Está en la página 1de 60

Alfonso Quijada Urías (Quezaltepeque, La Libertad, 1940)

Poeta y narrador salvadoreño. Perteneciente a uno de los grupos literarios más importantes
de la cultura centroamericana contemporánea (la denominada Generación Comprometida),
está considerado como una de las voces más originales y renovadoras de la literatura
hispanoamericana de la segunda mitad del siglo XX. Desde muy joven sintió una acusada
vocación humanística que le inclinó hacia el mundo de la creación literaria. Su nombre
comenzó a sonar en los círculos culturales salvadoreños en 1962, cuando, en compañía de
David Escobar Galindo, se alzó con el segundo premio en el prestigioso III Certamen de la
Asociación de Estudiantes de Humanidades de la Universidad de El Salvador. A partir de
entonces, comenzó a integrarse en todos los cenáculos literarios de su país, para pasar a
formar parte de algunos grupos tan destacados como el llamado "Círculo Literario
Universitario Salvadoreño" o la ya mencionada Generación Comprometida. En la actualidad,
Alfonso Quijada Ruiz mantiene contacto con algunos de estos autores desde Canadá, país al
que ha trasladado su residencia. Consumado maestro en el difícil género de la narrativa
breve, entre la suma de su producción literaria sobresale el volumen titulado Cuentos (1971),
una recopilación de sus mejores relatos.

Poema Escriviviendo Poema Amórica


Escribo Amórica,
Soy una lámpara en medio de la noche lejos escucho el canto del dichosofui:
No soy yo quien escribe dichosofui, dichosofui,
Sino la mano esclava de un pensamiento en pájaro que martilla el yunque en mi oído
fuga
más allá de los rieles y las estaciones,
Que inútilmente busca un desenlace
madre del pecho florido,
Cómo saberlo cuando la vida no termina de
vivirse?
El hambre de vivir nunca se sacia Amórica,
Pasa veloz un tres en la distancia que te ríes de mí en mis propios huesos,
¿Será la vida misma? vagabunda.
Una muchacha también pasa Hay un sitio en el cual yacemos juntos -el
Rostro de esfinge frío-que induce
Un pájaro la sigue El Espíritu Santo al nacimiento de aquellos que reunidos en
Así la vida pasa tu mesa no tienen
Con ella el tiempo qué comer.
Aunque esté detenido
Así la mano escribe
Carmen González Huguet
Poeta salvadoreña nacida en la ciudad de San Salvador en 1958. Después de su grado como
bachiller inició estudios de Ingeniería Química, suspendiéndolos semestres después para
dedicarse por completo a la literatura, campo en el cual obtuvo la pasantía en Educación
Radiofónica, y la Licenciatura en Literatura por la Universidad Centroamericana José Simeón
Cañas. Ha ocupado varios cargos como investigadora literaria y catedrática universitaria.
Entre los numerosos galardones obtenidos, se destacan la Mención de honor en el Certamen
Nacional de Editores en 1989 con su poemario «Testimonio», el Premio de la Comisión
Interamericana de Mujeres en 1987, el primer lugar en los Certámenes de San Miguel en
1988, Juegos Florales de San Salvador en 1993, Santa Ana en 1997, Ahuachapán en 1997,
Primer premio en los Juegos Florales Hispanoamericanos de Quetzaltenango en 1999, con
«Locuramor» y Premio Internacional Rogelio Sinán 2005 por su poemario «Palabra de Diosa».

quiÉn arde en ti, chiltota, quiÉn te hiere? Un hombre es lo que hace, lo que ama...
¿Quién arde en ti, chiltota, quién te hiere? Un hombre es lo que hace, lo que ama,
¿Quién tuerce el derrotero de tu vuelo? lo que pinta su voz con el aliento,
¿Quién te regala el llanto y el consuelo? lo que construye su palabra al viento,
¿Quién hay que de tu canto se apodere? lo que desde sus manos se derrama.

¿Quién abandona el trino, quién lo quiere? Lo que florece en tierra o en escama,


¿Quién alimenta su tenaz desvelo? lo que da al mundo desde el pensamiento:
¿Quién eleva sus alas hasta el cielo trigo y harina, masa y alimento,
y salva a la ilusión que desespere? la letra impresa, el fruto en cada rama.

Encuentras el desdén, gesto vencido, Un hombre, sobre todo, es el reflejo


rota la fe, sin fuerza el ala inerte, del instante fugaz en que respira
en el páramo frío del olvido, el aire que lo va poniendo viejo.

Y vas, confiada al rumbo de la suerte, Un hombre es esa imagen que suspira


sin mí, que doy tu cielo por perdido, cuando por fin descubre en el espejo
y consumí la luz por comprenderte. un ángel sosegado que se mira.
Claudia Hernández
Es una escritora salvadoreña. Nació en San Salvador, el 22 de julio de 1975. Licenciada en
comunicaciones por la Universidad Tecnologica de El Salvador, realizó también estudios de
derecho. En 1998 ganó el premio "Juan Rulfo" de Radio Francia Internacional, en la categoría
de cuento. En 2004 obtuvo el prestigioso premio "Anna Seghers", en Alemania, por obra
publicada. Ha sido antologada en España, Italia, Francia, Estados Unidos y Alemania.
Actualmente trabaja como catedrática de la Escuela Superior de Economía y Negocios.

A los poetas
los entierra en la arena
y crecen con los cangrejos
hay muchos
Ella llora
él, nada dice
ella confiesa: Nácar
él tampoco es culpable,
los poetas
habían muerto
hace muchos años
Él no supo decirle
si reencarnaron,
quiere morir
Nácar
Dice él
Ella voltea y se cubre.

La voz
Desarropó el cuerpo
-padéceme- dijo
mondar tu entorno
en estas líneas imprecisas
los puntos separan
miedo
David Escobar Galindo (Santa Ana, El Salvador, 1943) es poeta, narrador y jurista,
considerado uno de los autores más prolijos y reconocidos de la literatura salvadoreña.
Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales, graduado de la Universidad de El Salvador,
Fundador y Rector de la Universidad "Dr. José Matías Delgado", y columnista habitual del
diario La Prensa Gráfica. Entre 1990 y 1992 participó en la Comisión gubernamental
negociadora del proceso de paz que puso fin a la Guerra Civil de El Salvador. Es miembro de
número de la Academia Salvadoreña de la Lengua; ganador de los Juegos Florales de
Quezaltenango, Guatemala en la rama de Poesía en varios años, entre muchos otros
premios; y ha sido nombrado Hijo Meritísimo de la Ciudad de Santa Ana. Su obra publicada
comprende los poemarios "Cornamusa" (1975), "El libro de Lilian" (1976), "Sonetos
penitenciales" (1980), "Árbol sin tregua" (1996), "Oración en la guerra" (1989), "El venado y
el colibrí" (1996) y la novela "Una grieta en el agua" (1972), además de colecciones de
cuentos, obras de teatro, literatura infantil (una lista más completa de sus obras aparece
[[AQUÍ]]). También ha preparado varias antologías poéticas como "El Arbol de todos, lecturas
hispanoamericanas" (1979) y "Páginas Patrióticas Salvadoreñas" (1988).

Las ramas del cipres


Las ramas del ciprés PARABOLA
se ven mejor en el estanque quieto. El sol se pierde —moneda de fuego
Es como si el reflejo definiera en su ciega alcancía.
más hondamente su naturaleza. Duerme el tesoro, luego, en el pleno
Y cuando hay un temblor sosiego,
en las aguas tocadas por la brisa, hasta que lo descubre, de pronto, en el
es aún más flagrante aquel reflejo. hondón,
Acaso igual nos pasará a nosotros:
nos veremos mejor cuando asomemos el picapedrero del día.
al estanque irisado (Tal le pasa al maduro corazón).
por el sutil asombro de la muerte.
Jacinta Escudos, nacida en San Salvador en 1961, es una escritora cuyo cuerpo central de
trabajo incluye novelas, cuentos, poesía y crónicas, que se han publicado en periódicos como
La Nación (Costa Rica), La Prensa Gráfica (El Salvador) y El Nuevo Diario (Nicaragua). Aunque
escribe principalmente en español, domina también el inglés, el alemán y el francés y ha
trabajado como traductora por varios años. Escudos ha viajado extensamente y ha vivido en
varios países centroamericanos y europeos. La pluralidad de estas fusiones culturales y
geográficas se manifiesta en su producción literaria y pensamiento intelectual. Su novela más
reciente, A-B-Sudario (Alfaguara, 2003), fue ganadora del Premio Centroamericano de Novela
Mario Monteforte Toledo. También ha recibido becas y residencias de La Maison des
Écrivains Étrangers et des Traducteurs en Saint-Nazaire, Francia, y Heinrich Böll Haus en
Langenbroich, Alemania. A pesar de ser una autora prolífica con muchas publicaciones, gran
parte de su trabajo sigue inédito. Sin embargo, algunas de sus obras no publicadas han sido
reconocidas. En 2000, por ejemplo, Escudos ganó una competencia nacional en El Salvador,
los Décimos Juegos Florales de Ahuachapán, por su libro, Crónicas para sentimentales. La voz
narrativa de Escudos emplea constantemente formas y técnicas experimentales. Esta
experimentación es intencional, una que estructura y sitúa su trabajo en las posibilidades de
la apertura y su relación entre el yo y el espacio. Esta voz narrativa y su relación con otros
mapas literarios se demuestra en la participación actual de Escudos en la blogósfera.

Poema Olor
'...Los Alejandros con olor a mar'. a calor en un pueblo perdido,
Vengo con olores extraños en el cuerpo, a cigarro fumado en la espera,
con olor al canto de las ranas a polvo, a lluvia, a tiempo, a moho.
que llaman a sus esposos en la vera del río, Vengo con olor de amor
con olor de potreros que se queman en la en un lecho esquinado,
oscuridad, en un cuarto oscuro,
con olor a ubre de vaca en mis senos en una casa a la orilla del río.
dilatados por el deseo Vengo con olor de amor
con olor a manantiales sudoríficos de un hombre que pierde su sombra,
nacidos en la ranura de los cuerpos en de un hombre con cuerpo de barro,
batalla. de un hombre de corazón de pájaro.
Vengo con olor a río, a lago, a pantano, Vengo con olor de un hombre
a olvido por minutos, que se llama Alejandro
y que tiene olor a mar.
José Roberto Cea, nace en la ciudad de Izalco, departamento de Sonsonate, el 10 de Abril de
1939. En El Salvador es unos de los autores más prolíficos de la actualidad. Ha escrito
poesías, narraciones, novelas, cuentos, teatro, ensayos. De este último género, dos trabajos
muy importantes son; uno sobre la pintura y otro sobre el teatro en El Salvador. Algunos
críticos señalan que mientras un sector de la poesía hispanoamericana sigue los movimientos
europeos otro sector ha buscado incorporar a la misma un indigenismo más o menos
auténtico sin tratar de caer en la imitación, lo cual se logra percibir en la obra de J. R. Cea. "La
poesía de Cea es un tipo de poesía que está marcado por el sello de la originalidad. El país de
cada escritor define, sin duda, el lenguaje y José Roberto Cea tiene a su modo de expresarse
un rico léxico de palabras de allá, con las que abarca lo telúrico y lo mágico, el toque de los
prodigioso, que alcanza el verdadero arte en su esfuerzo por acercarnos a lo inefable".

