Está en la página 1de 242

E l e s p e jo d e las alm as sim p le s

M a r g a r ita P o r e te
E dición de Blanca Garí
E diciones Siruela
Ú lti m o s títulos

li El m i to del a n d r ó g i n o
J e a n L ib is

24 T e x to s esen ciales
P aracelso

El Ved a n ta y la tra d ic ió n o c c id e n ta l
A n a n d a K. C o o m a r a s w a m y

R a m ó n Llull y el se c re to de la vida
A m a d o r V ega

Del C ie lo y del In f ie rn o
E m an u el Sw edenborg

2K El c o n c e p t o del alma
en la a n tig u a Grecia
Jan N. B re m m e r

"> Los dioses de G recia


W a lt e r F. O t t o

O r l e n y la re lig ió n g rie g a
W. K. C. G u t h r i e

I .1 p re s e n c ia de Siva
M ella K r a n i r i s c h
E l Á r b o l d e l P a ra ís o
M argarita Porete

El espejo de las almas sim

E d ic ió n y tr a d u c c ió n de
B la n c a G a rí

m m m¡
□ =3
i 1
A
7
E d ic io n e s S iru e la
T o d o s los d e r e c h o s re s e r v a d o s . N in g u n a p a r te de e sta p u b lic a c ió n
p u e d e s e r r e p r o d u c id a , a lm a c e n a d a o tra n s m itid a e n m a n e ra alguna
ni p o r n i n g ú n m e d i o , ya s e a e l é c t r i c o , q u í m i c o , m e c á n i c o , ó p t i c o ,
de g ra b a c ió n o de fo to c o p ia , sin p e rm is o p re v io del e d ito r.

T í t u l o o r i g i n a l : Le m i r o u e r d e s s i m p l e s a m e s a n é a n t i e s
En c u b i e r t a : V i s i ó n d e l m i s t e r i o t r i n i t a r i o . R o t h s c h i l d C a n t i c l e s ,
N e w H a v e n , B e i n e c k e R a r e B o o k a n d M a n u s c r i p t L i b r a r y Ms 404, fol. I04r
C o l e c c i ó n d i r i g i d a p o r V i c t o r i a C i r l o t y A m a d o r V ega
D iseñ o grá fic o: G loria G a u g e r
© D e la i n t r o d u c c i ó n , t r a d u c c i ó n y n o t a s , B la n c a G a rí
© E d i c i o n e s S i r u e l a , S. A., 2005
P la z a d e M a n u e l B e c e r r a , 15. «El P a b e l l ó n »
2 8 02 8 M a d r i d . T e l s . : 91 355 57 20 / 91 355 22 02
F a x : 91 355 22 01
siruela@ siruela.com w w w .s iru e la .c o m
P r i n t e d a n d m a d e in S p a i n
índ ice

I n irod u cción
Mímica G a rí 9
C ronología 35
N o t a a la p r e s e n t e e d i c i ó n 37

El e s p e j o de las a l m a s s i m p l e s 39

N otas 199
B ibliografía 231
índ ice b íb lico 237
índ ice patrístico 239
Introducción

El s i g l o d e las m í s t i c a s

En el corazón de París, Place de Gréve, el 1 de ju n io de 1310, las lla­


mas de una hoguera de la Inquisición consum ieron el cuerpo vivo de una
mujer. Se llamaba M argarita y había escrito u n libro que quiso defender
hasta las últimas consecuencias. U n a hoguera. Su resplandor ilum ina to ­
davía hoy de form a extraña u n siglo que se cierra con ella. Lanza sobre
él luces y sombras. N os ayuda a co m p ren d er una época llena de contras­
tes y, para quien la contem pla desde el siglo XXI, llena de sorpresas.
El siglo XIII, aquel en el que vivió y escribió M argarita Porete, here­
dó un cam bio p rofundo en 1a. experiencia espiritual y religiosa que se ha­
lda hecho n o ta r en O ccidente ya en los dos siglos precedentes. Pero fue
a partir de 1200 cuando cristalizó co n increíble im pulso renovador la in ­
quietud de hom bres y m ujeres p o r buscar nuevas formas de lenguaje y de
representación, nuevas interpretaciones de los ideales de espiritualidad
pauperística y apostólica, nuevas form as de vida, nuevas maneras de decir
y de decirse. Fue en este contexto en el que, ju n to a la teología latina,
monástica y escolástica, em ergió p o r p rim era vez en O ccidente una teo ­
logía en lengua m aterna, o «teología vernácula», en cuyo centro se situa­
ba la experiencia m ística1. P or ello, y p o r la presencia activa de las m uje­
res y en especial la presencia asombrosa y nueva de la escritura mística
fem enina, b ien p u ed e el siglo XIII ser llam ado el siglo de las místicas2.
C iertam ente que no era ésta la p rim era vez que las m ujeres escribían,
ni siquiera la prim era vez que lo hacían para hablar de Dios al tiem po que
hablaban de sí mismas. Ya en el siglo XII, aunque todavía en latín y en el
in terio r de m onasterios y celdas, m ujeres com o Hildegarda de B ingen o
Elisabeth de Schónau, habían rasgado sutilm ente el velo de la tradición
apuntando a desglosar en prim era persona el «libro de la vida»3. El esta­
llido se produce, sin em bargo, en el siglo XIII. E n él la voz latina deja pa­
so a m uchas otras lenguas; éstas traspasan los muros de claustros y con­

9
ventos y se hacen m últiples en la novedad de sus formas, en la cantidad e
im portancia de sus textos, en las vías de difusión de sus ideas, y en el diá­
logo audaz y renovador al que responden y, al m ism o tiem po, invitan. Y
así, la escritura fem enina produce en p rim era persona a partir de 1200 una
form idable m ística del am or, una m ística cortés que florece sin in terru p ­
ción hasta 12704. Testim onio de esta escritura son en p rim er lugar los pro­
pios textos, los que el azar y la historia han querido que llegaran hasta
nuestros días. Su procedencia es diversa, pero no del todo aleatoria. A tra­
vés de ellos descubrim os los principales focos donde florece u n m odelo
nuevo de religiosidad fem enina. El p rim ero en el norte, en líis ciudades
ricas, dinámicas y comerciales de H ainaut, Brabante y el R in , donde a
caballo del cam bio de siglo aparecen p o r vez prim era las nuevas fórm u­
las de vida extraconventual y sem irreligiosa femeninas al tiem po que se
prod u cen los prim eros textos que conocem os de la m ística cortés: los de
H adew ijch de Am beres, B eatriz de N azaret o M atilde de M agdeburgo.
El segundo al sur, en las ciudades italianas de la U m bría y la Toscana,
donde el m ovim iento lleva la im pronta de la revolución franciscana que
hace triu n far en el in te rio r de la Iglesia las formas de vida radicalm ente
unidas a D am a Pobreza, ensayadas ya en el siglo precedente; de este m u n ­
do proceden Clara de Asís, M argarita de C o rto n a, y tam bién otras. Más
allá de los textos conservados, sabemos que m uy pronto el m odelo de re­
ligiosidad fem enina a la que estos textos apuntan ha triunfado p o r do­
quier en Europa. Es posible que de algunas figuras sim plem ente no con­
servemos sus escritos y es lícito pensar que en otros lugares y m om entos
se produjo, o pudo hacerlo, la escritura m ística fem enina. E n cualquier
caso, a través de otros testim onios, podem os afirm ar que u n gran m ovi­
m ien to espiritual fem enino cristalizó en las tierras de O ccidente a partir
de 1200, creando u n m odelo5. Lo atestiguan las fundaciones cistercienses
y, sobre todo, los conventos urbanos de las ramas femeninas de las órde­
nes m endicantes: clarisas y dom inicas, que se extienden rápidam ente por
toda Europa; lo atestiguan tam bién la existencia probada de com unidades
inform ales de m ujeres religiosas, la expansión de las nuevas formas de de­
voción y de las nuevas prácticas, y la proliferación de m ujeres tenidas por
santas en vida, que, en el m arco de u n cierto paradigma, m oldean sus fi­
guras de maestras.
A partir de la segunda mitad del siglo XIII y en especial de los años se­
tenta, se suele considerar que se abre una segunda etapa, en la que desta­

10
can u n a se g u n d a g e n e ra c ió n de esc rito ra s: Á n g ela d e F o lig n o , M arg arita
de O in g t, la « an ó n im a» H a d e w ijc h II o M a rg a rita P o re te . E sp e c ia lm e n te
e n re la c ió n c o n estas d os ú ltim a s se h a b la d e la e m e rg e n c ia d e u n a m ísti­
ca m ás esp ecu lativ a, m e n o s e n raizad a en el a m o r c o rté s, m ás fu e rte m e n ­
te apoyada en el le n g u a je a p o fá tic o y la v ía negativa. Las fro n teras sin e m ­
bargo son difusas, los m o d e lo s y el v o c a b u la rio d e estas ú ltim as h u n d e n
in d u d a b le m e n te sus raíces en las p rim e ra s . E s p e c ia lm e n te e n el círcu lo
q u e in clu y e F lan d es, H a in a u t y la z o n a re n a n a se p u e d e n c a p ta r u n a m ­
b ie n te y u n m a n a n tia l c o m u n e s , q u e e stá n a ú n h o y p e n d ie n te s d e u n es­
tu d io a fo n d o . D e ese m a n a n tia l ú n ic o b e b e n las obras d e H a d e w ijc h de
A m b ere s, B e a triz d e N a z a re t, M a tild e d e M a g d e b u rg o , H a d e w ijc h II y la
a u to ra del Espejo1'.
S ó lo te n ie n d o e n c u e n ta este c o n te x to se p u e d e im a g in a r h is tó ric a ­
m e n te a M a rg a rita e in te n ta r c o m p r e n d e r su o b ra.

Una b egu in a-clériga

C u e n ta n las G ra n d e s C ró n ic a s d e F ra n c ia q u e u n lu n es d e 1310 ardió


e n la P lace d e G ré v e una bcguina cicríga llamada Margarita Porete que había
traspasado y trascendido las divinas escrituras y había errado en los artículos de la
fe, y del sacramento del altar había dicho palabras contrarias y perjudiciales y ha­
bía sido condenada por ello por los maestros en teología7. Para re c o n s tru ir la v i­
da d e M a rg a rita P o re te h a y q u e ac e rc arse al e sc e n a rio d e su m u e rte y ti­
rar d e u n h ilo su til q u e c o n d u c e del c a d á v e r c alcin ad o e n tre cenizas a la
sen ten c ia q u e le lle v ó a la h o g u e ra , y d e ella al p ro ceso , y d e éste al libro
p ro h ib id o y d e él a su a u to ra . P ues ese trá g ic o final q u e q u iso c a n c e lar la
ex isten c ia d e la m u je r y su o b ra p r o p o rc io n a los ú n ic o s d ato s q u e p o se e ­
m o s para sab er q u ié n fue, q u é e sc rib ió , p o r q u é lo hizo.
Es a través d e las actas de la In q u is ic ió n q u e sab em o s su n o m b re : cier­
ta bcguina llamada Margarita Porete reza el d o c u m e n to d e la p r im e r a c o n ­
sulta a los ca n o n ista s q u e h a b ía n d e c o n d e n a rla . Las c ró n ic a s d e la época
q u e c o m e n ta n el su c e so lo re p ite n c o n v a ria n te s. L o q u e h a b ía su c e d id o
te n ía q u e v er c o n el h e c h o de q u e esa b e g u in a h ab ía e sc rito u n libro.
¿C uál? Las actas n o lo n o m b r a n , p e ro re c o g e n fra g m e n ta ria m e n te alg u ­
nas frases q u e , e x traíd as d e c o n te x to , h a b ía n serv id o p ara condenarla*.
G racias a esos retales d e vo z, u n a e stu d io sa italiana, R o m a n a G u a rn ie ri,

11
descubrió seis siglos más tarde de qué libro se trataba: era El espejo de las
almas simples, u n excepcional tratado de mística que circuló p o r toda E u­
ropa antes y después de la m uerte de su autora9.
La historia del proceso se rem onta a antes de 1306, cuando el obispo
de C am brai, G ui de C olm ieu, había condenado un libro escrito por
M argarita, lo había hecho quem ar en la plaza pública de la ciudad de Va-
lenciennes en presencia de la autora y le había prohibido a ésta bajo pe­
na de ex com unión escribir, difundir o predicar sus ideas. M argarita, sin
embargo, persevera10. N o sólo, al parecer, su voz sigue viva después de esa
fecha, sino que convencida de la ortodoxia de sus tesis busca apoyos en­
tre quienes poseen autoridad en el m arco del poder, en la institución
eclesiástica. Las actas la acusarán de propagar en esos años su libro entre
los simples, y de enviárselo al propio obispo de C hálons-sur-M arne, que
actuará com o testigo de cargo. Pero silencian algo. D etrás del enorm e
aparato judicial que se levanta contra M argarita se intuye la sombra de
otras opiniones, favorables al libro y a su autora. C onocem os al m enos las
de tres hom bres, pues su explícita aprobación figura en una traducción
latina del Espejo, y en una versión inglesa de ésta. Tres personajes de peso.
Tres clérigos procedentes de ám bitos de la Iglesia bien diversos: el p ri­
mero, u n representante de las órdenes m endicantes, un m isterioso fran­
ciscano de gran renombre, vida y santidad, según reza el texto de las aproba­
ciones, llam ado Jean (de Q uerayn, dirá la versión inglesa) del que se ha
llegado a insinuar sin pruebas que pudiera tratarse del «doctor sutil» Juan
D uns E scoto"; el segundo, u n m onje cisterciense, Franc, de la famosa
abadía de Villers en Brabante a la que H ildegarda había escrito hablando
de sus visiones; y finalm ente el tercero, u n teólogo, perteneciente al m e­
dio eclesiástico que había de condenar a M argarita, G odefroi de Fontai-
nes, el magister regens de la U niversidad de París, titular de una de las más
prestigiosas cátedras de teología en la Sorbona, canónigo de París, Lieja y
Tournai, cercano, pues, geográficam ente tanto a Villers com o a Valen-
ciennes. Es m uy posible que M argarita acudiera a ellos tras la prim era
condena; si así fue, G odefroi debió leer y aprobar el Espejo en los prim e­
ros años del siglo XIV, a más tardar en o to ñ o de 1306 poco antes de m o ­
rir12. Pero aunque m uerto, contrarrestar su opin ió n iba a suponer un gran
esfuerzo para el cual los inquisidores n o habían de escatimar recursos.
M argarita fue detenida a m ediados de 1308 p o r el sucesor de Gui de
C olm ieu, el nuevo obispo de Cam brai, Philippe de Marigny, que ju n to

12
a su h e r m a n o E n g u e r r a n d , g u a rd iá n d e l te so ro y c h a m b e lá n d e la c o rte ,
ju g a rá u n im p o r ta n te p a p e l e n el e n to r n o p o lític o d el rey d e F ran cia, F e­
lipe IV. E l o b is p o la d e tie n e , p e ro esta v ez el s u m a rio d e la a c u sa c ió n es
tran sfe rid o a F ra n c ia y llega a las m a n o s d el In q u is id o r g e n e ra l d el re in o ,
el d o m in ic o G u ille r m o d e París, a m ig o y c o n fe so r d el rey. T o d a la d o c u ­
m e n ta c ió n o ficial d e l p ro c e so p ro d u c id a a p a rtir d e este m o m e n to se h a ­
lla e n m a n o s d e lo s legistas G u ille rm o d e N o g a re t y G u ille rm o d e P lai-
sians, a m b o s c o n fid e n te s d e l rey y o rg a n iz a d o res d el s u m a rio c o n tra la
O r d e n d e l T e m p le . Es a través d e esos leg ajo s q u e P au l V erd ey en h a p o ­
d id o r e c o n s tr u ir lo s avatares e n tre la z a d o s d e am b o s p ro ceso s. D e h e c h o ,
c u a n d o e n j u n i o d e 1308 M a rg a rita lle g a arrestada al c o n v e n to d o m in ic o
de S a in t-Ja c q u e s e n París, el I n q u is id o r g e n e ra l se e n c u e n tra e m p e ñ a d o a
lo n d o e n ese escab ro so a su n to d e los te m p la rio s. Tras la d e te n c ió n en
1307 d e los cab allero s d e la O r d e n p o r m a n d a to del rey d e F ran cia, y a
pesar d e la in ic ia l o p o s ic ió n p ap al, los in te rro g a to rio s se su c e d e n d u ra n te
el a ñ o sig u ie n te , y el p ro c e so se re a b re o fic ia lm e n te c o n el n o m b r a m ie n ­
to d e u n a c o m is ió n a p o stó lic a e n 1309 c o n ju n ta m e n te c o n la p ro m e sa de
u n a c o n v o c a to ria d e c o n c ilio e n V ie n n e p a ra finales d e 1310. E n ese m is­
m o m o m e n to , el 1 1 d e a b ril d e 1309, G u ille rm o re ú n e e n la Iglesia d e los
M a th u rin s , sed e ad m in istra tiv a d e la U n iv e rs id a d , a v e in tiú n te ó lo g o s p a ­
ra e x a m in a r u n a lista d e a rtíc u lo s e x tra íd o s d e E l espejo de las almas sim ­
ples, el lib ro p r o h ib id o y q u e m a d o tres añ o s an tes e n V alen cien n es, e scri­
to p o r u n a b e g u in a a h o ra d e te n id a y e n c a rc e la d a en París, p e n d ie n te de
ju ic io . A l p a re c e r, en base a esas frases, la asam blea ju z g ó el lib ro h e r é ti­
co. M a rg a rita , sin e m b a rg o , se n e g ó a c o m p a re c e r a n te el In q u is id o r y,
c u a n d o p o r fin lo h iz o , se n e g ó a p re s ta r el ju r a m e n to re g la m e n ta rio q u e
p re c e d ía al in te rro g a to rio . G u ille rm o d e París p ro n u n c ió e n to n c e s c o n tra
ella la e x c o m u n ió n m a y o r y p e r m a n e c ió e n c a rc ela d a u n añ o . D u r a n te ese
tie m p o s o p o r tó la s e n te n c ia sin re tra c tarse , p e rse v e ra n d o en su silencio.
M ie n tra s ta n to G u ille r m o se o c u p a d e los te m p la rio s y, p re s io n a n d o des­
d e los in te re se s d e la m o n a rq u ía fran cesa, c o n tra rre sta las in te n c io n e s del
p a p a d o d e c o n tr o la r el p ro ceso . E l 10 d e m ay o d e 131®, P h ilip p e d e M a -
rigny, q u e h a sid o n o m b r a d o a rz o b isp o d e Sens, re ú n e , sig u ie n d o in s­
tru c c io n e s d el rey, u n c o n c ilio p ro v in c ia l y c o n d e n a c o m o h erejes relap ­
sos, es d e c ir re in c id e n te s , a c in c u e n ta y c u a tro te m p la rio s ya ju z g a d o s y
co n feso s e n 1307, b a jo el a rg u m e n to d e estar d e fe n d ie n d o la O r d e n an te
la c o m is ió n a p o stó lic a ; dos días m ás ta rd e , casi a e sco n d id as, s o n llevados

13
fuera de las murallas de París y, cerca de la p uerta de St. A ntoine, son que­
mados vivos. Poco antes, en marzo, el Inquisidor ha retom ado el proce­
so contra M argarita, así com o contra u n oscuro personaje, llamado
G uiard de Cressonessart, que al parecer la había defendido públicam ente
y que, confeso, será condenado el 9 de abril a cárcel perp etu a13. O n ce de
los veintiún teólogos que habían exam inado el Espejo en abril del año an­
terior rem iten ahora en 1310 el asunto de la beguina a cinco canonistas,
especialistas en derecho. Tres testigos dan fe de que tras la condena de
G ui de C olm ieu la beguina ha seguido propagando sus ideas y su libro:
el Inquisidor de la Lorena y Philippe de M arigny, que atestiguan que
M argarita reconoció seguir poseyendo el libro, y el obispo de C hálons-
sur-M arne, Jean de C hateauvillan, de nuevo u n personaje del entorno
político del rey, a quien al parecer la propia autora envió el libro tras la
prim era condena. E n mayo M argarita es declarada hereje relapsa, es de­
cir, reincidente. La sentencia es pronunciada p o r el Inquisidor general y
al día siguiente, uno de junio, veinte días después de la m uerte de los
tem plarios, es entregada al brazo secular y a la hoguera. E n el centro de
París, frente al H o tel de Ville, y con gran espectáculo, arden la beguina y
su libro. M eses más tarde se abre el concilio de V ienne, u n o de cuyos ob­
jetivos, al m enos para la política francesa, era la ratificación de la conde­
na del Tem ple y la supresión oficial de la O rden; entre las m uchas reso­
luciones de este com plejo concilio, dos se entrelazan sutilm ente con el
ju icio de M argarita: la form ulación y condena de la herejía del Libre Es­
píritu en el decreto A d nostrum y la condena del m ovim iento religioso de
las beguinas en el decreto Cum de quibusdam mulieribus.
Sin duda, el proceso contra M argarita y su libro es insólito. Sorpren­
den en él m uchas cosas, p o r ejem plo, que una m ujer, una beguina de la
región de H ainaut, m erezca tanta atención p o r parte de la Iglesia com o
para que n o baste la condena de su obispo. S orprende que u n libro ya
condenado preocupe tanto com o para necesitar la ratificación de los más
grandes expertos del más prestigioso centro universitario de la época.
Sorprende asimismo que en el ju ic io intervengan con energía los funcio­
narios más allegados a la política del rey Felipe, y que sean los mismos
que ju e g a n u n papel fundam ental en el asunto de los tem plarios que se
desenvuelve además con u n ritm o cronológico extrañam ente entrelazado
con el proceso de la beguina. Sorprende encontrar en V ienne, meses des­
pués de la m uerte de M argarita, a los mismos teólogos que la juzgaron

14
In-réiica, e la b o ra n d o desd e las tesis e x tra íd a s d e su lib ro la h erejía del Li­
lilí- E sp íritu v c o n d e n a n d o «le fe rin a g e n e ra l a las b e g o n ia s 1'1. Per© s®r
I're n d e fin a lm e n te , y quizás so b re i®d®. q u e esa m u je r resp o n d a d u ra n te
mus de u n añ o a la p resió n d e ese in m e n s o ap arato d e p o d e r relig io so y
p o lític o co n un ostentos® y d ig n o s ile n c io q u e em u la una frase de su L.s-
/ ’<¡o: El alm a lib re -había e ser ir® allí — si no quiere, no responde a nadie qui­
no seo de su linaje; pues un gentilhombre no se dignaría responder a un t’illano
que lo retara o requiriera a batalla; por ello, quien reta a un A lm a así no la en-
, neutra, sus enemigos no obtienen respuesta '.
Y es q u e tres h isto rias se e n tre la z an y c o n v e rg e n en París en to ril» a
M arg a rita , lie s c a m in o s d ib u jan su destín® . I I prim er® , el ju e g o d e in te ­
reses p o lític o s del rey de I-rancia, e m p e ñ a d o en a c a b a r c o n el T em p le y
en c o n tro la r la p o lític a del papad®. I I se g u n d o . las c re c ie n tes reticen cias
de la in s titu c ió n eclesiástica c o n tra las fo rm a s de p ied ad q u e d e stru y e n la
fro ntera b ien trazada e n tre c lé rig o s y laicos, e sp e c ia lm e n te c o n tra esas
m u jeres q u e viven una vida religiosa sin h a b e r sid a o rd e n a d a s a través de
los v o to s y q u e se c o n o c e n co n el n o m b re g e n é ric o de b eg u in as. D esde
esos dos c a m in o s a lg u n o s h is to ria d o re s han v iste en el p ro c e so c o n tra
M arg a rita una m o n e d a de c a m b io o fre c id a p o r el rey al papa p o r la cu es­
tió n de fes te m p la rio s. Sin d u d a alg® de es® estaba en juego, p e ro fes m ie ­
dos p o lític o s d e q u ie n e s g o b e rn a b a n O c c id e n te a p rin c ip ie s del sigfe XIV
no p u e d e n velar la g ra n d e z a de! te rc e r c a m in o q u e llevó a la h o g u e ra a
M arg arita: su p ro p ia h isto ria , el tra y e c to de una vida q u e en gran p arte
ig n o ra m o s, p e ro q u e se in tu y e a través d e d os voces s im é tric a m e n te c o n ­
trapuestas: la palabra q u e se nos ha c o n s e rv a d o en su libro v el silen cio
p ré se n le en su p ro ceso .
I a vida d e M a rg a rita p u e d e re c o n stru irse , im ag in arse, d esd e esas dos
voces q u e d ia lo g a n c o n las acias y las c ró n ic a .. S ab em o s q u e era una b e -
g u iñ a , las ( Ira lides ( ro m eas de F rancia d icen de ella q u e era bequine cler-
gesse, es decir, b e g u in a i'lérig a. y en elergie niiili sujissaul. iiiuv e s p e rta en
clerecía. E xtrañ as ex p re sio n e s para una m u jer. Sin e m b a rg a , n® p arece
nn.iv diñe ¡I d e s e n tra ñ a r su sig u iticad o . Q u ie r e n d ecir q u e era una m u je r
religiosa al m a rg e n de las in s titu c io n e s m o n ásticas v q u e había re c ib id o
una solida fo rm a c ió n , la de los litterali, la q u e c o rre sp o n d ía n o rm a lm e n ­
te a fes clérig o s. P ro ced ía del c o n d a d o d e I lain au t. p ro b a b le m e n te de la
ciu d ad de \á le n c ie n iie s d o n d e in e q u e m a d o su libro. I labia n a c id o , se­
g ú n fes cálculos h ip o té tic o s de R o m a n a C in a ru ie n . e n tre 1250 y 1260 ".

1.5
M arie B ertho, que ensayó hace unos años una bella reconstrucción del
am biente religioso de la ciudad donde es m uy posible que creciera M ar­
garita, destaca la im portancia que habían cobrado allí en la segunda m i­
tad del siglo XIII las beguinas y la form ación en 1239, con el apoyo con­
dal, del im portante beguinato de Santa Isabel17.
Las beguinas de Santa Isabel n o se regían p o r ninguna regla precisa,
pero su vida en el in te rio r de esa residencia y parroquia se vio, com o en
tantos beguinatos de la época, progresivam ente ordenada bajo la tutela de
una de ellas y de su párroco, n orm alm ente u n sacerdote de la orden de
los predicadores. En el beguinato se instituye además oficialm ente a par­
tir de 1267 una escuela. ¿Se form ó M argarita com o lo había hecho Bea­
triz de N azaret en una escuela semejante? ¿Lo hizo dentro de los muros
de la casa de beguinas de Valenciennes? ¿Fue una de ellas? ¿Estaban pre­
sentes las beguinas de Santa Isabel en la plaza de la ciudad el día que ba­
jo la m irada de M argarita ardió p o r prim era vez su libro? N o es im posi­
ble, pero no podem os saberlo. Q u e M argarita fuera beguina no significa
que viviera en una com unidad, ni que de haberlo hecho siguiera in te­
grada en ella en los años ochenta o noventa cuando, al parecer, escribió
su Espejo. P or el contrario, una profunda brecha parece haberse abierto
entre el pensam iento de M argarita y el de las beguinas a ten o r de un pa­
saje del Espejo en el que la autora transm ite la sensación de sentirse com ­
pletam ente sola, sin apoyos, y afirm a que entre los m uchos que piensan
que ella yerra se hallan tam bién «las beguinas»18.
N o es im posible que con el nom bre de beguinas M argarita se refiera
aquí a u n grupo bien concreto de ellas, quizás incluso a sus antiguas com ­
pañeras de Santa Isabel. E n cualquier caso, form ada o no entre ellas, to ­
do parece indicar que en su m adurez M argarita no pertenece a ningún
grupo de mujeres religiosas viviendo en una com unidad más o m enos
institucionalizada, sino a esas otras beguinas «independientes», viviendo
solas o a lo sum o con una o dos m ujeres más, construyendo de form a au­
tónom a su vida y tam bién su obra. ¿Era entonces una «mendicante», co­
m o se llama a sí m ism a en otro m o m en to del Espejo? ¿Andaba vagando
p o r los cam inos en un signo de pobreza voluntaria siguiendo el m odo de
vida de aquellos y aquellas a los que la época dio el nom bre de «giróva­
gos»? Se ha afirm ado, con razón, el carácter claramente sim bólico que re­
cibe la palabra «mendicante» en el Espejo, y en todo caso es seguro que
no estamos ante una indigente: el núm ero de libros que parecen circular

16
lie su o b ra a p rin c ip io s d el siglo XIV (el q u e q u e m ó G u i d e C o lm ie u , los
tres d e las a p ro b a c io n e s , el q u e m a n d ó al o b isp o d e C h a lo n s su r M a rn e ,
el q u e p o se ía ella, etc.) h a b la n n o só lo d e u n a m u je r cu lta sin o capaz de
sufragar el a ltísim o co ste q u e s u p o n ía la e la b o ra c ió n d e m a n u sc rito s. ¿ C ó ­
m o p u d o h a c e rlo u n a b e g u in a sola, u n a m e n d ic a n te ? Es sie m p re B e rilio
q u ie n p la n te a este in te rro g a n te y d esarro lla u n a h ip ó tesis a u d a z y a tra c ti­
va para r e s p o n d e r a este e n ig m a . M a rg a rita era u n a b e g u in a in d e p e n ­
d ie n te d esd e el p u n to d e vista re lig io so y social, p e ro ta m b ié n lo era des­
de u n p u n to d e vista e c o n ó m ic o , n o ta n to p o rq u e p u d ie ra sufragar los
altísim os co sto s d e e la b o ra c ió n d e m ú ltip le s copias d e su lib ro , sino p o r­
q u e quizás era c ap az d e elab o rarlo s ella m ism a ; quizás in c lu so esa « b egui­
na clériga» era u n a copista p ro fesio n al e n u n a c iu d a d e n la q u e , c o m o en
todas las d e la é p o c a , existía u n im p o r ta n te m e rc a d o d e lib ro s y d o n d e tal
vez h a b ía m u je re s q u e a p re n d ía n los o ficio s d e m in ia tu rista s y calígrafos.
D e h e c h o c o n o c e m o s varias m u je re s laicas d ed icadas a esos m e n e ste re s en
las c iu d a d e s del n o r te d e Italia, p o r e je m p lo , en B o lo n ia . T a m b ié n las h a ­
bía en el n o r te d e E u ro p a , al m e n o s e n tre las m o n jas en los m o n a ste rio s
cistercien ses. F a m o s o c o m o escu ela d e m in ia tu rista s y copistas fu e el m o ­
n a ste rio d e La R a m e e , d o n d e p re c is a m e n te a p re n d ió el o fic io B e a triz de
N a z a re t. N o es im p o sib le q u e alg u n as b e g u in a s fo rm ad as en su infancia
en los b e g u in a to s o e n los p ro p io s m o n a s te rio s h u b ie ra n a p re n d id o ta m ­
b ién ese a rte y e n c o n tra s e n su c lie n te la e n esos m ism o s m o n a ste rio s o en
los c o n v e n to s d e las ó rd e n e s m e n d ic a n te s . P u d o ser ese el caso de M a r­
garita; ella estaba p ro b a b le m e n te e n c o n ta c to con los m o n je s del C íster,
c o m o lo rev elan su p e n s a m ie n to y la a p ro b a c ió n d e su o b ra p o r Fraile,
m o n je d e la ab ad ía d e V illers. liste c e n tro m o n á stic o estaba situ ad o , c o ­
m o V alen cien n es, en el área fra n c ó fo n a del c o n d a d o d e H a in a u t y era fa­
m o so ta n to p o r su ap o y o a las midieres religiosac c o m o p o r su biblioteca'*.
¿T rabajaba h a c ie n d o co p ias p ara ellos? ¿ C o p ió allí y en c o n s e c u e n c ia c o ­
n o c ió a lg u n o s d e los te x to s de esa b ib lio te c a q u e ta n to in flu y e ro n e n su
p e n sa m ie n to ? ¿ F u e así c o m o ley ó a G u ille r m o de S a in t- T h ie r r y y a B e r­
n a rd o de C laravaí? ¿Tal vez ta m b ié n los te x to s d e la escu ela d e San V íc ­
tor? ¿ C o n o c ió e n V illers el p e n s a m ie n to d e A g u stín , D io n is io , G re g o rio
d e N isa y ta n to s o tro s? ¿F u e así c o m o a p re n d ió los m o d o s y el v o cab u la­
rio d e la vía neg ativ a? ¿L legó a c o n o c e r el e je m p la r d el Líber Divinorum
O p cm m q u e H íld e g a rd a h a b ía e n v ia d o al m o n a ste rio ? P r u d e n te , M a rie
B e rth o , q u e f o rm u la sólo a lg u n o s d e estos in te rro g a n te s, los deja sin res-

1.7
puesta, pero esa im agen, o algo sem ejante a ella, parece convincente20.
Sólo debem os com pletarla con otra: la que nos proporciona su propia
obra.

E l espejo de las al mas si mp les


L os specula y la c u ltu r a c o rté s

El espejo de las almas simples es la narración, en lengua vulgar21, de una


experiencia mística. Es sabido que cuando M argarita escoge escribir en
lengua m aterrja y hacerlo dentro del género literario de los specula22, lo
hace sin duda guiada directa o indirectam ente p o r precedentes literarios
de carácter tanto religioso com o laico23. E ntre los precedentes religiosos
se cuentan con toda probabilidad dos obras anónim as del siglo anterior,
el Cantar de St. Trudperter y el Speculum virginum24, que proponían a las
mujeres u n m odelo de relación am orosa espiritual de gran resonancia en ­
tre las midieres relígiosae del siglo XIII. U n a y otra obra pudieron ofrecer 'a
M argarita desde perspectivas distintas una interpretación original del sim­
bolism o catóptrico neoplatónico tal com o lo habían definido en la A nti­
güedad los padres de la iglesia, G regorio de Nisa y A gustín de H ipona,
releído ahora desde la influencia de la m ística del am or cisterciense25.
Pero n o m enos peso tiene el segundo precedente literario, el laico. E n
la ciudad, en la escuela, o allí d onde se form ara y creciera M argarita h u ­
bo de entrar en contacto con la literatura amorosa laica de los siglos XII
y XIII. E n su obra encontram os frecuentem ente formas de expresión y
m odelos descriptivos que proceden de la literatura cortés. Las referencias
a dos obras esenciales de esa literatura son m uy claras: el Román d ’Ale-
xandre y el Román de la Rose; el p rim ero lo usará com o pu n to de partida
de su obra; del segundo tom ará, entre otras cosas, la construcción de sus
protagonistas com o personificaciones alegóricas. A m bos son fundam en­
tales en la construcción a lo largo de todo el Espejo del ju eg o entre cer­
canía y distancia com o nudo de la relación amorosa, traducida aquí en
am or místico.
Ya en el p rim er capítulo, M argarita explica la form a y función de su
libro com parando la relación entre D ios y el alma con una doncella, hi­
ja de u n rey, que u n día se enam oró de Alejandro, y cuando vio que ese le­
jano amor, estando tan cercano o dentro mismo de ella, estaba a la vez tan lejos

18
lucra de ella, pensó que encontraría consuelo a su desazón imaginando una figu­
ra de su amigo por quien a menudo sentía su corazón herido. Entonces se hizo
imitar una imagen que representaba el rostro del rey que amaba lo más cercana p o ­
sible al modo en que ella le amaba y a la medida del amor que la tenia presa; y
por medio de esta imagen y con otros métodos suyos soñó al propio rey?t‘.
Y d e in m e d ia to M a rg a rita aplica este exem plum a su lib ro : E n verdad
dice el A lm a que h izo escribir este libro— yo os digo algo semejante: oí hablar de
un rey de gran poder, que por cortesía y p or su gran nobleza y generosidad era co­
mo un noble Alejandro; pero estaba tan lejos de m í y yo de él que no lograba con­
solarme por m í m ism a y para que me acordase de él me dio este libro que repre­
senta su amor en algunas de sus formas. Pero aunque tenga su imagen, eso no
quita que me. halle en tierras extrañas y lejos del palacio donde habitan los m uy
nobles amigos de este señor7.
M ás a d e la n te in c lu so , in s istie n d o e n ese ju e g o e n tre lejan ía y cercan ía,
da a la p e rs o n ific a c ió n d e D io s e n su re la c ió n am o ro sa c o n el A lm a el
n o m b re d e Loingprcs, L ejoscerca, e n u n a alu sió n d ire c ta al c o n c e p to del
amor de lonh tro v a d o re sc o , es d ecir, d e ese « am o r d e lejos» q u e can tara J a u -
fré R u d e l y q u e ta m b ié n u tiliza p ara h a b la r de D io s en sus p o e m a s la m ís­
tica fla m e n c a H a d e w ijc h i l ;.
M a rg a rita esta b le c e p o r ta n to los fu n d a m e n to s d e su lib ro e n el c o ra ­
zón del d e b a te e n to r n o al « a m o r d e lejos» q u e v en ía d e sa rro llá n d o se des­
de el siglo Xll y a través d e u n a re fe re n c ia d ire cta a su fo rm u la c ió n en la
novela c o rté s. D e este m o d o p o d ría so ste n e rse q u e su spcculum, sig u ie n ­
do u n a de las a c e p c io n e s posibles d e l c o n c e p to , es u n a im a g e n , u n a re ­
p re se n ta c ió n , q u e c o n tie n e u n c a rá c te r reflex iv o 2'1. E n este se n tid o la im a ­
g e n -e sp e jo , q u e refleja en su i n te r io r d e sd e la lo n ta n a n z a a ese rey q u e es
c o m o u n n o b le A lejan d ro , sería, p o r u n lado, el lib ro m ism o , y, p o r o tro ,
ta m b ié n el alm a q u e v acián d o se d e sí (an o n a d án d o se) se h a c e su p erficie
lím p id a p ara re fle ja r y e n g e n d ra r en ella lo div ino.
Y sin e m b a rg o u n a su til d ife re n c ia estab lece u n a d istan cia m u y clara
e n tre el exem plum d e la d o n c e lla y su a p lic a c ió n p o r p a rte d el A lm a al p r o ­
ceso de e sc ritu ra d e l Espejo. La im a g e n del rey A lejan d ro , q u e la d o n c e ­
lla se ha h e c h o p in ta r, es la re p re s e n ta c ió n d el a m o r q u e la tie n e «presa»
y q u e le p e r m ite «soñar» al rey, a p ro p ia rse d e él; el lib ro d e M a rg a rita , q u e
refleja «el a m o r d e D io s e n algu n as d e sus form as», re p re se n ta en c a m b io
la lejan ía in fin ita q u e se estab lece e n tre el im p o sib le c o n s u e lo del alm a
p o r sí m ism a y el lu g a r d e D io s; e n tr e el alm a e n «tierras extrañas» y el

19
palacio del rey30. Es precisam ente de esa lejanía de lo que habla el Espejo,
una lejanía que, para alcanzar la libertad, no se debe abolir, sino recono­
cer, y que sólo el proceso dé escritura p erm ite recorrer31.

E l c a m in o al p a ís d e la li b e r ta d

Toda la escritura del Espejo parece el resultado de un largo proceso de


conocim iento y experiencia. La obra se com pone de dos partes y, aun­
que el contenido y las enseñanzas de fondo son sustancialm ente los mis­
m os, ambas partes se construyen de form a m uy distinta. El libro, dividi­
do p o r u n canto triunfal del alma en la cúspide de la experiencia unitiva
(y p o r u n p rim er explicit, que cierra la prim era parte sin dejar lugar a du­
das) está construido en form a de u n díptico asim étrico, com puesto por
dos lados de m uy diferente extensión. La prim era parte (capítulos 1 al
122) es, desde el p u n to de vista form al, u n diálogo de carácter teológico-
filosófico entre personificaciones alegóricas. La segunda parte (capítulos
123 al 139) es en cam bio m ucho más breve, y está construida en prim era
persona y casi en su totalidad en form a de m onólogo32. A través de este
díptico, M argarita m uestra el cam ino que lleva a la perfección y libertad
del alma33. En ocasiones se ha interpretado la diferencia entre las estrate­
gias narrativas de ambas partes (uso del diálogo / tercera persona / ale­
goría en la prim era; frente al uso del m onólogo / prim era persona / pre­
sencia del yo de la autora en la segunda) com o u n signo del carácter más
claram ente autobiográfico de los últim os diecisiete capítulos frente al ca­
rácter de tratado m ístico-filosófico de los prim eros 122. Y, sin embargo,
en cierta m anera se puede interpretar a la inversa: m ientras que la prim era
nos p one ante el proceso in te rio r de la autora indisociable del propio ac­
to de escritura que plasma u n pensam iento teológico-filosófico, la se­
gunda se nos descubre no com o u n relato de experiencias, sino com o un
verdadero tratado m istagógico34.
Pero las imágenes de ese díptico asim étrico, form ado p o r la prim era y
segunda parte, están sutilm ente entrelazadas en u n ju eg o de reflejos, ecos
y refracciones que reenvían al lector constantem ente de una a otra35. El
Alma libre de los prim eros capítulos y la voz en prim era persona de los
últim os están relacionadas p o r una suerte de identidad sobreentendida.
E n la segunda parte, p o r ejem plo, el m onólogo que narra la experiencia

20
. I. M arg arita es p u e s to d e re p e n te e n b o c a del p e rso n a je d el A lm a hacia
■I Ini.il d el re la to , e n el c a p ítu lo 1.33. D e l m is in o m o d o , el d iá lo g o d e p e r-
• a ni icacío n es a le g ó ric a s de la p r im e r a p a rte se ve s ú b ita m e n te in te r r u m ­
pido p o r la p o te n te voz d e u n n a r r a d o r q u e se id e n tific a c o n la a u to ra y
que se abre paso p a ra h a b la r d el a c to d e e sc ritu ra c o m o p ro c e so de lib e -
i .u ion en los c a p ítu lo s 96 y 97.
Y es ju s ta m e n te e n estos c a p ítu lo s d o n d e e n c o n tra m o s u n a refle x ió n
i. crea d e las ra z o n e s p ro fu n d a s y c o n tra d ic to ria s q u e h a n llevado a M a r­
garita a o b je tiv a r sus e x p e rie n c ia s in te le c tu a le s y e sp iritu ales. Se ha d is-
■n iíd o m u c h a s v eces so b re el sentid© a u to b io g rá fic o o n o d e estas líneas,
.obre su c o n te n id o sim b ó lic o o literal, so b re su significad© a le g ó ric o -e s -
p iritu a l o de in tro m is ió n de la a u to ra e n su o b ra. Per®, a le g ó ric o o no, lo
im p o rta n te es el ex p re siv o r e c o n o c im ie n to d el p ro p io p ro c e so vital y de
ii relació n c o n la e sc ritu ra . Pues s ú b ita m e n te M a rg a rita , ro m p ie n d o el
iiim ® d e su re la to , d a n d o u n b ru s c o v iraje a su té c n ic a n arra tiv a , a b a n ­
d o n a a sus p e rso n a je s y. u sa n d o la te rc e ra p e rso n a , da c o m ie n z o a u n a h is­
to ria so b re la « m e n d ic a n te criatu ra» q u e e sc rib ió el Espeja*'.
Es c o m o si, d e p ro n to , M a rg a rita h u b ie ra sentid® la n e c e sid a d d e e x ­
presar su p u n to d e p a rtid a y las ra z o n e s q u e la llevaron a e sc rib ir «sobre
lo q u e nada p u e d e decirse». Y n o s d ic e así q u e en su b ú sq u e d a del c a m i­
no de la lib e rta d , in ir é h acia fuera, b u s c ó a D io s en su c re a c ió n , y lo b u s-
c o tal c o m o ella q u e ría verlo, mas n o e n c o n tr é nada; e n to n c e s se p u so a
pensar y ese p e n sa r la c o n d u jo al fond® n o d al del e n te n d im ie n to y desde
allí p e n só q u e e sc rib iría . El e sc rib ir p o r ta n to n a c e d e u n a in te rio riz a c ió n ,
de u n a b ú s q u e d a q u e fracasa m ie n tra s in te n ta hallar u n esp ejo e n el m u n ­
d o y a h o ra , in v irtie n d o el p ro c e so , ensaya ser ella m ism a en su escritu ra
un esp ejo d e lo d iv in o , u n carral. Al h ac e rlo , sabe q u e sig n e m e n d ig a n d o
y presa de sí m ism a q u e r ie n d o d e c ir lo q u e n o p u e d e d ecirse, p e ro a p e ­
sar de ello n os d ic e q u e ju s ta m e n te a h í, e n la palab ra, e n c o n tr ó el p u n to
de p artid a de su c a m in o , la fo rm a d e a c u d ir «en su p ro p io so co rro » para
p o d e r «alcanzar la cú spide» d e l esta d o d e lib e rtad . ¿Está d ic ie n d o M arg a­
rita q u e la e s c ritu ra del Espejo c o n s titu y ó p ara ella el m o d o m ism o q u e le
c o n d u c e a la u n ió n m ística q u e c a ra c te riz a al A lm a a n o n a d a d a , vacía de
si en la p u ra nada? Si así es, tal v e z su o b stin a d a v o lu n ta d d e d ifu n d ir su
lib ro an tes y d e sp u é s d e la c o n d e n a d e V ale n c ien n es, su b ú s q u e d a de re ­
fre n d a c ió n y su firm e z a a n te el trib u n a l de la in q u is ic ió n tie n e n q u e ver
c o n esa e s c ritu ra d el Espejo e n te n d id a c o m o u n a ab so lu ta n e c e sid a d de

21
cum plim iento interior que al m ism o tiem po quiere ser, tiene que ser, co­
m unicado a los demás37.
Pues E l espejo de las almas simples es, in dependientem ente de cuánto
tenga de experiencia de su autora, una obra didáctica. Es un tratado mís­
tico, m istagógico, que pretende com unicar a otros y otras esa experien­
cia, y que pretende enseñar desde ella. Para hacerlo, introduce al lector
en una especie de laberinto espiral que le arrastra en una progresión al
tiem po ascendente y descendente. El Espejo es una escalera, pero en m o ­
do alguno un cam ino lineal y p o r etapas. El discurso de M argarita, al
igual que el cam ino del alma hacia D ios, no asciende linealm ente, sino
que progresan ambos a través de u n m ovim iento argum entativo y lin­
güístico circulares, en u n ju e g o espiral de proxim idad y distancia38. E n él
la palabra rem onta la escalera de caracol de un to rreó n de conocim iento
desde cuyas ventanas, al pasar ante ellas, se contem pla siem pre el mismo
paisaje, pero cada vez desde u n nivel distinto, desde una perspectiva su­
cesivam ente renovada y con u n h o rizo n te más am plio39.
M argarita com ienza su libro anunciando que existen siete estados y
prom etiendo que habrá explicado antes de que acabe el libro cóm o se lle­
ga del prim ero al séptim o40. Y efectivam ente, a lo largo de su obra, da a
conocer la existencia de esa «escalera de perfección» y la form a de reco­
rrerla. Sin embargo, ju n to a la estructura de la escalera, inserta en una tra­
dición espiritual plurisecular que h u n d e sus raíces en san Agustín, M ar­
garita introduce una segunda estructura que se articula con la de la
escalera y que tiene u n carácter «descendente». Esta se com pone de tres
m uertes: la m uerte al pecado, a la naturaleza y al espíritu, y de dos «caí­
das» asociadas a esta tercera m uerte: la caída de las virtudes en A m or y la
caída de A m or en N ada41.
Esos estados, m uertes y caídas se organizan en to rno a dos grandes re­
gím enes, a dos leyes, a dos gobiernos: el de R azó n que tiene bajo su so­
beranía los cuatro prim eros estados y las dos prim eras m uertes, y el de da­
m a A m o r de la que dependen y viven directam ente las almas a partir del
quinto estado, aquellas que han traspasado la frontera con la tercera m uer­
te, liberándose del dom inio de R azó n , cayendo de R a z ó n (señora de las
virtudes) en A m or y de A m o r en N ada. Al prim ero, al régim en de R a ­
zón, pertenece «Santa Iglesia la pequeña», en la que está incluida la Igle­
sia institucional, y al segundo, al de A m or, pertenece «Santa Iglesia la
grande», form ada p o r esas almas libres. U n o y otro gobierno no son sin

22
e m b a rg o c o n tra rio s , p e ro el d e A m o r está p o r e n c im a d el d e R a z ó n y n o
J e p e n d e d e él, d e tal m a n e ra q u e M a rg a rita dirá d el alm a lib re q u e: está
por encima de la ley, no contra la ley42.
D e este m o d o , q u ie n e s h a n m u e r to al p e c a d o y a la n a tu ra le z a viven
J e la v id a e s p iritu a l e n el c u a rto e sta d o d e gracia. A a lg u n o s d e e n tre es-
las g e n te s e s p iritu a le s M a rg a rita les lla m a «perecidos» p o r q u e p e re c e n en
el c o n v e n c im ie n to d e q u e n o hay e sta d o m e jo r; o tro s, e n c a m b io , y a és­
tos d irig e M a rg a rita e x p líc ita m e n te su lib ro , se h allan sólo «extraviados»
en la v ida d e l e s p íritu , p u e s d e s c o n o c e n el re c to c a m in o hacia la lib e rta d ,
m as saben q u e d e b e n b u scarlo . Q u ie n e s h a n m u e r to al e s p íritu , e n c a m ­
bio, viven d e A m o r, son libres, se e n c u e n tr a n a n o n a d a d o s, v a ciad o s d e sí
e n el q u in to e sta d o de g racia, d o n d e el alm a se ha convertido en nada, lo tie­
ne todo y por ello no tiene nada, lo quiere todo y no quiere nada, lo sabe todo y
no sabe nada4'.
A M a rg a rita le in te re sa so b re to d o e n s e ñ a r c ó m o se alcan za ese esta­
do, es d e c ir, m o s tra r el paso e n tre a m b o s re g ím e n e s, el d e R a z ó n y el de
A m o r, q u e es a la vez el de la m u e r te al e sp íritu y el q u e a sc ie n d e del
c u a rto al q u in to nivel d e p e rfe c c ió n . P o r ello el Espejo hab la p o c o d e la
escalera en su to ta lid a d y n o se d e tie n e p o r m e n o r iz a d a m e n te en sus p e l­
d añ o s (dcyrezj, sin o q u e en la p rim e ra p a rte d e su d íp tic o d e s c rib e con
detalle el m o d o d e se r del A lm a sim p le y a n o n a d a d a y d esp lieg a sistem á­
tic a m e n te c u a n ta s o b je c io n e s p u e d a p o n e r a ella R a z ó n , re b a tié n d o la s
c o n los a rg u m e n to s d e A m o r. F n la se g u n d a p a rte , en c a m b io , p o n ie n d o
c o m o e je m p lo su p ro p ia e x p e rie n c ia , se c e n tra en las p rácticas m e d ita ti­
vas y c o n te m p la tiv a s q u e d is p o n e n al A lm a e x trav iad a en el c u a rto esta­
do a tra n s fo rm a rs e en esa A lm a libre, d e sn u d a y a n o n a d a d a , p ro p ia del
q u in to y c ap az d e la e x p e rie n c ia del sex to . A m bas p a rte s, c o m o h e m o s
visto, se c o m p le m e n ta n , p o r eso es im p o r ta n te , para e n te n d e r a M a rg a ri­
ta, o b se rv a r c ó m o ex p resa el c o ra z ó n d e su e n se ñ a n z a , esto es: la travesía
de la fro n te ra e n tr e R a z ó n y A m o r, e n la p rim e ra y s e g u n d a p a rte d e su
Espejo.
E n la p rim e ra p a rte , la q u e se a b re c o n la h isto ria d e A le ja n d ro , c o m ­
p a re c e de in m e d ia to y e s p lé n d id a m e n te fo rm u la d o el te rn a , q u e ya re c o ­
gían a u n q u e d e fo rm a m e n o s clara y sistem ática H a d e w ijc h d e A m b eres
y M a tild e d e M a g d e b u rg o , d e la d e s p e d id a lib e ra d o ra d e las V irtu d e s44,
esto es, la caíd a d e las V irtu d e s en A m o r. E l A lm a, q u e va a p ro ta g o n iz a r
esta p a rte d e l Espejo, es el A lm a lib re q u e h a sido esclava d e las V irtu d e s
oor m ucho tiem po, m ientras se hallaba bajo el dom inio de R azó n esfor­
zándose en su práctica. A hora, en cam bio, se aleja de esa servidum bre
gracias a la señoría de A m or. C elebrándolo, entona un o de los más fa­
mosos fragm entos poéticos del Espejo: Virtudes, me despido de vosotras para
siempre...45, que constituye además la base de uno de los artículos conde­
nados en el proceso.
N o se trata, com o interpretara el tribunal que ju zg ó a M argarita, de
que las almas anonadadas obren al m argen de toda virtud, sino, com o
muy bien explica A m or respondiendo a las insistentes preguntas de R a ­
zón escandalizada p o r este poem a, que el alma vacía de sí, consciente de
su nada, no obra p o r sí misma ni bien ni mal, pues ha abandonado toda
obra, el conocimiento de mi nada —hace decir M argarita al Alma—me ha da­
do todo, y la nada de ese todo me ha quitado la oración y la plegaria45. Y sin em ­
bargo, no hay quietism o en ese n o -o b rar p o r sí mismas, pues se dice de
:ales almas que podrían gobernar un país si juera necesario, y [lo harían] todo
sin ellas mismas47. U na y otra vez vuelve A m or sobre el tem a intentando
aclararle a R azó n el sentido de la despedida de las V irtudes. Al escribir
así, ¿era consciente M argarita del peligro de ser mal com prendida? ¿Sen­
da la am enaza que había de cristalizar en París en 1309? Es posible, pero
tío sólo. M argarita insiste en la interpretación de esa «despedida» porque
en ella, com prendida en su sentido profundo, se encuentra el um bral de
ia experiencia mística que se resuelve a partir de aquí en to rn o a las dos
raídas (de las V irtudes en A m or y de A m or en Nada) que llevan al alma
al quinto estado.
Por encim a de este quinto hay, sin embargo, todavía dos estados, el
sexto y el séptimo. D e este últim o nada dice, excepto que no pertenece
a este m undo, pues lo guarda Am or en su interior para otorgárnoslo en la glo­
ría eterna48. D el sexto, sin em bargo, sí que habla, y es en él en el que el
alma se convierte p o r com pleto en u n espejo. D escribiendo los siete es-
:ados de su escalera en el capítulo 118 ha dicho del quinto que es aquel
en el que el Alma se reduce a nada: Ahora el Alm a es nula, pues ve por la
ibundancia de conocimiento divino su nada que la anula y la reduce a nada', em -
aelesada en ese conocim iento y asentada en el fondo sin fondo del abis­
mo, el Alma cae de Amor en nada, nada sin la cual no podría ser toda. Y es tan
profunda la caída, si es verdadera caída, que el Alma no puede levantarse de ese
abismo, ni debe hacerlo, sino que al contrario debe permanecer en él, y la visión
.le ese estado le arrebata voluntad y deseo de obras de bondad, por ello se ha-

24
ILi en repose, en posesión de un estado de libertad que la reposa de todas las co-
mis por su excelente nobleza4'’. M a rg a rita so stie n e e n to n c e s q u e só lo d esd e
este estad o es p o s ib le la ilu m in a c ió n del se x to , el cual m ás q u e u n estad o
es u n in s ta n te sin tie m p o , «un m o v im ie n to » dirá M a rg a rita , e n el q u e el
relám p ag o d e D io s se refleja en el e sp e jo d el A lm a. E l sexto estado —e sc ri­
bí— es aquel en el que el A lm a no se ve, p or mucho que posea un abismo de hu­
mildad en sí misma; ni ve a Dios, por grande que sea su altísima bondad. Sino
que Dios se ve en ella en su majestad divina, in s ta n tá n e a m e n te , p u e s esc Lc-
josccrca, que llamamos relámpago a la manera de una abertura que se cierra apre-
sunidamente, rapta al A lm a del quinto estado y la introduce en el sexto mientras
dura su obra y de este modo ella es otra; pero poco le dura ese ser en el sexto es-
lado, pues es devuelta al quinto. Y no es maravilla, dice A m o r; pues la obra del
relámpago, mientras dura, no es otra cosa que el atisbo de la gloria del A lm a , liso
no permanece en ninguna criatura por espacio más largo que el de su movimiento'".

La se g u n d a p a r te del d íp tic o del Espejo tra n sm ite id é n tic a en señ an za.


I os b reves c a p ítu lo s q u e sig u e n al p r im e r explicit, y q u e van del 123 al 139,
llevan p o r títu lo g e n e ra l: A q u í siguen algunas consideraciones (regars)5' para
aquellos que se hallan en el estado de los extraviados y preguntan por el camino
id país de la libertad"4. D esd e m u c h o s p u n to s d e vista, esta se g u n d a p a rte
tie n e u n c a rá c te r d is tin to al d e la p r im e r a . M a rg a rita co n fiesa e n las p r i­
m eras líneas q u e q u ie re h a c e r estas « co n sid eracio n es» p o rq u e a ella le fue­
ron ú tiles en el tie m p o en q u e p e r te n e c ió a los e x trav iad o s cuando vivía de
leche y papillas y aún hacía el tonto5'. Se d e fin e a sí m ism a en a q u e l e n to n ­
ces c o m o u n a d e sc a rria d a sin sen d a n i c a m in o en busca del «país d e la li­
bertad». R e la n z a a p a r tir d e a q u í el itin e r a r io c o m p le to del Espejo, p ero
lo h a c e a h o ra al m a rg e n del la b e rin to espiral q u e re c o rre la p rim e ra p a r­
te del libro. C o m p o n e u n esp ecie d e c o m p e n d io siste m á tic o q u e es en sí
m ism o u n a m ira d a so b re su p ro p ia e x p e rie n c ia , tra d u c id a en e je m p lo , y
d irig id o —n o s d ic e — a aquellas y a q u e llo s q u e están d o n d e ella estuvo,
b sencial en esta se g u n d a p a rte es el c o n v e n c im ie n to q u e p a re c e in v a d ir el
te x to de q u e a q u e llo s le c to re s u o y e n te s a q u ie n e s habla y para q u ie n e s
esc rib e M a rg a rita están llam ad o s a la u n ió n p e rfe c ta c o n D io s y q u e la
m eta d e su e s c ritu ra es, p o r ta n to , f o m e n ta r en ellos la tra n s fo rm a c ió n u l­
te rio r. Las a m b iv a le n c ia s o las d u d as a c e rc a d e la a d e c u a c ió n d e su a u d i­
to rio q u e im p re g n a b a n la p rim e ra p a r te d e l Espejo h a n d esap arecid o , y
M arg arita se d irig e a h o ra a q u ie n e s, c o m o ella u n día, se e n c u e n tra n en

25
la vida del espíritu en el cuarto estado de gracia. N o busca una com ­
prensión teórica, sino una vivencia interior. N o una com prensión por
Entendement de Raison, sino una com prensión desde el Entendement d’A -
mour, allí donde conocim iento y am or son sólo u n o 54. El objetivo no es
m eram ente didáctico, sino propiam ente mistagógico.
Destinadas a ser retenidas, m em orizadas tal vez, y en todo caso pues­
tas en práctica, estas últimas páginas del Espejo se ordenan según una ló­
gica visible. El texto se divide claram ente en tres secciones de siete, tres
y siete capítulos respectivam ente, división que no carece de connotacio­
nes co n el sim bolism o ascendente y descendente de los siete estados de
gracia y las tres m uertes: la prim era sección contiene siete «considera­
ciones» sobre las Escrituras. La segunda, tres «consideraciones» sobre el
abism o de D ios y el A lm a que acom pañan las dos caídas. Y finalm ente
la tercera consta de siete reflexiones sobre las almas extraviadas y las ano­
nadadas.
Los siete prim eros capítulos (123-129) enfocan e ilum inan sucesiva­
m ente siete imágenes en form a de m editación sobre las Escrituras: los
Apóstoles, M aría M agdalena, Juan Bautista, María, la Encarnación, la Pa­
sión y finalm ente el ser de los Serafines. Por un lado, las siete «conside­
raciones», útiles sólo para quienes aún se hallan en la vida del espíritu, se
plantean com o prácticas meditativas y contemplativas concretas que, se
nos dice, fueron llevadas a cabo u n día p o r aquella que escribió el libro;
se escenifican así en form a de u n m onólogo (o de un diálogo del alma
consigo misma) donde las expresiones je regarday, je contemplay, je deman-
day a ma pense indican el carácter introspectivo de este ejercicio. Las Es­
crituras son aquí la guía del alma extraviada, que al contem plarse en este
Speculum Scripturae avanza paso a paso hacia su propia liberación55. Por
otro lado, las siete «consideraciones», en su núm ero y en su contenido,
parecen aludir a una teología del ascenso que, haciéndose eco de los sie­
te estados de la escalera de gracia, plantea el cam ino de la perfección del
alma56. N o en vano cierra la serie meditativa la contem plación del ser de
los Serafines (imagen especular del alma anonadada) que son p o r com ­
pleto u n o con la voluntad divina. Este séptim o capítulo además acaba con
una recapitulación sobre las siete «consideraciones» para los extraviados,
com o si M argarita quisiera grabar perfectam ente en la m em oria de sus
oyentes esta teología del ascenso interiorizada en las prácticas meditativas.
Pero no basta. D e pronto M argarita da un giro a su discurso. En las

26
lies « co n sid eracio n es» sig u ie n te s su m ira d a e n fo c a u n a im a g e n q u e se in -
iini.iba ya en las m e d ita c io n e s a n te rio re s . P e n e tra en el n u d o d e sus e n -
■i n.mzas: el v e rd a d e ro c a m in o es la caíd a'’'. E l c u m p lim ie n to del c a m in o
d. l alm a se halla en la c o m p re n s ió n d e Ja d istan cia in c o n m e n s u ra b le , d e
la lejanía in a b o rd a b le q u e separa los a b ism o s d e D io s y el a lm a , d e Cal m o ­
d o q u e el alm a q u e ha c o n te m p la d o la escalera a sc e n d e n te e n el Speculum
S, úpturae d e s c u b re a h o ra s ú b ita m e n te la in so n d a b le p ro fu n d id a d del d e s-
. ru so . Los c a p ítu lo s 130-132 d e s c rib e n ese d e s c u b rim ie n to q u e se sitúa
.■ii el u m b ra l e n tr e el ré g im e n d e R a z ó n y el de A m o r, e n tr e el c u a rto y
.■I q u in to estad o , e n tre el e x tra v ío y el a n o n a d a m ie n to . M a rg a rita lo e x ­
plica e n el c a p ítu lo 130 c o n tr a p o n ie n d o a D io s y el A lm a a trav és d e u n a
■■crie d e a n títe sis rig u ro s a m e n te s im é tric a s q u e acab an p o r c o n v e rtirse
p rá c tic a m e n te e n u n a letan ía; la p alab ra p ro g resa en un crescendo d e p o ­
derosa fu erza p o é tic a y ta m b ié n n e m o té c n ic a 5*.
Y así, c o n su m a d e lic a d e za , e n ios d o s sig u ie n te s c a p ítu lo s relata su lle­
vada a la fro n te ra d e lo p en sa b le y a la p ro fu n d id a d in so n d a b le del a u to -
. o n o c im ie n to , d el q u e su rg e n tres te rrib le s p re g u n ta s im a g in a ria s q u e la
sitú an e n el n ú c le o d e su yo. q u e la sitú a n —d ic e ella— en el lugar de Dios;
v sólo d esd e a h í, d esd e el c e n tro d e sí m ism a , d o n d e d ic e q u e se am a y
se p o see p o r c o m p le to , p u e d e d a r u n a re sp u e sta y p u e d e , e n u n a c to de
asom b ro sa lib e rta d , r e n u n c ia r a D io s p o r D ios: Después de esto consideré
pensando (reg ard ay en p e n sa n t) como si él me preguntase cómo m e comportaría
•i supiese que le pudiera complacer más que yo amase a otro más que a él [...].
I riego me preguntó cómo me comportaría si fuera posible que él pudiera amar a
otra más que a n ú |. . . |. A u n más, me preguntó qué haría y cómo m e comportaría
si Juera posible que él pudiera querer que otro me amase más que él mismo™. Y
estas tres te rrib le s p re g u n ta s q u e D io s le fo rm u la al A lm a"’ so n la ú ltim a
v decisiva p ru e b a a la q u e d e b e e n fre n ta rs e en «angustia m o rta l» : Hti eso
desfallecía pues no podía responder a ninguna de estas tres cosas, ni negarlas ni re­
plicarlas. |...| Y yo estaba lau a gusto y m e amaba lauto con él que me era im ­
posible contenerme n i hallar en n ú la manera |. . . |. Ahora os diré qué respondí. Le
dije a él, de él, que quería probarme en todo. ¡A h !, ¿qué digo? C iertam ente no
dije una palabra. H l corazón libró esta batalla, él solo respondiendo cu angustia
mortal que quería alejarse de su amor, en el que había vivido y pensaba que ha­
bía de vivir largamente; pero puesto que era asi que por suposición pudiera darse
que él quisiera esto y era necesario querer todo su querer, así le respondí y le dije:
|...J S i tuviera, con la creación que me habéis dado, lo mismo que vos tenéis; se-

27
ría, Señor, por tanto, igual a vos excepto en una cosa: que podría cambiar mi vo­
luntad por la de otro —cosa que vos no hacéis, puesto que vos queréis sin condición
estas tres cosas que tan penoso me lia resultado sobrellevar y aceptar—, y si yo su­
piera, sin duda alguna, que vuestro querer lo quería sin disminuir en nada vues­
tra divina bondad, también yo lo querría, sin querer nunca nada más. Y así, Se­
ñor, mi voluntad llega a su fin con esta declaración; por ello mi querer es mártir y
mi amor, martirio: vos lo habéis llevado al martirio; su imaginar ha tocado fin.
M i corazón imaginaba que iba a vivir siempre de amor por el deseo de mi buena
voluntad. Ahora en cambio ambas cosas han acabado en mí y me han hecho salir
de mi infancia61.
La respuesta de M argarita, que parece abismarla en la más profunda de
las caídas, es la noche oscura del alma en la que se halla oculto el secreto
que la «hace salir de la infancia». Pues el reconocim iento de la distancia
infinita, de la incom prensibilidad de la impensable lejanía del todo de
Dios y la nada del alma es, com o ha dicho innum erables ocasiones en la
prim era parte del Espejo, el verdadero «más» del alma y la puerta al país
de la libertad62. E n esta segunda parte la enseñanza se repite: es la caída
de am or en nada, la m uerte de am or y voluntad, la que abre el camino,
y entonces —dice M argarita en la prim era línea del capítulo siguiente (132)—
apareció el país de la libertad. Y dama A m or (a la que M argarita ha hecho
decir de sí misma que es D ios y de la que ahora ella nos dice que muchas
veces la ha hecho salir de sus sentidos y que al final le ha dado muerte)
viene al Alma, entonando u n bello canto en el que se le ofrece por com ­
pleto, y le invita a confesar su voluntad. Pero el Alma le responde que no
quiere absolutam ente nada: Entonces respondí, después que yo ya era pura na­
da: ¡Ah! ¿ Y qué voy a querer? La pura nada no tuvo nunca voluntad, no quie­
ro nada. Nada me importa la bondad de [dama] Amor, nada me importa por tan­
to cuanto es suyo. Está colmada de sí misma. Ella es, nada es si no es de ella; por
eso digo que eso me sacia por completo y me basta“ .
Y es precisam ente la absolutez de esa experiencia de la nada del Alma
la que se abre al esclair, ese relámpago divino al que tam bién ha llamado
Loingpres, «Lejoscerca», y que ahora la ilum ina p o r com pleto: Entonces em­
pecé a salir de la infancia y mi espíritu fu e envejeciendo cuando murió mi querer,
acabaron mis obras y aquel mi amor que me hada tan bonita. Pues el derrama­
miento del divino amor, que se mostró ante mí por luz divina, me mostró de re­
pente en un relámpago altivo y horadador a él y a mí. Es decir: a él tan alto y a
mí tan baja que no pude ya ponerme en pie ni valerme por mí misma; de ahí na-

28
.<>• lo mejor de mi. S i no lo entendéis, no puedo hacer nada. E s obra milagrosa de
/.; ./iic nada puede decirse sin m en tí/'4.
A través d e su tra ta d o d e m ista g o g ía , y en u n esfu erzo c re c ie n te , M a r -
. 1 1 i i,« ha c o n d u c id o la m e d ita c ió n y la c o n te m p la c ió n del A lin a llevan -

dol.i al lím ite d e lo c o m u n ic a b le . Y en ese lím ite se c ie rra el c a p ítu lo 132,


!*•!<> n o el tra ta d o m ism o . M a rg a rita re c a p itu la to d av ía en los siete ú lti­
m a s y breves a p a rta d o s de su Espejo. V uelve so b re las alm as «extraviadas»
las «an o n ad ad as» . E n este m u n d o , e s c rib e , encontré muchos de los que p e ­
te, en en los apegos del espíritu, cu las obras de virtudes, cu. los deseos de buena
rolnlitad; encontré pocos de los noblemente extraviados y aún menos de los libres,
■■ decir, de los que viven en la vida liberada y que son como este libro dice1". El
m o d o de ser d e esto s ú ltim o s es, c o m o se n o s lia d ic h o al p r in c ip io del
Idpejo, difícil d e e n te n d e r para a q u e llo s q u e n o son eso m is m o q u e e n -
i Mu d e n 1’'’. P o r e llo estas alm as n o p u e d e n ser c o n o c id a s y S an ta Iglesia de
lu c h o n o las re c o n o c e . Pero so n y está n en este m u n d o ; h a n a b a n d o n a ­
do a las v irtu d e s y sus leyes, si b ien las v irtu d e s les sirv en p e rfe c ta m e n te
•i ellas67; h a n a b a n d o n a d o to d a obra"*, p e ro la vida d e tales alm as p u e d e ser
p e rfe c ta m e n te a c tiv a , p u e s so n solas en iodo y comunes en lodo1'’: lian v u e l­
to a su v e rd a d e ro s e r q u e es el ser p rim ig e n io '" de m o d o q u e h a b ie n d o
ing resad o a la s im p le D e id a d ese sim ple ser cumple en el A lm a por caridad
.multo el A lm a cumple7'. Se e n g a ñ a n p u e s las alm as ex trav iad as c u y o ap e g o
al e sp íritu les a rre b a ta la p ro fu n d id a d d el a b ism o y p o r ello permanece en
las obras72. ¡Ciiuíu largo es el camino!, e x c la m a M a rg a rita , y a d v irtie n d o de
los p e lig ro s q u e lo a c e c h a n , insta a las alm as q u e están d o n d e ella e stu v o
a esforzarse p o r a v a n z a r en él p u e s si consideráis y contempláis esto conecta-
mente —e sc rib e c e r r a n d o esta se g u n d a p a rte d e su lib ro esta mirada hace
■■er simple al A lm a 1'.
M a rg a rita ha d ic h o en la p rim e ra p a r te del Espejo q u e e sc rib ió para
a c u d ir en su p ro p io so c o rro . ¿ P o r q u é e s c rib e la se g u n d a p a rte ? Al re c o ­
rre r c o n a te n c ió n las ú ltim a s p á g in a s del lib ro, es p o sib le s o s te n e r q u e
M a rg a rita lo e s c rib e p ara e n tre g a r a o tro s y a o tras u n a e n se ñ a n z a d e v i­
da. para o fre c e r a trav és d e la p re d ic a c ió n u n a filosofía d e la e x p e rie n c ia .
Y lo h a c e e n fo r m a d e m a n u a l m is ta g ó g ú o. A esa v o lu n ta d d e r e to r n o se
le ha d a d o el n o m b r e d e « d escen so ilu m in a d o » y se h a c o m p r e n d id o c o ­
m o la cim a de la e x p e r ie n c ia m ística, p u e s la altura a la q u e h a n a sc e n d i­
do las alm as q u e «son a q u e llo q u e e n tie n d e n » les p e r m ite el d e sc e n so q u e
tra n sfo rm a la e x p e r ie n c ia m ística en palabra'"1. Tal es, yo creo , el tra sfo n -

29
do de la mistagogía del Espejo: más arriba no se puede ascender (aler), ni más
profundo descender (analer), ni se puede estar más desnudo75.

La r e c e p c i ó n d e E l espejo

A m ediados o finales de 1308 M argarita llegaba detenida a París. Ape­


nas unos meses más tarde regresaba a la ciudad aquel al que todos llama­
ban vir phantasticus. R a m ó n Llull, expulsado de Bugía, náufrago ante las
costas de Pisa, se había detenido u n tiem po en la ciudad de a Toscana y
tam bién en su rival ligur, la república de Genova. E n 1308, procedente de
Italia, llega a M ontpellier y Aviñón, donde abandonando R o m a acaba de
trasladarse el papa C lem ente. D e la corte pontificia, ya en 1309, se trasla­
da a París para p erm anecer ahí hasta el concilio de V ienne que finalm ente
daría com ienzo en 1311. A orillas del Sena, una vez más, Llull, que por
entonces cuenta ya con 77 años, enseña su ciencia a los m édicos y ju ris­
tas, lo hace tam bién en la U niversidad ante cuarenta teólogos que esta vez
aprueban su doctrina, no sólo por razón de su filosofía —reza la Vita coetánea—,
sino más aún por los principios y reglas de la santa teología. D urante su estan­
cia en la ciudad vive en el vico Bucceriae (la R u é de la B oucherie) que to ­
ca prácticam ente la Place de Gréve. E n abril de ese año de 1309, buena
parte de los mismos teólogos que habrán de aprobar su doctrina, conde­
nan los artículos del Espejo extraídos p o r el inquisidor G uillerm o. ¿Q ué
debió pensar de todo lo que estaba sucediendo en París ese místico, in­
cansable predicador de su A rte revelado, que escribía, com o M argarita y
sus predecesoras, teología en su lengua m aterna? ¿Q ué debió sentir ante
acontecim ientos com o el proceso, el ju icio y la sentencia a m uerte de la
beguina, de los que sin duda tuvo noticia? ¿D iscutió sobre el asunto con
sus vecinos de las facultades de Artes y Teología? ¿Llegó a conocer el Es­
pejo? ¿Estaba tal vez en la Place de Gréve el 1 de ju n io de 1310?76
Q u ie n seguram ente no estaba allí, pero sí conoció y m uy probable­
m ente leyó con atención el libro de M argarita, fue el más grande de los
teólogos parisinos de la época, dom inico, escritor de importantísim as
obras en latín y tam bién en alemán, y extrem adam ente sensible a los lo­
gros de la mística fem enina del siglo XIII: el M aestro E ckhart. C om o ha
escrito R o m an a G uarnieri, E ckhart p u d o conocer el Espejo durante su
estancia en París en 1302-1303, cuando coincidió allí con su colega de en-

30
ir iu n z a en la S o rb o n a , G o d e fro i d e F o n ta in e s , e n el h ip o té tic o caso de
que la a p ro b a c ió n d e este m a e stro en te o lo g ía n o h u b ie r a te n id o lu g a r en
l '■06 s in o a n te s77. M u c h o m ás p ro b a b le , sin e m b a rg o , es q u e el libro lle­
gara a sus m a n o s e n 1311. E n tr e los a ñ o s 1303 y 1311, es d e c ir c u a n d o tie ­
nen lu g a r to d o s los su ceso s d ra m á tic o s q u e afectan a M a rg a rita y a su li­
bro, el M a e stro , q u e h a to m a d o a su c a rg o el c u id a d o d e c in c u e n ta
■oliven tos y u n t e r r i t o r i o d e o n c e n a c io n e s e n tre H o la n d a y M a g d e b u r-
g<>, se halla in m e r s o en u n p e r ío d o d e in te n s a a c tiv id a d en la d ire c c ió n
e sp iritu a l, fu n d a c ió n d e c o n v e n to s y o r g a n iz a c ió n d e c a p ítu lo s p ro v in c ia ­
les, p e ro en 1311 el c a p ítu lo d e los d o m in ic o s re u n id o e n Ñ a p ó le s dis­
pensa a E c k h a rt d e sus o b lig a c io n e s y lo en v ía a París p a ra o c u p a r d e n u e ­
vo tina cátedra™ . E n la c iu d a d del S e n a se instala en el c o n v e n to d o m in ic o
de S a in t-Ja c q u e s. E n ese m is m o c o n v e n to vive el In q u is id o r y ta m b ié n
d o m in ic o G u ille r m o d e París; allí e s tu v o el a ñ o a n te r io r el c e n tro del
p ro ceso c o n tra la b e g u in a , allí p u d o c o n o c e r E c k h a rt el l i s o h e c h o en
V 'ienne d e las actas de ese p ro c e so en la c o n d e n a de los « o c h o errores» del
l ibre E sp íritu ; tal v ez p u d o a p ro p ia rse allí d e lin o d e los m a n u s c rito s re ­
q u isad o s en París y d e p o s ita d o s ju s ta m e n te en ese c o n v e n to , tal vez lo le­
vó allí, tal vez se lo lle v ó c o n s ig o a E stra sb u rg o al p a rtir e n 1313''’. Lo q u e
sab em o s c o n c e rte z a es q u e e n el c o ra z ó n d e a lg u n o s d e los s e rm o n e s ale­
m anes del M a e stro , e sc rito s ju s ta m e n te d e sp u é s d e estas fech as, resu en an
co n fu e rz a los e c o s d e a lg u n o s pasajes d e l Espejo’"'. E n p a r tic u la r el ser­
m ó n 52, ese Beoti ponpcres spiritu en el q u e el h o m b re p o b re q u e alcan za­
rá el re in o d e los cielo s es d e fin id o c o m o a q u e l q u e n a d a q u ie re , n ad a sa­
be y n ad a tie n e . ¿ N o h abía d ic h o M a rg a rita p o r b o c a d e A m o r q u e el
alm a lib re y a n o n a d a d a lo tiene todo y por ello no tiene nodo, lo quiere todo y
no quiere nodo, lo sobe todo y no sobe nodo?"'
En to d o caso, la h is to ria d e E l espejo de los olmos simples y la d e su a u ­
tora se se p a ra n en e ste m o m e n to . A p a r tir d e 1310 la m e m o r ia d e la m u ­
jer y la d ifu sió n d e su lib ro r e c o r r e n c a m in o s d is tin to s d u r a n te v ario s si­
glos. M ie n tra s las c ró n ic a s h a b la n d e u n a b e g u in a c lé rig a o m u y e x p e rta
e n c le re c ía y, c o p iá n d o s e u n a s a o tra s , re la ta n el tris te fin d e esa m u je r
q u e h a b ía traspasado lo divino escrituro, su o b ra re c o rre O c c id e n te , c r u ­
zan d o b a rre ra s lin g ü ísticas c o m o p o c o s te x to s m ístico s en le n g u a v u lg a r de
su é p o c a y c irc u la n d o ta n to en a m b ie n te s o rto d o x o s c o m o h e te ro d o x o s.
Q u e se p a m o s, e n tr e los siglos XIV y XV, el Espejo se tra d tic e al latín ,
al ita lia n o y al in g lé s, y tal vez ta m b ié n a a lg ú n d ia le c to a le m á n . M ú lti-

31
pies indicios dejan suponer que el núm ero de copias de la obra llegó a ser
alto. R o m an a G uarnieri, que ha perseguido tenazm ente la difusión del
Espejo en los siglos inm ediatam ente posteriores a su condena, muestra có­
m o el anónim o, aunque n o siem pre fue visto con buenos ojos, se difun­
dió en el in terio r de la Iglesia, y de hecho la mayor parte de las copias de
las que tenem os noticia se localizan en m onasterios y conventos82. U na
de esas copias anónim as llegó a m anos de la reina M argarita de Navarra
y su lectura le im pactó profundam ente83. M argarita de Angulem a, her­
mana del rey de Francia, reina de N avarra entre 1492 y 1549, tuvo acce­
so probablem ente al único m anuscrito en francés que hoy conservamos
del Espejo, pues m antenía estrechas relaciones con las m onjas del conven­
to de Les M adeleines de O rleans, de donde procede la copia que ha lle­
gado hasta nuestros días. Escritora y mística com o su hom ónim a del si­
glo XIII, se refiere en sus Prisiones a los libros sobre la doctrina del am or
que le son más queridos y, hablando de la autora, para ella anónim a, de
uno de ellos, dice: ¡Oh! Quién era esa mujer atenta / a recibir ese amor que
quemaba / su corazón y el de aquellos a los que hablaba. / Bien conocía por su
espíritu sutil / el verdadero amigo al que ella llamaba Gentil / y su LejoscercaM.
D el m ism o libro dice más adelante que se trata de una obra que sigue
incondicionalm ente la in tención de la Sagrada Biblia: escrito por una mu­
jer hace más de cien años, llena de fuego / de caridad, tan ardientemente / que
nada sino amor era su argumento, / principio y fin de su palabra85.
C o m o pasó con tantas otras obras de la mística medieval, los siglos
XVII al XIX fueron siglos de olvido para el Espejo. Sólo en el siglo XX re­
nace de nuevo el interés, prim ero p o r la obra y después p o r su autora. El
texto aún anónim o se publica en 1927 en una versión parcial y m oderni­
zada basada en el m anuscrito inglés. Y de nuevo una m ujer queda atóni­
ta ante su lectura. Se llamaba Sim one W eil y, com o ha dem ostrado Lui­
sa M uraro86, im presionada p o r la grandeza de ese Miroir que ella atribuye
a un místico francés del siglo XIV, se hace eco de él en sus Cahiers d ’Améri-
que y en Nuits écrites á Londres, sus dos últimas obras, redactada la prim e­
ra entre mayo y noviem bre de 1942, y la segunda, meses antes de m orir
en 1943. Tres años más tarde, en 1946, R o m an a G uarnieri daba la noti­
cia de su feliz descubrim iento que restituiría el libro a su autora. El con­
trovertido anónim o que había circulado en diversas lenguas p o r toda E u­
ropa no era otro que aquel libro pestiferum lleno de herejías y errores,
según lo definieron quienes lo condenaron en 1309. Su autora era aque-

32
LU b e g u in a c lé rig a , p ro c e d e n te d e H a in a u t, q u e , d e sp u é s d e h a b e r h a b la ­
do en su lib ro , p e r m a n e c ió d u r a n te u n a ñ o e n las cárceles d e la In q u is i­
ción en el m ás p r o f u n d o silen cio . S e lla m a b a M a rg a rita y a rd ió viva en el
c o i.i/ó n de París, P la c e de G ré v e , el 1 d e j u n i o d e 1310.

B lanca G a rí
C a m a lle ra 2004

33
C r o n o lo g ía

1200 N ace B eatriz de N azaret en T ien en .


1206 D o m in g o de G u zm án predica en el L anguedoc.
1207 N ace M atilde de M agdeburgo.
1209 Francisco de Asís inicia su vida m endicante.
1209 Inicio de la cruzada albigense.
1211 Clara de Asís inicia su vida evangélica.
1213 M u e rte de M aría de O gnies. Jacques de V itry escribe su Vita.
1215 IV C o n c ilio de Letrán.
1216 Jacques de V itry o b tien e de H o n o rio III la au to rizació n verbal
para la form ación de com unidades de beguinas.
1233 El papa encarga el tribunal de la Inquisición a los dom inicos.
1235-1244 H ad ew ijch escribe su Libro de las Visiones.
1238-1268 Beatriz, p rio ra de N azaret, escribe su tratado Los siete mo­
dos de Amor.
1248-1249 N ace Ángela de Foligno.
1250-1260 D écada en la que p ro b ab lem en te nace M argarita Potete.
1250-1265 M atilde de M agdeburgo escribe su obra revelada.
1253 M u ere Clara de Asís.
1268 M u e rte de B eatriz de N azaret.
1270 A lb erto el G ran d e redacta su Compilado sobre los «errores del
nuevo espíritu» en la región del R íes.
1274 C o n cilio de Lyon. Prim eras resoluciones conciliares co n tra las
beguinas.
1275 Se escribe la Vida de B eatriz de N azaret.
1280 M atilde de M agdeburgo en tra en la com unidad cistercien.se de
H elfta.
1286 M argarita de O in g t em pieza a escribir su Página de meditaciones.
1294-1301 M u e rte de M atilde de M agdeburgo.
1296-1306 E l espejo de M argarita P orete es q uem ado p ú blicam ente en
Valenciennes.

35
1302-1303 E ckhart enseña en París.
1307-1314 Proceso contra los Templarios.
1308 D eten ció n en ju n io de M argarita Porete.
1308 D eten ció n en o to ñ o de G uiart de Cressonessart p o r defender a
M argarita.
1309 Llega a París R a m ó n Llull.
1309 M uere A ngela de Foligno.
1309 U n a com isión de teólogos de la Sorbona, reunida el 11 de abril,
condena quince proposiciones del Espejo.
1310 E n abril una com isión de canónigos juzga a la autora del Espejo
y concluyen que debe ser condenada com o «relapsa» y entregada al bra­
zo secular.
1310 El 10 de mayo cincuenta y cuatro tem plarios son juzgados «re­
lapsos» y dos días después m ueren en la hoguera ju n to a la puerta de St.
A ntoine en París.
1310 El inquisidor dicta la sentencia contra M argarita el 31 de mayo,
dom ingo de Pentecostés.
1310 El 1 de ju n io , en la Place de Gréve, ante el Elótel de Ville, M ar­
garita Porete m uere en la hoguera. Ju n to a ella arde su Espejo de las almas
simples.
1311 M uere M argarita de O ingt.
1311 E ckhart ocupa de nuevo su cátedra en París.
1311-1313 C oncilio de V ienne. C o n d en a de las beguinas y del m ovi­
m ien to del Libre Espíritu.

