se han visto frustrados en den entrar en contacto con contenidos no
repetidas ocasiones y sólo han tenido éxito deseables por sus padres o educadores. Una
cuando los gobiernos totalitarios restringen primera cuestión sobre la que debemos tener
o bloquean los accesos a los usuarios. La li- una claridad absoluta, nos recuerda Javier
bertad de expresión es uno de los valores más Villate (2001) es la distinción entre aquellos
preciados de las democracias y, como tal, uno contenidos que son ilegales y aquellos otros
de los que más deben exigirse en la utilización que, siendo legales, son considerados noci-
de las tecnologías de la información y la co- vos para los menores.
municación, máxime cuando de su empleo para Los contenidos ilegales, nos dice el autor,
fines educativos se trata. La regulación de la pueden variar ampliamente entre los dife-
red es uno de los grandes temas de debate rentes países. Los regímenes dictatoriales
relacionados con las TICs (Muñoz, 2000). suelen criminalizar las ideas disidentes y opo-
sitoras al régimen; muchos países con regí-
5. Privacidad y derecho a la intimi- menes islamistas prohíben un amplio abanico
dad. de «ideas occidentales . Pero, incluso entre
países con regímenes democráticos, existen
Directamente relacionado con el tema de la también diferencias importantes. Algunos, por
libertad de expresión podemos mencionar los ejemplo, persiguen la distribución y la pose-
derechos a la privacidad y la intimidad en el sión de pornografía infantil, como es el caso
uso de las TICs. Sin embargo, hay que dejar de Estados Unidos, otros solo prohíben la
bien en claro que en la actualidad no existe distribución, como en el Estado español, y
ninguna actividad en Internet que garantice otros no penalizan ni una cosa ni la otra, como
absoluta privacidad. Todos los sistemas son sucede en algunos países del Sudeste asiáti-
vulnerables en mayor o menor medida. La co. Otro ejemplo bien conocido es la prohibi-
única computadora segura, se dice en el me- ción, existente en Alemania y Francia, de ex-
dio, es la que no está encendida ni conectada. presar ideas y símbolos nazis, algo perfecta-

- 70 -
Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación

mente legal en Estados Unidos. dudable actualidad es el tema de los valores


En todo caso, pueden ser contenidos ilega- relacionados con la propiedad intelectual. La
les la obscenidad, la pornografía infantil, las práctica ya generalizada del «copiado y pega-
informaciones falsas, la incitación a la comi- do» indiscriminado con que la mayoría de los
sión de delitos, las amenazas o la apología de alumnos cibernautas inundan las tareas es-
la violencia, entre otros. colares, ha permeado incluso las capas más
serias de la investigación académica. Los de-
7. El sentido de urgencia. rechos de autor en Internet son un asunto
controvertido sobre el que existe ya una am-
La parsimonia, uno de los valores que ca- plia literatura, por lo que sólo apuntamos en
racterizan a las ciencias, ha sufrido un duro este apartado su importancia y la imperiosa
embate con el surgimiento de una de las TICs necesidad de revisar, incluso, la pertinencia
más conocidas y utilizadas: el correo electró- del propio concepto en los espacios de la Red.
nico. Nos referimos al sentido de urgencia que
despierta entre sus usuarios esta poderosa 9. Adición y ciberdependencia.
tecnología. En otras épocas, recibir una carta,
sobre todo si era de algún ser amado y porta- Mencionaré, por último, otro aspecto de las
dora de alguna noticia importante la acepta- TICs que está teniendo profunda influencia
ción en una universidad, por ejemplo-, se con- en el comportamiento de los estudiantes y que
sideraba un acontecimiento que demandaba afecta, en mayor o menor medida otros valo-
la espera hasta poder leerla con quietud y cier- res educativos o personales. Me refiero a los
ta tranquilidad, cuando no placer emocional. problemas que van desde el ya conocido
En estos días, la recepción de un correo elec- como «tecnoestrés» (Weil y Rosen, 1997),
trónico implica cancelar de inmediato cualquier hasta los casos más agudos de ciberadicción
otra actividad para proceder, no sólo a leer el o ciberdependencia.
mensaje lo antes posible, sino, peor aún, con- El tecnoestrés es un término acuñado hace
testarlo con una premura y un lenguaje que le ya poco más de veinte años (1984), por el
pondría los pelos de punta al más iletrado de psicoterapeuta estadounidense Craig Brod, al
los escritores. referirse a «una nueva enfermedad causada
Pero no sólo es el valor de la parsimonia el por una incapacidad para enfrentarse a las
que ha venido a retar el correo electrónico, nuevas tecnologías computacionales de un
sino todos otros aquellos que tienen que ver modo psicológicamente saludable». De acuer-
con el cuidado del entorno y la conservación do con el autor, el tecnoestrés se manifiesta
de nuestros recursos naturales, como los bos- de dos diferentes maneras: en una lucha en
ques de cuya madera aún seguimos fabrican- contra de la aceptación de las nuevas tecno-
do el papel. Con el correo electrónico, dice la logías y en una forma más especializada de
gente, ya no necesitamos usar el papel. Pero, sobre-identificación con la tecnología
¿qué hacemos en general con los correos elec- computacional.
trónicos, y no sólo con los especialmente im- La adicción a Internet, como parte del
portantes?: Los imprimimos, por supuesto. tecnoestrés, implica la imperiosa necesidad de
estar conectado de manera constante. En el
8. Propiedad intelectual. medio electrónico circulan documentos que
ilustran numerosas variantes de este proble-
En el ámbito intelectual, otro asunto de in- ma, desde un enfoque jocoso y divertido has-

- 71 -
Pariente Fragoso, J. L.

ta la presentación de encuestas muy formales nuó con la dirección por objetivos y desem-
para su detección. Existen ya, incluso, clíni- bocó, como heredera de los aspectos huma-
cas especializadas para tratar esta nueva y nistas del desarrollo organizacional, en la di-
no por ello menos peligrosa forma de adicción rección por valores. La DpV, por tanto, es un
que ocasiona, en no pocos casos, problemas método para construir tanto los valores fina-
que van desde los meramente físicos, como les (reflejados en la visión y la misión), como
fue el famoso síndrome del túnel carpial, has- los instrumentales en las organizaciones.
ta serios desequilibrios mentales y emociona- Esta visión humanista de las organizacio-
les. nes descansa en el equilibrio de tres facetas
del bienestar: el económico, el emocional y el
10. La administración por valores en las TICs. ético. Para ello, construyen tres ejes regidos,
cada uno de ellos, por sus valores correspon-
Si tomamos en consideración todos los as- dientes, a saber: los valores práxicos, relacio-
pectos analizados hasta el momento, se hace nados con los tecno-económicos; los valores
patente el enorme reto que representa una res- poiéticos, que tienen que ver con los aspec-
ponsable gestión de las TICs en las institu- tos emocionales y creativos; y los valores éti-
ciones educativas. ¿Qué hacer para conciliar cos, en los que agrupan los valores morales y
estas poderosas pero frías e imper-
sonales herramientas con los valo-
res humanos y el sano desarrollo
de los individuos que las utilizan?
No tenemos aún una respuesta de-
finitiva, pero podemos hacer refe-
rencia a algunos valiosos instru-
mentos que pueden ayudarnos en
la tarea.
En 1997, vieron la luz dos impor-
tante publicaciones relacionadas
con un nuevo modelo administrati-
vo basado en valores, que bien
podríamos aplicar a la gestión de
las TICs en las instituciones edu-
cativas con un sentido ético. Figura 3. Modelo triaxial de la DpV.
Fuente: Salvador García (2001, pág. 8).
El término «Dirección por valo-
res» (DpV) fue acuñado por los profesores sociales. La figura 3 ilustra los ejes menciona-
Salvador García y Simón Dolan, en su libro dos.
del mismo nombre (1997), en el mismo año en
que apareció publicada la obra de corte más La DpV, por tanto, propone,
novelada, Managing by Values, escrito por . . . la necesidad de equilibrar los «valores
Ken Blanchard y Michael O´Connor acerca de control» tecnoeconómicos utilitariamente
del mismo tema. necesarios (eficiencia, optimización, orden,
García y Dolan afirman que la dirección por resultados, rapidez, etc.,) con la incorporación
valores sigue una línea administrativa que ini- de «valores de desarrollo» igualmente o más
ció en la dirección por instrucciones, conti- imprescindibles como generadores de rique-