Soledad Óptica

Hoy he visto caer de mis ojos la sombra. El poste que distingo


como un viaje cansado; en el extremo norte de la calle,
y dejó mi soledad donde mi habitación enciende su ternura,
cómo ciudad deshabitada de estrellas parece un lirio aéreo, vertical y desnudo,
y perros que nos ladran; que perdió sus ojos y su lengua.
sin la novia prendida en el recuerdo,
sin el beso primero que nos llenó de Un automóvil pasó desesperado
asombro, quebrando con su ruido de mariposa negra
sin amables señoras que nos dicen: mi momento más puro.
"---Cómo está, joven, buenos días.---"
Sin éste mundo amargo y cotidiano ...Todo es así, en el instante exacto
que nos duele en el pecho, de retener lo amado
como la muerte del pastor de caracoles o escribirlo en el fondo más rojo
que murió sobre la arena de la sangre más honda.
y apareció su viaje desnudo ante el
crepúsculo...
Rafael Menjívar Ochoa
Rafael Menjívar Ochoa (nacido el 17 de agosto de 1959 en San Salvador) es un escritor,
periodista, traductor salvadoreño. Su padre, el economista Rafael Menjívar Larín, era rector
de la Universidad de El Salvador (nacional) cuando el ejército la ocupó en 1972 y lo exilió
hacia Nicaragua. El resto de la familia abandonó el país en enero de 1973 hacia Costa Rica,
donde se reunió con el padre. En 1976 se instalaron en México, donde Menjívar Ochoa vivió
durante veintitrés años. Estudió música, teatro y letras inglesas. En 1999 se instaló en El
Salvador, donde en 2001 se convirtió en Coordinador de Letras (director de literatura) y en
2001 fundó La Casa del Escritor, proyecto para la formación de escritores jóvenes, ubicado en
la que fuera casa de Salvador Salazar Arrué (Salarrué). Pertenece a la llamada "Generación
del Cinismo" o "Generación del Desencanto", junto con Horacio Castellanos Moya, Jacinta
Escudos y Miguel Huezo Mixco, entre otros que comenzaron su producción literaria en la
época de la guerra. Es compañero de vida de la poeta salvadoreña Krisma Mancía.

UN VIEJO AMOR II
Uno está en ocasiones Cera, candado, moho,
atroz como una puerta sonrisa y hierro:
y es —si acaso es algo— el cálido sabor de un llanto ebrio.
mano, bisagra y llanto Sin más ni más, la imagen
Y ya nunca llorar de un rostro en el espejo,
Cuando uno está entrenado y blancos los cabellos.
—dar vuelta de campana, ladrar Cera, candado y sal,
fingirse muerto— las manos de cemento:
las cosas no caminan como deben la frágil soledad de un cementerio.
El tiempo pasa lento (Los días ya no hieren,
los taxis huyen lentos sólo saben a hielo.
el sueño se desvela y uno se cree santo El amor ya no mata:
y triste sólo es silencio.)
y en realidad sólo piensa en otra cosa Cera, pudor, migajas
de nada cierto:
el rostro sin rencor de un niño ciego.
Krisma Mancía. Estudió el profesorado en letras de la Universidad de El Salvador, y teatro en
la Escuela Arte del Actor. Formó parte de la primera generación del taller literario de La Casa
del Escritor. Es compañera de vida del escritor salvadoreño Rafael Menjívar Ochoa. En 2004
publicó su primer libro, La era del llanto (Dirección de Publicaciones e Impresos, Colección
Nueva Palabra, San Salvador), y en noviembre de 2005 ganó el primer premio internacional
de poesía joven de la editorial La Garúa, de Barcelona, por su libro Viaje al imperio de las
ventanas cerradas (La Garúa, Barcelona, 2006). Aparece en las antologías Trilces trópicos (Ed.
La Garúa, Barcelona, 2006), Cruce de poesía Nicaragua-El Salvador (Managua, 2006) y 45
poetas. Antología (Revista Cultura 94, disco de audio, DPI, San Salvador, 2007). Ha sido
publicada en revistas de diversos países, en español y catalán.

Amor

sos un laberinto de espadas


un enigma de fuego que crece en la garganta
un vientre triste que mata a los amantes antes de nacer
y es preciso que conserve esa visión con sal de cocina
y ser la ira del fruto seco que se esparce en la tierra
y ser la muerte cuando nace un hijo
y ser la muralla donde él se apoye
y ser la hoguera donde lave su cuerpo
y ser todo
y ser nada.

Soñé con tu mano

Soñé con tu mano. Verde bestia que lame mis dedos.


Dragón marino que besa las entrañas del fuego.
Soñé con tu mirada. Suave gracia felina en la espesura nocturna.
Soñé.
Sólo soñé
racimos de ojos bajo mis sábanas.
Matilde Elena López es una poeta, ensayista y dramaturgo salvadoreña (San Salvador, 20 de
febrero de 1919). Durante la década de 1940 formó parte de la Liga de Escritores
Antifascistas, un grupo de jóvenes escritores con ideas de izquierda. En abril de 1944,
participó en el movimiento popular que trató de derrocar al gobierno del dictador
Maximiliano Hernández Martínez. Realizó sus estudios superiores en la Universidad de San
Carlos de Guatemala y en la Universidad Central del Ecuador; en este último centro de
estudios, obtuvo el título de Doctora en Filosofía y Letras. En 1958 se incorporó a la
Universidad de El Salvador donde laboró como catedrática, directora del departamentos de
Letras y vicedecana de la Facultad de Humanidades. También ha impartido clases en la
Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas". En 1961 ganó el primer lugar en los
Juegos Florales de San Miguel y los Juegos Florales de Nueva San Salvador. Desde 1997, es
miembro de número de la Academia Salvadoreña de la Lengua. Entre sus obras publicadas
están: Masferrer, alto pensador de Centroamérica (ensayo, 1954), Interpretación social del
arte (ensayo, 1965), Dante, poeta y ciudadano del futuro (ensayo, 1965),

Cielo escondido Simplemente nosotros

Me ofreces ese cielo Cuando la huella


Que no alcanzo. De tu pie
Serio me dices Cubra la mía
Que te dé la mano. Y nuestros pasos
Sigan el mismo
¡Mucho tendremos que luchar Sendero.
por ese cielo!
Cuando la brisa
Porque ¡dímelo tú, De la noche
Si vendes ese cuadro! Nos envuelva
¿Nos podría alcanzar En una sola
para ese sueño? Gasa.

Y si vendo mis libros, Será hermoso ver


¿tú qué dices? Cómo tu sombra
¿Podrán tus manos Protege
alcanzarme el cielo? Mi pequeña sombra.
Entonces llegarán
Carlos Ernesto García (El Salvador, 1960), es un escritor, poeta y periodista salvadoreño.
Afincado en España, actualmente vive en la ciudad de Rubí, provincia de Barcelona. Como
periodista, ha sido coordinador en Europa de Radio Venceremos de El Salvador y es
corresponsal para Europa del diario salvadoreño Colatino. Actualmente coordina y dirige
C&Duke, empresa de gestión y producción cultural. Obra Como escritor, ha publicado: - "El
Sueño del dragón" (El Cobre Ediciones, Barcelona, 2003), un relato de una travesía por el río
Changjiang (China). - Bajo la sombre de Sandino - Historia de una revolución inconclusa
(Barcelona 2007), una recopilación de entrevistas realizadas a a Edén Pastora, Donald
Mendoza, José Valdivia, Javier Pichardo, Raúl Venerio, Elías Noguera, Víctor Tirado López y
Leonel Martínez. Este reportaje fue editado íntegramente a través de las páginas del Diario
CoLatino (El Salvador, 2005) y ampliado para la edición del libro. Como poeta ha publicado:
"Hasta la cólera se pudre" (Barcelona, 1994) que ese mismo año apareció en Nueva York bajo
el título Even rage will rot. Además ha publicado A quemarropa el amor (Barcelona, 1996).

BREVE POEMA DE AMOR CON MALA LETRA EN LA PARED


Vos sabés que yo Las calles tomadas
vengo de la melancolía a la melancolía por el espectro de los ausentes
que confundo todos los lugares Apenas sí hay tiempo de leer al paso
la Plaza del Zócalo,con el Parque Ula Ula unos versos escritos con mala letra en la
el Danubio con el Lempa pared
a los niños andaluces con los de Pero… ¿Dónde está el poeta?
Panchimalco,la torre de París Camino entre las esquinas sigiloso
con las de electricidad que daban frente a mientras por una cuneta
mi casa,allá en San Martín avanza con desgano (como no queriendo
cerca de Suchitoto llegar)
Sí,la verdad es que lo confundo todo un hilito de sangre
hasta el color de tu pelo que se perderá en la cloaca.
con la espesa oscuridad de los cafetales.
Waldo Chávez Velasco (San Salvador, El Salvador, 14 de octubre de 1933 - id. 7 de julio de
2005) fue un abogado, escritor y periodista salvadoreño, miembro de la Generación
Comprometida. Inició sus estudios en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la
Universidad de El Salvador, por su rendimiento académico obtuvo una beca gubernamental y
viajó a la Universidad de Bolonia, en Italia, donde en 1959, obtuvo el doctorado en Derecho
Internacional Público. También efectuó estudios de comunicaciones, en la Universidad de
París. Durante su estancia en Europa, conoció a la escritora salvadoreña Irma Lanzas con
quién contrajo matrimonio. De regresó a El Salvador trabajó como colaborador del periódico
El Diario de Hoy y se desempeñó como Director General de Bellas Artes del Ministerio de
Cultura (1960). En 1967, fue el fundador y primer director del periódico vespertino El Mundo.
Fue miembro del Partido de Conciliación Nacional (PCN) de ideología anticomunista, cuando
este partido controlaba el gobierno de El Salvador (1962-1979). Durante el gobierno del
general Fidel Sánchez Hernández y del coronel Arturo Armando Molina sirvió secretario
particular y secretario de Información de la Presidencia de la República. Chávez Velasco
cultivó todos los géneros literarios. Publicó la novela “Quién secuestró a Scott” (1999) el
poemario “Lápidas de la guerra civil” (1996); y las obras teatrales “Fábrica de Sueños” (1957),

Ruth
Extranjero De cuatro semanas el viento
Sombra, niebla, pecado, Conduce tu sombra infinita
Pájaro por la flecha aprisionado Y el dátil no imita
En vuelo, flor caída Tu aliento.
Y entre la nueva flor resucitada, ¡Cuánta noche, oh amado, ha caído
Ángel mujer en desnudez vestida, en la rosa gentil de mi seno
Vida perennemente condenada que no tiene cieno
A estatua por el polvo modelada, ni mancha de olvido!
Fuentes del sentimiento Imposible decir que se asoma
Dad a mi voz acento Y regresa en el mismo sentido
Y a mi palabra nueva llamarada… Como vuelo fugaz de paloma
Que toma a su nido,
Este adiós se me hiela: es vano
Pretender que tu nombre se ha ido
Cuando aun me compasa tu mano
El inquieto, amoroso latido…
Y no estás…
Antonio Casquín. Poeta, guerrillero y educador salvadoreño (n. en Quezaltepeque, La
Libertad, 1964). Militante intelectual de izquierda y participante clave durante la guerra civil
en El Salvador. Se inició en el Círculo literario Xibalbá, y mantuvo relación estrecha con todos
los escritores de su época. Durante el conflicto fue herido y se exilió en París, creciendo
mucho más intelectualmente, para poder compartir con los más jóvenes sus conocimientos.
Ha construido talleres desde que regresó a El Salvador en 1992, y ha intentado construir
círculos intelectuales entre los jóvenes. Los círculos literarios más fundamentales de su
trayectoria son: Masa, Rosa Negra, Sol Nocturno, Teshcal, Serpientemplumada, Amilcar
Colocho ntre otros. Fue el primero en organizar un Encuentro Nacional de Talleres Literarios,
siendo el pionero en su país. Actualmente es el encargado del departamento de cultura de su
ciudad natal. Algunas de sus publicaciones son: Confesión en el tiempo, Confesión,
Nacencia, Exilio, Tango de Boda, Epigramas, Herencia.