36
N o t a a la p r e s e n t e e d i c i ó n

La tr a d u c c ió n d e E l espejo de las almas simples q u e a q u í p re s e n to re­


coge e n lo fu n d a m e n ta l, a u n q u e re v isa d o , el te x to ya p u b lic a d o h a c e
diez añ o s (B a rc e lo n a 1995). E l a p a ra to c rític o en c a m b io h a v a ria d o sus-
t.m cialm e n te , a m p liá n d o s e y b u s c a n d o c o n te x tu a liz a r a M a rg a rita , sin
.m im o d e e x h a u s tiv id a d , e n el p a n o r a m a d e la m ístic a e u ro p e a d el siglo
XIII. E l e s tu d io i n t r o d u c to r io es a s im is m o n u e v o . La b ib lio g ra fía ha sido
revisada, in c lu y e n d o las a p o rta c io n e s d e la in v e stig a c ió n en la ú ltim a d é ­
cada, así c o m o las re fe re n c ia s a las fu e n te s d e la m ístic a e u r o p e a q u e ap a­
recen ta n to en la in tr o d u c c ió n c o m o e n las n o ta s al te x to . Las citas en
castellan o d e estas fu e n te s , salvo c u a n d o ín d ic o lo c o n tra rio , so n m i tra ­
d u c c ió n d e las le n g u a s o rig in a le s ta l c o m o a p a re c e n en las e d ic io n e s c rí-
licas. H e re s p e ta d o las p e q u e ñ a s d ife re n c ia s e n la f o r m u la c ió n d e lo s tí-
lulos d e los c a p ítu lo s e n el «índice» y en el e n c a b e z a m ie n to d e los
m ism o s d e sp u é s, tal c o m o fig u ra n e n el m a n u s c rito d e C h a n tilly .

H e u tiliz a d o e n el te x to y las n o ta s los sig u ie n te s sig n o s g ráfico s, siglas


y ab rev iatu ras:
(C h) = M a n u s c rito de C hantilly, M u sé e C o n d é , F XIV 26. C a tá lo g o 157.
(L) = E d ic ió n d e la v e rsió n la tin a a c a rg o d e V erd ey en ( G u a r n ie r i/
V erdeyen 1986).
< > = L a g u n a s d e l m a n u s c rito d e C h a n tilly co lm ad as c o n la v e rsió n
latina o, en c ie rto s casos, c o n la inglesa.
[ | = M is in te rc a la d o s.
P L = Patrologiae cursus completas. Series latina, ed. J.-P. M ig n e , vols. 1-217,
París 1844-1855; París 1878-1890.
P G = Patrologiae cursas completas. Series graeca, ed . J.-P . M ig n e , vols.
1-162, P arís 1 8 57-1912.
S C = Sources chrétiennes.
D W = M eister Eckhart. D ie deutsche u nd lateinische Werke, J o s e f Q u in t
e d ., 1958 ss.

37
Q u iero m ostrar mi agradecim iento a Alicia Padrós-W olff, con quien
publiqué en u n m ism o volum en p o r prim era vez m i traducción del Es­
pejo ju n to a su traducción del anónim o alemán Hermana Katrei ella cono­
ce p o r tanto desde sus orígenes m i pasión por M argarita. Tam bién quie­
ro dar las gracias a V ictoria C irlot y A m ador Vega no sólo porque han
hecho posible esta nueva edición, sino tam bién p o r el trabajo com ún, por
las conversaciones, p o r los días, las veladas y las horas de la mística.

38
El e sp e jo d e las alm as sim p les
El e s p e j o d e l a s a l m a s s i m p l e s a n o n a d a d a s
y que s o la m e n t e m o r a n en querer y d e s e o de a m o r 1

A quí comienza el índice para encontrar los capítulos de este libro llamado lil
espejo de las almas simples anonadadas y que solam ente m oran en querer
\ deseo de am or. \ Página 49)

1. E l prólogo. 1511
2. De la tarea de A m or y de p o r q u é m an d ó hacer este libro. |52|
3. Aquí habla A m or de los m and am ien to s de nuestra m adre la Santa
Iglesia. [52]
4. De la noble virtud de C arid ad y de có m o ella no obedece sino a
Amor. [531
5. D e la vida que se llama paz de caridad en vida anonadada. 1541
6. C ó m o el Alm a, viviendo en paz de caridad, se despide de las Vir-
i mies. 1551
7. C ó m o esta Alma no se cuida de nada. [56]
8. C ó m o R a z ó n se asom bra de q u e esta Alma a b an d o n e las V irtu -
drs. [57]
9. C ó m o tales Almas no tienen en absoluto propia voluntad. |58|
10. C ó m o A m o r da a esta Alma, a p etició n de R azó n , doce nom bres
para los activos. |59|
11. C ó m o , a p etició n de R azón, A m o r da co n o cim ien to acerca de es-
ia Alma a los verdaderos contem plativos, aclarando nueve puntos. |60|
12. El verdadero sentido de lo que este libro lia dicho: que el Alma
anonadada no tiene en absoluto voluntad. 16 4 1
13. C ó m o R a z ó n se co n te n ta con las an terio res aclaraciones para los
al tivos y co n tem p lativ o s, pero p re g u n ta todavía para la g en te co m ú n .
M
14. C ó m o esta Alma a través de la fe tiene c o n o cim ien to de Dios. |68j
15. A quí se habla elevadam ente del S anto S acram ento del altar. |68]
16. A quí resp o n d e A m o r a R a z ó n acerca de lo que ha dicho del Al­
ma que lo sabe to d o y no sabe nada. [70]

41
17. Aquí A m or responde a R azó n de lo que ha dicho acerca de estas
Almas que dan a N aturaleza lo que les pide. [71]
18. C óm o tales criaturas ya no saben hablar de Dios. [72]
19. C ó m o Fe, Esperanza y C aridad piden a A m or conocim iento acer­
ca de tales Almas. [73]
20. A m or responde a R a z ó n acerca de lo que ha dicho de que nadie
conoce a estas Almas sino Dios. [74]
21. A m or responde al argum ento de R azó n acerca de lo que este li­
bro dice de las Almas que se despiden de las Virtudes. [75]
22. C óm o esta Alm a es com parada al águila que vuela alto y cóm o se
despide de Naturaleza. [76]
23. C óm o esta Alma tiene dos potencias y está ebria de lo que jamás
bebió. [76]
24. C uándo están esas Almas en la recta libertad de Am or. [78]
25. R azó n pregunta a A m or si esas Almas sienten algún gozo o alegría
en su interior. [78]
26. C ó m o esta Alma no ama nada si no es p o r el am or de Dios. [79]
27. C óm o M editación de A m or puro no tiene más que una sola in­
tención. [80]
28. C óm o esta Alma noble nada en el m ar de la alegría. [80]
29. R azó n pregunta a A m or cuándo se halla esta Alma en la pura li­
bertad de Amor. [81]
30. C ó m o R a z ó n dice a A m or que satisfaga a esta Alma diciendo de
D ios todo lo que se podría decir. [82]
31. C ó m o apacigua A m or al Alma p o r haber dado a su esposo cuan­
to tenía. [83]
32. C ó m o A m or hace perm anecer a esas Almas en sus sentidos. [85]
33. El Alma se embelesa cuando piensa en los dones de la bondad de
Dios. [86]
34. C ó m o el Alma dice que no puede nada por sí misma. [86]
35. C ó m o esta Alma argum enta contra R a z ó n y dice que es amada
por Dios sin com ienzo. [87]
36. C ó m o el Alma es libre y ajena a la sujeción de R azón. [88]
37. A quí dice el Alma que en el paraíso serán conocidos sus pecados
a m ayor gloria suya. [89]
38. C ó m o el Alma reconoce la cortesía de A m or al reconocer perfec­
tam ente su pobreza. [90]

42
C ó m o R a z ó n q u ie re ser s ie rv a d e esta A lm a. [91]
lo. C ó m o A m o r lla m a a esta A lm a la e n c u m b r a d a m e n te sabia, y p o r
i". . ¡92]
I I. C ó m o e l A lm a n o s ie n te p e n a a lg u n a p o r el p e c a d o , n i e sp eran za
¡" i el b ie n q u e haya p o d id o h a c e r. [92]
•12. C ó m o el E s p ír itu S a n to e n s e ñ a lo q u e esa A lm a sabe, y to d o lo
i'iicre y tie n e . [93J
•13. C ó m o estas A lm as s o n lla m a d a s «S anta Iglesia» y q u é p u e d e S an ta
Iglesia d e c ir d e ellas. [94]
44. Q u é p rá c tic a s e je rc e el A lm a q u e la n g u id e c e d e a m o r, y en q u é
p u n to se halla el A lm a m u e r ta d e a m o r. [96]
45. C ó m o a q u e llo s q u e n o t ie n e n e n a b s o lu to v o lu n ta d v iv e n en la li-
l"T tad d e c a rid a d . [97]
46. C ó m o [el A lm a] c o n o c e el «más» p o r q u e a su p a r e c e r n o c o n o c e
■i.icla d e D io s al la d o d el «más» d e él. |98]
47. C ó m o el A lm a h a a lc a n z a d o el c o n o c im ie n to d e su n a d a . |98]
48. C ó m o el A lm a n o es lib re c u a n d o d esea q u e la v o lu n ta d d e D io s
' haga en ella p a ra su h o n r a . [99]
49. C ó m o esa A lm a, q u e n o tie n e e n a b s o lu to v o lu n ta d , es n o b le . [100]
50. C ó m o esta A lm a lleva la im p ro n ta d e D ios c o m o la cera d e u n sello.
¡100]
51. C ó m o esta A lm a es s e m e ja n te a la D e id a d . [101 ]
52. C ó m o alaba A m o r a esta A lm a y c ó m o p e r m a n e c e ella en las
a b u n d a n c ia s y a flu e n c ia s d e l d iv in o a m o r. | I02|
53. C ó m o R a z ó n p id e a c la ra c io n e s d e lo q u e se ha d ic h o a n tes. [103]
54. R a z ó n p r e g u n ta d e c u á n ta s m u e r te s tie n e q u e m o r ir el A lm a p a ­
ra e n te n d e r e ste lib ro . | I04|
55. C ó m o A m o r re s p o n d e a R a z ó n . ¡104]
56. C ó m o las V irtu d e s se q u e ja n d e A m o r p o r el p o c o h o n o r q u e les
hace. [105]
57. D e a q u e llo s q u e se h a lla n e n e sta d o d e e x tra v ío y c ó m o s o n sie r­
vos. [106]
58. C ó m o se e n c u e n tr a n las A lm a s a n o n a d a d a s e n el q u in to estad o
j u n t o a su a m ig o . 11071
59. D e q u é h a v iv id o esta A lm a y c ó m o ella está sin ella. [108]
60. C ó m o h ay q u e m o r i r d e tre s m u e r te s p a ra a lc a n z a r la lib re v id a
a n o n a d a d a . [109]

43
61. D e los siete estados del Alma. [111]
62. D e los que han m u erto al pecado m ortal y han nacido a la vida de
la gracia. [112]
63. C ó m o A m or [/A lm a] llama villanos a los que les basta con salvar­
se. [113]
64. Aquí habla de las Almas m ortificadas en la vida del espíritu. [113]
65. D e aquellas que to m an asiento en la m ontaña sobre los vientos.
[114]
66. C ó m o el Alma se alegra de haberse despedido de R azó n y de las
otras V irtudes. [115]
67. A quí se habla del país donde m ora esta Alma y de la Trinidad.
[115]
68. C ó m o p o r obra divina esta Alm a se une a la Trinidad y cóm o lla­
m a asnos a los que quieren vivir del consejo de R azón. [116]
69. El Alma dice aquí que la práctica de las V irtudes no proporciona
más que trabajo y preocupación. [117]
70. C ó m o u n Alma así es lo que es p o r la gracia de Dios. [118]
71. C ó m o esta A lm a ya no obra ni para D ios, ni para ella misma, ni
para su prójim o. [119]
72. A quí se habla de la distancia entre el país de los que perecen y
extravían y el país de la libertad, y de p o r qué el Alm a tiene voluntad.
[119]
73. C ó m o ha de m o rir el espíritu para perder la propia voluntad. [121]
74. Por qué A m o r llama a esta Alma p o r u n nom bre tan hum ilde co­
m o «alma». [122]
75. C ó m o el Alm a ilum inada da en ten d im ien to acerca de las cosas di­
chas a través del ejem plo de la transfiguración de nuestro señor Jesucris­
to. [122]
76. A quí el Alm a m uestra a través del ejem plo de la M agdalena y de
los santos que el Alma n o siente vergüenza de sus pecados. [123]
77. A quí el Alma pregunta si D ios ha puesto fin y térm in o a los d o ­
nes de su bondad. [124]
78. C ó m o aquellos que no han obedecido a las enseñanzas de la per­
fección quedan atrapados en ellos mismos hasta la m uerte. [126]
79. C ó m o el Alm a libre aconseja que n o se rehúsen las demandas del
bu en espíritu. [127]
80. C ó m o el Alma entona canto y discanto. [128]

44
81. C ó m o a esta A lm a n o le im p o r ta n n i ella, n i su p ró jim o , ni el p ro ­
pio D io s. [130]
82. C ó m o es lib re p o r sus c u a tro co stad o s. [130]
83. C ó m o el A lm a lleva p o r n o m b r e la tra n s fo rm a c ió n q u e A m o r ha
o b ra d o en ella. [132]
84. C ó m o el A lm a lib re p o r sus c u a tro c o sta d o s a sc ie n d e a la so b e ra ­
nía y vive lib r e m e n te d e v id a d iv in a . 1132]
85. C ó m o esta A lm a es libre, m á s lib re y libre p o r c o m p le to . |134¡
86. C ó m o R a z ó n se m arav illa d e lo q u e se d ic e d e esta A lm a. [134]
87. C ó m o esta A lm a es se ñ o ra d e las V irtu d e s e luja d e la D e id a d . [136]
88. C ó m o p re g u n ta A m o r lo q u e p re g u n ta ría R a z ó n si e stu v ie ra c o n
vida, es d e c ir, q u ié n es la m a d re d e R a z ó n y d e las o tras V irtu d e s . | 137]
89. C ó m o esta A lm a lo ha d a d o to d o p o r la lib e rta d d e n o b le z a . | 138]
90. C ó m o p u e d e a lcan zarse la p e rfe c c ió n h a c ie n d o lo c o n tr a r io del
p ro p io q u e re r. |1 3 9 |
91. C ó m o la v o lu n ta d d e estas A lm as es la v o lu n ta d d e A m o r v p o r
q u é. | 14 0 1
92. C ó m o se d e sp o ja el A lm a d e D io s, d e ella m ism a y d e su p ró jim o .
M4 1 1
93. A q u í h ab la d e la paz d e la v id a d iv in a . | 1421
94. D e l le n g u a je d e la v id a d iv in a . [143]
95. C ó m o el país d e los e x tra v ia d o s está lejos del país d e los a n o n a d a ­
dos. | I43|
96. A q u í h abla el A lm a a la T r in id a d . 11441
97. C ó m o el p a ra íso n o es o tra cosa q u e v er a D io s. |I 4 5 |
98. R a z ó n p re g u n ta q u é h a c e n a q u e llo s c u y o e sta d o está p o r e n c im a
d e sus p e n s a m ie n to s . |1 4 6 |
99. C ó m o esas g e n te s q u e se h allan en ese estad o so n s o b e ra n o s. | 147]
100. C o m o e x iste n g ra n d e s d ife re n c ias e n tre u n o s án g eles y o tro s. [ 147j
101. C ó m o esta A lm a n o q u ie re h a c e r n ad a, ni le falta n ad a, al igual
q u e su A m ig o . | I 48|
10.2. A q u í el lin te n d im ie n t© d el A lm a a n o n a d a d a m u e s tra la p ie d a d
q u e sie n te c u a n d o m a ld a d v e n c e a b o n d a d . [1.49]
103. A q u í se m u e stra q u é sig n ifica q u e el ju s to cae sie te veces al día.
[150]
104. A q u í e x p lic a el A lm a c ó m o le h a d a d o D io s lib re m e n te su lib re
v o lu n ta d . ]151]

45
105. [Q ué significa que el justo cae siete veces al día.] [151]
106. C óm o el Alma recita y m uestra la suma de sus peticiones. [152]
107. A quí com ienzan las peticiones del Alma noble. [153]
108. U na bella consideración para evitar el pecado. [153]
109. C óm o se asombra el Alma de no poder dar suficiente satisfacción
p o r sus faltas. [155]
110. C óm o el arte en criatura es un ingenio sutil que se encuentra en
la substancia del Alma. [156]
111. D e la diferencia entre la u nción de paz y la guerra que hace bro­
tar el reproche o los rem ordim ientos de conciencia. [157]
112. D e la bondad eterna que es am or eterno. [158]
113. Pensar en la pasión de Jesucristo nos lleva a la victoria sobre no­
sotros mismos. [158]
114. Si criatura hum ana puede seguir con vida y estar a un tiem po sin
ella misma. [159]
115. Aquí se habla de la substancia perm anente y de cóm o A m or en­
gendra en el Alm a la Trinidad. [160]
116. C ó m o el Alm a se regocija de las dificultades de su prójim o.
[160]
117. C óm o m uestra esta Alma que es ejem plo de salvación para toda
criatura. [161]
118. D e los siete estados del Alma devota que tam bién se llaman m o ­
dos de ser. [163]
119. C ó m o el Alma que hizo escribir este libro se excusa por haberlo
hecho tan largo en palabras que parece pequeño y breve a las Almas que
m oran en la nada y que de am or han caído en ese estado. [168]
120. C ó m o alaba Verdad a estas Almas. [169]
121. C ó m o Santa Iglesia las alaba. [170]
122. A quí com ienza el Alma su canción. [172]

A q u í siguen algunas consideraciones para aquellos que se hallan en el estado


de los extraviados y preguntan por el camino al país de la libertad.

123. Y versa la prim era consideración sobre los Apóstoles. [177]


124. La segunda consideración versa sobre la bendita M agdalena. [178]
125. La tercera versa sobre san Juan Bautista. [181]
126. La cuarta versa sobre la virgen M aría y su santificación. [181]

46
127. La q u in ta consideración versa sobre có m o la naturaleza divina fue
u n id a a la naturaleza hum an a en la p erso n a del H ijo. [183]
128. La sexta consideración versa sobre có m o la h u m an id ad del H ijo
de D ios fue ato rm e n ta d a p o r nosotros. [183]
129. La séptim a consideración versa sobre los Serafines y cóm o se ha­
llan unidos a la v o lu n tad divina. [184]
130. A quí habla el A lm a de otras tres herm osaas consideraciones y m e­
ditaciones, y de có m o ella n o c o n o c e el poder, la sapiencia y la bon d ad
divinos sino en la m edida que c o n o ce su propia debilidad, ignorancia y
m aldad. [185]
131. [Aquí dice el A lm a que n o q uiere más que la vo lu n tad de Dios.]
[186]
132. C ó m o Justicia, M isericordia y A m o r v ien en al A lm a cuando ella
ha salido de su infancia. [189]
133. A q u í dice el A lm a que todas las consideraciones anteriores son
para los extraviados, y vuelve a explicar quiénes son éstos y có m o estas
consideraciones p e rte n e c en a la vida del espíritu. [191]
134. C ó m o el A lm a se halla en estado de perfección cuando Santa
Iglesia no p u ed e to m a r ejem plo de su vida. [192]
135. C ó m o se engañan los q u e tie n e n suficiente co n gobernarse se­
gún el apego de la vida del espíritu. [193]
136. C ó m o para el A lm a anonadada está proh ib id a to d a obra. [193]
137. C ó m o esta A lm a es profesa en su religión y có m o ha guardado,
bien su regla. [194]
138. C ó m o el A lm a re to rn a a su ser prim ig en io . [195]
139. C ó m o N aturaleza es sutil en m uchas cosas. [195]
[140. A probación. (197)]

Explicit
Deo gratias

47
V o so tro s q u e le e ré is e n e ste lib ro 2
S i lo q u e ré is e n t e n d e r b ie n
P e n s a d e n lo q u e d iré is
P u e s es d u r o d e c o m p r e n d e r .
O s h a rá falta H u m i l d a d
Q u e d e C ie n c ia es te s o re ra
Y d e las o tra s V ir tu d e s la m a d re .

T e ó lo g o s y o tro s c lé rig o s
N o te n d r é is e l e n t e n d im ie n to ,
P o r c la ro q u e sea v u e s tr o in g e n io ,
Si n o p r o c e d é is h u m i l d e m e n te
Y si A m o r y F e j u n t o s
N o os h a c e n s u p e r a r a R a z ó n ,
P u e s s o n d a m a s d e la casa.

R a z ó n m is m a n o s a te s tig u a
E n el c a p ítu lo tr e c e d e e ste lib ro ,
Y sin a v e rg o n z a rs e d e ello,
Q u e A m o r y F e le d a n v id a
Y d e ello s n o se lib e r a
P u e s tie n e n s o b r e ella s e ñ o río ,
P o r eso es p re c is o q u e se h u m ille .

H u m illa d , p u e s , v u e s tra s c ie n c ia s
Q u e se fu n d a n e n R a z ó n
Y p o n e d to d a v u e s tra c o n fia n z a
E n a q u e lla s q u e s o n d o n e s
D e A m o r, ilu m in a d a s p o r Fe,
Y así c o m p r e n d e r é is e ste lib ro
Q u e al A lm a h a c e v iv ir d e A m o r 3.

E x p lic it

49
[1] E l p r ó l o g o

1,1 A lm a tocada4 p o r D ios, despojada del pecado en el p rim e r estado


de gracia, es elevada p o r gracia divina hasta el séptim o estado5. E n él tie­
ne la plenitud de su perfección p o r la divina fruición'’ en el país ce la vida.
A quí habla Am or7: Vosotros, los activos y contem plativos, y quizá ano­
nadados p o r am o r verdadero8, vosotros que oiréis de algunas de las p o ­
tencias del p uro am or, del noble am or, del alto am or del A lm a liberada",
y de cóm o el E spíritu Santo ha desplegado en ella su vela"’ com o en su
nave, os ru eg o p o r am o r —dice A m o r—que escuchéis con g ran estudio de
vuestro sutil e n te n d im ie n to in te rio r y con gran diligencia; pues de lo
contrario cuantos oigan enten d erán mal si n o son ellos eso m ism o".
A tended, pues, p o r h u m ild ad a un p eq u e ñ o ejem plo del am or m u n ­
dano aplicable al am o r divino.
Ejemplo. H u b o una vez una doncella, hija de rey, de gran corazón y
nobleza, así co m o de gran coraje, que vivía en u n país extranjero. Sucedió
que la doncella oyó hablar de la g ran cortesía y nobleza del rey Alejan­
dro y al instante su volu n tad le am ó p o r el gran renom bre de su gentile-
■m 1'. Pero estaba tan lejos esta doncella del gran señor al que había entre­
gado su propio am o r que no podía ni verlo n i tenerlo; p o r ello a m enudo
se sentía desconsolada, pues n in g ú n otro am o r le bastaba más que éste. Y
cuando vio que este lejano am or, estando tan cercano o dentro m ism o de
ella, estaba a la vez tan lejos fuera de ella11, pensó que encontraría co n ­
suelo a su desazón im ag in an d o una figura de su am igo p o r q u ien a m e­
nudo sentía su corazó n herido. E n to n ces hizo p in tar una im agen que re­
presentaba el rostro del rey que am aba lo más cercana posible al m odo en
que ella le am aba y a la m edida del am o r que la tenía presa; y p o r m edio
de esta im agen y co n otros m éto d o s suyos soñó al propio rey.
E l A lm a : En verdad —dice el Alma que hizo escribir este libro—yo os
digo algo sem ejante: oí hablar de u n rey de gran poder, que p o r cortesía

51
y p o r su gran nobleza y generosidad era com o un noble Alejandro; pero
estaba tan lejos de m í y yo de él que no lograba consolarm e por mí mis­
m a y para que me acordase de él m e dio este libro que representa su am or
en algunas de sus formas. Pero aunque tenga su im agen, eso no quita que
m e halle en tierras extrañas y lejos del palacio donde habitan los m uy n o ­
bles amigos de este señor, que son todos ellos puros, inmaculados y libres
por los dones de este rey con el que m oran.
El Autor'4: Y p o r ello os diremos, a fin de que los pequeños15 puedan
oírlo alguna vez de vuestra boca, de qué form a, aunque N uestro Señor
no es com pletam ente libre de A m or, A m or lo es de él p o r nosotros, pues
A m o r puede hacer cualquier cosa sin causar daño a nadie.
Y así os dice A m or a vosotros: hay siete m odos de ser de gran noble­
za"’ de los que la criatura recibe su ser si se pone en disposición de pasar
por todos ellos hasta llegar al de la perfección; y os direm os cóm o antes
de que el libro finalice.

[2] D e la t a r e a d e A m o r y d e p o r q u é m a n d ó
h a c e r e s t e l i b r o . C a p í t u l o II

A m or Hijos de la Santa Iglesia —dice A m or—, por vosotros he hecho


este libro, a fin de que oigáis, para valeros m ejor, la perfección de la vida
y el estado de paz a los que puede llegar en virtud de la candad perfecta
la criatura a la que le es concedido este don de toda la Trinidad. D on del
que oiréis dirim ir en este libro a través de las respuestas de E ntendim ien­
to de A m or 7 a las preguntas de R azón.

[3] A q u í h a b l a A m o r d e l o s m a n d a m i e n t o s
d e S a n t a I g l e s i a . C a p í t u l o III

Amor. Para ello com enzarem os —dice A m or— con los mandam ientos
de Santa Iglesia, para que todos puedan ser apacentados por este libro con
la ayuda de Dios que nos m anda que le am em os con todo nuestro cora­
zón, con toda nuestra alma y con toda nuestra virtud; y a nosotros mis­
mos com o debem os; y a nuestro prójim o com o a nosotros m ism os18.
E n p rim er lugar, que le am em os con todo nuestro corazón. Es decir,

52
qn<- n u e stro s p e n s a m ie n to s e s té n p u e s to s s ie m p re e n él d e f o r m a v e rd a -
■•‘ i-i- Y c o n to d a n u e s tra alm a. E s d e c ir, q u e a u n q u e n o s c u e s te la v id a
n> > d ig a m o s m á s q u e la v e r d a d 1'1. Y c o n to d a n u e s tra v ir tu d . E s d e c ir, q u e
llagam os to d a s n u e s tra s o b ra s p u r a m e n t e p o r él. [ Q u e n o s a m e m o s ] a n o -
' a ios m is m o s c o m o d e b e m o s . E s to es, q u e h a c ié n d o lo n o b u s q u e m o s
n u estro p ro v e c h o , s in o la p e rfe c ta v o lu n ta d d e D io s. Y a n u e s tro p r ó jim o
• n m o a n o s o tr o s m is m o s . E s d e c ir, q u e n o h a g a m o s , n i p e n s e m o s , n i d i-
",.iinos d e n u e s tr o p r ó jim o lo q u e n o q u e r r ía m o s q u e se n o s h ic ie ra a ñ o ­
ñi ros. E sto s m a n d a m ie n to s s o n n e c e s a rio s p a ra la sa lv a c ió n d e to d o s : u n a
' ida in f e r io r a e llo s n o p u e d e m e r e c e r la g racia.
Ved a q u í el e je m p lo d e l jo v e n q u e d ijo a J e s u c ris to q u e él lo s h a b ía
g u a rd a d o d e s d e su in la n c ia y J e s u c r is to le d ijo : «Te falta h a c e r u n a cosa si
■Inieres se r p e r f e c to . E s to es: v e y v e n d e to d a s las cosas q u e tie n e s, d áse­
la; a los p o b re s , y d e s p u é s s íg u e m e y te n d rá s u n te s o ro e n el cielo » 20. E s-
i" es el c o n s e jo p a ra a lc a n z a r la p e r f e c c ió n d e to d as las V irtu d e s , q u ie n lo
H ie n d a p e r m a n e c e r á e n la c a r id a d v e rd a d e ra .

[4] D e l a n o b l e v i r t u d d e C a r i d a d y d e c ó m o
e l l a n o o b e d e c e s i n o a A m o r . C a p í t u l o IV

Am or: C a r id a d n o o b e d e c e a n in g u n a c o sa c re a d a sin o só lo a A m o r 21.


C a r id a d n o tie n e n a d a p r o p io y, s u p o n ie n d o q u e te n g a algo, n o d ice
n u n c a q u e sea suyo.
C a r id a d d e ja d e la d o su p r o p ia n e c e s id a d y a c u d e a c u m p lir la d e o tro .
C a r id a d n o p id e r e m u n e r a c ió n a c r ia tu r a a lg u n a p o r u n b ie n o p la c e r
q u e le o to r g u e .
C a r id a d n o c o n o c e v e rg ü e n z a , n i m ie d o , n i d o lo r; es ta n re c ta q u e n o
l'iie d e q u e b ra rs e a n te n a d a q u e le a c o n te z c a .
C a r id a d n o h a c e n i se p r e o c u p a d e n a d a d e c u a n to está b a jo el sol, t o ­
bo el m u n d o es p a ra ella lo q u e le re sta y lo q u e le so b ra .
C a r id a d d a a to d o s c u a n to tie n e d e v a lo r y n o se q u e d a c o n n a d a y a
m e n u d o p r o m e te lo q u e n o tie n e , a c a u sa d e su g ra n g e n e ro s id a d y c o n
la e sp e ra n z a d e q u e a q u ie n m ás d a, m á s le q u e d a .
C a r id a d es c o m e r c ia n te ta n sa b ia q u e g a n a s ie m p re allí d o n d e o tro s
p ie rd e n , esc a p a d e las a ta d u ra s q u e a ta n a o tro s y así a b u n d a e n a q u e llo
q u e p la c e a A m o r.

53
Y ñjaos que aquel que tuviese caridad perfecta vería m o rir en él á
apego22 a la vida del espíritu p o r obra de caridad.

[5] D e la v i d a q u e s e l l a m a p a z d e c a r i d a d
e n la v i d a a n o n a d a d a . C a p í t u l o V

[Amor.] Mas existe otra vida que llamamos paz de caridad en la vida
anonadada. D e ella querem os hablar —dice A m or—buscando poder en­
contrar:

I u n alma < que no pueda hallarse>23


II que se salve p o r la fe sin obras24
III que se halle sólo en am o r
IV que no haga nada p o r Dios
V que no deje de hacer nada p o r Dios
VI a la que n o se le p u ed a enseñar nada
VII a la q u e n o se le pued a qu itar nada
VIII n i dar nada
IX y que n o tenga vo lu n tad

Amor: ¡Ah! —dice A m or—. ¿Y quién dará a esta Alma lo que le falta,
pues es cosa que nunca fue ni será dada?
Amor. Esta Alma —dice A m or—tiene seis alas com o los Serafines25. N o
quiere nada que le llegue p o r m ediación26; es lo propio del ser de los Se­
rafines, para los cuales no existe m ediación entre su am or y el am or di­
vino. Ellos tienen siempre < am o r> nuevo27, inm ediato, y tam bién el Al­
ma, pues no busca la divina ciencia entre los maestros de este siglo, sino
despreciando verdaderam ente al m undo y a sí misma. ¡O h, Dios, qué
gran diferencia entre u n don p o r m ediación del amigo a la amiga y un
don sin m ediación del amigo a la amiga!
Amor: Este libro ha bien dicho la verdad sobre esta Alma de la que di­
ce que tiene seis alas com o los Serafines. C o n dos de ellas cubre el rostro
de Jesucristo, nuestro señor. Esto significa que cuanto más conocim iento
tiene el Alma de la bondad divina, más conoce que no conoce nada al la­
do de una sola chispa de su bondad, pues él no es com prendido más que
p o r sí mismo.

54
C o n o tras d o s alas c u b re los p ies. E s to sig n ifica q u e c u a n to m ás c o n o ­
c im ie n to tie n e d e lo q u e Je s u c ris to s u frió p o r n o s o tro s , ta n to m ás c o n o c e
q u e n o c o n o c e n a d a al la d o d e lo q u e él s u frió , p u e s él n o es c o n o c id o
m ás q u e p o r sí m ism o .
C o n o tras d o s alas v u e la el A lm a y se m a n tie n e e rg u id a y sentada. E sto
significa q u e c u a n to c o n o c e , a m a y g o z a d e la d iv in a b o n d a d so n esas alas
c o n las q u e v u e la ; y se m a n tie n e e rg u id a p o r q u e está sie m p re m ira n d o a
D io s; y se n ta d a p o r q u e p e r m a n e c e s ie m p re e n la v o lu n ta d d iv in a 28.
¡Ah! ¿Y d e q u é o c ó m o p o d r ía tal A lm a te n e r m ie d o ? E n v e rd a d , ella
n o p o d r ía n i d e b e r ía te m e r n i d u d a r n a d a , p u e s s u p o n ie n d o q u e e stu v ie ­
ra e n el m u n d o , y q u e fu e ra p o s ib le q u e el m u n d o , la c a rn e , el d iab lo y
los c u a tro e le m e n to s 29, los p á ja ro s d e l a ire y las b estias q u e m u d a n la p ie l30
la a to r m e n ta s e n , d e s p e d a z a s e n y d e v o ra s e n , a u n así ella n o p o d r ía p e rd e r
n a d a si le q u e d a D io s . P u e s él es t o d o e n to d a s p a rte s 31, t o d o p o d e r, to d a
sa b id u ría y to d a b o n d a d .
[El A lm a:] É l es n u e s tr o p a d re , n u e s tr o h e r m a n o y n u e s tro leal am ig o .
É l es sin c o m ie n z o . In c o m p r e n s ib le sin o p o r sí m ism o . É l es sin fin . T res
p e rso n a s e n u n so lo D io s ; y tal es —d ic e esta A lm a — el a m ig o d e nu estras
alm as32.

[6] C ó m o e l A l m a e n a m o r a d a d e D i o s ,
v i v i e n d o e n p a z d e c a r i d a d , se d e s p i d e
d e las V i r t u d e s . C a p í t u l o VI

[Amor:] E sta A lm a q u e p o s e e ta l a m o r —d ic e el p r o p io A m o r — p u e d e
d e c irle s a las V ir tu d e s q u e y a h a e s ta d o la rg o tie m p o y m u c h o s días a su
s e rv ic io 33.
E l A lm a : O s lo c o n fie s o , d a m a A m o r —d ic e esta A lm a —, h u b o u n
tie m p o e n q u e lo e stu v e , p e r o a h o r a es o tr o m o m e n to ; v u e s tra c o rte sía
m e h a a p a rta d o d e su s e rv id u m b re . P o r e llo a h o ra les p u e d o d e c ir y c a n ­
ta r a b ie r ta m e n te :

V irtudes, m e despido de vosotras para siem pre,


T e n d ré el corazón más libre y más alegre,
Serviros es dem asiado costoso, lo sé bien,
Puse en o tro tiem p o m i corazón en vosotras, sin reservas,

55
Era vuestra, lo sabéis, a vosotras por com pleto abandonada,
E ra entonces vuestra sierva, ahora m e he liberado.
T enía puesto en vosotras todo mi corazón, lo sé bien,
Pues viví por entonces en un gran desfallecer.
Sufrí grandes torm entos mientras duró mi pena,
Es maravilla que haya escapado con vida,
Pero, como es así, poco importa ya: m e he separado de vosotras,
D o y por ello las gracias al Dios de las alturas; el día me es favorable,
M e he alejado de vuestros peligros, en los que m e hallaba con gran
contrariedad.
N unca fui libre hasta que me desavecé de vosotras;
Partí lejos de vuestros peligros y permanecí en paz34.

[7] C ó m o esta A l m a es n o b l e
y cóm o n o se c u i d a d e n a d a . C a p í t u l o V II

[Amor:] Esta A lm a —dice A m or— no se cuida de vergüenza ni de ho­


nor, de pobreza ni de riqueza, de alegrías ni penas, de am or ni odio, de
infierno ni paraíso.
Razón: ¡Ah, p o r D ios, Amor!, ¿qué significa lo que estáis diciendo?
Amor. ¿Q ué significa? —dice A m or—, C iertam ente eso lo sabe aquel al
que Dios le dio entendim iento y ningún otro, pues las Escrituras no lo
enseñan, ni sentido hum ano lo com prende, ni el esfuerzo de las criaturas
logra entenderlo o com prenderlo, puesto que es un don concedido por
el Altísimo en el que la criatura es arrebatada p o r la plenitud del conoci­
m iento y no queda nada en su entendim iento. Y esta Alma, que se ha
convertido en nada, lo tiene todo y p o r ello n o tiene nada, lo quiere to­
do y no quiere nada, lo sabe todo y no sabe nada35.
Razón: ¿Y cóm o puede ser, dama A m or —dice R azó n —, que esta Al­
m a pueda querer lo que dice este libro si antes ha dicho de ella que no
tiene en absoluto voluntad?
Amor: R a z ó n —dice A m or—, n o es su voluntad quien lo quiere, sino
que es la v oluntad de D ios que lo quiere en ella; pues no es que esta
Alm a habite en A m o r y A m o r le haga q uerer esto a través de algún de­
seo, sino que A m or, que ha atrapado su voluntad, habita en ella y, por
eso, de ella A m o r hace su voluntad. D esde ese m o m en to A m or obra en

56
ella sin e lla, p o r eso n o h a y p e n a q u e p u e d a p e r m a n e c e r e n su in te r io r .
Esta A lm a —d ic e A m o r — y a n o sa b e h a b la r d e D io s , p u e s está a n o n a ­
dada r e s p e c to a to d o s sus d e se o s e x te rio re s , a sus s e n tim ie n to s in te rn o s y
a to d o a p e g o d e l e s p íritu , e n la m e d id a q u e h a c e lo q u e h a c e p o r la p rá c -
nca d e b u e n a s c o s tu m b re s , o p o r m a n d a m ie n to d e S a n ta Iglesia, sin n in ­
g ú n d e se o , p u e s e n ella, la v o lu n ta d q u e p ro d u c ía el d e se o , está m u e rta .

[8] C ó m o R a z ó n se a so m b ra d e q u e
e s t a A l m a h a y a a b a n d o n a d o las V i r t u d e s
y c ó m o lo a la b a A m o r . C a p í t u l o V III

[Razón:] ¡ O h , A m o r! —d ic e R a z ó n q u e n o e n tie n d e m ás q u e lo b asto


y deja lo su til—, ¿ q u é m a ra v illa es ésta? E sta A lm a n o tie n e n in g ú n se n ti­
m ie n to d e g ra c ia n i d e se o d e l e s p ír itu , p u e s to q u e se h a d e s p e d id o d e las
V irtu d e s q u e p r o p o r c io n a n la m a n e r a d e v iv ir b ie n a to d a alm a b u e n a .
Sin las V ir tu d e s n a d ie p u e d e salvarse n i lle g a r a la p e r f e c c ió n d e v id a, y
q u ie n las p o s e e n o p u e d e se r e n g a ñ a d o ; sin e m b a rg o , esta A Jm a se d e sp i­
de d e ellas. ¿ N o está fu e ra d e s e n tid o el A lm a q u e así h abla?
A m o r : C ie r ta m e n te n o —d ic e A m o r —, p u e s A lm as tales p o s e e n to d as las
V irtu d e s m e jo r q u e c u a lq u ie r o tr a c ria tu ra , p e ro ya n o las p ra c tic a n , p u e s
no les p e r t e n e c e n c o m o so lía n ; h a n e sta d o sujetas a ellas lo su fic ie n te c o ­
m o p a ra s e r lib re s d e a h o ra e n a d e la n te .
R a z ó n : ¡ O h , A m o r! —d ic e R a z ó n —, ¿ c u á n d o e s tu v ie ro n sujetas?
A m or: C u a n d o p e r m a n e c ie r o n e n el a m o r y la o b e d ie n c ia a vos, d a ­
ma R a z ó n y ta m b ié n a las o tra s V irtu d e s ; y ta n to p e r m a n e c ie r o n q u e se
h ic ie ro n lib res.
R a zó n : ¿Y c u á n d o se h a c e n lib res? —d ic e R a z ó n .
Am or: C u a n d o A m o r h a b ita e n ellas y las V irtu d e s les sirv e n sin c o n -
tra d ic c ió n y sin e s fu e rz o d e estas A lm a s.
¡Ay, R a z ó n ! S in d u d a —d ic e A m o r —, esas A lm as q u e h a n lle g a d o a ser
así d e lib res h a n s a b id o d u r a n te la rg o tie m p o lo q u e su e le h a c e r D o m i ­
nio; a q u ie n e s les p re g u n ta s e n p o r el m a y o r t o r m e n to q u e p u e d a su frir
una c ria tu ra , r e s p o n d e ría n : p e r m a n e c e r e n A m o r y e sta r b a jo la o b e ­
d ie n c ia d e las V ir tu d e s . P u e s es n e c e s a rio d a r a las V irtu d e s c u a n to p id e n ,
p o r m u c h o q u e le c u e s te a N a tu ra le z a . Y re su lta q u e las V irtu d e s p id e n
h o n o r y h a b e r, c o r a z ó n , c u e r p o y v id a ; es d e c ir, p id e n q u e esas A lm as

57
dejen todas esas cosas y aun le dicen a esa Alma, que les ha dado todo es­
to y no ha retenido nada con que confortar a Naturaleza, que «a duras
penas se salva el justo»36. Y por ello esa Alma consternada, que aún está
al servicio de las Virtudes, dice que querría verse dom inada por Tem or y
ser atorm entada en el infierno hasta el ju icio si después había de salvarse.
Y esto es verdad —dice A m o r-; en una sujeción así vive el Alma sobre
la que las V irtudes tienen poder. Pero las Almas de las que hablamos han
puesto en su sitio a las V irtudes, pues estas Almas no hacen nada por ellas.
Sino que son las V irtudes las que hacen todo lo que las Almas quieren,
sin dom inio ni contradicción, pues las Almas son sus dueñas37.

[9] C ó m o t a l e s A l m a s n o t i e n e n
e n a b s o l u t o v o l u n t a d . C a p í t u l o IX

[Amor.] A quien preguntase a estas Almas libres, seguras y pacíficas, si


querrían estar en el purgatorio, le responderían que no; si querrían estar
en esta vida con la certitud de salvarse, le responderían que no; o si que­
rrían estar en el paraíso, le responderían que no. Pero ¿con qué habrían
de quererlo? N o tienen en absoluto voluntad y si quisieran algo se aleja­
rían de A m or; pues aquel que posee su voluntad conoce lo que es bue­
no para ellas y eso les basta, sin que lo sepan ni tengan la seguridad. Es­
tas Almas viven de conocim iento, am or y loor; ésta es su continua
práctica sin que se m uevan de sí mismas, pues C onocim iento, A m or y
Loor habitan en ellas38. Tales Almas no se saben encontrar buenas o ma­
las, ni tienen conocim iento de sí mismas, ni sabrían juzgar si han sido
convertidas o pervertidas39.
Amor. Para hablar con brevedad, tom em os p or ejem plo un Alma - d i­
ce A m or— que no desee ni desprecie pobreza ni tribulación, ni misa ni
serm ón, ni ayuno ni oración, y le dé a Naturaleza cuanto le haga falta sin
rem ordim ientos de conciencia40; pues bien, esta naturaleza se halla tan
bien ordenada en ella p o r la transform ación de unidad de Amor, a la que
se acopla la voluntad del Alma, que no pide nada que esté prohibido41.
U n Alma así no tiene cuidado de lo que pueda hacerle falta más que en
el m om ento m ism o en que le hace falta; y nadie puede dejar de cuidar­
se de estas cosas si no es inocente.
Razón: ¡Ah, p o r Dios! —dice R azó n —, ¿qué quiere decir eso?

58
A m or. A e sto os re s p o n d o , R a z ó n —d ic e A m o r —, c o m o y a d ije an tes y
«>s lo re p ito u n a v e z m ás, q u e n i to d o s lo s m a e stro s d e las cie n c ia s de n a ­
tu raleza, n i to d o s lo s m a e s tro s d e la e s c ritu ra 42, n i to d o s c u a n to s p e r m a ­
n e c e n e n el a m o r y o b e d ie n c ia a las V ir tu d e s lo e n tie n d e n n i lo e n te n ­
d e rá n c o m o h a y q u e e n te n d e r lo . E s ta d s e g u ra d e ello , R a z ó n —d ic e
A m o r—, p u e s n a d ie e n tie n d e estas c o sas e x c e p to a q u e l a q u ie n A m o r P u ­
to llam a. Y si p o r v e n tu r a se e n c o n tr a s e n A lm as así, ellas si q u isie ra n d i-
tían la v e rd a d , p e r o n o creáis q u e las e n te n d e r ía n a d ie m á s q u e a q u e l q u e
busca A m o r P u r o 43 y C a rid a d .
E ste d o n —d ic e A m o r — se o to r g a a v eces e n u n in s ta n te ; q u ie n lo re -
<iba q u e lo g u a rd e , y a q u e es e l d o n m á s p e r f e c to q u e D io s c o n c e d e a la
<ria tu ra . E sta A lm a es d is c íp u la d e la D e id a d , to m a a s ie n to e n el valle d e
l.i H u m ild a d y e n la lla n u ra d e la V e rd a d y re p o s a e n la m o n ta ñ a d el
A m o r44.

[10] C ó m o A m o r da a esta A lm a ,
a p etició n de R a z ó n , d o ce n om b res
para los a ctiv o s. C a p ítu lo X

[R azórr] ¡ O h , A m o r! —d ic e R a z ó n —, n o m b r a d a esta A lm a p o r su v e r­
d a d e ro n o m b r e , d a d a lg ú n c o n o c im ie n to a los activ o s.
A m o r. P u e d e se r n o m b r a d a —d ic e A m o r — p o r d o c e n o m b re s , a saber:
La m u y m a ra v illo sa .
La n o c o n o c id a .
L a m ás in o c e n te d e las h ijas d e J e r u s a lé n 45.
A q u e lla s o b re la q u e se f u n d a m e n ta to d a la S a n ta Iglesia.
La ilu m in a d a d e c o n o c im ie n to .
La o r n a d a d e a m o r.
L a v iv a e n alab an zas.
La e n to d o a n o n a d a d a p o r h u m ild a d .
La p a c ífic a e n e s ta d o d iv in o p o r d iv in a v o lu n ta d .
A q u e lla q u e n a d a q u ie r e s in o la d iv in a v o lu n ta d .
La to ta lm e n te p le n a y satisfech a d e b o n d a d d iv in a p o r o b r a d e la T r i­
nid ad .
S u ú ltim o n o m b r e es: O lv id o .
E sto s d o c e n o m b r e s le d a A m o r.

59
Pura Cortesía: Y ciertam ente es ju sto q u e así sea llam ada —dice Pura
Cortesía—, pues ésos son sus verdaderos nom bres.
Razón: ¡Ah, A m or! —dice R a z ó n —, habéis llam ado a esta A lm a por
m uchos nom bres, p o r ello los activos h an o b ten id o ya algún conoci­
m iento au nque sólo fuera p o r h aber o íd o los m u y nobles nom bres p o r los
que la habéis n o m b rad o .

[11] C ó m o , a p e t i c i ó n de R a z ó n , A m o r
da c o n o c i m i e n t o a cé rca d e esta A l m a
a los c o n te m p la t iv o s , aclarando nueve p u n tos
q ue ya h an sido m e n c i o n a d o s antes.
C a p ítu lo X I

[Razón:] A h ora, A m o r —dice R a z ó n —, os ruego en nom bre de los


contem plativos q u e desean siem pre crecer en el co n o cim iento divino y
que están y p e rm a n e c e n en el deseo de A m or, que p o r vuestra cortesía
expongáis los nueve p untos de los que habéis hablado antes46 y que son
propios, los nueve, de esta Alm a llam ada p o r el A m o r P u ro en la que ha­
bita la C arid ad asentada en una vida anonadada a la que el A lm a se aban­
dona p o r p uro am or.
Amor: R a z ó n —dice A m or—, nom bradlos.
Razón: El p rim e r p u n to que habéis m encionado —dice R azó n a
A m or— es q u e n o p u ed e encontrarse u n A lm a así.
Amor: Es verdad —dice A m or—, es decir: esta A lm a no reconoce en sí,
m ism a más que u n a sola cosa, a saber: la raíz de todos los males y la abun­
dancia de todos los pecados, sin n úm ero, peso y m edida. Y el pecado es
nada, y esta A lm a se en cu en tra abatida y espantada p o r sus horribles fal­
tas, q u e son aú n m enos que nada, y p o r esta com prensión esta Alma, en
lo que a ella respecta, es m enos q u e nada. P o r ello podem os concluir que
n o se p u ed e en co n trar u n A lm a así, pues se halla tan anonadada p o r h u ­
m ildad que n in g u n a criatura p ecadora es digna de tam año to rm en to ni
de tam aña e infinita confusión co m o a su ju ic io lo es ella m ism a si así fue­
ra q u e D ios quisiera to m ar venganza de u n a m ilésim a parte de una sola
de sus faltas. Sólo u n a h um ildad así es verdadera y perfecta hum ildad en
u n A lm a anonadada.
Amor: El segundo p u n to es que esta A lm a se salva p o r la fe, sin obras.

60
R azón: ¡A h, p o r D io s! —d ic e R a z ó n —, ¿eso q u é sig n ifica?
Am or. S ig n ific a —d ic e A m o r — q u e e sta A lm a a n o n a d a d a tie n e u n c o ­
r n i l im ie n to i n t e r i o r ta n g r a n d e e n v i r t u d d e la fe y se e n c u e n tr a ta n o c u -

|>.i1 1.1 e n m a n t e n e r e n ella lo q u e F e le ,a d m in is tra d e l p o d e r d el P adre, d e


l.t sap ie n c ia d e l H ij o y d e la b o n d a d d e l E s p íritu S a n to q u e n a d a d e lo
i n u d o p e r m a n e c e e n su re c u e r d o , s in o q u e p asa b re v e m e n te , a causa d e
esa o tra o c u p a c ió n q u e e n v u e lv e el e n te n d im ie n to d e esta A lm a a n o n a ­
dada, E sta A lm a ya n o sab e o b ra r, p e r o está s u f ic ie n te m e n te ex cu sad a y
i'sim id a p o r c r e e r q u e D io s es b u e n o e in c o m p re n s ib le . S e salva p o r la fe
sin o b ras, p o r q u e la fe s o b re p a sa to d a o b ra , c o m o A m o r m is m o a testi­
g u a 17.
Amor: E l te r c e r p u n t o es q u e ella se h a lla só lo e n a m o r.
R azón: ¡A h, p o r D io s , d a m a A m o r! —d ic e R a z ó n —, ¿ q u é significa?
Amor: S ig n ific a —d ic e A m o r — q u e e sta A lm a n o h a lla c o n su e lo , afecto
ui e sp e ra n z a e n c r ia tu r a p o r D io s c re a d a , n i e n el c ie lo n i e n la tie rra , si­
no sólo e n la b o n d a d d e D io s . U n a lm a así n o m e n d ig a 48, n o p id e n a d a a
i i ¡atura. E s el fé n ix q u e se h a lla so lo ; p u e s esta A lm a se h a lla sola e n
A m or, q u e só lo d e é l se sacia.
Amor: E l c u a r to p u n t o es q u e e sta A lm a n o h a c e n a d a p o r D io s.
R a zó n : ¡A h, p o r D io s! —d ic e R a z ó n —, ¿ q u é significa?
Amor: S ig n ific a —d ic e A m o r — q u e D io s n o tie n e n a d a q u e h a c e r d e su
obra y el A lm a n o tie n e n a d a q u e h a c e r m á s q u e d e a q u e llo d e lo q u e
I >ios te n g a alg o q u e h a c e r. N o se p r e o c u p a d e sí m ism a , ¡q u e se p r e o c u ­
pe D io s q u e la a m a m á s d e lo q u e ella se am a! E sta a lm a p o s e e u n a fe ta n
g ra n d e e n D io s q u e n o te m e se r p o b r e m ie n tra s su a m ig o sea ric o . P u e s
l e le e n s e ñ a q u e tal c o m o e sp e re e n c o n tr a r a D io s así lo e n c o n tra rá ; y ella
espera e n v ir tu d d e la fe q u e él sea r ic o y, p o r ta n to , n o p u e d e ser p o b re .
Am or: E l q u in to p u n t o es q u e esta A lm a n o d e ja p o r D io s d e h a c e r
nada q u e p u e d a h a c e r.
R a zó n : ¡A h , p o r D io s! —d ic e R a z ó n —, ¿ q u é significa?
Am or: S ig n ific a —d ic e A m o r — q u e ella n o p u e d e h a c e r sin o la v o lu n -
i.id d e D io s , n i p u e d e ta m p o c o q u e r e r o tr a cosa; y p o r e llo ella n o d e ja
de h a c e r n a d a p o r D io s . P u e s n o d e ja e n tr a r e n su p e n s a m ie n to n a d a q u e
sea c o n tr a r io a D io s , y p o r e llo n a d a d e ja d e h a c e r p o r D io s .
A m or: E l s e x to p u n t o es q u e n o se le p u e d e e n s e ñ a r n a d a .
R a zó n : ¡A h , p o r D io s! —d ic e R a z ó n —, ¿ q u é significa?
A m or: S ig n ific a q u e e sta A lm a tie n e u n a c o n s ta n c ia tal q u e si tu v ie ra

61
el conocim iento com pleto de todas las criaturas que han sido, son y se­
rán, ello no le parecería nada al lado de aquello que ella ama y que jamás
fue ni será conocido. Pues esta Alma ama más aquello que está en D ios y
que nunca fue ni será dado que no lo que ella tiene o tendría si hubiera
de tener todo el conocim iento de todas las criaturas presentes y futuras.
[El Alma:) Y esto no es nada -d ic e esta Alma— al lado de lo que él
realm ente es, pero de ello nada puede decirse.
Amor. El séptim o p u n to es que no se le puede quitar nada.
Razón: ¡Ah, por Dios, Amor! -d ic e R a z ó n -, decid qué significa es®.
Amor: ¿Q ué significa? -d ic e A m o r-. ¿Y qué iban a quitarle? Cierta­
m ente no le podrían quitar nada. Pues quien quitase a esta Alma honor,
riqueza y amigos, corazón, cuerpo y vida, todavía no le habría quitado
nada si le queda Dios. Por lo que se hace evidente que por mucha fuer­
za que se tenga no se le puede quitar nada.
Amor: El octavo punto es que no se le puede dar nada.
Razón: ¡Amor, p o r Dios! —dice R azón—, ¿qué significa que no se le
puede dar nada?
Amor: ¿Q ué significa? —dice A m o r-. ¿Y qué iban a darle? Si le dieran
cuanto ha sido y será dado, eso no sería nada al lado de lo que ella ama y
amara.
Y dice el Alma: Más bien, D am a Amor, al lado de lo que Dios ama y
amará en mí.
Amor: Fuera de vuestra reverencia —dice A m o r- yo no soy esto.
[Amor al auditorio:] Os diremos -d ic e A m or dirigiéndose a los oyen­
tes—que Dios ama más el «más» de esta Alma en él que el «menos» de ella
misma49.
Pero replica el Alma: N o hay «menos»; no hay nada más que el todo, y
eso puedo m uy bien decirlo y decir verdad.
[Amor:] Yo aun digo más -d ic e A m or—, si esta Alma tuviera todo el
conocim iento, el am or y el loor de la divina Trinidad, todo el que jamás
fue ni será dado, esto no sería nada al lado de aquello que ella ama y ama­
rá: pero este am or no lo alcanzará nunca por la vía del conocim iento50.
El Alma habla a Amor: ¡Ah! Sin duda no, dulce A m or -d ic e el Alma—,
ni siquiera la más m ínim a parte de m i amor. Pues no hay otro Dios que
aquel de quien nada en absoluto puede conocerse; sólo ése es mi Dios
del que nada sabe decirse y al que ni siquiera todos los seres del paraíso
pueden alcanzar en lo más m ínim o aunque tengan algún conocim iento

62
tlr* él. Y e n e se «m ás» se e n c ie r r a —d ic e el A lm a — la s o b e ra n a m o rtific a -
t Ion d e l a m o r d e m i e s p íritu , y e s to es y s e rá p o r s ie m p re to d a la g lo ria
ilel a m o r d e m i a lm a y la d e to d o s a q u e llo s q u e se e n te n d ie r o n 51.
C)ír a c e rc a d e e sta c u e s tió n m e n o r —d ic e el A lm a — es p o c a co sa al la­
tín ile la m a y o r, d e la q u e n a d ie h a b la . Y a u n q u e y o q u ie r o h a b la r d e ella,
liu sé q u é d e c ir. S in e m b a r g o , d a m a A m o r , m i a m o r es d e tal m a n e ra q u e
pi H ie ro o í r m a l - d e c i r 52 a lg o d e v o s q u e q u e n o se d ig a n a d a . Y eso c ie r-
liin ien te es lo q u e h a g o . M a ld ig o , p u e s , t o d o lo q u e d ig o n o es sin o m e -
1,1 m a le d ic e n c ia a c e rc a d e v u e s tr a b o n d a d . P e r o lo q u e y o m a ld ig o m e lo

ilebéis p e r d o n a r .
P ues, S e ñ o r —d ic e el A lm a —, b ie n m a ld ic e d e v o s el q u e sie m p re h abla
ile vos, y a c a b a así p o r n o d e c ir ja m á s n a d a d e v u e s tra b o n d a d . L o m is m o
m e pasa a m í. N u n c a c e so d e h a b la r d e v o s, a trav és d e m is p re g u n ta s o e n
mis p e n s a m ie n to s , o d e e s c u c h a r si m e d ic e n a lg o a c e rc a d e v u e s tra b o n -
<Luí; p e ro c u a n to m á s o ig o h a b la r d e v o s, m á s m e d e s c o n c ie rto . P u e s sería
gran v illa n ía q u e c re y e ra e sta r c o m p r e n d i e n d o c u a n d o m e d ic e n algo; se
en g a ñ a n lo s q u e lo c r e e n , p u e s y o sé c o n c e rte z a q u e n a d a p u e d e d ec irse
V, si p la c e a D io s , y o n o m e e n g a ñ a r é n u n c a n i q u ie ro o ír m e n tir ja m á s
ai crea d e v u e s tr a d iv in a b o n d a d ; q u ie r o , e n c a m b io , c u m p lir c o n la e m ­
presa d e e ste lib ro d e la q u e [d am a] A m o r es m a e stra y m e h a d ic h o q u e
i m n p la c u a n to h e e m p r e n d id o . P u e s m ie n tr a s p r e g u n te p o r m í m is m a a
| Jam a] A m o r a c e rc a d e ella, m e h a lla ré a ú n c o n m ig o e n la v id a d e l esp i­
n a i53, e n la s o m b r a d e l sol, d o n d e n o p u e d e n v e rse las im a g in a c io n e s s u -
i ilt;s d e lo s a tra c tiv o s d e l d iv in o a m o r y d e la d iv in a g e n e ra c ió n .
[El A lm a habla a R a zó n :] P e ro ¿ q u é e s to y d ic ie n d o ? —d ic e ésta A lm a —.
A un c u a n d o p o s e y e r a c u a n to se h a d ic h o , s e g u iría sin s e r n a d a al la d o d e
a q u e llo q u e y o a m o e n él, a q u e llo q u e é l n o d a rá a n a d ie m ás q u e a sí
m ism o, a q u e llo q u e d e b e r e t e n e r d e a c u e r d o c o n la ju s tic ia d iv in a . Y p o r
lau to , a f ir m o , y es v e rd a d , q u e n o se m e p u e d e d a r n a d a d e c u a n to e x is­
te. Y esta q u e ja q u e m e o ís e x p re s a r, d a m a R a z ó n —d ic e el A lm a —, es m i
lo d o y lo m e j o r d e m í 54 si se e n t i e n d e c o r r e c ta m e n te . ¡A h , q u é d u lc e es
e n te n d e r esto ! P o r D io s , e n t e n d e d l o p le n a m e n te , p u e s n o o tr a c o sa es el
paraíso s in o ese m is m o e n t e n d e r 55.
A m o r : E l n o v e n o p u n t o , d a m a R a z ó n —d ic e A m o r —, es q u e esta a lm a
no tie n e e n a b s o lu to v o lu n ta d .
[R azón:] ¡A h , p o r D io s ! —d ic e R a z ó n —, ¿ q u é d ecís? ¿E stáis d ic ie n d o
q u e esta A lm a n o tie n e e n a b s o lu to v o lu n ta d ?

63
Amor: Sin duda, no la tiene; pues cuanto esta Alma quiere y consien­
te es aquello que D ios quiere que ella quiera y ella lo quiere p o r cumplir
la voluntad de D ios y no p o r su propia voluntad; y no puede querer es­
to p o r sí misma, sino que es el querer de Dios que lo quiere en ella; por
ello es evidente que esta Alma n o tiene en absoluto voluntad sin la vo­
luntad de Dios que le hace querer todo cuanto ha de querer.

[12] E l v e r d a d e r o s e n t i d o de l o q u e d i c e
e s t e l i b r o e n t a n t o s m o m e n t o s : q u e el A l m a
a n o n a d a d a n o t ie n e en a b s o lu t o v o l u n t a d .
C a p ítu lo X II

[Amor.] Ahora, los que escucháis este libro, oíd y entended bien el
verdadero Jentido de lo que dice en tantas ocasiones, es decir, que el Al­
ma anonadada no tiene en absoluto voluntad, ni puede absolutam ente te­
nerla, ni puede querer tenerla y que en ello se cumple a la perfección la
voluntad divina; y tam bién que el Alma no se sacia de A m or divino, ni
A m or divino de ella hasta que el Alma se halla en Dios y Dios en ella, de
sí y p o r sí, en ese estado de fundam ento divino, entonces halla el Alma
plena satisfacción.
Entendimiento de Razón: C ierto, pero me parece —dice Entendim iento
de R azón—que el noveno p u n to dice todo lo contrario, pues afirma que
el Alma anonadada no quiere nada al lado de lo que querría querer, pe­
ro ese querer no lo puede tener, pues Dios quiere que ella quiera que su
querer sea nada al lado de aquello que la saciaría y que no le será jamás
dado.
Razón: E ntiendo aquí -d ic e R azó n —que el Alma quiere querer y que
Dios quiere que ella quiera un querer que no puede tener; y de ello ob­
tiene desfallecimiento y no saciedad.
Entendimiento de Razón: M e parece, dama Am or —dice E ntendim ien­
to de R azó n —, que este noveno p unto m e deja entender todo esto des-
diciéndom e lo que el libro m antiene com o verdadero: que el Alma libe­
rada no tiene en absoluto voluntad ni puede en absoluto tenerla, ni en
absoluto puede quererla, ni la U nidad divina quiere en absoluto que la
tenga y así obtiene en todo p o r divino amor, según dice este libro, su ple­
na satisfacción.

64
I!l A lm a : ¡A h , E n t e n d im ie n t o d e R a z ó n ! —d ic e e l A l m a a n o n ad ad a—,
¡i ii.in a le g r e m e n te ju z g á is ! T o m á is la p a ja y dejáis el g r a n o 56, p u es vu estro
i*n ion d im ie n to es d e m a s ia d o b a jo p a ra q u e p o d á is c o m p r e n d e r e le v a d a -
lilen te c o m o c o n v ie n e al q u e q u ie r e e n te n d e r e l e sta d o d e l q u e estam os
li.iblando. P e ro E n t e n d im ie n t o d e A m o r d iv in o , q u e h a b ita y está e n el
A lm a a n o n a d a d a q u e se h a lib e r a d o , l o c o m p r e n d e b ie n y sin o b stá cu lo s,
pues ella es esto m is m o .
A lte z a de E n te n d im ie n to de A m o r : A h o r a , E n t e n d im ie n t o d e R a z ó n ,
11 ice A lte z a d e E n te n d im ie n t o d e A m o r —, c o m p r e n d e d la ru d e z a d e
vuestro d e s e n te n d im ie n to . S i esta A l m a a n o n a d a d a q u ie r e la v o lu n ta d d e
1 >ios, y q u ie n m ás la q u ie r e m ás la q u e r r á q u erer, n o la p u e d e te n e r p o r

su p e q u e n e z d e c r ia tu ra , p u e s D io s r e tie n e la g r a n d e z a d e su d iv in a j u s ­
ticia. P e ro D io s q u ie r e q u e ella q u ie r a e sto y q u e e lla te n g a ese qu erer, y
esc q u e r e r es q u e r e r d iv in o , el c u a l d a e l ser a la c r ia tu ra lib re ; y ese q u e -
icr d iv in o , q u e D i o s le da a q u e re r, atrae a ella las v e n a s d e l c o n o c im ie n ­
to d iv in o , la m é d u la d e l a m o r d iv in o y la u n ió n d e l d iv in o lo o r . E n c a m ­
ino, la v o lu n ta d d e l A lm a la atasca.
\A m o r :] A d e m á s —d ic e A m o r —, ¿ c ó m o p u e d e el A lm a te n e r v o lu n ta d
si el C la r o C o n o c i m i e n t o c o n o c e q u e él es u n ser e n tre lo s seres, e l m ás
n o b le d e t o d o s , al q u e n in g u n a c ria tu ra p u e d e p o s e e r si n o es a través d e
no q u e r e r nada?
[A m o r al a uditorio :] A h o r a , R a z ó n —d ic e A m o r — y a h a o íd o la resp u es­
ta a sus p re g u n ta s , e x c e p t o a a q u e lla e n la q u e R a z ó n d ic e q u e el A lm a
liberad a resta in sa tisfe ch a ; p o r e llo v o y a d e c ir le d e q u é está e l A lm a in ­
satisfecha. L o está d e q u e r e r e l d iv in o q u e r e r q u e q u ie n m ás lo q u ie r e m e ­
nos se sacia d e él. P e ro ese m is m o q u e r e r es el so lo q u e r e r d e D io s y la
p,loria d e l A lm a .

[13] C ó m o R a z ó n se c o n t e n t a c o n
las a n t e r io r e s a c l a r a c i o n e s p a r a lo s a c t iv o s
y co n tem p la tiv o s, pero pregunta de nuevo,
a h o r a p a r a la g e n t e c o m ú n . C a p í t u l o X III

[R a zó n :] A h o r a , A m o r —d ic e R a z ó n —, h a b é is c o n d e s c e n d id o a n u e s -
l ros r u e g o s a c la r a n d o las cosas p a ra lo s a c tiv o s y lo s c o n te m p la tiv o s ; p e r o
os r u e g o a ú n q u e se las a claréis a la g e n t e c o m ú n , a lg u n o s d e lo s cu a les

65
podrían por ventura alcanzar ese estado. Pues hay muchas palabras con
d oble sentido que se hacen difíciles de com prender para su entendim ien­
to, y si se las explicáis, este libro mostrará a todos la verdadera lu z de ver­
dad, la perfección de caridad, y quiénes son los elegidos celosam ente por
D io s, por él llamados y por él amados con soberanía.
Amor: R a zó n —dice A m o r—, ¿dónde se hallan esas palabras de doble
sentido que m e pedís que distinga y explique para provecho de aquellos
p o r quienes nos rogáis tan hum ildem ente y tam bién de todos aquellos
que oigan este libro al que llamaremos «El espejo de las almas simples que
en deseo y querer moran»57?
Razón: A ello os respondo, dama A m o r —dice R a zó n —, que este libro
dice de esta A lm a grandes y admirables cosas; dice, en el séptim o capítu­
lo, que a esta A lm a no le im portan ni vergüenza ni honor, ni pobreza ni
riqueza, ni alegrías ni penas, ni am or ni odio, ni infierno ni paraíso. Y
ju n to a esto dice que esta A lm a lo tiene todo y no tiene nada, lo sabe to ­
do y no sabe nada, lo quiere tod o y no quiere nada, co m o se ha dicho
antes en el capítulo nueve. Y así, no desea —dice R a zó n — ni desprecio ni
pobreza, ni m artirio ni tribulaciones, ni misas ni serm ones, ni ayunos ni
oraciones, y da a naturaleza tod o lo que le pide sin rem ordim ientos de
conciencia.
Y ciertam ente, A m o r —dice R a zó n —, esto no lo puede entender na­
die a no ser que lo aprenda de vos a través de vuestras enseñanzas, pero
n o a través de m i entendim iento. Pues desde m i entendim iento, m i sen­
tido y m i consejo, lo m ejor que yo sabría aconsejar es que se deseen el
desprecio, la pobreza y todo tipo de tribulaciones, misas y serm ones, ayu­
nos y oraciones, que se tem an todas las formas de am or sean cuales sean
p o r los peligros que pueden entrañar, que se desee soberanam ente el pa­
raíso y se tenga m iedo al infierno, que se rehúsen cualquier tipo de h o ­
nor, las cosas tem porales y todos los placeres, negándole a naturaleza lo
que pide, a excep ción de aquello sin lo cual no podría vivir, siguiendo el
ejem plo del sufrim iento y pasión de nuestro señor Jesucristo. Esto es —di­
ce R a zó n — lo más que yo sé decir y aconsejar a todos los que viven en
m i obediencia. P or ello digo a todos que nadie entenderá este libro a tra­
vés de m í, sino a través de la virtud de Fe y la fuerza de A m o r que son
mis dueñas, pues yo las obed ezco en todo. Y aún quiero decir más —dice
R a zó n —, al que posee esas dos cuerdas en su arco, es decir, la luz de la Fe
y la fuerza de A m or, le es lícito hacer lo que le plazca co m o atestigua el

66
|nop io A m o r q u e le d ice al A lm a : A m ig a , am ad y h a c e d lo q u e queráis58.
Amor: R a z ó n —d ice A m o r —, sois m u y sabia y estáis m u y segura de lo
ijiic os c o rre s p o n d e cu a n d o p ed ís respuesta a las palabras dichas. Y c o m o
me h abéis ro g a d o q u e os d ig a q u é sig n ifica n , os resp o n d e ré en tod o . O s
.iseguro, R a z ó n —d ic e A m o r —, q u e a tales A lm a s llam adas p o r A m o r P u ­
l o les so n tan caros la v e rg ü e n z a c o m o e l h o n o r, y el h o n o r c o m o la v e r ­
güenza, la p o b r e z a c o m o la r iq u e z a y la riq u e za c o m o la p o b reza , el to r ­
m ento d e D io s y sus criaturas c o m o e l co n su e lo d e D io s y sus criaturas,
ser am adas c o m o ser odiadas y odiad as c o m o am adas, estar e n el in fie rn o
ro m o en el paraíso y en el paraíso c o m o en el in fie rn o , hallarse e n u n es­
tado in fe r io r c o m o e n u n o s u p e rio r y e n u n o su p e rio r c o m o en u n o in ­
ferior, p o r ellas m ism as o sus p erso n a s59. V erd ad sabe esto m u y b ie n y sa­
l e ta m b ién q u e ellas n o q u ie r e n n i d e ja n de q u e re r n in g u n a d e todas estas
prosperidades n i adversidad es, p u es esas A lm a s n o tie n e n o tra v o lu n ta d
i]iie lo q u e D io s q u iere e n ellas y el d iv in o q u e re r n o o c u p a a estas cria ­
turas en cu m b ra d a s en la m o n ta ñ a 60 e n esos en g o rro so s asuntos q u e aca­
llam os d e m e n c io n a r.
Am or: H e d ic h o antes —d ic e A m o r — q u e tales A lm a s a p re cian p o r ig u a l
todas las ad versid ad es d e l c o ra z ó n , a fe c te n al c u e r p o o al alm a, c o m o la
prosperidad, y la p ro sp e rid a d c o m o la adversidad . Y e llo es cie rto —d ic e
A m o r— si éstas les lle g a n sin q u e su v o lu n ta d sea la causa. Estas A lm a s
tam p o co saben lo q u e es m e jo r para ellas, n i d e q u é m a n era D io s q u iere
procurarles su sa lv a ció n o la d e sus p ró jim o s , n i c o n q u é m o tiv o o e n q u é
circu n stan cia D io s q u ie re o to r g a r ju s tic ia o m ise rico rd ia , n i p o r q u é m o -
t ivo q u ie re dar al A lm a los e n c u m b ra d o s d o n es d e la b o n d a d d e su d iv i­
na n o b leza. P o r ello , e l A lm a lib era d a n o tie n e la v o lu n ta d d e q u erer o
i lujar d e q u erer, e x c e p to la d e q u e re r só lo la v o lu n ta d d e D io s y su frir en
paz la d is p o sic ió n d iv in a .
R a zó n : D a m a A m o r , d e b o añadir to d a vía u n a cosa a m i p reg u n ta , ya
qu e este lib ro d ic e q u e esta A lm a lo tie n e to d o y, p o r ello , n o tie n e nada.
A m or: Es verd a d —d ic e A m o r —, p u es esta A lm a tie n e a D io s p o r la g ra ­
cia d iv in a y q u ie n tie n e a D io s lo tie n e to d o ; y p o r e llo se d ic e q u e n o
tiene nada, p o rq u e to d o lo q u e el A lm a tie n e d e D io s e n ella, p o r el d o n
de la gra cia d iv in a , le p a re ce nada y es nad a al lad o d e a q u e llo q u e ella
am a e n él y q u e él n o dará a n a d ie m ás q u e a sí m ism o . Y e n este sen ti­
do esta A lm a lo tie n e to d o y, p o r ello , n o tie n e nada, lo sabe to d o y, p o r
ello, n o sabe nada.

67
[14] C ó m o e s t a A l m a t i e n e c o n o c i m i e n t o
d e D i o s a t r a v é s d e la f e . C a p í t u l o X I V

Amor: Ella sabe a través de la virtud de la fe —dice A m or— que D io s es


todopoderoso, todo sapiencia y perfecta bondad; que Dios Padre ha obra­
do la encarnación, y que el H ijo tam bién y también el Espíritu Santo. D e
form a que D ios Padre unió la naturaleza humana a la persona de Dios:
H ijo, y la persona de D ios H ijo la unió a su propia persona, y D ios Es­
píritu Santo la unió a la persona de D ios H ijo. D e tal form a que el Pa­
dre tiene una sola naturaleza, es decir, la divina, y la persona del H ijo tie­
ne en sí misma tres naturalezas, esto es: la misma naturaleza divina que
tiene el Padre, la naturaleza del alma y la naturaleza del cuerpo, y es una
sola persona en la Trinidad; y el Espíritu Santo tiene en sí la misma na­
turaleza divina que tienen el Padre y el H ijo. C reer esto, decir esto, pen­
sar esto es verdadera contem plación; un solo poder, un solo saber, una so­
la voluntad, un solo D ios en tres personas, tres personas en un solo Dios.
Este Dios es en todas partes en su naturaleza divina; pero la humanidad
se halla tan sólo en la gloria del paraíso, unida a la persona del H ijo, y en
el Sacramento del altar61.

[15] A q u í se h a b l a d e l S a n t o S a c r a m e n t o
d e l a l t a r 62. C a p í t u l o X V

Amor: Esta divinidad y esta humanidad las reciben los verdaderos cris­
tianos cuando tom an el Santo Sacramento del altar. Por cuánto tiempo
perm anece en ellos esta humanidad, Fe lo enseña y los clérigos lo saben.
L u z de Fe: Y p o r ello —dice L uz de Fe—, os diremos cóm o podem os
establecer una com paración con este Sacramento para que se entienda
mejor:
Tom ad este Sacramento, ponedlo en un mortero ju n to con otras co ­
sas y majadlo hasta que no podáis ver ni sentir nada de la Persona que ha­
béis m etido dentro.
Fe: En verdad —dice Fe— os digo que ya no está. Pero entonces podéis
preguntaros: ¿ha partido de nuevo?
Verdad: ¡N o, no! -d ic e Verdad-, Estaba, pero ya no está (entended es­
to juiciosam ente, pero no de form a humana). Mas entonces podéis pre-

68
gu litaros: ¿se tu e c o m o v in o t Y yo os digo —dice V erdad— q u e la h u m a ­
nidad de Je su c risto n o va ni v ien e.
Tentación: ¿ Y q u é p u e d e ser e n to n c e s? —d ic e T e n ta c ió n .
Verdad: E s tu v o —d ic e V erd ad — m ien tra s se la p u d o v e r y sentir, y a h o ­
ra ya n o está, p u e s to q u e n o se la p u e d e v e r n i sentir; así lo ha dispu esto
el d iv in o p o d e r. Y esta m ism a h u m a n id a d q u e está e n e l S a cra m en to d el
altar n o tie n e o tra a p a rien cia , y n i lo s á n g eles, ni lo s santos, n i la V ir g e n
M aría lo v e n d e o tra m an era q u e a q u e lla c o m o lo v e m o s no sotros m is­
m os, y si ellos lo v e n c o n la m ism a a p a rie n c ia q u e n o so tro s, es p o r el e n ­
te n d im ie n to d e l esp íritu . P u e s v e r la h u m a n id a d d e J e su c risto g lo rific a d a
en el S a c ra m e n to d e l altar n o es p r iv ile g io d e la g lo r ia d e los q u e están
en la g lo ria . Y p o r ello , ello s n o lo v e n g lo r ific a d o , sin o a través d el e n ­
ten d im ien to .
[El A lm a de Fe:] Y n o so tro s lo v e m o s e n v ir tu d d e la fe c o n tr a d ic ie n ­
do la r a z ó n y n u estro s se n tid o s q u e n o v e n sin o el p a n y n o sien ten , n i
gustan, n i h u e le n o tra cosa. P e ro n u estra fe n o s los d esd ice, p u es cree fir­
m e m e n te , sin d u d a a lg u n a , q u e ahí n o h a y n i b la n cu ra, n i o lo r, n i sabor,
sino el c u e r p o p r e c io s o d e J e su c risto q u e es v e rd a d e ro D io s y ve rd a d ero
h o m b re. A h o r a b ie n , n o so tro s lo v e m o s p o r la fe, co sa q u e n o h a c e n los
q u e están e n la g lo r ia , p u es lo g lo r ific a d o n o n e ce sita d e la fe y p o r ello
no lo v e n c o m o n o so tro s lo v e m o s. D e esta m a n era h a d isp u esto la d iv i­
na T r in id a d el S a c r a m e n to d e l altar para alim en tar, n u tr ir y so sten er a la
Santa Iglesia. Y tal es —d ic e e l A lm a d e F e ilu m in a d a d e la d iv in a T r in i­
dad— el o r d e n a m ie n to d e l S a c r a m e n to d el altar, p o r e l p o d e r d iv in o , se­
g ú n el saber d e D io s y se g ú n y o creo.
Cortesía de B o n d a d de A m or: N o os m ara villéis —d ic e C o r te s ía d e B o n ­
dad d e A m o r — si os d e c im o s estas cosas p o r am o r, p u es b ie n os p u e d o d e ­
cir, sin q u e se m e r e p r o c h e , q u e n a d ie p u e d e a lca n za r p r o fu n d o s c im ie n ­
tos n i altos e d ific io s si n o es a través d e la su tilid ad d e u n g ra n se n tid o
natural y la tra n sp a ren cia d e la lu z d e l E n te n d im ie n to d e l E sp íritu ; y sien ­
d o así, n o se p o d r á saber m u c h o p r e g u n ta n d o p o r la v o lu n ta d d iv in a .
Pues e l E n te n d im ie n to , q u e ilu m in a , m u estra en su n a tu ra le za al A lm a
a q u e llo q u e ésta am a; y el A lm a , r e c ib ie n d o d e la lu z d el E n te n d im ie n to
la p r o x im id a d y la c o n ju n c ió n , y d e la c o n c o r d ia d e u n ió n e n el a m o r so ­
b rea b u n d a n te el esta d o h a cia el q u e tie n d e para o b te n e r su a sien to y re­
p oso, e scu ch a g u sto sa a C o n o c im ie n t o y L u z q u e le tra en n u evas d e su
a m o r; p u es ella p r o v ie n e d e A m o r y p o r e llo q u ie r e regresar a él a fin d e

69
no tener más que una voluntad en amor, es decir, la sola voluntad de
aquel al que ella ama.

[16] A q u í resp o n d e A m o r acerca


de lo q u e ha d i c h o del A l m a q u e lo sabe
to d o y n o sabe nada. C apítulo XVI

[Amor.] R a zó n —dice A m or—, a lo que he dicho del Alm a liberada que


lo sabe todo y p o r ello n o sabe nada os respondo diciendo que ella, en
virtud de la fe, sabe lo que le conviene saber para su salvación; y por ell®
no sabe nada de lo que D io s posee de él mismo en ella y por ella, aque­
llo que no le daría a nadie sino a ella. Así pues, en este sentido, esta A l­
ma lo sabe todo y p o r ello no sabe nada. Lo quiere todo —dice A m or— y
por ello no quiere nada; pues esta A lm a quiere la voluntad de D ios de
forma tan perfecta que n o sabe, no puede y no quiere querer nada más
que la voluntad de D io s, hasta ese punto la ha cautivado A m or. Y, por
ello, no quiere nada; pues lo que ella quiere, y que D ios quiere en ella,
es tan poca cosa al lado de lo que ella querría querer que no puede tener
lo que Dios quiere que ella quiera. Pues su querer es nada al lado de lo
que la saciaría y que jam ás le será dado, esto es, el querer del querer de
Dios com o ya se ha dicho. Así pues, en este sentido, esta Alm a lo quiere
todo y por ello n o quiere nada.
Amor. Esta hija de Sión 63 no desea ni misas ni sermones, ni ayunos ni
oraciones.
Razón: ¿Y por qué, dama Am or? —dice R a zó n —. Ese es el alimento de
las almas santas.
Amor. Eso es verdad —dice A m o r - para las que m endigan. Pero ésta no
mendiga, pues no tiene necesidad de desear nada que esté fuera de ella.
Ahora escuchadme, R a zó n —dice A m o r-, ¿Por qué iba a desear esta A l­
ma las cosas que hem os nom brado si D ios está en todas partes con y sin
ellas? Esta Alm a no tiene otro pensamiento, palabra u obra que la prácti­
ca de la gracia de la divina Trinidad. A esta Alm a no le apenan el peca­
do que haya podido com eter, ni el sufrim iento que D ios haya pasado por
ella, ni los pecados ni las penas en las que habita su prójim o.
Razón: ¡Dios! ¿Q u é significa esto, A m or? -d ic e R a zó n —. Dadm e en­
tendim iento ya que m e habéis apaciguado en mis otras preguntas.

70
Amor: S ig n ific a —d ic e A m o r — q u e esta A lm a n o se p e rte n e c e , p o r lo
i|iie no p u e d e se n tir p en a, p u es su p e n sa m ie n to rep o sa e n lu g a r apacible:
n i la T rin id a d , y p o r ello n o p u e d e m o v e rse d e ahí, n i sen tir p en a m ie n -
li.is su a m ig o esté a legre. P ero q u e a lg u ie n ca iga e n p e c a d o o q u e se c o ­
meta p e c a d o en a lg u n a o c a sió n —re sp o n d e A m o r a R a z ó n — desagrada a
ni vo lu n ta d c o m o d esagrada a D io s : es ju s ta m e n te su d esagrad o lo q u e
desagrada al A lm a .
C o n to d o —d ic e A m o r —, la T r in id a d n o se ap ena p o r este desagrado,
ni lo h a ce el A lm a q u e e n ella rep o sa. C ie r ta m e n te , si el A lm a , q u e se h a­
lla en tan alto lu g a r, p u d ie ra ayu d ar a su p ró jim o , le ayu d aría c o n todas
m i s fuerzas e n lo q u e necesitase. M as los p e n sa m ie n to s d e tales A lm a s son

l.m d iv in o s q u e n o se d e tie n e n e n cosas pasajeras o creadas lo su ficie n te


i orno para c o n c e b ir p e n a e n ellas. P u e s D io s es b u e n o m ás allá de tod a
i o tn p ren sió n .

[17] A q u í A m o r r e s p o n d e a R a z ó n de lo
q u e ha d ic h o acerca de estas A lm a s q u e dan
a N a t u r a l e z a lo q u e les p i d e . C a p í t u l o X V II

[A m o r] E sta A lm a da a N a tu ra le za c u a n to le p id e; y es verd ad —d ic e
A m o r— q u e esta A lm a n o se cu id a n i a m a tan to las cosas tem p o ra les c o ­
m o para p o d e r g a n a r a lg o c o n rehusárselas a N a tu ra le za ; al co n tra rio ,
siente reparos d e q u ita rle lo q u e es su yo. P ero estas criatu ras so n tan e x ­
celen tes q u e n o se osa h ablar a b ie rta m e n te d e ellas, e sp e cia lm e n te de sus
prácticas p o r las q u e las A lm a s alcan za n el estado d el b u e n en te n d e r; p o ­
cos son los q u e lo saborean .
Am or: H e d ic h o antes —d ic e A m o r — q u e n o se osa hablar a b ie rta m e n ­
te. Y , c ie rta m e n te , n o h a y q u e h a c e rlo p o r q u e lo s e n te n d im ie n to s sim ples
de las otras criatu ras p o d r ía n m alin te rp re ta rlo e n p e r ju ic io suyo.
Las A lm a s, q u e so n c o m o aquellas d e las q u e h abla este lib ro to c a n d o
el tem a d e algu nas d e sus p rácticas, e n v ir tu d d e la ju s tic ia d e su estado,
q u e es estado d iv in o y p u ro , so n d e tal c o n d ic ió n q u e si n o tu v ie ra n n a­
da y se hallaran ciertas d e q u e h a b ía n d e v iv ir hasta el J u icio , n o p o d ría n
de c o ra z ó n p re o c u p a rse u n so lo in stan te n i p o r to d o el o ro d e l m u n d o d e
a q u e llo q u e les faltase, sin o ú n ic a m e n te e n la m e d id a en q u e N a tu ra le za
n ecesita de lo q u e le falta y para darle a q u e llo q u e le p e r te n e c e . Y si tu -

71
vieran algo esas Almas que son así - y que pocos saben dónde están, pe­
ro que han de existir en virtud de la recta bondad de A m o r para sostener
la fe de la Santa Iglesia—, pues si tuvieran algo y supieran que otros lo ne­
cesitaban más que ellas, jamás se lo quedarían aunque estuvieran seguras
de que nunca más había de dar la tierra pan, trigo, ni ningún otro ali­
mento.
Y esto es verdad —dice A m o r - y nadie lo duda. Tal es su naturaleza
por pura justicia, y tal justicia es justicia divina que a esta A lm a ha dad®
su medida64.
La Justicia Divina: Es justo —dice la Justicia Divina—, conviene que to­
da justicia se cumpla en ella. Y si retuviese lo que su prójim o necesita,
retendría lo que ya no es suyo según la perfección de paz de caridad en
la que vive, pues es éste su justo alimento. Además, ¿por qué iban estas
Almas a poner reparos en tomar lo que les falta cuando sienten la nece­
sidad? Sería para tales Almas una falta de inocencia y un obstáculo para la
paz en la que esta Alm a reposa de toda cosa. ¿Q uién es aquel que debe
poner reparos en tom ar lo que necesita de los cuatro elementos: la clari­
dad del cielo, el calor del fuego, el rocío del agua y la tierra que nos man­
tienen? N os servimos de los cuatro elementos en todas las formas que
necesite Naturaleza sin que R a zó n lo reproche. Estos elem entos, gracio­
samente dados, han sido hechos por D ios com o las otras cosas y estas A l­
mas usan de todo cuanto, hecho y creado, tiene necesidad Naturaleza en
perfecta paz de corazón, tal com o lo hacen con la tierra sobre la que ca­
minan.
[Amor:] T ien en sólidos cimientos -d ic e A m o r - y alto edificio que las
pone a buen recaudo.

