Está en la página 1de 12

Delito, vergüenza y reintegración1

John Braithwaite
Universidad Nacional de Australia

Vergüenza y delito

El concepto central de la teoría expuesta en empeora la situación. ¿En qué consiste, pues,
Delito, Vergüenza y Reintegración (Braithwai- la diferencia?
te, 1989) es la confrontación reintegrativa. De La confrontación reintegrativa transmite
acuerdo con esta teoría, las sociedades tienen desaprobación dentro de un marco de respeto
índices menores de delincuencia si logran co- por el ofensor, tratándolo como a una buena
municar en forma efectiva que cometer delitos persona que cometió un acto malo. En cam-
es deshonroso. En cambio, tendrán mucha bio, la estigmatización es una confrontación
violencia si el comportamiento violento no irrespetuosa, en la cual el ofensor es tratado
está mal considerado, tendrán altas tasas de como una mala persona. La estigmatización
violaciones si sobre ellas los hombres pueden implica el no-perdón - el ofensor mantiene
alardear y tendrán delito endémico de cuello su estigma en forma permanente -, mientras
blanco si prevalece la idea de que transgredir que la confrontación reintegrativa implica el
la ley es más inteligente que reprobable. perdón y las ceremonias que certifican la des-
Pero la forma en que se comunica que co- viación dejan lugar a rituales que realizan lo
meter delitos es deshonroso también puede contrario. Dicho de otra forma, las sociedades
incentivar la conducta delictiva. Es lo que que perdonan y respetan, aun cuando toman
conocemos como estigmatización. La con- el delito en serio, tienen índices bajos de
frontación reintegrativa transmite la deshonra delincuencia, mientras que las que degradan
a quien ha obrado mal de una forma que lo y humillan a los delincuentes tienen índices
incentiva a desistir; la estigmatización, en más altos.
cambio, la transmite de una forma tal que

1
Traducción al castellano de Jose Deym. Una versión
de este artículo fue publicada en inglés como “Shame
and criminal justice”, Canadian Journal of Criminology
and Criminal Justice, 42, 3, 2000, 281-298.
8 John Braithwaite

Sociedades con baja actividad delictiva

Entre las sociedades que utilizan extensiva- habitantes, comparado con más de 500 en
mente la confrontación reintegrativa figuran Estados Unidos. Una investigación de Guy
las africanas. El Nanante1 es un ejemplo de Masters (1995,1997) muestra que las escue-
aplicación de la confrontación reintegrativa, las japonesas utilizan métodos reintegrativos
que trata el delito de una forma ritualmente para controlar la delincuencia muy similares
seria, pero reintegrativa. a las conferencias de justicia restaurativa que
Con respecto a Japón, quizás sea la sociedad describiremos más adelante.2
desarrollada que mayor confianza tiene en la La estigmatización es una tendencia basada
confrontación reintegrativa como alternativa en la fragilidad o debilidad humana porque
a la humillación o a la marginación de los estigmatizar la identidad devaluada de otros
delincuentes. Tiene una tasa delictiva muy es una forma de apuntalar la propia. Es un
baja y es la única nación en que se evidencia hecho imposible de erradicar en toda socie-
una disminución sustancial de esta tasa en los dad, incluso en la japonesa. Sin embargo, las
últimos cincuenta años. Esto se logró con una sociedades reintegrativas tienen libretos y ri-
baja tasa de encarcelamiento - 37 por 100.000 tuales culturales bien definidos para erradicar

1
El Nanante. Un criminólogo afgano de la Universidad efecto que éste tuvo y que los alumnos expliquen por qué
de Edimburgo, A. Ali Serisht, señaló, después de la lo hicieron y que se disculpen con todos los presentes.
publicación de Delito, Vergüenza y Reintegración, que Luego, los padres a menudo se disculpan ante la parte
el Pushtoon, el grupo étnico más grande en Afganistán, injuriada y así también lo hacen los maestros. Luego,
tenía una costumbre denominada Nanante, similar a la los alumnos tienen nuevamente una reunión a solas con
noción de conferenciar que he discutido en ese libro. su maestro titular para discutir la reunión y, como los
El Nanante es una ceremonia en la que el ofensor maestros me explicaron, para comprobar qué aprendie-
trae harina y otras comidas y sacrifica una oveja para ron los alumnos de la situación. Cuanto más serio es el
una fiesta comunitaria. A menudo esto se hace en el incidente, mayor cantidad de reuniones serán fijadas...
hogar de la víctima, donde ésta participa cocinando la Para estos incidentes nunca hubo castigos específicos
comida que trae el victimario. En la parte ceremonial per se, sólo el procedimiento de la reunión… Había un
del evento el ofensor no será connotado como malo fuerte sentimiento de que los alumnos no debían ser
ni como necesitado de ayuda para cambiar, sino más abandonados… Aun con aquellos generadores persis-
bien se le transmitirá “Tú has cometido una injusticia tentemente de problemas siempre surgía un comentario
contra esta persona”. Al mismo tiempo se le asegurará común : «esta vez yo creo que deben haber aprendido»
“Tú eres uno de los nuestros y te aceptamos de vuelta […] Hablando de generadores persistentemente de
entre nosotros”. La policía y los tribunales no tienen problemas, un maestro comentó: “Los niños pequeños
virtualmente presencia alguna en comunidades que se cometen errores. Hacen cosas malas, pero eso no los
manejan con el Nanante. hace malos. Nuestra tarea es cuidarlos cuando cometen
2
“Los maestros a cargo de cada clase pedirán, entonces, esos errores hasta que aprendan a cuidarse solos”.
a los alumnos que expliquen sus acciones. Esto general- Parecería que los cuidan mostrándoles cuán serio es lo
mente se hace en el hogar del niño, frente a sus padres. que han hecho y cómo han lastimado a otros (Masters,
Finalmente, se fija una reunión con todos los alumnos 1995, p. 27-29)”. Lewis (1989, p. 35) identificó en sus
y padres y con cualquier persona que pueda estar in- observaciones en las aulas japonesas estos cuatro prin-
volucrada. Por ejemplo, si se produjo una pelea con cipios: “(1) la minimización de la sensación de control
alumnos de otra escuela o algo les fue robado, también por parte del maestro; (2) la delegación del control en
ellos estarán presentes. La policía también puede asistir el niño; (3) el otorgamiento de muchas oportunidades a
y hacer comentarios. En estos encuentros, los maestros los niños para adquirir una identidad de `buena chica´ o
comienzan hablando acerca del alumno y después acerca `buen chico´ y (4) la evitación del concepto de que los
del incidente. Se espera que los involucrados hablen del niños se comportan mal intencionalmente”.
Delito, Vergüenza y Reintegración 9

la estigmatización con ceremonias de pedidos Masters (1997) de cómo se puede responder


y concesiones de perdón. CERDA, CERDA, a la estigmatización reintegrando al ofensor
CERDA3 es otro ejemplo de un trabajo de nuevamente a la comunidad.

La confrontación reintegrativa en las sociedades occidentales

Las sociedades occidentales contempo- El importante análisis de Robert Sampson


ráneas son más bien estigmatizantes si se y John Laub (1995: 122) de los datos de
comparan con África y Asia. Sin embargo, Glueck sobre el tipo de vida de los ofenso-
son menos estigmatizantes de lo que solían ser. res y no-ofensores americanos apoya esta
Hoy ya no ponemos a los criminales en cepos, conclusión:
donde podían sufrir todas las formas de degra-
dación, incluso ser violados. No obligamos Lo que aparece como particularmente criminógeno
ya a los estudiantes de escaso rendimiento a es una disciplina áspera, irrazonable y punitiva
ponerse un bonete de tonto. En efecto, nuestras combinada con un rechazo por el niño. Un castigo
escuelas y nuestras prácticas familiares con estigmatizante, tanto por parte de la familia como
niños se han tornado mucho más reintegrativas por parte del Estado, (…) equivale a una bomba
durante los últimos dos siglos. de tiempo.
Más aún, hay fuertes evidencias de que
las familias norteamericanas que confrontan Una investigación que Toni Makkai y yo he-
la mala conducta con relaciones protectoras mos realizado sobre la filosofía de aplicación
de amor y respeto para con sus hijos son las de las normas que tienen los inspectores de
familias que más probabilidades tienen de hogares de ancianos en Australia, los Estados
criar ciudadanos respetuosos de la ley (ver Unidos y el Reino Unido sugiere que estos ins-
Braithwaite, 1989: 71-83). En cambio, tanto pectores son inefectivos cuando son tolerantes
las familias laissez-faire, que no confrontan y acríticos frente a las fallas de las gerencias
o que sólo toman a la ligera las faltas de con- de los asilos para alcanzar los estándares
ducta (Patterson, 1982), como las familias de cuidado requeridos por la ley (Makkai y
estigmatizadoras, que rechazan y degradan, Braithwaite, 1994). El cumplimiento de dis-
son las que exhiben muchos ejemplos de posiciones legales de los asilos declina a partir
mala conducta. de intervenciones realizadas por inspectores
3
El incidente comenzó durante la pasada de lista matinal silenciosa en cooperación con el maestro. Por la noche
cuando el muchacho a cargo llamó a una chica por su se conocieron partes de la historia y el director visitó la
(no apreciado) sobrenombre de “cerda”. La chica se casa de la chica para disculparse con sus padres. Al día
ofendió y se negó a responder, así que el muchacho siguiente, y en días sucesivos hasta que el problema fue
elevó su voz y gritó la palabra varias veces… Más tarde, resuelto, se efectuaron reuniones especiales con todos los
durante el recreo, muchos compañeros rodearon a la involucrados para buscar una solución. En tres ocasiones
chica y cantaron “cerda, cerda, cerda”. Profundamente el director o el maestro titular de la chica fueron a su casa
dolida… ella se fue corriendo del grupo. Por el resto del y hablaron con ella. La resolución final fue una visita de
día escolar no habló una sola palabra; esa tarde fue a su toda la clase a la casa de la chica, donde se le ofrecieron
casa y se negó a retornar a la escuela por una semana. disculpas junto con un pedido de que ella perdonara a sus
El maestro a cargo de la clase no había estado presente amigos. Dos días después ella volvió a la escuela y dos
durante los períodos en que la chica fue insultada, de semanas más tarde el maestro leyó un informe final a la re-
modo que no pudo apreciar lo que había ocurrido. Más unión ordinaria de maestros y luego se disculpó por haber
tarde, ese día, la madre llamó para preguntar qué pasaba. causado a la escuela un problema tan grande (Cummings,
Inmediatamente el director comenzó una investigación 1980, pp. 118-119, citado en Masters, 1997).
10 John Braithwaite

excesivamente tolerantes y comprensivos. Lawrence Sherman (1993) ha interpretado


Pero declina aún más agudamente después los resultados de su investigación sobre los
de la intervención de inspectores que utilizan procedimientos policiales en Estados Unidos
métodos estigmatizantes. Los equipos de sugiriendo que cuando la policía estigmatiza a
inspección que se destacaron en mejorar el los ofensores genera una actitud desafiante. En
cumplimiento fueron los que comunicaron cambio, los métodos policiales respetuosos,
claramente que no cumplir con los estándares que implican justicia, amabilidad y dar al
legales no sería tolerado, pero que lo hicieron ofensor el beneficio de la presunción de que
con respeto, evitando humillar, usando elogios es una buena persona que pudo cometer un
cuando las cosas mejoraban y convencidos acto malo, fortifican el acatamiento de la ley.
tanto de que podían ser duros como de que Sherman se ha embarcado en un ambicioso
podían perdonar cuando correspondiera. programa de criminología experimental para
testear estas hipótesis en forma más directa.

¿Por qué la confrontación reduce el delito?

Muchos occidentales creen que aprendemos se incrementa después de las guerras (Archer
a abstenernos del delito por miedo al castigo. y Gartner, 1976). Por eso constituye un pro-
Pero ¿encaja esto adecuadamente en nuestro blema la televisión que transmite el mensaje
propio comportamiento? Probablemente de que la mejor forma de tratar la violencia
algunas veces sí. Pero pensemos en alguien es a través de la violencia, y que quienes nos
que últimamente ha hecho todo lo posible perjudican merecen morir por ello. Lamen-
para dificultar nuestra vida. ¿Consideramos tablemente, la evidencia etnográfica muestra
asesinarlo? Para muchos de nosotros la res- que los homicidas americanos a menudo creen
puesta será negativa. Pero nos abstenemos que son agentes de justicia que purifican el
de asesinar a esta persona difícil no porque mundo liberándolo de la persona indeseable
primero consideremos tal opción y luego que están eliminando (Katz, 1988).
concluyamos que los riesgos sobrepasan Cuando hacemos algo malo, las personas
los beneficios de quitarla del camino. Más que amamos son quienes están en la mejor
bien, nos abstenemos del homicidio porque posición para comunicar que es deshonroso
éste nos resulta, simplemente, impensable; lo que hemos hecho. Un juez que agita el
está completamente fuera de nuestra agenda dedo ante nosotros desde lo alto está en una
deliberativa. Mi teoría es que la exposición posición más bien pobre para hacerlo. No
temprana en nuestras vidas a la idea de que nos importa tanto la opinión que tiene acerca
llevar a cabo un homicidio es un acto deshon- de nosotros porque no tenemos razón alguna
roso es lo que lo excluye de nuestra agenda para respetarlo como ser humano y porque
deliberativa. Por eso para mucha gente es probablemente no lo veremos más. Es la
indiferente que el castigo al homicidio sea la familia que amamos y son los amigos que
silla eléctrica o la prisión. respetamos quienes mayor influencia tienen
De acuerdo con esto, lo que importa, en una sobre nosotros. Precisamente porque su re-
determinada cultura, es la claridad moral con lación con nosotros está basada en el amor
que se condena matar a otras personas. Es ésta y el respeto, cuando nos confronten lo harán
la razón por la cual la cantidad de homicidios reintegrativamente (respetuosamente)
Delito, Vergüenza y Reintegración 11

¿Por qué la estigmatización empeora la situación?


Contrariamente, cuando la gente nos con- Por lo tanto, la estigmatización incrementa
fronta de forma denigrante, esto amenaza el atractivo por las subculturas criminales.
nuestra identidad. Una forma de manejar esta La falta de respeto engendra falta de respeto.
amenaza es rechazar a quienes nos rechazan. Porque ustedes no me respetan, yo no los
Una vez que los etiquetamos como sucios, respetaré o no respetaré las reglas que ustedes
¿importa que nos consideren sucios a noso- valoráis. No tengo esperanzas de obtener una
tros? Existe aquí una profunda conexión entre identidad respetable mediante vuestros valo-
la teoría de la confrontación reintegrativa y la res; las culturas delictivas me parecen más
teoría de las subculturas criminales. Cuando promisorias como base de respeto.
la sociedad respetable nos rechaza, tenemos Las subculturas delictivas neutralizan la
un problema de status; entonces, necesitamos vergüenza que de otro modo se experimentaría
adquirir una solución para este problema de al transgredir la ley. A menudo las subcultu-
status y las subculturas criminales nos la ras invierten la vergüenza de tal modo que
pueden suministrar. apuntan a quienes son demasiado “débiles” y
Albert Cohen (1955), por ejemplo, presenta acatan la ley y a las autoridades. En la Mafia,
a un niño con rendimiento escolar pobre como por ejemplo, cooperar con quienes represen-
alguien rechazado por el sistema de status tan la ley es muy deshonroso.
de una escuela que valora el respeto por la Por lo tanto, las muy estigmatizantes
propiedad y el control de la agresión. Una culturas centrales de ‘ley y orden’ nutren la
subcultura delincuente formada por niños que formación de la subcultura delictiva porque
han sido rechazados en forma similar por el crean el mercado para una identidad oposi-
mencionado sistema de status de la escuela, cional. Una vez que los rechazados por la
puede suministrar una solución colectiva a cultura estigmatizante están en las garras de
este problema. La subcultura de fracasados la subcultura delictiva, ésta hace por ellos más
escolares puede valorar el desprecio por la que permitirles participar con orgullo en lo
propiedad y valorar más la rudeza que el que los estigmatizadores consideran materia
control de la agresión. Los mismos valores de deshonra. Además, les suministra más re-
que implican el fracaso de los niños no res- cursos prácticos, por ejemplo enseñándoles a
petados pueden ser la base del respeto en la desarmar un sistema de alarma, vender drogas
subcultura delictiva. o cómo evadir impuestos.

