Está en la página 1de 1

Retos actuales para guatemala

Recibimos un nuevo año siempre con alegría y entusiasmo. Luego de las fiestas navideñas y el descanso es complejo
volver a la realidad. La mayoría deseamos olvidar lo malo y pensar que este año será mejor. Nos trazarnos metas y
hacemos promesas para que nuestra situación varíe para bien.
Nuestra circunstancia puede cambiar de rumbo si logramos por un lado ser más asertivos a nivel personal, familiar,
laboral, empresarial y social. Sin embargo, el esfuerzo debe ser colectivo. En este sentido el actuar del gobierno es
fundamental para que tengamos mayor éxito.
¿Cuáles con las perspectivas y los retos que deberán enfrentarse a nivel nacional? Requerimos definir un nuevo modelo
de desarrollo. Deseamos un sistema que haga prosperar a la gente por medio de la inversión y generación de empleos,
con servicios públicos de calidad y cultura ciudadana. En la última década no hemos logrado coordinar la política fiscal
con la monetaria, laboral, comercial, de infraestructura y social. La corrupción enraizada en el gobierno y repudiada por
la población recientemente se inicia a combatir, lamentablemente sin grandes resultados a nivel de justicia. Falta
establecer sistemas de fiscalización y control.
En los últimos años hemos dependido principalmente de nuestra relación comercial con Estados Unidos y de las remesas
que envían nuestros paisanos a Guatemala. Existe mucha incertidumbre debido a la toma de posesión de un nuevo
presidente en el país extranjero, quien aún no ha definido claramente su política comercial ni migratoria.
Difícilmente cambie la productividad del país si el gobierno está estancado. El Ejecutivo no logra arrancar. Luego de un
año deseamos ver cambios concretos para modernizar Guatemala. Ha sido un gobierno poco innovador. Ha presentado
más de lo mismo y no se han tomado medidas importantes como propuestas para mejorar el desempeño de los
empleados públicos, ampliar obras de infraestructura y renovar los servicios sociales. Un gobierno poco dinámico y una
población ansiosa de cambios -que pareciera puede perder rápidamente la paciencia.
Se le recomienda al Ejecutivo actuar con firmeza y determinación. El Presidente debe tomar el liderazgo y plantar al
menos tres metas concretas para lograr esperanza y dejar un legado. Algo importante es continuar con las mejoras en la
seguridad ciudadana. Esperamos que se logre la modernización del Sistema Penitenciario y cambie la percepción de
seguridad ya que según indica la tasa de homicidios el país está mejorando, pero la población no nota la diferencia.
Salud es el reto más grande. Hay ilusión de que la Ministra y su equipo logren reestructurar este campo, principalmente