Constitución subjetiva

:
A diferencia de las corrientes psiquiatras, conductuales u organicistas el psicoanálisis va abordar la problemática de las psicosis y la discapacidad mental desde una perspectiva que toma en cuenta al sujeto y su especificidad en el caso por caso. A pesar de las características comunes descriptas en los manuales diagnósticos cada sujeto se presenta como único e irrepetible siendo condicionado por distintos factores más allá de lo biológico. Es así como un mismo fenómeno (al menos en apariencia) va a tomar relevancias y significaciones distintas en la multiplicidad de casos dependiendo de la relación que éste tenga con respecto al goce y al deseo en juego. Desde ésta perspectiva el psicoanálisis va a abordar las distintas estructuras clínicas, a saber neurosis, psicosis y perversión. Entendemos por estructura un modo particular de organización tanto del aparato psíquico, como de las relaciones con el Otro, las defensas, el cuerpo etc. El ser humano se distingue principalmente de otras especies por ser en esencia un ser hablante, ser de lenguaje o mejor dicho sujeto a este. Desde un primer momento, inclusive antes del nacimiento hay un Otro, que nos preexiste con todo un bagaje simbólico, es este Otro que en un momento inaugural va a introducir al grito del niño(en principio del lado de la necesidad y del instinto) en la dimensión de la significación, dándole estatuto de llamada, ingresando de esta forma al sujeto dentro del orden simbólico, de lo específicamente humano, quedando algo del orden de le necesidad perdido para siempre. Es decir es el Otro quien debe suponer un sujeto que pide, allí donde no hay nada mas que puro organismo vivo, para que ese grito adquiera estatuto de llamada a la que dar una respuesta, la cual va a estar dada ya no por la mera satisfacción instintiva sino por la presencia del Otro, transformando de esta manera necesidad en demanda. Entonces el sujeto como tal va a emerger a partir de su inclusión en la estructura del lenguaje (de lo simbólico), una vez que el Otro lo reconozca como tal, quedando así el sujeto alienado a este Otro del lenguaje y al significante con el que lo nombra (respuesta). Esta es la operación de constitución subjetiva, llamada de alienación, ya que el sujeto (ten un tiempo lógico) queda alienado a un significante primero que extrae del Otro y con el cual se identifica, es lo que nos va a constituir como sujetos. Nos hacemos sujetos en tanto y cuento somos atravesados por lo simbólico que nos preexiste y nombra. Dicha operación de alineación o de constitución subjetiva vamos a encontrarla en cualquiera de las tres estructuras clínicas en tanto implica la inclusión del sujeto en la estructura del lenguaje, por otro lado cabe destacar que inclusive en aquellos casos como el autismo u otras patologías graves donde no llega a desarrollarse el lenguaje expresivo aun nos encontramos dentro de la estructura del lenguaje, por la simple de

ya que la madre responderá al llamado según su propia voluntad. La presencia del padre indica al niño que el deseo de la madre tiene una relación con la ley del padre. Cuando acorde las contingencias del caso la acción del padre sobre la madre (metáfora paterna) no se lleva a cabo por ausencia del significante que nombra al padre y su función (Nombre del Padre). ¿Qué desea?…. La prohibición del incesto funciona del lado materno como la interdicción de reintegrar su producto y del lado del niño lo separa de su identificación con el objeto de deseo materno1o. como respuesta al deseo materno cuyo significado es desconocido para el sujeto. nos encontramos dentro del terreno de la estructura psicótica y por fuera del Edipo. su capricho. el padre. Es en este momento donde entra un tercer elemento en juego en la díada madre-niño. sino del padre en tanto función simbólica. Cabe destacar que no se trata del padre biológico.razón que estos niños aunque no hablen son hablados. En este primer momento el niño se identifica como objeto de deseo de la madre. que pone un coto al deseo caprichoso y goce absoluto de la madre sobre el niño A esta acción del padre simbólico (significante : Significante Nombre del Padre) sobre el deseo de la madre Lacan va a llamarla metáfora paterna y no es mas que una formalización en términos lógicos del Edipo Freudiano. Es la madre quien desde su propia castración ha de introducir y propiciar la acción del padre simbólico tanto sobre ella como sobre el niño. . produciéndose un efecto de significación fálica e ingresando dentro del terreno de la neurosis. deseo que se le presenta como omnipotente y caprichoso. función que establece y transmite algo del orden de la legalidad. el niño se confronta al hecho de que no colma el deseo materno. De los intervalos que el niño encuentra en está dinámica de presencias y ausencias de la madre según su deseo caprichoso y enigmático.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful