Está en la página 1de 3

Evangelismo en la Calle en Cinco Pasos

por Jesse Johnson


Uno de los esfuerzos de evangelización más difícil es lo que yo llamo evangelismo en las
calles. Este es el acercamiento a extraños con el propósito de explicarles el evangelio.
Cuando mucha gente piensa en el evangelismo, con frecuencia esto es precisamente lo
que tienen en mente y se sienten intimidados por ello.
Este tipo de evangelismo puede ser intimidante, pero gratificante también. Hay personas
que existen fuera de la esfera de la influencia cristiana, y que a menos que escuchen el
evangelio de un extraño, no es probable que vayan a escucharlo nunca. Muchos son los
encuentros con la gente que esta completamente fuera de la fe, no están familiarizados con
el Cristianismo, es ignorante de los fundamentos del evangelio (es decir, Jesús murió en el
lugar de los pecadores).
Pero eso es exactamente por qué este tipo de evangelismo es estimulante. Nunca sé con
quien voy a hablar. ¿Esta persona es un católico? ¿Un agnóstico? ¿Un pecador santurrón,
que viven en el moralismo? Este misterio es exactamente lo que hace frío la evangelización
convincente e intimidante. Aquí hay algunos pasos que le ayudarán a ponerse en marcha:
1. Elija un lugar. Cuantos más, mejor, porque hay más oportunidades, y porque es menos
raro. Mi lugar favorito para este tipo de evangelismo está en los campus universitarios. Los
estudiantes tienen tiempo libre, y están a menudo dispuestos a hablar sobre el evangelio.
La Iglesia de la Gracia tiene grupos que van a hospitales, centros comerciales al aire libre,
y al metro, todos los lugares cercanos a la iglesia donde se congregan muchas personas.
Nos quedamos cerca de la iglesia, porque a menudo invitamos a la gente a nuestra iglesia.
2. Inicie la conversación. Esta es la parte más difícil. Yo no soy un fan de los trucos, pero
yo voy directamente a la persecución, por lo general comienzo con presentarme como un
pastor de una iglesia en la zona. Les pregunto si están familiarizados con la Biblia, mi
iglesia, o qué es lo que creen los cristianos. Les pregunto si han estado en mi iglesia, o lo
que piensan del evangelio. Básicamente estoy buscando un puente para iniciar la
conversación.
3. Hago preguntas. Les hago a un montón de preguntas. Uno de los libros más útiles que
he leído en este tipo de evangelización es el de Randy Newman Questioning Evangelism,
donde el establece el punto simple, entre más preguntas hagas, más información recibes.
Entre mejor podamos conocer a la persona con la que estamos hablando, más hábil
podemos explicar el evangelio a ella. Hago toneladas de preguntas: "¿Por qué aceptó este
trabajo?" "¿Por qué elegiste eso?" "¿Por qué cree usted que de esa manera acerca de la
iglesia?" Cuanto más pregunto, más hablan, y es más probable que escucharán cuando les
explique el evangelio.
4. Hago el salto al evangelio. A diferencia del evangelismo relacional (con amigos,
compañeros de trabajo, vecinos, etc.) el evangelismo frío es un trato de un tiro. Con el
tiempo usted tiene que dar el salto al evangelio. He encontrado que es de ayuda preguntar
si puedo explicar lo que dice la Biblia acerca de un tema. "Usted ha dicho que quiere ayudar
a la gente con su vida, ¿puedo explicar lo que la Biblia dice acerca de eso?" "Usted ha dicho
que la iglesia le ofende, porque los cristianos son hipócritas, ¿le puedo decir lo que la Biblia
dice acerca de eso?"
5. Explicar el evangelio. Puedo tomar cualquier pregunta que hacen, desde ¿por qué los
cristianos no creen en la evolución? hasta ¿Qué acerca de las cruzadas– y respuesta con
el evangelio. Una breve presentación del evangelio incluye quién es Dios (creador y santo),
quienes son las personas (pecadores y en la necesidad de un Salvador), quién es Jesús
(Dios hecho carne, el sustituto sin pecado por los pecadores, que resucitó de la tumba), y
lo que debemos hacer en respuesta (volverse del pecado y creer en el evangelio de la fe).
Busco cualquier oportunidad en la conversación para llegar al Evangelio, y cuando estoy
allí, me muevo rápidamente. Les puedo explicar brevemente los puntos en un minuto, y
luego un regresar de vuelta a explicar cada uno más si la oportunidad se da.
6. Poner fin a la conversación. Después de explicar el evangelio, pregunto si la persona
tiene alguna pregunta. Pregunto si puedo orar por ellos, si les puedo dar un folleto que les
explique más, y si quieren hablar más en el futuro. Invito a la persona a la iglesia, y le doy
mi información de contacto. En ocasiones he tenido gente en contacto conmigo meses más
tarde, con ganas de aprender más acerca de Jesús.
No creo que todos los cristianos están llamados a este tipo de evangelismo, pero creo que
todos los cristianos deben por lo menos intentarlo y ver si tienen el don del mismo. Es
increíble ver cómo el Señor utiliza estos encuentros para abrir las puertas para el evangelio,
y para fortalecer nuestra propia comprensión de los principios básicos de lo que creemos.