[18] C ó m o t a l e s c r i a t u r a s ya n o s a b e n
h ab lar de D i o s . C a p í t u l o X V III

[El Alma:] Tales criaturas ya no saben hablar de D ios, pues igual que
no saben decir dónde está Dios no saben decir quién es Dios. Pues sea
quien sea, quien habla de Dios cuando quiere, a quien quiere y donde
quiere no debe albergar duda alguna -d ic e esta A lm a - de que no ha sen­
tido jamás el verdadero nudo 65 de A m or divino que embelesa en todo
m om ento al Alm a sin que se dé cuenta. Pues el nudo verdadero y deli-

72
i iiilo d e l d iv in o A m o r n o tie n e m a te ria d e cria tu ra y, d a d o p o r el C r e a ­
dor a la c ria tu ra 66, < le a rreb ata p o r c o m p le to ese uso, es d ecir, la p a la -
Im.i ><'7. Y es c o s tu m b re d e tales A lm a s c o m p r e n d e r m u c h o y o lv id a r t o -
iln a causa d e la su tilid a d d e l am an te.

[19] C ó m o F e , E s p e r a n z a y C a r i d a d
p id en a A m o r c o n o c im ie n to acerca
d e tales A lm a s . C a p ítu lo X IX

[Fe, E speranza y C aridad :] ¡O h , S a n ta T rin id a d ! —d ic e n Fe, E sp eran za


V C a rid a d —, ¿ d ó n d e se e n c u e n tr a n esas A lm a s tan e n cu m b ra d a s c o m o las
ijne este lib ro e x p lica ? , ¿ q u ién es son ?, ¿ d ó n d e están?, ¿q u é h acen ? M o s ­
trádnoslas p o r A m o r q u e to d o lo sabe y se a p a c ig u a rá n c u a n to s se sien ­
ten tu rb a d o s al o ír este lib ro . P u e s, si lo o yera leer, to d a la San ta Iglesia se
m aravillaría —d ic e n estas tres V ir tu d e s d ivin as.
[Fe:] Es v e rd a d , esto lo d ic e la p ro p ia Fe.
[A m or.\ E s v e rd a d —d ic e A m o r — p a ra San ta Iglesia la P e q u e ñ a , q u e es­
tá b ajo el im p e r io d e R a z ó n . P ero n o lo es para San ta Iglesia la G ra n d e
d ic e D i v in o A m o r —, q u e se halla b a jo n u estro g o b ie r n o 68.
A m or: A h o r a , d e c id m e —d ic e A m o r a las tres V ir tu d e s d ivin as—: ¿p o r
q u é n o s p re g u n tá is q u ié n e s so n , d ó n d e están y q u é h a ce n ? C ie r ta m e n te ,
si n o lo sabéis v o so tra s —d ic e A m o r —, n a d a d e c u a n to h a cre a d o D io s sa­
brá en co n tra rla s. D ó n d e están lo sabéis m u y b ie n las tres, p u e s estáis c o n
ellas e n to d o m o m e n to , p u e s vo so tra s las e n n o b le c é is . L o q u e h a c e n ta m ­
bién lo sabéis. P ero q u ié n e s son , si h a b la m o s d e su valía y d ig n id a d , n o lo
sabéis n i vosotras n i ellas, p o r lo q u e ta m p o c o p u e d e sab erlo Santa Iglesia.
R a z ó n : ¿ Y q u ié n lo sabe? ¡P o r D io s ! —d ic e R a z ó n .
A m or: E so só lo D io s lo sabe —d ic e A m o r —, él, q u e las h a crea d o y re ­
d im id o y p o r v e n tu ra varias v e ce s re cre a d o , p o r el so lo a m o r d e l cu a l se
hallan exiliad as, a n o n a d a d as y o lv id a d a s. ¿ C ó m o se ib a a m a ra villa r Santa
Iglesia si las V ir tu d e s sirv e n a tan altas y celestia les A lm a s? ¿ Y p o r q u é n o
lo ib a n a h a cer? ¿ N o so n todas las V ir tu d e s load as, p rescritas y o rd en ad as
p o r estas A lm a s y n o las A lm a s p o r ellas? D e tal fo r m a q u e las V ir tu d e s
están h ech a s para s e rv ir a las A lm a s y estas A lm a s están h e ch a s p a ra o b e ­
d e c e r a D io s y r e c ib ir lo s sin gu lares d o n e s d e la p u ra co rte s ía d e su d iv i­
na n o b le z a , d o n e s q u e D io s n o ha d a d o a c ria tu ra a lg u n a q u e h a b ite en

73
deseo y querer. Pues quien quiera ten er esos dones no debe estar aco m ­
pañado ni de deseo ni de querer, d e lo contrario no los tendrá jamás.
Amor. ¿Y por qué iba a co n o cer Santa Iglesia —dice A m o r— a estas rei­
nas, hijas, hermanas y esposas de rey? Santa Iglesia no podría conocerlas
perfectamente a n o ser que se encontrase en el interior de sus almas. Y
nada que ha sido creado entra en sus almas sino sólo D io s que las creó.
Así que nadie co n o ce a tales Alm as sino D ios que está en ellas.

[20] A m o r r e s p o n d e a R a z ó n acerca d e l o
que ha d i c h o de q u e n a d i e co n o c e a estas
A lm a s sino D i o s . C ap ítu lo XX

[Razón:] ¡Ay, A m or! —dice R a z ó n —, no os pese, pero m e falta aún p o ­


neros una pregunta y si no m e la aclaráis, sentiré gran inquietud, <pues
decís que nadie co n o ce a estas A lm as más que Dios que las creó> .
Amor. Sea —dice A m o r-, decid cuál es vuestra pregunta.
Razón: O s lo diré —dice R a zó n —. Este libro dice que nadie co n o ce a
estas Almas sino D ios, que se halla en su interior. Y antes ha dicho que
nadie las puede encontrar ni co n o cer sino aquel o aquella a quien Puro
A m o r llama, pero que a quien las encontrase estas Almas le dirían la ver­
dad. Eso es lo que ha dicho antes el libro. Así pues, parece que tales A l­
mas conocerían a las que son co m o ellas, si estuvieran donde ellas están69.
Amor. Es verdad —dice A m or—, pues las que son así si estuvieran don­
de están ellas, reconocerían a sus com pañeras por sus prácticas, pero, so­
bre todo, en virtud del don que les ha sido otorgado que es singular.
Razón: ¿Singular? —dice R a zó n —, ¡sin duda es singular! Pues al oírlo,
siento singular maravilla.
Amor: R a zó n —dice A m or—, una misma palabra tiene dos significados,
pues si las que son así tienen con ocim ien to de las prácticas de esas Almas
y de que ése es el estado más perfecto que D ios pueda dar a criatura, no
por ello con ocen la dignidad de esas mismas Almas, pues eso sólo lo co ­
noce D ios, que las ha creado.

74
[21 | A m o r r e s p o n d e a l a r g u m e n t o d e R a z ó n
a c e r c a d e lo q u e e s t e lib r o d ic e d e las A l m a s
q u e se d e s p i d e n d e las V i r t u d e s . C a p í t u l o X X I

[R azón: | A h o r a , A m o r —d ic e R a z ó n —, os v o y a p o n e r o tra p regun ta,


p u e s este lib ro d ic e q u e esta A lm a se d esp id e en to d o d e las V irtu d e s y
vo s decís q u e las V ir tu d e s están siem p re c o n tales A lm a s m e jo r qu e c o n
n in g ú n otro. S o n dos cosas co n tra d icto ria s o eso m e p a re ce n —d ice R a ­
z ó n —, N o sé c o m p r e n d e r lo 70.
Am or: T e a p acig u aré —d ic e A m o r —. Es ve rd a d q u e esta A lm a se ha des­
p e d id o de las V ir tu d e s e n la m ed id a e n q u e n o las p ra ctica n i d esea lo q u e
ellas pid en ; p e ro las V ir tu d e s n o se h an d e sp e d id o d e ella, p u es están
siem p re c o n ella a u n q u e b a jo su p e rfe c ta o b e d ie n c ia . Y e n este sen tido se
d esp id e el A lm a de ellas y p o r ello están siem p re ju n t o a ella. P u es si u n
h o m b re sirve a u n m aestro, p e r te n e c e a a q u e l a q u ie n sirve, p e r o su m aes­
tro n o le p e r te n e c e a él. Y a v e c e s o c u rre q u e ese s e rv id o r g an a y ap ren­
d e tan to c o n su m aestro q u e lleg a a ser m ás r ic o y sabio q u e su p ro p io
m aestro, p o r lo q u e le a b a n d o n a para b u scar o tro m e jo r q u e él; y cu a n ­
d o el q u e fu era su m aestro v e q u e c ie rta m e n te el q u e fu era su sirvien te
v a le más y sabe m ás q u e él, se q u ed a ju n t o a él p ara o b e d e c e r le en tod o .
E s así c o m o p o d é is y d eb éis e n te n d e r a las V ir tu d e s y a esas A lm a s, p u es
e n u n p r in c ip io el A lm a h iz o , costase lo q u e costase, d e c u e r p o y co ra ­
z ó n , cu an to le e n señ ó R a z ó n , q u e era la m aestra d e esta A lm a ; y R a z ó n
le d ecía siem p re q u e h ic ie ra to d o lo q u e las V ir tu d e s q u e ría n sin co n tra ­
decirlas en nada, hasta la m u erte. A s í q u e R a z ó n y las otras V ir tu d e s eran
m aestras d e esta A lm a y ella e n verd ad o b e d e c ía a to d o cu a n to le q u erían
ord en ar, p o rq u e q u e ría v iv ir d e la v id a esp iritu al.
P ero ah o ra , esta A lm a h a g a n a d o y a p re n d id o tan to c o n las V ir tu d e s
q u e está p o r e n c im a d e ellas71, p u es p o se e e n sí m ism a lo q u e las V i r t u ­
des p u e d e n en señ ar e in c o m p a r a b le m e n te m ás, y a q u e esta A lm a c o n ­
tie n e e n ella a la m aestra d e las V ir tu d e s q u e se lla m a [dam a] A m o r D i ­
v i n o 72, la cu a l la h a tra n s fo rm a d o p o r c o m p le to e n ella m ism a y la ha
u n id o a sí, p o r lo cu a l el A lm a y a n o se p e r te n e c e , n i p e r te n e c e a las
V ir tu d e s 73.
R a zó n : ¿ A q u ié n , pues? —d ic e R a z ó n .
A m or: A m i v o lu n ta d —d ic e A m o r —, p u es la h e tra n sfo rm a d o en m í.
R a zó n : ¿ Y q u ié n sois vo s, A m o r ? —d ic e R a z ó n —. ¿ N o sois acaso j u n -

75
to con nosotras una más de las Virtudes, aun adm itiendo que estáis por
encim a de nosotras?
Amor. Yo soy D io s —dice A m o r—, pues A m o r es D io s y D io s es
A m o r74, y esta A lm a es D io s por co n d ició n de A m or, y y o soy D io s por
naturaleza divina, y esta A lm a lo es p o r justicia de A m o r75. D e form a que
esta m i preciosa am iga es instruida y conducida por m í sin ella, pues se
ha transformado en m í. Y a tal fin —d ice A m o r— se alim enta de m í76.

[22] C ó m o e s t a A l m a es c o m p a r a d a al á g u i l a
y c ó m o se d e s p id e de N a t u r a le z a . C a p ítu lo X X II

[Amor:] A esta A lm a, se la com para co n el águila porque vuela alto, y


m u y alto, y aún más alto que cualquier otro pájaro, pues la em plum a
A m o r Puro. M ira en toda su claridad la belleza del sol, el rayo del sol y
el resplandor del sol y del rayo que la alim entan co n la m édula del alto
cedro77.
E l Alma: Así dice entonces esta A lm a a la infeliz N aturaleza que la ha
esclavizado por m u cho tiem po: dama Naturaleza, m e despido de vos.
A m o r está ju n to a m í y p o r él m e libero, sin tem or y frente a todos.
Amor: A esta A lm a no le espanta la tribulación, ni se detiene en con­
suelo, ni le aflige la tentación, ni la disminuye sustracción alguna. Es co ­
m ún a todos por la generosidad de caridad pura y no pide nada a nadie por
la nobleza de la cortesía de bondad pura de la que D ios la ha colm ado78.
Está siempre madura sin tristeza, alegre sin disolución, pues D ios ha santi­
ficado en ella su nom bre y en ella la Trinidad divina tiene su casa.
Y vosotros, pequeños, que tomáis la presa que os alim enta en el que­
rer y el deseo, desead ser así, pues qu ien puede desear el m enos, si n o de­
sea el más, no es digno de que D io s le otorgue el m enor bien p o r la la­
xitu d de su pobre coraje en la que se deja caer, de tal form a que siempre
se ve ham briento.

[23] C ó m o e s t a A l m a t i e n e d o s p o t e n c i a s 79
y está eb ria de lo que j a m á s b e b ió . C a p í t u l o X X III

[Amor.] Esta Alm a liberada —dice A m o r— se apoya en dos potencias, es-

76
!*• i"., una a su d erech a y otra a su izq u ierd a. G racias a am bas potencias, el
Al tu.i se fo rta lece co n tra sus e n e m ig o s, c o m o u n castillo sobre un farallón
ilr m.ir q u e n o p u e d e ser m in a d o . U n a d e esas dos p o te n cia s, que sostiene
•I Alm a fo rta lecid a co n tra sus e n e m ig o s y guarda los d on es de su riq ueza,
n i l c o n o c im ie n to verd adero d e su p ro p ia p o b reza . Y esa p o ten cia d e la
l/quierda, en la q u e siem pre se apoya, es fortaleza. L a de la derecha es el
•'levado c o n o c im ie n to q u e el A lm a re cib e d e la D e id a d p u ra80.
Sobre estas dos p o te n cia s se apoya el A lm a que, p o r lo tanto, n o h a de
guardarse de sus e n e m ig o s n i a diestra n i a siniestra, p u es, hasta tal p u n to
ir llalla em b elesad a —d ic e A m o r — p o r e l c o n o c im ie n to d e su p o b reza q u e
.ni, p o r c o m p le to em belesad a, ap arece a lo s o jo s d el m u n d o y a los suyos
pm pios. Y está tan eb ria d el c o n o c im ie n to d e l a m o r y de la gracia d e la
pina D e id a d , q u e está siem p re e b ria d e c o n o c im ie n to y co lm ad a d e ala-
lunzas d e a m o r d iv in o . Y n o só lo e b ria d e lo q u e h a b e b id o , sino m u y
rln-ia y au n m ás q u e eb ria d e lo q u e n u n c a b e b ió n i ja m á s beberá.
R azó n : ¡A h , p o r D io s , A m o r ! —d ic e R a z ó n —, ¿ Q u é sig n ifica q u e esta
Alm a está eb ria d e lo q u e n u n ca b e b ió n i b e b e rá jam ás? P arece —d ice R a ­
zón—, p o r lo q u e y o p u e d o e n te n d e r e n estas palabras, q u e para esta A l­
ma es cosa m a y o r em b riag arse d e lo q u e su a m ig o b e b e , h a b e b id o y b e -
Iht A d e la d iv in a b e b id a de su p ro p ia b o n d a d q u e em b riag arse d e lo qu e
ella m ism a ha b e b id o y b e b e rá d e esa m ism a tina.
Amor: E so es —d ic e A m o r —: el «más» la em b ria g a n o p o rq u e ella lo h a ­
ya b eb id o , c o m o se ha d ic h o ; m as sí q u e lo ha b e b id o p u e s to q u e su a m i­
go lo ha h e c h o y en tre él y ella, p o r tra n sfo rm a ció n d e am o r, n o existen
diferencias sean cuales sean sus natu ralezas81. A m o r o b ra p o r ju s tic ia e n sí
m ism o esta tra n s fo rm a ció n q u e la e m b ria g a d e l «más» d e su b eb id a y ya
|.unás será o tra82. S u c e d e a v e ce s q u e h a y varias canillas e n u n a sola tina,
pero e l v in o m ás claro, m ás n u ev o , m ás a p ro vech ab le, m ás d eleitab le y más
em b riag ad o r es el d e la can illa su p erio r. Es la b e b id a so b eran a de la q u e
nadie b e b e sin o la T rin id a d . Y d e esta b eb id a , sin h a b erla b eb id o , está
ebria el A lm a a n o n a d a d a, el A lm a lib era d a, el A lm a o lv id a d a , to ta lm e n -
tc eb ria, au n m ás q u e e b ria de a q u e llo q u e n u n c a h a b e b id o n i jam ás b e ­
berá.
O íd y c o m p re n d e d a h ora para m a y o r clarid ad . E n esta tin a de b e b id a
d ivin a hay, sin d u d a , diversas canillas. L a h u m a n id a d u n id a a la p erso n a
del H ijo de D io s lo sabe y b e b e d e la m ás n o b le d esp u és d e la T rin id a d ;
la V ir g e n M a ría b e b e d e la sig u ie n te y esta n o b le d am a está eb ria d e la

77
más alta. Después de ella beben los ardientes Serafines sobre cuyas alas
vuelan estas Alm as libres.
Santa Iglesia: ¡Ah, D ios! -d ic e Santa Iglesia—, ¡cóm o conviene amar
puram ente y custodiar con cuidado un A lm a así, que tan alto vuela!
Amor: Esa A lm a —d ice A m o r— es un abism o 83 por la h um ildad de su
m em oria, en ten d im ien to y volun tad 84; y su co n o cim ie n to es penetran­
te p o r su sutilidad y siem pre libre en tod o lugar gracias al am or de la
D eid ad.

[24] C u á n d o e s t á n e s a s A l m a s e n la r e c t a l i b e r t a d
d el p u ro A m o r . C a p ítu lo X X IV

[Razón:] ¡Ah, A m or! —dice R a zó n —, ¿cuándo están esas Almas en la


recta libertad del puro Am or?
Amor. C u an d o no tienen deseo alguno, ni ningún sentim iento, ni pa­
decen en ningún m om en to el m enor apego al espíritu; pues esta prácti­
ca las esclavizaría, ya que está m u y lejos de la paz de la libertad a la que
pocos se abandonan. Tam poco hacen nada —dice A m o r— que esté contra
la paz de su ser interior y así llevan en paz las disposiciones de A m or. Las
personas así se hallan colmadas hasta tal punto que tienen en su interior,
sin haberlo de m endigar hiera, el sol divino, por lo que pueden guardar
la pureza del corazón; nadie más que ellas -d ic e A m or— tiene co n o ci­
m iento del «más», y sólo si no tuvieran ese conocim iento, podrían m en­
digar el «menos», sin poder así saciarse.
Tales Alm as son únicas en todo y com unes en tod o 85, pues no pierden
su estado de libertad por algo que les acontezca. Pues al igual que el sol
tiene la claridad de D io s y luce sobre todas las cosas sin contaminarse de
su im pureza, así tienen esas Almas su ser de D io s y en D ios, sin conta­
minarse de la im pureza de las cosas que ven u oyen fuera de ellas.

[25] R a z ó n p r e g u n t a a A m o r si e s a s A l m a s
s i e n t e n a l g u n a a leg ría en su i n t e r i o r . C a p í t u l o X X V

[R azón^ D im e ahora, A m o r —dice R a zó n —: ¿estas Alm as sienten al­


guna alegría dentro o fuera de ellas?

78
Amor: N o —d ic e A m o r —, e n el sen tido q u e lo p reg u n tá is, no. P u es su
naturaleza ha sid o m o rtifica d a y su espíritu está m u e r t o 86. T o d a v o lu n ta d
11.1 h u id o d e ellas y p o r e llo e l A lm a vive, habita y está e n v ir tu d d e esta

m o rtifica c ió n en la v o lu n ta d d iv in a .
I’ero ah ora escu ch a d , R a z ó n —d ice A m o r —, para q u e p o d áis e n te n d e r
m ejor lo q u e p reg u n táis. E l q u e arde n o tien e frío, y e l q u e se a h o g a n o
llen e sed. P u es b ie n , esta A lm a —d ic e A m o r— arde d e tal fo r m a e n el fu e -
pa i de la h o g u e r a d e A m o r q u e se ha co n v ertid o e n el p r o p io fu e g o y n o
u cn te el fu e g o p o rq u e ella es e l fu e g o e n v irtu d d e A m o r q u e la h a trans­
ió! m ado en fu e g o d e a m o r87. E se fu e g o arde p o r sí m ism o , en to d o m o ­
m ento y lu gar, sin alim en tarse n i p o d e r qu erer alim en ta rse d e otra m a te -
1 1.1 más q u e de sí m ism o. P u e s q u ie n siente a D io s a través d e la m ateria
i | i k ‘ p u e d e v e r u o ír fu era de sí, o a través d e su p r o p io esfu erzo , éste n o

i*s to d o fu e g o sin o q u e h a y aú n m ateria m ezcla d a c o n tal fu e g o . P u es el


esfuerzo d e los h o m b re s y el q u e re r ten er m ateria e x te r n a a u n o m ism o ,
p.ira a crecen ta r en sí el a m o r d e D io s , n o es sin o u n a ce g u e ra d e l c o n o -
11 m ien to de la b o n d a d de D io s . P ero el que arde e n ese fu e g o sin b u scar
m ateria, sin ten erla y sin qu ererla te n e r v e las cosas tan claras q u e las a p re-
i la en su ju s to p recio . P u e s u n A lm a así n o p o se e e n ella m ateria q u e le
im pida v e r claro, d ad o q u e se halla sola en sí m ism a e n v ir tu d d e la v e r ­
dadera h u m ild a d ; es c o m ú n a to d o s p o r su g en ero sid a d y ca rid a d p e r fe c -
las; y se halla sola e n D io s p o r la d ivin a em presa d e A m o r P u ro .

[ 2 6] C ó m o e s t a A l m a n o a m a n a d a s i n o
es p o r el a m o r d e D i o s . C a p í t u l o X X V I

[Amor:] U n alm a así n o am a nada e n D io s , n i am ará nada p o r n o b le


que sea, si n o es só lo p o r D io s y p o rq u e él lo qu iere, y am a a D io s e n to ­
llas las cosas y a todas las cosas p o r a m o r a D io s ; y p o r ese a m o r el A lm a
se halla sola e n el p u ro a m o r d el a m o r d e D io s . Esta A lm a tie n e u n c o ­
n o cim ie n to tan claro q u e se v e nada en D io s y a D io s nad a e n ella88.
A h o ra , n o b les am an tes, e n te n d e d lo q u e a ú n falta p o r m e d ita c ió n de
A m or, sin o ír lo d e criatu ra; p u es esta m e d ita c ió n —q u e el A lm a to m a de
A m o r sin q u e re r n in g u n o d e sus d on es q u e llam am o s co n s o la c io n e s y q u e
l.i re co n fo rta n al sen tir la d u lzu ra de la. o ra ció n — es la q u e se lo en señ a al
A lm a y n in g u n a o tra p ráctica se lo enseña sin o la d el p u ro am o r. Q u ie n

79
busque el consuelo de D io s por el sentim iento de consolación impedirá
la empresa de A m o r P uro89.

[27] C ó m o M e d i t a c i ó n d e A m o r p u r o n o t i e n e
más q ue u n a sola in t e n c i ó n . C ap ítu lo X X V II

[Amor:] M e d ita ció n de A m o r puro n o tiene más que una sola inten­
ción, es decir, la de amar siempre lealm ente sin buscar galardón, cosa que
el A lm a no puede hacer si no está ella sin ella, pues leal am or no se dig­
naría recibir co n su elo alguno que viniera de su adquisición. C iertam en ­
te no. M editación d e A m o r sabe bien, y para bien, que ella no debe li­
brarse más que a su propia obra, esto es, a querer perfectam ente la
voluntad de D ios, y deja obrar a D io s y disponer de su voluntad. Pues
quien tiene la volun tad de que D ios le haga sentir su voluntad de con ­
suelo no confía en su sola bondad, sino en los dones de las riquezas que
él puede dar.
E l A lm a : Sin duda —dice esta A lm a—, el que amase bien no se acorda­
ría de tomar ni pedir, sino que querría estar siempre dando, sin quedarse
nada, para amar lealm ente; pues quien tuviera dos intenciones en un mis­
m o acto, con una debilitaría la otra. Y p o r ello, el am or leal sólo tiene
una inten ción que es po der amar siem pre lealm ente, pues p o r el am or de
su noble amante n o le cabe ninguna duda de que él hará lo que es m e­
jo r si ella hace lo q u e tiene que hacer. Y ella no quiere sino que la vo ­
luntad de D ios se haga en ella.
Amor. Está en lo cierto —dice A m o r—, pues todo reside en eso; y tam­
p oco puede esta A lm a querer nada del po der de D ios, pues su querer no
le pertenece ni p erm an ece en ella, sino en aquel a quien ama, y eso no
es ya obra suya, sino la de toda la Trinidad que obra en esa A lm a a su v o ­
luntad.

[28] C ó m o e s t a A l m a n a d a e n e l m a r
de la a le g r í a . C a p í t u l o X X V III

[Amor:\ Esta A lm a —dice A m o r— nada en el m ar de la alegría que es el


mar de las delicias qu e escapan y fluyen de la D ivinidad; y n o siente ale-

80
I•i i.i .ili^una, p u es ella m ism a es a legría y n ada y flo ta en alegría sin sen -
ni l,i, p o rq u e habita en A le g r ía y A le g r ía h abita e n ella; ella m ism a es ale—
(iii.i en v irtu d d e A le g r ía q u e la ha tra n sfo rm ad o e n sí m ism a.
• Tam bién d ice q u e se a le g r a m ás de a q u ello q u e n o p u e d e c o m u n i-
i .11se q u e de lo q u e p u e d e c o m u n ic a rs e , p u es esto es p o c o y p u n tu al y lo
u iio in fin ito e in term in a b le. >
I lay en to n ces u n qu erer c o m ú n , c o m o fu e g o y llam a, el querer d el
.tíñante y el de la am iga, pu es A m o r ha transform ado al A lm a en él m ism o.
1:1 A lm a: ¡A h , d u lcísim o , p u ro y d iv in o A m o r ! —d ic e esta A lm a —,
¡i ii.in d u lce es la tra n s fo rm a ció n d e m í m ism a en a q u ello qu e am o más
ipil- a m í m ism a! Y hasta tal p u n to m e h e tra n sfo rm a d o q u e h e p erd id o
mi n o m b re para am ar lo q u e apenas p o d ía am ar: e n a m o r [m e h e trans­
ió! m ado], pu es n o a m o a o tro q u e a A m o r 90.

[29] R a z ó n p r e g u n t a a A m o r c u á n d o
se h a lla esta A l m a e n la p u r a li b e r t a d
de A m o r . C a p ítu lo X X IX

\R azón:] A h o ra , d am a A m o r —d ic e R a z ó n —, os r u e g o q u e m e digáis
qué sig n ifica lo q u e habéis d ic h o d e q u e esta A lm a está en la ju sta lib e r-
i.ul d el p u ro A m o r cu a n d o n o h a ce nada q u e vaya en co n tra de la e x i­
gencia d e p az d e su ser in terio r.
Amor: O s d iré —d ic e A m o r — q u é sig n ifica. S ig n ifica q u e n o h a ce ñ a­
d í, pase lo q u e pase, q u e vaya e n co n tra d e la p e rfe c ta p az d e su espíritu.
Así lo h a ce —d ic e A m o r — el ve rd a d ero in o c e n te , y el estado d el q u e h a -
Illamos es verd ad era in o c e n c ia .
R a z ó n —d ic e A m o r —, os p o n g o u n e jem p lo . F ijaos e n el n iñ o q u e es
puro e in o c e n te : ¿h ace o d eja d e h a ce r algo, p o r g ra n d e o p e q u e ñ o qu e
sea, q u e n o le plazca?
R a zó n : N o , sin d ud a, A m o r , b ie n p u e d o verlo . Y p o r ello m i p reg u n ta
lia sido satisfecha.

81
[30] C ó m o R a z ó n d i c e a A m o r q u e s a t i s f a g a
a esta A l m a d ic ie n d o de D io s t o d o lo que
se p o d ría decir. C apítulo X X X

[Razón:] ¡Ah, d a m a A m or! —dice R a z ó n —, os ru eg o que m e otorguéis;


la gracia de satisfacer a esta A lm a d icien d o al m enos cu an to p u ed a decir
se de aquel q u e es to d o en todas las cosas91.
Amor. Eso ella ya lo sabe —dice A m o r—, pues ahí, en todas las cosas, 1»;
encuentra siem pre. C a d a cosa h a de en co n trarse donde se halla, y porque
él es to d o p o r todas partes, en todas partes lo en cu en tra el A lm a. Y peí-
ese m otivo c u a lq u ie r cosa le conv ien e pues n o hay nada en n in g ú n siti®
donde n o e n c u e n tre a D ios. E n to n ces, R a z ó n , ¿por qué queréis -d ic ?
A m o r- que satisfaga al A lm a d icien d o to d o lo que p u ed e decirse?
Razón: A fin —d ice R a z ó n — de q u e repose apaciblem ente en su esta^
do de in o cen cia sin q u e tenga ocasión de sentirse in q u ieta o agitada poii
oír hablar de vos.
Amor: O s lo d iré c o n gusto. O s aseguro —dice A m o r a R a z ó n —, y os
lo garantizo p o n ié n d o m e a m í p o r testigo, que to d o cuanto esta A lm a ha
oído de D ios y cu a n to p u e d e decirse es (hablando en propiedad) m enos
que nada, co m p arad o c o n aquello q u e es p ro p io de él y que jam ás fue ni
será dicho, [hasta tal p u n to ] q u e cu a n to se ha dicho en alguna ocasión,
no se ha dicho y h u b ie ra p o d id o dejar de decirse.
Am or habla al Alm a: Y aú n dice más A m o r al Alm a para acrecentar su
alegría y su d o lo r y satisfacerla en todas sus empresas: dam a A lm a -d ic e
A m o r—, os diré de u n a vez p o r todas, y n o m e queráis insistir más pues
perderíais el tiem p o , q u e todas las criaturas sin ex cep ció n que p e rm a n e ­
cen y p e rm a n e c erá n en la visión del dulce rostro de vuestro esposo han
co m p ren d id o y c o m p re n d e rán de él m u c h o m enos de lo que es digno, o
de lo q u e sería m e n e ste r conocer, am ar y alabar en él y que él m ism o co ­
noce de sí. T an to m en o s q u e en realidad se p u ed e decir que n o se ha co ­
nocido, am ado y alabado nada92.
E l Alma: ¡Ay, ay, A m or! —dice esta A lm a—, ¿qué haré pues? C ierta­
m e n te yo n u n ca h e creído nada tan firm e m e n te co m o lo que ahora m e
estáis diciendo. Pero hay u n a cosa, dam a A m or, que os diría co n gusto, si
pudiera.
Amor: D e c id lo q u e os plazca, dulce A lm a —dice A m o r—, pues bien
quiero oírlo.

82
El A lm a embelesada : ¡Ay, d u lc ís im o A m o r ! —d ice esta A lm a em b elesa-
•1 1 , p o r D io s , d e c id m e : ¿p o r q u é h a p u e sto él tan to em p e ñ o en crear­
me-, red im irm e y re cre a rm e p ara d a rm e tan p o c o , él q u e tan to tien e p a­
ta tl.ir? P ero en el fo n d o , n o se osa h ablar de lo q u e él q u iere hacer. E n
vcnlad, y o n o sé, p e r o creo q u e si así fu e ra q u e y o p u d ie ra darle algo, n o
I*- liaría u n a p o r c ió n tan p e q u e ñ a ; y o q u e n o so y n ada y él, en ca m b io ,
linio. C ie r ta m e n te , si y o tu v ie ra a lg o q u e dar, n o p o d ría co n serva rlo p a­
la mí, sino q u e se lo daría to d o ; y de lo p o c o q u e te n g o d e valor n o he
i ni ¡servado nada para m í a co sta d e él, n i c u e rp o , n i c o ra z ó n , n i alm a, eso
¡ I bien lo sabe. Y si le h e d ad o to d o n o te n ie n d o nad a q u e dar, es e v i-
ilcnte q u e c o n g u sto le daría to d o lo q u e tu v ie ra si tu v ie se algo q u e dar.
I'rio él ha to m a d o cu a n to y o ten ía d e v a lo r y n o m e ha d ad o nada, sin o
que lo h a re te n id o to d o . ¡Ay, A m o r , p o r D io s !, d ecid : ¿es eso c o rre sp o n -
ilencia d e a m ig o ?
A m o r : ¡Ay, d u lc e A lm a ! —d ic e A m o r —, sabéis más d e lo q u e decís. Si le
It.ibéis d ad o to d o , es lo m e jo r q u e os p o d ía o c u rr ir; y a ú n n o le estáis
il.mdo nada q u e n o fu era su yo ya antes d e q u e se lo dierais. V ed e n to n -
i es q u é es lo q u e h acéis p o r él.
El A lm a : D e c ís verd ad , d u lc e A m o r —d ic e e l A lm a —, n o p u e d o ni
quiero n egarlo .

[ 3 1 ] C ó m o a p a c i g u a A m o r al A l m a
p o r h a b e r d a d o a su e s p o s o t o d o
cu a n to tenía. C a p ítu lo X X X I

\Amor:] ¡Ay, d u lcísim a A lm a ! —d ic e A m o r —, ¿q u é qu erríais q u e os d ie -


1.1? ¿ N o sois criatu ra? ¿Q u e rría is r e c ib ir d e vu estro a m ig o a lg o q u e a él
no le co n v e n g a d ároslo n i a vo s to m a rlo ? A p a c ig u a o s , d u lc e A lm a , si q u e -
u-is creerm e, p u es él n o da a criatu ra o tra cosa q u e a q u ello q u e vo s te ­
néis, y lo o to r g a tal c o m o os co n v ie n e .
E l A lm a : ¡Ay, d am a A m o r ! —d ic e esta A lm a —, n o m e lo dijisteis así la
prim era v e z q u e os c o n o c í. M e dijisteis q u e en tre a m ig o y am ig a n o h a ­
bía señ o río , p e ro hay, se g ú n m e p a re ce, p u e sto q u e u n o tie n e to d o y el
nlro n o tie n e n a d a al la d o d e ese to d o ; m as si y o p u d ie ra e n m e n d a r esto,
lo haría, pu es si p u d ie ra lo q u e vos p o d é is , os am aría en lo q u e valéis.
Am or: ¡A h , d u lcísim a A lm a !, n o p o d é is d e c ir nada m ás. A p a cig u a o s:

83
r
vuestra voluntad le basta a vuestro amigo. Y esto os ordena a través d
mí: que confiéis en él, y me dice que os diga que él no amará nada s'
vos ni tampoco vos lo haréis sin él. Es un bello privilegio. Y, si queré’
creerme, dulce A lm a, eso os basta. |
El Alma: ¡Ay, dama Am or, por Dios!, sobre esto callaos vos —dice
A lm a-, pues ciertam ente yo no podría callar, ni para salvar al m undo en'
tero si así hubiere de ser salvado. Pues no tengo nada que ame más qu
aquello que no m e basta, ya que si m e bastase93 lo que amo, decaería .
me apartaría del p o co am or que poseo. Mas no, dama Am or, pues uní
cosa me basta, y os la voy a decir: que aquel a quien amo más que a i
misma, y no amo ninguna otra cosa sino por él94, tiene en sí mismo aque l
lio que me habéis dicho que nadie conoce más que él. Y dado que 1
amo más que a m í misma y que es la suma de todos los bienes, m i seño
mi Dios, mi todo, él es —dice el Alm a— todo mi consuelo. Y así, aunqu
desconsolada por lo que m e falta, m e consuela, sin embargo, saber que ;
él nada le falta. Pues tiene en sí mismo la abundancia de todos los biene
sin falla; y esto es m i suprema paz y el verdadero reposo de m i pensa í
miento, pues no am o sino a través de él. Y puesto que no amo sino a tra
vés de él, nada m e falta, por m ucho que haya dicho antes. Así es, con to
da seguridad, para el que entiende correctamente, pero quería hablar d
él, porque nadie m e decía nada mientras yo habría oído con gusto habí
acerca de él, y dama A m or m e ha dicho la verdad: que m e calmase, pue
lo m ejor que podrían decirm e es nada al lado de aquello que es propi®
de él; y no he menester de oír nada más que oír decir que mi amigo es
incomprensible. Y es verdad, pues no hay la m enor cosa comprensible
la que se le pudiera comparar; de tal form a que mi amor, por m uy gran­
de que sea, no encontraría nunca lím ite en amor, recibiendo siempre
amor nuevo de aquel que es todo amor. Esto es la conclusión de cuant®
podrían decirm e —dice el Alm a— y nada m e habría apaciguado más que:
lo que A m or ha dicho de él. Por ello proclamo que hallo respuesta a la
suma de todas mis preguntas en el que no se me pueda decir nada; así es
el amigo de m i alma —dice la propia Alma.

84
[32 ] C ó m o A m or hace perm anecer
a e s a s A l m a s e n s u s s e n t i d o s 95. C a p í t u l o X X X I I

| Discernimiento:] ¡D io s m ío ! —d ice D is c e r n im ie n to 96—, ¡pensad c ó m o


l'i'i m an ecen esas A lm a s e n sus sentidos!
1 1:1 A lm a:) B ie n lo sé —d ice el A lin a —. A m o r , qu e es m aestra en ello, les

li.u c perdurar así. H e d ic h o antes —d ice el A lm a — q u e nada m e falta, pues­


to que m i a m ig o se basta e n su ju sta n o b leza sin c o m ie n z o n i fin. ¿ Y qu é
habría d e faltarm e? N o m e a m o a m í m ism a, n i le a m o a él ni a sus obras
tino sólo a través d e él. Y así, lo q u e él tiene, q u e y o n o ten g o ni tend ré
liiinás, es más m ío q u e lo q u e y o ten g o y tendré p o se y é n d o lo de él.
Razón: ¡P robad lo! —d ic e R a z ó n .
¡II A lm a : Es fá cil d e p rob ar —d ic e el A lm a —. V ed e n ello la prueba: am o
m ucho m ás, cie n m il ve ces m ás, los abundan tes b ien es q u e m o ra n en él
que los d on es q u e p o se o y h e re cib id o d e él. Y p o rq u e am o más lo q u e
está en él m ás allá de m i e n te n d im ie n to q u e lo q u e está e n él y en m i e n ­
tendim ien to, p o r ello es m ás m ío lo q u e él c o n o c e y y o n o q u e lo q u e
i n n o zco y es m ío ; pu es allí d o n d e se en cu en tra el «más» de m i am or, allí
'.<• en cu en tra m i m a y o r tesoro. Y p o rq u e a m o más el «más» de él q u e j a ­
más c o n o c e r é q u e el «menos» q u e c o n o c e r é , p o r ello ese «más» es más
mío gracias al «más» d e m i am or, c o m o A m o r m ism o atestigua. É ste es el
Im —d ice el A lm a — d el a m o r d e m i espíritu.
Y aún qu iero d ecir, dam a A m o r —d ic e el A lm a —, q u e si p u d ie ra darse
que u n a d e sus criaturas o b tu v ie ra de él tan to p o d e r y vo lu n ta d de dar­
me tanta alegría y g lo ria c o m o la q u e r e c ib e n los de su co rte, si n o m e la
diera él d irecta m en te, y o ca recería de ella p o r siem p re jam ás antes q u e
aceptarla o q u ererla acep tar de o tro q u e n o fu ese él; ¡no, antes la m u e rte
eterna! N i ta m p o c o p o d ría, pu es a tal p u n to m e ha p ren d id o qu e nada
puedo q u erer sin él.
D u lc e A m o r —d ic e el A lm a —, ¡por D io s , so p o rta d m e!, p u es m e sien to
em belesada c o m p le ta m e n te p o r él, tan to q u e n o sé q u é p regun tar. ¿ Y qu é
iba y o a p reg u n ta r d e él? E n verdad, sé q u e ig u a l qu e n o p o d ría n co n ta r-
M- las olas de u n m ar b a tid o p o r fu e rte v ie n to , ta m p o c o p u e d e n ad ie des-
<ribir n i d ecir lo q u e es cap az de c o m p re n d e r el esp íritu , p o r m u y p o c o
v p e q u e ñ o q u e sea lo q u e co m p re n d a d e D io s ; y n o es m aravilla, p u es el
i u erp o es d em asiad o basto para hablar d e las em presas d el esp íritu . Pero
es d ic h o c o m ú n q u e m ás vale am argo q u e nada; a lg o así os d ig o y o —d i-

85
ce esta Alma—, ¡más vale o ír lo que se d ice y describe que n o oír decir
nada!

[33] E l A l m a se e m b e l e s a c u a n d o p i e n s a
en l o s d o n e s de la b o n d a d de D i o s .
C a p ít u lo X X X III

[El Alma:] ¡Ah, Señor! —dice el A lm a—, ¿cóm o he p o d id o p erm an e­


cer en mis sentidos cu ando he pensado en los dones de vuestra bondad,
p o r los que habéis dado a m i alm a la visión del Padre, del H ijo y del Es­
p íritu Santo que m i alm a verá sin fin? Y ya que veré cosa tan grande co­
m o la T rinidad, n o m e será arrebatado el co n o c im ien to de los ángeles, las
almas y los santos97, ni la visión de las cosas pequeñas, es decir, de todas
las cosas que son m en o s que D ios.
¡Ah, Señor! —dice el A lm a—, ¿qué habéis hecho p o r mí? V erdadera­
m ente, Señor, m e hallo tan em belesada p o r lo que con o zco que no sé ya
de qué em belesarm e, ni p u e d o o b rar de otra form a para proseguir en ese
cono cim ien to . Señor, au n q u e n o tuviera otra razón para em belesarm e
que el que hayáis d ado a m i A lm a la visión de toda la T rinidad, de los án­
geles y las almas —cosa q u e no le habéis dado ni a vuestro precioso cuer­
po que se u n e c o n la naturaleza del Padre en la persona del H ijo —, ya se­
ría m aravilla que p u d iera vivir. Pero aún hay más, Señor: siendo cosa tan
grande ver los ángeles y las almas a las q u e les habéis dado la visión de
vuestro dulce rostro, pues esos ángeles y almas n in g ú n cu erp o está capa­
citado para verlos (y si n in g ú n c u erp o p u ed e ver los ángeles y las almas,
con m ayor razón n o p u ed e ver la T rinidad), sin em bargo, le habéis o to r­
gado ese d o n a m i espíritu p o r siem pre jam ás, m ientras seáis D ios.

[34] C ó m o el A l m a d i c e q u e n o p u e d e
n a d a p o r sí m i s m a . C a p í t u l o X X X I V

[El Alma:] ¡Por D ios, A m or! —dice esta A lm a—, os ru eg o que digáis
qué voy a hacer, yo que co n o zco estas cosas y los dones de la b o ndad de
m i am igo.
Amor: O s lo diré —dice A m o r—, y n o m e pidáis nada más. Lo m ejor

86
p u e d o d eciro s es q u e si c o n o c é is p e r fe c ta m e n te v u e stra nada, n o h a ­
léis nada y esta n a d a os dará to d o . Y si n o alcanzáis a c o n o c e r p e rfe c ta ­
m ente vu estra nad a, q u e a d e c ir ve rd a d es c u a n to ten éis, os c o n v ie n e h a -
1er algo, lo m e jo r q u e p o d á is, a fin d e n o d e c r e c e r —d ic e A m o r — e n
aquello q u e h ab éis c o n c e b id o e n vu estro esp íritu . S i D io s os ha transfor­
m ado en él, n o d eb éis p o r e llo o lv id a r v u estra nada. E s d ecir, n o d ebéis
olvidar q u ié n erais c u a n d o os creó p o r v e z p rim e ra , y q u é habríais sido si
el h u biera to m a d o e n cu e n ta vuestras obras, y q u ié n sois y seríais si n o
lucra p o r lo q u e d e é l h a y en vos.
E l A lm a: ¡Ay, S eñ o r! —d ice esta A lm a —, te n g o p o r c ie r to q u e n o p o se o
nlro v a lo r m ás q u e m is h o rrib le s faltas p o r las q u e sufristeis la m u erte p a­
la liarm e la vid a . P ero, Señ or, aú n m ás allá d e esto, c o m p re n d o y espero,
V en verd ad es así, q u e si n ad ie h u b iera p e c a d o sino sólo y o , ig u a lm en te
habríais re d im id o m i alm a desviada d e vu estro am or, m u rie n d o p o r m í
desnudo en la c ru z, u san d o d el p o d e r d ispu esto para d estruir el p eca d o .
Así pues, Señ o r, cu a n to habéis su frid o e n vu estra d u lce h u m a n id a d lo h a­
béis su frid o p o r m í c o m o si n ad ie m ás h u b ie ra p eca d o , sin o y o sola; de
lorm a, Señ o r, q u e só lo y o os lo d eb o . Y aú n os d e b o m ás, Señor, es d e -
i ir: p o r e n cim a d el v a lo r q u e y o n o p o seo , os d e b o cu a n to valéis m ás q u e
yo, p o r q u ie n os habéis dado. Y c o n to d o , sabéis q u e n o p u e d o h a cer na­
da, pues m e habéis en d eu d a d o c o n v o s hasta ese p u n to ; p ero os ru e g o ,
dulce y co rtés a m ig o , q u e m e co n d o n é is esta d eu d a, vos q u e lo p o d é is h a -
i er to d o . Y sin d ud a, Señ o r, lo haréis —d ic e el A lm a — siem p re q u e d e a h o ­
ra en adelante q u iera e n to d o m o m e n to vu estra p erfecta vo lu n tad .

[ 3 5] C ó m o e s t a A l m a a r g u m e n t a c o n t r a R a z ó n
y d i c e q u e es a m a d a p o r D i o s sin c o m i e n z o .
C ap ítu lo X X X V

\E l A lm a:] A h o r a , d u lcísim o A m o r —d ic e e l A lm a —, os lo r u e g o : m o s -
Iradm e d e q u é fo r m a te n g o e n m í o b ra d e la T rin id a d .
A m or: D e c id m e lo q u e pensáis —d ic e A m o r —, p u es n o d eb éis o c u ltá r ­
m elo.
E l A lm a: D a m a A m o r —d ice el A lm a —, os lo diré. M e h abéis d ic h o q u e
aquel q u e es en sí y d e sí sin c o m ie n z o n o am ará n ada sin m í, n i y o sin él.
A m or: Y es v e rd a d —d ic e A m o r —, os lo aseguro.

87
E l Alma: Pues dado que no amará jam ás, es decir, sin fin, cosa algún
sin m í, digo que de ello resulta que nunca lia amado cosa alguna sin n
Y además, dado q u e él estará en m í sin fin p o r amor, yo he sido amad?
p o r él sin com ienzo.
Razón: ¡G uardaos de lo que decís, dam a Alma! —dice R a z ó n —. ¿Ha-'
liéis olvidado q u e no hace m ucho tiem po que habéis sido creada y qu
no erais? ¡Por D ios, dulce Alma, guardaos de caer en error!
E l Alma: Si yerro sosteniendo esta o p in ió n , dama R azón, A m o r yerra
conm igo, pues él m e lo hace creer, pensar y decir.
Razón: P ro b ad entonces, dama A lm a, lo que decís —dice R azó n .
El Alma: ¡Ah, R a z ó n —dice el Alma—, qué enojosa sois y cuánta des­
gracia y pena sufren los que viven de vuestro consejo! R azó n —dice el Al­
ma—, si yo soy am ada sin fin por las tres personas de la T rinidad, yo lie si­
do asimismo am ada p o r ellas sin com ienzo. Pues así com o p o r su bondad
él m e amará sin fin, del m ism o m o d o m e hallaba yo en el saber de su Sa­
biduría para ser creada p o r obra de su divino poder. Así pues, dado que
desde que D ios es, y es sm com ienzo, yo m e he hallado en el saber divi
no, y me hallaré sin fin, resulta que desde siem pre ama él dice el Alma
p o r su bondad la obra que liará en mí su divino poder.
Amor. Es verdad —dice A m o r-, pues desde siem pre no ha querido
contenerse en su am o r hacia vos, co m o n o lo hace ahora.
E l Alma: R azó n , ya habéis oído el testim onio de A m or; cesad pues de
ahora en adelante de m eteros conm igo.
Razón: Sí. dam a Alma —dice R'azón.., puesto que A m or os guía y no
guiáis vos a A m or; es decir, puesto que A m or os habita y hace su volun­
tad en vos sin vos, no osaré m eterm e con vos ni en tro m eterm e. Al co n ­
trario. dama Alma, de ahora en adelante os p ro m eto obediencia y paz con
todas mis fuerzas, pues hacerlo m e conviene necesariam ente, y porque si
A m or lo quiere, no p u ed o estar en contra, sino que a vos me rindo por
com pleto —dice R azón.

[36] C ó m o el A l m a es l i b r e y a j e n a
a la s u j e c i ó n de R a z ó n . C a p í t u l o XXXVI

|E l Alma:\ D e ahora en adelante las deudas se han invertido —dice el


Alina a R a z ó n —, y en justicia, pues la noble cortesía de m i esposo no se

88
lililí,n i;i d e ja r m e m ás en v u e s tra se rv id u m b r e n i e n la d e n in g ú n otro ;
Jilirt c o n v ie n e q u e e l esp o so lib e re a la esposa q u e h a to m a d o v o lu n ta -
I lili líente.
Amor. E s v e rd a d , d u lcísim a A lm a —d ic e A m o r —, os lo o to r g o y c o n ­
fieso.
Rozón: ¡A h , p o r D io s , d am a A lm a ! —d ic e R a z ó n —, p en sa d , d e c id y h a -
m *<!lo q u e qu eráis p u e s to q u e A m o r lo q u ie re y o to r g a .
/:’/ A lm a : ¡Ay, R a z ó n —d ic e esta A lm a —, q u é ru d a sois! A m o r q u ie re y
me o to rga q u e d ig a , p ie n se y h a g a to d o lo q u e m e p la zca , ¿y p o r q u é n o
||m .1 h acerlo ? E s su p r o p io h a cer, p u e s y o n o p u e d o h a c e r nad a si m i p r o -
|i|n a m ig o n o lo h a c e e n m í. ¿ O s m aravilláis —d ic e e l A lm a a R a z ó n — d e
que q u iera lo q u e y o q u iero ? Y , sin e m b a rg o , le c o n v ie n e q u ererlo , p u es
yo no q u ie ro m ás q u e lo q u e él q u ie re e n m í y q u e é l q u ie re q u e qu iera;
su co rtesía m e h a situ ad o d e tal fo r m a q u e él q u ie r e lo q u e y o q u ie ro y
lio qu iere lo q u e n o q u ie ro y o . Y m e h a llo e n p a z, R a z ó n , p o rq u e en tre
él y yo te n e m o s este acu erd o .
¡A h, d u lc ís im o m aestro d e esta o b ra !, ¿ c ó m o p u e d o y o te n e r tal p a z,
yo q u e r e c o n o z c o h a b e r p e r d id o m i p r o p ia o bra? C ie r ta m e n te p u e d o , S e ­
ñor, pues v u e stra n o b le z a y co rte s ía q u ie r e n q u e, d a d o q u e vo s ten éis p a z,
l.im bién y o la te n g a . D e fo r m a q u e, S e ñ o r, sé b ie n q u e d e esta d eu d a , es
decir, d e la d e d a r m e p a z, os h a b éis la r g a m e n te c o n d o n a d o , p u es cu a l­
quier co sa q u e e n c u e n tr e , o q u e m e su ce d a o m e h a ya su c e d id o p o r m is
pecados, siem p re m e q u e d a v u e s tra p a z.

[37] A q u í d ic e el A lm a q u e en el p a r a íso
serán c o n o c i d o s sus p e c a d o s a m a y o r g lo r ia suya.
C a p ítu lo X X X V II

[El A lm a :] S e ñ o r —d ic e el A lm a —, e n este m u n d o n a d ie m ás q u e vo s
puede c o n o c e r m is p e c a d o s , tan fe o s y h o rr ib le s c o m o so n . P e ro en el
paraíso, S e ñ o r, c u a n to s se e n c u e n tr e n e n é l lo s c o n o c e r á n , n o p ara m i
i d if u s ió n sin o a m a y o r g lo r ia m ía; p u e s, v ie n d o d e q u é fo r m a os e n o jé
i u n m is p e ca d o s , c o n o c e r á n , S e ñ o r, v u e s tra m is e r ic o r d ia y v u e s tra g e n e -
m sidad llen as d e co rte sía .
[Amor.] C o r te s ía —d ic e A m o r — q u e da p a z d e c o n c ie n c ia al A lm a , h a ­
ga o d eje d e h a c e r co sa a lg u n a , p o r qu erer, [Señ or,] vu estra v o lu n ta d , p u es

89
querer perfectamente vuestra voluntad es caridad perfecta. Y quien tenri
siempre en su voluntad caridad perfecta no tendrá nunca remordimiento ,
ni reproches de conciencia98. Pues remordimientos y reproches de con1
ciencia en el Alm a no son sino falta de caridad; y el Alm a no ha sido crea
da para otra cosa que para tener en ella sin fin el estado de pura caridad
E l Alma: ¡Ah, Señor —dice el Alm a—, qué he dicho de vos! !
Amor. Pensadlo —dice Am or—, y ved si sabéis conocer vuestras palabra*
El Alma: ¡Ay, dama A m or —dice esta Alm a—, sois vos quien me ha
béis dado conocim iento, atended entonces: nada es la obra, cuando c,
m enester que sea nada; por ello es menester —dice esta A lm a— que yó
tenga la certeza de que lo que he dicho es menos que nada. Pero lo qur
está en mí o pasa por mí y que es de conocim iento divino lo habéis di
cho en mí a través de mí vos misma en vuestra bondad, dama A m or, pa
ra mi provecho y el de otros; y por ello, a vos, la gloria, y a nos, el pro
vecho si todas estas cosas no perm anecen en los oyentes que leerán este
libro.

[38] C ó m o el A l m a r e c o n o c e la c o r t e s í a
d e A m o r al r e c o n o c e r p e r f e c t a m e n t e su p o b r e z a .
C a p í t u l o X X X V III

[El Alma:] ¡O h, desbordante amigo, todo abandono! Sois conm igo


cortés sin mesura y así me lo ha de parecer —dice esta Alm a— puesto que
queréis sufrir. ¿Sufrir, Señor? Y aún queréis sufrir, más gustosamente de
lo que nadie podría decir que yo m ore en mi desierto, es decir, en este
cuerpo malvado sin límite de tiem po99. Y, sin embargo, por m ucha mise­
ricordia que haya en vos, no puedo recobrar la pérdida del tiempo pasa­
do, pues debe guardarse, dulce amigo, vuestra justicia. Y por tanto, jamás
me podrá ser devuelto el tiempo perdido para con ello no hallarme tan
lejos de amaros, conoceros y loaros.
¡Cuántos m om entos de ocio! ¡Cuántas faltas en las que he caído yo,
que soy abismo de toda pobreza! Y, sin embargo, en tal abismo de p o ­
breza queréis poner, si no perm anece en mí, el don de la gracia sobre el
que acabáis de hablar. ¿Hablar? En verdad, dama Am or, cuanto habéis di­
cho de esta gracia por boca de criatura no son sino balbuceos al lado de
vuestra obra.

90
A \ / ¡ A h , p o r D io s , d am a A m o r ! —d ice R a z ó n —, b ie n h e o íd o lo
1)111' se lia d ic h o , y n u n ca o í n a d a c o n tan to g u sto a u n q u e n o lo h aya e n -
|*>iululo p erfecta m en te; p ero esto, A m o r , n o le p u e d e v e n ir más q u e de
Vns ,i aqu ella a la q u e tal d o n le es o to rga d o .
. 1 mor: Sí —d ic e A m o r —, c o m o d e la p ro p ia p e rso n a d el E sp íritu Santo.

Razón: Y p o r eso d ig o —d ic e R a z ó n — q u e n o p u e d o en ten d erlo , p ero


qin- m e p a rece q u e to d o lo q u e esta A lm a ha h e c h o v ie n e de vo s y está
l l t t i y b ien h e c h o .

[39] C ó m o R a z ó n q uiere servir


y ser d e esta A l m a . C a p ítu lo X X X IX

| R a z ó n :] A h o ra , os lo r u e g o , d am a A m o r —d ic e R a z ó n —, g u ia d m e a
lili de qu e y o sirva e n to d o al A lm a c o m o su p o b re sierva; p u es c o n o z c o
i|iir no p o d ré te n e r m a y o r g o z o n i m ay o h o n o r q u e e l d e ser sierva de tal
ii*i lora.
A m or : O s c o n fie s o q u e sí —d ic e A m o r —, y vos n o p o d ía is h a c e r nada
m ejor q u e co n fesa rlo y d ecirlo .
Razón: ¡A h , d u lc e A m o r ! —d ic e R a z ó n —, ¿y q u é h aré d el p u e b lo al
que d eb o g o b e rn a r y q u e n o verá en esta A lm a o rd e n a lg u n o en sus p rá c -
llt ,is y asuntos ex tern o s?
Amor: ¿P or q u é d ecís eso? —d ic e A m o r - ; ¿hay o rd e n m e jo r q u e el d e
esla A lm a?
R azón: N o , p o r c ie r to —d ic e R a z ó n —, para aq u ello s q u e v e n u n p o c o ,
0 para lo s q u e h a n sido e le g id o s así; p e r o d e esos h a y p o c o s en la tierra.
Hien oso d ecirlo .
Am or. V ea m o s, R a z ó n —d ic e A m o r —, ¿a q u é llam áis orden ?
R azón: L la m o o rd e n —d ic e R a z ó n — a la v id a se g ú n las obras de las V i r -
llides llevada d e fo r m a c o n tin u a p o r c o n s e jo m ío y d e D is c e r n im ie n to ,
M guiendo el e je m p lo d e las obras de n u estro se ñ o r Jesucristo.
A m o r R a z ó n —d ic e A m o r —, d e lo q u e su frió la h u m a n id a d d e Jesu -
1 i isto la d iv in id a d n o se resin tió . Y lo m ism o os d ig o al co m p ara rla c o n
•iquella q u e se le asem eja; p u es lo q u e d ecís d e las V ir tu d e s y d e vo s m is­
ma, R a z ó n , esta A lm a n o lo tie n e e n cu e n ta . P u e d e o b ra r m e jo r, p u es
A m or, q u e la h a tra n sfo rm a d o e n sí m ism o , h a b ita e n ella; d e fo r m a q u e
la p ro p ia A lm a es A m o r , y A m o r n o tie n e e n sí d is ce rn im ie n to . E l d is-

91
cern im ien to es necesario en todas las cosas excepto en am or. O s voy i
p o n e r un ejem plo: si un señor quiere c o b ra r el censo de su tierra porque
se lo deb en en justicia, n o será el señor q u ien deba el trib u to a sus siepl
vos, sino que son los siervos los que se lo d e b en a su señor. Lo m ism o «i
digo de m í, R a z ó n —dice A m o r—, todas las cosas m e deben trib u to , si so l
obra de las V irtudes aconsejadas p o r R a z ó n y purificadas en D iscerni­
m iento, excepto aquel, y sólo aquel, q u e sobrecogido p o r A m o r se h¡
transform ado en A m o r; éste n o m e debe sino am or, y p o r ello queda li­
bre, pues am or lo libera.

[40] C ó m o A m o r l l a m a a e s t a A l m a
la e n c u m b r a d a m e n t e s a b i a , y p o r q u é . C a p í t u l o X L

[Amor.] Llam o a esta Alma la en cu m b rad am en te sabia entre mis ele­


gidas, pero la p e q u eñ ez n o sabe apreciar ni co n o cer lo de gran valor.
Razón: Ah, dam a A m o r —dice R a z ó n —, ¿a qué llamáis sabio?
Amor: Al abism ado en hum ildad""’ —dice Amor.
Razón: ¡Ay, A m or! —dice R a z ó n —, ¿y q u ié n es el que está abism ado en
hum ildad?
Amor: A quel —dice A m or— que no yerra en nada y sabe así que no
acierta en nada. El q u e de esa ío rm a c o n o ce su error ve tan claro que se
ve p o r debajo de todas las criaturas en u n m ar de pecado. Y com o sus ene­
m igos son siervos del pecado y esta Alma desde hace m u ch o tiem po ve
que está p o r debajo de ellos, ella m ism a sirve al pecado (sin com paración
posible entre ella y ellos, en lo que respecta a ella y a sus obras) y, desde
esta perspectiva, ella deviene nada y aun m enos que nada en todos sus as­
pectos. Y hace m u ch o que ha oído decir a través del E spíritu Santo que
D ios p ondrá al más p eq u eñ o en lo más alto, p or su sola y leal bondad"”.

[41] C ó m o e l A l m a n o s i e n t e p e n a a l g u n a
p o r el p e c a d o , ni e s p e r a n z a p o r el b ie n
q u e h a y a p o d i d o h a c e r . C a p í t u l o XLI

[Amor: | P or ello, esta Alm a no siente pena p o r el p ecado que haya p o ­


dido com eter, ni esperanza p o r lo q u e ella pudiera hacer, sino sólo p o r la

92
Imnil.id d e D io s . Y e l se cre to te so ro d e esa so la b o n d a d la h a a n o n a d a d o
( m e n o r m e n te a tal p u n t o q u e h a m u e r to a lo s s e n tim ie n to s in te rio re s o
MHleriores, e n la m e d id a e n q u e esta A lm a y a n o h a c e o b ra a lg u n a , n i p o r
( líos ni p o r sí m ism a , y así h a p e r d id o a tal p u n to sus se n tid o s en esta p r á c -
l(i ,i q u e n o sabe b u sc a r n i e n c o n tra r a D io s , n i c o n d u c ir s e a sí m ism a.
A m or. E sta A lm a —d ic e A m o r — n o está c o n s ig o , p o r lo q u e to d o s d e -
1 11 excu sarla; y a q u e l e n e l q u e ella está o b ra p o r ella, p o r lo q u e se h a ­
lla liberada, s e g ú n a te stig u a D io s m is m o —d ic e A m o r —, q u e es el a u to r d e
n i .i o b ra e n p r o v e c h o d e esta A lm a q u e n o tie n e o b ra e n sí m ism a.
’lém or: ¡Ay, A m o r ! —d ic e T e m o r —, ¿ d ó n d e está esta A lm a si n o está
i onsigo?
A m o r: A llá d o n d e a m a, sin se n tirlo —d ic e A m o r —. Y p o r ello v iv e es-
t.t A lm a sin r e p r o c h e s d e c o n c ie n c ia , p o r q u e n o h a c e n a d a q u e salga d e
rila. P u es q u ie n h a c e a lg o g ra cia s a u n m o v im ie n to p r o p io n o está —d ic e
A m o r— sin él m is m o , sin o q u e t ie n e c o n s ig o a N a tu r a le z a y R a z ó n . P e ­
to a q u el —d ic e A m o r — q u e m u e r e d e a m o r n o sie n te n i c o n o c e R a z ó n n i
N atu raleza. P o r e llo , u n A lm a así n o q u ie r e lo s g o z o s d el paraíso, a u n q u e
ir los d e n a e s c o g e r , n i r e c h a z a lo s to r m e n to s d e l in fie r n o , s u p o n ie n d o
que to d o d e p e n d ie r a d e su v o lu n ta d .
Santa Iglesia: ¡A h , p o r D io s !, ¿y e n to n c e s q u é ? —d ic e S a n ta Iglesia.
Am or: E so q u e e lla m ism a es e n su c o n o c im ie n t o —d ic e A m o r .
Santa Iglesia: ¿ Y q u é es esta A lm a ? —d ic e S a n ta Iglesia—. D u lc ís im o E s ­
píritu S an to , e n se ñ á d n o s lo , p u e s esta p a lab ra so b rep asa n u estras E s c r itu ­
ras y p o r eso n o p o d e m o s e n te n d e r p o r m e d io d e R a z ó n lo q u e ella d i­
re. N o s h a s o r p r e n d id o ta n to —d ic e S a n ta Iglesia— q u e n o o sa m o s estar e n
su co n tra .

[42] C ó m o el E sp ír itu S a n to e n se ñ a lo
q u e e s a A l m a s a b e , q u i e r e y t i e n e . C a p í t u l o XLII

[E l E spíritu Santo:] ¡O h , S a n ta Iglesia! —d ic e e l E s p ír itu S a n to —, ¿ q u e ­


réis saber lo q u e esta A lm a sabe y q u ie re ? O s d iré lo q u e q u ie re . E sta A l ­
ma n o sabe m ás q u e u n a co sa , esto es, q u e n o sabe nada; y así n o q u ie r e
más q u e u n a cosa: n o q u ie r e n ad a. Y este n o saber n a d a y n o q u e r e r n a ­
tía le d an to d o —d ic e e l E s p ír itu S a n to — y le d e ja n e n c o n tr a r e l te so ro
o c u lto y e s c o n d id o q u e e te r n a m e n te e n c ie rr a la T r in id a d . Y n o p o r n a -

93
turaleza divina —d ic e el E sp íritu Santo—, p ues esto no p u ed e ser, sino ¡por
la fuerza de am or, p u e s es m en ester q u e sea.
Amor. Ya habéis oído, Santa Iglesia —dice A m or—, la razó n p o r la que
esta A lm a lo tie n e todo.
E l Espíritu Santo: E fectivam ente —dice el E spíritu Santo—, incluso lo
que yo tengo del Padre y del H ijo. Y pues tiene ella to d o cu an to tengo
y el Padre y el Elijo n o tien en nada q u e n o se halle en m í, esta A lm a, i[tal
com o] A m o r dice, tie n e en ella —dice el E sp íritu Santo— el tesoro de ].i
T rinidad, o culto y esco n d id o en su in te rio r.
Santa Iglesia: Si es así —dice Santa Iglesia al E spíritu S anto—, es m enes­
ter entonces q u e la T rin id ad h abite y viva en ella.
E l Espíritu Santo: Es razonable —dice el E sp íritu Santo—, p u esto que ha
m u e rto al m u n d o y el m u n d o lia m u e rto en ella, la T rin id ad m o rará por
siem pre en ella.

[ 43] C ó m o estas A lm a s son llam ad as


«Santa Iglesia» y qué p u e d e Santa Iglesia
d e c i r d e e l l a s 1"2. C a p í t u l o X L I I I

[Santa Iglesia:] ¡O h , D ios verdadero, E spíritu Santo! —dice Santa Igle­


sia.
Amor: ¡Es cierto —dice A m o r—, Santa Iglesia p o r debajo de esta «San­
ta Iglesia»! Pues tales Alm as —dice A m o r— son llamadas c o n propiedad
«Santa Iglesia» ya q u e ellas sostienen, en señan y alim entan a toda la San­
ta Iglesia; y n o ellas —dice A m o r—, sino la T rin id ad a través de ellas; y ello
es cierto y nad ie lo duda.
¡O h, Santa Iglesia p o r debajo de esta «Santa Iglesia»!, hablad ahora
—dice A m o r—: ¿qué vais a d ecir de estas Almas que así son saludadas y ala4
badas p o r en cim a de vos q u e obráis siem pre p o r consejo de R azó n ?
Santa Iglesia: Q u e re m o s decir —dice Santa Iglesia— q u e tales Almas es­
tán en vida p o r en cim a de nosotras, pues A m o r habita en ellas, y Razón,;
en nosotras; pero eso n o va en con tra de nosotras —dice Santa Iglesia la
P equ eñ a—, sino q u e al c o n tra rio las saludam os y loam os p o r ello con ila
glosa de nuestras E scritu ras1"3.
Razón: Pero, dam a A m o r —dice R a z ó n —, q u erríam os, si os place, en ­
te n d e r b ien y más a b iertam en te ese d o n q u e el E spíritu S anto da a tales

94
Aln i . i s p o r su p u ra b o n d a d , siem p re y cu a n d o n o p u d ie ra verse p e rju d i-
idi lo nadie a causa d e su ru d e z a al o ír esta le c c ió n d iv in a .
Unor: ¡Ay, R a z ó n ! —d ice A m o r —, siem p re seréis tu e rto s vos y los q u e
ir ,iIImentan d e vu estra d o ctrin a . P u e s cie rta m e n te está m e d io c ie g o el
ijiie tien e las cosas d ela n te d e los ojos y n o las r e c o n o c e . Y eso es lo qu e
iiii p.isa a vos.
/ 7 E spíritu S a n to : Si h e d ic h o —d ic e el E sp íritu S a n to — qu e le daré a

tula A lm a to d o lo q u e te n g o , se lo daré; p e ro in clu so es to d a la T rin id a d


til i|uo se lo ha p r o m e tid o y le ha o to r g a d o en su b o n d a d to d o lo qu e te ­
nemos, se gú n el saber de su sapien cia sin co m ie n z o ; y es b ie n ju s to —d i-
i i* el E spíritu S a n to — q u e n o re te n g a m o s fren te a tales A lm a s nada de lo
i|iir tengam os. P u e s esta A lm a —d ic e e l E sp íritu S a n to — n os ha d ad o t o ­
llo lo q u e ten ía d e valor. Y lo q u e te n e m o s n os lo h a d ad o ella m ism a,
(•oí así d ecirlo ; p u es se d ice, y es verd ad , q u e la b u e n a vo lu n ta d eq u ivale
a la obra. Y esta A lm a es d e tal c o n d ic ió n q u e si tu v ie ra e n ella lo q u e
nosotros te n e m o s, n o s lo daría to d o tal y c o m o lo te n e m o s sin p reten d er
galardón en el c ie lo n i e n la tierra, sin o ú n ic a m e n te p o r nuestra sola v o ­
luntad. N o s o tro s —d ic e el E sp íritu S a n to — te n em o s to d o esto p o r el d e ­
lu d ió q u e n o s c o n c e d e nuestra c o n d ic ió n d ivin a, y esta A lm a nos lo da a
m odo d e v o lu n ta d en ce rra d a e n a m o r sin m o d o 104. Y p o rq u e tal A lm a nos
lia dado to d o lo q u e tie n e , y to d o lo q u e es (y q u e d e h e c h o n o tien e, en
tanto q u e v o lu n ta d ), es m e n e ste r —d ic e e l E sp íritu S a n to — q u e le d em o s
lo que te n e m o s p o r ju s tic ia d e am or. Y tal c o m o te n e m o s e n nosotros lo
que te n em o s e n v ir t u d d e nuestra n a tu raleza d iv in a , así m ism o el A lm a
lo tiene p o r n o so tro s e n ella p o r ju s tic ia d e am or.
Santa Iglesia-, ¡A h , S eñ o r! —d ic e Santa Iglesia—, lo e n te n d e m o s y cre e ­
mos en verd ad q u e tal d o n se lo ha d ad o vu estra d ig n a n o b le z a c o m o g a­
lardón de am or, p u es A m o r n o p u e d e r e c ib ir g alard ón lo bastante g ra n ­
de si n o es e l d e am o r.
Am or. Esta A lm a —d ic e A m o r — h a ce tie m p o q u e v e y sabe qu e n o hay
‘..ihiduría m ay o r q u e la tem plan za, n i r iq u e z a m ay o r q u e la saciedad, n i
tuerza m ay o r q u e el am or. Esta A lm a tie n e la m e m o ria , el en te n d im ie n to
V la vo lu n ta d abism ados e n u n so lo ser, y éste es D io s; y tal ser le da el ser,
mu saber, n i sentir, n i q u erer n in g ú n ser fu era d el o rd e n a m ie n to d iv in o 105.
Por largo tie m p o —d ic e A m o r — esta A lm a h a la n g u id e c id o d e am or.

95
1 44 1 Q u é p r á c tic a s e je r c e el A lm a q u e
l a n g u i d e c e d e a m o r , y e n q u é p u n t o se h a l l a
el A lm a m u e r ta d e a m o r . C a p ítu lo XLIV

¡Ay, dama Amor! —dice Razón—. ¿qué practica d Alma qu


languidece de amor?
A m o r : Combate a los vicios —dice Amor- adquiriendo virtudes.
E l A l i i h i : ¡Ah. dulcísimo Amor! —dice esta Alma—, ¡cuán grande y pe
ligrosa es esta guerra! Sin duda, a una s ida dedicada a ello se le pued
muy bien llamar postración y vida de guerra.
A m o r : Y así, tanto languideció de amor —dice Amor—que de amor lu
muerto.
R a z ó n : ¡Ay, Amor! —dice Razón—, por Dios, dinos en qué punto se
encuentra el Alma que ha muerto de amor.
A m o r : I la acabado con el mundo —dice Amor—v el mundo se ha des­
pedido y acabado en ella; por ello vive en Dios y ahí no puede encon­
trar pecado ni vicio. Y a tal punto se oculta y recoge en Dios que ni el
mundo, ni la carne, ni los enemigos pueden dañarla, pues no la pueden
encontrar en sus obras; y así vive esa Alma en reposo de paz, pues no se
cuida de cosa alguna que haya sido creada. Y como esta Alma posee una
paz así. vive en el mundo sm reproche.
R a z ó n : Así pues, esta Alma —dice Razón- no tiene en absoluto vo­
luntad; tal estado debería ser nuestro estado, pues no hav mavor mérito
ante Dios que abandonar la propia voluntad por la suya y entregarla ade­
más perfectamente sin querer nada a cambio, sino sólo según la medida
de su obra y las disposiciones de su bondad.
E l A l m a : A eso me atengo —dice esta Alma—y por ello nada me falta,,
porque no quiero nada. Pues ninguna Alma tiene perfecta paz, sino aquáf­
ila que no tiene en absoluto voluntad.
A m o r : ¿Qué sabéis vos, dama Alma? —dice Amor.
E l A l m a : Con toda seguridad es así, dama Amor —dice esta Alma— .,
pues yo lo he probado a través de tales pruebas que faltó poco para que
no me dieran muerte. Y habría muerto si el nada querer no me hubiera
arrancado de ahí gracias a las enseñanzas de la bondad divina. Aquel qué
no quiere nada no tiene en absoluto voluntad; y el que es así lia dado siti
duda su voluntad, por ello no tiene nada que querer sino el querer dé
aquel a quien dio su voluntad.

96
145J C ó m o a q u e l l o s q u e n o t i e n e n e n a b s o l u t o
v o l u n t a d v i v e n e n la l i b e r t a d de c a r i d a d .
Capítulo X LV

| /:'/ Amor:] L o s q u e so n así, q u e n o tie n e n e n a b so lu to v o lu n ta d , v iv e n


tm l.i libertad de carid ad; y a q u ie n les p reg u n tase q u é q u ieren , le dirían,
•>«i verdad, q u e n o q u ie re n nad a. L o s q u e so n así h a n alcan zad o el c o n o -
i (m iento d e su nada, es d ecir, q u e en lo q u e resp ecta a ellos m ism os n o
(iiinlen c o n o c e r nada d e su nad a, p u es su c o n o c im ie n to fu e d em asiad o
|ti'i|iieño para c o n o c e r esa p é rd id a 106; p e ro h a n alcan zad o la creen cia e n el
•más» y to d o el c o n o c im ie n to d e esa cre e n c ia reside e n q u e nada p u e d e
i onocerse.
Razón: ¿N ad a? —d ic e R a z ó n .
Amor: N o —d ic e A m o r —; p u e s a u n q u e llegara a c o n o c e r s e aún m ás d e
ln qu e se c o n o c e r á en el paraíso, o in clu so tan to m ás d e lo q u e p o d ría
i nm pararse c o n u n a cosa q u e se p u d ie ra c o m p re n d e r p o r partes o d e o tro
m odo, lo q u e c o n ello se c o m p re n d e ría segu iría sin ser nada. E in clu so
no sería nada esta c o m p re n sió n resp e cto a lo q u e p o d ría com pararse, au n
su p on ien do q u e e n esa c o m p a ra c ió n n o se ten g a n en c u e n ta su p o d e r, su
sentido, su sabid u ría y su b o n d a d , sin o só lo, p o r así d ecir, u n a m era ch is­
pa de su p u ra b o n d a d . Y a q u el q u e co m p re n d ie se d e él más de lo q u e p o ­
drá co m p re n d e rse a través d e esta c o m p a r a c ió n segu iría sin c o m p re n d e r
nada al lad o de la m ás m in ú scu la de las p artícu las q u e h a y e n él y q u e n o
rs c o m p re n d id o e x c e p to p o r él. Es d ecir, para q u e se en tien d a m ejo r:
quien c o n o z c a d e él cu a n to de él se d ic e n o c o n o c e r á nada al lad o d el in ­
menso c o n o c im ie n to q u e p e r m a n e c e e n él al m a rg e n d e nu estro c o n o c i­
m iento; o sea q u e lo q u e p u d ié ra m o s co m p ara r, p o r así d ecir, c o n la m ás
m inúscula d e las p artícu las d e su b o n d a d segu iría, en verd ad , sin ser nada
,il lado de la g ra n d e z a de la m ás m in ú scu la d e las p artícu las d e su b o n d a d ;
y aun m e n o s q u e u n a ch isp a al lad o d e to d o é l'07.
E l A lm a : ¡O h , S e ñ o r D io s! —d ic e esta A lm a —, ¿q u é hará el A lm a q u e
eso cree de vos?
Dios: N o hará n ada —d ic e D io s —; p ero y o h aré m i o b ra en ella sin ella.
Pues el c o n o c im ie n to de su nada y su c re e n cia e n m í la h a n llev a d o a tal
p u n to a nada q u e n ada p u e d e hacer. D e fo r m a q u e el c o n o c im ie n to de
esa nada fren te a la g ra n d e za d e ese to d o la ha e x cu sa d o p o r c o m p le to y
liberado, p u es n ada le falta p o rq u e nada q u iere.

97
[46] C ó m o el A l m a t i e n e el c o n o c i m i e n t o
del « m á s » p o r q u e a su p a r e c e r n o c o n o c e
n a d a d e D i o s al l a d o d e l «más» de él.
Capítulo XLVI

[Amor:] A hora esta Alma ha llegado a térm ino y ha alcanzado el co


nocim iento del «más»; es decir, sólo en tanto que ella no conoce nada d
Dios frente al todo de él.
Razón: ¡Ey! ¿Osáis llamar nada a algo que es de Dios? —dice Razón.
El Alma: ¡O h, p o r supuesto! -d ic e esta A lm a-. ¿Y sabéis cóm o?
Verdaderamente, cualquier cosa que nos sea dada de él es y será bie
nada. Incluso suponiendo que él nos diera lo que se ha dicho antes en es
te escrito; pues, p o r com paración, si pudiera darse que eso fuera cierto
aun así no sería nada al lado de una sola chispa de su bondad, que per­
m anece en su conocim iento al m argen del nuestro.
¡Oh, oh! —dice esta Alma—. ¿Y qué decir del «todo» de él si tantos bie­
nes pueden decirse del «menos»? ¡Ay, dulcísim o amigo!, eso sólo vos lo
sabéis, y eso m e basta.

[47] C ó m o el A l m a ha a l c a n z a d o
el c o n o c i m i e n t o de su n a d a . C a p í t u l o X L V I I

[Amor.] Habéis oído ahora cóm o esta Alma ha llegado a la creencia en


el «más». Ahora os diré -d ic e A m o r- cóm o ha alcanzado el conocim ien­
to de su nada. Lo ha alcanzado conociendo que ni ella ni otras conocen
nada de sus horribles pecados y faltas al lado de aquello que está en el sa­
ber de Dios. Tal Alma -d ic e A m o r- no ha retenido querer alguno, sino
que ha llegado al térm in o de no querer nada, y a un cierto saber de no
saber nada, y ese nada saber y ese nada querer la han excusado y libera­
do. Esa Alma se atiene al consejo del Evangelio que dice: que tu ojo sea
simple y así no pecarás"1".
De m odo que esta Alma se halla sosegada en todo lo que Dios sufre
de ella; pues todo lo entiende con entendim iento verdadero y tiene pa­
cífico reposo ante los actos de su prójim o. Pues no juzga lo que no en­
tiende, sino siempre para bien.
Esta Alma se halla en paz en todas partes, pues lleva siem pre la paz

98
in u s ig o , d e f o r m a q u e p a ra esa p a z c u a lq u ie r s itio y c u a lq u ie r co sa le
i ni iv ie n e n . S e sie n ta i n m ó v i l e n e l tr o n o d e la p a z , e n el lib ro d e la v i -
e n t e s t im o n io d e b u e n a c o n c ie n c ia y e n lib e r t a d d e ca rid a d p e r -
Iri la.

[48] C ó m o el A l m a n o es l i b r e c u a n d o
’ d e s e a q u e la v o l u n t a d d e D i o s se h a g a
e n e l l a p a r a su h o n r a . C a p í t u l o X L V I I I

[Am or.] E n to n c e s , el A lm a n o q u ie r e n a d a —d ic e A m o r — p u e s to q u e
rs libre; y a q u e n o es lib re a q u e l q u e q u ie r e a lg o , sea lo q u e sea, c o n su
vo lu n tad in te r io r , p u e s es escla v o d e sí m is m o in c lu s o el q u e q u ie r e q u e
I )ios h a g a e n él su v o lu n t a d p a ra su p r o p ia h o n r a . Y q u ie n esto q u ie r e n o
lo q u ie r e s o la m e n te p a ra q u e , e n é l y e n lo s d em ás, se c u m p la só lo la v o ­
luntad d e D io s . A tales g e n te s —d ic e A m o r — les h a n e g a d o D io s su rein o .
R a z ó n : ¡A h , sin d uda! —d ic e R a z ó n —, lo h a ría n p ara eso.
E l A lm a : L o h a ría n p a ra eso. Y c ie r t a m e n te —d ic e e l A lm a — d e b e n h a ­
cerlo o p e r d e ría n e l p e q u e ñ o b e n e fic io q u e o b tie n e n .
R a z ó n : E s v e rd a d , d a m a A lm a —d ic e R a z ó n —, lo co n fie so .
A m or: T a les g e n te s —d ic e A m o r — n o están e n p a z a u n q u e crea n lo c o n -
Irario y a u n q u e , al c r e e r lo , ese esta d o les baste.
E l A lm a : N o v a le n ta n to c o m o p a ra p e n sa r q u e a lg u ie n sea m ás g ra n ­
de q u e ellas —d ic e esta A lm a — y eso les im p id e m e jo r a r, y p e r m a n e c e n así
c o n sus b u e n a s v o lu n ta d e s .
A m or: N u n c a se sa cia ro n tales g e n te s —d ic e A m o r .
E l A lm a : N o , p o r c ie r to —d ic e e l A lm a —, p u e s al p e r m a n e c e r le s la v o ­
lun tad, so n sus esclavas. E sa es la s e r v id u m b r e e n la q u e en tra el A lm a q u e
cree fir m e m e n t e e n estas d os v ir tu d e s : R a z ó n y T e m o r, y e n la tirá n ica
V o lu n ta d . E s lib re e n c a m b io —d ic e esta A lm a lib era d a — so la m e n te a q u e l
ni q u e F e y A m o r g o b ie r n a n , p u e s le a rra n c a n d e to d a s e rv id u m b r e , sin
te m o r a las cosas te r r ib le s n i d e se o d e las co sas d ele ita b les.

99
[49] C ó m o es a A l m a , q u e n o t i e n e
e n a b s o l u t o v o l u n t a d , es n o b l e . C a p í t u l o X L I X

[Amor:] Esa A lm a n o tien e en absoluto voluntad, p o r ello p o c o le im


p o rta lo que haga D io s m ientras haga siem pre su voluntad. Pues esta Al
m a —dice A m or—se halla libre y contenta. N o ha m enester de in fie rn o n
paraíso, ni de cosa alguna creada. N o q u iere ni deja de q u e re r n ad a qu
se haya n o m b rad o aquí.
Santa Iglesia la Pequeña: ¡Por Dios!, ¿y q u é entonces? —dice Santa Igle
sia la Pequeña.
Amor: N ada —dice A m o r—, n o quiere nada. Pero que se diga esto le
parece m uy ex trañ o a los q u e quieren o b te n e r grandes rentas de los fru­
tos de am or. Y n o es m aravilla, pues sin d uda nadie podría pensar ni creer
que en realidad ello resulta perjudicial, p o r lo que a ellos les parece ex­
traño.
E l Alma: Esas g entes —dice esta A lm a— están tan ciegas que lo grande
les parece p eq u eñ o .
Amor: Eso que decís, dulce Alm a, es verdad —dice A m o r—, P u es del
m ism o m o d o q u e la obra divina vale m ás q u e la de criatura, así vale más
ese no q u erer nada en D ios que u n q u e re r bien p o r D ios. Incluso —dice
A m o r— su p o n ie n d o que co n ese q u erer b ie n se pudieran h acer m ilagros
y recibir m artirio cada día p o r el am o r de D ios, aun así -d ic e A m o r - no
habría co m p aració n p o rq u e p erm a n e c e la voluntad. Y seguiría sin haber­
la si p o r m edio de esa v o lu n tad esas g entes fueran arrebatadas cada día
hasta el cielo para ver la T rinidad, co m o lo fue el apóstol san P a b lo "0.