Esencia Herencia
Que pertenezco a la muerte Mi ejemplar florista
eso está muy claro como gota
no la busco salida de los mares
ni le huyo apresurado, yo
cabal voy con la vida surgí de los caudales
no tengas cuenta con el Diablo de tu vocación
Sólo di lo que tuve de artista
-nunca tomé prestado- Por eso
amé en momento justo me crece en la vista
en momento justo fui amado el grito
Que pertenezco a la muerte de los azahares
nunca lo he dudado que hace
no te preocupes de los vendavales
si entre nosotros nada ha pasado el soplo
lo grande es que entregué que los fertiliza
mi corazón desesperado Si no soy abogado
no me duele ni me importa es porque
si tú me has ignorado entre jazmines y nardos
no quise forzar el destino mi alma
todo lo dejé en tus manos. quedó completa
Y sin tus ojos
han llorado
creyéndome fracasado
Jose Batres Montúfar (18 de marzo de 1809 - 9 de julio de 1844) fue un escritor, político y
militar que nació en la ciudad de San Salvador, en El Salvador (en aquella época, una
provincia de Guatemala), hijo de don José Mariano Batres y Asturias y de doña Mercedes
Montúfar y Coronado. Desde muy niño fue aficionado a la lectura; aprendió el latín y leía y
hablaba perfectamente el francés y el inglés. Se nutrió con la lectura de los clásicos griegos y
latinos y con los escritos más representativos de las lenguas española, inglesa y francesa. En
los años de su juventud destacó por su claro talento y su imaginatíva conversación. En 1825
entró a la recién creada academia militar, de donde egresó con los despachos de subteniente
de artillería. En 1826, a los 18 años de edad, tomó parte en la batalla de Milingo y en la
localidad de Mexicanos fue hecho prisionero por los salvadoreños. Estuvo en prisión casi un
año y volvió a Guatemala en 1830. El 25 de agosto de 1838 fue dado de alta en la primera
compañía de la brigada de artillería, con el grado de capitán comandante. Peleó por ultima
vez, con las tropas conservadoras que se opusieron a Francisco Morazán, en 1840. En mayo
de 1844, Batres Montúfar causó baja en el ejército, por motivos de enfermedad.
Anteriormente, Pepe Batres dispuso estudiar ingeniería y el 14 de diciembre de 1835 obtuvo
el título de ingeniero topógrafo. En 1837 acompañó como ayudante al ingeniero inglés Juan
Baily a Nicaragua, para efectuar un reconocimiento relativo a la apertura de un canal
interoceánico. Allí murió su hermano Juan, de 21 años debido al clima malsano. El 13 de
mayo de 1839 fue nombrado para ocupar el cargo de jefe político del departamento de San
Juan Amatitlán. Tres años después, fue electo en 1842, diputado a la asamblea legislativa por
el departamento de San Marcos. La Sociedad Económica de amantes de la patria lo declaró
socio asistente el 19 de abril de 1841. Murió en la ciudad de Guatemala, el 9 de junio de
1844, a los 35 años de edad.

Poema Romance Poema Suicidio


Es un joven desgraciado Llegó en fin a este presido
cómo una rosa marchita, inserta en El Semanario
frescura y color le quita (periódico literario)
el sol que la ha marchitado. la contienda del suicidio.
Para matar el fastidio,
Apenas la sombra queda por no decir otra cosa,
de la forma que perdió: saco mi Musa quejosa
Ya el olor se disipó, de vivir arrinconada,
no hay quién volverselo pueda. cómo quién saca su espada
para ver si está roñosa.
El Doctor Melitón Barba Camacho (San Salvador, El Salvador, 26 de octubre de 1925-id. 29
de junio de 2001) fue un escritor y médico salvadoreño. Estudió en la Facultad de Medicina
de la Universidad de El Salvador. Realizó estudios de postgrado en las áreas de ortopedia y
traumatología en Italia y Argentina. También se interesó en el estudio científico de la
acupuntura, la homeopatía y otras formas de medicina alternativa. En la década de 1960
ejerció como catedrático universitario de la UES. Por su ideología de izquierda y su oposición
a los gobiernos militares tuvo que exiliarse en varias ocasiones. Residió en México (1965 y
1976-1977) y Nicaragua (1980-1988). Sus cuentos se enmarcan dentro de la corriente de la
narrativa regionalista. Muchos de sus relatos abordan temas relacionados con la profesión
médica y con sus convicciones políticas. En su juventud publicó sobre todo trabajos de
investigación médica. Comenzó a publicar cuentos, cuando tenía casi 60 años con la edición
de la colección de cuentos Todo tiro a Jon (Managua, 1984). Entre sus obras publicadas:
Recopilaciones de cuentos: Cuenta la leyenda que (Managua, 1985), Olor a muerto (San
Salvador, 1986), Puta vieja (San Salvador, 1988)

Puta Vieja
Así era mi cuerpo, como el de la Margot, la cipota que está acusada de guerrillera. Claro, han
pasado tantísimos años que ahora con mi cara cruzada de arrugas, la boca sin dientes y los
pilguajos de chiches que me quedan, nadie podría reconocerme. Pero era bonita, aunque se
rían.
Cuando lo conocí acababa de llegar al “Over de Top”, un burdel que quedaba en
Soyapango y donde había otras quince muchachas, todas lindas, porque el Over era de lujo,
sólo lo frecuentaban señores de carro y por la salida de una había que pagar quince colones.
En ninguna parte cobraban tanto.
El vivía en una de las casitas de madera que quedaban a la orilla de la cuestona que sube
para Soyapango. Lo veía con su uniforme del Instituto Nacional, siempre bien limpio, con los
cuadernos apretados debajo del sobaco y su quepis de lado, con la hebilla del cincho bien
lustrada; caminaba la cuestona del Agua Caliente para tomar el bus en la Garita, aunque
muchas veces se iba a pie, porque no tenía ni cinco para la camioneta.
Al principio me miraba con desconfianza porque yo iba bien pintarrajeada, las cejas
recortadas y los montones de rouge en la cara. Quizás por eso decían que a las que se pintan
así la cara les rebota de putas. Yo estaba bien cipota, de unos diecisiete. Él era menor.
Apenas llevaba una estrellita negra en la manga de la guerrera cuando me dijo que iba a
cumplir los trece.
Manlio Argueta Nació en la ciudad de San Miguel, El Salvador , el 24 de noviembre de 1935,
es un poeta y novelista salvadoreño. Perteneció a la autodenominada Generación
comprometida, grupo literario creado por Italo López Vallecillos (1932-1986), junto con
Roque Dalton (1935-1975), Álvaro Menen Desleal (1931-2000), Waldo Chávez Velasco (1932),
Irma Lanzas (1933), Orlando Fresedo (1932), Mercedes Durand (1932-1998), Ricardo Bogrand
(1932), Mauricio de la Selva y otros. El valle de las Hamacas (Editorial Ariel, Buenos Aires,
1977), Un hombre por la patria (poesía, Editorial Universitaria, San Salvador, 1968), En el
costado de la luz (poesía, EU, San Salvador, 1968), Caperucita en la zona roja (Premio Casa de
las Américas 1977, varias ediciones), Un día en la vida (1980), Cuzcatlán, donde bate la mar
del sur (1986), Milagro de la Paz (San Salvador, Istmo Editores, 1995) Siglo de o(g)ro (San
Salvador, DPI, 1997).

Poema Cárcel
¿Dónde estarán los otros? Dijeron que
vendrían Poema Los garrobos
pero nadie aparece. Nuestros ojos Los garrobos crecían en los árboles
amarran pero llegaron los venenos.
los últimos recuerdos pero nadie aparece. Las hojas amarillas
Escribimos un nombre (las paredes son comenzaron a morir.
grises): Cuelgan los frutos secos
aquí estuvieron hombres como fieras en suspendidos en las ramas altas.
selva, Ríos sin agua. Tierra desolada.
aquí se amaron otros como nunca se
amaron. Los garrobos crecían en los árboles
¿Cuándo vendrán los otros para hablar, pero llegaron los venenos
para mirar a alguien, para sonreír a destruirlo todo. Llegaron
con las personas? A veces digo con ganas de matar. Los aviones
que estoy triste y recuerdo las voces que vuelan sobre los árboles.
recuerdo.
¿Dónde estarán los otros? Dijeron que De los garrobos sólo quedan
vendrían. sus dientes,
Salgo a buscar a mis amigos sus huesecillos de madera.
y me encuentran cercado por los muros
Ricardo Trigueros de León (Ahuachapán, El Salvador, 13 de noviembre de 1917; San
Salvador, El Salvador, 20 de mayo de 1965) fue un poeta, periodista, abogado y crítico
literario salvadoreño. Estudió Derecho en la Universidad de El Salvador. Fue profesor de
literatura en varios colegios de secundaria de San Salvador y catedrático de Periodismo en la
Universidad de El Salvador; Fue columnista de El Diario de Hoy. Fungió como jefe de la
Departamento Editorial del Ministerio de Cultura en la década de 1950. Murió
prematuramente a los 48 años.
Sus poemarios publicados son:Campanario (1941),Nardo y estrella (1943),Presencia de la
rosa (1945),Labrado en madera (1947),Perfil en el aire (1955) y Pueblo (1960).

Ella se irá…
Posees el gozo de su risa
pero debes saber que partirá.
Te inunda su alegría
te ilumina su rotunda carcajada
con una luz muy dulce,
pero no ignores que se irá.
Ella fluye,
ella es un líquido que detesta estancarse
ella es un pájaro que anida y emigra,
ella se irá.
Ella se irá y te dejará una marca de amor
que solamente curarás con su regreso efímero.
Entonces la verás de paso
y será como tropezar con el sol de la mañana
descubrir de nuevo su alegría,
nadar en ella
plácido
hasta un próximo encuentro inesperado.
Nora Méndez (nacida en El Salvador, 1969) es una poeta salvadoreña. Ha publicado cinco
poemarios: Atravesarte a pie toda la vida, Universidad Tecnológica de El Salvador (2002) , La
Estación de los Pájaros (2004, Dirección de Publicaciones e Impresos, DPI, CONCULTURA) ,
Seis (2006), Universidad de El Salvador , Calentura de Amor, Universidad de El Salvador
(2006) y Pintura Fresca, Universidad de El Salvador (2006). Ha sido antologada en 1996 por la
Universidad de Michigan en Poetics of the Resistance; Mujeres en la literatura salvadoreña
por la Red de Escritoras Salvadoreñas (1997), Palabras de la siempre mujer de la Fundación
María Escalón de Nuñez (1999) y Überland und Leuchtende Städte del Instituto Cervantes de
Berlín (2006) . Algunos de sus poemas siguen siendo traducidos al alemán por Rike Bolte,
catedrática del Departamento de Literatura Hispana de la Universidad Libre de Berlín. Ha sido
invitada a participar en el 2º Festival de Poesía en El Salvador (2003), el 1er Festival de Poesía
en Granada, Nicaragua (2005 y 2007), el Festival de Poesía de Medellín, Colombia,
organizado por la Revista Prometeo (2006) y el Latinale Festival, en Berlín, Alemania (2006).
Durante los años 1980 fue además intérprete y compositora del grupo musical
"Nuevamérica", participando en conciertos en Centroamérica. Actualmente escribe una
crónica de guerra en su blog. Además, sus libros se encuentran publicados en versión
electrónica.

Poema Acción De Gracias Poema Atravesarte A Pie Toda La Vida

Por la piedra que me tropieza Hoy amanecí como la mañana


Por los atajos que me has dejado Empapadita y con olores.
Por la infancia de mis ideas Soy mariposa-mujer
Por mi vocación de rueda Saliendo del escondite en pleno invierno,
Por mi confusión eterna Cargada de inefables
Entre el bien y el mal Soterrados por el llanto.
Por mis profecías Hoy amanecí como la mañana
Por esta ansiedad que me mueve la vida Con ganas de despertarme todo
Por la gloria y el aplauso ¡ que venga la vida
Por el ridículo y la soledad que se encabrone conmigo
Por los sueños que me acompañan como yo lo estoy con ella!
Por esta amistad con las palabras Hoy amanecí como la mañana
Por el amor que se me esconde Con poca luz y con ganas de que me vean,
Por la terquedad que me precede Con ganas de rociarme en tu rocío
Miguel Huezo Mixco (San Salvador, El Salvador, 21 de diciembre de 1954), es un poeta,
periodista y crítico literario salvadoreño. Ha realizado estudios de Letras en la Universidad
Centroamericana "José Simeón Cañas". En la década de 1970, dirigió la revista literaria "La
golondrina" en el vespertino "El Mundo". En 1980 se incorporó a las Fuerzas Populares de
Liberación "Farabundo Martí", una de las cinco organizaciones armadas de izquierda que
formaban el FMLN. En 1981 asumió la dirección de la emisora oficial de su organización:
Radio Farabundo Martí. Tras la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, se reincorpora
a la vida civil. En 1996 es nombrado Director de Publicaciones e Impresos del Consejo
Nacional para la Cultura y el Arte, desempeñando este cargo hasta 2004. En 1999 recibió el
Premio Literario Centroamericano "Rogelio Sinán". Libros publicados Poesía: Una Boca
entrando en el Mundo (1978), El Pozo del Tirador (1988), Tres Pájaros de un Solo Tiro (1989).

Poema Altivo Poema El Hilo De Ariadna


Entonces llegó el alado La historia ha sido mal contada
y era su esplendor un despilfarro No soy Teseo
los motores del Saturno el héroe
el destello del sol en un espejo mi nombre es otro
el vivo carmín de un lapiz labial
el deseo andante los celos vivaces Después de la guerra de los centauros
todo a la vez bajé a los infiernos
Y las fieras se tendían en el suelo pero conseguí huir a los turbiones salobres
como húsares heridos ultramarinos
Sólo Daniel podía verlo Yo traía un casco reluciente
Su mundo entero eso sí como el de un motociclista
se conmovía Sin medallas ni condecoraciones
Miró los Papas del pasado y el futuro Sólo una madeja de hilo
en sus coches contra balas Y mi espada rota
y las jugosas conchas de las muchachas Como mi suerte
envueltas en jerseys La dilatada sombra azul que crece
Luis Alvarenga. Poeta y ensayista salvadoreño. nace en 1969. Es poeta y ensayista
salvadoreño. Perteneció en los 80´s al Círculo literario Xibalbá. Obtuvo su licenciatura en
Filosofía con una tesis sobre el pensamiento de María Zambrano y actualmente prepara su
investigación para el doctorado en Filosofía Iberoamericana en la UCA con un trabajo sobre
el pensamiento filosófico en Roque Dalton. Ha obtenido premios en certámenes nacionales
de novela, ensayo y poesía. Su carrera profesional está marcada por la docencia, la literatura
y el trabajo editorial. Durante 2007 dirigió la Dirección de Publicaciones e Impresos DPI.
Actualmente, es editor de Realidad, una revista de corte académico publicada en la
Universidad Centroamericana UCA para el área de Ciencias Sociales y Humanidades.
Asimismo, es el director de Cultura, que constituye la revista más antigua del país, pues se
edita desde 1955 y está dedicada a la literatura y la cultura en general.

Poema Campos De Diana Poema Cine Darío


La caravana de los días
pasa con sus falsas ocupaciones.
Busco otra manera La viruta de la tarde
de preguntar por esa facilidad, fluye reina
de decir sencillamente por el alambique del cine
la grandeza del ínfimo equipaje del sos el único
hombre. entre los que fuman su lluvia
Y no hallo más cosa el único
que contar esta historia amo del silbido y el salto mortal de la
de una semilla ciega palabra
que no subió al carro de Diana. el único
Mínimo mundo, el que brota que retuerce sus venas
cuando buscamos más allá con las de la pantalla
de nuestras manos entrelazadas el único el de la saliva
en el segundo eterno de la sal. el unico
Eres el grano perdido en el delirio de el que gritaaaaaaaaaaaaaaatrapado
gigante en la pupila de Alguien
que tiene el mar. que acaba de salir
Mínimo mundo, y sin embargo, orientado por las luces a medias.
¡tú soportas en los hombros
Francisco Andrés Escobar, actor, escritor y periodista salvadoreño, nacido el 10 de octubre
de 1942, en San Salvador. Realizó estudios en licenciatura en Trabajo Social y Ciencias
Políticas en la Universidad Centroamericana "José Simeón Cañas". Ha participado como actor
protagónico o coprotagónico en diversas obras teatrales. También ha dirigido una pieza
dramática de su propia autoría: Un tal Ignacio (1994), dedicada a la memoria del rector de la
UCA, Ignacio Ellacuría. Ha colaborado como periodista y articulista en la revista Estudios
centroamericanos (ECA), a cuyo consejo de redacción perteneció entre 1979 y 1998 y en el
periódico La Prensa Gráfica donde ha publicado cuentos y crónicas. Su obra publicada incluye
los poemarios Una historia de pájaros y niebla (1978), Petición y ofrenda (1979), Ofertorio
(1979), Solamente una vez (1997); la recopilación de cuentos y crónicas El país de donde
vengo (1998) y el libro La lira, la cruz y la sombra (2003) que relata la biografía del poeta
Alfredo Espino. En 1995, el gobierno de El Salvador le concedió el Premio Nacional de Cultura
y fue electo como miembro de la Academia Salvadoreña de la Lengua.

Poema Agnus Dei Poema Petición Y Ofrenda


Hermoso lobo blanco, La media noche
Ángel viejo, Detuvo sus andares
Mi padre: Junto a un leve murmullo de pupilas.
Ahora que los días están idos Después?
Y que un rubio verano me acompaña, Un buceo lentísimo,
Es tiempo de una carta. Un sondeo profundo en aguas verdes,
¡Hay tantas cosas que no quedan dichas! En verde clorofila
¡Hay tanto amor que siempre nos Poseedora de una luz magnífica.
negamos Un viaje lento, de canoa suave,
por humanos y débiles, Hacia las luminosas oquedades del
por hombres confundidos! espíritu.
Y esa oquedad hay que salvarla, padre, Es cierto que he llegado un poco tarde.
No sea que después los precipicios Es cierto
Nos dejen sin palabra, Que no estuve ante tus lágrimas
O con palabra extraña que no podemos ni Y que arribo con años de retraso
siquiera oírla. Para entender el cauce de tu llanto
Que se enrolla en potentes espirales
Y se adentra en el vértigo,
Serafín Quitéño nació en la Ciudad Morena de Santa Ana. Fue Poeta y su estilo post-
modernista era suave y con típico colorido y honestidad provinciano. Fue periodista y dirijió
el "Diario de Occidente" en la ciudad santaneca. En "El Diario de Hoy" de San Salvador
mantuvo una columna titulada "Ventana de Colores", usando el seudónimo de Pedro C.
Maravilla. Sus críticas periodísticas siempre llevaban un tono jocoso, humorístico en su afán
de revivir las costumbres morales tradicionales. Entre sus obra principales están: "Corazón
Con S" (1941-poesía); y "Tórrido Sueño" (1957-poesía)

Poema Sonetos De La Palabra Poema Sonetos De La Palabra


(la Palabra Que Viste) (la Que No Viste)

La palabra que viste es siempre muda, He aquí la palabra que no viste


La palabra que viste es siempre triste. Y que no viste tú, por tan desnuda.
No une, no libera, no persiste… En claro anillo de silencio anuda
¡La palabra que viste no te ayuda! Lo que eres hoy y lo que antaño fuiste.

Si pretende asistirte, no te asiste. Si necesitas muda, ella te muda


Si brazo, si defensa, no te escuda. Y de traje de sombra te desviste.
La palabra que viste es la más ruda El poco de ángel que en el hombre existe
Entre todas las cárceles que viste. Es porque ella lo labra y lo desnuda.

Por ella, ?muro, ergástula, cadena? Ella abre puertas, ojos, miradores,
La isla del corazón es más condena, Desnuda espacios, larvas, ruiseñores,
Y la noche del hombre más sañuda. ¡ninguna vestidura le resiste!

¡Ah! Reposada soledad serena, Une, aclara, congrega resplandores


dame por fin, a ver, la última pena… Y por sus puentes de ángeles menores
¡Yo quiero la palabra que desnuda! Al fin, EL HOMBRE PARA EL HOMBRE,
existe.
Vicente Rosales y Rosales. Nació en Jucuapa en 1894 y murió en San Salvador en 1980. Poeta
modernista, sus obras hablan de visiones cósmicas y mitológicas; por sus estudios de teoría
musical dominaba a la perfección la poesía. Era fecundo y melódico, aunque a veces un poco
descuidado por la urgencia de la inspiración. Entre sus muchas obras poéticas se tienen: Las
Sirenas Cautivas(1918); El Bosque de Apolo (1924); Euterpologio Politonal (1928);
Transiciones (1924); Pascuas de Oro (1947). La Dirección de Publicaciones publicó en 1959,
una Antología y en 1962, La tristeza de Teoti y la Epopeya del Dolor. Muchos de sus poemas
se han publicado en periódicos y revistas.

Poema Los Caracoles Poema Invierno (i)

Poetas: caracoles del viento. Brumoso el ideal, la carne inerte…


En los del mar se oye el fragor marino. Para otros dieron lana las vicuñas…
En vosotros se oye el pensamiento. En este invierno -macho de la muerte-
¡cuántos nos hemos de comer las uñas!
Un unísono canto levantino
son las fuerzas del bien cuando el acento Tres meses de hospital a leche cruda
del buen amor dirige su camino. o terminar mendigo y en muletas.
¡Hoy esta noche dormirás desnuda
O cuando por perífrasis su aumento mientras sse mueren de hambre los
depende las luchas del destino poetas!
que da flores de luz sólo un momento.
Se cuentan casos extraordinarios
Poetas: caracoles en un cuento de los que el frío flageló siniestro;
que me contó de niño un peregrino. con estos casos se hacen hoy los diarios.
¡Mi corazón se muere de contento! ¡Tal vez mañana se refiera al nuestro!
ALFREDO ESPINO
Alfredo Espino nació en la ciudad de Ahuachapán, a las 5:00 horas del 8 de enero de 1900, en
el seno matrimonial del poeta y docente Alfonso Espino y de la profesora Enriqueta Najarro
de Espino, ambos descendientes de familias guatemaltecas y salvadoreñas con fuertes raíces
poéticas, docentes y médicas. Alfredo fue el segundo de un total de nueve hermanos y
hermanas: Rubén (1899) y él nacieron en la cabecera departamental de Ahuachapán,
mientras que Miguel Ángel, Hortensia, Aracely, Alfonso, Zelmira y Adalberto vinieron al
mundo en la ciudad de Santa Ana. Desde 1909 hasta 1914 realizó sus primeros estudios en la
casa familiar y en el Liceo Santaneco, dirigido por Salvador Vides. En 1915, la familia se
traslada a San Salvador. Testimonios de amigos y familiares recuerdan al adolescente
modesto y sencillo, de temperamento apacible y hasta retraído.

Poema El Nido Poema Cañal en Flor

Es porque un pajarito de la montaña ha Eran mares los cañales


hecho, que yo contemplaba un día
en el hueco de un árbol, su nido matinal, (mi barca de fantasía
que el árbol amanece con música en el bogaba sobre esos mares).
pecho, El cañal no se enguirnalda
como que si tuviera corazón musical. como los mares, de espumas;
sus flores más bien son plumas
Si el dulce pajarito por entre el hueco sobre espadas de esmeralda...
asoma, Los vientos-niños perversos-
para beber rocío, para beber aroma, bajan desde las montañas,
el árbol de la sierra me da la sensación y se oyen entre las cañas
de que se le ha salido, cantando, el como deshojando versos...
corazón. Mientras el hombre es infiel,
tan buenos son los cañales,
porque teniendo puñales,
se dejan robar la miel...
ARTURO AMBROGI nació en San Salvador y es el mejor cronista en la historia de la literatura
salvadoreña, quizá también el más riguroso estilista. Fué Director de la Biblioteca Nacional,
periodista prolífico y censor. Su pluma se forjó en las redacciones de prestigiosos diarios
como La Ley de Santiago de Chile y El Nacional de Buenos Aires. Fué amigo de Rubén Darío,
de Leopoldo Lugones, de Enrique Gómez Carrillo; por eso se le ha clasificado cómo
Modernista. Pero también compartió aventuras con José Ingenieros y conoció a Paul
Groussac (maestro de Darío y de Jorge Luis Borges). Viajó por Europa, cruzó el Canal de Suez
y escribió sus impresiones sobre Japón y China. No es aventurado decir, pues, que Ambrogi
fue el primer escritor cosmopolita de El Salvador -y probablemente el más informado de su
tiempo. La crítica literaria ha destacado la precisión de Ambrogi para el detalle, su capacidad
descriptiva, la elegancia y propiedad de su prosa, pero no ha insistido suficentemente en su
virtuosismo como retratista de personalidades, ni en su estilo irónico que a veces llega al
sarcasmo (llama a Darío "Sumo Pontífice de la pose" y dice que Francisco Gavidia -en la
caricatura de Toño Salazar- aparece "engrifado como chancho de monte").

