Está en la página 1de 188

CONTENIDOS

3 RESUMEN/ABSTRACT

7 INTRODUCCIÓN

EMPRESA, MEDIO AMBIENTE Y COMPETITIVIDAD


Economía Circular, estrategia y competitividad empresarial
11 Economía Circular.
Emilio CERDÁ y Aygun KHALILOVA
21 Dinámica de los resultados medioambientales y financieros: el caso de las
emisiones de gases de efecto invernadero.
. Magali A. DELMAS, Nicholas NAIRN-BIRCH y Jinghui LIM
31 Hacia una mejor comprensión de la eco-innovación como motor de la
competitividad sostenible.
Javier CARRILLO-HERMOSILLA, Pablo DEL RÍO GONZÁLEZ, Christop P. KIEFER
y Francisco Javier CALLEALTA BARROSO
41 Esfuerzo y eficacia de la gestión ambiental en las empresas españolas.
Gustavo LANNELONGUE y Javier GONZÁLEZ-BENITO
53 Tecnologías medioambientales y empresa: dos décadas de investigación
científica.
Javier AMORES SALVADÓ y José Emilio NAVAS LÓPEZ

Sostenibilidad corporativa, reputación y legitimidad medioambiental


63 Nuevas tendencias en la relación entre los grupos de interés y la sostenibilidad
corporativa.
Javier DELGADO-CEBALLOS, José DOMINGO BEA LÓPEZ y Jenny María RUIZ-JIMÉNEZ
69 Reputación, legitimidad y greenwashing. Explorando el papel de los stakeholders
en la estrategia medioambiental de la empresa.
Gregorio MARTÍN-DE CASTRO

Realidades específicas
77 Sistemas de gestión ambiental, diseño organizativo y desempeño: un análisis de la
industria hotelera española.
José Francisco MOLINA AZORÍN, Mª Dolores LÓPEZ GAMERO, Jorge PEREIRA
MOLINER, Eva Mª PERTUSA ORTEGA y Juan José TARÍ GUILLÓ
85 Turismo y racionalidad ambiental.
Olga MARTÍNEZ MOURE y Raquel GARCÍA REVILLA
97 Retos de la dirección medioambiental en la PYME española: sugerencias tras una
revisión de la literatura 2005-2015.
Beatriz JUNQUERA CIMADEVILLA y Jesús Ángel DEL BRÍO GONZÁLEZ
109 Efectos de la crisis económica en la eficiencia medioambiental: un análisis
sectorial para España basado en un modelo de multiplicadores.
Agustín VELÁZQUEZ, Luis Enrique PEDAUGA y Blanca L. DELGADO-MÁRQUEZ

Estudio de casos
119 Agroalimentación ética y respetuosa con el medio ambiente: el caso de Patería
Sousa.
Remy M. BALAREZO NÚÑEZ
129 Greenwashing y su impacto en la responsabilidad social corporativa. El caso de
volskwagen a través de un análisis con opciones reales.
Gracia RUBIO MARTÍN
141 Gestión hotelera y sostenibilidad medioambiental: el caso de NH hoteles
Jaime GONZÁLEZ MASIP

OTROS TEMAS
155 ¿Afectan los costes de energía a la competitividad de la industria?.
Eloy ÁLVAREZ PELEGRY, Macarena LARREA BASTERRA, Ana Carmen DÍAZ MENDOZA
y Bart KAMP

401 >Ei 1
CONTENIDOS

NOTAS
173 Las ayudas de Estado
Bárbara Eva FUERTES GONZÁLEZ

LIBROS
181 Crítica de libros
185 Seleccion bligliográfica

ECONOMÍA INDUSTRIAL no se solidariza necesariamente con las


opiniones expuestas en los artículos que publica, cuya
responsabilidad corresponde exclusivamente a sus autores.

Ei MINISTERIO DE INDUSTRIA, ENERGÍA


ECONOMÍA Y TURISMO
INDUSTRIAL
Director CONSEJO DE REDACCIÓN:
Javier Muñoz Carabias Fernando Bayón Mariné, Escuela de Organización Industrial
Ministerio de Industria, Luis Belzuz de los Ríos, MINETUR
Energía y Turismo Isabel Borrego Cortés, MINETUR
Eduardo Bueno Campos, Universidad a Distancia de Madrid
Redactor Jefe
José Luis Calvo González, Universidad Nacional de Educación a Distancia
Antonio Moreno-Torres Gálvez
Ministerio de Industria, Victor Calvo-Sotelo Ibáñez-Martín, MINETUR
Energía y Turismo Begoña Cristeto Blasco, MINETUR
Miguel Ángel Galindo Martín, Universidad de Castilla-La Mancha
PORTADA:
Redactores Rosario Gandoy Juste, Universidad de Castilla-La Mancha MANATO, S.L.
Silvia Pino de la Chica Patricia García-Escudero Márquez, Oficina Española de Patentes y Marcas
María Ángeles Guerediaga DISEÑO:
José María Jover Gómez-Ferrer, MINETUR M. Luisa G.
Ministerio de Industria,
Antonio Hidalgo Nuchera, Universidad Politécnica de Madrid Guardia
Energía y Turismo
Emilio Huerta Arribas, Universidad Pública de Navarra Hernando Gómez
Administración Rafael Myro Sánchez, Universidad Complutense de Madrid IMPRIME:
Inmaculada García López Alberto Nadal Belda, MINETUR DAYTON, S. A.
Ministerio de Industria, Amadeo Petitbó Juan, Fundación Rafael del Pino
Energía y Turismo ISSN:
Vicente Salas Fumás, Universidad de Zaragoza
0422-2784
Vicent Soler i Marco, Universidad de Valencia
Lluis Torrens Mélich, Ayuntamiento de Barcelona ISSN-L:
2444-4324
Mª Jesús Yagüe Guillén, Universidad Autónoma de Madrid
Josep Antony Ybarra Pérez, Universidad de Alicante DEPÓSITO LEGAL:
M 1227-1964
DIRECCIÓN Y REDACCIÓN: EDICIÓN, DISTRIBUCIÓN, PRECIO DEL EJEMPLAR: NIPO:
Castellana, 160, 9.ª planta PUBLICIDAD Y
28071 Madrid SUSCRIPCIONES: España, 16,83 € 070-15-002-0
Teléfs. 91 349 46 73 - 48 29 Centro de Publicaciones (Incluidos IVA y gastos de envío) (Edición papel)
Fax 91 349 47 13 del Ministerio de Industria,
Unión Europea, 25,02 € NIPO:
E-mail: economiaindustrial@minetur.es Energía y Turismo (Incluidos IVA y gastos de envío)
Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Panamá, 1 070-15-010-1
www. economiaindustrial.es Teléf. 91 349 51 29 Resto mundo, 28,05 € (Edición en línea)
Fax 91 349 44 85 (Incluidos IVA y gastos de envío)
28071 Madrid

3DSHOKHFKRGH
PDWHULDOHFROyJLFR
Publicación impresa en papel estucado mate Ecológico. Proceso de fabricación libre de cloro y sin blanqueantes ópticos

2 401 >Ei
RESUMEN/ABSTRACT
Emilio Cerdá y Aygun Khalilova the effect of greenhouse gas emissions on short- and
long-term measures of financial performance.
ECONOMÍA CIRCULAR the effect of greenhouse gas emissions on short- and
long-term measures of financial performance.
En n este artículo se presentan algunos de los aspectos
más importantes de la «Economía Circular», tanto desde Keywords: corporate sustainability, financial performance,
el punto de vista de las empresas y modelos de negocio climate change, carbon footprint.
como desde el punto de vista de sus efectos a nivel de la
economía de un país y a nivel global. Se define el
concepto de Economía Circular, los principios en que se Javier Carrillo-Hermosilla, Pablo Del Río González,
apoya y sus características clave. Se describen algunos Christop P. Kiefer y Francisco Javier Callealta Barroso
factores instrumentales importantes, tales como modelos
innovadores de negocio, diseño para la sostenibilidad, HACIA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ECO-
prolongación de vida útil de productos y programas de INNOVACIÓN COMO MOTOR DE LA COMPETITIVIDAD
prevención de residuos. Se comenta el Plan de Acción de SOSTENIBLE
la Unión Europea de 2015 y, finalmente, se presenta una
visión general de la implementación real de la economía En los últimos años el término “eco-innovación” es cada
circular en el mundo. vez más utilizado en la gestión y la política
medioambiental, aunque en diversos contextos y con
Palabras clave: Economía Circular, eco-diseño, consumo diferentes connotaciones, lo que podría reducir su valor
colaborativo, gestión de residuos, eficiencia en recursos. práctico. En este artículo se pretende explorar la
estructura subyacente del concepto de eco-innovación,
This article describes some of the most important aspects avanzando en la cuantificación de un marco conceptual
of the «Circular Economy». It is presented both from the cualitativo previo.
point of view of companies and business models and
from the point of view of the economy of a country and Palabras clave: eco-innovación, eco-diseño, España,
at a global level. The concept of the Circular Economy is PYME, análisis factorial.
defined, and the principles on which it is based as well as
its main characteristics are presented. Some important In recent years, the term “eco-innovation” has been
enabling factors, such as innovative business models, increasingly used in environmental management and
design for the sustainability, extending product life and policy, although in diverse contexts and with different
waste prevention programs, are described. The 2015 underlying connotations that may eventually reduce its
European Union Action Plan is commented on, and finally, practical value. This article aims to explore the underlying
a general view on the implementation of the circular structure of the eco-innovation concept, through a
economy in the world is presented. quantitative analysis of a previously developed qualitative
framework.
Keywords: Circular Economy, eco-design, collaborative
consumption, waste management, resource efficiency. Keywords: eco-innovation, eco-design, Spain, SME,
factorial analysis.

Magali A. Delmas, Nicholas Nairn-Birch y Jinghui Lim

DINÁMICA DE LOS RESULTADOS MEDIOAMBIENTALES Y Gustavo Lannelongue y Javier González-Benito


FINANCIEROS: EL CASO DE LAS EMISIONES DE GASES DE
EFECTO INVERNADERO ESFUERZO Y EFICACIA DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS
EMPRESAS ESPAÑOLAS
Este trabajo investiga la relación entre el desempeño
ambiental y financiero bajo una creciente regulación Este trabajo define dos dimensiones, esfuerzo y eficacia,
ambiental, utilizando datos longitudinales de 1.095 de la gestión ambiental, en un enfoque que permite
corporaciones de Estados Unidos desde 2004 hasta 2008, identificar nuevos perfiles estratégicos para la gestión
un período de aumento de la actividad para la ambiental y analizar los cambios en dicha gestión al
legislación sobre cambio climático, con el fin de estimar pasar de un grado de sistematización de las prácticas
el efecto de las emisiones de gases de efecto medioambiental a otro. Se prueba la validez de los
invernadero en las medidas a corto y largo plazo de los nuevos constructos en una muestra de 206 plantas de
resultados financieros. empresas españolas sometidas al régimen de comercio
de CO2 de la Unión Europea.
Palabras clave: sostenibilidad corporativa, resultado
financiero, cambio climático, huella de carbón. Palabras clave: innovación, gestión medioambiental,
estrategia ambiental.
This paper investigates the relationship between
environmental and financial performance under This paper defines the effort and efficiency dimensions
increasing likelihood of environmental regulation. The of environmental management, within an approach
authors leverage longitudinal data for 1,095 U.S. aiming to identify new strategic profiles and to analyze
corporations from 2004 to 2008, a period of increasing changes in management when changing the level of
activity for climate change legislation, in order to estimate systematization of environmental practices. The validity of

401 >Ei 3
RESUMEN/ABSTRACT

the new model is tested against a sample of 206 plants of la inclusión de las preferencias y demandas de diferentes
Spanish companies under the ETS. stakeholders, tanto de mercado como sociales, en el
seno de la estrategia de la empresa. Para tal propósito se
Keywords: innovation, environmental management, plantea la necesidad de construcción de una reputación
environmental strategy. y legitimidad medioambiental por parte de las empresas.
Además, se presenta una mala praxis o «atajo» que
algunas empresas tratan de llevar a cabo no con
Javier Amores Salvadó y José Emilio Navas López demasiado éxito en el largo plazo y que supone ofrecer
una imagen de empresa comprometida con el medio
TECNOLOGÍAS MEDIOAMBIENTALES Y EMPRESA: DOS ambiente cuando el esfuerzo real dista bastante de ello;
DÉCADAS DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA es el denominado «greenwashing».

A través de una revisión sistemática, este trabajo muestra Palabras clave: greenwashing, reputación
el alcance y la evolución del concepto de Tecnologías medioambiental, legitimidad medioambiental, grupos de
Medioambientales en las diferentes áreas de interés, estrategia medioambiental.
conocimiento para concluir que ha sido en las áreas de
This paper presents an analysis of the main changes and
conocimiento cercanas a la empresa en las que el
challenges facing companies wishing to develop
término ha tenido mayor repercusión.
environmentally proactive strategies, which represents a
clear commitment including the preferences and
Palabras clave: tecnologías medioambientales, gestión
demands of different stakeholders, both market and non-
medioambiental, estrategia medioambiental.
market, within firm’s strategy. For this purpose there is a
need to build company’s environmental reputation and
Through a systematic review, this paper shows the scope
legitimacy. In addition, a wrong praxis or «shortcut” that
and evolution of the concept of Environmental Technologies
some companies try to carry out not too successful in the
to conclude that the concept has had its major promi-
long term but to provide an environmentally friendly
nence in those areas that are closer to the firm.
public image representing a company committed to the
environment when its real efforts are far from it is
Keywords: environmental technologies, environmental
presented; called greenwashing.
management, environmental strategy.
Keywords: greenwashing, environmental reputation,
environmental legitimacy, stakeholders, environmental
Javier Delgado-Ceballos, José Domingo Bea López strategy.
y Jenny Mª Ruiz Jimenez

NUEVAS TENDENCIAS EN LA RELACIÓN ENTRE LOS GRUPOS José Francisco Molina Azorín, Mª Dolores López
DE INTERÉS Y LA SOSTENIBILIDAD CORPORATIVA Gamero, Jorge Pereira Moliner, Eva Mª Pertusa Ortega
y Juan José Tarí Guilló
Este trabajo de revisión de la literatura tiene como objeti-
vo aumentar el conocimiento sobre la relación entre los SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL, DISEÑO ORGANIZATIVO
stakeholder y la sostenibilidad corporativa. Las tres temáti- Y DESEMPEÑO: UN ANÁLISIS DE LA INDUSTRIA HOTELERA
cas más importantes encontradas son: la influencia de los ESPAÑOLA
grupos de interés en el impulso de la sostenibilidad corpo-
El propósito de este artículo es analizar la relación entre
rativa, la gestión de stakeholders, sostenibilidad corporati-
los sistemas de gestión ambiental certificados y diversas
va y desempeño financiero y, por último, el desarrollo de
variables, estudiando tanto factores determinantes que
marcos conceptuales de la relación entre stakeholders y
pueden facilitar la implantación de estos sistemas como
sostenibilidad corporativa.
las consecuencias de los mismos. En concreto, se
examina la relación de esta certificación ambiental con
Palabras clave: gestión de grupos de interés; teoría de
diversas características de la estructura organizativa
grupos de interés; sostenibilidad corporativa;
necesarias para implantar estos sistemas de gestión.
Responsabilidad Social Corporativa.
Además, se analiza la relación entre la certificación
ambiental y el rendimiento ambiental. Por último, se
This literature review article aims to raise the knowledge
realiza un estudio de la influencia de esta certificación
about the relationship between stakeholders and corpo-
sobre el desempeño del sector hotelero español
rate sustainability. The three most relevant topics found are
the role of stakeholders in promoting corporate sustain-
Palabras clave: certificación ambiental, diseño
ability, stakeholder management, corporate sustainability
organizativo, rendimiento ambiental, desempeño
and financial performance relationship, and finally, the
hotelero.
development of theory in this relationship.
The purpose of this article is to analyse the relationship
Keywords: stakeholder management; stakeholder theory; between certified environmental management systems
corporate Sustainability; social corporate responsibility. and several variables, studying both determinants that
may facilitate the implementation of these systems and
their consequences. Specifically, we examine the
Gregorio Martín-De Castro relationship between environmental certification and
several characteristics of the organizational structure that
REPUTACIÓN, LEGITIMIDAD Y GREENWASHING. are needed to implement these management systems.
EXPLORANDO EL PAPEL DE LOS STAKEHOLDERS EN LA Moreover, we analyse the linkage between environmental
ESTRATEGIA MEDIOAMBIENTAL DE LA EMPRESA certification and environmental performance. Finally, we
study the influence of this certification on hotel
En este trabajo se propone un análisis de los principales performance.
cambios y retos que deben afrontar las empresas que
deseen desarrollar estrategias medioambientalmente Keywords: nvironmental certification, organizational
proactivas, lo que supone una apuesta clara por l design, environmental performance, hotel performance.

4 401 >Ei
EMPRESA, MEDIO AMBIENTE Y COMPETITIVIDAD

Olga Martínez Moure y Raquel García Revilla Agustín Velázquez, Luis Enrique Pedauga
y Blanca L. Delgado-Márquez
TURISMO Y RACIONALIDAD AMBIENTAL
En la actualidad, el reto de asociar el desarrollo y la EFECTOS DE LA CRISIS ECONÓMICA EN LA EFICIENCIA
competitividad económica con la ética ambiental se MEDIOAMBIENTAL: UN ANÁLISIS SECTORIAL PARA ESPAÑA
configura como una prioridad para las empresas, que BASADO EN UN MODELO DE MULTIPLICADORES
han superado las perspectivas exclusivamente
desarrollistas de acumulación de beneficios económicos. Este trabajo permite arrojar luz sobre los efectos que la
Es por ello por lo que la estrategia medioambiental crisis económica ha ocasionado sobre la eficiencia
proactiva y la unificación de desarrollo sostenible y medioambiental de los sectores económicos en España.
beneficio empresarial es a día de hoy un paradigma, Para ello, se emplea la matriz de contabilidad social y
pero sigue siendo también un reto. En nuestra cuentas medioambientales (SAMEA), a partir de la cual se
contribución, analizaremos este nuevo reto de las calculan los denominados “multiplicadores domésticos
empresas, haciendo hincapié de un modo muy particular SAMEA”. Los datos analizados revelan una mejora de los
en el caso de los balnearios como empresas hoteleras, indicadores de eficiencia medioambiental.
cuyas prácticas empresariales se erigen como un modelo
a seguir en el campo de la competitividad empresarial. Palabras clave: medio ambiente, matriz de contabilidad
social, España, gases de efecto invernadero.
Palabras Clave: ética ambiental, empresa, medio
ambiente, entorno. This paper allows disentangling the effects caused by the
economic crisis on the environmental efficiency of the
Today, the challenge of associating development and Spanish economic sectors. To that aim, we use the Social
economic competitiveness with environmental ethics is set Accounting Matrix and Environmental Accounts (SAMEA)
as a priority for companies, which have exceeded exclu- to calculate the denominated «domestic SAMEA
sively developmental prospects accumulation of eco- multipliers». Data reveal an improvement of the
nomic benefits. That is why so proactive environmental environmental efficiency.
strategy and sustainable development and unification of
business profit is today a paradigm, but it still remains a Keywords: natural environment, social accounting matrix,
challenge. In our contribution, we will analyze this new Spain, greenhouse gas emissions.
challenge facing companies, emphasizing a very special
way in the case of spas and hotel companies whose busi-
ness practices stand as a role model in the field of busi- Remy M. Balarezo Núñez
ness competitiveness.
AGROALIMENTACIÓN ÉTICA Y RESPETUOSA CON EL MEDIO
Keywords: environmental ethics, enterprise, environment, AMBIENTE. EL CASO DE PATERÍA SOUSA
milieu..
La presente investigación estudia la viabilidad de
Beatriz Junquera Cimadevilla y Jesús Del Brío González emprender un negocio que sea responsable con el
medio ambiente y a la vez con la ética de cuidado
RETOS DE LA DIRECCIÓN MEDIOAMBIENTAL EN LA PYME animal. Esta viabilidad la estudiamos desde un punto de
ESPAÑOLA: SUGERENCIAS TRAS UNA REVISIÓN DE LA LITE- vista económico y de valor agregado con la finalidad de
RATURA 2005-2015 mostrar que es posible que un negocio genere
rentabilidad y a la vez sea respetuoso con la ética de la
El objetivo de este trabajo es detectar cuáles son los retos sociedad y el respeto al medio natural. Para este fin
de carácter medioambiental a los que deben hacer presentamos el caso de la Patería Sousa (Sousa &
frente las PYMEs en la actualidad. Ello nos lleva a analizar Labourdette).
en profundidad la literatura publicada en la última
década en las revistas internacionales más relevantes, Palabras Clave: Responsabilidad medioambiental, ética,
tras el cual estaremos en condiciones de, por una parte, estudio de caso, foie.
exponer los retos que debe afrontar la PYME desde la
perspectiva de la protección medioambiental y, en This research studies the feasibility of starting a business
segundo lugar, ofrecer una serie de ideas sobre las que that is environmentally responsible as well as ethically with
asentar una discusión rigurosa acerca de cómo animal care. This feasibility is framed from an economic
establecer vínculos entre competitividad y proactividad point of view and added value in order to show that it is
medioambiental en la PYME española. possible that a business model can make money and at
the same time be respectful with the ethics of society. To
Palabras Clave: dirección medioambiental, PYME, this end we present the case of Patería Sousa (Sousa &
competitividad, revisión de la literatura. Labourdette).

The main aim of this paper is to find out the most impor- Keywords: Environmental responsibility, ethics, case study,
tant environmental challenges which a small or medium- foie.
sized enterprise (SME) has to deal with nowadays. With this
objective, we have deeply analyzed the literature pub-
lished in the top international specialized journals last Gracia Rubio Martín
decade. After that, we will be able to achieve two goals.
Firstly, we will show those challenges with which a SME has GREENWASHING Y SU IMPACTO EN LA RESPONSABILIDAD
to deal from an environmental point of view. Secondly, we SOCIAL CORPORATIVA. EL CASO DE VOLSKWAGEN A
will explain readers our ideas on which we are supporting TRAVÉS DE UN ANÁLISIS CON OPCIONES REALES
a discussion about how to link competitiveness and envi-
ronmental protection in Spanish SMEs. Para valorar el greenwashing o lavado de cara de
Volskwagen se incorpora la potencialidad de que un
Keywords: environmental management, SME, proyecto de inversión sí incurra en pérdidas o se originen
competitiveness, review of the literature.. pasivos contingentes mediante un enfoque de Opciones

401 >Ei 5
RESUMEN/ABSTRACT

Reales. Ello se plasma, primero a través de la paridad responsibility of the company NH Hotel Group, one of the
put-call, implementada en el modelo de Fisher-Margrabe leading companies in the Spanish Tourism Sector, present
que incorpora varios activos estocásticos: el subyacente y in Europe, America and Africa. The analysis consists of the
el precio de ejercicio o multa, y permite aislar la study of the company’s guidelines for action, its
incidencia del proyecto en la Responsabilidad Social objectives, practices and outcomes.
Corporativa. Posteriormente, con el modelo de Merton
también se analiza la incidencia del greenwashing en la Keywords: environmental responsibility, corporate social
responsibility, sustainability, environment, responsibility
probabilidad de insolvencia de la compañía.
practices, tourism.
Palabras clave: opciones reales, greenwashing, responsa-
bilidad social corporativa, insolvencia. Eloy Álvarez Pelegry, Macarena Larrea Basterra, Ana
Carmen Díaz Mendoza y Bart Kamp
To assess the greenwashing of Volskwagen, the potential
that an investment project incurs in losses or contingent ¿AFECTAN LOS COSTES DE ENERGÍA A LA COMPETITIVIDAD
liabilities is incorporated using a Real Options approach. DE LA INDUSTRIA?
First, the put-call parity is implemented in the model of
Fisher-Margrabe, incorporating several stochastic actives: Este artículo trata de analizar la incidencia de la energía
the underlying and the exercise price. The model allows en la competitividad de la industria, valorando también
isolate the impact of the project on Corporate Social otros parámetros como: la productividad, el coste laboral
Responsibility. Later, with the Merton model, the incidence por asalariado, el coste laboral unitario y el nivel de
innovación. El trabajo se refiere también al tamaño
of the greenwashing in the company’s bankruptcy is also
empresarial. El objetivo es responder a la pregunta de
analyzed.
cómo afectan las diferencias de precios de la energía en
la competitividad de las industrias, para lo que analiza los
Keywords: real options, greenwashing, corporate social costes energéticos de las industrias intensivas en energía
responsibility, bankruptcy. en países que se pueden considerar de referencia como:
Alemania, Francia, República Checa, Italia y Reino Unido.
Jaime González Masip
Palabras clave: precios de la energía, costes energéticos,
GESTIÓN HOTELERA Y SOSTENIBILIDAD MEDIOAMBIENTAL: competitividad, productividad, sectores intensivos en
EL CASO NH HOTELES energía.

Este trabajo analiza las prácticas de responsabilidad This article attempts to analyze the impact of energy on
medioambiental de la empresa NH Hotel Group, una de the competitiveness of the industry, also assessing other
las compañías referentes en el Sector Turístico Español, parameters such as productivity, labor cost per employee,
unit labor costs and the level of innovation. The work also
con presencia en Europa, América y África. El análisis se
refers to companies ‘size. The goal is to answer the
estructura considerando el estudio de líneas directrices de
question how differences in energy prices affect the
actuación de la compañía, objetivos planteados, competitiveness of the energy intensive industries,
prácticas desarrolladas y resultados obtenidos. analyzing the energy costs of some countries that can be
considered as a reference like Germany, France, Czech
Palabras clave: responsabilidad medioambiental, Republic, Italy and the United Kingdom.
responsabilidad social corporativa, medio ambiente,
sostenibilidad, prácticas de responsabilidad, turismo. Keywords: energy prices, energy costs, competitiveness,
This paper analyzes the practices of environmental productivity, energy intensive industries.

Los índices y abstracts de Economía Industrial se incluyen en las bases de datos e índices on line
de la American Economic Association y en su publicación especializada ECONLIT, editada por
el Journal of Economic Literature. A la consulta de sus 200.000 registros, entre los que se
encuentran 300 revistas —100 fuera de Estados Unidos—, recurren estudiantes, investigadores
y profesores de todo el mundo económico.

Los contenidos de Economía Industrial también están disponibles en la red Internet, en la dirección
www.economiaindustrial.es

6 401 >Ei
INTRODUCCIÓN

l surgimiento de un nuevo paradigma económico y social que, con diferentes denominaciones, aboga por
E el desarrollo económico y social respetuoso con el medio ambiente supone nuevos modelos de negocio y
retos en el ámbito de la Dirección de Empresas. La necesaria armonía entre el desarrollo económico y empre-
sarial, el respeto al medio natural y la contribución al desarrollo social y de las comunidades es una necesidad
creciente de la sociedad actual. Una mayor concienciación por el respeto al medio natural, junto con la con-
statación de un cambio climático producido por la actividad del ser humano, confluyen para propiciar la emer-
gencia y desarrollo de un nuevo modelo de relaciones social y económico denominado «Economía Circular»
(European Environmental Agency, 2016), el cual propugna el respeto y conservación del medio natural y sus
recursos cada vez más limitados, así como la concienciación y uso eficiente de los recursos disponibles por per-
sonas y empresas en la economía y sociedad. Conceptos paralelos en investigación científica sobre adminis-
tración de empresas y medio ambiente, como el de «Desarrollo Sostenible» se encuentran en la misma línea.
Así, desde esta perspectiva se promueven sistemas empresariales y productivos tipo “Triple Bottom Line”, aunan-
do el desarrollo y prosperidad económica, pero también social y medioambiental (Hart, 1995)

En el ámbito de las instituciones europeas destacan los esfuerzos que desde la Comisión Europea se están lle-
vando a cabo, como la creación de la Agencia Europea para el Medio Ambiente, así como la publicación, en
diciembre de 2015, del documento titulado “Closing the loop –An EU Action Plan for the Circular Economy”, en
el que se propone una nueva estrategia que guía un cambio de paradigma económico y empresarial hacia
una economía circular, lo cual supone pasar de un modelo económico y productivo lineal “obtener-fabricar-
consumir-desechar” a otro circular que pretende respetar los límites del planeta, incrementando la utilización de
recursos renovables y reciclables a la vez que se reduce el consumo de materias primas y energía, así como
de las emisiones y desperdicios. Esta transición requiere la colaboración de todos los agentes políticos, sociales,
económicos y empresariales. Así, el planteamiento de nuevos modelos de negocio, junto con una legislación y
fiscalidad “verde y social” que contemple las externalidades negativas, o cambios profundos de comportamien-
to en la sociedad y modelos educativos, serán requisitos imprescindibles para su implantación real.

Desde el ámbito de los negocios, este fenómeno también es creciente como preocupación directiva. Según
la encuesta McKinsey’s Global Survey Report (2014), la sostenibilidad medioambiental de los negocios tiene
cada vez mayor importancia estratégica en las empresas, constituyendo una máxima prioridad. Además, existe
una concienciación mayor por estos temas para un creciente segmento de consumidores. Según el trabajo de
Delmas y Burbano (2011), el volumen de facturación para el nicho de productos “verdes” o medioambientales
se estimaba en más de 800 billones de dólares americanos para el año 2015.

De igual forma, desde el ámbito académico, diferentes corrientes teóricas dentro de la Dirección de Empresas,
como la Teoría Natural de Recursos y Capacidades y la Teoría Institucional analizan este fenómeno importante.
No obstante, cabe mencionar que durante la mayor parte del pasado siglo XX existió el convencimiento
académico de que la empresa debía elegir entre respeto al medio ambiente o la competitividad y rentabili-
dad. Sin embargo, dos estudios seminales publicados en el año 1.995 aportaron luz sobre este importante dile-
ma con una posible solución. Se trata de las obras de Hart (1995) sobre “La Teoría Natural de Recursos y
Capacidades” y el trabajo de Porter y van der Linde (1995) sobre “Ser Verde y Competitivo”. Desde esta nueva
postura, los directivos deben asumir el reto del respeto al medio ambiente y, en contra de la visión tradicional
que suponía asumir “costes” adicionales por ser respetuoso con el medio natural, gestionar las potenciales ven-
tajas competitivas derivadas del desarrollo de nuevos modelos de negocio “verde” que les diferencie de la com-
petencia y mejoren su reputación e imagen ante los consumidores y resto de stakeholders de la empresa.
Además, postulan que la propia concienciación ecológica de la compañía supondrá ahorro en costes, pues
cualquier tipo de contaminación o desecho que se produce en el proceso productivo y que se trate de recud-
ir redundará en un ahorro de costes, mejorando la rentabilidad de la empresa.

401 >Ei 7
INTRODUCCIÓN

ste monográfico de Economía Industrial, que ha sido coordinado por el Profesor Gregorio Martín de Castro
E de la Universidad Complutense de Madrid, tiene como objetivo contribuir al debate académico y empresar-
ial que relaciona la empresa, el medio ambiente y la competitividad empresarial desde una perspectiva posi-
tiva que presenta el reto del desarrollo sostenible como una gran oportunidad que podrán aprovechar las empre-
sas más proactivas y con mayor visión de futuro. Para ello incluye 11 artículos teóricos y empíricos agrupados
en tres bloques principales, así como 3 estudios de caso.

l primer bloque está centrado en la estrategia e innovación medioambiental proactiva, así como su papel
E en la competitividad empresarial, y está compuesto por cinco artículos. El primero de ellos de Emilio Cerdá
y Aygun Khalilova se centra en el nuevo paradigma económico de la «Economía Circular» dando visión de
conjunto sobre el mismo. Magali Delmas, Nicholas Nairm-Birch y Jinghui Lim proponen un estudio empírico
sobre la dinámica de los resultados medioambientales y financieros para el caso de las emisiones de efecto
invernadero. A continuación, Javier Carrillo-Hermosilla, Pablo del Río González, Christop P. Kiefer y Francisco
Javier Callealta Barroso proponen una conceptuación y clasificación de las diferentes innovaciones medioam-
bientales o eco-innovaciones, así como su influencia en la competitividad sostenible de las compañías. El tra-
bajo empírico de Gustavo Lannelongue y Javier González-Benito analiza la heterogeneidad existente en los sis-
temas de gestión ambiental de las empresas, proponiendo una taxonomía de perfiles estratégicos basados en
el esfuerzo y eficacia de la gestión ambiental. Por último, Javier Amores Salvadó y José Emilio Navas López
repasan dos décadas de investigación científica sobre tecnologías medioambientales en la empresa.

l segundo bloque de este número se centra en el papel de los stakeholders en la concienciación ambien-
E tal de la empresa, así como en sus repercusiones sobre la reputación y legitimidad medioambiental. Así,
Javier Delgado-Ceballos, José Domingo Bea López y Jenny María Ruiz-Jiménez analizan el papel e influencia
de los diferentes grupos de interés en la importancia estratégica otorgada a la sostenibilidad medioambiental
de las actividades empresariales. Por su parte, Gregorio Martín-de Castro propone un modelo de gestión el cual
integra la estrategia empresarial y los stakeholders a través de los conceptos de reputación y legitimidad
medioambiental, además de señalar la importancia de un fenómeno creciente conocido como «greenwas-
hing».

l tercer y último bloque se centra en cómo estos retos se pueden trasladar a realidades específicas de eco-
E nomía española. Así, José Francisco Molina Azorín, Mª Dolores López Gamero, Jorge Pereira Moliner, Eva
Mª Pertusa Ortega y Juan José Tarí Guilló llevan a cabo un estudio empírico en la industria hotelera española
donde se examina la relación de la certificación ambiental con diversas características de la estructura organi-
zativa, así como su influencia en el desempeño. Por su parte, el trabajo de Olga Martínez Moure y Raquel García
Revilla analiza la industria de los balnearios como modelos de negocio competitivos y responsables con el medio
ambiente. Beatriz Junquera Cimadevilla y Jesús Ángel del Brío González realizan una revisión de la literatura
sobre los principales retos medioambientales para la PYME española, proponiendo una serie de sugerencias de
actuación para aunar competitividad y proactividad medioambiental. Y por último, Agustín Velázquez, Luis
Enrique Pedauga y Blanca L. Delgado-Márquez plantean los efectos que la crisis económica tiene en la efi-
ciencia medioambiental, analizada sectorialmente a través de un modelo de multiplicadores.

unto a los once artículos expuestos, el monográfico incluye tres estudios de casos ilustrativos. Así, Remy M.
J Balarezo-Núñez plantea el caso de la agroalimentación ética y respetuosa con el medio ambiente expo-
niendo el modelo de negocio de Patería Sousa. Gracia Rubio Martín expone cómo el planteamiento de estra-
tegias deliberadas de greenwashing acaban siendo perjudiciales para la empresa, ilustrado a través del análi-
sis de opciones reales en Volkswagen. Por último, Jaime González Masip analiza cómo la empresa hotelera NH
Hoteles está asumiendo el reto de la sostenibilidad medioambiental.

n la sección de Otros Temas, Eloy Álvarez Pelegry, Macarena Larrea Basterra, Ana Carmen Díaz Mendoza
E y Bart Kamp analizan la incidencia de los precios de la energía en la competitividad industrial incluyendo una
comparativa de costes energéticos de industrias intensivas en energía de países de nuestro entorno.

ECONOMÍA INDUSTRIAL no se solidariza necesariamente con las opiniones expuestas en los


artículos que publica, cuya responsabilidad corresponde exclusivamente a sus autores.

8 401 >Ei
AGLOMERACIONES, LOCALIZACIÓN E INTERNACIONALIZACIÓN

EMPRESA,
CLUSTERS, MULTINACIONALES
Y PROCESOS DE MULTI-
MEDIO AMBIENTE
LOCALIZACIÓN
UNA Y COMPETITIVIDAD
INTRODUCCIÓN NECESARIA
JOSÉ LUIS HERVÁS OLIVER
Universidad Politécnica de Valencia
GREGORIO GONZÁLEZ
Universitat de Valencia

FRANCISCA SEMPERE
Universidad Politécnica de Valencia

Los clusters son importantes instrumentos de desarrollo económico y potenciadores de la innova-


ción. Los clusters industriales proporcionan un ecosistema de innovación fértil, especialmente pa-
ra las pymes, quienes colaboran y aprenden conjuntamente con instituciones, proveedores, clien-
tes y competidores en la misma área geográfica [European Commission] (1). Actualmente, los

clusters geográficos, definidos como concentraciones los territorios es clave, puesto que su análisis permite
geográficas de empresas e instituciones en industrias afrontar diversos fenómenos de estudio aun no resuel-
relacionadas (Porter, 1990; 1998) son una prioridad pa- tos en el debate académico. A título de ejemplo, po-
ra el programa de investigación Horizonte 2020 de la demos destacar un conjunto de cuestiones no resueltas
Unión Europea, que apunta que el 38% de los emple- o que presentan poca evidencia para ser conluyentes.
os en la Unión Europea se localizan en concentracio- Por ejemplo, ¿Qué efecto tiene la entrada de MNEs en
nes regionales y locales. De la misma manera, España los clusters: obstaculiza o desarrolla la aglomeración?
es el país de Europa, junto con Italia y Alemania, que En segundo lugar, ¿cuándo, en qué momento del clus-
más aglomeraciones o sistemas productivos locales ter, entran las MNEs? ¿Qué ganancia obtienen las em-
presenta, sobre todo en la industria (Brenner, 2006; Boix presas entrantes? ¿Cuánto ganan las pymes y el tejido
y Trullen, 2010). En cuanto al turismo, también se ocu- industrial del territorio? ¿Qué recursos específicos se bus-
pan posiciones relevantes (Boix, 2015). En la literatura can en la entrada? ¿Qué mecanismo de entrada uti-
actual sobre los clusters industriales destaca, cada vez lizan las MNEs para acceder a los clusters? ¿Qué está
en mayor medida, la necesidad de abrir los territorios pasando con la entrada de inversión extranjera en
y conectarlos con cadenas de valor globales (Bathelt, Europa proveniente de países emergentes? ¿Hay un fe-
Malmberg y Maskell, 2004; Hervás-Oliver y Boix-Domè- nómeno de reindustrialización en Europa caracteriza-
nech, 2013; Iammarino y McCann, 2013), destacan- do por la vuelta de actividades previamente desloca-
do el rol jugado por las multinacionales como elemen- lizadas por razones de coste (backshoring)? Estas y mu-
to de conexión y coordinación de dichas cadenas de chas otras cuestiones se presentan como oportunida-
valor. des de investigación en el fenómeno de estudio de los
clusters y las multinacionales, aspectos que son trata-
Esta conectividad entre clusters se basa en conexiones dos en el presente artículo y que se desarrollan a lo lar-
globales entre organizaciones (global-based pipeli- go del presente monográfico dedicado a ello.
nes), mayoritariamente subsidiarias de multinacionales
y las interacciones de éstas últimas con los territorios en En particular, y dentro de este contexto, el objetivo del
que se ubican. Sin embargo, como se discute en es- presente artículo consiste en poner sobre la mesa al-
te artículo, las literaturas sobre los clusters y las multina- guna de las cuestiones más importantes sobre el fenó-
cionales (MNEs) se presentan mayormente desconec- meno de los clusters y su actividad internacional en un
tadas. Dicha interacción competitiva entre las MNEs y entorno de globalización y cadenas de valor globales,
ECONOMÍA CIRCULAR, ESTRATEGIA Y COMPETITIVIDAD EMPRESARIAL

ECONOMÍA CIRCULAR

EMILIO CERDÁ (*)


Universidad Complutense de Madrid

AYGUN KHALILOVA
European University, Barcelona

La idea de economía circular ya aparece en el libro de Pearce y Turner (1989 ) (1) sobre Economía
de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente. De hecho, el capítulo 2 del libro lleva por títu-
lo «La economía circular». Esta idea ha ido adquiriendo cada vez más importancia, no sólo en
el ámbito académico sino también en los ámbitos político, económico, empresarial y social.

Actualmente la economía circular está siendo imple- En primer lugar se define el concepto de economía
mentada en el mundo real en muchos ámbitos y lu- circular, se presentan los principios en que se apoya, y
gares diferentes, y el recorrido que tiene por delante es se señalan sus características más importantes. En el
inmenso. apartado 3 se analizan los factores instrumentales fun-
damentales en la economía circular: modelos innova-
En el año 2015 han visto la luz importantes contribucio- dores de negocio, eco-diseño, prolongación del tiem-
nes sobre economía circular, entre las que destaca- po de vida útil de productos y programas de preven-
mos las siguientes: los libros de Webster y de Lacy y ción de residuos. Posteriormente se comenta el Plan de
Rutqvist, los trabajos de EMF y McKinsey y de Wijkman Acción de la UE para la economía circular, y se trata
y Skanberg (auspiciado por el Club de Roma), referidos la implementación de la economía circular en el mun-
a la Unión Europea (UE), y de U.S. Chamber of Commerce do para finalmene acabar con algunas conclusiones.
Foundation, centrado en los Estados Unidos. Además
en diciembre de 2015 la Comisión Europea publicó el
Plan de Acción de la UE para la economía circular. ¿QUÉ SE ENTIENDE POR ECONOMÍA CIRCULAR?

En el Congreso Nacional de Medio Ambiente de 2016 El modelo económico lineal, vigente hoy día, consisten-
(CONAMA 2016), que se celebrará en Madrid del 28 te en «tomar, hacer, tirar», que confía en la disposición
de noviembre al 1 de diciembre, la economía circu- de grandes cantidades baratas y fácilmente accesibles
lar aparece como uno de los principales retos ambien- de materiales y energía, además de medios baratos pa-
tales de nuestro país. Además, del 15 al 17 de noviem- ra deshacerse de lo que ya no interesa que ha estado
bre de 2016 se celebrará en Barcelona una cumbre en el corazón del desarrollo industrial y ha generado un
europea sobre economía circular. nivel de crecimiento sin precedentes, está alcanzando
sus límites físicos. Tal modelo no es sostenible (Steffen et
En este artículo se trata de presentar los aspectos que al., 2015). Una economía circular es una alternativa
consideramos más importantes de la economía circu- atractiva y viable que en el ámbito empresarial ya se ha
lar, tratando de dar una visión de conjunto. empezado a explorar (EMF, 2015a y 2015b).

401 >Ei 11
E. CERDÁ / A. KHALILOVA

A continuación se define el concepto de economía De acuerdo con el concepto y los principios que se
circular y se presentan y comentan los 3 principios fun- han definido, podemos señalar las siguientes caracte-
damentales en que se apoya. Para todo ello, se sigue rísticas clave de una economía circular (EEA, 2016):
el enfoque de la Fundación Ellen MacArthur, tal como
aparece en su página web y en sus publicaciones (EMF, • Reducción de insumos y menor utilización de recur-
2015a y 2015b). Posteriormente se concretan las ca- sos naturales:
racterísticas clave que determinan los atributos pecu- – Explotación minimizada y optimizada de materias
liares de una economía circular. primas, aunque proporcionando más valor con menos
materiales.
– Reducción de la dependencia de las importaciones
Concepto de economía circular
de recursos naturales.
Una economía circular es reconstituyente y regenerati- – Utilización eficiente de todos los recursos naturales.
va por diseño, y se propone mantener siempre los pro- – Minimización del consumo total de agua y energía.
ductos, componentes y materiales en sus niveles de uso
más altos. El concepto distingue entre ciclos biológicos • Compartir en mayor medida la energía y los recur-
y ciclos técnicos. sos renovables y reciclables:
– Reemplazar los recursos no renovables por renova-
Tal como fue previsto por sus creadores, una econo- bles con niveles sostenibles de oferta.
mía circular es un ciclo de desarrollo continuo positivo – Mayor proporción de materiales reciclables y reci-
que preserva y aumenta el capital natural, optimiza los clados que puedan reemplazar a materiales vírgenes.
rendimientos de los recursos y minimiza los riesgos del – Cierre de bucles materiales.
sistema, gestionando stocks finitos y flujos renovables. – Extraer las materias primas de manera sostenible.
Funciona de manera efectiva a cualquier escala.
• Reducción de emisiones:
Principios en que se apoya una economía circular – Reducción de emisiones a lo largo de todo el ciclo
material, a través del uso de menor cantidad de ma-
Principio 1. Preservar y aumentar el capital natural, con- terias primas y obtención sostenible de las mismas.
trolando los stocks finitos y equilibrando los flujos de re- – Menor contaminación a través de ciclos materiales
cursos renovables. limpios.
Cuando se necesitan recursos, el sistema circular los
selecciona sabiamente y elige tecnologías y procesos • Disminuir las pérdidas de materiales y de los residuos:
que utilizan recursos renovables o del más alto rendi- – Minimizar la acumulación de desechos.
miento, siempre que sea posible. Una economía cir- – Limitar, y tratar de minimizar, la cantidad de residuos
cular también aumenta el capital natural fomentando incinerados y vertidos.
flujos de nutrientes en el sistema y creando las condi- – Minimizar las pérdidas por disipación de recursos que
ciones para la regeneración del suelo. tienen valor.

Principio 2. Optimizar el rendimiento de los recursos, cir- • Mantener el valor de productos, componentes y ma-
culando siempre productos, componentes y materia- teriales en la economía:
les en su nivel más alto de utilidad, en los ciclos técni- – Extender la vida útil de los productos, manteniendo
co y biológico. el valor de los productos en uso.
Lo expresado anteriormente significa diseñar para ree- – Reutilizar los componentes.
laborar, renovar y reciclar para mantener circulando en – Preservar el valor de los materiales en la economía,
la economía los materiales y componentes, y contri- a través de reciclaje de alta calidad.
buyendo a la misma. Los sistemas circulares utilizan bu-
cles internos más ajustados siempre que sea posible FACTORES INSTRUMENTALES EN LA ECONOMÍA
(es decir, mantenimiento mejor que reciclaje), preser-
vando la energía incorporada así como otros valores.
CIRCULAR
Estos sistemas procuran extender más la vida del pro-
Tal como se señala en EEA (2016), la transición a una
ducto y optimizar la reutilización. El hecho de compar-
economía circular requiere cambios fundamentales
tir incrementa la utilización del producto.
en muchas áreas diferentes del sistema socio-econó-
mico vigente. A continuación se identifican algunos de
Principio 3. Promover la efectividad del sistema, ha-
los factores instrumentales técnicos, económicos o so-
ciendo patentes y proyectando eliminar las externali-
ciales más importantes que guían y aceleran el proce-
dades negativas.
so de transición.
Ello incluye reducir el daño causado a sistemas y áreas
que afectan a las personas, tales como alimentos, mo- Modelos innovadores de negocio
vilidad, casas, educación, sanidad o entretenimiento,
y gestionar externalidades tales como la contamina- En el número correspondiente a abril de 2013, la revis-
ción del aire, el agua, la tierra, y el ruido, las emisiones ta Fast Company destaca los siguientes cinco mode-
de sustancias tóxicas y el cambio climático. los de negocio que están contribuyendo a hacer de

12 401 >Ei
ECONOMÍA CIRCULAR

la economía circular una realidad en el mundo de los cidades de reelaboración, pueden ser puestos juntos
negocios: para formar nuevos productos. En eso consiste la trans-
formación de producto.
Sistemas productos-servicios. Un sistema productos-
servicios consiste en una mezcla de productos tangi- Por ejemplo, en BMW ciertos clientes pueden ahorrar
bles y servicios intangibles, diseñados y combinados de un 50% en costes por compra de partes reelaboradas,
manera que, conjuntamente, sean capaces de satis- en comparación con las correspondientes nuevas. El
facer las necesidades finales del consumidor. Este con- cliente puede tener exactamente las mismas especi-
cepto se apoya en dos pilares: (i) se toma la funciona- ficaciones de calidad de una parte nueva BMW y es-
lidad o satisfacción que el usuario quiera alcanzar co- tar sujeto a la misma garantía de 24 meses.
mo punto de partida del desarrollo del negocio (en lu-
gar de la propiedad del producto como forma de sa- Reciclaje 2.0. La innovación en tecnología de recicla-
tisfacer la necesidad), (ii) se elabora el sistema de ne- je (Reciclaje 2.0) está evolucionando rápidamente y
gocio que proporciona tal funcionalidad con una hace posible la producción de bienes de alta calidad
mentalidad de «terreno no urbanizado», en lugar de con resultados fantásticos en cuanto a sostenibilidad.
tomar como dadas e inamovibles las estructuras y ru-
Por ejemplo, Starbucks está actualmente tratando de
tinas existentes y la posición de la propia empresa
pasar de miles de toneladas de sus restos de comida
(Tukker y Tischner, 2006).
y posos de café a productos de uso diario, utilizando
bacterias para generar ácido succínico, que puede ser
Existen diferentes tipos de sistemas productos-servicios:
usado en una gama de productos como detergentes,
a) servicios orientados al producto, que simplemente
bio-plásticos o medicamentos.
añaden servicios, tales como acuerdos para manteni-
miento o devoluciones, al sistema de producto existen-
Consumo colaborativo. El consumo colaborativo (o
te; b) servicios orientados al uso, como arrendamien-
economía colaborativa) se define como una interac-
to, uso compartido o utilización en grupo; c) servicios
ción entre dos o más personas, a través de medios di-
orientados al resultado, que proporcionan resultados
gitalizados o no, que satisface una necesidad real o
concretos, como por ejemplo la creación de un am-
potencial de alguna (o algunas) de ellas.
biente agradable en la oficina (Tukker y Tischner, 2006).
El término fue acuñado por primera vez por Ray Algar
Por ejemplo, Vodafone lanzó en noviembre de 2012 el en un artículo publicado en el boletín Leisure Report en
Red – Hot Plan que consiste en alquilar el último mode- el año 2007, pero comenzó a popularizarse con la pu-
lo de teléfono móvil por un año, pagando una determi- blicación del libro de Bostman y Rogers en 2010. Estos
nada cantidad cada mes. De esta manera, cada año autores señalan que los cuatro factores clave que im-
el cliente puede seguir cambiando el teléfono por una pulsaron al consumo colaborativo fueron los siguientes:
nueva versión. De esta forma, Vodafone está compro- 1) una creencia renovada en la importancia de la co-
metida a recoger el teléfono usado y además crea re- munidad, 2) un torrente de redes sociales de igual a
laciones más profundas y duraderas con sus clientes. El igual con tecnologías en tiempo real, 3) presión por
cliente siempre tiene su teléfono para su uso, aunque problemas ambientales no resueltos, 4) una recesión
nunca es de su propiedad. económica mundial.

Segunda vida de materiales y productos. La segun- Se distinguen tres sistemas de consumo colaborati-
da vida de materiales y productos funciona cuando vo: 1) mercados de redistribución, cuando se toma un
una compañía puede recuperar y re-acondicionar, de artículo usado que tenía dueño y se pasa de un lugar
manera eficiente, sus productos después de su uso, y en el que no es necesario a otro lugar o a otra perso-
entonces poner los mismos productos en el mercado na donde si lo es, pero sin que se tenga que poseer el
para obtener de esta manera un segundo o tercer in- producto, 2) estilo de vida colaborativo: intercambio de
greso. recursos como dinero, habilidades y tiempo, 3) servicio
de producto: pagar por el beneficio del producto.
Por ejemplo, Tata Motors Assured es una marca (dedi-
cada a coches de segunda mano) de Tata Motors Las plataformas digitales establecen un marco en el
Limited, la mayor compañía de coches de India. Los que los usuarios pueden interactuar entre ellos en la
coches son cuidadosamente seleccionados y renova- misma plataforma. Los usuarios seleccionan el rol que
dos en los talleres de Tata, pasando después por un desean en cada momento, o varios roles simultánea-
proceso de certificación. A los clientes incluso se les mente (por ejemplo, vendedor y comprador) en un sis-
ofrecen opciones de financiación y garantía. tema abierto y dinámico. Normalmente existe un siste-
ma de evaluación entre usuarios mediante el cual ad-
Transformación de producto. No todos los productos quieren una reputación y con ella la confianza nece-
pueden ser reacondicionados en su totalidad, pero la saria para seguir llevando a cabo la actividad que de-
mayor parte de productos tiene ciertos componentes sean. Cuanto mayor sea el número de usuarios que
que tienen un alto valor. Los materiales (más que los exista en la plataforma digital mayor valor tendrá la mis-
productos) tienen a menudo un componente incrusta- ma, los usuarios tendrán más posibilidades de elección
do de energía que los hace incluso más valiosos que y desarrollo, serán mejor evaluados, y la confianza es-
sus fuentes vírgenes. Con el diseño adecuado y capa- tará más contrastada (Wikipedia-España).

401 >Ei 13
E. CERDÁ / A. KHALILOVA

Ejemplos: 6ª) Promover larga duración para los productos, es-


pecialmente para productos con mayores impactos
Airbnb es un servicio online que pone en relación a ambientales significativos después de la vida útil del
gente que busca alquileres vacacionales con anfitrio- producto.
nes que acogen y tienen espacio. Hoy día tiene más
de 200.000 entradas en más de 191 países y más de 7ª) Invertir en materiales de calidad, tratamientos de
26.000 ciudades. acabado o arreglos estructurales para proteger a los pro-
ductos de la suciedad, corrosión y desgaste, dando lar-
ThredUP permite conseguir ropa para niños como nue- ga vida así como mantenimiento minimizado.
va a partir de familias a cuyos niños se les ha queda-
do pequeña la ropa al crecer. 8ª) Facilitar la actualización, reparación y reciclaje, a
través de facilidad de acceso, etiquetado y manua-
Peerby es una plataforma online que pone en relación les.
a personas con necesidad temporal de un objeto es-
9ª) Promover la actualización, reparación y reciclaje,
pecífico con otra que lo tiene y está dispuesta a prestar-
utilizando pocos materiales, simples, reciclados, no mez-
lo sin cobrarle por ello. Desde que empezó en el año
clados, y evitando aleaciones.
2011 Peerby ha hecho posible la transacción median-
te préstamo de 300.000 transacciones entre sus 100.000 10ª) Utilizar el mínimo de elementos de unión y tener
miembros. en cuenta diferentes impactos ambientales del uso de
tornillos, soldaduras, encajes y bloqueos.
Eco-diseño y Diseño para la sostenibilidad
El Eco-diseño surge a mediados de la década de los
noventa del siglo pasado en Centroeuropa, a partir de
El Eco-diseño consiste en una metodología que consi-
publicaciones como UNEP (1997). Se trata del primer
dera acciones orientadas a la mejora ambiental del
manual, escrito conjuntamente por el Programa de
producto o servicio en todas las etapas de su ciclo de
Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el Instituto
vida, desde su creación en la etapa conceptual has-
Rathenau y la Universidad de Deft, que proporciona a
ta su tratamiento como residuo.
las empresas un enfoque de Eco-diseño paso a paso,
ofreciendo una metodología para las compañías inte-
Por tanto, el Eco-diseño da lugar a productos hechos
resadas en ponerlo en práctica. En el mismo se pro-
con menos recursos, siendo éstos renovables y recicla-
porcionan muchos ejemplos de medianas y grandes
dos, evitando materiales peligrosos, y con componen-
empresas que ya han progresado en el eco-diseño.
tes que tienen mayor duración y son más fáciles de
mantener, reparar, actualizar y reciclar. Se pueden dis-
En UNEP y TU (2009) se dice que hay que ir más allá del
tinguir dos enfoques: rediseño de productos con el ob- Eco-diseño. Proponen pasar al concepto de Diseño
jetivo de conseguir mejoras de productos existentes, y para la Sostenibilidad, ya que al elemento ambiental,
diseño de nuevos productos que sean eficientes en presente en el Eco-diseño y que hay que mantener en
cuanto a recursos y que puedan ser reparados, actua- todo su potencial, hay que añadir los elementos eco-
lizados y reciclados (EEA, 2016). nómico y social.

En Luttrop y Lagerstedt (2006) se presentan las diez re- El Diseño para la Sostenibilidad va más allá de cómo
glas de oro para el Eco-diseño de productos. Son las hacer «verde» un producto, y trata de cómo satisfacer
siguientes: de la mejor manera las necesidades del consumidor
en los niveles social, ambiental y económico. Ello no
1ª) No utilizar sustancias tóxicas. Los materiales peligro- sólo incluye al producto individual sino también al sis-
sos que no puedan ser evitados deben ser manteni- tema de productos y servicios relacionados, que de
dos en ciclos estrictamente cerrados. manera conjunta son capaces de satisfacer las nece-
sidades del consumidor de manera más eficiente y
2ª) Minimizar el consumo de energía y de recursos con un valor más alto tanto para las empresas como
tanto en la fase de producción como en la fase de para los consumidores.
transporte, a través de la mejora de la gestión interna.
Para ser sostenible, la innovación del producto debe
3ª) Aprovechar las posibilidades estructurales del pro- trabajar en diferentes marcos relacionados con las per-
ducto y de los materiales para minimizar el peso del sonas, el medio ambiente y la economía, donde se in-
producto, sin comprometer su funcionalidad, flexibili- cluyan expectativas sociales, distribución equitativa de
dad o solidez. valor a lo largo de la cadena de valor global y capa-
cidad de carga de los ecosistemas que lo respalden.
4ª) Minimizar el consumo de energía y de recursos
durante la vida útil del producto. Algunos de los retos para la sostenibilidad en los dife-
rentes niveles son los siguientes (UNEP y TU, 2009):
5ª) Promover sistemas de reparación y actualización,
especialmente para productos que dependen de un En el aspecto social: reducir el desempleo urbano y de
sistema (como ordenadores o teléfonos móviles). las minorías; mejorar las condiciones de trabajo, segu-

14 401 >Ei
ECONOMÍA CIRCULAR

ridad y bienestar; aceptar e integrar a las minorías; re- útil de sus productos y han identificado las seis activi-
ducir la desigualdad de rentas; aumentar el número dades primarias siguientes, que hacen posible que una
de trabajadores cualificados; abolir el trabajo infantil; empresa incremente el valor y aprovechamiento de
reducir el analfabetismo; proporcionar servicios básicos productos que en otro caso hubieran sido desecha-
de salud; proporcionar agua potable; reducir el creci- dos:
miento de la población; mejorar el estatus de las mu-
jeres; adoptar estándares de empleo internacionales; 1. Fabricar para durar. Se trata de crear productos de
incrementar las oportunidades sociales y la interacción alta calidad, muy duraderos, dirigidos a clientes que
comunitaria; abolir la marginación a gran escala de la están dispuestos a pagar un precio más alto por la ca-
gente. lidad, y a clientes que acceden a productos más du-
raderos a través de modelos de pago alternativos, ta-
En el aspecto ambiental: reducir el uso de energía pro- les como el pago por servicio.
cedente de combustibles fósiles; utilizar energía proce-
2. Acondicionamiento, renovación. Restaurar produc-
dente de fuentes renovables; incrementar la eficiencia
tos usados, dirigidos a clientes que son sensibles al pre-
energética; reducir el uso de sustancias tóxicas; limpiar
cio, y que no les importa comprar productos que no
los lugares contaminados; mejorar el nivel de preven-
son nuevos y que a menudo tienen garantías y servi-
ción de residuos, reciclaje y reutilización; reducir y tra-
cios complementarios similares a los nuevos. También
tar emisiones industriales; reducir la cantidad de resi-
incluye reelaboración de productos.
duos en el agua y promover su tratamiento; detener la
sobreexplotación de recursos renovables y de agua; 3. Transacciones por las cuales se da un artículo usa-
detener la deforestación, pérdida de suelo, erosión y do como parte de pago de otro artículo. Mercados de
destrucción de ecosistemas; reducir la combustión de segunda mano.
madera y estiércol.
4. Actualización: se trata de incorporar características
En el aspecto económico: crear valor equitativo para
nuevas, funcionalidad o moda, en lugar de reempla-
clientes y accionistas a lo largo de la cadena de valor
zar el núcleo del producto. Dirigido a clientes más in-
global. De manera más específica: crear valor para la
teresados en consumir contenido, funciones y estilo
compañía y los accionistas; crear valor para los clien-
que en los propios productos.
tes; modelo de negocio justo; participación justa y vin-
culación con las cadenas de valor globales; vincula-
5. Repuesto. Se trata de reemplazar una función que
ción de pequeñas y medianas empresas en los países
en vías de desarrollo con grandes compañías transna- se agota más rápidamente que el producto. También
cionales; precio justo para bienes y materias primas; habría que incluir el caso de volver a llenar un recipien-
propiedad y oportunidades de crédito para empren- te (una garrafa o depósito, por ejemplo).
dedores.
6. Reparación.
Prolongar el tiempo de vida útil de productos Lacy y Rutqvist (2015) también distinguen tres roles po-
tenciales que pueden tomar las empresas que siguen
La prolongación del tiempo de vida útil de productos
este modelo de negocio:
es un elemento importante de la economía circular,
siendo la reutilización de productos y sus componen- 1º Las industrias manufactureras que crean los pro-
tes, la reparación, actualización, reelaboración y el re- ductos actuales.
marketing algunas de sus estrategias clave. La reutili-
zación conserva los activos físicos de las materias pri- 2º El rol de una compañía que pasa a ser un canal.
mas, así como la energía incrustada en productos y En este caso, las empresas establecen y operan una
componentes (EEA, 2016). comunidad o plataforma que ayuda a encontrar de-
manda (y oferta) para productos infrautilizados o sin uti-
El Séptimo Programa de Acción Comunitario en mate- lizar, extendiendo la vida útil de cada unidad.
ria de Medio Ambiente de la Unión Europea, de 20 de
noviembre de 2013 (VII PMA), establece el siguiente ob- 3º Compañía como campo de servicio que propor-
jetivo prioritario nº 2: convertir a la Unión en una eco- ciona servicio de reparación, actualización, acondicio-
nomía hipocarbónica, eficiente en el uso de los recur- namiento o mantenimiento.
sos, ecológica y competitiva. En el marco de dicho ob-
jetivo, señala en el artículo 36 que el marco político de Un ejemplo de integración de la reutilización en el mo-
la Unión debe garantizar que los productos prioritarios delo de negocio de las empresas se encuentra en la
comercializados en su mercado hayan sido objeto de AFRA (Aircraft Fleet Recycling Association), una asocia-
un «ecodiseño» que permita optimizar la eficiencia en ción sin ánimo de lucro, creada inicialmente por 11
el uso de recursos y materiales. Se ha de tener en cuen- compañías aéreas para presentar una alternativa de
ta, entre otras cosas, su durabilidad, reparabilidad, po- sostenibilidad en los aviones por medio del desarrollo de
sibilidad de reutilización, reciclabilidad, el contenido re- las mejores prácticas y tecnologías para la gestión de
ciclado y el ciclo de vida del producto (UE, 2013). las flotas más viejas del mundo. En 2013 fueron desmon-
tados 470 aviones, recuperando para el servicio más de
Lacy y Rutqvist (2015) han estudiado empresas que si- 6000 toneladas de componentes, lo cual se valoró en
guen el modelo de prolongación del tiempo de vida 3200 millones de dólares (Glueckler y Dickstein, 2015).

401 >Ei 15
E. CERDÁ / A. KHALILOVA

El Proyecto Ara (2) es una iniciativa de Google que tie- orden de prioridades en la legislación y la política so-
ne como objetivo desarrollar una plataforma de hard- bre prevención y gestión de residuos: a) prevención;
ware libre para la creación de teléfonos inteligentes b) preparación para la reutilización; c) reciclado; d) otro
modulares. La plataforma incluirá un marco estructural tipo de valorización, por ejemplo, la valorización ener-
con módulos a elección del consumidor. El marco se- gética; y e) eliminación. La Directiva establece que los
rá el único componente en un teléfono Ara hecho por Estados miembros elaborarán programas de preven-
Google. Actúa como el interruptor a la red en el dispo- ción de residuos a no más tardar el 12 de diciembre
sitivo que une todos los módulos entre sí. Los módulos de 2013.
pueden proporcionar características de un teléfono in-
teligente común, pero también pueden proporcionar En el artículo 30 de la Directiva se invita a la Agencia
funciones más especializadas, como por ejemplo pun- Europea del Medio Ambiente a que incluya en su in-
teros láser, impresoras de recibos o dispositivos médi- forme anual una revisión de los progresos alcanzados
cos. Este enfoque permitiría a los usuarios cambiar mó- en la realización y aplicación de los programas de pre-
dulos que no funcionen o actualizar módulos individua- vención de residuos. En EEA (2014) se presenta la revi-
les a medida que las innovaciones vayan surgiendo, sión correspondiente al año 2013 y en EEA (2015) la co-
proporcionando ciclos de vida mucho más largos y re- rrespondiente a 2014. El proceso de revisión cubre los
duciendo la contaminación producida por basura programas de los 28 estados miembros más Islandia,
electrónica. El lanzamiento está previsto para otoño de Noruega y Liechtenstein. A finales de 2014 habían sido
2016 (kit para desarrolladores) y 2017 (para usuarios). adoptados 27 programas nacionales y regionales de
prevención de residuos en 24 de los 31 países implica-
Programas de prevención de residuos dos (en el Reino Unido, por ejemplo, hay programas in-
dependientes para Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda
La economía circular aparece en la literatura principal- del Norte).
mente a través de las tres acciones fundamentales co-
nocidas como los principios de las 3R: Reducir, De acuerdo con los informes de la Agencia Europea
Reutilizar, Reciclar (Ghisellini et al., 2016). del Medio Ambiente los programas de prevención de
residuos muestran diferencias considerables en deta-
El principio de reducción se propone minimizar el input lle, cobertura, objetivos y horizontes temporales (desde
de energía primaria, materias primas y residuos, a tra- 4 años a indefinidos). Casi todos los programas men-
vés de la mejora de la eficiencia en la producción (lla- cionan el objetivo general de desacoplar la genera-
mada eco-eficiencia), así como en los procesos de ción de residuos del crecimiento económico. En varios
consumo. Ello se consigue introduciendo mejores tec- de los programas se definen los objetivos de mejorar
nologías, fabricando productos más compactos y lige- la eficiencia de los recursos y de los materiales y pre-
ros, simplificando el empaquetado, teniendo electro- venir el uso de materiales primarios. En los programas
domésticos más eficientes o simplificando el estilo de de Holanda y Escocia se pone como objetivo explíci-
vida, entre otros ejemplos (Ghisellini et al., 2016). to el de cambiar hacia una economía circular. En al-
gunos programas se mencionan objetivos como cre-
El principio de reutilización se refiere a «cualquier ope- ación de empleo, desarrollo de nuevos modelos de
ración mediante la cual productos o componentes negocio o cambios de comportamiento. En cuanto a
que no sean residuos se utilizan de nuevo con la mis- las medidas de prevención de residuos, el 39% se re-
ma finalidad para la que fueron concebidos» (UE, fieren a las fases de diseño, producción y distribución;
2008). La reutilización de productos es muy interesan- el 40% a las fases de consumo y uso y el 21% al mar-
te en términos de beneficios ambientales, ya que re- co general de generación de residuos. En cuanto a ins-
quiere menos recursos, menos energía y menos traba- trumentos de política, el 63% de las medidas tienen
jo, en comparación con la fabricación de productos que ver con el aumento de la información y el cono-
nuevos a partir de materiales vírgenes. cimiento, el 16% a instrumentos económicos, el 14%
a instrumentos regulatorios y el 7% a acuerdos volun-
El principio de reciclado se refiere a «toda operación tarios.
de valorización (3), mediante la cual los materiales de
residuos son transformados de nuevo en productos, La generación de residuos en la fase de producción
materiales o sustancias, tanto si es con la finalidad ori- se puede prevenir, por ejemplo, a través de la mejora
ginal como con cualquier otra finalidad. Incluye la en la eficiencia de materiales, de la utilización de pro-
transformación del material orgánico, pero no la valo- cesos que generen menor cantidad de residuos o de
rización energética ni la transformación en materiales la innovación en productos y servicios. En la fase de
que se vayan a usar como combustibles o para ope- distribución, a través de una buena planificación de su-
raciones de relleno» (UE, 2008). El reciclado de residuos ministros y existencias, de estrategias de marketing que
ofrece la oportunidad de beneficiarse de recursos aún reduzcan los residuos (por ejemplo, hay que evitar ofer-
utilizables, y reduce la cantidad de residuos que nece- tas del tipo «pague una unidad y llévese dos» que tien-
sitan ser tratados o vertidos, disminuyendo el correspon- den a generar residuos al incentivar la compra de ali-
diente impacto ambiental. mentos innecesarios), o utilizando empaquetado me-
nos intensivo en residuos. En la fase de consumo, en-
La Directiva de la UE sobre residuos del año 2008 esta- tre otras posibilidades, a través de la utilización de pro-
blece la siguiente jerarquía de residuos que servirá de ductos que sean menos intensivos en residuos a los lar-

16 401 >Ei
ECONOMÍA CIRCULAR

go de sus ciclos de vida, compartiendo o alquilando preserva el mercado interior y la competencia, y se pro-
productos o reduciendo los niveles de consumo (EEA, mueve la innovación. Se da especial importancia a los
2016). productos eléctricos y electrónicos. En los procesos de
producción preocupa el uso ineficiente de los recursos,
Un elemento importante en la economía circular es el y se señala la creación por parte de la Comisión del
de aprovechamiento en cascada. Tal como señala Centro Europeo de Excelencia sobre Utilización Eficiente
Webster (2015), para materiales biológicos, la esencia de los Recursos. Por último, se comenta la importancia
de creación de valor está en la oportunidad de extraer de promover la innovación en los procesos industriales.
valor adicional de los productos y materiales hacien-
do que «vayan en cascada» a través de otras aplica- En cuanto a consumo, cabe destacar los siguientes as-
ciones. Por ejemplo si se toma un árbol y se lleva direc- pectos: a) Puesto que el precio es un factor clave que
tamente a la caldera o al horno se priva de valor que afecta a las decisiones de compra, tanto en la cade-
podría ser aprovechado vía descomposición por eta- na de valor como para los consumidores finales, se
pas a través de usos sucesivos como madera y pro- alienta a los Estados miembros a ofrecer incentivos y a
ductos de madera antes de su descomposición y usar instrumentos económicos como, por ejemplo, la
eventual incineración. fiscalidad para garantizar que los precios reflejen me-
jor los costes ambientales de los productos. b) La
Comisión está estudiando los posibles usos de la hue-
PLAN DE ACCIÓN DE LA UNIÓN EUROPEA PARA LA lla ambiental de los productos para medir y comuni-
ECONOMÍA CIRCULAR car información medioambiental. c) Se actuará para
detectar las prácticas de obsolescencia programada
En diciembre de 2015 la Unión Europea publicó la co- y decidir cómo hacerles frente. d) Emprender accio-
municación de la Comisión Europea, titulada «Cerrar nes para reducir la cantidad de residuos domésticos.
el círculo: un plan de acción de la UE para la econo- e) Adopción de medidas sobre la contratación públi-
mía circular» (EC, 2015). ca ecológica. f) La Comisión apoya a los modelos de
consumo y las nuevas empresas que se han creado
Se trata de un documento de 24 páginas, más un ane- en torno al consumo colaborativo mediante Horizonte
xo de 5 páginas, que constituye una estrategia que se 2020 y a través de los fondos de la política de cohe-
propone apoyar la transición a una economía circular sión.
en la UE.
La manera de recoger y gestionar los residuos puede
El plan de acción se centra en medidas a escala de la dar lugar a altas tasas de reciclado y a que los mate-
UE con un elevado valor añadido. Como señala el do- riales valiosos retornen a la economía, o por el contra-
cumento, hacer realidad la economía circular exige un rio a un sistema ineficaz en el que la mayor parte de
compromiso a largo plazo a todos los niveles, desde los los residuos reciclables termina en vertederos o se inci-
Estados miembros a las regiones y las ciudades, pasan- nera, lo que implica efectos potencialmente perjudi-
do por las empresas y los ciudadanos. ciales para el medio ambiente e importantes pérdidas
económicas. Para lograr un alto nivel de recuperación
Tras la introducción, el documento contiene los ocho de materiales es fundamental enviar señales a largo
apartados siguientes: 1) Producción. 2) Consumo. 3) Ges- plazo a las autoridades públicas, empresas e inverso-
tión de residuos. 4) Impulso del mercado de materias pri- res y establecer las condiciones adecuadas a escala
mas secundarias y de la reutilización del agua. 5) Áreas de la UE, en particular, aplicando de forma coherente
prioritarias: plásticos, residuos alimentarios, materias pri- las obligaciones existentes. Todos los residuos deben te-
mas críticas, construcción/demolición y biomasa/biopro- nerse en cuenta, ya sean generados por los hogares,
ductos. 6) Innovación, inversión y otras medidas horizon- las empresas, la industria, la minería o el sector de la
tales. 7) Seguimiento de los avances hacia una econo- construcción. La Comisión está formulando nuevas
mía circular. 8) Conclusión. En el anexo se presenta un lis- propuestas legislativas sobre residuos encaminadas a
tado, clasificado de acuerdo con los apartados anterio- plantear una visión a largo plazo con el fin de aumen-
res, con las 54 acciones concretas que se proponen, con tar el reciclado y reducir el depósito de residuos en ver-
indicación del calendario. tederos. Se anima a que se haga un mayor uso de ins-
trumentos económicos para garantizar la coherencia
En el apartado referente a producción se distingue en- con la jerarquía de residuos de la UE.
tre la fase de diseño del producto y la de proceso de
producción. Un mejor diseño puede hacer que los pro- En una economía circular, los materiales que pueden
ductos sean más duraderos o más fáciles de reparar, reciclarse se reinvierten en la economía como nuevas
actualizar o reelaborar, pudiendo también ayudar a los materias primas, aumentando así la seguridad de su-
recicladores a desmontar los productos a fin de recu- ministro. Actualmente, las materias primas secundarias
perar componentes y materiales valiosos. Las actuales todavía representan una pequeña proporción de los
señales del mercado parecen insuficientes para que materiales utilizados en la UE, con algunas excepcio-
ello sea posible, debido a que no coinciden los intere- nes como el papel o el acero. Uno de los obstáculos
ses de los productores, de los usuarios y de los recicla- a los que se enfrentan los operadores que desean uti-
dores, por lo que es esencial ofrecer incentivos para la lizar materias primas secundarias es la incertidumbre
mejora del diseño de los productos, al tiempo que se sobre la calidad de las mismas. La Comisión iniciará

401 >Ei 17
E. CERDÁ / A. KHALILOVA

los trabajos necesarios sobre las normas de calidad a 2004 y 2014, a través de las bases de datos de la Web
escala de la UE relativas a las materias primas secun- of Science y de Sciencedirect, obteniendo un total de
darias cuando proceda y consultará a los sectores 1031 artículos. De ellos seleccionaron los 155 artículos
afectados. Por otra parte, la Comisión adoptará medi- más representativos, a partir del contenido de los resú-
das para promover la reutilización de las aguas resi- menes, teniendo en cuenta también el área geográfi-
duales tratadas, incluida la legislación sobre los requi- ca. Los casos de estudio, clasificados por proximidad ge-
sitos mínimos del agua reutilizada. ográfica, que aparecen en la muestra seleccionada se
reparten por países de la siguiente forma: China 41,
Aunque el uso de plásticos cada vez es mayor, apro- Unión Europea 20, Australia 6, Estados Unidos 5, Canadá
ximadamente el 50% se deposita en vertederos, reci- 4, Corea 3, Japón 3, India 2, Nueva Zelanda 1, Egipto
clándose menos del 25% de los residuos de plástico 1, Sudáfrica 1, Argentina 1 y Brasil 1.
recogidos. En ese sentido, la Comisión preparará una
estrategia en la que se aborden los retos que plante- Tal como señalan Ghisellini et al. (2016), la economía
an los plásticos a los largo de toda la cadena de va- circular en China y en el resto del mundo parecen se-
lor y teniendo en cuenta la totalidad de su ciclo de vi- guir patrones muy diferentes. La economía circular en
da. Asimismo, tomará medidas para cumplir el objeti- China es un resultado directo de una estrategia política
vo de reducir de forma significativa la basura marina, nacional, por tanto se trata de un enfoque de arriba-
ya que grandes cantidades de plásticos acaban en abajo, y su implementación se estructura siguiendo tan-
los océanos. Se propone 2 acciones en cuanto a plás- to un enfoque horizontal como vertical. Este enfoque de
ticos. Por otra parte, se proponen 4 acciones relacio- arriba-debajo de la estrategia nacional china también
nadas con los residuos alimentarios, 4 con las materias se refleja en los instrumentos utilizados, que son funda-
primas críticas, 3 para construcción y demoliciones y 3 mentalmente de comando y control, más que basa-
para biomasa y biomateriales, entre las que hay que dos en el mercado, tal como sucede en Europa, Japón
destacar la orientación y la difusión de las mejores y Estados Unidos.
prácticas sobre la utilización en cascada de la bioma-
sa y el apoyo a la innovación en la bioeconomía.
La transición hacia la economía circular en Europa, fun-
La Comunicación señala en su apartado 6 que el apo- damentalmente parece que se produce como un en-
yo a la investigación y la innovación será un factor im- foque de abajo-arriba, es decir, desde la sociedad ci-
portante para alentar la transición a una economía cir- vil, ONGs, organizaciones ecologistas, etc. Todos estos
cular, y además contribuirá a la competitividad y a la actores económicos demandan productos más eco-
modernización de la industria de la UE. El programa de lógicos, así como una normativa adecuada que trata
trabajo de Horizonte 2020 para 2016-2017 incluye la ini- de implicar tanto a las compañías privadas como a
ciativa «Industria 2020 en la economía circular», que las autoridades. En Japón, la transición hacia la eco-
concederá más de 650 millones de euros para proyec- nomía circular está caracterizada por una amplia y cer-
tos innovadores de demostración en apoyo de los obje- cana colaboración entre la sociedad civil, los produc-
tivos de la economía circular y de la competitividad in- tores y el sector público.
dustrial en la UE en una amplia gama de actividades in-
dustriales y de servicio, incluidas las industrias de transfor- En Australia, el gobierno del estado de New South Wales
mación, las manufactureras y los nuevos modelos de ne- ha puesto en marcha en el año 2014 un programa so-
gocio. También pone en marcha un proyecto piloto pa- bre Ecología Industrial, que se inspira en el Programa
ra ayudar a los innovadores que se enfrenten a obstá- Nacional de Simbiosis Industrial del Reino Unido. El
culos normativos (como por ejemplo disposiciones lega- Programa tiene como objetivo desarrollar sinergias en-
les ambiguas, mediante el establecimiento de acuerdos tre industrias similares para identificar reutilización de re-
con las partes interesadas y las autoridades públicas. siduos y proyectos de reciclaje, aumentar la eficiencia
y ahorrar dinero reduciendo la cantidad de residuos
En el último apartado (previo a la conclusión) la acción que se deposita en vertederos. A partir de esa iniciati-
que se presenta consiste en la elaboración por parte de va se ha creado el Australian Industrial Ecology Network
la Comisión, en estrecha colaboración con la Agencia (AIEN).
Europea de Medio Ambiente y tras consultar con los
Estados miembros, de un marco de seguimiento para Estados Unidos no tiene ninguna iniciativa política so-
la economía circular, concebido para medir eficazmen- bre economía circular a nivel federal, a pesar de regu-
te los avances sobre la base de datos fiables existentes. laciones pasadas muy importantes, tales como la ley
En el capítulo 3 de EEA (2016) se presentan diferentes in- de conservación y recuperación de recursos de 1976
dicadores, algunos de ellos para los que hay datos dis- o la ley de prevención de la contaminación de 1990.
ponibles y otros para los que todavía no los hay, que po- A nivel de estado, la mayor parte de ellos han adop-
drían ser adecuados para medir el avance de diferen- tado desde los años 1980 una jerarquía sobre gestión
tes aspectos referentes a la economía circular. de residuos en la que la reducción y la reutilización es-
tán en la parte superior de la jerarquía. Han sido imple-
IMPLEMENTACIÓN DE LA ECONOMÍA CIRCULAR EN EL mentados planes para aceites usados, prohibición se-
MUNDO lectiva de vertido de materiales especiales, leyes de
contenido mínimo, leyes de etiquetado, reciclado de
Ghisellini et al. (2016) hacen una revisión de los artícu- recipientes para bebidas, entre otros (Ghisellini et al.,
los sobre economía circular, publicados entre los años 2016).

18 401 >Ei
ECONOMÍA CIRCULAR

Hay que destacar la publicación de la U.S. Chamber of sición de esta filosofía por parte del gobierno chino; (b)
Commerce Foundation (2015), en la que se presenta la evolución estratégica sobre la integración entre me-
una colección de enfoques y mejoras prácticas por par- dio ambiente y economía; (c) la severa situación en
te de empresas privadas (fundamentalmente de cuanto a escasez de recursos naturales y contamina-
Estados Unidos), en línea con los principios de la eco- ción ambiental (Yong, 2007).
nomía circular, señalando entre otras cosas la rentabili-
dad de dichas prácticas para las empresas. Se trata de
un informe de 76 páginas dividido en 6 capítulos: lide- CONCLUSIONES
razgo en las ideas, servicios en electrónica y tecnologí-
as de la información, servicios ambientales, finanzas, in- La economía circular constituye una alternativa al mo-
dustria manufacturera y plásticos y empaquetados. delo lineal de «extraer, producir, consumir, tirar». Una eco-
nomía circular convierte bienes que están al final de su
El interés por la economía circular en China se inicia por vida útil en recursos para otros bienes, cerrando bucles
influencia de la legislación de Alemania (ley sobre ciclo en ecosistemas industriales y minimizando residuos.
cerrado de sustancias y gestión de residuos, en vigor
desde 1996) y de Japón (ley básica para el estableci- Con este artículo hemos pretendido dar una visión ge-
miento de una sociedad basada en el reciclaje, que neral de la economía circular, explicando tanto el con-
posteriormente se cambió por la ley fundamental para cepto como sus principios, características clave e ins-
establecer una sociedad en buen estado en cuanto a trumentos más importantes. Se ha analizado la estra-
reciclaje, y otras ocho leyes relevantes emitidas o revi- tegia de la Unión Europea para apoyar la transición a
sadas en Japón en el año 2000 y siguientes: adquisi- una economía circular y se ha finalizado con unos
ciones verdes, utilización de recursos, eliminación de re- apuntes sobre la implementación de la economía cir-
cular en el mundo, donde destaca el compromiso de
siduos, reciclado de electrodomésticos, de material de
China al máximo nivel. El lector interesado podrá pro-
construcción, de comida, de material para empaque-
fundizar en la materia, a partir de las referencias que
tar y de residuos de la industria automovilística). Estas in-
se proporcionan.
fluencias de Alemania y Japón impulsaron a la econo-
mía circular como un término que aparecía mucho en
(*) El autor agradece el apoyo por parte del Ministerio
los periódicos y revistas de información general, así co-
de Economía y Competitividad, a través del proyec-
mo en las revistas académicas, ejerciendo el mundo
to ECO2015-70349-P.
académico una enorme influencia (Yong, 2007).

La Administración Estatal de Protección Ambiental de NOTAS


China (SEPA) mostró gran interés en la economía circu-
lar y se convirtió en una agencia gubernamental que [1] Existe una traducción al castellano del Colegio de Economistas de
lideró la filosofía de la economía circular en China a Madrid – Celeste Ediciones, de 1995.
principios de siglo. La SEPA ha jugado un papel impor- [2] www.projectara.com
tante en tres aspectos: 1) apoyando estudios sobre eco- [3] Se entiende por valorización «cualquier operación cuyo resultado prin-
nomía circular y movilizando a importantes actores im- cipal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros ma-
plicados para que centren su atención en la econo- teriales que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una fun-
mía circular; 2) lanzando proyectos piloto sobre pro- ción particular, o que el residuo sea preparado para cumplir esa fun-
ducción limpia, parques eco-industriales y construc- ción, en la instalación o en la economía en general» (UE, 2008).
ción de regiones de reciclaje a nivel local y regional;
3) haciendo recomendaciones al Consejo de Estado BIBLIOGRAFÍA
para que se ponga atención a la importancia de la BOSTMAN, R. y ROGERS, R. (2010). What´s mine is yours: The rise
economía circular. of collaborative consumption. Harper Collins Publishers, New York.
EC (2015). Communication from the Commission to the
En el Plan quinquenal de China nº 11 (2006-2010) un European Parliament, the Council, the European Economic and
capítulo entero estuvo dedicado a la economía circu- Social Committee and the Committee of the Regions. Closing the lo-
op. An EU action plan for the Circular Economy (COM(2015) 614/2
lar. En 2008 una ley de promoción de la economía cir- of 2 December 2015).
cular pedía a los gobiernos locales y provinciales que EEA (2014). Waste prevention in Europe – the status in 2013. EEA
consideraran estos aspectos en sus estrategias sobre Report No. 9/2014, European Environment Agency.
inversión y desarrollo. Se establecieron objetivos para EEA (2015). Waste prevention in Europe – the status in 2014. EEA
los sectores electrónico, químico, petroquímico, del Report No. 6/2015, European Environment Agency.
EEA (2016). Circular economy in Europe. Developing the kno-
carbón y del acero. La economía circular fue ascen-
wledge base. EEA Report No. 2/2016, European Environment Agency.
dida a nivel de estrategia de desarrollo nacional en el EMF (2015a). Towards the circular economy. Business rationale
Plan quinquenal nº 12 (2011-2015). Algunos de los ob- for an accelerated transition. Ellen MacArthur Foundation, Isle of
jetivos establecidos en dicho plan han sido aumenta- Wight.
dos en el Plan nº 13, publicado en marzo de 2016 EMF (2015b). Circular economy overview. http://www.ellenma
(Mathews y Tan, 2016). carthurfoundation.org/circular-economy/overview/concept). Acceso
el 2 de mayo de 2016.
EMF Y MCKINSEY CENTER FOR BUSINESS AND ENVIRONMENT (2015).
La enorme importancia que la economía circular ha Growth within: A circular economy vision for a competitive Europe.
adquirido en China desde finales de los años 1990 se Ellen Mac Arthur Foundation and McKinsey Center for Business and
debe fundamentalmente a tres razones: (a) la adqui- Environment, Isle of Wight.

401 >Ei 19
E. CERDÁ / A. KHALILOVA

GHISELLINI, P.; CIALANI, C. y ULGIATI, S. (2016). «A review on circu- UE (2008). Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del
lar economy: the expected transition to a balanced interplay of en- Consejo de 19 de noviembre de 2008 sobre los residuos y por la que
vironmental and economic systems». Journal of Cleaner Production, se derogan determinadas Directivas. Diario Oficial de la Unión
nº 114, pp. 11-32. Europea, 21.11.2008 ES, L 312/3 a L 312/30.
GLUECKLER, E. y DICKSTEIN, J. (2015). «Promoting aircraft parts reu- UE (2013). Decisión Nº 1386/2013/UE del Parlamento Europeo y
se in an environmental management paradigm». Presentation given del Consejo de 20 de noviembre de 2013 relativa al Programa
at: Bilateral meeting on activities of the Aircraft Fleet Recycling General de Acción de la Unión en materia de Medio Ambiente has-
Association at the EEA, Copenhagen. ta 2020 “Vivir bien, respetando los límites de nuestro planeta”. Diario
LACY, P. y RUTQVIST, J. (2015). Waste to Wealth. The Circular Oficial de la Unión Europea, 28.12.2013 ES, L 354/171 a L 354/200.
Economy Advantage. Palgrave Macmillan, New York. UNEP (1997). Ecodesign: A Promising Approach to Sustainable
LUTTROP, C. y LAGERSTEDT, J. (2006). «EcoDesign and the ten gol- Production and Consumption. United Nations Environment
den rules: generic advice for merging environmental aspects into pro- Programme, Paris.
duct development». Journal of Cleaner Production, nº 14, pp. 1396- UNEP y TU (2009). Design for sustainability – A step-by-step appro-
1408. ach. United Nations Environment Programme and Delft University of
MATHEWS, J.A. y TAN, Y. (2016). «Circular economy: lessons from Technology, Paris and Delft.
China». Nature, nº 531, March, pp. 440-442. U.S. CHAMBER OF COMMERCE FOUNDATION (2015). Achieving a
PEARCE, D.W. y TURNER, R.K. (1989). Economics of Natural Circular Economy: How the private sector is reimagining the future
Resources and the Environment. Hemel Hempstead, Harvester of business. U.S. Chamber of Commerce Foundation Corporate
Wheatsheaf, London. Citizenship Center, Washington DC.
STEFFEN, W.: RICHARDSON, K.; ROCKSTRÖM, J.; CORNELL, S.E., FET- WEBSTER, K. (2015). The circular economy. A wealth of flows. Ellen
ZER, I.; BENNETT, E. M., BIGGS, R., CARPENTER, S.R.; DE VRIES, W.; DE WIT, MacArthur Foundation, Isle of Wight.
C.A., FOLKE, C.; GERTEN, D.; HEINKE, J.; MACE, G.M.; PERSSON, L.M.; WIJKMAN, A. y SKANBERG, K. (2015). The Circular Economy and
RAMANATHAN, V.; REYERS, B. y SÖRLIN, S. (2015). «Planetary bounda- Benefits for Society. Jobs and Climate Clear Winners in an Economy
ries: Guiding human development on a changing planet». Science, Based on Renewable Energy and Resource Efficiency. A study report
347 (6223), 1259855(1-10). at the request of the Club of Rome with support from the MAVA
TUKKER, A. y TISCHNER, U. (2006). «Product-services as a research Foundation.
field: past, present and future. Reflections from a decade of rese- YONG, R. (2007). «The circular economy in China». Journal of
arch». Journal of Cleaner Production, vol. 14, nº 17, pp. 1552-1556. Material Cycles and Waste Management, nº 9, pp. 121-129.

20 401 >Ei
DINÁMICA DE LOS RESULTADOS
MEDIOAMBIENTALES
Y FINANCIEROS
EL CASO DE LAS EMISIONES DE GASES
DE EFECTO INVERNADERO

MAGALI A. DELMAS (*)

NICHOLAS NAIRN-BIRCH

JINGHUI LIM

University of California
Los Angeles - U.C.L.A.

En este estudio investigamos cómo los cambios en las condiciones institucionales afectan a la
rentabilidad de las estrategias corporativas que mitiguen los daños vinculados con las nuevas
preocupaciones ambientales. Investigamos el impacto del resultado ambiental de las empresas
en el rendimiento financiero durante la etapa de iniciación de la política de cambio climático,

un período marcado por una alta incertidumbre legal REVISIÓN DE LA LITERATURA


y normativa. Encontramos que durante este período, lo
que mejora el rendimiento medioambiental de las em- Muchos académicos han analizado empíricamente si
presas -medida por la reducción de emisiones de ga- las empresas logran recompensas económicas por me-
ses de efecto invernadero (GEI)- provoca una reduc-
jorar su resultado medioambiental. Algunos de estos au-
ción del rendimiento financiero a corto plazo, medido
tores argumentan que cualquier inversión en el medio
a través del indicador rentabilidad sobre activos (ROA).
natural se presenta como un coste para la empresa y
No obstante, los inversores aprecian el valor potencial
la desvía de la senda de la maximización del beneficio
de un mejor desempeño ambiental a largo plazo, lo
(Figge y Hahn, 2004; McWilliams, Siegel, y Wright, 2006).
que se manifiesta en un aumento de la q de Tobin.
Otros afirman, por el contrario, que el desempeño am-
Este trabajo contribuye a la literatura especializada so- biental a menudo constituye una oportunidad de be-
bre si es rentable ser «verde» mediante el análisis de la neficio latente y lo por tanto, una mejora del resultado
rentabilidad de la sostenibilidad corporativa en nuevos medioambiental aumenta el rendimiento financiero -
problemas medioambientales. En el debate académi- bajo una lógica «ganar-ganar»- (Porter y van der Linde,
co existente sobre las etapas de implantación anterio- 1995). Así, la evidencia empírica reciente predominan-
res a las políticas de protección, Rivera, Oetzel, deLeón, te apoya esta lógica de «ganar-ganar» (Ambec y
y Starik (2009) y Rivera (2010) se centran en el análisis de Lanoie, 2008; Margolis y Walsh, 2003; Orlitzky, Schmidt,
la resistencia a las políticas de protección de negocios. y Rynes, 2003). Sin embargo, como rasgos característi-
Sin embargo, no examinan el subconjunto de empre- cos de estas investigaciones se encuentran que se han
sas que, en lugar de ofrecer resistencia, adoptan postu- realizado exclusivamente en sectores de actividad con-
ras y estrategias proactivas. En este estudio entendemos taminantes bien regulados(por ejemplo, Elsayed y Paton,
por enfoques proactivos los que implican «anticipar las 2005; Hart y Ahuja, 1996; King y Lenox, 2002; Konar y
futuras normativas y tendencias sociales y el diseño o la Cohen, 2001; Russo y Fouts, 1997), así como una falta
alteración de las operaciones, procesos y productos pa- de atención al fenómeno de la correlación temporal
ra evitar impactos medioambientales negativos» (Ara- de los rendimientos de las inversiones realizadas para
gón-Correa y Sharma, 2003, p. 73). mitigar los retos ambientales emergentes.

401 >Ei 21
M. A. DELMAS / N. NAIRN-BIRCH Y / J. LIM

PLANTEAMIENTO DE HIPÓTESIS llos regulatorios, Porter y Reinhardt (2007) esperaban que


las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG en
Las etapas de la Protección del Medio Ambiente inglés) fueran «regulados y excrutados de manera cre-
ciente, así como evaluados en términos de coste eco-
Rivera et al. (2009) y Rivera (2010) describen la respues- nómico y por tanto, con un precio dado» (p. 22).
ta de la empresa a un entorno institucional cambian-
te como un proceso que consta de tres etapas. En la Más concretamente, el cambio climático ha atraído
etapa de iniciación, los directivos a menudo subesti- la atención de los inversores. Hoy en día son mucho
man la amenaza y la legitimidad de los grupos ecolo- más comunes las peticiones de información sobre las
gistas que demandan una mayor protección del me- emisioness de gases de efecto invernadero por parte
dio natural. A medida que se avanza hacia la etapa de los accionistas. Además, las coaliciones de accio-
de formulación-selección, para dar respuesta a los pro- nistas, como el de Ceres (Coalición de Economías
blemas planteados en la primera etapa, primero se Ambientalmente Responsables) y el PDC (anteriormen-
debaten y desarrollan soluciones políticas en el interior te denominada Carbon Disclosure Project), abogan
de las propias instituciones y entre instituciones, mien- por una mayor transparencia sobre la gestión de las
tras que las actividades de negocio siguen resistiéndo- emisiones de carbono de la empresa, con el fin de in-
se a los cambios en los modos de comportamiento le- formar sobre las decisiones de inversión y valoración de
gítimo establecidos en los mismos. Ante la inexistencia activos (Kolk et al., 2008; Makower, Pernick, y Wilder, 2008;
de un precedente acerca de cómo cumplir con las Pinkse y Kolk, 2009; Williams y Crawford, 2012). Entre los
nuevas demandas medioambientales y presiones ins- años 2000 y 2007 el número de resoluciones presen-
titucionales, tan sólo aquellas empresas que «mueven tadas por los accionistas sobre temas climáticos se in-
ficha primero» o son un «líder verde» adoptan estrate- crementó casi doce veces, mientras que el apoyo pa-
gias proactivas durante la segunda etapa, o etapas ra la votación de los accionistas estas resoluciones tam-
de pre-implantación (Rivera et al., 2009). bién se ha incrementado significativamente (Ceres,
2009; Rindfleisch, 2008). A pesar de estos avances, el
Las nuevas regulaciones, estándares y normas se for- rumbo de la legislación sobre el cambio climático y la
malizan en la etapa final, o de implantación. Llegados regulación de gases de efecto invernadero durante
a este punto, la mayoría de los directivos y grupos de mediados y finales de los años 2000 ha continuado
interés han interiorizado el nuevo orden institucional y siendo incierta (Kolk et al., 2008). Consecuentemente,
su falta de cumplimiento se llega a considerar una con- hubo mucha incertidumbre a la hora de considerar los
ducta no legítima. efectos financieros a corto y largo plazo de las reduc-
ciones en las emisiones de GHG.
De esta forma, entendemos que las aplicaciones más
recientes de la hipótesis «ganar-ganar» asumen un en-
torno empresarial consistente con la etapa final de im- Emisiones GHG y Resultado Financiero
plantación. En el resto de este apartado argumenta-
mos que la rentabilidad de las estrategias ambientales En las siguientes hipótesis utilizamos dos medidas com-
está limitada por las condiciones de negocio que pre- plementarias de rendimiento financiero para examinar
valecen durante las etapas anteriores a la de implan- la relación entre el resultado medioambiental y finan-
tación –asociadas a nuevos retos medioambientales ciero en un fenómeno medioambiental emergente.
emergentes–. Sin embargo, las oportunidades para ob- Así, proponemos que la relación depende de si la me-
tener rendimientos postivos de la inversión en este tipo dida de resultado financiero se basa en resultados a
de estrategias surgen en la última etapa de implanta- corto plazo o en el reconocimiento del mercado del
ción, lo cual ilustramos a través del fenómeno del cam- valor a largo plazo de dichas inversiones. Mientras que
bio climático. la evaluación a corto plazo del resultado financiero tie-
ne en cuenta los flujos de efectivo existentes en las con-
diciones actuales del mercado, la evaluación a largo
El cambio climático y emisiones de gases de plazo, por el contrario, se inicia con una perspectiva
efecto invernadero basada en el mercado de los resultados financieros e
integra las estimaciones de rentabilidad futura de una
El cambio climático, tal vez el más grave de los pro- empresa en condiciones externas percibidas, tales co-
blemas ambientales (Pinkse y Kolk, 2009), es en gran mo la perspectiva de la legislación sobre el cambio cli-
parte un resultado de la emisión de contaminantes a mático. Por lo tanto, mientras que la medida a corto
la atmósfera, como el dióxido de carbono (CO2) y el plazo enfatiza el resultado inmediato, la medida a lar-
metano, que actualmente no se encuentran regula- go plazo se dirige a la rentabilidad futura de una em-
dos. No obstante, durante la última mitad de la déca- presa (Peloza, 2009).
da de los 2000 se evoluciónó sensiblemente en este ti-
po de políticas, incluyendo iniciativas como el Esquema
de Comercio de Emisiones de la Unión Europea (Euro- Efectos a corto plazo de la Reducción de Emisiones
pean Union Emissions Tradicg Scheme) y la aprobación GHG
en California (EE.UU.) de la Ley de Soluciones al Calenta-
miento Global (Proyecto de Ley 32; Kolk, Levy, y Pinkse, Cuando las empresas reducen las emisiones de gases
2008), entre otras. Teniendo en cuenta estos desarro- de efecto invernadero, siguen una estrategia de pre-

22 401 >Ei
DINÁMICA DE LOS RESULTADOS MEDIOAMBIENTALES Y FINANCIEROS…

vención de la contaminación, en lugar de una estra- bono estén cada vez más reguladas, y por lo tanto,
tegia reactiva de control de la contaminación (Ander- una mayor probabilidad de que la rentabilidad de la
son y Newell, 2004; Riahi, Rubin, y Schrattenholzer, 2004). empresa se verá afectada por el perfil de emisión de
Dicha prevención tiene como resultado un ahorro sig- GHG de la misma. Las empresas capaces de reducir
nificativo proveniente de la mejora de la eficiencia y sus emisiones de gases de efecto invernadero de-
de la productividad, así como del ahorro de costes de- muestran ante los inversores que poseen, o al menos
rivados del cumplimiento de la normativa (Hart, 1995; están desarrollando, las capacidades internas que les
Hart y Ahuja, 1996; Reinhardt, 1999). permitan ser más competitivas en un entorno empresa-
rial que hace frente a una mayor presión institucional
El ahorro de costes atribuidos a la prevención de la con- para cumplir con las regulaciones, estándares y nor-
taminación provienen gran medida de dos fuentes: mas diseñadas para mitigar cambio climático. En con-
ahorro de los costes por responsabilidad y cumplimien- secuencia, nuestra segunda hipótesis es la siguiente:
to y aumento de la eficiencia. Estos ahorros son difíci-
les de realizar en el corto plazo. En primer lugar, como Hipótesis 2: Todo lo demás igual, cuanto más disminuye
las emisiones de GHG no están regulados, no se pro- las emisiones de carbono una empresa, más positivas
duce ahorro de costes por cumplimiento de la respon- serán las percepciones de los inversores sobre la evolu-
sabilidad medioambiental de la compañía. En segun- ción futura del resultado de mercado de la misma.
do lugar, incluso sin tener en cuenta las presiones
regulatorias o institucionales para mitigar el cambio cli-
mático, las presiones por el ahorro de energía y la bús-
METODOLOGÍA
queda de la eficiencia productiva indirectamente ha
reducido la contaminación (DeCanio, 1998). De ma-
Rendimiento Medioambiental
nera sencilla incluso antes de que el cambio climáti-
En esta sección se describen el tipo de datos y el en-
co se convirtiera en una preocupación clave, las em-
foque analítico utilizado. Los datos sobre el resultado
presas siempre han tratado de reducir sus costes
medioambiental se han obtenido de TruCost, los cua-
operativos y de esta forma, lograr una mayor eficien-
les cuantifican una gama amplia de impactos am-
cia energética.
bientales a partir de una muestra de 1.200 empresas
estadounidenses que cotizan en bolsa, durante los
Lo cual sugiere que, a diferencia de otros tipos de con-
años 2004 a 2008. Las variables cubren actividades di-
taminación (p.e., las emisiones tóxicas), la «fruta matu-
rectas de la empresa y de la cadena de suministros, co-
ra» normalmente disponible en las primeras etapas de
mo las emisiones y residuos producidos, el consumo
las iniciativas de prevención de la contaminación (Hart
de agua, el uso de los recursos naturales, y la utilización
& Ahuja, 1996) es menos probable que exista para los
de materias primas. TruCost cuantifica los impactos
GHG. Las medidas adicionales para el ahorro de ener-
ambientales en la cantidad de daño (por ejemplo, ma-
gía tienden a ser más caras (Hart, 1995; Hart & Ahuja,
sa de contaminante o el volumen de agua) y costes
1996), pudiendo ser percibidas como inversiones com-
de los daños asociados atribuidas a ambas fuentes
petidoras o sustitutas de inversiones productivas de ca-
(por ejemplo, extracción, uso de recursos) y sumideros
rácter más inmediato (Sassone y Martucci, 1984). Según
(por ejemplo, los residuos, las emisiones contaminan-
lo comentado, en el nivel actual de las presiones regu-
tes) en varios medios de comunicación, con un total
latorias e institucionales, es difícil para las empresas pa-
de 751 variables para cada empresa. Las variables se
ra compensar los costes de ahorro de energía en el cor-
distribuyen dentro de los siete grandes categorías de
to plazo. Por lo tanto, proponemos la siguiente hipótesis:
temas ambientales: gases de efecto invernadero, re-
siduos en general, metales pesados, recursos natura-
Hipótesis 1: Todo lo demás igual, cuanto más disminu-
les, compuestos orgánicos volátiles (COV), extracción
yen las emisiones de gases de efecto invernadero de
de agua, y otras emisiones.
una empresa, menor será su resultado financiero a cor-
to plazo.
El perfil de empresa de impacto ambiental realizado
por TruCost es una combinación de estimaciones de
Efectos a largo plazo de la Reducción de Emisiones modelos normalizados de datos suministrados por la
GHG compañía. Por lo tanto, el equilibrio de los impactos
ambientales que se imputan frente a los medidos di-
Estudios recientes (por ejemplo, Busch & Hoffmann, rectamente varía para cada empresa y, cuando la va-
2007, 2011) sugieren que los mercados financieros riación es alta, puede oscurecer las características úni-
pueden estar respondiendo a un aumento de los infor- cas a nivel de empresas importantes para nuestro
mes corporativos sobre GHG y devaluando a las em- análisis. Para ello, controlamos la variación en este ra-
presas más intensivas en carbono. También hay evi- tio incluyendo una variable de control de la divulga-
dencia de que los mercados de capitales valoran ción que captura si estaba a disposición del público
positivamente las prácticas respetuosas con el clima los datos ambientales de una empresa frente a los dis-
(Delmas, Etzion, y Nairn-Birch, 2013). ponibles enTruCost (véase la sección de variables de
control más abajo).
Lo cual sugiere que las percepciones de los inversores
sobre las condiciones futuras del mercado tienen en El período de estudio de 2004 a 2008 resulta particu-
cuenta la probabilidad de que las emisiones de car- larmente adecuado para nuestro análisis ya que cap-

401 >Ei 23
M. A. DELMAS / N. NAIRN-BIRCH Y / J. LIM

ta la incertidumbre relativa a la regulación ambiental el mercado capturan las percepciones a largo plazo
como su propio aumento durante las etapas previas a de los inversores sobre la rentabilidad futura de las prác-
la implantación de la política de protección siguiendo ticas de gestión actuales o recientes de las empresas
la acumulación creciente de interés por la regulación (Dowell, Hart, y Yeung, 2000; King & Lenox, 2002; Konar
de gases de efecto invernadero hasta el fracaso de la y Cohen, 2001). Ambos tipos de medidas proporcio-
Ley Waxman Markey. La primera regulación seria sobre nan valoraciones complementarias del resultado finan-
GHG en los Estados Unidos comenzó en 2003 con la ciero, sin embargo, pocos estudios lo han utilizado sis-
formación de la Regional Greenhouse Gas Initiative, un temáticamente para testar sus hipótesis.
programa de límites máximos y comercio de emisio-
nes de GHG de plantas de energía el noreste de Esta- En este trabajo utilizamos el ROA y la Q de Tobin para
dos Unidos y este de Canadá. En el ámbito internacio- aproximar las perspectivas a corto y largo plazo de los
nal, el Protocolo de Kyoto entró en vigor a principios de resultados financieros, respectivamente. Calculamos
2005. Los esfuerzos reguladores en los EE.UU. se inten- estas variables a partir de la información financiera pro-
sificaron con la porpuesta de Proyecto de Ley 32 en porcionada por Compustat. ROA es una medida con-
California, que establece la reglamentación sobre lími- table estándar de rendimiento financiero, que se cal-
tes máximos y comercio de emisiones de gases de cula dividiendo los beneficios antes de intereses entre
efecto invernadero en el estado. En 2007, el Panel los activos totales (King y Lenox, 2002). La Q de Tobin
Intergubernamental sobre el Cambio Climático y Al se define como la relación entre el valor de mercado
Gore fueron merecedores del Premio Nobel de la Paz, de una empresa y el coste de reposición de sus acti-
reconociendo el cambio climático como un proble- vos, que este estudio se aproxima usando el método
ma serio a tener en cuenta. Los esfuerzos para una le- desarrollado en Chung y Pruitt (1994). La Q de Tobin in-
gislación integral para el clima continuaron debatién- corpora el valor de mercado de las empresas y por lo
dose en el Senado en 2008 con el Proyecto de Ley tanto, es capaz de reflejar atributos intangibles que no
Lieberman. Los esfuerzos culminaron en 2009, cuando se recogen en medidas contables como el ROA.
el Congreso aprobó el Proyecto de Ley Waxman-Markey.
Sin embargo, la negativa del Senado para aprobar la Los indicadores ROA y Q de Tobin proporcionan infor-
ley y el posterior cambio en el clima político redujo las mación complementaria sobre los resultados financie-
posibilidades de que la legislación federal sobre el cli- ros de una empresa, lo que nos permite evaluar el efec-
ma, eliminando así la incertidumbre relativa a esta to diferencial de resultado medioambiental. Mientras
cuestión. que el primero demuestra la eficiencia de una empre-
sa generando beneficios por unidad de producción,
Además, recabamos datos de resultado medioam- el segundo refleja medidas intangibles de rendimien-
biental para cada empresa a partir de datos propor- to, como la confianza de los inversores y la reputación
cionados por KLD Analytics. La base de datos KLD in- de la empresa (Dowell et al, 2000; King y Lenox, 2002;
cluye calificaciones para el resultado ambiental, que Konar y Cohen, 2001). En este sentido, la Q de Tobin
se dividen en las categorías «preocupaciones» y «for- puede incorporar la interpretación del mercado sobre
talezas». Al contrario que las medidas tangibles de im- la solidez de una empresa para afrontar la legislación
pacto ambiental basadas en el output, los índices KLD futura sobre el clima, mientras que el ROA solamente re-
reflejan principalmente el resultados medioambienta- conoce indirectamente las emisiones de gases de efec-
les basados en procesos (por ejemplo, las prácticas de to invernadero de una empresa a través de su uso efi-
gestión y la reputación). ciente generando beneficios (Busch y Hoffmann, 2011)
. Ambas medidas se han utilizado en la investigación
Por último, los datos de TruCost y KLD se unieron a los empírica sobre el efecto del resultado ambiental sobre
datos de resultados financiero de la base de datos el resultado financiero (Dowell et al, 2000;. Elsayed y Pa-
Compustat para América del Norte, estando todas las ton, 2005; King & Lenox, 2002). Sin embargo, hasta lo
empresas que figuran en la base de datos TruCost dis- que conocemos, sólo King y Lenox (2002) y Nakao, Ama-
ponibles en Compustat. Sólo menos del 1% de las em- no, Matsumura, Genba, y Nakano (2007) han utilizado
presas incluidas en TruCost no figuraban en la base de ambas medidas en sus estudios. Cabe destacar que
datos KLD, retirándose del análisis. La muestra final del ambos estudios revelaron efectos similares del resultado
estudio contiene 1.095 empresas y 3.316 observacio-
medioambiental sobre la Q de Tobin y sobre el ROA.
nes empresa-año.
En comparación con el ROA, el cálculo de Q de Tobin
VARIABLES DEPENDIENTES requiere un número relativamente elevado de varia-
bles financieras y es más susceptible a valores perdi-
Los estudios existentes suelen utilizar de manera inter- dos. Esto crea discrepancia en el número de observa-
cambiable medidas de resultados financieros conta- ciones para cada variable dependiente en este estudio,
bles y basadas en el mercado (Margolis, elfenbein, y lo que resulta en tamaños muestrales asimétricos (vé-
Walsh, 2007; Peloza, 2009), sin embargo, ambas for- ase la Tabla 2). Para comprobar si esto introduce ses-
mas de medición no son sustitutas perfectas. Las me- go muestral, un análisis idéntico se llevó a cabo en el
didas contables a menudo se utilizan para evaluar las conjunto de observaciones comunes a las dos varia-
iniciativas que afectan a la empresa en el corto plazo, bles dependientes. Los resultados fueron consistentes
tales como los que reducen los costes operativos con las dos muestras, estando los resultados del traba-
(Peloza, 2009). Por el contrario, las medidas basadas en jo disponibles bajo petición a los autores.

24 401 >Ei
DINÁMICA DE LOS RESULTADOS MEDIOAMBIENTALES Y FINANCIEROS…

VARIABLES INDEPENDIENTES define como el cambio anual de las ventas dividido


por el total de las ventas y tiene en cuenta las variacio-
Nuestro estudio analiza los seis GHG identificados por nes en la producción (King & Lenox, 2002). La intensi-
el Protocolo de Kyoto. Cada uno de ellos se convierte dad de capital se midió dividiendo los gastos de ca-
a emisiones de masa equivalente de CO2 (CO2-e) so- pital entre las ventas totales (Elsayed y Paton, 2005; King
bre la base de factores potenciales de calentamiento & Lenox, 2002). No se incluyó la variable de control gas-
global. Las fuentes de emisiones directas y de la cade- tos de investigación y desarrollo debido a la gran can-
na de suministro se clasifican de acuerdo con la he- tidad de datos ausentes de Compustat (ver McWilliams
rramienta de contabilidad internacional GHG vigente , y Siegel, 2000). Para corregir las distribuciones asimétri-
esto es, el Protocolo GHG (Ranganathan et al., 2004). cas de las variables de control financieras comenta-
El Protocolo GHG clasifica las emisiones en tres cate- das, éstas se transformaron utilizando el logaritmo na-
gorías diferentes: (i) en el ámbito de aplicación las emi- tural.
siones de GHG son todos los emitidos por fuentes per-
tenecientes o gestionados por la empresa responsable La variable «fortalezas KLD» se creó sumando todos los
directamente; (ii) en el ámbito de apliación 2 las emi- ítemes fortaleza medioambientales, y de manera simi-
siones incluyen todas las emisiones indirectas resultan- lar se creó la variable «preocupación KLD» sumando
tes de la electricidad comprada, calor/calefacción o todos los ítemes preocuapación medioambientales
vapor; y (iii) en el ámbito de aplicación 3 se incluyen (Chatterji et al., 2009). En la categoría de fortalezas, KLD
todas las demás fuentes. Con el objetivo de ajustar su incluye un ítem de cambio climático, el cual se elimi-
distribución asimétrica, estas medidas se transformron nó de esta medida para evitar correlación con las va-
con logaritmos naturales. riables independientes del modelo. Las dos variables
KLD comentadas se incluyeron como variables de con-
trol para tener en cuenta cualquier efecto que las va-
VARIABLES DE CONTROL riables de resutlado medioambiental basado en pro-
cesos podrían tener sobre el resultado financiero
Se han incluido cinco variables medioambientales a (Chatterji et al, 2009;. Harrison y Freeman, 1999). Por úl-
partir de la base de datos TruCost para controlar la ga- timo, utilizamos las variables dummy año para tener en
ma de impactos ambientales de cada una de las ope- cuenta los efectos temporales.
raciones de la empresa: residuos generales, metales
pesados, compuestos orgánicos volátiles, los recursos
naturales, consumo de agua y otras emisiones. Su in- ANÁLISIS DE LOS DATOS
clusión nos permite analizar el efecto de los gases de
efecto invernadero en el resultado financiero al tiem- Los datos de panel incluyen observaciones sobre las
po que asume todas las otras fuentes de variación en unidades de sección transversal N (es decir, empresas)
el resultado medioambiental resultan constantes. a través de T períodos de tiempo. Dado que el análi-
sis de datos de panel utiliza la variación en estas dos
Como se mencionó anteriormente, se incluyó la varia- dimensiones, es considerado uno de los métodos ana-
ble binaria divulgación para controlar si los datos am- líticos de datos más eficientes (Asteriou, 2006). Ambos
bientales se imputaron a la empresa o si éstos estaban modelos parten de la fórmula general:
a disposición del público o fueron proporcionados por
' β+m ,
la propia empresa. Esta variable permite controlar el y i,t +1 = α i + X i,t i,t
sesgo potencial imputable a aquellas empresas que
ofrecen datos de impacto ambiental, a la vez que pro- Donde es el resultado financiero de la empresa i en el
porciona un cierto control sobre la endogeneidad, re- año yi ,t+1, es el efecto no observado a nivel de empre-
duciendo el problema de que las empresas que de- sa, y β es el vector de los coeficientes de regresión es-
ciden divulgar este tipo de información pudieran ser timados para cada una de las variables explicativas
aquellas que creen que pueden beneficiarse econó- medidos en la matriz Xi,t. Las observaciones en Xi,t se
micamente de la reducción de sus emisiones de GHG. retardaron un año respecto a las variables dependien-
Aproximadamente el 21% de las empresas de nuestra tes. Retardando las variables independientes un año
muestra informaron sobre su resultado medioambien- frente al resultado financiero incrementamos aún más
tal, sin embargo, este porcentaje varía considerable- la confianza en la dirección de la relación de causali-
mente entre industrias (por ejemplo, <5% en el sector dad propuesta.
financiero frente a > 60% en servicios públicos y pe-
tróleo y gas). El análisis de panel de datos se desarrolla utilizando mo-
delos de estimaciones de efectos fijos o aleatorios y di-
Además, nuestro análisis incluye diferentes variables fi- ferenciándose así de regresiones con series regulares
nancieras para el control de las fuentes de heteroge- temporales o de sección cruzadas. Dado que un mo-
neidad a nivel de empresa, de acuerdo con estudios delo de datos de panel no se puede especificar com-
previos de resultado financiero y medioambiental pletamente, la estimación de efectos fijos adopta un en-
(Dowell et al, 2000;. Elsayed y Paton, 2005; King & Lenox, foque conservador. Viendo cada uno como una inter-
2002). El tamaño de la empresa se midió a través de sección única para cada empresa, el modelo de efec-
los activos totales de la misma, mientras que el apa- tos fijos permite a los investigadores controlar todas las
lancamiento financiero se midió por la proporción de características de la empresa no observadas invariantes
la deuda total de los activos totales. El crecimiento se en el tiempo que de otro modo podrían confundir las

401 >Ei 25
M. A. DELMAS / N. NAIRN-BIRCH Y / J. LIM

CUADRO 1
ESTADÍSTICA DESCRIPTIVA

Variable Descripción Media DS Mín. Máx.

ROA Beneficios después de intereses sobre el total activos 0.05 0.10 -.24 0.95
Q de Tobin Valor de mercado de los activos dividido por su valor según libros 1.75 1.56 -0.78 36.13
Emisiones de Gases Efecto Invernadero Total Log de los gases de efecto invernadero totales (tons CO2-equivalent) 13.45 2.05 3.88 19.64
Consumo de agua Log del consumo directo agua (volúmen) 8.19 8.23 0.00 24.71
Desperdicios generales Log desperdicios generales directos (mass) 9.03 2.04 0.00 15.15
Compuestos orgánicos volátiles Log de los compuestos orgánicos volátiles directos (mass) 4.46 2.69 0.00 14.12
Metales pesados Log costes por daños(millones US$) de emisión de metales pesados
-4.27 4.48 -6,12 6.00
al medio ambiente
Recursos naturales Log costes por daños (millones US$) debido a la extracción y uso
de recursos naturales -15.00 4.31 -6,12 8.70
Preocupaciones KLD Suma de todas las preocupaciones medioambientales del Índice
Social KLD 0.40 0.89 0.00 5.00
Fortalezas KLD Suma de todas las fuerzas medioambientales del Índice Social KLD 0.23 0.62 0.00 4.00
Revelación Variable binaria que indica si una empresa revela públicamente su
resultado medioambiental o no 0.20 0.40 0.00 1.00
Crecimiento Log del ratio en el incremento de ventas -2,26 1.02 -6,12 2.33
Apalancamiento financiero Log de deuda total dividido por el total de activos -2,83 4.01 -6,12 1.41
Intensidad de capital Log de gastos de capital dividos por las ventas totales -3,92 3.28 -6,12 8.55
Tamaño empresarial Log del total de activos 8.53 1.57 0.27 14.61
FUENTE: Elaboración propia.

GRÁFICO 1
MEDIA DEL TOTAL DE EMISIONES GHG POR SUBSECTOR ICB
Automobiles % Parts
Banks
Basic Resources
Chemicals
Construction & Materials
Financial Services
Food & Beverage
Healthcare
Industrials Goods & Services
Insurance
Investment Instruments
Media
Oil & Gas
Personal & Household Goods
Real State
Retail
Technology
Telecommunications
Travel & Leisure
Urilities
0 5 10 15 20 25
Nota. GHG = gases efecto invernaderos; ICB = Clasificación industrial; CO2-e = equivalente de CO2.
FUENTE: Elaboración propia.

variables explicativas, incluida la industria de la empre- las emisiones totales de GHG (toneladas de CO2-e) por
sa. Esto significa que la variación en el resultado finan- subsector y muestras. Los sectores energéticos y de re-
ciero se asocia solamente con los cambios en las emi- cursos básicos son los más intensivos en carbono.
siones de GHG que se dan en el tiempo para cada
empresa. Además, la prueba de Hausman rechaza El análisis de la regresión y los resultados obtenidos se
efectos aleatorios en el modelo a favor de efectos fijos muestran en el Cuadro 2, en la página siguente. Para
para ambas variables dependientes (p <0,01). Por lo tan- testar la hipótesis 1, el modelo 1 muestra las estimacio-
to, no presentamos los modelos de efectos aleatorios. nes de efectos fijos utilizando el ROA como la variable
dependiente. Como se predijo, las emisiones de gases
de efecto invernadero influyen positiva y significativa-
RESULTADOS mente en el ROA (p <0,05). Una disminución del 1% de
las emisiones de gases de efecto invernadero disminu-
Comenzamos con la estadística descriptiva presenta- ye ROA en 0,00019. De igual forma, la hipótesis 2 se
da en el Cuadro 1. El Gráfico 1 muestra la media de comprueba en el modelo 2, donde se aprecia que las

26 401 >Ei
DINÁMICA DE LOS RESULTADOS MEDIOAMBIENTALES Y FINANCIEROS…

CUADRO 2
ANÁLISIS DE REGRESIÓN DE EFECTOS FIJOS DE LAS EMISIONES DE GHG EN EL ROA Y LA Q DE TOBIN.

Variable dependiente (1) ROA (t + 1) (2) Q de Tobin (t + 1)

Emisiones de GHG totales .019** (.009) -.750***(.107)


Variables de control .000 (.001) .017 (.012)
Consumo de agua .000 (.003) -0060* (.032)
Desperdicios .003* (.002) .006 (.017)
COVs .003 (.003) .006 (.031)
Metales pesados .002 (.001) .029* (.016)
Recursos naturales .001 (.005) .076 (.053)
Preocupaciones KLD .098** (.049)
Fortalezas KLD00 (.005) .003 (.007) -.008 (.080)
Revelación .007*** (.002) .045** (.022)
Crecimiento .000 (.001) -.010 (.009)
Apalancamiento financiero .003 (.003) -.024 (.057)
Intensidad de capital .046*** (.008) -.568*** (.086)
Firm size 3,316 2,678
N 1,095 880
No. de empresas
*p < .1. **p < .05. ***p < .01.
Nota. ROA = rentabilidad de los activos; GHG gas efecto invernadero; COVs = compues = tos orgánicos volátiles. No se presentan los efectos dummy
edad y empresa. Los errores estándar aparecen entre paréntesis.
FUENTE: Elaboración propia.

emisiones de gases de efecto invernadero afectan ne- La industria de servicios financieros tiende a tener valo-
gativa y significativamente (p <0,01) a la Q de Tobin. res bajos emisiones de GHG y ROA, y es posible esta
Así, una disminución del 1% en las emisiones de car- industria esté sesgando nuestros resultados. Con el fin
bono aumenta Q de Tobin de una empresa en 0,0075, de comprobarlo, se realizó un análisis de robustez sin
encontrando fuerte evidencia empírica para la hipó- la industria de las finanzas. Además, para explorar la
tesis 2. posibilidad de una relación curvilínea entre GHG y re-
sultado financiero, llevamos a cabo la misma regresión
Por su parte, ninguna de las variables de control me- pero incluyendo el término cuadrático de las emisio-
dioambiental muestran efectos significativos consisten- nes de GHG como variable adicional del modelo, en-
temente. El coeficiente de compuestos orgánicos vo- contrando poca evidencia de una relación curvilínea.
látiles influye en el ROA pero no en la Q de Tobin, y los Los resultados de estas pruebas de robustez están dis-
coeficientes para los residuos generales, los recursos ponibles bajo petición a los autores.
naturales, y las fortalezas KLD son significativos para la
Q de Tobin, pero no para el ROA. Nótese que las varia-
bles KLD para cada empresa varían mínimamente du- DISCUSIÓN
rante el período de tiempo de nuestro estudio. Como
La relación entre las estrategias ambientales y ventaja
la estimación de efectos fijos se basa en la variabilidad
competitiva ha sido ampliamente tratada en la litera-
dentro de la empresa, ésto puede explicar la falta de
tura. Estudios recientes corroboran la hipótesis de “ga-
significación de las variables KLD. Analizando las varia-
nar-ganar”. Sin embargo, gran parte de esta investiga-
bles de control financiero, tanto crecimiento como ta-
ción se ha centrado en aspectos medioambientales
maño empresarial resultan signitivativas estadística-
regulados, y ha habido escasez de análisis tanto teóri-
mente y sus signos (positivo y negativo, respectiva-
co como empírico sobre cómo las nuevos problemas
mente) constantes en ambos modelos, siendo estos
medioambientales afectan a la competitividad em-
resultados consistentes con trabajos anteriores
presarial antes de su regulación. Así, nuevos contextos
(Elsayed y Paton, 2005; King & Lenox, 2001, 2002). Las
con preocupaciones emergentes como el cambio cli-
otras variables de control financiero, apalancamien- mático, plantean retos importantes sobre el horizonte
to financiero e intensidad de capital no tienen un im- temporal adecuado para evaluar la relación resultado
pacto significativo. Sorprendentemente, la divulga- medioambiental y financiero.
ción pública de resultados medioambientales de la
empresa no tiene un efecto sobre la Q de Tobin. Este A partir de una visión basada en el proceso de temas
hallazgo sugiere que aunque el mercado es sensible medioambientales, integramos una visión más dinámi-
a las emisiones de GHG, no están preocupados so- ca de las condiciones externas para examinar los im-
bre el rendimiento medioambiental futuro de las em- pactos económicos de las estrategias proactivas de
presas.Vale la pena señalar que esta variable refleja cambio climático. Examinamos estos impactos utili-
la divulgación de la información medioambiental en zando conceptualizaciones complementarias del ren-
términos generales, no sólo referida a las emisiones dimiento financiero que representan perspectivas a
de GHG. corto y largo plazo.

401 >Ei 27
M. A. DELMAS / N. NAIRN-BIRCH Y / J. LIM

En general, nuestros resultados sugieren que la relación Es importante tener en cuenta las limitaciones de nues-
entre el resultado medioambiental y financiero depen- tro estudio así como las líneas de investigación futura. En
de del horizonte temporal en el que se evalúa este úl- primer lugar, hay una salvedad respecto a nuestra me-
timo. Utilizando la estimación de efectos fijos y una gran dida de resultado medioambiental. A pesar de que los
cantidad de variables de control, encontramos que la datos de resultado medioambiental TruCost proporcio-
disminución de las emisiones de GHG tienen un efec- nan nueva información sobre los impactos ambientales
to negativo sobre el ROA, mientras que tienen un efec- que se calculan combinando estimaciones de mode-
to positivo en la Q de Tobin, sugiriendo que la reduc- lo y de exposición pública, para asegurar la precisión y
ción de las emisiones no es rentable desde una reducir al mínimo el error de medición, preferiríamos ana-
perspectiva de corto plazo. Por el contrario, los merca- lizar sólo las emisiones notificadas debido a las exigen-
dos reconocen el valor de la reducción de emisiones cias reglamentarias. Sin embargo, en ausencia de los
a largo plazo y las empresas obtienen una ventaja eco- requisitos reglamentarios, los datos utilizados en nuestro
nómica de su reducción. estudio proporcionan uno de los inventarios más com-
pletos a nivel de empresa de GHG disponibles.
Los efectos divergentes son atribuibles al contexto úni-
co de cambio climático. Nuestro período de estudio En segundo lugar, nuestras medidas de resultado finan-
corresponde a un período de considerable debate so- ciero no son perfectas. Por ejemplo, el ROA se puede
bre la respuesta empresarial adecuada al cambio cli- manipular y Q de Tobin excluye el valor de reposición
mático y la incertidumbre sobre la regulación de GHG. de los activos intangibles. Por otra parte, estas medidas
En estas condiciones, los costes de las emisiones ate- no captan todas las dimensiones del desempeño de
nuantes son difíciles de compensar en el corto plazo. la empresa (Richard, Devinney, Yip, y Johnson, 2009). No
Sin embargo, durante este período, la probabilidad obstante, los estimadores de efectos fijos lo controlan
percibida de regulación en virtud de leyes existentes o
en gran medida. Así, si las prácticas contables y los ac-
de la promulgación de nueva legislación es relativa-
tivos intangibles se mantienen constantes para una
mente alta (Kolk et al., 2008). Nuestros resultados indi-
empresa en el tiempo, las deficiencias de diversas me-
can que los inversores colocan una prima sobre la re-
didas de resultado financiero no afectarán a los resul-
ducción de las emisiones de GHG, lo que sugiere que
tados. Una futura investigación podría utilizar otras me-
anticipan un cambio en las condiciones externas que
didas de resultado financiero para verificar la robustez
favorecerán a las empresas con una actitud proacti-
de estos resultados.
va hacia el cambio climático.

Por lo tanto, nuestro estudio hace una importante con- En tercer lugar, ROA y Q de Tobin son medidas imper-
tribución a la literatura sobre el resultado medioam- fectas de los resultados financieros a corto y largo pla-
biental y el resultado financiero, demostrando que las zo. Una medida alternativa de los efectos a corto y lar-
estrategias ambientales tienen efectos diferentes se- go plazo sería añadir más retardos en los datos. Nuestro
gún el horizonte temporal de los resultados financieros. estudio contextualizado en la fase previa a la aplica-
Por lo tanto, aquí conciliamos los dos puntos de vista ción de la política de protección limita nuestro marco
opuestos del debate «se-paga-por-ser-verde»: La inver- temporal, haciendo inviable añadir más retardos, pe-
sión en estrategias medioambientales proactivas po- ro el trabajo futuro podría considerar mayores retardos.
dría no ser rentable en el corto plazo, pero sí podría ser-
lo en el largo plazo. Igualmente, indicamos que los En cuarto lugar, futuras investigaciones deberían exa-
efectos financieros de comportamiento medioambien- minar el impacto de los cambios en las emisiones de
tal de la empresa puede ser dependiente del tiempo, GHG en el resultado financiero después de la fase pre-
resolviendo así el dilema de si vale la pena o no «ser via a la aplicación de las políticas de protección. Desa-
verde». En la evaluación de cómo responder, nuestros fortunadamente, no hemos podido hacerlo dado que
resultados sugieren que los directivos que adoptan una el Proyecto de Ley Waxman-Markey no fue aprobado
perspectiva a corto plazo van a evitar estrategias pro- y no ha habido ninguna legislación significativa el cam-
activas en favor de las inversiones de menor riesgo y bio climático desde entonces. La extensión de un es-
un beneficio más inmediato. Por otra parte, un directivo tudio para cubrir la etapa de implantación de las po-
de futuro que anticipa un cambio hacia condiciones líticas de protección va a favorecer la comprensión de
más susceptibles a la conducta ambiental proactiva la relación entre el resultado medioambiental y finan-
va a obtener una ventaja competitiva en un horizonte ciero. Así por ejemplo: ¿Cómo afecta el sector indus-
de tiempo más largo mediante el desarrollo de la ba- trial de pertenencia a esta relación? ¿La relación se for-
se de recursos y capacidades necesarias. Esta diferen- talece o debilita durante la etapa de implantaciónn?
cia en la orientación temporal ha sido observado por ¿De qué manera las estrategias medioambientales de
Slawinski y Bansal (2009), quienes describen a las em- una empresa durante la etapa previa a la ejecución
presas orientadas en el corto plazo como desconec- afectan al resultado financiero durante la etapa de im-
tadas del pasado y del futuro y más propensas a pen- plantación? Examinar esto en el contexto de las políti-
sar en temas emergentes como el cambio climático cas ya aprobadas, tales como el Régimen Comercial
en términos de coste beneficio en lugar de oportuni- de Emisiones en Europa, resultará esclarecedor.
dades. Por el contrario, las empresas orientadas a lar-
go plazo son más propensas a justificar una mayor in- En quinto lugar, nuestros resultados se basan en el com-
versión en reducciones de GHG bajo la premisa de que portamiento promedio. Es decir, hemos sido capaces
la empresa se beneficiará con el paso del tiempo. de observar el efecto de las estrategias medioambien-

28 401 >Ei
DINÁMICA DE LOS RESULTADOS MEDIOAMBIENTALES Y FINANCIEROS…

tales proactivas para una empresa promedio (contro- en muchas organizaciones (Ernst & Young, 2011). La for-
lando por muchos factores). Sin embargo, es posible ma en que se racionalizan sus criterios para la toma
que algunas empresas poseen diferentes capacida- de decisiones, en particular en lo que respecta a prio-
des y características organizativas que pueden influir en ridades a corto y largo plazo, se pueden evaluar a tra-
nuestras conclusiones. Las investigaciones futuras de- vés de encuestas o mediante la interacción en los pro-
berían abrir la «caja negra» de la empresa (Delmas y gramas de formación ejecutiva. Los análisis cuantitativos
Toffel, 2008) e investigar el efecto de diferentes carac- pueden seguir explorando el papel que los incentivos
terísticas organizativas sobre las decisiones de la em- financieros tienen para que la dirección preste aten-
presa. Por ejemplo, Marginson y McAulay (2008) remar- ción a los temas medioambientales, así como de las
can la importancia de distinguir entre cortoplacismo posibles contingencias para las cuales dichos esque-
«una preferencia por las acciones en el corto plazo que mas sean más o menos eficaces, tanto en términos de
tienen consecuencias perjudiciales para el largo pla- rendimiento económico como no económico (Kock,
zo», y cierta miopía «la dificultad de evaluar las conse- Santaló, y Diestre, 2012; paredes, Berrone, y Phan, 2012).
cuencias a largo plazo». En el primer caso se atribuyen
los males de un enfoque a corto plazo a la política; en
el último caso se hace hincapié en lo que es quizás CONCLUSIÓN
una explicación más mundana: los ejecutivos prefie-
ren centrarse en el corto plazo, simplemente porque En este artículo hemos examinado la relación entre la
es más fácil de gestionar. Nuestro análisis no puede de- sostenibilidad corporativa y el resultado financiero en el
terminar cuál de estos dos fenómenos está guiando la contexto de un aspecto medioambiental emergente
estrategia de GHG de cada organización. y no regulado por ley, las emisiones de gases de efec-
to invernadero. Evidenciamos que las recompensas de
la sostenibilidad empresarial a corto plazo, medida por
Es precisamente en este nivel intraorganizativo o nivel
el ROA, son negativas. Al mismo tiempo, también he-
de análisis directivo donde vemos mayor necesidad
mos encontrado que una disminución de las emisio-
de más investigación. Margolis y Walsh (2003) argumen-
nes de GHG aumentaron la Q de Tobin, lo cual impli-
taron que los académicos debían ahorrar esfuerzos en
ca que el mercado encuentra valor a largo plazo en
intentar reconciliar los puntos de vista competitivos so-
la reducción de emisiones de gases de efecto inver-
ciales y económicos, y en su lugar estudiar los principios
nadero, incluso para un problema medioambiental
y guías para la gestión de los trade-offs en contextos
emergente y no legislado.
organizativos. En particular, se proponen las siguientes
áreas de investigación: «cómo las empresas extraen y
evlúan los estímulos para la acción; cómo las compa- (*) Existe una versión extendida de este trabajo pu-
ñías generan opciones de respuesta; [y] cómo las em- blicado por estos autores con el título «Dynamics of
presas evalúan estas opciones y seleccionan las ac- Environmental and Financial Performance: The Case
ciones a tomar “(p. 285). Pero mientras que Margolis y of Greenhouse Gas Emissions» (2015), Organization
Walsh se centraron en examinar las tensiones entre las and Environment, nº 28, pp. 374-393.
prioridades económicas y no económicas, creemos
que no es menos importante examinar las diferentes
formas en que los directivos entienden el valor econó-
mico y, por tanto, indirectamente, la sostenibilidad y la BIBLIOGRAFÍA
responsabilidad social de las empresas (véase también
García-Castro, Ariño , & Canela, 2011). AMBEC, S. & LANOIE, P. (2008). «Does it pay to be green? A syste-
matic overview». Academy of management perspectives, Nº 22, pp.
45-62.
Este tipo de investigación puede aprovechar diferen-
ANDERSON, S. & NEWELL, R. (2004). «Prospects for carbon captu-
tes enfoques metodológicos en un variado expectro re and storage technologies». Annual Review of Environment and
de contextos empíricos. Sabemos que muchas de la Resources, nº 29, pp. 109-142.
heurística conceptual y cognitiva que guía la toma de ARAGÓN-CORREA, J.A. & SHARMA, S. (2003). «A contingent re-
decisiones corporativas se forman en los centros edu- source-based view of proactive corporate environmental strategy».
cativos (Ferraro, Pfeffer, y Sutton, 2005; Lewis, Paredes, y Academy of Management Review, nº 28, pp. 71-88.
Dowell, 2013). Los experimentos basados en la simula- ASTERIOU, D. (2006). Applied econometrics. New York, NY:
Palgrave MacMillan.
ción, realizados antes y después de la formación uni- BUSCH, T. & HOFFMANN, V.H. (2007). «Emerging carbon cons-
versitaria, así como en los diferentes niveles de direc- traints for corporate risk management». Ecological Economics, nº 62,
ción, proporcionarán información valiosa en la forma pp. 518-528.
en que directivos y directivos en formación perciban BUSCH, T. & HOFFMANN, V. H. (2011). «How hot is your bottom li-
las compensaciones temporales, en particular en lo re- ne? Linking carbon and financial performance». Business & Society,
ferente a la sostenibilidad. Los trabajos cualitativos y et- nº 50, pp. 233-265.
nográficos pueden descubrir los procesos de toma de CERES. (2009). Mutual funds and climate change: Growing sup-
port for shareholder resolutions. Retrieved from http://www.ceres.org/re
decisiones reales sobre los cuales los directivos confí-
sources/ reports/mutual-funds-2010/view
an para decidir sobre la viabilidad del proyecto. En es- CHATTERJI, A.,; LEVINE, D. & TOFFEL, M. (2009). «How well do so-
te sentido, directivos y personal de finanzas están cada cial ratings actually measure corporate social responsibility?». Journal
vez más involucrados en las decisiones relacionadas of Economics & Management Strategy, nº 18, pp. 125-169.
con temas medioambientales y se están convirtiendo CHUNG, K. & PRUITT, S. (1994). «A simple approximation of Tobin’s
en ávidos partidarios de las iniciativas de sostenibilidad q». Financial Management, nº 23, pp. 70-74.

401 >Ei 29
M. A. DELMAS / N. NAIRN-BIRCH Y / J. LIM

DECANIO, S. J. (1998). «The efficiency paradox: Bureaucratic and between corporate social and financial performance (Working pa-
organizational barriers to profitable energy-saving investments». per). Cambridge, MA: Harvard University. Retrieved from
Energy Policy, nº 26, pp. 441-454. http://www.hks.harvard.edu/m-rcbg/papers/seminars/margolis_no
DELMAS, M.; ETZION, D. & NAIRN-BIRCH, N. (2013). «Triangulating vember_07.pdf
environmental performance: What do corporate social responsibility MARGOLIS, J. & WALSH, J. (2003). «Misery loves companies:
ratings really capture?». Academy of Management Perspectives, nº Rethinking social initiatives by business». Administrative Science Quar-
27, pp. 255-267. terly, nº 48, 268-305.
DELMAS, M. & TOFFEL, M. (2008). «Organizational responses to en- MCWILLIAMS, A. & SIEGEL, D. (2000). «Corporate social responsi-
vironmental demands: Opening the black box». Strategic bility and financial performance: Correlation or misspecification».
Management Journal, nº 29, pp. 1027-1055. Strategic Management Journal,nº 21, pp. 603-609.
DOWELL, G.; HART, S. & YEUNG, B. (2000). «Do corporate global MCWILLIAMS, A.; SIEGEL, D.S. & WRIGHT, P.M. (2006). «Corporate
environmental standards create or destroy market value?». social responsibility: Strategic implications». Journal of Management
Management Science, nº 46, pp. 1059-1074. Studies, vol. 43, nº 1, pp. 1-18.
ELSAYED, K & PATON, D. (2005). «The impact of environmental per- NAKAO, Y.; AMANO, A.; MATSUMURA, K; GENBA, K. & NAKANO, M.
formance on firm performance: Static and dynamic panel data evi- (2007). «Relationship between environmental performance and fi-
dence». Structural Change and Economic Dynamics, nº 16, pp. 395- nancial performance: An empirical analysis of Japanese corpora-
412. tions». Business Strategy and the Environment, nº 16, pp. 106-118.
ERNST & YOUNG. (2011). How sustainability has expanded the ORLITZKY, M.; SCHMIDT, F. & RYNES, S. (2003). «Corporate social
CFO’s role. Retrieved from http://www.sustainableplant.com/2011/ and financial performance: A meta-analysis». Organization Studies,
08/how-sustainability-has-expanded-the-cfo-s-role/ nº 24, pp. 403-441.
FERRARO, F.; PFEFFER, J., & SUTTON, R.I. (2005). »Economics lan- PELOZA, J. (2009). «The challenge of measuring financial impacts
guage and assumptions: How theories can become self-fulfilling». from investments in corporate social performance». Journal of
Academy of Management Review, vol. 30, nº 1, pp. 8-24. Management, nº 35, pp. 1518-1541.
FIGGE, F. & HAHN, T. (2004). «Sustainable value added: Measuring PINKSE, J. & KOLK, A. (2009). International business and global cli-
corporate contributions to sustainability beyond eco-efficiency». mate change. New York, NY: Routledge.
Ecological Economics, nº 48, pp. 173-187. PORTER, M. & REINHARDT, F. (2007). «Grist: A strategic approach
Garcia-Castro, R., Ariño, M. A., & Canela, M. A. (2011). Over the to climate. Forethought». Harvard Business Review, nº 85, 22-26.
long-run? Short-run impact and long-run consequences of stakehol- PORTER, M. & VAN DER LINDE, C. (1995). «Toward a new concep-
der management. Business & Society, 50, 428-455. tion of the environment-competitiveness relationship.» Journal of
HARRISON, J.S. & FREEMAN, R.E. (1999). «Stakeholders, social res-
Economic Perspectives, nº 9, pp. 97-118.
ponsibility, and performance: Empirical evidence and theoretical
RANGANATHAN, J.; CORBIER, L.; BHATIA, P.; SCHMITZ, S.; GAGE, P. &
perspectives». Academy of Management Journa, vol. 42 nº 5, pp.
OREN, K. (2004). The greenhouse gas protocol: A corporate accoun-
479-485.
ting and reporting standard. World Business Council for Sustainable
HART, S. (1995). «A natural-resource-based view of the firm».
Development and World Resources Institute.
Academy of Management Review, nº 20, pp. 986-1014.
REINHARDT, F. (1999). «Market failure and the environmental po-
HART, S. & AHUJA, G. (1996). «Does it pay to be green? An empi-
licies of firms». Journal of Industrial Ecology, vol. 3, nº 1, pp. 9-21.
rical examination of the relationship between emission reduction and
RIAHI, K.; RUBIN, E.S.,& SCHRATTENHOLZER, L. (2004). «Prospects for
firm performance». Business Strategy and the Environment, vol. 5, nº
carbon capture and sequestration technologies assuming their tech-
1, pp. 30-37.
nological learning». Energy, nº 29, pp. 1309-1318.
KING, A. & LENOX, M. (2001.) «Does it really pay to be green? An
RICHARD, P. J.; DEVINNEY, T.M.; YIP, G.S. & JOHNSON, G. (2009).
empirical study of firm environmental and financial performance».
Journal of Industrial Ecology, nº 5, pp. 105-115. «Measuring organization performance: Towards methodological best
KING, A. & LENOX, M. (2002). «Exploring the locus of profitable practice». Journal of Management, nº 35, pp. 718-804.
pollution reduction». Management Science, nº 48, pp. 289-299. RINDFLEISCH, E. (2008). S«hareholder proposals: A catalyst for cli-
KOCK, C.J.,; SANTALÓ, J. & DIESTRE, L. (2012). «Corporate gover- mate change-related disclosure, analysis, and action». Berkeley
nance and the environment: What type of governance creates gre- Business Law Journal, nº 46, pp. 45-78.
ener companies?». Journal of Management Studies, nº 49, pp. 492- RIVERA, J.E. (2010). Business and public policy: Responses to en-
514. vironmental and social protection processes. New York, NY:
KOLK, A.; LEVY, D. & PINKSE, J. (2008). «Corporate responses in an Cambridge University Press.
emerging climate regime: the institutionalization and commensura- RIVERA, J., OETZEL, J.; DELEON, P. & STARIK, M. (2009). «Business res-
tion of carbon disclosure». European Accounting Review, nº 17, pp. ponses to environmental and social protection policies: Toward a fra-
719-745. mework for analysis». Policy Sciences, vol. 42, nº 1, pp. 3-32.
KONAR, S. & COHEN, M. (2001). «Does the market value environ- RUSSO, M. & FOUTS, P. (1997). «A resource-based perspective on
mental performance?». Review of Economics and Statistics, nº 83, corporate environmental performance and profitability.» Academy of
281-289. Management Journal, nº 40, pp. 534-559.
LEWIS, B.W.; WALLS, J.L. & DOWELL, G.W.S. (2013). «Difference in SASSONE, P. & MARTUCCI, M. (1984). »Industrial energy conserva-
degrees: CEO characteristics and firm environmental disclosure». tion: The reasons behind the decisions». Energy, nº 9, pp. 427-437.
Strategic Management Journal, nº 35, pp. 712-722. SLAWINSKI, N. & BANSAL, P. (2009). «Short on time: The role of time
MAKOWER, J.; PERNICK, R. & WILDER, C. (2008). Clean energy in business sustainability.» Academy of Management Proceedings,
trends: A clean edge report. Retrieved from http://www.cleanedge. nº 1, pp. 1-6.
com/reports/pdf/Trends2010.pdf WALLS, J.L.; BERRONE, P. & PHAN, P.H. (2012). «Corporate gover-
MARGINSON, D. & MCAULAY, L. (2008). «Exploring the debate on nance and environmental performance: Is there really a link?».
short-termism: A theoretical and empirical analysis». Strategic Strategic Management Journal, nº 33, pp. 885-913.
Management Journal, nº 29, pp. 273-292 WILLIAMS, C.C., & CRAWFORD, E.P. (2012). «Influencing climate
MARGOLIS, J.; ELFENBEIN, H. & WALSH, J. (2007). Does it pay to be change policy: The effect of shareholder pressure and firm environ-
good? A meta-analysis and redirection of research on the relationship mental performance». Business & Society, nº 51, pp. 148-175.

30 401 >Ei
HACIA UNA MEJOR
COMPRENSIÓN DE LA
ECO-INNOVACIÓN COMO
MOTOR DE LA COMPETITIVIDAD
SOSTENIBLE

CARRILLO-HERMOSILLA, JAVIER
Universidad de Alcalá (UAH)

DEL RÍO GONZÁLEZ, PABLO


Consejo Superior de Investigaciones Científicas
(CSIC)

KIEFER, CHRISTOPH P.
CALLEALTA BARROSO, FRANCISCO JAVIER
Universidad de Alcalá (UAH)

La eco-innovación, definidas como aquellas innovaciones que generan mejoras en la ges-


tión de los impactos ambientales de las actividades de producción y consumo, se ha mos-
trado como pieza clave para mitigar la tradicional dicotomía entre competitividad y soste-
nibilidad (Carrillo-Hermosilla et al., 2010; Kemp y Pearson 2007; Rennings 2000; Ekins 2010;
OECD 2012; Kiefer et al., 2015).

Sin embargo, el término «eco-innovación» se ha delos de negocio establecidos (Carrillo-Hermosilla et


usado profusamente en diversos contextos y con di- al., 2010; OECD 2012; Bocken et al., 2014; Braungart
ferentes connotaciones, lo que podría reducir su va- et al., 2007), así como el impacto ecológico gene-
lor práctico. Frente a esta complejidad, su política y rado (Hofstra y Huisingh 2014; Horbach et al., 2012;
su gestión puede beneficiarse sobremanera de un Frondel et al., 2004). Este por su parte puede ser no
análisis empírico que aborde en profundidad sus ca- intencional (Kemp y Pearson 2007). Se consideran
racterísticas fundamentales, y que permita com- los impactos de las eco-innovaciones sobre los pro-
prender mejor los determinantes de su desarrollo, cesos de la creación conjunta de valor (externo) (p.
adopción y difusión. A pesar de los abundantes es- ej. Howells 2006; Linton et al., 2007; De Marchi 2012;
tudios en el campo, sigue siendo escaso un cono- Mancinelli y Mazzanti 2008), cambios en procesos
cimiento más preciso sobre tales características, en productivos, estructuras organizativas, modelos de
buena medida por el carácter mayoritariamente negocio o estrategias de marketing (interno) (Cainelli
cualitativo de dichos estudios, o si son cuantitativos et al., 2015).
por su elaboración a partir de datos secundarios so-
bre innovación, que por su carácter general son muy Debido a la relevancia teórico-práctica que en los
poco enfocados (si lo son) en la eco-innovación. últimos años ha tomado el concepto de eco-inno-
vación, a la abundancia de aproximaciones al mis-
Tales estudios han tratado la radicalidad/novedad mo, y a la falta de precisión en su definición, nues-
de la eco-innovación (Kemp y Foxon 2007a; Chris- tro artículo Carrillo-Hermosilla et al. (2010) intentó
tensen 1997; Bartolomeo et al., 2003), el grado de contribuir a la delimitación de sus términos. Con ba-
compatibilidad con los sistemas industriales y los mo- se en una extensa revisión de la literatura y en estu-

401 >Ei 31
J. CARRILLO-HERMOSILLA / P. DEL RÍO GONZÁLEZ / C .P. KIEFER CHRISTOPH / F. J. CALLEALTA BARROSO

dios cualitativos sobre una serie de casos de dife- actividad productiva mediante la creación de una
rentes eco-innovaciones, en distintas empresas, sec- mayor cantidad de bienes y servicios a partir de un
tores y países, propusimos un marco conceptual uso inferior de recursos, generando menores resi-
conformado por distintas dimensiones de la eco-in- duos y contaminación. El término eco-eficiencia fue
novación, en concreto las de diseño, usuario, pro- acuñado por el World Business Council for Sustainable
ducto-servicio y gobernanza. Nuestros resultados su- Development (WBCSD) en su publicación «Changing
gieren que la capacidad de eco-innovar para crear Course» (Schmidheiny, 1992). Desde entonces, los
nuevas oportunidades de negocio y contribuir a la mercados y prácticas eco-eficientes se han des-
transformación hacia una sociedad sostenible de- arrollado con rapidez y sus beneficios han sido pro-
pende de una interrelación entre esas dimensiones bados por miles de empresas. La eco-eficiencia as-
y el compromiso de los grupos de interés clave (sta- pira a hacer menos destructivos los antiguos sistemas,
keholders) en el proceso de innovación. pero su objetivo, aunque admirable, es limitado.
Reducción, reutilización y reciclaje disminuyen los ni-
De entre las diferentes dimensiones analizadas en veles de contaminación y de agotamiento de re-
Carrillo-Hermosilla et al. (2010), la del diseño carac- cursos, aplazando el problema pero no resolviéndo-
teriza de manera muy principal a la eco-innovación, lo. Por otra parte, en muy pocas ocasiones esas
por su posición central en el proceso de cambio. En mejoras incrementales añaden un valor visible a los
ella, se recogen los aspectos tecnológicos de la in- bienes producidos y, por lo tanto, difícilmente apor-
novación (avance frente a soluciones ya existentes) tan una ventaja competitiva a las empresas que los
y los impactos sobre estructuras empresariales e in- comercializan.
dustriales establecidos (impactos generados). La eta-
pa de diseño de productos y desarrollo de proce- • Las soluciones eco-eficaces y el rediseño de siste-
sos, que se considera clave para determinar sus mas maximizan la sostenibilidad ambiental y al tiem-
costes y rentabilidad, es también una inmejorable po el servicio producido. Este enfoque se basa en
oportunidad para fijar objetivos ambientales. Durante la analogía entre sistemas naturales y artificiales que
esta temprana fase, las decisiones sobre los mate- ha desarrollado la ecología industrial (1), y estudia
riales más importantes, los procesos y las fuentes de cómo deberían los sistemas industriales incorporar
energía determinan en gran medida los impactos los principios propios de ecosistemas naturales y có-
medioambientales que tendrá un producto o servi- mo cambiar de sistemas lineales (de ciclo abierto),
cio durante todo su ciclo de vida (Carrillo-Hermosilla en los que el consumo de recursos y las inversiones
et al. 2009). Así, la eco-innovación en el diseño per- atraviesan el sistema y se convierten en residuos, a
mite contemplar simultáneamente las perspectivas otros procesos de ciclo cerrado en los que los resi-
económica y ecológica del cambio. Claramente, duos se convierten en insumos para otros procesos.
estas dos perspectivas están muy relacionadas. Su La eco-eficacia permite responder con mayor efi-
consideración mutua puede facilitar una mejor cacia a las apremiantes exigencias del desarrollo
comprensión del fenómeno de la eco-innovación. sostenible al tiempo que fomenta en mayor medi-
da la competitividad de las empresas.
En Carrillo-Hermosilla et al. (2010) se propone y des-
arrolla un marco conceptual con base en esas dos Siguiendo esta tipología basada en tres niveles de
perspectivas, que permite identificar tres niveles de eco-innovación, resulta sencillo entender que el
eco-innovación dentro de su dimensión de diseño tránsito desde las soluciones tecnológicas «de final
(ver Figura 1): de tubería» y eco-eficientes hacia las soluciones
eco-eficaces provee a la industria y las naciones de
• Las soluciones de «final de tubería» (end-of-pipe, mayores oportunidades de mejora, impulsando a
EOP), añaden componentes adicionales a los siste- un tiempo su competitividad y sostenibilidad. En
mas productivos existentes. Pretenden minimizar y re- Carrillo-Hermosilla et al. (2009 y 2010) se desarrollan
parar los impactos negativos sin cambiar el proceso sus características principales y se plantean nume-
y el sistema que produce el problema. En la medida rosos ejemplos.
que se trata de un componente adicional al sistema,
este tipo de tecnologías introducen nuevos costes en En este artículo pretendemos explorar la estructura
los procesos, en la mayor parte de los casos sin aña- subyacente del concepto de eco-innovación,
dir valor a los bienes y servicios producidos. Desde co- avanzando en la cuantificación de aquel marco
mienzos de los años 1960, la instalación de estas tec- conceptual cualitativo previo (Carrillo-Hermosilla et
nologías ha producido importantes mejoras en la al. 2010), particularmente en la dimensión del dise-
calidad del aire y del agua, especialmente en las ño de la eco-innovación, mediante la obtención y
economías avanzadas; existen oportunidades simila- explotación estadística de datos primarios.
res en numerosas economías en desarrollo. Sin em-
bargo, en la medida que las tecnologías EOP no En consecuencia, el presente artículo está estructu-
cambian el proceso fundamental, tan sólo solucio- rado de la siguiente manera: tras esta introducción
nan parcialmente el problema ambiental. en la que se resume nuestra aproximación a la di-
mensión del diseño de la eco-innovación desarro-
• Las soluciones eco-eficientes y la optimización de llada en Carrillo-Hermosilla et al., 2010, en la sec-
subsistemas reducen los impactos negativos de la ción 2 se describe la metodología utilizada para la

32 401 >Ei
HACIA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ECO-INNOVACIÓN…

FIGURA 1
MARCO CONCEPTUAL PARA EL DISEÑO EN LA ECO-INNOVACIÓN CON BASE EN LOS CAMBIOS INCREMENTALES Y
RADICALES, Y EN LOS IMPACTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS EN EL MEDIO AMBIENTE
LA MÁXIMA SOSTENIBILIDAD Y COMPETITIVIDAD SERÁ MÁS PROBABLE EN LA ESQUINA SUPERIOR DERECHA DEL CUADRO

FUENTE: Carrillo-Hermosilla et al., 2010

cuantificación de aquel marco conceptual cualita- contenido, se ha realizado una encuesta piloto con
tivo previo. La discusión e implicaciones de los aná- una docena de expertos académicos y profesionales.
lisis se razonan en la sección 3. El artículo se cierra Con base en sus opiniones y recomendaciones, se re-
con unas conclusiones, situando los resultados en un alizaron algunos cambios en el cuestionario.
contexto más amplio y ofreciendo perspectivas pa-
ra la investigación futura. El cuestionario final (2) incluyó, entre otras, diez pregun-
tas relativas a la dimensión del diseño de las eco-inno-
vaciones. Las respuestas, basadas en la percepción de
METODOLOGÍA, DATOS Y ANÁLISIS las personas encuestadas, se recogieron mediante es-
calas de Likert, desde el 1 hasta el 5 (nada, poco, al-
Con el fin de identificar y agregar el conocimiento exis- go, bastante, mucho), ofreciendo también la opción
tente acerca de la dimensión del diseño de la eco-in- de no responder.
novación, se ha realizado una extensa revisión de la li-
teratura en torno a los términos y expresiones clave Mediante Análisis Factoriales basados en la solución de
«eco-innovación», «innovación ecológica», «innova- Componentes Principales, se busca investigar si algu-
ción sostenible», «innovación ambiental» e «innova- nas de esas características y aspectos se comportan
ción verde», todas ellas consideradas como relativas de forma similar. En este caso, sería posible reducir el
al mismo fenómeno (Hojnik y Ruzzier 2015; Schiederig conjunto de variables a un número más pequeño de
et al., 2012). Como resultado de esa búsqueda se ha factores que permitan revelar la estructura subyacen-
llegado a la identificación de diez características o as- te de la dimensión del diseño de la eco-innovación, y
pectos fundamentales de la dimensión del diseño de así identificar si apoyan nuestro marco conceptual
la eco-innovación. La mayor parte de la literatura revi- cualitativo previo (Carrillo-Hermosilla et al., 2010).
sada presenta análisis teóricos, y cuando se trata de
estudios empíricos son en su mayor parte de carácter
cualitativo. Los estudios cuantitativos son muy escasos, Revisión de la literatura y definición de las variables
una carencia que intenta cubrir este artículo. del estudio
Para la subsiguiente realización de un análisis cuantita- A continuación se presentan las variables de este estu-
tivo, ha sido necesario traducir las características y as- dio y su apoyo en la literatura revisada:
pectos cualitativos identificados en la literatura en for-
ma de variables cuantificables. Para cada variable se Variable 1: Ahorro en el uso de materiales, energía,
ha creado una pregunta específica dentro del cues- agua y tierra
tionario descrito más adelante. Con el objetivo de ga-
rantizar que las preguntas fueran concretas, claras, in- La eco-innovación en el diseño puede llevar a una
equívocas y fáciles de comprender por los encuestados, reducción de la intensidad de inputs o «desmateria-
así como para asegurar una máxima validez de su lización», manteniendo o incrementando el nivel de

401 >Ei 33
J. CARRILLO-HERMOSILLA / P. DEL RÍO GONZÁLEZ / C .P. KIEFER CHRISTOPH / F. J. CALLEALTA BARROSO

outputs; esto es, un incremento en la eficiencia de los ción (Braungart et al., 2007; Frondel et al., 2004; Demirel
inputs por cada unidad económica producida y en- y Kesidou 2011).
tregada. Pueden ser objeto de la eco-innovación tan-
to los productos o servicios en sí (incremento de eficien- Variable 6: Aumento del uso de recursos renovables
cia durante su uso), como los procesos de su
fabricación y entrega (mejora del ratio input-output) Las eco-innovaciones basadas en la utilización de
(Rennings et al., 2006; Klewitz et al., 2012; Braungart et energías renovables en los procesos de producción y
al., 2007; Kemp y Pearson 2007). consumo suponen un alivio ecológico considerable
frente a soluciones tradicionales (Kemp y Foxon 2007a;
Variable 2: Reducción de la toxicidad del producto o Horbach 2014). Por otra parte, aquellas eco-innovacio-
servicio nes que faciliten el uso de materiales y recursos físicos
renovables también pueden reducir considerablemen-
En muchas industrias, las cargas tóxicas de productos y te el impacto ambiental de la producción y el consu-
servicios considerables y están sujetas a regulaciones mo (Bocken et al., 2014; Hart 1995; Kemp y Foxon
estrictas. Las cargas tóxicas pueden surgir por el uso de 2007a).
inputs tóxicos en la elaboración o fabricación, por la li-
beración de sustancias tóxicas durante el uso del pro-
Variable 7: Sustitución de recursos y materiales por
ducto o servicio a lo largo de su vida útil, y por los pro-
otros más sostenibles
cesos de desecho al final de esta vida útil (Kammerer
2009; Braungart et al., 2007). El World Business Council
Aparte de las eco-innovaciones que facilitan el aumen-
for Sustainable Deve-lopment (2000) identifica la reduc-
to de materiales y recursos sostenibles en el producto
ción de la dispersión de substancias tóxicas como par-
o servicio final (ver punto anterior), existen eco-innova-
te de las «prácticas verdes» y objeto de la eco-innova-
ciones que reemplazan por completo los materiales y
ción.
recursos no sostenibles, muchas mediante el rediseño
de los sistemas de producto y servicio (Hart 1995; Braun-
Variable 3: Aumento de la posibilidad de reciclaje
gart et al., 2007; Bocken et al., 2014; Klewitz y Hansen
2013).
A diferencia de los modelos de producción y consu-
mo tradicionales, en los que el flujo de recursos es uni-
direccional y finaliza en forma de desecho, en los mo- Variable 8: Ruptura con los procesos anteriores de
delos más recientes de ciclo cerrado se considera que producción de productos o entrega de servicios
cada recurso, material y energía puede mantenerse hacia soluciones más sostenibles
de manera útil en los procesos de producción y con-
sumo indefinidamente (Hofstra y Huisingh 2014; Braun- Las eco-innovaciones tienen el potencial de mejorar la
gart et al., 2007; Kemp y Foxon 2007b). El aumento de eficiencia y eficacia de los procesos productivos, de
las posibilidades de reciclaje en el diseño de los pro- modo que los impactos negativos sobre el entorno
ductos constituye un primer e importante paso hacia ecológico se reducen o se producen impactos positi-
esos modelos de ciclo cerrado, posibilitado mediante vos (Kemp y Pearson 2007; Kemp y Foxon 2007b;
determinadas eco-innovaciones (Braungart et al., 2007; Rennings 2000; OECD/Eurostat 2005; Rehfeld et al.,
Horbach et al., 2012; Kammerer 2008). 2007; Russo y Fouts 1997).

Variable 4: Aumento del ciclo de vida del producto Variable 9: Ruptura con los procesos anteriores de
o servicio gestión de la empresa

Las eco-innovaciones en el diseño de productos y ser- Las mejoras en los procesos de gestión pueden llevar
vicios pueden llevar a un incremento en su durabilidad a incidir directa o indirectamente a mejoras ecológi-
y calidad, aumentando así sus ciclos de vida. La con- cas. Muchas veces, las eco-innovaciones en los pro-
secuente reducción del ritmo de reemplazo o repara- cesos de gestión van de la mano con otras eco-inno-
ción se traduce en una reducción de los correspon- vaciones de producto, servicio, proceso productivo (ver
dientes niveles de consumo de todo tipo de recursos arriba) o modelos de negocio (ver a continuación), y
que provienen directa o indirectamente del entorno de hecho se condicionan mutuamente (Kemp y
ecológico (OECD 2012; Bocken et al., 2014; Kemp y Pearson 2007; Kemp y Foxon 2007b; Christensen 1999;
Foxon 2007b). Darnall et al., 2010).

Variable 5: Reducción de emisiones en aire, agua o Variable 10: Redefinición del modelo de negocio de
reducción de residuos su empresa (total o parcialmente)

La actividad económica puede generar emisiones y El concepto de modelo de negocio (ver p.ej. Wirtz et
vertidos de residuos en el entorno ecológico. Tales emi- al., 2016) ha recibido últimamente una creciente aten-
siones constituyen el punto final de los recursos en el ción en la investigación sobre la eco-innovación, y ha
que no resulta rentable reutilizarlos. Mayoritariamente, sido identificado como driver y potenciador clave pa-
esas emisiones no son deseadas y se persiguen eco- ra las eco-innovaciones (OECD 2012; Bocken et al. 2014;
innovaciones con el fin de detener o reducir su libera- Bohnsack et al., 2014; Cluzel et al., 2014; Williams 2007).

34 401 >Ei
HACIA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ECO-INNOVACIÓN…

Datos portante de eco-innovaciones, tanto de producto co-


mo de servicio y proceso (Machiba 2010; Cheng et al.,
Los datos para el estudio se han recogido mediante 2014; Kemp y Foxon 2007b).
una encuesta realizada específicamente con dicho
objetivo. Es destacable la escasez de estudios previos Los autores consideraron esencial para el buen fin de
sobre la eco-innovación basados en datos primarios. esta investigación que la encuesta fuera respondida
La mayoría se basa en datos secundarios públicos o por personas que poseyeran el mejor conocimiento
de paneles gubernamentales de innovación, mucho dentro de cada empresa sobre una eco-innovación
menos precisos y generalmente poco o nada enfoca- concreta desarrollada o adoptada por la misma en los
dos en la eco-innovación. últimos dos años, así como sobre los procesos empre-
sariales que habían llevado a ella. El perfil medio del
Este estudio se ha realizado sobre un universo objetivo encuestado es el de «responsable técnico» o gerente
que contiene 2.821 pequeñas y medianas empresas de la empresa. Para que el estudio fuera consistente
(PYMEs) españolas del sector industrial, con entre 50 y eran necesarias al menos 338 respuestas válidas al
249 trabajadores en uno de los años 2012 y 2013, a cuestionario (3). Contando con que la tasa de respues-
partir de datos obtenidos del Sistema de Análisis de ta habitual para este tipo de estudios es aproximada-
Balances Ibéricos (SABI). mente del 25%, necesitábamos obtener un total de
1.352 datos de contacto válidos de «responsables téc-
El caso de España agrupa una serie de características nicos». Siguiendo un muestreo estratificado, con el fin
distintivas que lo hacen particularmente interesante pa- de asegurar que las respuestas representan la distribu-
ra los objetivos de esta investigación: es un país con un ción de la población, se establecieron y consiguieron
sistema nacional de innovación relativamente menos los contactos mínimos necesarios en cuatro estratos de
fuerte que los países de su entorno (OECD 2012); pre- acuerdo con el tamaño empresarial, medido en nú-
senta un nivel más bajo de rigor en cuanto a la apli- mero de empleados (ver Cuadro 1, en la página si-
cación de las regulaciones ecológicas (Johnstone et guiente). Todos los contactos así obtenidos recibieron
al., 2010); es relativamente menos industrial (UNECE un primer correo electrónico con una invitación para
2012); y sus consumidores tienen una menor disposi- participar en el estudio, y posteriormente dos recorda-
ción a pagar por soluciones más sostenibles (EC 2011). torios con diez días de intervalo. En total, 639 personas
Además, y vinculado con el segundo criterio utilizado, accedieron a la encuesta. 321 encuestados consta-
la presencia de PYMEs es comparativamente más im- taron el desarrollo o la adopción de una eco-innova-
portante en la estructura productiva de España, y es- ción (4) en el período de observación, lo cual es equi-
tas empresas perciben menos los beneficios de una valente al 50,2%. De ellos, 197 cumplimentaron la
gestión ecológica que las empresas más grandes (del encuesta hasta el final (5).
Río González 2005). Por último, hay pocos estudios so-
bre la eco-innovación realizados en países al sur de El Cuadro 2, en la página siguiente, recoge los princi-
Europa , siendo los resultados obtenidos en otros paí- pales descriptivos de la muestra de empresas.
ses difícilmente extrapolables a España (Del Río et al.,
2015).

Con respecto al criterio de tamaño empresarial, las Análisis


PYMEs son de especial interés en la investigación de la
eco-innovación (Coad et al., 2016; Triguero et al., 2015) Los datos obtenidos (6) se han sometido a un Análisis
por su habitual relevancia en la estructura productiva Factorial obtenido a partir de la solución de
de las distintas economías. Pueden ser además impor- Componentes Principales. Este tipo de análisis permite
tantes en el desarrollo y la difusión de eco-innovacio- identificar comportamientos similares de variables pu-
nes porque poseen características particulares como diendo así reducir el número de variables a un núme-
una alta flexibilidad, estructuras sencillas y procesos de ro menor de factores, manteniendo el grado informa-
comunicación informal (Keskin et al., 2013). Enfrentan tivo de las variables originales. La técnica está en
además singulares desafíos en el proceso de creación definitiva en línea con el objetivo principal de esta in-
de valor basada en la eco-innovación, debido a sus vestigación.
habituales límites en cuanto a disponibilidad de recur-
sos en forma de personal, conocimiento y capital fi- El Análisis Factorial se ha realizado en dos etapas: pri-
nanciero (Klewitz et al., 2012). mero se investiga el número adecuado de factores a
retener, y una vez establecido éste, se realiza el análi-
Por último, en cuanto al criterio sectorial, el estudio se sis definitivo. Así, el Análisis Factorial inicial se lleva a ca-
basa en el sector industrial por su evidente mayor in- bo sobre las diez variables descritas anteriormente pa-
tensidad en el consumo de recursos y su impacto eco- ra caracterizar la dimensión del diseño de la eco-
lógico (IEA 2015), siendo así de especial interés en la innovación, analizándose las comunalidades de las
transición hacia modelos de producción y consumo variables, la varianza reproducida por cada factor ex-
más sostenibles. Numerosos estudios hacen hincapié traído y la matriz de componentes de la solución.
en la necesidad de resolver los desafíos ecológicos en Como consecuencia, se identifica que una variable
los diferentes sectores de la industria (p. ej. Franceschini presenta estructuras complejas (cargas muy altas en
y Pansera 2015; Mazzanti y Zoboli 2005; De Marchi más de un factor), por lo que se aparta del análisis de-
2012). Adicionalmente, la industria es una fuente im- finitivo. Éste se lleva a cabo por tanto con nueve varia-

401 >Ei 35
J. CARRILLO-HERMOSILLA / P. DEL RÍO GONZÁLEZ / C .P. KIEFER CHRISTOPH / F. J. CALLEALTA BARROSO

CUADRO 1
UNIVERSO, CONTACTOS Y RESPUESTAS (NÚMEROS Y RATIOS)

% de
Universo objetivo: Personas de % de % de eco-
Mínimo de encuestas Eco- % de eco-
PYMES españolas en contacto Accesos a la Encuestas encuestas innovación /
Tamaño empresarial contactos completadas innovación innovación /
el sector industrial identificada encuesta completadas completadas universo
necesarios / universo realizada muestra
según SABI (= muestra) / muestra objetivo
objetivo

Estrato 150- 99 1872 897 1538 412 276 14,7 18,0 117 6,25 7,61
Estrato 2 100-149 556 266 417 123 76 13,7 18,2 37 6,66 8,87
Estrato 3 150-199 252 121 154 59 44 17,5 29,0 24 9,52 15,58
Estrato 4 200-249 141 68 97 45 34 24,1 35,1 19 13,48 19,59
Universo objetivo Σ 2821 1352 2206 639 429 15,2 19,5 197 6,98 8,93

FUENTE:

CUADRO 2
CARACTERÍSTICAS DE LAS EMPRESAS ECO-INNOVADORAS DE LA MUESTRA
Mercado objetivo %
B2B 67,0
B2C 4,6
Ambos mercados por igual 27,9
Actividad económica exterior %
Exportación e Importación 71,6
Exportación 13,6
Importación 4,6
No se realiza actividad exterior 10,2
Antigüedad (Año base 2013) Años 
Promedio 29,96
Mediana 28
Número de empleados Número
Promedio 106,5
Mediana 89
Forma jurídica %
Sociedad Anónima 59,9
De éstas, comerciadas en bolsa públicamente 0,0
Sociedad Limitada 39,6
Cooperativas 0,5
FUENTE:

bles, mientras que la variable apartada se mantiene tá conforme con los estándares generales y acepta-
individualmente como un quinto factor. dos (ver por ejemplo Nunnally, 1978), indicando una al-
ta fiabilidad.
A priori, no se conoce el comportamiento de las ca-
racterísticas y los factores. Partiendo de la literatura pre-
via, se considera que pueden estar interrelacionadas.
DISCUSIÓN
Por eso, se usa la rotación oblicua; más específicamen- Factor 1:
te la rotación direct oblimin. La adecuación muestral
de las variables incorporadas finalmente al Análisis Las variables que se agrupan en el factor 1 represen-
Factorial se estudia a partir del test de esferidad de tan el impacto de la eco-innovación sobre la compo-
Bartlett, de las correlaciones parciales presentes en la sición material del producto o servicio. Incluye la susti-
matriz anti-imagen, de las medidas de adecuación tución de recursos y materiales en favor de alternativas
muestral particularizadas para cada variable (MSA) y más sostenibles (carga factorial 0,788). Asimismo, el
de la medida de adecuación muestral global de factor 1 contempla el incremento en el uso de recur-
Kaiser-Meyer-Olkin (KMO). En concreto, la medida KMO sos y materiales sostenibles ya en uso en la empresa
global es 0,797 (0,8 es «meritorio» según Hutcheson y (0,943). También incluye el impacto de la eco-innova-
Sofroniou, 1999) y todos los valores de MSA son mayo- ción hacia el aumento en la posibilidad de reciclaje
res que 0,642, muy por encima del límite de acepta- (0,502), así como en la prolongación del ciclo de vida
ción de 0,5 (Field 2013). Los resultados del Análisis útil del producto o servicio (0,697).
Factorial sugieren mantener cuatro factores que en
combinación explican un 74,1% de la varianza. El En términos de lo discutido en la introducción de este
Cuadro 3, en la página siguiente, muestra sus cargas artículo, la separación y preeminencia de este primer
factoriales después de la rotación. Se ha evaluado la factor en la caracterización por parte de las empresas
fiabilidad de la escala a través del coeficiente del Alfa encuestadas de su esfuerzo eco-innovador reafirmaría
de Cronbach para cada factor. En todos los casos es- cuantitativamente la consistencia empírica del segun-

36 401 >Ei
HACIA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ECO-INNOVACIÓN…

CUADRO 3
LAS CARGAS FACTORIALES DESPUÉS DE LA ROTACIÓN
Desviación Factor Comunalidad
Dimensión de Diseño N Promedio
estándar 1 2 3 4
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 196 2,43 1,215 0,932 0,902
eco-innovación en -Ahorro en el uso de
materiales, energía, agua y tierra
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 193 3,192 1,4859 0,502 0,574
eco-innovación en -Aumento de la po-
sibilidad de reciclaje
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 196 3,78 1,358 0,697 0,579
eco-innovación en -Aumento del ciclo
de vida del producto o servicio
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 195 2,3179 1,2849 1,005 0,989
eco-innovación en -Reducción de emi-
siones en aire, agua o reducción de re-
siduos
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 194 3,75 1,324 0,943 0,795
eco-innovación en -Aumento del uso de
materiales renovables
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 195 3,6103 1,38173 0,788 0,638
eco-innovación en -Abandono de re-
cursos y materiales a cambio de recur-
sos y materiales más sostenibles
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 196 3,6837 1,3481 0,861 0,684
eco-innovación en -Ruptura con los pro-
cesos anteriores de elaboración de
productos o entrega de servicios hacia
soluciones más sostenibles
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 196 4,13 1,083 0,853 0,768
eco-innovación en -Ruptura con los pro-
cesos anteriores de gestión de su em-
presa
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 196 4,31 1,038 0,814 0,739
eco-innovación en -Redefinición del
modelo de negocio de su empresa (to-
tal o parcialmente)
¿Cuál ha sido el nivel de impacto de esa 195 3,497 1,4866
eco-innovación en -Reducción de la to-
xicidad del producto o servicio
Autovalor 3,568 1,338 0,933 0,830
% de la varianza 39,641 14,869 10,363 9,225
Alfa de Cronbach (*) 0,771 0,800

Notas: Escala desde 1-nada hasta 5-mucho. Análisis Factorial basado en la solución de Componentes Principales con rotación Direct Oblimin. Cargas
menores que 0,4 no se indican. Total de la varianza explicada = 74,099 por cien; KMO = 0,797; test de esferidad de Bartlett Aprox. Chi-cuadrado =
517,185, df = 36; p = 0,000.
(*) Alfa de Cronbach calculada para la escala de Likert definida por los ítems que cargan principalmente sobre cada factor.
FUENTE: Elaboració propia.

do nivel de nuestro marco conceptual cualitativo pre- Factor 2:


vio (Carrillo-Hermosilla et al., 2010), es decir, la eco-efi-
ciencia (7): innovación en un punto intermedio entre la El factor 2 representa el impacto que tiene la eco-in-
innovación incremental y radical en el uso de nuevos novación sobre los procesos empresariales, incluyen-
componentes y/o en una nueva configuración de los do la ruptura con los procesos anteriores de elabora-
componentes (sub-sistémica) para la mayor reciclabili- ción de productos o entrega de servicios hacia solu-
dad o para una más prolongada vida útil del producto. ciones más sostenibles (carga factorial 0,861), la rup-
tura con los procesos administrativos y de gestión
En este segundo nivel de eco-innovación, también in- (0,853) y la redefinición al menos parcial del modelo
termedio en cuanto a su contribución a la compatibi- de negocio de la empresa (0,814).
lidad entre el sistema ecológico y el económico (ver Figura
1), el beneficio en términos de sostenibilidad ambiental se De nuevo en términos de lo expuesto en la intro-
obtendría con el aumento en la sostenibilidad de los inputs ducción, la separación de este factor en el análisis de las
y en el uso o reutilización del producto, mientras que el respuestas confirma la consistencia empírica del tercer ni-
beneficio económico llegaría a través del mayor valor vel de nuestro marco cualitativo (Carrillo-Hermosilla et al.,
percibido por parte del usuario o consumidor. 2010), o eco-eficacia: innovaciones radicales por ruptu-

401 >Ei 37
J. CARRILLO-HERMOSILLA / P. DEL RÍO GONZÁLEZ / C .P. KIEFER CHRISTOPH / F. J. CALLEALTA BARROSO

ra con los procesos de producción y/o gestión anteriores, Las emisiones o residuos son desechos de los procesos
o cambio en el modelo de negocio (sistémica). Este fac- productivos o del uso de productos y servicios. Salen
tor alude tanto a los requerimientos previos a nivel de em- del sistema económico porque no se consideran ren-
presa que son necesarios para que se aplique una filoso- tables como inputs en procesos posteriores. Por esa ra-
fía de gestión que favorezca la implantación de la zón, su valor y su contribución a la sostenibilidad eco-
eco-eficacia como a los propios cambios hacia pro- nómica son nulos. Introducidas en el sistema
cesos, productos o servicios más sostenibles. Dicho de ecológico, estas sustancias residuales son dañinas en
otra forma, este factor enfatiza los cambios organiza- su primer impacto y/o en su acumulación, contribuyen-
cionales y de gestión necesarios para lograr los cam- do a la insostenibilidad ambiental (ver Figura 1).
bios compatibles con un enfoque de eco-eficacia,
además de los cambios de los procesos y productos Factor 5:
que reducen los impactos ambientales de dichos pro-
cesos y productos de forma muy significativa, como es- El factor 5 está constituido por la variable relativa a la
tablece la eco-eficacia (ver Figura 1). reducción de la toxicidad del producto o servicio, ini-
cialmente apartada del análisis por la presencia de
En este tercer nivel de eco-innovación, que contribuye cargas altas en más de un factor en los análisis. Cabe
de modo más elevado a la compatibilidad entre el sis- interpretar que la reducción de la toxicidad del produc-
tema ecológico y el económico (ver Figura 1), el be- to o servicio puede estar relacionada con todos los fac-
neficio ambiental se recogería en forma de un giro as- tores 1 a 4: con el factor 1 porque el cambio en la
cendente o upwards shift hacia procesos productivos composición material del producto o servicio puede
y de gestión más sostenibles, en tanto que el benefi- comprender una reducción en el uso de materiales tó-
cio económico provendría de la puesta en marcha de xicos; con el factor 2 debido a que una redefinición de
nuevos modelos de entrega y captura de valor. los procesos productivos puede comprender un cam-
bio en la toxicidad emitida durante los mismos; con el
Factor 3: factor 3 porque el ahorro directo en materiales puede
incluir el ahorro en el uso de materiales tóxicos; y con
El factor 3 representa los ahorros directos que pueden el factor 4 porque una reducción de distintos tipos de
resultar de la eco-innovación. Estos ahorros se derivan emisiones puede claramente incluir una reducción de
de la reducción en el consumo de materiales físicos, diferentes tipos de toxicidad. Obsérvese que la toxici-
así como en términos de energía, agua u ocupación dad es un aspecto dentro del concepto amplio de
espacial (carga factorial 0,932). eco-eficiencia propuesto por Schmidheiny (1992).
Este factor 3 complementaría al factor 1 en la carac- Por lo tanto, este último factor se situaría de modo trans-
terización de las eco-innovaciones eco-eficientes, de versal a los diferentes niveles representados en nuestro
acuerdo con nuestro marco cualitativo (Carrillo-Her- marco conceptual (Figura 1). En cuanto a la compa-
mosilla et al., 2010) y con la definición de Schmidheiny tibilidad entre el sistema económico y el ecológico, la
(1992). Es decir, recogería la definición más tradicional reducción de la toxicidad afectará en sus distintos gra-
de eco-eficiencia (la relación input-output). El ahorro dos a la sostenibilidad ambiental a través de una re-
en inputs se deriva de una innovación incremental en ducción del daño causado al sistema ecológico, evi-
la eficiencia en el uso de componentes actuales. dentemente más cuanto mayor sea aquella
reducción. Resulta más difícil caracterizar su contribu-
El beneficio ambiental, más modesto que en el nivel
ción a la sostenibilidad económica, si bien es posible
de la eco-eficacia, se produce por la menor intensi-
hablar de la elusión de costes por incumplimiento o
dad material y/o energética en cada unidad de valor
penalizaciones, frente a los reguladores o incluso fren-
entregada. El beneficio económico llega directamen-
te a los consumidores.
te por tales ahorros, es decir, supone un ahorro de cos-
tes para la empresa; pero, como se argumentaba en
la introducción, no aumenta el valor percibido por el CONCLUSIONES
usuario o cliente (ver Figura 1).
La eco-innovación, o innovación que reduce el impac-
Factor 4:
to ambiental de las actividades de producción y con-
El factor 4 representa el impacto de la eco-innovación sumo, se considera un elemento clave en la transición
en la reducción de emisiones. Se incluyen emisiones hacia economías y sociedades más sostenibles. Se ha
en aire, agua y la emisión de residuos o sustancias da- mostrado como fundamental para mitigar la dicoto-
ñinas (carga factorial 1,005, debido a la rotación obli- mía tradicional entre la competitividad y la sostenibili-
cua). dad. Sin embargo, a pesar de la abundante atención
y literatura sobre la eco-innovación, no existe todavía
La separación de este factor en las respuestas alude un concepto claramente definido ni una comprensión
claramente al primer nivel de nuestro marco cualitati- universal del fenómeno. Esta investigación ha tratado
vo (Carrillo-Hermosilla et al., 2010): típicamente aque- de contribuir al análisis de la estructura subyacente del
llas eco-innovaciones que se caractericen fundamen- concepto de eco-innovación, avanzando en la cuan-
talmente por su contribución a la reducción de tificación del marco conceptual cualitativo previo de-
emisiones y residuos pueden ser consideradas como finido por los autores (Carrillo-Hermosilla et al., 2010),
simples filtros al «final de la tubería» (EOP). particularmente en la dimensión del diseño de la eco-

38 401 >Ei
HACIA UNA MEJOR COMPRENSIÓN DE LA ECO-INNOVACIÓN…

innovación, a través de la obtención y explotación es- de estudios cuantitativos parecidos previos, por lo que se em-
tadística de datos primarios mediante un Análisis plean los valores más conservadores de p = 50% y q = 50%;
Factorial. y e = 5 puntos de porcentaje; resultando en n = 338.
En todo caso, como la población y la muestra están estratifi-
cadas (en 4 estratos según el tamaño de las empresas), he-
Los resultados del análisis muestran que las percepcio-
mos calculado también las observaciones necesarias en ca-
nes de las empresas encuestadas en cuanto a la di- da uno de dichos estratos para un procedimiento de muestreo
mensión del diseño de la eco-innovación se agrupan estratificado con afijación proporcional, manteniendo las mis-
en torno a cinco factores. Cuatro de ellas encajan en mas condiciones de estimación (nivel de confianza del 95%
las tres subdimensiones de nuestro trabajo previo y error de estimación de 5 puntos de porcentaje). Como re-
(Carrillo et al., 2010): adición de componentes o tec- sultado, se requieren 225, 67, 30 y 17 observaciones respec-
nologías de final de tubería (factor 4), cambio de sub- tivamente en cada estrato. Como muestra el Cuadro 1, las
sistemas o eco-eficiencia (factor 1 y 3) y cambio del observaciones finalmente obtenidas en cada estrato (276, 76,
sistema o eco-eficacia (factor 2). Un quinto factor adi- 44 y 34 respectivamente) satisfacen suficientemente estos re-
quisitos de muestra.
cional (toxicidad) es transversal a todas las dimensio-
[4] Específicamente, la exposición de la pregunta en el cuestio-
nes. Este resultado confirmaría cuantitativamente la
nario fue la siguiente: “A efectos de este cuestionario, conside-
consistencia empírica de nuestro marco conceptual ramos una eco-innovación como la introducción de nuevos
cualitativo previo en su dimensión de diseño. productos (bienes o servicios) y/o procesos significativamente
mejorados que reduzcan el uso de los recursos naturales (ma-
Nuestros resultados podrían ser útiles para los decisores teriales, energía, agua y tierra) y/o que disminuyan la emisión
públicos y privados. Para los primeros, identificar las prin- de sustancias contaminantes. ¿Ha introducido su empresa una
cipales características de la dimensión del diseño pue- eco-innovación en la propia empresa o en el mercado en los
de ser la base para el mejor desarrollo de políticas pú- últimos dos años?”.
blicas de apoyo a la eco-innovación. Así, los resultados [5] La tasa de respuesta es buena en comparación con otros es-
tudios no obligatorios en condiciones similares (por ejemplo,
apuntan qué características de la dimensión del dise-
Sánchez-Fernández et al. 2009; Huselid 1995; Covin et al.
ño deberían ser el foco de atención de dichos deciso-
2001).
res públicos. Investigaciones futuras deberían identificar [6] En los datos obtenidos había algunos valores vacíos debido a
qué instrumentos podrían ser más eficaces para esti- preguntas concretas no contestadas por los encuestados.
mular las diferentes subdimensiones de la eco-innova- Para evitar una inconveniente pérdida de casos para el Análisis
ción, activando una determinada característica. Para Factorial, se ha procedido a realizar para ellos algunas impu-
los gestores empresariales que deseen involucrarse en taciones. En escalas multinomiales reemplazarlos con la mo-
la eco-innovación, nuestros resultados pueden ser inte- da es un procedimiento adecuado. Para garantizar un míni-
resantes en la medida en que ilustran cuál es la rela- mo impacto de las imputaciones sobre los resultados de los
ción entre una determinada característica y su efecto análisis, se ha decidido no imputar en los valores vacíos la mo-
da global correspondiente a cada variable, sino buscar la mo-
en el impacto ambiental de la empresa, su estructura
da de grupos de empresas similares. Con este fin, las empre-
y sus procesos de gestión. En el futuro, podrían dedi-
sas se han agrupado según dos criterios: la similitud en cuanto
carse esfuerzos de investigación a analizar los factores al tipo de eco-innovación desarrollada o adoptada («final de
internos a la empresa que influyen en las diferentes ca- la tubería», eco-eficiencia o eco-eficacia) y la homogenei-
racterísticas de la eco-innovación. dad en el tamaño empresarial (pertenencia a uno de los cua-
tro estratos anteriormente descritos). Con base en estos dos
(*) Este trabajo ha contado con el apoyo de la Cátedra criterios, se ha construido una matriz, resultando en la identifi-
cación de 16 grupos de empresas «similares». En cada uno
de Responsabilidad Corporativa de la Universidad de
de estos grupos se ha calculado la moda para cada una de
Alcalá. las variables, que ha sido imputada cuando ha sido necesa-
rio en los valores vacíos correspondientes.
NOTAS [7] Aunque este primer factor no recoge los aspectos de reduc-
ción de costes y ahorros que tradicionalmente también con-
[1] http://www.is4ie.org/ templa la eco-eficiencia (Schmidheiny, 1992), dicho elemen-
[2] Disponible previa solicitud a los autores. to queda representado en el factor 3, como se muestra más
[3] Como es sabido, la fórmula empleada para el cálculo del ta- adelante.
maño mínimo de muestra necesaria para estimar una propor-
ción cuando se emplea un procedimiento de muestreo ale- BIBLIOGRAFÍA
atorio simple es:
BARTOLOMEO, M.; KEMP, R.; RENNINGS, K. y ZWICK, T. (2003).
N * Z2 * p * q «Employment impacts of cleaner production: theory, methodology
n= and results». In Employment Impacts of Cleaner Production. Springer,
⎡ 2
( ) ⎤ ⎡ 2 ⎤
⎢⎣ e * N -1 ⎥⎦  +  ⎢⎣ Z * p * q ⎥⎦ pp. 3-53.
BOCKEN, N.; SHORT, S.; RANA, P. y EVANS, S. (2014). «A literature
siendo n el tamaño de la muestra necesario, N el tamaño and practice review to develop Sustainable Business Model
del uni- verso finito, Z el valor crítico correspondiente al grado Archetypes». Journal of Cleaner Production, nº 65, pp.42-56.
BOHNSACK, R.; PINKSE, J. y Kolk, A. (2014). «Business models for
de confianza deseado, p la proporción de la población que
sustainable technologies: Exploring business model evolution in the
posee una cierta característica (p.ej. eco-innovación), q la pro- case of electric vehicles». Research Policy, nº 43, pp.284-300.
porción de la población que no posee dicha característica, y BRAUNGART, M.; MCDONOUGH, W. y BOLLINGER, A. (2007).
e el máximo error deseado. «Cradle-to-cradle design: creating healthy emissions – a strategy for
Concretamente en nuestro caso, N = 2.821; Z = 1,96 para el eco-effective product and system design». Journal of Cleaner
nivel de confianza del 95%; p y q se desconocen por la falta Production, vol. 15, nº 13-14, pp.1337-1348.

401 >Ei 39
J. CARRILLO-HERMOSILLA / P. DEL RÍO GONZÁLEZ / C .P. KIEFER CHRISTOPH / F. J. CALLEALTA BARROSO

CAINELLI, G.; DE MARCHI, V. y GRANDINETTI, R. (2015). «Does the KESKIN, D.; DIEHL, J.C. y MOLENAAR, N. (2013). «Innovation pro-
development of environmental innovation require different resources? cess of new ventures driven by sustainability». Journal of Cleaner
Evidence from Spanish manufacturing firms». Journal of Cleaner Production, nº 45, pp. 50-60.
Production. KIEFER, C.P.; CARRILLO-HERMOSILLA, J. y DEL RÍO, P. (2015). «Una
CARRILLO-HERMOSILLA, J.; DEL RÍO GONZALÉZ, P. y KÖNNÖLÄ, T. revisión crítica del impacto de los recursos y capacidades empresa-
(2009). Eco-Innovation: When Sustainability and Competitiveness riales sobre la eco-innovación». Revista de Responsabilidad Social
Shake Hands, Hampshire: Palgrave Macmillan. de la Empresa, nº 19, pp.17-51.
CARRILLO-HERMOSILLA, J., DEL RÍO, P. y KÖNNÖLÄ, T. (2010). KLEWITZ, J. y HANSEN, E.G. (2013). «Sustainability-oriented innova-
«Diversity of Eco-innovations: Reflections from selected case studies». tion of SMEs: a systematic review». Journal of Cleaner Production, nº
Journal of Cleaner Production, vol. 18, nº 10, pp.1073-1083. 65, pp. 57-75.
CHENG, C.C.J.; YANG, C. y SHEU, C. (2014). «The link between KLEWITZ, J.; ZEYEN, A. y HANSEN, E.G. (2012).« Intermediaries dri-
eco-innovation and business performance: a Taiwanese industry con- ving eco-innovation in SMEs: a qualitative investigation». European
text.» Journal of Cleaner Production, nº 64, pp.81-90. Journal of Innovation Management, vol. 15, nº 4, pp. 442-467.
CHRISTENSEN, C.M. (1999). Innovation and the general mana- LINTON, J.D.; KLASSEN, R. y JAYARAMAN, V. (2007). «Sustainable
ger, Irwin, Horewood: Mcgraw-Hill Professional. supply chains: An introduction». Journal of Operations Management,
CHRISTENSEN, C.M., (1997). «The innovator’s dillemma». Harvard vol. 25, nº 6, pp. 1075-1082.
Business School Press, Cambridge, MA. MACHIBA, T. (2010). «Eco-innovation for Enabling Resource
CLUZEL, F.: VALLET, F.: TYL, B. y LEROY, Y. (2014). Eco-design vs . eco- Efficiency and Green Growth: Development of an Analytical
innovation: an industrial survey, Dubrovnik, Croatia. Framework and Preliminary Analysis of Industry and Policy Practices».
COAD, A.: SEGARRA, A. y TERUEL, M. (2016). «Innovation and firm International Economics of Resource Efficiency, nº 7, pp. 357-370
growth: Does firm age play a role ?»- Research Policy, vol. 45, nº 2, MANCINELLI, S. y MAZZANTI, M. (2008). «Innovation, networking
pp. 387-400. and complementarity: evidence on SME performances for a local
DARNALL, N.; HENRIQUES, I. y SADORSKY, P. (2010). «Adopting economic system in North-Eastern Italy». The Annals of Regional
Proactive Environmental Strategy: The Influence of Stakeholders and Science, vol. 43, nº 3, pp. 567-597.
Firm Size». Journal of Management Studies, vol. 47, nº 6, pp. 1072- DE MARCHI, V. (2012). «Environmental innovation and R&D coo-
1094. peration: Empirical evidence from Spanish manufacturing firms».
DEMIREL, P. y KESIDOU, E. (2011). «Stimulating different types of Research Policy, vol. 41, nº 3, pp. 614-623.
eco-innovation in the UK: Government policies and firm motivations». MAZZANTI, M. y ZOBOLI, R (2005). «The Drivers of Environmental
Ecological Economics, vol. 70, nº 8, pp. 1546-1557. Innovation in Local Manufacturing Systems». Economia Politica, vol.
22, nº 3, pp. 399-438.
EC (2011). «Attitudes of European citizens towards the environ-
NUNNALLY, J.C. (1978). Psychometric theory. Mc Graw-Hill Publ
ment». Special Eurobarometer, nº 365.
Co, New York: McGraw Hill.
EKINS, P. (2010). «Eco-innovation for Environmental Sustainability:
OECD (2012). The Future of Eco-Innovation: The Role of Business
Concepts, Progress and Policies». International Economics and
Models in Green Transformation, Copenhagen.
Economic Policy, vol. 7(, nº 2/3, pp. 267-290.
OECD/Eurostat (2005). «Oslo Manual. Guidelines for Collecting
FIELD, A. (2013). Discovering statistics using IBM SPSS statistics,
and Interpreting Innovation Data». In The Measurement of Scientific
Sage.
and Technological Activities. Paris: OECD Publishing, pp. 1-113.
FRONDEL, M.; HORBACH, J. y RENNINGS, K. (2004). End-of-Pipe or
REHFELD, K.-M.; RENNINGS, K. y ZIEGLER, A. (2007).« Integrated
Cleaner Production? An Empirical Comparison of Environmental
product policy and environmental product innovations: An empirical
Innovation Decisions Across OECD Countries, analysis». Ecological Economics, vol. 61, nº 1, pp. 91-100.
HART, S.L. (1995). «A Natural-Resource-Based View of the Firm». Rennings, K. (2000). R«edefining innovation – eco-innovation re-
Academy of Management Review, vol. 20, nº 4, pp. 986-1014. search and the contribution from ecological economics». Ecological
HOFSTRA, N. y HUISINGH, D. (2014). «Eco-innovations characteri- Economics, vol. 32, nº 2, pp. 319-332.
zed: a taxonomic classification of relationships between humans and RENNINGS, K.: ZIEGLER, A.; ANKELE, K. y HOFFMANN, E. (2006).
nature». Journal of Cleaner Production, nº 66, pp. 459-468. «The influence of different characteristics of the EU environmental ma-
HOJNIK, J. y RUZZIER, M. (2015). «What drives eco-innovation? A nagement and auditing scheme on technical environmental inno-
review of an emerging literature». Environmental Innovation and vations and economic performance». Ecological Economics, vol.
Societal Transitions, pp.1-11. 57, nº 1, pp. 45-59.
HORBACH, J. (2014). «Do eco-innovations need specific regional DEL RÍO GONZÁLEZ, P. (2005). «Analysing the factors influencing
characteristics? An econometric analysis for Germany». Jahrbuch fur clean technology adoption: a study of the Spanish pulp and paper
Regionalwissenschaft, vo. 34, nº 1), pp. 23-38. industry». Business Strategy y the Environment, vol. 14, nº 1, pp. 20-37.
HORBACH, J.; RAMMER, C. y RENNINGS, K. (2012). «Determinants DEL RÍO, P.; PEÑASCO, C. y ROMERO-JORDÁN, D. (2015).
of eco-innovations by type of environmental impact – The role of re- «Distinctive features of environmental innovators: an econometric ana-
gulatory push/pull, technology push and market pull». Ecological lysis». Business Strategy and the Environment, vol. 24, nº 6, pp. 361-385.
Economics, nº 78, pp. 112-122. RUSSO, M. V. y FOUTS, P.A. (1997). «A Resource-Based Perspective
HOWELLS, J. (2006). «Intermediation and the role of intermedia- on Corporate Environmental Performance and Profitability».
ries in innovation». Research Policy, vol. 35, nº 5, pp. 715-728. Academy of Management Journal, vol. 40, nº 3, pp. 534-559.
HUTCHESON, G.D. y SOFRONIOU, N. (1999). The multivariate so- SCHIEDERIG, T., TIETZE, F. y HERSTATT, C., 2012. Green innovation in
cial scientist: Introductory statistics using generalized linear models, technology and innovation management - an exploratory literature
Sage. review. R&D Management, 42(2), pp.180–192.
JOHNSTONE, N.; HASCIC, I. y POPP, D. (2010). «Renewable energy SCHMIDHEINY, S. (1992). Changing Course: A Global Business
policies and technological innovation: Evidence based on patent Perspective on Development and the Environment, Cambridge,
counts». Environmental and Resource Economics, vol. 45, nº 1, pp. Mass: MIT Press - World Business Council for Sustainable Development.
133-155. SCHMIDHEINY, S. y STIGSON, B. (2000). Eco-efficiency: Creating
KAMMERER, D. (2008). The Effects of Customer Benefit and more Value with less Impact, World Business Council for Sustainable
Regulation on Environmental Product Innovation – Empirical Evidence Development.
from Appliance Manufacturers in Germany, TRIGUERO, A.;, MORENO-MONDÉJAR, L. y DAVIA, M.A. (2015).
KAMMERER, D. (2009). «The effects of customer benefit and re- «Eco-innovation by small and medium-sized firms in Europe: from
gulation on environmental product innovation». Ecological end-of-pipe to cleaner technologies». Innovation Management,
Economics, vol. 68(, nº 8-9, pp. 2285-2295. Policy y Practice, vol. 17, nº 1, pp. 24-40.
KEMP, R. y FOXON, T. (2007a). Eco-innovation from an Innovation UNECE (2012). «Share of industry in GDP, %, year 2010». UNECE
Dynamics Perspective, Maastricht. Statistical Database.
KEMP, R. y FOXON, T. (2007b). Typology of Eco-innovation, WILLIAMS, A. (2007).« Product service systems in the automobile
KEMP, R. y PEARSON, P. (2007). Final Report MEI Project about industry: contribution to system innovation?». Journal of Cleaner
Measuring Eco-innovation, Maastricht. Production, vol. 15, nº 11-12, pp. 1093-1103.

40 401 >Ei
ESFUERZO Y EFICACIA DE LA
GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS
EMPRESAS ESPAÑOLAS

GUSTAVO LANNELONGUE (*)

JAVIER GONZÁLEZ-BENITO

Universidad de Salamanca

El impacto de la actividad empresarial en el medio ambiente tiene hoy en día una gran im-
portancia en el mundo de la empresa, primero por la exigencia de una actividad económi-
ca responsable con el entorno y segundo por ser un elemento decisivo en la estrategia com-
petitiva de la empresa. La sensibilización generalizada hacia los asuntos medioambientales

está produciendo cambios tanto en la demanda de no certificadas. Nuestro objetivo en este trabajo es com-
los consumidores, como en las preferencias del resto binar ambos enfoques, es decir, combinar los distintos
de grupos de interés, especialmente en los legislado- grados de sistematización de las prácticas (desde no te-
res. Todo ello, abre un horizonte competitivo distinto con ner un SGA, tener uno propio, tener un SGA certificado
nuevas oportunidades y amenazas. Existe la necesidad ISO14001 y por último, tener el registro EMAS) con varia-
de compaginar modelos de desarrollo con una pro- bles explicativas del comportamiento real que tiene la
tección de los recursos naturales. Las empresas han empresa en su gestión ambiental (el esfuerzo que em-
cambiado su estrategia y su gestión para adaptarse a plea y la eficacia del SGA). Así logramos, por un lado,
estas nuevas necesidades (Estevan Borea, 2014). aportar diferentes perfiles estratégicos ambientales que
superen el encasillamiento que otorga un determinado
En este trabajo pretendemos analizar los sistemas de nivel de certificación y, por otro lado, analizar en qué se
gestión medioambiental (SGA) según sus dos dimen- diferencian realmente las empresas con diferente gra-
siones principales, el esfuerzo y la eficacia, y con ellas do de sistematización en su SGA.
analizar las diferencias entre los distintos grados de sis-
tematización de los SGA e identificar los cambios que La primera sección nos servirá para presentar cuáles
se producen para pasar de unos a otros. La literatura son los factores críticos a analizar en un SGA e identifi-
ha validado distintas escalas de proactividad me- caremos sus dos dimensiones claves: el esfuerzo y la
dioambiental para determinar el comportamiento de eficacia. A continuación definiremos posibles perfiles
las empresas en dicha materia o ha distinguido a las estratégicos de gestión ambiental en función de las an-
empresas por el grado de formalización de su SGA, dis- teriores dimensiones. Más adelante, explicaremos la
tinguiendo, por ejemplo, entre empresas certificadas y muestra utilizada en este estudio, así como las varia-

401 >Ei 41
G. LANNELONGUE / J. GONZÁLEZ-BENITO

CUADRO 1
FACTORES CRÍTICOS DEL SGA

Categorías Factores Críticos

1. Soporte de la dirección 1.1. el compromiso de la alta dirección


1.2. plnificación estratégica
1.3. política ambiental
1.4. objetivos y metas
1.5. liderazgo
2. Gestión de personal 2.1. asignación de responsabilidades
2.2. comunicación
2.3. motivación
2.4. formación
2.5. equipo responsable
3. Sistema de información 3.1. sistema de documentación
3.2. identificación de impactos
3.3. plan de emergencia
3.4. mejora continua
3.5 revisión de la dirección
4. Factores externos 4.1. grupos de interés
4.2. legislación
4.3. auditorías
FUENTE: Elaboración propia

bles y los métodos de análisis elegidos. Continuaremos dios que los identifiquen. Al contrario que en la literatu-
mostrando las posibles direcciones de crecimiento en ra sobre sistemas de gestión de la calidad (SGC), en la
la formalización de un grado a otro del SGA y, por últi- que están perfectamente determinados y contrasta-
mo, resumiremos las principales conclusiones del tra- dos los aspectos más relevantes del sistema, aún falta
bajo. algo de consenso en cuanto a los factores críticos de
un SGA. Hemos tratado de recopilar los distintos traba-
EL SISTEMA DE GESTIÓN AMBIENTAL jos y agrupar los factores críticos en cuatro grupos: El
soporte de la dirección, la gestión del personal, el sis-
La gestión medioambiental puede definirse como «to- tema de información y los factores externos. El Cuadro
das aquellas actividades técnicas y organizativas que 1 recoge de forma resumida estos factores.
realizan las empresas para reducir el impacto ambien-
tal que generan sus operaciones» (Cramer, 1998) y su
El soporte de la dirección (incluye el compromiso de
objetivo es conseguir un desarrollo medioambiental-
la alta dirección, planificación estratégica, política
mente sostenible (Gupta, 1994). Por lo tanto, abarca múl-
ambiental, objetivos y metas, y liderazgo). Un SGA es
tiples partes de la empresa y estará más o menos des-
arrollado, pudiendo ser una ocupación subsidiaria y cos- un proyecto a largo plazo que involucra recursos y ca-
tosa, basada en acciones correctoras (Russo y Fouts, pacidades de distintas categorías y de múltiples áreas
1997; Aragón-Correa, 1998, Klassen y Angell, 1998), o lle- de una organización. Por ello, los directivos al más al-
gar a integrarse en la estructura organizativa a través de to nivel deben reconocer la importancia que tiene la
la implantación de un SGA (Gupta y Sharma, 1996, Azzo- gestión ambiental para la organización y liderar las prác-
ne et al., 1997). Una de las claves en el estudio de la ticas necesarias para el buen funcionamiento del siste-
gestión ambiental es ser capaces de medir con preci- ma (Hunt y Auster, 1990; Chin et al., 1999; Chavan, 2005;
sión esa diferencia en el grado de desarrollo y no sólo Wee y Quazi, 2005; Padma et al., 2008). Ello debe em-
quedarse con la formalización o certificación del SGA pezar por la incorporación de factores ambientales en
como variable discriminante (Lannelongue et al., 2015). la planificación estratégica, considerando la estrategia
Para ello es necesario saber en primer lugar cuáles son medioambiental a la hora de formular la estrategia cor-
elementos que varían en un SGA y, en segundo lugar, porativa, competitiva y funcional de la empresa (Wee
en qué varían esos elementos. Es decir, queremos saber y Quazi, 2005; Chin et al., 1999).
qué medir y dónde medirlo. A continuación presenta-
mos nuestra propuesta de instrumento de medida, ana- La alta dirección tiene un papel fundamental a la ho-
lizando las dimensiones fundamentales del SGA (qué ra de implementar la política medioambiental. En ella
medir) y los factores críticos de un SGA (dónde medirlo). se deben establecer unos objetivos y metas realistas y
asequibles (Zutshi y Sohal, 2004) con la ayuda de los
Factores críticos de un SGA mandos intermedios, además deben incorporarse los
principios de acción respecto al medio ambiente, in-
Un SGA puede ser explicado mediante sus dimensio- cluidos el cumplimiento de los requisitos legales y el de-
nes principales, lamentablemente existen pocos estu- ber de mejora continua.

42 401 >Ei
ESFUERZO Y EFICACIA DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

Su compromiso y su apoyo no deben limitarse a la im- La formación debe incluir la política ambiental y los re-
plantación del sistema, sino que debe persistir para lo- quisitos del SGA, objetivos y metas más relevantes, efec-
grar un mayor desempeño en la gestión ambiental, tos ambientales específicos de su trabajo, beneficios
una mejora en la prevención de la polución, el ade- de mejorar el desempeño y las consecuencias de los
cuado cumplimiento de la legislación y el suministro incumplimientos. De la misma forma, se debe deter-
adecuado de recursos al sistema (Chin et al., 1999; minar el nivel de experiencia, competencia, formación
Padma et al., 2008). Es decir, el compromiso y el apo- y práctica necesarias para asegurar que entienden la
yo de la alta dirección, no deben limitarse a la implan- importancia que tienen la implementación de un SGA
tación del sistema, sino que los directivos deben esfor- (Ching et al., 1999).
zarse en promover una mejora continua en el
desempeño ambiental, por ello debe revisar y evaluar Las responsabilidades de cada empleado en materia
el SGA a intervalos regulares (Chin et al., 1999; Wee y ambiental deben estar debidamente especificadas y
Quazi, 2005). correctamente comunicadas. El soporte de la direc-
ción corporativa sólo será efectivo si es capaz de tras-
Gestión del personal (incluye asignación de respon- ladarlo a las unidades de negocio mediante canales
sabilidades, comunicación, motivación, formación, adecuados (Hunt y Auster, 1990). Por ello, la comunica-
equipo responsable). La alta dirección deberá desig- ción (tanto interna como externa) es un aspecto fun-
nar un equipo o persona responsable del control y su- damental del sistema (Wilson, 1997; Sambasivan y Fei,
pervisión del SGA, delegando en él toda la autoridad 2008; Padma, 2008; entre otros).
en materia ambiental y respaldando sus decisiones
frente a otros en la empresa (Berry y Rondinelli (1998); Sistema de información (incluye sistema de docu-
Zutshi y Sohal, 2004). Este control se basa en evaluar los mentación, identificación de impactos, plan de
resultados obtenidos y compararlos con los resultados emergencia, mejora continua, revisión de la direc-
esperados. Para que el SGA funcione de manera efi- ción). La empresa debe consultar las guías sectoriales
caz la máxima autoridad deberá asignar a ese equi- disponibles para tratar de identificar las mejores prác-
ticas posibles en su caso particular. Además la empre-
po los recursos necesarios a lo largo del tiempo, para el
sa debería aprender de otras organizaciones (bench-
correcto funcionamiento actual del sistema y su adap-
marking) para gestionar sus problemas ambientales,
tación a los cambios. Especialmente en los referente
anticipándose a posibles sucesos (Zutshi y Sohal, 2004).
al personal de la empresa.
Una parte importante del SGA consiste en tener clara-
mente identificados y monitorizados los impactos (ac-
Uno de los pilares centrales de un SGA es que la respon-
tuales y potenciales) generados por las operaciones de
sabilidad ambiental de una organización es un compro-
la organización (Zutshi y Sohal, 2004; Chavan, 2005;
miso de cada uno de sus miembros. Los empleados de-
Samasivan y Fei, 2008 entre otros). Una vez identifica-
ben estar autorizados a solventar los problemas am-
dos, deben ser clasificados evaluando sus riesgos. Esto
bientales y deben estar involucrados activamente en el
ayudará a concretar los objetivos y metas de la orga-
proceso de determinación de las metas ambientales
nización en materia ambiental de una manera más re-
porque son los que mejor conocen sus procedimientos
alista, teniendo en cuenta los recursos con los que
y tareas. A los empleados se les debe reconocer su con- cuente la organización. El objetivo de poner en mar-
tribución en la mejora del desempeño ambiental (Wee cha este sistema de mediciones es establecer el nivel
y Quazi, 2005; Sambasivan y Fei, 2008). Por ello, son im- de desempeño ambiental de la organización y poder
portantes el liderazgo de la dirección y su capacidad comprobar si se produce una mejora continua de la
de motivación a los empleados a todos los niveles (Zutshi empresa en materia ambiental.
y Sohal, 2004; Wee y Quazi, 2005). El personal debe fa-
miliarizarse con la política ambiental, sus objetivos y sus Esto se puede complementar con otras herramientas
responsabilidades particulares (Chavan, 2005). En la na- como el análisis del ciclo del vida del producto para
turaleza del ser humano está el resistirse a los cambios estimar el impacto ambiental de un producto o las au-
(permanencia del status quo) lo cual puede frenar la ditorías internas (Zutshi y Sohal, 2004; Wee y Quazi,
implantación de un sistema de gestión. 2005). Cada elemento de sistema debe ser pues me-
dido y controlado, y debe quedar constancia de ello.
Para reducir esa resistencia es fundamental instruir a los Esto hace que la gestión de documentos sea una par-
empleados sobre el funcionamiento básico del sistema, te importante del sistema y pueda suponer un lastre bu-
así como concienciarles sobre la importancia que tiene rocrático si no es administrado correctamente (Wilson,
su puesta en práctica para ellos y para la organización, 1997; Sambasivan y Fei, 2008; Padma, 2008; entre otros).
comunicándoles los beneficios y logros alcanzados de También es necesario definir la secuencia de acciones
manera regular (Zutshi y Sohal, 2004; Chin et al., 1999). a desarrollar en un plan de emergencia ante posibles
De la misma forma, involucrarlos en los procesos de de- accidentes medioambientales (Padma, 2008; Chavan,
cisión puede mejorar la aceptación de este cambio 2005 entre otros).
cultural y a la vez mejorar su desempeño. Los emple-
ados son los que llevan a cabo el programa ambien- Factores externos (incluye grupos de interés, legisla-
tal, miden los progresos y alcanzan los objetivos, por lo ción y auditorías). El desarrollo efectivo de un SGA es-
tanto, la organización debe identificar sus necesidades tá inevitablemente influenciado por una serie de as-
de formación y entrenamiento. pectos externos y sociales (Chin et al., 1999). La organi-

401 >Ei 43
G. LANNELONGUE / J. GONZÁLEZ-BENITO

zación debe identificar los distintos grupos de interés tal pero el sentido de la norma es que las personas co-
cuya involucración y contribución en el SGA son nece- nozcan y entiendan dicho cambio. Por lo tanto, el es-
sarios. La organización debe abrir vías de comunica- fuerzo tendrá que ver con los recursos empleados por
ción para recoger ideas y sugerencias acerca de los la empresa para dicha comunicación y la eficacia con
cambios y de cómo deben ser adoptados para redu- el grado de conocimiento que el personal tiene sobre
cir las posibles resistencias (Zutshi y Sohal, 2004). La em- ese cambio. En una auditoría se comprobará si se ha
presa debe tener en cuenta que el sistema también comunicado ese cambio en la política ambiental de
afectará a sus proveedores, contratistas y clientes, y por la empresa, pero no si las personas tienen conocimien-
lo tanto, deberá mantenerles informados de los aspec- to de ello.
tos del sistema, incluyendo la formación necesaria en
aspectos que desconozcan. Veamos otro ejemplo (puede ver más ejemplos en el
Cuadro 2, en la página sigiente). La norma ISO 14001
Esto es especialmente importante en las relaciones requiere identificar las necesidades de capacitación y
con empresas pequeñas, en las que no se suele dis- ejecutar los planes de formación necesarios para col-
poner de recursos asignados a este fin (Zutshi y Sohal, mar esas necesidades. Sobre este punto, las empresas
2004; Wee y Quazi, 2005). Se deberá incluir como cri- auditoras comprobarán únicamente si se ha efectua-
terio el desempeño ambiental a la hora de elegir pro- do alguna sesión de formación. Pero el desarrollo de
veedores (Wee y Quazi, 2005). La empresa deberá co- la norma (ISO 14004) dice que los empleados deben
nocer la legislación que le afecte en materia ambiental desarrollar las aptitudes y habilidades necesarias para
y mantener ese conocimiento actualizado, para po- desempeñar su trabajo de acuerdo a la política am-
der cumplir con esas obligaciones (Padma et al., 2008; biental de la empresa. Para conseguirlo, hará falta, por
Zutshi y Sohal, 2004; entre otros). Esto puede corregirse un lado, que la empresa planifique la formación en
mediante la planificación de sucesivas auditorías inter- función de las necesidades detectadas y las capaci-
nas que serán la base de las revisiones por parte de la dades necesarias; y por otro, que los empleados estén
dirección y orientarán los posibles cambios en la polí- involucrados y quieran modificar sus hábitos y aprove-
tica ambiental de la empresa, sus objetivos y otros ele- char la formación que la empresa les brinda. Existe una
mentos del SGA (Chin et al., 1999). diferencia entre el esfuerzo que hace la empresa (los
planes de formación) y el resultado que se debería ob-
Dimensiones del SGA: Esfuerzo y eficacia del tener (habilidades desarrolladas por los trabajadores).
sistema En este trabajo argumentamos que puede haber varia-
ción en el esfuerzo que distintas empresas pongan en
La cantidad de medios involucrados en el SGA y el re- su sistema. Por ejemplo, una empresa puede hacer una
sultado organizativo obtenido pueden variar sustancial- sola sesión de formación, y otra puede hacer diez sesio-
mente en diferentes SGA, incluso en aquellos certifica- nes de formación. Tanto una como otra cumple el re-
dos según una misma norma. En estudios anteriores quisito de la norma. También puede haber variación en
(Lannelongue et al., 2015) se ha identificado estas dos los resultados conseguidos. Es obvio que existirán empre-
dimensiones (los recursos involucrados y el resultado or- sas en las que los empleados estén mejor formados en
ganizativo) como determinantes del desarrollo del SGA, materia ambiental que otras. En función de estas varia-
permitiendo diferenciar a unos sistemas de otros. ciones podemos crear una taxonomía con diferentes
Nosotros hemos denominado a esas dimensiones «es- perfiles ambientales que pueden adoptar las empresas.
fuerzo y eficacia».

Definimos «esfuerzo» como el empleo de recursos va- PERFILES ESTRATÉGICOS PARA LA GESTIÓN
liosos por parte de la organización en la realización de AMBIENTAL
las tareas cuyo fin sea una mejora de la gestión am-
biental dentro del SGA. Por ejemplo, una empresa que La cantidad de recursos (esfuerzo) que la empresa pon-
comunique individualmente un cambio en su política ga en el SGA y el resultado organizativo (eficacia) son
medioambiental, se está esforzando más que otra que dos variables que permiten explicar el comportamiento
comunique de forma colectiva que se ha producido ambiental de una empresa. Anteriormente, la literatura
ese cambio. En este ejemplo, la primera empresa ha ha tratado de mostrar perfiles estratégicos utilizando otras
tenido que involucrar más recursos que la segunda. Las variables como son: la sensibilidad del mercado y el
dos han cumplido con la norma porque han comuni- riesgo de las actividades de la empresa (Steger, 1990),
cado el cambio, sin embargo, la primera ha ido más la formalización de sus acciones medioambientales (Del
allá de la estricta consecución de la norma. Brío y Junquera, 1999), o la proactividad medioambien-
tal, en función del cumplimiento legislativo, la incorpo-
Por otro lado, definimos eficacia como el resultado or- ración de tecnología, u otras innovaciones y la orienta-
ganizado alcanzado en la gestión ambiental, es decir ción estratégica (Roome, 1992; Azzone et al., 1997 entre
el grado en el que se alcanzan o no ciertas prácticas otros). Según el Enfoque de Recursos y Capacidades la
ambientales en la organización. Con esto queremos proactividad medioambiental es una capacidad diná-
diferenciar los recursos que la empresa involucra en el mica que gestiona otras capacidades y recursos rela-
sistema del resultado organizativo que obtiene. cionados con la gestión ambiental en la empresa (Hart,
Siguiendo el ejemplo anterior, la empresa puede esfor- 1995). Por lo tanto, para determinar su relación con la
zarse en comunicar un cambio en la política ambien- estrategia de la empresa necesitamos analizar cada

44 401 >Ei
ESFUERZO Y EFICACIA DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

CUADRO 2
EJEMPLOS DE ESFUERZO Y EFICACIA EN UN SGA

Ítem ¿Qué es esfuerzo? ¿Qué es eficacia?


Planificación estratégica Es introducir aspectos ambientales en su Es tener en cuenta los aspectos ambientales
planificación estratégica. cuando la empresa compite con sus rivales

Motivación Es desarrollar actuaciones orientadas a motivar a Es tener empleados motivados para llevar a cabo
los empleados para que sean conscientes de la la política ambiental de la empresa.
importancia de cumplir con la política ambiental,
con sus funciones y con sus responsabilidades
dentro SGA.
Equipo Responsable Es el tiempo que dedica el equipo responsable del Es el grado de control que el equipo responsable
SGA a supervisar el sistema. tiene sobre el sistema y la información que
suministra a la Dirección sobre su desempeño y sus
oportunidades de mejora.
Legislación Es la cantidad de recursos que la empresa dedica Es el grado de cumplimiento de la legislación
a identificar y conocer los requisitos legales en ambiental y su anticipación a los plazos y requisitos
materia ambiental que le incumben. que le imponen la misma.

Auditorías internas Es el rigor, objetividad e imparcialidad con los que se Es el valor que tiene la información suministrada por
realizan las auditorías internas. las auditorías internas para la Dirección de la
empresa

FUENTE: Elaboración propia

componente del SGA.


FIGURA 1
Para ello, proponemos el esfuerzo y la eficacia, y en PERFILES AMBIENTALES
función de ellos planteamos cuatro perfiles estratégi-
cos medioambientales para empresas con SGA certi-
ficado ISO 14001: Líder, reaccionario, eficiente y opor-
tunista (ver figura 1). Además, este enfoque nos permite
desarrollar los conceptos de implantaciones simbóli-
cas y sustantivas, ya que las implantaciones simbólicas
con escaso esfuerzo consiguen la suficiente eficacia
para no perder, de momento, la certificación de su
SGA. Y por otro lado sistemas sustantivos alcanzan una
gran eficacia con un alto grado de esfuerzo ambien-
tal.

Líder. Esfuerzo: alto - Eficacia: alta. La organización


pone un gran esfuerzo, de forma continua, en cada
una de las áreas clave del SGA para realizar las tareas FUENTE: Elaboración propia.
necesarias y llevar a cabo su ambiciosa política am-
biental. Ha desarrollado las capacidades organizativas
necesarias para lograr un alto grado de cumplimiento
cesarios para el buen funcionamiento del sistema. Pese
de los requisitos exigidos en la norma. Su sistema de
a ello, no logra un excelente grado de cumplimiento
mejora continua es adecuado, alcanzando y renovan-
de la norma porque, tal vez, existen barreras organiza-
do sus objetivos con regularidad. Para ello dedica los
tivas debidas a la inercia de antiguos comportamien-
recursos que el sistema requiere en su funcionamiento
tos que no hayan permitido desarrollar aún las capa-
óptimo. En cualquier momento puede percibirse el al-
cidades necesarias para adaptar las rutinas con fluidez,
to nivel de desarrollo del SGA.
o no haya sido capaz de adaptar esas capacidades
Eficiente. Esfuerzo: bajo - Eficacia: alta. La organiza- ante cambios o nuevas necesidades. Deberá seguir
ción consigue un cumplimiento notable de los requisi- las conclusiones que dicten las auditorías para mejo-
tos de la norma con un esfuerzo limitado. La organiza- rar su ineficiencia.
ción demuestra habilidad al utilizar sus recursos y
capacidades para lograr un cumplimiento holgado Oportunista. Esfuerzo: bajo - Eficacia: baja. La orga-
muy superior a los mínimos exigidos por la norma. No nización mantiene un esfuerzo limitado o intermitente
mantiene recursos ocupados en tareas innecesarias después de alcanzar la certificación. Esto da lugar a
centrándose en los puntos esenciales requeridos para un nivel de desarrollo variable en el sistema. Está po-
alcanzar el mejor desempeño. niendo en riesgo la continuidad de su SGA ya que no
alcanza a obtener el nivel de cumplimiento necesario.
Reaccionario. Esfuerzo: alto - Eficacia: baja. La orga- Deberá aumentar los recursos necesarios y tomar las
nización dedica el esfuerzo y los recursos que son ne- acciones correctivas que le indiquen si quiere aumen-

401 >Ei 45
G. LANNELONGUE / J. GONZÁLEZ-BENITO

tar su eficacia. Cuanta menor sea la eficacia del SGA Según la respuesta podemos clasificar las plantas en-
en alguno de los momentos, más oportunista está sien- cuestadas en plantas: sin SGA (22 - 11%), con SGA pro-
do la empresa. El nivel de desarrollo de su SGA ha ido pio (22 - 11%), con SGA certificado ISO 14001 (134 -
disminuyendo desde que lo certificó y se encuentra al 65%) o con SGA registrado EMAS (28 - 13%). Dada la
mínimo que requiere la norma. Si disminuye su efica- importancia que para las empresas de esta población
cia podría perder la certificación de su SGA. tiene la gestión ambiental, era de esperar que la ma-
yoría ellas tuviesen un SGA certificado (78%). Estos re-
LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS SOMETIDAS AL RÉGIMEN DE sultados puede verse de forma ilustrada en la figura 2.
COMERCIO DE CO2 DE LA UE
FIGURA 2
Para contrastar las propuestas teóricas anteriores hemos
TIPO DE SGA
recogido datos de las empresas sometidas al régimen
de comercio de CO2 de la Unión Europea y sus emisio-
nes de CO2. Obtuvimos los datos de contacto estas em-
presas a través del Registro Nacional de Derechos de
Emisión de Gases de Efecto Invernadero (RENADE – www. 䡵 Sin SGA
renade.es). Este registro es el instrumento a través del cual
se publicita la titularidad, transmisión y cancelación de 䡵 SGA propio
los derechos de emisión y de las unidades definidas en
el ámbito del Protocolo de Kioto. El Registro nacional es- 䡵 ISO 14001
tá adscrito al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Me-
䡵 EMAS
dio Ambiente. En el momento de completar el estudio,
el registro constaba de 1106 cuentas de empresas. Des-
cartamos las empresas de productos cerámicos y las
plantas de cogeneración por alejarse su actividad del
objeto de nuestro estudio. También eliminamos las cuen-
FUENTE: Elaboración propia.
tas que no estaban activas o cuyas emisiones eran ce-
ro. Por lo que la población muestreada constaba de 653
plantas. Para realizar nuestro análisis hemos utilizado principal-
mente el análisis de la varianza (ANOVA) y el contraste
Contactamos con cada empresa mediante correo post hoc de Bonferroni.
electrónico y más tarde por correo postal para remitir-
les el cuestionario. En cada carta o correo electrónico Tal y como explicábamos en un apartado anterior, la
se adjuntaba además del cuestionario una carta de cantidad de recursos (esfuerzo) que la empresa pon-
presentación. Basamos el diseño de la investigación en ga en el SGA y el resultado organizativo (eficacia) son
la metodología de Dillman (Dillman et al., 2009) para dos variables que permiten explicar el comportamien-
la recogida de datos no presenciales. Obtuvimos 206 to ambiental de una empresa. En base a estas dos va-
cuestionarios válidos (31,54%) hasta febrero de 2011, riables habíamos previsto cuatro tipos de perfiles de
cuya información utilizaremos en este estudio. Error empresas: Líder, Eficiente, Reaccionario y Oportunista.
muestra ± 5,6). Los resultados de las empresas de la muestra utilizada
Las variables que se incluyen en el análisis se midieron en este estudio están detallados en el Cuadro 4, en
de la siguiente forma: páginas posteriores. Para distinguir los cuatro grupos,
hemos establecido una dicotomía entre las empresas
Esfuerzo en el SGA y eficacia del SGA. Hemos medido que se encuentran por encima de la media y las que
el esfuerzo y la eficacia del SGA con 18 ítems para ca- se encuentran por debajo en cada una de las dos di-
da variable según los factores críticos identificados (ver mensiones. Los grupos Líder y Oportunista son los más
Cuadro 3, en la página siguiente) preguntando a cada numerosos. Esto era previsible por la correlación teóri-
planta que valore en una escala de 7 puntos hasta qué ca existente entre el esfuerzo y la eficacia, aun así, más
punto lo descrito en cada ítem coincide con lo que ocu- del 18 % pertenece a los grupos eficiente o reaccio-
rre en su organización. Es importante tener en cuenta nario. La media del esfuerzo y eficacia para cada gru-
que cada ítem valora un aspecto concreto del SGA se- po están representadas en la figura 3, en páginas pos-
gún nuestra revisión de la literatura y que todos ellos en teriores.
su conjunto dan una visión completa del SGA. Por lo tan-
to, hemos utilizado cada ítem por separado para valo-
rar cada parte del SGA y también hemos computado EL CAMINO HACIA LA FORMALIZACIÓN DEL SGA
la suma de todos ellos para construir una medida glo-
bal de esfuerzo y de eficacia, entendiendo así estas va- Uno de los objetivos de este trabajo es analizar de qué
riables como formativas (Jarvis et al., 2003). Esto nos per- manera las empresas van formalizando su SGA y qué
mite utilizar por separado los ítems cuando queremos diferencias existen en los factores críticos entre cada
llegar a un nivel de explicación mayor. una de esas etapas. Para ello, primero comprobare-
mos que efectivamente nuestras medidas de esfuer-
Grado de formalización del SGA. Hemos preguntado zo y eficacia sirven para diferenciar a unas empresas
a cada planta el tipo de SGA que tenía implantando. de otras según el tipo de SGA que tengan implanta-

46 401 >Ei
ESFUERZO Y EFICACIA DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

CUADRO 3
ITEMS DE LA ESCALA DE ESFUERZO Y EFICACIA

Esfuerzo Eficacia

Compromiso de la Alta Dirección La Dirección del centro dedica el tiempo y el La Dirección del centro lleva a cabo una gestión
esfuerzo suficiente para desempeñar las medioambiental diligente y eficaz.
funciones asignadas en el SGA.
Planificación estratégica La empresa introduce aspectos ambientales en La empresa tiene en cuenta los aspectos
su planificación estratégica. ambientales cuando compite con sus rivales.
Política Ambiental La Dirección del centro se esfuerza en lograr que La empresa desarrolla sus actividades acorde a
todos los empleados conozcan y compartan la la política ambiental establecida.
política ambiental.
Objetivos y Metas La Dirección del centro dedica tiempo a Los responsables de cada función entienden los
establecer y revisar los objetivos en materia objetivos ambientales afectados por sus tareas.
ambiental.
Liderazgo La Dirección del centro se esfuerza en impulsar y Los empleados de la empresa ven en la
liderar continuamente el SGA. Dirección del centro su condición de guía y
orientador en materia ambiental.
Comunicación La empresa dedica recursos a comunicar la Los grupos de interés (clientes, vecinos,
información ambiental interna y externamente. empleados, contratistas…) están informados de
la política ambiental de la empresa así como de
otras informaciones ambientales que ellos
necesiten.
Asignación de responsabilidades Otros puestos fuera de la función ambiental Cada empleado sabe con certeza cuáles son
(compras, ingeniería, calidad, etc.) asumen sus responsabilidades ambientales.
responsabilidades en nuestro SGA.
Motivación La empresa dedica recursos a motivar a los Los empleados están motivados para llevar a
empleados para que cumplan con sus cabo la política ambiental de la empresa.
responsabilidades dentro del SGA.
Equipo Responsable El equipo responsable del SGA dedica gran parte El equipo responsable controla el sistema e
de su tiempo a supervisar el sistema. informa a la Dirección del centro sobre su
desempeño y sus oportunidades de mejora.
Formación La empresa tiene un plan de formación Los empleados han desarrollado las
ambiental adecuado y lo lleva a cabo con los competencias necesarias en materia ambiental
recursos necesarios. en los programas de formación.
Sistema de Documentación La empresa dedica suficientes recursos a La información / documentación ambiental que
mantener y actualizar toda la documentación recoge el sistema está siempre accesible y
del SGA. actualizada.
Identificación de Impactos La empresa dedica recursos a obtener y La empresa prioriza sus actuaciones ambientales,
actualizar los datos cualitativos y cuantitativos abordando primero los aspectos ambientales
sobre las características de las actividades, más relevantes.
productos y servicios que le permiten identificar y
clasificar ambientalmente dichas actividades.
Plan de emergencia La empresa dedica recursos a analizar y evaluar El plan de emergencia contempla todos los
los incidentes o accidentes potenciales y a procedimientos y controles posibles en
definir acciones de respuesta apropiados si estas condiciones de operaciones anormales,
situaciones ocurren. situaciones de emergencia o accidentes
potenciales.
Sistema de Mejora continua La empresa dedica recursos a detectar y corregir En cuanto se detectan no conformidades se
los incumplimientos de requisitos, objetivos o aplican las acciones correctoras oportunas.
metas ambientales.
Revisión de la Alta Dirección La Dirección del centro dedica el tiempo Los objetivos y programas ambientales se
suficiente a revisar el SGA. actualizan en base a los resultados de las
revisiones realizadas por la Dirección.
Grupos de Interés La empresa dedica recursos a establecer y Los grupos de interés (clientes, vecinos,
mantener procedimientos para recibir, empleados, contratistas…) están satisfechos con
documentar y responder las comunicaciones el esfuerzo de la organización en materia
externas en material ambiental. ambiental.
Legislación La empresa se esfuerza en identificar y conocer La empresa cumple la legislación en materia
los requisitos legales en materia ambiental que le ambiental y se anticipa a los plazos y requisitos
incumben. que impone la misma.
Auditorías internas Las auditorías internas se realizan de forma El programa de auditorías internas suministra
rigurosa, objetiva e imparcial. información valiosa para la dirección de la
empresa.

FUENTE: Elaboración propia.

401 >Ei 47
G. LANNELONGUE / J. GONZÁLEZ-BENITO

FIGURA 3
PERFILES AMBIENTALES

Líder
Eficiente
Reaccionario
Oportunista

FUENTE: Elaboración propia.

CUADRO 4
PERFILES AMBIENTALES

Sin SGA SGA propio ISO14001 EMAS Esfuerzo Eficacia


(media del conjunto) (media del conjunto)
Líder 1 6 73 24 105 104,11 104,02
Eficiente 3 2 10 1 17 69,44 96,16
Reaccionario 2 1 16 1 21 93,65 81,67
Oportunista 16 13 35 2 67 61,92 61,32
22 22 134 28 206
FUENTE: Elaboración propia.

CUADRO 5
ESFUERZO Y EFICACIA EN LOS DISTINTOS GRUPOS DE FORMALIZACIÓN DEL SGA – ANOVA
Esfuerzo Eficacia
Suma de Media Suma de Media
gl F gl F
cuadrados cuad. cuadrados cuad.
Compromiso de la Alta
Inter-grupos 122,813 3 40,938 20,905*** 76,064 3 25,355 13,436***
Dirección
Planificación estratégica Inter-grupos 127,101 3 42,367 22,18*** 75,311 3 25,104 7,244***
Política Ambiental Inter-grupos 167,688 3 55,896 28,296*** 72,105 3 24,035 11,069***
Objetivos y Metas Inter-grupos 153,164 3 51,055 27,482*** 54,155 3 18,052 9,581***
Liderazgo Inter-grupos 122,39 3 40,797 17,628*** 45,261 3 15,087 6,175***
Comunicación Inter-grupos 77,765 3 25,922 11,968*** 44,675 3 14,892 6,474***
Asignación de r
Inter-grupos 141,754 3 47,251 19,187*** 120,071 3 40,024 14,43***
esponsabilidades

Motivación Inter-grupos 79,027 3 26,342 12,667*** 42,985 3 14,328 6,233***

Equipo Responsable Inter-grupos 105,645 3 35,215 17,4*** 64,403 3 21,468 10,515***


Formación Inter-grupos 117,355 3 39,118 18,965*** 96,047 3 32,016 21,59***
Sistema de Documentación Inter-grupos 121,972 3 40,657 20,011*** 130,382 3 43,461 26,168***
Identificación de Impactos Inter-grupos 147,529 3 49,176 29,139*** 116,972 3 38,991 20,103***
Plan de emergencia Inter-grupos 77,464 3 25,821 13,458*** 84,94 3 28,313 15,488***
Sistema de Mejora continua Inter-grupos 102,796 3 34,265 22,654*** 69,051 3 23,017 11,412***
Revisión de la Alta Dirección Inter-grupos 98,997 3 32,999 14,801*** 149,491 3 49,83 27,143***
Grupos de Interés Inter-grupos 80,82 3 26,94 13,07*** 46,33 3 15,443 6,424***
Legislación Inter-grupos 78,301 3 26,1 15,431*** 53,629 3 17,876 9,154***
Auditorías internas Inter-grupos 148,241 3 49,414 27,448*** 93,526 3 31,175 16,387***
Nota; *** p<0,001
FUENTE: Elaboración propia.

48 401 >Ei
ESFUERZO Y EFICACIA DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

FIGURA 4
MEDIA DEL ESFUERZO POR TIPO DE SGA

Sin SGA

SGA propio

ISO 14001

EMAS

FUENTE: Elaboración propia.

FIGURA 5
MEDIA DE LA EFICACIA POR TIPO DE SGA

Sin SGA

SGA propio

ISO 14001

EMAS

FUENTE: Elaboración propia.

do. En las figuras 4 y 5 podemos observar representa- con las variables de esfuerzo y el grado de cumplimien-
das las medias de las 18 variables de esfuerzo y de efi- to con los aspectos que son críticos en la gestión am-
cacia para cada grupo de empresas: No SGA, SGA biental con las variables de eficacia para diferenciar
propio, ISO 14001, EMAS. Las 18 variables en cada ca- unos SGA de otros.
so estratifican jerárquicamente los grupos de empre- En segundo lugar, hemos realizado un contraste de
sas según la mayor formalización en la gestión de las Bonferroni con las 18 variables de esfuerzo y las 18 va-
tareas ambientales. Para comprobar estadísticamen- riables de eficacia, para comprobar si, además de ser
te este hecho, hemos realizado un test ANOVA, el cual distintas las medias de las variables en cada grupo y de
muestra que los resultados son significativos para las 36 estar ordenadas jerárquicamente, eran significativas las
variables por lo que podemos rechazar la hipótesis nu- distancias entre grupos de plantas. Es decir, si la varia-
la de que las medias grupales son iguales (ver Cuadro ción que hay (en el esfuerzo y la eficacia) de una de las
5, en la página anterior). dimensiones (por ejemplo: formación) es estadística-
mente significativa entre las distintas categorías de em-
Esto respalda la validez de nuestro modelo que logra presas (por ejemplo: sin SGA versus EMAS). Los resultados
capturar la cantidad de recursos puestos en el sistema se muestran en el Cuadro 6, en la página siguiente.

401 >Ei 49
G. LANNELONGUE / J. GONZÁLEZ-BENITO

CUADRO 6
CONTRASTE POST HOC DE BONFERRONI (ESFUERZO Y EFICACIA)
pareja 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18

1-2 1,864* 1,409* 1,182* 1,682* 1,773* 0,727 1,182 0,545 0,818 1,409* 1,682* 1,864* 1,318* 1,227* 1,091 1,545* 1,545* 1,545*
1-3 2,349* 2,261* 2,520* 2,573* 2,290* 1,694* 2,256* 1,468* 2,001* 2,136* 2,415* 2,588* 1,874* 2,100* 1,972* 1,940* 1,934* 2,611*
1-4 2,864* 2,893* 3,140* 3,114* 2,909* 2,107* 3,039* 2,256* 2,377* 2,851* 2,630* 3,052* 2,198* 2,468* 2,494* 2,276* 2,198* 2,802*
Esfuerzo
2-3 0,485 ,852* 1,338* ,891* 0,517 ,967* 1,075* ,923* 1,183* 0,727 0,733 1,188* 0,556 ,872* 0,881 0,394 0,389 1,065*
2-4 1 1,484* 1,958* 1,432* 1,136 1,380* 1,857* 1,711* 1,558* 1,442* 0,948 2,588* 0,88 1,240* 1,403* 0,731 0,653 1,256*
3-4 0,515 0,632 0,62 0,541 0,619 0,413 0,783 0,788 0,375 0,714 0,215 0,464 0,324 0,368 0,521 0,336 0,264 0,191
1-2 0,773 0,591 0,591 0,682 0,727 0,182 0,545 0,182 0 0,909 1,045* 1 0,227 0,818 1,045 0,095 0,409 1,227*
1-3 1,662* 1,486* 1,556* 1,415* 1,234* ,984* 2,016* 1,016* 1,142* 1,934* 2,324* 2,146* 1,431* 1,628* 2,394* 1,168* 1,134* 1,996*
1-4 2,149* 2,198* 2,049* 1,818* 1,789* 1,623* 2,403* 1,555* 1,795* 2,341* 2,549* 2,558* 2,159* 2,045* 2,873* 1,405* 1,883* 2,406*
Eficacia
2-3 ,889* 0,896 ,965* 0,733 0,507 0,802 1,470* 0,834 1,142* 1,025* 1,279* 1,146* 1,204* 0,809 1,349* 1,073* 0,725 0,769
2-4 1,377* 1,607* 1,458* 1,136* 1,062 1,442* 1,857* 1,373* 1,795* 1,432* 1,503* 1,558* 1,932* 1,227* 1,828* 1,310* 1,474* 1,179*
3-4 0,487 0,712 0,493 0,403 0,555 0,64 0,387 0,539 0,653 0,407 0,224 0,413 0,728 0,418 0,479 0,237 0,749 0,4
Nota: Se han omitido los signos negativos en todos los casos. *p<0,05
Parejas: 1-No SGA; 2-SGA propio; 3-ISO14001; 4-EMAS.
Variables de esfuerzo y eficacia: 1-Compromiso de la Alta Dirección; 2-Planificación estratégica; 3-Política Ambiental; 4-Objetivos y Metas; 5-Liderazgo; 6-Comunicación; 7-Asignación
de responsabilidades; 8-Motivación; 9-Equipo Responsable; 10-Formación; 11-Sistema de Documentación; 12-Identificación de Impactos; 13-Plan de emergencia; 14-Sistema de me-
jora continua; 15-Revisión de la Alta Dirección; 16-Grupos de Interés; 17-Legislación; 18-Auditorías internas.
FUENTE: Elaboración propia.

Para las 36 variables (18 de esfuerzo y 18 de eficacia) deberse a que es ese grado de cumplimiento con los
son significativas todas las distancias que hay entre Sin factores críticos son posteriormente auditados en los pro-
SGA y EMAS. Este es el salto más amplio que hay en es- cesos de seguimiento y renovación de la certificación.
te estudio (3 categorías) por lo que el resultado era pre-
Esa diferencia es mucho menor en la pareja ISO14001-
visible. Para una diferencia de 2 categorías el resultado
EMAS en el que no hayamos diferencias significativas
es parecido. En todos los casos la distancia fue significa-
tiva para el intervalo entre Sin SGA e ISO 14001. En el ca- en ninguna de las variables ni del esfuerzo ni de la efi-
so del intervalo entre SGA propio y EMAS las distancias cacia. Esto nos indica que existen menores cambios
fueron significativas para 12 de las 18 variables (67%) en en la gestión de pasar de una certificación a la otra
el caso del esfuerzo y 17 de las 18 (94%) en el caso de que de no tener a tener certificación. Pese a lo que tra-
la eficacia. Resumiendo, podríamos afirmar que pasar dicionalmente se ha venido indicando, en el caso de
de una categoría a otra, dos o tres niveles por encima, estas empresas sometidas al régimen de comercio de
supone realizar cambios profundos tanto en los recursos CO2 no existen diferencias fundamentales entre las em-
invertidos en el sistema como en los cambios organiza- presas con certificación ISO y las que poseen un regis-
tivos que obtenemos en todos o casi todos los factores tro según EMAS.
críticos del SGA. Esto es coherente con el planteamien- Las parejas 1-2 (sin SGA-SGA propio), 2-3 (SGA propio-ISO
to a priori sobre gestión ambiental. Cuanto más estricta 14001) y 3-4 (ISO14001-EMAS) marcan la evolución de
sea la norma que rige el sistema, mayor esfuerzo se pon- la organización de los aspectos ambientales en una em-
drá en el SGA y más eficaz será este. presa desde que no tiene un SGA implantado hasta que
Si comparamos la pareja «Sin SGA-SGA propio» vemos registra su SGA por la norma comunitaria EMAS. Esta evo-
que en el caso del esfuerzo esa distancia es significativa lución muestra los caminos que puede seguir una em-
para 13 de las 18 variables, sin embargo en el caso de presa en la mejora de sus acciones ambientales. En las
la eficacia sólo lo es para 2 de las 18. Esto demuestra figuras 6 y 7, en la página iguiente hemos plasmado ese
que nuestro modelo recoge correctamente ese plus de camino de crecimiento de la gestión ambiental seña-
esfuerzo que ponen las empresas que tienen formaliza- lando los elementos distintivos para cada etapa tanto
das las actividades ambientales a través de un SGA aun- para el esfuerzo como para la eficacia.
que no esté certificado; pero, que ese esfuerzo no tiene Podemos apreciar que pese a la correlación existente,
un impacto a nivel organizativo tan grande como en el el esfuerzo y la eficacia se comportan de forma muy
caso de la certificación y recaba finalmente en meno- distinta en los análisis que hemos realizado. Son, por lo
res cambios a nivel organizacional. Es decir, aunque pon- tanto, dos dimensiones separadas que deben tenerse
gan más recursos en la gestión ambiental, no existen tan- en cuenta de forma conjunta para el correcto análisis
tos cambios estructurales como se podría prever. de los SGA.
En el caso de la pareja SGA propio - ISO14001 las dis-
tancias son significativas en 10 variables tanto para el CONCLUSIONES
esfuerzo como para la eficacia. Es decir, que en este
caso el aumento de esfuerzo si repercute en mayores En este trabajo hemos abordado de forma conjunta
cambios estructurales en la organización. Esto puede los factores críticos que componen un SGA y las dimen-

50 401 >Ei
ESFUERZO Y EFICACIA DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

FIGURA 6
ELEMENTOS DISTINTIVOS PARA CADA ETAPA EN GESTIÓN AMBIENTAL - ESFUERZO

Nota: todos los factores p<0,05; en negrita p<0,01


FUENTE: Elaboración propia.

FIGURA 7
ELEMENTOS DISTINTIVOS PARA CADA ETAPA EN GESTIÓN AMBIENTAL - EFICACIA

Nota: Contraste de Bonferroni. Todos los factores al menos p<0,05; en negrita p<0,01

FUENTE: Elaboración propia.

siones principales en las que varían dichos factores. Los sos dedicados a minimizar el impacto ambiental de la
factores críticos se pueden agrupar en el Soporte de empresa para alcanzar unos objetivos determinados.
la dirección, la Gestión de personal, el Sistema de in- Por lo tanto, nuestra visión encaja perfectamente con
formación y otros Factores externos. El esfuerzo (recur- el enfoque de recursos y capacidades ya que propo-
sos) y la eficacia (grado de consecución de los cam- nemos que los SGA se diferencian unos de otros por los
bios organizativos) son las dos dimensiones fundamen- recursos que en ellos se usan (esfuerzo) y por la capa-
tales que deben tenerse en cuenta para evaluar ca- cidad de alcanzar con ellos los objetivos que marque
da uno de esos factores críticos. Esta nueva aproxima- el sistema (eficacia).
ción nos ha permitido crear una taxonomía de perfiles
de empresas distinguiendo entre Líder, Eficiente, El desarrollo teórico de la eficacia del SGA asume la
Reaccionario y Oportunista según sea su estrategia en existencia de capacidades organizativas que son ne-
gestión ambiental. cesarias para unir la dotación de recursos y la conse-
cución de objetivos ambientales concretos. Ese víncu-
La idea de incorporar la gestión ambiental como una lo, pese a estar enmarcado en un sistema de gestión,
herramienta estratégica de la empresa ha sido defen- es tácito (causalmente ambiguo), socialmente com-
dida antes por otros autores (Aragón-Correa, 1998; plejo (basado en procesos) y raro (particular de cada
Murillo-Luna, 2008). La mayoría de ellos han pensado empresa). Como además ese vínculo crea valor para
que la gestión ambiental desarrollaba capacidades la empresa y es difícil de imitar podría ser fuente de
complejas en la organización que podían llevarla a ob- ventaja competitiva sostenible.
tener una ventaja competitiva sostenible. En este tra-
bajo, asumimos de forma implícita este hecho en el Con los datos recabados en nuestra muestra de 206
desarrollo del concepto de eficacia, el cual, desde ese plantas sometidas al régimen de comercio de emisio-
punto de vista, es la capacidad de gestionar los recur- nes de CO2 de la UE, podemos concluir, primero, que

401 >Ei 51
G. LANNELONGUE / J. GONZÁLEZ-BENITO

los resultados alcanzados son, en general, coherentes GUPTA, M.C. (1994). «Environmental Management and Its Impact
con la literatura previa y aportan evidencias que sopor- on the Operations Function». International Journal of Operations and
tan la validez empírica de nuestras herramientas de Production Management, vol. 15, nº 8, pp. 34-51.
medida. Segundo, viendo las diferencias existentes en- GUPTA, M.C. y SHARMA, K. (1996). «Environmental operations ma-
tre las plantas con EMAS, ISO14001, SGA propio o sin nagement: an opportunity for improvement». Production and
Inventory Management Journal, vol. 37, nº 3, pp. 40-46.
SGA, podemos concluir que nuestros instrumentos re-
HANDFIELD, R.; WALTON, S.; SEEGES, L. y MELNYK, S. (1997). «Green
cogen fielmente el esfuerzo y la eficacia de un SGA.
value chain practices in the furniture industry». Journal of Operations
Basándonos en la significatividad de las distancias en- Management, vol. 15, pp. 293-315.
tre grupos, hemos esbozado la evolución en la gestión Hart, S.L. (1995). «A natural-resource-based view of the firm».
ambiental de estas plantas que podríamos entender Academy of Management Review, vol. 20, nº 4, pp. 986-1014.
como distas direcciones de crecimiento del SGA. Los HENRIQUES, I. y SADORSKY, P. (1999). «The relationship between
pasos marcados por las empresas en las distintas eta- environmental commitment and managerial perceptions of stake-
pas hasta alcanzar el mayor grado de sistematización holders importance». Academic Management Journal, vol. 42, nº 1,
difieren tanto en su esfuerzo como en su eficacia. Todo pp. 87-99.
ello indica que la gestión ambiental es una herramien- HUNT, C. y AUSTER, E. (1990). «Proactive environmental manage-
ta que sirve de complemento a las estrategias com- ment: avoiding the toxic trap». Sloan Management Review, vol. 31,
petitivas de la empresa y, por lo tanto, el grado de for- nº 2, pp. 7-18.
malización del SGA debe ser una decisión estratégica JARVIS, C.B.; MACKENZIE, S.B. y PODSAKOFF, P.M. (2003). A critical
review of construct indicators and measurement model misspecifi-
a incluir en la planificación de la empresa.
cation in marketing and consumer research». Journal of Consumer
Research, vol. 30, nº 2, pp. 199-218.
(*) Esta investigación ha sido financiada por el KLASSEN, R. y ANGELL, L. (1998). «An international comparison of
Ministerio de Economía y Competitividad a través de environmental management in operations: the impact of manufac-
los proyectos ECO2013-47280-R y ECO 2016-76876-R. turing flexibility in the U.S.». Journal of Operations Management, vol.
También ha recibido ayuda del proyecto de la 16, nº 2/3, pp. 177-194.
MURILLO-LUNA, J.L.; GARCÉS-AYERBE, C. y RIVERA-TORRES, P. (2008).
Consejería de Educación de Casilla y León del
«Why do Patterns of Environmental Response Differ? A Stakeholders’
proyeto SAO27U16.
Pressure Approach». Strategic Management Journal, nº 9, pp. 1225-
1240.
LANNELONGUE, G.; GONZÁLEZ-BENITO, J.; GONZÁLEZ-BENITO, O y
BIBLIOGRAFÍA
GONZÁLEZ-ZAPATERO, C. (2015). «Time compression diseconomies in
environmental management: the effect of assimilation on environ-
ARAGON-CORREA, J.A. (1998). «Strategic proactivity and firm ap-
mental performance». Journal of Environmental Management, nº
proach to the natural environment». Academy of Management
Journal, vol. 41, nº 5. 147, pp. 203-212.
ARAGÓN-CORREA, J.A. et al. (2005). «Un modelo explicativo de PADMA, P.; GANESH, L.S; y RAJENDRAN, C. (2008). «Astudy on the
las estrategias medioambientales avanzadas para pequeñas y me- ISO 14000 certification and organizational performance of Indian ma-
dianas empresas y su influencia en los resultados». Cuadernos de nufacturing firms». Benchmarking: An International Journal, vol. 15, n
Economía y Dirección de la Empresa, nº 25, pp. 029-052. 1, pp. 73-100.
AZZONE, G.; BERTELÈ, U. y NOCI, G. (1997). «At last we are crea- ROOME, N. (1992). «Developing environmental management
ting environmental strategies wich work». Long Range Planning, vol. strategies». Business Strategy and the Environment, vol. 1, nº 1, pp.
30, pp. 562-571. 11-24.
BERRY, M.A. y RONDINELLI, D.A. (1998). «Proactive corporate en- RUSSO, M. y FOUTS, P. (1997). «A Resource-Based Perspective On
vironmental Management: a new industrial revolution».The Academy Corporate Environmental Performance and Profitability». Academy of
of Management Executive, vol. 12, nº 2, pp. 38-50. Management Journal, vol. 40, nº 3, pp. 534-559.
BARNEY, J.B. (1991). «Firm resources and sustained competitive SAMBASIVAN, M. y FEI, Y. (2008). «Evaluation of critical success fac-
advantage». Journal of Mangement, vol. 17, nº 1, pp. 99-120. tors of implmentation of ISO 14001 using analytic hierarchy process
BROCKHOFF, K.; CHAKRABARTI, A. y KIRCHGEORG, M. (1999). (AHP): a case of study from Malaysia». Journal of Cleaner Production,
«Corporate strategies in environmental management». Industrial nº 16, pp. 1424-1433.
Research Institute, Inc., julio-agosto, pp. 26-30. SHARMA, S. y VREDENBURG, H. (1998). «Proactive corporate envi-
DEL BRÍO, J.A. y Junquera, B. (2001). «Medio ambiente y empre- ronmental strategy and the development of competitively valuable
sa: de la confrontación a la oportunidad». Biblioteca Civitas organizational capabilities». Strategic Management Journal, nº 19,
Economía y Empresa, Madrid. pp. 729-753.
DILLMAN, D.A; SMYTH J.D. y CHRISTIAN, L.M. (2009). «Internet, Mail
STEGER, U. (1990). «The greening of the board room: how
and Mixed-Mode Surveys: The Tailored Design Method». John Wiley
European companies are dealing with environmental issues». Business
and Sons, New Jersey.
and society review, Braintree, Maryland.
CHAVAN, M. (2005). «An appraisal of environment Management
VAN WASSENHOVE, L.N. y CORBETT, C. (1991). «How green is your
Systems A competitive advantage for small businesses».
manufacturing strategy?». INSEAD R&D, Working Paper, nº.
Management of Environmental Quality: An International Journal, vol.
16, nº 5, pp. 444-463. 91/50/TM/SM.
CHIN K.S.: CHIU S. y TUMMALA V.M.R. (1999). «An evaluation of suc- WEE, Y.S. y QUAZI, H.A. (2005). «Development and validation of
cess factors using the AHP to implement ISO 14001-based EMS». The critical factors of environmental management». Industrial
International Journal of Quality & Reliability Management, vol. 16, nº Management & Data Systems, vol. 105, nº 1, pp. 96-114.
4, pp. 341. Wilson, R.C. (1997). «ISO 14000 Insight». Pollution Engineering,
CRAMER, J. (1998). «Environmental Management: From “fit” to September, pp. 53-57.
“stretch”». Business Strategy and the Environment, vol. 7, nº 3, pp. 162- ZUTSHI, A. y SOHAL A.S. (2004). «Adoption and maintenance of
172. environmental management systems: Critical success factors».
ESTEVAN BOLEA, M.T. (2014). «El medio ambiente industrial. Motor Management of Environmental Quality: An International Journal, vol.
de avance». Economía industrial, nº. 394, pp. 41-51. 15, nº 4, pp. 399.

52 401 >Ei
TECNOLOGÍAS MEDIOAMBIENTALES
Y EMPRESA
DOS DÉCADAS DE
INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

JAVIER AMORES SALVADÓ

JOSÉ EMILIO NAVAS LÓPEZ

Universidad Complutense de Madrid

Dos décadas han transcurrido desde que Shrivastava (1995:185) diera por vez primera visibilidad
al concepto de Tecnologías Medioambientales en la literatura de gestión de empresas. De acuer-
do a su definición, son Tecnologías Medioambientales «el equipamiento de producción, los mé-
todos y procedimientos, los diseños de producto, y los mecanismos de distribución de productos

que conservan energía y recursos naturales, minimizan rá a determinar la repercusión de los trabajos sobre la
la carga medioambiental de las actividades humanas materia con el triple objetivo de: a) valorar impacto de
y protegen el medio ambiente. Incluyen tanto hardwa- las tecnologías medioambientales en las distintas áre-
re (equipamiento para el control de la contaminación as de conocimiento; b) mostrar la importancia que tie-
e instrumentos de medición) como tecnologías de pro- nen las distintas contribuciones analizadas individual-
ducción limpia. También incluyen métodos operativos mente y c) analizar de manera teórica las razones que
tales como gestión de residuos (reciclaje de materia- explican la diferente repercusión que las tecnologías
les, intercambio de residuos) y prácticas de trabajo medioambientales tienen en las diferentes áreas de co-
orientadas a la conservación (utilización conjunta de nocimiento.
recursos, flexibilidad horaria) utilizadas para conservar y
mejorar la naturaleza». Desde ese momento, el con-
Para llevar a cabo estos objetivos, el trabajo se estruc-
cepto de Tecnologías Medioambientales ha ido evo-
tura de la siguiente forma: En primer lugar, y tras definir
lucionando conjuntamente con la gestión medioam-
el propósito, se desarrolla la metodología a utilizar pa-
biental de las empresas y con la creciente concien-
ciación social sobre la necesidad de encontrar nuevas ra identificar las contribuciones más relevantes en la
soluciones tecnológicas que sirvan para abordar el re- materia. En segundo lugar, se realiza un análisis cuan-
to de la sostenibilidad medioambiental, dando lugar a titativo y cualitativo de las contribuciones selecciona-
nuevos planteamientos y aplicaciones del concepto. das estableciendo una tipología de contribuciones se-
gún el impacto generado y según el enfoque que ca-
En las siguientes líneas se analizarán esos nuevos plan- da trabajo tiene de acuerdo a la estructura intelectual
teamientos y aplicaciones en cada una de las áreas subyacente de la materia. Y finalmente, en tercer lu-
de conocimiento en las que el término tiene presen- gar se lleva a cabo la discusión y se desarrollan las prin-
cia. Partiendo de un análisis de citaciones se procede- cipales conclusiones del trabajo.

401 >Ei 53
J. AMORES SALVADÓ / J. E. NAVAS LÓPEZ

METODOLOGÍA De entre las áreas de conocimiento que más frecuen-


temente tratan la materia objeto de estudio y mues-
Para llevar a cabo el análisis que se plantea y obtener tran trabajos con un mayor número de citas destacan
los trabajos más relevantes referidos al tópico de estu- por su importancia las de Ciencias Ambientales
dio (Tecnologías Medioambientales) se ha seguido un (Environmental Sciences) con un total de 368 citas re-
procedimiento que se compone de cuatro fases dife- cibidas, Dirección de Empresas (Management) con
renciadas. 1675 citas, Operaciones con 322, Estudios Ambientales
(Environmental Studies) con 231 y Business con 929,
En primer lugar, siguiendo a Ramos-Rodriguez y Ruíz- siendo el peso de las otras áreas cuantitativamente
Navarro (2004), se ha accedido al catálogo de la Web mucho menor.
of Science (con fecha 30/03/2016) seleccionando su
colección principal y únicamente el Social Science En lo que respecta al impacto de los trabajos de la
Citation Inde (1). Una vez hecho esto se han incluido muestra final (31 documentos) es posible agrupar los
en el campo Tema los términos «Environmental Tech- documentos en torno a cuatro grandes grupos de la
nologies» y «Green Technologies», teniendo en cuen- siguiente forma:
ta que desde este campo se verifica la aparición de
los términos de búsqueda especificados en el título, en – Trabajos de impacto moderado: Se incluyen en es-
el abstract y en las palabras clave de los documentos. te grupo aquellos documentos sobre la materia que
Con el objeto de tener una perspectiva lo más amplia han sido citados entre 20 y 49 veces. Suman un total
posible de la literatura no se ha delimitado ámbito tem- de 18 documentos.
poral alguno ni tampoco se ha filtrado por ningún área
de conocimiento específica. – Trabajos de impacto medio: Se incluyen en este gru-
po aquellos documentos que han sido citados entre
En segundo lugar, una vez obtenidos los documentos 50 y 99 veces. Suman un total de 6 documentos.
que se ajustan a la búsqueda realizada, se ha gene-
rado un fichero plano con los registros completos (au- – Trabajos de gran impacto: Se incluyen en este grupo
tor, título, fuente, abstract, referencias citadas etc…) de aquellos documentos que han sido citados entre 100
cada una de las referencias para su tratamiento pos- y 200 veces. Suman un total de 4 documentos.
terior.
– Trabajos de impacto excepcional: Se incluyen en es-
En tercer lugar, el fichero plano obtenido ha sido pos- te grupo aquellos documentos que han sido citados
teriormente tratado mediante el software informático 200 veces o más. Suman un total de 3 documentos.
Bibexcel (2) con el objeto de realizar un análisis de ci-
taciones que nos muestre la frecuencia de citaciones Cabe destacar el gran impacto que tienen sobre el des-
de las referencias bibliográficas seleccionadas. arrollo de la materia los artículos incluidos en el último
grupo cuyo número de citaciones recibidas se encuen-
En cuarto y último lugar se han seleccionado los docu- tra muy por encima de la media (establecida en 84 ci-
mentos más citados a partir de un determinado um- tas) y se localiza en la cola de la distribución de frecuen-
bral (en este caso más de 20 citas recibidas) y se han cias con valores de 259, 319 y 367 citas respectivamen-
clasificado por áreas de conocimiento. No se ha op- te (Cuadro 1, y Fi-gura 1, en la página siguiente).
tado por un criterio más restrictivo en lo que respecta
al número de citas recibidas para no reducir en exce-
so la muestra objeto de estudio y poder así tener una ESTRUCTURA INTELECTUAL SUBYACENTE
visión general de las áreas de interés del tópico y de
su riqueza conceptual subyacente. Análisis cualitativo
Más allá del análisis cuantitativo es interesante cono-
RESULTADOS cer cuál es la estructura intelectual subyacente que se
encuentra tras las diferentes contribuciones objeto de
Producción Científica. Análisis cuantitativo estudio. Así, en el caso de las tecnologías medioam-
bientales es posible diferenciar tres clases de orienta-
Una vez aplicados los criterios anteriores y como resul- ciones en la literatura académica.
tado de la primera fase anteriormente detallada se ob-
tuvieron un total de 178 referencias en las que la pala- En un primer grupo de trabajos se encuentran aquellos
bra «Environmental Technologies» o «Green Technolo- en los que predomina la orientación hacia la empre-
gies» aparecía en el título, el abstract o dentro de las sa desde un enfoque gerencial, y que tienen como
palabras clave. objeto de estudio principal las decisiones de inversión
en las diferentes clases de tecnologías medioambien-
Tras el análisis de los 178 documentos comentados, se tales y su impacto en el rendimiento medioambiental
observa una gran dispersión dentro del tópico, que es y en el rendimiento económico de las empresas.
tratado desde muy diversas áreas de conocimiento (15
áreas distintas) y entre cuyos trabajos son muy pocos En un segundo grupo de trabajos se encuentran aque-
los que son citados en más de 20 ocasiones (un total llos que, aunque no pueden desligarse completamen-
de 31 documentos). te de la preocupación por las decisiones directivas y

54 401 >Ei
TECNOLOGÍAS MEDIOAMBIENTALES: DOS DÉCADAS…

CUADRO 1
MUESTRA DE TRABAJO
DOCUMENTOS CON 20 O MÁS DE 20 CITAS ORDENADOS DE MENOR A MAYOR.
Nº de
Autor Año Revista
citas
Bleischwitz R 2003 Ecological Economics 20
Jänicke, M; Lindemann S 2010 Environmental Politics 21
Hajmohammad S.; Vachon S.; Klassen RD.; Gavronski I. 2013 Journal of Cleaner Production 22
Innes R.; Bial J 2002 Journal of Industrial Economics 26
Clark W; Isherwood, W 2004 Energy Policy 26
Verheul, H.; Vergragt PJ 1995 Technology Analysis & Strategic Management 28
Managi S.; Silverberg G.; Cantono S 2009 Technological Forecasting and Social Change 33
Salinas, M.; Schwartz, ES.; Cortazar G. 1998 Management Science 34
Crespi F.; Costantini V.; 2007 Ecological Economics 35
Geng, Yong.; NoorulHaq, A.; Mathiyazhagan, K.; 2013 Journal of Cleaner Production 36
Govindan K.
Zhang, X.; Shen, L.; Wu YZ 2011 Journal of Cleaner Production 37
Zeng Y.; Fang YP 2007 Energy 37
Shi VG.; Cucchiella F.; Baldwin J.; Koh SCL 2012 Supply Chain management-An International Journal 40
Klassen RD 2000 International International Journal of Operations & Production Management 43
Kerr R.; Hall J 2003 Journal of Cleaner Production 43
Hounshell DA.; Taylor MR.; Rubin ES 2003 Environmental Science & Technology 44
Langella I.; Carbo J.; Dao V 2011 Journal of Strategic Information Systems 48
Klassen RD.; Vachon, S. 2007 International Journal of Production Research 54
Ollikainen M.; Amacher GS.; Koskela E 2004 Journal of Environmental Economics and Management 55
Kenworthy JR 2006 Environment and Urbanization 67
Lee SY 2008 Supply Chain management-An International Journal 89
Vachon S 2007 International Journal of Production Research 95
Klassen RD.; Vachon, S. 2006 Journal of Cleaner Production 98
Klassen RD.; Whybark DC 1999 Decision Sciences 109
Klassen RD.; Vachon, S. 2003 Production and Operations Management 139
Rothenberg S.; Geffen CA 2000 International Journal of Operations & Production Management 169
Lanjouw JO.; Mody A 1996 Research policy 170
Klassen RD.; Vachon, S. 2006 International Journal of Operations & Production Management 259
Shrivastava, P. 1995 Strategic Management Journal 319
Klassen RD.; Whybark DC 1999 Academy of Management Journal 367
FUENTE: Elaboración propia.

FIGURA 1
DISTRIBUCIÓN DE FRECUENCIAS DEL NÚMERO DE CITAS DE LOS DOCUMENTOS QUE COMPONEN
LA MUESTRA OBJETO DE ESTUDIO

FUENTE: Elaboración propia

401 >Ei 55
J. AMORES SALVADÓ / J. E. NAVAS LÓPEZ

analizan también la empresa, están enfocados a la Así, la elección de la tecnología medioambiental ade-
función de operaciones, siendo su principal objeto de cuada determina aspectos tan importantes y diversos
estudio el impacto de las tecnologías medioambien- como el tipo de materias primas que se utilizarán, las
tales en la gestión de la cadena de suministro y en el eficiencias de producción, la contaminación emitida
rendimiento medioambiental de las empresas. por los procesos productivos, la seguridad y salud en el
trabajo así como la seguridad pública y la gestión de
Dentro de un tercer grupo se encuentran aquellos tra- los residuos entre otros.
bajos en los que predomina el estudio de las tecnolo-
gías medioambientales utilizando la industria o el pa- Dentro de los trabajos de impacto medio y con 109 ci-
ís como unidad de análisis. En estos trabajos destaca tas, Klassen y Whybark (1999) consideran que el cono-
el interés en las dinámicas de innovación en las indus- cimiento que se tiene en relación a la selección de las
trias, la difusión tecnológica, el impacto de la regula- tecnologías medioambientales es, en el mejor de los
ción medioambiental y en el papel que juegan los ins- casos, superficial, y por ello elaboran un modelo con-
trumentos de política medioambiental en el desarrollo ceptual de gestión medioambiental para las empre-
de las tecnologías medioambientales. sas manufactureras. Desde su punto de vista, la orien-
tación medioambiental de las empresas dependerá
Y finalmente, en un cuarto grupo de contribuciones en- de la inversión en tecnologías medioambientales. Así,
contramos aquellas centradas en realidades específi- en lugar de relacionar las empresas proactivas con la
cas de carácter social que relacionan las tecnologías prevención de la contaminación, los autores encuen-
medioambientales con casos concretos relativos a la tran que las empresas proactivas (los directivos proac-
gestión sostenible de las ciudades o la participación tivos en concreto) mantienen una cartera equilibrada
ciudadana entre otros aspectos y que se encuentran con una considerable proporción de tecnologías de
alejadas del mundo de la empresa. control de la contaminación (y no solo de prevención).

Orientación a la empresa: Enfoque gerencial. Sin du- Para llegar a estas conclusiones los autores fusionan la
da el trabajo con más impacto en lo que se refiere al literatura de gestión medioambiental (para analizar la
número de citas recibidas (367) dentro del campo de orientación de la dirección en la selección de tecnolo-
las tecnologías medioambientales es el realizado gías medioambientales) con la de estrategia de ope-
Klassen y Whybark (1999a). Los autores plantean y des- raciones (para categorizar las tecnologías medioam-
arrollan una tipología de tecnologías medioambienta- bientales) y definen el concepto de orientación me-
les (tecnologías de prevención de la contaminación, dioambiental de la dirección como el conjunto de ob-
de control de la contaminación y sistemas de gestión jetivos, planes y sistemas que determinan la orientación
medioambiental) que luego será adoptada por gran productiva de la empresa y su respuesta a los proble-
parte de la literatura sobre el tópico. Asimismo, parten mas medioambientales y regulaciones derivadas. Asi-
del marco teórico de recursos y capacidades para mismo, especifican aquellas características del direc-
desarrollar el concepto de Environmental Technology tivo asociadas a la proactividad medioambiental.
Portfolio que definen como el patrón de inversión en Finalmente, hacen un análisis cluster en el que distin-
tecnologías medioambientales a lo largo del tiempo. guen entre diferentes orientaciones hacia el medio
Argumentan que este patrón afecta significativamen- ambiente diferenciando entre liderazgo, cumplimien-
te tanto al rendimiento medioambiental como al ren- to y carácter oportunista. Es interesante anotar que
dimiento de la producción en empresas manufactu- mientras que el liderazgo se relaciona con una inver-
reras y destacan que dentro de las tecnologías me- sión equilibrada en prevención y control, el grupo de
dioambientales anteriormente mencionadas la pre- cumplimiento se dedica fundamentalmente al control
vención está relacionada positivamente con el rendi- medioambiental y el grupo de oportunistas opta por la
miento medioambiental y también con el rendimien- prevención.
to económico de la empresa y el control está relacio-
nado con un empeoramiento del rendimiento me- Con un impacto moderado (48 citas) destaca el tra-
dioambiental. bajo de Dao, Langella y Carbo (2011) que estudian de
manera conceptual también desde la teoría de los
También dentro de los trabajos considerados como de recursos y capacidades y su Visión Natural la contribu-
impacto excepcional según la agrupación antes rea- ción de las tecnologías de la información y la comu-
lizada, destaca también Shrivastava (1995) con 319 ci- nicación a la sostenibilidad medioambiental de las em-
tas recibidas. El autor también parte de la teoría de presas. En su análisis teórico hacen confluir argumentos
Recursos y Capacidades para definir y analizar de for- procedentes de disciplinas aparentemente distantes
ma muy amplia el concepto de tecnologías me- como Recursos Humanos, Cadena de Suministro, Ges-
dioambientales (al que incorpora la orientación geren- tión de los Sistemas de Información o Sostenibilidad y
cial) y sostiene que éstas son un activo estratégico pa- concluyen que la integración de las tecnologías de la
ra el logro de la ventaja competitiva. De este modo, información (componentes tecnológicos tangibles,
en un escenario de adaptación de la empresa a los habilidades técnicas y de gestión tecnológica y cono-
desafíos medioambientales, las tecnologías me- cimiento tecnológico) con el resto de recursos orienta-
dioambientales constituyen una variable estratégica ya dos a la sostenibilidad medioambiental no sólo permi-
que de su correcta elección dependen los costes y los te conseguir los objetivos medioambientales sino que
impactos sobre el medio que generan las empresas. también contribuye al logro de la ventaja competitiva.

56 401 >Ei
TECNOLOGÍAS MEDIOAMBIENTALES: DOS DÉCADAS…

También con un impacto moderado (43 citas) se en- formación técnica, todas ellas caracterizadas por la
cuentra el trabajo de Klassen (2000). El autor investiga existencia de un importante componente de conoci-
sobre las decisiones de inversión en tecnologías me- miento tácito. En definitiva, según estos autores el pa-
dioambientales (prevención de la contaminación, sis- radigma colaborativo de la cadena de suministro tie-
temas de gestión medioambiental y control de la con- ne que redefinir su alcance para incluir aspectos rela-
taminación) y destaca que las decisiones en este ám- cionados con el desarrollo sostenible.
bito no son independientes y que son complementa-
rias a las decisiones de inversión generales en el área Por su parte Geffen y Rothenberg (2000) con una con-
de operaciones (inversiones en tecnología de proceso tribución que podríamos denominar de gran impacto
avanzada y en sistemas organizativos orientados a la (169 citas) destacan por analizar la materia desde la
calidad). Así, constatan que a medida que aumentan relación entre los proveedores y las empresas produc-
las inversiones en el área de operaciones, también au- toras enfatizando el papel de los proveedores en la
menta la proporción del presupuesto dirigido a las tec- mejora del rendimiento medioambiental y en el éxito
nologías medioambientales, dando a entender que los de las tecnologías medioambientales. Según estos au-
responsables de las compañías ven esta clase de in- tores la puesta en marcha de innovaciones radicales
versiones como algo auxiliar que sólo es considerado frecuentemente requiere de la existencia de capaci-
una vez que otras prioridades a su juicio más importan- dades que van más allá de los límites de la propia em-
tes han sido satisfechas. El autor señala igualmente que presa. Fundamentando sus argumentaciones en la li-
las inversiones en gestión de la calidad provocan un teratura sobre gestión de empresas centran su aten-
alejamiento de la compañía de las inversiones en con- ción en la conexión entre el conocimiento del prove-
trol de la contaminación y que las inversiones en tec- edor y el enfoque directivo de la empresa productora.
nologías avanzadas de proceso alejan a la compañía De esta forma, el rendimiento medioambiental mejo-
de la prevención de la contaminación y la orientan ra cuando confluyen el conocimiento especializado
más al control de la contaminación y los sistemas de del proveedor y la gestión flexible y abierta al conoci-
gestión medioambiental, lo que denota un intento de miento externo.
equilibrar el riesgo entre las inversiones en operaciones
y en medio ambiente. Dando continuidad al trabajo de Geffen y Rothenberg
(2000), Klassen y Vachon (2003) con una contribución
Por último y dentro de los trabajos con enfoque geren- de impacto medio (139 citas) conectan también la li-
cial con impacto moderado (34 citas), Salinas, Cortazar teratura sobre la gestión de la cadena de suministro
y Schwartz (1998) abordan el problema de la inversión con la gestión medioambiental. Se puede decir que
en tecnologías medioambientales desde una perspec- complementan el trabajo anterior dado que incorpo-
tiva financiera que tiene en cuenta los precios del pro- ran al análisis el estudio de la conexión entre las rela-
ducto final y el nivel de producción de la planta. Los ciones existentes en la cadena de suministro y la inten-
autores centran su análisis en el sector minero y en las sidad y dirección de la inversión en tecnologías me-
tecnologías de control de la contaminación, ponien- dioambientales. Los autores concluyen que las relacio-
do de manifiesto como esta clase de tecnologías su- nes de colaboración dentro de la cadena de suminis-
ponen un alto desembolso para las compañías. Con- tro influyen tanto en la intensidad como en la dirección
cluyen que las empresas del sector, ante la existencia de la inversión en dichas tecnologías. Más concreta-
de regulaciones que penalizan las emisiones contami- mente destacan principalmente que la colaboración
nantes a partir de un determinado umbral, optan por de la planta productora con los clientes se relaciona
reducir su producción (reduciendo así sus emisiones) con una mayor inversión en prevención de la conta-
en lugar de invertir grandes cantidades en dispositivos minación
de control medioambiental que podrían ser poco ren-
tables si el precio del producto bajara. Vachon y Klassen (2006) –impacto medio, 98 citas–
desarrollan el concepto de Green Project Partnership
Orientación a la empresa: Enfoque operaciones. Dentro entendido como el grado de interacción entre orga-
de este grupo de trabajos sobre tecnologías medioam- nizaciones dentro de la cadena de suministro (clientes
bientales orientados a la función de operaciones des- y proveedores) en lo que respecta a la prevención de
taca el trabajo de Vachon y Klassen (2006b) que con la contaminación. Los autores adoptan una perspec-
259 citas es una de las contribuciones denominadas tiva centrada en la producción, tomando como varia-
de impacto excepcional. Los autores abordan la pro- ble dependiente el rendimiento operativo (para clien-
blemática de estas tecnologías desde la teoría de la tes: calidad, flexibilidad, rendimiento medioambiental;
gestión de la cadena de suministro. Así, enriquecen el para proveedores: mejor entrega) y analizando los
análisis sobre la materia con la inclusión del concepto acuerdos en proyectos verdes en la cadena de sumi-
de colaboración medioambiental, destacando en sus nistro. Aunque no profundizan, los autores toman co-
resultados la fuerte relación positiva que existe entre la mo base teórica la teoría de Recursos y Capacidades
integración tecnológica y dicha colaboración me- mencionando explícitamente la Visión Natural de los
dioambiental. Eso le otorga a los aspectos medioam- Recursos y Capacidades (Hart, 1995). Concluyen ade-
bientales de la cadena de suministro un carácter es- más que las alianzas en proyectos verdes con los prin-
tratégico ya que la integración tecnológica se realiza cipales clientes generan un mejor rendimiento opera-
en las áreas estratégicas de la empresa tales como el tivo que las alianzas similares con los principales provee-
desarrollo de producto, la reingeniería de procesos y la dores.

401 >Ei 57
J. AMORES SALVADÓ / J. E. NAVAS LÓPEZ

Vachon (2007) –impacto medio, 95 citas–, profundiza res plantean que son los factores institucionales los de-
en el estudio de las relaciones que se dan en la cade- terminantes de la puesta en práctica de las prácticas
na de suministro y establece una conexión entre éstas medioambientales de las empresas (tanto internas co-
y la clase de tecnología medioambiental utilizada en mo externas), y que la relación entre estas prácticas y
las empresas, retomando la clásica distinción entre pre- el rendimiento económico/ financiero de las empresas
vención de la contaminación, control de la contami- está determinado en diferente medida e importancia
nación y sistemas de gestión para clasificar dichas tec- por el rendimiento medioambiental y operativo. Ade-
nologías (Klassen y Whybark, 1999a). El autor concluye más del propio modelo en el que confluyen tanto los
que las relaciones de colaboración de la empresa con antecedentes como los resultados de la gestión me-
sus proveedores están positivamente relacionadas con dioambiental, el trabajo ofrece interesantes aportacio-
la inversión de ésta en tecnologías de prevención de nes en cuanto a medidas a utilizar por los investigado-
la contaminación y no así las relaciones de colabora- res en la materia.
ción con los clientes, lo que podrían interpretarse co-
mo que el verdadero motor para la gestión medioam- Las barreras a la puesta en marcha de cadenas de su-
biental sostenible se encuentra «aguas arriba» y no en ministro sostenibles en el sector de los componentes
la presión que ejercen los consumidores como deman- para la industria del automóvil en la India (donde pre-
dantes de productos medioambientalmente benefi- dominan las pequeñas y medianas empresas provee-
ciosos. doras) son estudiadas en profundidad en el trabajo de
Mathiyazhagan, Govindan, NoorulHaq y Geng (2013)
Más concretamente e incidiendo en la misma idea, el
–impacto moderado, 36 citas– . Así, mediante un mo-
trabajo de Lee (2008) –impacto medio, 89 citas– con-
delo basado en la utilización de ecuaciones estructu-
tinúa la línea de las contribuciones precedentes acer-
rales analizan un total de 26 tipos de barreras potencia-
ca de la cadena de suministro. Sin embargo, enrique-
les que aparecen mencionadas en la literatura sobre
ce la literatura sobre este tema analizando el caso es-
el tópico (falta de apoyo gubernamental, falta de ha-
pecífico de los pequeños y medianos proveedores del
bilidades técnicas, falta de tecnología, materiales y pro-
sector manufacturero surcoreano y los factores que les
cesos, falta de confianza en los beneficios medioam-
estimulan a participar en cadenas de suministro soste-
bientales etc…). Tras el análisis empírico los autores con-
nibles. Así, las pequeñas y medianas empresas tendrán
cluyen que la principal barrera a la implementación de
del sector tendrán más incentivos a participar en ca-
cadenas de suministro sostenibles es la falta de con-
denas de suministro sostenibles si las grandes empre-
cienciación medioambiental de los proveedores.
sas compradoras, por una parte, utilizan en sus propios
procesos prácticas medioambientalmente beneficio- Como último trabajo dentro de este bloque, Hajmo-
sas, y por otra, asisten y dan apoyo a las anteriores en hammad, Vachon, Klassen y Gavronski (2013) –impac-
sus esfuerzos por adaptarse a estas nuevas prácticas. to moderado, 22 citas–, contribuyen a la literatura de
De forma adicional, y en consonancia con las tesis prin- gestión de operaciones planteando un modelo teóri-
cipales de la Visión Natural de los Recursos y Capaci- co que analiza conjuntamente el lean management
dades (Hart, 1995), el autor concluye que las peque- (prácticas complementarias e interrelacionadas en el
ñas y medianas empresas proveedoras tendrán más área de operaciones cuyo fin es la reducción o elimi-
incentivos para participar en las cadenas de suminis- nación de actividades no generadoras de valor), la
tro sostenible en la medida que posean un mayor ni- gestión de la cadena de suministro, las prácticas me-
vel de concienciación medioambiental, una mayor dioambientales en la empresa y el rendimiento me-
comunicación entre áreas funcionales y recursos finan- dioambiental. Mediante un modelo de ecuaciones es-
cieros, humanos y tecnológicos adecuados. tructurales, los autores muestran el papel mediador que
juegan las prácticas medioambientales en la relación
También tomando como referencia la cadena de su- entre lean management y rendimiento medioambien-
ministro, Vachon y Klassen (2007) –impacto medio, 54 tal, destacando la importancia de los sistemas de ges-
citas– sostienen que la inversión de una empresa en tión medioambiental o las medidas de prevención de
tecnologías medioambientales no puede realizarse al la contaminación como parte de las anteriores. Asimis-
margen de la cadena de suministro. Así, argumentan mo, sus resultados demuestran que la relación entre los
que cuanto más profunda es la conexión y la integra- procesos de gestión de la cadena de suministro y el
ción estratégica de la empresa con sus proveedores rendimiento medioambiental es casi inexistente. En de-
(incluyendo aspectos como el desarrollo de producto finitiva, los autores demuestran empíricamente que por
o el conocimiento compartido), más recursos son des- sí mismos el lean management y la gestión de la ca-
tinados a la prevención de la contaminación, y cuan- dena de suministro no están directamente relaciona-
to más intensa es la integración con los clientes, estos dos con el rendimiento medioambiental. Se hace por
recursos irán dedicados en su mayor parte al control tanto imprescindible que la empresa destine recursos
de la contaminación. a la gestión medioambiental como elemento media-
dor entre la gestión de sus operaciones y el rendimien-
Shi, Koh, Baldwin y Cucchiela (2012) –impacto mode- to medioambiental.
rado, 40 citas– proponen un modelo conceptual que
relaciona de manera explícita la literatura sobre la ca- Orientación a la industria o país: Difusión tecnológi-
dena de suministro con la Visión Natural de los Recursos ca, política medioambiental y cambio tecnológico.
y Capacidades y con la Teoría Institucional. Utilizando Dentro del grupo de trabajos orientados a la industria
un enfoque muy amplio y de gran alcance los auto- o país, Lanjouw y Mody (1996) –gran impacto, 170 ci-

58 401 >Ei
TECNOLOGÍAS MEDIOAMBIENTALES: DOS DÉCADAS…

tas– llevan a cabo uno de los trabajos pioneros en lo argumentan que muchas de las tecnologías que en
que a tecnologías medioambientales se refiere cen- principio pueden parecer innovaciones radicales, al fi-
trado en la difusión de las innovaciones medioambien- nal resultan ser innovaciones incrementales desde el
tales. Así, utilizando las patentes medioambientales y punto de vista operativo.
desde una perspectiva macroeconómica (la unidad
de análisis es el país) analizan la naturaleza y el alcan- Desde una perspectiva macroeconómica Fang y Zeng
ce de las innovaciones medioambientales y su difusión (2007) –impacto moderado, 37 citas– mencionan las
internacional. El trabajo se circunscribe principalmente tecnologías medioambientales como un elemento
a las tecnologías de control de la contaminación y más dentro de un marco general destinado a conci-
muestra la relación existente entre la regulación me- liar el incremento en el consumo de energía derivado
dioambiental y las innovaciones medioambientales. del crecimiento económico con el respeto al medio
ambiente para el caso chino. Los autores constatan
Desde una perspectiva analítica centrada en la teoría que China afronta en el ámbito de la gestión me-
de juegos y en el estudio de los incentivos de las em- dioambiental una serie de problemas acuciantes que
presas para invertir en tecnologías medioambientales, impiden el cambio hacia un modelo energético más
Amacher, Koskela y Ollikainen (2004) –impacto medio, medioambientalmente sostenible. Así, según su análi-
55 citas– investigan el caso de los duopolios de em- sis, para llevar a cabo dicho cambio de modelo son
presas que compiten en calidad medioambiental (en- necesarios una serie de instrumentos de gestión me-
tendiendo como tal la obtención de etiquetas ecoló- dioambiental y de políticas integradas a nivel nacional
gicas). De su trabajo se deriva que los incentivos de las que operen al mismo tiempo (establecimiento de es-
empresas para invertir en tecnologías medioambien- tándares medioambientales, sistemas de compensa-
tales dependen en gran medida y de manera esen- ción, la creación de un mercado de energía verde
cial de sus estructuras de costes. Sin ahondar en la ca- etc…) y que deriven en último término en la utilización
racterización de las tecnologías medioambientales los de tecnologías limpias en una economía baja en car-
autores aportan una visión novedosa y enriquecedora bono.
que tiene en cuenta los factores que subyacen tras las
decisiones de inversión en tecnologías verdes. Zhang, Shen y Wu (2011) –impacto moderado, 37 ci-
tas– aplican las tecnologías medioambientales al sec-
Siguiendo a Lanjouw y Mody (1996) también presta es- tor de la construcción en China. Mediante cuatro ca-
pecial atención al impacto de la regulación me- sos de estudio analizan si la construcción bajo pará-
dioambiental en el desarrollo de tecnologías me- metros de sostenibilidad (tecnologías para el aprove-
dioambientales el trabajo de Taylor, Rubin y Hounshell chamiento de la luz solar y el aislamiento térmico) es
(2003) –impacto moderado, 44 citas–. El concepto de percibida por los profesionales del sector como fuen-
tecnologías medioambientales en este caso queda te de ventaja competitiva. Asimismo, también estudian
restringido a las tecnologías de control de la contami- la clase de barreras a las que se enfrentan esta clase
nación en las centrales de carbón. En concreto estos de construcciones. Los autores concluyen que si bien
autores analizan cómo impactan las regulaciones me- las tecnologías de construcción medioambientalmen-
dioambientales en la actividad inventiva y en la trans- te sostenible son percibidas como fuente de ventaja
ferencia y difusión del conocimiento. Asimismo, tam- competitiva en términos de reputación y reducción de
bién estudian el impacto de la innovación en el rendi- costes (financiación favorable o precio del suelo) para
miento y en el coste. La conclusión principal del traba- las empresas, las principales barreras a las que se en-
jo es que la regulación medioambiental supone un es- frenta el sector son el alto coste de los elementos y dis-
tímulo más grande a la actividad innovadora que los positivos necesarios para este tipo de construcciones y
programas de investigación patrocinados por los go- el alto precio final al que se vende al cliente.
biernos y que la anticipación a la regulación por par-
te de las empresas también incentiva la actividad in- Por su parte Constantini y Crespi (2007) –impacto mo-
ventiva. Se concluye igualmente que la adopción de derado, 35 citas– plantean un enfoque novedoso
esta clase de tecnologías deriva en ganancias de efi- acerca de las tecnologías medioambientales ya que
ciencia y reducciones del coste de capital. analizan la evolución de las exportaciones de tecno-
logía medioambiental orientada a las energías reno-
Hall y Kerr (2003) –impacto moderado, 43 citas– se vables y a la eficiencia energética por parte de los pa-
aproximan al concepto de innovación medioambien- íses de la Unión Europea. Sus resultados, fundamenta-
tal desde una perspectiva que tiene en cuenta las di- dos en la aplicación de modelos analíticos propios de
námicas de innovación en las industrias. Así, acuden a los estudios de comercio internacional, coinciden con
los conceptos clásicos de paradigma y trayectoria tec- la hipótesis de Porter y van der Linde al afirmar que la
nológica y la dicotomía innovación incremental e in- estricta regulación medioambiental (en el caso de la
novación radical. En su análisis toman como punto de Unión Europea en lo que respecta a su adaptación a
referencia el caso de las pilas de combustible en la in- las exigencias del Protocolo de Kioto) constituye un im-
dustria automovilística en contraposición al ya estable- pulso esencial para el incremento de las inversiones en
cido paradigma de los motores de combustión, y con- equipamiento tecnológico avanzado y es una fuente
cluyen que la percepción del carácter radical de una indirecta de ventaja competitiva a nivel internacional.
tecnología por parte de los grupos de interés es el fac- Asimismo, para el caso específico de las tecnologías
tor clave para su adopción generalizada. En definitiva, limpias en el ámbito energético, los autores indican

401 >Ei 59
J. AMORES SALVADÓ / J. E. NAVAS LÓPEZ

que dicho impulso podrá ser efectivamente explotado Jänicke y Lindemann (2010) –impacto moderado, 21
en términos de rendimiento exportador si se ve acom- citas– analizan las tecnologías medioambientales en
pañado por la capacidad exportadora de las nacio- relación a la orientación de las políticas medioambien-
nes. tales. Constatan estos autores que, debido las oportu-
nidades económicas que generan, entre los países in-
Cantono y Silverberg (2009) –impacto moderado, 33 dustrializados hay una tendencia generalizada a seguir
citas– centran su interés en la difusión de las tecnolo- unas políticas medioambientales orientadas a la inno-
gías medioambientales y particularmente en el caso vación, subrayando la necesidad de que estas políti-
de las pilas de hidrógeno, caracterizadas por tener cas se centren en aquellas innovaciones ecológica-
unos altos costes iniciales y serias dificultades para su mente eficientes y que desarrollen regulaciones inteli-
difusión en los mercados. Los autores, basándose en gentes a través de instrumentos combinados de políti-
los modelos de difusión tecnológica y planteando la ca medioambiental.
relación existente entre difusión, economías de apren-
dizaje y subsidios, analizan el papel que éstos últimos Por último dentro de este bloque destaca el trabajo de
(como elemento de política medioambiental) juegan Bleischwitz (2003) –impacto moderado, 20 citas- que
en este proceso y concluyen que esta clase de subsi- analiza el papel que juegan determinados mecanis-
dios no consiguen sus propósitos de facilitar la difusión mos cognitivos e institucionales (entendidos éstos co-
de las tecnologías limpias cuando las economías de mo sistemas de normas) en el desarrollo de las tecno-
aprendizaje son muy reducidas (en cuyo caso los sub- logías medioambientales. Partiendo de una clasifica-
sidios temporales no consiguen promover su difusión) ción de tecnologías medioambientales más refinada
o cuando las economías de aprendizaje son muy al- (y que diferencia éstas entre tecnologías end of pipe,
tas (en cuyo caso la difusión se daría en cualquier ca- tecnologías integradas, tecnologías ecoeficientes y di-
so). Sin embargo, para un determinado rango de eco- seño de nuevos sistemas) pone el acento en las tec-
nomías de aprendizaje, los subsidios a los clientes sí nologías ecoeficientes para afirmar que éstas se im-
pueden ser útiles para la difusión de esta clase de tec- plementan sobre una base de conocimientos preexis-
nologías. tente sin estar vinculadas a cambios radicales en la
empresa. Así, desde su perspectiva, las tecnologías
Managi (2006) –impacto moderado, 33 citas– aplica ecoeficientes se caracterizan por seguir un camino in-
conceptos clásicos tales como el efecto aprendizaje cremental de carácter evolutivo basado en reglas de
y las economías de escala a los esfuerzos por mitigar carácter general no circunscritas exclusivamente al
la contaminación en el sector agrícola desde una pers- ámbito de los directivos medioambientales o del per-
pectiva macroeconómica y con datos de panel a ni- sonal medioambiental de la empresa, sino suscepti-
vel estatal. Así, fundamenta su análisis en la Curva bles de ser aplicadas de manera general en la misma.
Medioambiental de Kuznets según la cual existe una
relación de U-Invertida entre el rendimiento económi- Realidades específicas: Enfoque social. Dentro de es-
co y la contaminación medioambiental. De este mo- te cuarto bloque se incluyen aquellos trabajos que se
do, el aumento en la eficiencia de los esfuerzos por mi- alejan del estudio de la empresa o de la industria y que
tigar la contaminación hace que estos esfuerzos sean exploran las tecnologías medioambientales desde
cada vez menos costosos y que aumente la escala de otras perspectivas con marcado carácter social.
los mismos, reduciendo consecuentemente la conta-
minación en un porcentaje que dobla la cantidad de
En esta categoría destaca el trabajo de Kenworthy (2006),
esfuerzos dedicados. El autor mide los esfuerzos me-
–impacto medio, 67 citas– que analiza el concepto de
dioambientales de una forma amplia ya que conside-
tecnologías medioambientales en relación a la ges-
ra como tales a los gastos estatales relativos a la adop-
tión sostenible de las ciudades. En concreto destaca
ción de tecnologías medioambientalmente beneficio-
la aplicación de tecnologías medioambientales a la
sas, a la puesta en marcha de prácticas de gestión, a
gestión del agua, la energía y el tratamiento de resi-
la provisión de asistencia técnica y financiera y la reu-
duos con el objetivo de lograr que las ciudades lleguen
tilización de recursos hídricos disponibles.
a ser sistemas cerrados en consonancia con los princi-
El papel de la regulación medioambiental es el ele- pios de la economía circular. Desde su perspectiva, es-
mento clave en el trabajo de Innes y Bial (2002) –im- tas tecnologías constituyen una de las diez dimensio-
pacto moderado, 26 citas-–ya que analizan el impac- nes clave para el desarrollo de las ciudades sosteni-
to de ésta en la inversión medioambiental de las em- bles.
presas en prevención de la contaminación. Lo hacen Desde una orientación parecida Verheul y Vergragt (1995)
desde una perspectiva centrada en la economía in- –impacto moderado, 28 citas– analizan el fenómeno
dustrial y la teoría de juegos, y sostienen que existe un desde un enfoque alejado tanto de las empresas como
óptimo en la inversión medioambiental de las empre- de las instituciones y gobiernos. Así, ponen el énfasis en
sas y que éste no se obtiene únicamente por medio el papel de lo que califican como «experimentos socia-
de impuestos a las emisiones contaminantes sino que les» (iniciativas ciudadanas o de organizaciones no gu-
también (y de forma complementaria) se consigue bernamentales) en el desarrollo de las tecnologías me-
mediante el establecimiento de estándares que dis- dioambientales.
pensan un trato diferenciado según las empresas re-
velen disponer de tecnologías medioambientales su- Y por último dentro de este bloque se encuentra el tra-
periores. bajo de Clark y Isherwood (2004) –impacto modera-

60 401 >Ei
TECNOLOGÍAS MEDIOAMBIENTALES: DOS DÉCADAS…

do, 26 citas– que desde una perspectiva macroeco- punto de partida para futuros desarrollos tanto concep-
nómica relacionan las tecnologías medioambientales tuales como empíricos. Por su parte, el trabajo de
(energías renovables y sistemas de almacenamiento) Klassen y Whybark (1999a), que como se ha dicho es
con las comunidades locales. Se propone un modelo el más citado, destaca por realizar una clasificación
orientado a que las comunidades locales sean ener- entre las diferentes tecnologías medioambientales (pre-
géticamente autosuficientes, destacando además, el vención, control y sistemas de gestión medioambien-
papel fundamental de las administraciones en dicha tal) aportando un valor indudable para la correcta de-
tarea. terminación de las estrategias medioambientales de
las empresas, lo que sin duda ha sido determinante
para su extraordinaria difusión. Y finalmente, aunque a
DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES cierta distancia de los dos trabajos anteriores, la con-
tribución de Vachon y Klassen (2006b) constituye un re-
Como resultado del análisis anterior es posible desta- ferente en materia de colaboración medioambiental
car algunas evidencias relativas tanto al equilibrio/des- y cadenas de suministro sostenibles.
equilibrio del impacto de las tecnologías medioam-
bientales entre áreas de conocimiento como sobre la Para terminar, cabe preguntarse acerca de la razón
evidente diferencia en la repercusión de las distintas por la que los trabajos sobre tecnologías medioam-
contribuciones analizadas individualmente. bientales en las áreas cercanas a la empresa tienen
mucha más repercusión que en el resto de áreas. En
En lo que respecta al primero de los aspectos, se ob- este sentido, ésta deriva de las tecnologías medioam-
serva como la mayor parte de las contribuciones aca- bientales hacia el área de management podría expli-
démicas se pueden agrupar en tres áreas de conoci- carse atendiendo al paradigma dominante en rela-
miento que se adaptan de manera bastante fiel a los ción al concepto de Sostenibilidad (Illge y Schwarze,
grupos señalados en el análisis cualitativo. Así, el ma- 2009) que predomina en esta clase de estudios. Así,
yor impacto en cuanto a citas recibidas lo tienen las mientras que según el paradigma denominado
contribuciones pertenecientes a las áreas de Business Economía Ecológica o Ecological Economics se cues-
/ Management (enfoque gerencial-1505 citas totales), tiona el crecimiento como objetivo económico y se
seguidas de las contribuciones pertenecientes a las sostiene que el capital humano sólo puede sustituir a
áreas Environmental Studies/Environmental Sciences la naturaleza de forma muy limitada, según el para-
(difusión tecnológica, política medioambiental y cam- digma denominado Economía Medioambiental o
bio tecnológico-449 citas totales) y de las contribucio- Neoclássical Environmental Economics (paradigma en
nes que se encuadran en el área de Operaciones (en- el que se encuadran la mayoría de los estudios de ges-
foque operaciones-288 citas totales). tión medioambiental y tecnologías medioambientales
del área de management/business) se rechazan de
manera general los cambios fundamentales en el sis-
Así, sumando el impacto (medido en citas) de las con-
tema económico y se piensa que el progreso técnico
tribuciones relacionadas con la empresa (enfoque ge-
puede solucionar los problemas derivados de la restric-
rencial más enfoque operaciones) obtenemos un to-
ción de recursos a la que nos aboca el desafío me-
tal de 1793 citas, cifra muy por encima de las 449 ci-
dioambiental.
tas recibidas por los trabajos pertenecientes a las áre-
as de Environmental Studies/Environmental Sciences, lo Es por tanto este énfasis en el progreso técnico propio
que puede proporcionar una idea clara del interés que del paradigma Neoclasical Environmental Economics
despierta la materia en cada uno de los casos. En es- el que podría explicar la gran repercusión que tienen
te sentido, se hace patente la falta de conexión entre los trabajos sobre tecnologías medioambientales en
áreas (el desequilibrio en el impacto de los trabajos en las áreas cercanas a la empresa en comparación al
una y otra es evidente), lo que pone de manifiesto la resto de áreas de conocimiento.
necesidad de trabajos integradores que analicen el fe-
nómeno de las tecnologías medioambientales desde Finalmente, hay que destacar que el presente trabajo
una perspectiva híbrida (micro-empresa; macro-indus- no está exento de limitaciones. En primer lugar, la me-
tria o país). todología que se ha seguido para buscar los trabajos
más relevantes podría mejorarse no sólo en lo relativo
En lo que respecta al segundo de los aspectos, anali- a los análisis efectuados (podrían incluirse otros análisis
zando las contribuciones individuales también se apre- más refinados como el estudio de las cocitaciones) si-
cia un claro desequilibrio entre los trabajos cataloga- no también en lo que respecta a las bases de datos
dos como de impacto excepcional y el resto. A la vista objeto de consulta (en éste trabajo sólo se ha consul-
de los resultados se puede sostener que los trabajos de tado la Web of Science). En segundo lugar, es nece-
Klassen y Whybark (1999a), Shrivastava (1995) y Vachon sario realizar un análisis más en profundidad de las co-
y Klassen (2006) constituyen la referencia teórica indis- nexiones entre los trabajos sobre tecnologías me-
pensable para el estudio de las tecnologías medioam- dioambientales y los diferentes paradigmas en torno al
bientales. Así, el trabajo de Shrivastava (1995), además concepto de Sostenibilidad, análisis que podría ser un
de ser un trabajo pionero en la materia, constituye una interesante ejercicio teórico y podría explicar la evolu-
referencia porque define de manera muy clara el con- ción seguida por los estudios de gestión medioambien-
cepto de tecnologías medioambientales y sirve como tal de la empresa.

401 >Ei 61
J. AMORES SALVADÓ / J. E. NAVAS LÓPEZ

KLASSEN, R.D. (2000). «Exploring the Linkage Between Investment


NOTAS in Manufacturing and Environmental Technologies». International
Journal of Operations & Production Management, nº 20, pp. 127-147.
[1] Social Science Citation Index (SCCI) es una base de datos que KLASSEN, R.D. y VACHON, S. (2003). «Collaboration and Evaluation
contiene no sólo el título, los autores, la fuente, las palabras in the Supply Chain: The Impact on Plant Level Environmental
clave y otros datos relativos a cada artículo junto con sus re- Investment». Production and Operations Management, nº 12, pp.
ferencias bibliográficas. Se trata de un índice gestionado por 336-352.
el U.S. Institute for Scientific Information (ISI) desde 1972. KLASSEN, R.D. y WHYBARK, D.C. (1999). «Environmental Mana-ge-
[2] Bibexcel es un software de análisis bibliométrico diseñado por ment in Operations: The Selection of Environmental Technologies».
el profesor Olle Persson del Institute of Information Sciences de Decision Sciences, nº 30, pp. 601-631.
la universidad de Umea (Suecia) KLASSEN, R.D. y WHYBARK, D.C. (1999a). «The Impact of
Environmental Technologies on Manufacturing Performanc». The
Academy of Management Journal, nº 42, pp. 599-615.
BIBLIOGRAFÍA LANJOUW, J. y MODY, A. (1996). «Innovation and the International
Diffusion of Environmentally Responsive Technology». Research Policy,
AMACHER, G.S. ; KOSKELA, E. y OLLIKAINEN, M. (2004). nº 25, pp. 549-571.
«Environmental Quality Competition and Eco-Labeling». Journal of LEE, S.Y. (2008). «Drivers for the participation of small and medi-
Environmental Economics and Management, nº 47, pp. 284-306. um-sized suppliers in green supply chain initiatives». Supply Chain
BLEISCHWITZ, R. (2003). «Cognitive and institutional perspectives Management: An International Journal, nº 13, pp. 185-198.
of eco-efficiency». Ecological Economics, nº 46, pp. 453-467. MANAGI, S. (2006). «Are there increasing returns to pollution
CANTONO, S. y SILVERBERG, G. (2009). «A percolation model of abatement? Empirical analytics of the Environmental Kuznets Curve
eco-innovation diffusion: The relationship between diffusion, learning in pesticides». Ecological Economics, nº 58, pp. 617-639.
economies and subsidies». Technological Forecasting & Social MATHIYAZHAGAN, K.; GOVINDAN, K.; NOORULHAQ, A. y GENG, Y.
Change, nº 76, pp. 487-496. (2013). «An ISM approach for the barrier analysis in implementing
CLARK, W. e ISHERWOOD, W. (2004). «Distributed generation: re- green supply chain management». Journal of Cleaner Production,
mote power systems with advanced storage technologies”. Energy nº 47, pp. 283-297.
Policy, nº 32, pp. 1573-1589. RAMOS-RODRIGUEZ, A. y RUÍZ-NAVARRO, J. (2004). «Changes in
CONSTANTINI, V. y CRESPI, F. (2008). «Environmental regulation and the Intellectual Structure of Strategic Management Research: A
the export dynamics of energy technologies». Ecological Economics, Bibliometric Study of the «Strategic Management Journal», 1980-
nº 66, pp. 447-460. 2000. Strategic Management Journal, nº 25, pp. 981-1004.
DAO,V.; LANGELLA, I. Y CARBO, J. (2011). «From green to sustain- CORTAZAR, G.; SCHWARTZ, E. y SALINAS, M. (1998). «Evaluating
ability: Information Technology and an integrated sustainability frame- Environmental Investments: A Real Options Approach». Management
work». Journal of Strategic Information Systems, nº 20, pp. 63-79. Science, nº 44, pp. 1059-1070.
FANG, Y. y ZENG, Y. (2007). «Balancing energy and environment: SHI, V.G.; KOH, L.; BALDWIN, J. y CUCCHIELA, F. (2012). «Natural re-
source based green supply chain management». Supply Chain
The effect and perspective of management instruments in China».
Management: An International Journal, nº 17, pp. 54-67.
Energy, nº 32, pp. 2247-2261.
SHRIVASTAVA, P. (1995). «Environmental Technologies and
GEFFEN, C.A.y ROTHENBERG, S. (2000). «Suppliers and environ-
Competitive Advantage». Strategic Management Journal, nº 16, pp.
mental innovation: The automotive paint process». International
183-200.
Journal of Operations & Production Management, nº 20, pp. 166-
TAYLOR, M.; RUBIN, E.S. y HOUNSHELL, D. (2003). «Effect of
186.
Government Actions on Technological Innovation for SO2 Control».
HAJMOHAMMAD, S.; VACHON, S.; KLASSEN, R. D. y GAVRONSKI, I.
Environmental Science & Technology, nº 37, pp. 4527-4534.
(2013). «Reprint of Lean management and supply management:
VACHON, S. (2007). «Green supply chain practices and the se-
their role in green practices and performance». Journal of Cleaner
lection of environmental technologies». International Journal of
Production, nº 56, pp. 86-93. Production Research, nº 45, pp. 18-19.
HALL, J. y KERR, R. (2003). «Innovation dynamics and environmen- VACHON, S y KLASSEN, R.D. (2006). «Green project partnership in
tal technologies: the emergence of fuel cell technology». Journal of the supply chain: the case of the package printing industry». Journal
Cleaner Production, nº 11, pp. 459-471. of Cleaner Production, nº 14, pp. 661-671.
HART, S. L. (1995). «A Natural-Resource-Based View of the Firm». VACHON, S y KLASSEN, R.D. (2006b). «Extending green practices
The Academy of Management Review, nº 20, pp. 986-1014. across the supply chain. The impact of upstream and downstream
ILLGE, L. y SCHWARZE, R. (2009). «A matter of opinion-How eco- integration». International Journal of Operations & Production
logical and neoclassical environmental economists and think about Management, nº 26, pp. 795-821.
sustainability and economics». Ecological Economics, nº 68, pp. 594- VACHON, S. y KLASSEN, R.D. (2007). «Supply chain management
604. and environmental technologies: the role of integration». International
INNES, R. y BIAL, J. (2002). «Inducing Innovation in the Journal of Production Research, nº 45, pp. 401-423.
Environmental Technology of Oligopolistic Firms». The Journal of Indus- VERHEUL, H. y VERGRAGT, P. (1995). «Social Experiments in the
trial Economics, nº 50, pp. 265-287. Development of Environmental Technology: A Bottom-Up
JÄNICKE, M. y LINDEMANN, S. (2010). «Governing Environmental Perspective». Technology Analysis & Strategic Management, nº 7, pp.
Innovations». Environmental Politics, nº 19, pp. 127-141. 315-326.
KENWORTHY, J. (2006). «The eco-city:ten key transport and plan- ZHANG, X.; SHEN, L. y WU, Y. (2011). «Green strategy for gaining
ning dimensions for sustainable city development». Environment & competitive advantage in housing development: a China study».
Urbanization, nº 18, pp. 67-85. Journal of Cleaner Production, nº 19, pp. 157-167.

62 401 >Ei
SENSIBILIDAD CORPORATIVA, REPUTACIÓN Y LEGITIMIDAD MEDIOAMBIENTAL

NUEVAS TENDENCIAS EN LA
RELACIÓN ENTRE LOS GRUPOS
DE INTERÉS Y LA SOSTENIBILIDAD
CORPORATIVA

JAVIER DELGADO-CEBALLOS

JOSÉ DOMINGO BEA-LÓPEZ

JENNY MARÍA RUIZ-JIMÉNEZ

Universidd de Granada

La sostenibilidad corporativa está cobrando día a día una mayor importancia en las preocu-
paciones de las empresas a nivel global. Empresas multinacionales como Unilever están des-
arrollando estrategias que apuestan por un negocio sostenible y responsable con objetivos a
largo plazo que incluyen cuestiones sociales y medioambientales como reducir a la mitad

el impacto medioambiental derivado de la fabricación necesidades (UNWCED, 1987:8). Gladwin, Kenne- lly y
de sus productos y ayudar a más de mil millones de Krause (1995) definen el desarrollo sostenible como el
personas a mejorar su salud y bienestar. En España, la proceso de lograr el desarrollo humano de forma
empresa Ecoalf centra su negocio en la moda sos- inclusiva, conectada, equitativa, prudente y segura.
tenible donde crea sus productos con materiales Bansal (2005) instrumentaliza esta definición en tres
reciclados tras una importante inversión en I + D y via- principios: integridad económica, equidad social e
jando por el mundo para identificar los residuos y los integridad medioambiental. Por otra parte, existe una
socios ideales para transformarlos. En la esfera de la corriente en este campo de investigación que se
investigación en gestión de empresas la sostenibilidad centra más en la responsabilidad social corporativa
corporativa ha crecido exponencialmente en cuanto (RSC). Según Carroll (1979) se define como respon-
al número de artículos publicados en las revistas sabilidad social de la empresa abarca las expectativas
académicas y en las revistas profesionales en los últi- eco-nómicas, legales, éticas y discrecionales que la
mos años (Montiel y Delgado-Ceballos, 2014). Incluso, socie- dad tiene de las organizaciones en un momento
Hart y Dowell (2011) identifica al desarrollo sostenible dado en el tiempo. Más recientemente, Barnett (2007)
como una de las tres capacidades estratégicas clave ha definido la RSC como cualquier actividad corpora-
junto con la prevención de la contaminación y la admi- tiva discrecional destinada a conseguir un mayor
nistración de los productos. bienestar social; el rendimiento social corporativo se
El concepto de desarrollo sostenible parte del Informe describe como una instantánea del desempeño social
Brundtland (1987) donde se define el desarrollo soste- global de una empresa en un momento determinado
nible como satisfacer las necesidades de las genera- en el tiempo, es decir, un resumen de la postura social
ciones presentes sin comprometer las posibilidades de de la empresa. A lo largo del tiempo han sido varias las
las generaciones del futuro para atender sus propias definiciones que se le han dado a la responsabilidad

401 >Ei 63
J. DELGADO-CEBALLOS/ J. D. BEA-LÓPEZ / J. M. RUIZ-JIMÉNEZ

social corporativa y a la sostenibilidad corporativa, lo do el papel ejercido por estos últimos el avance de
que ha creado confusión, tanto para los gerentes en prácticas medioambientales y sociales dentro de las
las empresas, como en el ámbito de la investigación. empresas y la identificación de los grupos de interés
Esto ha llevado a que en el ámbito empresarial se prominentes para las empresas. En el inicio los artícu-
hayan usado ambos conceptos de manera inter- los se centraban en identificar a los grupos de interés
cambiable (Montiel, 2008). En el resto del artículo solo más relevantes dependiendo del tipo de estrategia
se utilizará el término de sostenibilidad corporativa medioambiental que llevase a cabo la empresa. Por
que incluirá tanto la sostenibilidad corporativa como ejemplo, Buysse y Verbeke (2003) muestran empírica-
la RSC. mente que la relevancia de los grupos de interés era
diferente dependiendo del tipo de estrategia medio-
Los grupos de interés stakeholders (Freeman, 1984; ambiental seguida por la empresa. A título de ejem-
Freeman et al., 2010) han jugado un papel muy rele- plo, las empresas con una estrategia de liderazgo me-
vante en el avance de prácticas de sostenibilidad dioambiental conceden una gran importancia a los
corporativa en el mundo empresarial. Freeman (1984) stakeholder primarios internos (incluidas las entidades
definió el con-cepto de grupo de interés como cualquier financieras) y externos (clientes y proveedores) y, al mis-
persona o grupo de personas que pueda afectar el mo tiempo, están interesados en el desarrollo y la trans-
desempeño de la empresa o que sea afectado por el ferencia de las mejores prácticas en el área medioam-
logro de los objetivos de la organización. Por ello, se biental. Asimismo, Sharma y Henriques (2005) investiga-
establece que las corporaciones no son entidades ron la influencia de los stakeholders en la adopción de
autónomas con una identidad básica definida inde- prácticas sostenibles por parte de las empresas del sec-
pendiente y separadamente de sus stakeholders, sino tor forestal en Canadá. Se destaca que los clientes tie-
que las compañías estarían formadas por la red de nen fuerza para hacer que las empresas adopten
relaciones en las que están involucradas, es decir, por prácticas sostenibles de reciclaje, y tanto los requeri-
empleados, clientes, proveedores, comunidades, nego- mientos de los stakeholders económicos como la po-
cios y otros grupos (Freeman, Wicks y Parmar, 2004). Los sibilidad de penalización por parte de los stakeholders
grupos de interés han conseguido que las empresas ecológicos y económicos llevarán a las empresas a re-
adopten estrategias sostenibles mediante sus estrategias alizar prácticas sostenibles de diseño ecológico y de
de presión (Frooman, 1999; Sharma y Henriques, 2005) y cuidado del ecosistema. Más adelante, Darnall, Henri-
sus relaciones de colaboración con las empresas (De ques y Sardorsky (2010) contribuyen a este debate al in-
Lange et al., 2016; Delgado-Ceballos et al, 2012) cluir la variable tamaño de la empresa. De este modo,
logrando que las empresas cambien su actitud y su los resultados han puesto de relieve que el tamaño de
forma de proceder en este sentido y se comporten de la empresa modera las presiones de los grupos de in-
una manera más sostenible. Esta relación entre los terés de la cadena de valor (clientes y proveedores), de
grupos de interés y la sostenibilidad corporativa ha sido los stakeholders internos (empleados) y de los stakehol-
tratada extensamente dentro de la literatura de gestión der reguladores. Por tanto, aunque las grandes empre-
de empresas aumentado su relevancia en los últimos sas se comprometen más que las pequeñas a desarro-
años y existiendo una gran diversidad de temáticas llar prácticas medioambientales, cuando se enfrentan
dentro de la misma. Por ello, el objetivo de este artículo a las presiones de los stakeholders de la cadena de va-
de revisión de la literatura es identificar y examinar las lor, internos y reguladores, las empresas pequeñas pa-
distintas temáticas analizadas dentro de esta relación e recen ser más sensibles que las empresas grandes.
identificar los desafíos más importantes en este campo.
Los resultados muestra que las relaciones más impor- Más recientemente, la investigación ha buscado co-
tantes son las siguientes: 1) la influencia de los grupos nocer cuál es la prominencia de los grupos de interés
de interés en el impulso de la sostenibilidad corporativa, para los directivos y su papel en la presión a las em-
2) la gestión de grupo de interés, desempeño finan- presas multinacionales. Bundy, Shropshire y Buchholtz
ciero y creación de valor y, por último, 3) el desarrollo de (2013) analizan la relevancia de los stakeholders para
marcos conceptuales de la relación entre grupo de los directivos determinando cual es el grado que de la
interés y sostenibilidad corporativa. A continuación se demanda del stakeholder para que los directivos le
realiza una revisión de cada una de las líneas para otorguen prioridad. En función de la percepción de los
concluir indicando los desafíos futuros en el campo de problemas por parte de la dirección de la empresa,
investigación. las demandas se han clasificado como coherentes,
consistentes, conflictivas y sin relación con la organiza-
ción. Las presiones de los stakeholders que se perciban
TEMÁTICAS TRATADAS EN LA RELACIÓN ENTRE LOS bien como coherentes o contradictorias con la identi-
GRUPO DE INTERÉS Y LA SOSTENIBILIDAD dad organizacional de la empresa obtendrán la aten-
CORPORATIVA ción de los gerentes, teniendo una relevancia funda-
mental si se perciben como coherentes o contradic-
Influencia de los grupos de interés en el impulso de torias con el marco estratégico de la empresa. La re-
la sostenibilidad corporativa levancia será máxima si dichas presiones son percibi-
das como coherentes o contradictorias tanto con la
Una de las temáticas que ha recibido una mayor aten- identidad organizacional como con el marco estraté-
ción por parte de los investigadores en el ámbito de la gico de la empresa. De esta manera, una gestión ade-
sostenibilidad corporativa y los grupos de interés ha si- cuada de los stakeholders debería estar asociada con

64 401 >Ei
NUEVAS TENDENCIAS EN LA RELACIÓN ENTRE LOS GRUPOS DE INTERÉS Y LA SOSTENIBILIDAD CORPORATIVA

un aumento de los resultados financieros, la reputación, empresa multinacional lleva a la multinacional a trans-
la confianza, la eficiencia, la innovación y la flexibili- ferir las prácticas corporativas socialmente irresponsa-
dad, y estar negativamente relacionada con el riesgo bles desde su sede a las filiales, y que el efecto de di-
y la incertidumbre. cha transferencia es mayor cuando se trata de filiales
entrelazadas, propiedad de minorías y vagamente afi-
Los investigadores han puesto también su foco en el liadas a la empresa multinacional. Otra de las varia-
papel que juega la integración de los stakeholders en bles que influyen en el trasvase de prácticas de irres-
la mejora del desempeño financiero, social y me- ponsabilidad social corporativa de empresa matriz a
dioambiental de las empresas. Harrison, Bosse y Phillips filial es el grado de control reglamentario y/o de la so-
(2010) muestran que la integración de los grupos de in- ciedad civil. Así cuanto mayor sea este efecto en el
terés puede ser una fuente de creación de valor y fa- país de origen, mayor será el efecto de la presión de
cilite la innovación dentro de la empresa. Esto se de- los stakeholders en la transferencia de prácticas cor-
be al desarrollo de relaciones estrechas con los grupos porativas irresponsables de la sede a sus filiales, siendo
de interés basadas en los principios de distribución, de más débil este efecto cuanto mayor sea el grado de
procedimiento y de interacción que también permiten control reglamentario y/o de la sociedad civil en el país
el desarrollo de ventajas competitivas. Godfrey, Merrill anfitrión.
y Hansen (2009) afirman que la integración con los gru-
pos de interés puede servir como un seguro cuando Gestión de grupo de interés, desempeño financiero
sucede un evento negativo, incluso llegando a crear y creación de valor
valor para los accionistas en dicho caso. De forma bri-
llante, Eccles, Ioannou y Serafeim (2014) investigaron La literatura académica ha examinado la gestión de
las diferencias organizacionales y de desempeño fi- los stakeholders con el desempeño financiero (Barnett,
nanciero entre empresas sostenibles y empresas no 2007; Eccles, Ioannou y Serafeim, 2014; Madsen y Rod-
sostenibles en el largo plazo. Sus resultados muestran gers, 2015), con la creación de valor (Ej. Bridoux y Stoel-
que en las empresas sostenibles hay más probabilidad horst, 2014; Tantalo y Priem, 2016) y el papel de los in-
de tener procesos formales para la integración de los termediarios institucionales en la valoración de las prác-
grupos de interés, preocupación por las medidas y di- ticas de responsabilidad social corporativa (Doh, Howton
vulgación de los resultados no financieros. Igualmente, y Howton, 2010). Por ejemplo, la literatura ha analizado
las empresas sostenibles tienen un desempeño finan- las características de las actividades de responsabili-
ciero mayor en el largo plazo tanto en distintas magni- dad social corporativa que atraen la atención de los
tudes. Igualmente, Castelló, Etter y Nielsen (2016) han stakeholders y el impacto que tiene dicha atención en
prestado atención a cómo las empresas pueden au- el rendimiento financiero de las empresas. Los stake-
mentar su legitimidad respecto a los stakeholders me- holders pueden recompensar a las empresas por su
diante el uso de las redes sociales utilizando el uso del responsabilidad social corporativa, pero solo en la me-
método del caso de forma longitudinal observando la dida en que esos stakeholders conozcan las activida-
integración de los stakeholders con las empresas en di- des de responsabilidad social corporativa de las em-
chas redes. presas. Madsen y Rodgers (2015) estudian los casos de
múltiples empresas que han llevado a cabo acciones
Por último, los investigadores también han prestado
de responsabilidad social corporativa mediante la
atención a cómo los stakeholders impulsan a las em-
prestación de ayuda y socorro en situaciones de de-
presas multinacionales a implantar prácticas de soste-
nibilidad corporativa en las filiales (Husted y Allen, 2006; sastres naturales mostrando que la atención de los sta-
Surroca, Tribó y Zahra, 2013; Zhao, Park y Zhou, 2014). keholders media la relación entre las iniciativas de res-
Por ejemplo, Husted y Allen (2006) analizan las diferen- ponsabilidad social corporativa en la ayuda a desas-
tes opciones que tienen las empresas multinacionales tres naturales y los beneficios financieros de las empre-
para implementar las estrategias de sostenibilidad cor- sas. Igualmente, dicha actividad de responsabilidad
porativa en las filiales. Por una parte, las multinaciona- social corporativa recibirá una mayor atención por par-
les deberían tener cuenta a los grupos de interés más te de los stakeholders si además interviene una orga-
prominentes y, por otra parte, deberían seguir la lógica nización no gubernamental, si se actúa con prontitud
institucional que implica que las multinacionales imple- tras el acaecimiento del desastre natural, o si involucra
mentaran sus estrategias de sostenibilidad corporativa contribuciones en especie (en lugar de las contribucio-
dependiendo de la estrategia organizacional adopta- nes monetarias). Por su parte, Doh, Howton and Howton
da para todas sus estrategias. Sus resultados empíricos (2010) centran su interés en las valoraciones institucio-
con empresas mejicanas indican que las multinacio- nales sobre las prácticas sociales de las empresas pa-
nales siguen la lógica institucional a la hora de implan- ra que los grupos de interés creen su propia valoración
tar la gestión de las cuestiones sociales y medioam- sobre la reputación de la empresa. Para ello investigan
bientales en las filiales. Por otra parte, Surroca, Tribó y la relación entre la valoración de CSR por parte de ins-
Zahra (2013) analizan los efectos de la presión de los tituciones y el desempeño financiero de las empresas,
stakeholders sobre las empresas multinacionales, y más mostrando que los intermediarios financieros tienen
en concreto, la transferencia de prácticas socialmen- una gran relevancia al influir en las valoraciones del
te irresponsables de estas empresas a sus empresas mercado y en la compresión en la relación entre des-
subsidiarias. Los autores ponen de manifiesto que en empeño social y financiero. Mientras que Ramchander,
igualdad de condiciones, el aumento de la presión de Schwebach y Staking (2012) analizan qué sucede cuan-
los stakeholders del país de origen en la sede de una do una empresa entra o sale del índice Domini Social

401 >Ei 65
J. DELGADO-CEBALLOS/ J. D. BEA-LÓPEZ / J. M. RUIZ-JIMÉNEZ

400 indicando que las empresas que entran en dicho crear intereses mutuos de sostenibilidad basados en los
índice mejoran el valor de la acción y empeora el va- intereses de sostenibilidad particulares de los stakehol-
lor de la acción de sus competidores y al contrario ders individuales. Y tercero, crear enfoques que permi-
cuando se sale, especialmente relevante en industrias tan a los stakeholders, en términos más amplios de la
con información opaca. sociedad civil, y actuar como intermediarios entre la
naturaleza y la sociedad y a considerar resultados es-
Un punto novedoso en la investigación reciente ha si- perados a largo plazo. Para hacer frente a estos tres re-
do el estudio de la relación entre la filantropía corpo- tos se sugieren tres mecanismos interrelacionados:
rativa, el rendimiento financiero y la respuesta de los educación, regulación y creación de valor. Tantalo y
stakeholders (Wang y Qian, 2010). La filantropía corpo- Priem (2016) avanzan la teoría de los stakeholders ha-
rativa implica regalos o contribuciones monetarias otor- cia la estrategia y la creación de ventajas competiti-
gados por las empresas a causas sociales y caritativas, vas sostenibles en el tiempo al presentar una novedo-
tales como la educación, la cultura, las artes, las mino- sa idea denominada «la perspectiva de las sinergias
rías, la atención de la salud o la atención a desastres de los grupos de interés» que identifica nuevas oportu-
(Wang Choi y Li, 2008). Las donaciones corporativas tie- nidades de creación de valor que mediante una sola
nen una relación positiva y significativa con el rendi- acción estratégica puede llevar a que crear valor pa-
miento financiero, medido este como los ingresos netos ra distintos grupos de interés a la vez sin reducir el va-
sobre los activos totales. Sin embargo, este incremen- lor para los grupos de interés prominentes. Las empre-
to no se refleja en un aumento del valor contable del sas deben de buscar este tipo de acciones para la cre-
patrimonio de la empresa. Además, existe una relación ación de ventajas competitivas.
positiva entre las donaciones corporativas y el nivel de
desarrollo del mercado en el que opera la empresa Por último, Bridoux y Stoelhorst (2014) analizaron cómo
en cuanto al reflejo del incremento del valor contable las empresas deben gestionar las relaciones con sus
del patrimonio de la empresa, pero no en cuanto a un stakeholders para crear valor, desarrollando un marco
incremento de los ingresos netos sobre los activos to- teórico que da respuesta a esta cuestión. Para ello cla-
tales. También existe una relación positiva entre la filan- sificaron a los stakeholders de dos maneras: egoístas y
tropía corporativa y el rendimiento financiero de una recíprocos. Asimismo definieron dos enfoques de ges-
empresa, que es mayor en función del rendimiento fi- tión de las relaciones de la empresa con los stakehol-
nanciero anterior de la empresa, de si el capital de la ders: de «equidad» y enfoque de «marcar distancias»,
empresa es privado o público o de si la empresa tie- donde la interacción de la empresa con los stakehol-
ders se basa en condiciones de justicia y equidad, y
ne o no conexión política. Así, el resultado más relevan-
en el poder de negociación, respectivamente. Un sta-
te del análisis de la relación anteriormente citada es-
keholder recíproco contribuirá más a la creación de
tablece que la filantropía empresarial mejora el rendi-
valor si la empresa adopta un enfoque de equidad ha-
miento financiero de una empresa mediante la obten-
cia este stakeholder, mientras que si dicho stakeholder
ción de respuestas positivas de sus stakeholders clave,
es egoísta, será con un enfoque de marcar las distan-
como son empleados, clientes e inversores, respon-
cias por parte de la empresa con el que contribuirá de
diendo de manera más positiva cuando sean cons-
una manera más eficiente a la creación de valor.
cientes de las actividades filantrópicas, por lo que las
Igualmente, una empresa que mantenga un trato jus-
empresas con mayor visibilidad, como las que se pu- to con sus stakeholder a lo largo del tiempo aumenta-
blicitan fuertemente y operan en las regiones más des- rá la proporción de stakeholders recíprocos, mientras
arrolladas, tienen más que ganar. que si mantiene un enfoque de marcar las distancias
aumentará la proporción de stakeholders indepen-
Marcos conceptuales de la relación entre grupo de dientes de entre los stakeholders de la empresa, sien-
interés y sostenibilidad corporativa do ambas situaciones propicias para la creación de
valor. Si bien un enfoque de marcar las distancias se
La literatura también ha propuesto modelos conceptua- lleva a cabo a costa de socavar las contribuciones a
les para el avance en la relación entre los stakeholders la creación de valor con los stakeholders recíprocos,
y las empresas dentro del marco de la sostenibilidad cor- tiene la ventaja de permitir a la empresa motivar a los
porativa (Basu y Palazzo, 2008; Höerisch Freeman stakeholders egoístas, que tienen un alto poder de ne-
y Schaltegger, 2014). Por ejemplo, Höerisch, Freeman y gociación para conseguir valiosas acciones estratégi-
Schal- tegger (2014) dan un paso más allá en la inves- cas que no son compatibles con el mantenimiento
tigación conjunta sobre stakeholders y sostenibilidad de relaciones justas con los stakeholders recíprocos.
corporativa, al examinar los vínculos, similitudes y dife- No obstante, para mantener los sentimientos de equi-
rencias entre la teoría de los stakeholders y la gestión dad de los stakeholders recíprocos, los gerentes de-
de la sostenibilidad, desarrollando un marco concep- ben establecer sistemas que aseguren la equidad dis-
tual para aumentar la aplicabilidad de la teoría de los tributiva, de procedimiento y de interacción a través
stakeholders en la gestión de la sostenibilidad corpo- de los stakeholders y que permitan a la empresa des-
rativa. Aplicado al contexto de la gestión de la soste- cartar a los stakeholders que exhiban comportamien-
nibilidad, se requiere que la sostenibilidad sea uno de tos egoístas.
esos valores en torno al cual los stakeholders coope-
ran, lo que plantea tres retos fundamentales para la CONCLUSIONES Y FUTURAS LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN
gestión de la sostenibilidad. Primero, anclar la sosteni- El objetivo de este artículo es identificar las temáticas
bilidad en la mentalidad de los stakeholders. Segundo, tratadas en la relación entre los grupos de interés y la

66 401 >Ei
NUEVAS TENDENCIAS EN LA RELACIÓN ENTRE LOS GRUPOS DE INTERÉS Y LA SOSTENIBILIDAD CORPORATIVA

sostenibilidad corporativa en las revistas de mayor im- Por último, en este campo se observa la necesidad de
pacto en el campo de la gestión de empresas. En pri- desarrollar teorías de gestión de empresas y marcos
mer lugar, la temática que recibe una mayor atención conceptuales que ayuden al avance de la investiga-
es el papel de los grupos de interés como impulsores ción. La literatura ha tratado de desarrollar marcos con-
del avance de la sostenibilidad corporativa en las em- ceptuales para aumentar la aplicabilidad y la aplica-
presas. Una vez investigado qué grupos de interés son ción de la teoría de los stakeholders en la gestión de
lo más relevantes dependiendo de la estrategia de sos- la sostenibilidad (Höerisch, Freeman y Schaltegger,
tenibilidad corporativa (Ej. Kassinis y Vafeas, 2006; Sharma 2014), la perspectiva de las sinergias de los grupos de
y Henriques, 2005), la investigación ha ahondado en la interés (Tantalo y Priem, 2016) y la desarrollo teórico de
identificación de los stakeholders más prominentes pa- la creación de valor mediante los grupos de interés
ra los directivos de las empresas (Ej. Bundy, Shropshire y (Bridoux y Stoelhorst, 2014). A pesar de los esfuerzos re-
Buchholtz, 2013). Uno de los desafíos de esta temática alizados, este sigue uno de los grandes desafíos exis-
es el papel de los grupos de interés en las empresas pe- tentes. Una de las posibles explicaciones de esta pro-
queñas, la identificación más nítida de las estrategias de blemática es la falta de acuerdo sobre la definición de
presión más eficaces para modificar el comportamien- sostenibilidad corporativa (ver Montiel y Delgado-Ce-
to de las empresas y los mecanismos de respuesta de ballos, 2014) y la dicotomía entre RSC y sostenibilidad
las empresas. corporativa.

La segunda temática que recibe más atención es có-


BIBLIOGRAFÍA
mo la gestión de los stakeholders puede mejorar el des-
empeño financiero y la sostenibilidad corporativa de BANSAL, P. (2005). «Evolving sustainably: A longitudinal study of
las empresas. La relación entre cualquier variable or- corporate sustainable development». Strategic Management
ganizativa y el desempeño financiero es la relación por Journal, vol. 26, pp.197-218.
excelencia en la literatura general de gestión de em- BARNETT, M. L. (2007). «Stakeholder influence capacity and the
presas. En este caso, los artículos analizados todavía variability of financial returns to corporate social responsibility».
muestran avances escasos en estas relaciones mos- Academy of Management Review, vol. 32, pp. 794-816.
trando la dificultad de atraer la atención de los stake- BASU, K. y PALAZZO, G. (2008). «Corporate Social Responsibility: A
Process Model of Sensemaking». Academy of Management Review,
holders sobre las acciones positivas de las empresas
vol.33, pp.122-136.
ya sea a través de la filantropía corporativa (Wang y BRIDOUX, F y STOELHORST, J.W. (2014). «Microfoun-dations for
Qian, 2010), actividades de responsabilidad social cor- stakeholder theory: Managing stakeholders with heterogeneous mo-
porativa (Madsen y Rodgers, 2015) y la creación de va- tives». Strategic Management Journal, vol.35, pp.107-125.
lor mediante los stakeholders (Bridoux y Stoelhorst (2014). BUNDY, J.; SHROPSHIRE, C. ,y BUCHHOLTZ, A.K. (2013). «Strategic
Dentro de esta temática se necesita ahondar en la cognition and issue salience: Toward an explanation of firm respon-
compresión de cómo los grupos de interés pueden siveness to stakeholder concerns». Academy of Management review,
crear valor para las empresas. vol. 38, nº 3, pp. 352-376.
BUYSSE, K y VERBEKE, A. (2003). «Proactive environmental strate-
En tercer lugar, los investigadores han prestado atención gies: A stakeholder management pers-pective». Strategic
Management Journal, vol.24, pp. 453-470.
a la búsqueda de las empresas para aumentar su legi-
CARROLL, A.B. (1979). «A three-dimensional conceptual model
timidad mediante el uso de los grupos interés ya sea me- of corporate performance». Academy of management review, vol.
diante el uso de estrategias para ello (Scherer, Palazzo y 4, pp. 497-505.
Seidl, 2013) o mediante el uso de las redes sociales CASTELLÓ, I.; ETTER M. y NIELSEN, F. (2016). «Strategies of
(Castelló, Etter y Nielsen (2016). En el futuro la investiga- Legitimacy Through Social Media: The Networked Strategy». Journal
ción debería tratar de sistematizar cómo las empresas of Management Studies. vol. 53, pp. 402-432.
pueden integrar a los grupos de interés para mejorar su DARNALL, N.; HENRIQUES, I. y SADORSKY, P. (2010). «Adopting
competitividad, su papel en el desarrollo del emprendi- proactive environmental strategy: The influence of stakeholders and
miento corporativa y la creación de ventajas competi- firm size». Journal of Management Studies, vol. 47, nº 6, pp. 1072-
1094.
tivas sostenibles en el tiempo.
DE LANGE, D.; D ARMANIOS, D.; DELGADO-CEBALLOS, J. y SAND-
HU, S. (2015). «From Foe to Friend Complex Mutual Adaptation of
En cuarto lugar, el papel de los grupos de interés y las
Multinational Corporations and Nongovernmental Organizations».
empresas multinacionales todavía no ha recibido la Business & Society, 0007650314568537
atención necesaria para mejorar la comprensión de es- DOH, J. P.; HOWTON, S.D. y HOWTON, S.W. (2010). «Does the Market
te fenómeno. Una de las posibles explicaciones se de- Respond to an Endorsement of Social Responsibility?. The Role of
be a la complejidad de la temática donde juegan mul- Institutions, Information, and Legitimacy». Journal of Management,
titud de actores con distintas culturas, idiomas y formas vol. 36, pp. 1461-1485.
de gestión. Los investigadores han tratado el efecto de ECCLES, R.G.; IOANNOU, I. y SERAFEIM, G. (2014). «The Impact of
la presión de los stakeholders para la transferencia de Corporate Sustainability on Organiza-tional Processes and
prácticas sostenibles a las filiales de las empresas multi- Performance». Management Science, vol. 60, pp. 2835-2857.
FREEMAN, R.E. (1984). Strategic Management: A Stakeholder
nacionales (Ej. Husted y Allen, 2006; Surroca, Tribó y
Approach. Boston: Pitman/Ballinger
Zahra, 2013; Zhao, Park, Zhou, 2014). El desafío dentro
FREEMAN, R.E.; WICKS, A.C. y PARMAR, B. (2004). «Stakeholder
de esta línea sería ampliar el conocimiento sobre el pro- Theory and The Corporate Objective Re-visited». Organization
ceso para que los stakeholders sean más prominentes Science, vol.15, nº 3, pp. 364-369.
para las multinacionales e identificar cuál podría ser el FREEMAN, R.E.; HARRISON, J. S.; WICKS, A.C.; PARMAR, B. L.; y
papel de los grupos de interés para la transferencia de DE COLLE, S. (2010). Stakeholder theory: The state of the art
las prácticas más avanzadas. Cambridge. University Press.

