Está en la página 1de 2

INTRODUCCIÓN

En el año 2010 habrá millones de computadores y dispositivos digitales de


comunicación y productividad en las escuelas primarias y secundarias de los sistemas
educativos públicos de Iberoamérica. Solo basta revisar las predicciones que señalan
que en 2012 existirá el doble de computadores portátiles que los que existen en la
actualidad. Para el año 2008 se estima que el crecimiento de venta de teléfonos
móviles en Latinoamérica crecerá un 29% respecto al anterior año. Solo en el primer
trimestre de este año ya se han vendido en la región 39 millones de unidades.
Probablemente persistirán algunas dificultades de acceso en los establecimientos
rurales y aislados o que se mantengan en condiciones de carencia estructural para su
funcionamiento. También permanecerá la inequidad en la calidad y condiciones de
acceso a Internet, que se irá resolviendo con políticas de telecomunicaciones acertadas
que considerarán a las unidades educativas como puntos prioritarios que se deban
atender.
Instalar salas de computación, entregar dispositivos a los alumnos (como las iniciativas
de “un computador por niño” impulsadas por Nicholas Negroponte), equipar las salas
de clases con proyectores o pizarras interactivas, o desarrollar nuevos contenidos
educativos en formato digital, ya no será motivo de cobertura comunicacional de los
principales medios de prensa.
Contar con una adecuada infraestructura digital será un deber y no una novedad en las
salas de clases de las escuelas iberoamericanas. No existirá duda del rol que el sistema
educativo público deberá cumplir en la inclusión digital y no será posible encontrar
excusas para no avanzar gradual, pero decididamente en esta dirección.
La diferencia radicará entonces en las aplicaciones, los usos e impactos que este nuevo recurso establecerá
en la vida cotidiana de los principales actores del sistema educativo. En otras palabras, se distinguirá el buen
uso de la tecnología cuando esta, de modo transparente y permanente, permita nuevas oportunidades de
aprendizaje, simplifique las tareas administrativas del centro escolar o favorezca la participación de la
comunidad educativa. Cuando eso ocurra, la tasa de alumnos por computador o el ancho de banda
disponible no tendrá mayor relevancia

los docentes (Kozma, 2008). No hay buenos ni malos profesores en la integración de las tecnologías de la
información en el trabajo educativo. Hay profesores con mejor o peor preparación y con adecuado o
ausente apoyo y soporte técnico y pedagógico. El estudio internacional SITES 2006, que realizó una
investigación detallada en 22 países acerca de la forma en que las tecnologías de la información y
comunicación están impactando en los procesos de enseñanza y aprendizaje, concluye que los factores
combinados que muestran más incidencia sobre el desarrollo de prácticas pedagógicas del siglo xxi con
tecnologías son la infraestructura en términos de alumnos por computador, la disponibilidad de soporte
técnico y de soporte pedagógico (Law, Pelgrum y Plomp, 2008). Una clave será entonces proveer de un
adecuado soporte, capacitación y acompañamiento a los maestros para que la implementación de prácticas
docentes apoyadas en tecnologías logren ser incorporadas e integradas a las instituciones escolares.

Si bien estas propuestas dan cuenta de la complejidad que reviste diseñar y llevar a cabo una política de
integración adecuada de las tecnologías de la información y comunicación en las instituciones educativas,
también dan cuenta de las oportunidades y positivos resultados que una buena integración puede tener en
la vida de nuestros sistemas escolares 39
FUNDAMENTOS DE LA
EDUCACIÓN MEDIADA
POR TIC
www.cvudes.edu.co
El diseño educativo de los materiales
en línea debe precisar la cantidad
información que el estudiante puede
manejar e interpretar en un contexto,
construyendo significado para sí
mismo. La evaluación diagnóstica
tiene que partir de las experiencias
de los estudiantes a fin de establecer
puentes entre lo que ya saben y lo
nuevo por aprender. Ha de propiciarse
el trabajo en pequeños grupos,
buscando la operación de todos los
integrantes, sin importar el lugar
donde se encuentren.
Servicios de redes para la
educación
Las TIC permiten crear ambientes
de aprendizaje donde se respetan
las formas de aprender, los intereses
y las necesidades específicas de
los estudiantes y se favorezca
el desarrollo máximo de sus
capacidades, adaptando el proceso
de aprendizaje a uno que les facilita
acceder a los contenidos en forma
social e individual, en el que utilizan
y desarrollan sus habilidades de
comunicación. Al enfrentarse a
experiencias de aprendizaje más
ricas y variadas con el uso de
la multimedia, los estudiantes
satisfacen sus necesidades y cumplen
sus expectativas individuales,
con estilos y ritmos cognoscitivos
diferentes, que les permiten ampliar
y perfeccionar sus conocimientos,
además de comunicarlos en los cursos
en línea, foros, chats, correo: Aún
lo anterior, las actividades deben
ser planeadas por los diseñadores
educativos teniendo en cuenta un
modelo pedagógico. Estos son algunos
de los servicios que contribuyen al
aprendizaje con TIC: