Está en la página 1de 34

MONOGRAFÍA

LA TEORÍA HUMANISTA

CURSO :

NOMBRE :

PROFESOR :

CICLO :

TURNO :

ESPECIALIDAD :
DEDICATORIA
A Dios, quien nos ha permitido realizar este trabajo de investigación, porque es Él

quien nos da la vida y buena salud.

De igual manera a nuestros queridos padres, por su apoyo y comprensión que nos

brindan cada día y su incondicional cariño

Finalmente dedicamos este trabajo a la plana docente de la Universidad porque son

ellos quienes nos brindan sus conocimientos para lograr nuestros objetivos.
AGRADECIMIENTO
Expresamos nuestro afectuoso agradecimiento primeramente a Dios, nuestra guía,

por darnos la fuerza e inteligencia por lograr nuestras metas y seguir luchando en

bien de nosotras mismas, como también a nuestra familia.

A nuestros padres por su valioso apoyo que nos brindan día a día para ser mejores

personas en la vida.
ÍNDICE
DEDICATORIA

AGRADECIMIENTO

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

CAPÍTULO I

CONCEPTO HISTORIA GENERALIDADES

1.1. CONCEPTO
1.2. HISTORIA
1.3. GENERALIDADES

CAPÍTULO II

LA TEORÍA HUMANISTA, EL HUMANISMO, SUS POSTULADOS

2.1. QUE ES LA TEORÍA HUMANISTA

2.2. EL HUMANISMO

2.3. LOS POSTULADOS BÁSICOS DE LA PSICOLOGÍA HUMANISTA

2.4. CARL ROGERS

2.5. VALORACION DE LA PSICOLOGÍA HUMANISTA

2.6. LA PSICOLOGÍA HUMANISTA COMO NUEVO PARADIGMA

CONCLUSIONES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
LA TEORÍA
HUMANISTA
INTRODUCCIÓN

La teoría humanista nace como una corriente dentro de la psicología, como parte de
un movimiento cultural más general surgido en Estados Unidos en la década de
los sesenta del siglo XX y que involucra planteamientos en ámbitos como la política,
las artes y el movimiento social denominado Contracultura.

En este orden, la psicología humanista es una escuela que pone de relieve la


experiencia no verbal y los estados alterados de conciencia como medio de realizar
nuestro pleno potencial humano.

Surgió como reacción al conductismo y al psicoanálisis, dos teorías con


planteamientos opuestos en muchos sentidos pero que predominaban en ese
momento. Pretende la consideración global de la persona y la acentuación en sus
aspectos existenciales (la libertad, el conocimiento, la responsabilidad, la
historicidad), criticando a una psicología que, hasta entonces, se había inscrito
exclusivamente como una ciencia natural, intentando reducir al ser humano a
variables cuantificables, o que, en el caso del psicoanálisis, se había centrado en los
aspectos negativos y patológicos de las personas.

Por esto, uno de los teóricos humanistas más importantes de la época, Abraham
Maslow ,denominó a este movimiento La Tercera Fuerza para mostrar lo que se
proponía con esta corriente: integrar las formas (aparentemente opuestas) en que se
expresaba el quehacer psicológico de la época (conductismo y psicoanálisis).

El enfoque de la perspectiva humanista es en sí mismo, que se traduce en "Usted", y


"su" percepción de "su" experiencias. Esta veiw sostiene que usted es libre de elegir
su propio comportamiento, en lugar de reaccionar a los estímulos del medio ambiente
y los refuerzos. Cuestiones relacionadas con la autoestima, la auto-realización, y las
necesidades son de suma importancia.
CAPÍTULO I

CONCEPTO – HISTORIA – GENERALIDADES

1.1. CONCEPTO

Humanismo, es un acto de formación y reencuentro del hombre con su esencia;


consiste en reflexionar y velar porque el hombre se eduque humano y no un inhumano
o un bárbaro, es decir, fuera de sus valores y esencia. Sin embargo, el humanismo
va más allá de lo que cultural e históricamente se ha planteado. Significa un profundo
conocimiento del ser humano, educado en valores, con características intelectuales
que se pueden cultivar y acrecentar, con sentimientos, emociones, programas
educativos acordes a una necesidad social y humana y necesidades físicas de
espiritualidad y de sociabilidad.

1.2. HISTORIA

1. Los primeros humanistas

El humanismo surgió como una imagen del mundo al término de la Edad Media. Los
pensadores humanistas fueron entonces intérpretes de nuevas aspiraciones
humanas impulsados por la decadencia de la filosofía escolástica, cuyo centro de
gravedad era la vida religiosa y la inmortalidad ultraterrena. El humanismo vino a
sustituir esa visión del mundo con la reflexión filosófica abundante en productos
racionales, en la que primaba la idea del hombre como ser humano, verdadero e
integral.

2. El humanismo en el siglo XX

Vinieron después no pocos humanistas, con aportaciones igualmente notables


quienes allanaron el camino hasta nuestros días. En este contexto es donde ha de
ubicarse el conductismo. Este sistema, que creó escuela, desarrollado sobre la base
proporcionada por los principios del fisiólogo Iván Petrovich Pavlov (1849-1936),
concibe al aprendizaje a partir del condicionamiento reflejo animal, es decir de reflejos
condicionados de los fenómenos psíquicos más acabados, los cuales dan lugar al
aprendizaje, la voluntad, los hábitos.

Posteriormente vino Burrhus Frederich Skinner (1904-1990), psicólogo


estadounidense, quien también enfocó su estudio en los procesos de aprendizaje
hasta descubrir un nuevo tipo de condicionamiento de la conducta animal,
denominado éste «condicionamiento operante o instrumental», aplicable a todos los
campos de la psicología.

En ambos casos, los estudios están fundamentados en experimentos con la conducta


animal a base de repeticiones. Por ese motivo, el conductismo se relaciona de
inmediato, en educación, con las reacciones humanas automáticas. En tal caso, el
proceso educativo se reduce al suministro controlado de una serie de factores
externos y de estímulos para producir en el educando reacciones observables. Así,
deja de lado las actitudes y motivaciones personales al considerarlas carentes de
valor, además de que limita la creatividad y no permite ni promueve la reflexión.

Ejemplos de estos condicionamientos pueden ser la memorización (basado en la ley


de la repetición) o la realización de trabajos de imitación en los cuales ya se conocen
los resultados con antelación.

1.3. GENERALIDADES

La acción humana se explica mediante el arco reflejo, el hombre queda reducido a un


mero mecanismo, productor de conductas medibles, mientras que la motivación se
estimula mediante la actividad reforzada, de la repetición condicionada. En ello,
precisamente, estriba la falla del conductismo: en la explicación mecanicista de la
compleja acción humana.