401 >Ei 67
J. DELGADO-CEBALLOS/ J. D. BEA-LÓPEZ / J. M. RUIZ-JIMÉNEZ

FROOMAN, J. (1999). «Stakeholder influence strategies». RAMCHANDER S.; SCHWEBACH R.G. y STAKING, K. (2012). «The
Academy of Management Journal, vol. 24, nº 2, pp. 191-205. informational relevance of corporate social responsibility: evidence
GLADWIN, T.N.; KENNELLY, J.J., y KRAUSE, T. (1995). «Shifting par- from DS400 index reconstitutions». Strategic Management Journal,
adigms for sustainable development: Implications for manage- vol. 33, nº 3, pp. 303-314.
ment theory and research». Academy of Management review, SCHERER, A.G.; PALAZZO, G. y SEIDL, D. (2013). «Ma-naging
vol. 20, nº 4 pp. 874-907. Legitimacy in Complex and Heteroge-neous Environments:
GODFREY, P.C.; MERRILL, C.B. y HANSEN, J.M. (2009). «The rela- Sustainable Development in a Globalized World». Journal of
tionship between corporate social responsibility and shareholder Management Studies, vol. 50, nº 2, pp. 259-284.
value: an empirical test of the risk management hypothesis». SHARMA, S. y HENRIQUES, I. (2005). «Stakeholder influences on
Strategic Management Journal, vol. 30, nº 4, pp. 425-445. sustainability practices in the Canadian forest products industry».
HARRISON, J.S.; BOSSE, D.A. y PHILLIPS, R.A. (2010). «Managing Strategic Management Journal, vol.26, nº 2, pp. 159-180.
for stakeholders, stakeholder utility functions, and competitive ad- SURROCA, J.; TRIBÓ, J.A., y ZAHRA, S.A. (2013). «Stake-holder
vantage». Strategic Management Journal, vol.31, pp. 58-74. pressure on MNEs and the transfer of socially irresponsible practices
HART, S. L. y DOWELL, G. (2011). «Invited editorial: A na- tural- to subsidiaries». Academy of Management journal, vol. 56, nº 2,
resource-based view of the firm: Fifteen years after». Journal of pp. 549-572.
Management, vol. 37, nº 5, pp. 1464-1479. TANTALO, C. y PRIEM, R.L. (2016). «Value creation through stake-
HÖRISCH, J.; FREEMAN, R.E., y SCHALTEGGER, S. (2014). holder synergy». Strategic Management Journal, vol. 37, nº 2, pp.
«Applying stakeholder theory in sustainability management: Links, 314-329.
similarities, dissimilarities, and a conceptual framework». WANG, H.; CHOI, J., Y LI, J. (2008). “Too little or too much? un-
Organization y Environment, vol. 27, pp. 328-346. tangling the relationship between corporate philanthropy and firm
KASSINIS, G. y VAFEAS, N. (2006). «Stakeholder pressures and financial performance”. Organization science, vol.19, núm.1,
environmental performance». Academy of Management Journal, pp.143-159.
vol. 49, pp. 145-159. WANG, H., Y QIAN, C. (2011). «Corporate philanthropy and cor-
MADSEN, P.M. y RODGERS, Z.J. (2015). «Looking good by doing porate financial performance: The roles of stakeholder response
good: The antecedents and consequences of stakeholder atten- and political access». Academy of Management journal, vol.54,
tion to corporate disaster relief». Strategic Management Journal, núm.6, pp.1159-1182.
vol. 36, pp. 776-794. WCED, U. (1987). Our common future. World Commission on
MONTIEL, I. (2008). «Corporate social responsibility and corpo- Environment and Development Oxford University Press.
rate sustainability separate pasts, common futures». Organization ZHAO, M., PARK, S. H., ZHOU, N. (2014). «MNC strategy and so-
y Environment, vol. 21, nº 3,pp. 245-269. cial adaptation in emerging markets». Journal of International
MONTIEL, I. y DELGADO-CEBALLOS, J. (2014). «Defining and Business Studies, vol. 45, nº 7, pp. 842-861.
measuring corporate sustainability: Are we there yet?».
Organization y Environment, vol. 27,nº 2, pp .113-139.

68 401 >Ei
REPUTACIÓN, LEGITIMIDAD
Y GREENWASHING
EXPLORANDO EL PAPEL DE LOS
STAKEHOLDERS EN LA ESTRATEGIA
MEDIOAMBIENTAL DE LA EMPRESA

GREGORIO MARTÍN-DE CASTRO

Universidad Complutense de Madrid

La necesaria armonía entre el desarrollo económico y empresarial, el respeto al medio na-


tural y la contribución al desarrollo social y de las comunidades es una necesidad crecien-
te en todas las esferas de la sociedad actual. La concienciación creciente por el respeto
al medio ambiente, la comprobación científica de la existencia de un cambio climático

producido por la actividad del ser humano, suponen mico y empresarial hacia una economía circular, lo
la emergencia y desarrollo de un nuevo modelo de re- cual supone pasar de un modelo económico lineal
laciones social y económico que está tomando fuer- «obtener-fabricar-consumir-desechar» a otro circular que
za y que se ha denominado Economía Circular (Euro- pretende respetar los límites del planeta, incrementan-
pean Environmental Agency, 2016), el cual propugna do la utilización de recursos renovables y reciclables a
el respeto y conservación del medio natural y sus re- la vez que se reduce el consumo de materias primas
cursos limitados, así como la concienciación y uso efi- y energía y se reducen las emisiones y desperdicios.
ciente de los recursos disponibles por personas y em- Esta transición requiere la colaboración de todos los
presas en la economía y sociedad. Conceptos para- agentes políticos, sociales, económicos y empresaria-
lelos en estudios especializados de medio ambiente y les. Nuevos modelos de negocio, fiscalidad, o incluso
Management como Desarrollo Sostenible se encuen- educativos serán necesarios para su implantación real.
tran en la misma línea. Así, desde el Desarrollo Sostenible
se promueven sistemas económicos y productivos ti- Desde el ámbito de negocios y de la consultoría, este
po Triple Bottom Line, aunando el desarrollo y prospe- fenómeno también es creciente como preocupación
ridad económica, pero también social y medioam- directiva. Según la encuesta de la conocida consulto-
biental (Hart, 1995). ra estratégica McKinsey’s Global Survey Report (2014),
entre los 3.344 ejecutivos consultados, la sostenibilidad
Desde el ámbito de las instituciones europeas, en di- medioambiental de los negocios tiene cada vez ma-
ciembre de 2015 la Comisión Europea publicó el do- yor importancia estratégica en su empresa, constituyen-
cumento Closing the loop – An EU Action Plan for the do una máxima prioridad, siendo igualmente impor-
Circular Economy, en el que se propone una nueva tante forjarse una reputación respetuosa con el medio
estrategia que guía un cambio de paradigma econó- natural. Según Delmas y Burbano (2011), el volumen de

401 >Ei 69
G. MARTÍN-DE CASTRO

facturación para el nicho de productos «verdes» o me- Por su parte, la Teoría Institucional (Oliver, 1991) trata de
dioambientales es de más de 800 billones de dólares comprender la respuesta medioambiental de la em-
americanos para el año 2015. Desde el ámbito políti- presa en un entorno donde cada vez existe mayor con-
co europeo, destacan los esfuerzos que desde la cienciación medioambiental y por tanto, donde ésta
Comisión Europea se están llevando a cabo, con la debe posicionarse y ofrecer señales informativas ade-
creación de la Agencia Europea para el Medio cuadas a las demandas de clientes, proveedores,
Ambiente. competidores, fondos de inversión, organizaciones no
gubernamentales (ONGs), medios de comunicación,
De igual forma, desde el ámbito académico diferen- gobiernos y sociedad en general. Para lograrlo, la em-
tes corrientes teóricas dentro de la Dirección de presa que se compromete con el medio ambiente y
Empresas analizan este fenómeno importante como logra buenos resultados medioambientales debe co-
son la Teoría Natural de Recursos y Capacidades y la municarlo activamente para construir una imagen y re-
Teoría Institucional. No obstante, cabe mencionar que putación comprometida con el medio ambiente, de
durante la mayor parte del pasado siglo XX existió la cara a sus stakeholders o grupos de interés de merca-
convicción de que la empresa debía elegir entre res- do (clientes fundamentalmente, pero también prove-
peto al medio ambiente o la competitividad y renta- edores, competidores, accionistas, etc.) y conseguir le-
bilidad. Sin embargo, dos estudios seminales publica- gitimidad medioambiental con sus stakeholders más
dos en el año 1.995 aportaron luz sobre este importan- allá de mercado –sociales y medioambientales- (ONGs,
te dilema con una posible solución. Se trata de las obras medios de comunicación, administraciones públicas,
de Hart (1995) sobre «La Teoría Natural de Recursos y etc.). De esta forma, da cuenta y razón y cumple con
Capacidades» y el trabajo de Porter y van der Linde las «exigencias» o «presiones» que éstos hacen hacia
(1995) sobre «Ser Verde y Competitivo». Desde esta una producción más sostenible y productos y servicios
nueva postura, los directivos deben asumir el reto del más respetuosos con el medio ambiente, minimizan-
respeto al medio ambiente y, en contra de la visión tra- do a la vez potenciales problemas futuros y logrando
dicional que suponía asumir «costes» adicionales por la aceptación social y comercial de sus actividades en
ser respetuoso con el medio natural, bien gestionado el largo plazo (Bansal y Clelland, 2004; Delmas y Montes-
podría suponer una ventaja competitiva para aquellos Sancho, 2010; Martín-de Castro, Amores-Salvadó y
que son capaces de ver en el dilema una oportuni- Navas-López, 2016).
dad, innovar y desarrollar nuevos modelos de nego-
cio «verdes» diferenciales de la competencia, mejo- Así, desde este trabajo, enmarcado bajo un nuevo pa-
rando su reputación e imagen frente a consumidores radigma social y económico de relaciones como es
y otros stakeholders de la empresa. Además, postulan la Economía Circular, explora y propone el papel que
que la propia concienciación ecológica de la com- pueden jugar los diferentes stakeholders en el diseño e
pañía supondrá ahorro en costes, pues cualquier tipo implantación efectiva de estrategias medioambienta-
de contaminación o desecho que se produce en el les proactivas a través del desarrollo de una buena re-
proceso productivo y que se trate de recudir redunda- putación y legitimidad medioambiental que comuni-
rá en un ahorro de costes, mejorando la eficiencia de que eficazmente y distinga a la empresa de sus riva-
la empresa. les en el mercado y la sociedad. De igual forma, se fi-
ja en un fenómeno de creciente actualidad como es
Concretamente, la Teoría Natural de Recursos y el lavado verde o greenwashing. La organización del
Capacidades (Hart, 1995; Hart y Dowell, 2010) supone trabajo en cuatro apartados principales (estrategia,
un desarrollo teórico o spin-off de la Teoría de Recursos medio ambiente y stakeholders; reputación y legitimi-
y Capacidades (Barney, 1991; Grant, 1991; Peteraf, dad medioambiental; greenwashing; y conclusiones)
1993; Newbert, 2008) en el cual se trata de reconci- atiende a los objetivos marcados el mismo.
liar los axiomas clave de la misma, que se podrían re-
sumir en las fuentes de ventajas competitivas y renta-
bilidad superior sostenidas se deben mayoritariamen- ESTRATEGIA, MEDIO AMBIENTE Y STAKEHOLDERS
te a los factores organizativos internos que posee o
controla, esto es, la heterogeneidad sostenida en la Ante este profundo cambio social y económico que
dotación y gestión de recursos y capacidades, con la supone una Economía Circular, desde el ámbito de la
innegable necesidad de incluir como ingrediente fun- estrategia empresarial, tanto en el plano académico
damental de la estrategia la sostenibilidad medioam- como profesional, se vislumbran nuevos modelos de
biental para una adecuada gestión, logrando venta- negocio que tratan de aunar estrategia, innovación,
jas competitivas sostenidas en el tiempo y sostenibles competitividad y respeto al medio ambiente.
medioambientalmente hablando. Desde esta pers-
pectiva, es necesario un cambio de paradigma Así, desde el ámbito académico de la estrategia em-
–Economía Circular– desarrollando y aplicando tres ti- presarial, autores desde la denominada «Teoría de Re-
pos principales de capacidades organizativas (Hart y cursos y Capacidades (Resource-Based Theory)» como
Dowell, 2010) que determinarán el compromiso y la Hart (1995) con su «Teoría de Recursos y Capacida-des
postura estratégica de la empresa respecto al medio Naturales» o Aragón-Correa (1998), Aragón-Correa y
natural. Éstas son la prevención de la contaminación, Sharma (2003) con su «Teoría Contingente de Recursos»,
el ciclo de vida del producto, y por último, el desarro- proponen que las empresas a la hora de diseñar es-
llo sostenible. trategias competitivas ganadoras a largo plazo deben

70 401 >Ei
REPUTACIÓN, LEGITIMIDAD Y GREENWASHING. EXPLORANDO EL PAPEL DE LOS STAKEHOLDERS …

incorporar en sus principios el respeto al medio natural. Clelland, 2004), lo cual redunda en una mayor acep-
De igual forma, el consumo y utilización de recursos tación en el mercado de los productos y servicios de
para el negocio debe ser respetuoso con el medio am- la empresa. En este sentido, el posicionamiento claro
biente, así como el proceso productivo utilizado y los de la empresa en el mercado y la sociedad en este
outputs, esto es, los bienes y servicios que ofrezcan al aspecto supone un enfoque estratégico a largo plazo.
mercado. Sólo de esta forma se asegura el rendimien-
to sostenible. Para conseguir llevar a cabo estrategias medioam-
bientales proactivas, la dirección de la empresa debe
No obstante, la cuestión de si el compromiso claro de desarrollar capacidades organizativas clave como son
la dirección de la empresa, y la empresa en su con- las innovaciones medioambientales (Hart y Dowell, 2010),
junto, en la misión, visión y valores de la misma, y por con un marcado beneficio económico, social y me-
tanto, en el corazón de la estrategia empresarial, su- dioambiental (Rennings, 2000). Así, las innovaciones
pone una oportunidad de negocio con una clara con- medioambientales incorporan argumentos éticos a los
tribución positiva a la rentabilidad a largo plazo de la productos, procesos productivos y rutinas organizativas
compañía, o por si el contrario supone un lastre, ha si- de la empresa, minimizando el impacto de la activi-
do un tópico de debate en las dos últimas décadas dad económica y empresarial sobre el planeta.
en el ámbito académico (Bansal y Clelland, 2004),
siendo cada vez mayores los estudios empíricos que A la hora de comprender el fenómeno de la innova-
muestran una relación positiva entre postura medioam- ción medioambiental en la empresa, conviene reali-
biental y resultados. No obstante, queda mucho deba- zar una tipología dada su variedad y complejidad. Así,
te por hacer puesto que en esta relación son muchas existen diferentes tipos de innovación medioambiental
las variables y circunstancias que pueden modificar el (Aragón-Correa y Sharma, 2003; Rennings et al., 2006;
signo y relevancia de esta relación. Hart y Dowell, 2010), dependiendo del grado de com-
promiso medioambiental que la organización desee
La incorporación de criterios medioambientales en la aceptar, así como del foco de la innovación: innova-
estrategia empresarial puede ayudar a las compañías ción de producto, innovación de proceso productivo
a lograr tanto ventajas competitivas sostenidas en el e innovación organizativa. Como se aprecia en la fi-
largo plazo desde el punto de vista de los costes, co- gura 1 –en la página siguiente–, los diferentes tipos de
mo de la diferenciación de productos. Así, como ejem- innovación medioambiental que la empresa quiera
plificaba Porter y vander Linde (1995) en su trabajo, to- desarrollar implican una clara postura y estrategia me-
do desperdicio (contaminación) que se produce en el dioambiental de la compañía en su conjunto, siendo
proceso productivo de la empresa puede ser visto co- precisamente la innovación medioambiental la fuen-
mo un coste, que implantando sistemas productivos te y determinante de su postura estratégica (Aragón-
más limpios supondrán un ahorro importante de los mis- Correa y Sharma, 2003; Hart y Dowell, 2010), desde
mos. Además, las empresas con mayor grado de com- posiciones más reaccionarias como innovaciones de
promiso medioambiental reducirán costes asociados control de residuos (o más conocida en su terminolo-
con multas y sanciones potenciales futuras por parte gía anglosajona end-of-pipe «(EoP)», hasta posturas
de las Administraciones Públicas, así como menores mucho más proactivas medioambientalmente, como
costes de auditoría y vigilancia por parte de determi- ciclo de vida de producto o desarrollo sostenible. De
nadas ONGs y medios de comunicación, lo cual re- esta forma, la capacidad clave que determina la es-
vierte en frecuentes casos, en un coste menor de fi- trategia y postura medioambiental de la empresa es
nanciación de la empresa. el tipo de innovación por la que apuesta.

Por otro lado, cuando una empresa se compromete Las innovaciones medioambientales de proceso en-
con el respeto al medio ambiente, además de venta- globan fundamentalmente las innovaciones end-of-pi-
jas en costes mencionadas, puede ofrecer productos pe o de filtro al final del proceso productivo y la pro-
respetuosos con el medio ambiente que serán bien re- ducción limpia. Ambas son innovaciones típicas de in-
cibidos por unos clientes y usuarios cada vez más con- dustrias altamente contaminantes donde tradicional-
cienciados. Existe una demanda creciente de clientes mente ha existido bastante presión social y mediática,
en todo el mundo cuyo parámetro de compra princi- con regulaciones normativas habituales. La compra o
pal es el respeto al medio natural, tanto del producto desarrollo de nueva tecnología productiva más respe-
o servicio que está adquiriendo, como de la propia tuosa con el medio natural, con la incorporación de fil-
empresa que lo produce, sirve o comercializa. De es- tros que reducen la contaminación al final del proce-
ta forma, una de las vías más eficaces y sólidas para so productivo, son ejemplos habituales de la postura
diferenciar el producto, servicio y/o compañía del res- más reactiva medioambiental end-of-pipe. La produc-
to de competidores es a través de la innovación tec- ción limpia (Renning et al., 2006) supone el otro tipo de
nológica de productos a través variables medioam- innovación de proceso medioambiental que implica
bientales, como por ejemplo, mediante la utilización una verdadera reingeniería de procesos productivos
del etiquetado «verde». donde se modifica la forma de producir o prestar el
bien o servicio con la meta de reducción de su impac-
Por otro lado, el compromiso medioambiental de la to medioambiental. Se trata de modificar la produc-
compañía supone un incremento claro de la imagen, ción, ya sea por ejemplo reduciendo la cantidad de
reputación y legitimidad medioambiental (Bansal y inputs –materias primas o componentes–, la energía

401 >Ei 71
G. MARTÍN-DE CASTRO

FIGURA 1
INNOVACIÓN Y COMPROMISO ESTRATÉGICO MEDIOAMBIENTAL DE LA EMPRESA

Medioambiental y Social
Compromiso

FUENTE: Basado en Aragón-Correa y Sharma (2003) y Hart y Dowell (2010).

utilizada en la producción o su procedencia –de fuen- de innovaciones tipo desarrollo sostenible (Hart, 1995).
tes de generación renovables, por ejemplo–, o redu- En este caso, además de innovaciones medioambien-
ciendo la cantidad de desperdicio y contaminación tales de producto y/o proceso productivo, se desarro-
que se genera en el propio proceso productivo. llarían innovaciones de marcado carácter social. Así,
según triple bottom line, se aunarían el desarrollo y la
Si bien las anteriores innovaciones medioambientales prosperidad económica y social, con el respeto al me-
de proceso tienen implicaciones directas en ahorro de dio natural. Evidentemente, este tipo de soluciones in-
costes que permiten el logro de ventajas competitivas novadoras son las más complejas y difíciles de llevar a
orientadas a liderazgo en costes, las innovaciones me- la práctica.
dioambientales de producto, por su visibilidad en el
mercado al cual se dirigen, potencian la diferencia- Finalmente, las innovaciones medioambientales orga-
ción de la empresa en estos temas respecto a sus nizativas implican el cambio de rutinas y prácticas or-
competidores, incidiendo en una mejora de la ima- ganizativas hacia unas más comprometidas y respe-
gen, reputación y legitimidad de la misma, estando tuosas con el medio ambiente (Rennings et al., 2006).
por tanto, muy relacionadas con la estrategia compe- Desde el ámbito académico se suele hablar en este
titiva de diferenciación de productos. caso de sistemas de gestión medioambiental. En tér-
minos generales, supone el diseño e implantación de
Las innovaciones medioambientales de producto con- un modelo de gestión empresarial medioambiental
sisten en el lanzamiento de nuevos o modificados pro- que tenga como objetivo, desde una perspectiva de
ductos que minimizan los impactos ambientales aprendizaje y mejora continua, la reducción de los im-
(Rennings et al., 2006). En este sentido, un aspecto fun- pactos medioambientales de las actividades de la
damental a la hora de analizar su impacto en el me- empresa, lo que supone la modificación de políticas
dio natural es lo que contaminará durante su uso, es- de gestión de la compañía, la determinación de res-
pecialmente importante para el caso de bienes de ca- ponsables de estas acciones y plan, así como de las
rácter duradero. Mención especial tiene el siguiente ti- responsabilidades que se determinen.
po de innovación medioambiental denominada «ci-
clo de vida de producto» o product stewardship, da- Junto con el desarrollo de capacidades de innovación
do que encaja a la perfección con el modelo produc- proactivas, como la producción limpia, innovaciones
tivo que propugna el paradigma de la Economía de producto, ciclo de vida de producto y desarrollo
Circular. Así, podemos entender que este tipo de inno- sostenible, desde la dirección de la empresa se debe
vaciones tratan de minimizar los impactos ambienta- realizar una apuesta clara por poner en valor y dar a
les negativos que produce un determinado bien o ser- conocer a los diferentes stakeholders de la misma los
vicio, desde su concepción y diseño, pasando por su importantes esfuerzos realizados. Sin el desarrollo de es-
producción o prestación en manos de la empresa, su te posicionamiento de mercado y mediático claro de
consumo y/o utilización y finalmente, su reutilización o compromiso con el medio ambiente, puede que los
reciclado, por parte de los clientes o agentes econó- esfuerzos innovadores realizados no se traduzcan en
micos diferentes a la propia empresa. una mejora de la competitividad y cuenta de resulta-
dos de la empresa y por tanto, que la apuesta estra-
El grado mayor de compromiso y proactividad me- tégica falle. De esta forma, se puede apreciar el im-
dioambiental de la estrategia se daría con el desarrollo portante papel complementario que juegan las capa-

72 401 >Ei
REPUTACIÓN, LEGITIMIDAD Y GREENWASHING. EXPLORANDO EL PAPEL DE LOS STAKEHOLDERS …

cidades de innovación y de posicionamiento en el De esta forma, cuando se quiere referir a la imagen


mercado para lograr ventajas competitivas sostenibles «verde» o medioambiental de la empresa, se referirá
(Barney, 1991; Newbert, 2008) y respetuosas con el me- a aquella que engloba las características medioam-
dio ambiente (Aragón-Correa, 1998; Aragón-Correa y bientales de la empresa que están en la mente de sus
Sharma, 2003). stakeholders clave.

Desde un Enfoque de stakeholders, a través de una Por su parte, la reputación corporativa ha sido objeto
adecuada gestión de la reputación medioambiental de estudio desde muy diferentes perspectivas de la
se puede conseguir la involucración de diferentes sta- Administración de Empresas, como el Marketing, la Di-
keholders de mercado en la actividad de la empresa rección Estratégica y las Finanzas y Contabilidad, ade-
y con ello, conseguir éxito y supervivencia en el largo más de áreas relacionadas como la propia Economía
plazo para la empresa. Además, se configura especial- o la Sociología (Fombrun y Van Riel, 1997). Una de las
mente relevante para el caso de la empresa y el me- definiciones más ampliamente difundidas es la realiza-
dio ambiente la opinión, y sobre todo, la aceptación da por Fombrun et al. (2000) para los cuales la repu-
de la actividad de la empresa por parte de la socie- tación corporativa representa un constructo multidi-
dad en general, función lograda mediante la adecua- mensional y colectivo sobre una percepción agrega-
da construcción y gestión de legitimidad medioam- da de una cierta compañía realizada por múltiples sta-
biental ante aquellos stakeholders sociales y medioam- keholders (Martín-de Castro; Navas-López, y López-Sáez,
bientales (Bansal, 2005; Martín-de Castro et al., 2016). 2006).

La reputación empresarial en términos generales, y la


REPUTACIÓN Y LEGITIMIDAD MEDIOAMBIENTAL
reputación medioambiental en términos específicos,
El concepto de imagen corporativa y reputación han supone uno de los conceptos complejos o «construc-
sido estudiados en la literatura de Management, espe- tos» más complejos y potencialmente estratégicos del
cialmente desde la Teoría de Recursos y Capacidades, ámbito de la empresa. Su carácter multidimensional
posicionándolas como factores organizativos clave en ha sido tratado por diferentes autores (Chun, 2005) se-
el logro de ventajas competitivas sostenidas (Barney, ñalando la existencia de dos dimensiones fundamen-
1991). Aunque tanto la imagen como la reputación tales: (i) reputación de negocio, que supone la percep-
corporativa han sido utilizados muchas veces como si- ción generalizada de diferentes aspectos como la ca-
nónimos y conceptos conmutables y sustituibles (Chun, lidad de los productos que ofrece, su calidad directi-
2005), su naturaleza es diferenciada. Así, tienen en co- va, fortaleza financiera, etc.; y (ii) reputación social, que
mún la percepción que representan de la compañía incluye la percepción generalizada de los diferentes
para un determinado grupo de stakeholders, los deno- aspectos relacionados con las actividades de respon-
minados de mercado, que suelen tener una relación sabilidad social y medioambiental de la compañía. El
de cierta cercanía con la empresa, con la cual inter- carácter dual de la reputación corporativa tiene un
actúan de forma directa y con cierta frecuencia, en- acento aún mayor cuando se habla de la reputación
tre los que se encuentran fundamentalmente los clien- medioambiental corporativa, dada la importancia del
tes de la compañía, pero también sus proveedores y enfoque económico o de mercado, pero sobre todo
suministradores, aliados, competidores, accionistas, di- el social y medioambiental de las actividades y com-
rectivos, trabajadores, etc. (Olmedo-Cifuentes, Martínez- promiso real de la empresa.
León y Davies, 2014). No obstante, sus diferencias son
Así, en base a Fombrun y van Riel (1997) y Deephouse
también marcadas y a continuación se describen.
(2000), entendemos por reputación medioambiental
corporativa como la percepción generalizada consis-
Van Riel y Frombrun (2007:40) definen imagen corpora-
tente realizada por diferentes grupos de interés sobre
tiva como «la que engloba las características de una
los principales rasgos o características medioambienta-
compañía que sus stakeholders son capaces de perci-
les de una empresa, así como sus actuaciones pasa-
bir», constituyendo una representación mental y gene- das, presentes y futuras hechas en este mismo ámbito.
ral de la empresa hecha por sus stakeholders (Dowling,
2004). Profundizando en esta conceptuación, la siguien- La construcción de una buena reputación medioam-
te propuesta habla de «representaciones deseadas biental corporativa requiere de una considerable can-
por la compañía». De esta forma, según Chen (2008), tidad de tiempo (Martín-de Castro et al., 2006) sobre
la imagen corporativa puede entenderse como el con- la base de una imagen medioambiental consistente
junto de percepciones generales y actuales que una que refleja un conjunto de actuaciones y políticas de
determinada empresa desea que estén presentes en empresa acordes a un buen resultado medioambien-
la mente de sus stakeholders clave. Estas característi- tal por parte de la misma, que suponga claros ejem-
cas son relevantes a la hora de caracterizar la imagen plos de reducción del impacto medioambiental de sus
corporativa pues su construcción y gestión se focaliza actividades, reduciendo sus emisiones y consumo de
mayoritariamente por esfuerzos realizados por la pro- energía, o lanzando al mercado productos más respe-
pia compañía, básicamente a través de esfuerzos pu- tuosos con el medio ambiente.
blicitarios y de comunicación, con un horizonte tem-
poral centrado en el corto plazo, y donde, como he- Como no podría ser de otra forma, una buena repu-
mos significado, la empresa y sus directivos tienen ca- tación corporativa medioambiental será el resultado
pacidad para «moldear» la misma. de un esfuerzo de gestión a lo largo de bastante tiem-

401 >Ei 73
G. MARTÍN-DE CASTRO

CUADRO 1
REPUTACIÓN Y LEGITIMIDAD MEDIOAMBIENTAL

Reputación Legitimidad
Carácter Ordinal Dicotómico
Meta Posicionamiento competitivo Posicionamiento social
Beneficio Económico Social
Stakeholders involucrados Mercado, sociales y medioambientales Sociales y Medioambientales
FUENTE: Elaboración propia.

po de una buena imagen medioambiental junto con ya se ha comentado, los diferentes stakeholders pre-
la aprobación de las actividades de la misma por par- sionan a la compañía para que acepte sus deman-
te de la sociedad en la que desarrolla sus actividades, das específicas, reflejo de las normas, valores y reglas
esto es, el logro de legitimidad medioambiental. comúnmente aceptadas para la sociedad de un de-
terminado momento. Como respuesta, las empresas
La importancia estratégica de la reputación corporati- tratarán de hacer suyas las mismas con el objetivo de
va es creciente cuanto más contaminante, más exter- incrementar su aceptación social a través de la cons-
nalidades negativas tiene o resulta sensible al medio trucción de una buena imagen y reputación (para el
ambiente la actividad económica que la empresa es- caso de stakeholders de mercado) y legitimidad (pa-
tá desarrollando. En estas industrias muy sensibles al ra el caso de los stakeholders sociales y medioambien-
medio ambiente las empresas que quieran operar con tales). Con ello se conseguirán incrementar las ventas
éxito en el largo plazo deberán construir una imagen, y beneficios futuros, además de evitar problemas futu-
y sobre todo, una reputación fuerte comprometida la ros derivados de malas relaciones, multas e infraccio-
sostenibilidad medioambiental claramente percibida nes.
por sus stakeholders.
Centrándose en la legitimidad medioambiental, es
Entre los ejemplos de este tipo de actividad económi- aquella impuesta fundamentalmente por los stakehol-
ca especialmente sensible se encuentran las extracti- ders sociales y medioambientales, como organizacio-
vas –gas y petróleo–, la generación de energía, agro- nes no gubernamentales, especialmente ecologistas,
alimentación o las transformadoras, como el papel o como la mundialmente conocida Greenpeace, los
metal. Además, dentro de los servicios, por sus carac- medios de comunicación, los diferentes niveles de
terísticas especiales, destaca la industria turística. En es- Administraciones Públicas, etc., que representan y dan
tos contextos industriales, la reputación de compromi- a conocer el compromiso medioambiental de la em-
so con el medio ambiente se verá reforzada en tanto presa a las comunidades y sociedad en general. La
exista congruencia entre las acciones reales que lleve actividad de comunicación y control de estos agen-
a cabo la empresa y las señales de publicidad y co- tes resulta fundamental dado que la mayoría de la so-
municación medioambiental que ésta esté transmi- ciedad, comunidades y ciudadanía no tiene contac-
tiendo a sus stakeholders. Esta necesaria congruencia to directo con la empresa y por tanto, no puede reali-
(y más bien su falta) es la génesis del fenómeno de in- zar una valoración directa del verdadero compromiso
terés creciente en la sociedad conocido como green- con el medio ambiente de la empresa. Así, la interpre-
washing y que analizaremos en el apartado siguiente. tación que estos intermediadores hagan, junto con su
actividad de vigilancia y control, resultan de especial
Por su parte, otro concepto relevante a analizar en es- relevancia para la estrategia medioambiental de la
te apartado se refiere a la legitimidad medioambien- compañía (Bansal y Clelland, 2004).
tal, con ámbito y características diferenciadas respec-
to a los anteriores, como se puede apreciar en el Así, podemos definir la legitimidad corporativa me-
Cuadro 1. En términos generales, la legitimidad se re- dioambiental como la percepción o asunción gene-
fiere a la impresión que tienen los stakeholders sobre ralizada de que el compromiso y el resultado me-
las acciones y comportamiento de una empresa, a la dioambiental de la empresa es el deseable o apropia-
cual otorgan su aprobación o desaprobación (Bansal do, otorgando a la empresa su aprobación o desapro-
y Clelland, 2004). De esta forma, el camino por el cual bación por parte de la sociedad en general. Como
una empresa puede obtener legitimidad es reflejando ocurre en los conceptos ahora tratados, es importan-
conformidad a ciertas normas y valores que para un te recalcar que se construyen a partir de las percep-
ámbito concreto espacial y temporal, son las referen- ciones –reales o menos reales- en la «mente» de los
cias del sistema social. Así, conseguirá la aprobación diferentes stakeholders.
o legitimación de sus actividades ante la misma.

El concepto de legitimidad, en términos generales o GREENWASHING


más concretos medioambientales, responde a los pos-
tulados clave de la Teoría Institucional (Oliver, 1991; Como queda reflejado en este trabajo, existe una cre-
Bansal, 2005), en el sentido que las empresas buscan ciente necesidad por parte de un mayor número de
la aceptación social y de sus stakeholders clave. Como compañías de aparecer comprometidas con el res-

74 401 >Ei
REPUTACIÓN, LEGITIMIDAD Y GREENWASHING. EXPLORANDO EL PAPEL DE LOS STAKEHOLDERS …

peto al medio natural y social ante sus stakeholders, fru- Gracias a las nuevas tecnologías de la información y
to de las mayores presiones políticas, regulatorias, so- comunicación, Internet, etc., las empresas que opten
ciales y de mercado, que cada vez se ejercen con por este tipo de atajos cada vez lo tendrán más difícil.
más intensidad y frecuencia. Este fenómeno resulta, in- Las redes sociales, la reputación online, etc., hace que
cluso más marcado, en algunos sectores de actividad el control de estas actividades sea más efectivo y por
muy contaminantes, que ya han sido mencionados, ello, se desincentiven estas nada deseables prácticas.
así como para el caso particular de las empresas mul- La conocida ONG medioambiental Greenpeace rea-
tinacionales con actividades extractivas o de manu- liza una labor de control y monitoreo muy activa sobre
factura en determinados países y áreas geográficas estas prácticas de greenwashing, incluyendo listados
tos de desarrollo social, como son por ejemplo Lati- de posibles ejemplos o síntomas de greenwashing.
noamérica o África.
Ante estas presiones, que se engloban bajo el nuevo CONCLUSIONES
paradigma económico y social que hemos denomi-
nado «Economía Circular», supone uno de los mayo- El trabajo que concluye se enmarca en un nuevo pa-
res retos al que se deben enfrentar las empresas hoy radigma social y económico denominado en Europa
día. En este sentido, las empresas que se adelanten y «Economía Circular», que con un recorrido similar fun-
tomen estrategias medioambientales proactivas a tra- damentalmente en los EE.UU., se ha venido a denomi-
vés del desarrollo de innovaciones medioambientales nar «Desarrollo Sostenible». En ambos casos se apues-
y –con una importancia mayúscula de este operador ta por un desarrollo económico y también empresarial
lógico– realicen esfuerzos importantes por construir una que maximice la eficiencia en la utilización de los re-
buena imagen, reputación y legitimidad medioam- cursos naturales, a la vez que minimiza los impactos
biental, que ponga en valor ante los stakeholders los medioambientales negativos que la actividad produc-
esfuerzos realizados, lograrán conseguir ventajas com- tiva y humana genera. De esta forma, el desarrollo eco-
petitivas sostenidas y lo que resulta especialmente re- nómico, medioambiental y social podrán ir de la mano.
levante, sostenibles con el medio ambiente.
La traslación de este paradigma a un enfoque micro-
De manera fehaciente se ha querido subrayar la im- económico de la empresa, y más concretamente, de
portancia del operador lógico «y – AND–», puesto que su dirección, representa el planteamiento de estrate-
algunas empresas podrían tomar determinados «ata- gias proactivas medioambientales. De esta forma, y
jos» o políticas de empresa más sencillas, económicas para su correcto diseño e implantación, se plantea el
y de menor riesgo que implica tratar de construir una desarrollo de innovaciones medioambientales y la cons-
buena imagen, reputación y legitimidad medioam- trucción de una reputación y legitimidad medioam-
biental que en realidad no reflejan el verdadero com- biental, construyendo de esta manera capacidades
promiso medioambiental de la misma, con pobres re- medioambientales complementarias.
sultados medioambientales. Este fenómeno, desgra-
ciadamente de ferviente actualidad, se ha venido a De un lado, se plantean diferentes tipos de innovación
denominar greenwashing. medioambiental que determinan la postura y estrate-
gia de la empresa. Así, las posturas más reactivas, ha-
Greenwashing o «lavado verde» puede entenderse
bitualmente como respuesta pasiva de la empresa an-
como una revelación deliberada y selectiva de infor-
te demandas medioambientales de sus clientes o re-
mación medioambiental positiva de la empresa sin lle-
gulatorias, se encuentran las innovaciones de proceso
gar a revelar toda la información negativa con la cla-
tipo end-of-pie. La producción limpia implica un pa-
ra intención por parte de la dirección de la compañía
so importante en la proactividad medioambiental de
de crear una buena imagen, reputación y legitimidad
la empresa al introducir mejoras medioambientales en
medioambiental (Delmas y Burbano, 2011).
el sistema productivo de la misma. Desde un punto de
El lavado verde supone una estrategia deliberada don- vista de innovaciones de producto, más enfocadas al
de de manera desproporcionada se comunican y pu- mercado y clientes, éstas ofrecen productos nuevos o
blicitan mejoras y beneficios medioambientales de sus mejorados a los clientes que en su consumo, y sobre
productos, servicios y procesos productivos. Baste re- todo su utilización, reducen los impactos ambientales.
cordar el escándalo de la manipulación en el control Posturas medioambientales muy proactivas son el ci-
de las emisiones contaminantes de ciertos modelos de clo de vida de producto, donde la responsabilidad me-
vehículos de la multinacional Volkswagen, que se han dioambiental de la empresa se proyecta más allá de
traducido en muchos miles de millones de euros en sus límites legales, ayudando enormemente a detec-
pérdidas inmediatas en los Estados Unidos de América tar, auditar y evaluar la verdadera y compleja natura-
y Europa especialmente, la dimisión de su presidente, leza de los impactos ambientales y por último, junto
la fuerte caída en la cotización de sus acciones, los con las innovaciones de marcado carácter medioam-
planes multimillonarios para la revisión de vehículos, las biental, la inclusión en la ecuación del desarrollo y me-
indemnizaciones a clientes de EE.UU. y de otros luga- jora de las comunidades y sociedad en general supo-
res, además de la pérdida de imagen, reputación y le- ne la apuesta más compleja y proactiva denominada
gitimidad ante sus millones de clientes, Estados y ONGs desarrollo sostenible.
que incrementarán la regulación y actividades de mo-
nitoreo sobe el sector de automoción y sobre la pro- No obstante, para que estos esfuerzos innovadores re-
pia compañía. alizados por la empresa se pongan en valor y poten-

401 >Ei 75
G. MARTÍN-DE CASTRO

cien la competitividad y rentabilidad de la compañía DIERICKS, I. y COOL, K. (1989). «Asset Stock Accumulation
es necesario mejorar la empresa en el mercado, po- and Sustainability of Competitive Advantage». Management
sicionándola y diferenciándola de la competencia. Así, Science, nº 35, pp. 1504-1513.
y fundamentalmente de cara a sus stakeholders de EUROPEAN COMMISION. (2015). «Closing the Loop. An
mercado –clientes, proveedores, aliados, competido- European Union Plan for the Circular Economy». Diciembre
res, accionistas, directivos, trabajadores, etc.– se debe 2015.
EUROPEAN ENVIRONMENT AGENCY (2016). Circular
construir una adecuada imagen medioambiental. De
Economy in Europe. Developing the Knowledge Base,
igual forma, y dado el carácter medioambiental, son
Publications Office of the European Union, Luxembourg.
especialmente relevantes los stakeholders de naturale-
FOMBRUN, C. (1996.) Reputation. Realizing Value from the
za social y medioambiental –organizaciones no guber- Corporate Image. Harvard Business School Press, Boston.
namentales, Administraciones Públicas, medios de co- FOMBRUN, C. y VAN RIEL, C. (1997). «The Reputational
municación, sociedad en general, etc.– por lo que la Landscape». Corporate Reputation Review, nº 1, pp. 7-21.
empresa debe cuidarse de conseguir legitimidad me- Grant, R. (1991). «The Resource-Based Theory of
dioambiental. Ambos conceptos, legitimidad e ima- Competitive Advantage». California Management Review, nº
gen son la base para la construcción de una sólida re- 33, pp. 114-135.
putación corporativa medioambiental. GONZÁLEZ-BENITO, J. y GONZÁLEZ-BENITO, O. (2008).
«Operation Management Practices Linked to the Adoption of
Finalmente, en el trabajo se subraya, tanto por su im- ISO14001: An Empirical Analysis of Spanish Manufacturers».
portancia creciente, como por su significado estraté- International Journal of Production Economics, nº 113, pp. 60-
gico, el fenómeno denominado greenwashing o «la- 73.
vado verde», el cual supone un desafortunado «atajo» HART, S. (1995). «A Natural Resource-Based View of the
por el cual la empresa pone énfasis únicamente en la Firm». Academy of Management Review, nº 20, pp. 986-
parte más fácil de la ecuación: poca o nula innova- 1014.
ción –nulo o bajo compromiso medioambiental real, HART, S. y DOWELL, G. 2010. «A Natural-Resource-Based
pero intentando crear una buena imagen, reputación View of the Firm: Fifteen Years After». Journal of Management,
y legitimidad medioambiental, lo que implica un ver- nº 37, pp. 1464-1479.
MARTÍN DE CASTRO, G.; AMORES-SALVADÓ, J. y NAVAS-
dadero fraude.
LÓPEZ, J.E. (2016). Environmental Management Systems and
Firm Performance: Improving Firm Environmental Policy
BIBLIOGRAFÍA Through Stakeholder Engagement. Corporate Social Respon-
sibility and Environmental Management, nº 23, pp. 243-256.
ARAGÓN-CORREA, J.A. (1998). «Strategic Proactivity and MARTÍN DE CASTRO, G.; NAVAS-LÓPEZ, J.E. y LÓPEZ-SÁEZ, P.
Firm Approach to the Natural Environment». Academy of (2006). «Business and Social Reputation. Exploring the Concept
Management Journal, nº 41, pp. 556-567.
and Main Dimensions». Journal of Business Ethics, nº 63,
ARAGÓN-CORREA, J.A. y SHARMA, S. (2003.) «A Contingent
pp. 361-370.
Resource-Based View of Proactive Corporate Environmental
Strategy». Academy of Management Review, nº 28, pp. 71- NEWBERT, S. 2008. «Value, Rareness, Competitive
88. Advantage and Performance: A Conceptual-Level Empirical
BANSAL, P. (2005). «Evolving Sustainability: A Longitudinal Investigation of the Resource-Based View of the Firm». Strategic
Study of Corporate Sustainable Development». Strategic Management Journal, nº 29, pp. 745-768.
Management Journal, nº 26, pp. 197-218. OLIVER, C. 1991. «Strategic Responses to Institutional
BANSAL, P. y CLELLAND, I. (2004). «Talking Trush: Legitimacy, Processes». Academy of Management Review, nº 16, pp.
Impression Management, and Unsystematic Risk in the Context 145-179.
of the Natural Environment». Academy of Management OLMEDO-CIFUENTES, I.; MARTÍNEZ-LEÓN, I. y DAVIES, G.
Journal, nº 7, pp. 93-103. (2014). «Managing Internal Stakeholders’ Views of Corporate
BARNEY, J. (1991). «Firm Resources and Sustained
Reputation». Service Business, nº 8, pp. 83-111.
Competitive Advantage». Journal of Management, nº 17, pp.
PETERAF, M. (1993). «The Cornerstones of Competitive
99-120.
CHEN, Y. (2008). «The Driver of Green Innovation and Green Advantage: A Resource-Based View». Strategic Management
Image- Green Corporate Competence». Journal of Business Journal, nº 14, pp. 179-191.
Ethics, nº 81, pp. 531-543. PORTER, M. y VAN DER LINDE, C. (1995). «Green and
CHUN, R. (2005.) «Corporate Reputation: Meaning and Competitive: Ending the Stalemate». Harvard Business Review,
Measurement». International Journal of Management Sep-Oct: pp. 120-134.
Reviews, nº 7, pp. 91-109. RENNINGS, K. (2000). «Redefining Innovation – Eco
DEEPHOUSE, D. (2000). «Media Reputation as a Strategic Innovation Research and the Contribution from Ecological
Resource: An Integration of Mass Communication and Economics». Ecological Economics, nº 32, pp. 319-332.
Resource-Based Theories». Journal of Management, nº 26, pp. RENNINGS, K.; ZIEGLER, A.; ANKELE, K. y HOFFMANN, E.
1091-112.
(2006). «The Influence of Different Characteristics of the EU
DELMAS, M y BURBANO, V. (2011). «The Drivers of
Environmental Management and Audit Scheme on Technical
Greenwashing». California Management Review, nº 54, pp.
64-87. Environmental Innovations and Economic Performance».
DELMAS. M. y MONTES-SANCHO, M. (2010). «Voluntary Ecological Economics, nº 57, pp. 45-59.
Agreements to Improve Environmental Quality: Symbolic and VAN RIEL, C. y FOMBRUN, C. (2007). Essentials of Corporate
Substantive Cooperation». Strategic Management Journal, nº Communication: Implementing Practices for Effective
31, pp. 575-601. Reputation Management. Routledge, London.

76 401 >Ei
REALIDADES ESPECÍFICAS

SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL,


DISEÑO ORGANIZATIVO Y
DESEMPEÑO
UN ANÁLISIS DE LA INDUSTRIA
HOTELERA ESPAÑOLA

JOSÉ FRANCISCO MOLINA AZORÍN


Mª DOLORES LÓPEZ GAMERO
JORGE PEREIRA MOLINER
EVA Mª PERTUSA ORTEGA
JUAN JOSÉ TARÍ GUILLÓ

Universidad de Alicante

Ante un entorno altamente competitivo, las empresas deben promover e implantar diversas
formas de innovación para poder afrontar con éxito este escenario. Las compañías pueden
llevar a cabo innovaciones tecnológicas (vinculadas principalmente a los productos y proce-
sos productivos) e innovaciones organizativas. Estas últimas están vinculadas con nuevas formas

de gestión, y este trabajo se centra específicamente también conllevar una mejora de los resultados (Moli-
en una innovación organizativa en el ámbito de la ges- na-Azorín, Claver-Cortés, Pereira-Moliner y Tarí, 2009).
tión ambiental: la implantación y certificación de siste-
mas de gestión ambiental. Si bien en el ámbito me- Una forma de desarrollar esta cultura ambiental es a
dioambiental se pueden llevar también diversas formas través de la certificación de los sistemas de gestión am-
de innovación, incluyendo las de productos y proce- biental. Hay un creciente número de empresas que es-
sos (Amores, Martín de Castro, Navas y Delgado, 2013), tán implantando y certificando sus sistemas de gestión
nos centraremos en las innovaciones ambientales de ambiental, lo cual hace interesante analizar esta temá-
tipo organizativo en las que se incluirían las normas de tica, tanto desde un punto de vista académico como
gestión ambiental, como la norma internacional ISO de práctica empresarial.
14001 y el Reglamento Europeo EMAS.
En este trabajo se analizan los sistemas de gestión am-
La importancia de la gestión ambiental, en general, se biental certificados y su relación con otras variables, in-
deriva de sus implicaciones competitivas y estratégi- cluyendo tanto antecedentes o determinantes de es-
cas (Aragón, 1998; Del Brío y Junquera, 2004). Por ejem- ta certificación como consecuencias de la misma. En
plo, las empresas pueden tratar de ser más ecoeficien- concreto, este artículo tiene varios objetivos y contribu-
tes y afrontar la presión de varios grupos de interés. ciones. En primer lugar, desde el punto de vista de los
Además, la implantación de prácticas ambientales antecedentes o determinantes de la certificación am-
puede satisfacer las necesidades de clientes que tie- biental, se examinan diversas características del diseño
nen en cuenta la preocupación ambiental de las em- organizativo que pueden facilitar la implantación de los
presas y el impacto ambiental de sus actividades y pro- sistemas de gestión ambiental certificados. Muy pocos
ductos. En particular, en la industria hotelera esta preo- estudios han analizado el vínculo entre gestión ambien-
cupación ambiental es un tema relevante que puede tal y estructura organizativa (López-Fernández y Serrano-

401 >Ei 77
J. F. MOLINA AZORÍN / Mª D. LÓPEZ GAMERO / J. PEREIRA MOLINER / E. M. PERTUSA ORTEGA / J. J. TARÍ GUILLÓ

Bedia, 2007; Pérez Valls, Céspedes Lorente y Antolín Ló- mente lo relativo al aumento de formalización que su-
pez, 2013), y esta relación no ha sido analizada en la in- pone la elaboración y utilización de diversos documen-
dustria hotelera. En segundo lugar, se analiza la relación tos, como procedimientos, registros e instrucciones de
entre la certificación ambiental y el rendimiento ambien- trabajo.
tal, utilizando aspectos de este rendimiento específicos
de la industria hotelera. En tercer lugar, la certificación Reverdy (2006) está de acuerdo con los autores ante-
ambiental puede ayudar a los hoteles a mejorar su ren- riores, enfatizando la importancia de la coordinación
tabilidad económica (Segarra-Oña et al., 2012). En es- funcional en este proceso, porque, en general, los res-
te trabajo analizamos la relación entre certificación am- ponsables de los aspectos medioambientales depen-
biental y desempeño utilizando indicadores específicos den fuertemente de la cooperación y participación de
del rendimiento hotelero, en concreto el RevPAR (ingre- otros directores funcionales, como por ejemplo los del
sos por habitación disponible) y el GOPPAR (beneficios área de producción (Russo y Harrison, 2005).
operativos brutos por habitación disponible).
Además, según Fernández, Junquera y Ordiz (2006), las
El artículo se estructura de la siguiente forma. En el si- organizaciones que están más dispuestas a tener un
guiente apartado se indican los antecedentes teóricos comportamiento amigable con el medio ambiente
e hipótesis respecto a las relaciones entre variables se- son las que presentarán estructuras descentralizadas y
ñaladas anteriormente. A continuación, en el aparta- una amplia participación en el proceso de toma de
do de metodología, se especifica la muestra de em- decisiones. En función de los argumentos anteriores,
presas analizada, la técnica de recogida de datos y planteamos la siguiente hipótesis:
las variables utilizadas. Tras la descripción de los resul-
tados obtenidos, el último apartado recoge una discu- Hipótesis 1: Los hoteles certificados en medio ambien-
sión de los mismos y las principales conclusiones del te tienen niveles más altos de formalización y niveles
trabajo. más bajos de especialización y centralización que los
hoteles no certificados.
ANTECEDENTES E HIPÓTESIS
Certificación ambiental y rendimiento ambiental
Certificación medioambiental y diseño organizativo
Junto con los antecedentes, determinantes y factores
Un tópico de interés en el campo de la gestión me- facilitadores de la implantación de los sistemas de ges-
dioambiental es el análisis de sus antecedentes o de- tión ambiental, otro tópico de interés en gestión am-
terminantes (González-Benito y González-Benito, 2006). biental, tanto desde el punto de vista académico y
La mayor parte de trabajos se han centrado en las in- práctico, es el de los efectos o consecuencias de es-
fluencias externas de diversos grupos de interés (admi- tos sistemas. En este apartado y en el siguiente nos re-
nistraciones públicas a través de las normativas, clien- ferimos a dos de estos efectos: en este apartado ana-
tes, competidores, etc.). En nuestro trabajo, sin embar- lizamos la influencia sobre el rendimiento ambiental, y
go, nos centramos en un determinante o facilitador inter- en el siguiente apartado trataremos el efecto sobre el
no, en concreto el diseño organizativo de la empresa. desempeño o rendimiento en la empresa hotelera.

Diversos estudios destacan la necesidad de caracterizar En principio, el propósito de implantar un sistema de


la estructura organizativa que sirve de base para la im- gestión ambiental es mejorar el rendimiento ambien-
plantación de la gestión medioambiental. Algunos aca- tal de la empresa, es decir, disminuir el consumo de re-
démicos han sugerido que una estructura que facilite la cursos y reducir la generación de contaminación. A pe-
cooperación entre departamentos (Atkinson, Schaefer y sar de que los estándares medioambientales (ISO 14001
Viney, 2000), que otorgue una función importante al res- o EMAS) no hacen referencia a la conformidad con un
ponsable medioambiental para coordinar la estrategia objetivo medioambiental dado o resultado (Delmas,
medioambiental y dar responsabilidades a los emplea- 2001), las organizaciones tienen que definir objetivos
dos para crear concienciación medioambiental en to- medioambientales documentados. En otras palabras,
da la empresa son aspectos claves para facilitar las ac- los estándares medioambientales no tienen una orien-
tividades medioambientales. tación de rendimiento ambiental, aunque hay una ne-
cesidad de sistematizar y formalizar los procesos cor-
López-Fernández y Serrano-Bedia (2007) concluyen porativos dentro de un conjunto de procedimientos
que los principales cambios organizativos asociados y de documentar su implantación.
con la implantación de un sistema de gestión me-
dioambiental están relacionados con una reducida es- Dada la orientación de «no-rendimiento» de los están-
pecialización de trabajos para incluir mayores tareas y dares medioambientales, varios estudios han examina-
demandas, el desarrollo de un control y planificación do el rendimiento medioambiental que puede ser ob-
formales (formalización alta), un uso incrementado de tenido a través de la certificación e implantación de
mecanismos de coordinación para proporcionar una estos estándares medioambientales (Zeng et al., 2005;
transmisión de información más fluida, y un incremen- Potoski y Prakash, 2005; Gavronski, Ferrer y Paiva, 2008;
to de la descentralización de la toma de decisiones Yin y Schmeidler, 2009). La mayoría de estos estudios
para expertos y profesionales. La certificación incide son de empresas manufactureras, y los principales re-
además en alguna de estas características, especial- sultados indican que el rendimiento medioambiental

78 401 >Ei
SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL, DISEÑO ORGANIZATIVO Y DESEMPEÑO…

de las empresas certificadas es mayor que el de las peño o rendimiento de la empresa, en términos econó-
no certificadas, como parece lógico que suceda. micos y financieros. Esta mejora se puede derivar de una
reducción en los costes de la empresa y de un aumen-
El requisito de los estándares de gestión medioambien- to de los ingresos derivados de un aumento de la dife-
tal respecto a la documentación de los objetivos me- renciación del producto o de la imagen de la propia
dioambientales puede contribuir a mejorar el rendimien- compañía.
to medioambiental. Además, los estándares de sistemas
de gestión ambiental también requieren que las orga- Efectivamente, el enfoque de prevención de la conta-
nizaciones indiquen las acciones que llevarán a cabo minación puede permitir a una empresa ahorrar cier-
para cumplir cada objetivo medioambiental (Kausek, tos costes, como los costes de control de la contami-
2007). Por tanto, la certificación medioambiental promo- nación y los costes vinculados al consumo de agua,
verá la implantación de iniciativas y prácticas medioam- energía y otros recursos, y también puede permitir el
bientales que en principio mejorará el rendimiento am- ahorro de gastos asociados a la reutilización y reciclaje
biental de las empresas, en forma de menor consumo (Hart, 1997). En efecto, el propósito principal de la eco-
de recursos y menor generación de contaminación. eficiencia (Schmidheiny, 1992) es producir bienes y ser-
vicios a precios y costes competitivos mientras simultá-
En todo caso, se está desarrollando un cuerpo de lite-
neamente se reduce el impacto ambiental de estos
ratura sobre el tópico de la interiorización de los siste-
productos en todo su ciclo de vida minimizando la in-
mas de gestión ambiental certificados (Castka y
tensidad de materiales y energía.
Prajogo, 2013; Christman y Taylor, 2006; Guoyou et al.,
2012; Yin y Schmeidler, 2009), que viene a indicar que
Además, la gestión ambiental también puede conllevar
existe una heterogeneidad en el grupo de empresas
un aumento de ingresos debido al aumento de diferen-
que certifican sus sistemas de gestión ambiental. En es-
te sentido, puede haber, en un extremo, empresas en- ciación de los productos y de la empresa. Así, la fabri-
tusiastas con la gestión ambiental que implantan la cación de productos respetuosos con el medio ambien-
certificación de una forma sustantiva, cumpliendo de te puede hacer aumentar la demanda de aquellos
forma clara con todos los requisitos de las normas (in- clientes que valoren esta característica ambiental. Ade-
cluso yendo más allá), incluyendo esos requisitos en las más, ciertas características ambientales de los produc-
prácticas diarias de la empresa y fomentando de for- tos (reducción del consumo de energía, agua u otros re-
ma clara una cultura de mejora continua basada en cursos cuando son utilizados por los clientes) suponen
la certificación. Estas empresas serán muy proactivas una reducción de gastos del cliente, por lo que también
en implantar medidas y prácticas de gestión ambien- pueden ser valorados por éstos. Asimismo, todos estos
tal y, como consecuencia, mejorarán su rendimiento aspectos junto con el hecho de que la empresa elimi-
ambiental. ne o minimice su generación de contaminación pue-
de hacer que aumente la imagen verde de la empre-
Sin embargo, en otro extremo, puede haber empresas sa, generándose una reputación de empresa ecológica
que certifiquen su sistema únicamente para obtener el (Miles y Covin, 2000) que también puede repercutir en
certificado, implantando las normas de forma simbóli- un mayor grado de diferenciación frente a los compe-
ca, ceremonial o ritual. Estas empresas se centrarán muy tidores.
superficialmente en implantar los requisitos de la norma,
limitando al mínimo los cambios en las prácticas diarias Por consiguiente, tanto por la vía de los costes como
de trabajo. Por tanto, en estos casos, podría ocurrir que de los ingresos por diferenciación, la gestión ambien-
debido a una implantación simbólica de la norma, el tal a través del enfoque de prevención puede ayudar
compromiso y proactividad ambiental de la empresa a las empresas a alcanzar una situación win-win, en la
sería muy bajo y, por tanto, el rendimiento ambiental que tanto la empresa como el medio ambiente ga-
también lo sería, pudiendo incluso ser menor que el de nan y resultan beneficiados. Esta situación se conoce
empresas no certificadas pero que mostrasen un gran como la hipótesis Porter (Porter y Van der Linde, 1995).
compromiso ambiental a pesar de no poseer el certifi- En este sentido, la mejora del desempeño económi-
cado (por el motivo que fuese). co o financiero puede derivarse de la mejora del ren-
dimiento ambiental. Con todo, algunos trabajos han
Basándonos principalmente en las ideas que parecen
indicado que esta situación no es tan clara y no es fá-
deducirse de la lógica de que la certificación ambien-
cil de alcanzar, ya que la implantación de la gestión
tal influirá positivamente sobre el rendimiento ambien-
ambiental también genera una serie de costes y a ve-
tal, establecemos nuestra segunda hipótesis:
ces es difícil obtener mayores compensaciones de
Hipótesis 2: Los hoteles certificados en medio ambien- esas inversiones (Walley y Whitehead, 1994).
te tienen niveles más altos de rendimiento ambiental
que los hoteles no certificados. Con relación a los resultados empíricos obtenidos por
las investigaciones realizadas, podemos indicar que,
aunque se han encontrado diversidad de resultados,
Certificación ambiental y desempeño predominan los estudios en los que se ha obtenido que
la gestión ambiental tiene efectos positivos sobre el de-
Junto con el rendimiento ambiental, otra consecuencia sempeño empresarial (Albertini, 2013; Molina-Azorín,
o efecto positivo que puede tener la implantación de Claver-Cortés, López-Gamero y Tarí, 2009). Estos traba-
sistemas de gestión ambiental es la mejora del desem- jos empíricos se centran principalmente en sectores ma-

401 >Ei 79
J. F. MOLINA AZORÍN / Mª D. LÓPEZ GAMERO / J. PEREIRA MOLINER / E. M. PERTUSA ORTEGA / J. J. TARÍ GUILLÓ

nufactureros, siendo más limitado el número de traba- la población global. También se examinó el posible ses-
jos en el sector servicios. go de la varianza común, que se produce cuando las
preguntas son respondidas por una única persona, a
Nuestro trabajo analiza el sector hotelero, donde la ges- pesar de que en nuestro estudio se invitó a contestar
tión ambiental también es relevante (Trung y Kumar, 2005; las cuestiones medioambientales al director medioam-
Bohdanowicz, 2006; Mensah, 2006; Scanlon, 2007; Erdo- biental (o empleado responsable de los aspectos me-
gan y Baris, 2007; Chan, 2008; Molina-Azorín, Claver- dioambientales) y el resto de cuestiones tenían que ser
Cortés, Pereira-Moliner y Tarí, 2009; Segarra-Oña et al., contestadas por el director del hotel. Para analizar el
2012). En la industria hotelera, la gestión ambiental per- sesgo de la varianza común, se aplicó la prueba del
mite a los hoteles ahorrar costes asociados al consumo factor simple de Harman (Podsakoff y Organ, 1986). Tras
de recursos, principalmente de energía y agua (Enz y aplicar un análisis factorial sobre todas las variables me-
Siguaw, 1999; Chan y Lam, 2003; Chan, 2005). Por lo didas, se obtuvo que el primer factor explicaba un 25%
tanto, la implantación de buenas prácticas ambienta- del total de la varianza, por lo que el sesgo de varian-
les para ahorrar energía y agua mejorará el desempe- za común no parece representar un problema.
ño y rentabilidad del hotel. Por ejemplo, Álvarez-Gil,
Burgos-Jiménez y Céspedes-Lorente (2001) y Carmona-
Moreno, Céspedes-Lorente y Burgos-Jiménez (2004) en- Variables
cuentran que los hoteles más proactivos en medio am-
biente alcanzan mayores beneficios. Y Segarra-Oña, Pei- Certificación medioambiental. Se considera que un
ró-Signes, Verma y Miret-Pastor (2012) obtienen que los hotel está certificado si ha obtenido una certificación
hoteles certificados tienen una mayor rentabilidad eco- medioambiental según la norma ISO 14001 y/o el Regla-
nómica. mento EMAS.

Además, en el sector hotelero, también puede ocurrir Diseño organizativo. Estas variables incluyen aspectos so-
que una mejora ambiental del hotel ayude a aumen- bre la especialización, descentralización y formalización
tar la demanda de turistas sensibles con el factor me- en el hotel, basado en las contribuciones de Miller y
dioambiental (bien directamente de los propios turis- Dröge (1986), Menon et al. (1997), Olson et al. (2005) y
tas, o indirectamente a través de los touroperadores). Jansen et al. (2006, 2009). Los ítems se midieron utilizan-
Una mejora ambiental puede ayudar a aumentar la do una escala Likert de 1 (completamente en des-
percepción positiva del turista sobre la calidad ambien- acuerdo) a 7 (completamente de acuerdo). Para la es-
tal del hotel (Chan y Wong, 2006). Kassinis y Soteriou pecialización se utilizaron dos ítems, vinculados a las
(2003) obtienen que la gestión ambiental en este sec- tareas realizadas y al grado en que los trabajadores son
tor conduce a mayores niveles de desempeño de mer- expertos en sus áreas. Con respecto a la centralización
cado, y Bohdanowicz (2005) obtiene que las iniciativas se emplearon 3 ítems vinculados a la necesidad de su-
ambientales pueden mejorar también la imagen del pervisión, consulta y toma de decisiones finales.
hotel. Teniendo en cuenta estos argumentos, plantea- Finalmente, para la formalización se emplearon 5 ítems
mos la siguiente hipótesis: sobre procedimientos, reglas, registros, formularios y des-
cripciones de puestos de trabajo.
Hipótesis 3: Los hoteles certificados en medio ambien-
te tienen niveles más altos de desempeño que los ho- Rendimiento medioambiental. Esta variable se midió
teles no certificados. a partir de 10 ítems propuestos por Wagner (2009). Los
directores tuvieron que indicar en qué medida el es-
METODOLOGÍA fuerzo realizado para mejorar el entorno contribuyó en
la reducción de diversos impactos medioambientales:
Muestra y recogida de datos consumo de agua, consumo de energía, consumo de
La población incluye 4,770 hoteles españoles de 3, 4 recursos no renovables, consumo de materiales tóxi-
y 5 estrellas incluidos en la base de datos Hostelmarket. cos, residuos, vertidos, emisiones, ruidos, daño paisajís-
De este total de hoteles, 2417 son hoteles de 3 estre- tico y riesgo de accidentes.
llas, 2063 son hoteles de 4 estrellas y 290 son hoteles
de 5 estrellas. Desempeño del hotel. Se utilizaron variables de des-
empeño económico específicas del sector hotelero.
Se envió un cuestionario estructurado por correo a los Concretamente, se midió el RevPAR (ingresos por habi-
4,770 hoteles, acompañado por una carta introducto- tación disponible) y el GOPPAR (beneficios operativos
ria que también daba la posibilidad de responder al brutos por habitación disponible). Estas variables se mi-
cuestionario a través de una página web. Con anterio- dieron a partir de diez intervalos (ver el Cuadro 1, en la
ridad, se realizó un pretest y entrevistas a 13 expertos página siguiente) donde los hoteleros tuvieron que ex-
del sector. Finalmente, 350 hoteles rellenaron el cues- presar en qué intervalos las variables indicadas esta-
tionario. ban ubicadas en sus establecimientos. Los intervalos
fueron definidos calculando el valor mínimo, el valor
Se comprobó el sesgo de no respuesta a partir de las máximo y la media de las dos variables, a partir de las
variables categoría, número de habitaciones y camas. siguientes publicaciones: (a) Indicadores Económicos
Los resultados indicaron que no había diferencias sig- del Sector Hotelero Español, distribuido por Ernst &
nificativas entre los hoteles de la muestra y aquellos de Young, incluyendo 600 hoteles entre 3 y 5 estrellas que

80 401 >Ei
SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL, DISEÑO ORGANIZATIVO Y DESEMPEÑO…

CUADRO 1
INTERVALOS PARA LA MEDICIÓN DEL RevPAR y el GOPPAR
GOPPAR
RevPAR

Menos de 10euros/Hab. y día 1 Menos de 0 eduros/ Hab. 1


Entre 10 y 20 euros/ Hab. 2 Entre 0 y 10 euros/ Hab 2
Entre 21 y 30 eduros/ Hab. 3 Entre 11 y 20 euros/ Hab. 3
Entre 31 y 40 eduros/ Hab. 4 Entre 21 y 30eduros/ Hab. 4
Entre 41 y 50 euros/ Hab. 5 Entre 31 y 40 euros/ Hab. 5
Entre 51 y 70 euros/ Hab. 6 Entre 41 y 50 euros/ Hab. 6
Entre 71 y 100 euros/ Hab. 7 Entre 51 y 60 euros/ Hab. 7
Entre 101 y 150 euros/ Hab. 8 Entre 61 y 70 euros/ Hab. 8
Entre 151 y 200 euros/ Hab. 9 Entre 71 y 100 euros/ Hab. 9
Más de 200 euros/ Hab. 10 Más de 100 euros/ Hab. 10
FUENTE:.Elaboración propia.

CUADRO 2
CERTIFICACIÓN AMBIENTAL Y VARIABLES HOTELERAS

Variables Hoteles no certificados (%) Hoteles certificados (%)

Estrellas 3 estrellas 84,7% 15,3


4 estrellas 86,8% 13,2
5 estrellas 76,9 23,1
Tamaño Familiares (hasta 100 plazas) 89,7 10,3
Pequeños (de 101 a 150 plazas) 86,3 13,7
Medianos (de 151 a 300 plazas) 84,5 15,5
Grandes (más de 300 plazas) 81,6 18,4
Tipo de gestión Independientes 91,1 8,9
Pertenecientes a cadena 75,6 24,4
FUENTE; Elaboración propia.

son clientes de esta consultora; (b) HotStats, de CEHAT RESULTADOS


y TRI Hospitality Consulting, incluyendo hoteles de 4 y 5
estrellas en Barcelona, Madrid, Palma, Sevilla y Valencia; Los hoteles se clasificaron en dos grupos: hoteles con
(c) CEHAT Hotel Monitor. La media fue tomada como certificado medioambiental (52) y sin certificado me-
valor central, se establecieron cinco intervalos por de- dioambiental (298). De los 52 hoteles certificados, to-
bajo de la media cuyo valor mínimo tenía que incluir dos poseían la ISO 14001 y 16 tenían también el certi-
el mínimo valor calculado, y cinco intervalos por enci- ficado EMAS. A continuación, y previo al contraste de
ma de la media cuyo valor máximo tenía que incluir las hipótesis, se lleva a cabo un análisis descriptivo de
el máximo valor calculado. Esta manera indirecta de la relación entre la certificación medioambiental y va-
medir las variables objetivas proviene de las sugeren- riables características del hotel.
cias recibidas durante la fase de pretest, en la que los
expertos de la industria consultados se mostraron de Análisis descriptivo: certificación ambiental y
acuerdo en emplear este criterio de medida para au- variables hoteleras
mentar la tasa de respuesta del cuestionario. Además,
se les solicitó a estos expertos información sobre los va- Con respecto a la categoría (estrellas), el 45,1% de los
lores mínimos, máximos y medios que ellos considera- encuestados eran hoteles de 3 estrellas; el 47,6% de
ban que podían alcanzar estas variables según sus per- los establecimientos eran de 4 estrellas y sólo el 7,3%
cepciones. eran hoteles de 5 estrellas. El tamaño medio de los ho-
teles era 128 habitaciones y 265 plazas, y el 41,6% de
Junto con el análisis de las anteriores variables y las rela- los establecimientos pertenecían a alguna cadena.
ciones que se plantean en las hipótesis, también se ha
analizado la relación entre la certificación medioam- El Cuadro 2 muestra que la categoría hotelera donde
biental y tres características relevantes de los hoteles: la la certificación es más habitual es la de hoteles de 5
categoría del hotel (número de estrellas), tamaño (nú- estrellas. Además, con respecto al tamaño del hotel,
mero de habitaciones y plazas) y el tipo de gestión (in- los más grandes son los que tienen un porcentaje más
dependiente o perteneciente a una cadena). Todos es- alto de hoteles certificados. Finalmente, también pue-
tos aspectos aparecen en el siguiente apartado de de observarse claramente que los hoteles afiliados a
resultados. una cadena tienen una propensión más alta hacia la

401 >Ei 81
J. F. MOLINA AZORÍN / Mª D. LÓPEZ GAMERO / J. PEREIRA MOLINER / E. M. PERTUSA ORTEGA / J. J. TARÍ GUILLÓ

CUADRO 3
CERTIFICADO AMBIENTAL Y DISEÑO ORGANIZATIVO

Dimensión Hoteles no certificados Hoteles certificados p valor

Especialización 4,89 5,25 0,084


Descentralización 4,28 4,24 0,855
Formalización 4,54 5,40 0,000
FUENTE: Elaboración propia.

certificación medioambiental. Esto se podría deber al


hecho de que este tipo de hoteles posee más recur- CUADRO 4
CERTIFICACIÓN AMBIENTAL Y DESEMPEÑO HOTELERO
sos para obtener este tipo de certificados.
Hoteles no Hoteles
Variable p valor
Certificación ambiental y diseño organizativo certificados certificados
– RevPAR 4,59 5,37 0,014
Con respecto a la hipótesis 1, el Cuadro 3 muestra que – GOPPAR 3,76 4,39 0,127
los hoteles certificados tienen niveles más altos de for- FUENTE: Elaboración propia.
malización y especialización, pero no hay diferencias
significativas con respecto al nivel de descentralización
de la toma de decisiones. Por tanto, la hipótesis 1 se CUADRO 5
CERTIFICACIÓN AMBIENTAL Y DESEMPEÑO
cumple para la formalización (p<0.001).
HOTELERO. ANÁLISIS DE REGRESIÓN

Certificación ambiental y rendimiento ambiental Variables RevPAR GOPPAR

Estrellas 0.416*** 0.389***


Por lo que respecta a la relación entre certificación me-
Tamaño -0.47*** -0.048
dioambiental y rendimiento ambiental, los resultados
Pertenencia a cadena 0.037 -0.101
obtenidos muestran que los hoteles con certificado
Certificación ambiental 0.131** 0.139**
medioambiental tienen niveles significativamente más
F 13.431*** 8.483***
altos de rendimiento medioambiental que los no cer-
R2 ajustada 0.179 0.137
tificados. En concreto, los hoteles certificados han ob-
(***) p ≤ 0.01; (**) 0.01 < p ≤ 0.05; (*) 0.05 < p ≤ 0.1.
tenido un valor medio total de 5’55 y los no certifica-
FUENTE: Elaboración propia.
dos de 4,55 (p<0.001).

Además del contraste de diferencias de medias, tam-


bién se ha realizado una regresión, con el rendimiento DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
ambiental como variable dependiente, y la certifica-
ción como independiente. También se incluyeron en En esta sección se discuten los principales resultados,
la regresión como variables de control las variables ho- y se indican las implicaciones para los directivos de ho-
teleras relativas al número de estrellas, tamaño y per- teles, así como las limitaciones e ideas para futuras in-
tenencia a cadena. El resultado de la regresión mues- vestigaciones. En cuanto al diseño de la organización,
tra un impacto positivo y significativo de la certificación ciertas características organizativas pueden facilitar el
ambiental sobre el rendimiento ambiental (β=0.193, desarrollo de la certificación ambiental, tales como
p<0.01). Por tanto, los resultados confirman que los ho- una mayor formalización. En cuanto a la especializa-
teles con certificado medioambiental son los significa- ción, los resultados muestran que hay más empleados
tivamente más comprometidos con la gestión me- especializados que polivalentes, lo cual podría ser de-
dioambiental, obteniendo un mejor rendimiento am- bido a la mayor presencia de especialistas relaciona-
biental. Así, se confirma la hipótesis 2. dos con temas ambientales. Del mismo modo, los ho-
teles certificados tienen más documentos, normas y
Certificación ambiental y desempeño hotelero procedimientos. De esta manera, los procesos están
regulados y los puestos de trabajo formalizados. En
Los resultados muestran que los hoteles certificados cuanto a la toma de decisiones, la descentralización
medioambientalmente obtienen niveles de desempe- significa que algunos problemas son resueltos por los
ño más elevados que los hoteles no certificados empleados en contacto directo con los clientes, aun-
(Cuadro 4). que los resultados no muestran diferencias significati-
vas entre los hoteles certificados y los no certificados
Para profundizar en este análisis, también se ha realiza- en esta variable de descentralización.
do un análisis de regresión para estas variables de ren-
dimiento (Cuadro 5). Los resultados muestran que la El estudio también encontró que los hoteles certifica-
certificación ambiental influye positiva y significativa- dos tienen niveles más altos de rendimiento ambiental
mente en ambas variables de desempeño hotelero que los hoteles no certificados. Esto podría ser debido
(p<0.05). Por tanto, también se cumpliría la hipótesis 3. al hecho de que las prácticas que las empresas de-

82 401 >Ei
SISTEMAS DE GESTIÓN AMBIENTAL, DISEÑO ORGANIZATIVO Y DESEMPEÑO…

ben desarrollar para obtener estos certificados podrían jora ambiental, por ejemplo proporcionando mayor
contribuir a un menor consumo de agua, energía y re- formación para los miembros de la compañía. En es-
cursos naturales, así como de materiales tóxicos. Los te caso, la formación permite un mayor conocimien-
certificados ambientales también implican el desarro- to y familiaridad con estas cuestiones, lo que hace que
llo de medidas encaminadas a reducir la cantidad de los empleados se sientan más cómodos a la hora de
residuos, emisiones, vertidos y ruidos generados, contri- aportar posibles ideas y sugerencias (Ayuso, 2006). Por
buyendo así a la mejora del desempeño ambiental. lo tanto, los empleados deben tener la capacidad y
Estos logros pueden derivarse del establecimiento de la responsabilidad de poder identificar y hacer frente
objetivos ambientales, con el fin de obtener una me- a los problemas relacionados con las prácticas am-
jora continua en estos temas. bientales y, por tanto, con el rendimiento ambiental y
el desempeño del hotel. Además, los directivos tam-
En este contexto, como señalábamos en el apartado bién pueden aumentar el compromiso de los emple-
de antecedentes e hipótesis, una cuestión importante ados con el medio ambiente por medio de sistemas
a considerar es que los sistemas de gestión medioam- de información y comunicación adecuados.
biental, tales como el modelo ISO 14001, no garanti-
zan obtener un rendimiento medioambiental determi- La interpretación de los resultados presentados está su-
nado (Delmas, 2001). Estos sistemas presentan un con- jeta a ciertas limitaciones. Este estudio se basa en las
junto de requisitos que tratan de sistematizar, formalizar respuestas de algunas variables que son principalmen-
y documentar los procesos y procedimientos para fa- te de naturaleza perceptual (especialmente el diseño
cilitar su implantación en la empresa. A pesar del he- organizativo y el rendimiento ambiental). Además, es-
cho de que los sistemas de gestión medioambiental te estudio se centra sólo en la certificación ambiental.
son voluntarios y no obligan a obtener un determina- Futuras investigaciones podrían centrarse en la implan-
do nivel de rendimiento ambiental, se puede observar tación de otras prácticas ambientales para un análisis
en nuestro trabajo que los hoteles certificados obtienen más profundo de sus efectos sobre el desempeño de
mejores niveles de rendimiento ambiental que los no la empresa. Otros trabajos futuros también podrían exa-
certificados. Pero sería interesante realizar un análisis más minar, como se ha indicado anteriormente, los niveles
en profundidad del grupo de hoteles certificados para de interiorización de la certificación ambiental, así co-
poder comprobar si existe heterogeneidad en este gru- mo investigar si la certificación del sistema de gestión
po con relación al grado de interiorización o adopción ambiental conduce a mejores resultados o si, por el
de las normas. contrario, es más probable que las empresas que ob-
Por lo que respecta al desempeño hotelero, los resul- tienen mejores resultados obtengan la certificación.
tados muestran un mejor desempeño para los hoteles
certificados, tanto en el RevPAR como en el GOPPAR.
Esto puede ser debido a una mejora de las ventajas
BIBLIOGRAFÍA
competitivas de la empresa, por lo que los hoteles de-
ben considerar la implantación de estos sistemas. Por ALBERTINI, E. (2013). «Does environmental management impro-
ejemplo, con relación a la ventaja de diferenciación, ve financial performance? A meta-analytical review». Organization
los directivos deben establecer relaciones estrechas con and Environment, nº 26, pp. 431-457.
sus clientes y otras partes interesadas, con el fin de ob- ÁLVAREZ-GIL, M.; BURGOS-JIMÉNEZ, J. y CÉSPEDES-LORENTE, J.
tener fidelidad y legitimidad basada en la protección (2001). «An analysis of environmental management, organizational
del medio ambiente (Sharma, Aragón-Correa y Rueda- context and performance of Spanish hotels». Omega, nº 29, pp. 457-
Manzanares, 2007). 471.
AMORES, J.; MARTÍN DE CASTRO, G.; NAVAS, J.E. y DELGADO, M.
En este sentido, vinculado con el grado de satisfacción (2013). Environmental innovation and firm performance. A natural re-
source-based view. New York: Palgrave MacMillan.
de los clientes con las prácticas ambientales, por ejem-
ARAGÓN, J.A. (1998). «Strategic proactivity and firm approach to
plo la cadena china Shangri-la Hotels & Resorts y la in-
the natural environment». Academy of Management Journal, nº 41,
dia Taj Hotels & Resorts señalan que los consumidores pp. 556-567.
conceden gran importancia a las empresas compro- ATKINSON, S.; SCHAEFER, A. y VINEY, H. (2000). «Organizational
metidas con el medio ambiente. Algunas medidas que structure and effective environmental management». Business
pueden hacer que un cliente observe ese compromi- Strategy and the Environment, nº 9, pp. 108-121.
so medioambiental en un hotel podrían ser: medidas AYUSO, S. (2006). «Adoption of voluntary environmental tools for
de ahorro de energía (ventanas de cristal tintado, sen- sustainable tourism: Analysing the experience of Spanish hotels».
sores de aire acondicionado, sistemas de tarjeta de Corporate Social Responsibility and Environmental Management, nº
acceso, bombillas de bajo consumo), medidas de 13, pp. 207-220.
ahorro de gas (correcto mantenimiento de equipos de BOHDANOWICZ, P. (2005). «European hoteliers’ environmental at-
cocina), medidas encaminadas al ahorro de agua y titudes». Cornell Hotel and Restaurant Administration Quarterly, nº 46,
pp. 188-204.
al control del consumo (reguladores del flujo de agua
BOHDANOWICZ, P. (2006). «Environmental awareness and initiati-
en inodoros, atomizadores de agua en lavabos y du-
ves in the Swedish and Polish hotel industries – survey results».
chas) (Chan, 2009). International Journal of Hospitality Management, nº 25, pp. 662-682.
CARMONA-MORENO, E.; CÉSPEDES-LORENTE, J. y DE BURGOS-
Una idea e implicación que consideramos interesante JIMÉNEZ, J. (2004). «Environmental strategies in Spanish hotels: con-
es que los directivos deben tratar de comprometer a textual factors and performance. The Service Industries Journal, nº
los empleados del hotel en ese compromiso de me- 24, pp. 101-130.

401 >Ei 83
J. F. MOLINA AZORÍN / Mª D. LÓPEZ GAMERO / J. PEREIRA MOLINER / E. M. PERTUSA ORTEGA / J. J. TARÍ GUILLÓ

CASTKA, P. y PRAJOGO, D. (2013). «The effect of pressure from se- and environmental management: A Qual/Quan study». Journal of
condary stakeholders on the internalization of ISO 14001». Journal of Business Ethics, nº 82, pp. 701-732.
Cleaner Production, Nº 47, pp. 245-252. MENON, A.; JAWORSKI, B. y COOLÍ, A. (1997). «Product quality: im-
CHAN, E. y WONG, S. (2006). «Motivations for ISO 14001 in the ho- pact of interdepartmental interactions». Journal of the Academy of
tel industry». Tourism Management, nº 27, pp. 481-492. Marketing Science, nº 25, pp. 187-200.
CHAN, E. (2005). «Barriers to EMS in the hotel industry». MENSAH, I. (2006). «Environmental management practices
International Journal of Hospitality Management, nº 27, pp. 187-196. among hotels in the greater Accra region». International Journal of
CHAN, W. (2005). «Partial analysis of the environmental costs ge- Hospitality Management, nº 25, pp. 414-431.
nerated by hotels in Hong Kong.» Tourism Management, vol. 24, nº 4, MILES, M. y COVIN, J. (2000). «Environmental marketing. A sour-
pp. 517-531. ce of reputational, competitive and financial advantage». Journal of
CHAN, W. (2009). «Environmental measures for hotels’ environ- Business Ethics, nº 23, pp. 299-311.
mental management systems. ISO 14001». International Journal of MILLER, D. Y DRÖGE, C. (1986). «Psychological and traditional de-
Contemporary Hospitality Management, nº 21, pp. 542-560. terminants of structure». Administrative Science Quarterly, nº 31, pp.
CHAN, W. y LAM, J. (2003). «Energy-saving supporting tourism sus- 539-560.
tainability: a case of study of hotel swimming pool heat pumps». MOLINA-AZORÍN, J.F.; CLAVER-CORTÉS, E.; PEREIRA-MOLINER, J. y
Journal of Sustainable Tourism, nº 11, pp. 74-83. TARÍ, J. (2009). «Environmental practices and firm performance: An
CHRISTMANN, P. y TAYLOR, G. (2006). «Firm self-regulation through empirical analysis in the Spanish hotel industry». Journal of Cleaner
international certifiable standards: determinants of symbolic versus Production, nº 17, pp. 516-524.
substantive implementation». Journal of International Business Studies, MOLINA-AZORÍN, J.F.; CLAVER-CORTÉS, E.; LÓPEZ-GAMERO, M.D. y
nº 37, pp. 863-878. TARÍ, J. (2009). «Green management and financial performance: a
DEL BRÍO, J. y JUNQUERA, B. (2004). «Competitividad y situación literature review». Management Decision, nº 47, pp. 1080-1100.
medioambiental de los centros productivos certificados en España». NUNNALLY, J.C. (1978). Psychometric theory. New York: McGraw-
Universia Business Review, nº 4, pp. 64-77. Hill.
DELMAS, M. (2001). «Stakeholders and competitive advantage: OLSON, E.; SLATER, S. y HULT, G. (2005). «The importance of struc-
The case of ISO 14001». Production and Operations Management, ture and process to strategy implementation». Business Horizons, nº
nº 10, pp. 343-358. 48, pp. 47-54.
ENZ, C. y SIGUAW, J. (1999). «Best hotel environmental practices». PÉREZ VALLS, M.; CÉSPEDES LORENTE, J. y ANTOLÍN LÓPEZ, R. (2013).
Cornell Hotel and Restaurant Administration Quarterly, nº 40, pp. 72- «Diseñando organizaciones verdes. Análisis de la relación entre el di-
77. seño organizativo y las prácticas avanzadas de gestión ambiental».
ERDOGAN, N. y BARIS, E. (2007). «Environmental protection pro- Cuadernos Económicos de ICE, nº 86, pp. 33-52.
grams and conservation practices of hotels in Ankara». Tourism PODSAKOFF, P. y ORGAN, D. (1986). «Self-reports in organizational
research: Problems and prospects». Journal of Management, nº 12,
Management, nº 28, pp. 604-614.
pp. 531-544.
FERNÁNDEZ, E.; JUNQUERA, B. y ORDIZ, M. (2006). «Managers’ pro-
PORTER, M. y VAN DER LINDE, C. (1995). «Green and competiti-
file in environmental strategy: a review of the literature». Corporate
ve. Ending the stalemate». Harvard Business Review, nº 73, pp. 120-
Social Responsibility of Environmental Management, nº 13, pp. 261-
134.
274.
POTOSKI, M. y PRAKASH, A. (2005). «Covenants with weak swords:
GAVRONSKI, I.; FERRER, G. y PAIVA, E. (2008). «ISO 14001 certifica-
ISO 14001 and facilities’ environmental performance». Journal of
tion in Brazil: motivations and benefits». Journal of Cleaner Production,
Policy Analysis and Management, nº 24, pp. 745-769.
nº 16, pp. 87-94.
REVERDY, T. (2006). «Translation process and organizational chan-
GONZÁLEZ-BENITO, J. Y GONZÁLEZ-BENITO, O. (2006). «A review of
ge. ISO 14001 implementation». International Studies of Manage-
determinant factors of environmental proactivity». Business Strategy
ment and Organization, nº 36, pp. 9-30.
and the Environment, nº 15, pp. 87-102. RUSSO, M. y HARRISON, N. (2005). «Organizational design and en-
GUOYOU, Q.; SAIXING, Z., XIAGDONG, L; y CHIMING, T. (2012). vironmental performance: clues from the electronics industry».
«Role of internalization process in defining the relationship between Academy of Management Journal, nº 48, pp. 582-593.
ISO 14001 certification and corporate environmental performance». SCANLON, N. (2007). «An analysis and assessment of environmen-
Corporate Social Responsibility and Environmental Management, nº tal operating practices in hotel and resort properties». International
19, pp. 129-140. Journal of Hospitality Management, nº 26, pp. 711-723.
HAIR, J.; ANDERSON, R.; TATHAM, R. y BLACK, W. (1998). Multivariate SCHMIDHEINY, S. (1992). Cambiando el rumbo. México: Fondo
data analysis. New Jersey: Prentice Hall. de Cultura Económica.
HART, S. (1997). «Beyond greening: strategies for a sustainable SEGARRA-OÑA, M.; PEIRÓ-SIGNES, A.; VERMA, R. y MIRET-PASTOR,
world». Harvard Business Review, nº 75, pp. 66-76. L. (2012). «Does environmental certification help the economic per-
JANSEN, J.; TEMPELAAR, M.; VAN DEN BOSCH, F. y VOLBERDA, H. formance of hotels? Evidence from the Spanish hotel industry». Cornell
(2009). «Structural differentiation and ambidexterity: the mediating ro- Hospitality Quarterly, nº 53, pp. 242-256.
le of integration mechanisms». Organization Science, nº 20, pp. 797- SHARMA, S.: ARAGÓN-CORREA, J.A. y RUEDA-MANZANARES, A.
811. (2007). «The contingent influence of organizational capabilities on pro-
JANSEN, J., VAN DEN BOSCH, F. y VOLBERDA, H. (2006). «Exploration active environmental strategy in the service sector: An analysis of North
innovation, exploitative innovation, and performance: effects of or- American and European Ski Resorts». Revue Canadienne des
ganizational antecedents and environmental moderators». Sciences de l´Administration, nº 24, pp. 268-283.
Management Science, nº 52, pp. 1661-1674. TRUNG, D. y KUMAR, S. (2005). «Resource use and waste mana-
KASSINIS, G. y SOTERIOU, A. (2003). «Greening the service profit gement in Vietnam hotel industry». Journal of Cleaner Production, nº
chain: the impact of environmental management practices». 13, pp. 109-116.
Production and Operations Management, nº 12, pp. 386-403. WAGNER, M. (2009). «Innovation and competitive advantages
KAUSEK, J. (2007). Environmental management quick and easy: from the integration of strategic aspects with social and environmen-
Creating an effective ISO 14001 EMS in half the time. Milwaukee: tal management in European firms». Business Strategy and the
American Society for Quality. Environment, nº 18, pp. 291-306.
KING, A. (1995). «Innovation from differentiation: pollution control WALLEY, N. y WHITEHEAD, B. (1994). «It’s not easy being green».
departments and innovation in the printed circuit industry». IEEE Harvard Business Review, nº 72, pp. 46-52.
Transactions on Engineering Management, nº 42, pp. 270-277. YIN, H. y SCHMEIDLER, P. (2009). «Why do standardized ISO 14001
LÓPEZ-FERNÁNDEZ, M. Y SERRANO-BEDIA, A. (2007). «Organizatio- environmental management systems lead to heterogeneous envi-
nal consequences of implementing an ISO 14001 environmental ma- ronmental outcomes». Business Strategy and the Environment, nº 18,
nagement system. An empirical analysis». Organization and pp. 469-486.
Environment, nº 20, pp. 440-459. ZENG, S.; TAM, C.; TAM, V. y DENG, Z. (2005). «Towards implemen-
LÓPEZ-GAMERO, M.D.; CLAVER-CORTÉS, E. y MOLINA-AZORÍN, J.F. tation of ISO 14001 environmental management systems in selected
(2008). «Complementary resources and capabilities for an ethical industries in China». Journal of Cleaner Production, nº 13, pp. 645-656.

84 401 >Ei
TURISMO Y RACIONALIDAD AMBIENTAL

OLGA MARTÍNEZ MOURE

RAQUEL GARCÍA REVILLA

Universidad a distancia de Madrid

Durante todo el Siglo XX la empresa, como organismo con ánimo de lucro tuvo un desarro-
llo muy importante, y, en este mismo sentido, también las organizaciones hoteleras. Así, pue-
de decirse que hasta hace unos años reinaba en el mundo empresarial un claro paradig-
ma desarrollista, de búsqueda continua de beneficios económicos exponenciales.

Durante todo el Siglo XX la empresa, como organismo arios- aúnan el desarrollo sostenible y el beneficio eco-
e un tiempo a esta parte, se produce un clara transfor- nómico. Así, la competitividad empresarial responsa-
mación, a la que puede incluso denominarse cambio ble es lo que las define.
de paradigma, en donde las empresas ya no tienen
como único reto la adquisición continua de beneficios,
sino que lo que desean es desarrollar o poner en prác- UN CAMBIO DE PARADIGMA QUE TORNA HACIA EL
tica un modelo empresarial de carácter sostenible, que PENSAMIENTO AMBIENTAL EN LAS ORGANIZACIONES
asocie la consecución de beneficios con las prácticas
medioambiental y socialmente responsables. Quizás Son muchos los estudios que han manifestado que la
en este punto han sido las empresas hoteleras las que racionalidad económica ha sido la principal causa de
han ido marcando de manera clara y decidida la es- la crisis ambiental, crisis que se ha manifestado no sola-
tela de este cambio de tendencia. mente en el deterioro del medio ambiente, sino tam-
bién en el incremento de la desigualdad y de la pobre-
Es por ello por lo que cabe constatar que a día de hoy za. Es en este contexto de autocrítica en el que comien-
ya no resultan novedosas las empresas que aúnan o zan a aparecer las empresas socialmente y ambiental-
asocian el desarrollo y competitividad económica con mente responsables, siendo las empresas hoteleras y tu-
la ética ambiental, puesto que esta racionalidad am- rísticas en general, las que se configuran como uno de
biental puede decirse que está asentada en la men- los principales estandartes de esta realidad. Estas em-
talidad de los empresarios, habiéndose superado de presas, ya no tienen como único objetivo la acumula-
esta manera los paradigmas desarrollistas. Hoy en día, ción de beneficios, sino que buscan devolver a la
las empresas hoteleras –como, por ejemplo, los balne- Humanidad y a la tierra parte de estos insumos. Cabe

401 >Ei 85
O. MARTÍNEZ MOURE / R. GARCÍA REVILLA

señalar como hito importante en este sentido lo acae- lugares naturales (parques naturales, entornos ajardina-
cido en la «Cumbre de la Tierra», en el año 1992, en dos, etc.) y han entendido de manera decidida que la
donde científicos de diversos países debatieron sobre preservación del medio ambiente es condición nece-
las relaciones existentes entre medio ambiente y co- saria y básica para el emprendimiento de una actividad
mercio. empresarial. De esto modo, la figura que se presenta a
continuación muestra la interacción necesaria entre la
El nuevo cambio de paradigma coloca ahora el pun- sociedad, la economía y el medio ambiente.
to de mira en la importancia de preservar un medio
ambiente habitable para las generaciones venideras.
La ética ambiental es la piedra de toque de la nueva FIGURA 1
mentalidad empresarial. Queda atrás, por lo tanto, SUSTENTABILIDAD Y DESARROLLO SOCIAL
aquella famosa frase que en el año 1970 manifestó
Friedman (1970) en Nueva York: «la única responsabili-
dad social de las empresas era incrementar sus utilida-
des». En la actualidad, son muchos los documentos
que refrendan la importancia de que exista un verda-
dero pensamiento ambiental en las organizaciones, tal
y como se pone de manifiesto en el «Libro Verde» de
la Comunidad Europea, la norma ISO sobre Responsa-
bilidad Social o el «Pacto Global» de las Naciones Unidas,
por citar solamente algunos ejemplos representativos.

ÉTICA AMBIENTAL Y RACIONALIDAD AMBIENTAL


COMO BASE DEL NUEVO PARADIGMA
Al hablar de paradigma, podríamos retrotraer las tesis FUENTE http://consultorescmc.com/wp-content/uploads/2015/06/
Sustentabilidad.png
del famoso filósofo e historiador de la ciencia Thomas
Samuel Kuhn, conocido por su importante contribución
dentro del ámbito de la Sociología en la década de Este gráfico esta, en parte inspirado en el triángulo de
los sesenta de la pasada centuria. Para este autor el Peter Nijkamp, econometrista nacido en Holanda, quien
término «paradigma» abarca o engloba todos los com- se considera uno de los autores más relevantes en el
promisos consensuados por la comunidad científica y campo del desarrollo sostenible. Este concepto, de he-
que, en última instancia, son aceptados por la socie- cho, puede ser representado ilustrativamente con un
dad en general. Cabe admitir, por tanto, que el para- triángulo que él mismo elaboró, en el que aparece re-
digma es mucho más que un conjunto de axiomas. Es presentada la equidad económica, social y ambiental,
por ello por lo que el paradigma de la racionalidad en franca interrelación. Dicha esquematización permite
ambiental se produce necesariamente en un contex- observar cómo el crecimiento económico y la conse-
to de aceptación por parte de los científicos de todas cución de beneficios e insumos solamente son tolera-
las ramas y de la sociedad, modelo en el que existe bles en tanto en cuanto son respetados los criterios am-
un pacto social o un pacto de racionalidad social, en bientales y sociales.
el que todos los actores de la comunidad están de
acuerdo en que la racionalidad ambiental no es algo
inalcanzable, sino que es una realidad que es preciso FIGURA 2
construir con el apoyo de todos. EL TRIÁNGULO DE PETER NIJKAMP

Dentro de este nuevo paradigma de racionalidad am-


biental, la empresa y el medio ambiente van necesa-
riamente de la mano, puesto que el componente de
la responsabilidad de las empresas respecto al entor-
no ambiental tiene unas enormes implicaciones (mu-
chas de ellas plasmadas en documentos tan relevan-
tes como las normas ISO, entre otras).

Este nuevo paradigma pivota, fundamentalmente, en


torno a dos ejes bien diferenciados –pero con interac-
ciones continuas-, que son los seres humanos y los cam-
bios ambientales que se producen en el entorno natu-
ral (que es frágil por definición). En este contexto concre-
to, las empresas hoteleras han cumplido un papel muy
importante, puesto que han sido pioneras en la buena
praxis empresarial. Esto también es, en parte, porque las
FUENTE Fuente: Nijkamp, 1990.
actividades turísticas se desarrollan en muchos casos en

86 401 >Ei
TURISMO Y RACIONALIDAD AMBIENTAL…

Esta ilustración, en forma de triángulo, que representa – Un «sistema ecológico de soporte».


una de las teorías más importantes de P. Ninkamp
– Una «fuente de recursos naturales y energía».
(1990) representa la conclusión necesaria a un hilo dis-
cursivo que llevaba ya mucho tiempo fraguándose en – Una “fuente de recursos turísticos directos no transfor-
la sociedad, sobre la importancia de preservar el equi- mados, como el paisaje, la biodiversidad o la calidad
librio biológico y ecológico de la tierra. Pensemos que ambiental”
la historia de la humanidad arroja ejemplos de muchas
– Un «sumidero de residuos y contaminación».
culturas que modificaban el medio ambiente por efec-
to de su modo de vida, pero estas acciones eran de
carácter local, y no tenían, por tanto, efectos nocivos LAS TRES SOSTENIBILIDADES DEL TURISMO
sobre el entorno. Sin embargo, el hombre moderno ha
vulnerado hábitats, ha terminado con muchas espe- El turismo se configura a día de hoy como un ejemplo
cies y ha plasmado comportamientos nocivos con el paradigmático de actividad responsable con el me-
entorno, que ha traído consigo consecuencias mu- dio ambiente, puesto que, según el nuevo paradigma
chas veces irreparables. Todo ello, unido a que duran- de ética ambiental contribuye a la preservación del
te muchas décadas el medio ambiente ha estado ale- entorno y del medio ambiente para las generaciones
jado del análisis económico, ha traído consigo un es- futuras. A su vez, contribuye grandemente a la gene-
cenario con implicaciones muy negativas para el en- ración de empleo, ingresos e insumos económicos pa-
torno. ra la población local, al tiempo que mejora las infraes-
tructuras del lugar en el que se desarrolla. De este mo-
En las próximas líneas nos centraremos de manera más do, ayuda también a crear opciones de futuro para la
concreta en la asociación entre turismo y racionalidad comunidad. Un ejemplo paradigmático de esta reali-
ambiental, pero explicaremos antes cómo define el de dad es la fijación de la población rural al suelo como
concepto de medio ambiente la Comisión Europea: consecuencia del incremento de las oportunidades de
«la combinación de elementos cuyas interrelaciones empleo como consecuencia de las actividades turís-
complejas forman parte del medio, entorno y condi- ticas (y la consecuente revitalización de los oficios tra-
ciones de vida del individuo y la sociedad, como son dicionales, muchos de ellos casi perdidos, preservan-
o como se sienten». Por su parte, Gilpin (2003: 15) de- do así la integridad cultural de los lugares). La conse-
fine el medio ambiente como algo que: «incluye las cución del desarrollo económico local se erige como
condiciones o influencias en las que existen, viven o se una de las claves del desarrollo turístico sostenible
desarrollan los individuos u objetos. Estas influencias cir- (Martínez Moure y García Revilla, 2016), también en par-
cundantes se pueden clasificar en tres categorías: i) la te gracias a la revitalización del comercio local y de
combinación de condiciones físicas que afectan e in- los productos tradicionales de una zona.
fluyen en el crecimiento y desarrollo de un individuo o
comunidad; ii) las condiciones sociales y culturales que Los principios que tipifican a un turismo como sosteni-
afectan a la naturaleza de un individuo o comunidad; ble son los siguientes:
iii) el entorno de un objetivo inanimado con un valor so-
cial intrínseco». – Se conservan los recursos.
– La actividad turística es gestionada y planificada de
Cabe señalar que en la asociación entre economía y manera correcta, muchas veces desarrollada en ecosis-
medio ambiente pueden establecerse dos perspecti- temas naturales o ecosistemas agrícolas, sujetos ambos
vas claramente diferenciadas. En un principio, podría- a una estrategia de desarrollo sostenida en el tiempo.
mos citar el enfoque neoclásico, enfoque en el que la
economía se acercaba con cierta sensibilidad al me- – Se vela por la calidad ambiental.
dio ambiente, pero sin una intención integradora de-
– Se procura que los visitantes y la comunidad anfitrio-
cidida. Así, se percibía que los problemas medioam-
na tengan una experiencia global, sin dañar los recur-
bientales generados eran contingencias negativas y
sos del entorno, al tiempo que parte de los beneficios
fallos de mercado. Sin embargo, la postura que mar-
logrados por la actividad turística se queden en la so-
ca ahora la pauta y que ha convencido a la sociedad
ciedad, en la comunidad anfitriona (por ejemplo, en
es la denominada Economía Ecológica, que se con-
forma de puestos de trabajo, tal y como señalábamos
figura como un paradigma decididamente integra-
en líneas anteriores).
dor –quedando superada, por tanto, la visión anterior–.
Se trata de un enfoque mucho más amplio y coheren- – Se preconiza la calidad ambiental, desarrollando al
te, puesto que desde este prisma el sistema económi- mismo tiempo operaciones de programas de calidad
co (y también el turístico, puesto que el turismo es una turística total.
rama económica) tiene claras interacciones con el en-
– Se produce un uso adecuado y óptimo de los recur-
torno, en donde se producen relaciones económicas
sos naturales y se apuesta por la diversidad sociocultu-
y también sociales –puesto que es preciso tener en
ral, al tiempo que se aseguran las prácticas empresa-
cuenta a la comunidad–.
riales apropiadas, de manera que el impacto ambien-
tal sea reducido.
Según Pulido Fernández (2000), desde esta perspecti-
va el medio ambiente tiene varias funciones bien dife- – Se produce una integración de las comunidades lo-
renciadas porque es: cales o anfitrionas en la experiencia turística global.

401 >Ei 87
O. MARTÍNEZ MOURE / R. GARCÍA REVILLA

CUADRO 1
DIMENSIÓN ECONÓMICA DE LA SOSTENIBILIDAD SEGÚN BLANCAS PERAL Y GONZÁLEZ LOZANO

Aspectos de la sostenibilidad turística Cuestión básica


Aprovechamiento de los beneficios Estacionalidad del turismo
económicos del turismo
Empleo turístico

Beneficios económicos
Competitividad de destino y los negocios
turísticos
Control de las actividades turísticas Control de la intensidad del uso turístico
Ordenación y control del lugar de destino Integración del turismo en la planificación
DIMENSIÓN ECONÓMICA regional y local

Control del desarrollo

Transportes relacionados con el turismo


Diseño y gama de productos y servicios Creación de circuitos y rutas turísticas
Oferta de variedad de experiencias
Actividades de marketing con miras al turismo
sostenible
Protección de la imagen o marca de destino

Mantenimiento de la satisfacción a los turistas


FUENTE: Blancas Peral y González Lozano (2000)

CUADRO 2
P DIMENSIÓN SOCIAL DE LA SOSTENIBILIDAD SEGÚN BLANCAS PERAL Y GONZÁLEZ LOZANO

Aspectos de la sostenibilidad turística Cuestión básica

Bienestar de las comunidades receptoras Satisfacción de los residentes en el turismo


Efectos socioculturales de turismo en la
comunidad
Acceso de los residentes a los principales
recursos
DIMENSIÓN SOCIAL Conservación del patrimonio cultural
Conservación cultural
construido
Toma de conciencia y participación de la
Participación comunitaria en el turismo
comunidad
Aspectos sanitarios de la seguridad en el
Salud y seguridad
destino
Seguridad pública local. Influencia en la
población visitante
FUENTE: Blancas Peral Y González Lozano (2000).

– Se produce una puesta a punto de estrategias de Blancas Peral y González Lozano la dimensión econó-
comercialización óptimas para el carácter sostenible mica y social de la sostenibilidad aplicadas al turismo
de la actividad turística. (Cuadro 1 y 2).
– Se desarrollan y se evalúan programas de sensibili-
En el epígrafe que se expone a continuación se des-
zación ambiental, tanto para los turistas como para la
arrolla un modelo empírico, aplicando una serie de in-
población local.
dicadores que apoyan los tres tipos de sostenibilidad
– Se fomenta el comercio justo y el turismo solidario turística.

La sostenibilidad en el turismo puede explicarse desde


tres prismas, tal y como hemos venido señalando. Por
ESTUDIO DE LA SOSTENIBILIDAD TURÍSTICA DE
un lado, tenemos la sostenibilidad con dimensión eco- ACUERDO CON EL DESARROLLO DE
nómica, que es, quizás, la más clara, puesto que re- INDICADORES
dunda en la consecución de beneficios e insumos
económicos gracias a la actividad turística, la dimen- En este epígrafe explicaremos propiamente el desarro-
sión social y la dimensión ecológica. En las tablas que llo del modelo. Así, se han seleccionado una serie de
exponemos a continuación están reflejadas, según indicadores que apoyarían cada una de las tres soste-

88 401 >Ei
TURISMO Y RACIONALIDAD AMBIENTAL…

CUADRO 31
INDICADOR AMBIENTAL. MEDIO URBANO Y HOGARES. SERIE HISTÓRICA DEL PATRIMONIO HISTÓRICO
PROTEGIDO. BIENES INMUEBLES INSCRITOS COMO BIENES DE INTERÉS CULTURAL. SERIE HISTÓRICA 2000-2013

Año Monumento Jardín histórico Conjunto histórico Sitio histórico Zona arqueológica Total

2000 12.001 78 727 135 671 13612


2001 12.178 78 743 140 706 13845
2002 12.352 80 773 156 739 14100
2003 12.468 85 794 174 838 14359
2004 12.583 85 819 167 875 14529
2005 12.768 86 830 210 896 14790
2006 13.385 90 849 223 932 15479
2007 13.480 90 860 222 946 15598
2008 13.684 92 872 241 960 15849
2009 13.716 92 878 251 967 15904
2010 13.705 92 873 287 1.104 16061
2011 12.985 89 951 328 2.056 16409
2012 13.093 90 954 338 2.084 16559
2013 13.160 91 955 391 2.198 16795
FUENTE: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico.

nibilidades turísticas. Para analizar todos los valores, he- zada a la hora de analizar la posible relación existen-
mos utilizado las series históricas y a partir de dichos va- te entre variables, teniendo además capacidad de
lores hemos construido un modelo para su análisis. Se adaptación a una variedad de situaciones diversas. Así,
han seguido los siguientes pasos: podemos construir unas funciones que nos permiten
obtener una previsión o una tendencia para años pró-
1. Especificación del Modelo: ximos. Cabe señalar que la dependencia estadística
es una relación entre variables tal que si conocemos
• Se especifica la forma de cuantificar las variables,
tanto la explicada como las explicativas. los valores de las variables independientes, aunque no
se pueda determinar con toda exactitud el valor de la
• Se recopila información estadística sobre cada una variable dependiente, si se puede llegar a determinar
de estas variables. una tendencia o comportamiento futuro de la misma.
• Se plantea la relación matemática que conecta la Una vez determinada la estructura de la señalada la fi-
variable explicada y cada una de las variables expli- nalidad u objetivo de la regresión poder asignar qué
cativas. valor adquirirá la variable Y cuando conocemos que
toma un valor dado para la variable X (para las varia-
2) Estimación del modelo: bles X1, X2,..., Xn ).

• Se determina el valor de cada uno de los paráme- En primer lugar, se han analizado los datos del patrimo-
tros que conectan cada una de las variables explica- nio histórico protegido en España, para el intervalo de
tivas con la variable que queremos explicar. tiempo que comprende del año 2000 al año 2013.
Posteriormente, se ha realizado una regresión, para es-
3) Contraste y validación del modelo: tudiar qué sucedería hasta el año 2019. De la misma
• A partir del análisis de la significatividad estadística y manera, se han analizado la tendencia del número de
del ajuste entre los resultados reales y los obtenidos con visitantes a los parques nacionales en España, para el
el modelo (esto es, los errores) se determina la validez período comprendido entre el año 1996 y el año 2013.
del modelo diseñado. Acto seguido se ha realizado una regresión con poli-
nomio de orden tres para intentar predecir cuál será la
4) Utilización del modelo: tendencia prevista hasta el año 2018.

• Predicción y simulación del comportamiento posi- Por último y de la misma manera que en los casos an-
ble de la variable explicada ante cambios o variacio- teriores, se han analizado los turistas extranjeros por km
nes en la variable explicativa
de costa para el período que comprende desde el
• Análisis estructural, que significa la determinación de año 2005 hasta el año 2014, intentado prever qué su-
la importancia relativa de cada variable explicativa pa- cederá hasta el año 2018 utilizando una regresión de
ra determinar la variable explicada. orden cuatro.

El análisis se ha realizado a partir de una serie de regre- En un primer término, con respecto al patrimonio pro-
siones polinomiales, dado que esta técnica se confi- tegido, se expone a continuación ilustrativivo (Cuadro
gura como una técnica estadística ampliamente utili- 3) en donde aparecen reflejados los datos relativos al

401 >Ei 89
O. MARTÍNEZ MOURE / R. GARCÍA REVILLA

GRÁFICO 1
RELACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO (AÑO 2013)

FUENTE:Elaboración propia.

GRÁFICO 2
EVOLUCIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO (2000-2013)

FUENTE:Elaboración propia.

intervalo de tiempo que va desde el año 2000 hasta es un ajuste muy bueno, para todos los años en los que
el año 2013 y a continuación, un gráfico IGráfico 1) tenemos datos IGráfico 3, en la página siguiente).
que muestra la carga porcentual de cada uno de esos
valores. Por lo tanto, el crecimiento previsto para los próximos
años sería el siguiente (Cuaadro 4, en la página siguien-
Al representar gráficamente los valores que arroja la ta- te):
bla ahora expuesta podemos observar cómo el patri-
monio histórico, básicamente está representado en su Estos resultados se han obtenido únicamente aplican-
mayoría por monumentos, seguido por zonas arqueo- do la ecuación obtenida para la regresión con los va-
lógicas y conjuntos históricos (Gráfico 2). lores de los años en cuestión.

Viendo la clara tendencia al alza del patrimonio histó- Si analizamos ahora el número total de visitantes a los
rico, vamos a intentar predecir la evolución del mismo parques nacionales tenemos el Cuadro 5, en la pági-
para los próximos años, realizando un ajuste mediante na siguiente.
una regresión (que a la vista de los datos anteriores se-
rá una recta). Al realizar el ajuste mediante la regresión En este segundo caso vamos a realizar un estudio si-
lineal anteriormente comentada, observamos cómo milar al anterior, analizando cómo puede evolucionar

90 401 >Ei
TURISMO Y RACIONALIDAD AMBIENTAL…

GRÁFICO 3
REGRESIÓN LINEAL PARA LA SERIE HISTÓRICA DEL PATRIMONIO

FUENTE:Elaboración propia.

CUADRO 4
CRECIMIENTO PREVISTO HASTA EL AÑO 2019 DEL INDICADOR AMBIENTAL. MEDIO URBANO Y HOGARES. SERIE
HISTÓRICA DEL PATRIMONIO HISTÓRICO PROTEGIDO. BIENES INMUEBLES INSCRITOS COMO BIENES DE INTERÉS
CULTURAL. SERIE HISTÓRICA 2000-2013

2014 2015 2016 2017 2018 2019

17159 17409 17660 17911 18162 18412


FUENTE: Elaboración propia.

el número de visitantes a los parques nacionales, pero CUADRO 5


parece que la tendencia no es tan clara como pasa- SERIE HISTÓRICA DEL NÚMERO DE VISITANTES
ba en el caso del patrimonio histórico, antes analiza- A LOS PARQUES NACIONALES
do. Pues en esta serie de datos, se producen más cam-
bios a lo largo de los años, por ello hemos utilizado una Año Número total de visitantes
regresión con un polinomio de orden 3, para intentar 1996 8.469.074
ajustarnos lo mejor posible a los datos. Los datos apa- 1997 8.862.218
recen reflejados en la ilustración que se muestra a con- 1998 9.076.653
tinuación (Gráfico 4, en la página siguiente) 1999 9.927.726
2000 10.252.799
Por lo tanto, el crecimiento previsto para los próximos
2001 10.002.517
años sería el indicado en el Cuadro 6, en la página si-
2002 9.661.493
guiente
2003 10.296.382
Estos resultados se han obtenido únicamente aplican- 2004 11.134.880
do la ecuación obtenida para la regresión con los va- 2005 10.728.378
lores de los años en cuestión. 2006 10.979.470
2007 10.864.738
Por último, analizaremos la evolución de los turistas ex- 2008 10.222.818
tranjeros por kilómetros de costa, para el rango tempo- 2009 10.083.561
ral del 2005 al 2014. El Cuadro que se expone (Cuadro 2010 9.514.829
7, en la página siguiente) refleja los datos desde el año 2011 10.181.164
2005 hasta el año 2014. 2012 9.543.599
2013 10.243.206
Observando los datos apreciamos cómo Cataluña y
FUENTE: Organismo autónomo Parques Nacionales.
la Comunidad Valenciana son donde se concentra el

401 >Ei 91
O. MARTÍNEZ MOURE / R. GARCÍA REVILLA

GRÁFICO 4
REGRESIÓN CÚBICA PARA LA SERIE HISTÓRICA DE VISITANTES A LOS PARQUES NACIONALES

FUENTE:Elaboración propia.

CUADRO 6
CRECIMIENTO PREVISTO HASTA EL AÑO 2018 DE LA SERIE HISTÓRICA DEL NÚMERO DE VISITANTES
A LOS PARQUES NACIONALES

2014 2015 2016 2017 2018

9685983 9605300 9552196 9533277 9555149


FUENTE: Elaboración propia.

CUADRO 7
INDICADORES AMBIENTALES. TURISMO. ANÁLISIS AUTONÓMICO DE LA EVOLUCIÓN
DE TURISTAS EXTRANJEROS POR KM DE COSTA, 2005-2014.
Comunidad
2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2011 2013 2014
autónoa
Asturias 569 514 408 451 419 450 603 584 580 590
Galicia 792 838 761 624 509 460 568 575 570 701
Cantabria 1.401 1.382 1.328 1.120 1.109 979 1.107 1.014 1.094 1.300
Murcia 1.809 2.105 2.462 2.894 3.086 2.468 2.305 2.126 2.266 2.940
País Vasco 3.931 4.289 4.024 3.413 3.267 3.674 5.116 5.506 5.961 6.381
Canarias 5.964 6.070 5.976 5.911 5.182 5.440 6.450 6.405 6.717 7.249
Baleares 6.763 7.078 7.166 7.049 6.329 6.444 7.081 7.259 7.781 7.960
Andalucía 8.838 9.045 9.115 8.486 7.775 7.874 8.217 7.967 8.339 8.997
C. Valenciana 10.428 10.589 10.809 11.040 9.863 9.694 10.304 10.346 11.528 12.035
Cataluña 20.070 21.464 21.807 20.521 18.268 18.819 18.803 20.658 22.301 24.055
FUENTE: IInstituto Nacional de Estadística (INE).

mayor número de turistas, por el contrario, Asturias y tal y como está representado en el gráfico 6, en la pá-
Galicia son la que presentan un menor número (Gráfico gina siguiente.
5, en la página siguiente.
Por lo tanto, el crecimiento previsto para los próximos
Podemos apreciar como la variación en los diferentes años sería el siguiente (ver Cuadro 8, en la página
años es más notable, que en los casos anteriores, por sgiuiente)
ello, si pretendemos ajustarlo nuevamente con una re- Estos resultados se han obtenido únicamente aplican-
gresión, sería necesario aumentar el grado del polino- do la ecuación obtenida para la regresión con los va-
mio para poder obtener un mejor ajustes a los datos, lores de los años en cuestión.

92 401 >Ei
TURISMO Y RACIONALIDAD AMBIENTAL…

GRÁFICO 5
ANÁLISIS AUTONÓMICO DE LA EVOLUCIÓN DE TURISTAS EXTRANJEROS POR KILÓMETRO DE COSTA, 2006-2014

FUENTE: Elaboración propia.

GRÁFICO 6
REGRESIÓN DE ORDEN 4 PARA LA SERIE HISTÓRICA DE TURISTAS EXTRANJEROS EN ESPAÑANÁLISIS AUTONÓMICO
DE LA EVOLUCIÓN DE TURISTAS EXTRANJEROS POR KILÓMETRO DE COSTA, 2006-2014

FUENTE: Elaboración propia.

CUADRO 8
CRECIMIENTO PREVISTO HASTA EL 2018. INDICADORES AMBIENTALES. TURISMO. ANÁLISIS AUTONÓMICO DE LA
EVOLUCIÓN DE TURISTAS EXTRANJEROS POR KM DE COSTA, 2006-2014.

2015 2016 2017 2018

73949 71169 61281 41854


FUENTE: Elaboración propia..

401 >Ei 93
O. MARTÍNEZ MOURE / R. GARCÍA REVILLA

FIGURA 3
LAS TRES SOSTENIBILIDADES DEL TURISMO DE ACUERDO CON LOS INDICADORES

Indicador: Número total de visitantes (número acorde con la capacidad de carga del terreno de manera que no se ve disminuida en calidad de
vida de la población local (población anfitriona)
Indicador: medio urbano y hogares. Serie histórica del patrimonio histórico protegido. Bienes inmuebles inscritos como bienes de interés cultural.
Consecución de beneficios e insumos económicos a partir de:
Subvenciones para desarrollo cultural
Puestos de trabajo relacionados con conjuntos históricos, sitios históricos, zonas arqueológicas
Dotación de infraestructuras y equipamientos
Indicador: turistas extranjeros por km de costa (número acorde con la capacidad de carga del entorno natural en el que se desarrolla)

FUENTE: Elaboración propia.

Una vez efectuado el análisis se adecuó cada uno de turistas está muy por debajo de la capacidad de car-
los indicadores a los tres tipos de sostenibilidad, aso- ga que puede soportar el terreno, por lo que cabe
ciando la sostenibilidad social al indicador «Número to- constatar que se logra la sostenibilidad ambiental.
tal de visitantes», puesto que está directamente rela- Todos estos datos están compilados en el gráfico que
cionado con la capacidad de carga del terreno, y por se expone a continuación (ver Figura 3):
tanto, con la calidad de vida de la población anfitrio-
na. Por otra parte, la sostenibilidad económica (insu-
mos derivados de la actividad turística) se asoció al in-
LAS EMPRESAS HOTELERAS BALNEARIAS COMO
dicador «Medio urbano y hogares. Serie histórica del EJEMPLOS PARADIGMÁTICOS DE DESARROLLO
patrimonio histórico protegido. Bienes inmuebles inscri- SOSTENIBLE
tos como bienes de interés cultural». Se ha realizado
dicha asociación porque derivado de la tipificación Los balnearios, conjuntamente con las plantas hotele-
como patrimonio histórico protegido, existen numero- ras que acompañan su actividad turística se configu-
sos ejemplos de creación de puestos de trabajo rela- ran como ejemplos de desarrollo turístico sostenible, lo
cionados con conjuntos históricos, sitios históricos, zo- que puede parecer obvio, puesto que son, básica-
nas arqueológicas, subvenciones para el desarrollo cul- mente, empresas explotadoras de un recurso natural,
tural y dotación de infraestructuras y equipamientos en que es el agua. De hecho, la definición que se acep-
las áreas protegidas. Por último, la sostenibilidad am- ta generalmente de balneario es la siguiente: «estable-
biental se ha asociado con el indicador «Turistas extran- cimiento que utiliza el agua minero-medicinal decla-
jeros por km de costa (número acorde con la capaci- rada de utilidad pública para tratamientos terapéuti-
dad de carga del entorno natural en el que se desarro- cos». Lógicamente, el uso de un recurso natural como
lla)», puesto que, a pesar de que el número de turistas el agua hace que sea necesaria una gestión progra-
por km de costa ha ido al alza, tal y como se señala mada y responsable, con el objetivo de que este re-
la tendencia, también es verdad que ese número de curso tan importante no se agote. Es por este motivo

94 401 >Ei
TURISMO Y RACIONALIDAD AMBIENTAL…

por el cual la figura de los balnearios viene acompa- este sentido, los balnearios también se configuran co-
ñada necesariamente de los conceptos de sostenibi- mo centros declaradamente sostenibles en tanto en
lidad (modelo de gestión que conlleva que los recur- cuanto su modelo de gestión está encaminado a que
sos no se agoten, sino que se refuercen) y de excelen- la actividad hostelera regule y gestione de manera pru-
cia (modelo de gestión cuantificable y medible). dente y responsable el consumo energético y la gene-
ración de basuras, entre otras cuestiones.
Los balnearios –cuya explotación turística cuenta ya
con una cierta tradición y antigüedad– continúan a día Por otra parte, la norma UNE 186001 (balnearios), en su
de hoy desarrollando su actividad terapéutica y tam- punto 4.9 Gestión medioambiental señala (citamos tex-
bién lúdica bajo las claves principales de la sostenibi- tualmente): «La dirección del balneario debe tener los
lidad. Así, utilizan los manantiales medicinales partien- conocimientos suficientes para poder realizar una correc-
do de las claves de la sostenibilidad social (respeto con ta gestión medioambiental. Igualmente, debe facilitar a
la comunidad anfitriona), medioambiental (uso respon- su personal la formación necesaria para que puedan
sable del agua y de los entornos verdes en los que se desarrollar una correcta gestión medioambiental en su
despliega su actividad) y económica (creación de labor cotidiana. La dirección debe informar al cliente de
puestos de trabajo y de equipamientos e infraestructu- aquellas medidas de mejora de la gestión me dioam-
ras en torno a las célebres aguas). biental adoptadas por el balneario y que puedan re-
percutir en el servicio ofrecido, solicitando su colabo-
A día de hoy existen cuatro legislaciones de obligado ración, que siempre debe ser opcional. Ahora bien, la
cumplimiento para los centros balnearios en general: gestión medioambiental, en ningún caso, debe gene-
rar un menor nivel de servicio hacia el cliente, si éste
– Legislación como centro sanitario
no desea colaborar voluntariamente. La dirección del
– Legislación específica para centros balnearios balneario con apoyo de los responsables de los dife-
rentes departamentos debe realizar un análisis de la si-
– Legislación como centro turístico
tuación de la gestión medioambiental del balneario,
– Legislación específica de control microbiológico de en las diversas áreas de actuación detalladas poste-
las aguas riormente, y deben definir las medidas más oportunas
para mejorar dicha parcela de gestión.
Además, la legislación relativa a los balnearios tiene ya
Periódicamente, se debe realizar una revisión del nivel
mucha tradición. Es sabido que el principal organismo
de cumplimiento de dichas medidas, redefiniendo las
del que dependen los balnearios es el IGME (Instituto
que no se hayan alcanzado, y renovando las efectiva-
Geológico Minero), que es la institución responsable de
mente logradas, con objeto de identificar nuevos retos
calificar o tipificar un agua con el carácter de agua
de mejora de la gestión medioambiental. Adicional-
minero medicinal. También cumple en este sentido un
mente, se debe controlar el impacto de las medidas
importante papel las diferentes consejerías correspon-
efectuadas».
dientes de cada Comunidad Autónoma.

Uno de los elementos más importantes relacionados Siguiendo la descripción de la norma ahora explicita-
con la sostenibilidad aplicada a los balnearios es el da, pueden citarse como algunas de las prioridades
Real Decreto 28, relativo a la protección de los balne- de la buena gestión ambiental de un balneario el aho-
arios en un doble ámbito: rro de agua y energía, la clasificación y minimización
de desechos –inherentes a la actividad hotelera– y sen-
– Contra la hipotética contaminación externa. sibilización de empleados y clientes con la importan-
– La posibilidad de que el caudal del manantial mi- cia de preservar el medioambiente.
nero-medicinal pueda verse negativamente afectado

Además, es importante que el entorno en general (don- CONCLUSIONES


de se desarrolla la actividad turística) esté completa-
mente libre de contaminación, por lo que los centros Ese bien sabido que en la actualidad, el reto de aso-
balnearios deben adaptar su gestión a estas claves. En ciar el desarrollo y la competitividad económica con
todo este contexto, una de las herramientas que han la ética ambiental se configura como una prioridad
desarrollado los balnearios es el denominado Plan de para todas las organizaciones, puesto que ya han sido
Aprovechamiento de los Manantiales, que ya ha da- superadas las perspectivas exclusivamente desarrollis-
do sus frutos como sistema de gestión eficaz. Este Plan tas. La estrategia medioambiental proactiva y la unifi-
recoge, en términos generales, cuestiones como el cación de desarrollo sostenible y beneficio es una prio-
marco hidrológico y geológico, los datos técnicos del ridad para las empresas, aunque también sigue sien-
caudal (como la temperatura, entre otras cuestiones y do un reto. En el presente artículo se ha analizado es-
la tipificación y verificación del carácter de pureza del te reto, haciendo hincapié en el caso de los balnea-
agua del manantial. rios como empresas hoteleras, cuyas prácticas empre-
sariales se erigen como un modelo a seguir en el cam-
Hasta aquí, nos hemos centrado en las cuestiones re- po de la competitividad empresarial, puesto que la
lativas a la sostenibilidad del balneario como centro te- gestión de las empresas balnearias es considerada co-
rapéutico. Pero, el balneario, como ya se ha dicho, tie- mo un modelo de actuación empresarial responsable
ne también una tipificación de empresa hostelera. En con el medio ambiente y con el entorno.

401 >Ei 95
O. MARTÍNEZ MOURE / R. GARCÍA REVILLA

Se ha mantenido a lo largo de las presentes páginas BIBLIOGRAFÍA


que el turismo es actualmente un ejemplo muy eviden-
te de actividad económica y responsable con el en- AVILA, A.M. Y DÍAZ, M.A. (2001): «La economía de la cultura: ¿una
torno, puesto que, de acuerdo con el nuevo paradig- construcción reciente?» Información Comercial Española, nº 792,
ma de la ética ambiental las actividades turísticas (co- pp. 9-30.
mo la desarrollada por los balnearios) contribuyen de BLANCAS PERAL, F.J. Y GONZÁLEZ LOZANO, M. (2000):
manera efectiva a la preservación del entorno y tam- «Indicadores sintéticos de turismo sostenible: una aplicación para los
bién a la creación de puestos de trabajo y de posibili- destinos turísticos de Andalucía». Revista Electrónica de
dades de desarrollo para la población local, para la Comunicaciones y Trabajos de ASEPUMA, vol. 11, Madrid.
población autóctona. BONET, L.; CASTAÑER, X. Y FONT, J. (EDS.) (2001). Gestión de pro-
yectos culturales. Análisis de casos. Ed. Ariel, Barcelona.
En nuestro artículo hemos desarrollado un modelo em- CASTELLS, M. (1995). La ciudad informacional: Tecnologías de la
pírico, aplicando una serie de indicadores que apoyan información, reestructuración económica y el proceso urbano re-
los tres tipos de sostenibilidad turística explicados a lo gional. Madrid: Alianza Editorial.
largo de nuestra contribución. En concreto, han sido CASTELLS, M. (1997). La era de la información. Volumen I. La so-
seleccionados una serie de indicadores que apoyarí- ciedad red. Madrid: Alianza Editorial
an cada una de las tres sostenibilidades turísticas des- CASTELLS, M. (1998). «La era de la información». Economía,
critas. Para analizar todos los valores, se han utilizado Sociedad y Cultura. vol. II. «El poder de la identidad». Madrid: Alianza
las series históricas y a partir de dichos valores se ha Editorial.
construido un modelo para su análisis, siguiendo como CASTELLS, M. (1998).«La era de la información». Economía,
pasos principales: la especificación del modelo (forma Sociedad y Cultura, vol. III. «Fin del milenio». Madrid: Alianza Editorial.
de cuantificar las variables), la estimación del modelo CASTELLS, M. (2002). «La ciudad de la Nueva Economía».
(determinación del valor de cada uno de los paráme- Pasajes, n º 35, marzo, pp. 34-37.
tros que conectan cada una de las variables explica- CUADRADO ROURA, J.R. (Dir.); MANCHA NAVARRO, T.; GARRIDO
tivas con la variable que queremos explicar); el con- YSERTE, R. (1998). Convergencia regional en España: Hechos, ten-
traste y la validación del modelo y, por último, la utiliza- dencias y perspectivas. Ed. Fundación Argentaria-Visor, Madrid.
ción del modelo –tratándose esta última, de la fase GARCÍA M.I., FERNÁNDEZ Y. ZOFÍO, J.L. (2001): «La dimensión eco-
más práctica-. En concreto, el análisis se realizó a par- nómica del a industria de la cultura y el ocio en España: Análisis na-
tir de una serie de regresiones polinomiales, dado que cional, regional y sectorial». Información Comercial Española, nº
esta técnica es una técnica estadística ampliamente 792, pp. 42-60.
utilizada a la hora de analizar la posible relación exis- GILPIN, A. (2003). Economía ambiental. Un análisis crítico.
tente entre variables. México Editor, Alfaomega Grupo Editor.
MARTINEZ, O y GARCIA, R. (2016). « La contribución de las ciuda-
Una vez efectuado el análisis se adecuó cada uno de des patrimonio de la Humanidad al desarrollo turístico: análisis de ca-
los indicadores a los tres tipos de sostenibilidad descri- so de Santiago de Compostela». International Journal of Scientific
tos teóricamente en nuestras páginas, asociando la Management and Tourism, vol. 2, nº (1, pp. 119-128.
sostenibilidad social al indicador «Número total de visi- NIJKAMP, P. (1990). Regional sustainable development and natu-
tantes», puesto que está directamente relacionado ral resource use Washington D.C, World Bank Anual Conference on
con la capacidad de carga de un lugar. En segundo Development Economics.
término, la sostenibilidad económica fue asociada in- PULIDO FERNÁNDEZ, J.I. (2000). Ordenación, planificación y ges-
dicador «Medio urbano y hogares. Serie histórica del pa- tión del desarrollo turístico en espacios naturales protegidos.
trimonio histórico protegido. Bienes inmuebles inscritos Documentos de Trabajo. Universidad de Alcalá de Henares.
como bienes de interés cultural». Por último, la sosteni- SALA, I y MARTÍN, X. (1994): Apuntes de crecimiento económico.
bilidad ambiental se ha asociado con el indicador «Tu- Ed. Antoni Bosch, Barcelona.
ristas extranjeros por km de costa», constatándose que THORSBY, D. (2001): Economía y cultura. Cambridge University
dicho flujo de turistas se encuentra por debajo de la Press, Madrid.
capacidad de carga del terreno, lográndose, por tan- TOWSE, R. (2005). Manual de Economía de la cultura. Fundación
to, la sostenibilidad ambiental. Autor, Madrid.

96 401 >Ei
RETOS DE LA DIRECCIÓN
MEDIOAMBIENTAL EN LA PYME
ESPAÑOLA
SUGERENCIAS TRAS UNA REVISIÓN
DE LA LITERATURA 2005-2015

BEATRIZ JUNQUERA CIMADEVILLA

JESÚS ÁNGEL DEL BRÍO GONZÁLEZ

Universidad de Oviedo

El objetivo de este trabajo es detectar los retos de carácter medioambiental que deben
afrontar las Pymes españolas en la actualidad. Fundamentalmente, como consecuencia
de que el impacto medioambiental individual de cada Pyme es escaso, este suele encon-
trarse «escondido» o no se expresa de forma explícita. Diversos estudios han observado

este fenómeno. Así, por ejemplo, los resultados de un el término Pymes incluye empresas muy heterogéne-
estudio cualitativo y cuantitativo realizado por Scagnelli, as entre sí, lo cual provoca consecuencias importan-
Corazza y Cisi (2013) entre empresas italianas dejan pa- tes en lo que al desarrollo medioambiental se refiere
tente esa capacidad mimética que induce a las em- (Wilson, Williams y Kemp, 2011). De hecho, las peque-
presas de menor tamaño a informar en menor medi- ñas y medianas empresas se diferencian en cuanto a
da de su huella medioambiental que las empresas de la implicación medioambiental, como muestra un es-
mayor dimensión. tudio empírico basado en una muestra de más de 100
SMEs de Reino Unido, cuyas iniciativas medioambien-
No obstante, el impacto medioambiental de las Pymes, tales fueron analizadas por Brammer, Haejmo y Mar-
como un todo, es alto, lo que las convierte en un obje- chant (2012). En primer lugar, las empresas de media-
to de interés clave. Solo por citar un ejemplo, Redmon no tamaño publicitan en mayor medida sus esfuerzos
et al. (2014) mostraron en un análisis en empresas aus- medioambientales tanto internamente, mediante bo-
tralianas que las empresas de mayor tamaño son im- letines informativos a los empleados, como externa-
portantes contribuyentes en lo que a los residuos en ver- mente, desarrollando programas específicos para
tederos se refiere. Algo similar podría señalarse de otro educar a los consumidores en temas medioambienta-
tipo de impactos medioambientales. les. En segundo lugar, estos mismos autores destacan
que este estadio infantil de las empresas de menor ta-
En cualquier caso, el análisis de la situación de las Pymes maño puede que no sea un tema de recursos, sino
en cuanto a desarrollo medioambiental es un asunto más bien de justificar una inversión, una consecuencia
complejo. Muy diversas razones subyacen a esta cues- de no reconocer los beneficios de ser medioambien-
tión. Una de las explicaciones fundamentales es que talmente sólidas.

