Está en la página 1de 15

The American College of Obstetricians and Gynecologists interim update

WOMEN’S HEALTH CARE PHYSICIANS

ACOG BOLETÍN DE PRÁCTICAS


clinical management guidelines for obstetrician – gynecologists

Number 188, January 2018 (Replaces Practice Bulletin Number 172, October 2016)

Committee on Practice Bulletins—Obstetrics. This Practice Bulletin was developed by the American College of Obstetricians and Gynecologists’
Committee on Practice Bulletins—Obstetrics in collaboration with Robert Ehsanipoor, MD.

INTERIM UPDATE: This Practice Bulletin is updated as highlighted to reflect a limited, focused change to present newer
data on the optimal method of initial management for a patient with prelabor rupture of membranes at term. The title
of this Practice Bulletin has been changed to Prelabor Rupture of Membranes to be in accordance with the reVITALize
terminology.

Ruptura de membranas antes del trabajo


El parto prematuro ocurre en aproximadamente el 12% de todos los nacimientos en los Estados Unidos y es un factor
importante que contribuye a la morbilidad y mortalidad perinatal (1,). 2 La rotura prematura de membranas antes
del trabajo (también conocida como ruptura prematura de membranas) (PROM) complica aproximadamente el 3%
de todos los embarazos en los Estados Unidos (3). El enfoque óptimo para la evaluación clínica y el tratamiento de
mujeres con PROM a término y pretérmino sigue siendo controvertido. La gestión depende del conocimiento de la
edad gestacional y la evaluación de los riesgos relativos del parto frente a los riesgos del manejo expectante (p. Ej.,
Infección, desprendimiento de placenta y accidente del cordón umbilical). El propósito de este documento es revisar
la comprensión actual de esta afección y proporcionar pautas de gestión que hayan sido validadas mediante una
investigación basada en los resultados apropiada cuando esté disponible. También se presentan directrices
adicionales sobre la base del consenso y la opinión de expertos

Historial
La definición de PROM es ruptura de membranas antes del inicio del parto. La ruptura de la membrana antes del
parto y antes de las 37 semanas de gestación se denomina PROM pretérmino. El manejo está influenciado por la edad
gestacional y la presencia de factores complicados, como infección clínica, desprendimiento prematuro de placenta,
trabajo de parto o estado fetal no tranquilizante. Una evaluación precisa de la edad gestacional y el conocimiento de
los riesgos maternos, fetales y neonatales son esenciales para la evaluación adecuada, el asesoramiento y la atención
de los pacientes con RPM.

Etiología de la ruptura de membranas antes del trabajo


La ruptura de la membrana puede ocurrir por una variedad de razones. Aunque la ruptura de la membrana a término
puede ser el resultado de un debilitamiento fisiológico normal de las membranas combinado con fuerzas de
cizallamiento creadas por contracciones uterinas, la PROM prematura puede ser el resultado de una amplia gama de
mecanismos patológicos que actúan individual o conjuntamente (4, 5). Se ha demostrado que la infección
intraamniótica se asocia comúnmente con la RPM prematura, especialmente a edades gestacionales más tempranas (6).
El antecedente de PROM prematuro es un factor de riesgo importante para PROM prematura o trabajo de parto
prematuro en un embarazo posterior (7, 8). Los factores de riesgo adicionales asociados con la PROM prematura son
similares a los asociados con el nacimiento prematuro espontáneo e incluyen una longitud cervical corta, hemorragia
en el segundo y tercer trimestre, bajo índice de masa corporal, bajo nivel socioeconómico, tabaquismo y consumo de
drogas ilícitas (9- 12). Aunque cada uno de estos factores de riesgo está asociado con la PROM prematura, a menudo
ocurre en ausencia de factores de riesgo reconocidos o una causa obvia.
Término Previo a la rotura de membranas
A término, la PROM complica aproximadamente el 8% de los embarazos y, en general, es seguida por la pronta
aparición del trabajo de parto y el parto espontáneos. En un gran ensayo aleatorizado, la mitad de las mujeres con RPM
que se manejaron expectantes tuvieron un intervalo de ruptura de la membrana hasta el parto de 33 horas y el 95%
dieron a luz dentro de 94 horas a 107 horas de rotura de la membrana dependiente del uso de oxitocina y prostaglandina
(13). ) La consecuencia materna más importante del término PROM es la infección intrauterina, cuyo riesgo aumenta
con la duración de la rotura de la membrana.
Ruptura prematura de membranas antes del trabajo de parto Independientemente del tratamiento obstétrico o la
presentación clínica, el parto dentro de la primera semana de la rotura de la membrana ocurre en al menos la mitad de
los pacientes con PROM pretérmino (5). La latencia después de la ruptura de la membrana se correlaciona inversamente
con la edad gestacional en la rotura de la membrana (14). La interrupción de la fuga de líquido amniótico con la
restauración del volumen de líquido amniótico normal puede ocurrir en el contexto de la PROM prematura espontánea
y se asocia con resultados favorables (15).
Entre las mujeres con PROM pretérmino, la infección intraamniótica clínicamente evidente se produce en
aproximadamente 15-25% (16), y la infección posparto se produce en aproximadamente 15-20%; la incidencia de
infección es mayor a edades gestacionales más tempranas (6, 17). Abruptio placentae complica el 2-5% de los
embarazos con PROM pretérmino (18, 19).
Los riesgos más significativos para el feto después de la PROM prematura son complicaciones de la prematurez.
Se ha informado que la dificultad respiratoria es la complicación más común del nacimiento prematuro (20). La sepsis,
la hemorragia intraventricular y la enterocolitis necrosante también se asocian con la prematurez, pero son menos
comunes a corto plazo. La PROM prematura con inflamación intrauterina se ha asociado con un mayor riesgo de
deterioro del neurodesarrollo (21, 22), y la edad gestacional temprana en la ruptura de la membrana también se ha
asociado con un mayor riesgo de daño de la sustancia blanca neonatal (23). Sin embargo, no hay datos que sugieran
que la entrega inmediata después de la presentación con PROM evitará estos riesgos. La infección y el accidente del
cordón umbilical contribuyen al 1-2% de riesgo de muerte fetal prenatal después de una PROM pretérmino (24).

Ruptura de membranas previa al trabajo pre viable


Las complicaciones maternas significativas que ocurren después de la PROM previa incluyen infección
intraamniótica, endometritis, desprendimiento de placenta y placenta retenida (26). Aunque ocurre con poca frecuencia,
la infección materna potencialmente mortal puede complicar el manejo expectante de la PROM previable. La sepsis
materna se informa en aproximadamente el 1% de los casos (26) y en este contexto se informaron muertes maternas
aisladas por infección.
Los períodos de latencia parecen prolongarse con la PROM pretérmino del segundo trimestre en comparación con
las edades gestacionales posteriores. Sin embargo, 40-50% de los pacientes con PROM previable dará a luz dentro de
la primera semana y aproximadamente 70-80% dará a luz 2-5 semanas después de la rotura de la membrana (26-28).
La tasa de hipoplasia pulmonar después de la PROM antes de las 24 semanas de gestación varía ampliamente entre
los informes, pero es probable que esté en el rango del 10-20%. La hipoplasia pulmonar se asocia con un alto riesgo de
mortalidad (26), pero rara vez es letal con ruptura de membrana a las 23-24 semanas de gestación (29), presumiblemente
porque ya se ha producido un crecimiento alveolar adecuado para apoyar el desarrollo posnatal. La edad gestacional
temprana en la rotura de la membrana y el bajo volumen residual de líquido amniótico son los principales determinantes
de la incidencia de hipoplasia pulmonar (30, 31).
El oligohidramnios prolongado también puede dar lugar a deformaciones fetales, incluyendo facies tipo Potter (p.
Ej., Orejas bajas y pliegues epicánticos) y contracturas de las extremidades u otras anormalidades de posicionamiento.
La frecuencia informada de las deformaciones esqueléticas varía ampliamente (1,5-38%), pero muchas de ellas se
resuelven con el crecimiento posnatal y la fisioterapia (26, 32).