De acuerdo con esa perspectiva, el humanismo incorpora del existencialismo las


siguientes nociones:

* el ser humano es electivo, por ende, capaz de elegir su propio destino;

* el ser humano es libre para establecer sus propias metas de vida; y


* el ser humano es responsable de sus propias elecciones.

En ese mismo sentido, existen postulados comunes a la mayoría de los psicólogos


humanistas, a saber:

a) El ser humano es una totalidad. Éste es un enfoque holista, cuyo objetivo consiste
en estudiar al ser humano en su totalidad y no fragmentadamente.

b) El ser humano posee un núcleo central estructurado. Dicho núcleo es su «yo», su


«yo mismo» (self) que es la génesis y la estructura de todos sus procesos
psicológicos.

c) El ser humano tiende naturalmente a su autorrealización formativa. Puesto frente


a situaciones negativas, debe trascenderlas; y si el medio se define como propicio,
genuino y empático, amén de no amenazante, verá favorecidas sus potencialidades.

d) El ser humano es un ser inserto en un contexto humano, y vive en relación con


otras personas.

e) El ser humano es consciente de sí mismo y de su existencia. Se conduce de


acuerdo con lo que fue en el pasado y preparándose para el futuro.

f) El ser humano está provisto con facultades de decisión, libertad y conciencia para
elegir y tomar sus propias decisiones. Estas facultades lo convierten en un ser activo,
constructor de su propia vida.

g) El ser humano es intencional. Esto significa que sus actos volitivos o intencionales
se reflejan en sus propias decisiones o elecciones.

Desde este punto de vista, la educación debe de centrarse en ayudar a los alumnos
para que decidan lo que son y lo que quieren llegar a ser. La educación humanista,
propugna la idea de que los alumnos son diferentes, consecuentemente, los ayuda a
ser más como ellos mismos y menos como los demás.

La escuela tiene como principal objetivo proporcionar una educación formal mediante
un proceso integral de carácter intencional, planificado y sistematizado, que se
concretiza en un currículo oficial y se aplica en calendario y horario definido. No
obstante. La educación formal no es autónoma de la educación externa negativa que
proviene de la sociedad y su entorno, junto a la cual ha tenido que sobrevivir e incluso
competir. Esta última entorpece contradice y desvaloraliza los fundamentos
pedagógicos del proceso educativo. Esto se manifiesta con la gama de información
no adecuada, que resulta más atractiva para los niños y los jóvenes, a través del cine,
la televisión, la calle y la información de la Internet. Dicha educación, lejos de formar,
deforma y lejos de educar, deseduca.

El vasto, desarrollo científico y tecnológico que hemos vivido en estos últimos años,
ha interconectado y transformado al mundo en los aspectos económico, político,
social y cultural en un espacio globalizado, desapareciendo fronteras con
consecuencias benéficas para la humanidad, proporcionando gran confort a nuestra
calidad de vida, enormes logros en medicina y salud, alargando incluso, nuestro
promedio de supervivencia. Sin embargo, estas grandes ventajas no nos han hecho
mejores seres humanos, al contrario, nos han hecho vivir en mundos cada vez mas
superfluos,alejados de la realidad, con ideas vanas, nos han vuelto más egoístas,
mercantilistas, presuntuosos, enajenados por modas pasajeras sin ningún valor, han
acrecentado la ambición entre los hombres y el poder como principales medios para
dominar a nuestros semejantes.

La tarea de educar es de todos, por eso como docentes, padres de familia y sociedad
en general, apliquemos estos conocimientos teóricos propuestos y muchos más,
pongámoslos en práctica en la casa, en la calle, en la escuela y en todo lugar, vivamos
con valores, actuemos con apego a principios éticos, seamos mas reflexivos con
neutros hijos, con nuestros maestros, con nuestros alumnos, con todos los que
conformamos esta sociedad, seamos mas abiertos, menos directivos, actuemos sin
inhibiciones de sociedades tradicionalistas, fomentemos el espíritu de cooperación,
basado en respeto y reconocimientos mutuos, seamos mas humanos, que nos ayude
a demostrar los sentimientos, emociones y aspiraciones, para lograr vivir con trabajo
pero sobre todo con dignidad y amor a nosotros mismos, y finalmente, a los maestros
y padres de familia, enaltezcan el verdadero valor de educar, cuya meta no solo es
lograr mejores profesionistas si no mejores seres humanos.

El Humanismo propugnaba, frente al canon eclesiástico en prosa, que imitaba el


pobre latín tardío de los Santos Padres y el simple vocabulario y sintaxis de los textos
bíblicos traducidos, los studia humanitatis, una formación íntegra del hombre en todos
los aspectos fundada en las fuentes clásicas grecolatinas, muchas de ellas entonces
buscadas en las bibliotecas monásticas y descubiertas entonces en los monasterios
de todo el continente europeo.
CAPÍTULO II

LA TEORÍA HUMANISTA, EL HUMANISMO, SUS


POSTULADOS

2.1. QUE ES LA TEORIA HUMANISTA

El término humanismo se relaciona con las concepciones filosóficas que colocan al


ser humano como centro de su interés. El humanismo filosófico resalta la dignidad
del ser humano, aunque interpretada de distinto modo en las diferentes formas de
humanismo (cristiano, socialista, existencialista, científico, etc). El humanismo puede
ser entendido como una determinada concepción del ser humano, y también como
un método. Por ejemplo, el humanismo entendido como método esta presente en la
psicología de William James, quien rechazó todo absolutismo y toda negación de la
variedad y espontaneidad de la experiencia y, en consecuencia, reivindicó flexibilidad
al describir la riqueza de lo real, aún a costa de perder exactitud. Para el enfoque
humanista los conocimientos relevantes sobre el ser humano se obtendrán
centrándose en los fenómenos puramente humanos tales como el amor, la creatividad
o la angustia. Para referirse al enfoque humanista en psicología se utilizan los títulos:
psicología humanista, psicología existencialista, psicología humanístico-existencial.

2.2. EL HUMANISMO

El Humanismo es el movimiento intelectual que se extendió por Europa a partir del


siglo XV. Viene de la palabra latina homo (hombre). La nueva forma de pensar
confíaba en el ser humano, en su razón y en su capacidad para cultivar todas las
ramas de la sabiduría.

Si en la Edad Media los ideales de perfección fueron el guerrero o el monje, ahora


será el cortesano, el caballero renacentista; sabedor de las lenguas clásicas, griego
y latín, de la poesía y de la historia; capaz de escribir en prosa y en verso; conocedor
y practicante de la música, el dibujo y la pintura; hábil en el manejo del caballo, en
torneos, competiciones y juegos; además, gentil y galante. La dama debía ser
honesta, tener conocimientos de las letras, de pintura y de música, y saber danzar,
para alegrar las fiestas cortesanas.

