Está en la página 1de 2

“Herir  

Como papel de regalo, rompí 
todos los nombres que dan forma a tus caracteres. 

al 
Transfigurar en barro aquel silencio, 
se hizo mi corazón pura témpera seca 
un montón de palabras podridas en la espera. 

 Corazón 
Yacía escondido, el más bello juguete, 
en un cajón. Más roto y cubierto de moho 
me halló y en  carcajadas se hizo  polvo. 
 
 

 es 
Aquel  profesor que pasa  la lista 
en una sala atronadoramente vacía, 
repite entre lágrimas cada nombre, 
se para  y escribe en la pizarra:  ​  Poesía 

 crearlo”​ (Antonio Porchia) 

En la punta de este lápiz estrechan sus manos, 
el autómata descascarado con el  
infante capaz de crear al mundo.