Está en la página 1de 12

ALTERNANCIA Y AUTONOMÍA

ENSAYO

EN EL CONTEXTO
UNIVERSITARIO

Autor:
Dr. Miguel Patacón Nieves
RESUMEN miguelpatacon_@hotmail.com

La política es la ciencia social y práctica cuyo


objeto es la búsqueda del bien común de Facultad de Ciencias de la
quienes integran el tejido social. El bien común Educación Universidad de
Carabobo.
no es sólo la tarea del poder político, sino
Valencia Venezuela.
también razón primera de la autoridad política;
así, será axiológicamente bueno todo aquello Recibido: 03/02/09 Aprobado: 28/04/09

que coadyuve o promueva el bien común. Será


axiológicamente malo todo aquello que tienda Profesor Titular de la Universidad
a menoscabar la democracia, esta es producto de Carabobo, Departamento de
Filosofía. Doctor en Ciencias de
de la cultura occidental y de sus hacedores, la Educación (USM). Magíster
la misma se ha convertido en una experiencia en Investigación Educativa (UC).
Licenciado en Educación (UC). PPI.
objetiva de análisis y reflexión que se origina Ponente en Congresos Nacionales
de las convicciones de responsabilidad y e Internacionales, Ensayista y
compromiso de todos los ciudadanos que Articulista.

participan de forma orgánica en la toma de


decisiones; esta última entendida como virtud
del sujeto. La democracia, en su sentido más
laxo, es una forma de vida, una metódica que
permite la consecución del bien social, definida
en sí misma como sistema político.
Palabras clave: Democracia. Libertad.
Universidad. Autonomía. Alternancia.
REVISTA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
Segunda Etapa / Año 2009 / Vol 19/ Nº 33. Valencia, Enero - Junio.

ROTATION AND AUTONOMY AT THE UNIVERSITY CONTEXT

ABSTRACT
Policy is a social and practical science whose objective is the search for the
common good of those who integrate society. The common good is not only a
task of the political power, but also the first reason for the political authority; thus,
it will be axiological���������������������������������������������������������
��������������������������������������������������������������������
good everything that helps or promotes the common good.
Instead, it will be axiological bad everything that tends to impair democracy,
which is the product of the western culture. Democracy has become an
objectively experience of analyses and reflection originated from personal and
responsible beliefs of all citizens who participate organically in the decision
making. Democracy, in its laxer sense, is a form of life, a method that allows
the attainment of the common good, defined itself as a political system.
Key Words: Democracy. Freedom. University. Autonomy.
�������������������
Rotation.

ALTERNANCIA Y AUTONOMÍA EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO


El concepto de democracia ha evolucionado a través del tiempo, desde
el siglo V a.C. cuando aparece por primera vez en la cultura mediterránea,
específicamente en Atenas, sin embargo, dicha evolución ha permitido
que dicho término sea muy laxo en sus distintas acepciones; pudiéramos
estar afirmando que la democracia es un sistema de gobierno, es una
forma de vida, en la cual se permite escoger entre los ciudadanos a sus
representantes; pero también es una actitud y una aptitud frente a los
fenómenos individuales y frente a aquellos que consideran las ciencias como
colectivos, enmarcados en un conjunto de procedimientos: valores, normas
y reglas que se nutren del consenso de la representación. Dentro de los
principios fundamentales e ideal de todo estado democrático se encuentran
la libertad, la igualdad, el respeto a los derechos humanos y, finalmente, la
alternabilidad, ésta última con rango constitucional en el caso venezolano,
como se expresa taxativamente en nuestra Carta Magna de 1999, en su
artículo 6: “El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de
las entidades políticas que la componen es y será siempre democrático,
participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista
y de mandatos revocables”.

249
ALTERNANCIA Y AUTONOMÍA EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO
Dr. Miguel Patacón Nieves
p.p 248-257.