TIPS PARA EVANGELIZAR INCONVERSOS.


1. Ten un estilo de vida atractivo.
Vive el evangelio. Que la palabra del Señor se haga carne en tu vida. Que otros te
admiren por tu forma cristiana de vivir y quieran seguir tu ejemplo. (Mateo 5:14-16; 1
Pedro 3:16)
2. Prepárate teológica y espiritualmente.
Antes de evangelizar inconversos necesitas tener un nivel mínimo de vida espiritual y
de conocimientos bíblicos, de otra manera no sabrás ni que decir. (II Timoteo 3:16)
3. No repitas frases en forma mecánica.
Que el inconverso no sienta que le estás repitiendo un mensaje aprendido, cual si
fueras un vendedor de aspiradoras.
4. Utiliza un lenguaje sencillo.
Modera el uso de terminología bíblica y eclesiástica. Algunas de las palabras que
utilizas en la iglesia y los estudios bíblicos no son comprensibles para los
inconversos. Procura expresarte en términos del lenguaje cotidiano y de acuerdo con
la cultura de tu interlocutor. (II Corintios 3:6)
5. No presiones.
Cuando le hables del Señor a un inconverso trata de que no se sienta presionado a
aceptar tu punto de vista, ni que sienta que le estás predicando.(1 Pedro 3:15)
6. Actúa en forma amigable.
Procura irradiar calidez humana y aceptación incondicional. Interésate sinceramente
por su persona, no veas al inconverso solo como una oportunidad de ganar puntos
con el Señor.(Proverbios 18:24)
7. Haz más énfasis en mostrar valores que en enseñar doctrinas.
El mundo de hoy está cansado de discusiones teológicas, pero está hambriento de
valores que sirvan de guía en el diario vivir. Ofréceles valores cristianos. Dales
palabras de ánimo. (1 Pedro 3:1-4)
8. Trata de comprender al inconverso.
Ponte en sus zapatos. Averigua cuáles son sus valores y su cosmovisión, y piensa
como responderías al mensaje cristiano si estuvieras en su lugar. (1 Corintios 9:20)
9. Escucha atentamente las objeciones y preguntas del inconverso.
Las personas quieren sentirse especiales y comprendidas. Ten paciencia para
escuchar y procura responder a sus inquietudes en la medida que te lo permitan tus
conocimientos. (1 Pedro 3:15)
10. No amenaces al inconverso.
Evita hablarle del infierno o de amenazas de castigos divinos si no acepta tu
mensaje. Si lo haces solo lo alejarás de tí y del Señor. Concéntrate en lo positivo del
mensaje cristiano y en lo que éste tiene que ofrecer.