[5 0] C ó m o e s t a A l m a l l e v a la i m p r o n t a
d e D i o s c o m o la c e r a d e u n s e l l o . C a p í t u l o L

[Amor:] Esta A lm a lleva la im p ro n ta de D ios y tiene en la u n ió n de


am o r su verdadero cu ñ o ; a la m anera de la cera que tom a la fo rm a del se­
llo, así tom a esta A lm a la im p ro n ta del ejem plar v erd ad ero "1.
E l Alma: Pues, p o r m u ch o que D ios nos am e —dice esta Alm a—com o
lo ha d em o strad o a través de obras divinas y sufrim ientos hum anos, no
nos am a —dice esta A lm a— de todas form as contra sí; y si m u rió p o r n o ­
sotros y to m ó carn e h u m ana, fue de su grado, co m o testim onio de su

100
IHmdad, y m e lo d eb ía p o r q u e su d iv in a v o lu n ta d lo qu ería; p o r tan to
ilu e esta A lm a —, n o n o s am a e n a b so lu to c o n tr a sí m ism o . P u es aun
i liando tq d o a q u e llo q u e la T r in id a d c r e ó e n su saber h u b ie ra d e b id o re -
millar p e r ju d ic a d o sin fin , J esu cristo , el H ijo d e D io s , n o h u b ie ra p o r ello
d ero g ad o la v e rd a d p ara salvarn os a to d o s n o so tro s.
¡A y d e m í! —d ic e esta A lm a —, ¿ D e d ó n d e m e v ie n e lo q u e h e d ic h o ?
,iNo sabe to d o el m u n d o q u e esto n o p u e d e ser?
Am or: Sí, m i d u lc e a m ig a —d ic e A m o r —. M is a m ig o s saben b ie n q u e
esto n o p u e d e ser.
\Persona de D io s Padre:] P ero v o s, q u e sois m i m ás cara am iga, vos lo
decís —d ic e la p e rso n a d e D io s P ad re— p o r q u e así tie n e q u e ser m i p r i­
m o g én ita , h e re d e ra d e m i rein o , sa b e d o ra d e lo s secreto s d e l H ijo p o r el
■ imor d e l E s p ír itu S an to , q u e se lo s h a d a d o al A lm a d e sí m ism o.

[51] C ó m o esta A l m a es s e m e j a n t e
a la D e i d a d . C a p í t u l o LI

[Amor:] E s n e c e sa rio —d ic e A m o r — q u e esta A lm a sea sem eja n te a la


I ieid ad , p u es se h a tra n sfo rm a d o en D io s , p o r lo q u e m a n tie n e su ve rd a ­
dera fo rm a , a q u e lla q u e le fu e d ada y o to r g a d a sin c o m ie n z o p o r u n o só ­
lo q u e e n su b o n d a d la h a am a d o siem p re.
E l A lm a : ¡Ay, A m o r ! —d ic e esta A lm a —, el se n tid o d e lo q u e h ab éis d i­
ch o m e ha a n u la d o y la sola n ada d e esto m e h a h u n d id o e n u n ab ism o
in ferio r sin m esu ra a m e n o s q u e nad a. Y e l c o n o c im ie n t o d e m i n ad a
d ic e esta A lm a — m e h a d a d o e l to d o , y la nad a d e este to d o —d ic e esta
A lm a— m e h a q u ita d o la o r a c ió n y la p le g a ria , y ya n o r e z o nada.
Santa Iglesia la Pequeña: ¿ Y q u é h a céis e n to n c e s, d u lcísim a señ o ra y
m aestra nuestra? —d ic e Santa Iglesia la P e q u e ñ a .
E l A lm a : R e p o s o p o r c o m p le to e n p a z —d ic e esta A lm a —, sola, n u la y
lo d a e n la co rte sía d e la m e ra b o n d a d d e D io s , sin q u e u n so lo q u e re r m e
haga m o v e r m e , p o r riq u e za s q u e c o n te n g a . T a l es el c u m p lim ie n to d e m i
obra —d ic e esta A lm a —: n o q u e re r ja m á s nada. P u e s e n la m e d id a e n q u e
no q u ie ro nada, m e h a llo sola e n él sin m í, p o r c o m p le to lib era d a, y en
cu a n to q u ie ro a lg o —d ic e —, esto y c o n m ig o y p ie r d o lib e rta d . P ero c u a n ­
tío n o q u ie ro n a d a y h e p e r d id o to d o fu e ra d e m i qu erer, e n to n c e s n o m e
falta nada: ser lib re es m i m a n e ra 112. N o q u ie r o n ada d e n ad ie.

101
Amor. ¡O h, preciosísim a E sther!"3 —dice A m or—, vos que perdisteis to
das vuestras prácticas y, gracias a esa pérdida, ganasteis la de no hacer na
da, fuisteis p o r ello verdaderam ente preciosa, pues en verdad esa práctica
y esa pérdida se h acen en la nada de vuestro amigo, y en esa nada —dice
A m o r— os extasiáis vos y perm anecéis m u erta. Pero vivís, am iga, total­
m en te en su querer; ésa es su alcoba, d o n d e le place dem orarse.

[52] C ó m o alaba A m o r a esta A lm a


y cómo p e r m a n e c e e l l a e n l as a b u n d a n c i a s
y a f l u e n c i a s d e l d i v i n o a m o r . C a p í t u l o LII

[Atnor:\ ¡O h, b ien nacida! —dice A m o r a esta preciosa m argarita"4—,


bienvenida seáis a la sola m ansión franca en la que no entra nadie que no
sea de vuestro linaje sin bastardía.
[A los oyentes:] Esta Alm a —dice A m or—ha entrado en la abundancia y
las afluencias del divino A m or, no p o r h ab er alcanzado el conocim iento
divino, pues no p u e d e darse que u n en ten d im ien to p o r ilum inado que
sea pueda alcanzar ninguna de las afluencias de divino A m or. Pero el
am o r de esta A lm a es tan afín al afluir del «más» de este A m o r más que
divino (no p o r h ab er alcanzado el E n ten d im ien to de A m or, sino p o r ha­
ber alcanzado su exceso de am or) que la o rn an los ornam entos del exce­
so de paz en la q u e vive y dura, es, fue y será sin ser. Pues —dice A m or­
tal com o el hierro es revestido p o r el fuego y pierde su im ag en "5 porque
el fuego que es más fuerte lo transform a en él"6, así el Alma es revestida '
p o r ese «más», n u trid a y transform ada p o r ese «más», p o r el am or de ese
«más», sin atender al «menos»; y así p erm an ece y es transform ada en ese
«más» de una paz más que eterna, sin que se la encuentre. Esta Alma ama
en la dulce región del exceso de paz, p o r lo que no hay nada que pueda
ayudar ni p erjudicar a los que allí am an, n i criatura creada, ni cosa dada,
ni nada que D ios p ro m eta"7.
Razón: ¿Pues q u é entonces? —dice R azó n .
Amor: Lo que nun ca fue, es, ni será dado que la ha desnudado y la ha
reducido a nada sin que le im p o rte cosa alguna, ni quiera ayuda ni sostén
de su poder, su sapiencia o su bondad.
E l Alm a habla de su amigo y dice así: El es —dice esta Alm a—, eso no le
falta; y yo n o soy en absoluto y eso no m e falta en absoluto"8; m e ha da-

102
iln paz y n o v iv o sin o de la p a z n acid a d e sus d on es e n m i alm a, sin p e n -
»,inliento; y así n o p u e d o n ada si n o m e es dado. E sto es m i to d o y lo m e -
|i ii de m í. U n estado así h a ce te n e r u n so lo am or, u n so lo qu erer y u n
nuil) o b rar e n dos n aturalezas119. É se es el p o d e r d el a n o n a d a m ien to e n la
unidad d e la ju s tic ia d ivin a.
¡Amor:] Esta A lm a deja a lo s m u e rto s en terrar a lo s m u e rto s 120 y a los
i*s l raviados o brar segú n las v ir tu d e s 121, y se rep osa d el «menos» en el
«más», p ero se sirve de todas las cosas. E se «más» le m u estra su nada, des­
nuda, sin co b ija , y esa d e sn u d e z le es m ostrada p o r el T o d o p o d e ro so p o r
1.1 b o n d ad de la ju s tic ia d ivin a. Esas p e rc e p c io n e s la h a ce n p ro fu n d a y an-
i lia, alta y segura, pues la d esn u d an c o n tin u a m e n te , to d a y nula, m ientras
1.1 p o see n 122.

[53] C ó m o R a z ó n pide aclaraciones


de l o q u e se ha d i c h o an t es . C a p í t u l o L i l i

[Razón:] ¡O h , d u lcísim a abism ada —d ic e R a z ó n — en el fo n d o sin fo n ­


d o 123 de la en tera h u m ild ad !, ¡n o b ilísim a p ied ra en la an ch u ra d e la p lan i­
cie de la verdad!, ¡ú n ica en cu m b ra d a en la m o n ta ñ a 124, salvo aqu ellos de
vuestro se ñ o río ! 125 O s lo ru e g o , d ecid n o s q u é sig n ifica n estas en cu b iertas
palabras usadas p o r A m o r P uro.
E l A lm a: R a z ó n —d ic e esta A lm a —, a u n q u e a lg u ie n os lo dijera y lo
oyerais, n o lo en ten d eríais. Vuestras p regu n tas h an d esh o n ra d o y rebaja­
do este libro, p u es son m u ch o s los q u e lo h u b iera n en te n d id o e n p o cas
palabras y vuestras pregu n tas lo h a n alargado p o r las m u ch as respuestas
que necesitáis para v o s y los q u e vo s alim entáis, q u e avanzan a paso d e ca­
racol. Sois vo s q u ie n lo ha a b ie rto a lo s de vu estra m esnada, q u e van a
paso de caracol.
Am or: ¿A b ie rto ? —d ic e A m o r —. C ie r to , e n el sen tid o en q u e R a z ó n y
lod os sus d iscíp u lo s n o p u e d e n protestar de q u e n o les p arezca b ie n d i­
cho, p o r m u c h o o p o c o q u e hayan en ten d id o .
E l A lm a: E s verd a d —d ic e el A lm a —, pu es esto só lo lo e n tie n d e aq u el
a q u ie n A m o r P u ro g o b ie rn a . Y así c o n v ie n e q u e m u era d e todas las
m uertes m o rtifica n te s aq u el q u e lo e n tie n d e d elica d am en te, p u es nadie
gustará d e esta v id a si n o ha m u e rto a todas las m u e rte s126.

103
[54] R a z ó n p r e g u n t a d e c u á n t a s m u e r t e s
t i e n e q u e m o r i r el A l m a para e n t e n d e r
e s t e l i b r o . C a p í t u l o LIV

[Razón:] ¡Ah, tesorera de Amor! —dice Razón—, decidnos d e cuántos


modos de m uerte habéis de m orir hasta entender con delicadeza este li
bro.
El Alma: Preguntadle a A m or —dice esta Alma—, pues sabe la verdad
Razón: ¡Ah, dama Am or, por la gracia de Dios! —dice R a z ó n —, de
oídnoslo, no sólo por mí, ni por los que yo alimento, sino p o r aquellos
que ya se han despedido de mí, a los cuales este libro, si place a D io s, po­
drá aportarles luz.
Amor. R a zó n —dice A m or—, los que se han despedido de vos necesi­
tarán aún de vuestro alimento para las dos primeras muertes de las que
esta Alm a muere a m uerte127; pero de la tercera muerte que m uere el A l­
ma no entiende ser viviente más que aquel que vive en la m ontaña128.
Razón: ¡Ah, p o r Dios! —dice R azó n —, ¡decidme qué gentes son esas de
la montaña!
Amor. N o tienen en la tierra vergüenza, honor ni tem or de lo que
pueda suceder.
Razón: ¡O h D ios, dama Am or! —dice R azó n —, responded, p o r Dios,
a mis preguntas antes de seguir adelante, pues siento horror y m iedo al
oír la vida de esta Alma.

[55] C ó m o A m o r responde
a las p r e g u n t a s d e R a z ó n . C a p í t u l o L V

[Amor] R a zó n —dice A m or—, los que viven com o este libro dice, es
decir, los que han alcanzado el estado propio de esa vida, lo entienden en
breve, sin necesidad de aportarles glosas. Pero os aclararé algunas cosas re­
lacionadas con vuestras preguntas: atended pues.
H ay dos tipos de gente que viven en la vida de la perfección por las
obras de las virtudes en el apego al espíritu.
U nos son los que m ortifican por com pleto su cuerpo haciendo obras
de caridad; y se com placen tanto en sus obras que no alcanzan el cono­
cim iento de que hay un estado m ejor que el de las obras de las virtudes

104
y l.i m u erte del m a rtirio , m e jo r q u e el d el d eseo d e p erseverar c o n la a y u -
il.i ile la o ra ció n co lm a d a d e p leg a ria s, a b u n d an d o e n b u en a vo lu n tad ; y
■ ni, aplicán dose siem p re a esto, cre e n q u e éste es e l m e jo r de los estados
|imibli\s129.
lisas gentes —d ic e A m o r — so n b ien aven tu rad as, p ero p e re ce n e n sus
n i m . is p o r la su fic ie n cia q u e h a lla n e n su estado.
A esas gentes —d ice A m o r — se las llam a reyes, p e ro e n u n país d o n d e
Indos so n tuertos. S in duda, lo s q u e tie n e n dos o jo s los tie n e n p o r siervos.
I :'/ A lm a: Y siervos so n r e a lm e n te —d ic e el A lm a —, p ero n o alcan zan a
•.iberio. Se p a re cen a la le c h u z a , q u e p ien sa q u e n o h ay en el b o sq u e p á -
|aii i más b ello q u e sus le c h u c ito s . L o m ism o su ce d e c o n los q u e v iv e n
•lempre en el deseo. P u e s p ie n sa n y cr e e n q u e n o h a y estado m e jo r q u e
1 1 del d eseo e n el q u e p e r m a n e c e n y q u ie re n se gu ir p e rm a n e c ie n d o ; y
|»n ello p e re c e n e n el ca m in o , p u es se sacian c o n lo q u e les dan d eseo y
u limitad.

[56] C ó m o las V i r t u d e s se q u e j a n d e A m o r
p o r el p o c o h o n o r q u e les h a c e . C a p í t u l o L V I

Las Virtudes: ¡Ay, D io s , q u é d esgracia! —d ic e n las V irtu d e s—, ¿q u ié n


nos honrará, d am a A m o r , si d ecís q u e p e r e c e n los q u e v iv e n p le n a m e n te
de nuestros co n sejos? Y e n v e rd a d q u e si a lg u ie n n os lo h u b iera d ic h o , lo
hubiéram os te n id o p o r h e r e je 13' 1 y m al cristian o. P u es nosotras n o p o d e ­
mos e n te n d e r q u e p u e d a p e r e c e r n a d ie p o r se g u ir p le n a m e n te nuestras
enseñanzas c o n el a rd o r d el d eseo q u e da el v erd a d ero sen tir d e J esu cris­
to; p ero n o p o r e llo d eja m o s d e cre e r p o r c o m p le to y sin la m e n o r duda,
llama A m o r , c u a n to decís.
Am or: C ie r to —d ic e A m o r —, p ero en e n te n d e r reside la m aestría; p u es
allí se en cu e n tra el g ra n o d e l pasto d iv in o .
Virtudes: L o cre e m o s, A m o r —d ic e n las V ir tu d e s —, p ero e n te n d e rlo n o
c o rresp o n d e a n u estro o fic io . N o s tra n q u iliza m o s p o rq u e o s 'c re e m o s , sea
i nal fu ere el e n te n d im ie n to alcan zad o , p u es h e m o s sid o h ech a s p o r vos
para se rv ir a esas A lm a s.
E l A lm a : S in d u d a —d ic e esta A lm a a las V ir tu d e s — h ab éis d ic h o b ie n
y d eb éis ser creídas. Y p o r ello d ig o a to d o s cu a n to s o irá n este lib ro:
¡u ien sirve p o r la rg o tie m p o a se ñ o r p o b re , p o b r e in terés a lcan za y p o -

105
bre sueldo. Mas las Virtudes se han dado cuenta y han reconocido (oyen
dolo cuantos han querido oírlo) que no entienden en absoluto el estado
de Amor Puro. Y entonces me digo —dice esta Alma—: ¿cómo van a mus
trar las Virtudes a sus súbditos lo que ellas no poseen ni poseerán? M a s
quien quiera entender y aprender por qué perecen los que permanecen
con las Virtudes, que se lo pregunte a Amor.
Sí, a esa [dama] Amor que es maestra de Conocimiento, y no a esa
[dama] Amor hija de Conocimiento, pues esta última no sabe nada; o
mejor aún, que se lo pregunten a esa [dama] Amor, que es madre de Co
nocinuento y de Divina Luz, pues ella lo sabe todo a través del «más» de
todo; «más» en el que el Alma se detiene y mora, y no puede, sino en ese
todo, establecer su casa.

[57] D e a q u e llo s q u e se h a lla n en e s t a d o


de extravío y c ó m o son siervos y m e rca d eres.
C a p í t u l o LVII

\ A m o r : ¡ Habéis oído ya quiénes han perecido y en qué, de qué y por


qué. Ahora os diremos también quiénes se han extraviado y cómo éstos,
siendo siervos y mercaderes, obran más sabiamente que los perecidos131.
E l A l i n a : ¡Ah, por amor, dama Amor! —dice esta Alma—, vos que ali­
geráis todos los pesos decidme por qué éstos permanecen en las Virtudes
como los que han perecido; y por qué las sirven, y por qué sienten y de­
sean a través del ardor del cortante filo de las obras del espíritu. Y si lo
hacen por igual los que perecen como los que se extravían, ¿desude veis
entonces la mejora que os hace alabarlos más que a los perecidos?
A m o r ¿Dónde? —dice Amor—, Bien hay donde encontrarla, pues éstos
tienen todo lo necesario para alcanzar el estado para el que los perecidos
no pueden ya. recibir socorro.
E l A l m a : ¡Ah, amor de Divino Amor! —dice esta Alma liberada-, os
ruego que nos digáis por qué los extraviados son sabios al lado de los pe­
recidos que practican las mismas cosas excepto esa sabiduría que os hace
apreciar más a los ©tros.
A m o r : Porque conciben —dice Amor— que hay un estado mejor que el
suyo y conocen que no conocen ese estado mejor en el que creen. Pero
esa creencia les da poco conocimiento y satisfacción en su propio estado

106
V pm ello se tie n e n p o r m alva d o s y ex tra via d o s. Y lo están, sin duda, en
lii.u ¿<'>11 c o n el estado de lib e rta d d e a q u ello s q u e están ah í y q u e jam ás
<t m ueven. Y c o m o c o n c ib e n y saben ve rd a d era m e n te q u e se han ex tra -
v tu lo, a m e n u d o c o n ard ien te d eseo p re g u n ta n el c a m in o a aqu ella q u e
|t i i ni toce, es d ecir, a d o n ce lla C o n o c im ie n t o , ilu m in a d a de d iv in a g ra -
i l,i. Y esta d o n c e lla se apiada d e sus p reg u n ta s y eso lo sab en los q u e h an
rtl.iilo extraviad os. P o r ello , ella les enseña el re cto c a m in o re g io q u e
til i ,i viesa e l país d el n o q u e re r nada. E s la d ir e c c ió n co rrecta: q u ie n la si—
jjur sabe q u e d ig o verd ad . Y lo saben ta m b ié n esas extraviadas g en tes q u e
ir llen en p o r m alvadas. P u es si se h an ex tra via d o , p u e d e n lleg a r al estado
«Ir libertad d el q u e hab lam o s a través d e las enseñanzas de D iv in a L u z , a
l.i que la p e q u e ñ a alm a ex tra via d a p re g u n ta p o r el ca m in o y la d ire cc ió n .
R a zó m ¿P equ eñ a? —d ic e R a z ó n —, S í, e n verd a d , y aú n más q u e p e ­
queña.
lispíritu Santo: —Y aú n añade el E s p íritu S a n to — P e q u e ñ a tan to y p o r
l.iiiln tie m p o c o m o n o r u e g u e n i a C o n o c im ie n t o n i a A m o r y se cu id e
iIr cosas q u e n o p u e d e n estar en am or, en c o n o c im ie n to n i en lo o r ; p u es
rl p ru d en te n o reza sin causa n i le im p o rta lo q u e n o p u e d e ser. P o r ello
puede d ecirse m u y b ie n q u e es p e q u e ñ o y p o b r e el q u e p id e a m e n u d o
u, lo q u e es lo m ism o , n o p id e nada. P u e s fren te al su p re m o estado d e n o
querer n ada en el q u e p e r m a n e c e n in m ó v ile s los libres, cu a lq u ie r otro es­
culo, sea cu a l fu ere, n o es m ás q u e u n j u e g o d e p e lo ta y u n j u e g o de n i­
dos; pues el q u e es lib re e n su ju s to estado n o p o d ría n i rechazar, n i q u e -
iit , n i p r o m e te r n ada en fu n c ió n d e lo q u e se le qu isiera dar, sino qu e
querría tan só lo dar to d o para g u ard ar lealtad.

[ 5 8] C ó m o se e n c u e n t r a n las A l m a s
a n o n a d a d a s e n el q u i n t o e s t a d o j u n t o a su a m i g o .
C a p í t u l o L V III

[Razón:] ¡A h , p o r D io s! —d ic e R a z ó n —, ¿y q u é p u e d e n dar esas A lm a s


.isí anonadadas?
Am or: ¿ Q u é p u e d e n dar? —d ic e A m o r —. E n verd a d q u e p u e d e n dar t o ­
do cu a n to D io s tie n e d e valor. E l A lm a q u e es así n o ha p e r e c id o n i se
halla extraviad a, sin o q u e se en cu e n tra ju n t o c o n su am an te e n los g o z o s
del q u in to esta d o 132. A h í n o tie n e d e fe c to y así c o n fre c u e n c ia se v e arre-

107
hatada al sexto estado, pero p o r poco tiem po. Pues se trata de u n a aber
tura a la m anera de un relám pago q u e se cierra ap resu rad am en te11' en el
que no se p u ed e p e rm a n e c er de fo rm a prolongada1-’4, y [el A lm a] no ha
ten id o nunca una m adre que supiera hablar de ello15'.
La abertura arrebatadora de la expansión de ese relám pago hace al Al­
m a, una vez se ha cerrado de nuevo y en virtud de la paz que co m porta,
tan libre, tan noble, tan desasida de to d o (mientras dura la paz q u e ha si­
do dada p o r la abertura) q u e quien se m antenga libre después de tal aven­
tura se encontrará en el q u in to estado sin caer en el cuarto, pues en el
cu arto tiene volu n tad , y en el qu in to , no. Y porque no hay en absoluto
voluntad en el q u in to estado del que habla este libro —[estado] e n el que
m ora el Alma después de la obra del arrebatador Lejoscerca”6, al que lla­
m am os relám pago a la m anera de una abertura que se cierra apresurada­
m en te —, nadie q u e no haya sido eso " podría creer -d ic e A m o r— la paz
sobre la paz de paz que esa Alm a recibe.
¡O yentes de este libro, en ten d ed estas palabras de form a divina, por
am or! Ese Lejoscerca, que llam am os relám pago a la m anera de u n a aber­
tura que se cierra apresuradam ente, rapta al Alma del qu in to estado y la
in tro d u ce en el sexto m ientras dura su obra, y de este m o d o ella es otra­
pero p oco dura ese ser en el sexto estado, pues es devuelta al quinto.
Y no es maravilla —dice A m or—, pues la obra del relám pago, m ientras
dura, no es otra cosa que el atisbo de la gloria del Alma. Eso no p erm a­
nece en n inguna criatura p o r espacio más largo que el de su m o v im ien ­
to"*. Y p o r ello ese don es tan noble —dice A m or—, porque obra en el Al­
ma sin que ésta llegue a apercibirse ni te n e r constancia. Pero la paz —dice
A m or—de la obra de mi obra que p erm an ece en el Alma cu an d o obro es
tan deliciosa que Verdad la llama alim en to glorioso, del que no puede n u ­
trirse nadie que h abite en el deseo. G entes así podrían g o b ern ar un país
si fuera necesario, y [lo harían] to d o sin ellas m ism as15'.

[59] D e q u é ha v i v i d o e s t a A l m a y c ó m o
y cuándo ella está sin ella. C a p í t u lo LIX

[Amor:] Al p rin cip io esta Alm a vivía de la vida de la gracia, gracia que
nace de la m u e rte del pecado. D espués vivió -d ic e A m or— de la vida del
espíritu, y esta vida de! espíritu nace de la m u erte de la naturaleza; aho-

108
M vive d e la v id a d iv in a , y esta vid a d ivin a n a ce d e la m u erte d el espíritu.
A m or: Esta A lm a —d ic e A m o r — q u e v iv e de la v id a d ivin a está p e rm a ­
n en tem en te sin ella.
R azón: ¡A h , p o r D io s! —d ic e R a z ó n —, ¿cu á n d o está esa A lm a así, sin

Amor: C u a n d o está ella e n ella.


R azón: ¿ Y cu á n d o está ella e n ella?
Amor: C u a n d o ella n o está e n p a rte a lgu n a p o r ella m ism a, n i e n D io s ,
ni en ella, n i en su p ró jim o , sino e n el a n o n a d a m ie n to q u e ese R e lá m ­
pago o p era en ella p o r la p ro x im id a d d e su p ro p ia o b ra, q u e es tan p r e -
i lusam ente n o b le qu e, al ig u a l q u e n o p u e d e hablarse de la abertu ra al
m o v im ien to de g lo r ia q u e dispensa ese R e lá m p a g o g en til, del m ism o
m odo nada sabe d e c ir A lm a algu n a d e ese p r e c io so cie rre en el q u e ella
se o lv id a p o r a n o n a d a m ie n to d el c o n o c im ie n to q u e ese a n o n a d a m ien to
se p rod iga a sí m ism o.
E l A lm a: ¡Ay, D io s ! —d ic e el A lm a —, q u é g ra n S e ñ o r sería aqu el q u e
¡ludiera c o m p re n d e r el p r o v e c h o d e u n so lo m o v im ie n to d e ese a n o n a ­
darse.
Amor: E s ve rd a d —d ic e A m o r —, lo sería.
E l A lm a: H a b é is o íd o e n estas palabras elevad a m ateria —d ic e esta A l ­
ma d irig ié n d o s e a lo s o yen tes de este lib ro —; n o os d esagrade ah ora si h a ­
blo a c o n tin u a c ió n d e cosas p eq u eñ a s, p u es es m e n e ste r q u e así sea si
i¡uiero c u m p lir la tarea q u e m e h e p ro p u esto : n o c ie rta m e n te —d ice— p a -
1.1 los q u e ya so n así, sin o para lo s q u e n o lo so n y lo serán alg ú n día, p e ­
ro que, m ien tras sigan sien d o ellos m ism o s, m en d ig a rá n siem p re140.

[60 ] C ó m o h a y q u e m o r i r d e tres m u e r t e s
p a ra a l c a n z a r la l ib r e v i d a a n o n a d a d a . C a p í t u l o LX

[Amor:] R a z ó n —d ic e A m o r —, n o s habéis p re g u n ta d o d e cuántas m u e r­


tes h ay q u e m o r ir para alcan zar u n a v id a así. Y y o os resp o n d o qu e, a n -
les de q u e el A lm a p u e d a n a ce r a esa v id a , es n e ce sa rio q u e m u era d e tres
m uertes c o m p le ta s141. L a p rim e ra es la m u e rte d e l p e ca d o , tal c o m o ya lo
habéis o íd o ; d e esa m u e rte d eb e m o r ir e l A lm a p o r c o m p le to , de tal fo r ­
ma q u e n o p e r m a n e z c a n en ella n i c o lo r, n i sabor, n i o lo r d e cu a lq u ie r
cosa q u e D io s p ro h íb a e n su L ey ; los q u e así m u e re n so n lo s q u e v iv e n

109
de la vida de la gracia, y a éstos les basta con guardarse de h a c e r lo que
D ios prohíbe y p o d e r hacer lo que D ios manda.
¡Ah, nobilísimas gentes anonadadas y elevadas por la gran adm iración
y el arrebato de la co n ju n ció n en la u n ió n con Divino A m or!, n o os de­
sagrade que to q u e algunas cuestiones referentes a los pequeños, pu es muy
p ro n to hablaré de vuestro estado. Adem ás, poner el blanco ju n to al ne­
gro hace ver m e jo r los dos colores, u n o gracias al otro, que n o cada uno
p o r separado.
P or tanto, vosotros los elegidos y llamados a ese estado suprem o, en­
ten d ed y apresuraos, pues ardua es la ru ta y largo el cam ino desde el p ri­
m er estado de gracia hasta el últim o estado de gloria que otorga el gen­
til Lejoscerca. Si os digo —dice A m or— que entendáis y os apresuréis, es
porque ese en ten d im ien to es intenso, sutil y m uy noble. Para ello, la gen­
te de tem peram ento sanguíneo encuentra ayuda en su naturaleza y, sin la
precipitación del cortante querer del ardor del deseo del espíritu, tam bién
los coléricos en cu en tran ayuda en su naturaleza142. Y cuando se conjugan
en alguien esas dos naturalezas, es decir naturaleza y ardor del deseo del
espíritu, existe u n a gran ventaja pues gente así se adhiere e im plica tan
intensam ente en lo que em prende que se da p o r entero a ello p o r fuerza
de espíritu y naturaleza; y cuando estas dos naturalezas se u n en a la ter­
cera, que en justicia debe venir a su encuentro para siem pre (se trata del
ropaje de gloria q u e las atrae p o r justicia de form a natural hacia su pro­
pia naturaleza), entonces esa concordancia es delicadam ente noble. Y pa­
ra que se la conozca m ejor, voy a form ular una pregunta: ¿qué es más n o ­
ble, el ropaje de gloria que atrae al A lm a y la embellece con la belleza de
su propia naturaleza o el Alm a que a tal gloria se une?
El Alma: N o sé si esto os aburre —dice esta Alma—, pero no puedo de­
jarlo de lado, habréis de excusarm e, pues celo de am or y obra de caridad
de los que yo m e hallaba sobrecargada m e hicieron hacer este libro para
que seáis de esta m anera cuanto antes, al m enos en voluntad, si todavía
tenéis voluntad; y si ya estáis desasidos de todas las cosas y sois de esa gen­
te sin voluntad que lleva una vida p o r encim a de su entendim iento, en­
tonces, para que gloséis el sentido de este libro.

110
[61] A q u í habla A m o r
de los siete es tad o s del A l m a .
C a p ítu lo L X I

\A m o r :] H e d ic h o —d ic e A m o r — q u e h a y sie te estad os, cada u n o d e


ellos d e e n te n d im ie n to m u c h o m ás e le v a d o q u e e l a n te r io r e in c o m p a r a ­
bles e n tre e llo s 143. P u e s la m ism a r e la c ió n q u e e x iste en tre u n a g o ta d e
iipua y la in m e n s id a d d e l m a r e x iste e n tre el p r im e r estad o d e g ra c ia y e l
negan d o y así su c e siv a m e n te , sin p o s ib le c o m p a r a c ió n e n tre ellos. S in e m ­
bargo, e n tr e lo s c u a tr o p r im e r o s n o h a y n in g u n o ta n e le v a d o q u e n o h a ­
ga v iv ir al A lm a e n g ra n d ísim a se rv id u m b r e ; e n e l q u in to , e n c a m b io , v i ­
ví- e n lib e r ta d d e ca rid a d , p u e s se h a d esa sid o d e to d o ; el s e x to es
g lo rio so , p u e s la a b e rtu ra d e l d u lc e m o v im ie n t o d e g lo r ia q u e da e l g e n ­
til L e jo s ce rca n o es sin o u n v is lu m b r e q u e D io s q u ie r e q u e te n g a e l A l ­
ina d e su p r o p ia g lo r ia q u e p o s e e r á e te r n a m e n te . Y p o r e llo le o to r g a p o r
m i b o n d a d esa m a n ife s ta c ió n d e l s é p tim o e n el s e x to estad o. E sta m a n i­

festació n n a c e d e l s é p tim o esta d o y éste se la p r o c u r a al se x to , p e r o d e u n a


lo rm a tan fu g a z q u e a q u e lla a q u ie n se le o to r g a n o tie n e p e r c e p c ió n al­
guna d e ese d o n q u e h a r e c ib id o .
E l A lm a : ¿ Y q u é t ie n e eso d e m a ra v illo so ? —d ic e la p r o p ia A lm a —. S i
tuviera la p e r c e p c ió n an tes d e q u e ese d o n m e fu e ra d ad o , y o m ism a se -
i i,i a q u e llo m is m o q u e es d a d o p o r la b o n d a d d iv in a , y q u e y a m e h a b ría
sido d a d o e te r n a m e n te si m i c u e r p o h u b ie r a d e ja d o m i A lm a .
E l Esposo del A lm a : E s o n o d e p e n d e d e ella —d ic e [para sí] e l E s p o s o
ile esta A lm a —, Y o os h e e n v ia d o m is arras 144 a través d e m i L e jo s c e r c a ,
pero q u e n a d ie m e p r e g u n te q u ié n es ese L e jo s c e r c a , n i cu áles s o n sus a c ­
tos, n i c ó m o o b ra c u a n d o m u e stra la g lo r ia d e l A lm a , p u e s n a d a p u e d e
ilecirse e x c e p t o q u e e l L e jo s c e r c a es la T r in id a d m ism a y le o to r g a [al A l ­
ina] su m a n ife s ta c ió n v iv a q u e h e m o s d e n o m in a d o « m o v im ie n to » : n o
p o rq u e el A lm a se m u e v a n i lo h a g a la T r in id a d , sin o p o r q u e la T r in id a d
o bra e n e l A lm a la m a n ife s ta c ió n d e su g lo r ia . D e e llo n a d ie sab e h a b la r
-.¡no la p r o p ia D e id a d ; p u e s el A lm a a la q u e se e n tre g a ese L e jo s c e r c a t ie ­
ne tan g ra n c o n o c im ie n t o d e D io s , d e sí y d e tod as las cosas q u e v e e n
I )ios m ism o , p o r c o n o c im ie n t o d iv in o , q u e la lu z d e ese c o n o c im ie n t o le
u-sta el c o n o c im ie n t o d e sí, d e D io s y d e to d a s las cosas.
E l A lm a : E s v e rd a d —d ic e e l A lm a —, n o h a y m ás. Y p o r e llo , si D io s
q u iere q u e y o te n g a ese g ra n c o n o c im ie n t o , q u e m e lo q u ite y p r o c u r e

111
que n o lo conozca, p orque de lo con trario —dice esta Alma— n o tendré
conocim iento alguno. Y si quiere que m e conozca, que m e q u ite el co
nocim iento de m í misma, pues de lo contrario no podré ten er conocí
m ien to alguno.
Amor: Lo que decís es cierto, dama Alm a -d ice A m or—. N o hay más
segura cosa que pu eda conocerse, ni más provechosa que pueda poseer
se, que esa obra.

[62] D e los que han muer to al pecado m o rt a l


y h a n n a c i d o a la v i d a d e la g r a c i a . C a p í t u l o L X I I

[Amor] A hora, R azó n —dice A m or—, atended. Vuelvo sobre nuestro


asunto dirigido a los pequeños. Las gentes de las que hem os hablado, que
han m uerto al pecado m ortal y han nacido a la vida de la gracia, no tie­
n en reproche ni rem ordim ientos de conciencia, sino que sim plem ente
cum plen con D ios en to d o su m andam iento. Q uieren honores y se sien­
ten perdidos si se les desprecia, pero se guardan de vanagloria y de la im ­
paciencia que llevan a m o rir en pecado. A m an la riqueza y les duele ser
pobres; y si son ricos, les duele perder riquezas, pero se guardan siempre
de pecado al no q u erer am ar sus riquezas, las ganen o las pierdan, en con­
tra de la voluntad de Dios. Y si am an alegría y reposo placenteros, se
guardan del desorden. G ente así ha m u erto al pecado m ortal y ha nacido
a la vida de la gracia.
E l Alma: ¡Ah! Sin duda gente así —dice el Alma liberada— es pequeña
en la tierra y pequeñísim a en el cielo, y se salvan de form a bien poco cor­
tés145.
Razón: ¡Ay, dam a Alma -d ic e R a z ó n —, guardaos de lo que decís! Yo
no osaría decir que son pequeños quienes verán a Dios eternam ente.
Amor: C iertam ente —dice A m or—, nadie podría describir la pequeñez
de éstos frente a la grandeza de los que m ueren de la m uerte de natura­
leza y viven de la vidá del espíritu.
Razón: Lo creo —dice R a z ó n —, y así lo hacen ellos, pues si dijeran otra
cosa, m entirían; y sin em bargo, no quieren hacer más. M e dicen a mí,
R azó n , que n o tien en p o r qué, si no quieren, pues Dios no se lo ha m an­
dado, se lo ha aconsejado sin más.
E l Alma: Y dicen verdad -d ic e el Alma—, pero son bien poco corteses.

112
I )cseo: S in d u d a so n p o c o c o rte s e s —d ic e D e s e o —. H a n o lv id a d o q u e a
IrM icristo n o le b a stó h a c e r a lg o p o r ello s, sin o só lo t o d o lo q u e es ca p a z
dr so p o rta r la h u m a n id a d hasta la m u e rte .

[63] C ó m o el A l m a [ / A m o r ] l l a m a v i l l a n o s
a l o s q u e les b a s t a c o n s a l v a r s e . C a p í t u l o L X I I I

|E l A lm a :] ¡A h , d u lc ís im o J e s u c ris to —d ic e el A lm a —, n o os p r e o c u p é is
por esas g en tes! E stá n tan o c u p a d o s e n e llo s m ism o s q u e se o lv id a n d e
ros, p o r su p r o p ia r u d e z a e n la q u e h allan sa tisfa cció n .
A m o r: S in d u d a —d ic e A m o r —, eso es g ra n v illa n ía .
B l A lm a : É se es el u so —d ic e e l A lm a — d e las g e n te s d e l n e g o c io a las
ipie el m u n d o d a el n o m b r e d e v illa n o s 146, p u e s v illa n o s so n , y a q u e el
g e n tilh o m b re n o sab e m e z c la r s e c o n las m e rca d e ría s n i p ro c u ra rse su e s-
l.ido. P e ro os d iré q u é m e tra n q u iliza d e esas g en tes: q u e so n e x p u lsa d o s,
dam a A m o r , d e la c o r t e d e v u e s tro s se cre to s c o m o lo sería u n v illa n o d e
la c o rte d e u n g e n t ilh o m b r e e n u n j u i c i o e n tre p ares, e n e l q u e n a d ie
p u ed e p a rtic ip a r si n o es d e a lto lin a je —al m e n o s e n la c o r t e d e l re y —. Y
i*ii ello e n c u e n tr o d e n u e v o la p a z —d ic e esta A lm a —, p u e s ta m b ié n ello s
son e x p u lsa d o s d e la c o r t e d e v u e s tro s se cre to s a la q u e so n lla m a d o s
aqu ellos o tro s q u e ja m á s o lv id a rá n las o b ras d e v u e s tra d u lc e co rte sía : el
d esp recio , las p o b r e z a s y lo s in s u frib le s t o r m e n to s q u e h a b é is p a d e c id o
por n o so tro s; ésto s n o o lv id a rá n ja m á s lo s d o n e s d e v u e s tro s u frim ie n to ,
piie, al c o n tr a r io , so n sie m p re p ara e llo s e s p e jo y e je m p lo .
[Amor:] A g e n te así se le o to r g a —d ic e A m o r — c u a n to n e c e sita , tal c o ­
m o J e su c risto lo p r o m e t ió e n e l E v a n g e lio 147. E llo s se salvan d e fo r m a m u ­
ch o m ás c o rté s q u e lo s o tro s; p e r o n o p o r e llo d e ja n d e ser p e q u e ñ o s al
lado d e la g ra n d e z a d e lo s q u e h a n m u e rto a la v id a d el esp íritu.

[64] A q u í se h a b l a d e las A l m a s m u e r t a s
a la v i d a del e s p í r i t u . C a p í t u l o L X I V

[Amor:] D e esa v id a n o g o z a n a d ie q u e n o haya m u e r to d e esa m u e rte .


Verdad: E sta [vida] —d ic e V erd ad — lle v a c o n s ig o la flo r d e l a m o r d e la
D e id a d . N o h a y m e d ia c ió n a lg u n a e n tre las A lm a s y la D e id a d y ellas n o

113
quieren nada. Almas así n o pueden sufrir el recuerdo de ningún am o r hu
mano, ni el q u erer de sentim ientos divinos, en razón del pu ro am or di
vino que estas Almas profesan a A m o r1'18.
Amor. Este ú n ico dom inio de A m or —dice Amor—les da la flo r del ar
dor de amor, c o m o A m or mismo atestigua.
Es verdad —dice A m or—. Este am or del que hablamos es la u n ió n di
los amantes y el fuego abrasado que arde sin fuelle.

[65] A q u í se h a bl a d e a q u e l l o s q u e t o m a n
a s i e n t o e n la al ta m o n t a ñ a s o b r e l o s v i e n t o s .
C apítulo LXV

[Amor.] Así pues, R azó n —dice A m or—, ya habéis oído algunas cosas
acerca de las tres m uertes p o r las que se alcanzan esas tres vidas. A hora os
diré quién es el que tom a asiento en la m ontaña por encim a de los vien­
tos y las lluvias. Se trata de aquellos que en la tierra no tienen vergüen­
za, h o n o r ni tem o r p o r cosa que les acontezca. Tales gentes se hallan se­
guras, sus puertas están p o r ello abiertas, y así nada puede forzarlas, ni
obra de caridad osa penetrar por ellas: tales gentes tom an asiento en la
m ontaña donde ningún otro se sienta más que ellos149.
Razón: ¡Ah, p o r Dios, dama Amor! —dice R azón—, dinos qué será de
Vergüenza, la más bella de las hijas de H um ildad; y tam bién de Tem or, que
tantos bienes ha hecho al Alma y tantos bellos servicios; y qué será de mí
misma, que no he d orm ido mientras m e han necesitado. ¡Ay de mí! —di­
ce R azó n —. ¿Nos echará de su casa ahora que ha alcanzado señoría?
Amor: ¡No, no! —dice A m or—. Al contrario, vosotras tres perm anece­
réis en su mesnada y seréis las tres guardianas de su puerta, de form a que
nadie que vaya contra A m or pueda penetrar en su casa sin que os des­
pertéis; pero no os com portéis de ninguna otra manera más que com o
porteras, pues si no os veríais confundidas; y no seréis escuchadas en nin­
gún caso más que com o tales, aun si sucediera que el Alma se hallara tan
abajo que pudiera haber m enester o necesidad de ello. U na criatura así
—dice A m or—se halla m ejor vestida de la vida divina, de la que hem os ha­
blado, que no de su propio espíritu, que fue puesto en su cuerpo al crear­
lo. Y así el cuerpo está m ejor vestido de su espíritu, que no lo está el es­
píritu de su cuerpo, pues el cuerpo se ha visto despojado y dism inuido

114
tlr lo m ás basto d e sí m ism o p o r obras d ivin as. D e tal fo r m a q u e esta A l ­
lí m se halla m ás a g u sto e n la d u lc e r e g ió n nad a c o n o c id a 150, allá d o n d e
•mi.t, q u e n o e n su p r o p io c u e r p o , al q u e d a vid a ; y ése es el p o d e r d e la
lllirrtad d e A m o r 151.

[66] C ó m o el A l m a se a l e g r a d e h a b e r s e
d e s p e d i d o d e R a z ó n y d e las o t r a s V i r t u d e s .
Capítulo L X V I

|Santa Iglesia la P equeña :] ¡A h , d u lc ís im o A m o r D iv in o ! —d ic e Santa


Iglesia la P e q u e ñ a .
El A lm a : ¡ Y r e a lm e n te es p e q u e ñ a ! —d ic e el A lm a —, p u es n o h abrá d e
i's|>erar m u c h o p ara a lca n za r su fin a l, e n el q u e h allará g ra n r e g o c ijo 152.
R azón: S in e m b a rg o , d e c id m e —d ic e R a z ó n — ¿de q u é os re g o cijá is vo s
in terio rm en te?
E l A lm a : D a m a A m o r —d ic e el A lm a — lo d irá p o r m í.
Amor: D e h a b erse d e sp e d id o d e v o s y d e las obras d e las V ir tu d e s —d i-
i e A m o r —. P u e s c u a n d o esta A lm a c a y ó b a jo el m a n to d e l a m o r, to m ó
todavía le c c io n e s e n v u estra escu ela p o r el d eseo d e las obras d e las V i r ­
il ules. M a s a h o ra h a p e n e tra d o y ha p ro g re sa d o hasta tal p u n to en la le c -
i ión d ivin a q u e e m p ie z a a le e r allí d o n d e acabáis vosotras; p ero esta le c c ió n
no ha sid o e scrita p o r m a n o de h o m b r e , sin o q u e v ie n e d e l E s p íritu S a n ­
io q u e la ha e s c rito m a ra v illo sa m e n te , y es el A lm a su p r e c ia d o p e r g a m i­
n o 153. A s í fu n c io n a la escu ela d iv in a , a b o c a cerrad a , d e fo r m a q u e el se n ­
tido h u m a n o n o p u e d e p o n e rla e n p a lab ras154.

[67] A q u í se h a b l a d e l p a í s d o n d e m o r a es ta A l m a
y de la T r i n i d a d . C a p í t u l o I X V II

[Razón:] ¡A h , A m o r ! —d ic e R a z ó n —, os r u e g o q u e m e d ig á is a ú n a lg o
iicerca d e l país e n e l q u e esta A lm a m o ra .
A m or: O s d ig o —d ic e A m o r — q u e a q u e l q u e está allí d o n d e está esta
A lm a es d e él m ism o , e n él y p o r él, sin to m a r n ada d e n a d ie, sin o só lo
de él. Y está el A lm a a h o ra —d ic e A m o r — e n él, d e él, p o r él, sin to m a r
d e n a d ie, sin o d e él.

115
Verdad: Está, p o r tanto, en Dios Padre —dice Verdad—. Pues creemos
que no hay otra persona en la Trinidad que no haya tom ado su person.i
de otra persona, sino sólo la persona del Padre135.
Amor: Es verdad —dice A m or—, pues Dios Padre tiene de sí m ism o su
divina potencia sin tomarla de nadie, pues posee la em anación d e su di
vina potencia y le da al Hijo lo que él tiene de él, y el H ijo lo to m a del
Padre. D e tal form a que el Hijo nace del Padre y es igual a él. Y del Pa
dre y del H ijo es el Espíritu Santo una persona en la Trinidad: n o nace,
es; pues por un lado, el Hijo nace del Padre, y por otro, el E spíritu San
to es del Padre y del Hijo.

[68] C ó m o p o r o b r a d i v i n a esta A l m a
se u n e a la T r i n i d a d y c ó m o l l a m a a s n o s a l o s
q u e v i v e n d e l c o n s e j o de R a z ó n . C a p í t u l o L X V I I I

[Amor:] Esta Alma -d ic e A m o r- está entregada por com pleto, fundi­


da y atraída, conjugada y unida a la altísima Trinidad; y no puede querer
más que la divina voluntad por obra divina de toda la Trinidad. Y una lu7
y claridad arrebatadoras la unen y la abrazan estrechamente. Y p o r ello
esta Alma dice así:
El Alma: ¡O h, gente pequeña, ruda y poco recomendable! —dice.
Razón: ¿A quién habláis? —dice R azón.
El Alina: A todos cuantos viven de vuestro consejo —dice ella—que son
tan bestias y tan asnos'3'’ que a causa de su rudeza más m e vale callar que
hablar en m i lenguaje, no sea que caigan m uertos en vida allí donde yo
estoy en paz, sin m overm e de ahí. Y digo, pues, que más me vale, a cau­
sa de su rudeza, callar y encubrir mi lenguaje, el cual aprendí en el se­
creto de la secreta corte del dulce país. En ese país cortesía es ley, amor
es mesura, bondad es pastura, dulzura m e atrae, belleza m e place, bondad
me alimenta. ¿Q ué más puedo querer si vivo en paz?

116
[ 6 9] E l A l m a d i c e a q u í q u e la p r á c t i c a
de las V i r t u d e s n o p r o p o r c i o n a m á s q u e tr a b a jo
y p r e o c u p a c ió n . C ap ítu lo L X I X

| Razón:] ¡A h , p o r D io s! —d ic e R a z ó n —, ¿q u é os p a re ce en to n ces, d u l-
t Puna flo r sin m á cu la , nu estra p ráctica?
El A lm a: M e p a re ce u n trabajo lle n o de p re o c u p a c io n e s —d ic e esta A l ­
lí i ,i . N o o b sta n te, n o es m e n o s c ie r to q u e c o n ese trabajo y p re o c u p a -
t lun se g an a el p a n y la su bsistencia. J e su cristo lo en salzó en su p ro p io
i uiTpo, p u e sto q u e v e ía la b estia lid a d d e los q u e se ten ía n qu e salvar a tra­
v é s de ese trabajo y q u e p o r e llo h a b ía n m e n e ste r d e u n a certeza. Y Je­
sucristo, q u e n o lo s q u ería p erd er, se la d io él m ism o a través d e su m u e r -
ir. d e lo s E v a n g e lio s y d e las E scritu ras; ahí es d o n d e las gentes d e la b o r
en cu entran el re cto ca m in o .
R azón: Y ¿d ó n d e lo en co n trá is vos?, d u lcísim a señ o ra nuestra —d ice
R iz ó n —, vo s q u e n o h a céis n i em p ren d éis la b o r a lgu n a entre estas p r e o -
i u p acion es, sin o p o r fe; ¿de d ó n d e recib ís esos dones?
E l A lm a : N o , c ie rta m e n te —d ic e el A lm a —, y o esto y libre d e estas c o -
ms1’7. A lle n d e se e n c u e n tra lo m e jo r d e m í, tan a lejad o de to d o esto q u e
no p u ed e estab lecerse c o m p a r a c ió n ; su fin está e n D io s , q u e ca rece de
tiem po, p e ro y o sí c o n o z c o el tie m p o para p o d e r esperar lo m ío d e él; y
lo m ío es estar arraigada en m i nada.
A h o ra b ie n , n o s p reg u n táis, R a z ó n , d ó n d e en co n tra m o s el b u e n ca­
m ino. Y y o os d ig o q u e só lo e n a q u el q u e es tan fu e r te q u e jam ás p u e d e
m orir, cu y a d o c tr in a n o h a sid o n u n c a escrita, n i en obras ejem p lares n i
cu d o ctrin a s d e h o m b re s , p u es al d o n q u e é l h a ce n o se le p u e d e dar fo r ­
ma. E l sabía, d esd e siem p re sin c o m ie n z o , q u e y o creería en él sin n e c e ­
sidad d e p ru eb a s. ¿ H a y villa n ía m a y o r —d ic e el A lm a — q u e la de q u erer
pruebas en am o r? C ie r ta m e n te n o , o eso m e p a rece, p u es A m o r m ism o
es la prueba: eso m e basta; si q u iero m ás, e n to n ces n o esto y creyen d o en él.
R a zó n : ¡Ay, d am a A lm a ! —d ic e R a z ó n —, ten éis dos leyes, a saber, la
vuestra y la nuestra: la n u estra para c re e r y la vu estra para amar. A s í q u e
d ecid n os, si os p la ce, p o r q u é habéis lla m a d o a nu estros p u p ilo s asnos y
bestias.
E l A lm a : Esas g en tes —d ic e esta A lm a —, a las q u e lla m o asnos, bu scan
.i D io s e n sus criatu ras, en lo s m o n a s te rio s m e d ia n te rezo s, e n paraísos
creados, e n palabras d e h o m b re y en las E scritu ras. ¡A h ! S in d ud a, B e n -

117
jam ín no ha nacido en esas gentes -d ic e esta Alma—, pues R a q u e l vive ni
ellas; y es m enester que m uera R aquel para que nazca B enjam ín, y hasl.i
que R aq u el no m uera, no podrá nacer Benjamín158. A los n o experi
m entados159 les parece que esas gentes, que buscan a Dios así p o r valles y
m ontañas, tienen p o r cierto que él se halla sujeto a sus sacram entos y .1
sus obras.
¡Ay, qué piedad producen los males que sufren y los que sufrirán
m ientras sigan practicando esas costumbres! En cambio, gozan d e prove
chosa bonanza los que no sólo rezan a Dios en templos y m onasterios, si
no que lo adoran p o r todas partes p o r unión de divina v o lu n tad 160.
Razón: ¡Ah, p o r Dios, bien nacida! —dice R azón—, decidnos: ¿Dónde
lo buscáis y dónde lo encontráis vos?
El Alma: Lo encuentro p o r todas partes -d ice el Alma—, ahí es donde
está. Es una D eidad, un solo D ios en tres personas, y este Dios está todo
en él en todas partes; ahí —dice—lo encuentro.

[70] C ó m o un A l m a así es l o q u e es
p o r la g r a c i a d e D i o s . C a p í t u l o L X X

[Razón:] A hora, dulce señora nuestra -d ic e R azón—, decidnos quién


sois vos para hablarnos así.
El Alma: Soy lo que soy p o r la gracia de Dios -d ice esta Alma—. Pues
solam ente soy lo que Dios es en mí y no otra cosa'61; y Dios es lo mismo
que eso que él es en mí; pues nada es nada, pero lo que es, es; y p o r ello
si soy, no soy sino lo que Dios es; y nadie es, sino Dios; p o r ello no en­
cuentro más que a Dios allí donde penetro, pues, a decir verdad, nada hay
sino Dios.
[A los oyentes:] Esta Alma ama en la Verdad, es decir, en la D eidad, pe­
ro Verdad ama en aquel del que esta Alma tiene su ser, y así toda obra de
caridad se colma en ella.
Amor: Es verdad —dice A m or—, pues todas las otras, excepto esta <que
está desnuda y en olvido porque no tiene nada que esconder>, se escon­
den p o r falta de inocencia, por el pecado de Adán.

118
[ 7 1] C ó m o e s t a A l m a y a n o o b r a n i p a r a D i o s ,
ni p a r a e lla m i s m a , n i p a r a su p r ó j i m o .
C a p ítu lo L X X I

|Amor:] E sta A lm a —d ic e A m o r — y a n o o b ra n i para D io s, n i para ella


misma, ni ta m p o c o para su p r ó jim o , tal c o m o se ha d ich o. Q u e lo h aga
I >ios si q u iere, é l q u e p u e d e h a cerlo , y si n o qu iere, tanto le im p o r ta lo
lino c o m o lo otro : ella p e r m a n e c e siem pre en u n ú n ic o estado. A s í pu es,
mi esta A lm a está el rayo d el d iv in o c o n o c im ie n to , q u e le arranca d e ella
«ni olla e n u n a em b elesad o ra p a z d iv in a , sustentada p o r la e le v a c ió n d el
llnyente a m o r d el altísim o C e lo s o q u e e n to d o lu gar le o frece m agistral
libertad.
El A lm a : ¿ C e lo so ? —d ice esta A lm a —. ¡Sí, sin d ud a es C e lo so ! Sus obras
lo dem uestran, p u e s m e h a n d esp o ja d o de m í p o r co m p le to y sin m í m e
lun llev a d o al d iv in o placer. Y tal u n ió n d e co lm a d a p a z m e u n e y c o n -
|iiga m ed ia n te la su prem a e le v a c ió n d e la cre a c ió n salida del co m p ás d el
ilivino ser162, d e l q u e y o re cib o ser y q u e es el ser.
Amor: C u a n d o esta A lm a —d ic e A m o r — es absorbida así p o r él sin ella,
ile D io s p o r ella, eso es obra d ivin a; ja m á s o b ra d e carid ad h ech a p o r u n
i u erpo h u m a n o a lca n zó cosa sem eja n te, n i p o d rá alcanzarla.
E l A lm a : E n te n d e d san am en te las d u lc e s 163 palabras de A m o r —d ic e es-
l.i A lm a —, p u es so n d ifíciles d e e n te n d e r para q u ie n n o p u ed e e n te n d e r
su glosa.
Am or: Es ve rd a d —d ic e A m o r —, p u es o b ra d e criatu ra (se so b re n tie n -
tle: o b ra h e c h a p o r e l h o m b re) n o p u e d e co m p ararse a obra d ivin a, h e ­
cha p o r D io s e n criatu ra en v ir tu d d e su b o n d a d para c o n ella.

[ 7 2] A q u í se h a b l a d e la d i s t a n c i a en tr e
el p a í s d e l o s q u e p e r e c e n y e x t r a v í a n y el p a ís
d e la l i b e r t a d , y d e p o r q u é el A l m a t i e n e v o l u n t a d .
C ap ítu lo L X X I I

E l A lm a : E n te n d e d san am en te —d ic e esta A lm a — las palabras de A m o r ,


pues están lejo s d e l país d e los ex tra via d o s e n el país de la lib erta d 164 y de
la p az p len a d o n d e m o ra n los q u e se h allan e n ese estado.
A m or: Es ve rd a d —d ic e A m o r —, les d iré unas palabras.

119
E l A lm a: C ierto -d ic e el A lm a-, a despecho de Voluntad, e n la qui
perm anecen los que perecen y extravían, llevando así sin más su vida di
perfección.
Amor. C uando la divina Trinidad creó a los ángeles de la cortesía di
su divina bondad, los malvados, por su perversa elección, se adhirieron al
malvado querer de Lucifer que quiso tener por su propia naturaleza 1<*
que sólo podía ten er por la gracia divina. Y tan pronto com o lo quisie
ron, p o r su felona voluntad, perdieron el estado de bondad. Se hallan
ahora en el infierno privados de ese estado y sin poder recuperar jamás ln
misericordia de ver a Dios. Y fue su voluntad la que les hizo perder esa
suprema visión que hubieran tenido si hubieran dado esa m ism a volun­
tad que retuvieron. ¡Mirad en manos de quién han caído!
Verdad: ¡Ay, ay! -d ic e Verdad—, ¿por qué amáis tanto, Almas, la volun­
tad, si voluntad causó tal pérdida?
Amor: Os diré —dice A m or—p o r qué el Alma tiene voluntad: porque
vive aún en el espíritu y en la vida del espíritu aún hay voluntad.
Razón: ¡Ah, Dios, dama Amor! -d ic e R a z ó n -, decidm e ¿por qué ha­
béis escogido a esta Alma, a la que tanto amáis y a la que desde el co­
m ienzo del libro habéis llamado «alma»? Y si decís que las personas ex­
traviadas tienen voluntad porque viven aún en la vida del espíritu, ¿cómo
habéis llamado a aquélla tantas veces p o r un nom bre tan pequeño como
«alma», que es m enos que el nom bre de «espíritu»?
Amor: U na buena pregunta, ¡creedme! —dice Amor—; pues natural­
m ente todos los que viven en la vida de la gracia por cum plim iento de
los m andam ientos y se perm iten satisfacerse con ello tienen el nom bre de
«alma», pero no el de «espíritu», sino sólo el de «alma» en vida de gracia.
Pues todas las jerarquías celestes no reciben un solo y mismo nom bre que
designe sus más nobles nombres; todos son ángeles, pero el prim er ángel
no recibió el nom bre de Serafín, sino sólo el de ángel, en cam bio los Se­
rafines reciben ambos nombres.
E ntended lo que quiero decir con esto. Pues de form a semejante yo
os digo que los que guardan los m andam ientos y con esto les basta reci­
ben el nom bre de «alma» y no de espíritu, y su nom bre correcto es «al­
ma» y no «espíritu», pues se hallan lejos de la vida del espíritu.
Razón: ¿Y cuándo es el alma toda espíritu? —dice R azón.
Amor. C uando se ha m ortificado el cuerpo, y la voluntad se regocija
en la vergüenza, la pobreza y la tribulación: entonces, es toda espíritu y

120
un de o tra fo rm a . Y esas criatu ras esp iritu a les p o s e e n e n to n c e s p u reza d e
i o u c ie n cia , p a z d e a p eg o s y e n te n d im ie n to d e razó n .

[73] C ó m o ha d e m o r i r el e s p ír it u para
perd er l a p rop ia v o lu n ta d . C a p ítu lo L X X I I I

|R azón:] ¡A h , p o r D io s ! —d ic e R a z ó n —, d am a A m o r , os r u e g o q u e m e
digáis p o r q u é ha d e m o r ir e l esp íritu p ara p e rd e r la p ro p ia v o lu n ta d .
Amor: P o rq u e el esp íritu —d ic e A m o r — está lle n o d e v o lu n ta d esp iri-
lual, y n a d ie p u e d e v iv ir la v id a d iv in a m ien tras te n g a v o lu n ta d , n i p u e ­
de nadie hallar sa tisfa cció n si n o ha p e r d id o la v o lu n ta d . Y el esp íritu n o
m uere p o r c o m p le to hasta q u e p ie rd e e l se n tim ie n to d e su a m o r y hasta
i|iie m u ere su v o lu n ta d q u e le daba v id a , y es e n esa p érd id a q u e el q u e ­
rer se c o lm a to ta lm e n te d e sa tisfa cció n d e d iv in a co m p la c e n c ia . Y en esa
m uerte c r e c e la v id a e n c u m b ra d a en la m o n ta ñ a q u e es siem p re lib re o
glo rio sa165.
Verdad: ¡A h , p o r D io s !, d am a A m o r D iv in o , os r u e g o q u e m e m ostréis
dice V erd ad — u n alm a p e rfe c ta , e n ese estado.
Am or: C o n m u c h o g u sto —d ic e A m o r —, y si n o es c o m o os v o y a d e -
i ir, os p id o q u e la rep ren d áis y q u e le digáis q u e se halla m al o rn a d a y
guarn ecid a para h a b la rm e e n m i secreta a lc o b a , allí d o n d e n ad ie en tra si
no está p rep arad o d e la fo r m a c o m o m e o iréis d e c ir 166. N o te n g o o tra
■ muga —d ic e A m o r D iv in o — q u e la q u e n o te m e p e rd e r o ganar, salvo tan
sólo p o r m i p la cer; de o tro m o d o ella n o estaría c o n m ig o para m í, sino
i o n sigo para ella; y la q u e fu era m i esposa n o p o d ría ser p ara ella. Y si
hubiera c o m e tid o tan tos p eca d o s c o m o to d o s los c o m e tid o s a lg u n a v e z
en el m u n d o , y h u b ie r a h e c h o tan to b ie n c o m o el d e to d o s cu a n to s se
hallan en el paraíso, y to d o s estos b ie n e s y estos m ales e stu v ie ra n a la v is -
1.1 d el p u e b lo , esa A lm a n o sen tiría e n ella v e rg ü e n z a n i h o n o r, n i v o lu n -
I id de o cu lta r o d isim u la r sus m ales; y si actu ara d e o tra fo r m a , n o esta-
i ía c o n m ig o para m í, sin o para ella y c o n ella.
¿ Q u é v e rg ü e n z a sie n te n los d e m i paraíso a u n q u e se v e a n sus p eca d o s
y los d o n es d e la g lo r ia q u e d e m í recib en ? C ie r ta m e n te n o tie n e n n in ­
gun a v o lu n ta d d e o c u lta r sus p e ca d o s, n i v e rg ü e n z a d e q u e se c o n o z c a n ,
o de m o stra r m i g lo ria .
Verdad: ¡A h , sin d u d a n o ! —d ic e V erd ad —, D e ja n q u e él m a e stro 167 d e -

121
i ida ocultarlos o m ostrarlos a su voluntad. Y tam bién las Almas de las que
hablam os que son recipiente de esa elección: el Lejoscerca les representa
esc noble don.

[74] Por q u é A m o r ll a m a a esta A l m a


p o r un n o m b r e tan p e q u e ñ o c o m o «alma».
C a p ítu lo L X X IV

Amor: M e preguntáis pues, R a z ó n -d ic e A m o r-, p o r qué he llam ado


a esta A lm a con u n n o m b re tan p eq u e ñ o co m o «alma».
La he llam ado tan a m en u d o p o r ese sobrenom bre a causa, R a z ó n , de
vuestra propia rudeza —dice A m o r-, y ya q ue gracias a ese sobrenom bre
se en tien d e m ejo r la glosa, nos hem os ayudado de él y lo seguirem os ha­
ciendo, au nque su verdadero n o m b re es p erfectam ente noble. Ella lleva
p o r n o m b re «pura», «celestial» y «esposa de paz», pues tom a asiento en el
fondo del valle, desde d o n d e ve la cim a de la m ontaña y la m o n tañ a de
la cim a, y entre una y otra n o cabe in te rm ed io "’8; allá deposita seguro el
sabio su tesoro: el d o n del divino am o r de unidad; y esa u n idad le da la
paz y la pastura sutil y maravillosa del glorioso país donde su am igo m o ­
ra. N o tiene otro d o m in io sino la vida gloriosa. Ese es el alim ento —dice
A m or— de m i elegida esposa, es decir: «María de paz», y po rq u e es «Ma­
ría de paz», A m o r P u ro la alim enta. M arta, com o sabéis, está dem asiado
ocupada y n o lo sabe. Sus ocupaciones la turban, p o r ello se halla lejos de
u n a vida así169.

[75] C ó m o el A l m a i l u m i n a d a da
e n t e n d i m i e n t o a c e r c a d e l as c o s a s d i c h a s
a t r a v é s d e l e j e m p l o d e la t r a n s f i g u r a c i ó n
de Jesu cristo. C ap ítu lo LXXV

[.Entendimiento de Divina Luz:] ¡Ah, p o r A m or! —dice E n ten d im ien to


de D ivina Luz—, decidm e, vosotras todas las que tenéis de qué esconde­
ros, ¿qué entendéis de esto?
E l Alma: Yo os diré -d ic e A lm a de L u z - lo que entiendo.
[Aquellas que tienen de qué esconderse:] E n ten d em o s —dicen— que Jesu-

122
cristo se transfiguró en el m o n te Tabor, d on de se encontraban sólo tres
de sus discípulos. Les dijo qu e n o hablasen de ello ni dijesen nada a na­
die hasta que él hubiera resu citad o170.
E l A lm a libre: H abéis d ich o bien —dice el A lm a libre a las siervas de
N aturaleza que se escon den p o r esa causa—, m e habéis dado el arma co n
la que os venceré.
E l Alm a: B ien , ahora os p regun to —d ice esta A lm a—: ¿por qué h izo
D ios esto?
[La que se esconde:] Lo h izo p o r nosotras —d ice la qu e se esconde—, Y
puesto qu e nos lo enseñó, ¿por qué n o habríam os de hacerlo?
E l Alm a: ¡A h, corderillos!, ¡qué bestial es vuestro entendim iento! D e ­
jáis el grano y cogéis la paja. Y y o os d ig o que, cuand o Jesucristo se trans­
figuró ante tres de sus discípulos, lo h izo a fin de que supierais que p o ­
cos son los que verán la claridad de su transfiguración y que sólo la
muestra a sus am igos más especiales; y p o r eso sólo estaban tres. Y así su­
cede en este m u nd o cuando D io s se da p o r ardor de lu z en corazón de
criatura. Ya sabéis, pues, p o r qu é sólo estaban tres.
A h o ra os diré p o r qué su cedió en la m ontaña. Fue así para m ostrar y
significar que nadie pu ed e ver las cosas divinas m ientras se encuentra
m ezclado y en trem ezclad o en cosas tem porales, es decir, en cu alqu ier c o ­
sa m enos que D io s. A h o ra os diré p o r qu é D io s les dijo que n o hablasen
hasta que hubiera resucitado: para dem ostrar que no podéis d ecir palabra
de los secretos divinos m ientras podáis vanagloriaros de ello; y hasta en ­
tonces nadie debe hablar. Pues os aseguro que qu ien tiene algo que disi­
m ular o esconder —dice esta A lm a— tiene algo que mostrar, pero el que
nada tiene qu e m ostrar nada tiene que esconder.

[76] A q u í se m u e s t r a , a tr a v é s d e l e j e m p l o
d e la M a g d a l e n a y d e l o s s a n t o s , q u e el A l m a
n o s ie n te v e r g ü e n z a a lg u n a de sus p e c a d o s .
Capítulo L X X V I

[El Alma:] ¡Ah, p o r D ios!, m irad la arrepentida pecadora; no sintió


vergü enza de que Jesucristo le dijera qu e ella había escogid o la m ejo r par­
te y la más segura, y, lo que es más, que nadie se la quitaría n u n ca 171. N i
le avergon zó tam poco que sus pecados fueran sabidos p o r tod o el pueblo,

123
.... .. el propio Evangelio atestigua cuando dice, ovándolo todos, que
I >i<>s expulso siete enemigos fuera de ella17. Y no sintió vergüenza aul»
nadie nús que ante aquel al que había fallado; pues se hallaba prendada,
poseída y arrebatada, y por ello no se preocupaba de nadie sino de él.
¿Y qué vergüenza tuvo san Pedro cuando Dios sacó a los muertes de
las sombras después de que él le había negado tres veces? ( lientamente no
tuvo ninguna, al contrario, sintió un gran honor171.
¿Y qué vergüenza o gloria sintió san Juan evangelista, aunque Dios lu­
ciera a través de él el verdadero Apocalipsis, después de que hubiera hui­
do cuando prendieron a Jesucristo?1 '
1:1 A l m a : Yo creo —dice esta Alma—que ni él ni ninguno de los •tros
sintieron vergüenza ni honor, ni voluntad de disimularlo o esconderlo; y
que poco les importó lo que Dios hiciera a través de ellos, por ellos y por
el pueblo, aunque se tratara de obra divina, listos ejemplos bastan sobra­
damente a los que tienen entendimiento para comprender lo que queda
por decir. En cuanto a los otros, no es para ellos que está escrito este libro.

[77] A q u í el A l m a p r e g u n t a si D i o s ha p u e s t o
f i n y t é r m i n o a l o s d o n e s d e su b o n d a d .
C a p í t u l o I-XXVII

1:1 A l m a : He dicho —dice esta Alma—que no recibieron, de cuanto les


hizo Dios, ni vergüenza m honor, ni voluntad de disimularlo o escon ­
derlo a nadie, como podéis ver por todo lo que se ha dicho.
I h i l a d : Sin duda —dice Verdad no hubieran sabido por qué, pues es
taban despojados de sí mismos y se hallaban por entero en Dios.
U I A l m a : ¡Ah, por Dios! —dice esta Alma—, pues si Dios les otorgó esa
gracia, ¿no es hoy como entonces igual de generoso? ¿Ha puesto fin y
término a los dones de su bondad?
C o rtesía : No, sin duda no —dice Cortesía—, su divina bondad no po­
dría sufrirlo. Que él sea tan dador como fue de los grandes bienes que
puede otorgar, e incluso de los que jamás fueron dados ni dichos por bo
ca alguna ni pensados por ningún corazón, no depende de otra cosa más
que de que nosotros queramos y sepamos disponernos a ello. Entended
por amor, os lo ruega Amor, que Amor tiene tanto que dar y sin límite
alguno que en un instante hace de dos cosas una.

124
lil A lm a: P e ro h a y algo q u e m e g u staría d e c ir —d ice esta A lm a— n o p a -
tit los q u e ya e stá n e n ese estad o , p u e s ésos n o h a n d e h a c e r n ad a, sin o
p.ita los q u e n o lo está n y a lg ú n día lo e sta rá n (¡y ésos sí tie n e n q u e h a -
i ri algo!), y es q u e se m a n te n g a n e n g u a rd ia a fin d e q u e , si A m o r les p i-
ilirra algo su y o q u e les h u b ie ra p re sta d o , n o se re h ú s e n , su c e d a lo q u e s u -
tcila, a la h o ra q u e sea y sea c u a l sea la V ir tu d q u e A m o r en v íe c o m o
m ensajera. P u e s las V irtu d e s tra e n a m o d o d e m en sajes la v o lu n ta d d e
A m or e n cartas selladas p o r su s e ñ o r175, así c o m o h a c e n los ángeles d e la
tercera je r a r q u ía 176.
Y sep an ta m b ié n to d o s a q u e llo s a q u ie n e s A m o r en v ía sus m en sajes
«H10 si re h ú s a n e n ese m o m e n to lo q u e las V irtu d e s le p id e n a su ser in ­
terior, q u e h a d e te n e r s e ñ o río so b re su c u e rp o , n o h a rá n ja m á s las paces
to n el s o b e ra n o q u e e n v ía el m e n sa je , sin o q u e se v e rá n presos d e tu rb a -
t ión e n su c o n o c im ie n to , y atrap ad o s e n ellos m ism o s p o r falta d e c o n -
li.tnza. P u e s, A m o r d ic e q u e e n g ra n n e c e s id a d se c o n o c e al am ig o .
R a zó n : R e s p o n d e d m e e n to n c e s a e sto —d ice R a z ó n —, ¿si n o lo ay u d a
en la n e c e sid a d , c u á n d o lo v a a ayudar? D e c íd m e lo .
Am or: ¿ Q u é tie n e d e m a ra v illa —d ic e A m o r— si yo n o m e a c u e rd o d e
el? M e es n e c e s a rio g u a rd a r la p a z de la ju s tic ia d iv in a y d ar a cad a u n o
lt> q u e le c o r r e s p o n d e y n o lo q u e n o es suyo, sin o lo suyo.
[A m or al A lm a :J E n te n d e d a h o ra la g lo sa d e este lib ro . U n a cosa vale
lo q u e se la a p re c ia y n e c e sita , y n o m ás. Y c u a n d o yo quise, m e p lu g o y
tuve n e c e s id a d d e vos (e n tie n d o p o r n e c e s id a d a q u e llo p ara lo q u e os los
m andab a), vos reh u sa ste is m u c h o s de m is m en sajes; n a d ie lo sabe sin o yo,
so lam en te yo. O s e n v ié a los T ro n o s p a ra re p re n d e ro s y p re p a ra ro s, a los
Q u e ru b in e s p a ra ilu m in a ro s , y a los S erafin es p a ra ab razaro s177. P o r m e ­
dio d e to d o s esos m e n sa je s os d ic té (y ellos os lo h ic ie ro n saber) m i v o ­
lu n tad y los estad o s a lo s q u e os c o n v id a b a , y ja m á s prestasteis a te n c ió n .
C u a n d o v i esto, d e jé e n v u estras p ro p ia s m a n o s v u e stra salvación; si m e
hu b ierais o b e d e c id o , h u b ie ra is sid o d ife re n te s, c o m o vos m ism a a testi­
guáis; p e ro os salvaréis vos m is m a a u n c u a n d o h a b ré is d e h a c e rlo e n u n a
vida a tra p a d a e n v u e s tro p ro p io e s p íritu q u e ja m á s d ejará de p o n e ro s tra ­
bas. Y p u e s n o o b e d e c is te is a m is m e n sa je s y a las V irtu d e s c u a n d o a tra ­
vés d e ellos q u ise s o m e te r v u e stro c u e r p o y lib e ra r v u e stro e s p íritu , y
pues n o o b e d e c iste is a c u a n to os p e d í a través d e las sutiles V irtu d e s , a las
q u e os en v ia b a , y a trav és d e m is A n g e le s, c o n los q u e os u rg ía , n o p u e ­
do daros e n ju s tic ia la lib e r ta d q u e p o se o , p u e s ju s tic ia n o p u e d e h a c e rlo .

125
V m a i,in d o os lo pedí, hubierais o b ed ecid o -d ic e A m o r— a la volum.nl
ilc las V irtudes q u e os envié y a mis mensajeros, hubierais te n id o en jir,
ticia m i libertad.
Amor. ¡Ay, Alma! -d ic e A m or—, ¡cuán presa estáis de vos m ism a!
E l Alma: Es verdad —dice esta A lm a—, mi cuerpo es débil y m i alm.i
tem e. Pues, lo q u iera o no, a m e n u d o siento a causa de esas do s natuv.i
lezas178 una p re o c u p a c ió n q u e los libres n o sienten ni p u e d e n sentir.

[78] C ó m o a q u e l l o s q u e n o h a n o b e d e c i d a
l as e n s e ñ a n z a s d e la p e r f e c c i ó n q u e d a n a t r a p a d o s
e n e l l o s m i s m o s h a s t a la m u e r t e .
C a p í tu l o L X X V I I I

[Amor:] ¡Ay, A lm a extenuada! —dice A m or—, ¡cuánto m al y c u á n poi .1


ganancia! Y to d o p o r n o h ab er o b ed ecid o a las enseñanzas de perfección
c o n las que os urgía a despojaros en la flor de vuestra ju v e n tu d ; p e ro nuil
ca quisisteis transform aros ni hacer nada. Al contrario, rechazasteis siem
pre mis dem andas q u e os hacía llegar p o r tan nobles m ensajeros c o m o los
que habéis oído. G en te así q u eda atrapada en sí m ism a hasta la m uerte.
¡Ah, sin duda! —dice A m o r—, si h u b ie ra n querido, se h u b ieran visto li
bres de aquello de lo que son y serán esclavos y que p o co les aprovecha;
si h ubieran q u erid o , con m u y p o c o se hubieran liberado. Tan p o c o —di
ce A m o r—que h u b iera bastado co n q u e se hub ieran dado a sí m ism os allí
d o n d e yo los quería, allí d o n d e les m ostré a través de las V irtudes que tie
n e n esa función.
H e d ich o —dice A m or— que serían libres p o r com pleto, en alma y
cuerp o , si h u b ieran seguido m i consejo a través de las V irtudes que les
expresaban m i v oluntad, y eso era lo q u e habían de hacer para q u e yo pe­
netrara co n m i libertad. Y co m o n o lo hicieron, se hallan atrapados, co­
m o oís, en ellos m ism os. Eso lo saben los libres, anonadados, o rnados de
delicias y que p u e d e n ver p o r sí m ism os la servidum bre de los otros; pues
el sol verdadero luce de su propia luz y p u e d e n ver m otas de polvo en el
in te rio r del rayo gracias al resplandor del sol y del propio rayo179. Y cuan­
do u n sol, unos rayos y u n resplandor así brillan en el alma, el cu erp o ya
n o es débil y el alm a n o tem e; pues el verdadero Sol de Justicia180, cuan­
do obraba m ilagros e n la tierra, n o sanaba ni curaba el alma sin curar el

126
i tierpo. Y a m e n u d o lo h a c e a ú n , p e ro n u n c a e n a q u e l q u e n o te n g a fe
n i ello.
Así p u e s , p o d é is v e r y o ír a q u í q u e e l q u e es así es g ra n d e , fu e rte , li-
lm* y d esasid o d e to d a s las cosas. Q u i e n e n D io s co n fía , D io s lo santifica.
I fe d ic h o —d ic e A m o r — q u e a q u ello s a los q u e u rg ía in te r io r m e n te p a -
la q u e o b e d e c ie r a n a la p e r f e c c ió n d e las V irtu d e s y n o h ic ie ro n n a d a se
iu llarán a tra p a d o s e n sí m is m o s hasta la m u e r te ; y d ig o m ás, si trab ajasen
it d ia rio p o r a m p lia r e n ellos la p e rfe c c ió n d e los a p ó sto les c o n la a p lica-
i ión d e su v o lu n ta d , a ú n asi n o se d e s p o ja ría n d e ellos m ism o s, ¡que n a ­
die se lla m e a e rro r!, n i d e c u e r p o n i d e alm a. N o , in c lu so así ta m p o c o ,
dado q u e la r u d e z a y lo s a rg u m e n to s d e su se r in te r io r n o p u e d e n o b te ­
nerlo, n o p o d r á n a lc a n z a rlo n u n c a , y to d o lo q u e h a g a n p o r sí m ism o s se -
i.i sie m p re a p ris io n a rs e e n sí m ism o s. Q u e lo sep an c u a n to s e m p re n d e n
obras c o n sus solas fu e rz a s sin el a rd o r d e l fe rv o r in te rio r.

[79] C ó m o el A lm a lib re a c o n s e j a
q u e n o se r e h ú s e n las d e m a n d a s del
b u e n e s p í r i t u . C a p í t u l o I.X X IX

[El A lm a libre:] P o r ello —d ic e esta A lm a lib re — les d ig o a c u a n to s v i­


ven a p lic á n d o se a la v id a d e la p e r f e c c ió n q u e e sté n e n g u ard ia, q u e n o
rehúsen las d e m a n d a s d e l a rd ie n te d e se o d e l q u e re r d el e sp íritu , si a p re ­
cian e s p e ra r lo m e jo r d e sp u é s d e esta v id a q u e lleva p o r n o m b r e v id a e x -
Iraviada y v id a d e l e s p íritu .
A m o r : H e d ic h o —d ic e A m o r — q u e se m a n te n g a n e n g u a rd ia , p u e s se­
rá n e c e s a rio si q u ie r e n a lc a n z a r y o b te n e r lo m e jo r, ya q u e esta v id a es la
m iserable s irv ie n ta q u e p re p a ra la casa q u e a lb erg ará c u a n d o v e n g a a u n
ser ta n g ra n d e c o m o la L ib e rta d d e l n o Q u e r e r N a d a , d e la q u e e n to d o
se sacia el A lm a ; es d e c ir, d e esa n a d a q u e d a to d o . P u e s q u ie n to d o da
to d o tie n e , y n o d e o tra m a n e ra .
E l A lm a : ¡A h!, y a ú n q u ie ro d e c ir —d ic e esta A lm a— a aq u e llo s q u e es­
tán e x tra v ia d o s q u e q u ie n g u a rd e la p a z y c u m p la a la p e rfe c c ió n el q u e ­
rer d e l a rd o r d e l c o r ta n te d eseo d e la o b ra d e su e sp íritu , d e la fo rm a en
q u e h e d ic h o , p o n ie n d o fre n o a los se n tid o s p a ra q u e n o p u e d a n o b ra r p o r
d e lib e ra c ió n e x te r n a al q u e r e r d el e s p íritu , alcanzará d esp u és d e esto, c o ­
m o le g ítim o h e re d e ro , el lu g a r m ás c e rc a n o a ese estad o d el q u e h ab lam o s.

127
| l/nor] Esta [Alma] es la hija p rim o g én ita del altísim o R ey, e n la que
no falta ningún e n c a n to 181. Y esta dam a —dice A m or—ha alcanzado ese ri
lado del que hablam os, allí d o n d e es más noble, y os diré c ó m o : no li.iy
en ella vacuidad —dice A m o r- que n o esté llena de m í p o r co m p leto , por
lo q u e n o p u ed e albergar p reo cu p ació n ni rem em branza, y de esa forniii
tam p o co hay en ella n in g u n a im a g e n 182. Y sin em bargo —dice A m o r-, j
su tiem p o y lugar, Piedad y C ortesía p erm anecen con ella.
E l Alma: Es ju sto —dice el Alm a—q u e Piedad y C ortesía perm anezcan
con m ig o , pues tam p o co se alejaron de Jesucristo, p o r el q u e he vuelto .1
la v ida183; y p o r m u ch o que su dulce alm a fuera glorificada tan p ro n to c<>
1 1 1 0 fue unida al c u e rp o m o rtal y a la naturaleza divina en la perso n a del

H ijo, con todo, Piedad y C ortesía perm an ecieron en él. Y q u ie n fuci.i


cortés n o am aría m ás que lo que debe. N u n ca am ó a la H u m a n id a d quien
am ó la tem poralidad. N u n c a am ó divinam ente quien am ó algo corporal
m en te. Y quienes am an la D eidad sienten poco la H u m an id ad . N u n c a se
co n ju g ó , u n ió ni co lm ó div in am en te q u ien sintió c o rp o ralm en te. ¿Y que
po d ría sentirse? Si D ios n o se m ueve, nada se mueve. ¡E n ten d ed noble
m e n te el sentido de la glosa!
Razón: ¡Ay! —dice R a z ó n —, ¡que esas Almas son fuertes b ie n puede
verse en el B autista184!
Amor. ¿Fue él débil alguna vez —dice A m or—o prisionero de sí mismo*
E l Alma: C ie rta m e n te n o —dice el A lm a—, [dama] A m o r no destruye,
sino q u e instruye, alim enta y sostiene a los que confian en ella, pues es
sol185, abism o y pleam ar.

[80] C ó m o el A l m a e n t o n a c a n t o y d i s c a n t o 186.
C apítulo LXXX

[El Alma:] Yo e n to n o —dice esta A lm a— una vez el canto, otra el dis­


canto, p o r aquellos q u e aú n no son libres, a fin de que oigan algo acerca
de la lib ertad y de lo que es necesario para alcanzarla.
[Amor.] P or divina luz ha percibido esta Alma el estado del país en el
que ella ha de estar y ha cruzado el m ar para succionar la m édula del al­
to c e d ro 187. Pues nadie tom a ni alcanza esta m édula si no ha cruzado la
alta m ar y si n o ha ahogado en sus olas su voluntad. E n ten d ed , amantes,
lo q u e significa.

128
I le d ic h o an te s q u e u n A lm a así h a c a íd o p o r m í e n nada; m ás aú n ,
en m e n o s q u e n a d a in te r m in a b le m e n te . P u e s así c o m o D io s e n su p o d e r
t"< in c o m p re n sib le , así ta m b ié n esta A lm a está e n d e u d a d a c o n su in c o m ­
prensible n a d a p o r u n so lo m o m e n to e n q u e alzó c o n tra él su v o lu n ta d .
I c d eb e sin d e s c u e n to la d e u d a q u e su v o lu n ta d le c o stó , y tan tas veces
m in o tu v o la v o lu n ta d d e h u r ta r le a D io s su v o lu n ta d .
E l A lm a: ¡O h , D io s v e rd a d e ro q u e veis y sufrís esto! —dice esta A lm a —,
,u|iiién p a g a rá esa d e u d a ?
Responde la propia A lm a : ¡A h, caro S e ñ o r!, vos m is m o la p ag aréis. P u es
la p le n itu d d e v u e s tra b o n d a d q u e e m a n a d e c o rte s ía n o p o d ría su frir q u e
yo n o q u e d a s e lib re p o r el d o n d e A m o r al q u e h a c é is p ag ar e n u n in s­
tante to d a s m is d e u d a s. E se d u lc ís im o L e jo sc e rca h a p u e s to h asta la ú lti­
ma m o n e d a d e m i d e u d a , y m e d ic e q u e m e d eb éis ta n to c o m o y o a vos.
I’ues si y o os d e b o ta n to c o m o valéis, vos m e d eb éis ta n to c o m o ten éis;
esa es la g e n e ro s id a d d e v u e stra n a tu ra le z a d iv in a. Y p o r ello se an u la n ,
me d ic e ese g e n til L e jo sc e rc a d e l q u e h e h a b la d o an tes, esas do s d eu d as,
una c o n la o tra , y s o n d e a h o ra e n a d e la n te u n a sola; y estoy d e a c u e rd o ,
pues ése es el c o n s e jo d e m i p ró jim o .
R a zó n : ¡A h, p o r D io s , d a m a A lm a! —d ic e R a z ó n —, ¿ q u ié n es v u e stro
más p ró jim o ?
E l A lm a: L a a rre b a ta d o ra e x a lta c ió n q u e m e se d u c e y m e u n e al c e n -
Iro d e la m é d u la d e D iv in o A m o r e n la q u e m e f u n d o 18" —d ic e el A lm a -;
es ju s to , p u e s, q u e m e a c u e rd e d e él, ya q u e m e h e e n tre g a d o e n él. M as
sobre ese e sta d o —d ic e esta A lm a — se d e b e g u a rd a r silen cio , p u e s n a d a
p u ed e d e c irse .
Am or: C ie r ta m e n te n o —d ic e A m o r —. A sí c o m o n o se p o d ría e n c e rra r
el sol y g u a rd a rlo p e r m a n e n te m e n te , ta m p o c o p u e d e esta A lm a d e c ir n a ­
da d e esa v id a, al la d o d e lo q u e v e rd a d e ra m e n te es.
Embeleso: ¡A h, d a m a A lm a! —d ic e E m b e le s o —, sois m a n a n tia l d e d iv i­
no a m o r, d e l q u e m a n a la f u e n te d e l c o n o c im ie n to d iv in o ; y d e este m a ­
nantial d e d iv in o a m o r y d e esta f u e n te d e c o n o c im ie n to d iv in o , n a c e el
río d el d iv in o l o o r 189.
E l A lm a: A b a n d o n o to d o p o r c o m p le to —d ic e esta [A lm a] c o n firm a ­
d a 190 e n la n a d a — a la v o lu n ta d d iv in a.

