Está en la página 1de 4

PRIMEROS AUXILIOS

INTRODUCCIÓN
Los accidentes son cosas que pasan. Quizás una persona se ahogue con un cubo de hielo o le pique una abeja. Es importante
saber cuándo llamar al 1-1-6. Este número es para emergencias que atentan contra la vida de una persona. Mientras espera la
ayuda de emergencia, usted puede salvar la vida de alguien. La resucitación cardiopulmonar (RCP) es para las personas cuyo
corazón o cuya respiración se detienen y la maniobra de Heimlich es para las personas que se atragantan.
También se puede aprender a manejar lesiones y heridas comunes. Las cortaduras y los rasguños, por ejemplo, deben enjuagarse
con agua fría. Para detener una hemorragia, presione firme pero suavemente con una gasa. Si la sangre empapa la gasa, coloque
otra sobre ella sin retirar la primera que colocó. Mantenga presión en el área.
Es importante tener un botiquín de primeros auxilios disponible. Tenga uno en casa y uno en su automóvil. El botiquín debe
incluir una guía de primeros auxilios. Lea la guía para aprender a utilizar los artículos, de modo que esté listo en caso de una
emergencia.
¿QUÉ SON LOS PRIMEROS AUXILIOS?
Son todas las acciones, medidas o actuaciones que se realizan en el lugar del accidente o enfermedad repentina y permiten la
atención inmediata del afectado con material improvisado hasta la llegada del personal especializado. No son tratamientos
médicos, sino acciones de emergencia. El objetivo principal es proporcionar cuidados que beneficiarán a la persona antes del
tratamiento definitivo (Skeet, 1991).
Son acciones de emergencia para reducir los efectos de las lesiones y estabilizar el estado del accidentado. Y esto último es lo
que le concede la importancia a los primeros auxilios, de esta primera actuación va a depender en gran medida el estado general
y posterior evolución del herido. Así mismo, son una obligación moral
¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE TENER CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE PRIMEROS AUXILIOS?
Los minutos posteriores al accidente son cruciales para salvar la vida y prevenir o detener los daños en el accidentado. El 57% de
las muertes por accidentes de tránsito se producen en los instantes siguientes de la colisión, de estas el 85% son causadas por
obstrucción de la vía respiratoria y hemorragias. Técnicas sencillas podrían prevenir algunos de estos fallecimientos.
¿CUÁLES SON LOS OBJETIVOS DE LOS PRIMEROS AUXILIOS?
1. Conservar la vida.
2. Evitar complicaciones físicas y psicológicas.
3. Ayudar a la recuperación.
4. Asegurar el traslado de los accidentados a un centro asistencial.
PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LOS PRIMEROS AUXILIOS
Existen tres principios básicos que deben tenerse en cuenta siempre que se vaya a prestar ayuda a una persona, pero son
especialmente importantes cuando se trata de ayudar a las víctimas de un accidente.
Estos principios son por orden de prioridad: Proteger, Alertar y Socorrer ( P.A.S.)
1º Proteger.
Antes de prestar cualquier atención es necesario valorar si la escena donde está ocurriendo el incidente es segura. Se trata de
"protegerse y proteger a la víctima". El objetivo es evitar que la persona que va a prestar auxilio se dañe y que no se agraven las
lesiones de la víctima.
En los accidentes, especialmente en los accidentes de tráfico se deben tener en cuenta las siguientes precauciones:
 Estacionar el vehículo fuera de la calzada en un lugar seguro.
 Mantener encendida la señalización de emergencia.
 Antes de bajar del coche debe colocarse el chaleco reflectante y cerciorarse de que bajar del vehículo es seguro.
 Colocar, antes y después del accidente, los triángulos de emergencia una distancia aproximada de 150 metros.
 Desconectar el contacto de los vehículos accidentados y asegurarlos echando el freno de mano.
 Si existe derrame de aceite o gasolina, señalizarlo y pedir a alguien que eche tierra o arena por encima.
 No fumar en las proximidades.
 Si es de noche, iluminar la zona con linternas o con los faros y pedir a otros conductores que hagan lo mismo.
 En caso de niebla extremar las medidas de señalización e iluminación del accidente.
 Si existe fuego, y no han llegado los bomberos, intentar apagar el incendio con el extintor en polvo.
 Salvo que la víctima esté en peligro no debe ser movilizada de la posición en la que es encontrada.
2º. Alertar.
Una vez que se ha determinado que el lugar es seguro se debe alertar a los servicios de emergencias. En toda la Comunidad Europea
funciona un número de teléfono que sirve para alertar a todos los servicios de emergencia que deben intervenir en la resolución
de un incidente. Ese número de teléfono es el 1-1-6.
Cuando un ciudadano llama al teléfono 116 debe saber que se le va a solicitar una información que resulta imprescindible para:
 Localizar en lugar donde está ocurriendo la urgencia.
 Conocer qué tipo de urgencia se está produciendo. Si no se conoce este dato no se puede saber si además de la presencia de
los servicios sanitarios, se precisan otros servicios de emergencias como son bomberos o policía.
 Informar si existen riesgos reales o potenciales: presencia de vertidos de aceite, combustible, o tóxicos, incendio, amenaza de
derrumbe, riesgos de explosión, etc.
 Número de víctimas y estado de las mismas. Este dato es necesario para saber cuántas ambulancias deben enviarse y el tipo
de ambulancia. Además, servirá para que el personal sanitario que le atiende al otro lado del teléfono proporcione los consejos
sobre los primeros auxilios que debe proporcionar a la víctima.
 Se le solicitará que mantenga la línea telefónica libre para poder contactar de nuevo y conocer como continua el estado de la
víctima.
3º. Socorrer.
Esta es la finalidad principal de los primeros auxilios, pero para hacerlo correctamente previamente hace falta realizar la evaluación
del herido.
 Hay que hacer un recuento de víctimas, teniendo en cuenta que han podido salir despedidos o pueden estar atrapados en
algún lugar no visible. Se debe preguntar a los ocupantes cuantos viajaban en el coche y revisar los alrededores.
 Evitar atender primero a la persona que más grite o que tenga peor aspecto, no necesariamente será la víctima más grave.
 Limpiar la boca del accidentado y liberarle de la ropa que pueda oprimirle.
 Hay que observar si el herido está consciente y si respira con normalidad. Si no es así se le debe movilizar, lo menos
bruscamente posible, para iniciar las maniobras de resucitación.
 Hay que comprobar si sangra por alguna herida. Si el herido presenta una hemorragia se colocará un paño (u otra prenda) lo
más limpio se presionará directamente sobre el punto sangrante durante al menos 10 minutos. Si se empapa el paño no se
debe levantar sino colocar otro encima.
 No se moverá a los accidentados a menos que corra peligro su vida.
 Mantener al herido caliente.
 Tranquilizar a la víctima.
 No dejar solo al accidentado. La situación del mismo puede empeorar en poco tiempo. Si esto ocurre es necesario ponerse en
contacto de nuevo con el servicio de emergencias sanitarias.
NORMAS GENERALES PARA PRESTAR PRIMEROS AUXILIOS
Primero Estar tranquilos, pero actuar rápidamente.
Está demostrado que el mayor porcentaje de muertes ocurridas después de un accidente, sobrevienen durante la primera media
hora que sigue al mismo, momento este, en que debe intervenir el socorrista, con actitud serena y procurando tranquilizar al
herido, dirigiendo a todos aquellos que se encuentran a su alrededor, en aras de conseguir un traslado rápido y cómodo para la
víctima.
Segundo: Hacer una composición de lugar.
Cuando se llega al lugar del accidente no se debe comenzar a actuar curando al primer herido que se encuentre. Puede haber
otros heridos más graves y que, por tanto, necesiten atenderse en primer lugar. Hacer, pues, un rápido examen del lugar. Debe
intentarse saber si existen heridos ocultos. Hay que darse cuenta también de las posibles fuentes de peligros que aún existan:
amenaza de derrumbamiento, ruptura de canalizaciones de gas o de agua, fuego.