PAISAJE DEL CAMINO


Cae perpendicularmente el sol, encendiendo ofuscantes reflejos en el polvo calizo de la
carretera. Es la hora del mediodía, la hora propicia en que los garrobos toman el sol en la
cúspide pelada de los árboles, y en que las culebras se enroscan, amodorradas, entre las
requemadas macollas. La naturaleza toda parece aletargada, sumida en un sopor de plomo,
en el que apenas repercute estridente, el agrio chirriar de las chicharras y los chiquirines. A
ambos lados del camino se enristan, hasta perderse de vista, las cercas de piña, cuyo verde
de esmalte, deslustra espesa capa de polvo. Las enredaderas, interpoladas entre las pencas
espinosas, se han marchitado; y el entreveramiento de sus bejucos tostados, figura enjambre
de víboras en celo. La hora es ardiente. Los pájaros enmudecen, dormitando la siesta. Sólo
unos cuantos pijuyos resisten la temperatura, saltando con torpezas de tullidos por entre los
varejones de las escobillas, armando una batahola de mil diablos. Para los pijuyos la hora del
mediodía, es hora de delicias, y en medio al fuego canicular, ellos están como en su
elemento, felices y satisfechos. En la soledad de un potrero, unos cuantos bueyes, echados a
la sombra enrarecida de unos guachipilines, rumian despaciosos, lentos, entrecerradas las
pupilas, la última brizna de hierba ramoneada. Los moscardones la asedian tenazmente,
entre zumbidos que repercuten en vibraciones de bronce; pero ellos parecen no darse
cuenta, sumidos por completo en la beatitud del momento. El cono de paja de un rancho,
resplandece como una colmena de oro. Al abrigo del comedor, sobre el suelo apisoneado,
unos perros héticos dormitan, mientras unas gallinas les picotean entre las costillas,
persiguiéndoles las pulgas.
Álvaro Menéndez Leal Álvaro Menéndez leal nació en la ciudad de Santa Ana, el 13 de
marzo de 1931. Ingresó a la Escuela Militar “General Gerardo Barrios”, de la cual fue
expulsado cuando cursaba el tercer curso (1952), debido a un poema "subversivo" que
publicó en La Prensa Gráfica. Ingresó a la redacción de El Diario de Hoy (enero de 1953),
rotativo en el que colaboraba desde 1950. En agosto de 1953, fue detenido y fichado en el
cuartel central de la Policía Nacional, acusado de conspirar contra el régimen del teniente
coronel Óscar Osorio. Realizó una gira como boxeador peso mosca por las arenas de
Guatemala y las del México provincial, hasta que llegó a debutar en la Arena Metropolitana
del distrito federal. De su primera estancia en este país emanó un poemario existencialista,
titulado El extraño habitante (México, 3AM), iniciado en marzo de ese mismo año y
publicado en San Salvador, diez años después. En agosto de 1955, reingresó a la redacción
de El Diario de Hoy y dirigió, por corto tiempo, las breves, críticas y humorísticas secciones
Paso doble y Paso ganso, así como las páginas de Filosofía, arte y letras creadas por el
finísimo poeta Ricardo Trigueros de León. El 7 de septiembre de 1956 fundó Tele-Periódico,
el primer noticiario televisivo de El Salvador, transmitido al mediodía y en horario nocturno
por YSEB canal 6. Durante sus meses iniciales, bajo el patrocinio de la casa comercial Freund,
este espacio televisivo contó con un Suplemento cultural o sección dominical de promoción
para las artes y las letras, así como con un periódico anexo, impreso en la ciudad de México
mediante la técnica del rotograbado. Después, Menéndez Leal creó Tele-Reloj, un espacio
noticioso que fue transmitido por YSEB canal 6 y YSDR canal 8, en sus horarios del mediodía
mientras que Teleperiódico ocupaba las transmisiones nocturnas.

Poema Arco Iris Poema Estoy En Un Apuro


Hamaca de siete paños
en que se mece la brisa. Estoy en un apuro, lo confieso.
Listón que han puesto las nubes Pronto voy a inaugurar un hijo inédito;
colgando en la lejanía. y aunque me halaga ver que a de afirmar
Banderola de señales; mi varonía,
semáforo sin esquinas. puesto no soy precisamente un Creso
Alada cuerda de seda y cobran la partera, el cura, y el médico
donde los pájaros brincan. y hay que comprar pañales, medicinas,
Alfabeto del color leches pasteurizadas,
con que se escriben los días. me muero porque llegue nunca el día.
Cartelón de propaganda Me ha dicho un compañero
en que se anuncia anilina. recién metido en éstas cosas,
Viudo párpado del cielo que los hijos nunca comen rosas
y divorciada pupila. ni se alimentan de luna y de poesía
Iris, polícroma flor (esas tonteras que no tiene Creso).
Claudia Lars Su verdadero nombre fue Carmen Brannon Vega. Nació en Armenia en 1899 y
murió en San Salvador en 1974. Claudia Lars pertenece a la estirpe de las grandes poetas de
nuestra América. A esa lírica femenina (no por feminista, sino hecha por mujeres plenas) que
sacó a la poesía latinoamericana de su postración mojigata, fruto de la sensiblería
ochocentista; cantaron al amor con giros eróticos estupendos, con limpia inocencia
invocaron la fertilidad de su cuerpo, su fecundación, el goce de vivir, madres que esperaban
un mañana alegre para sus hijos: materna pasión que las convertía en tierra que esperaba la
semilla de una nueva vida. Estas mujeres poetas son: Juana de Ibarborou (uruguaya),
Alfonsina Storni (argentina), Delmira Agustini (uruguaya) y la chilena Gabriela Mistral (premio
Nobel de Literatura, 1945). Gabriela en Chile, como Claudia en nuestro país, no han tenido -
entre las mujeres- quienes las acompañen plenamente en la búsqueda del espíritu poético de
nuestras gentes, lo esencial de estos países. No tienen continuidad en otras voces femeninas.
Claudia Lars escribe una poesía transparente, sin que deje de ser profunda; a veces su
maestría formal la gana y olvidamos su mensaje, pero en cada poema suyo se encuentra a un
poeta manifestando vivencias, abriendo caminos antes inéditos para nuestra sensibilidad,
comunicando un estado de gracia nunca antes de ella ni después encontrado en la poesía
escrita por mujeres en El Salvador.

Poema A Gabriela Mistral


Poema Cara Y Cruz
Una rosa de angustias -mar y viento-
y la estrella que gime en tierra oscura; Alta visión de un sueño sin espina,
una secreta herida de ternura honda visión en realidad clavada;
y el camino interior del pensamiento. ansia de vuelo en recta que se empina,
Tu nombre fijo, tu divino intento, miedo del paso en curva accidentada.
la suelta voz que llega, larga y pura; Rosa de sombra, rosa matutina,
este compás de sangre, que asegura una caída y otra levantada;
tus cantos recogidos en mi acento. ángeles invisibles en la esquina
Dulce don invisible para el día donde el presente cambia de jornada.
de la flor y la erguida melodía, Marca el momento signo de la altura:
con el pájaro leve y la campana. brote de carne limpia y sangre pura
Lo diste sin saber, pero se advierte en renovado campo de infinito…
que te sigue, imantado hasta la muerte, Y en promesa inefable y verdadera
el paso fiel de tu pequeña hermana. -Gabriel de anunciaciones y de espera-
un mundo sin cadenas y sin grito.
Francisco Gavidia se recuerda por la amistad que lo unió a Rubén Darío, al quien enseña su
descubrimiento. Al traducir el alejandrino francés, Gavidia encuentra una nueva sonoridad
que el alejandrino español no tiene. Darío se encarga de distribuir esta nueva modalidad por
todo el ámbito de la lengua castellana. Rubén le consagra un largo poema laudatorio, y al
escribir su Autobiografía cuenta que de las manos de Gavidia entró en "la floresta de las
letras francesas". Y es también Gavidia recordado como un erudito. Movido por un espíritu
patrio, Gavidia incursiona en la historia salvadoreña, en busca de fuentes que alimenten su
imaginación. Pero lejos de ser un chauvinista limitado, asume el aporte de grandes escritores
de otras partes y procura darlos a conocer. Pilar fundamental de nuestra literatura, polígrafo
que incursiona en los más variados géneros. Francisco Gavidia nació en San Miguel, entre
1863 y 1865, y murió en San Salvador en 1955. Entre sus obras cabe destacar Historia
moderna de El Salvador (historia); Júpiter, Ursino, La Torre de Marfil (teatro); y Soter
(poesía).

¡Oh angélica explosión! Poema Oda A Centroamérica


Centro América duerme
¡Oh angélica explosión de jerarquías; silenciosa e inerme.
empíreos, olimpos y valhalas, El sueño del olvido de los mundos:
y las coronas místicas de alas Sus pueblos son estériles llanuras,
entre los eslabones de los días! Zarzales infecundos.
Temerosas y agrestes espesuras
¡Oh Sol de polícromas pedrerías, Que hincha de negra savia el egoísmo
que con la luz beatífica que exhalas Por esta selva lúgubre y sombría,
gobiernas a los seres e igualas Su horrible paso en las tinieblas guía
aduares y vetustas monarquías! Leñador infernal, el despotismo.
Ved el cuadro, que aviva
¿Quién habla hoy con el ángel y el asceta, En la conciencia pública extenuada
selló la eternidad de la desgracia El rayo de una lumbre fugitiva;
y el bien que entre las penas reflorece? Ved extender la Historia
Su acusador legajo
¡Oh misterio!... La Musa del poeta, ¿Qué veis? El crimen coronado arriba.
graciosa entre las hijas de la Gracia, ¿Qué veis? El crimen inconsciente, abajo.
hija de Dios como ellas, resplandece Los tiranos, la plebe,
Todos, los oprimidos, los que oprimen,
Todo pasa y se mueve
En un sudario fúnebre de nieve
Hugo Lindo Olivares fue un poeta, novelista, diplomático, político y abogado salvadoreño
nacido en el Puerto de La Unión (El Salvador), el 13 de octubre de 1917, dentro de una
familia de clase trabajadora. Estudio en la Universidad de El Salvador, donde obtuvo el título
de Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales. En 1947 hizo un viaje como diplomático a
Corea. Fue embajador de El Salvador ante la República de Chile (1952-1959) y ante la
República de Colombia (1959-1960). Fue Ministro de Educación en 1961 y volvió al servicio
diplomático como embajador de El Salvador en España (1969-1972). Participó en la
fundación de la Universidad "Dr. José Matías Delgado" y se desempeñó como Decano de la
Facultad de Bellas Artes de esta Universidad (1979-1985). Publicó los poemarios: Poema
eucarístico y otros (1943), Sinfonía sin límites (1953), Trece instantes (1959), Navegante río
(1963), Solo la voz (1968), Maneras de llover (1969) así como las novelas Justicia, Señor
Gobernador (1960, su obra más conocida), Cada día tiene su afán (1965) y Yo soy la Memoria
(1983). Murió en San Salvador, el 9 de septiembre de 1985.

V XX
Hablo de ti. Todo esto.
De mí. Yo me busco.
De la mujer hallada Yo te busco.
Donde la sombra y el costado herido. Hallo un largo dolor que nos circunda,
Del primer estertor. Como si la manzana que mordimos
De la manzana, Hubiese madurado entre las sombras.
Y del llanto inicial de nuestros hijos. No sé cómo decirlo.
Estoy vacío.
Hablo de la inocencia. Me quema una palabra que no encuentra
De tu imagen Su rumbo hacia los labios.
Y su dulce reflejo sobre el agua. Me tortura
De un vuelo ya olvidado Una nostalgia artera, subterránea,
Que estremeció de blanco el aire puro. Que no descubro sino cuando lloro.
De un cáliz entreabierto en la mañana Y estoy solo y contigo y nuevamente
Y del rocío en él, como un milagro. Conmigo y solo y busco y no te encuentro.
Y no me encuentro.
Y solo.
Y nuevamente.
Como si este vacío fuera todo.
Italo López Vallecillos fue un poeta, historiador, periodista y editor salvadoreño.Nació en San
Salvador el 15 de noviembre de 1932 y murió en México D.F. el 9 de febrero de 1986. Fue el
creador y guía de la mítica Generación Comprometida de El Salvador, a la que también
pertenecieron Roque Dalton, Manlio Argueta y Álvaro Menen Desleal. Fue editor del diario El
independiente, que durante dos décadas fue atacado por gobiernos militares. A principios de
los años sesenta creó la Editorial Universitaria de El Salvador y la influyente revista La pájara
pinta. A principio de los años setenta fundó la Editorial Universitaria Centroamericana
(EDUCA), que durante casi treinta años dio a conocer a los escritores más importantes de la
región. Su obra publicada es:
 Biografía de un hombre triste (poesía, Madrid, 1954),
 Imágenes sobre el otoño (San Salvador, 1962),
 El periodismo en El Salvador (ensayo histórico, San Salvador, 1964),
 Gerardo Barrios y su tiempo (ensayo histórico, 1965),
 Burudi Sur (teatro, San Salvador, 1965),