Integrando teorías criminológicas

La polaridad reintegrativo-desintegrativo los padres y a otros agentes de moralidad con-


(estigmatizante) es una disyuntiva que guia al vencional tiene más posibilidades de reducir
criminólogo hacia diferentes modos de expli- el delito. Los jóvenes son más propensos a
cación. Cuando hay estigmatización, acaba- seguir creyendo en las reglas que sostienen
mos de ver que las proposiciones de la teoría los agentes de la moralidad convencional y a
de las subculturas son más verosímiles, pero ser influenciados por ellas.
cuando la confrontación es reintegrativa son Otra teoría de capital importancia que tiene
más verosímiles las proposiciones de la teoría condiciones de validez especificadas por la
del control. Esto significa que la adhesión a teoría de la confrontación reintegrativa es,
12 John Braithwaite

obviamente, la teoría del etiquetamiento. De Pero existe una forma mucho más profunda
acuerdo con ella, el etiquetamiento efectiva- en que el desempleo destroza las comunidades
mente reduce el delito cuando es respetuoso, protectoras. Las familias flageladas por el
focalizado en el acto más que en la persona desempleo tienden a desintegrarse. Cuando
y cuando la desaprobación concluye con los niños pierden el amor protector de una
ceremonias de petición y otorgamiento de madre, un padre y otros miembros de la fami-
perdón, y sólo empeorará las cosas cuando lia extensa –cuyo vínculo es principalmente
es estigmatizante. con el compañero expulsado-, los tejidos de
El cuadro completo de la teoría puede aco- la influencia reintegrativa se vuelven menos
modarse dentro del marco de la asociación potentes. Aquellos cuya presencia o amor se
diferencial (Sutherland y Cressey, 1978). ha perdido ya no están más en condiciones de
Pero la asociación diferencial, aun siendo un confrontarnos reintegrativamente cuando erra-
marco teórico útil, carece, sin embargo, de mos, ni para elogiar nuestra fortaleza cuando
especificidad para definir qué implica y qué rechazamos las oportunidades de conducirnos
rechaza; la teoría de la confrontación reinte- mal. Si un padre es una identidad masculina
grativa puede darle cierta especificación de odiada en una cultura familiar dominada por
significado, ya que es el proceso clave para una madre amargada, el niño está en mayor
transmitir definiciones desfavorables al delito. riesgo frente a una identidad masculina de
La estigmatización aparta al estigmatizado de apoyo que le puede suministrar la subcultura
estas definiciones y lo empuja hacia las garras delictiva. Un niño siempre estará intentando
de las subculturas delictivas, que transmiten adquirir algún tipo de identidad masculina.
definiciones favorables al delito - e.g. “los Si se diera el caso de que el desempleo (y la
ricos pueden afrontar ser robados y ellos pobreza y el fracaso en general) provocara
mismos, con sus estafas, roban todo el tiempo conflictos en familias belicosas, las dividiera
a gente como yo”. física o emocionalmente, entonces no estarían
La conexión de la teoría de las oportu- allí ni el amor, ni el respeto necesarios para
nidades con la teoría de la confrontación obtener la socialización.
reintegrativa es más indirecta, pero, a pesar Por lo tanto, las oportunidades bloqueadas
de ello, es muy importante. El desempleo y la socavan la interdependencia y la comunidad
deserción escolar bloquean las oportunidades y esto debilita la capacidad reintegrativa (y
legítimas. promueve la estigmatización). Además, el
Pero, además, también cortan la interdepen- estigma reduce las oportunidades legítimas.
dencia de sus víctimas con otros ciudadanos. La Por ejemplo, una vez que nos han etiquetado
deserción escolar, porque tiende a cortar lazos como delincuente, es difícil conseguir empleo
de interdependencia con la escuela, ya que los (Hagan, 1993).
desertores escolares rechazan a quienes los re- Las condiciones de estigmatización genera-
chazan en la comunidad escolar. El desempleo, lizada y el desempleo son bases generadoras
porque saca al empleado de la interdependencia de subculturas delictivas que ofrecen solucio-
con otros ciudadanos en el mundo laboral. nes a aquéllos que tienen problemas de status
Como los desempleados a menudo manejan la como resultado de estas desgracias. También
vergüenza de haber perdido su puesto de trabajo ofrecen oportunidades prácticas ilegítimas,
rechazando el mundo de las personas empleadas tales como formas de ganarse la vida, por
y de los empleadores, se vuelven menos sensi- ejemplo, vendiendo drogas.
bles al control social reintegrativo.
Delito, Vergüenza y Reintegración 13