Tercero: No mover al herido innecesariamente.
Como norma básica y elemental no se debe mover a nadie que haya sufrido un accidente, jamás se cambiará de sitio al
accidentado antes de cerciorarse de su estado y haberle proporcionado los primeros cuidados. Además, un herido grave, no
debe ser movilizado excepto por estas tres razones: 1) para poderle aplicar los primeros auxilios; 2) evitar el agravamiento de sus
heridas; y 3) protegerle de un nuevo accidente.
Cuarto: Examinar bien al herido.
Es imprescindible realizar una primera y rápida inspección clínica para detectar todas aquellas alteraciones críticas o vitales que
pongan en peligro la vida de la víctima. Investigar si respira, si tiene pulso, si está consciente, si sangra, si tiene una fractura, si
presenta quemaduras, si ha perdido el conocimiento. Estar bien seguros de no haber dejado escapar nada.
Quinto: No hacer más que lo indispensable.
Si se intentan hacer demasiadas cosas, se retrasará el traslado de la víctima. El papel del auxiliador no es el de reemplazar a los
servicios sanitarios, sino que se ha de limitar a proporcionar aquellas medidas estrictamente necesarias para un correcto
transporte del herido.
Sexto: Mantener al herido caliente.
Evitar, no obstante, un calor excesivo, manteniéndole a una agradable temperatura. Si hace frío, todo el cuerpo debe ser
calentado; para ello lo mejor será envolverlo en una manta.
Séptimo: No dar jamás de beber a una persona lesionada.
En este estado no podrá tragar y existirá peligro de ahogarla al penetrar el líquido en las vías aéreas. Si la víctima conserva la
consciencia y no presenta una herida profunda en el vientre, se le puede dar de beber, lentamente, y solo a pequeños sorbos. No
darle alcohol, es preferible café o té caliente, sobre todo si hace frío.
Octavo: Tranquilizar a la víctima.
El accidentado tiene miedo. Hay que hablarle ya que está angustiado; el curso de su vida se ha visto truncado bruscamente y
padece por los que le acompañan o por su familia. Hay que tranquilizarle, calmar sus temores y levantarle el ánimo. Hay que
decirle que hay gente cerca que se ocupa de él, que los servicios de urgencias han sido avisados y que vendrán pronto. No se le
debe dejar ver su herida.
Noveno: No dejar nunca solo al accidentado.
El estado del mismo puede gravarse en un corto espacio de tiempo.
PROCEDIMIENTO PARA PRESTAR PRIMEROS AUXILIOS
Para prestar los primeros auxilios usted debe hacer lo siguiente:
 Organice un cordón humano con las personas no accidentadas; esto no sólo facilita su acción, sino que permite que los
accidentados tengan suficiente aire.
 Pregunte a los presentes si hay un médico, o quiénes tienen conocimientos de primeros auxilios para que le ayuden, esto
facilitará su tarea.
PRECAUCIONES GENERALES PARA PRESTAR PRIMEROS AUXILIOS
En todo procedimiento de primeros auxilios usted como respondiente debe:
• Determine posibles peligros en el lugar del accidente y ubique a la víctima en un lugar seguro.
• Comuníquese continuamente con la víctima, su familia o vecinos.
• Afloje las ropas del accidentado y compruebe si las vías respiratorias están libres de cuerpos extraños.
• Cuando realice la valoración general de la víctima, evite movimientos innecesarios; NO trate de vestirlo.
• Si la víctima está consciente, pídale que mueva cada una de sus cuatro extremidades, para determinar sensibilidad y
movimiento.
• Coloque a la víctima en posición lateral, para evitar acumulación de secreciones que obstruyan las vías respiratorias (vómito y
mucosidades).
• Cubra al lesionado para mantenerle la temperatura corporal. Proporcione seguridad emocional y física.
