Está en la página 1de 6

Ambiente virtual de aprendizaje1

Un ambiente o entorno virtual de aprendizaje (AVA o EVA) implica la organización de un


espacio de interacción, en el cual confluyen diversos recursos didácticos y herramientas
tecnológicas que permiten la comunicación sincrónica y asincrónica de los usuarios con
base en un programa educativo, así como la producción de conocimientos a través de un
sistema de administración de los procesos formativos.

El constructivismo social es la base de la mayoría de los AVA, el cual considera a los


entornos virtuales de aprendizaje como lugares privilegiados para la adquisición y creación
de conocimientos. Desde esta visión, se hace énfasis en la colaboración y existe la premisa
fundamental de que todos los actores involucrados en el proceso de formación contribuyen
al aprendizaje, pues a través de un AVA el estudiante desarrolla de manera activa y situada
la construcción del conocimiento, pero siempre en colaboración con otros.

Un ambiente virtual de aprendizaje es un espacio social. Las interacciones entre los


participantes adoptan un carácter educativo, transformándose en espacios en los que se
proponen y comentan ideas. La interacción puede ser síncrona (en el mismo momento y en
el mismo espacio -aunque sea virtual-, como el chat y la mensajería instantánea) o
asíncrona (diferida en el tiempo, como el correo electrónico y los foros). Los AVA varían,
desde los que usan sólo texto hasta propuesta 3D, como la plataforma “Second Life”.2

Los estudiantes son actores, no espectadores. Durante los cursos, los estudiantes
realizan actividades como: juegos de simulación y proyectos; resuelven casos y problemas;
leen diferentes tipos de texto; responden cuestionarios abiertos y de opción múltiple.
Durante el proceso de aprendizaje los estudiantes interactúan con el contenido y con sus
compañeros, emiten opiniones dentro de los foros, elaboran ensayos que comparten con la
comunidad, producen textos, imágenes, audios, videos, diapositivas y programas de
cómputo, entre otros materiales que enriquecen el propio ambiente de aprendizaje.

Las herramientas que integra un AVA cumplen con una serie de funciones, como:
proporcionar información, permitir la comunicación y la colaboración, así como la
administración de las actividades de aprendizaje y la administración escolar. La integración
no sólo sucede con las herramientas disponibles, sino también con la secuencia de
actividades que les permitan apropiarse de los contenidos. La integración entre tecnología
y la propuesta psicopedagógica determinan el potencial de un AVA.

El ambiente virtual interactúa con el ambiente físico. Algunos AVA tienen la cualidad de
hacer uso de elementos asociados al ambiente físico como: libros, instrumentos,

1
Texto elaborado con fines didácticos para el Curso Propedéutico por el área del proceso de admisión de la
Coordinación Académica y de Investigación de la Universidad Abierta y a Distancia de México (UnADM).
2
Rosedale, Philip (2008), Life in Second Life. Disponible en: https://goo.gl/oyLFxW; [20 de junio de 2017].

1
actividades de aprendizaje que requieren entrevistas o trabajo cara a cara; así como la
solicitud de apoyo por medios de comunicación tradicionales (fax o teléfono).

En un AVA el aprendizaje se fortalece a través de la relación y la comunicación que se


genera entre los estudiantes y docentes. Por medio de un conjunto de herramientas, los
estudiantes se ven favorecidos para descubrir, construir y aprehender los nuevos
conocimientos en un ambiente más abierto y flexible, en el que las barreras del tiempo y el
espacio se ven modificadas de manera sustancial.

En los ambientes virtuales la comunicación y la interacción generan el desarrollo de


relaciones interpersonales que favorecen el aprendizaje y la integración del grupo, a través
del establecimiento de objetivos comunes y redes de aprendizaje.

Suárez (2004) señala: “Reconocer una estructuración de redes de aprendizaje cooperativo,


y no sólo personas conectadas a la red, condiciona una forma de entender la interacción, y
por lo tanto, el aprendizaje y la educación”.

En los cursos en línea, el diseño de los materiales educativos responde a nuevos ambientes
de aprendizaje más dinámicos, menos estáticos, pero al mismo tiempo asociados con
aspectos cercanos a las clases convencionales que conoces.

Tú, como estudiante en contacto con las tecnologías de la información y la comunicación


(TIC), te beneficiarás de varias maneras, para lo que requerirás de acciones relacionadas
con el uso, selección, utilización y organización de la información, de modo que te vayas
formando como un ciudadano maduro de la sociedad de la información y el conocimiento.
Adquirir este tipo de autonomía en la actualidad significará aprender y dominar las TIC.