129
[81] C ó m o a esta A lm a no le im p o r ta n n i e lla ,
n i su p r ó jim o , n i el p r o p io D io s. C a p ítu lo LXXXI

[Amor:] Esta Alm a -d ic e A m or—recibe su verdadero nom bre d e la na«


da d onde m ora. Y puesto que ella es nada, no le im porta nada, ni ella
m ism a, ni su prójim o, n i el propio D io s191. Pues es tan pequeña que no
puede encontrarse a sí misma; y todo lo creado le es tan lejano que n o pue­
de llegar a sentirlo; y D ios es tan gran d e que no puede co m p ren d er na­
da; y en virtu d de esa nada ha caído en la certeza del nada saber y en la
del nada querer.
Y esta nada de la que hablamos —dice A m or—le da el to d o q u e nadie
puede ten er de otra m anera.
Esta Alm a se halla presa y detenida en el país de la entera paz; pues es­
tá siem pre colm ada de satisfacción en la que se zambulle, desliza, flota y
se inunda de paz divina, sin moverse in terio rm ente ni obrar exterior-
m ente. Esas dos cosas le obstruirían esta paz si pudieran llegar a penetrar;
pero no pueden, pues se encuentra en estado de soberanía p o r lo que no
pu ed en molestarla ni disturbarla. Si hace algo exteriorm ente, lo hace
siem pre sin ella. Si D ios hace su obra en ella, la hace de él en ella, sin ella
y p o r ella. Esta Alm a no halla más obstáculo en esto que el que halla el
A ngel en guardarla. Y el A ngel halla tanto obstáculo en guardarnos, co­
m o el que hallaría si n o nos guardase en absoluto. D el m ism o m o d o esta
Alm a halla tanto obstáculo en hacer lo que hace sin ella, com o el que ha­
llaría si n o lo hiciese en absoluto; pues nada tiene de ella misma. H a da­
do to d o librem ente sin u n p o rq u é192, pues es la dama del esposo193 de su
ju v en tu d . Y éste es el sol que resplandece, calienta y alim enta la vida del
ser separado de su ser194. Esta Alma no ha retenido en ella ni duda ni dolor.
Razón: ¿Q ué pues? —dice R azón.
Amor: Alianza cierta y verdadero acuerdo de querer tan sólo la divina
ordenación.

[82] C ó m o e s t a A l m a es l i b r e p o r sus c u a t r o
c o s t a d o s 195. C a p í t u l o L X X X I I

[Amor:] El Alma, que es perfectam ente así, es libre p o r sus cuatro cos­
tados. Pues, en efecto, cuatro son los cuarteles que necesita u n hom bre

130
lloN e p a ra p o d e r ser lla m a d o g e n tilh o m b re , y así es ta m b ié n e n se n tid o
i'upi ritual.
El p r i m e r c u a rte l, p o r el q u e esta A lm a es lib re, es q u e n o h ay re p ro ­
che e n ella a u n q u e n o h a g a n i o b re las o b ras d e las V irtu d e s. ¡A h, p o r
I )ios!, v o so tro s q u e escu ch áis, ¡e n te n d e d lo si podéis! ¿ C ó m o p o d ría
A m or a c tu a r c o n o b ras d e V irtu d e s si es m e n e s te r q u e cese to d a o b ra
cuan d o A m o r actúa?
El s e g u n d o c u a rte l es q u e n o tie n e e n a b s o lu to v o lu n ta d , ta n ta c o m o
los m u e rto s e n sus sep u lcro s, e x c e p tu a n d o la v o lu n ta d divina. P o c o le im ­
po rtan a esa A lm a ju s tic ia y m is e ric o rd ia ; p o n e y deja todas las cosas e n
la sola v o lu n ta d d e a q u e l q u e la am a; y éste es el seg u n d o c u a rte l p o r el
i|oe es libre.
El te rc e ro es q u e p ie n sa y c re e q u e n u n c a h a e x istid o ni existirá n ad ie
p eo r q u e ella, n i m ás a m a d a q u e ella p o r a q u e l q u e la am a p o r lo q u e ella
es. ¡T o m ad n o ta d e ello y n o lo e n te n d á is m al!
E l c u a rto c u a rte l es q u e p ie n sa y c re e q u e d e la m ism a fo rm a q u e n o
es p o sib le q u e D io s p u e d a q u e r e r o tra co sa q u e b o n d a d , ta m p o c o p u e d e
liarse q u e ella p u e d a q u e r e r o tra cosa m ás q u e su d iv in a v o lu n ta d . A m o r
la h a o rn a d o d e sí m is m o d e tal fo r m a q u e le h a c e re te n e r eso d e él; él,
que e n v ir tu d d e su b o n d a d la h a tra n s fo rm a d o e n tal b o n d a d m e d ia n te
su m ism a b o n d a d ; q u e e n v ir tu d d e su a m o r la ha tra n sfo rm a d o e n tal
am o r m e d ia n te su p ro p io a m o r; y q u e e n v ir tu d d e su q u e re r la h a tran s­
fo rm a d o to ta lm e n te e n q u e re r m e d ia n te su d iv in o q u erer. É l es eso d e sí
y e n sí m is m o p o r ella; y eso p ie n sa y c re e ella. D e o tra fo rm a , n o sería
libre p o r sus c u a tro co stad o s.
E n te n d e d la glosa, o y en tes d e este lib ro , p u e s a h í está el g ra n o q u e ali­
m e n ta a la esposa. A sí es m ie n tra s se e n c u e n tra e n el ser e n el q u e D io s
le h a c e ser; allí d o n d e h a d a d o su v o lu n ta d y n o p u e d e p o r ello q u e re r si­
no la v o lu n ta d d e a q u e l q u e d e sí m is m o y p o r ella la h a tra n s fo rm a d o en
su b o n d a d . Y si ella es así d e lib re p o r sus c u a tro co stad o s, p ie rd e su n o m ­
bre, p u e s alcan za so b e ra n ía . Y p o r e llo su n o m b r e se p ie rd e e n a q u e l c o n
el q u e ella se h a fu n d id o , y q u e la h a d isu e lto d e él e n él p o r ella. A lgo
así su c e d e c o n el a g u a q u e p r o c e d ie n d o d e l m a r tie n e a lg ú n n o m b re , c o ­
m o p o r e je m p lo A isn e o S e n a '96 o el d e a lg ú n o tro río , y c u a n d o c o m o
río o c o m o a g u a re g re sa al m ar, p ie rd e su c u rso y su n o m b re c o n el q u e
c o rrió p o r d istin to s países c u m p lie n d o su tarea; a h o ra q u e está e n el m a r
d o n d e re p o sa , h a p e r d id o su o b ra r. D e f o r m a se m e ja n te le su c e d e al A l-

131
ma. Este ejem plo os basta para e n te n d e r la glosa, esto es: có m o esta A l­
m a v in o del m ar y tuvo u n n o m b re y c ó m o regresa al m ar y p ierd e así su
n o m b re y n o tie n e otro q u e el de aq u el en el que se ha tran sfo rm ad o por
com p leto ; es decir, e n el am or del esposo de su ju v e n tu d que h a trans­
fo rm a d o a la esposa p o r entero en él197. El es, luego ella es; y esto le bas­
ta m aravillosam ente, de lo que ella se maravilla; esto es el placentero
A m o r p o r el q u e ella es am o r y ello la deleita.

[83] C ó m o esta A l m a lleva p o r n o m b r e


la t r a n s f o r m a c i ó n q u e A m o r ha o b r a d o e n ella.
C ap ítu lo L X X X III

[Amor.] Así pues esta Adma n o tien e n o m b re y p o r ello recibe e l n o m ­


bre de la transform ación q u e A m o r h a o b rad o en ella. A sem ejanza de las
aguas de las q u e hablábam os, que tie n e n el n o m bre de m ar p o rq u e todo
es m ar desde el m o m e n to en que h an regresado al mar.
D el m ism o m o d o , la naturaleza del fuego no co n tien e e n sí m ateria,
pues hace de sí y de la m ateria u n a sola cosa y no dos, sino u n a 198. Y así
sucede co n aquellas de las q u e hablam os, pues A m o r absorbe toda la m a­
teria de ellas en sí m ism o. A m o r y esas Almas son una m ism a cosa y no
dos, pues eso su p o n d ría discordia; p ero son una sola cosa y p o r ello son
concordia.

[84] C ó m o el A l m a l i b r e p o r s us c u a t r o
c o s t a d o s a s c i e n d e a la s o b e r a n í a y v i v e l i b r e m e n t e
de vida divina. C a p ítu lo L X X X IV

[Amor.] D ig o —dice A m o r— que el A lm a que es así de libre p o r sus


cuatro costados asciende, tras esto, a la soberanía.
R a zó n : ¡Aaah, A m or! —dice R a z ó n —, ¿hay do n más alto?
Amor. ¡Sí, lo hay! —dice A m o r—, el de aquel que es su más prójim o.
Pues cu an d o ella es así de libre p o r sus cuatro costados y n o b le p o r todas
las ramas de su descendencia, ya que n in g ú n villano ha sido to m ad o en
m a trim o n io y p o r ello es m u y noble, en to n ces cae en u n em belesam ien­
to q u e recibe el n o m b re de «nada pensar del cercano Lejoscerca» que es

132
mi más p ró jim o . E n to n c e s esa A lm a v iv e —d ice A m o r— n o de m e ra v id a
de gracia n i d e la d e l e s p íritu , sin o d e v id a d iv in a , lib re m e n te , a u n q u e n o
g lo rio sa m e n te , p u e s n o h a sid o g lo rific a d a , p e ro sí d iv in a m e n te ; p u es
desde este m o m e n to D io s la h a sa n tific a d o d e sí m ism o ; y ahí n o p u e d e
p e n e tra r n a d a q u e sea c o n tr a r io a la b o n d a d .
E n te n d e d s a n a m e n te , p u e s así es e n ta n to e n c u a n to ella se halla e n ese
estado: ¡D ios os c o n c e d a p e r m a n e c e r p o r sie m p re e n ese estado, sin salir
de él! D ig o esto a las p e rs o n a s p a ra las q u e A m o r h a h e c h o h a c e r este li­
bro, y aquellas p a ra las q u e lo h e e sc rito . E n c u a n to a los q u e n o estáis,
ni estuvisteis, n i estaréis e n s e m e ja n te estad o , os cansaréis e n v a n o si lo
ipieréis e n te n d e r. N o p u e d e sa b o re a rlo q u ie n n o sea esto: o e n D io s sin
ser, o D io s e n él e n el ser. E n te n d e d la glosa, p u e s se alim en ta q u ie n sa­
borea; p u e s, c o m o se d ic e a m e n u d o , «m al n u tre lo q u e n o se saborea».
R a zó n confusa: ¡Ay, sin d u d a h a b é is d ic h o b ien ! —dice R a z ó n co n fusa.
E l A lm a embelesada de nada pensar: V e rd a d e ra m e n te —dice esta A lm a
em b elesad a d e n a d a p e n s a r p o r el c e rc a n o L ejo scerca q u e la d e le ita e n
paz—, la c e rra z ó n y r u d e z a d e R a z ó n s o n in d e c ib le s e im p en sab les. ¡P or
sus d iscíp u lo s la c o n o c e ré is! N i u n a sn o lo g ra ría n ad a caso q u e q u isiera
escucharles. P e ro D io s m e h a g u a rd a d o d e esos d iscíp u lo s —d ic e esta A l­
ma—; n u n c a m e te n d r á n b a jo su c o n se jo , n i q u ie ro e scu ch ar n u n c a m ás su
d o c trin a , p u e s ya lo h e h e c h o d e m a sia d o tie m p o , a u n si eso fu e b u e n o
para m í; a h o ra , sin e m b a rg o , n o es lo q u e m e va m e jo r, a u n q u e ellos n o
lo sep an , p u e s su m e n g u a d o s e n tid o n o p u e d e p o n e r p re c io a cosa d ig n a
de v a lo r n i e n te n d e r n a d a d e lo q u e R a z ó n n o es d u e ñ a 199, y si lle g a n a
e n te n d e rlo , n o será m u y a m e n u d o .
P o r ello d ig o q u e n o q u ie ro o ír m ás sus g roserías: ¡a m í n o m e las van
a d e c ir m ás!, ¡ya n o p u e d o sufrirlas!, y n o te n g o d e q u é n i p o r q u é h a ­
cerlo. E sto es o b ra d e D io s q u e o b ra e n m í; yo n o le d e b o o b ra alg u n a
pues él m is m o o b ra e n m í y si e n tr o m e tie r a m i o b ra , desh aría la suya. Y
así, los d isc íp u lo s d e R a z ó n m e q u e r r ía n r e d u c ir a la p o b re z a d e sus c o n ­
sejos, si lleg ara a c re e rlo s. P ie rd e n su tie m p o , p u e s es cosa im p o sib le ; p e ­
ro les e x c u so p o r su b u e n a in te n c ió n .

133
[85] C óm o esta A lm a es lib re, m á s lib r e
y lib r e p o r c o m p le t o . C a p ítu lo LXXXV

[Amor:] Esta A lm a —dice A m or— es libre, más libre, m u y libre, en­


cu m b ra d a m e n te libre, en su raíz, en su tronco, en todas sus ram as y en
tod o s los frutos d e sus ramas. T ien e llen a p o r com pleto su m ed id a de li­
bertad , cada costad o 200 tiene su ja rra llena. Si no quiere, n o responde a
nadie que n o sea de su linaje; pues u n g en tilhom bre n o se dignaría res­
p o n d e r a u n villano si le retara o re q u irie ra a batalla; y p o r ello q u ie n re­
ta a u n A lm a así n o la encuentra: sus enem igos no o b tie n e n de ella res­
puesta201.
E l Alma: Es ju sto —dice esta A lm a—. P uesto que yo creo que D io s es­
tá en m í, es m en ester que se acuerde de m í; su b o n d ad n o p u e d e per­
derm e.
Amor. Esta A lm a —dice A m or— es desollada p o r la m o rtificació n , in ­
cendiada en el ard o r del fuego de caridad, y sus cenizas se esparcen en el
altam ar de aniquilada voluntad. Es g en tilm en te noble en la prosperidad,
elevadam ente n o b le en la adversidad, y excelentem ente no b le en to d o lu­
gar d o n d e se halle. La que es así ya n o busca a D ios p o r la p en itencia, ni
a través de n in g ú n sacram ento de la Santa Iglesia, ni p o r pensam ientos,
palabras u obras, n i a través de criatura terrestre ni celeste, ni p o r justicia
o m isericordia, ni p o r gloria de la gloria, ni p o r co n o cim ien to divino, ni
p o r divino am or, ni divino loor.

[86] C ó m o R a z ó n se m a r a v i l l a d e l o q u e
se d i c e d e e s t a A l m a . C a p í t u l o L X X X V I

[Razón:] ¡Ay, D ios!, ¡ay, Dios!, ¡ay, Dios! —dice R a z ó n —. ¿Q ué dice es­
ta criatura? ¡Es para dejar pasm ado al m u n d o entero! Pero ¿qué van a de­
cir los q u e se alim entan de mí? ¡N o voy a saber qué decirles, ni có m o res­
ponderles para ju stificar esto!
E l Alma: Yo n o m e m aravillo en absoluto —dice esta A lm a—, pues, en
relación a ese estado, todos los vuestros son g en te de pies sin cam ino, m a­
nos sin obra, boca sin palabra, ojos sin claridad, orejas que n o oyen, ra­
zón que n o razona, c u erp o sin vida y corazó n sin enten d im ien to . P o r ello
los q u e se alim entan de vos van de m aravilla en m aravilla de maravilla.

134
Amor. C ie r ta m e n te p a ra ello s —d ic e A m o r — to d o esto so n m aravillas
lijen m aravillosas, p u e s se e n c u e n tr a n d e m a sia d o lejos del país d o n d e es-
las cosas so n usu ales p a ra q u e p u e d a n estar a la a ltu ra. P ero los q u e so n
tisí y s o n d e ese p aís, y v iv e D io s e n ello s, n o se m arav illan e n ab so lu to .
El A lm a : ¡N o , D io s n o lo q u iera! —d ic e el A lm a lib erad a—, sería u n sig­
no de v illan ía, y os d iré y m o s tra ré c ó m o c o n la ay u d a de u n e je m p lo : si
lin rey d iese a u n o d e sus se rv id o re s, q u e le h u b ie ra serv id o le a lm e n te , u n
gran d o n q u e le h ic ie ra r ic o p a ra s ie m p re sin v o lv e r a p re sta r serv icio ,
¿por q u é h a b ría d e m arav illarse d e e llo u n h o m b r e sabio? S in d u d a , n o se
m aravillaría, p u e s h a c e rlo sería c e n s u ra r al rey, a su d o n y al q u e tal d o n
libera.
Cortesía: Y y o os d iré —d ic e C o rte s ía — e n q u é y p o r q u é . P o rq u e u n
h o m b re sab io n o se m a ra v illa c u a n d o se le h a c e lo q u e c o rre s p o n d e q u e
se le h a g a , sin o al c o n tra rio , lo alaba, lo a p re c ia y le place; si se m a ra v i­
llase d e m o s tra ría q u e n o se h a b ía h e c h o lo q u e co n v en ía. P e ro el c o ra z ó n
villano y p o c o sabio, q u e p o r falta d e s e n tid o n o sabe q u é so n h o n o r n i
cortesía n i d o n d e g ra n se ñ o r, s ie n te a n te ello g ra n m aravilla.
Verdad: Y n o es m arav illa —d ic e V erd ad —, e n él m ism o resid e el p o r ­
qué, tal c o m o h a b é is o íd o .
N ob leza de U nidad del A lm a: ¡Ay, p o r D io s! —d ic e N o b le z a d e U n id a d
del A lm a —, ¿ p o r q u é h a b ría de m arav illarse c u a lq u ie ra q u e te n g a se n tid o
en su i n te r io r si d ig o cosas g ra n d e s y n u ev as, y si te n g o p o r to d o , d e t o ­
llo y e n to d o m i p le n a satisfacció n ? M i a m ig o es g ra n d e y m e d a g ra n
d o n , él es sie m p re n u e v o y n u e v o d o n m e d a, y tal c o m o él se h alla p le ­
no y saciad o d e to d o s los b ie n e s d e sí m ism o , así m e h allo yo, p le n a y sa­
ciada, y a b u n d a n te m e n te c o lm a d a d e m ú ltip le s delicias d e b o n d a d d e rra ­
m ada d e su d iv in a b o n d a d , sin b u scarlas c o n p e n a o carg a e n estas
satisfacciones so b re las q u e p la tic a e ste lib ro .
E l A lm a : E l es —d ic e esta A lm a —, y eso m e sacia.
Pura Cortesía: S in d u d a es ju s to —d ic e P u ra C o rte s ía —. E so le c o rre s­
p o n d e al a m a n te , p u e s tie n e la c a p a c id a d d e saciar a su am ig a c o n su b o n ­
dad.

Marta está turbada, María en paz.


Marta es alabada, María lo es más.
Marta es amada, María mucho más202.

135
En M aría n o hay más que u n solo espíritu, o sea una sola inten ció n
que la llena de paz; en M arta hay m u ch o s, p o r lo q u e tie n e a m e n u d o
u n a paz turbada, p u es el A lm a liberada n o puede ten er más que u n a sola
in ten ció n .

Un alma así oye a menudo lo que no oye,


y ve a menudo lo que no ve,
y está a menudo esa Alma donde no está,
y así a menudo siente lo que no siente.

R e tie n e en to n ces a su am igo y dice:


E l A lm a : Lo re te n g o p o rq u e es m ío 203. N o lo dejaré ir nunca. E stá en
m i v oluntad. Q u e pase lo q u e tenga q u e pasar, puesto q u e él está co n ­
m igo. Sería culpa m ía si sintiera algún tem o r.

[87] C ó m o e s t a A l m a es s e ñ o r a d e l as V i r t u d e s
e h i j a d e la D e i d a d . C a p í t u l o L X X X V I I

[Amor:] Esta A lm a —dice A m o r— es señ o ra de las V irtudes, hija de la


D eid ad , h e rm a n a de Sapiencia y esposa de A m or.
El Alma: Es cierto —dice el A lm a—, p ero esto a R a z ó n le parece len ­
guaje m aravilloso. L o q u e n o es n in g u n a maravilla, pues d en tro de poco
ella ya n o existirá. P ero yo sí —dice esta A lm a—, yo soy y seré p o r siem pre
sin falla, ya que A m o r n o tien e co m ien zo n i fin ni m edida, y yo n o soy
sino A m or. ¿C ó m o en to n ces p o d ría yo te n e r com ienzo, m ed id a o fin?
N o podría-ser.
Razón: ¡Ay, Dios! —dice R a z ó n —, ¿cóm o osa alguien decir esto? Yo no
oso n i escucharlo. A l oíros, desfallezco, dam a Alma: ¡me falla el corazón!,
¡se m e va la vida!
E l Alma: ¡Ay de mí! ¡Por q u é ésta n o estará m u erta hace ya tiem po!
—dice esta A lm a—. Pues m ientras os tuve, dam a R a z ó n , n o p u d e gozar en
lib ertad de m i h eren cia204 y de lo q u e era y es m ío; pero ahora p u e d o te­
nerlo librem ente, p o rq u e de a m o r os h e h e rid o a m uerte.
A p a rtir de ah o ra R a z ó n ha m u e rto —dice esta Alm a.
Amor: E n to n ces voy a deciros —dice A m o r— lo que os diría R a z ó n si
estuviera viva en vos y lo q u e os p reg u n taría a vos que sois nuestra am i-

136
g.i -d ice A m o r a esta A lm a q u e es el p ro p io A m o r y n o o tra cosa q u e
A m or, d e sp u é s d e q u e A m o r e n su d iv in a b o n d a d h a p u esto a sus pies y
lu d a d o m u e r te sin r e m e d io a R a z ó n y a las o b ras d e las V irtu d e s.

[88 ] C ó m o p r e g u n t a A m o r l o q u e p r e g u n t a r í a
R a z ó n si e s t u v i e r a c o n v i d a , es d e c i r , q u i é n
e s la m a d r e d e R a z ó n y d e la s o t r a s V i r t u d e s .
C a p ítu lo L X X X V III

[Amor:] O s d iré —d ic e A m o r — lo q u e os p re g u n ta ría R a z ó n si e stu v ie ­


ra c o n v id a. O s p re g u n ta ría q u ié n es su m a d re —d ice A m o r— y la d e las
otras V irtu d e s , sus h e rm a n a s , y si ellas m ism as so n m ad res d e alg u ien .
Am or: Sí —d ic e el p ro p io A m o r r e s p o n d ie n d o —, to d as las V irtu d e s so n
m adres.
E l A lm a: ¿ D e q u ié n ? —d ic e el A lm a —, ¿M adres d e Paz?
Am or: D e S a n tid a d —d ic e A m o r.
E l A lm a: Así p u e s, to d a s las V irtu d e s , h e rm a n a s d e R a z ó n , so n m ad res
ile S an tid ad .
Am or: P u e s sí —d ic e A m o r—, p e ro d e esa S a n tid a d d e la q u e e n tie n d e
K azó ti, n o d e o tra.
E l A lm a: ¿Y q u ié n es e n to n c e s la m a d re d e las V irtu d es?
Am or: H u m ild a d —d ic e A m o r —, p e ro n o esa H u m ild a d q u e lo es p o r
o b ra d e las V irtu d e s , p u e s esa es h e r m a n a c a rn a l2115 d e R a z ó n . Y d ig o h e r­
m ana p o r q u e es co sa b ie n m a y o r m a d re q u e h ija, m u c h o m a y o r incluso,
c o m o p o d r á verse.
E l A lm a habla por R a zó n : ¿ D e d ó n d e sale, p u es, esa H u m ild a d —d ice el
A lm a h a b la n d o p o r R a z ó n — q u e es m a d re d e las V irtu d e s? ¿D e q u ié n es
hija? ¿ D e d ó n d e v ie n e esa m a d re d e ta n alta d e sc e n d e n c ia c o m o las V ir­
tu d es y a b u e la 206 d e S a n tid a d d e la q u e las V irtu d e s so n m adres? ¿ Q u ié n
es la b isa b u e la 207 d e S a n tid a d ? ¿ N a d ie sabe h a b la rm e d e la p ro c e d e n c ia de
tal linaje?
Am or: N o —d ic e A m o r —. A q u e l q u e lo sabe n o sabe n a d a q u e p u e d a
ser p u e s to e n p alabras.
E l A lm a: E s v e rd a d —d ic e esta A lm a —, p e ro m e n tiría an tes q u e d e ja r d e
d e c ir algo:

137
Huta I lumildad, que es abuela y madre208,
hija es de Divina Majestad y nació de Divinidad.
Deidad es madre y abuela de sus ramas,
cuyos retoños producen fruto en abundancia.
Callaremos, pues hablar los daña.
Ella, es decir, Humildad,
ha dado el tronco y el fruto de esos retoños,
por ello se acerca
la paz de ese Lejoscerca
que la descarga de toda obra;
hablar la perturba,
pensar la hace umbría,
el Lejoscerca la descarga
y nada le es obstáculo.
Está a salvo de todo servicio,
pues vive de libertad.
Quien sirve no es libre,
quien siente no ha muerto,
quien desea quiere,
quien quiere mendiga,
quien mendiga no alcanza
la divina saciedad.

Pero aquellos que le son siem pre leales están siempre prendados de
A m or, anonadados p o r A m o r y p o r com pleto arrebatados de A m or, y no
se cuidan sino de A m o r para sufrir y soportar por siempre más sus tor­
m entos, aunque fueran tan grandes com o grande es la b o ndad de Dios.
N o ha am ado nunca inm aculadam ente el Alm a que duda de que esto sea
verdad.

[89] C ó m o e s t a A l m a l o ha d a d o t o d o
p o r la l i b e r t a d d e n o b l e z a . C a p í t u l o L X X X I X

[Amor:] Esta A lm a lo ha dado to d o p o r la libertad de nobleza de la


obra de la Trinidad. Y a tal p u n to ha arraigado su voluntad desnuda en
la T rinidad que n o pued e pecar a n o ser que sea extirpada de raíz. N o

138
l i m e d e q u é p e c a r , p u e s s in v o l u n ta d n o se p u e d e p e c a r. Y así n o g u a r -
il.i c u id a d o d e l p e c a d o si d e ja s u v o lu n ta d a h í d o n d e h a e c h a d o ra íc e s, es
d ecir, e n a q u e l q u e le d io lib r e m e n te y p o r su b o n d a d esa m is m a v o lu n -
l.id q u e q u e r ía , p o r su b i e n , r e c u p e r a r p a r a sí d e su a m ig a , lib re y d e s n u -
il.t, sin n i n g ú n p o r q u é p o r p a r te d e e lla , p o r d o s m o tiv o s : p o r q u e lo q u ie ­
te y p o r q u e lo m e r e c e . Y ella n o t e n d r á p le n a y a sid u a p a z h a s ta q u e se
halle p u r a m e n t e d e s p o ja d a d e s u q u e r e r .
L a q u e es así se a s e m e ja s ie m p r e a u n b o r r a c h o . A l e b r io n o le im ­
p o rta n a d a d e lo q u e le p u e d a a c o n te c e r , sea c u a l fu e re su a v e n tu ra , y n o
más q u e si n o le a c o n te c ie r a n a d a . Y si le im p o r ta s e , n o e sta ría e b r io d e l
lo d o . A sí le s u c e d e al A lm a q u e a ú n tie n e d e q u é q u e re r, es d e c ir, q u e es­
tá m a l a r ra ig a d a y, p o r ello , a ú n p u e d e p r e o c u p a r s e d e a lg o si le asaltan
a d v e rsid a d o p r o s p e r id a d . E n ta l caso , ella n o es «toda» d e l to d o , p u e s to
q u e n o es d e l t o d o «nula», y a q u e t i e n e d e q u é q u e r e r ; p u e s su p o b r e z a y
su r iq u e z a r e s id e n e n q u e r e r d a r o r e te n e r .
Y a ú n q u ie r o d e c ir —d ic e A m o r — a to d o s lo s lla m a d o s y s o lic ita d o s p o r
su d e s e o i n t e r i o r h a c ia las o b ra s d e p e r f e c c i ó n p o r las e n s e ñ a n z a s d e R a ­
z ó n , lo q u i e r a n o n o , q u e si q u is ie r a n s e r lo q u e p o d r ía n ser, a lc a n z a ría n
el e s ta d o d e l q u e h a b la m o s y s e ría n ta m b i é n e llo s s e ñ o re s d e sí m is m o s ,
del c ie lo y d e la tie r r a .
R a z ó n : ¿ C ó m o s e ñ o re s ? —d ic e R a z ó n .
E l A lm a : E s o n a d ie sa b e d e c ir lo —d ic e el A lm a lib re q u e to d o lo m a n ­
tie n e sin c o r a z ó n , y s in c o r a z ó n ti e n e to d o ; y si el c o r a z ó n s ie n te , n o se
tra ta d e ella.

[90] C ó m o p u e d e a l c a n z a r s e la p e r f e c c i ó n
h a c ie n d o lo c o n tr a r io del p r o p io q uerer.
C a p ítu lo X C

[Am or:] H e d i c h o —d ic e A m o r — q u e q u i e n s ig u ie ra la e x ig e n c ia i n te ­
r io r d e su e s p ír itu —si e stá lla m a d o a a lc a n z a r el b i e n q u e r e r , p u e s d e lo
c o n tr a r io n o d ig o n a d a —, y si a b a n d o n a s e t o d o su q u e r e r e x t e r n o p a ra v i­
v ir la v id a d e l e s p ír itu , a lc a n z a ría e n to n c e s to ta l s e ñ o ría .
E l E spíritu: ¡A h , p o r D io s ! —d ic e e l E s p ír itu q u e b u s c a j u s t a m e n t e es­
to e n la v id a e x tr a v ia d a —, ¡d in o s c ó m o !
E l A lm a : E s o —d ic e el A lm a lib e r a d a — n a d ie sa b e d e c ir lo e x c e p to a q u e l

139
que es así en su criatura p o r su b o n d ad hacia la criatura. Pero lo q u e si
pu ed o deciros —dice esta Alm a liberada— es que es m enester, antes d e lle­
gar a esto, que se haga perfectam ente lo co ntrario del propio querer, de­
ja n d o q u e las V irtudes se alim enten de u n o hasta hartarse, m anteniénd® -
se firm e sin falla, para que el E spíritu tenga siem pre señoría sin
contrariedad209.
Verdad'. ¡Ay, Dios! —dice Verdad—, ¿cóm o habría de enferm ar el cu er­
po de u n corazón que contiene tal espíritu?
E l Alma: O so decir —dice el Alm a liberada—que un querer así, que c®-
rresponde al de la vida extraviada, es decir, la vida del espíritu, acabaría
en breves m om entos c o n los hum ores de todas las enferm edades. Esa ca­
pacidad curativa210 posee el ardor del espíritu.
Amor. Es verdad —dice A m o r-, q u ien lo dude que lo p ru eb e y sabrá
la verdad. Y he aquí lo que os digo -d ic e A m o r-: al contrario que en el
A lm a liberada, la vida de la que hablam os, que llamamos vida del espíri­
tu, n o p u ed e ten er paz si el cuerp o n o hace siempre lo co n trario de su
voluntad; es decir, q u e tales gentes hacen lo contrario de la sensualidad,
pues si n o recaerían en la perdición de esa vida, si no vivieran co n tra­
riando su placer.
Los que son libres, en cam bio, hacen lo opuesto. Pues de la misma
form a en que es necesario hacer en la vida del espíritu lo co ntrario de la
propia v oluntad si n o se quiere p erd er la paz, los Ubres en cam bio han de
hacer lo que les plazca si no quieren p erder la paz, ya que han alcanzad®
el estado de libertad, es decir, que h an caído de las V irtudes en A m or, y
de A m o r en nada211.

[91] C ó m o la v o l u n t a d d e e st a s A l m a s
es la v o l u n t a d de A m o r , y c u á l es la r a z ó n .
Capítulo X CI

[Amor:] N o hacen nada si n o les place, y si lo hacen eso les quita a ellas
paz, libertad y nobleza. Pues el Alm a n o es inm aculada hasta que hace 1©
que le place y n o se reprocha ese placer.
Es ju sto - d ic e A m o r-, pues su voluntad es nuestra: han pasado el M ar
R o jo 212, sus enem igos quedaron en él. Su placer es nuestra voluntad, p o r
la pureza de la unidad del q uerer de la D eidad en la que la hem os en ce-

140
i rado. S u v o lu n ta d es n u e s tr a ; p u e s h a c a íd o d e la g r a c i a e n la p e r l e i i i n n
de las o b ra s d e las V ir tu d e s , y d e las V ir tu d e s e n A m o r , y d e A m o r e n n a
ila, y d e n a d a e n c la r id a d d e D io s , v ié n d o s e c o n lo s o jo s d e su m a j e s t a d ,
q u e j u s t o a h í213 le h a d a d o su c la rid a d . Y a ta l p u n t o se h a e n tr e g a d o e n
él q u e n o se v e a sí m is m a n i lo v e a é l y, p o r ello, él se v e so lo en su d i­
vina b o n d a d . E l se rá d e sí m is m o e n ta l b o n d a d e so q u e sab ía d e sí m is­
m o a n te s d e q u e ella fu e r a y él le d ie r a su b o n d a d p o r la q u e la h iz o d a ­
m a. Y fu e p o r la L ib re V o lu n ta d , q u e é l n o p u e d e r e c u p e r a r p a ra sí sin el
p la c e r d e l A lm a . A h o r a la tie n e sin n i n g ú n p o r q u é 214, tal c o m o la te n ía
an tes d e q u e el A lm a f u e r a d a m a . N o h a y n a d a m á s q u e él; n a d ie a m a si­
no él, p u e s n a d a es s in o él, p o r e llo a m a c o m p le ta m e n te so lo , se v e c o m ­
p le ta m e n te so lo , a la b a s o lo su p r o p io ser. Y e sto es el p u n t o 215, p u e s es el
m ás n o b le e s ta d o q u e a q u í a b a jo p u e d a el A lm a alcan zar.
P e ro h a y c in c o e s ta d o s p o r d e b a jo d e é s te y h a y q u e llev arlo s a la p e r ­
fe c c ió n d e lo q u e c a d a u n o d e ello s e x ig e p a ra q u e e l A lm a p u e d a a lc a n ­
zar éste, q u e es el s e x to , el m á s p ro v e c h o s o , el m á s n o b le y el m á s g e n til
de to d o s . E n el P a ra íso e s tá e l s é p tim o , q u e es p e r f e c to sin falla. A sí c u m ­
ple D io s p o r su b o n d a d sus o b ra s d iv in a s e n las c ria tu ra s. E l E s p ír itu S a n ­
to in s p ira allí d o n d e se h a lla , y así es e n sus c ria tu ra s m ara v illo so .

[92] C ó m o se d e s p o j a el A l m a d e D i o s ,
d e ella m i s m a y d e su p r ó j i m o . C a p í t u lo X C I I

[El A lm a:] ¡Ay, S e ñ o r! —d ic e esta A lm a —, h a b é is s u frid o ta n to p o r n o s o ­


tras y ta n to h a b é is h e c h o e n n o s o tra s, p o r vos, d e v o s m ism o , q u e esas dos
cosas, S e ñ o r, h a n a lc a n z a d o e n n o s o tra s su fin . P e ro es d e m a sia d o tard e.
O b r a d a h o r a e n n o s o tr a s d e v o s p o r n o s o tra s , sin n o s o tra s , S e ñ o r, tal
c o m o os p la z c a . P u e s , p o r m i p a rte , d e a h o r a e n a d e la n te n o m e re sisti­
ré. M e d e s p o jo d e v o s, d e m í m is m a y d e m i p r ó jim o . Y os d iré c ó m o :
os a b a n d o n o a v o s y m e a b a n d o n o a m í y a m i p r ó jim o p o r e n te r o al sa­
b e r d e v u e s tr a d iv in a s a p ie n c ia , al in f lu jo d e v u e s tra d iv in a p o te n c ia , y al
g o b ie r n o d e v u e s tr a d iv in a b o n d a d , p o r v u e s tr a so la y d iv in a v o lu n ta d 216.
[E l A lm a saciada:] Y s ó lo estas cosas d iv in a s , a n o n a d a d a s , claras y cla ­
rific a d a s p o r la d iv in a m a je s ta d —d ic e el A lm a saciad a— m e h a n lib e ra d o
d e to d a s las cosas, s in p o s ib ilid a d d e r e t o r n o , p u e s n o sería u n d o n si a ú n
p u d ie r a d e sfa lle c e r.

141
E l Alma: E n te n d e d pues, si queréis y si tenéis ese d o n —dice esta Al
m a a los siervos de R a z ó n y de N atu raleza para incitarlos—. N o d e b o tu
da, a m enos que A m o r sea sierva y que la nada n o sea, lo que no puede
ser; y cuando esa nada es, vive ento n ces D io s en tal criatura sin q u e ést.i
se lo im pida.

[93] A q u í h a b l a d e l a p a z d e la v i d a d i v i n a .
C a p í tu l o X C I I I

[El Alma:] La paz de tal vida divina n o se deja pensar, ni decir, n i es


cribir, p o r la fo rm a en q u e el A lm a se halla en am o r sin obra del cuerpo,
sin obra del corazón, y sin obra del espíritu: p o r obra divina ha cu m p li­
do la ley. B ien apreció R a z ó n a la M agdalena cuando ésta buscaba a Je­
sucristo217, pero A m o r en cam bio callaba. D aos cuen ta de esto y no lo ol­
vidéis, pues buscándolo faltaba a la vida divina que es llam ada p o r Verdad
vida gloriosa. Pero cu an d o se hallaba en el desierto, A m o r la p ren d ió , la
an o n ad ó , y o b ró p o r ello A m o r e n ella, p o r ella, sin ella, y vivió de vida
divina que le o to rg ó la vida gloriosa218. E n c o n tró entonces a D ios e n ella
sin buscarlo, ni tam p o co tenía co n qué, pues A m o r la había prendido. Pe­
ro cu an d o co m en zó la em presa de am o r219, lo buscó p o r el deseo del q u e ­
rer y el sen tim ien to del espíritu y p o r ello era h u m ana y p eq u eñ a, pues
se hallaba extraviada: «marrie» y n o «M arie»2211. C u a n d o lo deseaba, n o sa­
bía que D ios estaba en todas partes: de lo c o n tra rio no lo h u b iera busca­
do. A nadie he en co n trad o que siem pre lo h u b iera sabido, ex cep to la V ir­
gen M aría. Jam ás tuvo ella v o lu n tad sensual u obra del espíritu, sino la
v o lu n tad de la D eidad de la obra divina. Q u e re r solam ente la voluntad
divina fue, es y será su divina sem blanza, su divino m anjar, su divino
am or, su divina paz, su d ivino loor, toda su fatiga y su total reposo. P or
ello co n o ció en su c u erp o m ortal, sin entredós co n su alma, la vida glo­
riosa de la T rinidad.

142
[94] D e l l e n g u a j e d e l a v i d a d i v i n a .
C a p ítu lo X C IV

[El Alma:] E l le n g u a je d e esa v id a d e v id a d iv in a es el silencio c e rra ­


do d e l a m o r d iv in o . H a c e m u c h o ella lo o b tu v o y h a c e m u c h o lo q u iso
así. N o h a y m ás v id a q u e el sie m p re q u e r e r la v o lu n ta d divina.
D e m a s ia d o tardáis e n a b a n d o n a ro s v o so tras m ism as, p u es n a d ie p u e d e
rep o sa r e n el s u p re m o re p o s o re p o sa b le si n o se a b a n d o n a p rim e ro : d e eso
estoy seg u ra. D e ja d a las V irtu d e s q u e te n g a n e n v o so tras lo q u e es suyo
del afilado q u e re r d e l c e n tro d e l a p e g o d e v u e stro e sp íritu , hasta q u e os
h ay an lib ra d o de lo q u e le d e b é is a J e s u c ris to 221; es m e n e s te r h a c e r esto
an tes d e v e n ir a la v id a.
P o r D io s, e s c u c h a d lo q u e d ice el p ro p io Je su c risto . Y ¿no d ic e e n el
E v a n g e lio q u e « q u ie n crea e n m í, h a rá las obras q u e y o h ag o y a ú n m a ­
y o res q u e éstas»222?
¿ D ó n d e se aloja la glosa d e estas palabras? ¡O s lo p re g u n to ! H asta q u e
se le h a p a g a d o a Je s u c ris to to d o lo q u e se le d e b e , n o se p u e d e te n e r la
paz d e ese país d el d iv in o e sta d o d o n d e h a b ita la vida. ¡Q u e D io s os d é
p r o n to c u m p lim ie n to d e v u e s tra p e r f e c c ió n n a tu ra l, la c o n c o rd a n c ia de
las p o te n c ia s del alm a y la sa tisfa c c ió n e n to d a s las cosas! O s c o n v ie n e te ­
n e rla , p u e s es el s e n d e ro d e la v id a d iv in a , a la q u e llam am o s v id a g lo ­
rio sa. Y este estad o, d e l q u e h a b la m o s y d e l q u e A m o r p o r b o n d a d d iv i­
n a n o s da la fo rm a , le d e v u e lv e e n el h o y al A lm a el día p rim ig e n io 223. Y,
al llev ar el p r im e r d ía al hoy, ésta a d q u ie re e n la tie rra p o r d iv in a o b e ­
d ie n c ia la in o c e n c ia q u e A d á n p e rd ió e n el p araíso te rre stre p o r d e s o b e ­
d ie n c ia . L a p e n a p ersiste, p u e s J e s u c ris to c a rg ó c o n ella y es ju s to q u e p e r ­
sista e n n o so tro s. L os v e rd a d e ro s in o c e n te s ja m á s tie n e n n in g ú n d e re c h o
y n u n c a se les cau sa d a ñ o . Se h a lla n c o m p le ta m e n te d esn u d o s y n o tie ­
n e n n a d a q u e e sc o n d e r. T o d o s se e s c o n d e n a ú n p o r el p e c a d o d e A d á n ,
e x c e p to los a n o n a d a d o s: ésos n o tie n e n n a d a q u e e sco n d er.

[95 ] C ó m o e l p a í s d e l o s e x t r a v i a d o s e s t á l e j o s
del país de lo s a n o n a d a d o s . C a p ítu lo X C V

[Amor:] H a y u n la rg o c a m in o e n tr e el país d e las V irtu d e s, d o n d e m o ­


ra n los e x tra v ia d o s, y el país d e los o lv id a d o s 224, el de la d e sn u d e z a n o n a -

143
dada, el de los clarificados q u e se hallan en el su prem o estado d o n d e D ios
se ab an d o n a de sí m ism o en sí m ism o. D o n d e ya n o es, p o r ello m ism o,
ni co n o cid o , n i am ado, n i loado p o r las criaturas, sino en la m edida en
que n o se le p u ed e co n o cer, n i amar, ni loar. Ésta es la sum a de to d o su
am o r y el ú ltim o trech o del cam ino: el ú ltim o concuerda con el p rim e ­
ro, pues n o hay discordancia en el del m edio. Y ya que el A lm a ha aca­
bado su cam inar, es ju s to q u e repose e n aquel que puede cuanto quiere
p o r la p ro p ia b o n d a d de su ser divino. Y esta A lm a p u ed e cu an to q u ie ­
re sin q u e le sean arrebatados los dones de aqu el que tiene su p ro p io ser.
¿Y p o r qué no? Esos dones son tan grandes c o m o el m ism o que los ha
dado, y es el propio d o n el que la transform a de sí m ism o y en sí mism®.
Se trata del pro p io A m o r; y A m o r p u ed e cu a n to quiere; p o r ello ni Te­
m or, n i D iscreción, n i R a z ó n p u e d e n d ecir nada contra A m or.
Esta A lm a vive la p le n itu d de su e n te n d im ien to ; pero es D ios quien
lo vive en ella sin im p e d im e n to de ella, y p o r ello las V irtudes n o tien en
de qué reprenderla. P o r eso ella le dice así:

[96] A q u í h a b l a el A l m a a l a T r i n i d a d .
C apí tu lo X C V I

[El Alma:] ¡Ah, Señor, q u e to d o lo podéis!, ¡ah, m aestro, que to d o lo


sabéis!, ¡ah, am igo, q u e to d o lo valéis!, h aced cuanto queráis. D ulce Pa­
dre, yo nada puedo. D u lc e H ijo, yo nada sé. D u lce A m igo, yo nada val­
go, p o r ello n o quiero nada. ¡Ay, p o r D ios!, n o dejem os entrar jam ás en
nuestro in te rio r nada nuestro o ajeno, p o rq u e para ello haría falta expul­
sar a D io s de su propia bond ad .
H u b o una vez una criatura m en d ican te225 q ue p o r largo tiem p o bus­
có a D ios en criatura, para ver si así lo en co n trab a tal co m o ella quería y
tal c o m o él realm ente sería si las criaturas le dejasen obrar en ellas sus di­
vinas obras sin im p e d im e n to ; y nada e n c o n tró sino que perm an eció
h am b rie n ta de lo que m endigaba. Y cu an d o vio que no en contraba na­
da, se puso a pensar; y su p ensam iento le dijo que fuera a buscar lo que
reclam aba en el fo n d o n o d al del en te n d im ie n to de la pureza de su supre­
m o pensar, y allí fue a buscarlo esta m en d ican te criatura, y pensó q u e es­
cribiría sobre D ios de la m an era co m o quería en co n trarlo en sus criatu ­
ras. Y así escribió esta m en d ican te lo q u e estáis oyendo; quiso que sus

144
p ró jim o s e n c o n tr a s e n a D io s e n ella a trav és d e sus e s c rito s y sus palabras,
lis d ec ir, y así se h a d e e n te n d e r , q u e ría q u e su p r ó jim o fu era p erfe c ta
m e n te c o m o ella d is c u rría (al m e n o s to d o s a q u e llo s a lo s q u e (.pieria di
rig ir sus p alab ras); y h a c ie n d o esto , d ic ie n d o e sto y q u e r ie n d o esto seguía,
sab ed lo , m e n d ig a n d o y p re sa d e sí m ism a ; p o r q u e q u e ría a c tu a r así, se veía
re d u c id a a m e n d ig a r 226.

[ 9 7] C ó m o e l p a r a í s o n o e s o t r a c o s a
q u e v er a D i o s . C a p ítu lo X C V II

L a E n sa lza d a Doncella de Paz: C ie r to —d ic e la E n salzad a D o n c e lla d e


P az q u e v iv e d e la v id a d e la g lo ria , o in c lu so , d e la g lo ria q u e só lo está
e n el p araíso —, el p a ra íso n o es o tra c o sa q u e v e r so la m e n te a D io s ; p o r
ello fu e el la d r ó n al p a ra íso ta n p r o n to c o m o el alm a se se p a ró d e su c u e r ­
p o , y a u n q u e J e s u c ris to el H ijo d e D io s n o su b ió al c ie lo h asta la A s c e n ­
sió n , el la d r ó n fu e al p a ra íso el p r o p io d ía d e V ie rn e s S a n to 227. ¿ C ó m o
p u e d e ser? C ie r ta m e n te es m e n e s te r q u e así sea, p u e s J e s u c ris to se lo h a ­
b ía p ro m e tid o . Y e n v e rd a d se h a lló e n el p a ra íso ese m is m o d ía, p o r q u e
v io a D io s; y fu e y tu v o p a ra íso , p u e s el p a ra íso n o es o tra cosa q u e v e r a
D io s. Y, e n v e rd a d , a lg u ie n e stá e n el p a ra íso to d a s y c u a n ta s veces está
d e sp o ja d o d e sí m is m o , n o g lo r io s a m e n te , p u e s el c u e r p o d e u n a c r ia tu ­
ra así es d e m a sia d o vasto , p e ro lo está d iv in a m e n te , p u e s su i n te r io r se h a ­
lla p e rf e c ta m e n te lib re d e to d a s las c ria tu ra s; p o r ello v iv e la v id a d e g lo ­
ria sin m e d ia c ió n y e stá e n el p a ra íso sin estarlo.
G lo sa d estas p alab ras si q u e ré is e n te n d e rla s , o las e n te n d e ré is m a l, p u e s
p a re c e n algo c o n tr a d ic to r ia s a q u ie n n o e n tie n d e el n u d o d e la glosa; p e ­
ro la a p a rie n c ia n o es la v e rd a d ; la v e rd a d «es» y n o o tra cosa.
P e ro ¿en q u é p e n s a b a la q u e h iz o este lib ro y q u e ría q u e se e n c o n tr a ­
se a D io s e n ella, p a ra v iv ir lo q u e ella d e c ía d e D io s? P a re c e c o m o si q u i­
siera v en g arse; es d e c ir, c o m o si q u is ie ra q u e to d a s las c ria tu ra s m e n d ig a ­
se n e n o tras c ria tu ra s, c o m o lo h iz o ella.
E l A lm a: C ie r to , p u e s es n e c e s a rio h a c e rlo an te s d e lleg ar e n to d o al
e sta d o d e lib e rta d , e sto y se g u ra . Y c o n to d o —d ic e esta A lm a q u e e s c ri­
b ió este lib ro — e ra ta n n e c ia e n la é p o c a e n q u e lo e scrib í, o m ás b ie n q u e
A m o r lo h iz o p o r m í a p e tic ió n m ía , q u e p o n ía p re c io a cosas q u e n o se
p o d ía n h acer, p e n s a r n i d e c ir, c o m o h a ría a q u e l q u e q u isie ra e n c e r r a r el

145
IttiV M »ll ajo, llevar el m u n d o sobre la p u n ta d e u n ju n c o , e ilu m in a r el
lili t(MI u n farol o u n a a n to rc h a . E ra m ás n e c ia q u e q u ie n quisiera h a c e r
eMa* tres cosas

Cuando puse precio a lo que no podía decirse228


y me hallé presa en escribir estas palabras.
Pero así emprendí mi camino
para acudir en mi propio socorro,
y alcanzar al fin la cúspide
del estado229 del que hablamos
que es el de la perfección230.

c u a n d o el A lm a m o ra en la p u ra n ad a sin p e n s a m ie n to ; y n o antes.

[98] R a z ó n p r e g u n t a q u é h a c e n a q u e l l o s
c u y o e s t a d o e s tá p o r e n c i m a d e sus
p e n s a m ie n t o s . C a p ítu lo X C V III

[Razón:] ¡Ah, p o r D ios! —d ice R a z ó n —, ¿ q u é h a c e n aquellos cu y o es­


tad o está p o r e n c im a d e sus p en sam ien to s?
Am or: Se e m b elesan e n aq u el q u e está e n la cim a de la m o n ta ñ a y se
em b e le sa n p o r ig u al e n aq u e l m ism o q u e está e n el fo n d o de su valle e n
u n n ad a p e n sa r q u e se e n c u e n tra e n c e rra d o y sellado en la secreta clau­
sura231 de la su p re m a p u re z a de ta n e x c e le n te A lm a; clausura q u e n ad ie
p u e d e a b rir, n i desellar, n i c e rra r c u a n d o está abierta, si el g en til L ejos-
cerca, d e m u y lejos y d e m u y cerca, n o la abre o cierra; él es el ú n ic o q u e
tie n e las llaves, n o hay o tro q u e las lleve, n i las p o d ría llevar232.
E n c u a n to a vosotras, dam as, a q u ie n D io s h a d ad o a b u n d a n te m e n te
esta v id a d e su b o n d a d d iv in a sin p o sib ilid ad d e re to rn o , y n o sólo esta
vid a d e la q u e h ab lam o s, sin o ta m b ié n ju n t o c o n ella esa o tra de la q u e
n a d ie hab la n u n c a , re c o n o c e ré is vuestras p rácticas e n este libro. Y a q u e ­
llas q u e n o están, n i e stu v ie ro n , n i estarán e n este estado n o lo sen tirán ni
re c o n o c e rá n . N o p u e d e n h a c e rlo n i lo h arán . N o p e rte n e c e n , sabedlo, al
linaje d el q u e h ab lam o s, d el m ism o m o d o q u e los ángeles del p r im e r o r­
d e n 233 n o so n S erafines n i p u e d e n serlo, p u e s D io s n o les h a dad o e n n in ­
g ú n m o d o el ser d e los S erafines; p ero , e n cam b io , los q u e a ú n n o so n así

146
—p ero sí lo so n e n D io s, p o r q u e lo serán— re c o n o c e rá n ese estado y lo
sen tirá n , p o r la fu erza del lin aje al q u e p e r te n e c e n y h a b rá n de p e r te n e ­
cer, m ás fu e rte a ú n de lo q u e n u n c a lo h a n re c o n o c id o y sen tido. Y esas
g en te s d e las q u e h ab lam o s, q u e lo so n y serán, sabedlo, re c o n o c e rá n , tan
p ro n to c o m o o ig an de él, e l lin a je al q u e p e rte n e c e n .

[99] C ó m o e s a s g e n t e s , q u e s e h a l l a n
en ese estado, tien en soberanía sobre
t o d a s las c o s a s . C a p í t u l o X C I X

[Amor:] Esas g en tes, q u e se h allan e n ese estado, tie n e n so b eran ía so ­


b re to d as las cosas. P u es su e sp íritu p o se e la m ás alta n o b le z a de los ó r ­
d en es an g élico s cread o s y o rd e n a d o s: p u e s tie n e n e n v irtu d d el e sp íritu la
m ás alta m a n s ió n d e to d o s los ó rd e n e s y e n v irtu d d e n atu ra le z a la m ás
g e n til c o m p le x ió n ; es decir, so n sa n g u ín e o s y co lé ric o s y n o m e la n c ó li­
cos n i fle m á tic o s234, y así tie n e n d e los d o n e s de fo rtu n a la m e jo r p arte;
p u e s to d o es suyo a su v o lu n ta d y n ecesid ad , p ara ellos o sus p ró jim o s, sin
q u e R a z ó n les re p re n d a . ¡O íd a h o ra c o n a n h e lo la g ra n p e rfe c c ió n d e las
A lm as an o n ad ad as de las q u e h ablam os!

[ 10 0 ] C ó m o e x i s t e n g r a n d e s d i f e r e n c i a s
entre unos ángeles y otros. C a p ítu lo C

[Amor:] Se d ice —d ic e A m o r—, y así d ig o yo, q u e ex iste n e n tre u n o s


ángeles y otro s, p o r su n atu raleza, diferen cias ta n g ran d es c o m o las q u e
hay e n tre los h o m b re s y los asnos. Es fácil c re erlo : así quiso o b ra r la sa­
p ie n c ia divina. Q u e n o se p re g u n te el p o rq u é si n o se q u ie re errar, sino
créase tan sólo, p u e s es v erd ad . Y lo q u e p u e d e d ecirse de u n o s y otros
ángeles, tal c o m o h ab éis o íd o , p u e d e d ecirse p o r gracia ta m b ié n de los
a n o n a d a d o s d e los q u e h e m o s h a b la d o y d e to d o s aquellos q u e n o lo es­
tán . B ie n n a c id o es el q u e p e rte n e c e a tal linaje. S o n g e n te reg ia. Sus c o ­
razo n e s so n de e x c e le n te n o b le z a y g ra n d e stin o y n o p o d ría n h a c e r c o ­
sas d e p o c a m o n ta , n i e m p e z a r algo q u e n o a c ab aran a la p e rfe c ció n ; pu es
so n a u n tie m p o lo m ás p e q u e ñ o s q u e p u e d e n y lo m ás g ran d es q u e d e ­
b e n ; sig u ie n d o así el e je m p lo d e Je su c ris to q u e dijo q u e el m e n o r será el

147
ih is ' m c ii i I ii‘ini) ilc los cielos233. D e b e creerse, pero nadie lo cree si no
i •, i I m i s m o eso m ism o 236. El q u e es lo q u e cree lo cree de verdad; pero
<111 K-i i cree lo q u e él n o es n o .vive lo q u e cree, y éste no lo cree de v er­
il. ul, p ues la verdad del c re e r reside en ser lo q u e se cree. Y aquel que es­
to cree esto es. N o tie n e m ás q u e h acer ni d e sí m ism o, ni de los otros ni
del p ro p io D ios; c o m o si n o fuera, p ero es. ¡E n ten d ed la glosa! Su v o ­
lu n ta d q u iere q u e lo q u e es n o sea, para él, m ás q u e si n o fuese.
E n estas tres palabras se c u m p le toda p e rfe c ció n de esta vida de clari­
dad. Y la llam o «de claridad» p o rq u e sobrepasa la ciega vida anonadada;
la vida ciega le sostiene a esta o tra sus pies237; la de claridad es la m ás n o ­
ble y g en til. Esta n o sabe q u ié n sea D ios ni h o m b re, pues ella n o es; p e ­
ro D io s lo sabe de sí m ism o en sí, p o r ella de ella m ism a. Tal dam a n o
busca jam ás a D ios. N o tie n e c o n q u é, n i tie n e q u é hacer c o n él. N o le
hace falta; ¿para q u é e n to n c e s iba a buscarlo? Q u ie n busca está consigo,
y así se posee, p ero a la vez le falta algo, p u esto q u e se p o n e a buscar.

[101] C ó m o esta A lm a n o q u iere hacer


n a d a ni le fa lta n a d a , c o m o a su A m i g o .
C a p í t u l o CI

[El Alma:] ¡Ah, p o r D ios! —dice esta A lm a—, ¿por qué ten d ría q u e h a ­
c e r yo lo q u e m i A m ig o n o hace? ¿Si a él nada le falta, p o r q u é m e iba a
faltar a m í? E n verdad erraría si m e faltase algo, cu an d o nada le falta a él.
Y a él nada le falta, nada m e falta p o r ta n to a m í. Y ello m e roba el a m o r
de m í m ism a; y m e da a él, sin m e d ia c ió n n i reten ció n . H e d ic h o —dice
esta A lm a— q u e a él nada le falta, ¿por q u é h abría de faltarm e e n to n ces a
m í? Él nada busca, ¿p o r q u é e n to n c e s habría de buscar yo? Él nada p ie n ­
sa, ¿p o r q u é habría yo de pen sar nada?
E l A lm a anonadada: Yo n o haré nada, R a z ó n —dice esta A lm a an o n a ­
dada y clarificada p o r la ausencia de a m o r de sí m ism a—, mas buscad o tro
que haga; y lo haréis, q u e os c o n o z c o b ien ; pero, gracias a D ios, ya n o he
de g u a rd a rm e de vos. Ya lo h e h e c h o to d o —dice esta A lm a.
R azón: ¿D esde cu án d o ? ¿En q u é época? —dice R a z ó n .
E l A lm a: E n la ép o c a —dice el A lm a— en q u e A m o r m e a b rió su li­
bro. P u es este libro es de tal c o n d ic ió n q u e tan p ro n to c o m o lo abre
A m o r, el A lm a lo sabe to d o , y tie n e to d o , y se co lm a en ella to d a o b ra

148
d e p e r f e c c ió n p o r la a b e r tu r a d e e s te lib ro . E s ta a b e r tu r a m e h a h e c h o
v e r ta n c la ro q u e m e h a h e c h o d e v o lv e r lo q u e le p e r te n e c e y r e to m a r
lo m ío . E s d e c ir, q u e él es, y p o r e llo está s ie m p re e n p o s e s ió n d e sí m is ­
m o ; y y o n o soy, y p o r e llo es j u s t o q u e y o n o m e te n g a e n a b s o lu to . Y
la lu z d e la a b e r tu r a d e e ste lib r o m e h a h e c h o e n c o n tr a r lo q u e es m ío
y p e r m a n e c e r e n e llo ; y p o r e llo n o te n g o s e r b a s ta n te p a ra q u e p u e d a
v e n ir m e d e él. A sí J u s tic ia m e h a d e v u e lto p o r ju s tic ia lo q u e m e p e r t e ­
n e c e y m e h a m o s tr a d o d e s n u d a m e n te q u e n o so y e n a b s o lu to ; p o r e llo
q u ie r e e n ju s tic ia q u e n o m e te n g a e n a b s o lu to ; esa le y está e s c rita e n el
p le n o c e n tr o d e l lib r o d e la v id a . Y así s u c e d e c o n el lib r o y c o n m ig o
—d ic e esta A lm a —, c o m o s u c e d ió c o n D io s y las c ria tu ra s c u a n d o las c re ó .
L o q u is o c o n su d iv in a b o n d a d , y t o d o fu e h e c h o e n e se m o m e n to p o r
su p o d e r d iv in o , y e n esa m is m a h o r a to d o fu e o r d e n a d o p o r su d iv in a
s a p ie n c ia 238.
¡Ay, p o r D io s! —d ic e esta A lm a —, v e d lo q u e h iz o , h a c e y h a rá y te n ­
d ré is p a z , p a z c o m ú n y p a z c o m p le ta , y p a z d e p a z , y os v eréis p o se íd a s
p o r tal p a z q u e la c o r r u p c i ó n d e v u e s tra c o m p le x ió n n o p o d r á ja m á s e n ­
tr a ñ a r c a stig o si p e r m a n e c é is p o s e íd o s p o r ella. ¡Ay, D io s , q u é bellas y
g ra n d e s p alab ras p a ra el q u e e n tie n d e la v e rd a d d e las glosas!

[102] A q u í el E n t e n d i m i e n t o d e l A l m a
a n o n a d a d a m u e s t r a la p i e d a d q u e se s i e n t e
c u a n d o m a l d a d v e n c e a b o n d a d . C a p í t u l o CII

[E ntendim iento del A lm a anonadada:] ¡A h, p o r D io s! —d ic e E n t e n d i ­


m ie n to d e l A lm a a n o n a d a d a —, ¿ n o es b a s ta n te q u e esté e n la p r is ió n d e
c o r r u p c i ó n , e n la q u e h e d e p e r m a n e c e r , lo q u ie ra o n o , si n o q u ie ro a lo ­
j a r m e e n la c e ld a d e ca stig o ? ¡Ay, D io s , q u é p ie d a d c u a n d o m a ld a d v e n ­
ce a b o n d a d ! Y así s u c e d e c o n el c u e r p o y el e s p íritu . E l e s p íritu h a sid o
c re a d o p o r D io s y el c u e r p o f o r m a d o p o r D io s 239. P e ro esas d o s n a tu r a le ­
zas, u n id a s u n a a la o tr a p o r n a tu ra le z a y ju s tic ia e n la c o r r u p c ió n , s o n sin
c u lp a e n la f u e n te b a u tis m a l. P o r e llo las d o s n a tu ra le z a s s o n b u e n a s g r a ­
cias a la ju s tic ia d iv in a q u e las h a h e c h o . Y c u a n d o el p e c a d o tr iu n f a so ­
b re esta c o m p le x ió n y esta c re a c ió n , o b r a d e la b o n d a d d iv in a , n o h ay
p ie d a d s e m e ja n te p o r p e q u e ñ a q u e sea la fa lta . N o s h u n d im o s e n to n c e s
e n la a m a rg u ra y o b lig a m o s a le v a n ta rs e c o n tr a n o s o tro s a a q u e l q u e n o

149
lo i|iiii'ii< N o cHisir pecado p eq u eñ o : si algo no place a la v o lu n tad divi
na, es ni'i esai io que lo aborrezca.
Conocimiento de Divina L uz: ¡Ay, Dios! —dice C o n o c im ie n to de Divi
na Luz—, ¿quién es aquel que osa llam ar a esto pequeño? Yo creo que
q u ien así le llam a no ha visto la luz, n i la verá si no enm ienda. P ero hay
algo aú n peo r, puesto q u e ha llevado a ese grado de negligencia el placer
de su señor. H ay m u c h o que decir de la diferencia entre u n serv id o r asi
y el que sirve a su señor en to d o m o m e n to y en todo cu an to sabe que
p u ed e causar m ayor p lacer a su voluntad.

[103] < A q u í m u e s t r a q u é s i g n i f i c a q u e el j u s t o >


c a e s i e t e v e c e s al d í a . C a p í t u l o CIII

[El Alma:] H ay quienes se ayudan —dice esta Alma—co n lo que dicen


las Escrituras, q u e «el ju sto cae siete veces al día»24”. Pero son bien asn®s
los que e n tien d en q u e esto tenga alguna relación con el castigo. Castig®
hay cu an d o se cae en falta c o n co n sen tim ien to de la propia voluntad;
m ientras que la c o rru p c ió n es la consecu en cia de la rudeza de la c o m ­
p lex ió n de nuestro cuerpo.
A te n o r de esto p o d ría parecer que n o tuviéram os libre voluntad, si es
m en ester que siete veces al día p eq u em o s en co ntra de nuestra voluntad.
Pero n o es así, a D ios gracias —dice esta A lm a—, pues es necesario que
D ios n o sea D ios para q u e la v irtu d m e sea arrebatada a m i pesar. Ya que
igual que D ios n o p u e d e pecar, p o rq u e n o p u ed e quererlo, tam p o co y©
p u e d o pecar si m i v o lu n tad n o lo quiere. Esa libertad m e ha dado p o r
am o r m i am igo, de su p ro p ia bond ad . Y si yo quisiera pecar, ¿por q u é no
habría él de sufrirlo? Si n o lo sufriese, su p o d e r m e robaría m i libertad,
pero su b o n d ad n o p o d ría sufrir q u e su p o d e r m e restara en nada lib er­
tad. Es decir, q u e n in g ú n p o d e r m e roba m i querer, si m i v o luntad no
quiere consentirlo. Y así pues, su b o n d a d m e ha dado, p o r pura b ondad,
libre voluntad; más n o m e ha dado, de cu an to hace p o r m í el resto m e lo
presta p o r cortesía: si lo reto m a, n o m e perju d ica. Pero m i v o lu n tad m e
la ha dado lib rem en te y, p o r tanto, n o p u ed e recuperarla si no le place a
m i querer. Tal nobleza m e ha dado de su b o n d a d p o r am o r el que está
p o r encim a de A m or, q u e jam ás p odrá, si yo n o quiero, q u itarm e m i li­
b erta d de querer.

150
[104] A q u í e x p l i c a e l A l m a c ó m o l e h a d a d o
D i o s su l i b r e v o l u n t a d . C a p í t u l o C IV

[El Alm a:] V ed c ó m o m e h a d a d o lib r e m e n te m i lib re v o lu n ta d . H e


d ic h o an te s —d ic e el A lm a — q u e n o m e h a d a d o n in g u n a o tra cosa; p o ­
d ría e n te n d e rs e , al d e c ir esto, q u e él n o m e lo h a d a d o to d o , v isto q u e n o
m e h a d a d o m ás q u e la lib re v o lu n ta d y las o tras cosas m e las h a p re sta ­
do. E n realid ad , eso sería u n m a le n te n d id o , p u e s m e h a d a d o to d o ; n ad a
p o d ría h a b e r g u a rd a d o sin m í; y e sto A m o r lo c o n firm a c u a n d o d ice q u e
n o sería a m o r d e a m ig o si n o fu e ra así. P u e s al d a rm e p o r p u ra b o n d a d
lib re v o lu n ta d , m e lo h a d a d o to d o , si lo q u ie re m i v o lu n ta d : o tra cosa n o
tie n e , esto y segura.
Temor: ¡P or D io s , d a m a A lm a!, ¿ e n q u é os h a d a d o to d o ? —d ic e T em o r.
E l A lm a: E n q u e —d ic e el A lm a — y o le h e d a d o lib re m e n te m i v o lu n ­
tad , d e sn u d a , sin re tic e n c ia a lg u n a , p o r su b o n d a d y p o r su m e ra v o lu n ­
tad, tal c o m o m e la d io él d e su d iv in a v o lu n ta d , p a ra m i p ro v e c h o , d e su
b o n d a d d iv in a. Y h e d ic h o —d ice esta A lm a — q u e es n e c e sa rio q u e D io s
n o sea D io s, p a ra q u e m e sea a rre b a ta d a la v ir tu d a m i pesar. E s v erd ad .
N o h a y n a d a m ás c ie rto q u e el h e c h o d e q u e D io s es; y n ad a m ás in c ie r­
to q u e el d e q u e se m e p u e d a a rre b a ta r la v ir tu d si n o q u ie re m i v o lu n ­
tad , y esto está m u y lejo s de lo q u e d ic e n las E scritu ras: q u e el ju s to cae
e n causa d e castig o sie te v eces al d ía 24'.

[105] Q u é s i g n i f i c a q u e el j u s t o
c a e s i e t e v e c e s al d í a . C a p í t u l o C V

[Verdad:] O s d iré —d ic e V erd ad — q u é sig n ifica q u e «el ju s to cae siete


veces al día». H a y q u e e n te n d e r q u e , c u a n d o la v o lu n ta d d el ju s to se li­
b ra p o r c o m p le to , sin m ás im p e d im e n to , a la c o n te m p la c ió n de la d iv in a
b o n d a d , el c u e r p o a lim e n ta d o d el p e c a d o d e A d á n es d é b il e in d u c e a p e ­
cad o ; p o r ello se in c lin a a m e n u d o a p re s ta r a te n c ió n a cosas q u e están
p o r d e b a jo d e la b o n d a d d e D io s; a esto le llam a la E s c ritu ra «caída», p u es
lo es; p e ro la v o lu n ta d d e l ju s to se g u a rd a d e c o n s e n tir al p e c a d o q u e p o
d ría n a c e r de tal in c lin a c ió n . D e fo r m a q u e esa caíd a e n la q u e cae el ju s
to p o r d ic h a in c lin a c ió n es m ás b ie n v ir t u d q u e n o v ic io , p u e s su vo lim
ta d p e r m a n e c e lib re re c h a z a n d o to d o p e c a d o , c o m o se h a d ic h o . A lm i.i

151
podéis e n te n d e r c ó m o el ju s to cae de ta n alto a tan bajo y c ó m o esa caí­
da, p o r bajo q u e caiga, es m ás b ie n v irtu d q u e n o v icio 242.
A te n d e d ah o ra. P u e sto q u e el ju s to cae siete veces al día, siete veces
es n e c e sa rio q u e sea elevado, o n o p o d ría d e c a er siete veces. B ie n a v e n tu ­
rad o aq u el q u e cae a m e n u d o , p u es es señal d e q u e vien e c ie rta m e n te d e
allí a d o n d e n adie va si n o tie n e p o r d e re c h o p ro p io el n o m b re de ju sto ;
c o n to d o , m ay o r v e n tu ra tie n e q u ie n siem p re p e rm a n e c e allí. N a d ie p u e ­
d e estar allí siem p re m ie n tra s el alm a esté en este m u n d o aco m p añ ad a d e
este c u e rp o m alvado; p e ro esa caída n o h ace p e rd e r la paz c o n rep ro ch es
y re m o rd im ie n to s d e c o n c ie n c ia al p u n to q u e el A lm a no p u ed a vivir d e
la paz d e los d o n es q u e le son c o n c e d id o s m ás allá de las V irtu d es —n o e n
c o n tra d e las V irtu d es, p e ro sí p o r en c im a —. Si esto pu d iera n o ser así,
D io s sería esclavo de sus V irtu d e s, y esas m ism as V irtu d es estarían c o n tra
el A lm a, ellas q u e re c ib e n el ser de su se ñ o r en pro v ech o de él.

[106] C ó m o e l A l m a r e c i t a l a s u m a
de sus p e t i c i o n e s . C a p ít u lo CVI

[El Alma:] A h o ra —d ice el A lm a— voy a re citar la sum a de m is p e ti­


ciones, en las cuales la reclam ació n de m is d em an d as hallará p le n o c u m ­
p lim ie n to ; n o p o rq u e sepa p e d ir lo q u e p id o o q u iero pedir, pu es ni los
ó rd en es angélicos ni to d o s los santos y santas q u e en ellos se e n c u e n tra n
lo saben pedir. Así p u es, si n o lo saben los de esos ó rd enes, n o sabrá p e ­
dirlo el d é c im o estado, q u e está en la g lo ria sin p e rte n e c e r a n in g u n o de
esos n u e v e ó rd e n e s243.
R a z ó n : ¿Y q u é sabéis vos, d am a A lm a? —d ice R a z ó n .
E l Alm a: ¡D ios, lo sé!
Amor: P u e d e saberlo m u y b ie n —dice A m o r— p o r la naturaleza divina
de la se d u c c ió n de su a m o r q u e fo rm u la en ella sus p eticio n es sin q u e ella
lo sepa; sus p e tic io n e s p ro c e d e n de m ás allá de to d o país d o n d e criatu ra
p u e d a te n e r c o n o c im ie n to .
E l Alm a: ¿ Q u é hay d e m aravilloso en ello? —dice el A lm a—. ¿P or q u é
iba a saberlo o tro más q u e aq u el del q u e soy y q u e es en m í eso m ism o?
Y ése es el A m o r secreto, q u e se halla m ás allá d e la paz; ahí es d o n d e es­
tá an clad o m i am o r, sin m í. Su b o n d a d o b ra p o r m í esa se d u cció n q u e
m e da siem p re a m o r nuev o . P ero n i de a q u e llo q u e él es de sí, e n m í y

152
para m í, n i d e lo q u e y o p id o , sin p e d ir a través m ío , p o r la se d u cció n de
su p u ra n atu raleza, n o p u e d o sab er n ad a —d ice esta A lm a— c o m o n o p u e ­
d e n los q u e están e n la g lo ria , e x c e p to aquel q u e es u n o e n D e id a d y tr i­
n o e n P ersonas.
Am or. P ero lo q u e h a d ic h o el A lm a: q u e recitará la sum a de sus p e ti­
cio n es, significa q u e a q u e l q u e tie n e lo q u e ella tie n e las recitará. E n v er­
dad, ella tie n e lo q u e n o p u e d e ser d ic h o n i p en sad o , sino p o r D ios, q u e
c u m p le c o n tin u a m e n te su o b ra e n ella, sin la o b ra d e ella, p o r su divina
b o n d a d , es decir, sin la o b ra d e esta A lm a.

[1 07] A q u í c o m i e n z a n l a s p e t i c i o n e s
del A lm a . C a p ítu lo C V II

[Primera petición:] L o p rim e ro q u e ella p id e es verse siem pre, si ha de


v er algo, d o n d e ella estaba c u a n d o D io s h iz o de la n ad a to d o , y te n e r así
la certe z a de q u e ella, en lo q u e a ella resp ecta, n o es o tra cosa q u e esto,
y lo será p o r siem p re, s u p o n ie n d o q u e n o h u b ie ra faltado n u n c a a la b o n ­
d ad divina.
Segunda petición: La se g u n d a p e tic ió n es q u e p u e d a v er lo q u e h a h e ­
c h o c o n la lib re v o lu n ta d q u e D io s le d io ; y verá así c ó m o en u n solo ins­
ta n te e n q u e c o n sin tió al p e c a d o le a rre b a tó al p ro p io D io s su v o lu n tad .
Es decir, q u e D io s a b o rre c e to d o p ec a d o , y q u ie n c o n sie n te e n p e c a r le
ro b a a D io s su v o lu n ta d . Y esto es v erd ad , p u e s h a c e lo q u e D io s n o q u ie ­
re y lo q u e va en c o n tra de su div in a b o n d a d .

[ 108 ] U n a bella c o n s id e r a c ió n
p a r a e v i t a r el p e c a d o . C a p í t u l o C V III

Así p u es, el A lm a h a d e c o n sid e ra r c u á n to d e b e p o r u n a sola d e sus


faltas, p ara v er lo q u e d e b e p o r dos faltas, si p o r dos veces ha caído.
La L u z del A lm a: ¿D o s veces? —d ice la L u z d e esta A lm a—, E n verdad,
q u e ig u al q u e n o p o d ría n c o n ta rse las veces q u e h e to m a d o alien to , igual
o m e n o s a ú n p o d ría n c o n ta rse las veces q u e q u ité a D io s su v o lu n tad .
M ie n tra s tu v e v o lu n ta d n o d ejé d e h acerlo . Y así tu v e v o lu n ta d d esp erd i­
ciada, hasta el m o m e n to e n q u e se la e n tre g u é d esn u d a a aq u el q u e m e la

153
I m I i I.i librenic-ntc de su bondad. Pues quien hace el bien y ve un
i lili lt t
lili lí mayor que podría hacer, si se le pide y no lo hace, peca. C.onsidi
ad, pues, lo que le debéis por una de vuestras faltas y os encontraréis con
que le debéis a Dios tanto por una sola como vale su voluntad que le lia
liéis quitado al hacer la vuestra.
Considerad ahora, para mejor entender, qué cosa es la voluntad di
Dios. Es la Trinidad entera, que es una sola voluntad; pues es la voluntad
de Dios Trino una naturaleza divina; y todo esto es lo que el Alma debe
a Dios por una sola falta.
Vamos a establecer una comparación para los entendimientos más tu
dos. Supongamos que esta Alma, que es nada, fuese ahora tan rica como
Dios: si quisiese librarse de su deuda y pagar a Dios ni más ni menos qui­
lo que le debe por una sola de sus taitas, no le quedaría nada y permane
ccría en la nada, si así fuera que hubiese querido cometer una falta —aun
suponiendo que ella no fuera ya por sí misma nada y suponiendo que tu
viera por su naturaleza lo mismo que tiene Dios—, por eso mismo tilín
poco le quedaría nada que la sostuviese y le impidiera, por justicia, que
dar reducida a nada para liberarse de su falta y pagar a justicia en todo su
rigor.
Y ¿qué podría decir Verdad, si quisiese hablar de los otros innumera­
bles pecados, si hablando en justicia puede ya decir esto de uno solo? Y
decirlo le conviene, pues ella misma es justicia y nada más que justicia.
H I A l m a : ¡Ay, Alma! -dice esta Alma para sí misma-, aunque tuvierais
cuanto dice este escrito, no podríais darle nada, sino al contrario, sería su­
yo por deuda antes de que pudierais ser liberada. Y ¿cuánto debo enton­
ces por las otras faltas —dice esta Alma—si no hay quien sepa contarlas ex­
cepto Justicia y Verdad? ¡Ay de mí! —dice esta Alma—, debo toda esa deuda
y la deberé por siempre sin descuento. Pues antes de que debiera nada,
no tenía nada, eso lo sabéis y lo veis. Y Dios me dio voluntad para hacer
su voluntad, para ganarle a él por medio de él. ¡Ay de mí!, y yo lie aña­
dido a mi pobreza la gran pobreza del pecado, pero del pecado que na­
die conoce sino sólo Verdad.

154
[109] C ó m o s e a s o m b r a el A l m a d e n o p o d e r
dar s u f i c i e n t e s a t i s f a c c i ó n p o r sus faltas.
Capítulo C IX

[El Alm a:] ¡Ay, ay, ay, D io s! —d ice esta A lm a—, ¿q u é es lo q u e soy a h o ­
ra si n o era n a d a c u a n d o n a d a debía? ¿ Q u ié n soy a h o ra p o r o b ra d e m i
propia v o lu n ta d , si ya n o e ra n a d a an tes d e q u e d e b ie ra n a d a a m i D ios?
Y seg u iría sin se r n a d a si tu v ie ra lo q u e d ic e este lib ro c u a n d o h abla de
esa c o m p a ra c ió n q u e h ab éis o íd o , an tes d e q u e p u d ie ra lib ra rm e d e u n a
sola de m is faltas, ¡de u n a sola, sin m ás, sin m ás! Y n o te n g o e n m í n i eso
i ú n in g u n a o tra cosa, n i p u e d o te n e rlo . Y si lo tu v ie ra , ya veis lo q u e se­
ría c u a n d o m e h u b ie ra lib ra d o d e u n so lo p e c a d o . P ero n a d a tu v e jam ás,
ni p u e d o g a n á rm e lo p o r m í m ism a , n i n a d ie m e p u e d e d ar n a d a p ara p a ­
gar m is d eu d as.
¡Ay, V erdad! —d ic e esta A lm a —, ¿ q u ié n soy yo? O s ru e g o q u e m e lo di­
gáis.
Verdad: E rais n a d a —d ic e V erd ad — d e sd e an tes d e q u e h u b ie ra is faltado
en n a d a a lo q u e os di. A h o ra sois o tra , p u e s sois m e n o s q u e n ad a, ta n to
m e n o s c o m o v eces h a b é is q u e r id o o tra co sa q u e m i v o lu n ta d .
E l A lm a: Es v e rd a d —d ic e el A lm a —, v e rd a d d e la v erd ad ; y o tra cosa
n o soy, lo sé b ie n ; d e vos, V erd ad —d ic e esta A lm a—, lo h e a p re n d id o . N o
hay cosa q u e sep a m e jo r q u e esto: si a c o n te c ie ra q u e D io s se to m a se ju s ­
ticia sin m is e ric o rd ia d e u n o so lo d e m is p e c a d o s, n o d e b e ría su frir u n
to r m e n to e te r n o m e n o r al p o d e r q u e él tie n e . P e ro si vos sois recta, V er­
d ad —d ic e el A lm a p e c a d o ra —, y Ju stic ia ríg id a y rig u ro sa, In d u lg e n c ia y
M ise ric o rd ia , q u e so n v u estras h e rm a n a s c a m a le s, du lces y co rteses, m e
ap o y a rá n c o n tra v o so tras e n to d a s m is d e u d a s, y ello —d ic e esta A lm a— m e
tra n q u iliz a . C u á l d e estas h e rm a n a s v e n g a e n m i ay u d a p o c o m e im p o r­
ta, to d a m i v o lu n ta d está ahí: Ju stic ia o M is e ric o rd ia , V erd ad o In d u lg e n ­
cia. N o m e im p o r ta de cu ál d e las d o s p a rte s caiga yo, las dos so n la m is­
m a p a ra m í, sin a le g ría n i in q u ie tu d .
¿ P o r q u é sin a le g ría n i in q u ie tu d ? P o rq u e él n o se ve a c re c e n ta d o n i
p o r la ju s tic ia q u e m e aplica n i p o r la m is e ric o rd ia q u e m e h ace. Y yo h a­
g o lo m ism o , n o m e aleg ro p o r u n a n i m e a p e n o p o r la o tra. P u e sto q u e
m i a m ig o n o p ie rd e n i g an a n a d a e n ello, to d o es u n a sola cosa p ara m í
p ro c e d e n te d e a q u e l q u e es u n o . E sto m e h a c e u n a a m í m ism a , p e ro si
m e im p o rta s e n estas cosas, y o sería d o s p u e s estaría c o n m ig o . E l H ijo de

155
i *i.. I' ii11 • en esto ini espejo; pues D io s Padre nos d io a su H ijo sal
n os o to rg ó ese d o n , n o tuvo otro objetivo q u e el de
n n i ......... , ( i i . m d o
mu .11,1 salvación tan sólo. Y el H ijo nos rescató m u rien d o , actu an d o en
la o b ediencia de su Padre. Y no tuvo o tra consideración al h acerlo que
i um p lir la v oluntad de D ios Padre. Y el H ijo de D ios es nuestro ejem
pío, p o r ello le debem os seguir en esto, pues hem os de q u erer e n todas
las cosas sólo la divina voluntad; y así serem os hijos de D ios Padre si­
g u ien d o el ejem plo de Jesucristo su hijo.
¡Ay, D ios, q u é dulce consideración! El ha puesto a nuestro alcance ha­
cer esto: n o p o rq u e sea im posible q u e yo p eq u e si quiero, sino p o rq u e es
im posible q u e p eq u e si m i volu n tad n o quiere. P or tanto, está com pleta­
m e n te a nuestro alcance cu m p lir co n su querer, si m ora él en nosotros,
sin buscarlo. Q u ie n busca lo que tiene es q u e le falta c o n o cim ien to . N o
posee el arte q u e esa ciencia otorga.

[110] C ó m o e l a r t e e n c r i a t u r a es u n i n g e n i o
s u t i l q u e s e e n c u e n t r a e n la s u b s t a n c i a d e l A l m a .
C apítulo CX

[La que busca:] ¿Q ué es entonces el arte en criatura? —dice La que busca.