• No obligue al lesionado a levantarse o moverse, especialmente si se sospecha fractura, antes es necesario inmovilizarlo.
• No administre medicamentos, excepto analgésicos, si es necesario.
• No dé líquidos por vía oral a personas con alteraciones de la consciencia. Sobre este punto, se presentará más información en
el capítulo de Enfermedades de Aparición Súbita.
• No dé licor en ningún caso.
• No haga comentarios sobre el estado de salud del lesionado, especialmente si éste se encuentra inconsciente.
PRINCIPIOS DE ACCIÓN DE EMERGENCIA.
Los principios de acción de emergencias son:
1. Evaluación Inicial de Área: Al llegar a la escena el voluntario, debe realizar una evaluación perimétrica, para establecer una
impresión diagnostica de lo sucedido en el escenario.
2. Evaluación de la Victima: Si el lugar es seguro para el paciente y el voluntario, este debe iniciar la evaluación básica,
tomando en cuenta conciencia, respiración y circulación.
3. Manejo Inicial de la emergencia súbita: Brindar atención en la escena en un lugar seguro para el paciente, basados en las
lesiones más graves o síntomas que aquejan a la persona, en el siguiente orden:
1. Problemas Respiratorios. 2. Problemas Cardiacos. 3. Hemorragia. 4. Fractura. 5. Quemaduras 6. Intoxicaciones.
Cuando hay múltiples víctimas en la escena, es recomendable realizar
una evaluación de las lesiones mas graves, para establecer prioridades
de atención (TRIAGE), y no provocar epidemias de heridos hacia los
hospitales. En estos casos utilizamos el sistema START, el cual es una
nemotecnia que ayuda al socorrista a decidir a quien asistimos primero,
sus letras significan: S: Simple T: Triage. A: Atención Rápida. R: Rápido. T:
Tratamiento.
Observación; el color blanco se utiliza para señalar cuerpos humanos sin
signos evidentes de vida o partes humanas encontradas en una escena
de emergencia o por desastres, no deben ser movidos solo señalar la
ubicación de los restos.
VALORACIÓN GENERAL DE LA VÍCTIMA
Cuando valoramos a una víctima para determinar su condición anímica,
debemos tomar muy en cuenta la consciencia, por tal motivo hay dos formas de evaluación:
1. Paciente Consciente. 2. Paciente Inconciente.

1. Paciente Conciente.
 Examine al paciente, identificándose, con su nombre, organización y si esta entrenado.
 Pregunte si puede ayudarlo y obtenga su permiso.
 Aplique la evaluación de la siguiente forma:
a. SAMPLE Señales o síntomas, alergias, medicamentos, patologías, last food, evento).
b. Tomar signos vitales (temperatura, pulso, respiración y Presión Arterial).
c. Examen de la cabeza a los pies (deformaciones, crepitaciones, acortamientos, manchas, sangrados, moretones).
Posterior a esto tiene usted una impresión diagnostica sobre la condición del paciente.
2. Paciente Inconciente
El paciente inconsciente, se evalúa sobre la base de tres parámetros que son:
 Conciencia  Respiración  Circulación.
Principios
 Verifique si el área es segura para usted y la victima.
 Llame a la persona .
 Verifique la respiración ( veo, siento y escucho).
 Tome el pulso en la región carotidea: a. Inconciente, respira y tiene pulso.
b. Inconciente, no respira y tiene pulso.
c. Inconciente no respira y no tiene pulso.
 Aplique reanimación de ser necesario sobre la marcha

LINKOGRAFIA
http://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/consejos/consejos-primeros-auxilios/principios-fundamentales-primeros-
auxilios
http://www.desaprender.org/fileSendAction/fcType/0/fcOid/515703195869897495/filePointer/515703195869897528/fodoid/5
15703195869897524/Primeros%20Auxilios%20B%C3%A1sicos%20para%20voluntarios%20de%20Cruz%20Roja.%202016.pdf

También podría gustarte