Está en la página 1de 3

Investigación de la biología del cáncer en adolescentes y adultos jóvenes

El doctor Archie Bleyer, del Centro Oncológico Regional St. Charles en Bend, Oregón, expresó su
inquietud sobre el estado de la ciencia. "Más que nada, me preocupa que no hayamos comprendido
la biología de estas enfermedades por no haberlas estudiado en forma profunda", declaró. "Por tanto,
es posible que no sepamos tratarlas tan bien como debiéramos".

Los expertos coincidieron en que la falta de muestras de estudio tumorales ha frenado los avances. La
mayoría de los especimenes se recogen durante los estudios clínicos y, durante mucho tiempo, no ha
habido una representación significativa de adolescentes y adultos jóvenes en los pocos estudios
abiertos para su participación, algo que podría estar empezando a cambiar.

Pese a la falta de comprensión profunda sobre los procesos biológicos de los cánceres en adolescentes
y adultos jóvenes, las evidencias parecen indicar que algunas de estas enfermedades pueden tener
características genéticas y biológicas particulares. Gran parte de las investigaciones a la fecha se han
centrado en la leucemia linfoblástica aguda (LLA), el cáncer pediátrico más frecuente que también
afecta a adolescentes y adultos jóvenes.

"Ahora contamos con más pruebas de que hay distintos tipos de subtipos de LLA en adolescentes y
adultos jóvenes, por lo que se debe comprender mejor su genómica", dijo el doctor Bleyer, quien
también es profesor de investigación clínica en la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón.

Caracterización de los tumores

El análisis genómico de más de 500 tumores en adolescentes y adultos jóvenes con LLA podría ofrecer
un panorama más completo. El estudio en curso amplía el análisis de tumores realizado en niños con
LLA a adolescentes y adultos jóvenes.

Se trata del primer paso importante para determinar las diferencias biológicas de la LLA entre los
niños pequeños y los adultos jóvenes, observó el doctor Stephen Hunger, del Hospital Infantil de
Colorado y la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado, y quien también preside la
comisión para la LLA del Grupo Oncológico Infantil (Children's Oncology Group).

Por qué la investigación de la biología del cáncer es crítica para el avance contra la
enfermedad

La investigación de la biología del cáncer comienza con la pregunta más sencilla: ¿Qué es normal y
qué no es normal?

Para entender cómo se forma y avanza el cáncer, los investigadores necesitan estudiar primero las
diferencias biológicas entre las células normales y las células cancerosas. Este trabajo se centra en los
mecanismos en los que se basan los procesos fundamentales como el crecimiento de las células, la
transformación de las células normales en células cancerosas y la diseminación o metástasis de estas
últimas.

Los conocimientos que se obtienen de tales estudios profundizan nuestro entendimiento del cáncer y
producen una visión que podría conducir a la concepción de nuevas intervenciones clínicas. Por
ejemplo, los estudios de vías de señalización celulares en las células normales y en células cancerosas
han contribuido en gran forma a nuestros conocimientos de la enfermedad, a revelar las alteraciones
moleculares compartidas por diferentes tipos de cáncer y a indicar estrategias posibles de
tratamiento.

Las últimas décadas de investigación básica en biología del cáncer han creado una amplia base de
conocimientos que ha sido crítica en el progreso contra la enfermedad. De hecho, muchos avances
en la prevención, en el diagnóstico y tratamiento del cáncer no habrían ocurrido sin los conocimientos
que han surgido de la investigación de cuestiones básicas acerca de la biología del cáncer.
Oportunidades en la investigación de la biología del cáncer

Los científicos hoy en día entienden cada vez más la biología de un número amplio de cánceres
impulsados por varias mutaciones y en muchos sitios del cuerpo. Nuevos datos y métodos de
investigación han creado oportunidades para que los investigadores estudien en detalle muchos
aspectos de la biología del cáncer, incluso cómo se alteran los programas biológicos normales de
proliferación y muerte celular en el cáncer y cómo reacciona el sistema inmunitario a los tumores.

El descubrimiento de células madre tumorales en una clase de cánceres ha creado oportunidades para
que los investigadores identifiquen estas células raras tanto en tumores sólidos como en cánceres
hematológicos, así como para que investiguen la función de estas células en diferentes etapas de la
enfermedad.

El reconocimiento de que la célula cancerosa tiene una relación simbiótica con el microentorno del
tumor ha creado oportunidades para estudiar las interacciones de las células cancerosas dentro del
tumor o del microentorno hospedador. Los investigadores están estudiando ahora los mecanismos
moleculares y vías de señalización de la formación, proliferación y metástasis de células cancerosas.

El interés creciente en el microbioma, la comunidad de microorganismos y virus que habitan en el


cuerpo humano, ha llevado a los investigadores a estudiar el papel del microbioma en la iniciación y
avance de los tumores.

Nuevas tecnologías genéticas formuladas en la última década han ayudado a los investigadores a
examinar los efectos funcionales de las alteraciones genéticas que se encuentran en la base de la
formación del cáncer. Estas herramientas se han usado también para estudiar los cambios
epigenéticos asociados con el cáncer, los mecanismos del daño y reparación del ADN y la regulación
de los genes en las células cancerosas.