Sostengo que este último conjunto de peligrosas que las que pueden ser creadas
procesos se aplica también a los delitos de en los barrios pobres. Si uno tiene el capital
los poderosos. Supongamos que el dueño de de Nelson Bunker Hunt y William Herbert
un asilo es estigmatizado por el Estado como Hunt, puede incluso tratar de manipular un
un sinvergüenza, una persona depredadora mercado global entero de una mercancía como
que rapiña a ancianos vulnerables. Entonces, la plata (Abolafia, 1985). Una gran riqueza
una industria de la subcultura de asilos que significa una capacidad superior enorme para
se resisten a los requerimientos regulatorios construir oportunidades tanto legítimas como
del Estado puede suministrar una solución ilegítimas. La oportunidad legítima bloqueada
a su problema de status. Son los burócratas por el desempleo o el fracaso escolar no es
excesivamente detallistas, que utilizan reglas relevante para estas personas; pero cuando sus
innecesarias y perjudican a ancianos que oportunidades son bloqueadas por, digamos,
nunca estuvieron mejor en sus vidas, los que una nueva ley impositiva, tienen capacidades
(junto con grupos que los defienden y atacan implacables para generar oportunidades ilegí-
las actividades lucrativas) están hundiendo al timas nuevas en paraísos fiscales extranjeros y
país. En cambio, los emprendedores agresivos otros ardides. Las sociedades que estructuran
como ellos, son quienes lo fortalecen. La sub- sus oportunidades muy inequitativamente
cultura del negocio de la resistencia también tendrán más delitos, tanto por parte de los
ayuda a compartir el conocimiento de tácticas desposeídos como de los poderosos. Habrá
legales para resistir las demandas de los regu- un bloqueo sistemático de oportunidades
ladores y de los abogados del Gobierno. legítimas para los pobres. Y habrá mayor
De modo que la teoría es válida tanto para capacidad para la explotación despiadada
las clases más altas como para las más bajas. de oportunidades ilegítimas por parte de los
La estigmatización regulatoria bloquea una ricos cuanto más causas asistemáticas blo-
oportunidad legítima de acumular bienestar queen sus oportunidades legítimas. Tanto en
(digamos, de disfrutar de la reputación po- relación a los delitos de los poderosos como
sitiva de ser un proveedor con ética). Esto en relación a los delitos de los desposeídos, la
incentiva la formación de culturas delictivas. estigmatización es relevante para la formación
La subcultura delictiva de la comunidad de de las subculturas delictivas y su atractivo. Y
emprendedores forma, entonces, oportunida- la confrontación reintegrativa es vital para el
des ilegítimas de características mucho más control de ambos tipos de delito.

Comunidades

La confrontación reintegrativa, de acuerdo fuertes y protectoras. Las comunidades fuertes


con la teoría, estará mejor diseminada en también son recursos clave para la prevención
sociedades cuyas comunidades sean fuertes de la formación de subculturas delictivas.
y donde los ciudadanos estén densamente Frank Cullen (1994) revisó la considerable
sumergidos en el amor, en la confianza o en evidencia de que el “apoyo social” es de
el respeto de las relaciones con los demás. central importancia para la prevención del
Obviamente, surge de la teoría que la con- delito. Sampson, Raudenbush e Earls (1997:
frontación tiene más chances de ser poderosa 918) han mostrado que la
y reintegrativa donde las comunidades son
14 John Braithwaite

eficacia colectiva, definida como cohesión social frenado a través de la eficacia colectiva. Es-
entre vecinos, combinada con su voluntad de inter- tudiando ciudades norteamericanas, Chamlin
venir en aras del bien común está relacionada con y Cochran (1997) mostraron que las ciudades
la reducción de la violencia. “altruistas”, medidas en términos de contri-
buciones caritativas, tienen menores índices
Los barrios de Chicago con mayor eficacia de delito, resultado que ellos interpretan, en
colectiva y mayor confianza social tuvieron parte, en términos de los aspectos comunita-
menos delitos. rios de la explicación sobre el delito dada en
En línea con la teoría expuesta, el efecto Delito, Vergüenza y Reintegración.
negativo de la pobreza sobre el delito fue

La estructura de la vergüenza y la ruta del delito

Las relaciones de poder explican por qué los banqueros como problema central, cuando
algunas formas de delito se definen como la realidad es que la mejor forma de robar un
más deshonrosas que otras. En las sociedades banco es ser su propietario.
donde las mujeres carecen particularmente de Una interesante implicación de este análisis
poder, la violencia contra ellas por parte de es que nuestros más profundos problemas de-
quienes las dominan no será definida como lictivos son aquellos ante los cuales estamos
deshonrosa. Como resultado de ello, la teoría en mejor posición de hacer algo. Lo que tengo
predice que la violencia contra las mujeres es- en mente es una política de movimientos
tará entre los más profundos problemas delic- sociales como estrategia de prevención del
tivos en esas sociedades. Cuando el poder de delito. Si las desigualdades estructurales del
los negocios manda y los trabajadores tienen poder son la razón de que la violencia familiar
poca importancia, la salud ocupacional y los y el crimen corporativo cometido contra los
delitos de inseguridad laboral no serán defi- trabajadores y contra los clientes bancarios no
nidos como muy deshonrosos. De tal modo, son deshonrosos (y por lo tanto están amplia-
habrá muchos delitos de este tipo. Donde mente diseminados), entonces un movimiento
los banqueros definen qué es deshonroso, el feminista que transmita la deshonra de ejercer
robo de bancos lo será y no lo será el uso de la violencia contra las mujeres, un movimien-
información privilegiada de los banqueros. to sindical que denuncie delitos que afectan
Esta estructura de clases de delitos hará que la salud y la seguridad de los trabajadores y
la gente crea que el robo de bancos es un un movimiento de consumidores que exponga
problema importante, cuando no lo es. Hará las maniobras dolosas de los bancos pueden
que sean ciegos a los delitos corporativos de tener efectos importantes.

