Está en la página 1de 4

Estrategias de intervención contra el bullyng

Existen múltiples programas de intervención contra la violencia escolar, siendo el bullyng el


problema donde existe mayor campo de aplicación e interés de estudio. La continua
actualización de dichos programas demuestra lo complejo de la problemática. Con ayuda de
dichos protocolos se puede prevenir, intervención primaria; detectar, intervención
secundaria; y, por último, intervenir de forma más intensa para intentar solucionar la
situación de acoso, intervención terciaria. (Villalgordo, 2016).

La intervención propiamente dicha se das bajo un nivel específico, estos pueden ser primario,
de pares o integral. El nivel individual conlleva un trabajo personalizado con el agredido y el
agresor, promoviendo la solución de problemas y resolución de conflictos. El nivel de pares
implica la participación de una tercera persona, aquí s ele da un papel muy importante al
espectador. Por último, el nivel integral ve de manera holista todos los componentes que
afecten tanto al agresor como al agredido, por consiguiente se requiere la participación de
padres, comunidad, amigos, profesores, y todos los componentes de niveles anteriores.
Dentro de las estrategias conocidas globalmente podemos nombrar:

Método KiVa

El término KiVa es el acrónimo que surge de la unión de las palabras “Kiusaamista Vastaan”
(contra el acoso escolar) originado en la Universidad de Turku, Finlandia con financiación
del Ministerio de Educación y Cultura (Rojas, 2017). El programa ha tenido un éxito desde
el 2007, esparciéndose por casi un 90% de Finlandia, y reduciendo el acoso hasta en un 70%,
actualmente abarca países como Francia, Suecia, Bélgica y Estados Unidos.
Este método tiene por objetivo ofrecer al personal educativo información necesaria acerca
del acoso escolar, como abordarlo y conseguir el compromiso. Influir sobre el alumnado y
motivarlos a terminar con el acoso alentando a la víctima a dejar el silencio. Por último,
abordar los casos graves que ya se estén dando, entendiendo y promulgando la comprensión
para detener el acoso. Implica una discusión de seguimiento para comprobar que la situación
ha cambiado.
Dentro de los recursos que se utilizan tenemos: carteles de prevención, buzones virtuales
donde alumnos pueden declarar acerca de casos de abusos, una web informativa para padres,
alumnos y profesores, y manuales para complementar reuniones y charlas.

El protocolo consiste en la formación de un equipo, llamado KiVa, constituido por tres


personas adultas, durante los recesos, estos adultos se turnan, vigilando la seguridad de todos.
Cuando surge una situación de acoso, se debe determinar si el hecho fue esporádico, puntual
o ya tiene una continuidad, para posteriormente entrevistar a todos los implicados,
espectador, víctima y agresor. Después, se realiza un comunicado a los padres de los
principales implicados. Se culmina con un seguimiento para asegurarse que el hecho no
volverá a ocurrir (Rojas, 2017).

Programa TEI

Desarrollado a inicios del siglo XX y siendo implementado en numerosos colegios de España


en el 2003. Este método, llamado Tutoría Entre Iguales (TEI), consta su peculiaridad en el
trabajo completamente global del centro educativo fomentando la inclusividad y la no
violencia. Los tutores emocionales que aquí trabajan son los mismos estudiantes dos años
mayores de los estudiantes que serán guiados, los principales valores que se fomentan son el
respeto, la empatía y el compromiso. Son estos mismos tutores, de diferentes tutores, quienes
plantear las iniciativas, buenas prácticas y desarrollo de materiales, mediantes una Red de
centros TEI.

Los principales objetivos de este programa es la sensibilización de los estudiantes,


concientizando a los múltiples espectadores, y a la comunidad en general, que podría
observar un hecho de violencia escolar para su rápida detección y posterior intervención.
Integrar la tolerancia cero respecto a la violencia y el maltrato. Fortalecer la relación entre
estudiantes de diferentes grados para crear referentes y fortalecer la autoestima, además de
facilitar la inclusión del estudiante al centro de estudios.

Entonces, los principales participantes de este programa son: Centro educativo, profesorado,
alumno tutor, alumno tutorizado, familias y un coordinador TEI. Este coordinador se
encargara de brindar charlas a profesores y alumnos tutores. A lo largo de todo el programa
se realizan actividades de cohesión entre estudiantes, dirigidos por el coordinador TEI. Cabe
resaltar que los tutores mencionados no se limitan a una labor afectiva, sino también toman
papeles en el ámbito académico, razón por la cual el programa también incluye una
evaluación periódica de los estudiantes para dar seguimiento al progreso personal (Gonzáles,
2015).

Protocolo de intervención ante situaciones de bullyng de la UNICEF

Esta entidad de la ONU nos brinda un manual bastante didáctico, en este se nos detalla paso
a paso los que se ha de realizar en una intervención terciaria. Los pasos expresados son:

Detección de la situación de bullyng

La escucha activa es importante, restar importancia a las manifestaciones del estudiantado


solo generará la represión de los hechos, en caso se logre la comunicación desead, se debe
garantizar la confidencialidad de la información recibida. Identificar si los hechos son
repentinos o continuos y el grado de violencia entre iguales que ocurre.

Comunicación a la dirección

Quien recibe la información o detecta la situación y activa el protocolo, siempre dará aviso
al director o directora, pero la ausencia o falta de apoyo de esta autoridad no obstaculiza la
continuación del protocolo.

Atención de la situación

En este punto lo principal es garantizar la seguridad de agredido, y garantizar


personalmente que dichos eventos no volverán a ocurrir. Se habla por separado con los
implicados, en este punto no es recomendable utilizar la mediación entre iguales, ya que se
fuerza artificialmente la situación de violencia.

Comunicación con las familias


Se procede al llamado de los padres de familia del agresor, el agredido y algún otro
implicado, en este caso podría ser un espectador que pueda corroborar los hechos
sucedidos. Dentro de las recomendaciones está no juntar a los padres de familia de
diferentes implicados, podrían ocasionar conflictos.

Entrevista con todas las partes

Se propone el compromiso de los padres de familia y de los estudiantes al cambio de


actitudes y apoyo. Es importante mantener un código de ética de no tolerancia ante el
bullyng independientemente del rolo que ocupe el hijo o hija de los hechos.

Medidas y acciones para restaurar la convivencia

Procurar lo máximo posible el continuo ambiente implementado de comunicación asertiva


y fortalecimiento de autoestima, fomentando la cooperación y conciencia en el centro
educativo y comunidad.