Como ves, lo que se pretendía era una formación integral, esto es, saber de todo; tal
vez lo contrario que ahora, que se tiende más a la especialización, a saber, mucho
de una materia, aunque se desconozca lo elemental de otras muchas. Claro está, eso
era el ideal. La realidad luego sería otra. Lo cierto es que algunos personajes de la
época sí que se aproximaron.

Los humanistas se reunían para cambiar impresiones y experiencias. Lo hacían en la


corte, en los palacios de los mecenas, sus protectores, o en academias. Escribían
sus obras en la lengua de su país y no en latín, que era la lengua culta de la época
anterior, un gesto más de romper con lo medieval; por ello, cobraron gran importancia
las literaturas nacionales.

Solían viajar mucho a otros países, para entrevistarse con sus colegas y estar al
corriente de sus actividades. Las ciudades donde más se desarrolló el Humanismo
fueron: Florencia, Venecia, Bolonia y Padua (en Italia); París (Francia); Oxford
(Inglaterra); Alcalá de Henares y Salamanca (España).

El enfoque de la perspectiva humanista es en sí mismo, que se traduce en "Usted", y


"su" percepción de "su" experiencias. Esta veiw sostiene que usted es libre de elegir
su propio comportamiento, en lugar de reaccionar a los estímulos del medio ambiente
y los refuerzos. Cuestiones relacionadas con la autoestima, la auto-realización, y las
necesidades son de suma importancia. El principal objetivo es facilitar el desarrollo
personal. Dos teóricos más importantes asociados con este punto de vista son Carl
Rogers y Abraham Maslow.

Carl Rogers considera que cada persona desempeña sus funciones desde un marco
único de referencia en términos de buliding Auto Mirada o su autoconcepto.
Autoconcepto es la creencia de la propia sobre sí mismos. Estas creencias derivan,
en parte, de la noción de algo por Incondicional Mirada positiva condicional Mirada.
consideración positiva incondicional ocurre cuando los individuos, especialmente los
padres, demostrar el amor incondicional. lo que se refiere acondicionado positivo es
cuando ese amor se parece venir sólo cuando se cumplan ciertas CONDICIONES.
Rogers afirma la teoría de que las personas sanas psicológicamente disfrutar de la
vida al máximo, por lo tanto, se les ve como personas en pleno funcionamiento.
Abraham Maslow considera que indivduals tienen ciertas necesidades que deben ser
atendidas en una forma jerárquica, de menor a mayor. Estas incluyen las necesidades
básicas, necesidades de seguridad, el amor y las necesidades de pertenencia,
necesidades de logro, y en última instancia, de autorrealización.

De acuerdo con la jerarquía de necesidades de Maslow, las necesidades deben


lograrse en orden. Por ejemplo, uno sería incapaz de cumplir sus necesidades de
seguridad, si sus necesidades fisiológicas no se han cumplido.

2.3. LOS POSTULADOS BÁSICOS DE LA PSICOLOGÍA HUMANISTA

La psicología humanista es más un movimiento que una escuela, e incluso más aún
el reflejo de una actitud sobre el ser humano y el conocimiento.

Postulados básicos sobre el hombre:

1. Es más que la suma de sus partes.

2. Lleva a cabo su existencia en un contexto humano.

3. Es consciente.

4. Tiene capacidad de elección.

5. Es intencional en sus propósitos, sus experiencias valorativas, su creatividad


y la comprensión de significados.

Maslow (1908-1970), una de las figuras más conocidas de la psicología humanista,


comparte con otros psicólogos humanistas la propuesta de un sistema holístico
abierto a la variedad de la experiencia humana y, por tanto, el rechazo del uso de un
método único para el estudio de esta diversidad. Propone integrar el conductismo y
el psicoanálisis en sistemas más amplios.

Tuvo gran interés por las personas humanamente excepcionales, lo que le llevó a una
visión del hombre que muestra lo que puede llegar a ser y lo que se puede frustrar.
El concepto central en la psicología de Maslow es el de autorrealización, entendida
como culminación de la tendencia al crecimiento que Maslow define como la
obtención de la satisfacción de necesidades progresivamente superiores y, junto a
esto, la satisfacción de la necesidad de estructurar el mundo a partir de sus propios
análisis y valores.

Maslow establece su jerarquía de necesidades, la más conocida de sus aportaciones.


Rechazó las teorías de la motivación que partían de determinantes únicos de la
conducta, proponiendo una teoría de determinantes múltiples jerárquicamente
organizados. Niveles:

1. Necesidades fisiológicas (comida, agua, sueño,...), necesidades que aún


perteneciendo a este nivel tan básico tienen un componente de individualidad.

2. Si estas necesidades fisiológicas son razonablemente satisfechas aparece el


segundo nivel: las necesidades de seguridad.

3. Necesidades de pertenencia y amor. La frustración en este nivel es la principal


causa de los problemas humanos de ajuste.

4. Necesidades de estima, que incluiría la necesidad de sentirse competente, de


ser reconocido por los propios logros y de sentirse adecuado.

5. Finalmente, el hombre se abre a las necesidades de desarrollo, de


autorrealización.

El proceso que lleva a la autorrealización culmina en lo que Maslow llama


“experiencia cumbre”, que se siente cuando se alcanza una cota como ser humano,
un estar aquí y ahora “perdido en el presente”, con la conciencia de que lo que debería
ser, es. Estas experiencias son perfectamente naturales e investigables y nos
enseñan sobre el funcionamiento humano maduro, evolucionado y sano. Maslow
identifica la sanidad, la autorrealización y la creatividad.

Cuando el proceso hacia la autorrealización se corta, aparenten reacciones


desanimadoras, compensatorias o neuróticas y la conducta se focaliza hacia la
evitación impidiendo el desarrollo autónomo. Maslow propone una concepción de la
patología, relacionando la privación de los Valores del ser (o Valores-B, de “being”=
ser), con la aparición de determinadas alteraciones, que él llama metapatologías y
que entiende como disminuciones de lo humano. Por ejemplo, cuando e Valor-B,
“verdad” es privado patógenamente y sustituido por deshonestidad, la metapatología
especifica que aparece es la incredulidad, desconfianza, cinismo o recelo.

2.4. CARL ROGERS

Carl Rogers (1902-1987) es uno de los autores más conocidos del movimiento
humanista. Su método terapéutico, la terapia centrada en el cliente, o terapia no
directiva, parte de la hipótesis central de que el individuo posee en sí mismo medios
para la autocomprensión y para el cambio del concepto de sí mismo, de las actitudes
y del comportamiento autodirigido. El terapeuta debe proporcionar un clima de
actitudes psicológicas favorables para que el paciente pueda explotar dichos medios.
Dos rasgos principales de la terapia centrada en el cliente:

 La confianza radical en la persona del cliente (paciente).

 El rechazo al papel directivo del terapeuta.