Justicia restaurativa

Me parece que este tipo de política de movi- escuelas japonesas son ejemplos de justicia
miento social es el efecto más importante de la restaurativa en acción en una sociedad civil.
teoría en la prevención del delito. Otro efecto La sociedad civil, más que el Estado, es el sitio
importante es que la justicia restaurativa será más importante para la justicia restaurativa.
más efectiva que la justicia retributiva. El Las familias, las escuelas y las comunidades
Nanante y las prácticas disciplinarias en las indígenas son los sitios más importantes en
Delito, Vergüenza y Reintegración 15

las sociedades civiles para que la justicia en un círculo para discutir las consecuencias
restaurativa evite los delitos de las clases de un delito y qué puede hacerse para encau-
humildes. Los lugares de trabajo son los sitios sar la situación. Al finalizar un círculo o una
más importantes para la prevención de los conferencia de justicia restaurativa se logra un
delitos de las clases poderosas. acuerdo, que, a menudo, será firmado por el
En años recientes, los programas de justicia ofensor, la víctima y un oficial de policía. La
restaurativa como una alternativa al tribunal se idea es que si este acuerdo es implementado
han vuelto crecientemente importantes en el no habrá necesidad de que el tema vaya a los
sistema de justicia penal de todas las socieda- juzgados.
des occidentales. En esto, Canadá ha mostrado Los acuerdos pueden incluir pagos com-
un liderazgo considerable. Justicia restaurati- pensatorios a las víctimas, pedidos de perdón,
va significa restaurar a las víctimas, restaurar trabajo comunitario, compromiso a entrar
a los ofensores y restaurar a las comunidades. en un programa de rehabilitación por uso de
Estos objetivos adquieren prioridad sobre drogas, entrega de armas o de la titularidad
el castigo. Los valores clave de la justicia de un vehículo, dejar de vivir en la calle para
restaurativa son curar en vez de herir, diálo- mudarse a lo de una tía, etc.
go respetuoso, promover el desagravio, una Muchos programas tienden a reducir la
comunidad protectora y participativa, asumir tasa de encarcelamiento mediante un acuerdo
la responsabilidad, arrepentimiento, pedido y prejudicial. Pero otros terminan en estados
concesión de perdón. La justicia restaurativa más avanzados del proceso de justicia penal.
es también un proceso que implica juntar a Por ejemplo, la sociedad John Howard de
todos los involucrados - víctimas, ofensores, Manitoba tiene un programa que en gran parte
junto con sus amigos y seres queridos, repre- se limita a desarrollar conferencias de justicia
sentantes del Estado y de la comunidad - para restaurativa en casos en que un fiscal ha reco-
decidir qué debe hacerse cuando se produce mendado un tiempo en prisión de más de seis
una ofensa delictiva. meses (Bonta, Rooney y Wallace-Capretta,
Las comunidades aborígenes de Nortea- 1998). La idea es ver si la reunión puede lograr
mérica tienen fuertes tradiciones de justicia un acuerdo que persuada a un juez a otorgar la
restaurativa que están siendo revitalizadas a excarcelación al ofensor. El programa parece
través de círculos de sanación o círculos de tener cierto éxito en lograrlo.
sentencia. Estos círculos tradicionalmente Se están llevando a cabo muchas investi-
ponen el problema, no a la persona, en el gaciones sobre la efectividad de los procesos
centro de la discusión comunal acerca del restaurativos de justicia. Hasta el momento
delito (Melton,1995). En muchos sino en to- los resultados son alentadores (Braithwaite,
dos los Estados de Estados Unidos y en todas 1999), pero es decididamente prematuro para
las provincias canadienses, los americanos de que los criminólogos puedan formarse una
origen europeo están aprendiendo ahora de la opinión sobre sí realmente funcionan como
sabiduría de la justicia restaurativa de estas una mejor forma de hacer justicia. La teoría
comunidades aborígenes y se ha descubierto de la confrontación reintegrativa predice que
que los procesos de esos círculos son pro- los procesos de justicia restaurativa serán
vechosamente aplicables a personas criadas más efectivos que los juicios penales para
en la civilización europea. Hay un cierto reducir el delito porque, poniendo en el cen-
atractivo en la simplicidad pura de víctimas tro el problema en vez de la persona, se evita
y ofensores, ambos con sus seres queridos y el enjuiciamiento directo de alguien a quien
miembros a cargo de la comunidad sentados uno no respeta (e.g. un juez, un policía). Al
16 John Braithwaite

