Está en la página 1de 29

LA EMISORA DE RADIO

1
LA EMISORA DE RADIO

1. INTRODUCCIÓN. ESTRUCTURA BÁSICA DE UNA EMISORA DE RADIO.


Una emisora de radio es una instalación que permite, a partir de diversas
señales, componer un programa sonoro único para su difusión por
radiofrecuencia. Para ello, se dispone de varios espacios con funciones
específicas, correspondientes a cada una de las distintas fases que sufre la
generación de la señal que será emitida.

La estructura fundamental de una emisora de radio, posee las siguientes áreas


operativas:

 Emisora sencilla: Se puede componer en una habitación en las que se


realizan todas las funciones: control, locutorio, conmutación de
señales y envío. Se encuentran todos los equipos, como los de control de
audio: mezclador, reproductores de audio, equipos de conmutación; y otros
equipos auxiliares como amplificadores, altavoces, receptores de radio, etc.
También los equipos de un estudio: micrófonos. Además puede estar el
equipo transmisor del enlace que lleva la señal hasta el lugar de emisión.
Hay un micrófono frente al mezclador para que pueda hablar y controlar los
equipos. Suelen tener un único locutor que controla y mezcla
(AUTOCONTROL).

 Emisora compleja: También puede haber autocontrol, pero formando parte


de un sistema más complejo. Constitución básica:

1. Control central: Punto donde confluyen todas las líneas que


transmiten señales de audio, dentro del edificio de los estudios
centrales y donde están los equipos necesarios para realizar
conmutaciones entre estas líneas. Se controlan niveles y calidades.
Se coordinan los diferentes programas. Alrededor se encuentran el resto
de subsistemas.

2
2. Estudio de continuidad: Estudio que enlaza unos programas con
otros. También se pueden hacer programas.

3. Estudio de producción (también llamado locutorio): Similar al


anterior pero con más posibilidades para hacer programas. El
mezclador es más grande, con más canales de entrada de micro y línea;
además de haber más equipos.

4. Estudio de grabación (también se llaman cabinas): Similar al de


producción pero solo se producen programas grabados.

5. Cabinas de crónicas: Para los corresponsales.

6. Unidades móviles: Conforma un pequeño transmisor de


radiofrecuencia (maleta) que se desplaza al lugar donde se quiere
realizar la conexión de exteriores, y envía la señal que es
captada por radioenlaces por el receptor en los estudios, ambos
con sus antenas respectivas.

3
7. Archivo sonoro: Se guardan las grabaciones de los programas
emitidos. Es obligación conservar durante un mes todo lo que ha
salido de la emisora, a efecto de posibles demandas (copia legal).
También se almacena indefinidamente lo que la emisora
considere relevante. Aquí podemos incluir la discoteca, en varios
soportes, que tenga la radio.

8. Repartidor de Telefónica: el híbrido telefónico convierte la señal


del teléfono en audio para poder ser introducido en la mesa de mezclas
y poder ser enviado a emisión.

9. Centro emisor: Se encuentran los equipos de emisión, el sistema


radiante, los subsistemas de energía y el sistema de detección de
incendios. La configuración de los equipos es uno más uno. Esto
significa que hay dos equipos, uno está activo y otro está de reserva por
si falla el activo.

Otros autores reducen las áreas específicas de una emisora de radio a las siguientes:

 El Centro de Producción de Programas (CPP) es el conjunto de locales


técnicos (estudio) y administrativos destinados a producir programas
de radio. Para ello mezclan distintas señales sonoras para constituir
una única señal con todo ello.

 El Sistema de Enlaces o Control Central es el dispositivo que permite


conectar el CPP con el Centro Emisor. Además gestiona las señales
especiales del proceso de producción como las conexiones telefónicas con
el exterior y enlaces privados vía radio con unidades móviles o
reporteros desplazados fuera de las instalaciones, y las
comunicaciones con otras emisoras con las que se forma una cadena
de difusión. Es el centro neurálgico desde donde se controlarán las
rutas que tendrán que seguir todas las señales que llegan o salen de la
emisora.

 El Centro Emisor es el conjunto de locales y equipos técnicos que


permiten superponer el programa creado en el CPP sobre una onda
soporte generada por el transmisor y radiada por la antena.

 Recursos externos, además de los medios de producción de los estudios, las


emisoras cuentan con recursos para poder realizar programas, o partes de

4
ellos, en el exterior. Estos elementos se comunicarán con la emisora
mediante radioenlaces, por lo que su señal será recibida en el centro de
emisión y conducida hasta el control central, donde se distribuirá según las
necesidades.

Los diferentes locales técnicos que se encuentran en un CPP pueden agruparse


en: estudios de palabra, estudios de música, salas de montaje, control
central, sala de enlaces y archivo sonoro.

1) El estudio es el conjunto de dos salas independientes e insonorizadas


gracias al cristal que las divide:

o Locutorio: esta está acondicionada para la toma de sonido.


ESTUDIO DE PALABRA.
o Control: está dotada de los medios técnicos necesarios para
grabar o emitir un programa, es decir, de los soportes necesarios de
los que vamos a disponer para realizar la emisión sonora. Se compone
de fuentes que son los instrumentos que reproducen las cintas,
cartuchos..., etc. ESTUDIO DE MÚSICA.

2) Las salas de montaje: son salas técnicas que permiten constituir un


programa partiendo de grabaciones.
3) El control central: es el centro de conexión entre los circuitos exteriores al
CPP y los circuitos interiores procedentes de las salas técnicas.
4) La sala de enlaces: es la que está dotada de equipos transmisores
para el envío de programas al centro emisor y equipos receptores
que reciben las señales procedentes de puntos fijos o unidades
móviles. Se encuentran conectados con los estudios de emisión de
programas a través del control central.
5) El archivo sonoro: es el local destinado al archivo del material
magnético, digital o discográfico utilizado como fuente para la
creación de programas. Por las características del material que guarda,
debe reunir condiciones ambientales adecuadas.

5
No podemos olvidar las Unidades Móviles que son vehículos equipados de
medios técnicos que permiten hacer tomas de sonido en exteriores grabando
el mismo o enviando su señal a los estudios de emisión para ser radiada dentro del
programa. Su equipamiento puede ser mínimo cuando se trata de unidades ligeras
destinadas fundamentalmente a servicios informativos o bien constituir verdaderos
estudios de grabación cuando están destinados a cumplir esta función fuera del CPP.
Tanto en un caso como en otro disponen de sistemas de enlace para su
conexión con los estudios.

2. CARACTERÍSTICAS ACÚSTICA DE LOS ESTUDIOS DE RADIO.

El tratamiento acústico que deben cumplir los locales técnicos,


además del equipamiento técnico y del mobiliario mínimo necesario, deben
contemplarse desde el doble punto de vista de aislamiento (el control del
sonido no deseado, ruido, y contempla el tratamiento necesario para obtener en
su interior un nivel de ruido mínimo) y acondicionamiento o la insonorización.

INSONORIZACIÓN:
Los estudios de una radio deben estar construidos con materiales que
consigan aislarlos para evitar la filtración de ruidos externos, ya sean
producidos en el mismo edificio donde está instalada la emisora (voces del personal,
puertas o cajones que se abren y se cierran, vibraciones propias del aire
acondicionado...) o bien procedentes de la calle. Esto se consigue con el
tratamiento de las paredes, suelo y techo del local así como su forma y
relación de dimensiones para conseguir la máxima calidad en la toma de
sonido efectuada o en el monitorado de la señal cuando se trate de un control.
Hay que conseguir que los sonidos no deseados no sean captados por los micrófonos.

Es importante que estas áreas de trabajo estén situadas en zonas en las que no se
reciban vibraciones provocadas por elementos del entorno cercanos, como por ejemplo
el paso de trenes. Los estudios mejor construidos se hacen de manera que su

6
pavimento sea flotante y que sus paredes sean estructuralmente
autónomas, consiguiendo que las vibraciones externas no lleguen a las cabinas.

Para conseguir una buena acústica debe tener las siguientes características:

1. La importancia de la palabra: La comprensión e identificación de la


persona que habla y las sensaciones. La transmisión y recepción de una
señal oral a través de un sistema de comunicación se mide mediante el
índice de inteligibilidad. Ésta depende del tiempo de reverberación de un
recinto, debiendo de ser bajo, para evitar las interferencias debido los
procesos de reverberación y aumentar la claridad (sino micrófono además de la
señal directa, las reflexiones procedentes de esa señal).
Se recomienda un tiempo de reverberación sobre 0,3 segundos; para la
música ligera, 0,6 segundos y entre 0,8 a 1,5 segundos dependiendo del
volumen del local cuando se trata de música clásica. Una escucha
satisfactoria necesita un tiempo de reverberación que no sea demasiado
largo. Tampoco debe de ser muy corto. Un periodo de reverberación muy corto
implica, en efecto, que no hay prácticamente sonidos reflejados. Ahora
bien, las intensidades sonoras percibidas por los diferentes oyentes pueden
unificarse únicamente gracias a los sonidos reflejados. Además, y sobre todo, la
ausencia de sonidos reflejados da la impresión de un sonido sordo. El nivel
de la señal hablada debe ser, por lo menos, de 50 dB.

2. Las dimensiones y forma de un estudio, producen diferentes efectos sobre


sus propiedades acústicas. Deben tener un volumen no menor de 20 m3.
Generalmente se elige la forma de un paralelepípedo rectangular. Si las
dimensiones son iguales o múltiplos unas de otras se reducen los modos propios de
vibración del estudio. Se excitan un número de frecuencias coincidentes lo que
provoca diferentes deficiencias acústicas.

3. Calidad: Entre los parámetros más importantes


están los recubrimientos de suelos, techos y
paredes para evitar la entrada de sonidos
del exterior. Además hay que evitar las
reflexiones en el interior. Así se dota al
locutorio de dobles paredes, separadas por
una cámara de aire en la que se colocan
materiales absorbentes de sonido
(normalmente, fibra de vidrio). Además las
paredes del locutorio están revestidas de
placas o láminas de materiales porosos (poliestireno, cartón, fibra de vidrio,
tejidos gruesos…) que, combinados con relieves geométricos en su
superficie, neutralizarán cualquier sonido que llegue hasta ellas,
minimizando las componentes del sonido reflejado.

El suelo técnico debe ser con plataformas sobre suelo real y con materiales
no reflexivos.
La mayoría de los ruidos que pueden afectar al programa acústico proceden
del exterior. Para evitarlo, se dispondrán dobles ventanas, con cristales de
grosor sobredimensionado y sustentados por juntas de goma. Suelen ser
ventanas abatibles y con sistemas de cierre hermético, evitando las

7
correderas por su bajo aislamiento acústico. Un
caso de especial relevancia es la ventana
que une el locutorio y el control de
producción. Por su gran tamaño, presenta una
elevada superficie reflexiva de las ondas
sonoras. Para evitar este efecto, se coloca un
sistema de doble cristal fijo, a menudo de
diferente grosor, y ligeramente inclinado, de
modo que el lado superior sale hacia el locutorio
entre 5 y 10 grados. Esta inclinación hace que
los sonidos que llegan hasta el cristal se reflejen hacia el suelo de la
habitación, en lugar de hacerlo en la zona de ubicación de los micros.

Las puertas utilizadas para acceder a las salas de control y de locución tienen que
ser macizas y, además, deben cerrarse herméticamente. Además se
recomiendan que tengan doble tablero, en cuyo interior se colocarán
láminas de materiales absorbentes del sonido. El perfil de la puerta se
modifica, adoptando una forma cónica o escalonada, para que se consiga un
perfecto encaje sobre el marco, en el que limitará por sus 4 lados (incluido el
inferior). Si se quiere garantizar un cierre solidario, serán necesarias bandas de
goma en los costados del tablero y el marco, que taponarán los intersticios de
la puerta al encajarse, mediante el sistema de cierre de presión del cual disponen.

Otra cuestión importante del locutorio es que una vez aislados del exterior, debemos
conseguir unas adecuadas condiciones de trabajo en el interior del locutorio,
por lo que centraremos nuestra atención sobre dos puntos del acondicionamiento
ambiental:

 Iluminación: El sistema de iluminación debe permitir la lectura. Además,


tendrá que evitar el cansancio ocular, debiendo cuidar, en este sentido, el
tipo de luz y su temperatura de color. Por último, es fundamental que las
luminarias se encuentren ancladas firmemente, evitando su fijación sobre
falsos techos que provocan zumbidos por vibración mecánica.

 Aire acondicionado: Al trabajar en un recinto cerrado, resultan


imprescindibles los sistemas de renovación del aire interior. Para evitar los
ruidos que generan estos elementos, se elegirán sistemas
sobredimensionados, que permitan trabajar a una baja velocidad del
aire, tanto de extracción como de introducción del ya renovado. Además, es
aconsejable seleccionar una conducción específica para el locutorio, lo que evita la
propagación de ruidos externos a través de los conductos comunitarios.

En los últimos años, sobre todo a raíz de la aparición de las emisoras musicales y
locales, se han popularizado los estudios que incluyen la posibilidad de que el
propio locutor pueda controlar el audio y mantener conversaciones en el
mismo espacio físico.
Lógicamente, las emisoras cuentan con otros espacios físicos donde se llevan a cabo
otro tipo de trabajos propios del mundo de la radio, como la redacción (donde trabajan
los periodistas o se preparan los programas), los despachos de dirección, la
discoteca...
La emisora y el centro emisor pueden estar en el mismo edificio.

8
3. CONTROL DE AUDIO O DE PRODUCCIÓN
Podemos definir el control de audio como el lugar en el que se lleva a cabo la
realización de un programa de radio, ya sea emitido en directo o grabado. En
esta cabina se controlan todas las fuentes sonoras que se generan en una
emisión radiofónica.

Las dimensiones físicas y la cantidad de estudios de radio dedicados al


control del sonido (pasa exactamente lo mismo con los estudios de locución) varían
mucho dependiendo de la naturaleza de la emisora. Por lo general, las grandes
empresas suelen tener varios controles de audio desde los cuales pueden
trabajar simultáneamente. Por otro lado, las radios más modestas
habitualmente disponen tan sólo de una o dos cabinas de control.

Ahora bien, sea cual fuere la dimensión de la emisora, todas necesitarán un


equipamiento básico de alta y de baja frecuencia para poder llevar a cabo
sus emisiones.

EQUIPOS DE BAJA FRECUENCIA.


Los aparatos técnicos, en la mayoría de los casos, se encuentran dentro o muy
cerca del control de audio. Aquí están los equipos de baja frecuencia. Es
especialmente aconsejable alejar los equipos de alta frecuencia de los de baja
cuando los primeros tienen que radiar una potencia muy alta. De esta manera
se evitan posibles interferencias entre los diferentes equipos. Constan de los
siguientes equipos mínimos:
- La mesa de mezclas, con capacidad variable según el número de fuentes que
se manejen. (Lo mínimo son unos 8 canales).
- Mesa de múltiplex. Para manejar diferentes conexiones.
- Híbrido telefónico. Para introducir en la mesa una señal telefónica tras
convertirla a señal de audio. Sube la señal a nivel de línea.
- Reproductores de audio.
- Equipo auxiliar. Auriculares, reloj, altavoces para monitorización etc.
- Ordenador. Con software de automatización.

Los equipos se suelen disponer en forma de “u”, alrededor del técnico, para
facilitarle en manejo.

MEZCLADOR.
Es un equipo que proporciona la suma de la señal eléctrica de audio que
proviene de diferentes fuentes de sonido, controlando los niveles relativos
de cada señal de entrada y también la suma de todos ellos. Si bien todos los
equipos son importantes, la mesa de mezclas es el elemento central
imprescindible para llevar a cabo una realización y emisión radiofónica. Las
funciones básicas son: amplificar, procesar la señal, controlar el nivel,
mezclar las señales obtenidas de fuentes exteriores y encaminar estas
señales estas señales hacia los equipos de grabación o su envío a los equipos
emisores. Ten en cuenta que la creación sonora final que se elabore con la consola
mezcladora es la que irá directamente al emisor para que allí sea modulada para su
posterior emisión hacia el aire. En definitiva, podríamos considerar al equipo mezclador
como el corazón del estudio de audio.

9
Habitualmente las mesas mezcladoras suelen tener tres tipos de circuitos: los de
programa (utilizados para controlar las diferentes fuentes de sonido a través
de regletas individuales de volumen con mandos deslizantes), los de
monitorado (necesarios para medir y escuchar las diferentes fuentes sonoras
de forma individual y, a su vez, mezcladas en su etapa final) y los circuitos de
control (necesarios para establecer comunicaciones internas y externas).

Los requisitos generales que debe reunir una mesa de mezclas:

 Exactitud para reproducir los sonidos.


 Cuantos más canales de entrada tenga, más señales distintas podrá
mezclar. Además de canales de entrada también tiene entradas
auxiliares.
 Posibilidad de obtener el efecto estéreo: cada señal de entrada puede
enviarse, en la proporción que se quiera en dos salidas diferentes, la salida
principal derecha (R) y la salida principal izquierda (L). De esta forma se podrá
conseguir, en la reproducción, que los sonidos de determinados
instrumentos o voces sean reproducidos en lugares distintos frente al
oyente (a su derecha y a su izquierda). Nivel relativo de cada canal
controlado con un potenciómetro giratorio (armónico). También están las
salidas auxiliares cuya señal es similar a la principal. Para enviar la señal a los
auriculares u otros equipos. Las salidas de monitorización tienen la misma señal
que los principales, pero una regulación de nivel independiente, para regular el
nivel de la señal que se envía a los altavoces.
 Cada señal de entrada puede ser sumada con las demás en la
proporción que se quiera, independientemente del nivel con que llegue a la
mesa.
 Cada señal de entrada pueda ser ecualizada independientemente de las
demás.
 Posibilidad de realizar varias mezclas diferentes con las señales de
entrada, obteniendo así varias salidas.

10
De acuerdo con el número de salidas principales las consolas se clasifican en
monofónicas, si disponen de una sola salida, estereofónicas, cuando disponen de
dos salidas que constituyen los canales izquierda y derecha de la señal
estéreo y multicanales generalmente utilizadas para grabaciones sobre equipos
multipistas.

Según la utilización de las mesas de sonido, se pueden dividir en tres tipos:

 Mesas de estudio: Separan los canales individuales en distintos


subgrupos. También salidas individuales de cada canal según el modelo.
Se envía al multipistas. Se graba en pistas separadas. Luego
masterización de las pistas.

 En estudios de sonido. Los mezcladores no permiten realizar


agrupaciones de canales de forma individual. Las entradas se direccionan
directamente a la salida. Tiene un número reducido de canales
estereofónicos (-12). Se utiliza en discotecas y pequeños estudios.

 Mesas en directo: Las salidas principales se obtiene directamente de


las entradas. Es posible hacer agrupaciones de los canales individuales
para enviarlos a la salida principal. Se utiliza para conciertos y
programas de televisión y radio.

Características básicas en la configuración de la mesa de mezclas:

Los sistemas de monitorado de las consolas suelen ser de dos tipos: visual y
acústico. El visual se realiza mediante un vúmetro, que mide el volumen medio
de la señal o bien mediante un picómetro que indica los valores de pico de la señal.

Tanto uno como otro indican la cantidad de señal que existe a la salida de la
consola. Hoy en día se representan con leds luminosos. El operador de la consola
debe realizar estos cambios, procurando que los niveles altos no distorsionen y los
bajos no queden enmascarados por el último.

El acústico se realiza mediante altavoces o auriculares que nos permite juzgar


la señal que proporciona la consola. Un monitorado correcto exige hacer uso de
ambos tipos.

Otro componente de la consola es el inversor de fase que es un cambiador de hilos


que nos permitirá poner en fase la fuente de señal conectada a este canal con el resto
de las demás fuentes. Es opcional.

En los canales de entrada de las mesas de mezclas se suelen realizar un


procesamiento. Puede que sea necesario sobre todo cuando la mesa está
funcionando en el proceso de grabación. Hay dos tipos de procesamiento:

 Ecualización: se puede modificar la respuesta en frecuencia del canal


alternando las características de la señal que lo atraviesa. Los ecualizadores
suelen ser de tres o cuatro bandas abarcando todo el espectro de
audio.

11
 Filtrado: es un dispositivo que presenta una pequeña atenuación para
una banda de frecuencias (banda de transmisión). El filtro se denomina
por su Frecuencia de Corte que es frecuencia comprendida entre ambas
bandas. Pueden ser tres tipos:
o Paso alto: permite el paso de las frecuencias superiores a la
frecuencia de corte.
o Paso bajo: permite el paso de las frecuencias inferiores a la
frecuencia de corte.
o Paso banda: permite el paso de una determinada banda que viene
fijada por DOS frecuencias de corte.

Las partes más importantes de cualquier canal de una consola de mezclas son:

 Ganancia o potenciómetro: Regula la señal que entra en el canal.


 Balance: Distribuye el sonido al canal izquierdo, derecho o panorámico.
 Filtros de agudos, medios y graves; interruptor que permite la emisión de
la señal (on/off).
 Fader o regleta deslizante, que es un atenuador activo que sirve para
regular el nivel da la salida y dar aislamiento. Dicho atenuador consiste en
un buffer de ganancia unidad.

Funciones especiales del mezclador:

I. Previo: Cada potenciómetro, excepto los de los micrófonos, tienen una


posición o un canal de previo. Generalmente se sitúan debajo del número
0, en los potenciómetros de rotación, y en los lineales en la base de la regleta.
Su función es preescuchar lo que entra a la mesa desde cualquier
fuente, sin tener que desviar la señal a la salida de la mesa. Lo que se
oye por el previo no entrará en el programa hasta que no se abra el
potenciómetro. La posibilidad de pre-escucha (PFL) permite poner a
punto señales que han de formar parte del programa comprobando su
calidad y su nivel, esta comprobación se realiza antes del atenuador de canal
permitiendo que este se mantenga cerrado y la señal de prueba no afecte al
programa.

II. Sistema de Talkback: Para hablar entre control y locutorio. Maneja una
señal independiente del programa, que se puede dirigir a uno o varios
auriculares o a los monitores del locutorio. Los intercoms con exteriores,
otros locutorios (control central o unidades móviles). Mecanismo de conexión
o no, con un interruptor.

III. Air lamps o corte de monitores de control room: Al abrir fader se


cortan automáticamente los monitores y se encienden las luces de
señalización (mesa y puerta).

IV. Modularidad: Depende del chasis de la mesa. Puedes seleccionar la


configuración de canales que quieres (cada canal en un módulo
independiente).

V. Fader-Start: La fuente de sonido se pone en marcha automáticamente al


abrir el fader.

12
VI. Corte de tos. El locutor pulsa el interruptor cuando vaya a toser para cerrar su
micrófono y que no entre en programa.

VII. Código de seguridad: Para acceder a la mesa o a alguna de sus


configuraciones de forma restringida.

VIII. Híbridos telefónicos: Incluidos en la mesa o en módulos independientes, que


se añaden. Es un modulador de 2 o 4 hilos que convierte la línea de
teléfono en una forma de audio normal. Separan el sonido enviado del
recibido. En una línea telefónica, la recepción y la emisión van juntas por dos
únicos hilos. Para separar las dos señales se emplean bobinas híbridas que, en
cierto modo, cancelan en la recepción el sonido que enviamos. Pasa a la mesa
como señal balanceada. Las hay digitales y analógicas. Otras funciones:
1) Retención de la llamada (hold). La llamada no se corta
pero no pasa a salida.
2) On air: La señal de audio separada en emisión y recepción
pasa a la salida.
Desde la irrupción del RDSI, están en vías de desaparición.

IX. RDSI (Red Digital de Servicios Integrados): Sobre las líneas telefónicas de
fibra óptica ofrecen canales de comunicación digital de 64 Kbits/sg.
Circula voz, imágenes, datos y texto.

13
TIPOS DE MESAS:
Existen varios tipos de mesas: mesas analógicas, analógicas-digitales, mesas
analógicas automatizadas, mesas digitales y mesas digitales con interface
analógico.

Un mezclador digital convierte la señal analógica a digital en cada entrada de


canal y trabaja en formato digital durante todo el proceso. Pueden pasar a
analógica otra vez a la salida. Los controles están siempre automatizados. Dan
mayor calidad de sonido en cuanto a distorsión, ruido, margen dinámico, respuesta
en frecuencia y diafonía. Pero se echan en falta una mayor facilidad de manejo.

Un mezclador analógico automatizado, tiene un procesador que gobierna las


posiciones de los controles pero la señal es analógica durante todo el proceso.

Un mezclador digital con interface analógico, es una mesa digital cuya


apariencia es analógica. De modo que lo que el técnico maneja es sólo una
superficie de control, que da las órdenes al equipo informático. Facilitan el
trabajo al técnico que, en apariencia, maneja una mesa analógica con la que está
familiarizado.

No es, en principio, un equipo difícil de gestionar. Ahora bien, requiere un alto nivel
de concentración para su correcto y óptimo funcionamiento.

3.2 REPRODUCTORES-GRABADORES DE DISCOS COMPACTOS

Se basa en la lectura de una información grabada en un disco en forma de


huecos que corresponden a la información en forma digital. La luz reflejada de
un rayo láser por estos huecos es convertida por un fotodetector (transductor que
convierte variaciones de luz en corriente eléctrica) en impulsos eléctricos.

Las mejoras del CD frente a los discos analógicos son: menor tamaño y por
tanto más fáciles de manejar, tienen una dinámica superior, una mejor relación
señal ruido, menor distorsión, mejor respuesta de frecuencia y mayor
separación de canales.

El reproductor de CD’s ha
sido, sin duda alguna, el
aparato técnico que
más se ha impuesto en
la realización
radiofónica en los
últimos años. Su fácil
manejo, su rapidez a la
hora de buscar un corte musical y su calidad de reproducción lo han
convertido en un elemento estrella. Con el avance tecnológico se ha conseguido
que estos equipos, además de reproducir, también sean capaces de grabar,
haciéndolos aún más interesantes.

14
3.3. REPRODUCTORES-GRABADORES DE MINI-DISC

Como ya hemos mencionado, los reproductores-grabadores en mini-disc han


ganado terreno a los magnetófonos tradicionales. Al igual que el lector de CD’s,
este aparato ofrece facilidad de manejo, calidad digital en la grabación y la
reproducción y rapidez en la búsqueda de las fuentes de sonido registradas
dentro del mini-disc.

3.4. PATCH PANEL.

En cada estudio suele haber un patch-panel que conecta los diversos equipos con
los canales de la mesa de mezclas del estudio e incluso con de las otros estudios
mediante las correspondientes líneas de enlace.

3.5. ORDENADORES: GESTIÓN AUTOMATIZADA DE UNA RADIO

Sin lugar a dudas la incorporación de la informática ha revolucionado el


mundo de la radio. Desde que los ordenadores irrumpieron en los estudios de
control de audio podemos asegurar que hay un antes y un después en la gestión del
audio radiofónico.

Los programas informáticos diseñados por y para las emisoras de radio


permiten grabar y manipular el sonido, reproducir de forma automática
sonido previamente grabado, controlar la emisión en directo, pautar y
seleccionar una emisión musical, gestionar la discoteca de una radio e
incluso realizar la facturación, generar efectos de sonido, que se incorpora al
programa principal como una fuente más. El control y la gestión publicitaria. Así,
los anuncios se digitalizan en archivos de sonido que se almacenan sobre un
disco duro. La escaleta de emisión se vuelca directamente en forma de lista de

15
reproducción, de modo que el ordenador reproduce automáticamente la secuencia de
archivos deseada. Además el sistema realiza de modo automático el informe de la
emisión, así como el documento previo de facturación para cada cliente.

El aspecto más revolucionario de la incorporación de los ordenadores a la radio


ha sido el hecho de poder llegar a automatizar toda una emisión,
consiguiendo que funcione sin la presencia física de una persona.

En resumen, podemos asegurar que los ordenadores y su paquete informático son un


elemento imprescindible en la radio del siglo XXI.

3.6. MICRÓFONO

Se utiliza para trasladar comentarios a los locutores a


través de las líneas de monitorización, y utilizarse
también en el caso de que el programa se realice desde el
propio control, como ocurre en muchos programas
musicales.

3.7. ALTAVOCES:

A diferencia de los locutorios, en los controles de producción se usan los


altavoces, que se complementa por auriculares cuando resulta necesario.

3.8 AMPLIFICADOR:

Se utiliza precisamente para ampliar la señal que proviene de la mesa central y


que va hacia los monitores.

3.9 LAS CAJAS DE CONEXIONES:

Son muy útiles para organizar el entramado de cables que cada equipo de baja
frecuencia tiene.

16
3.10 SEÑALES EXTERNAS:

Además de las comunicaciones telefónicas, también se necesitan otras señales


generados en el exterior. Tal es el caso de los informativos, donde se realizan
conexiones con los centros de producción pertenecientes a una misma
cadena de emisoras, o se reciben informaciones desde unidades móviles
situadas en el lugar de la noticia. Estas informaciones llegan hasta el control de
producción a través de líneas de auxiliares, por las cuales el control central suministra
las señales que se precisa en cada momento. Además, el control de producción
estará integrado en un sistema de intercomunicación con el resto de las
áreas que forman la emisora; es especialmente importante la conexión con el
control central, manteniéndose entre ellos un diálogo muy frecuente.

4. EL ESTUDIO RADIOFÓNICO O LOCUTORIO:

El estudio de radio o locutorio, es el lugar donde se lleva a cabo la locución de


los programas de radio. Los locutorios suelen contener en su interior un
equipamiento técnico bastante escaso. Habitualmente encontramos una mesa
redonda o con forma de media luna u ortogonal, es ideal para poder
aprovechar muy bien el espacio y para ubicar idóneamente a las personas que
tienen que hablar y mirarse entre ellas, con entradas para conectar auriculares y
micrófonos, un par de monitores (altavoces) y unos pilotos indicadores con
luces rojas y verdes. Digamos que éste sería el equipamiento básico habitual
de un estudio de radio para llevar a cabo entrevistas, lectura de noticias,
tertulias…

Los auriculares y los altavoces están destinados, por un lado, para escuchar la
emisión real de la emisora y, por otro, para recibir las órdenes internas que
provienen del estudio de control. La señal de los altavoces es desconectada cuando
el micrófono se abre para hablar por antena.

Los pilotos indicadores se ubican dentro y fuera del locutorio. Su función


primordial es la de indicar cuándo los micrófonos están abiertos al aire (luz
roja) y, por lo tanto en qué momento el locutor puede hablar. Obviamente, las
personas que están en el locutorio a la espera de intervenir deben evitar hablar o
hacer ruidos, ya que todos los sonidos son captados por los micrófonos y emitidos por
antena. Igualmente el personal que se encuentra fuera del locutorio no debe irrumpir
en el mismo cuando vea la luz roja en marcha. Por contra, la luz verde activa nos
indica que los micrófonos están apagados.
Al igual que en el control de audio, en la cabina de locución será preciso instalar una
línea de intercomunicación que permita hablar internamente con el técnico
de sonido (TALKBACK).

Por otro lado, podemos asegurar que no existe un tamaño medio estipulado
sobre cómo tienen que ser los estudios de locución de una emisora. Crecerá o
decrecerá el espacio destinado al estudio en función de su uso. Hay estaciones
que, además de llevar a cabo programas de radio convencionales en donde la palabra
es la principal protagonista, también acogen otro tipo de eventos como

17
actuaciones musicales en directo, para la cual cosa disponen de amplios
estudios.
Entre locutorio y control hay tres tipos de señales.
1. Micrófonos. Va del locutorio al mezclador.
2. De intercomunicación. Bidireccional
3. De monitorización. De la mesa al locutorio.

Equipamiento básico es:


4.1 MICRÓFONOS
Se clasifican según el transductor:
-Acústico-mecánico: De presión, de gradiente de presión, combinados de
presión y gradiente, con paraboide concentrador de haz y de interferencia o de
cañón.
-Mecánico-eléctrico: Dinámicos de bobina (electromagnéticos),
electrostáticos de condensador, electrostáticos de electret (de condensador), de
cinta, piezoeléctricos y de carbón.

Recomendados:
En exteriores se suelan usar micrófonos dinámicos porque tienen menos
sensibilidad y se atenúa más el sonido ambiente.
En estudios se usan los de condensador cuando se requiere mayor
calidad, pero también se usan mucho los dinámicos.
Los micrófonos omnidireccionales para invitados en torno a una mesa.
Los bidireccionales se utilizan para el presentador y entrevistado.
Los unidireccionales se usan en el autocontrol para reducir el ruido
ambiente.

Se usan bastantes los micrófonos de mano, se pueden utilizar con


auriculares y con pie de micrófono.
Mejor respuesta a una distancia de 15 a 20 cms. Muy cerca provoca
distorsión (y el efecto de proximidad) y muy lejos, recoge todo el
ambiente.
También distorsionan las letras oclusivas. Para ello hay que alejarse, utilizar
espuma anti vientos o filtros anti-pop.

El micrófono estándar es Sennheiser modelo 421 o 741. También los de la


serie evolution o los Shure 57 ó 58. Estos micrófonos suelen estar
sustentados sobre pequeños soportes de sobremesa.

18
4.2 MONITORIZACIÓN:

Con el fin de efectuar un correcto seguimiento de los


elementos que componen el programa de radio, los
comentaristas e invitados tienen que escuchar la señal
que se está generando, para lo cual se cuenta con el sistema
de monitorización. El más extendido son los auriculares,
que evita la retroalimentación acústica propia de la
asociación de altavoces y micrófonos en una sala de reducida
dimensiones.

Sin embargo, también es posible encontrar locutorios dotados de un


sistema mixto: durante los periodos de publicidad, música, etc., se
aplica monitorización mediante altavoces, que se desconectan
automáticamente al activarse los micrófonos del locutorio, quedando
entonces en funcionamiento únicamente los auriculares. La señal indicada
para desactivar los altavoces se llaman “en el aire” o luz roja, como reza
la señal luminosa de aviso colocada en el exterior del locutorio y que informa
de que los micrófonos están abiertos, y, por lo tanto, no se debe abrir la
puerta.

Como el número de auriculares que se utilizan puede ser elevado, la


línea de monitorización ha de difundirse adecuadamente, mediante los
distribuidores de audio. Estos equipos tienen una entrada y entre 2 y 8
salidas, que trasladan las señales de audio directamente hasta las entradas al
mezclador del control de producción, funcionando de modo que, frente a los
destinatarios de la señal, resultan transparentes. Aunque en apariencia no
realizan proceso alguno, incorporan amplificadores que compensan las
pérdidas propias del reparto de energía entre las diferentes salidas, al
tiempo que garantizan una perfecta adaptación de impedancia en sus
conexiones.

19
5. CONTROL CENTRAL.

El control central se erige como un gran nudo de comunicaciones de todas las


señales que entran o salen del centro de producción. Desde aquí se
encaminan las distintas señales generadas en los estudios de producción de la
emisora y las señales recibidas desde el exterior (telefónicas o de enlaces
externos) hacia sus distintos destinos, bien sea dentro del propio centro, o bien en los
recursos exteriores de la emisora. La misión básica es interconectar todos los
estudios, unidades móviles y cualquier otro centro de producción y con los
enlaces y enviar la señal de audio para emitirla: señales de programa y
coordinación. Estas conexiones han de ser dinámicas para poder cambiar en
cualquier momento la procedencia del destino de las señales.
Con el objetivo de desempeñar estas funciones, se dispone de los siguientes equipos:

5.1 PATCH PANEL:


Es el equipo de
interconexiones por
excelencia. Está compuesto
por un conjunto de
conectores de entrada y
salida, configurables por
medio de latiguillos.