401 >Ei 97
B. JUNQUERA CIMADEVILLA / J. Á. DEL BRÍO GONZÁLEZ

En definitiva, esa capacidad de las Pymes de «escon- biental de una empresa de tamaño pequeño o me-
der» sus impactos medioambientales, así como la diano. Cambra-Fierro, Hart y Polo-Redondo (2008) han
complejidad de la gestión medioambiental en estas apreciado intuitivamente en su análisis de casos que
empresas de menor tamaño, son factores que han el impacto medioambiental de los diferentes sectores
contribuido a la escasa atención que la investigación industriales diverge, confirmando, de este modo, lo se-
les ha otorgado hasta el momento presente. No obs- ñalado con anterioridad en los estudios de Argandoiia
tante, ya hace más de una década que se ha empe- (2004) y de Desmond y Crane (2004). Por otra parte, el
zado a destacar la atención que merecen las Pymes impacto de la regulación sobre las Pymes es diferente
desde el punto de vista del desarrollo sostenible (Brío y en función del tamaño de estas, como señalan Bram-
Junquera, 2003) y, desde entonces, la literatura ha ido mer, Hoejmose y Marchant (2012) en un estudio empí-
incrementando progresivamente sus aportaciones a rico, donde reconocen la facilidad de las empresas
esta línea de investigación. de menor tamaño para escapar de los límites me-
dioambientales impuestos por la regulación. Dicho
Con objeto de hacer balance, nuestra principal pre- impacto también diverge en función de la cultura.
tensión a la hora de realizar este artículo es actualizar Así, por ejemplo, Altmann (2015) muestra que existe
la revisión de la literatura y, tras evaluar la situación de el riesgo de perder reputación para las Pymes inclum-
la Pyme española respecto al reto medioambiental, plidoras.
elaboraremos un conjunto de sugerencias que consi-
deramos podrían contribuir a mejorar el resultado de No obstante, es muy arriesgado referirse a la regulación
las empresas españolas de menor tamaño en lo que medioambiental en general. De hecho, es mucho más
a la protección medioambiental se refiere. preciso distinguir el tipo de regulación medioambiental
del que se está hablando cuando se analiza su papel
Para ello partiremos de una revisión de la literatura cuyo en las Pymes. En cualquier caso, una modalidad espe-
objetivo es descubrir cuáles son los principales puntos cífica de regulación medioambiental presenta peculia-
débiles de las Pymes a la hora de enfrentar el reto me- ridades en el caso de las Pymes: nos referimos a la re-
dioambiental. Posteriormente, realizaremos un diagnós- gulación de carácter voluntario. La literatura nos ofrece
tico de las Pymes españolas apoyándonos en los asun- ejemplos. Así, tras realizar una encuesta en Hong Kong,
tos destacados en el epígrafe previo. Finalmente, Studer, Welford y Hills (2006) muestran que las Pymes se
elaboraremos una serie de sugerencias acerca de ac- implican significativamente en menor medida en las
ciones que faciliten el establecimiento de vínculos entre actividades medioambientales voluntarias que las em-
competitividad y proactividad medioambiental en la presas de mayor tamaño, especialmente cuando las
Pyme española. iniciativas no ofrecen un beneficio directo. Ello significa
que este planteamiento hacia la dirección medioam-
biental es predominantemente reactivo, por lo que, des-
¿POR QUÉ LAS PYMES AFRONTAR PEOR QUE LAS de esta perspectiva, habitual en las empresas, la regu-
GRANDES EMPRESAS LA CUESTIÓN MEDIOAMBIENTAL? lación sigue constituyendo un catalizador fundamental
para implicar a las empresas en el cambio medioam-
El objetivo de este trabajo es detectar los retos de ca- biental. En concreto, estos autores sugieren la regula-
rácter medioambiental que deben afrontar las Pymes ción obligatoria como el medio más eficaz para mini-
españolas en la actualidad. Para ello se ha realizado mizar el impacto medioambiental de las Pymes de
una profunda revisión de la literatura tras una búsque- Hong Kong.
da de contenidos en la base de datos SCOPUS. Des-
pués de analizar un nutrido número de trabajos pro- Un segundo factor de influencia sobre los planteamien-
ducto de una primera búsqueda, se procedió a se- tos medioambientales de las empresas procede, en
leccionar los más relevantes considerando el índice de buena media, del grupo de creencias y valores de la
impacto de las revistas donde habían sido publicados. dirección de las Pymes. No es un tema baladí. Es más,
Tras este primer filtro, se desecharon aquellos vincula- el comportamiento ético puede considerarse un fac-
dos en menor medida al campo específico de la di- tor de competitividad clave, ya que ayuda a las em-
rección de empresas. En concreto, se eligieron cua- presas a reducir sus costes de transacción hasta la fe-
renta artículos, de los cuales se realizó un estudio cha (Cambra-Fierro, Hart y Polo-Redondo, 2008). No
pormenorizado. Previamente, habíamos tomado co- obstante, en los trabajos publicados se insiste en que
mo referencia el trabajo de Brío y Junquera (2003), cu- existe una carencia de estudios que analicen el perfil
yo objetivo era descubrir cuáles eran en aquel momen- ético de la dirección de las pequeñas y medianas em-
to las fortalezas y debilidades de las empresas de presas (Cambra-Fierro, Hart y Polo-Redondo, 2008).
menor tamaño para afrontar la cuestión medioam-
biental. A continuación, se muestran los hallazgos de En tercer lugar, la literatura ha detectado ya que la for-
la literatura previa que hemos considerado más rele- mación de los directivos, que en ocasiones perciben la
vantes para explicar la situación actual de la Pyme en protección medioambiental como un coste no trans-
cuanto a su nivel de desarrollo sostenible. ferible a los clientes (Redmond, Walker y Wang, 2008),
se muestra insuficiente para identificar las implicaciones
La literatura muestra que indudablemente la regulación de algunas regulaciones o para trabajar con la tecno-
constituye un aspecto determinante a la hora de expli- logía necesaria para afrontar el reto medioambiental
car el nivel de desarrollo del planteamiento medioam- (Emiliani, 2000; Park y Khrishnan, 2001). Por ejemplo, un

98 401 >Ei
RETOS DE LA DIRECCIÓN MEDIOAMBIENTAL EN LA PYME ESPAÑOLA…

análisis empírico realizado a 758 Pymes en Extremadura mo una herramienta para el desarrollo medioambien-
muestra la influencia positiva de la concienciación y tal especialmente eficaz, ya que, según muestra un es-
formación de los directivos sobre la orientación a la pro- tudio cualitativo realizado entre 176 directivos de Pymes
tección medioambiental (Gallardo-Vázquez y Sánchez- alemanas, un sistema de gestión de la calidad ade-
Hernández, 2014). cuadamente ejecutado podría llevar a las empresas
a minimizar los residuos, reduciendo, de este modo, los
De este modo, cuestiones éticas y formación conside- impactos medioambientales, así como sus conse-
radas conjuntamente son el elemento que nos muestra cuencias financieras (Johnson, 2015).
la conciencia sobre la relevancia del cumplimiento.
Todo ello dificulta un cambio de tendencia entre los di- La literatura ha mostrado algunos resultados sobre el
rectivos. Un buen ejemplo es un estudio realizado en 44 papel de los sistemas de gestión medioambiental, aun-
Pymes del noroeste de Inglaterra, en el que participaron que los resultados divergen debido a la variedad de
un total de 99 individuos, que expone cómo el recono- sistemas de gestión medioambiental (Heras y Arana,
cimiento de los incumplimientos solo se torna serio cuan- 2010; Granly y Welo, 2014). Aun así, algunos estudios han
do la efectividad de la legislación medioambiental es mostrado que las Pymes no incorporan sistemas de
alta (Wilson, Williams y Kemp, 2011). Es más, Worthington gestión medioambiental masivamente a sus mecanis-
y Patton (2005) han encontrado que, incluso cuando las mos para el desarrollo sostenible (Burke y Gaughran,
empresas aceptan la existencia de beneficios potencia- 2006).
les de la acción medioambiental, las mentes directivas
no cuentan con planteamientos proactivos para la di- Combinando el análisis realizado hasta este momen-
rección de la protección del entorno natural. to, estamos en condiciones de mostrar cuáles son las
debilidades detectadas por la literatura en cuanto al
Un cuarto factor explicativo de los planteamientos me- desarrollo de planteamientos medioambientales. Una
dioambientales de la Pyme es la presión ejercida por primera deficiencia de la Pyme es la escasa disponi-
los mercados, determinante a la hora de explicar el ni- bilidad de recursos económicas (Cambra-Fierro, Hart y
vel de reactividad/proactividad del planteamiento me- Polo-Redondo, 2008), que puede incluso determinar la
dioambiental de una Pyme. De hecho, un estudio cua- elección entre diversos sistemas de gestión medioam-
litativo realizado por Williams y Schaefer (2013), me- biental (Beekman y Robinson 2004), si bien algunos es-
diante entrevistas a nueve directivos, señalan a la pre- tudios ya han desarrollado un marco de sostenibilidad
sión externa como uno de los elementos clave para corporativa con el fin de ponerlo en marcha en Pymes,
que la PYME se implique en el cambio climático y me- como el de Horvóth, Berlin y Pütter (2014). En un estu-
dioambiental. Es más, Hai (2008) deduce de su análi- dio centrado en el análisis de seis Pymes dedicadas a
sis de casos que las Pymes son más proclives a implan- la ingeniería, Burke y Gaughran (2008) constatan que,
tar sistemas de gestión medioambiental cuando estos si bien las empresas de mayor tamaño ya han adop-
son capaces de influir positivamente sobre imagen de tado prácticas de sostenibilidad y realizando exigen-
la empresa y, en consecuencia, sobre su rentabilidad. cias ligadas al resultado medioambiental de sus pro-
No obstante, la fuerza de esa presión es relativa. Esto veedores, las Pymes son elementos críticos en el camino
es, en el estudio de casos de Cambra-Fierro, Hart y Polo- hacia el logro del desarrollo sostenible. Sin embargo, y
Redondo (2008) se destaca que la apreciación reali- a pesar de que cuentan con fortalezas únicas, como
zada por el mercado de los comportamientos me- la adaptabilidad y la flexibilidad, en este momento no
dioambientalmente correctos depende de la zona se encuentran equipadas con el conocimiento o las
geográfica, esto es, que se muestra como un fenóme- herramientas necesarias para dirigir diferentes aspec-
no cultural. En cualquier caso, en sus relaciones de tos de la sostenibilidad en sus operaciones. Las herra-
compra las Pymes se encuentran en posición de des- mientas y estrategias ya existentes se encuentran frag-
ventaja en la negociación, como muestra un estudio mentadas en este momento. Del mismo modo, algu-
de 300 Pymes danesas sobre prácticas de dirección nos investigadores (Fernández-Viñé, Gómez-Navarro y
sostenible de la cadena de suministro (Jorgensen, y Capuz-Rizo, 2013) han analizado la eficacia de diver-
Knudsen, 2006; Ayuso, Roca y Colomé, 2013). sas herramientas utilizadas por las administraciones pú-
blicas, llegando a conclusiones similares.
Finalmente, los grupos de presión externos o stakehol-
ders también han demostrado su influencia sobre los La segunda debilidad de la Pyme en materia me-
planteamientos de dirección medioambiental, como dioambiental se vincula, en primer lugar, a la separa-
descubrió recientemente Raar (2015), especialmente ción entre la propiedad y la dirección. Así, el análisis de
en las empresas que no trabajan en entornos interna- casos realizado por Cambra-Fierro, Hart y Polo-Redon-
cionales (He et al., 2014). do (2008) muestra que, más que el tamaño en sí mis-
mo, parece que es la estructura propiedad-dirección
Hasta aquí hemos visto las peculiaridades de la Pyme lo que condiciona en mayor medida el nivel de com-
en su entorno, si bien la literatura también ha evalua- portamiento ético de las empresas (Richbell, Walls y Ward-
do la forma en que esta se ha desarrollado desde una le, 2006). En consecuencia, se torna especialmente re-
perspectiva sostenible. levante la identificación de los recursos del sistema de
valores de propietarios y directivos para rectificar po-
Los sistemas integrados de gestión, más que los meros tenciales desviaciones del respeto medioambiental y
sistemas de gestión medioambiental, se muestran co- del comportamiento ético.

401 >Ei 99
B. JUNQUERA CIMADEVILLA / J. Á. DEL BRÍO GONZÁLEZ

No solo esto, sino que Cassells y Lewis (2011), en un es- Los empleados constituyen un elemento clave para el
tudio realizado entre 148 empresas en Nueva Zelanda, desarrollo sostenible (Fernández, Junquera y Ordiz, 2003).
descubrieron que existen diferencias entre lo que los A este respecto, algunos estudios han mostrado la re-
propietarios-directivos dicen que es necesario en cuan- levancia de su formación medioambiental (Cloquell-
to a acciones más allá de la regulación lo que hacen Ballester et al., 2008). Por su parte, Stewart y Gapp (2011)
realmente (o aquello de lo que son conscientes de ser realizaron un análisis de casos, cuyas conclusiones se
capaces). Por otra parte, estas diferencias son especial- muestran a continuación. De acuerdo con ellos, las
mente relevantes en el caso de las microempresas. Pymes que deseen contribuir a la sostenibilidad de la
organización deben escuchar a sus empleados. Aun-
Una tercera debilidad de la Pyme en materia me- que algunas de esas ideas deben adoptarse. De este
dioambiental se vincula a las capacidades directivas, modo, los empleados percibirán que se les considera
como el aprendizaje del equipo, la dirección de los responsables para realizar ciertas acciones. Incluso de-
grupos de presión, la visión compartida, la orientación mostraron orgullo en trabajar por una organización que
a la innovación y la capacidad para establecer rela- tiene relaciones con la comunidad. También el cono-
ciones basadas en la confianza, entre otros factores, cimiento y la realización de actividades de I+D des-
las cuales se muestran fundamentales a la hora de po- empeñan un papel similar (Park y Ryu, 2015). No obs-
ner en práctica las estrategias medioambientales (Emi- tante, diversas investigaciones han mostrado carencias
liani, 2000; Park y Khrishnan, 2001; Uhlaner et al., 2012; de las Pymes respecto a ambas cuestiones (Brío,
Tibon, 2014). Junquera y Ordiz, 2008).

La Figura 1, en la página siguiente, resume las relacio-


Las debilidades de la PYME en materia medioambien-
nes encontradas tras analizar los resultados obtenidos
tal afectan, asimismo, a las acciones para la puesta
en los trabajos revisados.
en práctica. Algunos estudios mostraron que la tenden-
cia a implantar acciones de mejora medioambiental
vinculadas al ahorro es una característica específica LA PYME ESPAÑOLA Y LA CUESTIÓN MEDIOAMBIENTAL:
de la Pyme, como se muestra en un estudio a 148 em- FORTALEZAS Y DEBILIDADES
presas ubicadas a Nueva Zelanda realizado por
Cassells y Lewis (2011). No solo eso, sino que las dife- Tras la revisión de la literatura, y antes de realizar suge-
rencias entre Pymes también suelen tener como pro- rencias a la Pyme española desde una perspectiva me-
tagonista al tamaño. De hecho, las empresas de ta- dioambiental, debemos evaluar su situación en cuan-
maño mediano es más probable que implanten to al desarrollo sostenible. Lo haremos comparando su
prácticas de dirección medioambiental, al tiempo que situación con la media de los países de la Unión Europea.
son más capaces de una respuesta estratégica en tér- Para ello hemos recurrido a datos de la Comisión
minos de asuntos tales como la dirección medioam- Europea de 2015.
biental (Cassells y Lewis, 2011). Un ejemplo es la inves-
tigación de Brammer, Hoejmose y Marchant (2012) que La Figura 2, en la página siguiente, nos muestra las ra-
descubren en su análisis empírico la existencia de no- zones por las que las Pymes españolas, en compara-
tables diferencias entre empresas pequeñas y media- ción con la media de la Unión Europea, implantan
nas. En primer lugar, las empresas de mediano tama- prácticas medioambientales, según reflejan datos de
ño promueven en mayor medida sus esfuerzos la Comisión Europea de 2015. De su análisis deduci-
medioambientales tanto internamente, mediante bo- mos que, si bien las razones más destacadas coinci-
letines informativos a los empleados, como externa- den (básicamente el ahorro de costes), en España so-
mente, desarro- llando programas específicos para bresale, de forma comparativa, el conjunto de
educar a los consumidores en temas medioambien- empresas que señala como una de estas razones la
tales. Por otra parte, las empresas de tamaño media- demanda de clientes y proveedores y el seguimiento
no parece que perciben mayores recompensas por de los competidores. De este modo, nos encontramos
implicarse con la dirección medioambiental surgida ante Pymes con planteamientos más reactivos que los
de beneficios financieros en el largo plazo y de un in- de la media europea. En consecuencia, podemos lle-
cremento en la cuota de mercado. gar a dos conclusiones al respecto: a) las Pymes euro-
peas están dispuestas a poner en marcha prácticas
Asimismo, la literatura ha mostrado las ventajas de medioambientales cuando esto favorece la eficiencia
una gestión integral de la dirección de la cadena de empresarial en general; y b) las Pymes españolas, en
suministro medioambiental en las Pymes (Côte et al., comparación con la media europea, muestran plan-
2008; Michelsen y Fet, 2010; Howarth y Fredericks, teamientos medioambientales más reactivos.
2012; Hunke y Prause, 2014; Rizzy et al., 2014). Otras
prácticas, como la reducción de los residuos, se han La Figura 3, en páginas posteriores, nos muestra un fac-
mostrado imprescindibles para mejorar el desarrollo tor clave del entorno: los concursos públicos. En ella se
sostenible de las Pymes, según muestran Sarkis y observaron que las razones por las que las Pymes no
Dijkshoorn (2007), a tenor de los resultados obtenidos se han presentado a licitaciones públicas con requisi-
de un análisis empírico realizado entre 299 Pymes ga- tos ambientales. En España la razón que prima en com-
lesas, si bien en estos casos la Pyme también pare- paración con la media europea es el no haber encon-
ce mostrar debilidades. trado ese tipo de licitaciones jamás. Este asunto resulta

100 401 >Ei


RETOS DE LA DIRECCIÓN MEDIOAMBIENTAL EN LA PYME ESPAÑOLA…

FIGURA 1
RESUMEN DE LAS RELACIONES ENCONTRADAS EN LA REVISIÓN

FUENTE: Elaboración propia.

FIGURA 2
RAZONES PARA IMPLANTAR PRÁCTICAS MEDIOAMBIENTALES

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

401 >Ei 101


B. JUNQUERA CIMADEVILLA / J. Á. DEL BRÍO GONZÁLEZ

FIGURA 3
RAZONES PARA NO PRESENTARSE A LICITACIONES PÚBLICAS CON REQUISITO MEDIOAMBIENTALES

Los costes de los test técnicos para


verificar el cumplimiento son muy altos
Los test técnicos de cumplimiento
ambiental son muy difíciles de
conseguir
Costes elevados de presentación

Se necesita mucho papeleo

No lo intenté porque es demasiado


complicado

Nunca he visto esa licitación

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

FIGURA 4
MEDIDAS CONSIDERADAS EFICACES PARA LOGRAR EFICIENCIA MEDIOAMBIENTAL

Subvenciones y donaciones

Asesoría técnica para mejorar la


eficiencia ambiental

Asesoría financiera para invertir


adecuadamente en eficiencia ambiental

Eliminar obstáculos legislativos


para usar residuos y subproductos

Mejor cooperación entre empresas


para desarrollar nuevos procesos para
reutilizar residuos o subproductos
Demostración de nuevas tecnologías
o procesos para mejorar la eficiencia
medioambiental
Base de datos con estudio de casos
que muestren la eficiencia medioambiental
de las empresas
Una herramienta de autovaloración
para conocer la eficiencia medioambiental
respecto a otras empresas

Ninguna medida

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

clave, pues, si se considera que la Pyme española es dad de la asesoría técnica, de la eliminación de obs-
más reactiva de media que la europea, como se ob- táculos legislativos para usar residuos y subproductos,
serva en la Figura 2, el aumento de licitaciones públi- de la demostración de nuevas tecnologías y procesos
cas con requisitos ambientales induciría una mejora del o de la disponibilidad de una herramienta de auto-va-
desarrollo medioambiental de la Pyme española. loración, para la media europea las dos medidas más
eficaces en este sentido son las subvenciones y dona-
Asimismo, existe divergencia entre la Pyme española y ciones y la asesoría financiera para invertir adecuada-
la media europea en cuanto a la percepción de la efi- mente. Esto es, la PYME española parece necesitar me-
cacia de diversas medidas para hacer más eficiente didas que sustituyan de modo eficaz las debilidades
su gestión medioambiental (Figura 4). Por ejemplo, de formación de los directivos, detectados en el epí-
mientras que las Pymes españolas valoran la capaci- grafe anterior como una de las deficiencias básicas

102 401 >Ei


RETOS DE LA DIRECCIÓN MEDIOAMBIENTAL EN LA PYME ESPAÑOLA…

FIGURA 5
MEDIDAS IMPLANTADAS PARA LOGRAR LA EFICIENCIA MEDIOAMBIENTAL

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

que obstaculizan en la Pyme española el desarrollo ciencia medioambiental de las Pymes se refiere (Figura
medioambiental y sostenible. 7, en la página siguiente). Mientras que las españolas
son más dependientes del apoyo externo y de sus pro-
Las diferencias entre la media de la Unión Europea y la pios recursos, la media de las Pymes de la Unión
Pyme española son notorias (Figura 5). La Pyme espa- Europea se apoya en mayor medida en sus propios
ñola ha puesto en marcha en mayor medida que la expertos técnicos. Esta observación apoya, una vez
media de las empresas europeas de su tamaño me- más, la idea de que una de las principales debilida-
didas que impliquen ahorros, lo que induce a pensar des de la Pyme española en cuestiones de desarrollo
que la prioridad es la eficiencia: esto es, el desarrollo medioambiental es la formación de sus propios direc-
medioambiental se acepta siempre y cuando impli- tivos.
que ahorro de costes. Sin embargo, la media europea
muestra mayores niveles en acciones de carácter más
El desarrollo de medidas de desarrollo medioambien-
avanzado, que van de la minimización de residuos al
tal más avanzadas, como la mejora del rango de pro-
diseño de productos fáciles de mantener, reparar y reu-
ductos y servicios medioambientales, muestra, una vez
tilizar o al uso de energías renovables.
más, que la Pyme española se encuentra menos desa-
Llamativas son, asimismo, las diferentes percepciones rrollada que la media de las europeas (Figura 8, en pá-
acerca de las dificultades para adaptarse a las medi- ginas posteriores). Así, las primeras perciben necesaria
das medioambientales entre la media de la UE y la Pyme ayuda en incentivos financieros en asistencia para
española (Figura 6, en la página siguiente). En primer lu- identificar mercados o clientes potencialmente ecoló-
gar, es imprescindible destacar que es mucho más ha- gicos, apoyo técnico y asesoría para desarrollar pro-
bitual en el primer caso que estas empresas no encuen- ductos, servicios y procesos verdes y asesoría de servi-
tren ninguna dificultad. En segundo lugar, la Pyme es- cios para marketing y distribución frente a la media de
pañola manifiesta dificultades mayores o bien como la Pyme europea. Sin embargo, la proporción de estas
consecuencia del menor desarrollo medioambiental últimas, que dicen no requerir ningún tipo de ayuda,
del entorno empresarial (falta de suministro de materia- es muy superior a la española.
les, productos y servicios adecuados o insuficiente de-
manda de productos y servicios medioambientales), la La puesta en práctica de las acciones para el desarro-
carencia de formación medioambiental (falta de exper- llo medioambiental exige a la empresa una organiza-
tos en la materia) o por los costes que las medidas pa- ción adaptada adecuada. La implicación de los tra-
ra el desarrollo medioambiental exigen. bajadores es clave, como ha mostrado la literatura
(Fernández, Junquera y Ordiz, 2003). La Figura 9 mues-
Especialmente ilustrativos son los factores de los que tra cómo, si bien las Pymes españolas dedican un nú-
depende fundamentalmente el éxito en lo que a la efi- mero más elevado de empleados para abordar las

401 >Ei 103


B. JUNQUERA CIMADEVILLA / J. Á. DEL BRÍO GONZÁLEZ

FIGURA 6
DIFICULTADES PARA ADAPTARSE A LAS MEDIDAS MEDIOAMBIENTALES

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

FIGURA 7
FACTORES DE ÉXITO PARA LA EFICIENCIA MEDIOAMBIENTAL

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

cuestiones medioambientales que la media de la Unión un 100% insatisfecha con el negocio alcanzado por
Europea, en este grupo es más habitual dedicarse a sus productos ecológicos, mientras que en la Unión
ello de forma más intensiva. De hecho, si el dato que Europea existe un 66% de Pymes absolutamente satis-
se toma es la media de empleados dedicados a cues- fechas.
tiones medioambientales en la Pyme con una perso-
na, al menos, en exclusiva en estos temas, el porcen- En definitiva, del análisis de los datos anteriores dedu-
taje de la media de la Unión Europea es casi el doble cimos una mayor debilidad en la Pyme española que
que en el caso español. en la media de los 28 países de la Unión Europea. Una
actitud reactiva ante el desarrollo medioambiental, los
Las debilidades de la Pyme española frente a la me- menores incentivos desde las administraciones para
dia de la Unión Europea se manifiestan de forma evi- impulsar actitudes distintas (en concreto, haberse en-
dente en los resultados. De hecho, la media de la Unión contrado con licitaciones públicas que incluyan requi-
Europea presenta porcentajes superiores de ingresos sitos medioambientales en menor medida que la PYME
dependientes de los productos ecológicos respecto al europea), el menor nivel de competencia técnica de
total en mayores porcentajes que la media española, los directivos de las empresas españolas de menor ta-
como puede observarse en la Figura 10, en la página maño, la prioridad que las empresas españolas otor-
siguiente. Se trata de un hecho al que los directivos no gan a la reducción de costes frente al propio desarro-
son ajenos. Es más, en la Figura 11, en páginas poste- llo medioambiental, la ausencia de empresas con
riores, se contempla cómo la Pyme española está en vocación medioambiental en el entorno, la inferior ca-

104 401 >Ei


RETOS DE LA DIRECCIÓN MEDIOAMBIENTAL EN LA PYME ESPAÑOLA…

FIGURA 8
AYUDA PARA MEJORAR EL RANGO DE PRODUCTOS Y SERVICIOS MEDIOAMBIENTALES

Incentivos financieros para


desarrollo de productos, sevicios y
procesos verdes
Asistencia para identificar mercados o
clientes potencialmente ecológicos
Apoyo técnico y asesoría para desarrollo
de productos, servicios y procesos

Asesoría de servicios para marketing o


distribución

Otras

Ninguna

No sabe

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

FIGURA 9
AYUDA PARA MEJORAR EL RANGO DE PRODUCTOS Y SERVICIOS MEDIOAMBIENTALES

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

FIGURA 10
AYUDA PARA MEJORAR EL RANGO DE PRODUCTOS Y SERVICIOS MEDIOAMBIENTALES

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

pacidad para introducirse en los mercados ecológi- medioambiental se refiere. En definitiva, este diagnós-
cos, entre otros factores, explican la situación de des- tico nos lleva a concluir que las mayores debilidades
ventaja de la Pyme española en lo que a protección de la Pyme española respecto a la media de la Unión

401 >Ei 105


B. JUNQUERA CIMADEVILLA / J. Á. DEL BRÍO GONZÁLEZ

FIGURA 11
EMPRESAS SATISFECHAS CON EL NEGOCIO LOGRADO POR LOS PRODUCTOS ECOLÓGICOS

FUENTE: Elaboración propia a partir de Flash Eurobarómetro 426 (Comisión Europea, 2015),

Europea son precisamente aquellos factores que la li- po que condiciona los directivos, que renuncian en
teratura señala como obstaculizadores del camino ha- muchas ocasiones a las mejores opciones para poder
cia el desarrollo sostenible. «hacer, al menos, algo». Este hecho debiera hacer re-
flexionar a las administraciones públicas acerca no so-
lo de la necesidad de ayudas económicas, sino tam-
DEL MODELO Y LOS DATOS A LA REALIDAD: ALGUNAS bién de la creación de instrumentos que faciliten a las
SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE DE LA Pymes los encuentros para desarrollar iniciativas me-
PYME ESPAÑOLA dioambientales conjuntas atractivas.

Tras las conclusiones obtenidas en el epígrafe anterior 2. Los directivos de la Pyme española necesitan forma-
acerca de las deficiencias de las Pymes más vincula- ción. No solo eso, sino que muestran una debilidad no-
das al desarrollo sostenible, procedemos ahora a pre- table en lo que se refiere al desarrollo de planteamien-
sentar una serie de sugerencias, que afectan tanto a tos medioambientales proactivos. Esta carencia impide
la actividad privada de cada empresa como a las ins- a la Pyme española ir más allá de ciertos cambios in-
tituciones públicas, e incluso al consumidor y a la so- crementales para la protección del medio ambiente,
ciedad en general. alejándola, de este modo, de aquellas iniciativas que
permiten a la empresa compatibilizar desarrollo sosteni-
De todos modos, creemos que, en primer lugar, debe ble y mejoras en la rentabilidad. Las administraciones pú-
destacarse que, al menos desde una perspectiva cua- blicas podrían desempeñar un papel clave a la hora de
litativa, no se perciben especiales avances por parte acercar a directivos y propietarios de Pymes españolas
de las Pymes desde que Brío y Junquera (2003) realiza- a los planteamientos medioambientales más innovado-
ran aquel primer diagnóstico de los obstáculos que im- res, previo establecimiento de un análisis de necesida-
pedían a las Pymes mejorar su nivel de desarrollo sos- des rigurosos, cuyo ánimo sea profundizar y precisar cuá-
tenible. Así, dichas debilidades parecen un calco de les son las deficiencias clave de los directivos analizados.
las que por entonces se ponían de manifiesto.
3. El empleado es una pieza clave si lo que se preten-
En cualquier caso, la anterior apreciación debería ir de es mejorar la competitividad de una Pyme al tiem-
acompañada de una precisión. Estos obstáculos pa- po que se impulsa su desarrollo sostenible. Las empre-
recen mantenerse especialmente en la PYME españo- sas deben establecer programas de formación e
la, si bien, cuando contemplamos con detenimiento información con el fin de conseguir implicar al máxi-
la media europea, concluimos que sus resultados son mo a sus trabajadores en el camino hacia el desarro-
sustancialmente más positivos, al menos desde una llo sostenible.
perspectiva cuantitativa, de acuerdo con los datos de
la Comisión Europea (2015). 4. I+D y desarrollo sostenible son elementos no solo
compatibles, sino incluso complementarios. De este
Considerando todo lo anterior, nuestras sugerencias modo, es preceptivo para las administraciones públi-
para la Pyme española son las siguientes: cas incorporar esta necesidad en sus programas de
apoyo a la investigación y la innovación.
1. La carencia de recursos económicos para poner en
marcha iniciativas para la protección medioambien- 5. Las Pymes individuales no pueden afrontar solas las in-
tal hipoteca el desarrollo de ciertas acciones, al tiem- versiones que el camino hacia el desarrollo sostenible exi-

106 401 >Ei


RETOS DE LA DIRECCIÓN MEDIOAMBIENTAL EN LA PYME ESPAÑOLA…

ge. Las redes de suministradores, compradores y organis- Finalmente, hemos constatado que las Pymes no cons-
mos públicos permiten mejorar el resultado medioam- tituyen un todo homogéneo, al menos en lo que a la
biental de las Pymes (Lee y Klassen, 2008). En consecuen- gestión medioambiental se refiere. En consecuencia,
cia, estas empresas deben incorporar a su día a día la las futuras evaluaciones deben realizarse por tamaños,
cultura de la colaboración con las empresas del entor- pues la literatura ha puesto de manifiesto las divergen-
no en cuanto a protección medioambiental. cias entre empresas medianas y empresas pequeñas,
diferencias más relevantes cuando nos referimos a un
grupo numeroso de Pymes: las microempresas.
CONCLUSIONES
El objetivo de este trabajo es detectar los retos de ca- BIBLIOGRAFÍA
rácter medioambiental que deben afrontar las PYMEs
españolas en la actualidad, una vez aceptado su in- ALTMANN, M. (2015). «A supply chain designs approach consi-
cidencia sobre los impactos medioambientales sufri- dering environmentally sensitive customers: The case of a German
dos por las sociedades. Para ello, en primer lugar, he- manufacturing SME». International Journal of Production Research,
mos realizado una amplia revisión de la literatura desde vol. 53, nº 21, pp. 6534-6550.
2003 acerca de la cuestión para detectar cuáles eran ARGANDOIIA, A. (2004). «On Ethical, Social and Environmental
las debilidades de las Pymes para afrontar el camino Management Systems». Journal of Business Ethics, vol. 51, nº 1, pp.
hacia el desarrollo sostenible. A continuación, hemos 41-52.
AYUSO, S.; ROCA, M. y COLOMÉ, R. (2013). «SMEs as “transmitters”
evaluado la situación de este grupo de empresas en
of CSR requirements in the supply chain». Supply Chain Manage-
España partiendo de datos de 2015 de la Comisión
ment: An International Journal, vol. 18, nº 5, pp. 497-508
Europea. Lo hemos hecho de forma comparativa, eva- BEEKMAN, A. y ROBINSON, R. (2004). «Supplier Partnerships and
luando la situación de la Pyme española en compa- the Small, High-Growth Firm: Selecting For Success». Journal of Small
ración con la media de los 28 países que conforman Business Management, vol 42, nº 1, pp. 59-77.
la Unión Europea. BRAMMER, S.; HOEJMOSE, S. y MARCHANT, K. (2012). «Environ-
mental management in SMEs in the UK: Practices, pressures and per-
Las facilidades para «esconderse» y evitar el cumpli- ceived benefits». Business Strategy and the Environment, vol. 21, nº
miento de la regulación, las creencias y valores habitua- 7, pp. 423-434.
les entre directivos y empleados de la Pyme española, BRÍO, J. y JUNQUERA, B. (2003). «A review of the literature on en-
su escaso nivel de formación de carácter medioam- vironmental innovation management in SMEs: Implications for public
biental y las menores demandas de los stakeholders, en- policies». Technovation, vol 23, nº 12, pp. 939-948.
BRÍO, J.; JUNQUERA, B. y ORDIZ, M. (2008). «Human resources in
tre otros factores, no inducen a las empresas a conside-
advanced environmental approaches – A case analysis». Internatio-
rar la protección medioambiental una prioridad.
nal Journal of Production Research, vol. 46, nº 21, pp. 343-356.
BURKE, S. y GAUGHRAN, W.F. (2006). «Intelligent environmental
La escasez de recursos económicos, por otra parte, management for SMEs in manufacturing». Robotics and Computer-
condiciona sus elecciones a la hora de implantar ac- Integrated Manufacturing, vol. 22, nº 5, pp. 566-575.
ciones, así como las propias capacidades organizati- BURKE, S. y GAUGHRAN, W.F. (2007). «Developing a framework for
vas. De otro lado, las acciones medioambientales que sustainability management in engineering SMEs», Robotics and
más interesan a los directivos de las Pymes españolas Computer-Integrated Manufacturing, vol.. 23, nº 6, pp. 696-703.
son aquellas que permiten el ahorro de costes, descui- CAMBRA-FIERRO, J.; HART, S. y POLO-REDONDO, Y. (2008).
dando gran parte de las múltiples dimensiones de la «Environmental respect: Ethics or simply Business? A study in the small
acción medioambiental. Finalmente, la formación de and médium Enterprise (SME) context». Journal of Business Ethics,
directivos y empleados se manifiesta como una de las vol. 82,, nº 3, pp. 645-656.
CASSELLS, S. y LEWIS, K. (2011). «SMEs and environmental respon-
claves de la debilidad medioambiental de las Pymes.
sibility: Do actions reflect attitudes». Corporate Social Responsibility
Estas debilidades, de acuerdo con los datos de la
and Environmental Management, vol. 18, nº 3, pp. 186-199.
Comisión Europea, son especialmente patentes en las CLOQUELL-BALLESTER, V.A.; MONTERDE-DÍAZ, R.; CLOQUELL-
pequeñas y medianas empresas españolas, lo cual BALLESTER, V.A. y TORRES-SIBILLE, A. DEL C. (2008). «Environmental edu-
obstaculiza la puesta en funcionamiento de los plan- cation for small- and médium-sized enterprises: Methodology and e-
teamientos medioambientales más avanzados, así co- learning experience in the Valencian region». Journal of Environmen-
mo su capacidad para introducirse en mercados eco- tal Management, vol. 87, nº 3, pp. 507-520.
lógicos. COMISIÓN EUROPEA (2015). Annual Report on European SMEs
2014-2015, Comisión Europea, Luxemburgo.
De las anteriores debilidades, se han extraído un con- CÔTE, R.P.; LOPEZ, J.; MARCHE, S.; PERRON, G.M. y Wright, R. (2008).
junto de propuestas destinadas a las propias Pymes y «Influences, practices and opportunities for environmental supply
a las administraciones públicas con objeto de impul- chain management in Nova Scotia SMEs». Journal of Cleaner
Production, vol. 16, nº 15, pp. 1561-1570.
sar el desarrollo medioambiental de las primeras. De
DESMOND, J. y CRANE, A. (2004). «Morality and the Consequen-
aquí se extrae una implicación para los académicos: ces of Marketing Action». Journal of Business Research, vol. 57, nº 11,
la necesidad de profundizar de forma más intensa, tan- pp. 1222-1230.
to desde una perspectiva cualitativa como cuantitati- EMILIANI, M. (2000). «Supporting small business in their transition
va, en la situación de la Pyme respecto a su reto me- to lean production». Supply Chain Management: An International
dioambiental en nuestro país, así como en las causas Journal, vol. 5, nº 1, pp. 66-70.
y la propuesta de soluciones para impulsar su camino FERNÁNDEZ, E.; JUNQUERA, B. y ORDIZ, M. (2003). «Organisational
hacia el desarrollo sostenible. culture and human resources in the environmental issue: A review of

401 >Ei 107


B. JUNQUERA CIMADEVILLA / J. Á. DEL BRÍO GONZÁLEZ

the literature». International Journal of Human Resource Manage- PARK, T. y RYU, D. (2015). «Drivers of technology commercializa-
ment, vol 14, nº 4, pp. 634-656. tion and performance in SMEs: The moderating effect of environmen-
FERNÁNDEZ-VIÑÉ, M.B.; GÓMEZ-NAVARRO, T. y CAPUZ-RIZO, S.F. tal dynamism». Management Decision, vol. 53, nº 2, pp. 338-353.
(2013). «Assessment of the public administration tools for the impro- RAAR, J. (2015). «SMEs, environmental management and global
vement of the eco-efficiency of small and medium sized enterpri- warming: A fusion of influencing factors?». Journal of Small Business
ses». Journal of Cleaner Production, vol. 47, nº 5, pp. 265-273. and Enterprise Development, vol. 22, nº 3, pp. 528-548.
GALLARDO-VÁZQUEZ, D. y SÁNCHEZ-HERNÁNDEZ, M.I. (2014). REDMOND, J.; WALKER, E. y WANG, C. (2008). «Issues for small bu-
«Structural analysis on the strategic orientation to environmental pro- sinesses with waste management». Journal of Environmental
tection in SMEs». Business Research Quarterly, nº 17, pp. 115-128. Management, vol. 88, nº 2, pp. 275-285.
GRANLY, B.M. y WELO, T. (2014). «EMS and sustainability: RICHBELL, S., WATTS, D. y WARDLE, P. (2006). «Owner-Managers and
Experiences with ISO 14001 and Eco-Lighthouse in Norwegian metal Business Planning in the Small Firm». International Small Business
Journal, vol. 24, nº 5, pp. 496-514.
processing SMEs». Journal of Cleaner Production, nº 64, pp. 194-204.
RIZZI, F.; FREY, M.; TESTA, F. y APPOLLONI, A. (2014). «Environmental
HAI, H.-L. (2008). «Assessing the SMEs’ competitive strategies on
value chain in Green SME networks: The threat of the Abilene para-
the impact of environmental factors: A quantitative SWOT analysis ap-
dox». Journal of Cleaner Production, nº 85, pp. 265-275.
plication». WSEAS Transactions on Information Science and
SARKIS, J y DIJKSHOORN, J. (2007). «Relationships between solid
Applications, vol. 12, nº 5, pp. 1701-1710.
waste management performance and environmental practice
HE, G.; ZHANG, L.; MOL, A.P.J.; WANG, T. y LU, Y. (2014). «Why small adoption in Welsh small and medium-sized enterprises (SMEs)».
and medium chemical companies continue to pose severe environ- International Journal of Production Research, vol. 45, nº 21, pp. 4989-
mental risks in rural China». Environmental Pollution, nº 185, pp. 158-167. 5015.
HERAS, I. y ARANA, G. (2010). «Alternative models for environmen- REDMOND, J.; WALKER, E.A.; PARKER, C.M. y SIMPSON, M. (2014).
tal management in SMEs: The case of Ekoscan vs. ISO 14001». Journal «Australian SMEs to landfill». Australasian Journal of Environmental
of Cleaner Production, vol. 18, nº 8, pp. 726-735. Management, vol. 31, n. 5, pp. 297-310.
HORVÓTH, P.; BERLIN, S. y PÜTTER, J.M. (2014). «Environmental ma- STEWART, H. y GAPP, R. (2014). «Achieving Effective Sustainable
nagement control systems in SMEs – An implementation schedule». Management: A Small-Medium Enterprise Case Study». Corporate
en Davila, A.; Epstein, M.J. y Manzoni, J.-F. (eds.): Performance Social Responsibility and Environmental Management, vol. 21, nº 1,
Measurement and Management Control: Behavioral Implications pp. 52-64.
and Human Actions, Emerald Group Publishing Limited, vol. 28, pp. STUDER, S.; WELFORD, R. y HILLS, P. (2006). «Engaging Hong Kong
53-79. businesses in environmental change: Drivers and barriers». Business
HOWARTH, R. y FREDERICKS, J. (2012). «Sustainable SME practi- Strategy and the Environment, vol. 15, nº 6, pp. 416-431.
ce». Management of Environmental Quality: An International Journal, TIBON, M.V.P. (2014). «The influence of organizational capabilities
vol. 23, nº 6, pp. 673-685. on environmental strategies in the restaurant sector: SME experience».
HUNKE, K. y PRAUSE, G. (2014). «Sustainable supply chain mana- International Journal of Entrepreneurship, nº 18, pp. 113-128.
gement in German automotive industry: Experiences and success UHLANER, L.M., BERENT-BRAUN, M.M.; JEURISSEN, R.J.M. y Wit, G. DE
factors». Journal of Security and Sustainability Issues, vol. 3, nº 3, pp. (2012). «Beyond size: Predicting engagement in environmental ma-
15-22. nagement practices of Dutch SMEs». Journal of Business Ethics, vol.
JOHNSON, M.P. (2015). «Sustainability management and small 109, nº 4, pp. 421-429.
and medium-sized enterprises: Managers’ awareness and imple- SCAGNELLI, S.D.; CORAZZA, L. y CISI, M. (2013). «How SMEs dis-
mentation of innovation tools». Corporate Social Responsibility and close their sustainability perform. Which variables influence the
choice of reporting guidelines». Accounting and Control for
Environmental Management, vol. 22, no 5, pp. 271-285.
Sustainability, vol. 26, n. 10, pp. 77-114.
JORGENSEN, A.L. y KNUDSEN, J.S. (2006) «Sustainable competiti-
WILLIAM, S y SCHAEFER, W. (2013). «Small and medium sized en-
veness in global value chains: how do small Danish firms behave?».
terprises and sustainability managers’ values and engagement with
Corporate Governance: The international Journal of Business in
environmental and climate change issues». Business Strategy and the
Society, vol. 6, nº 4, pp. 449-462
Environment, vol. 22, nº 3, pp. 173-186.
LEE, S.-Y. y KLASSEN, R.D. (2008). «Drivers and enablers that foster WILSON, C.; WILLIAMS, J.D. y KEMP, S. (2011). «Compliance with
environmental management capabilities in small-and medium-sized producer responsibility legislation: Experiences from UK small and
suppliers in supply chains». Production and Operations Management, medium-sized enterprises». Business Strategy and the Environment,
vol. 17, nº 6, pp. 573-586. vol. 22, n. 5, pp. 271-285.
MICHELSEN, O. y FET, A.M. (2010). «Using eco-efficiency in sustai- WORTHINGTON, I. y PATTON, D. (2005). «Strategic intent in the ma-
nable supply chain management: A case study of furniture produc- nagement of the green environment within SMEs. An analysis of the
tion». Clean Technologies and Environmental Policy, vol. 12, nº 5, pp. UK screen-printing sector». Long Range Planning, vol. 38, nº 2, pp.
561-570. 197-212.
PARK, D. y KRISHNAN, H. (2001). «Supplier Selection Practices ZOBEL, T. (2007). «The ‘pros’ and ‘cons’ of joint EMS and group cer-
among Small Firms in the United States: Testing Three Models». Journal tification: a Swedish case study». Corporate Social Responsibility and
of Small Business Management, vol. 39, nº 3, pp. 259-271. Environmental Management, vol 14, nº 3, pp. 152-166.

108 401 >Ei


EFECTOS DE LA CRISIS
ECONÓMICA EN LA EFICIENCIA
MEDIOAMBIENTAL
UN ANÁLISIS SECTORIAL PARA ESPAÑA
BASADO EN UN MODELO DE
MULTIPLICADORES

AGUSTÍN VELÁZQUEZ (1)

LUIS ENRIQUE PEDAUGA

BLANCA L. DELGADO-MÁRQUEZ

Universidad de Granada

El concepto de desarrollo sostenible implica el desarrollo de un crecimiento actual sin com-


prometer las posibilidades de crecimiento de las generaciones futuras (Brundtland Report,
1987). Los impactos sociales y medioambientales causados por las actividades desarrolla-
das por los seres humanos ha sido objeto de profunda revisión especialmente durante los

últimos años (e.g., Lorek y Spangenberg, 2014). Re- miento para establecer un programa para desarrollar
cientemente, el acuerdo final suscrito – entre otros mu- en todos los países sistemas nacionales integrados de
chos países, por España - en la Cumbre de París cele- contabilidad ambiental y económica (UNCED 1992a;
brada en diciembre de 2015 señalaba la necesidad UNCED, 1992b).
de reducir las emisiones de gases de efecto inverna-
dero (GEI), dado que su acumulación en la atmósfera
En respuesta las citadas demandas de política de la
debido a la actividad humana se ha señalado como
Comisión Mundial sobre el Medioambiente y el
causa directa del cambio climático (United Nations,
Desarrollo –o Comisión Brundtland– (1983-1987) y de la
2015).
Agenda 21 (1992), se aprobó el Sistema de Cuentas
Nacionales de la Organización de Naciones Unidas
La urgencia e importancia de alcanzar un crecimien-
to económico medioambientalmente sostenible hace (ONU) de 1993 (SCN93). No obstante, en este primer
imprescindible una evaluación sectorial de la situación paso la metodología a emplear quedó sin concretar,
de emisiones de GEI en España. No obstante, dicha por lo que el año siguiente el denominado Grupo de
evaluación debe realizarse a través de herramientas Londres sobre Contabilidad Ambiental comenzó a im-
analíticas sólidas que permitan el diseño de políticas pulsar este asunto hasta disponer en 2003 del denomi-
coherentes con el objetivo a alcanzar y la situación de nado Sistema de Contabilidad Ambiental y Económica
partida observada. (SEEA03, por su acrónimo anglosajón). Actualmente, el
Marco Central SEEA aprobado por la ONU en 2012
La Agenda 21, adoptada en 1992 durante la Conferen- constituye el primer estándar estadístico internacional
cia de Naciones Unidas sobre Medioambiente y Desa- para la contabilidad ambiental y económica (SEEA
rrollo realizada en Río de Janeiro (Brasil), hizo un llama- Central Framework, 2012).

401 >Ei 109


A. VELÁZQUEZ / L. E. PEDAUGA / B. L. DELGADO-MÁRQUEZ

Este trabajo utiliza la matriz de contabilidad social y La SAM está conformada por un mismo número de fi-
cuentas medioambientales (SAMEA en su acrónimo las y columnas, determinado por la cantidad de cuen-
anglosajón). Esta matriz constituye un elemento esen- tas, productos, actividades, sectores institucionales e
cial de la modelización multisectorial de los resultados instrumentos financieros que se consideren representar
económicos y medioambientales, y sirve para calcu- en la misma. La cantidad y orden de las filas y colum-
lar los denominados «multiplicadores domésticos SA- nas es igual, de forma que las intersecciones entre fi-
MEA». La literatura ha analizado la eficiencia medioam- las y columnas representan las variables del SCN. Las
biental de los diferentes sectores de actividad econó- cuentas se presentan en el mismo orden que las cuen-
micos para España. En esta dirección los trabajos de tas del SCN. Cada una de estas cuentas puede des-
Morilla et al. (2007) y Morilla et al. (2009) elaborados so- agregarse en función del objetivo de análisis o investi-
bre una SAMEA para España para el año 2000, y el tra- gación que se persiga con la construcción de la SAM.
bajo de Cansino et al. (2010) para el periodo 2002- En este sentido la SAM construida dispone información
2007 resultan relevantes para conocer los efectos que para 32 productos (bienes y servicios), 32 ramas de ac-
las distintas actividades en la producción tienen sobre tividad económica y 5 sectores institucionales, ascen-
el deterioro medioambiental. diendo a un total de 127 filas y columnas.

Sin embargo, estas investigaciones no permiten eva-


luar cómo la actual crisis económica ha impactado
Construcción de las Sub-matrices Satélites de Medio
sobre la eficiencia medioambiental de cada sector. En Ambiente
este sentido, este trabajo contribuye a completar esta
literatura actualizando este análisis con la disponibili- Para la construcción de la SAM de España se utilizaron
dad de datos más actualizada referida a la serie 2008- las estadísticas publicadas por el INE referidas a las ta-
2013 y desglosándolo para seis GEI que permita un blas de Insumo Producto y las Cuentas Económicas
diagnóstico durante el período de la reciente crisis vi- Integradas de la Economía (CEI). En ese sentido, las ba-
vida en España. ses de datos de información estadística del INE se en-
cuentran representadas en estructura de datos sepa-
Para ello, se construye una SAMEA de España basada rados por años. Se escogió la información del año 2009
en el año 2009 y aplicada a las emisiones de gases para ser procesada por ser la más reciente disponible
efecto invernadero, que ha sido realizada a partir de en el momento del análisis. Por su lado, las estadísticas
datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE). referidas a medio ambiente provienen de las Cuentas
Los resultados de este estudio revelan que existe una de emisiones a la atmósfera, base 2010, serie 2008-
tendencia favorable en la mejora de los indicadores 2013. Las Cuentas de emisiones a la atmósfera pre-
de eficiencia medioambiental. sentan los datos sobre las emisiones contaminantes a
la atmósfera, de manera compatible con el Sistema
Este trabajo se estructura en de la siguente manera.
de Cuentas Nacionales, registrando los agentes emi-
Primero se detalla la metodología empleada, con es-
sores desagregados por ramas de actividad económi-
pecial énfasis en la construcción de la matriz satélite
ca (CNAE, 2009) y sector Hogares como consumido-
de medio ambiente, los encadenamientos y los multi-
res finales. Más específicamente, se dispone de una
plicadores, así como en la obtención de los datos. A
apertura de 32 ramas de actividad económica y die-
continuación se ofrece un análisis dinámico de resul-
cisiete tipos diferentes de emisiones de gases represen-
tados y se desagregan los sectores de la economía es-
tados en unidades equivalentes de CO2.
pañola en función de su impacto en el deterioro me-
dioambiental. Finalmente, el cuarto apartado resume Según las directrices del Protocolo de Kyoto (United
las principales conclusiones derivadas del trabajo. Nations, 1997), los principales gases emitidos a la at-
mósfera causantes del efecto invernadero son el Óxi-
METODOLOGÍA do nitroso (N2O), los Hidrofluorocarbonos (HFC), los
Perfluoro carbonos (PFC), el Hexafluoruro de azufre (SF6),
Se considera la definición de Matriz de Contabilidad el Metano (CH4) y el Dióxido de carbono (CO2), por lo
Social (SAM, por sus siglas en inglés) que se encuentra que esta investigación ha considerado analizar de ma-
presente en el Sistema de Cuentas Nacionales (SCN93) nera conjunta estos seis gases efecto invernadero (GEI).
de las Naciones Unidas de 1993, donde en el Capítulo
XX establece que se refiere a «la presentación de las De modo similar a este estudio considera que no es
cuentas del SCN mediante una matriz que establece correcto construir una medida agregada de las emi-
las relaciones entre un cuadro de oferta y utilización y siones de GEI, a pesar de que todas pueden ser me-
las cuentas de los sectores institucionales». La citada didas en unidades físicas comparables como los kilo-
definición se mantiene en el Sistema Europeo de gramos o las toneladas, ya que el efecto invernadero
Cuentas Integradas 1995 (SEC95) y en el Manual de que causa cada uno de estos gases sobre el ambien-
Oferta, Uso y Tablas Insumo-Producto (Eurostat, 2008). te no es del todo equivalente. Por lo tanto, es necesa-
La metodología presentada utiliza como insumo las es- rio ponderar las emisiones por unos factores de con-
tadísticas del SCN presentadas por el INE de España, versión y expresarlos en unidades equivalentes. Por es-
manteniendo y respetando los resultados obtenidos ta razón, siguiendo el consenso general, la agregación
por el mismo, a la vez que contemplando los proce- de los seis diferentes gases considerados en este estu-
dimientos establecidos en el Manual del SCN de las dio viene expresada en toneladas de CO2 equivalentes
Naciones Unidas para la construcción de las SAMs. dado el Potencial de Calentamiento Global (GWP) (1).

110 401 >Ei


EFECTOS DE LA CRISIS ECONÓMICA EN LA EFICIENCIA MEDIOAMBIENTAL…

Esta información fue procesada para elaborar sub-ma- En la ecuación (1) la matriz MA=0 (1 – A) –1 hace refe-
trices satélites para cada año de la serie 2008-2013, así rencia a la matriz de coeficientes de requisitos totales,
como también el nivel de producción básica a precios directos e indirectos, conocido como matriz de multi-
básicos de cada rama de actividad para cada año, plicadores contables para la SAM. En este sentido, de-
adaptándola a la estructura de información de la SAM. termina el equilibrio total de la producción, ingreso y
Con estos elementos de información se construyeron consumo final ante un cambio en la demanda final
también las sub-matrices de coeficientes técnicos de definida por el vector YI. El análisis de los resultados de
dichos indicadores físicos de emisiones de GEI, reflejan- los modelos de multiplicadores aquí presentados con-
do la relación de emisiones de gases medidos en nive- sidera los supuestos que definen los modelos de mul-
les de CO2 equivalente por unidad de producción. tiplicadores basados en SAM (Robinson y Roland 1988
y Polo et al. 1991).
Modelo de multiplicadores Una vez obtenidos los multiplicadores, se procede a es-
timar los encadenamientos parciales de cada cuen-
Disponer de la estructura de la SAM permite derivar di-
ta hacia atrás y hacia delante, que permitan realizar
versos modelos de multiplicadores dentro de la misma
un análisis de encadenamientos por actividad econó-
analogía de la elaboración del modelo de multiplica-
mica similar al desarrollado por Velázquez (2003) y ba-
dores clásico de insumo producto desarrollado por
jo el enfoque de la metodología de Rasmussen (1952)
Leontief 1940 y extendido, dentro del marco de las
e Hirschman (1958) citado en Hernández (2012).
SAM, por Pyatt y Thorbecke 1976.
Estos indicadores miden el poder de encadenamien-
Por su lado, el modelo de multiplicadores contables de to de los sectores de una economía. Los indicadores
la MSC requiere definir las variables o filas y columnas de encadenamiento hacia atrás (UJ) determinan el po-
que se considerarán endógenas y exógenas dentro de der de demanda de un sector con respecto a los de-
la matriz. De esta forma, en este trabajo se han incor- más sectores. Por su parte, los indicadores de encade-
porado como variables endógenas las contenidas en namiento hacia adelante (UI) informan sobre el poder
las cuentas de: «I. Bienes y servicios», «I. Producción», de oferta de un sector visto por los demás sectores de
«II.1.1. Cuenta de explotación«, «II.1.2. Cuenta de asig- la economía. Los indicadores hacia atrás (backward
nación de la renta primaria y II.2. Cuenta de distribución linkages) se calculan de la siguiente manera:
secundaria de la renta» y «II.4. Cuenta de utilización de
la renta». Adicionalmente, las variables referidas a las X i = ( I − A ) ( −1) Y i = MaY
Administraciones Públicas se han considerado variables i (2)
exógenas. En ese mismo sentido también quedarían Mientras que los indicadores hacia delante (forward lin-
como cuentas exógenas las referidas a la Cuenta de kages):
Capital y las Cuentas del Resto del Mundo.
Li .
Una vez que se dispone de la estructura de la SAM pre- Ui = n
parada para la generación del Modelo de Multiplica- L* (3)
dores se procede de forma análoga al modelo insumo
producto. Primero, se ha de expresar la ecuación del Donde LIJ se refiere a los elementos de la matriz Ma, el
valor bruto de producción (XI) como la suma de la de- vector J.j a la suma de las columnas de la matriz L, el
manda intermedia () y la demanda final (YI), de la si- vector Li a la suma de las filas de L, el escalar L* al va-
guiente manera: lor medio de todos los elementos de L, y en el que los
valores medio de los elementos i y j se calculan como
n
y Li / n y L.j/n respectivamente.
Xi =
∑X  +Y ij i
En términos de interpretación, todos aquellos sectores
j =1
con Uj < 1 están por encima de la media de la eco-
De esta expresión, se ha de derivar la matriz de coefi- nomía en términos de la demanda final. Si existen sec-
cientes técnicos de la siguiente manera: tores con Ui < 1, son aquellos que presentan un fuerte
encadenamiento de sus productos y están por enci-
A =  a ij = X ij / X j ma de la media de la economía.
Donde la matriz hace referencia a la matriz de coefi- Los sectores con ambos indicadores mayores que uno
cientes técnicos. Combinando estas dos expresiones (Uj < 1 y Ui < 1) son considerados como sectores «cla-
podemos re-expresar el valor bruto de la producción ves» de la economía. Mientras que son considerados
en términos de los coeficientes técnicos tal que: «independientes» en caso de que ambos indicadores
X i   =   A   X i    +  Y i   sean menores a 1. Por su lado, en el caso de ser más
fuerte el encadenamiento hacia atrás (Uj < 1 y Ui < 1
)y ) se consideran dichas actividades como de «fuerte
De esta expresión se puede despejar matricialmente
arrastre», mientras que el caso inverso (Uj < 1 y Ui < 1))
el vector para obtener la siguiente expresión:
como actividades clasificadas como «base» también
X i = ( I − A ) ( −1) Y i = MaY llamadas actividades cuello de botella, dado que al
i (1) ser su producción muy demandada por muchas acti-

401 >Ei 111


A. VELÁZQUEZ / L. E. PEDAUGA / B. L. DELGADO-MÁRQUEZ

vidades, cualquier impacto en ellas puede generar un po de GEI por unidad de demanda de una determi-
impacto en muchas de las actividades que requieren nada actividad económica, se esperaría que los efec-
sus productos como insumos. tos en la eficiencia energética fuesen inversamente
proporcionales al comportamiento del multiplicador a
Análisis multinivel del multiplicador medioambiental lo largo del tiempo (Morilla et al., 2007).

La determinación del multiplicador ambiental en el Esta investigación pretende evaluar, para cada tipo de
modelo de multiplicadores de la SAM consiste en cal- GEI y por rama de actividad, si existe un cambio en el
cular las emisiones de gases generadas por cada ra- patrón de la tendencia temporal de la serie del multi-
ma de actividad relacionada con una actividad por plicador entre 2008 y 2013. Es decir, si a medida que
unidad de producción y/o unidad de demanda final una reducción de la emisión del GEI por unidad de de-
de dicha actividad, bajo el supuesto de existencia de manda de la actividad, reflejada por cambios en el
una relación lineal entre las cantidades demandadas multiplicador a lo largo del tiempo,, se podrían indicar
de factores de producción (trabajo, capital e inter-in- evidencias a favor del incremento o no de la eficien-
dustrial) y las emisiones de GEI asociadas a cada tipo cia medioambiental en el período de estudio.
de gas (Gi ) para cada una de las ramas de actividad
económica (ver Puentes, 1993; p. 21). Por lo tanto, po- Dadas las dimensiones que posee el multiplicador (ti-
demos asumir que existe una perfecta elasticidad pre- pos de gases y ramas de actividad), esta investigación
cio de la oferta de insumos primarios tal que: especifica un análisis de regresión multinivel que per-
mita controlar por la presencia de correlación entre los
⎡ G  G1n ⎤ niveles de emisión derivados del proceso productivo
⎢ 11 ⎥ de las 32 ramas de actividad económicas (nivel 1) y
G=⎢    ⎥ (4) los 6 tipos de GEI considerados (nivel 2). De este mo-
⎢ G  G ⎥
⎣⎢ 61 6n ⎦⎥ do, el análisis multinivel se estructuró a 2 niveles, para
poder analizar el cambio en la tendencia temporal del
Donde Gij representa las cantidades de GEI emitidas, multiplicador ambiental, debido a que este indicador
expresadas en CO2 equivalente, por cada tipo de gas se encuentra anidado para cada una de las ramas de
i y por cada rama de actividad j ( j = 1,....,n. actividad, y a su vez las ramas de actividades se en-
cuentran anidadas por tipo gas (ver gráfico 1). Por lo
Si definimos los coeficientes técnicos de las emisiones tanto, una ecuación de estimación a dos niveles per-
de los GEI, sus relaciones técnicas pueden venir expre- mite especificar la siguiente expresión:
sadas como:
Esta expresión permite plantear las ecuaciones linea-
Gij les de cada nivel con sus respectivas variables, diferen-
g = (5) ciando los efectos fijos de los efectos aleatorios. Este
X j procedimiento surge de extender el procedimiento
descripto en Raudenbush y Bryk (1986) y Goldstein
donde el elemento gij recoge la emisión del GEI i re- (1986), en el que las ecuaciones de cada nivel de aná-
sultante de producir una unidad adicional de bienes lisis contienen los términos de error atribuibles a cada
por el sector j. uno de los efectos aleatorios considerados, y el residuo
de la regresión estimada responde a los supuestos
Combinando las ecuaciones (4) y (5) tenemos que:

⎡ g X  g X ⎤
( )
log Gaijt =bi0 +gi1·trend ijt +gi 2·log prod ( )ijt +
⎢ 11 1 ⎥
( ) jt +n jt ⎞⎠ + uit +eijt
1n n
G=⎢    ⎥ +⎛ n jt ·log prod
(6) ⎝
⎢ g X  g X ⎥
⎣⎢ 61 1 6n n ⎦⎥ usuales de normalidad. En este sentido, Goldstein
Partiendo de la expresión anterior representada en for- (1999) indica que una especificación de este tipo es-
ma matricial, G = g . Xi, al incorporar las relaciones de- tima correctamente las variables de ambos niveles,
finidas en la matriz de multiplicadores expresadas en junto con un término de error global, εijt que aparece
la ecuación (1) tenemos que: descompuesto en υjt (error del nivel de rama de acti-
vidad, con distribución N(0,σ 2υ )), y υit (error atribuido a
(
G  =  g   I − A )
−1
 Y i = Ga  Y i   (7)
las variables por tipo de gas, con distribución N(0,σ 2υ )),
y en el que ambos errores guardan independencia en-
Esta última expresión muestra que la emisión de GEI tre sí. En el análisis multinivel la estimación de los pará-
puede ser expresada como una función de los multi- metros (coeficientes de regresión y componentes de
plicadores de las emisiones de GEI, Ga = g (1 – A)-1 , la varianza) se realizó a través del método de máxima
y de la demanda final de bienes y servicios, Yi. Es de- verosimilitud.
cir, podemos determinar, mediante el análisis estático
comparativo, los cambios en la generación de GEI an-
te variaciones de la demanda final.
ANÁLISIS DE RESULTADOS

Al considerar que el multiplicador ambiental represen- Partiendo de una representación gráfica basada en
ta el impacto en las emisiones de un determinado ti- diagramas de cajas (boxplot), podemos realizar un pri-

112 401 >Ei


EFECTOS DE LA CRISIS ECONÓMICA EN LA EFICIENCIA MEDIOAMBIENTAL…

FIGURA 1
JERARQUÍA DE LOS DATOS EN DOS NIVELES

FUENTE: Elaboración propia.

mer análisis exploratorio de la evolución temporal de vidual de estos sectores puede resultar no concluyen-
la eficiencia energética entre los años 2008 y 2013 pa- te sobre el efecto de la crisis económica en la eficien-
ra cada uno de los seis componentes de multiplicador cia medioambiental a nivel global para España; de
() de eficiencia medioambiental (Figura 2). La ventaja aquí la relevancia de incorporar un análisis multisecto-
de esta técnica gráfica es que permite representar los rial basado en los multiplicadores medioambientales
aspectos más relevantes de la distribución sin tener que para poder conocer las repercusiones reales sobre el
hacer ningún supuesto teórico estadístico sobre la mis- total de la economía.
ma, ya que esta técnica es de tipo no paramétrica
(Tukey, 1977). En este sentido, el diagrama permite vi- La figura 3, en páginas posteriores, muestra el análisis
sualizar para cada tipo de GEI (Ga1 – Ga6), el valor cen- de los resultados tras categorizar las actividades eco-
tral del multiplicador entre ramas de actividad (media- nómicas según sus encadenamientos. Esta represen-
na), la dispersión central de los valores (distancia entre tación gráfica presenta, para cada tipo de GEI, un dia-
el cuarto superior e inferior), la simetría de la distribu- grama de dispersión que muestra la clasificación por
ción, así como la presencia de valores extremos a lo ramas de actividad económica según dichos enca-
largo del tiempo. De manera adicional se señala la denamientos. A este respecto, la clasificación de las
participación promedio sobre