Vista así las cosas, es indiscutible que la sociedad venezolana y sus


instituciones (entre las cuales se encuentran la del Derecho, de origen
romano y la de la Universidad, de origen medioeval) no han sido en las
últimas décadas consecuentes con el fiel cumplimiento, en lo relativo a la
alternancia; por el contrario, en ésta se ha venido sistemáticamente violando
este principio constitucional. La universidad no es una institución cualquiera,
es la cosa (res, en Derecho romano) de referencia ética, luz rectora;
pues ella es reflejo de la estructura orgánica y funcional de toda sociedad
que se considere civilizada; pues bien, ejemplos sobre la negación de la
alternabilidad no son escasos: son públicos, notorios y comunicacionales
los casos donde la universidad venezolana se ha puesto de espaldas a la
realidad; utilizando como argumento la pre-constitucionalidad de la Ley de
Universidades, que de forma poco clara establece la prohibición de reelección
únicamente para las autoridades rectorales en período inmediato, dejando
un vacío en lo relativo a reelecciones ad infinitum: según la aprobación
de la reciente reforma constitucional son legales, sin embargo, esto es
contrario al espíritu, propósito y razón del “UNIVERSITAS” planteado por
la universidad desde su origen, centrado en la libertad, igualdad y respeto.
Por tanto es inevitable el surgimiento de un conflicto entre la ética (los
valores) y la moral (la ley), no se pone en cuestión la legalidad de la reforma,
pero si la ética de la misma para las autoridades decanales. Lo anterior no
solamente es un problema jurídico sino que también conlleva a reflexiones
ontológicas, teleológicas y axiológicas en la formación del talento humano
que, de acuerdo a esta práctica, haría imposible que nuevos actores con
formación académica y ética pudieran ocupar los espacios que por años se
les ha negado, sin que medie otra razón que no sea la de perpetuarse en el
poder. No se trata exclusivamente del talento humano a nivel de pregrado,
quisiera aclarar que la reflexión va dirigida fundamentalmente a quienes por
periodos sucesivos han gerenciado la institución universitaria.
Además del problema jurídico-político en lo relativo a la elección de las
autoridades universitarias que se ha venido planteando en párrafos anteriores,
también a la educación superior, en su conjunto, se le han formulado severas
críticas dirigidas a instituciones que reciben presupuesto del estado, pero a
su vez, se cuestiona la neblina administrativa que caracteriza sus gestiones,
como lo afirma Gil (2000, pp. 17) “A las universidades autónomas se les
etiqueta bajo el concepto empresarial de la época. Según esto, dichas

250
REVISTA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
Segunda Etapa / Año 2009 / Vol 19/ Nº 33. Valencia, Enero - Junio.

instituciones deberían producir más y exigir menos” sin embargo, cada vez
que se intenta hacer un análisis de la institución universitaria venezolana se
presenta como factor predominante el elemento presupuestario, creándose
una simbiosis inmediata de donde se pudiera pensar lo relativo al proceso
de la educación superior y su dependencia del presupuesto, obviando la
calidad del proceso educativo en la formación del talento humano, de la
correspondencia del conocimiento generado en la calidad de su investigación
y, sobre todo, de su pertinencia social, estos últimos no son precisamente
indicadores de orden financiero-presupuestario, sino académicos.
La autonomía universitaria no es fruto de una determinada coyuntura
histórica, ni tiene nada que ver con la “crisis social, política y económica”
producto de los cambios suscitados al interior del estado venezolano, como
lo han querido hacer ver algunos teóricos, entre ellos Lanz (2007), quien,
en conferencia dictada en la Facultad de Ciencias de la Educación de la
Universidad de Carabobo en el mes de marzo de dos mil siete, en el marco
del Primer Curso Postdoctoral Sobre el Socialismo del Siglo XXI, haciendo
un esfuerzo por justificar la formación del sujeto en el Socialismo del Siglo
XXI parte, a mi juicio equivocadamente, de la muerte de la ciencia, del
valor de la nada, de moverse dentro de la incertidumbre y, además, utiliza
una argumentación por demás sorprendente: sobreponer el discurso del
socialismo como hecho político.
Sabemos que el concepto de autonomía admite grados diversos de
análisis y aplicaciones; como por ejemplo, la libertad de cátedra e incluso
la libertad plena para la elaboración de diversos dispositivos regulatorios y
normas de la vida universitaria. Es más, la autonomía incluye mecanismos
muy propios de estas instituciones o, dicho de otra manera, por el privilegio
que le da el estado como derecho constitucional: Nombramiento de
profesores, ascensos, elecciones internas, distribución presupuestaria y
medidas directas e indirectas de gestión, gerencia y administración.
Como hemos aseverado anteriormente, la universidad autónoma
venezolana, toca en gran medida, lo atinente a presupuesto y, en menor
grado, lo estrictamente académico, dejando a un lado su misión más
íntima como es la formación de un ciudadano con formación académica
y ética consustanciado con los problemas del tejido societal, a la vez que
se declara administrativista y contable. Es poco lo que las universidades