- 72 -
Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación

za, tales como la ilusión, flexibilidad, creativi- dos personas tengo acceso a la red, podre-
dad, apertura, calidez o generosidad. García, mos aquilatar el reto que estas acciones plan-
2001, pág. 6). (negritas en el original). tean para conciliar su uso con un sistema in-
La dirección, así como los modelos de toma tegrado de valores que ayude a los indivi-
de decisiones basados en valores pueden ser duos a utilizar las TICs con una visión más
dos poderosos instrumentos para la gestión humanística y responsable.
de las instituciones educativas modernas y Las instituciones educativas, y en especial
comprometidas con un entorno tecnológico las de educación superior, se mueven en la
cada vez más sofisticado y absorbente. Sus actualidad en entornos tecnológicos de alta
responsables deberán tomar decisiones ba- complejidad y no pocas veces situados en la
sadas en valores y hechas con integridad, que frontera del caos, lo que demanda de sus líde-
conformen un triángulo de comprensión, co- res y administradores una serena visión regi-
herencia y transparencia. De comprensión, da por los valores más trascendentes. Coinci-
porque deberán homogeneizar un amplio ran- dimos con las tesis de García y Dolan (1997)
go de intereses y valores; de coherencia, por- en el sentido de que las condiciones esencia-
que necesitarán establecer claramente las ba- les para su más sano desarrollo y auto-orga-
ses que den soporte a sus decisiones; y de nización sólo pueden conseguirse con el so-
transparencia, porque deberán tener la sabi- porte de un sistema equilibrado de valores
duría necesaria para aceptar que sean proba- estratégicos, articulados en tres grandes ejes:
das, cuestionadas y juzgadas por los demás la profesionalización, la creatividad y la ética,
(McIver, 2000). sustentados, todos ellos, en un núcleo de
coherencia central: la confianza.
11. Conclusiones preliminares. Confiamos pues, como ya expresara Sylvia
Schmelkes (1996) desde hace casi una déca-
En días pasadosconcluyó en Túnez la se- da, que en un horizonte no muy lejano:
gunda fase de la Cumbre Mundial sobre la . . . el sistema educativo todo, la escuela y
Sociedad de la Información, una iniciativa ofi- las modalidades no formales de educación en
cial de las Naciones Unidas que tuvo su pri- todos sus niveles y con todas las edades, ten-
mer encuentro en diciembre del 2003, con la drá una irrenunciable responsabilidad en la
participación de 175 países, y en la cual se formación valoral, ética y moral de sus benefi-
aprobó la Declaración de Principios y un Plan ciarios. Al hacerlo, tendrá que asumir también
de Acción. En esta segunda fase se contó con una responsabilidad de contribuir a la cons-
la representación de 174 países y la asistencia trucción de una sociedad que permita una vida
de unos 20 mil delegados. En ella se presenta- en dignidad para todos; una convivencia res-
ron al debate asuntos de vital importancia que petuosa de las diferencias individuales, de
hemos comentado en los apartados anterio- género, culturales, raciales y religiosas; la
res: el «gobierno y control de Internet», la posibilidad permanente de participar en for-
libertad de expresión, la brecha digital e ma activa en la toma de decisiones y en la
Internet y educación, entre otros. vida cívica y política cotidiana; una sociedad
Si tomamos en consideración que la meta capaz de asegurar el mejoramiento continuo y
de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la de largo plazo de la calidad de vida en el pla-
Información es que para el año 2015 todas las neta.
escuelas, aldeas y hospitales del mundo ten- Las tecnologías forman ya parte indisolu-
gan conexión a Internet y que una de cada ble de nuestra vida cotidiana. Las TICs, con

- 73 -
Pariente Fragoso, J. L.