Poema Ars Vivendi Poema Puro asombro


Hay que destruirse. Incendiarse. Romper Las mariposas rondan el espejo.
con los recuerdos. Tiembla el corazón, tan solitario.
Asaltar el crepúsculo. Robar la rosa En el jardín cercano
extraña del jardín. el perfume rompe distraídamente sus
Vivir en la violencia y no en el gris. veleros.El aire tiene perfiles raros. La
Convertir sombra es casi aroma.
el tiempo en pasión, hiedra sutil Y en toda la casa el silencio impone sus
devoradora.No huir jamás de la mujer ni brevedades de oro.Dentro de mí hay
de la poesía,difíciles, pero reconfortantes. claridad, verano, puro asombro.
Sea densa la palabra: piedra Y, claro, tiempo detenido: espuma
sobre la que se puede edificar, no arena Que nadie puede aprisionar, gotas de un
para la flor inútil. Dócil muerte, al acecho. vivir vivido, irreparable.
Látigo sobre el silencio. Doncella infiel Todo vibra: las casas, las paredes, las
en primavera. Vino para la noche ciega. puertas,
Ventiscay fuego en el hogar. Leve luz sobre las mesas, las sillas, las ventanas. Los libros
la letra impresa.Idea que penetra más allá tan habladores,
del ojo, y se establece el techo y el piso tan francos, todo vibra.
en el aire y en la rima. Verso desnudo, En reposo estoy. Miro hacia la calle. Veo
dolido de soledad. las nubes vagabundas.
Tirso Canales Nació en San Salvador, el 2 de enero de 1930. Tirso Canales, cultiva, la poesía,
el cuento, ensayo, teatro y la crítica literaria. Además de haber viajado por varios países, ha
sido articulista de el Diario Colatino, El Salvador; Director de la Editorial Universitaria,
Universidad de El Salvador, 1987. Como poeta, “cultiva preferentemente el tema social que
deriva a lo político”. Entre su obra publicada se cuenta: Lluvia en el viento, (poesía, San
Salvador, 1959); Los Ataúdes, (pieza teatral escrita en colaboración con Napoleón Rodríguez
Ruiz h., revista Universitaria, San Salvador, 1963); El Artista y la Contradicción fundamental
de la época, (ensayo, San Salvador, 1966); Crónicas de las higueras y otros poemas, ((poesía,
San Salvador, 1970); Cien años de Poesía Salvadoreña: 1800-1900, en colaboración con
Rafael Góchez Sosa, San Salvador, 1978; De aquí en adelante (Libro colectivo), San Salvador,
1967; poetas jóvenes de El Salvador (colectivo), San Salvador, 1960. Parte de su obra se
encuentra en revistas como: Cultura del Ministerio de Educación de El Salvador y Revista La
Universidad de la Universidad de El Salvador.

Elegía Violenta A Un Hombre Agrario Poema Danza Con Agradecimiento

Francamente, Avientan las piernas las parejas. En un


Cualquiera afirmaría círculo agudo
Que tú viviste de hombre. El pie se vuelve punta que pica el corazón
La vorágine herida de mi grito de este planeta
Aún lo está preguntando: La hierba crece, una flor se aproxima a la
¿Fuiste invierno, mano
que retornó a su origen? Mi niño tiene en cruz
¿O fuiste lana, Los bracerillos como espantapájaros
que volvió a su oveja? El espíritu azul de la mañana
¿O a la grave nostalgia, Escapa de sus ojos
de algún minero antiguo? Un fantasma lo mira desde el baile! Baila
¿O la mueca del hacha, Hombre con tu traje negro!
reventada de un golpe? Mi máscara se agrieta
Francamente, penetra la tristeza?! La sombra sigue abierta
Ahoga una criatura
Pero es que al fin y al cabo, ¿qué es la
sombra
Sino luz enlodada?
Alfonso Fajardo (20 de Marzo de 1975), miembro fundador del Taller Literario TALEGA en
1993, una de las agrupaciones literarias más importantes de la década de los noventa y
principios del nuevo siglo. Tiene más de una docena de premios nacionales, entre ellos los
primeros lugares de los Juegos Florales de Cojutepeque, 1994; de Santa Tecla, 1995; XVIII
Juegos Florales Salvadoreños, Zacatecoluca, 1995; de San Vicente, 1995; de Usulután, 1997;
de Santa Ana, 1999; de Cojutepeque, 2000; “Gran Maestre”, rama Poesía, 2000, otorgado
por CONCULTURA ; Premio Único, Premio Brasil de Poesía en homenaje a Roque Dalton,
organizado por la Embajada de Brasil y el Centro de Estudios Brasileños, 2001. Además, tiene
los premios internacionales: LXV Premio Hispanoamericano de Poesía, Juegos Florales de la
ciudad de Quetzaltenango, Guatemala, 2002, y Mención de Honor en el premio
Centroamericano de Literatura “Rogelio Sinán”, rama poesia, 2005. Tiene los libros
publicados “Novísima Antología” (1999); y “la Danza de los Días” (2001);

Poema Anatoli Con Paisaje Te digo, pequeña

¿Se recuerda de mí, compañero Anatoli? Te digo, pequeña, es tiempo de alzar


Ahora monto a caballo sobre un cerro de cualquier vuelo,
piedra el sol es un viejo pederasta que toca tus
En mi país sombrío nalgas,
Aún le encanta el almíbar de los higos de esas montañas donde Sísifo no me canso
Sochi? de escalar aún con llagas en los caminos
Pienso en su loable sencillez de hombre de las manos.
bueno Suéltate los lazos del suicidio, limpia
Se acuerda que hubo un día que fumamos el vidrio de tus sueños, sacúdete
En Jalóvnaia Riechka, tres cajillas de el alma, quitate las babas
Kázbek? de los venenosos tatuajes,
Esto me ha caído a la memoria ciando calla los lugares,
viendo un paisaje amarillo los temblores, el tiempo.
Hondo, Esta sangre bulle entre la niebla,
Muy parecido al agua de sus ojos: corre, cae, se sienta
Densa como el ámbar de los Montes en una banca del parque y,
Urales abisal, mira pasar la gente,
las calles, los inviernos, los días
de siempre.
Aída Elena Párraga Cañas, nació en San Salvador el 7 de agosto de 1966. Su primera
incursión en las artes la hace en el teatro, del cual hasta el día de hoy no se desliga. Ha
formado parte de la Compañía Nacional de Teatro, con la cual tuvo el honor de representar a
su país en el XVII Festival Latino de Teatro de New York, en 1990 en Nueva York y México,
con la obra “La Misma Sangre” de Carlos Velis (salvadoreño) y bajo la dirección del Maestro
Emilio Carballido. Posteriormente se integra como miembro estable de la compañía de teatro
HAMLET, a la que pertenece hasta el momento. En 1995 gana el Primer Lugar en la rama
Ensayo del Certamen Centroamericano de Literatura Joven Femenina, convocado por
UNESCO. Ese mismo año funda el Grupo Poético Poesía y Más..., integrado por otras tres
poetas. Con este grupo inicia en el país un movimiento de recitales de poesía dramatizada,
en los cuales es responsable por el guión, montaje escénico y escenografía; realizando en un
periodo de dos años más de treinta recitales en diferentes instituciones y centros
culturales.En Noviembre de 1996 funda, junto con el arquitecto y pintor Carlos Párraga, el
programa radial “LA BOHEMIA”, espacio cultural en el que se desarrollan entrevistas a
artistas, sin distinción de su rama de expresión, se promocionan eventos y se regalan libros

Amor sintiendo
Quédate
Dónde están mis ganas de decir tu cuerpo como se quedan las estrellas
De hablar de tus olores… de tus fuegos prendidas en la nada.
Dónde la necesidad de decirte amor: "te Quédate
quiero" como se queda el olor
Te quiero amor tan dentro. de la hierba
Donde el contarte que me siento sobre la piel de los que aman.
hogar Volcán, ausol, fuego de invierno Quédate
Con solo imaginar tus labios besándome como se queda la luz
los dedos del sol
Mal digo imaginar… si tantas beses… en mis pupilas.
Si tantas beses me has besado hasta el Quédate
silencio. como me quedo yo
Y callada está la aurora: cuando te marchas.
callada… callada amor está
sintiendo…
André Cruchaga, Nació en Chalatenango, El Salvador, 1957. Tiene una licenciatura en
Ciencias de la Educación. Además de profesor de humanidades, ha desempeñado la función
de docente en Educación Básica y Superior. Parte de su obra poética ha sido traducida al
francés por Jean Dif, Danièlle Trottier y Valèrie St-Germain. Estas últimas, el libro antológico:
“El fuego atrás de la ventana” (Le feu derrière la fenêtre) y Viajar de la ceniza. La poeta
María Eugenia Lizeaga, por su parte, ha traducido el libro “Oscuridad sin fecha” al Idioma
vasco (Euskera); y poemas sueltos, al holandés por Michel Krott. Jurado de Poesía de la XVI
Bienal Literaria "José Antonio Ramos Sucre", Venezuela, junio de 2007. Buena parte de su
obra se encuentra publicada en diferentes revistas electrónicas de Argentina, Chile, España,
Grecia, Estados Unidos, Colombia, México, Perú, Italia, Holanda.

Poema A Contraluz
bajo un amplio cielo gris? Poema Confesión Del Tiempo
Charles Baudelaire ¿Qué tierra es ésta?
¿Qué violencias germinan
Bebo los latidos de la ceniza bajo su pétrea cáscara,
En el velorio de los sueños qué obstinación de fuego ya frío,
Roto póstumo años y años como saliva que se acumula
Deshaciendo oráculos y se endurece y se aguza en púas??
Destruyendo arcos Octavio Paz
Subastando lágrimas Inventé el aguardiente
Bronces desvaídos Para quitarme las imágenes
Anillos como gargantas Del miedo
Nunca fueron hechos los sueños Y desprenderme del horror
Sin paciencia Que provoca la historia
Sin ríos Siempre anduve entre escombros
Sin espigas Espectro de sueños
Nunca faltó un grano de luz Apagándose
Un mar de golpes cubriendo la vida En la espuma sangrienta
Bebiendo hasta en boca De húmedos pájaros
Ajena Descendí a la tierra
La sangre Ensordecida
A la novena extensión
De los vitrales
Donde el cáliz del halito
Se vuelve piedra
Por montañas de ceniza
Ana Gabriela Padilla (San Salvador, 1984). Ha sido miembro del equipo organizador del
Encuentro Permanente de Poetas de El Salvador. Es autora de un poemario inédito titulado
Noctívagos. Colabora con revistas literarias centroamericanas y, además de poesía, escribe
cuentos, artículos y reseñas literarias. Actualmente reside en Nicaragua, donde se encuentra
realizando estudios de Lengua y Literatura Hispánica. Con la selección “Aedes y otros
poemas”, obtuvo el segundo lugar en el Certamen Interuniversitario “Carlos Martínez Rivas”.

INVOCACIÓN
PATERNÓSTER De las infantas –la no olvidada–
Por no desprenderse del muérdago porque las manos abiertas contra
heredado el cabello
del “estar”, mezclado a los cordones son la molesta caricia que reclama,
ancestrales las únicas que salpican de sombra
que maneja la historia; esta luz inmediata.
con el linaje borbotando la antigua sangre, No fue prevista entre mis poros,
el apetito milenario se enarbola, se tejieron las migajas hasta
prolifera entre la miasma formar el cuerpo,
dejando por testigo a una carne nueva pero eso sí, en otras capas,
que renueva y atrapa los nombres. con otros sudores y decires que
El trozo bayuno se hace otro me son ajenos.
para tener sostén y alivio Su carne blanda y pálida se bañó
en los días en que ya no se es. de sangre
De nuevo es ése, entre otras piernas. Y así,
el neófito que despierta, saliendo a la luz tortuosa de gente
el meyótico que viene a beberse enmascarada
la placenta reciclada de tantos siglos se desgarraron tejidos hasta ponerla
Ana en movimiento.
Sin embargo,
yo no soy sólo tiempo de sal o de
ceniza,
AMILCAR COLOCHO. Nace en Ciudad Arce el 24 de enero de 1965- Volcán de San Salvador 30
de octubre de 1990. Fundador del Taller Literario Xibalbá en 1985.Su poesía ha sido
publicado casi en su totalidad con el título de VARIOS (1993).La Canción del Poeta,
(1997)Plaquette de Ediciones Mazatli. En su poesía , la ironía y la ternura atestiguan el calor
de la época que le tocó en suerte y desgracia Su obra ha sido publicada en el Suplemento
Cultural Tres Mil del periódico DIARIO CO LATINO, también su obra ha sido recopilada en la
Antología: CRUCE DE POESÍA Nicaragua-El Salvador (2006).