A m or: Es u n in g en io sutil del que nace el e n ten d im ien to que da co ­
n o c im ie n to al A lm a para e n te n d e r lo q u e se dice con m ayor perfección
q u e el m ism o que lo dice, p o r m u c h o q u e el q ue lo dice en tienda lo que
dice. Y ¿por qué? Pues p o rq u e el que en tie n d e está en reposo y el que
habla trabaja; y el c o n o c im ie n to n o p u e d e sufrir el trabajo sin p erd er n o ­
bleza.
Este arte es ágil y tien d e, p o r ello, de fo rm a natural a alcanzar p lena­
m e n te su em presa. Esta em presa es, sin más, el ju sto qu erer de D ios. Ese
in g en io sutil es la substancia del Alm a; y el co n o cim ien to , que está h e ­
ch o de substancia y en ten d im ien to , es la p le n itu d del Alm a.
Esta A lm a alberga en ella toda vida de buenas costum bres; p o r ello
A m or, q u e le p ro p o rcio n a ese estado, habita en ella, y ella, en nada y no
en «amor». Pues m ientras el A lm a se p e rten ece, habita en «amor». U n tal
«amor» la hace, en tan to p erm an ece en ella, orgullosa y bonita, ya que
co n ese «amor» está N atu raleza y p o r ello a m e n u d o en tal estado tiene
de q u é dar y tom ar, lo q u e vuelve al A lm a posesiva y altiva. Y en ese es-

156
i .nlo e x p e r im e n ta p e rc e p c io n e s y m e d ita c io n e s, p u es es el estado c o n -
i< in p lativ o q u e r e tie n e c o n sig o e n su ay u d a a P e n sa m ie n to 244. E n cam b io
iliora p e rm a n e c e e n n a d a , p u e s A m o r h a b ita e n ella, y ella está e n ese es­
culo sin ella, y p o r e llo n ad a tie n e q u e la e n triste z c a o q u e la alegre: p e n -
im ie n to ya n o la g o b ie rn a . H a p e rd id o el uso de sus sen tid o s, n o sus sen-
lulos, p e ro sí el u so 245. P u es A m o r la h a a rre b a ta d o del lu g ar e n q u e se
hallaba, d e ja n d o sus se n tid o s e n paz, y así le ha a rre b a tad o su uso. Es el
i iim p lim ie n to d e su p e re g rin a c ió n y la v u e lta al a n o n a d a m ie n to c o n la
in stitu c ió n de su v o lu n ta d , q u e h a b ía sid o p u e sta en ella. Es la co n q u ista
de alta m ar, p u e s vive sin su p ro p ia v o lu n ta d y se halla así e n u n estado
que so brepasa su c o n se jo ; p u es d e lo c o n tr a r io sería re p re n d id a p o r el so­
b eran o q u e ah í la p o n e sin ella, y e n tra ría en g u e rra co n A m o r, q u e es el
K spíritu S an to , re p re n d id a p o r el P ad re, ju z g a d a p o r el H ijo.

[111] D e l a d i f e r e n c i a e n t r e la u n c i ó n d e p a z
y la g u e r r a q u e h a c e b r o t a r el r e p r o c h e
o los r e m o r d im ie n to s de co n cien cia .
C ap ítu lo CXI

[Amor:] H ay u n a g ra n d ife re n c ia e n tre la u n c ió n de paz, q u e so b rep a­


sa to d o s e n tid o y q u e p e rm a n e c e en las d elicias d e la c o m p le ta su fic ie n ­
cia q u e el a m ig o da p o r c o n ju n c ió n d e a m o r, y la g u e rra q u e h a c e b ro ­
tar el re p ro c h e . E n esa g u e rra se halla a m e n u d o el q u e p e rm a n e c e e n la
v o lu n ta d , p o r m u c h a s o b ras b u e n a s q u e esa v o lu n ta d haga. P ero tie n e paz
el q u e p e r m a n e c e en el n ad a q u e re r, allí d o n d e estaba an tes d e te n e r el
q u erer. La d iv in a b o n d a d n o tie n e n ad a q u e re p ro ch arle.
E l A lm a: ¡A h, D io s, q u é b ie n d ic h o ! —d ice el A lm a lib erad a—, P e ro es
n e c e sa rio q u e h ag a eso sin m í, d e la m ism a fo rm a q u e sin m í m e creó de
su b o n d a d d iv in a. Soy p u e s alm a cread a d e él sin m í para o b ra r e n tre él y
yo g ra n d e s o b ras de v irtu d , él p o r m í y y o p o r él, hasta q u e yo esté n u e ­
v a m e n te en él; p e ro n o p u e d o estar e n él si n o m e p o n e él p o r él m ism o
y sin m í, tal c o m o sin m í m e h iz o de él m ism o . Esa es la B o n d a d in c re a ­
da q u e a m a la b o n d a d q u e ella h a cread o . A h o ra b ie n , B o n d a d in creada
p o se e p o r sí m ism a lib re v o lu n ta d y n o s d a p o r su b o n d a d ta m b ié n a n o ­
so tro s u n a v o lu n ta d lib re e x te r io r a su p o d e r, sin n in g ú n p o rq u é , sino p o r
n o so tro s m ism o s y p a ra q u e gracias a su b o n d a d seam os.

157
\ i | <i11 leñ em o s v o lu n tad q u e em an a de su b o n d a d y es e x te rio r
ii 11 »mle i ju ra que seam os más libres, igual que su pro p ia v o lu n ta d está
luei.i del alcance de n u estro p o d e r en su p ro pia libertad. Pero la B ondad
divina vio que iríam os p o r cam inos de pestilencia y p e rd ic ió n c o n la li­
bre v o lu n tad q u e nos había dado, q u e b ro ta de su b o n d ad y q u e p o r b o n ­
dad nos ha sido dada; p o r ello u n ió la naturaleza h u m an a a la b o n d a d di­
vina en la p erso n a del H ijo, para pagar las felonías com etidas p o r nuestra
felona v oluntad.
Felona Voluntad24*': Y ah o ra n o p u e d o ser lo que debo ser —dice Felo­
na V oluntad— hasta q u e vuelva a h allarm e d onde estaba, en el p u n to en
q u e estaba antes de q u e saliera de él tan desnuda co m o lo está el q u e es;
tan desnuda c o m o lo estaba yo cu an d o era aquella que n o era. Eso n e c e ­
sito te n e r si q u iero re c u p e rar lo m ío; de o tra form a no lo te n d ré jam ás247.
G losad esto si queréis, p ero sobre to d o si podéis; si n o podéis, es que
n o estáis ahí, si estuvierais, se os abriría. A u n q u e en v erdad n o estaréis
p erfectam en te anonadadas si tenéis co n q u é p o d e r oírlo, pues de otro
m o d o n o lo digo. Si su b o n d a d os ha ro b ad o la facultad de oír, yo n o lo
desvelo.

[112] D e l a b o n d a d e t e r n a q u e es a m o r e t e r n o .
C ap ítu lo C X II

H ay u n a b o n d a d e te rn a que es a m o r ete rn o , que p o r naturaleza d e ca­


rid a d tie n d e a dar y ex p a n d ir to d a su b o n d ad ; b o n d a d ete rn a q u e en g e n ­
dra b o n d a d agradable; de esta b o n d a d e te rn a y agradable p ro ced e el am o r
am igable248 del am an te en la am ada; y c o n ese am o r am igable co n tem p la
siem pre la am ada a su am ante.

[113] P e n s a r e n la p a s i ó n d e J e s u c r i s t o
n o s llev a a la v i c t o r i a s o b r e n o s o t r o s m i s m o s .
C a p ítu lo C X III

H ag o saber a to d o s aquellos q u e o irán este libro que nos es necesario


in te rio riz a r en n o so tro s m ism os c o m o p o d am o s —a través d e p en sam ien ­
tos de dev o ció n , p o r obras de p erfecció n , o p o r preguntas de R a z ó n —to -

158
■I.i la v id a q u e J e s u c r is to lle v ó y n o s p r e d ic ó . P u e s él d ijo , ( « u n o <Iij ■■
q u ie n c re a e n m í h a r á ta m b ié n las o b ra s q u e y o h a g o y a ú n n ia y o n :. qm
estas»24". Y es m e n e s t e r q u e h a g a m o s e s to p a r a o b t e n e r la v ic to r ia so h n
n o so tro s m is m o s . Y si lo h a c e m o s e n la m e d id a d e n u e s tra s p o s ib ilid a d e s ,
a lc a n z a re m o s a p o s e e r to d o e sto , e x p u ls a n d o d e n o s o tro s to d o s lo s po n
■;aalientos d e d e v o c ió n y to d a s las o b ra s d e p e r f e c c ió n y to d a s las p r e ­
g u n ta s d e R a z ó n , p u e s n o s s e r á n in ú tile s . Y s ó lo e n to n c e s la D e id a d h a ­
ría e n n o s o tro s , p a r a n o s o tr o s , sin n o s o tr o s , sus d iv in a s o b ra s. E l es el q u e
es; p o r e llo es lo q u e d e é l es: a m a n te , a m a d o , a m o r 25". < Y p o r e llo so ­
m os n a d a , p u e s n a d a t e n e m o s d e n o s o tr o s m is m o s . V ed to d o e sto sin es­
c o n d e r n i v e la r el n o d u l o y e n to n c e s el q u e es e n n o s o tro s te n d r á su v e r­
d a d e ro s e r > 251.

[114] Si cria tu ra h u m a n a p u e d e seg u ir


c o n v id a y estar a u n t i e m p o sin ella m i s m a .
C a p ítu lo C X IV

P r e g u n to a lo s c ie g o s , o a lo s c la rific a d o s 252 q u e v en m ás q u e los o tro s,


si u n a c r ia tu r a h u m a n a p u e d e s e g u ir c o n v id a y e sta r a u n tie m p o «sin»
ella. Si n i n g u n o d e e sto s d o s m e lo d ic e , n a d ie m e lo d irá , p u e s n o lo sa­
b e n a d ie si n o es d e ese lin a je .
Verdad: P o r su p a r te , V e rd a d d ic e q u e sí, y A m o r lo su b ra y a d ic ie n d o
q u e el A lm a a n o n a d a d a está «sin» ella c u a n d o n o tie n e n i n g ú n s e n ti­
m ie n to d e n a tu r a le z a , n i su o b ra , n i o b r a a lg u n a in te r io r , n i s ie n te v e r­
g ü e n z a u h o n o r , n i t e m o r p o r n a d a q u e le s u c e d a , n i a p e g o n i n g u n o e n
la d iv in a b o n d a d , n i c o n o c e a lb e r g u e d e v o lu n ta d , sin o al c o n tr a r io , e n
to d o m o m e n t o se h a lla sin v o lu n ta d . E n to n c e s está a n o n a d a d a «sin» ella,
sea lo q u e sea lo q u e D io s su fra p o r ella. E n to n c e s to d o lo q u e h a c e lo
h a c e sin ella, y t o d o lo q u e d e ja lo d e ja sin ella. Y n o es m a ra v illa : ella n o
es «por» sí m is m a , p u e s v iv e d e s u b s ta n c ia d iv in a .

159
| I I 5] A q u í s e h a b l a d e la s u b s t a n c i a
p e r m a n e n t e y de c ó m o A m o r e n g e n d r a
e n e l A l m a la T r i n i d a d . C a p í t u l o C X V

Hay u n a substancia p erm a n e n te , u n a fruición agradable, una amorosa


co n ju n c ió n . HI Padre es substancia p erm a n e n te, el H ijo, fruición agracia
ble, el Espíritu Santo, am orosa co n ju n c ió n ; y esta últim a procede poi
am o r divino de la substancia etern a y la agradable fruición.
El Alma: ¡Ah, U nid ad ! —dice el A lm a poseída p o r la D ivina B ondad .
engendráis unid ad y esta unidad refleja su ardor en unidad. Y el divino
am o r de unidad engendra en el Alma anonadada, en el Alm a liberada, en
el Alma clarificada, substancia p e rm a n e n te , fruición agradable y am oro
sa co n ju n ció n . Por la substancia p e rm a n e n te la m em o ria tiene la poten
cia del Padre. Por la agradable fru ició n el en te n d im ien to tiene la sapien
cia del 1 lijo. Por la am orosa co n ju n c ió n la voluntad tien e la bondad del
E spíritu Santo ". B ondad del Espíritu Santo que la u n e en el am or del
Padre y del H ijo. Y esa u n ió n lleva al Alm a al ser-sin-ser q u e es el Ser. Y
ese Ser es el p ro p io Espíritu Santo q u e es el am or del Padre y del Hijo.
A m o r del E spíritu Santo que fluye en el Alma esparciéndose en una
abundancia de delicias de u n elevadísim o d on otorgado p o r una selecta y
magistral u n ió n con el soberano A m ante, q u e simple se da y sim ple se ha­
ce. Y se da sim ple para m o strar que nada existe sino 61, de quien toda co ­
sa tiene su ser. Y así nada hay más q u e él, en am or de luz, de u n ió n , de
alabanza: una v oluntad, un am or, y una obra en dos naturalezas. U na so­
la b o n d ad p o r c o n ju n c ió n de la fuerza transform adora del am o r de mi
A m igo -d ic e esta A lm a que tal e s - e ilim itado d o m in io del expandí-
m ie n to del divino am or. D e ese d ivino a m o r usa la D ivina V oluntad en
m í, para m í, y sin que yo lo posea.

f 1 1 6 J C ó m o el A l m a se r e g o c i j a d e las d i f i c u l t a d e s
d e su p r ó j i m o . C a p í t u l o CXVI

Esta Alma ve en su am igo un am o r p erfecto y pleno y así no busca


ocasión de recibir sil ayuda, sino que al c o n tra rio tom a lo suyo co m o pro­
pio. Esta Alma se regocija a veces en su p arte soberana, sin ella saberlo y
lo quiera o no, en las dificultades de sus prójim os; pues percibe con su es-

160
p íritu , y lo sabe sin su p ro p io saber, q u e ésa es la vía p o r la qu* Ilegal ím
al p u e r to de su salvación. E sta A lm a p e rc ib e la lu z de sí m ism a *11 *1 Itl
par so b e ra n o de su u n ió n y se c o m p la c e así e n el placer de aquel al que
está u n id a; p u e s su p la c e r es la salvación de las criaturas; y esta Alma está
u n id a a la v o lu n ta d [de su am ig o ], p o r ello goza d e su b o n d a d CU vlftlld
de la c o n c o rd ia p o r la q u e su b o n d a d la h a u n id o , sin q u e R a z ó n lo «p|ia,
P e ro e n to n c e s R a z ó n se da c u e n ta d e q u e ella está alegre y le dice que
c o m e te p e c a d o reg o c ijá n d o se c o n las d ificultades ajenas. R a z ó n Juzga
siem p re p o r lo q u e sabe, p u e s siem p re q u ie re c u m p lir c o n la tarea que le
c o rre sp o n d e . P e ro e n este caso es tu e rta y n o p u e d e v er ta n lejos, p o r eso
eleva esa queja al A lm a. T u e rta es R a z ó n , n o p u e d e negarse, pues nadie
p u e d e v e r ta n altas cosas si n o h a de ser e te r n o 254. Y e n ju stic ia R azó n
n o p u e d e v er esto, p u es es m e n e ste r q u e su ser perezca.

[117] C ó m o m u e s t r a e s t a A l m a q u e e s e j e m p l o
de s a lv a c ió n para to d a c r ia tu r a . C a p ítu lo C X V II

[El ensalzado espíritu:] A h o ra - d ic e el ensalzado esp íritu q u e ya no se


halla b a jo el d o m in io d e R a z ó n —, D io s n o tie n e d ó n d e p o n e r su b o n d ad
si n o es e n m í, n i tie n e o tro a lb e rg u e q u e p u e d a serle m ejo r, y n o hay lu ­
gar p o sib le d o n d e él m ism o p u e d a p o n e rse p o r e n te ro sino e n m í; p o r
ello soy e je m p lo d e salvación. O in clu so , lo q u e es m ás a ú n , soy la salva­
c ió n m ism a de to d a c ria tu ra 255 y la g lo ria de D io s256; y os d iré có m o , p o r
q u é y e n q u é. P o rq u e soy la sum a de to d o s los m ales. P u e sto q u e c o n ­
te n g o p o r m i p ro p ia n atu ra le z a aq u ello q u e m ald ad es, yo soy p o r tanto
to d a m ald ad . Y aq u e l q u e es la su m a d e to d o s los b ien es, c o n tie n e en él,
p o r su p ro p ia n atu raleza, to d a b o n d a d ; él es p o r ta n to to d a b o n d ad . Asi
p u es y o soy to d a m ald ad , y él, to d a b o n d a d ; y al m ás p o b re se le debe dal­
la lim o sn a o d e lo c o n tra rio se le está q u ita n d o lo q u e e n ju sticia es su
yo; y D io s n o p u e d e c o m e te r falta, p u e s se n egaría a sí m ism o. Por eso, a
causa de m i n e c e sid a d es m ía su b o n d a d en v irtu d de la ju sticia de su pu
ra b o n d a d . P u e s to q u e yo soy to d a m ald ad , y él, to d a b o n d a d , lie m e
n e ste r d e to d a su b o n d a d p ara p o d e r a g o ta r to d a m i m aldad; mi p n ln e /a
n o p u e d e pasar c o n m e n o s. Y su b o n d a d n o p o d ría sufrir, p u esto q u e es
p o d e ro sa y v alien te, q u e y o m en d ig ase; p e ro m endicante.' d eberla sei a la
fu erza si él n o m e diese to d a su b o n d a d , ya q u e soy toda m aldad y liada

161
I , I, , nlm.ii i l .iliismo del fondo de m i propia maldad más que la acu-
.....I n mu di- l.i abundancia de toda su bondad. Y a través de ello tengo
■n mi de su pura bondad toda su bon d ad divina, y la he tenido sin co-
11 lien zo y la tendré sin fin; pues él ha conocido desde siempre m i nece­

sidad y p o r ello la he recibido siempre en el saber de la sapiencia divina,


del querer de su pura divina bondad, p o r obra de su divino poder. < Y si
hubiera dejado de obrar así conm igo, yo hubiera desfallecido. Y p o r ello
puedo decir que yo soy la salvación de toda criatura y la gloria de Dios.
Así com o Jesucristo con su m uerte es redención del pueblo y lo o r de
Dios, así soy yo, p o r m i maldad, la salvación del género hum ano y la glo­
ria de D ios Padre.>257 Pues Dios Padre dio a su H ijo toda su bondad, y
esa bondad de Dios se dio a conocer al género hum ano por la m uerte de
Jesucristo su Hijo, el cual es eterna alabanza del Padre y redención de la
criatura hum ana.
[El Alma:] Yo os digo algo sem ejante —dice esta Alma—; Dios Padre me
ha dado y ha derram ado en m í toda su bondad. Esa bondad de D ios se
da a conocer al género hum ano p o r m edio de m i maldad. Por ello se ve
claram ente que yo soy la eterna alabanza de D ios y la salvación de la cria­
tura hum ana; pues la salvación de toda criatura no es otra cosa que el co­
nocim iento de la bondad de Dios. Y puesto que todos conocerán p o r m í
la bondad de D ios, bondad de D ios que tal bondad m e hace, esta b o n ­
dad les será conocida p o r mí, y jam ás lo hubiera sido si no fuera p o r mi
maldad. Y puesto que la divina bondad les es conocida gracias a m i mal­
dad y que su salvación no es otra cosa que el conocim iento de la bondad
divina, así pues, soy causa de salvación de toda criatura, pues la bondad de
D ios les es conocida a través de mí. Y p orque la bondad de Dios es co­
nocida a través de mí, soy yo su sola gloria y loor, pues su gloria y lo o r
no son otra cosa que el conocim iento de su bondad. N uestra salvación y
su total voluntad no residen en otra cosa que en conocer su divina b o n ­
dad; y de esto soy yo la causa, pues la bondad de su pura naturaleza es co­
nocida a través de la m aldad de m i naturaleza cruel; y el privilegio de p o ­
seer su bondad se lo debo sólo a m i maldad.
Tam poco puedo perder jamás su bondad, pues no puedo perder m i
maldad. Esto m e asegura sin ninguna duda su pura bondad. Y la m era na­
turaleza de m i maldad m e ha ornado así con ese don, no por obra de b o n ­
dad que haya podido o pudiera hacer; no es esto lo que m e conforta o m e
da esperanzas; sino solam ente p o r m i maldad, p o r ella tengo esta certeza.

162
H a b é is v is to p u e s —y l o p o d é is v e r si h a y e n v o so tro s u n p o c o d e luz—,
c ó m o , e n q u é y p o r q u é y o so y la sa lv a c ió n d e to d a c ria tu ra y la glo ria
de D io s. Y p u e s te n g o t o d a su b o n d a d , so y a q u e llo m is m o q u e él es, p o r
tra n s fo r m a c ió n d e a m o r, p u e s e l m á s f u e r te tra n s fo rm a al m á s d éb il.
E sta tr a n s f o r m a c ió n es d e lic io s a e n e x tr e m o , eso lo s a b e n los q u e la
lian p ro b a d o . M a s la p u p ila d e u n o jo al q u e se le m e tie r a n d e n tro fuego,
h ie rro o p ie d ra s , lo c u a l le c a u sa ría la m u e r te , n o es ta n v u ln e ra b le c o m o
lo es el a m o r d iv in o si se h a c e a lg o c o n tr a él y si n o se está sie m p re e n la
p len a p e r f e c c ió n d e su p u r o q u e re r.
A sí p o d é is e n t e n d e r c ó m o m i m a ld a d es la causa d e q u e te n g a su b o n ­
d ad e n f u n c ió n d e m i n e c e s id a d ; p u e s D io s d e ja a veces q u e se h ag a algún
m al p o r el b ie n m a y o r q u e h a b rá d e n a c e r d e sp u é s. P u e s to d o s aq u ello s
q u e, tra s p la n ta d o s d e l P a d re , h a n v e n id o a e ste m u n d o , h a n d e s c e n d id o de
lo p e rfe c to a lo im p e r f e c to p a ra a lc a n z a r lo m ás p e rfe c to . A h í está la llaga
a b ie rta p a ra c u r a r a lo s q u e sin sa b e rlo e sta b a n h e r id o s 258. Esas g e n te s se h a n
h u m illa d o a sí m is m o s . H a n lle v a d o la c r u z d e J e s u c ris to e n el a c to de
b o n d a d d e lle v a r la suya p ro p ia .

[118] D e l o s s i e t e e s t a d o s d e l A l m a d e v o t a
q u e t a m b i é n s e l l a m a n m o d o s d e s e r 259 .
C a p ítu lo C X V III

[El A lm a:] H e p r o m e t i d o —d ic e e sta A lm a —, d e s d e q u e A m o r m e h i­


z o p resa , q u e d iría a lg o a c e rc a d e lo s s ie te e sta d o s q u e lla m a m o s m o d o s
d e ser, p u e s lo s o n . S o n c o m o p e ld a ñ o s p o r lo s q u e se a s c ie n d e d e l valle
a la c im a d e la m o n ta ñ a , q u e está ta n s o lita ria q u e e n ella n o se v e m ás
q u e a D io s , y c a d a u n o d e esto s p e ld a ñ o s se a sie n ta e n u n e stad o .

E l prim er estado o p e ld a ñ o es a q u e l e n el q u e el A lm a , to c a d a d e D io s
p o r la g ra c ia y d e s p o ja d a d e su p o d e r p e c a r, tie n e la in te n c ió n d e g u ard ar,
a u n q u e le c u e s te la v id a , es d e c ir, h a sta la m u e r te , los m a n d a m ie n to s q u e
D io s e s ta b le c e e n la Ley. P o r e llo esta A lm a m ira y c o n s id e ra c o n g ra n te ­
m o r q u e D io s le h a o r d e n a d o q u e le a m e c o n to d o c o r a z ó n y q u e a m e .1
su p r ó jim o c o m o a sí m is m a 260. E s to le p a re c e ta re a b a s ta n te a esta A lm .i
p a ra lo q u e ella sab e h a c e r; y le p a re c e q u e , a u n q u e tu v ie ra q u e v iv ir mil
a ñ o s, su p o d e r tie n e b a s ta n te c o n o b s e rv a r y g u a rd a r lo s m a n d a m ie n to » .

163
El Alma libre: En ese p u n to y en ese estado m e encontré yo una vez
hace tiem po —dice el A lm a libre—. Pero que nadie tem a ir más allá hasta
lo más alto; y nadie tem erá hacerlo si su corazón es gentil y está in te ­
rio rm e n te colm ado de noble coraje; mas corazón pequeño n o osa em ­
prender grandes cosas, ni rem ontar alto p o r falta de am or; tales gentes son
así de cobardes y no es maravilla, pues viven en la pereza que no les de­
ja buscar a Dios, y no lo encontrarán si n o lo buscan con diligencia.

El segundo estado.
El segundo estado o peldaño es aquel en el que el Alma tom a en c o n ­
sideración lo que D ios aconseja a sus más especiales amigos más allá de lo
que m anda. Y no es am igo aquel que se perm ite dispensa en el cum pli­
m ien to de lo que sabe que com place a su amigo. Así pues, la criatura se
abandona y se esfuerza en actuar p o r encim a de todo consejo hum ano,
m ortificando la naturaleza, despreciando las riquezas, delicias y honores
para cum plir la perfección que aconseja el Evangelio, de la que Jesucris­
to es ejem plo. N o tem e entonces la pérdida del haber, ni la palabra de las
gentes, ni la debilidad del cuerpo, pues no las tem ió su am igo y no p u e ­
de hacerlo tam poco el Alm a prendada de él.

El tercer estado.
El tercer estado es aquel en el que el Alm a se considera a sí misma
apegada al am or hacia las obras de perfección, p or lo que su espíritu d e­
cide, p o r un ferviente deseo de amor, m ultiplicar esas obras en ella; cosa
que hace la sutilidad cognoscible del en tendim iento de su am or, que no
sabe hacer otra ofrenda a su am igo para reconfortarlo que no sea aquello
que ella ama. Pues no hay en el am or otro d on más preciado que dar al
am igo lo más amado.
Y resulta que la voluntad de esta criatura no ama sino las obras de
bondad, en el rigor de las grandes empresas de todos los trabajos en los
que alim enta su espíritu. Por ello le parece ver justam ente que ella no
ama sino las obras de bon d ad y no sabe qué darle a A m or si no le sacri­
fica esas mismas obras; pues ninguna m uerte le resultaría m artirio más
que la abstinencia de la obra que ella ama, que es el deleite de su placer
en la vida de voluntad que de ello se alim enta. P or ello rechaza esas obras,
que tanto la deleitan, y da m uerte a su voluntad que vivía de ello, y se
obliga com o m artirio a som eterse al querer de otro, absteniéndose de to-

164
ila o b ra y to d o q u e re r, c u m p lie n d o el q u e re r d e o tro para d e s tru ir su p ro ­
pio q u e re r. Y este estad o es m ás fu e rte , m u c h ís im o m ás fu e rte q u e los
otros dos a n te rio re s ; p u e s es m ás fu e rte v e n c e r las obras d el q u e re r del es­
p íritu q u e n o v e n c e r la v o lu n ta d d el c u e r p o o h a c e r la v o lu n ta d del espí­
ritu . Y así es n e c e s a rio tritu ra rs e , ro m p ié n d o s e y rasgándose a sí m ism o,
para am p liar el e sp a c io e n el q u e q u e r r á instalarse A m o r; p ro b arse a sí
m ism o e n m u c h o s estados p a ra d esp o jarse u n o m ism o a fin d e alcanzar
su p ro p io estado.

E l cuarto estado.
E l c u a rto estad o co n siste e n q u e el A lm a es arrebatada, p o r la supre­
m acía d e am o r, e n el d e le ite d el p e n s a m ie n to e n m e d ita c ió n , apartada de
lo trab ajo s e x te rn o s y de la o b e d ie n c ia a o tro , p o r la elev ació n de la c o n ­
tem p la c ió n . A h í el A lm a es ta n v u ln erab le, n o b le y deliciosa q u e n o p u e ­
de su frir q u e n a d ie la to q u e sin o el to q u e del p u ro d eleite d e A m o r261, que
le a p o rta sin g u lar re g o c ijo y belleza. E sto la h ace org u llo sa p o r la ab u n ­
d ancia d e am o r, p o r el q u e es d u e ñ a d e l resp landor, es decir, d e la clari­
d ad d e su alm a, q u e la c o lm a m arav illo sa m e n te d e a m o r d e g ra n fe, p o r la
c o n c o rd a n c ia d e u n ió n q u e la ha p u e s to e n p o sesió n de estas delicias.
E n to n c e s c o n sid e ra el A lm a q u e n o h ay v id a m ás alta q u e te n e r esto
d e lo q u e ella es se ñ o ra ; p u e s A m o r la h a saciado a tal p u n to c o n sus d e ­
licias q u e n o c ree q u e D io s te n g a d o n m a y o r para darle a u n alm a aquí
ab ajo q u e ese a m o r q u e A m o r p o r a m o r h a d e rra m a d o d e n tro de ella.
¡A h!, n o es m arav illa si esta A lm a está a rreb atad a, p u e s G racia de
A m o r la e m b ria g a p o r c o m p le to y ta n to la e m b ria g a q u e n o le deja aten ­
d e r a o tra sin o a ella, p o r la fu erza c o n q u e A m o r la d eleita. P o r ello n o
p u e d e el A lm a a p re c ia r o tro estado; p u e s la g ra n c larid ad d e A m o r la des­
lu m b ra a tal p u n to q u e n o le d eja v e r n a d a m ás allá d e su am o r. Y e n eso
se eq u iv o c a , p u e s e x iste n o tro s d os estad o s a q u í abajo, q u e D io s o to rg a y
q u e so n m ayores y m ás n o b le s q u e éste; p e ro A m o r h a en g a ñ a d o a m u ­
chas alm as p o r la d u lz u ra d e l p la c e r d e su a m o r q u e em b elesa al A lm a tan
p ro n to c o m o se le a p ro x im a . C o n tr a esa fu e rz a n a d a p u e d e contrastarse;
esto lo sabe el A lm a a la q u e A m o r h a ensalzado, p o r a m o r p u ro , más allá
d e sí m ism a.

Q uinto estado.
E l q u in to esta d o es a q u e l e n el q u e el A lm a co n sid era q u e I )ios es el

165
. |t •• i .Ic I 1111 c- toda cosa es, y que ella n o es y, por tanto, n o es d e la que
ii.il i . i.s.i es. Y esas dos consideraciones le otorgan u n m aravilloso em-
U I.",amiento, y ve que es todo b o ndad el que le ha dado libre voluntad
.i ella, que no es sino toda maldad.
Ahora bien, la divina B ondad ha puesto en ella libre voluntad, p o r pu-
u divina bondad. Y he aquí que aquella que no es al m argen de la mal­
dad, que es, p o r tanto, toda maldad, lleva encerrada en su in te rio r libre
voluntad del ser de D ios, q u e es Ser y q u e quiere que quien no tien e ser
lo tenga de él a través de este don. Y p o r ello la B ondad divina derram a
ante sí el flujo arrebatador del m ovim ien to de la Luz divina. Y ese m o­
vim iento de Luz divina, que se vierte en el interior del Alm a con la luz,
m uestra al Q u e re r < d el alma la equidad de aquello que es y le da el co­
n o cim ien to de lo q u e n o es, a fin de m over el Q u erer del A lm a> 262 del
lugar en el que se encuentra y en el que no debería estar, y hacerla re­
gresar allí donde no es, de d onde viene y donde debe estar.
E ntonces ve Q u e re r p o r la claridad desbordante de divina Luz (Luz
que se entrega a u n tal Q u e re r para hacerle retornar a D ios, pues sin esa
Luz n o pued e regresar) que no puede sacar provecho de sí m ism o si no
se aleja de su propio querer; pues su naturaleza es maligna p o r inclinación
a la nada hacia la que la naturaleza tiende, y el querer la ha h u n d id o en
m enos que nada. E ntonces ve el Alm a esta inclinación y esta perdición
de la nada de su naturaleza y del propio querer y ve así, p o r la luz, que
Q u e re r debe q uerer el sólo q uerer divino, sin otro querer, y que para ello
le fue dado tal querer. Por ello se aleja el Alm a de ese querer, y querer se
aleja del Alm a, y se rem ite, da y vuelve a D ios del que había salido sin re­
ten er nada propio, para colm ar la perfecta voluntad divina que n o puede
colm arse en el A lm a sin ese d o n so pena de que el Alm a siga en guerra
y desfallecer; y este d o n obra en ella esta perfección y la transform a así
en naturaleza de A m or, que la deleita de paz plena y la sacia de divina
pastura. Y p o r ello n o se cuida ya de la guerra de la naturaleza; pues su
querer ha sido devuelto desnudo al lugar de donde fue tom ado y donde
debe estar en justicia; y esta Alm a con o ció siem pre la guerra p o r tanto
tiem po com o retuvo en ella el propio Q u erer, fuera de su estado.
A hora esta Alm a es nula, pues ve p o r la abundancia de co n ocim iento
divino su nada que la anula y la reduce a nada. Y p o r ello es toda, pues
ve p o r la profundidad del co n o cim ien to de su propia m aldad que ésta es
tan profunda y grande que no en cuentra com ienzo, m edida ni fin, sino

166
sólo u n a b ism o a b ism a d o sin fo n d o ; a h í se e n c u e n tra sin e n c o n tra rse y sin
f o n d o 263. N o p u e d e e n c o n tra rs e a q u e llo q u e n o p u e d e alcanzarse; y q u ie n
más se ve e n u n tal c o n o c im ie n to d e m a ld a d m ás c o n o c im ie n to tie n e de
q u e n o p u e d e e n v e rd a d c o n o c e r m ín im a m e n te su m a ld a d q u e h ace de
ella a b ism o d e m a ld a d y sim a q u e la a lb e rg a y da re fu g io , c o m o el d ilu ­
v io d e a q u e llo q u e el p e c a d o es q u e c o n tie n e e n él to d a p e rd ic ió n . Así se
ve el A lm a sin v erlo . ¿Y q u ié n le p e r m ite v erse? La p ro fu n d id a d d e h u ­
m ild a d q u e la e n tro n iz a y a h í re in a sin o rg u llo . A h í n o sabría p e n e tra r o r ­
g u llo p u e s to q u e ella se v e a ella m ism a y así n o se ve; y ese n o v e r le p e r­
m ite v erse p e rfe c ta m e n te ella m ism a.
E n to n c e s esta A lm a se a sie n ta e n el f o n d o d e lo b ajo, d o n d e n o hay
fo n d o , p o r eso se h a c e h o n d o 264. Y ese h o n d o le h a c e v e r claro el v erd a­
d e ro S o l d e la altísim a b o n d a d ; p u e s n a d ie le im p id e esta v isió n . Y esa d i­
v in a B o n d a d se m u e s tra a n te ella p o r b o n d a d , a tra y é n d o la , tra n s fo rm á n ­
d o la y u n ié n d o la p o r c o n ju n c ió n d e b o n d a d e n p u ra d iv in a B o n d a d , y de
ella b o n d a d es la d u e ñ a . Y el c o n o c im ie n to d e esas d o s n a tu ralezas d e las
q u e h e m o s h a b la d o , la d iv in a B o n d a d y su m a ld a d , es el in s tru m e n to q u e
la h a d o ta d o d e esa b o n d a d . P o r ello q u ie re u n o solo: el E sp o so d e su j u ­
v e n tu d q u e es u n o . M is e ric o rd ia h a h e c h o las p aces c o n la firm e Ju sticia,
tra n s fo rm a n d o esta A lm a e n su b o n d a d . A h o ra es to d a y n u la, p u es su
A m ig o la h a c e u n a .
E n to n c e s esta A lm a cae d e a m o r e n n ad a, n ad a sin la cu al n o p o d ría
ser to d a . Y es ta n p ro fu n d a la caída, si es v e rd a d e ra caída, q u e el A lm a n o
p u e d e le v a n ta rse d e ese ab ism o , n i d e b e h a c e rlo , sin o q u e , al c o n tra rio ,
d e b e p e r m a n e c e r e n él. A h í p ie rd e el A lm a o rg u llo y ju v e n tu d , p u e s e n ­
v e je c e el e s p íritu q u e ya n o la d e ja ser a le g re y b o n ita , p u e s se h a alejado
d e ella el q u e re r q u e a m e n u d o la h acía, p o r s e n tim ie n to d e a m o r, altiva
y o rg u llo sa , v u ln e ra b le e n las altu ras d e la c o n te m p la c ió n d el c u a rto esta­
do. E l q u in to la h a u ltim a d o al m o stra rle a ella m ism a. A h o ra ella ve p o r
ella y c o n o c e la d iv in a B o n d a d , y ese c o n o c im ie n to le p e r m ite volverse
a v e r ella m ism a; y esas d o s v isio n e s le q u ita n v o lu n ta d y d eseo d e obras
d e b o n d a d , p o r ello se halla en re p o so , e n p o s e sió n d e u n estad o d e li­
b e rta d q u e la re p o sa d e to d a s las cosas p o r su e x c e le n te n o b leza.

E l sexto estado.
E l se x to esta d o es a q u e l e n el q u e el A lm a n o se ve, p o r m u c h o q u e
p o se a u n a b ism o d e h u m ild a d 265 e n sí m ism a; n i ve a D io s, p o r g ra n d e

167
<111< sr.i su altísima b o n d ad , sino q u e D ios se ve en ella en su m ajestad di
. i que clarifica a esta A lm a de sí m ism o de tal form a q u e ella n o v e qus
v i i i

naila sea sino D ios, q u e es el que es, d el q u e toda cosa es; y lo que es es
el pro p io D ios; p o r eso ella n o ve sino a sí m ism a, pues q u ien ve lo que
es n o ve sino el p ro p io D ios que se ve a sí m ism o en esa m ism a A lm a en
su m ajestad divina. E n to n ces se halla el A lm a en el sexto estado liberada
de todas las cosas, p u ra y clarificada, pero n o glorificada; pues la glorifi­
cación p e rte n e c e al sép tim o estado en el q u e alcanzarem os la gloria d e la
que n adie sabe hablar. Pero esta A lm a, así de p ura y clarificada, n o v e ni
a D ios ni a ella, sino q u e D ios se ve a sí m ism o en ella, p o r ella y sin ella;
él, es d ecir D ios, le m uestra q u e n o hay sino él. P or ello n o co n o ce na­
da el A lm a sino a él, y n o am a sino él, ni alaba sino él, pues n o hay sino
él. Pues lo q u e es es p o r su b o n d ad ; y D io s am a su b o n d ad , sea cual fu e ­
re la p arte de ella que p o r su b o n d a d ha dado, y su b o n d ad dada es el p ro ­
p io D io s y D ios n o p u e d e alejarse de su b o n d a d sin que ésta p e rm a n e z ­
ca en él; p o r ello él es lo que es b o n d a d y b o n d a d es lo que D ios es. P o r
ello B o n d a d se ve en su b o n d a d p o r divina luz, que clarifica al A lm a, en
el sexto estado. Y así n o es sino aquel q u e es y que se ve en ese estado de
divina m ajestad p o r la tran sfo rm ació n de a m o r de b o n d ad derram ada y
reto rn a d a a él. Y p o r ello se ve a sí m ism o en esa criatura sin darle nada
p ro p io ; to d o es suyo p ro p io , su p ro p io m ism o 266. Este es el sexto estado
de la em presa de A m o r q u e p ro m etim o s explicar a los oyentes, y A m o r
ha pagado de sí m ism o, p o r su elevada nobleza, esa deuda.

E l séptimo estado lo guarda A m o r en su in te rio r para o to rgárnoslo en


la gloria etern a; de él n o ten d rem o s c o n o c im ie n to hasta que nuestra al­
m a ab an d o n e el cuerpo.

[119] C ó m o el A l m a q u e h i z o e s c r i b i r e s t e l i b r o
se e x c u s a p o r h a b e r l o h e c h o t a n l a r g o e n p a l a b r a s
q u e p a r e c e p e q u e ñ o y b reve a las A l m a s q u e
m o r a n en la n a d a y q u e de a m o r han c a í d o
en ese e s t a d o . C a p í t u l o C X IX .

[El Alma:] ¡Ah, dam as nada conocidas!267 —dice el A lm a q u e hizo es­


crib ir este libro—, q u e estáis en el ser, estando sin separaros del Ser nada

168
co n o c id o , e n v e rd a d sois d esc o n o c id a s; p e ro eso su ced e e n el país d o n d e
R a z ó n g o b ie rn a . O s p id o ex cusas a to d a s las q u e m oráis e n la nada y que
de a m o r habéis c a íd o e n tal estado, p u e s h e h e c h o este lib ro ta n extenso
en palabras q u e a v o so tras os p a re c e m u y b rev e para q u e yo p u e d a c o n o ­
ceros. E x c u sa d m e p o r c o rte sía , p u e s n e c e sid a d n o tie n e ley. N o sabía a
q u ié n ex p licar lo q u e e n tie n d o . A h o ra re c o n o z c o , p o r v u estra p az y p o r
la verd ad , c u á n b a jo es. C o b a rd ía lo h a g u ia d o , rin d ie n d o la co m p re n sió n
a R a z ó n a través d e las respuestas d e A m o r a las p reg u n tas d e R a z ó n ; y
así h a sido h e c h o p o r c ie n c ia h u m a n a y se n tid o h u m a n o ; p e ro ra z ó n h u ­
m ana y se n tid o h u m a n o n o sa b e n n a d a d e a m o r d e e n tra ñ a 268, n i am o r de
en tra ñ a , d e c ie n c ia d iv in a. M i c o ra z ó n es atra íd o ta n a rrib a y tragado tan
abajo q u e n o p u e d o alcan zarlo ; p u es c u a n to p u e d e decirse y escribirse de
D ios y lo q u e p u e d a p ensarse, q u e es a ú n m ás q u e decirse, resulta ser más
b ie n m e n tir q u e d e c ir v erd ad .
H e d ic h o —d ic e esta A lm a — q u e A m o r lo h iz o e sc rib ir p o r ciencia h u ­
m an a y p o r q u e r e r tra n s fo rm a r m i e n te n d im ie n to q u e m e p o n ía obs­
táculo s, c o m o se m u e stra e n éste lib ro , p u es A m o r lo h a h e c h o despo­
ja n d o m i e s p íritu a través d e los tres m e d io s 269 d e los q u e h e m o s hablado.
P o r eso d ig o q u e es b ie n b a jo y p e q u e ñ o p o r g ra n d e q u e m e p areciera al
p rin c ip io c u a n d o e m p e c é a d e sc rib ir este estado.

[ 120 ] C ó m o a l a b a V e r d a d a e s t a s A l m a s .
C ap ítu lo CX X

Verdad alaba a las A lm a s que son así, y dice:


¡O h, esmeralda y preciosa gema,
V erdadero diam ante, reina y em peratriz,
Vos dais todo p o r vuestra pura nobleza
Sin pedir a A m or sus riquezas,
E xcepto el querer de su placer divino.
N ada es más ju sto conform e a la justicia,
Pues esa es la verdadera vía
D e A m or Puro, que quiere m antenerla.
¡Oh! Pozo profundo, sellada fuente270,
D ond e el sol se esconde sutilm ente,
Em itís vuestros rayos —dice Verdad—p o r divina ciencia;

169
„ i
J g | Wl *#[*lMlli« por verdadera sapiencia;
$ t | |e i|ilrfiiiliir lio* hace brillar siempre.

III Alma:
¡Olll Verdad —dice el Alma—, p o r Dios, no digáis
Q ue yo dije nunca p o r mí misma nada de él, sino por él;
Y eso es verdad, no lo dudéis,
Pues nunca fui en ello m i dueña,
Y si os place saber de quién soy,
Lo diré p o r pura cortesía:
A m or me dene tan p o r com pleto en su bailía
Q ue no tengo sentir ni querer,
N i razón para hacer nada,
Sabedlo, si no es sólo p o r él.

[121] Santa Ig lesia alaba esta A lm a .


Capítulo C X X I

[Santa Iglesia:]
Cortés y bien instruida —dice Santa Iglesia—, ¡cuán sabiamente habéis
hablado!
Sois estrella verdadera que manifiesta el día,
El sol puro sin tacha que nada puede mancillar,
Y la luna llena que nunca se esconde.
Y sois así la oriflama que va precediendo al rey,
Vos vivís sólo de grano pues no tenéis voluntad,
Los otros viven de paja, salvado y burdo forraje,
Los que han conservado el uso de la hum ana voluntad.
Tales gentes siervas son de la ley, pero ella está p o r encima de la ley
N o contra la ley271. C o m o Verdad atestigua,
Ella está plena y ahíta: tiene a Dios a voluntad.

E l Alm a:
¡Ay!, dulcísimo A m or D ivino que estáis en la Trinidad,
Tal es m i ventura que m e maravillo de que puedan seguir ahí
Los que están bajo el gobierno de R azón y Tem or, Deseo, O bra y Voluntad,

170
Y no co nocen la gran nobleza del ser sin nada que d e c ir72.

La Santísim a Trinidad21*:
d )h, piedra celestial! —dice la Santísima T rinidad—,
( >s lo ruego, hija querida, dejadlo estar,
No hay en el m u n d o clérigo tan grande que sepa hablaros;
( )s habéis sentado a m i m esa y os he dado mis manjares,
Sois de tal m o d o instruida y habéis saboreado tan bien mis alimentos,
Y de mis vinos de tina llena os habéis saciado a tal punto,
Q ue el solo arom a os em briaga y nun ca seréis distinta.

Habéis gustado mis manjares


Y saboreado mis vinos
—D ice la Santísima T rinidad—,
N adie sino vos sabe hablar de ello,
Y p o r ello no podréis a n in g ú n precio
Entregar vuestro corazón a otras prácticas.
Os lo ruego, hija querida,
H erm ana m ía y amada,
P o r am or, si queréis,
N o queráis jam ás revelar los secretos
Q u e sabéis:
Los demás se verían peijudicados
Allí donde vos os salváis,
Pues R a z ó n y D eseo los gobiernan,
Y T e m o r y V oluntad.
Sabed con todo, m i elegida hija,
Q u e el paraíso les es dado.

E l A lm a elegida: ¿P araíso? —d ic e esta e le g id a —, ¿no se lo o to rg á is d e o tra


fo rm a ? ¡T a m b ié n lo te n d r á n los asesinos si q u is ie ra n p e d ir gracia! P ero n o
o b s ta n te m e callaré, ya q u e así lo q u e ré is. Y p o r ello, e n to n a r é los versos
d e u n a c a n c ió n e n d e s p e d id a d e A m o r P u ro .

171
| i • • | A q u í c o m i e n z a el A l m a su c a n c i ó n .
C a p ít u lo C X X II

| I I . I//;/</.'| A nte la elevada ascensión, y la preciosa entrada, y la digna


h >i .ida de hum ana creación de la dulce hum anidad del H ijo de Dio»
11

nuestro salvador —hum anidad a la que la D eidad asienta en alta posesión


del paraíso, arriba, a la derecha de D ios Padre, unida p o r nosotros al H i­
jo—, ante to d o ello, maravillaos dando gracias. Pues tam bién desde ese día,
p o r cortesía, m e separó A m or Puro. ¿De quién? D e mí, de mis prójimos,
del m undo entero, del espíritu de apego, y de las V irtudes de las que fui
sierva p o r sum isión al dom inio de R azó n . O s voy a decir aquí la verdad:

Era tan estúpida


Cuando las servía,
Q ue no os lo podría
Expresar con mi corazón.
Y mientras las servía
Y las amaba bien,
A m or por suerte m e hizo
O ír hablar de él.
Y a pesar de que, simple com o era,
N o podía com prenderlo,
M e embargó la voluntad de amar a Amor.

Y cuando [dama] A m or m e vio pensar en ella, no m e rechazó a cau­


sa de las V irtudes, sino al contrario, m e liberó de su hum ilde servicio y
m e llevó a escuela divina274 donde m e retuvo sin servir, y allí fui de A m or
plena y saciada.

Ya no me vale pensar,
N i obra, ni elocuencia,
T an alto m e arrastra A m or
(Ya no me vale pensar)
C on sus divinas miradas,
Q ue no tengo ya intento alguno275.
Ya no m e vale pensar,
N i obra, ni elocuencia277’.

172
Am or m e ha h echo, p o r su nobleza,
T rovar los versos de esta canción.
I¡s ésta la D eidad pura
I )e la que n o sabe hablar R azó n ,
Y de u n amigo
Q u e yo tengo sin madre,
Y que ha salido de D ios Padre,
Y tam bién de D ios H ijo,
Su nom bre es Espíritu Santo,
I )e quien tengo en el corazón tal u nión
Q u e m e trae alegría.
Es éste el país de los pastos
Q u e el amigo da al amarle.
Nada quiero pedirle,
Pues sería gran m aldad,
Sino que he de fiarm e p o r entero
En am ar a tal am ante.

Am igo de gentil naturaleza,


Sois digno de gran alabanza,
G eneroso y cortés sin m edida,
Suma de toda bondad,
N o queréis hacer ya nada,
A m igo, sin m i voluntad.
Y tam poco debo callar
Vuestra belleza y bondad,
Para m í sois poderoso y sabio,
Eso no puedo esconderlo.
¡Ay, ay! ¿A quién se lo diré?
Serafín no sabe hablar.

A m igo, m e has hecho presa de tu am or


Para darm e tu gran tesoro,
Y ése es el d on de ti m ism o
Q u e eres divina bondad277.
C orazón no puede expresar estas cosas,
P ero el puro nada q uerer las purifica,

173
Y lllf lid liecho así ascender tan alto
lili una unión y concordia
Q ue jamás debo revelar.

Estuve encerrada en la servidumbre de la prisión,


Cuando Deseo me capturó en el querer del apego,
Ahí me encontró la luz del ardor del amor divino,
Q ue dio pronta muerte a mi deseo, mi querer y mi apego,
Q ue me impedían la plena empresa del divino amor.

Ahora divina luz me ha librado de la prisión,


Y me ha unido por gentileza al divino querer de Amor,
Ahí donde la Trinidad me da el deleite de su amor.
Este don no lo conoce hombre alguno,
Mientras sirva a cualquiera de las virtudes
N i al sentir de naturaleza con el uso de razón.

Amigo, ¿qué dirán las beguinas y las gentes de religión,


Cuando oigan la excelencia de vuestra divina canción?
Las beguinas dicen que yerro y [que yerro dicen] los curas, clérigos,
predicadores,
Agustinos, carmelitas y los frailes menores,
Por lo que escribo del ser del Amor inmaculado.
N o salvo a su Razón que les hace decir esto,
Deseo, Q uerer y Tem or les restan ciertamente el conocimiento,
Y la afluencia y la unión de la elevada luz
De ardor de divino amor278.

Verdad denuncia a mi corazón


Que de uno sólo soy amada,
Y dice que sin remisión
El me ha dado su amor.
Ese don mata mi pensamiento
Con el deleite de su amor,
Deleite que me ensalza y me transforma por unión
En el eterno gozo de ser de divino Amor.

174
Y divino A m or m e dice que ha penetrado en mis entraña».
Por ello puede cuanto quiere,
lisa fuerza m e ha dado
I )el amigo que tengo en amor,
A quien m e hallo consagrada,
lil quiere que le ame
Y p o r eso le amaré;

He dicho que le amaré,


M iento, no soy yo,
Es él sólo el que m e ama a mí:
El es y yo n o soy;
Y nada más m e falta
Q u e lo que él quiere
Y lo que él vale.
Él es pleno
Y de eso m e hallo plena,
Ése es el nudo divino279,
Ése es am or leal.

Explicit

175
A q u í siguen algunas con sid e ra cio n es
p a r a a q u e l l o s q u e s e h a l l a n e n el e s t a d o
d e l o s e x t r a v i a d o s y p r e g u n t a n p o r el c a m i n o
al p a í s d e l a l i b e r t a d 280

[123] La p r i m e r a cons ider aci ón


versa sobre los A pós to les .
C a p ítu lo C X X III

Q u iero h acer algunas consideraciones281 para los extraviados que pre­


g u n tan p o r el cam ino al país de la libertad, pues a m í m e hicieron m u­
cho b ien en el tiem p o en que p e rte n e c í a los extraviados, cuando vivía
de lech e y papillas y aún hacía el to n to 282. Y estas consideraciones m e ayu­
daron a so p o rtar y sobrellevar las cosas m ientras estuve descarriada y m e
sirvieron para e n c o n tra r el cam ino; pues p reg u n tan d o p u ed e llegarse le­
jo s, y p re g u n tan d o p u ed e enco n trarse el p ro p io cam ino, o reencontrarse
si se ha salido de él.
P reg u n té p rim e ro a m i pen sam ien to p o r q u é había dicho Jesucristo a
sus A póstoles: «Es necesario que yo m e vaya; y si no m e voy, no podréis
—dijo— recibir v erdaderam ente al E sp íritu Santo»283, y entonces obtuve la
respuesta de Justicia, y ella m e dijo q u e Jesucristo les había dicho esto
p o rq u e am aban dem asiado tiern a m e n te su naturaleza h u m ana y demasia­
do d éb ilm en te su naturaleza divina. P o r eso dijo: «Es necesario que yo
m e vaya». Les pesó o ír esto, y en ese pesar p u d ie ro n percib ir su propio
am o r y tam b ién q u e se trataba de u n a m o r natural y no divino. O ír la
verdad de esto n o les apen ó ni les resultó extraño, pero se tu rb ó su co­
no cim ien to , y es ju sto , pues su am o r era aú n grosero. Sin em bargo, p o ­
seían la dulce gracia de D ios. Pues u n a m o r así n o se aleja de la gracia de
D ios, sino q u e se tiene ju sta m e n te p o r la gracia, pero im pide los dones
del E sp íritu Santo, q u e n o p u e d e n so p o rtar nada más que el divino am or,
puro, sin m ezcla c o n naturaleza.

177
11 2 4 ] L a s e g u n d a c o n sid e r a c ió n versa
s o b r e la M a g d a l e n a . C a p ítu lo C X X IV

D espués to m é en consideración a la dulce M agdalena y el servicio que


cum plía cuando Jesucristo era su huésped, com o a m en u d o sucedía en
casa de M aría, con gran fam iliaridad para con él y sus A póstoles284; niaj
n o cam biaba nada, pues M aría n o se inquietaba p o r ninguna necesidad
que él p udiera tener. Y es de sup o n er que nuestro señor Jesucristo regre­
só a m en u d o descalzo, su b en d ita cabeza fatigada, en ayuno, agotado y re­
chazado p o r todos, pues nadie había en co n trad o que le diera de b eb er ni
de com er, y es de su p o n er que la M agdalena lo sabía, a pesar de ello por
m u c h o que necesitase el cuerpo, ella n o se m ovía, y correspondía a su
herm an a M arta el servirle, ésa era su función; pero amarle no le corres­
po n d ía sino a ella.
T am bién to m é en consideración que M aría fue a buscar a Jesucristo
nuestro S eñ o r en el sepulcro y n o lo e n c o n tró , mas en co n tró dos ánge­
les que le hablaron y le ofrecieron consuelo285; pero M aría no recibió más
consuelo que el que le h u b ieran dado las som bras de esos dos ángeles que
se le ofrecían: M aría buscaba el verdadero Sol, que creó los ángeles, p o r
ello n o podía ser consolada p o r ángeles.
¡Ay, Dios!, M aría, tú, que así eras cuando buscabas y amabas h u m an a­
m en te co n el apego de tu tern u ra presa en tu espíritu, ¿qué fue de ti, am i­
ga, cu ando no buscaste más y fuiste unida en el am or divino sin el ape­
go de tu espíritu?
D espués de esto, consideré có m o cultivó M aría la tierra que su señor
le dejó; pues sem bró trig o sin m ezcla, y el trig o se unió a su trabajo, y el
m aestro28'1le hizo después dar centuplicado fru to 287; pero esto no sucedió
hasta q u e M aría hizo lo que ella podía y debía hacer. Y cuando h u b o h e ­
cho lo que podía y lo que a D ios debía, el cual se lo pedía y para ello la
había creado de él p o r ella, entonces M aría se reposó sin hacer nin g u n a
obra p o r ella m ism a y D ios o b ró g en tilm en te en M aría, p o r M aría y sin
M aría. Pues M aría había h e ch o su parte, el resto n o dependía de ella, si­
no del m aestro que le había dado esta tierra para trabajarla.
A hora os diré cóm o. Lo diré para los niños, pues para los sabios no he
de decirlo.
C u an d o u n h o m b re tiene una tierra y le es necesario vivir de ella, tra­
baja, rotura y labra esa tierra tal co m o piensa y cree que su tierra será de

178
más v a lo r p ara re c ib ir el trig o q u e se h a de sem b rar e n su in te rio r y del
que d e b e rá v iv ir el q u e h a trab ajad o la tie rra y h a sem b rad o el trigo. Esas
dos cosas h a n d e h acerse a la fuerza an tes de q u e ese h o m b re p u ed a o b te ­
ner los fru to s d e su tie rra p ara vivir. P e ro u n a vez q u e el trab ajad o r sabio
ha ro tu ra d o , la b ra d o y se m b ra d o el trig o e n su tierra, to d o su p o d e r se aca­
ba aquí. Es m e n e s te r en c a m b io q u e d e je a D io s p ro c u ra r en to d o si q u ie­
re sacar p ro v e c h o de su trab ajo ; p u e s él n o p u e d e h a c e r ya n a d a m ás p o r
sí m ism o ; y esto lo p o d é is v e r p o r s e n tid o n atu ral. A h o ra ya, p o r m u c h o
q u e se haya trab ajad o , es n e c e sa rio q u e el trig o se p u d ra e n la tierra antes
de q u e p u e d a d ar n u e v o f ru to 288, d el cu al el tra b ajad o r p u e d a recib ir soco­
rro. C ó m o se p u d re ese g ra n o y c ó m o reap arece d a n d o fru to m ultiplica­
do p o r cien , eso n o lo sabe m ás q u e D io s, q u e lleva a cabo él solo esa obra,
después de q u e el la b ra d o r h a h e c h o lo q u e le to c a y n o antes.
O s d ig o algo se m e ja n te d e M a ría . La tie rra q u e M a ría lab ró fue su
c u e rp o , q u e p e n ó e n d e sb o rd a n te s y m aravillosas obras de ard ien tes d e ­
seos q u e le h ic ie ro n r e c o rre r su tie rra , la b rá n d o la c o n obras de b o n d ad ;
c o n ellas tra b a jó ella m ism a su tie rra d e la fo rm a e n q u e sabía q u e p o d ía
estar m e jo r p re p a ra d a p a ra re c ib ir la v e rd a d e ra sim ien te d e la gracia de
D io s. P u es u n a sola b u e n a o b ra n o basta p ara e n g e n d ra r v irtu d , p ero m u ­
chas la aseg u ran re a lm e n te , y v irtu d h a c e las obras perfectas; p o r ello le
era n e c e sa rio a M a ría h a c e r m u c h a s obras antes de q u e las v irtu d e s fu e­
ra n perfectas e n ella.
Ya h ab éis o íd o c ó m o trab ajó M a ría la b ra n d o la tie rra q u e D io s le dio
a cultivar. A h o ra os ex p lic a ré el trig o sin m ezcla q u e se m b ró e n su la­
b ran za. E ste fu e e n v e rd a d la p u ra in te n c ió n q u e d irig ió a D io s. P ues se­
ría d e m asiad o d u ro q u e fu e ra m ala y n o a p o rta se n in g ú n fru to la o b ra c u ­
ya in te n c ió n fu e v e rd a d e ra m e n te el a m o r d e D io s. Y tal in te n c ió n fue
sie m p re la suya e n to d o lo q u e hacía; p u e s su afecto estaba p u e sto siem ­
p re e n D io s, p o r el a m o r d el cual lab rab a y sem b rab a la tie rra q u e él le
h a b ía d a d o p a ra q u e la trabajase. E se tra b a jo lo re c ib ió p o r cu lp a d el p e ­
c ad o y p ara q u e p o r m e d io de él se e lim in a ra n las p ro tu b e ra n c ias de su
te r r e n o 289.
A h o ra b ie n , p o d é is p re g u n ta ro s c ó m o p u e d e ser q u e u n a o b ra d e b o n ­
d ad c o n in te n c ió n v e rd a d e ra p u e d a estar e n el alm a p o r culpa del pecado.
C ie rta m e n te n o siem p re fu e así n i e n to d o lugar. Si esa o b ra estuvo p re ­
sen te e n Je su c risto fu e p o r la cu lp a del g é n e ro h u m a n o , p e ro si está e n n o ­
sotros, es e n v e rd ad p o r n u e stra culpa, a u n si los ciegos llam an a u n a vida

179
i .i i i.l t ,1, \ i-iil.ulci.i perfección y q u e así se la llame para aquellos que no
n \ ii iliiH-nU- no lo p u ed en entender. Pero los que tien en dos ojos la
l l i i n . n i i ulp.i de pecado; y así es sin duda, pues así com o el niño tiene que
m i y obrar co m o u n n iñ o antes de ser u n perfecto hom bre, así tam bién el
hom bre tiene que hacer el to n to y el loco a través de sus obras hum anas
antes de alcanzar el verdadero n o d u lo del estado de libertad, en el q u e el
alm a obra co n prácticas divinas, sin su p ropia obra. Y esas prácticas divi­
nas nos im p id en y guardan ciertam en te de o b rar en nosotros co n nuestra
culpa, sea a través de obras de bond ad , o a través de obras de m aldad.
Ya habéis oído, p o r tanto, que la obra de b on d ad es culpa del pecado;
ahora os diré p o r qué. Pues p o rq u e el «menos» tom a el lugar del soberano
y p o r culpa nuestra el «menos» tiene ahí su estado a conveniencia, y ese
«menos» nos hace p e rd e r el noble estado divino; ya que si obram os en n o ­
sotros obras de b o ndad, que son el «menos», n o podem os ten er el noble
estado divino; pues él n o p u ed e albergarse co n ellas, es dem asiado grande
para p o d e r albergar ju n to a él a u n huésped extraño. Este le fue necesario
a M aría p o r la culpa que habéis oído. Y ella llevó con tal ardor esa obra de
bondad, se cargó tan to y a tal p u n to se llenó que esta acum ulación la des­
pojó verdaderam ente de ella misma. Así labró y sem bró M aría su tierra: la
labranza son sus grandes obras de perfección, la semilla, su inten ció n pura.
Esas dos obras debem os hacerlas p o r culpa nuestra, pero nuestro trabajo n o
p u ed e ir más allá, p o r ello es necesario que D ios haga el resto, y así lo h i­
zo y así es m anifiesto en M aría; pues después de su labranza M aría se des­
pojó de sí m ism a cuando h u b o h ech o lo q u e dependía de ella. P or ello fue
necesario que D ios hiciera el resto de ella, sin ella, p o r ella y en ella: ya que
había hech o lo que debía hacer, dejó que D ios dispusiera p o r com pleto en
ella, cuando h u b o h e ch o lo que de ella dependía. Así debiéram os hacer
nosotros. M as de có m o su labranza y su labor p rodujeron en ella de ella, y
de có m o M aría obtuvo vida de esto y su fru to se m ultiplicó p o r cien, eso
no lo sabe más que D ios, q u e obra él solo esta m ultiplicación. Eso ob ró en
M aría, en el desierto de M aría, cuando M aría reposó de él y no m ientras
corría tras él, sino cuando la divina b o n d ad se reposó en María; y esa b o n ­
dad reposó de él a M aría, sin M aría, p o r M aría.
E n to n ces M aría vivió de nuevo fruto, n acido de la sola obra de D ios;
pues de ella fueron el trabajo, la labranza y la siem bra, pero n o el fruto;
y en to n ces alcanzó la m eta de su estado, n o cu an d o habló y buscó, sino
cu an d o calló y se sentó.

180
[12 5 ] La tercera c o n sid e r a c ió n versa
sob re Juan B a u tista . C a p ítu lo CXXV

D e sp u é s c o n sid e ré al su p re m o san to , es d ecir, al d u lcísim o B autista, el


:ual, a u n q u e h a b ía sido san tificad o e n el v ie n tre d e su m a d re 290, sin em ­
bargo, n o se p re o c u p ó d e sí m ism o . Y lo c o n sid e ré c o n em b eleso p re­
g u n tá n d o m e p o r q u é m o s tró a sus discípulos a Jesu cristo , señ alán d o lo con
el d e d o p ara q u e lo sig u ieran , y él e n c a m b io p e rm a n e c ió q u ie to 291. N o
nos co n sta q u e san J u a n p a rtie ra d e l d e sie rto p a ra ir a v er a Jesu cristo en
su n atu ra le z a h u m a n a , se c o n te n ta b a e n su estado, sin buscarlo, y la b o n ­
dad div in a h acía e n él sus o b ras q u e lo saciaban sin im p o n e rle la b ú sq u e ­
da d e esa h u m a n id a d .
D e sp u é s de esto c o n sid e ré c ó m o , c u a n d o Je su c risto fu e a verle al d e­
sie rto 292, él se e x im ió a sí m ism o ta n to de re te n e rlo e n su p e rso n a h u m a ­
n a c o m o de a c o m p a ñ a rlo . D e sp u é s lo c o n sid e ré c u a n d o p red icab a acerca
d e n u e stro s e ñ o r Je su c risto ; d ic e n q u e J e su c risto se se n tó y p a rtic ip ó p ro ­
fu n d a m e n te e n el s e r m ó n d e l d u lc ísim o B au tista, p e ro éste n o cam b ió su
in te n c ió n , c o m o n o lo h a c ía antes, a tal p u n to la d iv in id a d o cu p ab a su
e n te n d im ie n to .
D e sp u é s lo c o n sid e ré e n el m o m e n to e n q u e b a u tiz ó a Je su c risto 293. Al
h a c e rlo tu v o a D io s H ijo , o y ó la v o z d el P ad re y v io al E sp íritu Santo. ¿A
q u ié n m o s tró esto? ¿Lo esc o n d ió ? ¿Se e n o rg u lle c ió ? N o . N o le im p o rtó
sin o c o m p la c e r a a q u e l q u e de su b o n d a d h acía esa obra.

[ 12 6 ] La cu a r ta c o n s i d e r a c i ó n versa
s o b r e la v i r g e n M a r ía . C a p í t u l o C X X V I

E n to n c e s c o n sid e ré a la d u lc e v irg e n M a ría , q u e fu e p e rfe c ta m e n te


santificada. ¿A q u ié n se lo m o s tró , o rev eló , o esco n d ió ? A n adie. N o se
p re o c u p ó p o r ta m a ñ a o b ra , n i le d io im p o rta n c ia .
D e sp u é s c o n sid e ré el p ro p ó s ito d e su v irg in id ad ; yo creo q u e a u n q u e
el m u n d o e n te ro h u b ie ra d e salvarse p o r ella a través d e la p é rd id a d e su
estado de v irg in id a d , n o se h u b ie ra c o n se n tid o a sí m ism a siquiera p en sar­
lo, p o rq u e Je su c risto p o r su b o n d a d y m e d ia n te su m u e rte lo p o d ía hacer.
D e sp u é s c o n sid e ré su c o n c e p c ió n d el H ijo d e D io s, Jesu cristo , e n v ir­
tu d d el E s p íritu S a n to 294. C re o v e rd a d e ra m e n te q u e e n ese m o m e n to ella

181
mu lino más co n o cim ien to , am o r y lo o r de la divina T rinidad que el que
llenen todos aquellos, excepto ella, que están en la gloria. ¡Ah, Señora!,
¿cóm o n o ibais a recibirlo? C reo que el b u e n Bautista al lado vuestro es
com o u n pececillo295 al lado de una ballena, aun si él fue colm ado d e luz
divina en el seno de su m adre más p erfectam ente de lo que lo fu ero n los
doce A póstoles el día de P entecostés cu an d o recibieron la abundancia de
los dones del E spíritu S anto296. ¡Ah, orn ad a dama, os iba a h acer verda­
dera falta! Pues creo q u e si el H ijo de D ios hubiese enco n trad o el m en o r
vacío en vos, fuera siquiera el ser en vano la réplica de u n «m eulequin»,
que es u n gusano p eq u e ñ o e innecesario, n o h u biera h echo de vos su m a ­
dre. Señora, n o h u b iera p o d id o ser que lo fueseis, com o no podía ser que
n o lo fueseis.
D espués consideré a esta dam a ju n to a la cruz, en presencia de la
m u e rte de su hijo, cu an d o los ju d ío s lo crucificaron desnudo p o r c o m ­
pleto ante ella. ¡Ah, q u é piedad! ¿C o n o cía alguien m ejor que esta dam a
la rectitu d de Jesucristo? ¿N o sabía ella m uy b ien que le daban m u erte in ­
ju stam en te? ¿Y en ese saber n o era m adre? Y, en cam bio, Señora, ¿qué
m al les quiso p o r ello vuestro pensam iento? Señora, ¿qué palabras c ru e ­
les salieron de vuestra boca? ¿Y qué obra hicisteis, Señora, a cam bio del
m al que com etían? V erdaderam ente, si h u b iera sido necesario, hubierais
dado en aquel m o m e n to vuestra propia vida a fin de o b ten er para ellos el
p erd ó n de D ios p o r lo q u e estaban haciendo, p ero no era necesario; pues
Jesucristo acordó su p e rd ó n de form a tan ab u n d ante y angustiosa que bas­
tó p o r todo. ¿Por q u é tan abundante? P orque la cantidad de su bendita
sangre q u e cabe en la p u n ta de una aguja h u b iera bastado para rescatar
cien m il m un d o s si existieran; y sin em bargo, dio tanta que nada le q u e ­
dó. Y esta consideración m e hizo salir de m í para hacerm e vivir de divi­
na com placencia. T am bién he dicho que o b ró ese p erd ó n con gran an ­
gustia. ¿Por q u é co n gran angustia? P orque creo que, si todas las penas de
m u e rte y to rm e n to q u e hayan existido, existan o hayan de existir desde
los tiem pos de A dán hasta los del A nticristo se ju n tasen en una, en ver­
dad esa u n a sería una m inucia al lado de la p en a que hubiera sufrido Je ­
sucristo si h ubiera sido h e rid o en su precioso y digno cu erp o p o r u n dar­
do o p u n z ó n sin más, y ello en razón de la delicadeza o finura de la
tern u ra de su pureza.

182
[ 127 ] La q u in ta c o n s id e r a c ió n versa sobre
c ó m o la n a t u r a l e z a d i v i n a f u e u n i d a a la n a t u r a l e z a
h u m a n a en la p e r s o n a d e l H i j o . C a p í t u l o C X X V II

D e sp u é s d e esto c o n sid e ré c ó m o la d iv in a n atu raleza se u n ió p o r n o ­


sotros a la n a tu ra le z a h u m a n a e n la p e rs o n a de D io s H ijo . ¡O h , D io s ver­
dadero! ¿ Q u ié n p o d ría h acerse su fic ie n te id e a d e esto? ¿ Q u ié n sería tan
v alien te c o m o p a ra osar p e d irlo o re q u e rirlo si su p ro p ia b o n d a d n o lo
h u b ie ra h e c h o ? Q u e J e su c risto fu e ra p o b re , d esp reciad o y a to rm e n ta d o
p o r n o so tro s n o es m aravilla: n o p u d o c o n te n e rse , p o r el a rre b a to a m o ­
roso c o n q u e n o s am ab a, p u e s to q u e te n ía h u m a n id a d c o n la q u e p o d e r
hacerlo . P ero q u e n a tu ra le z a d iv in a to m a ra n atu raleza h u m a n a y se u n ie ­
ra a ella e n la p e rs o n a d el H ijo , ¿ q u ié n h u b ie ra p o d id o p e n sa r sem ejante
ultraje? H a y e n ello d e q u é p e n sa r lo b a sta n te p ara d e sp o ja rn o s para siem ­
p re d e n o so tro s m ism o s, si q u e re m o s d ejar a la ju stic ia o b ra r e n nosotros.
¡A h, n o le h e d e ja d o h a c e r esta obra! P u es si le h u b ie ra d ejad o o b ra r se­
g ú n le p lu g u ie ra , m e h a b ría lib e ra d o desd e el in sta n te m ism o e n q u e m e
h u b ie ra d a d o este p e n s a m ie n to ; p e ro n o q u ise q u e rep arara en m í el h o ­
r r o r d e esa p é rd id a . M i im a g in a r m e h a h e c h o c o m e te r lo curas; im ag in a­
ba e n c o n tra r a través d e m is obras, y n o h a g o n i h aré m ás q u e perder.

[ 128 ] La s e x t a c o n s i d e r a c i ó n v e r s a s o b r e
c ó m o la h u m a n i d a d d e l H i j o d e D i o s f u e
a t o r m e n t a d a p o r n o s o tr o s . C a p ítu lo C X X V III

D e sp u é s d e esto c o n sid e ré c ó m o a q u e l q u e era D io s y h o m b re fue


v e rg o n z o s a m e n te d e sp re c ia d o p o r m í e n la tie rra; y la g ra n p o b re z a que
e lig ió p o r m í; y la c ru e l m u e r te q u e p o r m í su frió . E n estos tres h ech o s
y p u n to s se e n c u e n tra n c o m p re n d id o s sin c o m p re n d e rs e to d o s sus actos.
¡O h , V erdad, C a m in o y V id a 297! ¿ Q u é h a y q u e p e n sa r d e vos? A brazar
n u estro s c o ra z o n e s e n v u e stro a m o r, p o r p o n e r tan sólo u n o d e los b ie ­
nes q u e n o s h ab éis d ad o , es cosa m a y o r q u e si el m u n d o en te ro , el cielo
y la tie rra a rd ie ra n p resos d el fu e g o p ara d e s tru ir u n solo cu e rp o .
E n to n c e s c o n s id e ré la p u re z a d e V erdad, q u e m e d ijo q u e n o vería a
la T rin id a d d iv in a h asta q u e ta m b ié n m i alm a se hallase lib re sin tach a de
p e c a d o , c o m o la d e Je su c risto , q u e fu e g lo rific a d a desde el in sta n te e n que

183
Im* n e a d a p o r la divina T rinidad y unida a cuerpo m ortal y naturaleza di
vina en la persona del H ijo: en el m ism o m o m en to en que fue creada y
unida a esas dos naturalezas, fue tan perfecta com o lo es ahora. N o podía
ser de otra m anera: puesto que el A lm a estaba unida a la naturaleza divi
na, el cuerpo, q u e era m ortal, n o podía supo n er im p edim ento alguno.
E n tonces consideré q u ién ascenderá al cielo. Y Verdad m e dijo que
«nadie ascenderá sino sólo aquel que ha descendido, es decir, el propio
H ijo de Dios»298. Es decir, que nadie p u ed e ascender sino sólo aquellos
que son hijos de D ios p o r la gracia divina. Y p o r eso el propio Jesucris
to dijo: «éste es m i herm an o , y m i h erm ana, y m i m adre, q u ien hace la
voluntad de D ios m i Padre»299.

[129] La s é p t i m a c o n s i d e r a c i ó n v e r s a
s o b r e l o s S e r a f i n e s y c ó m o se h a l l a n u n i d o s
a la v o l u n t a d d i v i n a . C a p í t u l o C X X I X

E ntonces consideré los Serafines, y les pregunté a ellos m ism os qué


había sido de las obras que C aridad hizo a través del m isterio de la en ­
carnación de la h u m an id ad de Jesucristo, y de lo que hizo que la T rini­
dad las creara y de to d o cuanto [Caridad] hará eternam ente en las cria­
turas p o r su bondad. Y A m o r m e dijo que nada im portaba excepto una
cosa, esto es: el divino q u erer de la divina voluntad de toda la Trinidad.
Y es ésta una consideración m u y dulce y provechosa, que despoja de u n o
m ism o para aproxim arse al estado de lo q u e se debe ser.
Así pues, disponem os de siete consideraciones que son bien adecua­
das para los extraviados. La p rim era sobre los Apóstoles, la segunda sobre
la M agdalena, la tercera sobre el Bautista, la cuarta sobre la virgen M aría,
la quinta sobre cóm o naturaleza divina se u n ió a naturaleza hum ana en la
persona del H ijo, la sexta consideración es sobre cóm o esa H u m an id ad
sufrió to rm e n to p o r nosotros, la séptim a sobre los Serafines que son uno
en la divina voluntad.

184
[ 13 0 ] A q u í h ab la el A l m a d e otras tres h e r m o s a s
c o n s i d e r a c i o n e s y m e d i t a c i o n e s , y de c ó m o ella
n o c o n o c e el p o d e r , la s a p i e n c i a y la b o n d a d d i v i n o s
s i n o e n la m e d i d a q u e c o n o c e su p r o p i a d e b i l i d a d ,
ig n o ra n cia y m a ld a d . C apítulo C X X X

A h o ra os d iré las c o n sid e ra c io n e s q u e m e hacía e n esa v id a de la que


lie h a b la d o an tes, o sea la v id a d e e x trav ío , c u a n d o n o sabía c ó m o so p o r­
ta rm e y c o n te n e rm e . P r im e r o m e c o n sid e ré a m í m ism a y después c o n ­
sideré a D io s, y ta m b ié n m e c o n s id e ré c o m o si yo q u isiera q u e re r g ran ­
des cosas p o r él. Y d e estas tres cosas m e ale g ré y reg o c ijé so b re c u alq u ier
otra, y estas c o n sid e ra c io n e s m e d ie ro n m e d io s para c o n te n e rm e y su­
frirm e.
P rim e ro m e d ité y dije: « S eñ o r D io s, n o sé d e d ó n d e sois, p u es eso só­
lo lo c o m p re n d e v u e s tro d iv in o y s u p r a e te r n o 300 p o d e r. S eñ o r, n o sé lo
q u e sois, p u e s eso lo sabe só lo v u e stra d iv in a y s u p ra e te rn a sapiencia. Se­
ñ o r, n o sé q u ié n sois, p u e s eso só lo lo c o m p re n d e v u e stra div in a y su­
p ra e te rn a b o n d ad » .
E ig u a lm e n te así dije d e m í: « N o sé d e d ó n d e soy, eso sólo lo c o m ­
p re n d e v u e stro p o d e r. N o sé lo q u e soy, só lo lo sabe v u e stra sapiencia.
N o sé q u ié n soy, só lo lo c o m p re n d e v u e stra b o n d ad » .
Y e n to n c e s d ije así: «S eñor, n o sé d e d ó n d e sois, p o rq u e n o sé nada
d e v u e stro s u p ra e te rn o p o d e r. N o sé lo q u e sois, p o rq u e n o sé n ad a de
v u e stra su p ra e te rn a sap ien cia. N o sé q u ié n sois, p o rq u e n o sé n ad a de
v u estra s u p ra e te rn a b o n d a d » .
Y d ije ig u a lm e n te d e m í: «S eñor, n o sé d e d ó n d e soy, p o rq u e n o sé
n ad a de m i su p re m a d e b ilid a d . S e ñ o r, n o sé lo q u e soy, p o rq u e n o sé n a ­
d a d e m i su p re m a ig n o ra n c ia . S e ñ o r, n o sé q u ié n soy, p o rq u e n o sé nada
d e m i su p re m a m aldad».
«S eñor, sois b o n d a d d e s b o rd a n te de b o n d a d y to d a ella e n vos. Y yo
soy m a ld a d d e s b o rd a n te d e m a ld a d y to d a ella e n mí».
«Señor, vos sois y, p o r ello, to d a cosa es p e rfe c ta p o r vos y n ad a se h a ­
ce sin vos301. Y y o n o soy y, p o r ello, to d a cosa se h a c e sin m í y nada es
h e c h o p o r mí».
«S eñor, sois to d o p o d e r, to d a sap ien cia, to d a b o n d a d , sin p rin c ip io ,
m e d id a , n i fin . Y y o soy to d a d e b ilid a d , to d a ig n o ra n c ia y to d a m aldad,
sin p rin c ip io , m e d id a , n i fin».

185
vos sois un solo D ios en tres personas, Padre, H ijo y Espíritu
•S crto r,
S a n to .Y yo soy una sola enem iga en tres males, a saber, debilidad, igno
rancia y maldad».
«Señor, ¿cuánto com p ren d o de vuestro poder, vuestra sapiencia y
vuestra bondad? Tanto com o com prendo de m i debilidad, m i ignorancia
y m i maldad».
«Señor, ¿cuánto co m prendo de m i debilidad, m i ignorancia y m i m al­
dad? Tanto com o co m prendo de vuestro poder, vuestra sapiencia y vues­
tra bondad. Y si pudiera com prender una de estas dos naturalezas, c o m ­
p re n d e ría am bas. Pues si p u d iera c o m p re n d e r vuestra b o n d ad ,
com prendería m i m aldad, y si pudiera com prender m i m aldad, co m ­
prendería vuestra bondad: ésta es la m edida. Y porque no conozco nada
acerca de m i m aldad al lado de lo que es, p o r eso no conozco nada de
vuestra bondad, al lado de lo que es. Y lo poquísim o que conozco de vues­
tra bondad, Señor, m e da el conocim ien to que tengo de m i m aldad. Y lo
poquísim o que conozco de m i m aldad m e da, Señor, el conocim iento
que tengo de vuestra bondad. Y en verdad, Señor, que es tan poco que
m ejo r p u ede decirse que no es nada com parado con el resto, y no p u e ­
de decirse que sea cosa alguna al lado del resto. Por ello vos sois todo:
vuestra Verdad os lo otorga en m í y así lo reconozco»3112.