sus peligros y promesas, con sus valores y el uso de las tecnologías de la información y
amenazas, son el espacio irrenunciable en la comunicación en los procesos educativos.
donde se desenvuelve la educación del futu- La Internet y las computadoras son sólo ins-
ro, la educación que le estamos legando a trumentos. Cargados de ideología, eso sí, pero
nuestros hijos. Una educación en busca de al fin y al cabo, sólo instrumentos. Si quere-
calidad y eficiencia, pero también de sentido mos que nuestros hijos enfrenten con éxito
humano, de creatividad, de valor, en el pleno los retos de un nuevo mundo globalizado y
sentido de la palabra. multicultural, que se desarrolla de manera irre-
Las tecnologías de la información dan voz versible en torno a estas poderosas tecnolo-
al texto y «miradas» al significado. ¿Imposibi- gías, es nuestra responsabilidad, como maes-
lita eso la abstracción y las posibilidades de tros y alumnos, como ciudadanos todos de
razonamiento? No, no necesariamente. Creo esta creciente ciberdemocracia, plantearnos
que los asuntos de la calidad y la eficacia de- las preguntas trascendentes acerca de su uso
penderán del grado en que podremos exami- y aplicación, siempre sustentado en valores.
nar críticamente el uso de las tecnologías. Las No podemos, ni debemos, confiar en que sea
prácticas educativas no necesitan elegir estar sólo el derrotero de la tecnología el que mar-
en favor o en contra de la tecnología. Tendrán que el camino a seguir en el futuro. Recorde-
que aprender cómo beneficiarse de ellas, ha- mos, una vez más, que a fin de cuentas, como
ciendo un análisis claro y crítico de lo que se dijera Picasso, las computadoras no son tan
necesita para hacerlas herramientas útiles y inteligentes. . . sólo dan respuestas.
cómo utilizar mejor la tecnología de la infor-
mación para enriquecer el proceso educativo 12. Referencias bibliográficas.
y su democratización. (Santana, 1997).
No existen simples soluciones tecnológi- AMARO GONZÁLEZ, P. / NAVARRO
cas para los problemas sociales, y menos aún LEAL, M. A. (2004): Profesión y valores.
si éstas implican valores. Las interacciones Cd.Victoria, Tamaulipas: Universidad Autóno-
más importantes en la vida suceden entre las ma de Tamaulipas. Colección Misión XXI.
personas, no entre las computadoras. Sin ASOCIACIÓN PARA EL PROGRESO DE
embargo, las computadoras y la red pueden LAS COMUNICACIONES (APC), (2002):
ayudarnos a potenciar dos de los más tras- Carta de Carta de APC sobre Derechos en
cendentes valores de la humanidad: la solida- Internet. Internet por el desarrollo y la justi-
ridad y la comprensión de las otras culturas. cia social. Consultado en noviembre de 2005:
La solidaridad, no entendida tan solo como http://derechos.apc.org/charter.shtml
una especie de vaga compasión o angustia BARLOW, J. P. (1996): Declaración de in-
superficial por los problemas del otro, sino dependencia del ciberespacio. Consultado en
como lo expresara Juan Pablo II, como «una noviembre de 2005: http://homes.eff.org/
firme y perseverante determinación de com- ~barlow/Declaration-Final.html. Existe traduc-
promiso personal con el bien común; es decir, ción al español: http://spain.cpsr.org/docs/
con el bien de todos y cada uno de los indivi- manif-1.htm
duos, porque realmente todos somos respon- BASANTA, E. M. (2001): La formación éti-
sables de todos.» (Pontifical Council for So- ca en las instituciones de Educación supe-
cial Communications, 2002). rior. Consultado en noviembre de 2005: http:/
Concluyo con una última reflexión acerca /www.campus-oei.org/revista/deloslectores/
de la preocupante relación entre los valores y 173Basanta.PDF

- 74 -
Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación

BLANCHARD, K. & O´CONNOR, M. In, 10. Consultado en noviembre de 2005:


(1997): Managing by values. San Francisco: http://www.be-in.com/10/rightsdec.html. Exis-
Berrett-Koehler te traducción al español: http://spain.cpsr.org/
BROD, C. (1984): Technostress: the Human docs/declaracion.html
Cost of the Computer Revolution. Reading, Juan Pablo II (2002, enero). 2002 Internet:
MA: Addison-Wesley. un nuevo foro para la proclamación del Evan-
BUSTAMANTE, J. (2001): Hacia la cuarta gelio. Mensaje del Santo Padre Juan Pablo II,
generación de Derechos Humanos: repensan- para la Jornada Mundial de las Comunicacio-
do la condición humana en la sociedad tecno- nes Sociales. Consultado en noviembre de
lógica. Revista Iberoamericana de Ciencia, 2005: http://www.multimedios.org/docs/
Tecnología, Sociedad e Innovación, 1. Orga- d001091/
nización de Estados Iberoamericanos para la MATSUURA, K. (2004): ¿A dónde van a
Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Con- parar los valores? La Vanguardia. Consulta-
sultado en noviembre de 2005: http:// do en septiembre de 2005: http://
www.campus-oei.org/revistactsi/numero1/ www.buzoncatolico.com/pensarymeditar/
bustamante.htm pensarymeditar098.html
CARDONA SÁNCHEZ, A. (2000): Forma- MCIVER, J. (2001): Deciding Values. En
ción de valores: Teoría, reflexiones y propues- Perry, Frankie.The Tracks We Leave: Ethics
tas. México, DF: Grijalbo. in Healthcare Management. Health
DELORS, J. (1996): Informe Delors. La edu- Administration Press.
cación encierra un tesoro. Madrid: Unesco- MONKE, L. (2004): The Human Touch.
Santillana. Education Next, 4(4). Consultado en octubre
EDUTEKA (2004): Valores ciudadanos que de 2005: http://www.educationnext.org/20044/
las TIC pueden promover. Consultado en no- 10.html
viembre de 2005: http://www.eduteka.org/ MUÑOZ MACHADO, S. (2000): La regu-
LogrosValores.php lación de la red. Madrid: Taurus.
ELECTRONIC FRONTIER FOUNDATION: PARIENTE FRAGOSO, J.L. (2000): Te ven
Help Us Protect Free Speech Online! Con- o no te ven. ¿Es esa la cuestión? Administra-
sultado en noviembre de 2005: http:// ción y Organizaciones, 3(5), 193-200. Méxi-
www.eff.org/br/ co, DF: Universidad Autónoma Metropolita-
FRONDIZI, R. (1968): ¿Qué son los valo- na. Disponible en: http://academia.uat.edu.mx/
res? (4ª ed.). México, DF: Fondo de Cultura pariente/articulos.htm
Económica. PARIENTE FRAGOSO, J.L. (2002): Educar
GARCÍA, S. (2001): Dirección por valores para la democracia. Algunas contradicciones
(DpV) y liderazgo postconvencional. Consul- internas del Sistema Educativo Mexicano.
tado en noviembre de 2005: Memoria del 1er. Foro Internacional de Par-
www.managementbyvalues.com/docs/ ticipación Social, 165-178. Cancún, Quinta-
dpv.pdf na Roo. Publicado en la Gaceta Electoral,
GARCÍA, S. y Dolan, S. L. (1997): La Direc- 3(15). Cd. Victoria, Tamaulipas: Instituto Es-
ción por Valores. Madrid: McGraw Hill. tatal Electoral, enero/marzo 2003. Disponible
GATES, B. (1995): The Road Ahead. New en: http://academia.uat.edu.mx/pariente/
York, NY: Viking Penguin. articulos.htm
GELMAN, R. B. (1997): Declaration of PONTIFICAL COUNCIL FOR SOCIAL
Human Rights in Cyberspace. The Digital Be- COMMUNICATIONS (2002): Ethics in

- 75 -
Pariente Fragoso, J. L.

Internet. Consultado en septiembre de 2005: en Internet. Disponible en el ARCHIVO del


h t t p : / / w w w. v a t i c a n . v a / r o ma n _ c u r i a / Observatorio para la CiberSociedad. Consul-
p o n t i fi c a l _ c o u n c il s / p c c s / d o c u me n t s / tado en noviembre de 2005: http://
rc_pc_pccs_doc_20020228_ethics- w w w. c i b e r s o c i e d a d . n e t / a r c h i v o /
internet_en.html articulo.php?art=37
POSTMAN, N. (1993): Technopoly: The WEIL, M. M. & ROSEN, L. D. (1997).
Surrender of Culture to Technology. New Technostress. John Wiley & Sons.
York: Vintage.
RESHER, N. (1999): Razón y valores en la
era científico-tecnológica. Madrid: Paidós.
RODRÍGUEZ MORELL, J. L.; ACOSTA
MORALES, A. y ALFONSO RAMOS, R. E.
(2004). Fundamentos multiculturales y
axiológicos de la educación a distancia a tra-
vés de las TIC para la universalización e
internacionalización de la educación superior.
Revista Iberoamericana de Educación, 33(9).
Consultado en noviembre de 2005: http://
www.campus-oei.org/revista/tec_edu25.htm
SANTANA, B. (1997): Introducing the
Technophobia/Technophilia Debate: Some
Comments on the Information Age. Consul-
tado en Julio de 1998, en: http://
w w w. g s e i s . u c l a . e d u / c o u r s e s / e d 2 5 3 a /
beatriz.htm
SAVATER, F. (1996): El valor de educar. Bar-
celona: Ariel.
STOLL, C. (1996): Silicon Snake Oil.
Second Thoughts on the Information
Highway. New York: Anchor
SHEA, V. (1994): Netiquette. San Francisco,
CA: Albion Books. Existe una versión en lí-
nea: http://www.albion.com/netiquette/book/
SCHMELKES, S. (1996): Educación y valo-
res: Hallazgos y necesidades de investiga-
ción. Consultado en noviembre de 2005: http:/
/educacion.jalisco.gob.mx/consulta/educar/
04/4schmelk.html
UNIÓN INTERNACIONAL DE LAS TELE-
COMUNICACIONES (s/f). Consultado en
noviembre de 2005: http://news.bbc.co.uk/hi/
spanish/business/barometro_economico/
newsid_4435000/4435326.stm
VILLATE, J. (2001): Libertad de expresión

- 76 -