La introducción de métodos cada vez más potentes de biología estructural ha permitido que los
investigadores caractericen las estructuras de proteínas mutantes involucradas en el cáncer, como la
RAS, y otras moléculas, en mayor detalle de lo que había sido posible con anterioridad. Y, por medio
de planteamientos que permiten la caracterización de todo el proteoma, los investigadores están
integrando análisis genómicos con el análisis de las proteínas en las células tumorales para aprender,
en detalle, cómo las proteínas alteradas asociadas con el cáncer afectan otras proteínas.

Hay también oportunidades para explorar la biología del cáncer por métodos de biología de sistemas.
Los investigadores usan una variedad de información y de herramientas, como son el modelado
matemático, para describir las interacciones complejas entre los componentes de un sistema
biológico y para hacer predicciones que ayuden a guiar y a refinar todavía más la ciencia experimental.

Por qué es crítica la investigación de genómica para el progreso contra el cáncer

El estudio de los genomas del cáncer ha revelado anomalías en los genes que impulsan la formación
y el crecimiento de muchos tipos de cáncer. Este conocimiento ha mejorado nuestro entendimiento
de la biología del cáncer y nos ha llevado a nuevos métodos de diagnosticar y tratar la enfermedad.

Por ejemplo, el descubrimiento de cambios genéticos y epigenéticos que causan cáncer en los tumores
ha permitido la formulación de terapias que se dirigen a estos cambios, así como de exámenes de
diagnóstico que identifican a pacientes que pueden beneficiarse con estas terapias. Uno de estos
fármacos dirigidos es el vemurafenib (ZELBORAF®), el cual fue aprobado por la Administración de
Alimentos y Medicamentos (FDA) en 2011 para el tratamiento de algunos pacientes con melanoma
que tienen una mutación específica en el gen BRAF después de ser detectado por una prueba
aprobada por la FDA.En la última década, proyectos de investigación a gran escala empezaron a
revisar y a catalogar los cambios genómicos asociados con un número de tipos de cáncer. Estos
programas han revelado semejanzas genéticas inesperadas a través de diferentes tipos de tumores.
Investigadores han indicado también que un cierto tipo de cáncer, como de seno, de pulmón y de
estómago puede tener varios subtipos moleculares. En algunos tipos de cáncer, la existencia de ciertos
subtipos no se había conocido hasta que los investigadores empezaron a perfilar los genomas de las
células tumorales.

Los resultados de estos proyectos ilustran el panorama diverso de alteraciones genéticas en el cáncer
y proporcionan un fundamento para entender la base molecular de este grupo de enfermedades.

Oportunidades en la investigación de la genómica del cáncer

Aunque se han identificado por medio de estudios de investigación un gran número de alteraciones
genéticas que impulsan la formación y el avance de muchos tipos de cáncer, no se han caracterizado
con profundidad algunos tipos de tumores. Se podrían usar nuevas tecnologías y conocimientos
obtenidos de estudios genómicos previos para definir el conjunto completo de mutaciones impulsoras
y otras alteraciones al ADN y al ARN en muchos cánceres. Estudios que comparan la información
genómica de tumores y de tejido normal del mismo paciente permiten a los investigadores descubrir
cambios genómicos que pueden impulsar el cáncer.

Otra oportunidad es extender el uso actual de los métodos genómicos para investigar la base
molecular de fenotipos clínicos. Este método podría ayudar a los investigadores a identificar los
cambios genéticos que pueden distinguir a los cánceres agresivos de los de crecimiento lento, por
ejemplo. Métodos semejantes podrían usarse para estudiar la base molecular de reacción a una
determinada terapia, así como mecanismos de resistencia a tratamiento.

La riqueza de datos que emergen de los estudios del genoma de cáncer se integrarán cada vez más
con los historiales médicos y datos clínicos de pacientes. Estos resultados integrados podrían usarse
para formular métodos más afines para el diagnóstico y tratamiento del cáncer, así como para mejorar
los métodos de predicción de riesgo de cáncer, pronóstico y reacción al tratamiento.

Desafíos en la investigación de la biología del cáncer

La investigación básica en la biología del cáncer se considera con frecuencia como “de alto riesgo”, en
parte porque las aplicaciones clínicas de un proyecto determinado de investigación podrían no estar
claras desde el principio. Sin embargo, los conocimientos que se obtienen al estudiar la biología de
células cancerosas no solo mejoran nuestro entendimiento de la enfermedad sino son esenciales para
la formulación de avances clínicos que benefician a los pacientes, como lo ilustra el progreso reciente
en las áreas de inmunoterapia y de vacunas de cáncer.

No obstante, debido a la incertidumbre de los resultados de investigación básica en la biología del


cáncer, esta área de investigación recibe relativamente poco financiamiento de fuentes impulsadas
por ganancias monetarias. Por esta razón, es crítico el financiamiento federal para investigación de
biología del cáncer.

La colaboración a través de las disciplinas es cada vez más necesaria para entender mejor los
mecanismos clave en el cáncer. Por esta razón, algunos investigadores pueden necesitar crear
herramientas y estrategias para compartir y comunicar los resultados de investigaciones.