mismo tiempo, es difícil evitar la vergüenza una deliberada humillación. En efecto, cuando
cuando la víctima y su grupo de apoyo y se expresa “¡qué vergüenza!” en un proceso
también la familia del ofensor hablan sobre estigmatizante, la predicción es que, por ello,
las consecuencias emocionales y materiales el delito empeorará. El objetivo es lograr que
que sufrieron como resultado del delito. el mismo ofensor reconozca la vergüenza a
Entonces, mientras la discusión sobre las través de un pedido de perdón y de reparación;
consecuencias estructura la vergüenza dentro esto, de acuerdo a Retzinger y Scheff (1996),
de un proceso restaurativo, la presencia y el es mejor que sortear la vergüenza y dejarla pu-
apoyo de los que más nos aprecian estructura drirse debajo de la superficie en una variedad
la reintegración dentro del ritual y, si la teoría de formas insanas. De la misma forma, otro
es correcta, un proceso tan simple como el de objetivo es ayudar a las víctimas a curarse de
discutir las consecuencias de un delito y qué la vergüenza que tan comúnmente sienten.
hacer acerca de ellas será más efectivo que

Integrando teoría normativa y explicativa

Pensemos ahora en la diferencia entre teoría no-dominación o “dominio” ha sido entendida


normativa y teoría explicativa. Hasta aquí por Philip Pettit y por mí (Braithwaite and Pet-
hemos estando discutiendo una teoría expli- tit, 1990; Pettit, 1997) como una concepción
cativa del delito - un conjunto ordenado de republicana de libertad. La teoría normativa
proposiciones sobre cómo es el mundo. Una implica que una forma más decente de mane-
teoría normativa es un conjunto ordenado de jar un sistema de justicia penal es hacerlo con
proposiciones sobre cómo el mundo debe ser. el mínimo nivel de castigo que fuera posible
Mi propósito de investigación ha sido integrar mientras ello permita al Estado mantener su
la teoría explicativa con la normativa, algo compromiso de velar por la seguridad de los
común en la criminología contemporánea. ciudadanos. Esto significa que castigar a la
La teoría del delito de Jeremy Bentham es gente sólo porque lo merece no tiene sentido
el ejemplo más influyente de un intento de moral. De la misma forma, avergonzar a la
unificar una teoría explicativa (disuasión) con gente por ese mismo y único motivo y así
una teoría normativa (utilitarismo). incrementar el monto de opresión en el mundo
Me parece que la teoría de la confrontación es moralmente incorrecto.
reintegrativa puede ser una teoría peligrosa La teoría política republicana también sig-
(aunque menos peligrosa que la disuasión) a nifica ciudadanía activa y construcción comu-
menos que se integre con una teoría normativa nitaria. Esto es lo que recomienda la política
sobre qué debe ser confrontado. Mi punto de movimiento social y justicia restaurativa,
de vista es que la conducta debe sólo ser que, según sostuvimos, era también un efecto
sometida a confrontación cuando haciéndolo de la teoría explicativa de Delito, Vergüenza
así se incrementará la libertad en el sentido y Reintegración.
de no-dominación. Libertad en el sentido de
Delito, Vergüenza y Reintegración 17

Conclusión

No hubo espacio en este artículo para plan- primera contribución a la teoría criminológica
tear por qué creo que la teoría de la confronta- en el libro Desigualdad, Delito y Política
ción reintegrativa explica las relaciones más Pública (Braithwaite, 1979) fue un trabajo
poderosas constatadas por la investigación realizado según la tradición de la teoría de las
criminológica -por qué las mujeres cometen oportunidades diferenciales (artículo donde
menos delitos que los hombres, por qué los hago el máximo esfuerzo para elaborar esta
jóvenes cometen más delitos que las personas integración, véase Braithwaite, 1991). Final-
mayores, por qué las grandes ciudades tienen mente, intento integrar la teoría normativa y
más delitos, por qué la movilidad residencial la explicativa porque creo que la integración
(mudarse de casa) está asociada con el delito, con la teoría explicativa es la senda hacia una
por qué el fracaso escolar es causa de delito, teoría normativa más poderosa y moralmente
por qué establecer una relación feliz y segura convincente, y la integración con una teoría
con un compañero y obtener un puesto de normativa es la senda hacia una teoría expli-
trabajo satisfactorio aparta a las personas cativa más poderosa.
del delito, por qué el delito de guante blanco En el proceso de ajuste mutuo de las cate-
causa más daño que el delito callejero (véase gorías de teoría explicativa y normativa, mi
Braithwaite, 1989).- conclusión es que la prescripción republicana
Ésta es la mayor pretensión de la teoría: dar de libertad, igualdad y comunidad (frater-
una mejor explicación de los hechos estable- nidad) es la senda tanto hacia una sociedad
cidos que la suministrada por otras teorías. decente como hacia una sociedad segura
Encontré que la mejor forma de lograrlo era (Braithwaite y Parker, 1999). Las agendas
integrando el poder explicativo que reside de movimientos sociales igualitarios, tales
en otras teorías criminologicas. La teoría de como los movimientos feministas, los movi-
la confrontación reintegrativa es un intento mientos en pro de los indigentes, en pro de
explícito de integrar los contenidos de las los derechos humanos y en pro de la justicia
teorías del control, de las subculturas, de las restaurativa, parecen ser vehículos prácticos
oportunidades diferenciales, del aprendizaje para dicha transformación. Por lo tanto, los
(e. g. asociación diferencial) y del etique- impactos de su trabajo son particularmente
tamiento. Fue especialmente importante la encomendados a los escrutinios críticos de los
integración con la teoría de las oportunidades investigadores criminológicos. Esto significa
diferenciales, como pretensión clave para es- una criminología menos orientada hacia el
tablecer una teoría válida tanto para los delitos Estado de la que tenemos ahora.
de los marginados como de los poderosos. Mi