Salinas (2002, p.88) menciona las destrezas y conocimientos que un estudiante adquiere
con el uso de las TIC:

a) Destrezas y conocimientos específicamente destinados a las TIC: gestionar la


información; comunicar; utilizar las interfaces hombre-máquina; comprender cómo se
trabaja autónomamente; saber cómo utilizar aplicaciones de software profesional, etc.

b) Destrezas y conocimientos relacionados con las TIC como medios de


información: ser capaces de leer, producir y procesar documentos de todo tipo, incluso
multimedia; seleccionar y transmitir información; buscar, organizar y criticar la
información; estructurar realidad concreta frente a realidad virtual, etcétera.

c) Destrezas y conocimientos relacionados con las TIC como tema de estudio:


nuevas representaciones del conocimiento en un tema dado; usar simulaciones y
modelizaciones; procesar información emanada de varias fuentes y orígenes;
desarrollar procedimientos operativos relacionados con dominios específicos del
conocimiento; construir destrezas y conocimiento básico existente; reforzar las
destrezas de comunicación; fomentar la creatividad, etcétera.

2
d) Destrezas y conocimientos relacionados tanto con las TIC como con el estatus
del conocimiento: anticipar cambios en el estatus de conocimiento; reforzar el
potencial de transdisciplinariedad de las TIC, etcétera.

Entre las bondades de los AVA para los estudiantes encontramos:

Ajuste a sus tiempos. Los estudiantes pueden avanzar a su ritmo, adecuando el AVA a
sus necesidades, fomentando el estudio independiente.

Variedad en la información. Los estudiantes tenemos la opción de consultar distintas


fuentes para enriquecer nuestro conocimiento, las cuales están a nuestro alcance dentro y
fuera del aula virtual. Cabe advertir que debemos ser cuidadosos con las fuentes
consultadas fuera del aula, ya que de no hacer una selección en la información, podemos
confundirnos o saturarnos de información que no es relevante, pertinente y fidedigna.

Variedad en canales. Al aprender con distintos recursos, la información llega por distintos
canales, complementándose para una mejor comprensión.

Comunicación entre actores. Al hablar de tecnología en la educación, generalmente


tenemos miedo de enfrentarnos a una tarea, completamente solos, frente a una
computadora. Esto es falso, ya que como estudiantes tenemos la posibilidad de entablar un
diálogo con los compañeros o el docente en línea, por ejemplo mediante: correo electrónico,
foros, mensajería dentro de la plataforma, etcétera.

Plataformas virtuales

Plataformas libres o de código abierto

Son aquellas que se pueden adquirir de manera gratuita, su licencia es abierta y permite
realizar modificaciones a su diseño. Se encuentra a disposición de cualquier usuario. De
las distintas opciones que existen, la universidad ha seleccionado:

Moodle: Es un ambiente educativo virtual, sistema de gestión de cursos,


de distribución libre, permite crear comunidades de aprendizaje en línea.
Este tipo de plataformas tecnológicas también se conoce como LMS
(Learning Management System).

3
Plataformas comerciales

Para ser utilizadas se debe comprar una licencia. Estas plataformas no permiten realizar
ninguna modificación a su diseño. “En general, todas han mejorado en operatividad y han
generado sucesivas versiones que incorporan funciones y aplicaciones cada vez más
versátiles, completas y complejas que permiten una mayor facilidad en el seguimiento de
un curso virtual y en la consecución de los objetivos que pretende, tanto académicos como
administrativos y de comunicación”. (Charcas, 2009).

La UnADM ha seleccionado Blackboard como plataforma de algunos de los programas


educativos que ofrece.

Blackboard: Es una plataforma que permite la administración de una serie de


recursos para desarrollar cursos virtuales, con la capacidad de hacer divisiones
precisas de materias, grupos, roles, accesos, entre otros.

Plataformas a la medida

Son aquellas que se desarrollan e implementan dentro de la misma Institución. Su diseño


obedece a las necesidades particulares de la población estudiantil. Las plataformas de
desarrollo propio no persiguen objetivos económicos, sino responden más a factores
educativos y pedagógicos, y no suelen darse a conocer al público en general.