Para Rogers el ser humano nace con una tendencia realizadora que, si la infancia
no la estropea, puede dar como resultado una persona plena: abierta a nuevas
experiencias, reflexiva, espontánea y que valora a otros y a sí mismo. La persona
inadaptada tendría rasgo opuestos: cerrada, rígida y despreciativa de sí mismo y de
los demás.

Rogers insiste en la importancia que tienen las actitudes y cualidades del terapeuta
para el buen resultado de la terapia: las tres principales son la empatía, la autenticidad
y la congruencia.

Rogers quiso comprender y describir el cambio que sufre el paciente cuando se siente
comprendido y aceptado por el terapeuta:

 Se produce una relajación de los sentimientos: de considerarlos como algo


remoto se reconocen como propios y, finamente como un flujo siempre
cambiante.

 Cambio en el modo de experimentar: de la lejanía con que primero


experimenta su vivencia se pasa a aceptarla como algo que tiene un
significado, y al terminar el proceso el paciente se siente libre y guiado por sus
vivencias.
 Se pasa de la incoherencia a la coherencia: desde la ignorancia de sus
contradicciones hasta la comprensión de las mismas y su evitación.

 Se produce también un cambio en su relación con los problemas: desde su


negación hasta la conciencia de ser él mismo su responsable, pasando por su
aceptación.

 Cambia igualmente su modo de relacionarse con los demás: desde la evitación


a la búsqueda de relaciones íntimas y de una disposición abierta.

 De centrarse en el pasado a centrarse en el presente.

2.5. VALORACIÓN DE LA PSICOLOGÍA HUMANISTA

La psicología humanista tiene en su haber:

 La defensa de conceptos como subjetividad, experiencia o construcción de


significado.

 Ha influido claramente en las creencias de la sociedad norteamericana.

 De modo más concreto, destaca por ejemplo la influencia de las propuestas de


Rogers sobre la importancia de la actitud del terapeuta y del educador, si no
como condición suficiente al menos como condición necesaria.

Críticas

 Ausencia de validación empírica de sus propuestas. El propio Rogers insistió


en la necesidad de unir la psicoterapia a técnicas objetivas como las
grabaciones o el uso de test.

 Excesos en la reivindicación de la subjetividad y el rechazo del


experimentalismo.

 Falta de definiciones operacionales de los conceptos y postulados básicos


humanistas, lo que dificulta su investigación.

 Excesivo énfasis en una visión positiva y optimista del ser humano, sobre todo
en los autores norteamericanos.
Presencia de la psicología humanista: hay una minoría estable de psicólogos que
se declaran humanistas; además, es clara la influencia de algunos principios de la
psicología humanista en campos como la educación o en los estudios sobre el efecto
de la relación terapeuta-paciente en el resultado de la terapia.

2.6. LA PSICOLOGÍA HUMANISTA. Como Nuevo Paradigma Psicológico

Desde hace cinco décadas, la Psicología Humanista ha ido penetrando en forma


muy significativa en los medios académicos, tanto de pregrado como de postgrado,
a nivel teórico como a nivel práctico. Primero lo hizo más bien como protesta y
alternativa de las dos corrientes clásicas en psicología: el psicoanálisis y el
conductismo; después, presentando una visión integral, coherente y lógica, de la
rica y compleja dotación del ser humano. Esta visión integral se ha ido
consolidando con una firme fundamentación epistemológica de su enfoque y con
el desarrollo y estructuración de metodologías y técnicas apropiadas y sensibles a
lo más específicamente humano, como es la libertad, la conciencia, la creatividad,
los valores y los sentimientos.Este marcado enfoque epistemológico y
metodológico llega hasta el punto de constituir un nuevo paradigma psicológico.
Esto es debido a la convicción de que las diferencias entre las diversas
orientaciones de la psicología actual arrancan de fuertes divergencias de
naturaleza epistemológica y que sólo partiendo de esa base se puede llegar a una
mayor unificación de la disciplina psicológica.

2.6.1. El Movimiento Humanista

El movimiento humanista no es exclusivo de la psicología; se ha manifestado en


todos los aspectos del pensamiento humano y en todos los aspectos de la
interacción humana: en sociología, en antropología, en ciencia política, en filosofía
y hasta en teología. Los más grandes problemas de nuestro tiempo son ahora los
problemas humanos.

En la evolución histórica de la psicología como ciencia se ha puesto énfasis en


tres enfoques o filosofías de la ciencia psicológica: el empirismo clásico, el
empirismo lógico y la metaciencia.
El empirismo clásico concibió la psicología como una ciencia puramente
descriptiva de las observaciones de los fenómenos psicológicos y de la conciencia
y, quizá, como una formulación tímida de "leyes" empíricas sobre las relaciones
entre estos fenómenos. Este enfoque prevaleció hasta la Primera Guerra Mundial
y, en amplios sectores del conductismo americano y algunos psicólogos de la
Gestalt, también después.

El empirismo lógico predominó entre 1930 y 1960. Con él se da cabida al


"pensamiento lógico", en el más amplio sentido de la palabra. El conocimiento
científico, según este enfoque, no consistirá sólo en la descripción de los hechos
y leyes, sino también en la formulación de hipótesis explicativas, para lo cual hará
uso de construcciones lógicas o modelos. Es la "era de las teorías".

A partir de la Segunda Guerra Mundial, fue apareciendo y, especialmente en las


tres décadas siguientes, se desarrolló un tercer nivel de "abstracción" que va más
allá de los dos anteriores, el descriptivo y el hipotético, es el nivel de la
metaciencia. Aunque todavía no tiene un nombre universalmente aceptado, ésta
es una nueva filosofía o teoría de la ciencia. Su tesis básica sostiene que las
teorías científicas son parte de todo el contexto cultural, el cual, por consiguiente,
las influencia en sus formulaciones. Por lo tanto, toda teoría científica tiene su
parte filosófica o metateoría.

Cae también dentro de un "amplio marco" de referencia, el del enfoque humanista


de la psicología, es decir, aquel que considera al ser humano en sí como un ser
potencialmente libre y creativo, cuyo comportamiento puede depender más de su
marco conceptual interno que de la coacción de impulsos internos (Psicoanálisis)
o de la presión de fuerzas exteriores (Conductismo).

El concepto del ser humano que tiene la Psicología Humanista es sumamente rico
y complejo. Esta orientación no desea excluir de su estudio nada de todo lo que,
según su enfoque, identifica y distingue mejor al hombre, como es la libertad, la
creatividad, los valores, el amor, actuar con un propósito y dirigirse hacia una meta,
la auto-realización, el sentido de la vida, del sufrimiento y de la misma muerte. De
aquí que una metodología general, adecuada y eficaz para su estudio, esté en
gran parte por hacerse. Sin embargo, éste es el gran desafío que se presenta a
los psicólogos humanistas: respetar plenamente ese objeto de estudio tan
sutilmente estructurado y entretejido, y encontrar, al mismo tiempo, el
procedimiento más adecuado para comprenderlo.

Por esto, la epistemología constituirá el marco de referencia crítico en que se ubica


la metodología. Ambas partes se dedicarán a estudiar las bases de un posible
paradigma para la psicología, que sea a la vez "científico", es decir, fruto de un
estudio rigurosamente crítico y sistemático, y "humanista", o sea, fiel a la
naturaleza integral y personal de los seres humanos.

El objetivo fundamental de esta segunda parte, la metodológica, es dar una base


firme y sólida a las siguientes tesis centrales: el método depende del objeto de la
ciencia, y si el objeto de estudio "humano", "animal" e "inorgánico" es irreductible
uno a otro, necesita métodos diferentes; la vida humana tiene una riqueza de
contenido que no captan las técnicas matemáticas u operacionalistas y necesita
métodos más humanos y personalistas; la clave para la comprensión de la persona
es el estudio del significado de las acciones y de la intención que las anima, más
que el mero estudio de la conducta externa; los caminos que parecen más
adecuados para una cabal comprensión del hombre son los métodos que se
centran en el "diálogo": el hermenéutico-dialéctico, el fenomenológico, el
etnográfico, el de investigación-acción, el de historias de vida, etc., y, en general,
las metodologías cualitativas, ya que reúnen un conjunto de bondades y
cualidades que los hacen flexibles y sensibles a las características propias de cada
persona.

Por consiguiente, no nos interesan tanto la naturaleza y validez del conocimiento


en sí, en sentido básico y universal, sino la naturaleza y validez de ciertos
procedimientos metodológicos para enriquecer una parte del conocimiento, la de
la comprensión del hombre como persona. Sin embargo, le corresponde a la
misma psicología analizar y desentrañar la naturaleza de los procesos psíquicos
en que se fundamenta la metodología de la ciencia.

2.6.2. La “Tercera Fuerza” en Psicología

Durante la primera mitad del siglo xx, la Psicología caminó en dos direcciones
notablemente diferentes e incomunicadas. Por un lado, la orientación conductista,
objetivista, mecanicista y positivista. Por el otro, el grupo de psicologías que se
originaron con Freud y el Psicoanálisis. Sin embargo, estas dos corrientes tenían
como denominador común un principio básico sobre la naturaleza del hombre que
influirá el marco de referencia conceptual y los métodos de investigación e
interpretación de los hallazgos consiguientes: el determinismo. Si para los unos la
conducta era interpretada como un proceso automático y casi-mecánico,
estimulado por el medio ambiente exterior (enfoque reactivo), para los otros era un
producto desencadenado por impulsos internos (enfoque reactivo en profundidad).

El modelo metodológico físico fue ya considerado como inadecuado en la década


del 50 por insignes físicos como Heisenberg (1974) y Oppenheimer (1956),
quienes aconsejaron a los psicólogos no modelar su ciencia sobre una Física ya
superada e incapaz de ayudar a entender los fenómenos psíquicos, en los cuales
la mente humana entra como objeto y como sujeto del proceso científico, y le
señalaron la conveniencia de abogar por un pluralismo en metodología que
incluyera métodos naturalistas y descriptivos.

Estimulada e insatisfecha ante esta serie de incongruencias, ha nacido y se ha


desarrollado una "Tercera Fuerza" en Psicología, la Psicología Humanista, que
presenta diferentes facetas: de protesta, de desafío, de complemento, de
extensión o de alternativa de las otras dos corrientes, la Psicología Conductista y
el Psicoanálisis. La Psicología Humanista acepta los modelos y analogías de l as
otras dos corrientes como guías legítimas para ciertas áreas de investigación, pero
no los considera como una descripción adecuada de los seres humanos y menos
soporta que sean elevados a la categoría de dogmas, como frecuentemente lo han
sido.

El movimiento humanista, más que una Escuela, es una nueva orientación hacia
la Psicología, un modo de pensar sobre el hombre y toda la empresa científica que
modifica la imagen que tenemos de los seres humanos y libera a la Psicología de
varias restricciones artificiales que le impusieron teorías que ahora aparecen como
superadas. No se puede decir que los proponentes principales de esta orientación
–Abraham Maslow, Carl Rogers, Gordon Allport, Charlotte Bühler, Rollo May,
Viktor Frankl, Wilhelm Dilthey, Edward Spranger, William Stern, Kurt Lewin, Kurt
Goldstein, Gardner Murphy, Erich Fromm, Fritz Perls, Eric Berne, al igual que un
gran número de otros psicólogos actuales– tengan una ideología básica común,
pero tanto ellos como los demás psicólogos humanistas simpatizan o comparten
muchas posiciones sostenidas por la Psicología de la Gestalt, la Psicología
Adleriana, la Junguiana, la Neo-Freudiana, la Psicología del Yo, la Feno-
menológica, la Existencial, la "Self-theory", la Transaccional y la Proactiva.

Siguiendo e integrando las ideas de la Asociación de Psicología Humanista,


podemos señalar cuatro características como las más típicas en los autores más
representativos de esta orientación psicológica:

1. Una atención centrada en la experiencia humana consciente como


fenómeno primario ineludible al estudiar al ser humano. Las explicaciones
teóricas y la conducta externa son consideradas como posteriores y secun -
darias ante la experiencia misma y ante la significación de ésta para la persona.

2. Un énfasis en cualidades tan profundamente humanas como la elección, la


creatividad, la valoración y la auto-realización, en cuanto opuestas a un pensar
sobre los seres humanos en términos mecanicistas y reduccionistas.

3. Fidelidad al "significado y valor" cuando se eligen los problemas de estudio


e investigación, y oposición al énfasis que se pone en la objetividad
metodológica a expensas de la significación.

4. Especial aprecio por la dignidad y valor del ser humano e interés en el


desarrollo del potencial inherente a cada persona.

Charlotte Bühler comparte la prioridad de estas características, pero suele hacer


énfasis especial en "el estudio y comprensión de la persona como un todo" –actitud
holista– y en la relación que la Psicología Humanista tiene con el Existencialismo,
como base filosófica subyacente, y particularmente en la experiencia de la
intencionalidad como "parte más íntima de la persona y de su motivación". La
intencionalidad, que tanta relevancia ha tenido desde Franz Brentano para acá, es
efectivamente una nota distintiva de la orientación humanista. Sin el conocimiento
de los valores, metas y propósitos que animan la conducta humana, ésta
permanecería siendo siempre un misterio. Frecuentemente nos revela menos el
conocer lo que una persona hace que el porqué lo hace.