En su parte trasera se
conectan las líneas fijas
procedentes de todas las
áreas de la emisora, de modo
que las señales que llegan hasta este equipo ocuparán la fila superior de
conexiones. En la inferior, se enchufan las salidas, que se enviarán a los
destinos correspondientes. Una vez rotulado, en el frente estarán
disponibles todas las señales, permitiendo la conexión de los equipos de
medida para la comprobación de calidad de las señales, o bien para establecer la
asignación de entradas y salidas según las necesidades. Al tratarse de selección
mediante conectores, el patch se ejecuta cuando las diversas conexiones se
mantienen a medio y largo plazo, estableciéndose una configuración
semipermanente en la instalación.

La conexión inicial del sistema permite realizar una asignación por defecto de la
instalación, que responderá a la configuración de uso más frecuente. Cuando
deseemos variar la conectividad, bastará con insertar los conectores de
un latiguillo en los orificios de entrada y salida que deseemos unir. Al
realizar la inserción, el módulo se conmutará internamente para deshacer la
conexión interior y cargará la impedancia característica las líneas que queden sin
enlazar. Debido a la necesidad e efectuar esta conmutación, los patches utilizan
mayoritariamente conectores tipo jack, o también una versión especial
llamada bantam, que, al ser más delgados, permiten agrupar en una unidad de
rack un mayor número de conectores.

20
5.2 MATRICES DE CONMUTACIÓN:
Consisten en barras horizontales y verticales entrecruzadas, que se pueden
conectar al insertar una clavija en el punto de unión. Permiten
interconexionar y gestionar las señales procedentes de la mayoría de los
equipos. Se puede conectar todas las líneas que se manejan entre
estudios, Unidades Móviles y otros edificios. Por ejemplo:

 Estudios del mismo edificio y otros edificios.


 Líneas telefónicas de 4 hilos (estudios en provincias, campos de
deportes, teatros, etc.).
 Líneas telefónicas de 2 hilos (llamadas telefónicas de periodistas
desplazados).
 Líneas RDSI mediante audiocodec.
 Líneas de Unidades Móviles vía enlaces.
 Señales de audio del sistema CATV.
 Señales de reloj. Tonos horarios.

Existen otro tipo que se construyen con interruptores que unen las
entradas a las salidas. También las digitales que permite automatizar las
conexiones y desconexiones. Así simplifica bastante el trabajo en el control central.
Una matriz se caracteriza por el número de entradas y salidas que puede
manejar y por los diferentes niveles o planos. En cada nivel se maneja solo
una señal de la misma categoría (audio, ordenador).

5.3 CONMUTADORES ELECTRÓNICOS:


Durante las operaciones habituales de un control central, se realizan múltiples
selecciones y asignaciones de líneas, que se modifican con gran
periodicidad. Esta razón obliga a incluir sistemas de conmutación de señales
para aquellas aplicaciones en las que los cambios resultan más frecuentes. Así,
podremos encontrar switches para seleccionar la fuente que se emitirá o
qué información se monitorizará en la propia sala de control. A diferencia del
patch, estos selectores suelen disponer de varias entradas (conectadas en
puente con sus correspondientes salidas, para poder asociar varios de estos
elementos) y una sola salida de señal seleccionada. El control se puede

21
realizar en modo local, aunque lo más habitual es aplicar un sistema remoto desde
la mesa de control, donde se ubica una consola o un ordenador para realizar estas
funciones.

5.4 FUENTES DE SEÑAL:


El control central dispone, aunque de forma mucho más limitada que el de
producción, de recursos para emitir señales de audio, que suelen resultar
útiles en labores de continuidad. Normalmente podremos encontrar:

 Sistemas de emisión de publicidad. En determinadas circunstancias


se emiten desde el control central los anuncios publicitarios. Para esta
función se dispondrá de un sistema informático similar al de producción,
que cubrirá adecuadamente esta necesidad.
 Fuente de señal de reserva. También se puede observar algún equipo
reproductor (e incluso otro ordenador) desde el cual generar los
mensajes cortos propios de la emisión, como son los jingles:
pequeñas sintonías identificativas de la emisora que se gestionan también
como marcas de control de tiempo. Asimismo, es posible emitir desde
este lugar música o programas pregrabados, que cubrirán los periodos
nocturnos con un mínimo número de empleados o que paliarán
imprevisibles problemas técnicos temporales en los centros de producción.

5.5 GRABADOR DE PROGRAMA:


Otro de los equipos que aparece habitualmente en un control central es el
magnetófono, que, trabajando a baja velocidad, graba los programas
emitidos con calidad media. Esto posibilita la creación de un archivo de
emisiones, muy útil, tanto para el trabajo de producción de programas
posteriores, como ante posibles reclamaciones judiciales.

5.6 COMPRESOR:
De forma previa a la emisión, la señal debe reducir su margen dinámico,
posibilitándose la recepción con niveles de sonidos tolerables, incluso cuando
en origen presentan grandes divergencias de amplitud.

5.7 MEDIDOR DE DISTORSIÓN:


Equipo que mide la distorsión armónica total de un tono de prueba a una
frecuencia fija. Se usa para probar la calidad de las líneas y los equipos.
Hay dos tipos:
 Necesitan un tono de prueba generado por el propio aparato para
comparar el tono que les llega con el original.
 Independientes del tono que se envíe, siempre que sea un tono puro
de una frecuencia fija.

22
5.8 RECEPTOR DE SEÑALES HORARIAS:
Receptor de radio de onda corta, sintonizado con una emisora que emite pulsos
sincronizados cada segundo y pulsos diferentes cada minuto y cada hora.
Proporciona los tonos de audio típicos (husos horarios).

5.9 MONITORIZACIÓN TÉCNICA:


La supervisión de la calidad de la señal a emitir también es competencia de
los técnicos de control central. Para efectuar esta operación, se dispone de
medidores de nivel de audio, asociados a las líneas de uso más frecuente
dentro del sistema. Entre estas líneas supervisadas, naturalmente deberá incluirse
la señal de programa, que se enviará hasta los equipos de emisión. En este
apartado destacamos tres medidores:
1) Vúmetro: Indicador de nivel medio. Instrumento de tipo pasivo con
aguja que indica la medida. Está graduado en VU (Unidades de Volumen)
y para un tono fijo de +4 dBm corresponde la indicación de 0 VU. El
tiempo de respuesta es relativamente largo (300 microsegundos); es
decir, una respuesta lenta frente a impulsos de larga duración. Asociado al
vúmetro están la barra de leds (son 2 escalas numeradas con graduación
diferente: muestra el porcentaje de modulación de 0 a 100; y muestra las
unidades de volumen de -20 a +3).
2) Picómetro: Tiempo de respuesta muy corto, asociado a uno de
salida relativamente largo (1,5 a 2 segundos para una caída de 20 dB).
Permite seguir el valor de la cresta de la señal.
3) Fasímetro: Mide la diferencia de fase entre dos señales. Sirve para
comprobar que están en fase las dos vías de una señal estéreo.

5.10 SISTEMAS DE INTERCOMUNICACIÓN:


Resulta imprescindible establecer una comunicación fluida con el resto de
elementos de la emisora, lo que nos obliga a instalar sistemas de interfonía
con los controles de producción. Pero, además, debido a la función de enlace
con los medios externos, también son necesarios equipos de comunicación
entre otros centros de producción y de emisión, así como con los sistemas
móviles adscritos a la propia emisora.
Veamos algunos equipos de intercomunicación:

A. CONSOLA MULTIPLEX:
Se utiliza en la producción de programas en los que intervienen personas
situadas en varios puntos alejados: es necesario usar líneas telefónicas,
enlaces u otros medios.
Para coordinar todas estas señales se
utilizan la “consola multiplex” o “mezclador
multiplex”. Consiste en una matriz de
conmutación con algunas facilidades
añadidas para poder controlar niveles
de audio y monitorización de las
diferentes señales que pasan.
Se pueden realizar conmutaciones de
cualquier canal con otros en ambos
sentidos.

23
B. INTERCOMUNICADOR DE CUATRO HILOS:
Se llaman así por utilizar dos hilos para la señal de entrada y otros dos
para la de la salida. Tienen dos partes: una amplifica la señal de audio
recibida, y otra amplifica la señal del micrófono para mandarla a la línea.
La señal de audio que se recibe se amplifica y se escucha por el altavoz o los
auriculares. También se puede controlar el nivel de señal mediante el vúmetro.
Incorpora un conmutador para seleccionar lo que se desea enviar a la línea
(micrófono interno, micrófono externo, o la señal del oscilador que prueba la
línea).
Otro conmutador a la salida permite seleccionar entre la señal de enviada o
recibida para oírlas o monitorizarlas en el vúmetro. Entradas y salidas son
balanceadas utilizando para la transmisión solo los 4 hilos de la entrada y salida
balanceadas, sin conectar a la masa.

C. INTERCOMUNICADOR DE TRES HILOS:


Se diferencia en que la salida y la entrada no son balanceadas y son más
sensibles a interferencias. Un hilo es de entrada, otro de salida y otro de
masa.

D. OTROS INTERCOMUNICADORES:
En algunos casos se necesitan intercomunicadores con características
especiales:
 De fácil situación y uso flexible (tipo Clear-com). Utilizar para su
interconexión una línea cable del mismo tipo que el de los micrófonos:
un mismo cable para llevar todas las señales.
 Otros: radioeléctricos, transceptores portátiles en diferentes bandas
de RF, teléfonos de la red pública, telefonía móvil, teléfonos
conectadas a líneas “punto a punto”, se alimentan con pilas secas, ya
que la línea no da tensión de alimentación.

24
LA SALA DE EMISIÓN Y ENLACES

Tras la fase de producción, iniciamos la de distribución y emisión de la señal del


programa generado. Para este fin dispondremos de una sala específica, donde se
ubicarán todos los sistemas de alta frecuencia, que dependerán de la potencia del
transmisor:

 Codificador estéreo. En las emisoras de modulación en frecuencia es


necesario crear la señal multiplex a partir de los canales izquierdo y
derecho, recibidos desde el control central. Este equipo es necesario para
la emisión estereofónica.
 Generador de RDS (Radio Data System). A continuación, a la señal se le
podrán aplicar los datos digitales de identificación de la emisora, para
lo cual se usará el codificador correspondiente.
 Equipos de emisión. Una vez creado el canal modulador completo, se
aplicará el modulador que creará la señal de radiofrecuencia (en amplitud
o en frecuencia). Esta señal le aplicará un limitador para evitar distorsiones
y posibles interferencias. Posteriormente, la señal se amplificará (gracias
a un excitador que lleva la señal al amplificador y el amplificador final
conduce la señal a la antena) para adaptarla al sistema radiante, que la
emitirá hasta el usuario final. Si se desea un alto grado de fiabilidad del
sistema, se pueden redundar los equipos de emisión y asociarlos a una unidad
de conmutación automática, que conectará el sistema radiante (que por ley
debe ser único) con el emisor de reserva al detectarse un fallo del equipo
principal.
 Generador electrógeno: Sirve para garantizar el suministro eléctrico.
Posee un sistema de arranque automático que detecta los cortes de
suministro y entra en funcionamiento.
 Sistema de tele-alarmas: Sistema que avisa a la emisora cuando hay un
problema, para que envíe a un técnico.
 Radioenlaces. Además de la cobertura local, la emisora extiende su área de
implantación a través de radioenlaces, que la comunican con otros centros
emisores, creando una red de difusión más amplia. Un radioenlace es un
equipo que permite enviar la señal de los estudios centrales hasta el
emisor de la radio a pesar de que éste se encuentre a kilómetros de
distancia. Esta señal se duplica para evitar que se pierda la señal si hay
averías. Cuando los estudios se encuentran en el centro de la ciudad y
es imposible ubicar una antena emisora que posteriormente cubra con su
emisión grandes zonas de territorio, el equipo emisor y la antena se sitúan
en una zona alta de la orografía para que la emisión pueda tener una buena
cobertura. Ahí es donde aparece el equipo de radioenlace, que permite
hacer llegar el sonido generado en los estudios hasta el equipo transmisor sin
que la señal pierda potencia o calidad. La cantidad dependerá de la estructura
de dicha red, así como de la posición de jerarquía que ocupe la emisora dentro
de ella.
 Sistema de antenas. Para realizar la propagación vía radio, se precisa
de los sistemas radiantes propios de los equipos de emisión, que difundirán el
programa de radio por su entorno habitualmente de modo
omnidireccional. El mástil o antena suele tener una altura considerable
puesto que en su parte más elevada contiene la antena radiante.
Habitualmente los mástiles suelen estar hechos de aluminio o hierro
galvanizado, materiales que soportan perfectamente las inclemencias

25
meteorológicas. En algunos casos, dependiendo de su altura o ubicación (en lo
alto de un gran edificio o de una montaña), el mástil tendrá que estar
convenientemente pintado (de color rojo y blanco) y señalizado (con balizas
iluminadas visibles desde el aire). Por el contrario, para los radioenlaces se
necesitan antenas muy directivas, por tratarse de comunicaciones
privadas que no deben trascender hasta receptores ajenos a la emisora.

La Sala de Enlaces debe estar lo más cerca posible de la correspondiente


toma de antenas en el tejado del edificio. Aquí están los equipos de
radiofrecuencia que transmiten y reciben las señales de audio (programa y
coordinación). Si hay muchos equipos se usan paneles de conmutación y mangueras,
que lleven la señal hasta los paneles y matrices del control central. También existe un
sistema de monitorado de señales y equipos de medida para controlar la
calidad de la señal. A su vez, está el Repartidor de Telefónica; sala en la que
están los bastidores de conexión entre las mangueras y fibras ópticas de la
compañía telefónica con las mangueras interiores que van a Control Central,
compañía telefónica y líneas (de 2 y 4 hilos) a otros sitios. Si las líneas vienen por fibra
óptica, se necesitarán sus transductores y multiplexores-desmultiplexores. En la misma
sala se suele poner la Central de Telefónica.

