Está en la página 1de 6

“La metamorfosis del cristiano”.


Teofilo Mercado Figueroa. –

Versículo: Romanos 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por


medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la
buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
Introducción:
El apóstol Pablo dirige esta carta a los cristianos de la iglesia de Roma que, aunque
ya se habían convertido al señor Jesucristo y eran considerados “santos” no habían
logrado apartarse totalmente de la mundanalidad que caracterizaban sus vidas de
inconversos. Santos pero pecadores es la difícil situación del cristiano que aún vive
en un mundo gobernado por satanás. Todos los días el cristiano tiene una gran
batalla que pareciera que solo terminara el día que nuestro señor Jesucristo venga
o cuando seamos llamados a su presencia. Sin embargo, el apóstol Pablo nos
presenta en este versículo el camino de regeneración que debe caminar el cristiano
para lograr la anhelada meta de la santificación.
1. No os conforméis a este siglo

Cuando una persona está conformada a algo podemos entender que ha


accedido sin protestar a un acuerdo con ese algo para actuar bajo las condiciones
o parámetros establecidos por ese algo. Cuando el apóstol Pablo nos instruye a no
conformarnos a este siglo nos está exhortando no solo a no estar de acuerdo con
las normas que rigen este siglo sino también a no accionar dentro de ellas.

a. Características de este siglo

1. Lleno de cosas pasajeras, 2 cor.4:18 no mirando nosotros las cosas que se ven,
sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no
se ven son eternas.

2. Impiedad, Tito 2:12 enseñandoos que, renunciando a la impiedad y a los deseos


mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,

3. Afán, Mateo 13:22 el que fue sembrado en espinos, éste es el que oye la
palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y
se hace infructuosa.

4. Malo, Gal 1:4 el cual se dio a si mismo por nuestros pecados para librarnos del
presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,

b. Manifestaciones de la mundanalidad:
1. Corazones cargados de glotonería y embriaguez y de los afanes,
Lucas 21:34 mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no
se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga
de repente sobre vosotros aquel día.

2. Obras malas, Juan 7,7 no puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí


me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.

3. fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que


es idolatría; Col 3:5
Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones
desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

4. Llenos de vanidad en sus mentes, Efesios 4:17 Esto, pues, digo y requiero en
el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su
mente,

5. Ajenos a las cosas de Dios, Efesios 4:18 teniendo el entendimiento


entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la
dureza de su corazón;

c. A quien le fue entregado la potestad sobre este siglo:

1. En Lucas 4:5-6 se identifica al diablo como a quien Dios le dio potestad y gloria
sobre los reinos de la tierra,
2. En 2 cor 4:4 lo identifica como el dios de este siglo,
3. en Juan 14:30 lo señala como el príncipe de este mundo.
4. 1 juan 5:19b … y el mundo entero está bajo el maligno.

Vemos que indistintamente se utiliza la palabra siglo y mundo bajo el mismo


significado.

Debemos entender que el “dios de este siglo” no está solo gobernando este
mundo:
“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra
potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes
espirituales de maldad en las regiones celestes”. Efesios 6:12

d. Advertencias de la amistad con el mundo:

1. Perder el alma. Mt16;23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante
de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de
Dios, sino en las de los hombres.
2. Juicio repentino, Lucas 21:34 Mirad también por vosotros mismos, que
vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes
de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.
3. Enemistad con Dios, Santiago 4:4
¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es
enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se
constituye enemigo de Dios.

e. Consecuencias de estar conformados a este mundo:

1) Ciega el entendimiento de los incrédulos, 2 cor 4:4 en los cuales el dios de este
siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca
la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

2) El evangelio pierde eficacia para salvación, Mateo 13:22 El que fue sembrado
entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el
engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.

3) El amor del padre no está en el, 1 jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que
están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

4) No pueden recibir el espíritu de verdad, Juan 14:17 el Espíritu de verdad, al cual


el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le
conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

5)Recibir la ira de Dios, Col 3:6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los
hijos de desobediencia,

f. Exhortaciones bíblicas a alejarnos del mundo

1. Donde poner nuestros ojos, Col 3:2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en
las de la tierra.

2. No améis al mundo, 1 jn 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el


mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

3. Renunciar al mundo, Tito 2:12enseñándonos que, renunciando a la impiedad


y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,

4. Haced morir lo terrenal, Colosenses 3:5 Haced morir, pues, lo terrenal en


vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y
avaricia, que es idolatría;

2. sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,


Un proceso de transformación implica necesariamente un cambio completo por el
cual una cosa se convierte a otra. No estamos hablando de pequeños cambios
externos donde la esencia sigue siendo la misma. El cambio debe ser tan radical
que la persona ya no puede seguir siendo la misma persona que era antes.

¿Cuál es el medio para lograr esta transformación? La renovación del


entendimiento

“y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando
hasta el conocimiento pleno”, Col 3:10

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está
viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra
mente,” Efe 4:22-23

Dos sinónimos de renovar son innovar o restaurar y nos llevan a entender que el
apóstol Pablo está exhortándonos a hacer nuevo el entendimiento.

La palabra entendimiento significa ciencia, conocimiento, mente, sabiduría. El


apóstol Pablo está motivando a los Romanos que debía haber una renovación de
sus mentes, que los conocimientos que antes tenían, que la forma de pensar pasada
debía ser desechada y colocar en su lugar una nueva sabiduría. Ahora bien,

¿puede el cristiano por si solo lograr este proceso de renovación de su mente.?


Absolutamente no.

Debemos responder algunas preguntas sobre la renovación del


entendimiento:

a. ¿Quién lo hace posible? Dios mismo

“para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de


sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, Efesios, 1:17

b. ¿Cómo lo hace posible? a través de un proceso diario,

“Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va


desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día”. 2 cor. 4:16

c. Conforme a la imagen del creador,

“y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando
hasta el conocimiento pleno”, Col 3:10
d. Propósitos de la renovación del entendimiento:

1. Conocer al que es verdadero, “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos
ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el
verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna”. 1jn
5:20

2. Entender las escrituras y el evangelio, “Entonces les abrió el entendimiento, para


que comprendiesen las Escrituras”; Lucas 24:45

3. Conocer la esperanza a que nos llamó y nuestra herencia” “alumbrando los ojos
de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha
llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”, Efesios
1:18

3. para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
a. Nuestro padre Dios nos ama y su voluntad para con nosotros en primer término
fue entregar a su hijo para libertarnos del pecado y la condenación eterna.

“El cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo
malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,” Gal 1:4

b. Jesucristo cumplió sin vacilar la voluntad del padre y nosotros estamos llamados
a seguir su ejemplo. Nuestra relación con Jesucristo como siervos suyos depende
de nuestra obediencia a la voluntad del padre.

“no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos
de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;” Efesios, 6:6
“Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése
es mi hermano, y hermana, y madre.” Mateo, 12:50

c. Debemos aprender cual es la voluntad del padre y cumplirla con gozo.


“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tú buen espíritu me guíe
a tierra de rectitud.” Salmos 143:10

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi


corazón. “Salmos 40:8

d. Debemos entonces preguntarnos, luego de habernos salvado, ¿cuál es la


voluntad de Dios para con nosotros?

Desde que Dios comenzó a relacionarse con su pueblo Israel declaro su


voluntad:
“Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro
Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo.” Lev 11:45

“En santidad y en justicia delante del todos nuestros días” Lc 1:75

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” He 12:14
“pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación”
1tes. 4:3
e. Promesas para el que cumple la voluntad de Dios
1. Vida eterna: “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios
permanece para siempre.” 1 jun 2:17
2. Bendiciones: “¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y
guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos
les fuese bien para siempre! Det.5:29

Conclusión:

Exhortación final al inconverso:

Somos incapaces de escapar de la mundalidad por nuestros propios medios y poder


llevar una vida que agrade a Dios cuando nuestras obras son malas. Solo en
Jesucristo podemos encontrar perdón y vida eterna. Hoy es el día de tu salvación.

Exhortación al cristiano:

En cristo Jesús hemos encontrado perdón por nuestros pecados cometidos en


nuestra antigua manera de vivir cuando estábamos en el mundo, hoy cristo nos
llama a entender y cumplir la voluntad del padre viviendo en santidad.