Consideraciones clínicas y recomendaciones


¿Cómo se diagnostica la PROM?
La mayoría de los casos de PROM se pueden diagnosticar sobre la base de la historia del paciente y el examen
físico. El examen debe realizarse de una manera que minimice el riesgo de infección. Debido a que los exámenes
cervicales digitales aumentan el riesgo de infección y agregan poca información a la disponible con el examen con
espéculo, generalmente se deben evitar los exámenes digitales a menos que el paciente parezca estar en trabajo de parto
activo o el parto parezca inminente (33, 34). El examen con espéculo estéril brinda la oportunidad de inspeccionar la
presencia de cervicitis y prolapso de cordón umbilical o prolapso fetal, evaluar la dilatación y el borrado del cuello
uterino y obtener cultivos según corresponda.
El diagnóstico de ruptura de la membrana generalmente se confirma mediante la visualización del líquido amniótico
que pasa desde el canal cervical y se acumula en la vagina; una prueba de pH básica de fluido vaginal; o arborización
(fermentación) de fluido vaginal seco, que se identifica bajo evaluación microscópica. El pH normal de las secreciones
vaginales generalmente es de 4.5-6.0, mientras que el líquido amniótico generalmente tiene un pH de 7.1-7.3. Los
resultados falsos positivos pueden ocurrir en presencia de sangre o semen, antisépticos alcalinos o vaginosis bacteriana.
Alternativamente, pueden ocurrir resultados de prueba falsos negativos con ruptura prolongada de la membrana y fluido
residual mínimo.
En casos equívocos, pruebas adicionales pueden ayudar en el diagnóstico. El examen ecográfico del volumen de
líquido amniótico puede ser un complemento útil, pero no es diagnóstico. La fibronectina fetal es una prueba sensible
pero no específica para las membranas rotas; un resultado de prueba negativo sugiere fuertemente membranas intactas,
pero un resultado positivo de la prueba no es diagnóstico de PROM (35). Varias pruebas disponibles comercialmente
para proteínas amnióticas se encuentran actualmente en el mercado, con una alta sensibilidad informada para PROM
(36, 37). Sin embargo, se han informado tasas de resultado de prueba falsas positivas de 19-30% en pacientes con
membranas clínicamente intactas y síntomas de trabajo de parto (38, 39). Estos kits de prueba deben considerarse
auxiliares de los métodos estándar de diagnóstico. Si el diagnóstico no está claro después de una evaluación completa,
la ruptura de la membrana puede diagnosticarse inequívocamente con instilación transabdominal guiada por
ultrasonografía de colorante añil carmín, seguido del paso del líquido teñido de azul en la vagina, que está documentado
por un tampón o almohadilla teñida. Es importante tener en cuenta que la orina materna también se pondrá azul y no
debe confundirse con el líquido amniótico.

¿Qué implica la gestión inicial una vez que se ha confirmado PROM?


En todos los pacientes con PROM, la edad gestacional, la presentación fetal y el bienestar fetal deben ser
determinados. El examen debe evaluar la evidencia de infección intrauterina, desprendimiento de placenta y compromiso
fetal. Si los resultados aún no están disponibles y si no hay una indicación para el tratamiento ya presente, se debe obtener
cultivo para los estreptococos del grupo B (GBS) cuando se esté considerando la administración expectante. En pacientes
con PROM pretérmino, un período inicial de monitorización electrónica de la frecuencia cardíaca fetal y monitorización
de la actividad uterina ofrece la oportunidad de identificar trazados anormales de la frecuencia cardíaca fetal y evaluar
las contracciones (40). La gestión después de la confirmación del diagnóstico de PROM depende principalmente de la
edad gestacional y se analiza con más detalle en los siguientes párrafos. El estado fetal no tranquilizante y la
corioamnionitis clínica son indicaciones para el parto. El sangrado vaginal debe generar preocupación por
desprendimiento prematuro de placenta y también debe motivar la consideración del parto, con una decisión basada en
el estado fetal, la cantidad de sangrado y la edad gestacional.

¿Cuál es el método óptimo de manejo inicial para un paciente con PROM a término?
Se debe confirmar la edad gestacional y la posición fetal y se debe usar la monitorización de la frecuencia cardíaca
fetal para evaluar el estado fetal. La profilaxis de estreptococos del grupo B debe administrarse en función de los
resultados del cultivo previo o los factores de riesgo intraparto si no se han realizado cultivos previamente (41).
Un metaanálisis de 23 ensayos controlados aleatorios (8,615 mujeres) encontró que la inducción del trabajo de parto
redujo el tiempo desde la ruptura de la membrana hasta el nacimiento y las tasas de corioamnionitis o endometritis, o
ambos, y el ingreso a la unidad de cuidados intensivos neonatales sin aumentar las tasas de parto por cesárea o parto
vaginal operativo (42). El mayor de estos ensayos también encontró que las mujeres consideraban la inducción del trabajo
de manera más positiva que el manejo expectante (13). La inducción del trabajo de parto con prostaglandinas ha
demostrado ser igualmente efectiva para la inducción del trabajo de parto en comparación con la oxitocina, pero se asoció
con tasas más altas de corioamnionitis (13). La infección también es una preocupación con los métodos mecánicos de
maduración cervical, como el balón de Foley, pero no hay datos suficientes sobre los cuales basar una recomendación
para los métodos mecánicos de maduración cervical en el contexto de la RPM. Un metaanálisis de dos ensayos sugiere
que el uso de antibióticos profilácticos puede reducir la morbilidad infecciosa, pero la pronta inducción del trabajo de
parto no fue la atención estándar en ninguno de los estudios. Por lo tanto, no hay pruebas suficientes para justificar el
uso sistemático de antibióticos profilácticos con PROM a término en ausencia de una indicación para la profilaxis de
GBS (43-45).
Estos datos de metanálisis indican que los pacientes se beneficiaron de la inducción del trabajo de parto en
comparación con el manejo expectante y sugieren que para las mujeres con RPM a las 37 0/7 semanas de gestación o
más, si el parto espontáneo no ocurre cerca del momento de la presentación en aquellos que lo hacen no tener
contraindicación para el trabajo de parto, se debe inducir el parto, generalmente con infusión de oxitocina. Sin embargo,
un curso de manejo expectante puede ser aceptable para un paciente que rechaza la inducción del parto siempre que las
condiciones clínicas y fetales sean tranquilizadoras y se le aconseje adecuadamente sobre los riesgos de una RPM
prolongada. Durante la inducción del trabajo de parto con oxitocina, se debe permitir un período suficiente de
contracciones adecuadas (al menos 12-18 horas) para que la fase latente del parto progrese antes de diagnosticar la
inducción fallida y pasar a la cesárea (46-48).

¿Cuándo se recomienda el parto para el feto prematuro en presencia de PROM?


El estado fetal no tranquilizante, la corioamnionitis clínica y el desprendimiento abrupto de placenta son indicaciones
claras para el parto. De lo contrario, la edad gestacional es un factor primario cuando se considera el parto versus el
manejo expectante (cuadro 1).
Sin embargo, la edad gestacional óptima para el parto es poco clara y controvertida. Un metaanálisis de siete ensayos
controlados aleatorios, que incluyó a 690 mujeres, concluyó que no había pruebas suficientes para guiar la práctica clínica
con respecto a los riesgos y beneficios del manejo expectante versus el parto en el contexto de la PROM pretérmino (49).
Los ensayos no tuvieron la potencia suficiente, tuvieron debilidades metodológicas y fueron variables en las edades
gestacionales incluidas.
Más recientemente, dos ensayos controlados aleatorios evaluaron el parto versus el manejo expectante entre las 34
semanas y las 37 semanas de gestación e incluyeron un total de 736 mujeres (50, 51). Combinando datos de los dos
estudios, la inducción del trabajo de parto no produjo una reducción estadísticamente significativa en la tasa de sepsis
neonatal (2,7% a las 34 semanas versus 4,1% a las 37 semanas de gestación, riesgo relativo [RR], 0,66; intervalo de
confianza del 95% [CI], 0.3-1.5). Sin embargo, la inducción del parto redujo significativamente el riesgo de
corioamnionitis (1,6% a las 34 semanas versus 5,3% a las 37 semanas de gestación, RR, 0,31; IC del 95%, 0,1-0,8),
aunque no hubo otras diferencias significativas entre los dos grupos. grupos. Estos estudios no tuvieron suficiente poder
para mostrar una reducción estadísticamente significativa en la tasa de sepsis neonatal debido a que la tasa general de
sepsis fue menor a la anticipada. Estos hallazgos son consistentes con otros ensayos más pequeños, diseñados de forma
similar (52, 53) y los realizados en mujeres a término (13, 42).
A pesar de estos datos, la edad gestacional óptima para el parto sigue siendo controvertida. Recientemente se ha enfocado
en los riesgos a corto plazo (54) y largo plazo (55) asociados con el nacimiento prematuro tardío. Sin embargo, la
relevancia de esto para el tratamiento de las mujeres con ruptura de membranas no está clara porque los recién nacidos
nacidos de embarazos complicados por PROM prematuros tienen una mayor tasa de resultados adversos en comparación
con los controles combinados para la edad gestacional (56). Además, la corioamnionitis, la ruptura prolongada de la
membrana y el oligohidramnios son factores de riesgo de resultados neonatales adversos con PROM pretérmino (56,
57).
A las 34 0/7 semanas de gestación o más, se recomienda el parto a todas las mujeres con ruptura de membranas. Si el
manejo expectante continúa más allá de las 34 0/7 semanas de gestación, el balance entre el beneficio y el riesgo debe
ser considerado y discutido cuidadosamente.
con el paciente, y el manejo expectante no debe extenderse más allá de 37 0/7 semanas de gestación. Los pacientes con
PROM antes de las 34 0/7 semanas de gestación deben ser manejados con expectativa si no existen contraindicaciones
maternales o fetales (53).
Recuadro 1. Manejo cronológico de la ruptura de membranas antes del trabajo ^

Término y término temprano (37 0/7 semanas de gestación o más)


• Proceder a la entrega
• Profilaxis de GBS según lo indicado

Pretérmino tardío (34 0 / 7-36 6/7 semanas de gestación)


• Lo mismo que para el término y el término temprano

Pretérmino (24 0 / 7-33 6/7 semanas de gestación) * †


• La conducta expectante
• Antibióticos recomendados para prolongar la latencia si no hay contraindicaciones
• Corticosteroides de un solo curso
• Profilaxis de GBS según lo indicado

Menos de 24 semanas de gestación ‡ §


• Asesoramiento al paciente
• Manejo expectante o inducción del parto
• Los antibióticos pueden considerarse tan pronto como a las 20 0/7 semanas de gestación
• La profilaxis de GBS no se recomienda antes de la viabilidad ||
• Los corticosteroides no se recomiendan antes de la viabilidad ||
• La tocólisis no se recomienda antes de la viabilidad ||
• El sulfato de magnesio para la neuroprotección no se recomienda antes de la viabilidad † ||
Abbreviation: GBS, group B streptococci.
*Unless fetal pulmonary maturity is documented.

Magnesium sulfate for neuroprotection in accordance with one of the larger studies.

The combination of birth weight, gestational age, and sex provide the best estimate of chances of survival and should be considered in individual cases.
§
Periviable birth. Obstetric Care Consensus No. 6. American College of Obstetricians and Gynecologists. Obstet Gynecol 2017;130: e187–99.
||
May be considered for pregnant women as early as 23 0/7 weeks of gestation.

¿Qué enfoques generales se usan en casos de PROM pretérmino administrado de forma expectante?
El manejo expectante de la PROM pretérmino generalmente consiste en el ingreso hospitalario con evaluación periódica
de infección, abruptio placentae, compresión del cordón umbilical, bienestar fetal y trabajo de parto. No hay consenso
sobre la frecuencia óptima de la evaluación, pero una estrategia aceptable incluiría la monitorización ecográfica periódica
del crecimiento fetal y la monitorización periódica de la frecuencia cardíaca fetal. Una elevación de temperatura puede
indicar una infección intrauterina. El diagnóstico precoz de la corioamnionitis en el embarazo prematuro requiere un alto
índice de sospecha porque los signos y síntomas tempranos pueden ser sutiles. En ausencia de fiebre, otros criterios
clínicos tienen sensibilidad y especificidad variables para diagnosticar la infección. El monitoreo en serie de los recuentos
de leucocitos y otros marcadores de inflamación no han demostrado ser útiles y son inespecíficos cuando no hay
evidencia clínica de infección, especialmente si se han administrado corticosteroides prenatales (58). Las
consideraciones específicas de manejo con respecto a los tocolíticos, los corticosteroides, los antibióticos, el sulfato de
magnesio y el momento del parto se discuten en detalle de la siguiente manera.

¿Deben considerarse los tocolíticos para los pacientes con PROM pretérmino?
El uso de la tocólisis en el contexto de la PROM prematura es controvertido y los patrones de práctica entre los
especialistas varían ampliamente (59). No hay datos suficientes para apoyar o refutar el uso de la tocólisis profiláctica
en el contexto de la PROM pretérmino. Un metanálisis de ocho ensayos que incluyeron 408 mujeres es de uso limitado
porque las mujeres solo recibieron tratamiento en dos de los ensayos (60, 61) con antibióticos de latencia y
corticosteroides, los cuales se han convertido en parte del tratamiento estándar (62). El uso de la tocólisis se asoció con
un período de latencia más prolongado y un menor riesgo de parto dentro de las 48 horas, pero también se asoció con un
alto riesgo de corioamnionitis en los embarazos antes de las 34 0/7 semanas de gestación. En resumen, la tocólisis
profiláctica puede asociarse con una prolongación del embarazo y un mayor riesgo de corioamnionitis sin beneficio
significativo materno o neonatal, aunque su uso no se ha evaluado adecuadamente con antibióticos de latencia y
corticosteroides. En el contexto de ruptura de membranas con trabajo de parto activo, no se ha demostrado que la tocólisis
terapéutica prolongue la latencia ni mejore los resultados neonatales. Por lo tanto, no se recomienda la tocólisis
terapéutica (63).

¿Deberían administrarse corticosteroides prenatales a pacientes con PROM pretérmino?

El uso de corticosteroides prenatales después de la PROM pretérmino se ha evaluado en una serie de ensayos clínicos y se
ha demostrado que reduce la mortalidad neonatal, el síndrome de dificultad respiratoria, la hemorragia intraventricular y
la enterocolitis necrosante (64-66). Los datos actuales sugieren que los corticosteroides prenatales no están asociados con
un mayor riesgo de infección materna o neonatal, independientemente de la edad gestacional. Se recomienda un solo ciclo
de corticosteroides para mujeres embarazadas entre 24 0/7 semanas y 34 0/7 semanas de gestación, y puede considerarse
para mujeres embarazadas a las 23 0/7 semanas de gestación que están en riesgo de parto prematuro dentro de 7 días (67,
68). Un metanálisis Cochrane refuerza el efecto beneficioso de esta terapia independientemente del estado de la membrana
y concluye que un solo ciclo de corticosteroides prenatales se debe considerar de rutina para todas las entregas pretérmino
(64).
Los datos recientes indican que la administración de betametasona en el período pretérmino tardío entre 34 0/7 semanas y
36 6/7 semanas reduce la morbilidad respiratoria en los recién nacidos (69). Aunque no se realizó el análisis de subgrupos,
aproximadamente el 20% de los pacientes del estudio tenían PROM pretérmino. Se supone que los pacientes con PROM
prematura se beneficiarán de la betametasona en el período pretérmino tardío, pero debido a que el diseño del estudio
excluyó a los pacientes que recibieron corticoesteroides más temprano en el embarazo, se desconoce si hay algún beneficio
para un segundo ciclo de betametasona en el período pretérmino tardío en estos pacientes.
No existen datos que respalden el uso de corticosteroides antes de la viabilidad, y actualmente no se recomienda la
administración de corticosteroides en este contexto. La administración semanal de corticosteroides se ha asociado con una
reducción en el peso al nacer y la circunferencia de la cabeza y no se recomienda (70-72). Ya sea para administrar un curso
de rescate de corticosteroides con PROM a cualquier edad gestacional es controvertido, y no hay pruebas suficientes para
hacer una recomendación a favor o en contra.

¿Debería administrarse sulfato de magnesio para la neuroprotección fetal a pacientes con PROM
pretérmino?
Los ensayos controlados aleatorizados han demostrado que la administración materna de sulfato de magnesio para la
neuroprotección fetal cuando se anticipa el nacimiento antes de las 32 0/7 semanas de gestación reduce el riesgo de parálisis
cerebral en los lactantes supervivientes (RR 0,71; IC del 95%: 0,55-0,91) ( 73). En el más grande de estos ensayos, el 85%
de las mujeres inscritas tuvieron PROM pretérmino entre las 24 semanas y las 32 semanas de gestación (74). El régimen
de tratamiento óptimo para la neuroprotección fetal sigue sin estar claro, y se usaron diferentes regímenes en diferentes
ensayos. Los hospitales que deciden usar sulfato de magnesio para la neuroprotección fetal deben desarrollar pautas
uniformes y específicas para sus departamentos con respecto a los criterios de inclusión, los regímenes de tratamiento, la
tocólisis concurrente y el monitoreo de acuerdo con uno de los ensayos más grandes (74-76). Independientemente del
régimen de tratamiento utilizado, las mujeres con PROM pretérmino antes de las 32 0/7 semanas de gestación que se
considera que están en riesgo de un parto inminente deben ser consideradas candidatas para el tratamiento neuroprotector
fetal con sulfato de magnesio.

¿Se deben administrar antibióticos a pacientes con PROM pretérmino?


La administración de antibióticos de amplio espectro prolonga el embarazo, reduce las infecciones maternas y neonatales,
y reduce la morbilidad gestacional dependiente de la edad (16, 77, 78). El régimen antibiótico óptimo no está claro porque
los regímenes múltiples han demostrado beneficio. Con base en la información disponible, para reducir las infecciones
maternas y neonatales y la morbilidad dependiente de la edad gestacional, se recomienda un tratamiento de 7 días con una
combinación de ampicilina intravenosa y eritromicina seguida de amoxicilina oral y eritromicina durante el manejo
expectante de mujeres con PROM prematura que tienen menos de 34 0/7 semanas de gestación (16, 77). El régimen
utilizado en el ensayo de la Red de Unidades de Medicina Materno Fetal del Instituto Nacional de Salud Infantil y
Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver fue la ampicilina intravenosa (2 g cada 6 horas) y eritromicina (250 mg cada
uno).
6 horas) durante 48 horas seguido de amoxicilina oral (250 mg cada 8 horas) y base de eritromicina (333 mg cada 8 horas)
(78). El uso de amoxicilina-ácido clavulánico se ha asociado con mayores tasas de enterocolitis necrosante y no se
recomienda (16, 77). Aunque no existen regímenes alternativos bien estudiados para las mujeres alérgicas a los antibióticos
b-lactámicos, puede ser razonable administrar eritromicina sola. Las mujeres con PROM pretérmino y un feto viable que
son candidatos para la profilaxis del GBS intraparto deben recibir profilaxis del GBS intraparto para prevenir la transmisión
vertical, independientemente de los tratamientos anteriores (41, 79, 80).

¿Debe administrarse la PROM pretérmino con atención domiciliaria?


El tratamiento ambulatorio de la PROM prematura con un feto viable no se ha estudiado lo suficiente como para
establecer la seguridad y, por lo tanto, no se recomienda. Dos ensayos controlados aleatorios pequeños que compararon
la hospitalización con la atención domiciliaria de mujeres con RPM pretérmino no tenían poder suficiente para demostrar
una diferencia significativa en el resultado porque solo el 11-18% de las mujeres eran elegibles para la atención
domiciliaria antes del parto (81, 82). Debido a que la latencia es frecuentemente breve, la infección puede presentarse
repentinamente y el feto tiene un mayor riesgo de compresión del cordón umbilical, se recomienda la hospitalización
con vigilancia de la mujer y su feto una vez que se ha alcanzado la viabilidad.

¿Cómo debe tratarse un paciente con PROM prematuro y cerclaje cervical?


No hay estudios prospectivos con los cuales guiar la atención de las mujeres con PROM prematuro que tienen cerclaje
cervical. Los resultados de estudios retrospectivos no han sido consistentes, pero en general han encontrado que la
retención de cerclaje por más de 24 horas después de la PROM prematura se asocia con la prolongación del embarazo
(83); sin embargo, debido a la naturaleza no aleatorizada de los informes, no está claro cómo factores como el trabajo o
la infección contribuyeron a las decisiones de eliminación del cerclaje, lo que puede haber arrojado resultados sesgados.
En algunos, pero no en todos los estudios, la retención de cerclaje con PROM pretérmino se ha asociado con mayores
tasas de mortalidad neonatal por sepsis, sepsis neonatal, síndrome de dificultad respiratoria y corioamnionitis materna
(83, 84).
No se puede hacer una recomendación firme sobre la necesidad de eliminar un cerclaje después de la PROM pretérmino,
y la eliminación o retención es razonable. De todos modos, si un cerclaje permanece en su lugar con PROM pretérmino,
no se recomienda la profilaxis antibiótica prolongada más allá de los 7 días.

¿Cuál es el tratamiento óptimo de un paciente con una PROM prematura y una infección por el virus del
herpes simple o el virus de la inmunodeficiencia humana?
La infección neonatal por el virus del herpes simple (HSV, por sus siglas en inglés) generalmente es consecuencia de la
transmisión materno-fetal durante el parto. Se informa que el riesgo de transmisión vertical con parto en HSV primario
está entre 30% y 50%, en comparación con solo 3% en casos de HSV recurrente (85). La literatura sobre el manejo
expectante de la PROM prematura con infección materna activa por HSV se limita a pequeñas series de casos e informes
de casos (86, 87). Todos los pacientes fueron tratados con aciclovir, y el parto por cesárea se realizó si las lesiones
estaban presentes en el momento del parto. No se informaron casos de transmisión vertical.
El riesgo de prematuridad debe sopesarse frente al riesgo potencial de infección neonatal por VHS. En el establecimiento
de PROM con infección activa recurrente, se recomienda un manejo expectante antes de las 34 0/7 semanas de gestación.
Se debe iniciar el tratamiento con el virus del herpes simple, y se deben administrar corticosteroides, antibióticos y
sulfato de magnesio para la neuroprotección, según lo indicado por la clínica. Si la enfermedad activa o los síntomas
prodrómicos están presentes al inicio del trabajo de parto o cuando está indicado el parto, se recomienda el parto por
cesárea.
El manejo óptimo de la PROM prematura en el contexto de la infección primaria por HSV es menos claro debido al
mayor riesgo de transmisión vertical. Se recomienda la terapia con virus herpes simple, y si hay lesiones en el momento
del parto, se recomienda la cesárea.
El manejo óptimo del paciente con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y la PROM prematura también es
incierto porque no hay datos adecuados de pacientes con ruptura prolongada de las membranas. Las primeras
observaciones mostraron que la duración de la ruptura de la membrana se correlaciona con el riesgo de transmisión al
recién nacido (88), pero los datos actuales sugieren que la duración de la ruptura de la membrana no se correlaciona con
el riesgo de transmisión vertical en pacientes que reciben terapia antirretroviral altamente activa. tiene una baja carga
viral y recibe zidovudina anteparto e intraparto (89). Además, una serie de 10 pacientes con PROM pretérmino que se
manejaron expectantes mientras recibían terapia antirretroviral, no tuvieron casos de transmisión del VIH al recién
nacido a pesar de las cargas virales de hasta 23,000 copias por ml; los períodos de latencia variaron de 4 horas a 4 días
en esta serie, y todos los pacientes fueron entregados por cesárea (90).
El tratamiento de los pacientes con infección por VIH que tienen PROM pretérmino debe individualizarse, teniendo en
cuenta los factores, incluida la edad gestacional, el régimen antirretroviral actual y la carga viral. En los casos en que la
edad gestacional es muy temprana, el paciente está siendo tratado con medicamentos antirretrovirales, y la carga viral es
baja, un período de manejo expectante puede ser apropiado. En todos los casos, el paciente debe ser manejado en consulta
con un médico con experiencia en el manejo del VIH durante el embarazo. Además, se deben seguir las pautas estándar
de tratamiento anteparto e intraparto y las decisiones de manejo deben discutirse completamente con el paciente (91).

¿Cómo difieren los cuidados para los pacientes con PROM que ocurre antes de la viabilidad neonatal?
Las mujeres que presentan PROM antes de la viabilidad neonatal deben recibir asesoría sobre los riesgos y beneficios
del manejo expectante versus la entrega inmediata. La consejería debe incluir una evaluación realista de los resultados
neonatales. La entrega inmediata debe ser ofrecida. Se deben hacer intentos para proporcionar a los padres la información
más actual y precisa posible (92).
Si el paciente opta por el manejo expectante y es clínicamente estable sin evidencia de infección, se puede considerar
la vigilancia ambulatoria. Las precauciones deben revisarse con el paciente y ella debe ir al hospital si desarrolla síntomas
de infección, trabajo de parto o abruptio placentae. Puede ser útil instruir a los pacientes para controlar las temperaturas.
Típicamente, las mujeres con PROM previable que han sido atendidas como pacientes ambulatorios ingresan al hospital
una vez que el embarazo ha alcanzado la viabilidad.
La administración de corticosteroides prenatales y antibióticos de latencia para la maduración del feto al alcanzar la
viabilidad es apropiada dado que es probable que haya un parto prematuro. Se han estudiado múltiples métodos
ecográficos (como medidas y relaciones torácicas, velocidades de flujo en vasos pulmonares y estimaciones
tridimensionales del volumen pulmonar) para evaluar el desarrollo pulmonar en el período anterior al parto, pero todos
tienen una precisión limitada y no se pueden considerar suficientemente confiables. para la gestión clínica (30). Debido
a que la mayoría de los estudios de profilaxis antibiótica con PROM pretérmino reclutaron pacientes solo después de 24
semanas de gestación, no hay datos adecuados para evaluar los riesgos y beneficios de dicho tratamiento a edades
gestacionales más tempranas. Sin embargo, es razonable ofrecer un curso de antibióticos para la prolongación del
embarazo a pacientes con PROM previable que eligen la conducta expectante (67). No hay evidencia para apoyar el uso
de tocolíticos en el ajuste de PROM prematuro previable, y en este contexto, no se recomienda la tocólisis.

¿Cuál es el resultado esperado de la RPM después de la amniocentesis en el segundo trimestre?


En estudios de mujeres sometidas a amniocentesis en el segundo trimestre para el diagnóstico prenatal de trastornos
genéticos, el riesgo de PROM es de aproximadamente 1% (93, 94). A diferencia de los pacientes con PROM espontánea
en el segundo trimestre, se espera una reacumulación del volumen de líquido amniótico normal y resultados favorables.
En una serie de 11 pacientes con PROM después de una amniocentesis genética, hubo una pérdida de embarazo previable,
la reacumulación de líquido amniótico normal ocurrió dentro de 1 mes en el 72% de los pacientes, y la tasa de
supervivencia perinatal fue del 91% (93).
Después del asesoramiento adecuado, los pacientes con PROM
después de la amniocentesis genética generalmente se manejan expectantes como pacientes ambulatorios. Deben
tomarse precauciones con respecto a los síntomas de la corioamnionitis y el aborto espontáneo. Se recomiendan visitas
regulares de seguimiento con exámenes ecográficos para evaluar el volumen de líquido amniótico.

¿Cómo debe manejarse un paciente con antecedentes de RPM prematura en futuros embarazos?
Los pacientes con PROM pretérmino anterior tienen un mayor riesgo de PROM recurrente y parto prematuro, y se
debe tomar un historial médico detallado. Sin embargo, hay pocos estudios que examinen las intervenciones para prevenir
la PROM recurrente. Los pacientes con antecedentes de PROM prematura se incluyeron en los estudios de suplementos
de progesterona para la reducción de recurrencia del parto prematuro, pero la mayoría de los estudios no informaron la
proporción específica de mujeres con PROM en el grupo de estudio o analizaron por separado los resultados en esos
pacientes (95, 96). Sin embargo, dado el beneficio potencial de la terapia con progesterona, a las mujeres con una
gestación única y un parto prematuro espontáneo (debido al parto con membranas intactas o PROM) se les debe ofrecer
suplementos de progesterona desde las 16 semanas hasta las 24 semanas de gestación para reducir el riesgo de nacimiento
prematuro espontáneo recurrente.
Aunque la medición ultrasonográfica vaginal del cuello uterino es un medio seguro y confiable de evaluar el riesgo
de parto prematuro relacionado con la longitud cervical, no se han realizado ensayos bien diseñados de vigilancia cervical
en mujeres con antecedentes de PROM. De manera similar a los estudios de progesterona, las mujeres con PROM previa
se incluyeron en los ensayos que evaluaron la evaluación cervical, la progesterona vaginal y el cerclaje, pero no se
informaron sus datos específicos (97, 98). Por lo tanto, al igual que con las mujeres con partos prematuros espontáneos,
se puede considerar el cribado transvaginal de la longitud del cuello uterino. La colocación de cerclaje se asocia con
disminuciones significativas en los resultados de partos prematuros, ofrece beneficios perinatales y puede considerarse
en mujeres con la siguiente combinación de hallazgos de la historia y la ecografía: embarazo simple actual, nacimiento
prematuro espontáneo antes de las 34 semanas de gestación y longitud cervical corta (menos de 25 mm) antes de las 24
semanas de gestación (99)…. No hay datos sobre los cuales basar una recomendación con respecto a la edad gestacional
óptima para iniciar la vigilancia o la frecuencia del monitoreo.

Resumen de recomendaciones y conclusiones


Las siguientes recomendaciones se basan en pruebas científicas buenas y consistentes (Nivel A):

Los pacientes con PROM antes de las 34 0/7 semanas de gestación deben ser manejados con expectativa si no
existen contraindicaciones maternales o fetales.
Para reducir las infecciones maternas y neonatales y la morbilidad dependiente de la edad gestacional, se
recomienda un tratamiento de 7 días con una combinación de ampicilina intravenosa y eritromicina seguida de
amoxicilina oral y eritromicina durante el tratamiento expectante de mujeres con PROM pretérmino menores de
34 años. 0/7 semanas de gestación.
Las mujeres con PROM prematura y un feto viable que son candidatos para la profilaxis de GBS intraparto deben
recibir profilaxis de GBS intraparto para prevenir la transmisión vertical independientemente de los tratamientos
anteriores.
Se recomienda un solo ciclo de corticosteroides para mujeres embarazadas entre 24 0/7 semanas y 34 0/7 semanas
de gestación, y puede considerarse para mujeres embarazadas a las 23 0/7 semanas de gestación que están en riesgo
de parto prematuro dentro de 7 días.
Las mujeres con PROM pretérmino antes de las 32 0/7 semanas de gestación que se consideran en riesgo de parto
inminente deben ser consideradas candidatas para el tratamiento neuroprotector fetal con sulfato de magnesio.
Las siguientes recomendaciones y conclusiones se basan en evidencia científica limitada e inconsistente
(Nivel B):
Para las mujeres con PROM a las 37 0/7 semanas de gestación o más, si el parto espontáneo no ocurre cerca del
momento de la presentación en aquellos que no tienen contraindicaciones para el trabajo de parto, se debe inducir el
parto.
A las 34 0/7 semanas de gestación o más, se recomienda el parto a todas las mujeres con ruptura de membranas.
En el contexto de ruptura de membranas con trabajo de parto activo, no se ha demostrado que la tocólisis terapéutica
prolongue la latencia ni mejore los resultados neonatales. Por lo tanto, no se recomienda la tocólisis terapéutica

La siguiente conclusión se basa principalmente en el consenso y la opinión de expertos (Nivel C):


El tratamiento ambulatorio de la PROM prematura con un feto viable no se ha estudiado lo suficiente como para
establecer la seguridad y, por lo tanto, no se recomienda.

Medida de rendimiento propuesta


El porcentaje de pacientes atendidos de forma expectante con PROM pretérmino (hasta 34 0/7 semanas de gestación)
que reciben antibióticos de latencia y corticosteroides.
branes at term. TERMPROM Study Group. N Engl J Med
References 1996;334:1005–10. (Level I) [PubMed] [Full Text] ^
1. Martin JA, Hamilton BE, Ventura SJ, Osterman MJ, 14. Melamed N, Hadar E, Ben-Haroush A, Kaplan B, Yogev Y.
Wilson EC, Mathews TJ. Births: final data for 2010. Natl Factors affecting the duration of the latency period in
Vital Stat Rep 2012;61(1):1–71. (Level II-3) ^ preterm premature rupture of membranes. J Matern Fetal
Neonatal Med 2009;22:1051– 6. (Level II-3) [PubMed]
2. Mathews TJ, MacDorman MF. Infant mortality statistics [Full Text] ^
from the 2006 period linked birth/infant death data set.
Natl Vital Stat Rep 2010;58:1–31. (Level II-3) [PubMed] 15. Johnson JW, Egerman RS, Moorhead J. Cases with
^ ruptured membranes that “reseal.” Am J Obstet Gynecol
1990;163:1024–30; discussion 1030–2. (Level II-2)
3. Waters TP, Mercer B. Preterm PROM: prediction, pre- [PubMed] ^
vention, principles. Clin Obstet Gynecol 2011;54:307–12.
16. Kenyon S, Boulvain M, Neilson JP. Antibiotics for pre-
(Level III) [PubMed] ^
term rupture of membranes. Cochrane Database of
4. Moore RM, Mansour JM, Redline RW, Mercer BM, Systematic Reviews 2010, Issue 8. Art. No.: CD001058.
Moore JJ. The physiology of fetal membrane rupture: DOI: 10.1002/14651858.CD001058.pub2. (Meta-analysis)
insight gained from the determination of physical proper- [PubMed] [Full Text] ^
ties. Placenta 2006;27:1037–51. (Level III) [PubMed] ^ 17. Beydoun SN, Yasin SY. Premature rupture of the mem-
5. Mercer BM. Preterm premature rupture of the mem- branes before 28 weeks: conservative management. Am J
branes. Obstet Gynecol 2003;101:178–93. (Level III) Obstet Gynecol 1986;155:471–9. (Level III) [PubMed] ^
[PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^ 18. Major CA, de Veciana M, Lewis DF, Morgan MA. Preterm
6. Garite TJ, Freeman RK. Chorioamnionitis in the preterm premature rupture of membranes and abruptio placentae:
gestation. Obstet Gynecol 1982;59:539–45. (Level II-3) is there an association between these pregnancy complica-
[PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^ tions? Am J Obstet Gynecol 1995;172:672–6. (Level II-3)
[PubMed] [Full Text] ^
7. Mercer BM, Goldenberg RL, Moawad AH, Meis PJ, Iams
JD, Das AF, et al. The preterm prediction study: effect 19. Ananth CV, Oyelese Y, Srinivas N, Yeo L, Vintzileos
of gestational age and cause of preterm birth on AM. Preterm premature rupture of membranes, intra-
subsequent obstetric outcome. National Institute of Child uterine infection, and oligohydramnios: risk factors for
Health and Human Development Maternal-Fetal Medicine placental abruption. Obstet Gynecol 2004;104:71–7.
Units Network. Am J Obstet Gynecol 1999;181:1216–21. (Level II-3) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^
(Level II-2) [PubMed] ^ 20. Lemons JA, Bauer CR, Oh W, Korones SB, Papile LA,
Stoll BJ, et al. Very low birth weight outcomes of the
8. Asrat T, Lewis DF, Garite TJ, Major CA, Nageotte MP,
National Institute of Child health and human develop-
Towers CV, et al. Rate of recurrence of preterm prema-
ment neonatal research network, January 1995 through
ture rupture of membranes in consecutive pregnancies.
December 1996. NICHD Neonatal Research Network.
Am J Obstet Gynecol 1991;165:1111–5. (Level II-2)
Pediatrics 2001;107:E1. (Level II-3) [PubMed] [Full
[PubMed] ^
Text] ^
9. Mercer BM, Goldenberg RL, Meis PJ, Moawad AH, 21. Spinillo A, Capuzzo E, Stronati M, Ometto A, Orcesi S,
Shellhaas C, Das A, et al. The Preterm Prediction Study: Fazzi E. Effect of preterm premature rupture of mem-
prediction of preterm premature rupture of mem- branes branes on neurodevelopmental outcome: follow up at two
through clinical findings and ancillary testing. The years of age. Br J Obstet Gynaecol 1995;102:882–7.
National Institute of Child Health and Human (Level II-2) [PubMed] ^
Development Maternal–Fetal Medicine Units Network.
Am J Obstet Gynecol 2000;183:738–45. (Level II-2) 22. Yoon BH, Romero R, Park JS, Kim CJ, Kim SH, Choi JH,
[PubMed] [Full Text] ^ et al. Fetal exposure to an intra-amniotic inflammation
and the development of cerebral palsy at the age of three
10. Harger JH, Hsing AW, Tuomala RE, Gibbs RS, Mead PB, years. Am J Obstet Gynecol 2000;182:675–81. (Level II-
Eschenbach DA, et al. Risk factors for preterm premature 2) [PubMed] ^
rupture of fetal membranes: a multicenter case-control
23. Locatelli A, Ghidini A, Paterlini G, Patane L, Doria V,
study. Am J Obstet Gynecol 1990;163:130–7. (Level II-2)
Zorloni C, et al. Gestational age at preterm premature
[PubMed] ^
rupture of membranes: a risk factor for neonatal white
11. Berkowitz GS, Blackmore-Prince C, Lapinski RH, Savitz matter damage. Am J Obstet Gynecol 2005;193:947–51.
DA. Risk factors for preterm birth subtypes. Epidemiology (Level II-3) [PubMed] [Full Text] ^
1998;9:279–85. (Level II-3) [PubMed] ^ 24. Mercer BM, Arheart KL. Antimicrobial therapy in
12. Treadwell MC, Bronsteen RA, Bottoms SF. Prognostic expectant management of preterm premature rupture of
factors and complication rates for cervical cerclage: a the membranes [published erratum appears in Lancet
review of 482 cases. Am J Obstet Gynecol 1991;165: 1996;347:410]. Lancet 1995;346:1271–9. (Meta-analysis)
555–8. (Level II-3) [PubMed] ^ [PubMed] [Full Text] ^
13. Hannah ME, Ohlsson A, Farine D, Hewson SA, Hodnett 25. Manuck TA, Eller AG, Esplin MS, Stoddard GJ, Varner
ED, Myhr TL, et al. Induction of labor compared with MW, Silver RM. Outcomes of expectantly managed pre-
expectant management for prelabor rupture of the mem- term premature rupture of membranes occurring before
24 weeks of gestation. Obstet Gynecol 2009;114:29–37. tion of rupture of membranes. Am J Perinatol 2005;22:
(Level II-3) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^ 317–20. (Level II-3) [PubMed] [Full Text] ^
26. Waters TP, Mercer BM. The management of preterm pre- 38. Lee SM, Lee J, Seong HS, Lee SE, Park JS, Romero R, et al.
mature rupture of the membranes near the limit of fetal via- The clinical significance of a positive Amnisure test
bility. Am J Obstet Gynecol 2009;201:230–40. (Level III) in women with term labor with intact membranes. J
[PubMed] [Full Text] ^ Matern Fetal Neonatal Med 2009;22:305–10. (Level II-3)
[PubMed] [Full Text] ^
27. Schucker JL, Mercer BM. Midtrimester premature rupture
of the membranes. Semin Perinatol 1996;20:389 –400. 39. Lee SM, Romero R, Park JW, Kim SM, Park CW,
(Level III) [PubMed] ^ Korzeniewski SJ, et al. The clinical significance of a
positive Amnisure test in women with preterm labor and
28. Muris C, Girard B, Creveuil C, Durin L, Herlicoviez M, intact membranes. J Matern Fetal Neonatal Med 2012;25:
Dreyfus M. Management of premature rupture of mem- 1690–8. (Level II-2) [PubMed] [Full Text] ^
branes before 25 weeks. Eur J Obstet Gynecol Reprod
Biol 2007;131:163–8. (Level III) [PubMed] [Full Text] ^ 40. Smith CV, Greenspoon J, Phelan JP, Platt LD. Clinical
utility of the nonstress test in the conservative manage-
29. Farooqi A, Holmgren PA, Engberg S, Serenius F. Survival ment of women with preterm spontaneous premature
and 2-year outcome with expectant management of rupture of the membranes. J Reprod Med 1987;32:1–4.
second-trimester rupture of membranes. Obstet Gynecol (Level II-3) [PubMed] ^
1998;92:895– 901. (Level II-3) [PubMed] [Obstetrics &
Gynecology] ^ 41. Verani JR, McGee L, Schrag SJ. Prevention of perinatal
group B streptococcal disease––revised guidelines from
30. van Teeffelen AS, van der Ham DP, Oei SG, Porath MM, CDC, 2010. Division of Bacterial Diseases, National
Willekes C, Mol BW. The accuracy of clinical param- Center for Immunization and Respiratory Diseases,
eters in the prediction of perinatal pulmonary hypoplasia Centers for Disease Control and Prevention (CDC).
secondary to midtrimester prelabour rupture of fetal mem- MMWR Recomm Rep 2010;59(RR-10):1–36. (Level I)
branes: a meta-analysis. Eur J Obstet Gynecol Reprod [PubMed] [Full Text] ^
Biol 2010;148:3–12. (Meta-analysis) [PubMed] [Full
Text] ^ 42. Middleton P, Shepherd E, Flenady V, McBain RD,
Crowther CA. Planned early birth versus expectant man-
31. van Teeffelen AS, Van Der Heijden J, Oei SG, Porath MM, agement (waiting) for prelabour rupture of membranes
Willekes C, Opmeer B, et al. Accuracy of imaging at term (37 weeks or more). Cochrane Database of
parameters in the prediction of lethal pulmonary hypo- Systematic Reviews 2017, Issue 1. Art. No.: CD005302.
plasia secondary to mid-trimester prelabor rupture of fetal DOI: 10.1002/14651858.CD005302.pub3. (Meta-analysis)
membranes: a systematic review and meta-analysis. ^
Ultrasound Obstet Gynecol 2012;39:495–9. (Meta-
43. Flenady V, King JF. Antibiotics for prelabour rupture
analysis) [PubMed] [Full Text] ^
of membranes at or near term. Cochrane Database of
32. Blott M, Greenough A. Neonatal outcome after prolonged Systematic Reviews 2002, Issue 3. Art. No.: CD001807.
rupture of the membranes starting in the second trimester. DOI: 10.1002/14651858.CD001807. (Meta-analysis)
Arch Dis Child 1988;63:1146–50. (Level III) [PubMed] [PubMed] [Full Text] ^
[Full Text] ^
44. Ovalle A, Martinez MA, Kakarieka E, Gomez R, Rubio R,
33. Alexander JM, Mercer BM, Miodovnik M, Thurnau GR, Valderrama O, et al. Antibiotic administration in patients
Goldenberg RL, Das AF, et al. The impact of digital with preterm premature rupture of membranes reduces
cervical examination on expectantly managed preterm the rate of histological chorioamnionitis: a prospective,
rupture of membranes. Am J Obstet Gynecol 2000;183: randomized, controlled study. J Matern Fetal Neonatal
1003–7. (Level II-2) [PubMed] [Full Text] ^ Med 2002;12:35–41. (Level I) [PubMed] [Full Text] ^
34. Munson LA, Graham A, Koos BJ, Valenzuela GJ. Is there 45. Cararach V, Botet F, Sentis J, Almirall R, Perez-Picanol E.
a need for digital examination in patients with spontane- Administration of antibiotics to patients with rupture of
ous rupture of the membranes? Am J Obstet Gynecol membranes at term: a prospective, randomized, multicen-
1985;153:562 –3. (Level III) [PubMed] ^ tric study. Collaborative Group on PROM. Acta Obstet
35. Eriksen NL, Parisi VM, Daoust S, Flamm B, Garite TJ, Gynecol Scand 1998;77:298–302. (Level I) [PubMed]
Cox SM. Fetal fibronectin: a method for detecting the [Full Text] ^
presence of amniotic fluid. Obstet Gynecol 1992;80: 451– 46. Rouse DJ, Weiner SJ, Bloom SL, Varner MW, Spong CY,
4. (Level II-2) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] Ramin SM, et al. Failed labor induction: toward an objec-
^ tive diagnosis. Eunice Kennedy Shriver National Institute
of Child Health and Human Development (NICHD)
36. Lee SE, Park JS, Norwitz ER, Kim KW, Park HS, Jun JK.
Maternal-Fetal Medicine Units Network (MFMU).
Measurement of placental alpha-microglobulin-1 in cer-
Obstet Gynecol 2011;117:267–72. (Level III) [PubMed]
vicovaginal discharge to diagnose rupture of membranes.
[Obstetrics & Gynecology] ^
Obstet Gynecol 2007;109:634–40. (Level II-3) [PubMed]
[Obstetrics & Gynecology] ^ 47. Rouse DJ, Owen J, Hauth JC. Criteria for failed labor
induction: prospective evaluation of a standardized
37. Cousins LM, Smok DP, Lovett SM, Poeltler DM.
protocol. Obstet Gynecol 2000;96:671–7. (Level II-3)
AmniSure placental alpha microglobulin-1 rapid immu-
[PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^
noassay versus standard diagnostic methods for detec-
48. Simon CE, Grobman WA. When Has an Induction Failed? 60. Dunlop PD, Crowley PA, Lamont RF, Hawkins DF.
Obstet Gynecol 2005;105:705–9. (Level II-2) [PubMed] Preterm ruptured membranes, no contractions. J Obstet
[Obstetrics & Gynecology] ^ Gynaecol 1986;7:92–6. (Level II-1) ^

49. Buchanan SL, Crowther CA, Levett KM, Middleton P, 61. Ehsanipoor RM, Shrivastava VK, Lee RM, Chan K,
Morris J. Planned early birth versus expectant management Galyean AM, Garite TJ, et al. A randomized, double-
for women with preterm prelabour rupture of membranes masked trial of prophylactic indomethacin tocolysis versus
prior to 37 weeks’ gestation for improving pregnancy placebo in women with premature rupture of membranes.
outcome. Cochrane Database of Systematic Reviews Am J Perinatol 2011;28:473–8. (Level I) [PubMed] [Full
2010, Issue 3. Art. No.: CD004735. DOI: 10.1002/ Text] ^
14651858.CD004735.pub3. (Meta-analysis) [PubMed] 62. Mackeen AD, Seibel-Seamon J, Grimes-Dennis J, Baxter
[Full Text] ^ JK, Berghella V. Tocolytics for preterm premature rup-
50. van der Ham DP, van der Heyden JL, Opmeer BC, ture of membranes. Cochrane Database of Systematic
Mulder AL, Moonen RM, van Beek JH, et al. Management Reviews 2011, Issue 10. Art. No.: CD007062. DOI:
of late-preterm premature rupture of membranes: the 10.1002/14651858.CD007062.pub2. (Meta-analysis)
PPROMEXIL-2 trial. Am J Obstet Gynecol 2012;207:276. [PubMed] [Full Text] ^
e1–276.10. (Level I) [PubMed] [Full Text] ^ 63. Garite TJ, Keegan KA, Freeman RK, Nageotte MP. A
51. van der Ham DP, Vijgen SM, Nijhuis JG, van Beek JJ, randomized trial of ritodrine tocolysis versus expectant
Opmeer BC, Mulder AL, et al. Induction of labor versus management in patients with premature rupture of mem-
expectant management in women with preterm prelabor branes at 25 to 30 weeks of gestation. Am J Obstet
rupture of membranes between 34 and 37 weeks: a ran- Gynecol 1987;157:388–93. (Level I) [PubMed] ^
domized controlled trial. PPROMEXIL trial group. PLoS 64. Roberts D, Dalziel SR. Antenatal corticosteroids for accel-
Med 2012;9:e1001208. (Level I) [PubMed] [Full Text] ^ erating fetal lung maturation for women at risk of preterm
52. Naef RW 3rd, Allbert JR, Ross EL, Weber BM, Martin birth. Cochrane Database of Systematic Reviews 2006,
RW, Morrison JC. Premature rupture of membranes at Issue 3. Art. No.: CD004454. DOI: 10.1002/14651858.
34 to 37 weeks’ gestation: aggressive versus conservative CD004454.pub2. (Meta-analysis) [PubMed] [Full Text] ^
management. Am J Obstet Gynecol 1998;178:126–30. 65. Vidaeff AC, Ramin SM. Antenatal corticosteroids after
(Level I) [PubMed] ^ preterm premature rupture of membranes. Clin Obstet
53. Mercer BM, Crocker LG, Boe NM, Sibai BM. Induction Gynecol 2011;54:337– 43. (Level III) [PubMed] ^
versus expectant management in premature rupture of the 66. Harding JE, Pang J, Knight DB, Liggins GC. Do antena-
membranes with mature amniotic fluid at 32 to 36 tal corticosteroids help in the setting of preterm rupture
weeks: a randomized trial. Am J Obstet Gynecol 1993;169: of membranes? Am J Obstet Gynecol 2001; 184:131–9.
775–82. (Level I) [PubMed] ^ (Level II-2) [PubMed] [Full Text] ^
54. Teune MJ, Bakhuizen S, Gyamfi Bannerman C, Opmeer 67. Periviable Birth. Obstetric Care Consensus No. 6.
BC, van Kaam AH, van Wassenaer AG, et al. A syste- American College of Obstetricians and Gynecologists.
matic review of severe morbidity in infants born late Obstet Gynecol 2017;130:e187–99. (Level III) ^
preterm. Am J Obstet Gynecol 2011;205:374.e1–9. (Meta-
analysis) [PubMed] [Full Text] ^ 68. Antenatal corticosteroids revisited: repeat courses. NIH
Consens Statement 2000;17(2):1–18. (Level III) [PubMed]
55. McGowan JE, Alderdice FA, Holmes VA, Johnston L. ^
Early childhood development of late-preterm infants: a
systematic review. Pediatrics 2011;127:1111–24. (Level 69. Gyamfi-Bannerman C, Thom EA, Blackwell SC, Tita AT,
III) [PubMed] [Full Text] ^ Reddy UM, Saade GR, et al. Antenatal betametha- sone
for women at risk for late preterm delivery. NICHD
56. Melamed N, Ben-Haroush A, Pardo J, Chen R, Hadar Maternal–Fetal Medicine Units Network. N Engl J Med
E, Hod M, et al. Expectant management of preterm pre- 2016;374:1311–20. (Level I) [PubMed] [Full Text] ^
mature rupture of membranes: is it all about gestational
age? Am J Obstet Gynecol 2011;204:48.e1–8. (Level II-3) 70. Wapner RJ, Sorokin Y, Thom EA, Johnson F, Dudley DJ,
[PubMed] [Full Text] ^ Spong CY, et al. Single versus weekly courses of antenatal
corticosteroids: evaluation of safety and efficacy. National
57. Ramsey PS, Lieman JM, Brumfield CG, Carlo W. Institute of Child Health and Human Development
Chorioamnionitis increases neonatal morbidity in preg-
Maternal Fetal Medicine Units Network. Am J Obstet
nancies complicated by preterm premature rupture of
Gynecol 2006;195:633–42. (Level I) [PubMed] [Full
membranes. Am J Obstet Gynecol 2005;192:1162–6.
Text] ^
(Level II-3) [PubMed] [Full Text] ^
71. Bloom SL, Sheffield JS, McIntire DD, Leveno KJ.
58. Tita AT, Andrews WW. Diagnosis and management of
Antenatal dexamethasone and decreased birth weight.
clinical chorioamnionitis. Clin Perinatol 2010;37:339–54.
Obstet Gynecol 2001;97:485– 90. (Level II-3) [PubMed]
(Level III) [PubMed] [Full Text] ^
[Obstetrics & Gynecology] ^
59. Fox NS, Gelber SE, Kalish RB, Chasen ST. Contemporary
practice patterns and beliefs regarding tocolysis among 72. Thorp JA, Jones PG, Knox E, Clark RH. Does antenatal
U.S. maternal-fetal medicine specialists. Obstet Gynecol corticosteroid therapy affect birth weight and head cir-
2008;112:42–7. (Level III) [PubMed] [Obstetrics & cumference? Obstet Gynecol 2002;99:101–8. (Level II-3)
Gynecology] ^ [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^
73. Doyle LW, Crowther CA, Middleton P, Marret S, Rouse D. 83. Giraldo-Isaza MA, Berghella V. Cervical cerclage and
Magnesium sulphate for women at risk of preterm birth preterm PROM. Clin Obstet Gynecol 2011;54:313–20.
for neuroprotection of the fetus. Cochrane Database of (Level III) [PubMed] ^
Systematic Reviews 2009, Issue 1. Art. No.: CD004661. 84. Laskin MD, Yinon Y, Whittle WL. Preterm premature
DOI:10.1002/14651858.CD004661.pub3.(Meta-analysis) rupture of membranes in the presence of cerclage: is the
[PubMed] [Full Text] ^ risk for intra-uterine infection and adverse neona- tal
outcome increased? J Matern Fetal Neonatal Med
74. Rouse DJ, Hirtz DG, Thom E, Varner MW, Spong CY,
2012;25:424–8. (Level II-2) [PubMed] [Full Text] ^
Mercer BM, et al. A randomized, controlled trial of mag-
nesium sulfate for the prevention of cerebral palsy. Eunice 85. Brown ZA, Gardella C, Wald A, Morrow RA, Corey L.
Kennedy Shriver NICHD Maternal–Fetal Medicine Units Genital herpes complicating pregnancy [published errata
Network. N Engl J Med 2008;359:895–905. (Level I) appear in Obstet Gynecol 2006;107:428; Obstet Gyne-
[PubMed] [Full Text] ^ col 2007;109:207]. Obstet Gynecol 2005;106:845–56.
(Level III) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^
75. Marret S, Marpeau L, Zupan-Simunek V, Eurin D,
Leveque C, Hellot MF, et al. Magnesium sulphate given 86. Ehsanipoor RM, Major CA. Herpes simplex and HIV
before very-preterm birth to protect infant brain: the ran- infections and preterm PROM. Clin Obstet Gynecol
domised controlled PREMAG trial. PREMAG trial group. 2011;54:330– 6. (Level III) [PubMed] ^
BJOG 2007;114:310–8. (Level I) [PubMed] [Full Text] 87. Major CA, Towers CV, Lewis DF, Garite TJ. Expectant
^ management of preterm premature rupture of membranes
76. Crowther CA, Hiller JE, Doyle LW, Haslam RR. Effect complicated by active recurrent genital herpes. Am J
of magnesium sulfate given for neuroprotection before Obstet Gynecol 2003;188:1551–4; discussion 1554–5.
preterm birth: a randomized controlled trial. Australasian (Level II-3) [PubMed] [Full Text] ^
Collaborative Trial of Magnesium Sulphate (ACTOMg 88. Landesman SH, Kalish LA, Burns DN, Minkoff H, Fox
SO4) Collaborative Group. JAMA 2003;290:2669–76. HE, Zorrilla C, et. al. Obstetrical factors and the trans-
(Level I) [PubMed] [Full Text] ^ mission of human immunodeficiency virus type 1 from
77. Kenyon SL, Taylor DJ, Tarnow-Mordi W. Broad- mother to child. The Women and Infants Transmission
spectrum antibiotics for preterm, prelabour rupture of fetal Study. N Engl J Med 1996;334:1617–23. (Level II-2)
membranes: the ORACLE I randomised trial. ORACLE [PubMed] [Full Text] ^
Collaborative Group [published erratum appears in 89. Cotter AM, Brookfield KF, Duthely LM, Gonzalez
Lancet 2001;358:156]. Lancet 2001;357:979–88. (Level I) Quintero VH, Potter JE, O’Sullivan MJ. Duration of
[PubMed] [Full Text] ^ membrane rupture and risk of perinatal transmission of
78. Mercer BM, Miodovnik M, Thurnau GR, Goldenberg RL, HIV-1 in the era of combination antiretroviral therapy.
Das AF, Ramsey RD, et al. Antibiotic therapy for Am J Obstet Gynecol 2012;207:482.e1–5. (Level II-2)
reduction of infant morbidity after preterm premature [PubMed] [Full Text] ^
rupture of the membranes. A randomized controlled trial. 90. Alvarez JR, Bardeguez A, Iffy L, Apuzzio JJ. Preterm
National Institute of Child Health and Human premature rupture of membranes in pregnancies com-
Development Maternal–Fetal Medicine Units Network. plicated by human immunodeficiency virus infection:
JAMA 1997;278:989–95. (Level I) [PubMed] ^ a singe center’s five-year experience. J Matern Fetal
79. Prevention of early-onset group B streptococcal disease Neonatal Med 2007;20:853–7. (Level II-3) [PubMed]
in newborns. Committee Opinion No. 485. American [Full Text] ^
College of Obstetricians and Gynecologists. Obstet 91. Panel on Treatment of HIV-Infected Pregnant Women and
Gynecol 2011;117:1019 –27. (Level III) [PubMed] Prevention of Perinatal Transmission. Recommendations
[Obstetrics & Gynecology] ^ for use of antiretroviral drugs in pregnant HIV-1-
80. Use of prophylactic antibiotics in labor and delivery. infected women for maternal health and interventions to
Practice Bulletin No. 120. American College of Obste- reduce perinatal HIV transmission in the United States.
tricians and Gynecologists. Obstet Gynecol 2011;117: Rockville (MD): Department of Health and Human
1472–83. (Level III) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] Services. Available at http://aidsinfo.nih.gov/contentfiles/
^ lvguidelines/perinatalGL.pdf. Retrieved July 30, 2013.
(Level III) ^
81. Abou El Senoun G, Dowswell T, Mousa HA. Planned
home versus hospital care for preterm prelabour rupture 92. Perinatal care at the threshold of viability. ACOG Prac-
of the membranes (PPROM) prior to 37 weeks’ gesta- tice Bulletin No. 38. American College of Obstetricians
tion. Cochrane Database of Systematic Reviews 2010, and Gynecologists; Obstet Gynecol 2002;100:617–24.
Issue 4. Art. No.: CD008053. DOI: 10.1002/14651858. (Level III) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^
CD008053.pub2. (Meta-analysis) [PubMed] [Full Text]
93. Borgida AF, Mills AA, Feldman DM, Rodis JF, Egan JF.
^
Outcome of pregnancies complicated by ruptured mem-
82. Carlan SJ, O’Brien WF, Parsons MT, Lense JJ. Preterm branes after genetic amniocentesis. Am J Obstet Gynecol
premature rupture of membranes: a randomized study 2000;183:937–9. (Level II-3) [PubMed] [Full Text] ^
of home versus hospital management. Obstet Gynecol
94. Gold RB, Goyert GL, Schwartz DB, Evans MI, Seabolt
1993;81:61–4. (Level I) [PubMed] [Obstetrics &
LA. Conservative management of second-trimester
Gynecology] ^
postamniocentesis fluid leakage. Obstet Gynecol 1989;74:
745–7. (Level III) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] The MEDLINE database, the Cochrane Library, and the
^ American College of Obstetricians and Gynecologists’
own internal resources and documents were used to con-
95. Meis PJ, Klebanoff M, Thom E, Dombrowski MP, Sibai B, duct a literature search to locate relevant articles pub- lished
Moawad AH, et al. Prevention of recurrent preterm deliv- between January 1990–June 2013. The search was
ery by 17 alpha-hydroxyprogesterone caproate. National restricted to articles published in the English language.
Institute of Child Health and Human Development Priority was given to articles reporting results of original
Maternal–Fetal Medicine Units Network [published erra- research, although review articles and commentaries also
tum appears in N Engl J Med 2003;349:1299]. N Engl J were consulted. Abstracts of research presented at sympo-
Med 2003;348:2379–85. (Level I) [PubMed] [Full Text] sia and scientific conferences were not considered adequate
^ for inclusion in this document. Guidelines published by
organizations or institutions such as the National Institutes
96. Tita AT, Rouse DJ. Progesterone for preterm birth pre-
of Health and the American College of Obstetricians and
vention: an evolving intervention. Am J Obstet Gynecol
Gynecologists were reviewed, and additional studies were
2009;200:219 –24. (Level III) [PubMed] [Full Text] ^ located by reviewing bibliographies of identified articles.
97. Hassan SS, Romero R, Vidyadhari D, Fusey S, Baxter When reliable research was not available, expert opinions
JK, Khandelwal M, et al. Vaginal progesterone reduces from obstetrician–gynecologists were used.
the rate of preterm birth in women with a sonographic Studies were reviewed and evaluated for quality according
short cervix: a multicenter, randomized, double-blind, to the method outlined by the U.S. Preventive Services
placebo-controlled trial. PREGNANT Trial. Ultrasound Task Force:
Obstet Gynecol 2011;38:18–31. (Level I) [PubMed] [Full I Evidence obtained from at least one properly
Text] ^ designed randomized controlled trial.
98. Owen J, Hankins G, Iams JD, Berghella V, Sheffield JS, II-1 Evidence obtained from well-designed controlled
Perez-Delboy A, et al. Multicenter randomized trial of trials without randomization.
cerclage for preterm birth prevention in high-risk women II-2 Evidence obtained from well-designed cohort or
with shortened midtrimester cervical length. Am J Obstet case–control analytic studies, preferably from more
Gynecol 2009;201:375.e1–8. (Level I) [PubMed] [Full than one center or research group.
Text] ^ II-3 Evidence obtained from multiple time series with or
without the intervention. Dramatic results in uncon-
99. Berghella V, Rafael TJ, Szychowski JM, Rust OA,
trolled experiments also could be regarded as this
Owen J. Cerclage for short cervix on ultrasonography in
type of evidence.
women with singleton gestations and previous preterm
III Opinions of respected authorities, based on clinical
birth: a meta-analysis. Obstet Gynecol 2011;117:663–71.
experience, descriptive studies, or reports of expert
(Meta-analysis) [PubMed] [Obstetrics & Gynecology] ^ committees.
Based on the highest level of evidence found in the data,
recommendations are provided and graded according to the
following categories:
Level A—Recommendations are based on good and con-
sistent scientific evidence.
Level B—Recommendations are based on limited or incon-
sistent scientific evidence.
Level C—Recommendations are based primarily on con-
sensus and expert opinion.

Copyright January 2018 by the American College of Obste-


tricians and Gynecologists. All rights reserved. No part of this
publication may be reproduced, stored in a retrieval system,
posted on the Internet, or transmitted, in any form or by any
means, electronic, mechanical, photocopying, recording, or
otherwise, without prior written permission from the publisher.
Requests for authorization to make photocopies should be
directed to Copyright Clearance Center, 222 Rosewood Drive,
Danvers, MA 01923, (978) 750-8400.
The American College of Obstetricians and Gynecologists
409 12th Street, SW, PO Box 96920, Washington, DC 20090-6920
Prelabor rupture of membranes. ACOG Practice Bulletin No. 188.
American College of Obstetricians and Gynecologists. Obstet Gyne-
col 2018;131:e1–14.
This information is designed as an educational resource to aid clinicians in providing obstetric and gynecologic care, and use of this information is vol-
untary. This information should not be considered as inclusive of all proper treatments or methods of care or as a statement of the standard of care. It is
not intended to substitute for the independent professional judgment of the treating clinician. Variations in practice may be warranted when, in the reason-
able judgment of the treating clinician, such course of action is indicated by the condition of the patient, limitations of available resources, or advances in
knowledge or technology. The American College of Obstetricians and Gynecologists reviews its publications regularly; however, its publications may not
reflect the most recent evidence. Any updates to this document can be found on www.acog.org or by calling the ACOG Resource Center.
While ACOG makes every effort to present accurate and reliable information, this publication is provided “as is” without any warranty of accuracy, reli-
ability, or otherwise, either express or implied. ACOG does not guarantee, warrant, or endorse the products or services of any firm, organization, or person.
Neither ACOG nor its officers, directors, members, employees, or agents will be liable for any loss, damage, or claim with respect to any liabilities, including
direct, special, indirect, or consequential damages, incurred in connection with this publication or reliance on the information presented.