Está en la página 1de 2

El reto de un científico peruano

para limpiar el lago Titicaca


Marino Morikawa ejecuta un proyecto para descontaminar 2 kilómetros
cuadrados de aguas en solo 15 días

La bahía interior del lago –colindante con la ciudad de Puno– sigue recibiendo desagües sin tratamiento. (Foto: Marino Morikawa)

Ana Monzón10.09.2017 / 10:00 pm

Donde todos ven aguas verdosas y mansas, el científico peruano Marino


Morikawa encuentra un ecosistema que agoniza. Morikawa sabe que la bahía
interior del lago Titicaca –la que colinda con la ciudad de Puno– tiene esa
coloración debido a que está “eutrofizada”. Es decir, flota tal cantidad de
plancton y de bacterias nocivas que la biodiversidad natural del lago está en
peligro.

Es el 31 de agosto. Marino Morikawa y su equipo de cuatro profesionales se


adentran en una lancha en las aguas verdosas. En la bahía interior del Titicaca
desembocan los desagües de más de 134 mil puneños [unos 180 litros por
segundo]. Estos vertimientos se arrojan sin tratamiento pese a que la ciudad ha
crecido mucho en los últimos años. Había una laguna de tratamiento de aguas
residuales, pero esta colapsó en la década de los 90.

El objetivo de Morikawa es puntual: limpiar dos kilómetros cuadrados de agua


en 15 días con un sistema orgánico que él ha diseñado. La idea de
descontaminar el lago ha rondado por su cabeza durante mucho tiempo, pero
recién este año se decidió a llevarla a cabo. Morikawa bautizó a su proyecto
Reto 15-Titicaca.
—En dos pasos—
Reto 15-Titicaca propone la reducción de la carga contaminante del lago a
través de dos métodos. Mediante el primero se introducen en el lago
recipientes con mangueras y filtros que generan un “micronanoburbujeo”. El
objetivo es devolver el oxígeno a las aguas muertas.

El segundo componente consiste en aplicar una solución orgánica al agua que


la clarifica y la limpia sin alterar la hidrofauna. Estos dos sistemas se aplican
tres veces al día (en la mañana, tarde y madrugada). El equipo de Morikawa
debe aprovechar al máximo el tiempo para llegar a su meta.

Los resultados del proyecto serán presentados mañana en una reunión con
diversas autoridades de Puno. Morikawa reconoce que la sola utilización de su
tecnología no va a salvar al lago Titicaca de la contaminación, pero él espera,
por lo menos, lograr algunos compromisos del gobierno, las empresas y la
población con la conservación de este enorme cuerpo de agua.

Hasta el momento, el camino ha sido duro. Pese a que Morikawa se ha


especializado en recuperación de hábitats naturales y ya había desarrollado
hace unos años un proyecto para limpiar el humedal El Cascajo, en Chancay,
encontrar financiamiento para su proyecto en Puno fue muy difícil. “Solo una
empresa se comprometió [con el 10% de la financiación]”, admite el científico.
El resto del dinero lo consiguió él mismo.

—Problema vigente —
Si bien Reto 15-Titicaca busca la recuperación de apenas el 0,02%del lago, el
proyecto puede ser visto como una oportunidad para pensar en un plan de
descontaminación a más largo plazo.

El tema es crucial. Según un informe de la Autoridad Nacional del Agua –


que depende del Ministerio de Agricultura y Riego–, la principal fuente de
contaminación de la bahía interior del Titicaca es el arrojo de aguas residuales
de la laguna de oxidación El Espinar. Fuentes consultadas por El
Comercio explicaron que varias gestiones municipales intentaron modernizar
esta laguna, pero los trabajos fueron solo paliativos.

Asimismo, desde hace dos años se viene informando que existe una iniciativa
privada para construir diez plantas de tratamiento en Puno con el fin de evitar
más contaminación en el lago. No obstante, aún no encuentra viabilidad, según
las fuentes.

El 1 de setiembre, en el III Gabinete Binacional Perú-Bolivia, las autoridades


de ambos países firmaron un acuerdo de 28 puntos para proteger los recursos
compartidos, como el lago Titicaca. No obstante, no se anunciaron proyectos
concretos de descontaminación.