Está en la página 1de 17

EUCALIPTO

Se considera, por lo general, que los eucaliptos son árboles australianos la gran mayoría de
muchas especies y subespecies son endémicas en el continente australiano y en las islas muy
cercanas. Sin embargo, varias de ellas se hallan naturalmente en la gran extensión de tierra de
Papua Nueva Guinea hacia el norte de Australia, y ciertas especies se presentan en algunas de
las islas en la parte oriental del archipiélago indonesio, como en Timor, las Islas Menores de la
Sonda, Flores y Wetar. Una importante especie, Eucalyptus deglupta, sigue la línea de los
volcanes activos, que se extiende desde Nueva Guinea a través de Sulawesi (Célebes) y las
Molucas, al norte, hasta la isla de Mindanao en las Filipinas.

De las especies halladas fuera de los límites territoriales de Australia, dos, E. deglupta y E.
urophylla, no han sido registradas en Australia. Estas dos especies son importantes como
posibles « eucaliptos para plantación)) en las latitudes más bajas del mundo. Son buenas
especies y toleran latitudes inferiores a cualquier otra hallada en Australia, donde el punto
más al norte es el de 10041S. La presencia natural de los eucaliptos es casi siempre al este de
la « línea de Wallace », una división hipotética, pero muy práctica, que separa lo que Wallace
denominó tipos de vida indo-malayo y austro-malayo, tanto animales como vegetales
(Wallace, 1913). Esta línea, marcada por Wallace en 1869, pasa entre Bali y Lombok, a través
del estrecho de Macasar, con Sulawesi en su parte oriental y Borneo al oeste, luego al
nordeste por el mar de Célebes y las islas meridionales de las Filipinas, dejando Mindanao al
oeste. En Mindanao, hay presencias de E. deglupta al oeste de la línea diseñada por Wallace.
Estudios recientes parecen indicar que Wallace se equivocó al trazar esta línea al este de
Mindanao. La línea corregida figura pasando al oeste de Mindanao en el Times Concise Atlas of
the World (1973). La presencia natural conocida de todos los eucaliptos se halla al este de esta
linea corregida, con la posible excepción de E. alba al norte de Bali (Martin y Cossalter, 1975-
76).
Los eucaliptos, por lo tanto, son árboles esencialmente austro-malayos, con una dispersión
natural en latitudes que se extienden desde 7°N a 43°39'S. La mayoría de las especies actuales
y de los mejores rodales naturales de las especies más ampliamente plantadas se hallan al sur
del Trópico de Capricornio. Sin embargo, los ensayos más recientes han demostrado que Los
eucaliptos, por lo tanto, son árboles esencialmente austro-malayos, con una dispersión natural
en latitudes que se extienden desde 7°N a 43°39'S. La mayoría de las especies actuales y de los
mejores rodales naturales de las especies más ampliamente plantadas se hallan al sur del
Trópico de Capricornio. Sin embargo, los ensayos más recientes han demostrado que las
procedencias que crecen al norte del Trópico de Capricornio son de creciente importancia en
países de baja latitud.

HISTORIA
Harald O. Skar (1997) afirma que en la actualidad, sin embargo, los únicos árboles que uno ve
en las laderas son eucaliptos plantados, traídos por primera vez al área en la segunda mitad del
siglo XIX de Australia y Tasmania. El eucalipto es favorecido hoy en dia en Perú por su
crecimiento rápido y regeneración de las raíces. A una altitud aproximada de 2500m, el árbol
llega a la madurez en unos diez años. Después que se le corta, una nueva planta crecerá
automáticamente del tronco de la raíz. El eucalipto tiene un sistema extensivo de raíces y
puede en consecuencia sobrevivir a la estación seca de la Sierra.

Perú está situado en la parte occidental del continente sudamericano, entre el Ecuador y la
latitud 18°21'S. Su frontera occidental está constituida por el Océano Pacifico. La elevada
cordillera de los Andes, con diversos picos de más de 6 000 in de altura, se extiende de norte a
sur en el interior, no lejos de la costa. Al este, se hallan vastas zonas de bosques pluviales, en la
cabecera hidrológica del Amazonas. Situado enteramente dentro de los trópicos, las tierras
bajas del Perú son calientes y, en la parte meridional, el país es árido. Hay, sin embargo, una
notable superficie arable o altiplanos que se pueden plantar, donde los eucaliptos prosperan.
En el curso de los últimos 15 arios, Perú ha emprendido un vigoroso programa de plantaciones
de eucaliptos. En 1975, la superficie total plantada era de 92 882 ha. La finalidad de las
plantaciones es producir madera industrial, además para las numerosas minas del Perú, para
fines de construcción rural, lefia, postes, etc. La principal especie plantada en el altiplano es
E. globulus, especie que fue introducida en 1860 en el Perú y ha dado muy buenos resultados.
Los suelos empleados para cultivos forestales son los más apropiados para este fin en la
planificación nacional. Tienden a ser rocosos y ligeramente ácidos, deficientes en nitrógeno y
en materia orgánica, con un bajo contenido de fósforo asimilable, pero un elevado contenido
de potasio, las lluvias tienden a ser más frecuentes en los meses de verano, con totales
que varían desde menos de 500 hasta 1 500 mm. (FAO, 1981)
Aparte de E. globulus, las siguientes especies son prometedoras: E. botryoides,
E. camaldulensis, E. citriod ora, E. grandis, E. longifolia, E. tereticornis,
E. viminctlis. (FAO, 1981, p.131)
Eucalipto: Eucalyptus globulus, Eucalyptus nitens.(SERFOR)

CLASIFICACIÓN TAXONÓMICA
En la segunda mitad del siglo XVIII, exploradores ingleses y franceses hicieron viajes con fines
científicos a los mares del sur. Los hombres de ciencia que se unieron a estas expediciones
hablan sido fuertemente estimulados por la clasificación de las plantas y de los animales hecha
por el naturalista sueco Carolus Linneo. Linneo murió en 1778, diez años después del inicio del
primero de los tres viajes a los mares australes efectuados por el navegante inglés Capitán
James Cook, pero los hombres de ciencia que acompañaban a Cook estaban familiarizados con
los métodos de clasificación de Linneo. Entre 1768 y 1814 hubo importantes expediciones
científicas por parte de los navegantes ingleses Cook y Matthew Flinders, y los navegantes
franceses Tobias Furneaux, Jean-François La Pérouse, Joseph Antoine d'Entrecasteaux y Nicolas
Baudin. En estas expediciones se recogieron muchas plantas australianas, a las que se dio un
nombre. El género Eucalyptus fue descrito, dándole el nombre, por el botánico francés
L'Héritier en 1788, después de haber examinado muestras de Cook.

Reino: Plantae
División:Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Myrtales
Familia: Myrtaceae
Subfamilia: Myrtoideae
Tribu: Eucalypteae
Género: Eucalyptus L'Hér.
MORFOLOGÍA DEL EUCALIPTO
Cada eucalipto se distingue por las características generales y dimensiones; su corteza en el estado
adulto; hojas en plántulas juveniles y adultas y, a veces, hojas de transición entre estas dos últimas
fases, conocidas como « hojas intermedias »; ramas jóvenes; inflorescencias; forma de las yemas;
estambres; frutos y semillas.

CORTEZA

La descripción es particularmente necesaria para el reconocimiento de muchas especies de


eucaliptos.

Siempre que la capa súbero-felodérmica sobre las ramas juveniles y sus ramitas funcione sin
interrupción, la corteza primaria es, por lo general, lisa y continua. Cuando esta capa cesa de
funcionar, se forma una nueva capa profunda inferior, que es retenida durante un año o varios años
más. Más tarde, otras capas más profundas pueden aparecer a varios intervalos de tiempo. Estas
capas sucesivas se distinguen unas de otras en toda la superficie, o sobre parte del tronco y las
ramas. Además, el ritidoma, que es la masa compleja externa de las sucesivas capas generadoras,
puede variar de color, textura y persistencia o desprendimiento después de la renovación de la capa
súbero-felodérmica.

Hablando en general, la corteza sobre las ramas jóvenes de un árbol maduro es lisa, mientras que en
la parte inferior del tronco, hasta unos pocos metros del suelo, el ritidoma se vuelve más o menos
persistente y profundamente surcado. Por lo tanto, cuando se describe el tipo de corteza, no deben
tenerse en cuenta ni la de la base del tronco ni la de las ramitas. A continuación se enumeran los
tipos de corteza más claramente diferenciados con los nombres que se les asigna en Australia:

Corteza caduca

La corteza se desprende, cuando cada capa se renueva, en largas tiras, como en E. globulus. El
descortezado en láminas bastante anchas, como en E. camaldulensis y E. saligna. Descortezado en
planchuelas muy pequeñas o escamas, como en E. citriodora o E. astringens.

Corteza caduca. Eucalypto Globulus. FAO 1981.


Corteza caduca, E. saligna. FAO 1981.

Por lo general, es dificil definir el color y la textura superficial de estas cortezas, puesto que, a
menudo, se caracterizan por placas yuxtapuestas de diferentes edades. Mientras que las placas más
nuevas son por lo general brillantes y de grano fino, con colores relativamente vivos y variados, las
placas viejas, listas para caer, son relativamente de un gris opaco y menos lisas. Todas las especies
con corteza caduca se agrupan en Australia bajo la denominación general de gums ». Corteza
persistente Si la capa stibero-felodérmica no se renueva en profundidad, o si, por cualquier otra
razón, las partes externas del ritidoma no se desprenden periódicamente del árbol, la corteza se
denomina a persistente ».

Al envejecer la corteza, su superficie se oxida. Se oscurece, se vuelve más o menos pulverulenta, y


pierde sus caracteres específicos. Estas características pueden determinarse solamente examinando
la corteza madura, no a la base del tronco, sino a un tercio de la altura del árbol.

HOJAS

Las hojas de la mayoría de las especies de eucalipto varían, a veces en forma notable, desde la
plántula al árbol maduro. Las hojas son elementos importantes para la identificación. Aquí se ha
seguido el sistema de clasificación de los diferentes tipos de hojas usado por S.T. Blake (1953).

Hojas de plántulas

Se trata de las hojas tempranas formadas sobre plantulas durante su primer año. Se desarrollan
pares de hojas sobre el brote en crecimiento, opuestas sobre el talluelo, y los pares sucesivos están
distribuidos en ángulos rectos unos de otros, disposición denominada « decusado ».

Hojas juveniles

Se trata de las hojas que se hallan en una plántula de vivero cuando se han formado de cuatro a seis
pares de hojas sobre la joven extremidad en crecimiento. Son comunes también en el bosque cuando
los brotes se forman del lignotubérculo, o de los « brotes de reversión », que se describen más
adelante, y que se forman sobre la mayoría de los troncos de eucaliptos a continuación de daños
graves provocados por el fuego o por otras causas. Estas hojas son, a veces, espectacularmente
diferentes de las hojas adultas, p.ej., E. globulus. Se cree generalmente que las hojas juveniles, como
las que se forman sobre las plántulas o sobre los brotes de reversión, reproducen caracteres
ancestrales desaparecidos de las especies.

Hojas intermedias

Las hojas intermedias son generalmente más anchas que las juveniles o las adultas, y la punta en
crecimiento puede producir muchos pares después de 1a fase juvenil y antes de que aparezcan las
hojas adultas más o menos estables.

Hojas adultas (u « hojas maduras »)

Se trata de las hojas normalmente producidas sobre las partes no dañadas de las copas de los
eucaliptos maduros. Por lo general, son coriáceas, a menudos gruesos, rígidos, fuertemente
cutinizadas y ricas en esclerénquima. Noinialmente, son alternas, sólo en muy pocas especies son
opuestas o subopuestas. En la mayoría de las especies, debe considerarse su forma como lanceolada,
variando, sin embargo, según las especies, desde casi linear, a lanceoladas estrechas, a lanceoladas
anchas, elípticas, oblongas, o incluso ovales y orbiculares. Frecuentemente, son falcifoinies. Su
tamaño varía mucho. En algunas especies, y a veces sobre el mismo árbol, hay una notable variación
en la forma y en los tamaños de las hojas. Por lo tanto, cuando se indican el largo y el ancho de las
hojas, con exclusión del pecíolo, deberán indicarse no solamente los promedios, sino también las
dimensiones extremas.

Brotes de reversión (epicórmicos)

Cuando un eucalipto queda dañado por el fuego o por otras causas, se forman nuevos brotes a partir
de las muchas yemas latentes epicórmicas que se hallan sobre el tronco y las ramas. Estos brotes
llevan por lo común hojas intermedias o juveniles y se denominan « brotes de reversión ». Si bien son
más aparentes sobre árboles dañados, los brotes de reversión son importantes para permitir al árbol
grande reconstituir su copa cuando las ramas llegan a ser muy largas y provocan una inestabilidad
mecánica. Las extremidades de las ramas mueren, formándose brotes de reversión en lugares más
bajos de la rama, protegidos contra la inestabilidad mecánica. Pronto salen hojas maduras. Pueden
verse los brotes de reversión en lugares adecuados sobre la mayoría de las copas de los grandes
eucaliptos.

Hojas opuestas y alternas

La gran mayoría de los brotes terminales de los eucaliptos crecen, a lo largo, entre nudos que forman
pares de hojas opuestas o subopuestas, con distribución decusada. O sea, cada par sucesivo de hojas
queda en ángulo recto con el par previo sobre el tallo. En algunas especies, la disposición foliar
opuesta, decusada, se conserva más allá de la fase juvenil, cuando las hojas pueden ser cordiformes,
amplexicaules o connatas. En la mayoría de las especies, las hojas intermedias y maduras se vuelven
alternas. Se produce luego un alargamiento del brote entre las hojas de cada par formadas desde la
punta terminal. El internodio entre las hojas de cada par es más corto que el internodio entre los
pares sucesivos de hojas. Es siempre posible identificar cada par de hojas. La distribución alterna de
las hojas viene comúnmente acompañada de un cierto enroscamiento del internodio entre cada par,
y a veces entre las hojas de cada par. Ello permite a las hojas colocarse a ambos lados del tallo, para
adoptar una posición que intercepta el máximo de la luz solar. A veces, en los nudos sucesivos de un
brote joven del eucalipto se puede originar un verticilo de tres hojas, lo que puede suceder sobre
plántulas de vivero, pero más comúnmente sobre rebrotes de cepa.
Caras de las hojas

Todas las hojas de los eucaliptos tienen una cara interna y una externa, que representan la forma en
que las hojas se oponen unas a otras cuando cada par de hojas se separa del tallo. En algunas
especies, las dos caras difieren notablemente en el color cuando las hojas llegan a su tamaño final;
en otras especies, se nota poco la diferencia entre las caras.

Las dos caras de las hojas se indican frecuentemente como la « superior » y la « inferior », puesto
que son más notables sobre los brotes donde las hojas están situadas a ambos lados de brotes
orientados horizontalmente, interceptando así eficazmente la luz del sol. En estos casos, las
superficies superiores son más oscuras que las inferiores. Las superficies superiores, más oscuras,
eran la cara interna de las hojas cuando se separaban del brote terminal.

Nervaduras

Las nervaduras de las hojas son una guía útil para la identificación de los eucaliptos. Las hojas de la
mayor parte de las especies tienen una nervadura central que se reconoce fácilmente, desde la cual
divergen las sucesivas nervaduras laterales y cruzan la hoja hasta unirse con la nervadura
intramarginal, que sigue el contorno del borde de la hoja. Las nervaduras laterales conservan un «
ángulo de nervadura)) bastante regular con respecto a la nervadura central, especialmente en la
parte central de la hoja. Se reconocen los siguientes tipos de nervaduras.

 Nervadura pinnada. Las nervaduras laterales son bastante abundantes, paralelas, y forman
un ángulo de 600 o más con la nervadura central. El nervio intramarginal es corrientemente
más fino y está cerca del borde de la hoja.
 Nervadura oblicua. Las nervaduras laterales forman con la nervadura central un ángulo
inferior a 600, y son menos numerosas que en el tipo penninervado, siendo frecuentemente
anastomosadas y con la nervadura intramarginal algo sinuosa y relativamente distante del
borde de la hoja.
 Nervadura longitudinal. Las nervaduras laterales forman un ángulo de 300, o menos, con la
nervadura central y son a veces casi paralelas.
Tipos de nervadura en hojas de eucalipto maduras. Arriba: pinnada; al centro:
oblicua; abajo: longitudinal Según S.R.F. Rabat (Métro, 1955)

LA INFLORESCENCIA

La inflorescencia en la mayoría de las especies de Eucalyptus es una cima dicasial notablemente


contraída, de modo que las brácteas que soportan las ramas sucesivas de la cima se reúnen en lo que
parece ser un único verticilo en la punta del pedúnculo. Frecuentemente, algunas, o la mayoría, se
fusionan. Estas brácteas fusionadas pueden aparecer en muchas especies como un simple par, y
luego cubrir la inflorescencia joven apenas aparece y antes que las yemas lleguen a su desarrollo
completo previo a la antesis.

Debido a la estructura dicasial, los racimos de flores consisten en números precisos y muestran una
orientación exacta. En las pocas especies que tienen flores solitarias sobre las axilas foliares, como en
E. globulus, no se pone en evidencia la naturaleza cirnosa de la inflorescencia, pero se ve claramente
en otras especies. Por lo tanto, en el caso más simple hay una cima axilar con tres flores (como en E.
vitninalis), o un racimo floral con siete flores (como en E. saligna), cada uno de los cuales se
conforma a la estructura de un dicasio regular. A medida que es mayor la cantidad de yemas florales
sobre cada racimo floral, se pierde la regularidad exacta de la ramificación dicasial y algunas de las
ramas se vuelven monocasiales. La cantidad de yemas en los ramilletes florales se hace luego menos
exacta; comienzan a variar en la misma especie, y aun dentro del mismo individuo, especialmente
cuando el número excede de quince. En la llamada inflorescencia compuesta, cada racimo cimoso se
comporta como una sola unidad, distribuida de acuerdo con el carácter decusado del brote foliar
normal.

La característica sobresaliente de cada flor de Eucalyptus es la presencia de un opérculo que se


presenta con tres variaciones. Su naturaleza esencial fue reconocida por primera vez por Robert
Brown, a principios del pasado siglo. En pocas especies, en particular las del subgénero Eudesmia,
hay un solo opérculo presente, circundado por cuatro pequeños dientes en la cima del hipantio
(llamado incorrectamente tubo calicular en los primeros estudios). Brown consideró a estos dientes
como sépalos separados, mientras que el opérculo que está entre ellos es una sola estructura, como
resultado de cuatro pétalos fusionados. En algunos casos, hay una indicación de las suturas, que son
las líneas de encuentro de los pétalos separados. En gran cantidad de especies, particularmente las
de los subgéneros Blakella, Corymbia y Symphyomyrthus, hay dos opérculos, uno externo que cubre
al interno. El opérculo externo a veces se rompe en piezas separadas, o puede mantenerse intacto,
pero en ambos casos cae antes de la abscisión del opérculo interno en la antesis. En el caso del
subgénero Corymbia, incluyendo los verdaderos « bloodwoods D, el opérculo externo tiene una
dehiscencia imperfecta y se cae por lo general con el opérculo interno en la antesis. En el subgénero
Monocalyptus, que abarca más de 100 especies, hay sólo un opérculo presente sin seriales de
dientes caliculares. Hay alguna duda sobre si esto deriva sólo de sépalos, o pétalos, fusionados, o si
en su derivación existe una estructura más complicada resultante de pétalos y sépalos íntimamente
fusionados. Es costumbre dar el nombre de « yema » a lo que es, en realidad, la flor del eucalipto
hasta el momento de la abscisión del opérculo en la antesis. La « yema » comprende: el opérculo, el
hipantio y el pedicelo.

Formas del opérculo

Las formas del opérculo se describen con los siguientes términos:

Cónica, cónica obtusa, cónica aguda, cornuda o larga, hemisférica apiculada, rostrada, ovoide, en
bonete, umbonada(E. globulus), aplastada.

FRUTOS

La identificación de los frutos de eucalipto ha dado origen a interminables comparaciones con


objetos extraños, y es conveniente poner a esto un limite razonable. El fruto se forma con el
desarrollo del hipantio y del ovario inferior adherido. La parte superior del fruto consiste en cuatro
segmentos. La cicatriz producida por la caída del opérculo forma un anillo externo llamado anillo
calicinal. El siguiente anillo interno es el anillo estaminal. Sigue luego el disco, cuya ontogénesis no ha
sido todavía completamente descrita. Debajo, y en el interior del disco, está la parte superior del
ovario, que, al madurar, se parte y se separa en valvas. En algunas especies, el anillo calicinal, que es
relativamente prominente en la flor, desaparece completamente apenas se forma el fruto. En otras
especies, como en E. leucoxylon, el anillo está, bastante bien desarrollado, pero es fino y sobresale
claramente del disco. En estas especies, cuando el fruto madura, el anillo cae o queda parcialmente
adherido a un lado del fruto, como es el caso de E. melliodora. En consecuencia, la descripción del
fruto debe abarcar la forma del hipantio y del pedicelo del disco, así como la posición y la forma de
las valvas.

Fruto de Eucalyptus obstans . Royal National Park, NSW Australia,


mayo de 2013. Port Jackson Mallee
SEMILLA

Las flores del eucalipto son polinizadas principalmente por insectos, en particular abejas, moscardas
(« blowflies ») y hormigas, y raramente por el viento. El néctar viene secretado en la copa de la flor,
el cual es muy apetecido por los insectos. Cuando los eucaliptos están en plena floración, en las
plantaciones puede escucharse un verdadero zumbido de abejas. Cada fruto de eucalipto contiene
una cantidad de óvulos. Algunos, pero nunca todos ellos, son fertilizados durante la polinización. Es
importante recordar que cada óvulo tiene que ser fertilizado por un grano separado de polen, de
manera que, mientras cada semilla en un fruto procede de la misma planta madre, puede haber
varios padres diferentes en la formación de la semilla dentro de una misma cápsula. De este modo, si
otras especies de cruzamiento viable con la planta madre están también floreciendo en la vecindad,
es posible que puedan aparecer una o más semillas híbridas en el fruto. Los óvulos fertilizados se
desarrollan unos seis meses, aproximadamente, o aun menos, a partir de su polinización, y la cápsula
se hincha hasta el tamaño que es noiatal para la especie. La semilla es corrientemente viable cuando
las cápsulas cambian de color verde a pardo. Las cápsulas maduras son marrones y quedan
generalmente cerradas durante varios meses, o incluso dos o más años, en el caso de mantenerse
ligadas a sus ramas madre. Si los frutos o las ramas se desprenden del árbol, las valvas que
mantienen las semillas en las cápsulas se abren en el curso de horas o de días, y dejan caer la semilla,
junto con los óvulos no fertilizados, que por lo común son más pequeños y livianos en -peso que las
semillas fértiles, y se denominan « pará- fisis » (« chaff »).

Características de las semillas

Muchos autores han comentado las características de las semillas de Eucalyptus (Bentham, 1867;
Mueller, 1879; Maiden, 1904-31; Grose y Zimmer, 1958; Gauba y Pryor, 1958, 1959, 1961; Carr y
Carr, 1969). Solamente Maiden ha establecido una clasificación general de semillas. Se reconoce hoy
que algunos de sus grupos presentan anomalías debido a que se basan en caracteres superficiales o
demasiado limitados.

Sin embargo, el examen de la semilla de Eucalyptus con una lente de aumento generalmente revela
características que agrupan a las especies de acuerdo con su afinidad natural, como se ha
demostrado en una clasificación moderna como la de Pryor y Johnson (1971). Este sistema se basa en
la evaluación de todos los caracteres de un taxón, que se cree son exclusivamente heredados.

Las semillas de Eucalyptus varían mucho en tamaño, desde menos de 1 mm en E. populnea hasta
más de 2 cm en E. calophylla; en el color, desde negras en E. tereticornis hasta amarillas en E.
camaldulensis; en la forma, desde casi esféricas en E. wandoo a cuboides en E. tetrodonta y
subuladas en E. curtisii; y en su relieve, desde superficialmente reticuladas, como en E. leucoxylon, a
profundamente alveoladas, como en E. griffithsii.

Muchas especies pueden ser fácilmente atribuidas a los subgéneros solamente por las características
de sus semillas Las semillas de muchas especies de los « bloodwoods » de fruto leñoso (subgénero
Corymbia) son notablemente aladas; las de los « bloodwoods D de fruto membranoso (subgénero
Blakella) son platiformes y sin alas.

Un lote de semilla del gran subgénero Monocalyptus puede ser generalmente reconocido, ya que las
semillas con las paráfisis son, con algunas excepciones, más uniformes en tamaño, forma y color que
en otros subgéneros. Las semillas mismas son, por lo general, pardas o negras, más o menos lisas y
brillantes sobre su cara dorsal y, en el lado ventral, con costillas que ascienden hasta el hilum, que es
la cicatriz dejada sobre la semilla después de haberse desprendido de la placenta en el fruto. Por lo
común, no están presentes en los lotes de semillas de las especies de este subgénero paráfisis
subuladas.

Por otra parte, hay mucha variabilidad en las características de los lotes de semillas entre grupos de
especies en el subgénero de Symphyomyrthus. La semilla puede ser cuboide, piramidal, elíptica, etc.;
de borde liso o dentado; blanquecina, gris, amarilla, roja, parda o negra. La semilla de algunas
especies, p.ej., E. pyriformis, puede parecerse a la de algunas especies en Monocalyptus, pero se
distingue claramente por el elevado porcentaje de paráfisis subulada.

EUCALIPTO EN EL PERÚ PARTE SIERRA


Según SERFOR(2015) los eucaliptos principales para la reforestación en la Sierra. Eucalipto:
Eucalyptus globulus, Eucalyptus nitens.

El Eucalyptus globulus Labill. subsp. globulus es la especie forestal de mayor utilización en la


reforestación del país, especialmente en las zonas altas del país, esto es, entre los 1000 y 3500
metros sobre el nivel del mar. Su aceptación como madera ha ido creciendo en el mercado nacional,
por lo que constituye una opción muy promisoria. Actualmente en el país se cuenta con
aproximadamente 1 008 000 ha de superficie reforestada acumulada con fines sociales
principalmente y una tasa anual de siembra de aproximadamente 38 000 ha. (MINAG 2011).

CLIMA (TEMPERATURA, PRECIPITACIÓN, LUZ) Y SUELO.

La plantación de la especie Eucalyptus globulus en latitudes superiores a 44° y a elevaciones mayores


de los 2800 metros de altitud en el ecuador está muy limitada por las heladas y las bajas
temperaturas. La helada es especialmente perjudicial a las plántulas y brotes de 1–2 años, pero las
plantas mayores son relativamente resistentes a heladas ligeras. Se han señalado temperaturas de
6°C y - 7°C como los límites a su resistencia al frío. (FAO 1981). La mayor parte de las áreas
muestreadas con pendiente de 50 por ciento a más, no son sitios adecuados para la producción de
madera, sino más bien para mantener bajo protección, por lo cual se cuestiona el plantar eucalipto
en ellas (Carlson y Candelas 1985). Además de la sequía, la principal limitación ecológica para plantar
E. globulus en la Sierra, es el frio. En Perú se considera como límite máximo de altura para plantación
de la especie, 3100 metros de altitud en Cajamarca, 3400 metros de altitud en Ancash y 3600 metros
de altitud en Junín y Cusco (Carlson y Candelas 1985).

Las condiciones mínimas que el eucalipto requiere para obtener rendimientos económicos rentables,
son terrenos cuya profundidad sea mayor a un metro, bien drenados, sueltos, de baja pedregosidad y
pH entre 5,5 a 6,5 básicamente. De igual forma, la temperatura media anual entre 10ºC a 14 ºC y 700
mm de precipitación como mínimo. Sin estas condiciones sus rendimientos no podrán superar los
parámetros mínimos de rentabilidad (Carrillo 2001). Según CENDIFOR (2015) ocupa formaciones
típicamente de montaña, con temperaturas máximas de promedios del mes más cálido entre 18 °C y
23 °C y mínimas promedio para el mes más frío de 4°C , frecuencia de heladas entre 0 y 10 y
precipitaciones invernales de 600 a 1500 mm al año.

Incrementos promedio de 10 m3 /Ha/ Año. La calidad de sitio para el eucalipto en la Sierra depende
de varios factores (pendiente, precipitación, superficie de cóncava a convexa, volumen del suelo
ocupado por piedra y profundidad efectiva del suelo para las raíces) que básicamente definen la
tendencia del terreno a secarse (Carlson y Candelas 1985).

Según CENDIFOR reacciona favorablemente a suelos profundos, areno- arcillosos bien drenados.

Plagas y Enfermedades

El Eucalyptus globulus Labill. subsp. globulus es atacada por una cantidad de enfermedades y plagas de
insectos. En España, son importantes enfermedades de las semillas Penicillium sp. y Fusarium sp.,
siendo el último muy destructivo para la semilla almacenada. La podredumbre húmeda de los
semilleros y el ahilamiento de las plántulas (por ejemplo, Botrytis cinerea) y otras enfermedades del
vivero han creado problemas en muchos países, pero por suerte pueden ser ampliamente controladas
con adecuadas técnicas fitosanitarias (FAO 1981).

El Eucalyptus globulus Labill. subsp globulus es también susceptible a la infestación por parte del
taladro del eucalipto Phoracantha semipunctata. Ha sido señalado en las plantaciones de E. globulus
en Chile, costa del Perú, Uruguay y Sudáfrica. (FAO 1981).

En el Perú ha habido presencias ocasionales de gomosis en las plantaciones posiblemente a causa de


las tensiones fisiológicas debidas a la sequía, al fuego, heladas o ataques de insectos (Bazán de Segura
1967). La plaga conocida como el piojo del eucalipto (Ctenarytaina eucalipti) es originaria de Australia
donde vive asociada a otras especies de Myrtaceas fue introducida al Perú y ocasiona daños como:
deformación de hojas juveniles y brotes de las ramas, debilitamiento y secamiento de brotes y hojas
infestadas y deformación del árbol por ataques sucesivos y crecimiento restringido.

Cadahia (1980) y Olivares (2000) citados por Marquina (2003), mencionan que los daños más severos
se verifican cuando los crecimientos son más lentos y se prolonga la permanencia del follaje juvenil. La
alimentación de Ctenarytaina eucalypti causa la inhibición de la formación de brotes y la deformación
de hojas tiernas, asi mismo los brotes tiernos con menor ataque llegan a secarse, generando
bifurcaciones de las guías terminales que retardan el crecimiento del eucalipto. Por tratarse de
insectos picadoreschupadores produce la desecación paulatina de hojas y brotes atacados que
terminan retorciéndose y deformándose, además como consecuencia de la actividad de los insectos se
produce en la zona de ataque, una abundante secreción azucarada o melaza que facilita la aparición de
“fumagina”, hongo con aspecto de hollín. Marquina (2003) concluye que por el comportamiento que
muestra y el daño que provoca la Ctenarytaina eucalypti a la yema terminal de hojas juveniles, brotes
tiernos del Eucalyptus globulus se le clasifica como plaga forestal de tipo ocasional.

Fusarium sp

Reino: Fungi

Filo: Ascomycota
Clase: Sordariomycetes

Orden: Hypocreales
Familia: Nectriaceae

Género: Fusarium
Nombre científico preferido: Ctenarytaina eucalipto

Nombre común preferido: psílido de la goma azul

Árbol Taxonómico

Dominio: Eukaryota
Reino: Metazoa
Filo: Arthropoda
Subphylum: Uniramia
Clase: Insecta

Polinizadores

La labor de polinización de las abejas o los pájaros facilita el cultivo de alimentos, pero el uso de
pesticidas en la agricultura puede provocar su extinción, lo que tendría graves consecuencias para la
nutrición humana.

Uno de los principales polinizadores de Eucalipto son las abejas.

Centridini es una tribu de grandes abejas apideas, muchas de las cuales poseen adaptaciones para
llevar los aceites florales en lugar de (o además de) el polen o néctar.