251
ALTERNANCIA Y AUTONOMÍA EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO
Dr. Miguel Patacón Nieves
p.p 248-257.

autónomas venezolanas han podido hacer en lo relativo a su burocracia


interna, haciendo muy compleja a este tipo de instituciones, transformándose
en entes gigantescos que vieron aumentar de manera indiscriminada sus
nóminas; al tiempo de desarrollar políticas estructurales para la inclusión
estudiantil, en respuesta a la explosión demográfica ocurrida a raíz de
la demanda de estudiantes provenientes de distintos sectores y lugares
de la sociedad venezolana. Sin embargo, tal crecimiento no ocurrió a la
par con la modernización de su estructura vertical, con un fuerte impacto
napoleónico, que debió haber permitido una administración más acorde con
las exigencias sociales.
Ningún sistema político ha podido ni podrá eliminar del todo la autonomía
universitaria, muy a pesar, de los gobiernos autoritarios, estos han tenido
que admitir alguna autonomía, y tolerar cuotas políticas, muy por encima de
lo que estos regímenes están dispuestos a permitir, motivados a las luchas
de quienes integran la comunidad universitaria, y tienen por convicción
teórica una visión contraria al espíritu intervencionista del poder central hacia
la universidad autónoma y democrática. Es por ello que en los gobiernos
democráticos, con el reconocimiento de la autonomía universitaria, va ligada
inexorablemente la realidad académica de la libertad de cátedra, porque
es ésta la que permite que los profesores y estudiantes alcancen la plenitud
de sus funciones por cuanto la libertad científica no se agota en el aspecto
individual como derecho del profesor y del estudiante de rechazar toda
injerencia externa, sino que tiene igualmente una dimensión institucional:
la necesidad de que la propia estructura del establecimiento científico haga
posible tales injerencias. Éste es, pues, el verdadero fundamento de la
autonomía universitaria.
Se pudiera pensar en el fortalecimiento académico de las universidades
autónomas, que están en el deber de reflexionar frente a los veloces
cambios originados en los escenarios mundiales, expresados en grandes
contradicciones: la democratización de la educación, la inclusión social, la
equidad y la municipalización de la educación, descritos por la UNESCO
desde 1995 como problemas fundamentales a resolver por las universidades
autónomas. Aquí están expresados los retos de las universidades
autónomas, asumiendo su descripción en términos de dos aristas: la
primera está referida a la relación de la libertad del sujeto como ser social
y como sujeto único, desde la perspectiva antropológica y legal; la segunda

252
REVISTA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
Segunda Etapa / Año 2009 / Vol 19/ Nº 33. Valencia, Enero - Junio.