2.6.3. Metodología Científico-Humanista

En cuanto a la metodología científica, la Psicología Humanista insiste, además, en


que el estudio debe estar más centrado en los problemas y menos concentrado en
los medios y métodos. Poca utilidad tendría el uso de un método muy "objetivo" si
el problema estudiado carece de importancia en la vida humana. Los medios no
deben prevalecer sobre los fines, sino estar supeditados a éstos.

En segundo lugar, los problemas humanos no pueden ser tratados adecuadamente


manejando simples abstracciones, palabras y conceptos, como suelen hacer los
intelectuales con mucha frecuencia. Es necesario llegar a la experiencia real
originaria, que es el proceso humano básico del cual depende toda operación de
la ciencia.

En tercer lugar, el ser humano es una unidad irreductible; cada una de sus "partes"
está relacionada con todas las demás. La coordinación e interacción mutua de los
procesos no permite aislarlos sin que pierdan su naturaleza, su relevancia y su
significado. Haciéndolo, tenemos sencillamente otra cosa. Por esto, es necesario
aprender la gran lección de la Psicología de la Gestalt, la cual nos muestra que "el
todo contiene propiedades que no se encuentran en la suma de las partes". De
aquí, la necesidad de una metodología holista, que sea a la vez científica y
profundamente respetuosa de la naturaleza humana.

En esta línea de prioridades, los métodos de investigación deberán ser fieles a la


naturaleza del objeto estudiado, por profunda y compleja que sea. La metodología
deberá crearse, si es necesario, adaptarse y estar en función de su objeto y jamás
podrá sacrificarse la naturaleza del objeto a una metodología prestada y más fácil
de aplicar, hecho del cual la Historia de la Psicología nos ofrece abundantes
ejemplos.

Finalmente, señalamos que muchos psicólogos humanistas se consideran a sí


mismos como opuestos al Conductismo y al Psicoanálisis, considerando esta
característica casi como una autodefinición. Abraham Maslow, padre de la
Psicología Humanista, tiene a este respecto un pensamiento muy diferente. Él
consideraba la orientación humanista como "una estructura supraordenada más
amplia" que puede dar cabida al Conductismo, al Psicoanálisis y a otras posiciones
en Psicología. Maslow se oponía a las dicotomías (pro-freudiano o anti-freudiano,
pro-conductista o anti-conductista, etc.). Él decía de sí mismo: "yo soy freudiano y
soy conductista y soy humanista..." Lógicamente, esta posición es
un señalamiento y un programa de acción para las futuras investigaciones
psicológicas: su trabajo debe orientarse hacia el estudio de la complementariedad
de los diversos enfoques. La Psicología Humanista desea abarcarlos e integrarlos
todos en una visión del ser humano más amplia, para lo cual adopta un paradigma
epistemológico sistémico.

Diferentes representantes de las ciencias que se relacionan con el comportamiento


humano (psicología, pedagogía, antropología, sociología, historia, economía,
ciencia política, etc.) claman por una nueva metodología para el estudio de sus
fenómenos.

En efecto, el concepto tradicional de ciencia y su método, parece constreñir y


aprisionar nuestro pensamiento cuando trata de comprender la conducta humana.
Se necesitaría, por lo tanto, un sistema lógico, una metodología ágil y flexible
capaz de adaptarse y captar la estructura de las vivencias profundas que se dan
en el ser humano y que dan razón de ser de su comportamiento externo.

En muchos aspectos, el elemento diacrítico que se da entre la Psicología


Humanista y las otras orientaciones psicológicas es de orden metodológico. La
orientación humanista se ubica en el problema que se debe estudiar y en el pleno
respeto a su naturaleza (el ser humano como persona); las otras orientaciones han
estado más centradas en sus técnicas metodológicas, las cuales han sido
consideradas como la única vía para lograr algo confiable.

La idolatría del método proviene de los grandes resultados que su uso ha


proporcionado en el campo de las ciencias naturales; pero estos beneficios no se
pueden atribuir al método en sí, sino a su alto nivel de adecuación al objeto de
estudio de las ciencias naturales, que es, más bien, pasivo y estático.

Por otra parte, la adecuación anterior sería, en cambio, ínfima en relación con el
objeto de estudio de la psicología (vida psíquica íntima y su correspondiente
manifestación externa) y, en general, con el objeto que estudian todas las ciencias
humanas.

La historia muestra que lo que ayer nos asustaba por considerarlo revolucionario,
hoy se considera sólo una buena intuición, mañana llega ser una doctrina
anticuada y poco después será juzgada como represiva y hasta pura superstición.
Según la primera edición de la Enciclopedia Británica, el flogisto era "un hecho
demostrado", según la última edición, "el flogisto no existe"; al astrónomo Hubble
le dieron el Premio Nobel por ciertos hallazgos sobre el comportamiento de las
galaxias, pero años después se lo dieron a otro astrónomo por demostrar
prácticamente lo contrario. Ésa la vida de nuestra ciencia, y es natural y lógico que
así sea.

Por esto, no deja de ser lamentable la conducta de muchos investigadores cuyo


ciclo de vida intelectual, tanto en la ciencia como en metaciencia, se asemeja, más
bien, –como ironiza Maslow– al comportamiento de los corales marinos: mientras
son jóvenes nadan libremente en el océano, pero más adelante se vuelven
sedentarios y se calcifican; así viven seguros en su nicho. La tradición científica
ofrece también un nicho tranquilo y pacífico a los investigadores que han aceptado
sumisamente los cánones metodológícos consagrados por ella.

2.6.4. Un nuevo paradigma para la comprensión del hombre

El progreso de la ciencia, y en general, del conocimiento, implica bastante más


que una gradual acumulación de datos, hechos y técnicas científicas. Quizá, la
psicología, en su orientación positivista y experimentalista, haya pecado
gravemente en este sentido. La riqueza de hechos no es necesariamente una ri-
queza de pensamiento. Necesitamos encontrar el método para organizar y
estructurar ese material en poderosas síntesis teóricas y no quedarnos perdidos
en una inmensa masa de datos inconexos y dispersos. Aunque es cierto –como
afirma Kuhn (1978)– que en cada época una comunidad científica adopta un
paradigma determinado, es decir, un cuerpo de creencias, presupuestos, reglas y
procedimientos que definen cómo hay que practicar la ciencia, no es menos cierto
que un paradigma se impone a otro en la medida en que ofrece una respuesta a
la crisis reinante y demuestra mayor capacidad de resolver los problemas
importantes que vive esa comunidad.

En el caso de la psicología, el paradigma con que ha laborado hasta ahora, ha


alcanzado los límites de su utilidad en muchas áreas y se impone la necesidad de
hallar otro. No obstante, estamos en un período de transición en el que las
insuficiencias del paradigma usado son patentes, pero no es clara la articulación
del nuevo paradigma que deberá sustituirlo. Sin embargo, por nuestra parte,
hemos realizado un gran esfuerzo para colaborar en dicha empresa, por medio de
nuestra obra El Paradigma Emergente: hacia una nueva teoría de la racionalidad
científica, 1ª edic. Gedisa, Barcelona, 1993; 2ª edic. Trillas, México, 1997.

La lucha entre paradigmas es siempre muy aguerrida. En general, siempre se


acusa al nuevo paradigma, que busca estatus y aceptación, de no ser "científico",
lo cual equivale a acusarlo simplemente de no aceptar los criterios y reglas de
"cientificidad" establecidos, es decir, de no ser como el anterior. Es lógico que si
es otro paradigma, tiene que ser y presentarse en forma diferente. Por otro lado,
ningún paradigma puede defenderse a sí mismo con base en los criterios sobre
los que se funda, ya que se apoyaría en una argumentación circular. Por ello, el
debate debe centrarse en la ponderación de los criterios.

Con la aparición del psicoanálisis surgieron ejemplos muy claros de esto; se le


acusaba de no ser "científico", a lo cual respondían algunos psicoanalistas
diciendo que "la ciencia no era psicodinámica". Se dieron con igual frecuencia
muchos casos en el campo de las ciencias socioeconómicas en los países
socialistas, donde se acusaba a los teóricos disidentes de ser "anticientíf icos" en
esa área, porque iban contra la visión social y económica aceptada y sostenida
por los líderes de la comunidad.

Ante todo, hay una realidad que consideramos concreta y evidente: que todo ser
humano está ubicado en un tiempo y un espacio determinados y que es el
resultado de una historia personal, familiar, social y cultural única e irrepetible.
Este hecho hace que el individuo vea las cosas desde un punto de vista que no
coincide totalmente con el de ningún otro ser humano.

En la conciencia de esta realidad está claramente implícito cierto perspectivismo,


es decir, que cada uno de nosotros tiene un punto de vista del universo, que la
realidad se compone de innumerables puntos le vista, y cada individuo y cada
época escoge solamente aquel o aquellos que se acomodan más a su capacidad
receptiva, y que es absurdo pretender la posesión gnoseológica absoluta de la
realidad: nadie posee un "ojo de Minerva" o está dotado del "ojo de Dios".

Así pues, es fácil detectar que hay cierto intento de obligar a la naturaleza a que
encaje dentro de unos límites preestablecidos y relativamente inflexibles, y a los
fenómenos que no encajan en ellos frecuentemente ni siquiera se les considera.

Mario Bunge, en su obra La investigación científica (1975), dice que la psicología


y la sociología, a pesar de su enorme acervo de datos empíricos y
generalizaciones de bajo nivel, siguen considerándose aún en un estadio
subdesarrollado porque no abundan en teorías lo suficientemente amplias y
profundas como para dar razón del material empírico disponible. Pero en ése como
en otros departamentos de la investigación, la teorización se considera
frecuentemente como un lujo, y no se admite como ocupación decente más que la
recolección de datos, o sea, la descripción. Y esto hasta el punto de que está de
moda en esas ciencias oponer la teoría (como especulación) a la investigación
(entendida como acarreo de datos). Esta actitud paleocientífica, sostenida por un
tipo primitivo de filosofía empirista, es en gran parte la causa del atraso de las
ciencias humanas. En realidad, ese punto de vista ignora que los datos no tienen
sentido ni pueden ser relevantes más que en un contexto teorético, y que la
acumulación al azar de datos, e incluso las generalizaciones que no son más que
condensaciones de datos, son en gran parte pura pérdida de tiempo si no van
acompañadas por una elaboración teorética capaz de manipular esos resultados
brutos y de orientar la investigación (pp. 413–416; cursivas nuestras).

Examinando diferentes tipos de investigaciones se puede constatar,


lamentablemente con cierta frecuencia, que medir y contar son, algunas veces,
sustitutos del pensamiento, y que quien se centra precipitadamente en la
acumulación de datos no tiene tiempo o preparación para ser crítico. Por esta
razón, solía decir Einstein que la ciencia consistía en crear teorías: "Ideamos una
teoría tras otra –decía–, y lo hacemos porque gozamos comprendiendo...,
reduciendo los fenómenos, por un proceso lógico, a algo ya conocido o (en
apariencia) evidente" (1950). Es natural que cuanto más alto queramos que suba
el edificio de la ciencia, más profundos y sólidos deberán ser los cimientos en que
se apoya.

2.6.5. Características del paradigma científico-humanista

Los principales representantes de la Psicología Humanista están de acuerdo en


que los puntos más significativos que debieran distinguir o sobre los cuales se
debiera construir un paradigma científico y humanista para la Psicología pudieran
ser los siguientes:

1. Reconocer, ante todo, la prioridad de la experiencia inmediata. Esta


experiencia tiene prioridad por su original inmediatez, porque la vivimos y
experimentamos antes de cualquier conceptualización y aparición de
significados, porque es el modo fundamental en que se nos ofrece el mundo
y porque es el fenómeno básico para toda clase de actividades, incluyendo
la misma ciencia.

2. Comprensión de la naturaleza de la conciencia y de la conducta. El


considerar la conciencia y experiencia interna como fenómenos irrelevantes
o secundarios más que soluciones son evasiones. Husserl enfatiza la
importancia de la conciencia por su principal característica: la in-
tencionalidad; es decir, "toda conciencia es conciencia de algo", está dirigida
hacia algo, hacia un objeto, el objeto intencional, que es el que le da su
sentido, su significado.

3. Adopción de un enfoque inicialmente descriptivo. De esta forma,


permitiremos al fenómeno que hable por sí mismo y en su apariencia podrá
revelar algo que no está plenamente patente o incluso algo que se mantiene
escondido a la observación normal. En este sentido se dice que los
fenómenos tienen "significado", "sentido" o "dirección", porque provienen de
algo y se refieren a algo que está más allá de lo que "es dado". Este enfoque
es también la mejor vía para distinguir y diferenciar lo que ofrece el
fenómeno de por sí y lo que le añade el ser humano, pues toda persona es
a la vez un "receptor" y un "dador" de significados. El significado del
fenómeno es el resultado de un proceso, la resultante de una interacción,
un diálogo o una dialéctica entre el sujeto y el mundo.

4. Máxima relevancia a los presupuestos. La razón principal de poner gran


atención en los presupuestos es el hecho de que la Psicología no se apoya en
sí misma. La Filosofía fenomenológica se preocupa mucho de describir lo que
"aparece" precisa y exactamente como aparece. Para esto utiliza la técnica de
la reducción –epoché– y trata de poner entre paréntesis todo conocimiento
previo relacionado con el objeto y, sobre todo, los presupuestos y los prejuicios.
Pero éste es un ideal imposible de alcanzar en forma completa. Por esto, si no
se puede trabajar sin presupuestos, lo mejor será clarificar bien los que se
tienen; es decir, ser plenamente conscientes de la perspectiva u óptica con que
se mira, del enfoque que se adopta y de la intención con que se trabaja.