[131] A q u í d i c e el A l m a q u e n o q u i e r e
m á s q u e la v o l u n t a d d e D i o s . C a p í t u l o C X X X I

D espués consideré a través de m i m aldad y de su bondad qué podía


yo hacer para saciarm e de él, y entré en m editación librándom e a la co m ­
prensión p o r suposiciones a las que m i v oluntad consentía sin reservas. Y
dije así que, si fuera posible que yo n o hubiera existido nunca para así no
haber pecado nunca contra su voluntad, si eso le com placiera, sería tam ­
bién m i com placencia.
< E igualm ente dije que si fuera posible que m e pudieran dar tan gran­
des to rm en to s com o grande es su potencia, para vengarse así de m í y de
mis pecados, si eso le com placiera, sería tam bién m i com placencia.> 3"3
D espués le dije a él que, si fuera posible que yo hubiera sido desde que
él es y m e hubiera hallado sin falta alguna y h ubiera tenido que sufrir tan­
ta pobreza, desprecio y to rm e n to com o bondad, sapiencia y p o d er hay en

186
él, para así n o h a b e r p e c a d o n u n c a c o n tra su v o lu n ta d , si eso le i om pla
ciera, sería ta m b ié n m i c o m p la c e n c ia .
D e sp u é s to d av ía le d ije q u e , si fu e ra p o sib le q u e yo regresase a la na
da c o m o de la n a d a v in e, a fin de q u e él fu e ra v en g ad o e n m í, si eso le
co m p la c ie ra, sería m i c o m p la c e n c ia .
Y a ú n d esp u és dije q u e si y o tu v ie ra tantas riq u ezas m ías c o m o él tie­
n e suyas d e fo rm a q u e n a d a p u d ie ra n q u ita rm e ni restarm e sin que yo y
sólo yo lo q u isiera, v e rte ría e n él to d o ello y regresaría a la n ad a antes q u e
p u d ie se o q u isiese r e te n e r algo q u e n o v in ie ra de él; y a ú n más, pu es si
fuera p o sib le q u e y o p u d ie ra te n e r in fin ita m e n te c u a n to h e d ich o , n o p o ­
dría n i q u e rría h a c e r o tra cosa.
Y d ije a ú n m ás, si tu v ie ra p o r m i p ro p ia c o n d ic ió n c u a n to h e dicho,
es d e c ir tantas riq u e z a s c o m o él tie n e p o r sí m ism o , p re fe riría q u e se re ­
du jese to d o a n ad a sin e x c e p c ió n < a n te s q u e te n e r algo q u e n o m e v i­
n ie ra d e é l> 304, y a u n q u e h u b ie ra d e su frir ta n to to r m e n to c o m o g ran d e
es su p o d e r, am aría m ás y m e jo r tales to rm e n to s , si los recib iera de él, que
u n a g lo ria e te rn a q u e v in ie ra d e m í m ism a.
D e sp u é s d ije e n m is m e d ita c io n e s q u e, antes de h a c e r de ah o ra en
ad e la n te algo e n c o n tra d e su c o m p la c e n c ia , p referiría q u e la h u m a n id a d
de Je su c risto su frie ra d e n u e v o ta n to s to rm e n to s c o m o su frió p o r m í, si
ello fu era po sib le, antes q u e y o h iciera algo q u e le causase desagrado.
D e sp u é s d ije q u e si y o su p iera, y de v erd ad fu era así, q u e to d o lo q u e
creó d e la nad a, y y o m ism a , y las otras cosas —para e n te n d e rn o s: to d o —,
h u b ie ra n de v erse re d u c id o s a n ad a si y o n o o b rara e n c o n tra d e su v o ­
lu n ta d , to d o c u a n to h e d ic h o se vería re d u c id o a n ad a antes de q u e o b ra ­
ra o quisiera o b ra r e n su c o n tra .
D e sp u é s d ije q u e si su p ie ra q u e yo h ab ía d e su frir e te rn a m e n te tantos
to rm e n to s c o m o g ra n d e es su b o n d a d si n o o b ra b a e n c o n tra de su v o ­
lu n ta d , los su friría e te rn a m e n te antes q u e h a c e r algo q u e yo su p iera q u e
desag rad a a su v o lu n ta d .
Y a ú n d esp u és le dije q u e si fu era p o sib le q u e p u d ie ra y q u isiera d ar­
m e ta n ta b o n d a d c o m o la q u e él p o see e te rn a m e n te , n o la q u e rría sino
p o r él. Y si p e rd ie ra ese d o n , n o m e im p o rta ría sino p o r él. Y si m e lo
d evo lv iese tras p e rd e rlo , n o lo re to m a ría sin o p o r él. Y si p u d ie ra darse
q u e p u d ie ra c o m p la c e rle m ás el q u e y o m e v iera re d u c id a a n ad a y d eja­
ra d e ser q u e el q u e y o re c ib ie ra ese d o n d e él, lo p re fe riría a seg u ir te ­
n ié n d o lo . Y si fu e ra p o sib le q u e y o tu v ie ra lo q u e él tie n e d e él, ta n to c o ­

187
m o tiene, sin q u e m e faltase si yo n o quisiera, pero yo supiera que podía
com placerle más q u e y o sufriera tantos to rm e n to s de él co m o g rande es
su b o n d ad , lo preferiría a seguir teniéndolo.
Y adem ás dije que si yo supiera q u e fuera posible que la dulce h u m a ­
nidad de Jesucristo y la v irg en M aría y to d a la co rte celestial n o pudieran
so p o rtar q u e yo sufriera tales to rm e n to s e te rn o s sin re en co n trar el estado
del q u e salí; y D ios v ertiera en ellos, si ello fuera posible, esta pied ad y
volu n tad , y él m e dijera: «si quieres te devolveré el estado del que saliste
p o r m i v oluntad, y te libraré de los to rm e n to s, pues mis am igos, los de
m i co rte, lo qu ieren . Pero si n o fuera p o rq u e ésa es su vo lu n tad yo n o te
devolvería tu estado y p erm an ecerías en e te rn o to rm en to . Sin em bargo,
p o r am o r a ellos te c o n c e d o este d o n si es q u e lo quieres tom ar», si su­
piera to d o esto, desfallecería sin fin, p e rm a n e c ien d o en e te rn o to rm e n to
antes q u e aceptar ese d o n , ya que n o lo ten d ría de su sola voluntad, su­
p o n ie n d o q u e lo tuviese p o r los ruegos de la h um an id ad de Jesucristo, la
virgen M aría y los santos; n o lo p odría soportar, si n o lo tuviera del p u ­
ro am o r q u e él m e profesa de él p o r su p u ra b o ndad, de su sola voluntad,
de am ante a am iga.
D espués de esto co nsideré p en san d o 305 c o m o si él m e preguntase c ó ­
m o m e co m p o rta ría si supiese q u e le p u d iera co m placer más que yo am a­
se a o tro más que a él; entonces m e falló el sentido y no supe qué respon­
der, ni qué querer, ni q u é replicar, pero contesté que buscaría consejo.
L uego m e p re g u n tó c ó m o m e co m p o rtaría si fuera posible q u e él p u ­
diera am ar a o tra m ás q u e a m í. Y aquí m e falló el sentido, y n o supe qué
responder, ni qué querer, ni q u é replicar. A ú n más, m e preg u n tó qué h a­
ría y có m o m e co m p o rtaría si fuera posible q ue el pudiera q u erer que
o tro m e amase más q u e él m ism o. E ig u alm en te m e falló el sentido y, c o ­
m o antes, n o supe q u é responder, p ero dije siem pre que buscaría conse­
jo ; y así lo hice y le p ed í consejo a él m ism o. Le dije que estas tres cosas
eran m u c h o más duras q u e las anteriores; y le p regunté, co n el pensa­
m ie n to em belesado306, c ó m o p o d ría ser q u e yo am ase a otro más q u e a él,
q u e él am ase a o tra m ás q u e a m í, o que o tro m e amase más q u e él. E n
eso desfallecía pues n o p o d ía resp o n d er a n in g u n a de esas tres cosas, ni
negarlas, n i replicarlas. Y sin em bargo, él n o cesaba de pro b arm e para o b ­
te n e r respuesta. Y yo estaba tan a gusto y m e am aba tan to co n él que m e
era im posible c o n te n e rm e ni hallar en m í la m anera: em bridada tan co r­
ta n o p o d ía m a n te n e r el paso. E sto nadie p u e d e saberlo si no h a pasado

188
Iu)r ello. S in e m b a rg o , ta m p o c o p o d ía te n e r paz si n o le daba u n a res­
puesta. < Y o m e a m a b a ta n to y m e p o se ía ta n to > q u e n o p o d ía resp o n ­
der a la ligera; < si y o n o m e h u b ie ra am ad o ta n to > 307, m i respuesta h u -
liiera sido fácil y breve. E n to d o caso era m en ester q u e resp o n d iera si no
i pieria p e rd e rm e a m í y a él, p o r lo q u e m i corazón sufría g ra n quebranto.
A h o ra os d iré q u é re sp o n d í. L e d ije a él, de él, q u e q u e ría p ro b a rm e
e n to d o . ¡Ah!, ¿ q u é digo? C ie rta m e n te n o dije u n a palabra. E l c o ra z ó n li­
bró esta batalla él solo re sp o n d ie n d o e n angustia m o rta l q u e q u ería ale­
larse de su am o r, e n el q u e h ab ía v iv id o y pensaba q u e h ab ía d e v iv ir lar­
g am en te; p e ro p u e s to q u e era así q u e p o r su p o sició n p o d ía darse q u e él
quisiera esto y era n ecesario q u e re r to d o su querer, así le resp o n d í y le dije:

Respuesta a las tres cuestiones anteriores. «Señor, si fu era p o sib le q u e las


cosas a n te d ic h a s e n fo rm a d e p re g u n ta s h u b ie ra n d e ser e te rn a m e n te rea­
les e n obras c o m o lo so n e n p re g u n ta s, os diría, d e vos y p o r vos, lo q u e
yo q u e rría p o r el a m o r d e vos.»
«Si tu v ie ra , c o n la c re a c ió n q u e m e habéis dado, lo m ism o q u e vos te ­
néis, sería, S e ñ o r, p o r ta n to igual a vos e x c e p to e n u n a cosa: q u e p o d ría
cam b ia r m i v o lu n ta d p o r la d e o tro —cosa q u e vos n o hacéis, p u e sto q u e
vos q u e ré is sin c o n d ic ió n 3118 estas tres cosas q u e tan p e n o so m e h a resulta­
do sobrellev ar y a c e p ta r—, y si yo sup iera, sin d u d a alg u n a, q u e v u estro
q u e re r lo q u e ría sin d is m in u ir e n n ad a v u estra d iv in a b o n d a d , ta m b ié n yo
lo q u e rría , sin q u e re r n u n c a n ad a m ás. Y así, S eñ o r, m i v o lu n ta d llega a
su fin c o n esta d e c la ra ció n ; p o r ello m i q u e re r es m á rtir y m i a m o r m a r­
tirio : vos lo h abéis llev ad o al m a rtirio ; su im a g in a r h a to c a d o fin. M i c o ­
ra z ó n im a g in a b a q u e ib a a v iv ir s ie m p re d e a m o r p o r el d eseo d e m i b u e ­
na v o lu n ta d . A h o ra , e n cam b io , am bas cosas h a n acabado e n m í y m e h a n
h e c h o salir de m i infan cia.» 309

[ 132 ] C ó m o Justicia, M isericord ia


y A m o r v i e n e n al A l m a c u a n d o e l l a h a
s a lid o d e su i n f a n c i a . C a p í t u l o C X X X I I

Y e n to n c e s ap areció el País de la L ib e rta d . Allí, Ju sticia v in o a m í y


m e p re g u n tó q u é fav o r q u e ría de ella. Le re sp o n d í, tal c o m o estaba, q u e
n o q u e ría q u e m e fu era a h o rra d o n ad a de ella, n i d e n ad a q u e p u d ie ra

189
u n í mi ni,n me. E ntonces v in o M iserico rd ia y m e p re g u n tó qué ayud.i
, 11 n i i . i ilc ell.t, y tam b ién le respondí, tal c o m o estaba, q u e n o q u ería más
.lyiid.i tic ella ni d e nada q u e p u d iera h a c e rm e bien.
S eg u id am en te v in o [dama] A m o r colm ada de b o n d ad , q u e tantas ve
ces m e había h e c h o salir de m is sentidos y al final m e había dado m u er
te: ya habéis o íd o algo de eso. Y m e dijo:

A m ig a , ¿ q u é q u e r é is d e m í?
C o n t e n g o c u a n to f u e ,
C u a n t o e s y será,
E s to y p o r c o m p l e t o c o lm a d a .
T o m a d d e m í c u a n to o s p la zca ,
S i m e q u e r é is t o d a e n te r a , n o m e o p o n g o .
D e c i d m e , a m ig a , ¿ q u é q u e r é is d e m í?
S o y A m o r , q u e d e b o n d a d e s t o y c o lm a d a p o r c o m p le t o :
L o q u e q u e r á is, l o q u e r e m o s .
A m ig a , d e c id n o s v u e str a v o lu n t a d d e sn u d a .

E n to n c e s respondí, después q u e yo ya era p u ra nada: ¡Ah! ¿Y qué voy


a querer? La p u ra nada n o tuvo n u n ca volu n tad, n o quiero nada. N ad a
m e im p o rta la b o n d a d de [dama] A m or, nada m e im p o rta p o r tanto
cu a n to es suyo. Está colm ada de sí m ism a. Ella es, nada es si n o es de ella;
p o r eso digo q u e eso m e ha saciado p o r co m p leto y m e basta.
E n to n c e s em p ecé a salir de la infancia y m i espíritu fue envejeciendo
cuan d o m u rió m i querer, acabaron mis obras y aquel m i am o r q u e m e
hacía tan bonita. Pues el d e rra m a m ien to del d ivino am or, que se m ostró
ante m í p o r luz divina, m e m o stró de re p e n te en u n relám pago310 altivo
y h o ra d a d o r a él y a m í. Es decir: a él tan alto y a m í tan baja q u e ya n o
p u d e p o n e rm e en p ie n i v alerm e p o r m í m ism a; de ahí nació lo m e jo r
de m í.
Si n o lo entendéis, n o p u e d o h acer nada. Es obra m ilagrosa de la que
nada p u e d e decirse sin m entir.

190
[ 133 ] A q u í d i c e el A l m a q u e t o d a s las
c o n s id e r a c io n e s a n ter io r es son para los extraviados,
y vuelve a exp licar q uién es son éstos, y có m o
e s t a s c o n s i d e r a c i o n e s p e r t e n e c e n a la v i d a
d el e s p ír itu . C a p ítu lo C X X X III

[El Alm a:] H a b é is o íd o algunas c o n sid e ra c io n es —dice esta A lm a— que


c o n te m p lé p a ra d e s p o ja rm e d e m í y e n c o n tra r el c am in o ; co n tem p lab a
esto c u a n d o estaba ex trav iad a, es decir, c o n fu n d id a 311, p u e s están ex tra­
v iad o s c u a n to s tie n e n a lg ú n ap e g o al e sp íritu . Y estas co n sid eracio n es
p e rte n e c e n a la v id a d el e sp íritu , p o r el ap e g o a la te rn u ra d e am o r que
el A lm a sien te h acia sí m ism a. E lla im a g in a q u e es a D io s a q u ie n p ro fe­
sa ese a m o r al q u e p re sta ta n ta a te n c ió n , p e ro , e n realidad, es a ella m is­
m a a q u ie n a m a sin sa b e rlo y sin a p e rc ib irse d e ello. Y ah í se en g añ an los
q u e a m a n , p o r q u e la te r n u r a q u e s ie n te n c o n ap eg o n o les deja alcanzar
el c o n o c im ie n to . Y p o r ello p e r m a n e c e n c o m o n iñ o s en obras de niños,
y así p e rm a n e c e rá n m ie n tra s te n g a n a p e g o al esp íritu .
A q u í habla A m o r D ivino: ¡A h, D io s! —d ic e A m o r D iv in o q u e reposa
e n el A lm a a n o n a d a d a —, ¡cu án la rg o es el c a m in o y a m p lia la distancia
e n tre esa v id a e x tra v ia d a y la v id a lib e ra d a e n la q u e g o b ie rn a el nada
q u ere r! Y ese n a d a q u e r e r sie m b ra la sem illa d iv in a, presa e n el in te rio r
d e la d iv in a v o lu n ta d . Y esa sem illa ja m á s m u e re , p e ro so n p o c o s los q u e
se p re p a ra n p a ra re c ib irla . E n c o n tr é m u c h o s d e los q u e p e re c e n e n los
ap eg o s d e l e s p íritu , e n las o b ras d e v irtu d e s , e n los deseos d e b u e n a v o ­
lu n ta d ; p e ro e n c o n tr é p o c o s de los n o b le m e n te e x trav iad o s y sin d u d a
a ú n m e n o s de los lib res, es decir, d e los q u e v iv en e n la v id a lib erad a y
q u e s o n c o m o este lib ro d ice, esto es: q u e te n g a n el solo q u e re r q u e dis­
p e n s a A m o r P u ro . P u e s A m o r P u ro d isp en sa u n solo a m o r y u n solo
q u e re r, y p o r ello m i q u e r e r se ha c o n v e rtid o e n u n n ad a q u erer. Y ese
A m o r es p ro p io d e a q u e l q u e es p u r a m e n te in m a c u la d o p o r ser o b ra d i­
v in a . U n alm a así está d e sn u d a y p o r ello n o te m e e n su d e sn u d e z q u e
le m u e rd a la s e r p ie n te 312. Y p u e s to q u e D io s n o p u e d e a c re c e n ta r su g o ­
zo, ig u a lm e n te el g o z o d e esta A lm a n o p u e d e m o v erse n i a crecen tarse
p o r o b ra d e ella si n o lo a c re c ie n ta él p o r o b ra suya. Si ella h ic ie ra u n
m o v im ie n to p o r su p ro p ia o b ra sería «por» ella; y si está d esn u d a, eso es
im p o sib le .
Y p u e s su b o n d a d n o p u e d e d ism in u ir, el m al n o p u e d e c re c e r en ella

191
p o r su p ro p ia obra; y así ella n o lo acrecien ta p o r obra suya, p o rq u e si lo
acrecen tase sería «por» ella; y si está desnuda, eso es im posible.
E l A lm a libre: Es v erd ad —dice el A lm a lib re—; e n ese p u n to m e hallo
p o r el p e rfe c to a b a n d o n o de m í m ism a; p u es los m ilagros son d eb id o s .1
la Fe; y esos m ilagros m e d a n v erd ad ero saber de los dones divinos: Fe es
la causa de ello.

[134] C ó m o el A l m a se h alla en est a d o


de p e r fe c c ió n cu a n d o Santa Iglesia no p u e d e
t o m a r e j e m p l o de su v id a . C a p í t u lo C X X X IV

[Am or] U n A lm a así —d ice A m o r— se halla e n el estado m ás p erfecto


y m ás c ercan o al L ejoscerca c u a n d o Santa Iglesia n o to m a ejem p lo de sil
vida. Ella está e n to n c e s p o r d eb ajo de la o b ra de H u m ild ad , m ás allá de
la o b ra de Pobreza, p o r e n c im a de la o b ra de C arid ad . Está tan lejos de
las o bras de las V irtu d e s q u e n o p o d ría e n te n d e r su lenguaje. P ero las
obras d e las V irtu d es se e n c ie rra n a u n tie m p o e n el in te rio r de esta A l­
m a a la q u e o b e d e c e n sin co n trad ecirle, y a causa de su clausura n o sabe
Santa Iglesia co nocerlas; esa m ism a Santa Iglesia alaba sin g u larm en te el
T e m o r de D io s, p u es el san to T e m o r de D io s es u n o de los d o n es del E s­
p íritu S anto. Y n o ob stan te, T e m o r de D io s d estru iría el estado de lib e r­
tad si p u d ie ra p e n e tra r e n él; p e ro la p erfecta lib ertad n o tie n e n in g ú n
p o rq u é . H a pasado p o r el filo de su espada, d án d o les m u e rte , a los p lace­
res del c u e rp o , m a ta n d o los deseos del esp íritu . H a p u esto to d o su a m o r
bajo sus pies y n o se p re o c u p a de ella m ism a m ás q u e si n o existiera. E l
«más» la h a lib erad o d e sus d eudas c o n Je su c risto y, p o r esto, < 313nada d e ­
b e d e to d o a c u a n to estaba obligada. E l «más» le m u estra q u e la h a lib ra­
d o del «m enos». Y ese «más» q u iere te n e r lu g a r p le n o en ella sin m e d ia ­
ció n . P ero el g ran se n tid o d e la n atu raleza, al q u e se en treg an los
extraviados, c o n te n tá n d o se co n sig o m ism os, p o r el apego a la v id a del es­
p íritu , les arreb ata el h o n d ó n 314, es decir, les im p id e c o m p re n d e r la des­
n u d e z de ese h o n d ó n y se n tir la generosa b o n d a d de D ios para c o n ellos.
P o r ello p e rm a n e c e n en las o b ras> .

192
[ 13 5 ] C ó m o se e n g a ñ a n los q ue tie n e n
s u f ic ie n t e c o n g o b e r n a r s e se g ú n el a p eg o
d e la v i d a d e l e s p í r i t u . C a p í t u l o C X X X V

< ¡ O h , c ó m o se e n g a ñ a n los q u e p e rm a n e c e n ah í c o n ten tán d o se!


C ie rta m e n te c u a n to c ria tu ra p u e d e h a c e r e n obras d e b o n d a d n o es n a ­
d a al lado de la sap ien cia divina; y c o n to d o , la b o n d a d d ivina n o da su
b o n d a d al A lm a sin o a causa d e esa m ism a b o n d a d ; y u n a sola m anifesta­
c ió n d e esa s u p ra e te rn a b o n d a d an tig u a y n u e v a vale m ás q u e to d o c u a n ­
to la c ria tu ra p u e d a h a c e r e n c ie n m il años, o in clu so m ás q u e lo q u e to ­
d a la S an ta Iglesia p u e d a h acer. Y el lejos es m ás b ie n cerca, p u es el A lm a
c o n o c e e n sí m ism a 315 a este lejos c o m o m ás cerca, p o rq u e la u n e c o n ti­
n u a m e n te a su v o lu n ta d , sin desgana p o r cosa q u e a c o n tezca. T o d o es p a ­
ra ella u n o sin u n p o rq u é , y ella es n ad a e n ese u n o . E n to n c e s n ad a tie ­
n e ella q u e h a c e r d e D io s n i D io s n ad a de ella. ¿Por qué? P o rq u e él es y
ella n o es; y n ad a re tie n e e n su nada, p u e s le basta esto, es decir, q u e él
es y q u e ella n o es. E n to n c e s se halla d e sn u d a y desp o jad a de to d o , pues
está sin ser allí d o n d e estaba antes d e ser. Y re c ib e así d e D io s lo q u e tie ­
n e, y es lo q u e D io s es p o r tra n sfo rm a c ió n de A m o r e n a q u e l p u n to d o n ­
de estaba antes de flu ir de la b o n d a d de D io s .>

[ 13 6 ] C ó m o p a r a e l A l m a a n o n a d a d a e s t á
p roh ib id a toda obra. C ap ítu lo C X X X V I

< A llí n o reza, c o m o n o lo hacía antes d e ser. L o q u e tie n e lo recib e de


la b o n d a d divina, del n o d u lo de su am o r, del n o b le L ejoscerca. Y n o se
p re o c u p a de ello. L o q u e m ás am a es lo q u e m ás odia. Así h a d e ser. E n
su a m o r n o existe n i m ás, n i p u n to m e d io , n i m en o s, y así n o se e n triste ­
ce p o r n ad a q u e aco n tezca. N o tie n e fo n d o ni, p o r tan to , lugar; y si n o
tie n e lu g a r n o tie n e , p o r tan to , am or. T oda palabra y to d a o b ra le son
p ro h ib id a s e n el sim p le ser d e D iv in id ad , tal c o m o e n u n tie m p o fue pres­
c rito p o r C risto , h ijo d e D io s Padre. Tal fin alcanza el A lm a q u e n o tien e
c o n q u é h a c e r el b ie n , d e d o n d e se d e d u c e q u e n o tie n e c o n q u é h acer el
m al, p u es A m o r le da to d o y de este m o d o la disculpa an te su p ró jim o .
Es ju s to —d ice ella— q u e to d o se halle so m e tid o a m í, p u e sto q u e to ­
d o ha sido h e c h o p o r m i causa; lo re c ib o to d o c o m o m ío , sin p ro h ib i­

193
ción . ¿P or q u é n o lo ib a a hacer? Vos, S eñor, m e amasteis, lo hacéis y lo
haréis c o n to d o v u estro p o d e r c o m o u n Padre. Vos m e am asteis, y esto
hacéis y haréis c o n to d a v u estra sapiencia c o m o u n H e rm a n o . Vos tiu'
am asteis, m e lo hacéis y lo haréis co n to d a v uestra b o n d ad , c o m o u n
A m ig o . D u lc e Padre, d u lce H e rm a n o , d u lce A m igo, n o fuisteis jam ás, ni
p o r u n instante, ni p o r u n a b rir y cerrar de ojos, sin que yo fuera p o r vos
am ada. P o r tanto, b ie n p u e d o d ecir q u e a n ad ie amáis más que a m í. Pues
igual q u e vuestra b o n d a d n o p o d ría s o p o rta r q u e vuestra h u m an id ad , y
su m adre, y los ángeles y los santos n o tu v ie ra n la gloria de vuestra su-
p ra e te rn a b o n d a d más allá de sus m érito s, ig u a lm en te vuestra su p raeter-
n a b o n d a d n o p o d ría so p o rta r q u e yo sufriera los to rm e n to s q u e m erecí.
P o r lo q u e recib o c o n tin u a m e n te vuestra m isericordia, en la m e d id a m is­
m a de vuestro p o d e r, e n to d o lo q u e yo h ab ría de sufrir. >

[137] C ó m o e s t a A l m a e s p r o f e s a e n s u r e l i g i ó n
y c ó m o ha g u a r d a d o b i e n su regla.
C a p ítu lo C X X X V II

< E sta A lm a es profesa e n su p ro p ia re lig ió n y ha guardado su regla.


¿C uál es su regla? C ie rta m e n te disolverse p o r a n o n ad am ien to e n el esta­
do p rim ig e n io en q u e la recib ió A m o r. H a pasado su ex am en de p ro b a ­
c ió n 316 y h a librado todas las batallas c o n tra todas las potencias. Pero aq u e­
lla ú ltim a de la q u e h e m o s hablado fue especialm ente dura. Y n o es
m aravilla. N o hay g u e rra m ás p en o sa q u e la g u e rra de los am antes: la q u e
los m ata d eb e pasar p o r el filo de la espada. A h í le es arrebatado to d o su
p o d e r sin p o d e rlo re c u p e ra r y q u ed a sanada de to d a en ferm ed ad . ¡O h ,
q u é 3,7> g ran p ie d a d esta m asacre de am antes q u e ayudaron al A lm a a v en ­
cer a sus enem ig o s y que, al final, tod o s h a n m u erto ! ¿Q u é tien e ello de
m aravilloso? D io s dispensa sus b ienes c o m o le co rresp o n d e y p o r ello es­
ta A lm a ya n o q u iere estar e n ese lugar. Su im ag in ar sobrepasó en u n
tie m p o lo im aginable p o n ié n d o la a ella en el lu g ar de D ios, pero era p o r­
q u e estaba fuera de su ser318.

194
[138] C ó m o el A l m a r e t o r n a a su s e r p r i m i g e n i o .
C a p ítu lo C X X X V III

A h o ra esta A lm a se h a lla e n el se r p r im ig e n io q u e es su ser; h a d e ja ­


d o tres y h a h e c h o d e d o s u n o 3'9. P e ro ¿ c u á n d o ex iste esa u n id ad ? L a u n i­
d a d ex iste c u a n d o el A lm a re g re sa a a q u e lla sim p le D e id a d q u e es u n ser
sim p le d e d e s b o rd a n te f ru ic ió n , e n p le n o saber, sin se n tim ie n to , p o r e n ­
c im a d e l p e n s a m ie n to . E se sim p le ser c u m p le e n el A lm a p o r c a rid a d
c u a n to el A lm a c u m p le , p u e s el q u e r e r se h a h e c h o sim p le, y el sim p le
q u e re r n o c o n tie n e a c c ió n d e sp u é s d e h a b e r v e n c id o la n e c e sid a d d e dos
n atu ra le z as, allí d o n d e la v o lu n ta d fu e d a d a p a ra ser sim p le. Y ese sim p le
q u e re r, q u e es q u e re r d iv in o , lleva al A lm a a estad o d iv in o : m ás a rrib a n o
se p u e d e a sc e n d e r, n i m ás p ro fu n d o d e sc e n d e r, n i se p u e d e estar m ás des­
n u d o . E l q u e q u ie ra e n te n d e r esto q u e se g u a rd e d e los tru c o s d e N a tu ­
raleza, p u e s ta n s u tilm e n te c o m o el sol seca el tra p o sin q u e n a d ie lo p e r ­
cib a a u n q u e esté m ira n d o , así m is m o e n g a ñ a N a tu ra le z a sin q u e se sepa,
si [el alm a] n o está b ie n e n g u a rd ia e n v ir tu d d e u n a g ra n e x p e rie n c ia .

[139] C ó m o N a t u r a l e z a es s u t i l e n m u c h a s c o s a s .
C a p í t u l o CXXXIX

¡Ay, D io s!, c u á n su til es N a tu ra le z a e n m u c h a s cosas, p id ie n d o b ajo


a p a rie n c ia d e b o n d a d y c o lo re a d a p o r su n e c e sid a d a q u e llo a lo q u e n o
tie n e d e re c h o . C ie r ta m e n te lo q u e p id e es a m e n u d o p e lig ro so ; p u e s c o n
sus astucias o b tie n e fre c u e n te m e n te lo q u e n o es suyo, ro b á n d o lo ella
m ism a c o n su fu e rz a y v ig o r o c o n su g e n tile z a . P a ra m i g ra n d esg racia
lo h e c o m p ro b a d o , p e ro m ás b ie n fu e p a ra m i m a y o r fo rtu n a , p o rq u e sin
y o sab erlo , s u p e ré lo q u e te n ía q u e h a c e r e n el sab er d iv in o . Y este saber
d iv in o y este re p o s o m e b a rra b a n el c a m in o h a c ia m i país, e s c o n d ié n d o ­
m e la m a te ria e n la q u e te n ía q u e lle n a rm e d e h u m ild a d p a ra c o n o c e r lo
q u e era m ío . P o r eso p e rd í a h í lo q u e e ra m ío , q u e e n realid ad , a u n q u e
lo p o seía, ja m á s fu e m ío 320.
S u c e d e a v eces q u e n o p u e d e n e n c o n tra rs e e n u n re in o do s c riatu ras
q u e sean d e l m is m o e s p íritu , p e ro c u a n d o p o r v e n tu ra esas dos criatu ras se
e n c u e n tra n , se a b re n la u n a a la o tra y n o p u e d e n e sc o n d e rse e n tre ellas321,
a u n q u e q u isie ra n , n o p o d r ía n p o r la c o n d ic ió n d e sus e sp íritu s y c o m -

195
plexiones, y p o r las prácticas de la vida a la que, quieran o no, h an sido
llamadas. G en te así tie n e u n a g ran necesidad de estar en guardia si no ha
alcanzado la cúspide, o la p erfecció n de la libertad.
P o r ello os digo, p ara concluir, q u e si D io s os ha dado elevada crea­
ción, lu z ex celen te y singular am or, sed fecundos y m ultiplicad sin desfa­
llecim ien to esa creación322, pues sus dos ojos os co n tem p lan sin cesar323 y,
si consideráis y contem pláis esto c o rrectam en te, esa m irada hace ser sim ­
ple al A lm a. Deo gradas.

Explicit

Por el que ha escrito este libro


os pido de todo corazón
que al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo
roguéis, y a la virgen María,
para que después de su vida presente
en compañía de los ángeles
pueda rendirles gracias y alabanzas.
Amén.

196
[ 14 0 ] A p r o b a c i ó n 124

Yo, c ria tu ra h e c h a p o r el c re a d o r, a través d e la q u e el p ro p io creador


h iz o de sí este lib ro , p a ra q u ié n n o lo sé, n i q u ie ro saberlo, p u es no he de
q u e re rlo (m e basta, p o r c ie rto , si está e n el secreto saber d e la divina sa­
p ie n c ia y e n la esperan za); p e ro a éstos y o los saludo p o r el a m o r de la paz
d e ca rid a d e n la altísim a T rin id a d , q u e ella se d ig n e a guiarlos, dándoles
te s tim o n io de su v id a 125 a través de los in fo rm e s de los clérig o s que oye­
ro n este libro.
E l p rim e ro de ellos fue u n fraile m e n o r de g ra n re n o m b re , vida y san­
tid a d , al q u e lla m a b a n fray J u a n < d e Q u e r a y n > 126. L o q u e dijo os lo tras­
m itim o s a través d e esta ca rta d e a m o r, rec ib id la p o r ta n to c o rtésm en te
e n a m o r, p u e s A m o r os lo p id e p o r el h o n o r de D io s y d e sus siervos li­
bres y p ara b e n e fic io d e aq u ello s q u e a ú n n o so n libres, p e ro que, si pla­
ce a D io s, lo serán a lg ú n día. E ste fraile d ijo q u e este lib ro h abía sido h e ­
c h o v e rd a d e ra m e n te p o r el E sp íritu S a n to y q u e si to d o s los clérigos del
m u n d o lo o y eran , s u p o n ie n d o q u e lo e n te n d ie ra n , n o sabrían c o n tra d e ­
cirlo e n nad a. Y ro g ó , e n n o m b re d e D io s, q u e fu era b ie n cu stodiado y
lo v ie ra n p o co s. Y d ijo ta m b ié n q u e era ta n elev ad o q u e él m ism o n o al­
can zab a a e n te n d e rlo .
L u e g o lo v io y lo ley ó u n m o n je cisterciense, llam ad o d o m F ranco
< c h a n tr e > 127 de la ab ad ía de V illiers. Y d ijo q u e d e a c u e rd o c o n las E s­
c ritu ra s c u a n to este lib ro d ice es v erdad.
L u e g o lo leyó u n m a e stro e n te o lo g ía , llam ad o m aestro G o d o fre d o de
F o n tain es. Igual q u e los o tro s, n o d ijo n ad a m alo del libro. Si bien dijo
q u e n o era c o n v e n ie n te q u e m u c h o s lo c o n o c ie ra n , p u es, según decía,
p o d ría n a b a n d o n a r la v id a a la q u e están llam ados, asp iran d o a esta otra a
la q u e tal vez n o p u e d a n llegar, y p o d rá n v erse así d e c e p c io n ad o s. Pues,
d ecía, este lib ro está h e c h o p o r u n e sp íritu tan fu e rte y fe rv ie n te que se
e n c u e n tra n p o c o s o n in g ú n o tro sem ejan te. D e todas fo rm as, dijo que el

197
alm a n o p u e d e alcanzar la vida divina o el d ivino m o d o de ser hasta que
alcanza el cam ino q u e este libro describe. Pues cualquier m o d o de ser in­
ferio r a éste, dijo el m aestro, es m e ra m e n te h u m an o . Sólo éste es divino
y n in g ú n otro.
Esta ap ro b ació n fue h ech a para la paz de los q u e oigan; y de fo rm a se­
m ejan te, para vuestra paz, os explicam os estas cosas para que la sem illa dé
m u ltip licad o fru to en los q u e oigan y sean dignos. A m én.

198
N otas

In tro d u c c ió n

1El concepto «teología vernácula» lo acuñó Bernard M cGinn en su «Introduction» a


una compilación de estudios sobre el Maestro Eckhart y la mística beguinal (McGinn,
1994, págs. 4-5). Para un análisis en profundidad de las tres vertientes de la teología y mís­
tica medievales: monástica, escolástica y «vernácula», véase también Bernard McGinn
(1998, págs. 1-30). Sobre el papel decisivo de la lengua materna en la emergencia de la
mística del siglo XIII ha escrito Luisa Murara en «Voce materna, sciencia divina» (Mura­
ra, 1995, págs. 73-86).
2 Un estudio exhaustivo sobre la mística femenina en el siglo XIII lo ha llevado a ca­
bo Kurt R u h (Ruh, 1993, págs. 1-366). Como visión de conjunto sobre las principales es­
critoras místicas de los siglos XIII al xv, véase también Victoria Cirlot y Blanca Garí (Cir-
lot/Garí, 1999). Una reflexión sobre experiencia mística y autoridad en las principales
escritoras místicas del siglo XIII, en Bernard M cGinn (2000, págs. 175-194).
■'Sobre la primera persona en la V i d a de Hildegarda reflexiona Victoria Cirlot (Cir-
lot/Garí, 1999, págs. 49-75); véase también Victoria Cirlot, V id a y v is io n e s d e H ild e g a r d v o n
B i n g e n , Siruela, Madrid 1997.
4 De «mística cortés» ha hablado Barbara Newman: «La mystique courtoise: Thir-
teenth-Century Beguines and the Art o f Love» en Barbara Newman, F r o m V ir ile W o m a n
to W o m a n C h r i s t.. S t u d i e s in M e d i e v a l R e l i g i ó n a n d L ite r a tu r e , University o f Pennsylvania
Press, Filadelfta 1995, págs. 137-167.
5 En buena medida sigue siendo una referencia inexcusable para el estudio del movi­
miento espiritual femenino de estos siglos la obra de Herbert Grundmann, R e lig ió s e B e -
w e g u n g e n im M itte la l te r . U n te r s u c h u n g e n i'tbet d ie g e s c h ic h tlic h e n Z u s a m m e n h á n g e z w i s c h e n der
K e t z c r e i , d e n B e tte lo r d e n u n d d e r r e lig ió se n F r a u e n b e w e g u n g im 12. u n d 1 3 . J a h r h u n d e r t u n d ü b e r
d ie g e s c h ic h tlic h e n G r u n d l a g e n d e r d e u ts c h e n M y s t i k (Berlín 1935), Darmstadt 1961. Para un
estado de la cuestión reciente, véase Martina Wehrli-Johns y Claudia Opitz, F r o m m e
F r a u e n o d e r K e t z e r i n n e n ? L e b e n u n d V e tfo lg u n g d e r B e g in e n im M it te la l te r , Herder, Friburgo-
Basilea-Viena 1998.
" La distinción frecuentemente admitida entre mística amorosa (cortés) y mística es­
peculativa, no consigue en todo caso abarcar la complejidad de estos textos que en dife­
rentes grados y con distintas formas de expresión participan, al menos en algunos de los
aspectos característicos, de ambas corrientes. El «ambiente común» del que en buena me­
dida participará también la mística renana, he intentado reflejarlo en las notas del texto
del E s p e jo .
1 L e s G r a n d e s C h r o n iq u e s d e F r a n c e , t. VIII, pág. 273 (Verdeyen, 1986, pág. 91).

199
I | 4 « iit l»n del proceso han sido editadas y comentadas por Paul Verdeyen (1986, págs.
4 # «4 )
* lín I'M6 se publicó una primera noticia sobre el descubrimiento en un artículo de
I ( h w m tfo r e R o m a n o del 16 de junio, págs. 661-663, y años más tarde la edición del tex­
to del manuscrito de Chantilly: Romana Guarnieri (1965, págs. 353-708), reeditado lue­
go junto al manuscrito latino por Romana Guarnieri y Paul S. J. Verdeyen (Guamie-
ri/Verdeyen, 1986).
10 Gui de Colmieu es obispo de Cambrai entre 1296 y 1306. En una fecha imprecisa
de este episcopado tiene lugar este primer proceso contra el E sp ejo .
II Tal como señala Romana Guarnieri, «Prefazione storica» (Fozzer/Guarnieri/Vani-
ni, 1994, pág. 21). Sobre los lazos entre el pensamiento de Duns Escoto y Margarita, véa­
se Camille Berubé (1995, págs. 51-75), así como Michela Pereira, (1998, págs. 71-96, en
especial 90-96).
12 Aunque otoño de 1306 es la más probable, no está clara la fecha de la muerte de
Godefroi de Fontaines, que como mucho se podría posponer a 1309. En todo caso su
aprobación es impensable después de la detención de Margarita en junio de 1308.
11 Sobre Guiard, además del artículo de Paul Verdeyen, véase también el ensayo de
R. E. Lerner (1976, págs. 343-364).
H Sobre los lazos entre el proceso de Margarita y la doble condena de Vienne de la
herejía del Libre Espíritu y las beguinas, véase Robert E. Lerner, T h e H e r c s y o f (h e F re e
S p ir it in th e L a te r M id d l e A g e s , University o f California Press, Berkeley 1972.
,s Capítulo 85, pág. 134.
u‘ Guarnieri, «Prefazione storica» (Fozzer/Guamieri/Vanini, 1994, pág. 29).
17 Marie Bertho (1993, págs. 22-26); véase también en general Simons Walter, C itic s
o f L a d ie s . B e g u in e C o m n n m i tie s in th e M e d ie v a l L o w G o u n tr ie s 1 2 0 0 - 1 5 6 5 , University of
Pennsylvania Press, Filadelfia 2002.
IKEn el capítulo 122 (pág. 174) del E s p e jo , el Alma entona un canto al Amado y en
él le dice: A m i g o , ¿ q u é d ir á n la s b e g u in a s y las g e n te s d e relig ió n , / c u a n d o o ig a n la exc e le n cia
d e v u estra d iv in a c a n ció n ? / L a s b e g u in a s dicen q u e yerro y q u e yerro d icen los cu ra s, clérigos, p r e ­
d icadores, a g u s tin o s , c a rm e lita s / y los fr a ile s m e n o re s, p o r lo q u e escribo d el se r d e l A m o r in m a ­
c u la d o .
Véase al respecto, Roisin Simone «L’efflorescence cistercienne et le courant fémi-
nin de piété au X l i r ,m‘ siécle» en R e v u c d 'h is to ir e ecclésia sfiq u e, 39, 1943, págs. 342-278.
2" Marie Bertho (1993, págs. 29-34).
2' El texto del E sp e jo tal como nos ha llegado en el manuscrito de Chantilly está escrito
en un francés puro de la Isla de Francia, pero el original, quizá perdido para siempre, lo es­
taba probablemente en dialecto picardo. Al respecto Romana Guarnieri «Prefazione Stori­
ca» (Fozzer/Guarnieri/Vanini, 1994, págs. 29 ss.). Sobre los usos dialectales de la lengua de
Margarita, véase también el artículo de Ulrich Heid (Heid, 1993, págs. 219-247).
22 R. Bradley, «Backgrounds to the Tittle “Speculum” in Medieval Literature», S p e -
c u lu m 29, 1954, págs. 100-115; H. Grabes, T h e M u ta b l e G la s s : M ir r o r Im a g e ry in T itile s a n d
'F e x ts o f th e M id d l e A g e s a n d E n g lis h R e n a is s a n c e , Cambridge University Press, Cambridge
1982. Desde otra perspectiva y haciendo especial hincapié en la analogía entre la metáfo­
ra del espejo y la escritura como auto-reflexión, Catherine Bothe (1994, págs. 105-112).

200
22 Para las fuentes del E s p e je , véase en especial R u h (1993, págs. 338-371), así como el
estudio literario de Giovanna Fozzer (Fozzer/Guamieri/Vanini, 1994, págs. 55-71).
24 Friederich O hly ed., D a s S t . T m d p e r t e r H o h e lie d . E i n e L e h r e d e r tie b e n d e n G o tte s e r -
k e n n t n i s , Deutscher Klassiker Verlag, Francfort 1998. Sobre esta importante obra y su in-
fuencia en la mística femenina, véase Hildegard Elisabeth Keller, W o r t a n d F leisc h . K ó r p e -
n a le g o r ie n , m y s tis c h e S p i r i t u a l i t a t u n d D í c h t i m g d e s S t . T m d p e r t e r H o h e lie d e s im H o r i z o n t d e r
I n k a m a tío n , Peter Lang, Zúrich 1992.
25 Kurt R u h (1993, págs. 366-367). Según R uh, junto a estas obras estarían también
presentes en el E s p e jo los ecos de otros dos textos producidos en el ambiente beguinal del
norte de Francia, la Picardía y la Lotaringia: los D i t s d e l ’a m e y la R i g l e d e s j i n s a m a n ts ca­
rentes de la radicalidad teológico-espiritual de las tesis centrales de Margarita, pero que
pudieron ofrecer al E s p e jo no sólo algunos trazos estilísticos, sino esa espiritualidad evan­
gélica y de profunda humanidad que impregna también sus contenidos.
2,1 Capítulo 1, «prólogo», pág. 51.
27 Capítulo 1, «prólogo», págs. 51-52.
24 Sobre el tema del «amor de lejos» en Rudel, véase Victoria Cirlot, L e s c a n fo n s d e I ’a -
rn o r d e l l u n y d e J a u f r é R u d e l , Columna, Barcelona 1996. E. Colledge y j . C. Marler (1984,
págs. 39-40) han señalado que Margarita toma este término, como otros, de la literatura
renano-flamenca de la m i n n e cristianizada, y en concreto del V e n e b i de Hadewijch. Pe­
ro el más claro y explícito ejemplo lo proporciona el decimoséptimo poema de rima mix­
ta que se suele atribuir a Hadewijch II: «Encuentran una nueva enseñanza en la clara ti-
niebla, de gran valor, sin modo, en el Lejoscerca» (Garí, 1998, pág. 89). Sobre Hadewijch
(Cirlot/Garí, 1999, págs. 77-106).
24 Amy Hollywood (1995, pág. 88).
Kurt R uh (1992, pág. 197) apuntó ya la diferencia entre ambos ejemplos. También
Amy Hollywood (1995, pág. 88) ha señalado e interpretado esa diferencia.
31 C om o ha señalado Victoria Cirlot en un trabajo reciente sobre el «amor de lejos»
(centrado precisamente en el análisis del R o m á n d e la R o s e ) , el amor laico tanto como el
amor místico se construyeron en los siglos xn y xiu en base a las distintas interpretacio­
nes del valor de la imagen, que se convierte en sagrada en su vertiente icónica y que en
cambio acaba por ser profunda e incluso paródicamente negada en su caída en el ídolo:
«La única imagen que com prende la distancia es el icono, pues el icono no pretende bo­
rrarla, sino todo lo contrario, mostrarla y hacerla consciente, mientras que, en cambio, el
ídolo lo único que busca es su apropiación y, por tanto, su supresión». Cf. V. Cirlot, «El
Amor de Lejos y el valor de la imagen» en M e m o r i a , m i t o y r e a lid a d e n la H is to r ia M e d ie v a l,
Nájera 2002, pág. 309.
42 Es interesante al respecto la reflexión de Michela Pereira (1998, pág. 83) sobre el ca­
rácter autobiográfico y la dialéctica relativa al «sujeto escribiente» en el E s p e jo .
" En la traducción latina, cierra el libro un último capítulo, el 140, que contiene el
texto de la aprobación del libro por los tres clérigos.
41 Sobre la cuestión de la mistagogía en Margarita, véase Blanca Garí (2003, págs. 133-
153). Ha definido recientemente el valor mistagógíco de los textos de la mística femeni­
na en relación a las visiones, poemas y cartas de Hadewijch Frank Willaert, «Peregrinos
al país de amor. Mistagogía y memoria en Hadewijch de Brabante», R e v i s t a C h i l e n a d e L i -

201
I fh l lllh l fl2i Universidad de C hile, 2003, págs. 165-182. El m ism o autor vuelve sobre el te -
iii i en relación a la obra de R uusbroec en F. W illaert, «Margaret’s Booklets. M em ory in
I ‘iiilih'ii seven sloten by Jan van R uusbroec» (en prensa). T o m o el concepto «tratado m is-
tagógico» en el mismo sentido que le otorga W illaert en ambos artículos.
" Al juego de espejos entre las dos partes de la obra ha hecho referencia Catherine
Müller (1999, pág. 32).
36 Capítulo 96, págs. 144-145.
37 U na reflexión más amplia en esta misma línea en Blanca Garí (1997, págs. 19-38).
Sobre la «necesidad» y la «imposibilidad» de la escritura del E s p e jo , véase también M cGinn
(2000, en especial págs. 188-192).
3! H a hablado de pensamiento espiral en el E s p e jo M ichela Pereira (1994, págs. 945-962).
39 Al principio compositivo del E s p e jo según el cual la autora vuelve una y otra vez
sobre los mismos temas creando «conjuntos de enseñanzas», se ha referido K urt R u h que
señala la necesidad de estudiarlos com o tales (R uh, 1993, pág. 344).
40 Capítulo 1, «prólogo», pág. 51. U na reflexión clarificadora sobre el «recorrido mís­
tico» de Margarita en Paul Mommaers (1991, págs. 89-107).
41 Al respecto, y de forma general, véase Alois M aría Haas, «Mors Mystica», en S e r m o
Universitátsverlag, Fribur-
M y s tic u s . S t u d i e n z u T h e o lo g ie u n d S p r a c h e d e r d e u ts c h e n M y s t i k ,
go/Suiza 1979, págs. 392-380.
42 Capítulo 121, pág. 170.
43 Capítulo 7, pág. 56.
44 El tem a de la despedida de las Virtudes no es ajeno a la literatura mística del siglo
XIII; aparece especialmente en M atilde de M agdeburgo y H adew ijch de Amberes, e im ­
pregna toda la doctrina espiritual de H adew ijch en to rn o al «reposo del alma» en Amor.
Al respecto véase la nota 33 del texto del E s p e jo .
43 C apítulo 6, págs. 55-56.
46 Capítulo 51, pág. 101.
47 Capítulo 58, pág. 108.
48 Capítulo 118, pág. 168.
49 Capítulo 118, págs. 166-167.
80 Capítulo 58, pág. 108.
31 Sobre la expresión «regar» (consideración) y sus connotaciones contemplativas, cf.
nota 281 al texto del E s p e jo .
52 C apítulo 123, pág. 177.
53 Capítulo 123, pág. 177.
54 E n t e n d e m e n t d ’A m o u r , es decir, in te lle c tu s a m o ris de Guillermo de Saint-Thierry, que
es el in te te lle tto d ’a m o r e de Dante, tal como señala Luisa Muraro (1991, págs. 114-115, n.
28) y que se correspondería asimismo con la ciencia e a m a n c ia de Ram ón Llull, no por ca­
sualidad otro de los grandes místicos de la «teología vernácula»; sobre este tema en Llull,
Amador Vega, R a m ó n L l u l l y e l secreto d e la v id a , Siruela, Madrid 2001, págs. 51-54.
55 Se ha referido a estos siete «regars» como «speculum scripturae» C. Müller (1999,
pág. 43). Los siete ejemplos propuestos por Margarita a la consideración del alma no es­
tán exentos de la influencia del uso devocional de la imagen y de las técnicas de la i m ita ­
d o que se habían introducido con fuerza en las prácticas religiosas del Occidente del siglo

202
XIII. Prácticas y técnicas que, según ella enseña, están destinadas en todo caso a ser trans­
cendidas.
56 Al respecto, Müller (1999, págs. 43 ss.).
57 Q ue éste sea en general el nudo interpretativo del E s p e jo l o ha sostenido Luisa M u-
raro (2001, págs. 187-193), donde analiza especialmente los capítulos 31 y 32 de la prime­
ra parte.
Este capítulo que contrapone el poder, sabiduría y bondad de Dios (D) a la debili­
dad, ignorancia y maldad del Alma (A) se ordena según unas reglas de fuerte connotación
nemotécnica D; A; D; A; D-A; D-A; D-A; D-A; D -A -A -D . Capítulo 130, págs. 185-186.
59 Capítulo 131, pág. 88.
" En estas líneas la presencia de Dios invade el texto y se hace palabra que resuena en
el interior del Alma. El puente entre las dos fases (el discurso del Alma y el de Dios) lo
establece entre la primera y la segunda pregunta, cuando Margarita abandona el carácter
de «consideración mental» para expresar al menos formalmente la segunda y tercera pre­
gunta como interrogantes que le formula Dios mismo.
61 Capítulo 131, págs. 188-189.
“ Capítulo 11, págs. 62-63.
“ Capítulo 132, pág. 190.
MCapítulo 132, pág. 190.
“ Capítulo 133, pág. 191.
“ Capítulo 1, «prólogo», pág. 51. Una idea que repetirá en varias ocasiones a lo largo
de todo el libro.
47 Cf. capítulo 134, pág. 192.
“ Cf. capítulo 136, págs. 193-194.
Capítulo 24, pág. 78.
711 Cf. capítulo 138, pág. 195.
71 Capítulo 138, pág. 195.
12 Capítulo 135, pág. 193.
71 Capítulo 139, pág. 196.
71 Tom o el concepto en el sentido que le da Amador Vega refiriéndose a la labor pre­
dicadora de Ram ón Llull en R a m ó n L l u l l y el secreto d e la p id a , op. cit., en especial págs.
50 y ss.
75 Capítulo 138, pág. 195.
7" Fernando Domínguez Reboiras, «Idea y estructura de la Vita Raimundi Lulii», E s ­
tu d io s L u l i a n o s , 27, 1987, págs. 1-20.
77 Rom ana Guarnieri, «Prefazione storica» (Fozzer/Guarnieri/Vanini, 1994, pág. 41).
n Amador Vega, E l f r u t o d e la n a d a , Siruela, Madrid 1998, pág. 22.
77 Rom ana Guarnieri, «Prefazione storica» (Fozzer/Guarnieri/Vanini, 1994, pág. 41).
*’ El paralelismo entre el E s p e jo y la obra del Maestro Eckhart, en especial el sermón
52, ya fue señalado por E. Colledge y j. C. Marler (1984, págs. 14-47); Kurt R u h a su vez
profundiza en la comparación (1989, págs. 102-105) concluyendo que: «1. Eckhart cono­
ció de alguna forma el E s p e jo . 2. Extrajo de él conceptos decisivos —que correspondían a
sus propias convicciones o que le eran próximos—, y les dio, desde su perspectiva, una for­
mulación más precisa y teológicamente más sostenible» (pág. 104).

203
1 maestro y místico d e l siglo XIV, Ruusbroec, leyó con
*Ii I • M m H. Mim g i.m
I i h U | «»t «I han planteado también E. Colledge y J. C . Marler
«tlt* I-i* I »l / i/' i / i ' ( i o n i o
H ' ihi p ljn • i I '), i'.iin e g lo sa r a su v e z en sentido ortodoxo, naturalmente sin men-
*liiit.iil«*, |Mt,i)ri di- la obra de Margarita.
I ,i i'iux ip.il información sobre la difusión del E s p e jo hasta el siglo XVI se encuentra
ya en Romana (íuarnieri (1965, págs. 434-490). Cf. también en Guamieri «Prefazione sto­
ma» (bo/.zer/Guamieri/Vanini, 1994, págs. 39-54).
Sobre la recepción del E s p e jo en la obra de Margarita de Navarra, véase Suzanne
Kocher (1998, págs. 17-23).
** Marguerite de Navarre, L e s P r is io n s, edición de S. Glasson, Ginebra 1978, pág. 179.
85 Ibídem, pág. 180.
86 Luisa Muraro (1995, pág. 28).

E l e s p e j o d e la s a l m a s s i m p l e s

Este título encabeza el manuscrito francés (C'h) y así formulado se encuentra sólo en
él. En el capítulo 13, Margarita menciona de forma algo distinta el título de su obra: M i ­
r o n a - d e s s i m p l e s tim e s q u e e n r o l o i r c t e n cíes i r d e m o m v n f . Una discusión sobre el posible sig­
nificado de esas diferencias en L. Muraro, 1996 (reedición 2 0 0 1 , págs. 130-136) y Foz-
zer/Guarnicri/Vnnini, 1994, pág. 121.
Con este verso se inicia una «canco» de cuatro estrofas que figura exclusivamente
en (Ch) y que, al igual que e! título y el índice de capítulos, pertenece a una mano dis­
tinta de la que copió el resto del manuscrito. En opinión de Romana ( íuarnieri (Guar­
men/Verdeyen, 1986, pág. viii), es posible que no sea de Margarita. Se trata, junto con
el «rondeau» del capítulo 122, de la única forma poética que aparece en la obra, si bien
la prosa de Margarita se desenvuelve en los momentos de mayor fuerza lírica en forma
de fragmentos de prosa rimada que constituyen uno de los caracteres estilísticos del l i s -
p e jo .
' Autentico o no, el poema inicial recoge trazos fundamentales del E s p e j o , el más des­
tacado de ellos es el protagonismo de Humildad que, como repetirá el capítulo 88, no es
una más de las virtudes, sino su madre, siendo ella a su vez hija de la Deidad. Sólo Hu­
mildad conduce al alma al verdadero conocimiento y hace de ella en el sexto estado de
gracia «abismo de humildad» (capítulo i 18) en la unión con la Deidad.
' El «toque» divino, sobre el que vuelve Margarita (especialmente en el largo capítu­
lo I 18) es un concepto común a la mística, del siglo MUI en adelante. Se trata del ^ h e r i u a i
de Beatriz de Nazaret. Hadewijch de Ambcres y Joan van Ruusbroec, del H e r iih r n u p de
Matilde de Magdcbtirgo, Hchkart y la mística renana, y de los «toques de amor» de los
grandes místicos castellanos. En especial compárese la lo n c h e d n p a r dedil d ' A m o n r con el
que en el capítulo I 18 Margarita describirá al Alma en el cuarto estado, cuando ésta cae
de Razón en Amor, con el p h e r i j n n e s s e iu v i p h c h r n h e n e o el «toque de la fruición que deja
ir todo cuanto pertenece a Razón y hace caer a un amado en el otro» de la visión trece
de Hadewijch de Ambcres, V i s i o e i/ e u XIII, ISO (Hofmann, 1998, pág. 148).
El prólogo introduce el terna de la escalera de perfección compuesta por siete nive­

204
les o estados. Ésta constituye un tema tradicional de la literatura e s p i r i t u a l y mística a r t i ­
culado diversamente en los distintos autores. Ya para san Agustín s i e t e e r a e l n ú m e r o d e
la perfección ( D e v era r e líg io n e XXVI, 49), pero es sobre todo en la m í s t i c a m e d i e v a l d e l X I I I
en adelante cuando encontramos con frecuencia el itinerario espiritual o r g a n i z a d o e n sie­
te etapas: siete son los modos de Amor en Beatriz de Nazaret que, aunque no s o n e q u i ­
valentes a los estados de Margarita, recogen expresiones y formulaciones m u y c e r c a n a s ,
S e v e n m a n ie r e n (traducción al castellano Cirlot/Garí, 1999, págs. 28S -295); dentro d e e s a
misma tradición se insertan entre otros L o s s iete g r a d o s d e la escala d e a m o r de Ruusbroec y
las «siete moradas» del C a s ti llo in te r io r d e Teresa de Jesús.
' . .. d i v i n e fr u ic tio n , equivalente a lo largo de todo el E s p e jo , al g h e b r u k e n de Hadewijch,
Beatriz y Ruusbroec que designa la unión en Amor.
7 A lo largo de todo el texto, el simbolismo de Amor es claramente femenino: se tra­
ta de dama Amor, un aspecto de Dios o Dios mismo. Siguiendo una gramática de tran­
sición (en francés medieval amor es femenino) en (Ch) comparece el personaje de Amor
en ocasiones bajo el género femenino, en otras bajo el masculino. Sujeta a la gramática
castellana he utilizado en general el masculino salvo en los casos en que Amor aparecía
explícitamente como d a m a A m o r o en aquellos en que, para no distorsionar la lectura sim­
bólica del texto, me ha parecido conveniente introducir entre corchetes la palabra [dam a]
delante de A m o r y poder mantener así el femenino.
* En la jerarquía de un camino de perfección espiritual, que Margarita va a comple­
tar en el capítulo 13, antes de los a c tiv o s y c o n te m p la tiv o s se sitúa la g e n te c o m ú n . Activos y
contemplativos, cuyo referente es el modelo evangélico de Marta y María, presuponen
ya un cierto grado de perfección espiritual más allá de los cristianos comunes; por enci­
ma de estos tres, sin embargo, se sitúan todavía los a n o n a d a d o s , en los que ya no hay dis­
tinción entre el que contempla y lo contemplado, fundidos en la experiencia unitiva. So­
bre la «gente común» que se salvan con su «errónea fe», habla también Hadewijch en una
de sus cartas, B r ie v e n XXII, 218-220 (Van Mierlo, 1947, pág. 196).
" Por alma libre o alma liberada entiende Margarita la que ha alcanzado el «país de la
vida» o «país de la libertad» a través de un desasimiento y anonadamiento de sí que la lle­
va a la perfecta unidad con lo divino.
1,1 ...v o ill e , la palabra francesa recoge, como anota Fozzer, dos acepciones, ambas im­
portantes, «vela» y «voluntad», el doble sentido lleno de significado en el texto francés se
pierde en la traducción (Fozzer/Guarnieri/Vanini, 1995, pág. 130).
11 S e ils tte s o n t ce m e s m e s , «si no son ellos eso mismo»; la misma idea se repetirá una y
otra vez a lo largo del libro, sólo se entiende correctamente si se es lo mismo que se en­
tiende, sólo se sabe lo que se es, y sólo se cree verdaderamente si se es lo que se cree (cf.
capítulos 58 y 100). De esta forma el proceso de conocimiento se identifica plenamente
con el del anonadamiento y la unión mística. Esa misma enseñanza aparece claramente
formulada en Hadewijch, B r ie v e n XVII, 99 (Van Mierlo, 1947, pág. 156); XX, I4-18 y 135—
140 (págs. 170 y 175). También Eckhart: «si no os hacéis semejantes a esa verdad de la que
ahora vamos a hablar aquí, no podréis comprenderme» D W 11, Pr. 52 lie tili l ’a n p c rc s S p i-
r itu (traducción al castellano Vega, 1998, pág. 75), así como en numerosos momentos en
el C o m e n ta r io a l E v a n g e lio d e s a n J u a n . La expresión es también importante en la obra de
Angelus Silesius: «No experimentaremos hasta que no seamos lo que I I es», E l p e re g rin o

205
q u e r ú b ic o IV, 21 (Lluís D uch ed., E l p e r e g r in o q u e rú b ic o de Angelus Silesius, Ediciones Sí­
mela, Madrid 2005, pág. 161), también I, 72 (pág. 71).
12 Toda la obra está fuertemente ligada a los principios del amor cortés de los que to­
ma no sólo el vocabulario, sino temas y formas interpretativas. El tema de Alejandro se
difunde en el siglo XIII gracias a los «romans andes» que ju n to a la «materia de bretaña»
constituyen una de las grandes fuentes de la literatura cortés. Su origen se encuentra en
Pseudo Calístenes del siglo II, traducido al latín en el siglo IV, resumido en el siglo IX y
retomado por Alberich de Pisan^on en el siglo XII, al que seguirán otros como el R o m á n
d ’A l e x a n d r e de Alexandre de Bernay. En esta última obra, la reina india Candace, ha­
biendo tenido noticia de la próxima llegada de Alejandro Magno, le mandó un pintor pa­
ra que lo retratase y así pudo reconocerlo cuando se le presentó vestido de embajador.
13 El juego entre la lejanía y la cercanía del amor define la idea básica de un concep­
to fundamental que aparecerá más adelante: L o in g p r é s , Lejoscerca, aplicado a Dios en su
relación amorosa con el alma. En el origen de este concepto encontramos de nuevo el
amor cortés y concretamente la poesía amorosa trovadoresca que introduce el tema de la
paradoja del «amor de lohn», amor de lejos, cantado muy especialmente en los poemas de
Jaufre R udel (cf. V. Cirlot, «El Amor de Lejos y el valor de la imagen» en M e m o r i a , m ito
y r e a lid a d e n la H is to r ia M e d i e v a l , Nájera 2002, págs. 281-310).
14 En (Ch) figura A c t e u r , en (L), A u t o r ; la confusión constante de ambos términos en
la Edad Media ha sido señalada por Paul Z um thor e interpretada en el marco de una li­
teratura a caballo entre la escritura y la oralidad, en «La Poésie et la voix dans la civilisa-
tion médiévale», E s s a is e t co n fé re n c es, Collége de Frailee, 1984, pág. 54.
b De los «pequeños» habla Margarita en diversas ocasiones a lo largo del E s p e jo (ca­
pítulos 22, 40, 57, 62, 60 y 63) en referencia a quienes aún viven de deseo y voluntad, a
los que han muerto al pecado y viven de la vida de la gracia, y a los que han muerto a
naturaleza y viven de la vida del espíritu, y en general a cuantos viven bajo el dominio
de Razón.
lis s o n t s e p t estré s d e n o b le e stre . He traducido el concepto e stro según el contexto por
«ser», «modo de ser» o «estado», teniendo en cuenta que en el prólogo Margarita ha lla­
mado e s ta t a cada uno de los siete niveles de la escalera de perfección y que en el capítu­
lo 118 dice de estos e s t a z que son llamados e strés y a su vez constituyen los d e g r e z o pel­
daños de la progresión espiritual del alma. El enunciado de Margarita recuerda aquí el de
Beatriz de Nazaret: «Hay siete modos de Amor que vienen de lo más alto y retornan de
nuevo a lo más elevado», S e v e n M a n i e r e n 3-4 (Cirlot/Garí, 1999, pág. 285).
17 E n t e n d e m e n t d ’A m o u r es la c o g n itio c a r ita tis o gnosis de Amor que aparece contrasta­
da en el E s p e jo con E n t e n d e m e n t d e R a i s o n (capítulo 12); se trata de dos vías y dos formas
de conocimiento diversas. E n t e n d e m e n t d ’A m o u r es también el in tc lle c tu s a m o r is de Guiller­
mo de Saint-Thierry y el in te lle tto d ’a m o r e de Dante del capítulo XIX de la V i ta N o v a :
«Donne ch’avete intelletto d ’Amore» tal como ya señaló Luisa Muraro (Muraro, 1991,
págs. 114-115, n. 28); en otro registro el concepto se correspondería asimismo con la c ie n ­
cia e a m a n c ia de Ram ón Llull, no por casualidad otro de los grandes místicos de la «teo­
logía vernácula» del siglo XIII (sobre este tema en Llull, cf. A. Vega, R a m ó n L l u l l y e l s e ­
creto d e la v id a , Siruela, Madrid 2001, págs. 51-54).
M t 22, 37-39; Me 12, 30-31; Le 10, 27-28. La vida evangélica, según los manda­

206
mientos de la Iglesia, es una etapa previa en el camino de perfección, un medio, no una
meta. Alcanzada la verdadera caridad, tal como plantea Margarita en los capítulos si­
guientes, el alma puede despedirse de los mandamientos, las Escrituras y las Virtudes (so­
bre esta cuestión volverá en los capítulos 90 y 94). La misma enseñanza la encontramos
en Hadewijch, por ejemplo, B r ie v e n vi, 361-378 (Van Mierlo, 1947, págs. 69-70); y xxx,
84-91 (pág. 255).
” La frase hace pensar casi inevitablemente en la trayectoria vital de la autora.
2,1 M t 19, 20-21; Le 18, 22.
21 El entero capítulo halla referencia en 1 Cor 13, 4-7. El término teológico «caridad»
y el cortés «amor» parecen diferenciarse aquí sutilmente aludiendo el primero a la acción
amorosa y el segundo a Dios mismo.
22He traducido por «apego» el término e jfe c tio n /a ffe c tw n que (L) traduce por a ffectio por­
que, a pesar de los diversos significados que puede tener en el vocabulario espiritual, en el
E s p e jo define muy claramente los lazos que aún unen al Alma a la vida del espíritu a la que
deberá morir para alcanzar la vida anonadada y libre. También Hadewijch de Amberes en
una de sus cartas utiliza la palabra ajfectien para definir la falsa caridad «mucho de lo que lla­
mamos caridad es en realidad apego (ajfectie )», «hay mucho apego (ajfectien ) sea a las dulzu­
ras de Dios o a las de los hombres» pues «en querer vivir temerosamente en paz con Dios
y con la gente, se equivoca Razón» B r ie v e n IV, 63-64, 78-79 y 88-90 (Van Mierlo, 1947,
págs. 39-40).
23 Esta frase, que no aparece en (Ch), pero sí en (L), figuraba muy probablemente en
el manuscrito original dado que más adelante, en el capítulo 11, Razón hará referencia a
ella al solicitar aclaraciones acerca de estos nueve puntos. En un marco más general, a lo
largo del E s p e jo las almas libres y anonadadas son aquellas «nada conocidas» y de las que
Santa Iglesia no puede saber nada, ni puede tampoco encontrarlas (capítulos 10, 11, 65,
119, 134); del mismo modo, «el país de la libertad» donde estas Almas moran es definido
como la «región nada conocida» (capítulo 65).
24 Se entiende en el contexto general del E s p e jo sin apego a las obras, tal como Mar­
garita afirmará en diversos momentos alejándose así de posturas «quietistas» (cf. en espe­
cial capítulos 7 y 59).
25 Is 6, 2. Margarita introduce en diversos momentos una angeología tradicional pro­
cedente de Pseudo Dionisio. Según ésta, existen tres jerarquías angélicas, cada una de las
cuales se subdivide en tres órdenes. La primera jerarquía tiene una relación «in-mediata»
con Dios, es decir, carente de intermedio o mediación y está compuesta en primer lugar
por el orden de los Serafines, a los que siguen Querubines y Tronos. Cf. D e ca elcsti h ic -
rarchia (PG 3, 119-340).
26 El concepto m o y e n , «mediación», es fundamental en el vocabulario espiritual. Para
Margarita, como para toda la mística del siglo X III, la experiencia unitiva del alma ano­
nadada conlleva ante todo la superación de toda mediación. Por ello mismo se trata de
una experiencia seráfica, pues las almas libres conocen a Dios como los Serafines, sin in­
termedio, de forma directa, inmediata. Esta identificación del Alma libre con el ser será­
fico la encontramos también en Hadewijch, por ejemplo, V is io e n e n XIII (Hofmann, 1998,
págs. 138-151).
27 En (Ch) falta la palabra «amor» que figura en cambio en (L). Se trata del don cons­

207
tantemente renovado de Dios al alma. A él se referirá Margarita en muchos otros mo­
mentos de su obra directamente como «amor nuevo» (capítulos 31 y 106) o al hablar de
su «Amigo», de quien se dice que es «nuevo y nuevo don me da» (capítulo 186). El con­
cepto se corresponde con la n u w e h e it de Hadewijch de Ainberes, que representa el Amor
divino, y una de cuyas características es su constante renovación. Véanse, como ejemplo
de un uso hiperbólico de la expresión, los últimos versos del poema estrófico número 23,
M e t n u w e n u erlich te n n e h e b d t n u w e n v íijt, / M e t m iw e n w e r k e n sa t n u w e d elijt, / M e t n u w e n
s to rm e n u w e n h o n g h e r so w ijt, / D a t n u w e v erslcn d e n u w e e w e lik e n tijt (S tro fisch e G e d ic h te n XX-
XIII, 53-56, Van Mierlo, 1942, pág. 214).
28 Aunque la imagen de los Serafines alados es un tema central de la literatura místi­
ca, este pasaje con su transposición al alma recuerda una de las visiones de Hadewijch en
la que el rostro de Dios está rodeado de tres pares de alas: «Allí se manifestó el rostro de
Dios... Ese rostro tenía seis alas cerradas por fuera, pero que volaban sin parar en su inte­
rior»; los tres pares simbolizan en Hadewijch las personas trinitarias y la experiencia será­
fica del alma, V isio c n e n XIII, 28-30 (Hofmann, 1998, págs. 138-139). También en el sépti­
mo modo de amor de Beatriz de Nazaret la voluntad del alma permanece «entre los
ardientes Serafines», S e v e n M a n ie r e n V i l , 46-47 (Cirlot/Garí, 1999, pág. 293).
■' Agua, tierra, fuego y aire, los cuatro elementos que constituyen el mundo en la cos­
mología medieval de origen aristotélico.
311 ...b e s te s ¡núes, las bestias que mudan su piel, es decir, los reptiles; (L) traduce sim­
plemente por b estiis terrae.
31 1 Cor 15, 28.
32 El fragmento recuerda claramente un pasaje de la obra de Matilde de Magdeburgo
en el que habla del alma en estos términos: «es Hija del padre, hermana del Hijo, amiga
del Espíritu Santo, y verdadera esposa de la Santa Trinidad», D a s Flicf.ícnde L ic h t d e r G o tt-
f i c i t l l , c . 2 2 (Neumann, 1990, 14-15, pág. 55).
33 El tema de la despedida de las Virtudes no es ajeno a la literatura mística del siglo
XIII, aparece especialmente en Matilde de Magdeburgo y Hadewijch de Amberes, e im­
pregna toda la doctrina espiritual de Hadewijch en tomo al «reposo del alma» en Amor;
«ésta [la de las virtudes] parece la vida más perfecta que se puede llevar en la tierra... y,
de hecho, yo misma la he vivido así. Y he servido y he trabajado herniosamente hasta
el día en que me fue prohibido», B r ie v e n XVII, 11-12 (Van Mierlo, 1947, pág. 140); y en
una de sus visiones describe la rama que corona la jerarquía más alta del árbol de la sa­
biduría en estos términos: «La tercera rama significa el estado de reposo donde, perte­
neciendo por completo a Amor, se pasa de las múltiples virtudes a la virtud única y to­
tal, que entrelaza a ambos amantes en uno y los lanza al abismo, donde buscan y
encuentran el estado de fruición eterna», V isio c n e n I, 170-176 (Hofmann, 1998, pág. 52).
El ejemplo más claro, sin embargo, nos lo proporciona D a s F lic fie n d c L ic h t d er G o tth e it,
obra que L. Gnádinger daba ya como probable fuente de Margarita en este tema (Gná-
dinger, 1987, pág. 224). En el libro primero, Dios invita al alma a la unión urgiéndola a
desnudarse: «para ello debéis deponer en vos temor y vergüenza y toda virtud exterior»,
i, c. 44 (Neumann, 1990, 84-85, pág. 31); en el libro segundo el alma debe amar a Dios
«más allá de su propia voluntad y más allá de todas sus facultades», II, c. 23 (Neumann,
1990, 5-6, pág. 56); y en el cuarto libro, la propia alma exclama: «Oh, Amor, entre to­

208
das las virtudes tenéis el poder mayor, quiero por ello dar gracias a Dios, tú me quitas
heridas del corazón. Ya no tengo virtud; con sus virtudes me sirve el Señor», iv, c. 19
(Neumann, 1990, 11-13, pág. 136). El tribunal de la Inquisición que procesó a Margari­
ta y juzgó su libro en 1309 condenó esta idea que figura en las actas como la primera de
las proposiciones heréticas de su libro Q u o d a n o m a a d n ic h ila ta d a t U c en tia m v i r t u t i b u s . .. ;
también el Concilio de Vienne de 1311 la condenó explícitamente como propia de la
herejía del «libre espíritu».
34 Rom ana Guarnieri ha señalado las estrechas semejanzas entre este poema del E s p e ­
j o con un poema del poeta picardo Conon de Bethune (Cf. «Prefazíone Storica» en Foz-
zer/Guarnieri/Vanini, 1995, pág. 24, nota 51).
35 El juego de hipérbole y negación, propio de la literatura mística del siglo X H Iy que
hunde sus raíces en las formas de expresión de la teología negativa, constituye la estruc­
tura fundamental del pensamiento de Margarita y es uno de los aspectos que acercan más
claramente el E s p e jo al pensamiento del Maestro Eckhart. Concretamente el sermón so­
bre la pobreza de espíritu se construye exactamente en torno a esta misma dialéctica que
Margarita plantea en los primeros capítulos de su obra para luego desarrollarla a lo largo
de todo el E s p e jo . También para Ekchart el hombre pobre, que es el hombre libre, es
aquel que no quiere, ni sabe, ni tiene nada y por ello mismo «en esta pobreza reencuen­
tra el hombre el ser eterno que él ya había sido y que ahora es y que será para siempre»,
D W n, Pr. 52, B e a ti P a u p e r e s S p i r i t u , (Vega, 1998, pág. 79). El paralelismo entre el E s p e jo
y la obra del Maestro Eckhart, en especial el sermón 52, ya fue señalado por E. Colledge
y J. C. Marler (1984, págs. 14-47); Kurt R uh a su vez profundiza en la comparación con­
cluyendo que Eckhart conoció el E s p e jo y extrajo de él conceptos importantes (1989, págs.
102 ss., en especial pág. 104). Sin embargo, el tema no era completamente nuevo en la li­
teratura mística del siglo XIII, ya Hadewijch se expresaba en términos semejantes en una
de sus cartas: «Cuando al Alma le queda sólo Dios y no conserva voluntad propia, sino
que vive completamente de acuerdo con la voluntad divina y se pierde a sí misma y quie­
re todo lo que él quiere como él mismo, y está sumergida en él y se ha convertido en na­
da, entonces, en ese momento, él está plenamente elevado sobre la tierra y atrae todas las
cosas, de manera que ella se convierte en todo lo que él es», B r ie v e n XIX, 46-61 (Van Mier-
lo, 1947, págs. 164-165).
* 1 P 4, 18.
37 ...m a is tr e s s e s , el término, tanto en femenino como en masculino, aparece con fre­
cuencia a lo largo del libro; he traducido según el contexto por maestra/maestro; seño-
ra/señor, dueña/dueño.
314 C o g n o y s s a n c e , A m o u r e t E o u e n g e , conocimiento, amor y loor, presentes a lo largo de
toda la obra, se corresponden, siguiendo la tradición agustiniana, con las tres personas tri­
nitarias: Hijo, Padre y Espíritu Santo respectivamente; el alma anonadada vive de esta
tríada, que se manifiesta en sus tres potencias: entendimiento, voluntad y memoria, en el
quinto estado de perfección.
y> La indiferencia del alma libre respecto a la alegría o la pena, el paraíso o el infier­
no, es un tema sobre el que vuelve en diversos momentos el E s p e jo , por ejemplo, en los
capítulos 13, 41, 49 y 131. Es asimismo un tema recurrente de la mística a partir del siglo
XIII, véase, por ejemplo, Hadewijch «no queremos ni deseamos nada diferente a lo que

209
él merece, sin importarnos si esto nos condena o nos bendice», B r ie v e n VI, 80-82 (Van
Mierlo, 1947, pág. 57).
4(1La libertad del alma cuando alcanza el estado de perfección para dar a naturaleza lo
que le plazca es otra de las tesis condenadas por el tribunal de la Inquisición. Aunque no
figura explícitamente en el proceso, el hecho nos consta a través de la C ró n ic a escrita por
el continuador de Guillaume de Nangis, un benedictino de Saint-Denis; algunos miem­
bros de su monasterio habían formado parte de la comisión de teólogos que juzgó el li­
bro. Entre las proposiciones condenadas, que el cronista indica, figura: Q i4 o d a n im a a n -
n ih ila ta in a m o r e c o n d ito ris s itie r e p r e h e n s io n e co n sc ie titia e v e l re m o r su p o te s t e t d e b e t n a tu r a e
q u id q u id a p p e tit e t d e sid e r a t ; es también una de las tesis condenada en el Concilio de Vien-
ne como perteneciente a la herejía del «libre espíritu» (Cf. Guarnieri, «Prefacione Stori-
ca», en Fozzer/Guarnieri/Vanini, 1995, pág. 15).
41 Es evidente que la comisión de teólogos juzgó las proposiciones presentadas por el
Inquisidor general Guillermo de París en ausencia de todo contexto. Margarita se esfuer­
za en explicar aquí, como también en muchas otras ocasiones, sus afirmaciones más osa­
das en un sentido perfectamente ortodoxo.
42 Esto es, filósofos y teólogos según la división escolástica.
44 F in e A m o u r , he traducido siempre como Amor Puro, que se corresponde también
con el sentido cortés de la palabra en la literatura amorosa trovadoresca de donde la to­
ma Margarita. Es a su vez la M i n n e de los textos de sus coetáneas de Flandes.
14 «Valle/Humildad», «llanura/Verdad», «montaña/Amor», esta topografía espiritual
recuerda los tres niveles del camino del alma a Dios en la literatura neoplatónica. En la
obra de Margarita juegan un papel importante como «lugares» del alma en su encuentro
con Dios. En el capítulo 118 hablará expresamente de siete «peldaños» por los que se as­
ciende del valle a la cima de la montaña. También Hadewijch se refiere a las almas libres
como aquellas «que lo han seguido a la montaña de la alta vida desde el profundo valle
de la humildad», B r ie v e n XV, 39-41 (Van Mierlo, 1947, pág. 126).
45 Ct 1, 8 y 6, 1. Las «hijas de Jerusalén» forman el coro del C a n ta r d e lo s ca n ta re s, el
texto esencial de referencia desde el siglo XII de la literatura espiritual y mística.
4f A partir de aquí se recogen y explican los nueve puntos que definen «la vida lla­
mada de paz de caridad en vida anonadada» establecidos ya en el capítulo 5.
47 Le 10, 38-42; R m 3, 28.
4XMendigar define para Margarita la dependencia del alma respecto a las cosas exter­
nas. El término aparece con frecuencia en su vocabulario haciendo referencia a las almas
en el cuarto estado que viven todavía en el apego al espíritu y en el deseo de amor; co­
mo tal mendicante se dibujará a sí misma en el capítulo 96, en un fragmento de rasgos
claramente autobiográficos, cuando intente explicar cómo era cuando quiso escribir su li­
bro, que además, dice en el capítulo 54, está escrito para los que aún no se han liberado
del apego al espíritu y por ello mendigan.
49 . . . l e p l u s , ...le m o in s , «...el más», «...el menos». Con estos dos conceptos, particular­
mente propios de Margarita y su E s p e jo , se define aquello que el alma es en tanto que
creada (le m o in s ) y aquello que el alma es y alcanza a través del no ser, es decir, la identi­
dad con lo divino increado (le p l u s ) , en palabras de Simone Weil «la descreación» ( L a P e -
s a n te u r e t la G rd c e , París 1947). En la obra del Maestro Eckhart, el v ü n k e l i n , el a p e x o «chis­

210
pa» del alma tiene un significado muy cercano al « p lu s» del E s p e jo . Luisa Muraro ha pues­
to de relieve el probable origen de la doble expresión en Teodorico de Vriberg, en su
tratado D e m a g is e t m in u s (Muraro, 1992, n. 80).
50 Se sobrentiende por la vía del conocimiento determinado por el gobierno de R a­
zón, es decir, «Entendimiento de Razón», que en el E s p e jo , como se ha visto, se contra­
pone al gobierno de Amor y al Entendimiento de Amor, que es en sí mismo una vía de
conocimiento (cf. nota 17, capítulo 2).
51 Es d ecir, aq u ellos q u e s o n lo q u e e n tie n d e n , tal c o m o ha planteado e n el «prólogo»
(cf. n o ta 11).
52 ...m e s d ir e , «hablar mal», literalmente «maldecir», el término alude a la indecibilidad
de lo divino.
53 Es decir, el alma está «con ella» en las obras de las virtudes y el apego a la vida del
espíritu, por contraposición a la no acción «sin ella» en la vida anonadada y libre.
52 . . . m o n m i e u l x , prácticamente sinónimo de p l u s ; lo mejor del alma es aquello que
no tiene y que no es en tanto que criatura, expresado a veces también (p. e., capítulo
101) como ce q u e m íe n e st. En Hadewijch, un concepto semejante y fundamental en sus
enseñanzas se recoge en la expresión d a n m i n e es «lo que es mío»; a modo de ejemplos:
B r ie v e n II, 163 (Van Mierlo, 1947, pág. 31); y VI, 21-32 (pág. 55); y la visión undécima
donde escribe: «y si no tengo de él lo que es mío, y que Dios retiene, sin embargo, lo
sigo teniendo y seguirá siendo mío», V i s io e n e n XI, 192-194 (Hofmann, 1998, págs. 126-
127).
55 Margarita rechaza aquí cualquier comprensión externa del paraíso afirmando que
éste no es sino un mero «comprender» y en consecuencia nuevamente un «ser» en la mis­
ma línea de pensamiento en la que ha afirmado en el «prólogo» que sólo se comprende
lo que se es (cf. nota 11).
56 La metáfora de «la paja y el grano» significa a lo largo de todo el libro los respecti­
vos alimentos de quienes viven bajo el gobierno de Razón y los que lo hacen bajo el de
Amor (capítulos 56, 75, 82, 121, 124).
57 Aquí inserta Margarita el título de su libro, diverso respecto al que encabeza el ma­
nuscrito de Chantilly. Sobre esta cuestión, cf. nota 1.
58 Margarita recoge aquí literalmente la famosa sentencia A m a e t j a c q u a m v is del co­
mentario a la primera carta de Juan de san Agustín, I n I J o h a n n i s 7, 8 (PL, 35, 2033).
39 Louise Gnádinger traduce m itg e n o s s in n e n , «compañeras», «prójimos» que da un sen­
tido más lógico al texto, suponiendo seguramente en (Ch) una corrupción de p r o e s m e s en
p e r s o n n e s (Gnádinger, 1987, pág. 39).
10 ...c e s s u r m o n ta n s c rea tu res (Ch), ta le s crea tu ra s (L). Término característico del E s p e jo
que la versión latina evita aquí y traduce en otros momentos por «trascendentes». Con
«encumbradas en la montaña» o en otros momentos simplemente «encumbradas», he que­
rido mantener literalmente la noción de un lugar situado en la cumbre o cima de la mon­
taña, que es la montaña del Amor, una noción que me parece, frente a la de trascenden­
cia, más acorde con la topología espiritual y con el plano de la experiencia mística en el
que se mueve la obra de Margarita.
61 Este capítulo, algo ajeno al contexto general del libro, tiene el carácter de una es­
pecie de profesión de fe. En éste y también en otros pasajes da la sensación de que Mar­

211
garita intenta ponerse en guardia contra posibles acusaciones de herejía. Más adelante, en
el capítulo 67, parece completar lo expuesto aquí.
62 S a c r a m e n t d e V a u t e l , es decir, la Eucaristía. Sin ser un tema especialmente importan­
te en la obra de Margarita, este capítulo se encuentra en relación con la devoción euca-
rística propia del siglo XIII y de las beguinas (como María de Ognies, Beatriz de Nazaret,
Hadewijch y, en especial, Juliana de Cornillon), y con la importancia que la doctrina de
la transubstancialidad adquirirá en este momento. Se ha dudado de su autenticidad pues
no aparece más que en (Ch) estando ausente de todas las otras versiones; a favor, sin em­
bargo, de esa autenticidad abogaría el hecho de que las Grandes Crónicas de Francia
cuando hablan de la condena, sentencia y ejecución de Margarita señalan como una de
las causas que la autora del E s p e jo , . . . d u S a c r a m e n te d e V a u te l a v o it d it p a r o le s c o n tra ires e t p e r -
j u d i c i a b l e s . .. (cf. L e s G r a n d e s C h r o n iq u e s d e F ra n c e, t. VIII, pág. 273, cit. en Paul Verdeyen,
1986, pág. 91). En todo caso, tanto en este capítulo como en el precedente, da la sensa­
ción de que están impregnados de la preocupación contraria, es decir, la de formular una
profesión de fe eucarística que tome distancias respecto a la herejía y en concreto al ca-
tarismo.
63 Margarita identifica a la «hija de Jerusalén» del Cantar de los cantares (uno de los
doce nombres que ha dado al alma anonadada en el capítulo 10) con la «hija de Sión», Is
16, 1; Jn 12, 15. A esta «hija de Sión», como la llamará más adelante el E s p e jo , había de­
dicado unos años antes Lamprecht von Regensburg un poema espiritual, T o c h te r S y o n ,
ampliamente difundido en toda Europa, en el que hacía referencia al «arte» de la mística
difundido sobre todo entre las mujeres.
64 . . . e t te ñ e d ro ictu re e s t d iv in e d ro ictu re . El térm in o ju s t i c e aparece e n el te x to ju n t o c o n
el de d roicture; h e trad ucido am b os p o r «justicia». H ay q u e ten er en cu en ta, sin em b argo,
q u e para M argarita J u s tic e es una d e las virtu des y c o m o p erso n ifica ció n d e la m ism a c o m ­
p arece en varias o ca sio n es en el lib ro, p ero la d iv in e d ro ic tu re , la «Justicia divina», es una
ju stic ia su p erio r a la virtu d y p er te n e c e d irectam en te a D io s.
65 El n u d o , q u e en otros m o m e n to s llamara «n u d o d e d iv in o A m or», sim b oliza e l p rin ­
c ip io d iv in o e n el q u e se fu n d e el A lm a y aparece de form a aú n m ás clara en el ca n to fi­
nal d el A lm a al A m o r P u ro, cap ítu lo 122, n o ta 280.
66 Hadewijch define en témiinos parecidos el verdadero Amor: «Y el verdadero Amor
no tiene materia (es h a d d e n ie m a te r ié ). Es sin materia (s o n d e r m a te rie ) en la rica libertad de
Dios, dando siempre con espléndida abundancia», B r i e v e n X l X . , 31-33 (Van Mierlo, 1947,
pág. 164). En los capítulos 25 y 83, a través de la metáfora del fuego que consume lo que
en él arde y no tiene así materia, Margarita vuelve más extensamente sobre el tema.
07 Laguna de (Ch) colmada por (L).
68 Con los términos S a in e te E g l is e la P e t i t e y S a in e te E g l is e la G r a n d Margarita se re­
fiere respectivamente a la Iglesia jerárquica e institucional y a la iglesia carismática de
las almas simples. La primera está gobernada por Razón, y la segunda, que existe ya aquí
en la tierra, lo está por Amor; sin embargo, como ya se ha dicho antes, estas últimas
son los fundamentos y columnas de toda la Iglesia (cf. capítulos 10, 15, 17). A partir de
esta diferencia, se construye todo el sistema de relaciones entre el alma libre y la igle­
sia institucional. Sobre el mismo tema vuelve más ampliamente en los capítulos 43, 66,
121, 134.

212
69 . . . s ’elles e s to ie n t, o u s ’e lle s s o n t (Ch), s i e ss e n t u b i illa e s u n t (L). Sigo la versión latina
que da pleno sentido a la frase.
70El capítulo 21 vuelve sobre el tema de la despedida de las Virtudes explicando tina ve/
más en sentido ortodoxo a través de un « e x e m p lu m » lo y a dicho en los capítulos 6 y X.
71 Por encima de las Virtudes, no contra ellas, esto es, bajo el dominio de Amor y por
encima del dominio de Razón y de «Santa Iglesia la Pequeña». El tema regresa en el ca­
pítulo 43 y en el 121 en el canto que entona la propia Iglesia en alabanza del alma afir­
mando que ésta se encuentra «por encima de la ley / no contra la ley».
72 De forma semejante, Hadewijch sostiene que las Virtudes no pueden vivir en
Amor, «pero en todas ellas vive el Amor y son nutridas desde Amor», B r ie v e n XX, 73-80
(Van Mierlo, 1947, pág. 172).
73 Del mismo modo, en «la sexta hora innombrable, el Amor desprecia a Razón y to­
do lo que hay en ella [...] cualquier pertenencia de la Razón es contraria a la salud de la
verdadera naturaleza de Amor», Hadewijch, B r ie v e n XX, 5 6-60 (Van Mierlo, 1947, pág.
172).
74 1 Jn 4, 16.
75 Margarita sigue aquí la noción de la d e ific a tio común a las místicas del siglo XIII y
cuya fuente es Guillermo de Saint-Thierry: . .. h o m o e x g r a t i a , q u o d D e u s e x n a tu r a (cf. E p i s -
tu la a d jr a tr e s d e M o n t e D e i 263, 13, SC 223, pág. 354), transponiendo la gracia en d ro ictu re
d ’a m o u r . Guillermo recoge aquí la tradición de la patrística griega y de Pseudo Dionisio,
presente en Occidente a través de Escoto Eriugena. Cf. 2 P 4.
76 Aunque la posición de Margarita acerca de la relación entre Amor y las virtudes es
más radical que la de Matilde, volvemos a encontrar en la obra de la beguina de Magde-
burgo un reflejo del presente capítulo. También para Matilde las virtudes están sometidas
a Amor, D a s F lie jle n d e L ic h t V, c. 4 (Neumann, 1990, 3-10, pág. 156).
77 Ez 17, 3. La misma imagen es utilizada por Eckhart en su tratado sobre el hombre
noble, DW , V, V o n d e m e d e ln m e n s c h e n (Vega, 1998, págs. 118 y 123).
78 El alma noble es al mismo tiempo excepcional y común (cf. también en el capítu­
lo 24).
” Aunque es posible traducir p o te n c e s por «pilares, puntales, apoyos», acepciones que
complementan la imagen metafórica de este fragmento, he preferido mantener la traduc­
ción más directa de «potencias» que regoge la idea de las facultades del alma.
80 Margarita, como otras y otros místicos, usa el término «Deidad» para referirse a Dios
sin modo.
81 Humana y divina respectivamente.
82 La metáfora de la borrachera espiritual se remonta al C a n ta r d e lo s c a n ta res , C t 2, 4;
5, 1 y está presente también en la literatura mística medieval del siglo XII en adelante. Un
referente importante para la mística del siglo xm lo constituye D a s S t . T r u d p e r te r H o h e lie d
(Ohly ed., 1998); véase en especial para este pasaje el comentario a C t 5, 1, S t . T r u d p e r te r
66, 4-20 (Ohly, 1998, págs. 153-154). El tema aparece también en Matilde de Magdebur-
go, D a s F lie fie n d e L ic h t III, c. 3 (Neumann, 1990, 12-25, págs. 80-81).
83A b i s m e , el concepto regresa una y otra vez en el E s p e jo para designar a Dios y al Al­
ma allí donde tiene lugar la unión y donde Dios nace en el Alma. Se trata del g r o n d o a f-
g r o n t de Hadewijch: V is io e n e n I, 170-176, y IX, 35 (Hofmann, 1998, págs. 52 y 109); B r ie -

213
v e n Vi, 182 (Van Mierlo, 1947, pág. 61); Hadewijch utilÍ2 a, sin embargo, en una ocasión
al menos, la expresión a b y s para nombrar «el abismo de la poderosa naturaleza de Amor»,
B r ie v e n XX, 138 (Van Mierlo, 1947, pág. 175); el a fg r o n t de Beatriz, S e v e n M a n ie r e n IV, 25,
donde el alma en el cuarto modo «tan profundamente se sumerge y es absorbida en el
abismo (a fg r o n t ) de Amor que ella misma ya no es sino Amor», y vil, 10-11, es atraída en
el sexto modo «por el amor eterno [...] en el profundo abismo de la Deidad», (Cirlot/Ga-
rí, 1999, págs. 289 y 293); se trata asimismo del a b g n m d de Eckhart. El concepto está es­
trechamente ligado al de f o n s , d e p h e it, g r u n d , cf. capítulo 53, nota 123.
84 Las tres potencias del alma que se corresponden con las tres personas trinitarias.
85 Cf. capítulo 22.
86 Se trata de la segunda y tercera muerte de las que debe morir el alma en su proce­
so espiritual: la muerte a la naturaleza y la muerte al espíritu; tras esta última se alcanza el
quinto estado, que se halla más allá de Razón y bajo el régimen de Amor.
87 La imagen del fuego que transforma en sí mismo lo que consume es de uso común
a toda la mística medieval y significa la transformación del alma que se consume en el fue­
go de la divinidad. En los capítulos 52 y 83, Margarita vuelve sobre la misma idea. Ber­
nardo de Claraval, D e d ilig e n d o D e o X, 28; Ricardo de San Víctor, D e q u a ttn o r g r a d i b u s v io -
le n tia e c a rita tis (PL 196, 1213); la misma imagen en Eckhart, D W I, Pr. 6, I u s t i v i v e n t in
a e te r n u m (Vega, 1998, pág. 56).
88 El tema de tradición dionisiana de la «nada de Dios» en correspondencia a la «nada
del alma» se encuentra tanto en Hadewijch como más tarde en el Maestro Eckhart; véa­
se, entre otros ejemplos: «nada veía y esa nada era Dios; puesto que cuando ve a Dios, lo
llama una nada», «preñado de la nada, como una mujer de un niño, y en esa nada había
nacido Dios», D W III, Pr. 71, S u r r e x i t a u te m S a u lu s (Vega, 1998, págs. 87-93).
89 Tesis condenada en el proceso contra el E s p e jo , figura como la decimoquinta y última
de las proposiciones recogidas en las actas: « Q u o d talis a n im a n o n cu ra t d e c o n so la tio n ib tis D e i .. .» .
(Cf. Guamieri, «Prefazione Storica», en Fozzer/Guamieri/Vanini, 1995, pág. 15.)
90 San Agustín, I n I J o h . IX (PL 35, 2052); Guillermo d e Saint-Thierry, M e d ita tio n e s XII
13, 4 (SC 324, pág. 196).
91 1 C or 15, 28.
92 Tal como ya ha afirmado de quienes se hallan en el paraíso (cf. capítulo 11). Sobre
el tema de la visión de Dios vuelve ampliamente en el capítulo 118.
93 C a r j e t i ’a y ch o se q u e j ’a y n e p l u s v a illa n t q u e ce q u i m e s o u ffis t, car se ce q u e j ’a im e n e m e
s o u jfis o it (Ch), Q u i a n i h i l a liu d p l u s b a b e o q u a m q u o d m i h i n o n s u ffic it a liq u id q u o d a m e m ; q u ia
s i m i h i s u ffic e r e t q u o d a m o (L). Sigo la versión latina que coincide con la inglesa y da pleno
sentido al texto.
94 San Bernardo, D e D ilig e n d o D e o X, 27 ( O p e r a III, pág. 124, 1-4).
95 . . . e n le u rs s e n s , literalmente «en sus sentidos», esto es, tales almas no pierden el sen­
tido ni están fuera de sí o enloquecen. Con este último significado traduce (L) n o n in s a -
n iu n t.
96 D is c r e tio n , «discernimiento», juega un papel importante en la literatura espiritual de
la Edad Media; ya en el siglo XII para Hildegard von Bingen es la virtud intermediaria en­
tre la vida activa y la contemplativa, L íb e r D iv in o r u m O p e r u m , Visión I de la segunda par­
te, capítulo XXVII (edición de M. Cristiani y M. Pereira, Milán 2003, págs. 273-274). En

214
la duodécima visión de Hadewijch, el discernimiento figura como la séptima de las 12
virtudes que ornan el vestido de la esposa y de ella se dice que deja actuar a Dios y «de­
jar actuar a Dios a su modo se ajusta perfectamente al vestido de su simple voluntad», V i-
s io e n e n , XII, 90-93 (Hoffmann, 1998, pig. 132),
97 ... l a conoigsance des a n g e s, des a m e s e t des s a in s (Ch), ...v is io a n g e lo ru m e t a n im a r u m sa n c-
to r u m (L). E. Colledge considera que debería enmendarse el texto francés (Colledge, 1990,
pág. 181).
98 Sobre el tema del sentido de culpa y los remordimientos de conciencia, véase tam­
bién capítulo 16.
99 El tema del cuerpo desierto se desarrolla y explica más ampliamente y en un senti­
do positivo en el capítulo 124 a través del ejemplo de la Magdalena.
La expresión, que designa el anonadamiento del Alma en el sexto estado (capítulo
118), aparece también en Hadewijch «déjate caer en el abismo de humildad», B r ie v e n VI,
82-83 (Van Mierlo, 1947, pág. 61).
"" Le 1, 52; 9, 46-48; y 13, 30; M t 19, 30; 18, 3-4; y 20, 16.
1,12He introducido el entrecomillado para distinguir entre las dos Santa Iglesia de Mar­
garita: la de las almas y la institucional. Esta articulación de las dos iglesias ha llevado a al­
gunos autores a hablar de «gnosticismo» y «esoterismo» en el E s p e jo , especialmente en es­
te sentido escribe McGinn (1993). Con todo, no debe olvidarse que Margarita afirma aquí
y en otros momentos que no existe conflicto entre ambas iglesias, y en el capítulo 17 ha
dicho de tales almas que son el verdadero sostén de toda la Iglesia. Sobre el mismo tema
véanse capítulos 17, 66, 121 y 134.
1113 El término «glosa» entendido en general como apertura de lo hermético, como
desvelación del sentido oculto de las palabras, aparece con frecuencia a lo largo de la
obra. Aquí la «glosa de nuestras Escrituras» hace referencia explícita a la exégesis de las
Sagradas Escrituras. En la lectura que Schweitzer (1981) hace del E s p e jo , el texto de Mar­
garita se construiría a través de la «glosa» entendida como invitación al lector a desglo­
sarlo.
"M. . . A m o u r s a n s m a n ie re , que es el amor sin modo, el s o n d e r w ise de Hadewijch II y
Ruusbroec, á n c w íse en Eckhart, tiene como referente el m o d u s s in e m o d u s de Bernardo
de Claraval.
"IS «Memoria, entendimiento y voluntad» de nuevo las tres potencias del alma. Mar­
garita recoge aquí la terna agustiniana para aplicarla a la relación entre Dios uno y trino
y el alma anonadada que participa de la experiencia trinitaria.
...te ll e p e r te , podría interpretarse que esa «pérdida» va referida al «menos» del alma.
Sobre el «más» y el «menos», véase capítulo 11.
107 «Todo lo que nos cabe pensar de Dios, o comprender, o figuramos de alguna ma­
nera, no es Dios», Hadewijch, B r ie v e n XII, 31-34 (Van Mierlo, 1947, pág. 102).
M t 4, 22-23; Le 11, 34. La simplicidad, que toma aquí como referencia un frag­
mento evangélico, es un rasgo característico del alma liberada.
109 Ap 20, 12-15.
1,0 2 Cor 12, 1-4.
'" L a imagen de Dios impresa en el Alma es el tema del sermón de Eckhart, DW II,
Pr. 50, E r n tis e n im a liq u a n d o te n e b ra e (Vega, 1998, págs. 71-73).

215
112 F r a n c estre est m a n m a in tie n (Ch), lib e r u m esse e st m a tis io m e a (L), en referencia al es­
tado o modo de ser del alma.
113Alusión a la reina Esther, esposa de Asuero, que cayó desvanecida en presencia del
rey, interpretando la escena en sentido alegórico como muerte mística, Est 5, 1.
114 ...m a r g u e r ite , del latín m a r g a r ita , «piedra preciosa», «perla», que simboliza el reino
de los cielos, Mt 13, 46. G. Fozzer recuerda en nota la presencia de este vocablo en la
tradición italiana, especialmente en Dante P a r a ís o vi, 127 (Fozzer/Guarnieri/Vanini,
1999, pág. 266, nota 146). Es también inevitable pensar en una posible alusión al nom­
bre de la autora, tanto más cuanto que el códice Laudiano latino 46 de la Bodleian Li-
brary de Oxford, en el que se conserva exclusivamente la primera página del E s p e jo ,
lleva por título I n c ip it líb e r q u i a p p e lla tu r s p e c u lu m a n im a r u m s im p lic iu m , a lia s v o c a tu r M a r ­
g a r ita .
1,3 ...s e m b la n c e d e l u y (C h ), s p ec ie m s e n s im ilitu d e m (L). S ob re el sign ificad o de la exp re­
sió n en el m u n d o m ed ieval, cf. R o b e r t Javelet, Im a g e e t r esse m b la n c e a u X II siecle: d e s a in t
A n s e l m e a A l a i n d e L il le , París 1967.
1,6 San Bernardo, D e D ilig e n d o D e o X (O p e r e III, pág. 143, 17-20).
117 . .. o u ltr e d iv in e A m o u r . ..o u ltr e a m o u r . . . o u l t r c p a i x . ..o u ltr e p a r m a n a b le p a i x (C h) ...u ltr a
d i v i n i a m o ris . .. u l t r a a m o ris ...u ltr a p a c is ...u ltr a p e r m a n e n tis p a c i s (L). La con caten ación de h i­
p érb oles, característica d el E s p e jo , alcanza aquí cotas de d ifícil traducción.
,IKTal como repetirá al describir el quinto estado en el capítulo 118.
u<) D e n u e v o la naturaleza d ivin a d e D io s y la hum ana d el A lm a claram ente d iferen ­

ciadas en la u n ió n .
120 M t 8, 22.
121 «extraviados», esto es, los q u e han m u erto a la naturaleza y v iv e n de la vida del es­
píritu afanándose en las obras de las virtudes. V éanse tam b ién cap ítulos 54 y 55.
122 El tem a de la d esn u d ez del alm a, sobre el que v u e lv e n en tre otros los cap ítulos 94
y 111, es fundam ental en toda la literatura m ística co n tem p o rá n ea y p osterior a M argari­
ta: M atilde d e M a gd eb u rgo, D a s F lie jh ’ttd e L ic h t I, c. 44 (N e u m a n n , 1990, 80-90, págs. 31-
32) y el p o em a d e rima m ixta atribuido a H a d ew ijch II, M e n g e ld ic h te n XVII (Van M ierlo,
1952, págs. 87-91).
123 A b y s m e e . . . o u f o n s s a n s f o n s . El fondo sin fondo donde nace Dios o tal como escri­
birá el Maestro Eckhart: «Aquí el fondo de Dios es mi fondo, y mi fondo es el fondo de
Dios», DW I, Pr. 5, I n h o c a p p a r u it caritas D e i (Vega, 1998, pág. 49). Cf. también en Ha­
dewijch, M e n g e ld ic h te n XVI, 190-195 (Van Mierlo, 1952, pág. 84). y
124 . ..s e u lc s u r m o n ta n e (C h ), sola s u p ra m o n te m (L). E l c o n c e p to francés, que aquí la ver­
sió n latina traduce p o r ún ica v e z d e form a literal, deja clara la relación entre este m o d o
de ser de las almas libres y la im agen de la m ontañ a del A m or.
125 Es decir, el «valle de Humildad», la «llanura de Verdad» y la «montaña del Amor».
Cf. capítulo 9, nota 44.
12f>Es decir, a las tres muertes, al pecado, a la naturaleza y al espíritu. Sobre ellas vuel­
ve en el capítulo 60.
127 La m u erte al p ecad o y la m u erte a la naturaleza.
12K«El que v iv e en la m ontaña», es d ecir, en la m ontañ a d el A m o r que se alcanza co n
la tercera m u erte, la m u erte a la vida d el espíritu.

216
Se trata del estado de los «perecidos» que han muerto al pecado y a la naturaleza y
viven la vida del espíritu creyendo que no hay otra vida mejor.
130 B o u g r e , literalmente «bribón», nombre que se aplicaba a los herejes. De hecho (L)
traduce in fid e lis .
131 Se trata del estado de los «extraviados» que viviendo de la vida del espíritu cono­
cen su estado y que hay otro mayor. A los extraviados que preguntan por el camino al
«país de la libertad» dedicará Margarita la segunda parte de su E s p e jo , capítulos 123-139.
132 En este capítulo, Margarita, después de haber establecido el orden de las tres muer­
tes y la diferencia entre los «perecidos» y los «extraviados», vuelve a la estructura de los
siete estados a la que se ha referido en el prólogo y sobre la que se extenderá en el capí­
tulo 61 y sobre todo en el 118.
133 La imagen del relámpago divino que toma como referente el modelo de san Pablo
(2 Cor 12, 2-4; At 9, 3) aparece ya en san Agustín, D e T r i n i t a t e v m , 2, 3; pero también en
Guillermo de Saint-Thierry, E p ís to la a d fratres d e M o n t e D e í 268 (SC 223, pág. 358). La re­
coge asimismo Hadewijch que habla del «claro relámpago», clare b lix e m e , que es la «Luz
de Amor», B r ie v e n XXX, 152-155 (Van Mierlo, 1947, pág. 258).
134 El cu m p lim ien to d el «cam ino d el A m or», la p erfecció n del alma en el se x to esta­
d o , es transitorio en esta vid a y , au n q u e el alma p u ed e alcanzar lo q u e M argarita llam a un
«atisbo d e gloria», n o p u e d e p erm an ecer ahí d e form a estable.
135 (L) traduce por m a g is te r este «madre» del texto francés, lo que lleva a M. H. de
Longchamp (1984, pág. 124) a traducir, también él, por m a ítr e , cambiando doblemente (de
género y concepto) el sentido de la frase. Por su parte, Louise Gnádinger (1987) traduce
V o r g e s e tz e , es decir, «superiora», interpretando el m e re en función de su frecuente aplica­
ción a la directora de las comunidades religiosas femeninas. En esta última línea de inter­
pretación se sitúan G. Fozzer, que traduce por «una madre», pág. 181 y n. 165, y Rom a­
na Guarnieri en su «Prefazione Storica», pág. 25, conjeturando la referencia a una «maestra
de beguinas» (Fozzer/Guarnieri/Vanini, 1995).
13<’ L o in g p r é s . Personificación de la relación amorosa entre el Alma y su Amante. E.
Colledge y C. Marler (1984, 39-40) han señalado que Margarita toma este término, co­
mo otros, de la literatura renano-flamenca de la m in n e cristianizada, y en concreto del V e ­
n e b i de Hadewijch. La idea aparece en los poemas estróficos de la beguina flamenca, S tr o -
j i s c h e G e d ic h te n V, 5, 29-31 (Van Mierlo, 1942, pág. 33), pero el más claro ejemplo de uso
de un concepto idéntico lo proporciona el decimoséptimo poema de rima mixta que se
suele atribuir a Hadewijch II: «Una nueva enseñanza / en la clara tiniebla, / de gran va­
lor / sin modo, / en lejos cerca», M e n g e ld ic h te n XVII, 36 (Van Mierlo, 1952, pág. 88). En
última instancia, sin embargo, el origen del término hay que buscarlo en el a m o r d e lo h n
trovadoresco. Véanse prólogo y nota 12.
137 S e ce n ’e s to it il m e s m e s , es decir, una vez más lo que el libro explica no lo puede en­
tender quien no lo haya sido, o lo haya experimentado por sí mismo; cf. capítulo 1, «pró­
logo», nota 11. La idea se repite más adelante en el capítulo 100.
138 . . . n e d e m o u r e e n n u lle creture lo n g u e m e n t, s in o n s e u le m e n t l ’espace d e s o n m o u v e m e n t (Ch)
n ec m o ra ri p o te s t in a líq u a creatura, e x c e p to solo p e r s p a tiu m u n iu s m o m e n t i (L), la v ersió n in ­
glesa traduce tam b ién c o m o la francesa o o n li th e space o f h is m e u y n g e . A u n q u e la im agen es
la d el «instante» o «m o m en to» d el relám pago, es o b v io que M argarita intenta subrayar la

217
idea del movimiento instantáneo del relámpago sobre la que vuelve más adelante en el
capítulo 61, donde explica por qué le ha llamado «movimiento» en un fragmento que (L)
no incluye.
139 Es decir, su no obrar consiste en no estar implicadas ellas mismas en sus obras en
una unión entre acción y contemplación típica de la experiencia espiritual y de vida de
las beguinas. Sobre ese obrar del alma sin ella, también capítulos 7, 27 y 59.
140 S o b re e l se n tid o d e ese m en d ig a r , ca p ítu lo 11, n o ta 49.
141 Sobre las tres muertes del camino espiritual ha hablado Margarita en los capítulos
53 y 54. En el presente capítulo retoma el tema y, tras hablar de nuevo de la escalera de
los siete estados en el 61, se extiende sobre cada una de las muertes en 62-64.
142 La caracterología a la que aquí se alude es la clásica desde Galeno. Esta considera
la existencia de cuatro «humores» dominantes en el hombre y que definen su tempera­
mento: colérico, linfático, melancólico y sanguíneo, que se oponen dos a dos a los cua­
tro elementos.
143 Sobre la escalera, véanse también el prólogo y los capítulos 58 y 118.
144 Hugo de San Víctor, D e a n h e le a n i m a e (PL 176, 951-970).
145 Tam bién Hadewijch, tras hablar de cuatro caminos que llevan a Dios, menciona
un quinto «por el que va la gente com ún con su fe simple, los que se dirigen hacia Dios
con sus servicios externos», B r ie v e n XXII, 2 1 8 -2 2 0 (Van Mierlo, 1947, pág. 196).
146 En términos muy semejantes define Eckhart a quienes obran bien para recibir re­
compensa, llamándoles mercaderes y gentes del negocio, D W I, Pr. 1, I n t r a v i t I e s u s i n te m -
p l u m (Vega, 1998, pág. 36).
147 Posible referencia a Le 11, 8 y 22, 28.
148 G u ille r m o d e S a in t-T h ierry , M e d i t a t i o n e s XII, 13, 4 (S C 324, 196).
149 N uevam ente la imagen de la montaña del Am or que aparecía en la topología es­
piritual del capítulo 9.
150 Es decir, en el país de la libertad, allí donde se hallan las Almas libres a las que tam­
bién ha llamado: «damas nada conocidas», capítulo 119.
151 San Buenaventura, S o l i l o q u i u m II, 12, O p e r a o m n i a , VIII, 1898, pág. 49.
152 Resuena en esta frase el eco de las profecías de Joachim de Fiore sobre la venida del
reino del Espíritu que tan profundamente calaron en la espiritualidad de la Baja Edad M e­
dia. Margarita sostiene aquí la temporalidad de Santa Iglesia la Pequeña que, al igual que
Razón y el entero régimen de la mediación que ellas representan, habrá de morir algún día.
153 ...e s c o le d iv in e , allí donde se aprende la «lección divina» que escribe Amor en el per­
gamino del Alma. También Hadewijch habla de la h o g h e r m i n n e n s c o le n en sus poemas es­
tróficos donde aparece esta misma expresión: «...le enseña todo / lo que debe aprender­
se / en la escuela del noble Am or / / En la alta escuela de Amor la furia de amor se
aprende», S tr o fis c h e G e d ic h t e n XXVIII 5/6, 50-52 (Van Mierlo, 1942, pág. 181). A su vez el
poema XXII, 43 de los M e n g e ld ic h te n (Van Mierlo, 1952, pág. 122), atribuido a Hadewijch
II, recoge la misma idea, «la escuela de amor / en el interior del alma / instruye mejor
que no lo haría doctrina extraña / y le otorga ciencia siempre nueva en la claridad des­
nuda». El tema aparece también en Matilde de Magdeburgo, D a s F lie fie n d e L i c h t II, c. 26,
(Neumann, 1990, II, 25, pág. 79).
154 El propio E s p e jo queda encerrado en la paradoja de ser obra de Amor y de «cien-

218
cía humana», pequeño, por tanto, por grande que pudiera parecer tal como se afirmará
en el capítulo 119. La misma idea la recogen los capítulos 96 y 97 al referirse al proceso
de escritura.
155 Escribe Hadewijch de las obras de Dios Padre: «Estas son profundas y oscuras, y
son incomprensibles y secretas para todos los que, como digo, no llegan a la altura de la
unidad de la Deidad y que, sin embargo, están sirviendo incluso adecuadamente a la cua­
lidad singular d e las tres Personas», B r ie v e n XVII, 2 9 -3 4 (Van Mierlo, 1947, pág. 141).
156 También Eckhart llama «asnos» a los que viven de razón y doctrina con el convenci­
miento de la eficacia de las obras, D W II, Pr. 52, B e a ti P a u p e res S p ir itu (Vega, 1998, pág. 76).
157 Para Luisa Muraro (1990, reeditado 1995, en especial págs. 38-39), se debería inter­
pretar que el alma no está, aquí en la tierra, libre de «estas cosas», es decir, de la preocu­
pación por la práctica de las virtudes; el sentido de este capítulo residiría justamente en la
aceptación temporal por parte del alma anonadada del régimen de la mediación, su so­
metimiento a la ley de Razón paralelo a su obediencia a la ley de Amor, por ello el Al­
ma tendría «dos leyes» como dirá Razón unas líneas más abajo.
158 Gn 35, 16-19. Ricardo de San Víctor, B c n i a m i n m in a r XIV, 73-74 (PL 196, 52). En
la tradición espiritual, Raquel es asociada al conocimiento discursivo, y Benjamín, al con­
templativo.
159 N o v ic e s , «novicios», «principiantes», «no experimentados», he preferido tomar la
acepción más general.
lw>Jn 4, 20-24.
"" 1 Cor 15, 10.
162 En (Ch) a p p a r e íl, esto es, el «compás divino», representación emblemática del acto
de la creación.
En (Ch) d e u x , sigo (L) d u lc ía .
u'4 La versión latina difiere aquí de (Ch) O D e u s , d ic it h a e c A n i m a , q u a m lo n g e e s t p a tr ia
e o r u m q u i p e r e u n t e t tr istes s u n t , a p a tr ia lib e rta tis (L).
165 Es decir, la vida de las almas anonadadas, libres en la montaña del Amor, en el
quinto y sexto estado de los que se ha hablado en los capítulos 58 y 61.
166 Nuevamente una alusión a Esther 5, ver capítulo 51, nota 113.
167 . . . l e m a is tre (Ch), aquí con una clara referencia a Cristo.
168 n u l e n tr e d e u x (Ch), literalmente «entredós», n u l l u m in te r m e d iu m (L).
165 Le 10, 40-42. La alusión a los roles de Marta, vida activa, y María, vida contem­
plativa, se amplía a lo largo de los capítulos siguientes, especialmente en relación con Ma­
ría que, siguiendo la tradición medieval y sobre la base de Jn 11, 2 y 12, 3 se identifica
con la Magdalena.
170 M t 17, 1-9; la transfiguración de Jesucristo ante algunos elegidos de entre sus dis­
cípulos, que deberán mantenerla en secreto, simboliza la iluminación de las almas libres,
que son las «elegidas» y que así mismo deberán guardar silencio.
171 Le 7, 37-50.
,72 Le 8, 2.
173 M t 26, 69-70.
174 M t 26, 56; Me 14, 50.
175 Aquí «las Virtudes» son los ángeles de la segunda jerarquía compuesta por Potesta­

219
des, Dominaciones y Virtudes. Sobre los órdenes y jerarquías celestes, capítulos 5 y 98.
17f’ La tercera jerarquía, es decir, la compuesta por Principados, Arcángeles y Angeles,
de estos últimos deriva el nombre genérico de los seres celestes.
177 T r o n o s , Q u e r u b in e s y S erafin es, es d ecir, lo s tres co r o s d e la más alta jerarquía.
178 Cuerpo y alma, que en una antropología cristiana medieval se integran en la trilo­
gía: cuerpo, alma y espíritu; cf. 1 Ts 5, 23; 1 Cor 2, 12-15, etc.
179 San Juan de la Cruz utilizará una imagen muy semejante al hablar del alma pro­
gresivamente iluminada en la S u b i d a a l M o n t e C a r m e lo y en L a N o c h e O sc u r a . En general
la obra de este místico castellano recoge muchos de los temas y formas expresivas pre­
sentes en el E s p e jo y transmitidos probablemente por la mística renano-flamenca; véase al
respecto Jean Orcibal, S a n J u a n d e la C r u z y í° s m ís tic o s r e n a n o - J la m e n c o s , Madrid 1987, en
especial pág. 224, donde señala como original de Margarita Porete esta alegoría de las par­
tículas de polvo en el rayo de sol.
180 S o le il d e J u s ti c e , alusión a Cristo, MI 3, 20.
181 C t 4, 7.
182 ...s e m b la n c e (Ch), esto es, «apariencia», «imagen»; cf. R obert Javelet, I m a g e e t res-
s e m b la n c e , o p .c it., vid. nota 115.
183 Ga 2, 20.
184 San Juan Bautista, de él se hablará más extensamente en el capítulo 125.
185 En (Ch) s a u illa n t, «saciante», sigo (L), que traduce so l.
186 En la polifonía que se desarrolla a partir d e l siglo XII en la música europea, el can­
to y el discanto son respectivamente la voz conductora o c a n tu s jir m u s , y las ornamenta­
ciones del contrapunto que establecen un diálogo con la primera melodía.
187 Ez 17, 3. Alusión al capítulo 22.
188 La fusión del alma en Dios es un tema tradicional de la literatura mística que, co­
mo va a decir inmediatamente «Embeleso», hace partícipe al alma de la trilogía divina:
amor, entendimiento y loor.
189 C t 4, 15.
190...c o n fe r m e e (Ch), c o n jir m a ta (L), esta expresión, que aparece aquí por única vez en
el E s p e jo , recuerda la b e w e r u n g del tratado pseudoeckhartiano S c h w e s te r K a tr e i (Franz Pfeif-
fer, D a z is t s w e s te r K a tr e i, D e u ts c h e r M y s t i k e r d e s 14. J a h r h u n d e r t II, Leipzig 1857, traducción
castellana de Alicia Padrós W olf (Garí/Padrós, 1995, pág. 235).
191 La hora undécima de las doce horas de Amor, un pequeño tratado recogido en la
carta XX de Hadewijch, reza: «Amor hace la mente del hombre tan simple que no pue­
de preocuparse ni de los santos, ni de los hombres, ni del cielo, ni de la tierra, ni de los
ángeles, ni de sí mismo, ni de Dios, sino sólo de Amor que la posee, siempre presente,
siempre nuevo», B r ie v e n XX, 117-122 (Van Mierlo, 1947, pág. 174). Con una formulación
muy próxima a la beguina de Amberes escribe Beatriz en el sexto modo de amor: «Amor
la ha hecho tan audaz que no teme ni a hombre ni a demonio, ni a ángel ni a santo, ni a
Dios mismo», S e v e n M a n ie r e n VI, 52-55 (Cirlot/Garí, 1999, pág. 292).
192 «Sin un porqué», saris m i l p o u r q u o i. La expresión, común a la mística de los siglos
XIII y siguientes, aparece por primera vez en neerlandés (s o n d e r etiic h w a e r o m m e ) en Bea­
triz de Nazaret, S e v e n M a n ie r e n II, 4-5 y V, 2 9-30 (Cirlot/Garí, 1999, págs. 287 y 290) y en
un poema atribuido a Hadewijch II, M e n g e ld ic h te n XVIII, 161 (Van Mierlo, 1952, pág. 100).

220
El segundo modo de amor de Beatriz de Nazaret es justamente el del «amor sin porqué»
(Cirlot/Garí, 1999, pág. 287). Esta expresión, con la que se quiere significar el desinterés
total del amor del alma, será frecuente en la literatura espiritual a partir de ellas, siendo
los dos ejemplos más significativos, además de Margarita, Eckhart, D W I, Pr. 5b, I n hoc
a p p a r u it ca rita s d e i in n o b is , «Desde ese fondo interior tienes que hacer todas tus obras sin
porqué» (Vega, 1998, pág. 49), y Silesius «La rosa es sin porqué. Florece porque florece»,
E l p e re g r in o q u e rú b ic o I, 289 (Duch, 2005, pág. 95).
1,3 «Esposo de su juventud...». En (Ch) figura e p o u s e en una referencia clara a MI 2,
15. Pero el contexto y la misma frase repetida en masculino más adelante permiten supo­
ner que la versión (L) en la que aparece s p o n s i es la correcta.
m ...e s tr e d essevree d e s o n e stre, una idea m u y cercana al «Ser separado», el a b g e sc h e d en -
h e it d e E ckhart, q u e co n stitu y e u n o de lo s c o n c e p to s fun d am en tales d el M aestro. Sobre
el sig n ifica d o y co m p lejid a d d el c o n c e p to , véase el co m en ta r io al tratado V o n a b g esch ei-
d e n h e it (DW v) de A m a d o r V ega (1998, págs. 210-211).
195 «C ostados», c o s te z . L os cuatro costad os so n claram ente una referen cia g en ealógica
y h eráldica a los cuatro «cuarteles» e n lo s q u e se d iv id e el escu d o , tal c o m o anota M . H.
d e L o n g ch a m p (1984, n . 82-1, pág. 261), p or ello h e trad ucido c o s te z p o r «cuartel» en el
in terior d el cap ítulo.
196 En (CH) A i s e [ A i s n e ] o u S e n e , en la traducción inglesa O is e o r M u e s e , en cambio
(L) elimina ambos ejemplos. En todo caso, es obvio que se trata de ríos de la región en­
tre Hainaut y la cuenca de París, bien conocida por Margarita.
,97 MI 2, 15.
198 Margarita ha utilizado ya la imagen mística del fuego que transforma en los capí­
tulos 25 y 52; véanse notas 89 y 117 respectivamente.
199 ...m a is tr e s s e aquí podría traducirse también por «maestra».
2I” Esto es, cada uno de los cuatro costados o cuarteles (en el sentido heráldico) del al­
ma noble, véase nota 194.
201 Al leer este fragmento, es difícil sustraerse a la reflexión de que ésta fue exacta­
mente la actitud de Margarita Porete cuando, durante su proceso, se negó a prestar jura­
mento a la Inquisición y a pronunciar una sola palabra ante el tribunal, aunque ello hu­
biera de costarle la vida.
202 Marta y María, las hermanas de Betania, paradigma de la vida activa y contempla­
tiva respectivamente; c f . capítulo 76, nota 169.
2,0 C t 2, 16; 6, 3.
204 U n a p o sib le referen cia en Sal 16, 5-6.
21,5 ...e lle e s t s o e u r g e r m a in e (Ch), ta li so ro r e s tg e r m a n a (L), esto es, «hermana carnal». H u­
mildad, madre de las Virtudes y tesorera de ciencia, aparece en el poema introductorio
como una ayuda indispensable para la comprensión del libro; véase nota 3.
206 En (Ch) ta n te , «tía», sigo (L) a v ia .
207 En (Ch) a y e u le , «abuela», sigo (L) p r o a v ia .
208 En (C h ) ta n te e t m e re , sig o (L) a v ia e t m a te r .
2m Ya en los capítulos 3 y 6 Margarita ha dejado claro que la práctica de las virtudes
precede a la «vida divina» y es necesaria para poder alcanzarla, como necesario es también
su abandono; véase nota 18. En la segunda parte del E s p e jo , dedicada a los extraviados que

221
(Alt VlV*n de la vida del espíritu (capítulos 123-139), se volverá a insistir sobre el tema, es­
p e c i a l m e n t e e n e l capítulo 125, en la meditación sobre María Magdalena. En esa fronte­

r a e n t r e la ardorosa práctica de las virtudes y la caída en amor sitúa también Beatriz su

primer modo de amor, S e v e n M a n ie r e n I (Cirlot/Garí, 1999, págs. 286-287).


2,0 «Capacidad curativa». En (Ch) p h is iq u e , en (L) m e d ic in a rn .
211 El paso del cuarto al quinto estado va acompañado de las dos caídas: la caída de las
virtudes en amor y la caída de amor en nada. La muerte al espíritu se articula entre am­
bas, tal como expone ampliamente Margarita en los capítulos 118 y sobre todo 130-133.
El tema lo encontramos también, aun si de forma mucho menos sistemática, en las visio­
nes de Hadewijch: en la visión primera se describe la caída de las virtudes en Amor, sim­
bolizada en la rama que corona la jerarquía más alta del árbol de la sabiduría, en estos tér­
minos: «La tercera rama significa el estado de reposo donde, perteneciendo por completo
a Amor, se pasa de las múltiples virtudes a la virtud única y total, que entrelaza a ambos
amantes en uno y los lanza en el abismo donde buscan y encuentran el estado de fruición
eterna», V i s io e n e n I, 6 3-67 (Hofmann, 1998, pág. 52), y en la visión XIII, Amor al tocar al
alma: «deja ir todo cuanto pertenece a Razón y hace caer a un amado en el otro», V is io e ­
n e n XIII, 180 (Hofmann, 1998, pág. 148). Asimismo, la caída de Amor en nada es temati-
zada en la propia visión XIII: la corona de Amor está ornada «por las obras de los humil­
des, que al verdadero Amor alaban y creen que ni sirven ni aman a Amor... pues saben
que no son nada y sólo saben que el solo Amor es todo» y lo alaban «con nuevos cantos
que nadie comprenderá jamás, sino sólo aquellos que han perdido por completo el Amor
en humildad», y unas líneas más abajo se afirma que: «la negación de Amor con la hu­
mildad es la más alta voz del Amor», XIII, 228-230, V i s io e n e n XIII, 74-80 y 228-230 (Hof­
mann, 1998, págs. 142-143 y 150-151).
2,2 Ex 14, 1-31. El paso del Mar Rojo indica el proceso de purificación del Alma en
el ejercicio de las virtudes, entendiendo el Exodo como símbolo del camino del alma ha­
cia Dios.
213 . . . e n ce p o i n t , «justo ahí», es decir, en el sexto estado, pues la claridad de Dios que
se refleja en la nada del alma es el relámpago del Lejoscerca que la ilumina en un instan­
te otorgándole un «atisbo de gloria». En el capítulo 118 Margarita definirá ese momento,
que es también un estado, como aquel en el que el alma «pura y clarificada no ve ni a
Dios ni a ella, sino que Dios se ve a sí mismo en ella, por ella y sin ella».
21,1 Véase capítulo 81, nota 191.
215 E t icy p o i n t (Ch), E t h ic e st p u n c t u s (L). Tal como anota Gnádinger, se trata del «lu­
gar» propio de Dios, el «dónde» de su ser sin dónde ni lugar (1987, nota 189, pág. 268).
2,6J e r e lin q u is v o u s (Ch), R e l i n q u o v o s (L), es decir, «os abandono». Abandonar a Dios
por Dios es el nodulo del pensamiento mistagógico de Margarita y el punto central de su
experiencia mística, tal como lo expondrá en el capítulo 133. La misma idea se repite en
Eckhart, DW, II, Pr. 52, B e a ti p a u p e r e s s p ir itu (Vega, 1998, págs. 79-80), y Silesius, El p e r e ­
g r in o q u e rú b ic o II, 92 (Duch, 2005 pág. 107).
2.7Jn 20, 11-13.
2.8 La vida de María Magdalena después de la muerte de Jesucristo la recoge la L e y e n d a
D o r a d a de Santiago de Vorágine (capítulo XLVI), y en ella se funden las figuras de María
de Betania y la pecadora arrepentida que ungió los pies de Cristo. La leyenda en general,

222
y e n esp ecial el p r o ceso d e lib era ció n d e M aría M agd alen a y sus d o s grandes etapas de
a m o r a la h u m a n id a d y a la d iv in id a d d e C risto, es u n te m a c o m ú n en la literatura esp i­
ritual d e la ép o ca .
2,9 . . . q u a n t e m p r in t a m o u r (C h ), q u a n d o ip s a h a b e re c o e p it a m o r e m (L), es d ecir, cu an d o
aú n v iv ía la vid a d el espíritu.
220 C a r elle e sto it m a m e (extraviada) e t n o n m y e M a r ía (sic), ju e g o d e palabras intraducibie.
221 La deuda de Amor se expresa sobre todo como deuda a Jesucristo. El capítulo 113
explicará que la deuda con Jesucristo se cumple en la im ita tio cuando se interioriza me­
diante pensamientos y obras devotas «toda la vida que Jesucristo llevó y nos predicó». La
«deuda», s c o u t, es un tema importante en las obras de Beatriz, p. e., S e v e n M a n ie r e n VI, 72
(Cirlot/Garí, 1999, pág. 292), y sobre todo en Hadewijch, B r ie v e n IV, 55 (Van Mierlo,
1947, pág. 39); y XXX, 12, 46, 66, 186 (págs. 252, 253, 254, 259); S tr o jis c h e G e d ic h te n V, 4,
26 (Van Mierlo, 1942, pág. 33) y VIII, 3, 15 (pág. 49).
222Jn 14, 12, paso evangélico sobre el que vuelve Margarita en el capítulo 113.
222 Se trata del camino místico de regreso al paraíso, y por tanto del estado de ino­
cencia anterior a la caída.
224 O b l i z , «olvidados», el último de los doce nombres que Amor ha dado a las almas
anonadadas en el capítulo 10.
225 En este fragmento del capítulo 96 y en parte del 97 se reconocen con claridad las
referencias autobiográficas de la autora.
226 M argarita d e fin e su p rop ia d e p e n d e n c ia d e las criaturas, su a p eg o a lo ex tern o y la
n ecesid a d d e buscar fuera d e sí m ism a para hallarse a sí m ism a c o m o u n a m en d ic id a d . S o ­
bre el se n tid o d el té r m in o «m endigar» e n el E s p e jo , véase cap ítu lo 51, n o ta 49.
227 Le 23, 43.
228 . . j e m e c to ie e n p r is e ch o se q u e l ’e n n e p o v o i t f a i t e , n e p e n s e r n e d ir e [...] q u a n t j e m is e n
p r is , ch o se q u e o n n e p o v o i t d ir e (C h ), sin em b a rg o , la v ersió n latina traduce sorp ren d en te­
m e n te e n p o sitiv o q u o d p o n e b a t in p r e t i u m s e u a e s tim a b a m a l iq u id q u o d f i e r i , co g ita re a u t d ic i
[...] q u a n d o a e s ti m a v i s e u a p p r e tia ta s u m a liq u i q u o d d ic i p o s s it (L).
p o te s t
229 ...c o r o n d e l ’e stre (Ch), m e u m u l t i m u m te r m i n u m illiu s esse (L), término del camino de
perfección y cima que corona la montaña. Margarita vuelve a utilizar la expresión ce­
rrando el libro en el capítulo 139: «Gente así tiene una gran necesidad de estar en guar­
dia si no han alcanzado la cúspide, o la perfección de la libertad».
230 Estos versos explican la aparente contradicción que subyace a todo el E s p e jo por el
hecho de haber sido escrito cuando en él se afirma repetidas veces que sobre lo que se es­
tá hablando no es posible hablar sin mentir, mal-decir y mendigar. Reconociéndolo así,
el acto de escribirlo, sin embargo, le da a Margarita, aun sí de forma imperfecta, la posi­
bilidad de emprender su camino y acudir en su propio socorro. La absoluta y total nece­
sidad de escribir para ayudarse sitúa la relación experiencía-vivencia-escritura en la base
misma del E s p e jo aun cuando no se trate de un texto directamente autobiográfico. Mar­
garita de Oingt, contemporánea de Margarita Porete, muerta tan sólo unos meses antes
de la condena de la autora del E s p e jo , le explica en una carta a su confesor las razones de
la escritura de una de sus obras y refiriéndose a sí misma en tercera persona dice: «Creo
firmemente que si no lo hubiera puesto por escrito se habría muerto o se habría vuelto
loca», L e s O u v r e s d e M a r g u e r ite d ’O i n g t 138 (Cirlot/Garí, 1999, pág. 171).

223
La metáfora de la clausura referida a la interioridad del Alma también aparece en
el capítulo 134. La misma imagen en el poema de rima mixta, atribuido a Hadewijch II,
M e n g e ld ic h te n XVIII, 31-32 (Van Mierlo, 1952, pág. 95).
2,2 Ap 3,7-8.
2” Los ángeles forman el primer orden de la tercera jerarquía constituida por Princi­
pados, Arcángeles y Angeles; véase capítulo 77.
2,4 Sobre los humores en la caracterología medieval, véase capítulo 60, nota 142.
245 M t 18, 3-4.
2“ Es decir, eso mismo que cree, en concordancia con la afirmación del prólogo se­
gún la cual sólo se entiende lo que se es. Cf. capítulo 1, «prólogo» y 58, notas 11 y 138.
2,7 Los dos grados de vida anonadada que distingue Margarita son «la vida ciega» por
un exceso de luz divina y la «vida de claridad» o vida iluminada a la que se abre el Alma
a través del «relámpago» divino y del «atisbo de gloria» del sexto estado. También Matil­
de de Magdeburgo alude a esos dos modos de vida iluminada: «en la más bella luz se cie­
ga y en la más grande ceguera ve la suma claridad», D a s F l i e j k n d c L ic h t I, c. 22 (Neumann,
1990, 9-10, pág. 16).
2WEl libro de la vida que es también el libro de Amor escrito en el pergamino del al­
ma; Margarita lo distingue tanto de la escritura «humana» del E s p e jo , en tanto que trans­
posición a la escritura de su experiencia divina, como de las Escrituras propiamente di­
chas.
257 Gn 2, 7.
24,1 Pr 24, 16.
241 Pr 24, 16.
242 Con una argumentación muy semejante a la desarrollada por Margarita en éste y
los dos capítulos precedentes (103-104) plantea Eckhart la cuestión de la inclinación al pe­
cado y de la libre voluntad: D i c R e d e d e r U n tc r s c h c id u n g e (DW v, cap. 9, 137-376).
244 L e X e m e e sta !, es decir, el décimo orden celeste que se añadiría a los nueve coros
angélicos; L. Gnádinger sostiene que sería el formado por las almas que han alcanzado la
eterna bienaventuranza. Estas vendrían a sustituir el décimo orden angélico formado por
Lucifer y los ángeles caídos (1987, pág. 270, n. 216). También Matilde de Magdeburgo se
refiere a las almas como el «más bajo de los coros de los ángeles», D a s F l i e j k n d e L ic h t ii , c.
22 (Neumann, 1990, 3-4, pág. 55).
244 Para Margarita, la meditación y la contemplación son propias del cuarto estado y
guían al alma en el camino hacia el quinto; sin embargo, para alcanzarlo hay que dejarlas
de lado y superarlas, pues impiden la unión.
242 Margarita parece referirse en este estado a un cierre extático al mundo exterior, por
eso se perdería el «uso» de los sentidos.
24'’ En (L) este personaje no aparece y el párrafo entero se atribuye directamente al Al­
ma que estaba hablando en el anterior.
247 El tema del retorno al origen, cuando el alma no-era en Dios, a través del despo­
jarse de la voluntad, que subyace a todo el E s p e jo y que lleva a la recuperación del ser ori­
ginario planteando la prexistencia del alma en Dios, se explícita aquí claramente. La ima­
gen de la desnudez, sobre la que el libro vuelve con insistencia, hace referencia a la desnudez
original a la que es posible regresar a través de un continuo despojarse de sí mismo.

224
248 . .. a m o i i r a m ia b le (Ch) a m o r a m ic a b ilis (L), es decir amor de amigo, literalmente «ami­
gable».
248Jn 14, 12. Citado también en el capítulo 94.
250 U na vez más se insiste en la idea de que la imitación de Cristo y el camino de las
virtudes son una necesidad previa para alcanzar el modelo de perfección en el que se su­
prime toda mediación, tal como ha expuesto antes en el capítulo 94.
251 Laguna colmada por (L).
252 «Ciegos» y «clarificados»: los dos niveles de la vida del alma anonadada. Cf. capí­
tulo 100, nota 237.
253 El tema del nacimiento de Dios trino en el Alma adquiere especial relevancia en
la experiencia espiritual femenina del siglo xill; la tríada agustiniana, memoria, entendi­
miento y voluntad, es transferida a la experiencia trinitaria del Alma. La misma idea en
Hadewijch, B r ie v e n XXX, 107-144 (Van Mierlo, 1947, págs. 255-257).
254 1 C or 13, 12-13.
255 R m 8, 16-21.
256 R m 5, 2; 2 C or 3, 18.
257 Laguna de (Ch) colmada por (L).
258 Com o anota H uot de Longchamp (1984, pág. 268), la llaga de amor es un tema
universal de la literatura cortés y mística. Sin embargo, el tema se articula aquí con el no
menos difundido en la literatura espiritual y mística de la llaga del costado de Cristo fuen­
te de gracia y puerta de conocimiento.
259 A lo largo de este capítulo, el E s p e jo recoge y sintetiza los principales rasgos que
definen los distintos niveles de la escalera de perfección. Margarita habla de siete e t a z que
también se llaman estres; con esta doble terminología, a la que luego añade una tercera,
d eg ré, se explícita el significado general de la palabra estre. E s tr e es a la vez el «modo de
ser» y el nivel o estado en el que se halla el alma en el interior del proceso de liberación.
El entero capítulo 118, que cumple con lo prometido en el prólogo del libco, es funda­
mental para la comprensión del E s p e jo , al que subyace como estructura esta escalera de
siete estados (además de las tres muertes y las caídas), pero que en los restantes capítulos
se centra con práctica exclusividad en los estados cuarto, quinto y sexto.
2“’ Ya al principio del libro, Margarita ha planteado que se debe comenzar el camino
asumiendo los mandamientos de la Iglesia. Cf. capítulo 3, nota 18.
2<’' Cf. «prólogo», nota 4.
262 Laguna de (Ch) colmada por (L).
263 A b y s m e a b y s m e e sa ris J o n s ; la s e tr o u v e e lle sa ris tr o u v e r e t s a n s f o t t s , que se correspon­
de al g r u ñ í á n e g r u ñ í de Eckhart. También Hadewijcht repite «el alma es un abismo sin
fondo (g r o n d e lo e s h e it) donde Dios se basta a sí mismo», B r ie v e n XVIll, 70 (Van Mierlo, 1947,
pág. 154).
264 ...e t p o u r c e y f a i t il bas (Ch) e t i b i f a c i t b a s s u m (L). Se trata siempre del fondo sin fon­
do del alma, el «hondón». Matilde habla de n ie d e rs te n tie f, «el más bajo fondo», en el que
debe sumergirse el alma amante, D a s FlieJ3en.de L i c h t II, c. 24 (Neumann, 1990, 74, pág. 61).
265 . ..a b y s m e d ’u m i l i t é (Ch), a b y s s u m h u m i l i í a í i s (L). De nuevo se destaca el papel fun­
damental jugado por la Humildad, «madre de las virtudes» e «hija de la Deidad» (capítu­
lo 88), en la experiencia unitiva. La expresión aparece con idéntico sentido en Hade-

225
Wt)ih> llttvwH VI, IM2 (V.iii Mierlo, 1947, pág. 61). En el c a p ítu lo 20 del q u in to lib ro d e
/ Mi Matilde de M a g d e b u rg o reflex io n a so b re los distintos g én ero s de h u ­
I h flr ih lt' l u l u ,
mildad, el i uarto género es la h u m ild a d del alm a a m a n te q u e tras ascender e n el a m o r
"<iiiiin el sol en su cénit se sumerge e n la n o ch e» , v , 4, 24-58, págs. 156-159.
Ciuillermo de Saint-Thierry, D e c o n te m p la n d o D c o XI, 29-30 (SC 61 bis, pág. 98).
Margarita se dirige aquí, llamándolas «nada conocidas», a las almas libres. «La no
conocida» es el segundo de los nombres que Amor le da al Alma en el capítulo 10. Y ha
dicho tam bién de ella en el capítulo 5, aclarando luego el significado de la afirmación en
el 11, que «no se puede hallar». En la segunda parte del E s p e jo volverá sobre esta cuestión
explicando (capítulo 134) por qué Santa Iglesia no puede conocer a tales almas ni tomar
ejemplo de ellas.
268 . .. a m o u r d e n e n tr a in e (Ch), a m o r in te rio r (L).
269 E n (Ch) trois d o n s, «tres dones», pero m e parece más com prensible la traducción de
(L): tr ib u s n ie d ia n tiu s , pues co n toda certeza se refiere a las tres m uertes por las que ha pa­
sado el alma.
27,1 Ct 4, 22.
271 El canto de alabanza de la Iglesia al alma recoge una de las ideas fundamentales del
E s p e jo para interpretar el pensamiento de Margarita. No es en contra de la Iglesia y su ley
que se alzan las almas simples, éstas se sitúan por encima de esa Iglesia y esa ley; véanse
también capítulos 21, 43, 105.
272 . . . d ’estre a n ie n t d e vise r (Ch) a d u ic liila ti (L), esto es: el alma anonadada.
273 A partir de este p u n to de la versión francesa se interrum pe el texto latino. La ed i­
ció n latina de V erd eyen colm a la laguna con el inglés q u e, sin em bargo, se interrum pe a
su v ez a m itad del capítulo 122, la segunda parte del cual se ha conservado exclu sivam en te
en francés.
274 ...esco le d iv in e , allí donde, como ha dicho en el capítulo 66, se aprende la «lección
divina» que escribe Amor en el pergamino del Alma. Véanse notas 154 y 271.
27:> ...r u tile e n te n te , es decir, ningún intento, objetivo, deseo.
276 Margarita construye este fragmento en forma de «rondeau»; junto con la «carino»
inicial, éstas son las dos únicas formas poéticas propiamente dichas que aparecen en el E s ­
p e jo . Véase nota 2.
277 A lo largo de esta estrofa el alma pasa del «vos» al «tú» por primera y única v e z al
dirigirse a su A m ig o .
278 Es éste u n o de los más fam osos fragm entos p o ético s del E sp e jo . En él Margarita pa­
rece m anifestar la in com pren sión generalizada con la que ch oca su pensam iento. La in ­
clusión de las beguinas entre q u ien es aseguran que yerra ha llevad o a diversas interpreta­
cio n es sobre su p o sición en el interior de este m o v im ien to espiritual fem en in o , su
h ip otética in clu sión en alguna ép oca e n una com u n id ad beguinal y su papel c o m o b e-
guina in d ep en diente; véase In trod u cción .
279 Idéntica imagen en el poema, atribuido a Eckhart, G r a n u m s in o p sis , donde se lee:
«de los tres el nudo / es profundo y terrible» (Vega, 1998, pág. 140). El nudo es aquí sím­
bolo del principio divino, tal como ya lo expresara Dante cuando, al final del P a ra íso (can­
to 33, 91) en la visión contemplativa de la Esencia divina, escribe: «la fo r m a u n iv e rs a l d i
q u e sto n o d o credo c h ’i ’ v id i» . La imagen literaria coincide plenamente con las representa-

226
dones del nudo de la Trinidad en las miniaturas de los R o t h s c h i l d C a n tic le s estudiadas por
Hamburger ( T h e R o t h s c h i l d C a n tic le s : A r t a n d M y s t i c i s m in F la n d e r s a n d in th e R h i n e l a n d ca.
1 3 0 0 , N ew Haven 1990). Sobre el complejo simbolismo del nudo ha escrito Ananda
Coomaraswamy «The Iconography o f Dürer’s “Knots” and Leonardo’s “Concatena-
tion”», A r t Q u a r te r ly VII, 1944, págs. 109-128.
280 A partir de aquí, en esta segunda parte de su libro, Margarita dirige la mirada ha­
cia atrás para guiar un proceso contemplativo basado en su propia experiencia. Los siete
primeros «regars» son meditaciones en imágenes sobre las Escrituras; a través de ellas se
traza una auténtica teología del ascenso en la que puede oírse el eco de los siete estados
de la escalera de perfección. Los tres siguientes «regars» son meditaciones interiores y ata­
ñen a la relación de Dios y el alma, que trazan ahora una teología del descenso articula­
da en la doble caída, de las virtudes en Amor y de Amor en nada. Por último, en los ca­
pítulos finales una serie de reflexiones y recomendaciones recapitulan el proceso y cierran
el libro.
281 A u c u n s regars (Ch), A l i q u o s resp ectu s s e u c o n sid e r a tio n e s (L). H e traducido el concep­
to «regar» por «consideración»; no debe perderse de vista, sin embargo, la complejidad de
su significado, la idea de mirada puesta sobre algo, la implícita actividad contemplativa
que conlleva y al mismo tiempo su estructura meditativa. En este sentido, los paralelos
son claros con el cossira r provenzal; cf. Mira Mocan, I p e n s ie r i d e l cu o re. P e r la s e m á n tic a d e l
p r o v e n z a l e «cossirar», R om a 2004.
282 1 C or 3, 1-2. Sobre los «extraviados» a quienes Margarita dedica esta segunda par­
te de su libro, ha hablado en los capítulos 52 y 57.
283Jn 16, 7.
284Le 10, 38-42. Sobre la identificación entre María, hermana de Marta, y María Mag­
dalena, véase capítulo 76, nota 169.
285Jn 20, 11-13.
286 . . . l e m a is tr e , «el maestro», es decir, el señor de la tierra, pero aquí claramente refi­
riéndose a Cristo.
287Jn 12, 24; Le 8, 8.
288Jn 12, 24.
289 . .. l e s g r a n d s hoces d ’e lle : la metáfora espiritual del terreno lleno de irregularidades y
protuberancias que debe ser aplanado y cultivado se aplica aquí directamente al alma de
María. Sobre la experiencia del desierto en la Magdalena, ha hablado el E s p e jo en el ca­
pítulo 93.
290 Le 1, 15; 1, 44.
2,1 Jn 1, 29-37.
292 M t 3, 13-15.
*° M t 3, 9-11; Le 3, 21-22.
294 Le 1, 35.
295 ...e s p in e , se trata de un pequeño pez; Margarita quiere simplemente subrayar el
contraste con la grandeza de María que compara en cambio a una ballena.
2,6 H ch 2, 1-4.
297Jn 14, 6.
298Jn 3, 13.

227
Mi I \ su; Mi 3, 35.
.. o iilh e ¡ u m n a n a b le (Ch), u ltr a p e r m a n e n s (L), véase nota 119.
""Jn 1,3.
13 entero capítulo recuerda, con una formulación algo distinta, algunos pasajes de
M.uililc de Magdeburgo: «Nada se asemeja tanto a la grandeza del poder de Dios como
la pecadora grandeza de mi maldad», D a s F liejd e n d e L i c h t V, c. 10 (Neumann, 1990, 2 9 -3 0 ,
pág. 164); «tú eres ante mí, Señor, pequeño en sumisión, y yo ante ti soy grande en la mi­
seria de mi maldad», V, c. 20 (Neumann, 1990, 4 -6 , pág. 171).
303 Laguna en (Ch) colmada por (L).
304 Laguna en (Ch) y en (L) colmada por la versión inglesa.
305 ...r e g a r d a y e n p e n s a n t , la mirada interior queda subrayada por la idea de la conside­
ración contemplativa hecha en el pensamiento.
306 . ..e n e s b a h y s s e m e n t d e p e n s e e (Ch), en cambio (L) no lo traduce.
307 En (Ch) sólo se lee; J e m e a m o y e t a n t a v e e l u y . . . e t s e j e n ’cu sse a m é cstre a vec l u y , tra­
duzco en cambio siguiendo (L) y la versión inglesa que coincide con la latina.
308 S a n s n u l s i, literalmente «sin ningún si».
309 El cumplimiento del Amor, que es al mismo tiempo el abandono de todo deseo y
voluntad de Amor, lleva al alma al total anonadamiento en Dios, a ese momento Marga­
rita le llama «salir de la infancia», expresión probablemente referida a 1 Cor 13, 10-12. Ese
«salir de la infancia» a través de la aceptación y del deseo de la noche mística es un tema
que aparece expresado en términos semejantes en diversos pasajes de la obra de Matilde
de Magdeburgo, D a s F licJJende L i c h t I, c. 1 (Neumann, 1990, 10, pág. 6).
3.0 Sobre el esclair , véase capítulo 58.
3.1 Juego de palabras intraducibie; q u a n t. j ’csto ie m a rr ie , c ’e s t q u a n t j ’e sto ic esm a rrie .
312Jn 3, 1-15. Alusión al paraíso y a la desnudez como símbolo de inocencia y estado
original.
313 El final del capítulo 134, y los capítulos 135, 136 y el comienzo del 137 faltan en
(Ch), traduzco de (L).
314 ... a u f e r t e is p r o f u n d u m (L) a falta de texto francés y tomando como referencia el ca­
pítulo 117 donde (L) traduce a b is m e d u fo n s por p r o fu n d ita te m f u n d í , creo que debe enten­
derse aquí el hondón o abismo en el que se halla el alma anonadada.
315 L o n g i n q u u m h u i u s est m a g is p r o p i n q u u t n , q u ia c o g n o scit m a g is d e p r o p e illu d lo n g in q u u m
in se ip s o (c. 135, lin. 11-12). El probable reflexivo francés permitiría la traducción en fe­
menino que, manteniéndola como hipótesis, escojo aquí; «en sí misma».
3.6 Con expresiones como p r o fe s s e , «profesa», y e x a m e n s u a e p r o b a tio n is , «su examen de
probación», Margarita establece un paralelismo entre el camino del alma y la vida mona­
cal, sus votos y su «postulado».
3.7 Aquí se retoma el texto francés de (Ch).
3.8 S e s c u id id ie r s f u r e n t j a d i s o u ltr e c u id e z (Ch), s u a e c rc d e n tia e f u e r u n t o litn u ltr a c rc d e u tia e
(L). Es decir, mientras buscó a través de sus pensamientos y de su imaginar, obró ella mis­
ma en vez de dejar que Dios obrara en ella «sin ella». En ese estado el alma está consigo
misma y a la vez fuera de su «verdadero ser», pues éste es Dios.
3.9 Esta Alma está en la Deidad, donde la ternaridad (las tres potencias del alma y las
tres personas de la Trinidad) se supera. Allí donde la duplicidad (las dos naturalezas, hu­

228
mana y divina) es unidad. Y donde ella misma es una con Dios sin mediación. «En la dei­
dad, / de persona / no hay forma; / la ternaridad /e n unidad, / desnudez pura», escribe
Hadewijch II, M e n g e l d i c h t e n XX, 1-6 (Van M ierlo, 1952, pág. 116).
320 U na vez más, Margarita mira retrospectivamente el camino recorrido y vuelve a
recordar la necesidad que tiene el alma de la verdadera Hum ildad a la que aludía el poe­
ma inicial y sobre la que ha vuelto tantas veces a lo largo del libro. Véase nota 2.
32' Escribe Hadewijch: «Este es el primero de los cuatro caminos, y el más elevado,
del que nada se puede explicar con la razón; es necesario hablar de alma inspirada a alma
inspirada», B r i e v e n XXII, 2 8-31 (Van M ierlo, 1947, pág. 193).
322 Gn 1, 28.
323 «Sus dos ojos», alusión a los «ojos de Amor» de los que habla Guillermo de Saint-
Thierry en D e n a tu r a e t d ig n ita te A m o r i s (P1 176, 379-408).
324 El texto que contiene las tres aprobaciones del E s p e j o figura a m odo de epílogo en
los manuscritos de las versiones latina e italiana y a m odo de prólogo en la inglesa. Falta
en cambio en (Ch). Traduzco de (L) pero señalo las variantes del texto inglés.
325 Es decir, de la vida de la autora. Aunque en (L) figura v ita e e o r u m , sigo la versión
inglesa o f h e r l i u y n g e que da pleno sentido al texto.
326 Sigo la versión inglesa que especifica o f Q u e r a y r i .
327 Sigo la versión inglesa que especifica c h a n to u r .

229
B ib l i o g r a f í a

1. E d i c io n e s y t r a d u c c io n e s

E d ic io n e s

R om an a G uarnieri ed., «II m ovim ento del Libero Spirito. Testi e do-
cunientí», Archivio Italiano per la Storia dellapietá IV, Edizioni di Storia e L et-
teratura, R o m a 1965, págs. 350-708 (i. «II m ovim ento del Libero Spirito
dalle origine al sec. XVI», págs. 353-499; II. «II “M iroir des simples ames”
di M arguerita Porete», págs. 501-636; III. «Apendici», págs. 637-708).
M arilyn D o iro n ed., «M argaret Porete. “T h e M irro r o f Simple
Souls” . A M iddle English Translation», Archivio Italiano per la Storia della
pietá V, R o m a 1968, págs. 241-355.
E dm un d C ollege y R om an a G uarnieri eds., «The Glosses by “M .
N .” and R ic h a rd M eth ley to “M irro r o f Sim ple Souls”», Archivio Italiano
per la Storia della pietá V, R o m a 1968, págs. 357-382.
R o m a n a G uarnieri y Paul S. J. Verdeyen eds., Marguerite Porete:
Le mirouer des simples ames. Margaretae Porete Speculum simplicium animarum ,
C o rp u s C h ristian o ru m , C o n tin u a d o M edievalis LXIX, T u rn h o u t, B re-
pols 1986.
M argaretae Porete Speculum Sim p liciu m A n im a ru m , C E T E D O C . Li-
brary o f C hristian Latin Texts, II: M edii A evi Scriptores, C D -R O M ,
T u rn h o u t, B repols 1996.

T r a d u c c io n e s

M ax H u o t de L ongch am p , Marguerite Porete. Le Miroir des ámes sim­


ples et anéanties et qui seulement demeurent en vouloir et désir d ’amour, A lbin
M ich el, París 1984.

231
M . L o u i s e G n a d i g e r , Maro a rete Porete: D er Spiegel der einfachen See-
leu. A lis dem Altfranzósischen übertragen und m it einem Nachwort und A nm er-
hi ingerí, A rte m is Verlag, M ú n ic h /Z ú r ic h 1987.
C l a u d e L o u i s - C o m b e t , Marguerite Porete: Le Miroir des simples ames
anéanties, p re se n ta c ió n y n o ta s de E m ilie Z u m B ru n n , Jé ro m e M illó n ,
G re n o b le 1991.
E l l e n B a b i n s k y , Marguerite Porete. The Mirror o f Simple Souls, Paulist
Press, N u e v a Y ork 1993.
G i o v a n n a F o z z e r , R o m a n a G u a r n i e r i y M a r c o V a n in i, Marglie-
rita Porete. Lo specchio delle anime semplici. Testo mediofrancese a fronte. Ver-
sione trecentesca italiana in appendice (tra d u z io n e di G. Fozzer, prefazione
sto rica di R . G u a rn ie ri, c o m m e n to di M . V annini), Classici del pensiero
cristian o 9, E d iz io n i San P aolo, M ilán 1994.
B l a n c a G a r í y A l i c i a P a d r ó s - W o l f f , Margarita Porete. E l espejo de las
almas simples / A nónim o: Hermana Katrei, Icaria, B arcelona 1995.
R o s a m a r í a A g u a d é , Margarida Porete. L ’Espill de les animes simples
(estudio in tro d u c to rio de B lan ca G arí), Classics del C ristianism e, Proa,
B arcelo n a 2001.

2. O t r a s f u e n t e s c i t a d a s

St. T ru d p e rte r H o h e lie d :


F r i e d e r i c h O h l y ed ., D as St. Trudperter Hohelied. Eine Lehre der lie-
benden Gotteserkenntnis, D e u ts c h e r K lassiker Verlag, F rán cfo rt 1998.

H a d e w ijc h de A m beres:
G e r a l d H o f m a n n ed ., Hadewijch. Das Buch der Visionen, 2 vols.,
M ystik in G esch ich te u n d G e g e n w a rt, b ro m an H o lz b o o g , S tu ttg a rt-B a d
C a n n sta tt 1998.
J o z e f v a n M i e r l o ed ., Hadewijch. Strofischen Gedichten, 2 vols., S tan -
daard, A m b eres 1942.
—, Hadewijch. Brieven, 2 vols., S tandaard, A m b eres 1947.
—, Hadewijch. Mengeldichten, S tandaard, A m b eres 1952.

B e a triz de N azaret:
L e o n c e R e y p e n s y J o z e f v a n M i e r l o eds., Beatrijs van Nazareth, Se-

232
ven manieren van minne, L euvense studieén e n tekstuitgaven 12, Lovaina 1926.
«B eatriz d e N a za ret. L os siete m o d o s d e am or», en V icto ria
C irlo t y B lan ca G arí, La mirada interior. Escritoras místicas y visionarias en la
Edad M edia, M a rtín e z R o c a , B a rc e lo n a 1999, págs. 285-295.

M a tild e de M ag d eb u rg o :
H ans N e u m a n n ed ., Mechthild von Magdeburg. Das jliessende Licht der
Gottheit, 2 vols., A rtem is Verlag, M ú n ic h - Z ú r ic h 1990.

M a rg a rita de O in g t:
A n to n in D u ra ffo u r, P ierre G ard ette y P a u lette D u rd illy eds.,
Les ceuvres de Marguerite d ’Oingt, S ociété d ’é d itio n «Les Belles Lettres», Pa­
rís 1965.
«M argarita d e O in g t. P á g in a d e m e d ita c io n e s» , en V icto ria
C irlo t y B lanca G arí, La mirada interior. Escritoras místicas y visionarias en la
Edad M edia, M a rtín e z R o c a , B arcelo n a 1999, págs. 296-313.

M aestro E c k h a rt:
J. Q u in t ed ., Meister Eckhart, D ie deutschen und lateinischen Werke, e d i­
tad o c o n el c o n c u rso de la D e u tsc h e F o rsch u n g sg em ein sch aft, S tu ttg art
1958 ss.
A m a d o r V ega ed ., E l fruto de la nada. Maestro Eckhart, E d icio n es Sí­
m e la , M a d rid 1998.

3 . E s t u d i o s s o b r e M a r g a r it a P o r e t e

M arie B erth o , Le Miroir des A m es Simples et anéanties de Marguerite


Porete. Une vie blessée d'amour, D é c o u v rir, París 1993.
C a m ille B éru b é, « A m o u r de D ie u ch ez D u n s Scot, P o rete, E c k ­
hart», en L e o n a rd o S ileo ed ., Vita Scoti. Methodologica ad mentem Joannis
D uns Scoti. A tti del Congresso Scotistico Internazionale, P A A -E d izio n i A n to -
n ia n u m , R o m a 1995, págs. 51-75.
C a th e r in e B o t h e , « W ritin g as M ir r o r in th e W o rk o f M a rg u e rite
Porete», Mystics Quarterly 20, 1994, págs. 105-112.
V ic to r ia C irlo t y B la n c a Garí, La mirada interior. Escritoras místicas
y visionarias en la E dad M edia, M a rtín e z R o c a , B arcelo n a 1999.

233
E d m u n d C o lle d g e , « T h e latín “ M ir r o r o f S im p le Souls” : M a rg a re t
IN >iv le s u ltím a te accolade?» e n H . P hillip s e d ., Langland, the mystics and
llic medieval English religious tradition. Essays in honor o f S. S. Hussey, D. S.
B rew er, C a m b rid g e 1990, págs. 177-183.
E . C o lle d g e y J. C . M arler, «P overty o f th e w ill: R u u sb ro e c , E c k -
h a rt a n d T h e M ir r o r o f S im p le Souls», e n P. M o m m a e rs y N . D e P a e p e
eds., Jan van Ruusbroec. T h e sources, contení, and sequéis o fh is mysticism, L e u -
ven U n iv e rs ity Press, L ov ain a 1984, págs. 14-47.
P e te r D r o n k e , Wornen Writers o f the M iddle Ages, C a m b rid g e U n i -
v ersity Press, C a m b rid g e 1984. (S obre M a rg a rita P o rete, págs. 217-228 y
275-278.)
G e o r g e tte E p in e y -B u r g a r d y E m ilie Z u r a B ru n n , Femmes trou-
badours de D ieu, B rep o ls, T u r n h o u t 1988.
B la n c a G arí, «El c a m in o al “ País de la L ib e rta d ” en el E sp ejo d e las
alm as sim ples» y «M irarse e n el E sp ejo : d ifu sió n y re c e p c ió n d e u n te x ­
to», D uoda 9, 1995, págs. 49-68 y 99-117.
—, «Filosofía e n v u lg a r y m istag o g ía en el “ M iro ir” de M a rg a rita P o ­
rete», e n N a d ia B ray y L uis S tu rlese eds., Filosofía in volgare nel Medioevo,
F é d é ra tio n In te rn a tio n a le des In stitu ís d ’E tu d e s M edievales. T extes e t
É tu d e s d u M o y e n Á ge, 21, L ovaina 2003, págs. 133-153.
R o m a n a G u arn ieri, «II m o v im e n to d e l L ib e ro Spirito. Testi e d o -
cu m e n ti» , Archivio Italiano per la storia della pietá IV, R o m a 1965, págs. 353-
708.
A lo is M aría H aas, « M a rg u e rite P orete» e n Geistliches Mittelalter Uni-
versitatsverlag, F re ib u rg /S c h w e itz , 1984.
U lr ic h H e id , « S tu d ien zu M a rg u e rite P o re te u n d ih re m “ M iro ir des
sim ples am e s” », e n P e te r D in z e lb a c h e r y D ie te r R . B a u e r eds., Religióse
Frauenbewegung und mystische Frómmigkeit im Mittelalter, B ó h la u , C o lo n ia y
V ie n a 1988, págs. 185-214.
A m y H o lly w o o d , «S u fferin g T ra n sfo rm e d : M a rg u e rite P o rete,
M e is te r E c k h a rt an d th e p ro b le m o f W o m e n ’s S pirituahty» e n B e rn a rd
M c G in n e d ., M eister Eckhart and the Beguine Mystics. Hadewijch o f Brabant,
M echthild o f Magdeburg and Marguerite Porete, C o n tin u u m , N u e v a Y ork
1994, págs. 87-113.
—, The Soul as Virgin Wife. M echthild o f Magdeburg, Marguerite Porete,
and M eister Eckhart, U n iv e rs ity o f N o tr e D a m e Press, N o tre D a m e y L o n ­
dres 1995.

234
S u z a n n e K o ch er, « M a rg u e rite de N a v a rre ’s P o rtra it o f M a rg u e rite
P o rete: A R e n a issa n c e Q u e e n C o n stru c ts a M ed iev al W o m a n M ystic»,
Medieval Feminist Newsletter 26, 1998, págs. 17-23.
Iren e L eich t, Marguerite Porete — eine Fromme Intellektuelle und die In-
quisition. F re ib u rg e r th e o lo g isc h e S tu d ie n 163, F rib u rg o 1999.
R o b e r t E . L erner, The heresy o f the Free Spirit in the later Middle Ages,
U n iv e rsity o f C a lifo rn ia Press, B erk eley y Los A ngeles 1972.
—, «A n “A n g e l o f P h ila d e lp h ia ” in th e R e ig n o f P h ilip th e Fair: T h e
C ase o f G u ia rd de C ressonessart» en W illia m C . Jo rd á n , B ru c e M c N a b y
T eófilo F. R u iz eds., Order and Innovation in the M iddle Ages: Essays in H o ­
nor ofjoseph R . Strayer, P r in c e to n U n iv e rsity Press, P rin c e to n 1976, págs.
343-364.
B ern a rd M cG in n , The presence o f God. A History o f Western Christian
M ysticism, e n especial el v o lu m e n 3: The Flowering o f Mysticism. M en and
Women in the N e w M ysticism, 1200-1350, C rossroad, N u e v a Y ork 1998.
—, « T h e F o u r F em ale E vangelists o f th e th irte e n th C en tu ry . T h e in -
v e n tio n o f au th o rity » en W a lte r H a u g y W o lfram S ch n eid er-L astin eds.,
Deutsche M ystik im abendlándische Zusammenhang. N eu erschlossene Texte,
neue methodische A n sa tze, neue theoretische Konzepte. Kolloquium Kloster Fis-
chingen 1998, N ie m e y e r V erlag, T u b in g a 2000, págs. 175-194.
— ed ., Meister Eckhart and the Beguine Mystics: Hadewijch o f Brabant,
M echthild o f Magdeburg and Marguerite Porete, C o n tin u u m , N u e v a Y ork
1997.
Paul M om m aers, «La tra n sfo rm a tio n d ’a m o u r selon M a rg u e rite P o ­
rete», O ns Geestelijk E r f 65, 1991, págs. 89-107.
C a th er in e M ü ller, Marguerite Porete et Marguerite d ’O ingt de l’autre
cote du miroir, P e te r L ang, N u e v a Y ork 1999.
L uisa M uraro, « M arg h erita e il suo libro» y « M arg h erita e il suo li­
b ro II», e n Bailamme 10 y 11, 1991-1992, págs 101-132 y 98-138.
—, Lingua materna, scienza divina: Scritti sulla filo so fa mística di Margheri­
ta Porete, M . D ’A u ria , N á p o le s 1995.
—, Le A m iche di D io, M . D ’A u ria , N á p o le s 2001.
Jean O rcib al, «Le “ M iro ir des sim ples am e s” et la “ secte” d u L ibre
E sprit» e n R evue de l’histoire des religions, 88, 1969, págs. 35-60.
M ich ela Pereira, «Fra R a is o n e t A m o u r: il “M iro ir des sim ples
am es” di M a rg h e rita P orete», e n M . F o rcin a ed ., A tti del Convegno «Filo­
so fa , Donne, Filosofe», M ilella, L ecce 1994, págs. 945-962.

235
—, « M a rg h e rita P o re te n e llo sp e c c h io d e g li stu d i recenti», M ediávistik.
Internationale Zeitschrift f ü r interdisziplinare Mittelalterforschung, 11, 1998,
págs. 7 1 -9 6 .
K u r t R u h , «“ L e M ir o ir des sim p les a m e s ” d e r M a rg u e rite P o rete» e n
Verbum et Signum , Festschrift Friedrich O hly, M u n ic h 1975, págs. 3 6 5 -3 8 7 .
—, « B e g in e n m y stik . H a d e w ijc h , M e c h th ild v o n M a g d e b u rg , M a r g u e ­
r ite P o rete» , Zeitschrift f ü r deutsches A lte rtu m und deutsche Fiteratur 106,
1977, p ág s. 265-277.
—, M eister Eckhart. Theologe, Prediger, M ystiker, C . H . B e c k , M ú n i c h
1989 (re v isió n d e la e d ic ió n d e 1985).
—, « T ra n s z e n d e n z e rfa h ru n g im “ M ir o ir des sim ples am es” d e r M a r ­
g u e r ite P o re te » e n W . H a u g y D . M ie th eds., Religióse Erfahnmg. H istoris-
che M odelle in christlischer Tradition, M ú n ic h 1992, págs. 189-203.
—, Geschichte der abendlandischen M y stik . B a n d II: Frauenmystik und Fran-
ziskanische M y s tik der Frühzeit», C . H . B e c k , M ú n ic h 1993.
F r a n z - J o s e f S c h w e i t z e r , D er Freiheitsbegriff der deutschen M y stik , P e -
te r L an g , F r á n c f o r t- B e r n a 1981.
—, «V on M a r g u e r ite v o n P o r e te ("j" 1310) b is M m e . G u y o n ( f 1717):
F ra u e n m y s tik im K o n flik t m it d e r K irch e» , e n P. D in z e lb a c h e r y D . R .
B a u e r ed s., Frauenm ystik im M ittelalter, S c h w a b e n v e rla g , O s tfild e rn b e i
S tu ttg a r t 1985, págs. 256-274.
E . U n d e r h i l l , « T h e M i r r o r o f S im p le souls», Fortnightly R eview 95,
1911, págs. 345-354.
P a u l V e r d e y e n , «Le p ro c é s d ’in q u is itio n c o n tr e M a rg u e rite P o re te e t
G u ia rd d e C re sso n e ssa rt (1309-1310)», R evu e d ’Histoire Ecclésiastique 81,
1986, p ágs. 47-94.

236
ín d ic e b íb lic o

Gn 1, 28 (c. 139) Mt 26, 56 (c. 76)


Gn 2, 7 (c. 102) Mt 26, 69-70 (c. 76)
Gn 35, 16-19 (c. 69)
Me 1, 9-11 (c. 125)
Ex 14, 1-31 (c. 91) Me 3, 35 (c. 128)
Me 12, 30-31 (c. 3)
Est 5, 1 (c. 51 y 73) Me 14, 50 (c. 76)

Pr 24, 16 (c. 103 y 104) Le 1, 15 (c. 125)


Le 1, 35 (c. 126)
Ct 2, 4 (c. 23) Le 1, 44 (c. 125)
Ct 2, 16 (c. 86) Le 1, 52 (c. 40)
Ct 4, 7 (c. 79) Le 3, 21-22 (c. 125)
Ct 4, 15 (c. 80) Le 7, 37-50 (c. 76)
Ct 4, 22 (c. 120) Le 8, 2 (c. 76)
Ct 5, 1 (c. 23) Le 8, 8 (c, 124)
Ct 6, 3 (c. 86) Le 9, 46-48 (c. 40)
Le 10, 27-28 (c. 3)
Is 6, 2 (c. 5) Le 10, 38-42 (c. 11, 76, 124, 136)
Le 10, 40-42 (c. 74 y 86)
Ez 17, 3 (c. 22 y 80) Le 11, 8 (c. 63)
Le 11, 34 (c. 47)
MI 2, 14-15 (c. 81, 82 y 118) Le 13, 30 (c. 32)
MI 3, 20 (c. 78) Le 18, 22 (c. 87)
Le 22, 28 (c. 3)
M t 3, 13-15 (c. 125) Le 23, 43 (c. 97)
M t 8, 22 (c. 52)
M t 6, 22 (c. 47) Jn 1, 3 (c. 130)
Mt 12, 50 (c. 128) Jn 1, 29-37 (c. 125)
M t 13, 46 (c. 52) Jn 3, 13 (c. 128)
M t 17, 1-9 (c. 75) Jn 4, 20-24 (c. 69)
M t 18, 3-4 (c. 40 y 100) Jn 11, 2 (c. 76)
M t 19, 20-21 (c. 3) Jn 12, 3 (c. 76)
M t 19, 30 (c. 40) Jn 12, 24 (c. 124 y 128)
M t 20, 16 (c. 40) Jn 14, 6 (c. 128)
M t 22, 37-39 (c. 3) Jn 14, 12 (c. 94 y 113)

237
|n 16, 7 (c. 123) 2 C o r 12, 2-4 (c. 49)
J ii 20, 1 1-13 (c. 93 y 124)
G1 2, 20 (c. 79)
Ac 2, 1 (c. 126)
Ac 9, 3 (c. 49) 1 P 4, 18 (c. 8)

R m 3, 28 (c. 11) 2 P 1, 4 (c. 21)


R m 8, 28 (c. 117)
1 J n 4, 16 (c. 21)
1 Cor 3, 1-2 (c. 123)
1 Cor 13, 4-7 (c. 4) Ap 3, 78 (c. 98)
1 Cor 13, 10-12 (c. 124 y 131) A p 20, 12-15 (c. 47)
1 C or 13, 12-13 (c. 116)
1 C or 15, 10 (c. 70)
1 Cor 15, 28 (c. 5 y 30)

238
ín d ic e p a tr ístic o

Agustín:
In I lohannem VII, 8 (c. 13)
In I lohannem IX, 10 (c. 28)

B ernardo de Claraval:
D e diligendo Deo X, 27 (c. 31)
De diligendo Deo X, 28 (c. 52)

Buenaventura:
Soliloquium II, 12 (c. 65)

G uillerm o de S aint-T hierry:


Oratio 24-25 (c. 12)
Meditationes XII, 13, 4 (c. 28)
De contemplando Deo XI, 29-30 (c. 118)
A d fratres de Monte Dei 263, 13 (c. 21)
Adfratres de Monte Dei 268 (c. 58)
A d fratres de Monte Dei 286 (c. 21)

R icardo de San V íctor:


Beniamin minor XIV, 73-74 (c. 69)

239
ISBN: 84-7844-915-9
D e p ó sito legal: M-35.804-2005
Im p reso en A nzos
32 El diagram a del P rim er Evangelio
Ig n a c io G ó m ez de L lano

33 El tem plo del cosm os


J e .r e m y N a y d l e r

34 F u n d a m e n to s de la vía m ed ia
N a g a rju n a

35 El legado secreto de los cataros

36 Eleusis
K arl K e ré n y i

37 M itos h in d ú e s

38 El m ito de la diosa
A n tie B a r in g y J u le s C a s h fo r d

39 Las Musas
W a lte r F. O tto

40 Figuras del destino.


M itos y sím bolos de
la E uropa m edieval
V ic to r ia C ir lo t

41 El p ere g rin o q uerúbico


A n g e lu s S ile siu s

42 M itos de otros pueblos


W e n d y D o n ig e r

43 Los ja rd in es del sueño


E m a n u e l a K r e t z u l e s c o - Q u a r a tita

44 C abala
M o s h e Id el
E l 1 de ju n io d e 13 10 , e n P a r í s , las l l a m a s d e u n a
h o g u e r a d e la I n q u is ic ió n c o n s u m i e r o n el c u e r p o v iv o
d e u n a m u j e r d e la q u e p o c o se s a b e : M a r g a r i t a
P o r e t e , u n a b e g u i n a d e la r e g i ó n d e H a i n a u t q u e h a b ía
e s c r i t o u n l i b r o , E l e sp e jo de la s a lm a s s im p le s , y q u e f u e
la c a u s a d e su c o n d e n a . A p e s a r d e e llo , y tra s su
m u e r t e , este lib r o t u v o ta n e n o r m e d ifu s ió n q u e , en
lo s ú l t i m o s s ig lo s d e la E d a d M e d i a , t r a s p a s ó f r o n t e r a s
g e o g r á f i c a s y l i n g ü í s t i c a s c o m o p o c o s t e x t o s d e su
é p o c a , t r a d u c ié n d o s e d e l fr a n c é s (o d e l p r o b a b le
o r i g i n a l p i c a r d o ) al l a t í n , a l i n g l é s y al i t a l i a n o . E s c r i t o
c o n fo r m a de un d iá lo g o en tre p e r so n ific a c io n e s
a l e g ó r i c a s , y e n el m a r c o d e las f o r m a s d e e x p r e s i ó n
d e l a l i t e r a t u r a c o r t é s , E l e s p e jo de la s a lm a s s im p le s es
u n a o b r a d e t e o l o g í a q u e e n r a í z a e n las c o r r i e n t e s d e
la l la m a d a « m ís t ic a f e m e n i n a » d e l s i g lo X III y c u y o s
c o n t e n i d o s se v i n c u l a n e s t r e c h a m e n t e al p e n s a m i e n t o
d e l M a e s t r o E c k h a r t , q u ie n c a s i c o n s e g u r id a d lo
c o n o c i ó y l e y ó . E l l ib r o , c a í d o tra s el s ig lo X V I e n el
o l v i d o , f u e r e d e s c u b i e r t o , y c o n él su a u t o r a , e n p l e n o
s i g lo X X . D e s d e e n t o n c e s se r e c o n o c e e n e s ta o b r a u n o
d e lo s g r a n d e s h it o s d e la l it e r a t u r a m í s t i c a o c c i d e n t a l .

B la n c a G a r í es p r o f e s o r a d e H is to r ia M e d ie v a l en
l a U n i v e r s i d a d d e B a r c e l o n a y h a c e n t r a d o su
i n v e s t i g a c i ó n e n la m í s t i c a f e m e n i n a m e d ie v a l.
E n c o la b o r a c ió n co n V ic to r ia C ir lo t ha p u b lic a d o
L a m ir a d a in te r io r . E s c r ito r a s m ís tic a s y v is io n a r ia s en la
E d a d M e d ia ( 1 9 9 9 ) .

ISBN 84-7844-915-9

También podría gustarte