está referida a varios momentos histórico-político demostrativo de manera


fehaciente, cómo la autonomía universitaria ha sido objeto de impacto por
los distintos regímenes por potenciar en ella una forma libre de expresión
generando en la mayoría de los casos contradicciones expresadas en la
praxis política, mediante diferentes modos de pensamiento y de compromiso
ideológico de estos sistemas y gobiernos.
Es evidente que las dos aristas anteriormente señaladas requieren
de un acucioso trabajo de investigación y de reflexión, en virtud a que la
primera arista; es decir, la asociada a libertad y autonomía, también requiere
necesariamente incluir otra categoría, como es la democracia, sin obviar
algunos elementos jurídico-políticos inscritos en los tratados regulatorios
anteriormente citados. Desde la orientación jurídico-política, tiene como
motivación directa los fines políticos que la Constitución Nacional trata de
alcanzar, en la presunción de establecer líneas generales para la creación
de un sujeto nuevo, y la adquisición del mismo de características concretas
fundamentadas en su formación dentro de un modelo político que se ha
venido denominando Socialismo del Siglo XXI. Todo lo anterior nos conduce
a pensar en la regla de las mayorías y su justificación como el mejor medio
disponible en garantía de una legislación justa y efectiva. Lo anterior se nota
compatible con la libertad, incluso libertad que va más allá de lo jurídico-
político; pudiéramos estar hablando hasta de una libertad metafísica. En
las reflexiones anteriores podemos observar cómo la libertad posee, en
su pensamiento y acción, un contenido extremadamente importante de
autonomía: El ser del sujeto es naturalmente libre y consecuencialmente
autónomo. Referencias a esta afirmación se reflejan consuetudinariamente
en escritos de profundo contenido religioso: la Biblia es uno de los más
representativo y en escritos jurídicos-políticos, la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, reflejados en las doctrinas donde se garantiza la
libertad y la autonomía del sujeto como valor humano fundamental que lo
define como ser persona.
Libertad, autonomía y alternancia ¿Principios básicos de la justicia?
La libertad, la autonomía y la alternancia son parte fundamental del
principio de las mayorías, pues permiten los procedimientos satisfactorios
para que se cumplan las condiciones básicas de la justicia. En el caso
abordado, las condiciones son: las de la libertad política, libertad de

253
ALTERNANCIA Y AUTONOMÍA EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO
Dr. Miguel Patacón Nieves
p.p 248-257.

expresión, libertad de reunión, libertad de tomar desiciones en eventos


públicos, de influir por medios constitucionales en el curso de la legislación
y la garantía del justo valor de estas libertades. Cuando desaparece esta
base no se satisface el primer principio de la justicia. No siempre la idea del
deseo de las mayorías es correcto, de hecho ninguna de las concepciones
tradicionales de la justicia ha sostenido esta doctrina; por el contrario, los
resultados obtenidos por esta vía se logran mediante sesgos políticos.
En Venezuela, se realizó en el mes febrero un referendo aprobatorio
de la enmienda constitucional 2009, para la reelección indefinida a cargos
de elección popular (Presidente de la República, Gobernadores, Alcaldes,
entre otros). Dicha enmienda fue propuesta por la asamblea nacional, en
franca contradicción con la participación de los distintos sectores, que en su
momento contribuyeron con sus opiniones y observaciones en la redacción
de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela de
1999 a saber: Instituciones universitarias, sector productivo, sector comercio,
sector sindical, sector salud, sectores comunales y partidos políticos, entre
muchos otros. No se requiere de un esfuerzo intelectual para predecir que
en lo atinente a la autonomía universitaria; donde el gobierno, en el ejercicio
de una función centralista, intentará hacer de la autonomía y obviamente
de las instituciones universitarias, los medios para la consecución de sus
fines últimos, lo cual no es otra cosa que la imposición de un pensamiento
contradictorio a la esencia y al espíritu universitario.
La universidad, por sus propias características, se define como una
institución que permite la conjugación de valores universales, además de
definirse en la producción de conocimientos y saberes universales, por lo
que pensar en una universidad con un pensamiento único es la negación
de la razón de ser de la institución universitaria; estaríamos hablando de
otra cosa que, desde la racionalidad del “Socialismo del Siglo XXI”, aspira
imponer el ejecutivo nacional con la intervención de la universidad y su
autonomía.
Para Carrillo (2007), “una de las más preciadas promesas de la
modernidad y se diría de la postmodernidad, es la consecución de hombres
y mujeres en ejercicio pleno de su libre albedrío”. Tema por demás insistente
en la actualidad como es el caso referido a la libertad de expresión, muy
disminuida por la acción del estado en un intento por fracturar la relación

254
REVISTA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
Segunda Etapa / Año 2009 / Vol 19/ Nº 33. Valencia, Enero - Junio.

entre libertad y comunicación que inexorablemente nos conduciría a la


libertad de pensar. La existencia de un sujeto moderno, protagonista de
su propia vida, es a la vez fruto y condición de una sociedad que genera
mecanismos de conciencia del valor de la individualidad y también de la
indispensable responsabilidad.
Así pues, la llamada Modernidad o, en su defecto, Postmodernidad, es
un fenómeno fundamentalmente político, cultural y social. La autonomía
del sujeto ha de entenderse como la ausencia de tutelas o imposiciones.
El sujeto, en uso de la razón, se libera de todo autoritarismo, asumiéndose
responsablemente como actor de su vida personal y agente de la vida
social y comunitaria. La idea de lo moderno está ligada a lo nuevo y este
advenimiento de lo nuevo frente a los esquemas tradicionales, coincide con
“...el reconocimiento de la libertad entendida como el derecho individual de
desarrollar las propias convicciones y de perseguir los propios intereses
autónomamente definidos” Bovero (1993).
La autonomía del sujeto es “La invocación a la libertad y la administración
responsable de la propia vida. Postula la voluntad de un individuo de obrar y
de ser reconocido como actor” Touraine, 1995, citado en Carrillo (2007: 3).
Lo anterior presenta un tipo de autonomía individual, ciertamente ésta no
puede verse fuera del contexto de autonomía que en justicia, se reclamaría
en otros espacios, como por ejemplo la institución universitaria y lo que
en ella se genera: Una ciencia autónoma, la moral y el arte en todas sus
manifestaciones. Este es un principio básico del sujeto en el marco de la
autonomía universitaria. No puede olvidarse que la misión fundamental
de la universidad es la de formar ciudadanos, pero esto solamente se
posibilita en la medida que los estudiantes sean dotados de autonomía de
pensamiento. Lo que define el bien soberano, diría Kant, es la unión de la
virtud y la felicidad. El bien es la acción armonizada por la razón, capaz
de considerar al hombre como fin y no un medio. Atrévete a saber, ten el
coraje de utilizar tu propio entendimiento, argumenta Kant, los hombres no
eligen la felicidad contra la razón o la razón contra la naturaleza, de lo que
se trata es de unir la razón y la voluntad, de defender la libertad citado por
Carrillo (2007).
Si las discusiones y debates en los proscenios mundiales están
referidos al dispositivo educativo para desarrollar y fomentar en el sujeto

255
ALTERNANCIA Y AUTONOMÍA EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO
Dr. Miguel Patacón Nieves
p.p 248-257.

la comprensión dialógica; es decir, la idea de que en un mismo espacio se


puedan combinar lógicas que se complementan y que, al mismo tiempo,
puedan mantener “sus antagonismos”, como lo sugiere Morin citado en
Ciurana (2006 P.2), sería irracional tratar de imponer un modelo educativo
homogenizante y profundamente ideologizado, en el cual se imposibilite la
comprensión de una sociedad pluricultural que no se reduzca solamente a la
suma de culturas y comunidades sino más bien a construcciones culturales
en constante evolución y negociación, en la que la autonomía del sujeto
sea fundamental y, por consiguiente, también la de la institución educativa.
Ciurana (2006: 2), lo explica muy bien, en su ensayo sobre complejidad y
autonomía del sujeto, cuando afirma: …“las culturas ni se comunican ni se
dejan de comunicar, las civilizaciones ni chocan ni dejan de chocar, quienes
se comunican y dialogan son los sujetos con capacidades de mostrar sus
construcciones de sentido en libertad”...
Los sujetos con capacidad de reconocer en el otro la cualidad de sujeto
y la libertad de construcción de sentido personal ponen en movimiento el
principio de alteridad. Es preciso aclarar que el movimiento referido fluye
en dos sentidos: el primero se direcciona al interior del sujeto en su propio
reconocimiento y el segundo es tan importante como el primero; pues está
referido al reconocimiento del otro a su existencia; es decir, al habitus de
reconocerse en el otro. Algunos grupos políticos en estados democráticos
sostienen doctrinas tendientes a suprimir las libertades constitucionales,
cuando tienen poder para ello; de nuevo encontramos aquí aquellos que
rechazan la libertad intelectual, utilizando y vulnerando la separación de
poderes del estado para la consecución de fines políticos y particulares.