5. El objeto de estudio necesita también una clarificación de acuerdo a las


siguientes puntualizaciones: es necesario entender lo presente para
descubrir el contexto. Se pone el énfasis en el descubrimiento y
comprensión de lo que está presente, de lo que es actual y real en el mo -
mento, para que después, por medio de la descripción, se llegue a descubrir
la estructura de la situación como un todo, en sus relaciones, contexto y
significado.

6. La inevitable presencia del científico en la ciencia. Esta presencia ha sido


tenida en cuenta muy poco. Se ha creído que puede haber una presencia
"neutra". Esto no es siquiera cierto en la Física (Oppenheimer, 1956). Los
métodos "objetivos" no eliminan la presencia del investigador, sino que
simplemente lo hacen presente de otra forma. Se parte del presupuesto que
el enfoque objetivo es mejor que cualquier otro; pero, podemos
preguntarnos: ¿para qué fin o con qué intención?

La situación del laboratorio es una situación artificial. Efectivamente, el


investigador es el que la crea: selecciona el equipo, define las variables,
elige los estímulos, determina el número de sujetos y los procesos para ana-
lizar los datos, etc. De esta forma, la situación de laboratorio es un artefacto
humano.
Si los pre-juicios y la influencia del investigador sobre las cosas no se
pueden eliminar del conjunto de variables, lo más lógico será que, como en
el caso de los presupuestos, sean incluidos y tenidos en cuenta, como hace
el físico que tiene en cuenta la temperatura previa del termómetro que usa
y su influencia en la temperatura del líquido que mide. Y la razón es
simplemente el hecho de que son parte de los datos que forman la situación.
CONCLUSIONES

El enfoque científico-humanista se puede caracterizar como: centrado en el


significado, la descripción, las diferencias cualitativas, el proceso de clarificación
y diferenciación progresiva, la investigación de las relaciones intencionales, el trato
de los fenómenos humanos con un sentido humano y con un estilo humano, la
articulación de los fenómenos de la experiencia y la conducta en el contexto de
una concepción más amplia de la naturaleza, dando prioridad a la vida real y a la
relación hombre-mundo y teniendo en cuenta la presencia e implicación del
científico.

Considerando las últimas características de este paradigma, es lógico concluir que


la determinación de las variables que entran en juego en una situación concreta
no podrá ser realizada completamente antes, sino, más bien, durante o después
de la investigación. Esto señala, igualmente, que aunque la Psicología científico -
humanista no es empiricista o positivista, sí es empírica (basada en la experiencia)
y positiva (afirma la realidad).

Si tuviéramos que sintetizar en breves expresiones las contribuciones que la


Psicología Humanista ha dado al pensamiento psicológico actual, podríamos
señalar, entre otras, algunas de las principales que Wertz (1998, pp. 46 -47)
enfatiza: la introducción de una tradición histórica relevante, como la griega y la
renacentista, en la psicología moderna, y un fructífero diálogo con las
humanidades; una sólida y bien fundamentada crítica de las corrientes imperantes
en psicología (conductismo y psicoanálisis) que, debido a ello, han ido
atemperando sus viejas posiciones radicales; la inclusión de los aportes del
existencialismo y la fenomenología; nuevas orientaciones y procedimientos
psicoterapéuticos; nuevos tópicos de investigación: como el cambio, el
crecimiento, la salud, la auto-percepción, los valores, la creatividad, el amor, el
sentido de la vida y de la misma muerte; principios teóricos, como el significado,
la libertad, la intencionalidad, la auto-realización y otros; y todo ello dentro de una
marco teórico y epistémico más comprehensivo y enraizado en una nueva y
sofisticada filosofía y teoría de la ciencia (paradigma sistémico), y respaldado por
una rigurosa y original metodología de la investigación (métodos cualitativos) más
fiel y sensible a las características peculiares que mejor distinguen a los seres
humanos.

Y, en una visión más amplia y comprehensiva, pudiéramos decir que el movimiento


humanista ha ido logrando a nivel mundial una serie de "frutos" de amplísima
repercusión, tanto a nivel de derechos humanos, del niño, de la mujer, como a
nivel de acuerdos políticos, de desarme, de comercio y reducción del colonialismo,
entre otros.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ALLPORT, G. La personalidad: su configuración y desarrollo, Herder, Barcelona,


1966.

BINSWANGER, L. "La escuela de pensamiento de análisis existencial". En May R. y


otros (dirs.) : Existencia, Gredos, Madrid, 1967.

BÜHLER, CH. Human life goals in the humanistic perspective. J. of Humanistic


Psychol. 1967a, 7, 3~52.

BUNGE, M. La investigación científica, Ariel, Buenos Aires, 1975.

CHILD, I. Psicología humanística y la tradición experimenta, Limusa, México, 1975.

COULSON, W. y ROGERS, C. Man and the science of man, Merrill, Ohio, 1968.

DILTHEY, W. Ideas acerca de una psicología descriptiva y analítica, en Dilthey: Obras


completas, Vol. VI. México: F.C.E., 1951.

FRANKL, V. Psicoanálisis y existencialismo, FCE, México, 1950.

FRICK, W. B. Psicología humanistica, Guadalupe, Buenos Aires, 1973.

FROMM, E. El arte de amar, Paidós, Buenos Aires 1973.

GEVAERT, J. El problema del hombre: introducción a la antropología filosófica,


Sígueme, Salamanca, 1976.

GOBLE, F. G. La tercera fuerza: La psicología propuesta por Abraham Maslow,


Trillas, México, 1977.

GOLDSTEIN, K. La naturaleza humana a la luz de la psicopatología, Paidós, Buenos


Aires, 1961.

HEISENBERG, W., Más allá de la Física: Atravesando fronteras, BAC, Madrid, 1974.

HUSSERL, E. Ideas, F.C.E., México, 1962.


IBÁÑEZ-MARTÍN, J. A. Hacia una formación humanística. Objetivos de la educación
en la sociedad científico-técnica, Herder, Barcelona, 1975.

KÖHLER, W. y otros. Psicología de la forma, Paidós, Buenos Aires, 1963.

KUHN, T.S., La estructura de las revoluciones científicas, FCE, México, 1978.

LALOUP, J. La ciencia y lo humano, Herder, Barcelona, 1964.

LUIJPEN, W. Fenomenología existencial, Lohlé, Buenos Aires, 1967.

MARTÍNEZ, M. Hacia un paradigma científico-humanista en psicología. Atlántida:


Univ. Simón Bolívar. Caracas, 1976, 7, 15-19.

MASLOW, A. La amplitud potencial de la naturaleza humana, Trillas, México, 1982.

PIAGET, J. y otros, Epistemología de las ciencias humanas, Proteo, Buenos Aires,


1972.