Cabe destacar que aun cuando las plataformas virtuales poseen diseños particulares,
acordes a las necesidades de la institución a la que pertenecen, estos se conforman por
espacios o entornos que son comunes a todos, y que a continuación se mencionan:

Espacio de conocimiento: A través de contenidos digitales se invita al estudiante a buscar


y manipular la información en formas creativas, atractivas y colaborativas. La construcción
de este entorno es a partir de “objetos de aprendizaje”, pueden ser desde una página Web
con contenidos temáticos, hasta un curso completo.

Espacio de colaboración: Este es el espacio que permitirá la interacción y participación


de todos los implicados en el AVA desde el enfoque del trabajo colaborativo. Esto puede
ser de forma sincrónica (todos los participantes al mismo tiempo, en diferente lugar), ya sea
por videoconferencia o por chat, o bien, de forma asincrónica (participación sin coincidencia
de tiempo y espacio), por correo electrónico, foros de discusión, listas de distribución o sitios
web.

4
Espacio de tareas. Tiene como propósito que los estudiantes suban sus trabajos,
productos y evidencias de aprendizaje para que el tutor o docente los evalúe y califique
proporcionando retroalimentación y dejando constancia de ello en la plataforma (AVA).

Espacio de asesoría: El propósito de este espacio es la resolución de dudas y la


realimentación personalizada. Este espacio es asincrónico, aunque también es posible que
se planee de manera sincrónica a través de sesiones entre el docente y el estudiante.

Espacio de experimentación: En algunos AVA, esto siempre dependiendo de la


naturaleza de la disciplina que se está enseñando, utilizan simuladores, laboratorios
virtuales, entre otros, que permiten al estudiante vivenciar procesos que simulan una
situación real.

Espacio de gestión: Aquí se llevarán a cabo trámites escolares, como: inscripción, historial
académico y certificación. Este espacio también está destinado para que los docentes
puedan dar seguimiento al aprendizaje de sus alumnos, registrar sus calificaciones y
extender la acreditación, entre otras cosas.

Ahora conoces lo que es un AVA y sus beneficios para promover el aprendizaje. Como
puedes observar, la educación a distancia es más que simplemente abrir una página web
y leer la información que ésta contiene; hay muchos otros elementos que interactúan para
que logres un aprendizaje más completo.

5
Fuentes de consulta

 Castañeda, L. y Adell, J. (Eds.). (2013). Entornos Personales de Aprendizaje: claves


para el ecosistema educativo en red. Alcoy: Marfil. Recuperado el 30/03/17, de:

https://digitum.um.es/jspui/bitstream/10201/30427/1/CastanedayAdelllibroPLE.pdf

 Charcas, P. G. (2009). Plataformas educativas. Recuperado el 30/03/17, de:

http://plataformas-educativas.blogspot.mx/

 González Montaño, S. (2004). Ambientes virtuales de aprendizaje. [ppt]. México


Recuperado el 30/03/17, de: http://slideplayer.es/slide/5184729/

 Miranda, G.A. (2004). De los ambientes de aprendizaje a las comunidades de


aprendizaje en línea. Revista Digital Universitaria. Recuperado el 30/03/17, de:
http://www.revista.unam.mx/vol.5/num10/art62/nov_art62.pdf

 Salinas, J. (2002). Internet y Teleenseñanza en: Cultura y Educación en la Sociedad de


la Información. NETBIBLO, España, pp.79-94. http://bit.ly/2pAVc5M

 Salinas, M. (2011). Entornos virtuales de aprendizaje en la escuela: tipos, modelo


didáctico y rol del docente. Recuperado el 30/03/17, de:

http://www.uca.edu.ar/uca/common/grupo82/files/educacion-EVA-en-la-escuela_web-
Depto.pdf

 Suárez, C. (2004). La zona de desarrollo próximo, categoría pedagógica para el análisis


de la interacción en contextos de virtualidad. En: Píxel-Bit, Revista de Medios y
Comunicación. No.24. Recuperado el 30/03/17, de:

http://cvonline.uaeh.edu.mx/Cursos/Maestria/MTE/AportacionTeorias_AprendNTec/Uni
dad%203/La_zona_de_desarrollo_proximo.pdf

 Universidad Autónoma Metropolitana (2014). Los ambientes virtuales de aprendizaje.


Oficina de Educación Virtual. Recuperado el 30/03/17, de:

http://sgpwe.izt.uam.mx/files/users/virtuami/file/int/practica_entornos_actv_AVA.pdf

 Xarxatic(s/f). Entornos virtuales de aprendizaje. EVAs. Recuperado el 30/03/17, de:

http://www.xarxatic.com/herramientas-2-0/entornos-virtuales-de-aprendizaje-evas/