Concentración de poder y autonomía universitaria


Ante las intimidaciones devenidas del poder central, que se focalizan
en contra la autonomía han surgido diversas y motivadas opiniones, las
mismas han sido responsabilidad de rectores y exrectores de universidades
venezolanas, tales como: Leonardo Atencio, Exrector de La Universidad
del Zulia (LUZ), quien aclaró que siempre han trabajado por el progreso
del país y que, en cuanto a los proyectos del Ejecutivo, éstos deben
discutirse y no imponerse. Acota oportunamente: “Rechazo que se pretenda
plasmar en la ley el proyecto socialista cuando una normativa debe reflejar
lineamientos generales del país y no de un sector” (El Universal, 16 de

256
REVISTA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
Segunda Etapa / Año 2009 / Vol 19/ Nº 33. Valencia, Enero - Junio.

Julio de 2007). Así mismo, Benjamín Scharifker, Rector de la Universidad


Simón Bolívar, declaró: “Creo que se confunde una ley con las políticas
del momento. Se habla de la ética socialista y la suprema felicidad social,
lo cual demuestra que se quiere que la universidad sea un medio para un
proyecto ideológico.
La universidad es universal y la ideología es sectaria” (El Universal, 16 de
Julio de 2007). Al mismo tenor, la Exrectora de la Universidad de Carabobo,
en su discurso en el Simposio La Autonomía Universitaria Frente a los
desafíos de la Venezuela de Hoy (Universidad Central de Venezuela, 2007),
expresó: “Entiendo la autonomía universitaria en varias dimensiones, sólo
mencionaré cuatro: autonomía para tener libertad académica, autonomía
para administrar y rendir cuentas, autonomía para elegir, darnos nuestro
gobierno, organizar la vida institucional y autonomía para tener y cumplir
nuestra responsabilidad social”. En el mismo sentido de las autoridades
antecesoras, José Joaquín Rodríguez, Rector la Universidad Monte Ávila,
hizo referencia: “la amenaza del gobierno de imponer a los venezolanos
desde un capitalismo a un socialismo, ambos de signo estatal, liderada por
la voluntad de un caudillo y sostenida por los ingresos de la renta petrolera,
que estaría utilizando una ‘metodología inédita”. En el desarrollo del simposio
arriba mencionado el rector Rodríguez insistió en argumentar: “Ignorar
despreciativamente la actividad y significación de la universidad existente,
ahogar su desarrollo al limitar los recursos financieros de los que depende
y crear un sistema paralelo de nuevas universidades afiliadas al proyecto
revolucionario”.
En plena coincidencia con las opiniones anteriores, el Exrector de la
Universidad Central de Venezuela, declaró en entrevista en El Universal de
fecha 22 Julio de 2007: “Arderá Troya, advierte Antonio París, cuando se
refiere a las intenciones, por parte del Gobierno, de intervenir la autonomía
universitaria. Claro, lo dice en términos figurados para reiterar que el
combustible de la lucha por salvar a las universidades del “pensamiento
único” no es otro sino “la fuerza de la razón”. Otros movimientos universitarios
han expresado su preocupación en relación a la autonomía universitaria,
es así como, el docente Amalio Belmonte, precisó: “Bajo el argumento del
discurso de la equidad, de la justicia y de la exclusión hay una estrategia
para anular el valor de la autonomía universitaria” Señala que la exclusión
y la injusticia social no son “en modo alguno débitos de la universidad ni de

257
ALTERNANCIA Y AUTONOMÍA EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO
Dr. Miguel Patacón Nieves
p.p 248-257.

la autonomía”. Además, señaló que apoyan los cambios en el marco del


respeto y la discusión y no de la imposición de un solo modelo educativo
(El Universal, 16 de Julio de 2007).