Otra abeja la cual es australiana de Anthophorini, subfamilia


Apinae. Amegilla cingulata

Centridini

Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Hymenoptera
Suborden: Apocrita
Superfamilia: Apoidea
Familia: Apidae Centridini. Abejas Apideas
Subfamilia: Apinae
Tribu: Centridini

Amegilla cingulata
Elección de la especie de eucalipto con respecto a su Composición Química

Algunos sostienen que la materia prima fibrosa apropiada para la fabricación de pulpa y papel debe ser
la “fibra larga”, la cual se refiere a las maderas de coníferas, cuya fibra mide en promedio 3mm de
largo. Por el contrario, la madera de 40 latifoliadas, como el eucalipto y la totalidad de especies
forestales tropicales, tienen fibras más cortas (en promedio 2mm de largo de fibra). La elección entre
ambos fue a favor de las latifoliadas, debido que a pesar de tener una menor longitud de fibra, su
resistencia supera a la de las coníferas. Esto último demuestra que la longitud de la fibra no es factor
fundamental en la evaluación de la resistencia de la pulpa. En la pulpa de coníferas, el refinado
produce una reducción marcada de la resistencia al rasgado, en tanto que la de latifoliadas
experimenta un aumento o ligera disminución. Aun cuando se sostiene que la fabricación de pulpa y
papel se debe hacer con materia prima de fibra larga, existen algunos casos de utilización industrial de
materias primas con menor largo de fibras que el de madera de coníferas.

 En Perú, se utiliza el bagazo desde hace más de 40 años, que es usado también por otros países.

Es necesario mencionar que los bosques de coníferas están llegando a su capacidad límite de
producción de madera para pulpa, por lo que el incremento de la demanda de la pulpa y el papel debe
ser cubierto por otras fuentes de recursos fibrosos, entre la que se encuentra principalmente la
madera de latifoliadas o el uso de maderas tropicales. Por consiguiente, la primera decisión de
elección entre madera de coníferas y madera de latifoliadas, será por la segunda. La celulosa es el
componente principal en la fabricación de pulpa y papel.

Las moléculas de celulosa forman las fibras. Las fibras se encuentran unidas por la lignina, la cual actúa
como sustancia cementante, con que la lámina media, se distribuye también en la pared de las fibras.
Las hemicelulosas influyen en el refinado, así como en la resistencia a la tensión, reventamiento y
plagado.

Los extractivos mayormente presentes son aceites esenciales, resinas, gomas, materiales colorantes y
medicinales. Estos compuestos son susceptibles a extracción de la madera con agua, alcohol, entre
otros. De los elementos compuestos, la madera, el carbono, el oxígeno y el hidrógeno, juntos forman
la celulosa, la hemicelulosa y la lignina, los cuales son los principales componentes químicos por
evaluar entre la elección de un tipo de madera u otro. Igualmente, se obtienen los extractivos y las
cenizas (residuos de la combustión de la madera).

Para un mejor análisis de la elección de la especie de eucalipto por usar, se presenta en el cuadro la
composición química de la madera, la cual varía según las especies.

Componentes Porcentaje
Celulosa 40 a 61
Hemicelulosas 15 a 30
Lignina 17 a 35
Extractivos 1 a 20
Cenizas 0 a 5.8

Fuente: Utilización de la madera del eucalipto. El eucalipto en la fabricación de pulpa y papel.Tesis


PUPC
Otros componentes importantes

Las hojas contienen un aceite de composición variable pero que generalmente contienen cineol
(eucaliptol) como componente mayoritario. Presentan además taninos, ácidos gálico y elágico, un
principio amargo, resina, cera y una sustancia de actividad bacteriostática.

Crecimiento anual

Los rendimientos de Eucalipto Globulus en el Perú, observados por Tortorelli en la Sierra Central,
alcanzan crecimientos de 35m3/ha/año en suelos pobres y pedregosos. En la cuenca del Río Huaura,
Perú se han determinado crecimientos hasta de 37 m3/ha/año.

Productos

 Madera Rolliza y Acerrada


 Tableros de fibra de madera
 Madera para parquet, molduras, perfiladas
 Madera contrachapada (triplay)
 Muebles de madera
 Madera manufacturada
 Traviesas (durmientes) para vías férreas
 Chapas o láminas
 Madera densificada
 Carbón vegetal
 Madera en bruto
 Desperdicios y desechos de papel o Cartón
 Papel y Cartón
 Leña

MINAGRI-Servicio
Nacional Forestal y de
Fauna Silvestre-SERFOR,
DGIOFFS-DIR. 2015.

Usos

Para usos medicinales se utilizan las hojas frescas para hacer aceite esencial de eucalipto y para
inhalaciones, y las secas para infusiones.

- Su esencia es un ingrediente común en cualquier producto para aliviar los síntomas del resfriado y la
gripe.

- Se usa como desinfectante y antiséptico para tratar varios procesos virales, afecciones respiratorias
(tos, bronquitis, neumonía, asma…) e infecciones de la piel.

- Es un excelente descongestionante de los bronquios y pulmones, y un eficaz expectorante.

- El aceite esencial diluido se aplica como linimento para el pecho y los senos paranasales (en caso de
sinusitis).
- Forma parte de pomadas contra la gota y el reuma, porque actúa sobre las articulaciones como
antiinflamatorio reduciendo el dolor.

- Es eficaz en enjuagues bucales en caso de estomatitis (encías inflamadas) y para desinfectar heridas.

- El uso más frecuente son las inhalaciones. Para ello, se colocan varias hojas troceadas en un
recipiente de agua hirviendo. Se pone encima la cabeza y se cubre totalmente con una toalla para
inhalar el vapor. Al recipiente se le puede añadir un poco de romero, orégano, menta, espliego o
hisopo, para mejorar sus efectos.

- Tomadas en infusión, las hojas de eucalipto inhiben la formación de mucosidad en los bronquios.
También pueden tratarse todo tipo de infecciones respiratorias haciendo gárgaras con la infusión.

Reforestación para producción

Madera Rolliza

 Ayacucho: 320.19 m3
 Cajamarca: 564.66 m3
 Junín: 112.64 m3
 La Libertad: 7,412.13 m3
 Pasco: 195.90 m3
 Piura: 50.88m3

Madera Aserrada

 Ayacucho: 43.39 m3
 Cajamarca: 93.69 m3
 Junín: 45.25 m3
 La Libertad: 271.42 m3
 Pasco: 102.03 m3
 Piura: 20.02 m3

Según los datos obtenidos de Minagri la zona más reforestada en el año 2015 ha sido Cajamarca.

Año 2017: El Gobierno Regional de Cajamarca está ejecutando dos proyectos de reforestación: en
Chirinos; en la provincia de San Ignacio y Pagaibamba en Chota.

En Chirinos se han logrado reforestar más de 600 hectáreas con 380 mil plantones de 8 especies
forestales; de las cuales seis son nativas (bolaina, cedrillo, cedro, laurel, negrito y shaina) y dos exóticas
(pino y eucalipto).

En Junín las zonas reforestadas o por reforestar son Masma, Molinos, Paca, Pancán, Pomacancha,
Junín, Ondores, Tarma, Acobamba y Huasahuasi. Asimismo, considera a La Unión, Palca, Tapo, La
Oroya, Paccha, Santa Rosa de Saco, Yauli, Pucará, entre otros.
Bibliografia

Barneche, S., Bertucci, A.,Haretche, F.,Olivaro, C.,Cerdeiras, M. P., Vázquez, A.


2010.Prospección química y microbiológica del bosque de galería del río Uruguay. Revista
Brasileira de Farmacognosia. 20(6): 878-885

González, C. C. 2011. Arquitectura foliar de las especies de Myrtaceae nativas de la Argentina I:


Grupos "Myrcia", "Myrceugenia" y "Plinia". Bol. Soc. Argent. Bot. 46: 41- 63.

Jolochin, G.. 2014. Patrones de nerviación foliar en Myrtaceae de la Estación Biológica La Selva,
provincia de Heredia, Costa Rica. Polibotánica 38: 95-111.

Guía de Consultas Diversidad Vegetal. FACENA (UNNE) EUDICOTILEDÓNEAS ESCENCIALES-


Clado Rosides-Posición incierta-Myrtales: Myrtaceae. Archivo PDF

Harald O. Skar (1997). La gente del valle caliente. Dualidad y Reforma Agraria entre los
runakuna(quechua hablantes)de la Sierra Peruana(pp. 167) (1ª edición) Lima-Perú. Fondo
editorial de la Pontificie Universidad La Católica Perú.

Food and Agriculture Organization. (1981). El eucalipto en la repoblación reforestal. [PDF file].
Recuperado de http://www.fao.org/3/a-ac459s.pdf

Brako, L. & J. Zarucchi. 1993. Catalogue of the Flowering Plants and Gymnosperms in Peru.
Mongr. Missouri Bot. Gard. 45

Myrtaceae endémicas del Perú Lucia Kawasaki, Bruce K. Holst. (2006) Facultad de Ciencias
Biológicas UNMSM. Ed: Blanca León et al. [PDF file]. Recuperado de
http://www.scielo.org.pe/pdf/rpb/v13n2/v13n02a082.pdf

MINAG (Ministerio de Agricultura, PE). 2011. Perú Forestal en Números 2010 (en línea). Lima-
Perú. Disponible en
http://dgffs.minag.gob.pe/pdf/estadistica_forestal/anuarios/ANUARIO_PERU_FORE
STAL_2010.pdf

Carlson, P.; Candelas, J. 1985. Supervivencia de Eucalyptus globulus en plantaciones del PRAA
(Campaña 1984/85) en cinco departamentos de la Sierra del Perú. Convenio AID-SEPAS. Lima.
Perú. 23p.

Samaniego, Cesar(2013). Efecto de un incendio forestal en una plantación de Eucalyptus


globulus Labill. subsp. globulus en Huaraz (tesis de pregrado). Universidad Agraria La Molina,
Perú.

Congreso Nacional del Eucalipto. “Eucalipto, fuente de desarrollo del país” (1,2001 jun 26- 28,
Huancayo-Perú). El Eucalipto en el Desarrollo Rural. Carrillo, H. Huancayo, Perú. 201p.

Montenegro E. et al 199. Reconocimiento exploratorio de las observaciones vegetales de la


cuenca del Río Huaura, Lima. Instituto de Investigaciones Forestales. 24 p

Tortorelli L. A 1969. Proyecciones económicas de la reforestación en el Perú. Perú. Ministerio


de agricultura y Pesquería.
Online

http://www.thecompositaehut.com/www_tch/webcurso_spv/familias_pv/myrtaceae.html

http://exa.unne.edu.ar/biologia/diversidadv/documentos/ANGIOSPERMAS/Rosideas/Ordenes
%20y%20familias%20con%20posici%F3n%20incierta/2-Orden%20Myrtales/4-Myrtaceae.pdf

https://www.cabi.org/isc/datasheet/16747

http://www.sld.cu/fitomed/eucalipto.htm