Bibliografía

Abolafia, Y. (1985). “Self-Regulation as Market Archer, D. and Gartner, R. (1976). “Violent Acts
Maintenance: AnOrganization Perspective”. En R. and ViolentTimes: A Comparative Approach to
G. Noll (ed), Regulatory Policy and theSocial Scien- Post War Homicide Rates”. AmericanSociological
ces. Berkeley: University of California Press. Review, 41: pp. 937-963.
18 John Braithwaite

Baumrind, D. (1971). “Current Patterns of Katz, J. (1988). Seductions of Crime: Moral and
Parental Authority,” Developmental Psychology Sensual Attractions of Doing Evil. New York:
Monograph, 4: pp. 1 Pt. 2. Basic Books.
——— (1978). “Parental Disciplinary Patterns Lewis, C. (1989). “Co-operation and Control
and Social Competence in Children,” Youth and in Japanese Nursery Schools.” In Japanese
Society, 9: pp. 239-76. Schooling. Patterns of Socialisation, Equality
Bonta, J., Jennifer R. y Wallace-Capretta, S. and Political Control, edited by James Shields.
(1998). Restorative Justice: An Evaluation of the University Park: Pennsylvania State University.
Restorative Resolutions Project. Ottawa: Solicitor Makkai, T. y Braithwaite, J. (1994). “Reintegra-
General Canada. tive Shaming and Compliance with Regulatory
Braithwaite, J. (1979). Inequality, Crime and Pu- Standards,” Criminology, 32: pp. 361-385.
blic Policy. London: Routledge and Kegan Paul. Masters, G. (1995). “The Family Model of Social
——— (1989). Crime. Shame and Reintegration. Control in Japanese Secondary Schools.” Unpu-
Melbourne: Cambridge University Press. blished Manuscript, Lancaster University.
——— (1991). “Poverty, Power, White-Collar ——— (1997). Reintegrative Shaming in Theory
Crime and theb Paradoxes of Criminological and Practice. PhD Dissertation, Lancaster Uni-
Theory.” Australian and New Zealand Journal versity.
of Criminology, 24: pp.40-58. Melton, A.P. (1995). “Indigenous Justice Systems
——— (1999). “Restorative Justice: Assessing and Tribal Society,” Judicature, 126: pp. 126.
Optimistic and Pessimistic Accounts,” Crime and Patterson, G.R. (1982). Coercive Family Pro-
Justice: A Review of Research. cess. Eugene, Oregon: Castalia Publishing Co.
Braithwaite, J. y Parker, C. (1998). “Restorative Pettit, P. (1997). Republicanism. Oxford: Cla-
Justice is Republican Justice.” In Restoring Ju- rendon Press.
venile Justice: An Exploration of the Restorative Retzinger, S. y Scheff, T.J. (1996). “Strategy for
Justice Paradigm for Reforming Juvenile Justice, Community Conferences: Emotions and Social
edited by Lode Walgrave, and Gordon Bazemore. Bonds,” in Burt Gallaway and Joe Hudson (eds.),
Monsey, New York: Criminal Justice Press. Restorative Justice: International Perspectives.
Braithwaite, J. y Pettit, P. (1990). Not Just De- New York: Criminal Justice Press.
serts: A Republican Theory of Criminal Justice. Sampson, R. y Laub, J.H. (1995). Crime in the
Oxford: Oxford University Press. Making: Pathways and Turning Points Through
Chamlin, M.B. y Cochran, J.K. (1997). “So- Life. Cambridge, Mass: Harvard University
cial Altruism and Crime,” Criminology 35: pp. Press.
203-227. Sampson, R.J., Raudenbush, S.W. y Felton E.
Cohen, A.K. (1955). Delinquent Boys: The Cul- (1997). “Neighborhoods and Violent Crime: A
ture of the Gang. Glencoe, Ill.: Free Press. Multilevel Study of Collective Efficacy,” Science
Cullen, F.T. (1994). “Social Support as an Or- ,277(5328): pp. 918-924.
ganizing Concept for Criminology: Presidential Sherman, L.W. (1993). “Defiance, Deterrence
Address to the Academy of Criminal Justice and Irrelevance: A Theory of the Criminal Sanc-
Sciences,” Justice Quarterly, 11: pp. 527-478. tion.” Journal of Research in Crime and Delin-
Cummings, W. (1980). Education for Equality in quency, 30: pp. 445 - 73.
Japan. Princeton, NJ: Princeton University Press. Sutherland, E. y Cressey, D. (1978). Criminolo-
Hagan, J. (1993). “The Social Embeddedness gy, 10th edition. New York: Lippincott.
of Crime and Unemployment,” Criminology 31:
pp. 465-91.