CONSIDERACIONES FINALES
Venezuela atraviesa por un momento estelar en su historia republicana,
en lo relativo a los debates que en torno a la universidad tradicional y su
autonomía se están desarrollando en estos momentos, tanto en el interior
como en el exterior de la institución universitaria; por una parte, se confrontan
quienes, desde el Ejecutivo Nacional, ofertan cambios significativos en la
estructura del dispositivo educativo y, más específicamente, en el subsistema
de educación superior; utilizando desde esta perspectiva “racional” la
argumentación que la universidad no responde a la visión de país en el
marco de lo que se ha denominadote manera abstracta “Socialismo del Siglo
XXI”, arguyendo como discurso legitimador la inclusión y democratización del
aparato educativo y, por otro lado, la universidad autónoma y democrática,
que enfrenta con sus reservas morales la amenaza de su intervención. El
estado venezolano y sus instituciones intentan instalar en la conciencia
colectiva una nueva racionalidad que legitimaría el discurso político del
estado socialista, como estilo de vida en franca contradicción con los
principios democráticos de libertad y aún más en franco desacato a la
Constitución Nacional, en donde se inscribe el sujeto democracia. Esto
último, sin duda alguna dividiría al país nacional en dos grandes sectores:
uno identificado con el modelo socialista, y otro en el marco democrático, lo
que haría casi imposible la coexistencia de los diferentes actores sociales
en la consecución de los más altos intereses del estado.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Atencio, L. (2007). Universidad Tendrá Misión Socialista. En Diario “El
Universal”. Página Nacional y Política. Caracas, Venezuela.
Bovero, M. (1993). Modernidad en Individuo, Historia. Barcelona: Tecnos.
Belmonte, A. (2007). Universidad Tendrá Misión Socialista. En Diario “El
Universal”. Página Nacional y Política. Caracas, Venezuela.

258
REVISTA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
Segunda Etapa / Año 2009 / Vol 19/ Nº 33. Valencia, Enero - Junio.

Carrillo, S. (2007). La Libertad de Pensar. Disponible en: http://hablasonialuz.


wordpress.com/2007/06/13/la-libertad-de-pensar/
Ciurana, E. (2006). Complejidad y Autonomía del Sujeto. Universidad de
Valladolid, España. Revista Trasversales, número 3.
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1.999). 2ª Ed.
Gaceta Oficial Nº 5.453 del 24 de Marzo, 2.000. Caracas, Venezuela:
Ediciones Juan Garay.
Gil Otaiza, R. (2000). La Universidad Como Proyecto de Estado. Universidad
de los Andes. Mérida, Venezuela. Talleres Gráficos Universitarios.
ULA.
Lanz, R. (2007. Socialismo del Siglo XXI. Conferencia Dictada en el marco
del Primer Curso Postdoctoral Sobre el Socialismo del Siglo XXI. En la
Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Carabobo.
Maldonado, M. L. (2007). Palabras de la Rectora de la Universidad de
Carabobo. Simposio “La Autonomía Universitaria Frente a los Desafíos
de la Venezuela de Hoy”, Universidad Central de Venezuela.13 de
Marzo de 2007. Caracas, Venezuela. Disponible en: http://www.sicht.
ucv.ve:8080/bvirtual/doc/jubileo/simpAutUC.pdf < v
París, A. (2007). No Podrán Lavarnos el Cerebro. En Diario “El Universal”.
Página Nacional y Política. Caracas, Venezuela.
Rodríguez, J. (2007). Palabras del Rector de la Universidad Monteávila.
Simposio “La Autonomía Universitaria Frente a los Desafíos de la
Venezuela de Hoy”, Universidad Central de Venezuela.13 de Marzo de
2007. Caracas, Venezuela. Disponible en: http://www.sicht.ucv.ve:8080/
bvirtual/doc/jubileo/Rector%20MonteAvila.pdf
Scharifkert, B. (2007). Universidad Tendrá Misión Socialista. En Diario “El
Universal”. Página Nacional y Política. Caracas, Venezuela.

259