Lo más habitual es que el centro emisor se encuentre como una instalación


separada del bloque formado por los estudios de producción de programas y
el control central de la emisora (que conforman un centro de producción), ya que
éstos se ubican en el interior del casco urbano de la localidad en la que se instala la
emisora. En este caso, los espacios de la emisora están separados (producción, control
central y emisión) y por ello se hace necesario el uso de enlaces o líneas telefónicas
para llevar la señal. Esta diferenciación de espacios se produce para lograr una mejor
cobertura en la difusión de la señal de la emisora; resulta conveniente situar los
equipos de emisión en un lugar elevado respecto de su entorno, ya que las
señales alcanzan casi exclusivamente los puntos que son visibles desde el elemento
emisor. Además, los sistemas de emisión presentan una zona de sombra en la
cobertura del terreno más próximo, por lo que, si la localización fuera dentro del casco
urbano, aparecerían problemas en la señal recibida en las viviendas situadas en las
proximidades del centro emisor.

Aunque, en principio, podríamos pensar que una mayor altura se traducirá en mejores
condiciones de radiación, la elevación del sistema radiante tiene unos límites
prácticos, condicionados por los siguientes aspectos:

 Limitación legal. En la altura efectiva de la antena. Si ésta se coloca por


encima de ese límite, nos veremos obligados a rebajar el nivel de potencia
radiada, con el objetivo de acotar la zona de cobertura de nuestra emisora.

 Zonas de sombra. Los sistemas radiantes se diseñan para que ofrezcan una
máxima eficacia de emisión en el plano horizontal, o ligeramente
inclinados respecto de éste, prestando, de esta manera, servicio a una amplia
zona del terreno. Por el contrario, en la zona más próxima al emisor, la
densidad del campo electromagnético es muy baja, por lo que se crea un
área de sombra. Si la antena se coloca demasiado alta, esta zona de
sombra puede extenderse hasta llegar al núcleo urbano que se desea
cubrir con el propio emisor, resultando inadecuada la ubicación elegida. Si, por
el contrario, se emplaza demasiado baja, cualquier edificio de cierta

26
altura se convertirá en un obstáculo infranqueable, produciéndose una
cobertura irregular y excesivamente limitada.

Para evitar los inconvenientes mencionados, se suele optar por instalar el centro
emisor en una colina o montaña que esté situada, al menos, a una distancia
del casco urbano, o zona a cubrir, cinco veces superior a la diferencia de cotas
de alturas entre la ubicación de la antena y el área a la que prestará el
servicio.

Al separar los centros de producción y de emisión, nos encontramos en la


necesidad de establecer los sistemas de comunicación que permitan el
intercambio fluido de señales básicas para su funcionamiento. Esto se logra
habitualmente estableciendo radioenlaces entre el centro de la emisora y los equipos
de emisión. En ellos, una antena emite un haz concentrado de baja potencia y
de frecuencia distinta a la empleada en la difusión posterior de la señal, para
evitar la interferencia con las señales procedentes de otras emisoras. Con el desarrollo
de las tecnologías telefónicas, se abre la posibilidad de utilizar líneas RDSI (y luego
ADSL) para efectuar las comunicaciones internas entre estos centros, contratándose
como sistemas de comunicación bidireccional punto a punto de duración permanente.

En otros casos, y pese a las recomendaciones técnicas contrarias, las limitaciones en el


presupuesto económico obligan a unificar los espacios, situándose los sistemas de
emisión y recepción de radiofrecuencias contiguos al propio control central.

Pongamos un ejemplo: Durante una emisión “en cadena”, desde los estudios
centrales de la emisora, situados en Madrid, se realiza el programa en un conjunto de
producción. Sin embargo, uno de los invitados se encuentra en los estudios de
Barcelona, por lo que se activa para tal ocasión un segundo conjunto de producción.
Con el fin de comunicar los estudios entre sí, se establece una red de enlaces, a través
de múltiples centros reemisores. Los controles centrales de ambas emisoras servirán
las señales de comunicación bidireccional a los controles de producción
correspondientes a través de líneas auxiliares.

En el estudio de Madrid se elaboran la señal de programa, a partir del sonido de los 2


locutorios, más las comunicaciones telefónicas y la música generada en el propio
control de producción. Esta señal se envía hacia el control central de la misma emisora,
y, desde allí, a través de un nuevo enlace de radio, se transporta al centro emisor, que
la distribuye en varias direcciones:

 Se envía al sistema de emisión, cubriendo así la zona de cobertura del propio


centro emisor.

 También se aplica a la red de enlaces periféricos, para expandir la señal a


otras emisoras de la misma. A través de ellos llegará el programa a múltiples
puntos, incluido el de Barcelona, que tendrán seleccionada esa fuente en sus
conmutadores de señal a emitir, por lo que radiarán en sus respectivas
frecuencias asignadas la señal recibida.

Durante la conexión se emitirá el sonido del estudio de Madrid, así como la publicidad
contratada para el conjunto de la red emisoras. Sin embargo, en un momento
determinado, desde el control de Madrid se inserta un indicativo de desconexión. Esto
se produce a una hora predeterminada por todos los controles centrales de la cadena,

27
y abre la ventana de tiempo de duración también conocida. En ese instante, todos los
controles centrales cambian la selección en sus “switches”, y, durante ese periodo de
tiempo, cada emisora complementa el programa principal como considera oportuno:

 En algunas emisoras, durante la desconexión, se emite la señal de programa


de uno de sus estudios, desde donde se genera un programa informativo
local de corta duración.

 En otros casos, desde el propio control central local se emiten anuncios


comerciales contratados exclusivamente para esa área geográfica.

Terminada la ventana de desconexión, y sincronizada por una señal de control interno,


todos los controles centrales de la red vuelven a conectar sus emisores con la red de
enlaces, continuando la programación en cadena. De esta forma, a todos los oyentes
les habrá llegado, sin que se aperciban de ello, una información generada a cientos de
kilómetros, junto con otras informaciones locales.

28
OTROS ESTUDIOS RADIOFÓNICOS

1. Estudio de Continuidad
En él se da la continuidad entre unos espacios radiofónicos y otros. Se
produce la programación y se enlazan unos programas con otros, mediante
comentarios de un locutor en directo o pequeños fragmentos de música. El técnico
de este estudio es el encargado de la programación en los intervalos entre
los programas.

Suele ser un estudio polivalente, para todo tipo de programas. La señal


radiofónica que se genera en otros estudios pasa por este estudio y se
devuelve (de ahí que tenga líneas de llegada de programas y de salida).

2. Estudio de Producción Grabada


Este estudio no suele tener línea con el exterior, ya que todo el programa se
produce y se graba en el mismo estudio. Cuántas más líneas tenga, más versátil.

3. Cabina de crónicas
Son pequeños estudios con capacidad para grabar y transmitir pequeños
programas o crónicas. También permiten realizar ediciones sencillas del
material grabado. Suele tener un mezclador y un grabador-reproductor. El
mezclador tiene 2 entradas de línea, 1 entrada de micrófono y 2 salidas (la principal y
una auxiliar).

4. Estudio Portátil
Se utilizan para realizar transmisiones en sitios en los que no se pueden hacer
desde una unidad móvil. Las transmisiones se suelen hacer por vía telefónica.
Los equipos más comunes son un mezclador, reproductor, micrófonos, auriculares,
cables y adaptadores para la línea telefónica. El mezclador tiene que ser pequeño,
a pilas o baterías, con al menos 3 entradas de micrófono y una de línea.
También posee un oscilador para mandar un tono de audiofrecuencia a la línea; así
como un pequeño amplificador independiente para oír lo que retorna.

29