Poema vegetal

En tus hondonadas me quedo, cavando versos


descubriendo el amanecer de tu sonrisa
portando tus banderas que de invencibles
siembran plomo
en el corazón de las sombras.
Si la magia no fuera esta maravilla de saberse
desnudos
asirse del corazón del otro,
partir en busca de la fuente mineral de tu saliva.
Te nombro mariposa, estrella, fuente de luna
y cada día te bautizo transformada con el agua
tienes de amanecer la espesura, la luz, la
inmensidad y los trinos
cuyo eco me sigue, atraviesa los muros, dobla las
esquinas
se desliza
con el viento en la pupila del agua.

Amor
Si la hierba nos gritaba ¡basta! – desde abajo –
apagaría la llama que nos sostiene
y nuestros espíritus marcharían cabizbajos
por la vereda del camino
a buscar otra primavera y otras mariposas.
Aziyadeh de Ávila. Poeta, Periodista y Escritora, nació en el Salvador el 7 de octubre de
1938. Hija del Poeta y Escritor Gilberto González y Contreras. Realizó sus estudios en la
Universidad de California. Su obra ha sido publicada en diferentes periódicos de
Latinoamérica. Ha realizado recitales en diferentes Instituciones Culturales. También ha
participado en algunos Festivales Internacionales de Poesía. En la actualidad tiene publicados
18 libros entre Cuentos, Novelas y Poemarios.

DESEO A SEMEJANZA DE DIOS


Dios es indio… del indio tiene el color,
Mis ojos tragaron la lejanía el ardor… la fuerza y el vigor…
del desierto de Arizona suda… viste de manta blanca…
y mi cuerpo se tragó el tiempo... despeinado… pelo parado… así es Dios.
Ví volar los pájaros Tiene el maíz por fortuna y canta a la luz
me embriague de amor y amé... de la luna…
Ame la carne del hombre que perdí. en nuestros ríos descansa y sobre el pozo
Y en el trayecto húmedo del tiempo, se estanca,
recorrí el deseo y el acto... al morir los celajes de la tarde con el sol.
En el infinito olvido recordé sus besos A través del ramaje sobre el cálido paraje,
y sentí hambre y sed... vive Dios…
y fue... el... las uvas verdes, Vive Dios… ¡Es indio… sufre y siente
e imaginé la cruz de sus brazos dolor!
y el abanico de su aliento. Yo me parezco a Dios, es negro como el
Regreso... me veo... carbón, pelo rizado…
Y veo el cementerio de sus besos, boca grande… con ella canta… cánticos de
unos pechos besados, una boca mordida amor.Nos da esperanza, consuelo,
todo esto... esto fue una fantasía bonanza… Negro es…Negro como el
carbón… Negro de piel como yo…
¡Así es Dios!!!
El orgullo de Dios… Español es.
Tiene la voz del romano… Gritan los
italianos.
Rasgados tiene los ojos… Amarilla su piel
es.
Dios es chino… Imposible es japonés…
Antonio Gamero, nació en San José Villanueva, La libertad, El Salvador, en (1915, según el
Desarrollo Literario de El Salvador de Juan Felipe Toruño); en 1917, tal como lo acota David
Escobar Galindo en el Índice Antológico de la Poesía Salvadoreña. Gamero según Toruño,
pertenece a una generación de impetuosas innovaciones. Gamero viene de la sufrida greda
del barrio pobre y así lo proclama. Su poesía es libre y jamás la ha hipotecado. El libro TNT
fue explosiva bomba de escándalo en las mentalidades temerosas, con miedo a la palabra
suelta, libre, sincera y franca. En su tiempo, este libro fue ampliamente discutido; pero no
anulado, según palabras de Felipe Toruño. Antonio Gomero formó parte del Grupo Seis.
También ejerció el periodismo satírico. Obra: TNT (Poesía, San Salvador, 1943); Bajo el
temblor de Dios, (Poesía, San Salvador, 1950). Comentarios a su obra aparecen en: Los
Desterrados, San Salvador, 1952 de Juan Felipe Toruño y Hombres entre Lava y Piños, de
Gilberto González y Contreras, 1946. (Fuente: Índice Antológico de la Poesía Salvadoreña,
David escobar Galindo, El Salvador, 1982; Desarrollo literario de El Salvador, Juan Felipe
Toruño, El Salvador, 1958.

Poema Buscando Tu Saliva Primer poema para antes de morir


En esta constelación de gritos y en este
vaivén de olas humanas y difusas,yo busco Tengo los brazos locos de abrazarte
la corriente clara de tu saliva-ungüento Y las manos tullidas
iluminado de palabras y risas.Me quito la De repicar las rojas campanas de tus
camisa, el miedo y los zapatos senos;
y subo por escalas de aire y nada Me duelen las palabras, la boca sin saliva,
para asaltar y desflorar De retener tu nombre en el silencio.
la desnuda verdad de la esperanza. Me está doliendo el alma
Bombardeo la noche Con un dolor de espejos
con mis vacilaciones de luciérnagas Donde por muchos años
y mis manos se llegan submarinas Se enarboló desnuda la flama de tu
a sabotear el rojo resplandor de tus cuerpo.
piernas. Ya la muerte me busca
Yo busco inopinadamente tu saliva Para pedirme el último boleto:
para que no se riegue inútilmente Ya en tu lomo de piedra
en este gran vacío donde todo se pierde Se escribe el testamento de mi rica
y para humedecer la tierra pobreza:
donde la yerba y la golondrina Para mi madre lego
bajo la sed se hermanan en la muerte. Un corazón llorado de suspiros
Alfonso Hernández, (1948-1988).
Nació en San Vicente en 1948 y cayó abatido el 11 de noviembre de 1988. Poeta social,
testimonial, militante y combativo. Su obra: Poemas, 19744; Cartas a René, 1975; Del
hombre al corazón del mundo, 1976; País, memoria de muerte, 1978; León de piedra
(Collage), 1981.

En la cárcel La república del poder


Eso que la cal nos comió Todos los años el dictador dirige la palabra
No eran ya rostros a las multitudes
Bertold Bretch Desde su trono pragmático “Paz Amor
Este muro tiene las mismas heridas de mi Justicia”.
carne, (como si la historia fuera un expediente de
Sus huesos son los míos y de mis sus bajas
predecesores, Pasiones).
Un día le crecerán alas para soñar, El dictador dirige la palabra,
preferiría La promesa de las nuevas escuelas;
Mejor unas garras… solución para exterminar
Muro, hermano mío, El hambre, el analfabetismo y muchas
En tus entrañas se desdibuja un jardincillo cosas;
de Y también una reforma agraria para
Mi infancia, aquellos que tienen
Correré como niño en tus pedregosas Rosaditos los sueños, es decir, quienes
manos, piensan
Son idénticas a las mías, tus arrugas, tu En una vida benigna.
dolor Todos los años, he dicho,
Veo en el fondo de tu pupila la noche con Con altos honores levanta su mano funeral
sus rejas, haciendo
El rostro de los asesinos, La señal de la cruz
Pero tu voz que es el silencio reconforta. Sobre cientos de cadáveres
Buenas noches, hermano mío, nauseabundos…
Mañana cantaremos junto al pueblo.
Antonio Casquín Poeta y Educador salvadoreño.
Nació en Quezaltepeque departamento de la libertad, El Salvador, el 17 de diciembre de
1964.Comienza su actividad literaria hacia 1985, integrando el Taller Literario de Extensión
Universitaria que dirige el poeta Salvador Juárez. En 1986 pasa al taller Literario xibalaba .En
poesía ha recibido los siguientes reconocimientos :mención de honor por su poemario
MESÓN en le Certamen Reforma 89 ; Mención de honor por su poemario CONFESIÓN en el
certamen generación 89 promovido por la empresa Wang-Interdata y el Ministerio de
Educación, segundo lugar en el certamen Roque Dalton Vive 1993 por su obra EXILIO
promovido por la juventud Roque Dalton , segundo lugar en los Juegos florales sonsonatecos
1994 por la obra SÍNTESIS ; tercer lugar en los Juegos florales santanecos 1995 con la obra
SALMO 151 : Premio Único Estudiante 1998 promovido por el Centro de Asuntos
Estudiantiles de la UCA, y editorial Alfaguara por la obra TANGO DE VIDA. Estuvo exiliado en
Francia en el año de 1989. Desde su regreso al país en 1992 ha se ha dedicado a la
formación literaria de jóvenes poetas. Entre los talleres más fundamentales de su trayectoria
son: Masa, Rosa Negra, Serpientemplumada, Teshcal, Amílcar Colocho, Sol Nocturno, entre
otros.

Esencia Herencia
Que pertenezco a la muerte Mi ejemplar florista
eso está muy claro como gota
no la busco salida de los mares
ni le huyo apresurado, yo
cabal voy con la vida surgí de los caudales
no tengas cuenta con el Diablo de tu vocación
Sólo di lo que tuve de artista
-nunca tomé prestado- Por eso
amé en momento justo me crece en la vista
en momento justo fui amado el grito
Que pertenezco a la muerte de los azahares
nunca lo he dudado que hace
no te preocupes de los vendavales
si entre nosotros nada ha pasado el soplo
lo grande es que entregué que los fertiliza
mi corazón desesperado Si no soy abogado
no me duele ni me importa es porque
si tú me has ignorado entre jazmines y nardos
no quise forzar el destino mi alma
todo lo dejé en tus manos. quedó completa
Brenda Gallegos. Nació el 7 de Febrero de 1972, en Sensuntepeque, Cabañas, El Salvador; se
graduó de Nutricionista y como Maestra en Didáctica y Formación del Profesorado en la
Universidad de El Salvador. Realizó estudios de pos grado sobre Educación del Consumidor
en la Universidad de Valladolid, España. En el campo literario, ha participado en diferentes
recitales nacionales organizados por las universidades: Luterana, Tecnológica, Don Bosco,
Universidad de El Salvador; radios participativas de Victoria-Cabañas y YSUCA, así como
eventos internacionales celebrados en la Ciudad de Oaxaca y en el Teatro de Bellas Artes de
México. Además, ha escrito para las revistas: Huellas, Nueva Era y Carballeda de Zamora-
España, el boletín La Facultad Informa y periódico El Universitario de la Universidad de El
Salvador. Algunos de sus poemas se han traducido al francés y aparecen en la Antología
Poética Salvadoreña recopilada por la literata Maria Poumier.En 1998 obtuvo el XVII Premio
Hispanoamericano de Poesía Diego de Losada, con el poema “Nunca te dije te quiero” En el
2004, obtuvo la mención honorífica de los Juegos Florales de la Casa de la Cultura de San
Vicente, con colección de 30 poemas de Renacer.

Poema Apuñados de Brenda Gallegos Poema Alquilo Mi Cuerpo de Brenda


Gallegos
Apuñados como escasos frijoles
Sintiéndonos los olores Señor, señor, me vendes emoción
Juntándonos desconocidos Antes que todo descarte el machismo
Sintiéndonos los alientos Evada la lujuria
Esto es a diario Desvístame de la sumisión
Cada mañana, tarde y noche
Prestándonos al juego cotidiano Joven, joven, te vendo mis años mozos
nadie protesta, sólo la necesidad A cambio de un poquito de emoción
¡Vaya niño, mercado vas! Sentirme elogiada un poquito
Colaboremos señores, es de cuatro Cada segundo y con tentación
Vaya, vaya, vale dos pesos
¡Cuidado! ahí viene la broa Señor, señor, joven, joven
Estoy barata, en oferta y promoción
Y seguimos…apuñados No lo hago por sexo, mucho menos por
Más bien hacinados compasión
En la carcoma de cada día Sólo deseo sentirme mujer el día de hoy.
En el hambre palpitantes del mediodía.
Carlos Clará.
Nació en San Salvador, en 1974. Poeta y pintor. Fundador de los Talleres Literarios “El
Cuervo” y “Tayahually”. Miembro del Proyecto Poético Multimedia “El Verbo en la Ventana”.
Ha publicado “Montaje invernal” en coautoría con Danilo Villalta (1999) y aparece en
antologías de poetas jóvenes salvadoreños y de manera dispersa en revistas literarias de la
región. Es colaborador de la Revista Frontera y coordinador editorial de la Dirección de
Publicaciones e Impresos de CONCULTURA

Pequeña antología PRIMERA REVELACIÓN DEL NO RETORNO


entonces me dirás
1 que la noche vencerá nuestros cuerpos
fantasmas de plástico en las cortinas
tu nombre iniciaba con una letra extraña mientras el gato sobre el último
yo te pronunciaba con el sabor fértil de la escalón
tierra perseguirá la humedad del alma
aguacero de oscuridades como un insecto luminoso
yo crecía como lo hace la madera en el
invierno y me dirás
eras luz de luces de un corazón quieto que te asustan las amapolas
el mal gesto a la hora de la cuenta Jean Paul Sartre las hipotecas
parábola de altamar entre los libros la silueta que baja el empedrado
la medianoche en casa imaginaria eras las araucarias altísimas en el jardín de las
puerta de mis puertas páginas
piedra de mi lapidación pero el lento perfume de los ropajes
nuevos
de qué nos servirá
la penumbra
el frío la tormenta
de qué nos servirá si el fruto estará
cortado
y una espada evitará por siempre
la inocencia
Corina Bruni. Nació en la campiña santaneca, El Salvador, 28 de febrero de de 1930, Estudió
Secretariado Bilingüe, con extensiòn de estudios en México y Estados Unidos. Escribe Prosa y
Poesía. Durante muchos años colaboró en las páginas culturales de los periódicos: Latino,
La Prensa Gráfica, el Diario de Hoy y El Mundo. Su obra ha sido publicada en forma dispersa
en algunas revistas culturales. Ha publicado 17 libros,: 12 de Literatura Infantil y 5 de Poesía y
Prosa para adultos. Publicaciones: “Pompas de Jabón”, “Luna de Algodón”, “Dijo la Aurora a
la Brisa”, (Fábulas), “Leyendas y algo más”, “Nube Escuela”, “Rataplán”, “Sol-So-Bri-Sol”, “Y
hablaron los animales”, (Fábulas), “Juguemos a a contar cuentos”, “Arriba el telón”, “77
fabulas y algo más” y “Lights and Colors” (Bilingüe) Para adultos: “Altibajos”, “Auroras y
Ocasos”, “Prisionera en el Planeta”, “Amen”, “Patria Valiente” (Poesía y Prosa).

“¿Qué tal, cómo has estado?” me remonto a los días


El tono de tu voz, un tanto indiferente en que hilvanamos –juntos-
heló mi corazón. ilusiones sencillas.
Subió mi pensamiento Y regreso a las tardes,
por la cuesta empinada iguales y tranquilas…
del olvido y la ausencia…, Y regreso a las horas
y me costó trabajo echar una mirada que ahora palpo vacías…
a la curva vereda Y despacio,
que ya, para nosotros, permanece cerrada. muy despacio regreso
Ya más serena, al fin, a los minutos todos de nuestras alegrías!
te respondí:
“Muy bien, ¿y tú…, qué tal, cómo has ¿Fue verdad o mentira?
estado?” ¿Fue realidad
Y DESPACIO REGRESO o fue tan sólo un sueño?
Se me nublan los ojos ¿Fue un sentimiento vago…,
al sentirte lejano… indefinible?
Se me aturde la mente ¿O fue un amor profundo?
al saberte imposible…, No sabría decirlo…,
y en las alas del tiempo pero fue.
Claudia Meyer. Poeta y cuentista. Nació en la ciudad de San Salvador, República de El
Salvador (1980); licenciada en Mercadotecnia (2006). Poemas suyos han sido publicados en
diversos periódicos, antologías, revistas impresas y digitales, tanto nacionales como del
extranjero. La mayor parte de su obra permanece inédita. A la fecha es Asistente de la
Dirección del Centro de Investigaciones en Ciencias y Humanidades (CICH), de la Universidad
“ Dr. José Matías Delgado”, donde, entre otras ocupaciones, coordina y realiza labores
editoriales para las publicaciones Anuario de Investigación y revista Letr@bierta. A su vez, es
Asistente Académico Administrativo en el innovador programa Escuela de Jóvenes Talentos
en Letras, patrocinado por el Ministerio de Educación, y la Universidad “Dr. José Matías
Delgado”. Es correctora de estilo de la revista Signos Vitales, publicación tetramestral de la
Asociación de Estudiantes de Medicina de la Universidad “Dr. José Matías Delgado. De 1999 a
2000 fue integrante del extinto Taller Literario Tecpán, que reunía a voces sugestivas dentro
de la joven poesía salvadoreña, y de cuyos miembros apareció una breve antología (Editorial
Delgado, 2001). La obra poética de Claudia Meyer ha merecido las siguientes distinciones:
Primer Lugar, II Concurso de Poesía Erótica, Escuela de Ciencias de la Comunicación,
Universidad «Dr. José Matías Delgado», 1999;

Vacío Vuelo final II


Mis ojos se posan No eres tú muerte,
en la estela disfrazada de ausencia orquídea de pétalos destronados,
y siendo sangre anónima la que el condenado a praderas
reventará soledad como mariposa de lleva entre los ojos ausentes:
sombra. Su lluvia alertará mi espera es un triste vuelo de ala truncada,
donde se asfixia la pupila que no conoces, un beso de piedra vacío de
húmeda, virgen, viajeros
igual que el placer donde habrán de o el frío azul que se
exiliarnos. Sucede que ahora añoro tatuar olvidó en el vientre.
el silencio que te menstruó la pureza, Puse la frente en tu espuma profana
pureza vestida de noche suicida, y atravesó el granizo mi máscara férrea;
de beso pensativo, de sueño coagulado. sin campanas,
Su estallido humano callará mis fantasmas; sin insectos,
saciará de voces desnudas al instinto. sin alma,
Y sobre tu sexo de miel desbocada sola fui lo que no pudo renacer:
parirá estrellas sobre lo que fue: una nueva patria del silencio.
simplemente, un vago recuerdo.
Carolina Lucero. Poeta, escritora, y Publicista. Nació el 13 de octubre de 1964 Tiene
publicados en poesía: Larga Noche de Lobos, Árboles sumergidos en esta casa, y Quo Vadis
Scout. Esperando por publicación en poesía: Esta fría dimensión en que te encuentro;
Palabras sobre el fuego; Hermano Lejano; Silencios de REA; y El Príncipe Persa. También
escribe novela: Tiene inéditas El niño de Casiopea; Malatión; y La Sirena. Además ha
incursionado en el género periodístico escribiendo diversos artículos para revistas y
periódicos del ámbito académico.

De tanto pensar en tí
De tanto pensar en tí Evolución
se me acabaron las estrellas Han pasado los minutos
la penumbra y las horas
a través de la penumbra y el año
dejó de ser llamarada y tu y yo
en el umbral del viento imágenes fulgurantes
De tanto pensar en tí en medio de la noche
he concluido alcanzando el cielo
que quizá no somos luz con las manos
sino universos,decayendo tocándonos la piel
morbosamente virtuales con las palabras…
en el espectro de la realidad Han pasado las noches
De tanto viajar contigo en movimientos de rotación
cuando el sol ha muerto insospechados
las palabras en espírales rítmicas
se nos hicieron ansia Y tu y yo
nos volvimos lobos contrabandistas de esperanzas
pronunciando miseria humana nos robamos los sueños
nos hicimos polvo,en otro tiempo y los cambiamos por poesía
murió la distancia
Carlos Ernesto García, Santa Tecla 1960, El Salvador. Escritor y poeta. Autor de los libros de
poesía Hasta la cólera se pudre (Barcelona, 1994) que ese mismo año aparecería en Nueva
York bajo el título Even rage will rot en traducción al inglés a cargo de Elizabeth Gamble
Miller, A quemarropa el amor (Barcelona, 1996) y Postales del Crimen (Inédito) Es autor
también del libro de viaje en tono novelado, El Sueño del Dragón (Barcelona, 2003) así como
del reportaje Bajo la Sombra de Sandino editado íntegramente a través de las páginas del
Diario CoLatino (El Salvador, 2005).Desde finales de 1980 vive en España, década durante la
cual fue miembro de la Coordinación Europea del Sistema Radio Venceremos (Voz oficial del
FMLN) para luego en 1990 fundar y dirigir la revista Xibalbá de Cultura de ámbito
latinoamericano,

ANACAPRI
Apoyo ligeramente mi cuerpo
en una esfinge de granito. PRIMER BESO
Una joya más
colocada en los jardines A una muchacha cuyo
de la excéntrica Villa de San Michele nombre
desde donde se contempla a lo lejos no recuerdo.
entre la bruma de la mañana:
el Golfo de Nápoles. Cuando te besé
Murmuran los lugareños (Fue en casa de una amiga tuya
que en Anacapri Alex Munthe que me gustaba)
fue un refinado anfitrión era la primera vez que te besaban
del viejo Nietzsche Sentí tu cuerpo temblar contra la tierra
de Gorki y de Lenin. Nunca más volví a verte ni besarte
Tres caballeros pero cuando te recuerdo
como Emiliano Zapata no sé por qué
como Pancho Villa aún siento tu cuerpo temblar contra la
de mirada felina tierra.
de atusado bigote.
Daniel Eguizábal, nació en la ciudad de San Miguel, El Salvador, 22 de Agosto de 1962.
Maneja el verso de corte clásico. Algunas publicaciones: “HOJARASCAS”, (1980),se
incorpora al Taller Literario “Francisco Díaz”, que para entonces dirigía el Poeta Rafael
Góchez Sosa – de grata recordaciónen ( 1927-1986)En ese momento publica “POEMAS EN
BLANCO Y NEGRO”, (1992) un año después publica “EL DIABLO EN SANTA ROSA DE LIMA”,
en coautoría con el escritor Danilo Vásquez. Para 1992 publica “PARA CUANDO NAZCA EL
SOL” en coautoría con el ya fallecido poeta Ulises Masís. Luego de estas publicaciones el
Ministerio de Educación a través de CONCULTURA le publica la Antología Poética “PIEL DE
OJOS” (1996). Dos años después CONCULTURA le publica “HOJAS DE POLVO”. A finales de
1998 publica “AUTORRETRATO EN TECNICOLOR Para 1999 el Ministerio de Educación a
través de CONCULTURA le otorgó el Título Honorífico “Gran Maestre” en el género poesía.
Participo en el II festival Internacional de Poesía El Salvador 2003. Realizó estudios de
pedagogía en el área de Lenguaje y Literatura en la Universidad de Oriente de su ciudad
natal. Tiene un Disco Compacto titulado “Navegante marinero”. Actualmente conduce y
produce el programa cultural ZONAS, RUTAS Y SENDEROS CULTURALES en la Radio Estereo
Morazán.

Rascacielos sobre el río Las criptas y los bronces


De noches y auroras voy herido ¿A quién espero en lo alto de esta noche?
como un río que cruza un rascacielos; -húmedas criptas y un gemir de bronces-.
no sé si hay sol o luna en mis desvelos Un latir de alas bulle en su derroche
o si huyo tras el túnel presentido. y alguien grita y me habla desde entonces.
La muerte me cabalga a todas horas, No es cenizas el grito que palpita,
la vida es el cristal que se me incrusta; no es mano amiga, no es el pan, ni abrigo;
quiero ver al jinete que me asusta es grito que conozco porque agita
transpirando el cristal por lo que llora. la sola luz que tengo por testigo.
Emboscados de ira los silencios No hay norte ni sur, ni hay fronteras,
y a punto de gritar con gran demencia esa lumbre es un cosmos que delira
violentan a la nada y me dan vida. y es eje de la esencia porque gira.
Caballo de fuerza el ayer marchito Gira y no sé cómo aunque quisiera;
cabalga como nuevo y es un mito; pero sé que pregunta por mi lira
como un duende que juega con mi vida. y es trampa de un ayer que si me mira.
Eugenio Martínez Orantes nació en San Salvador en 1932. Poeta, narrador, articulista y
periodista cultural. Realizó sus estudios con los Hermanos Maristas, en la Escuela San Alfonso
y el Liceo Salvadoreño. A finales de los años 50, dramatizó para la radiodifusora YSEB las
novelas salvadoreñas “Jaraguá”, de Napoleón Rodríguez Ruiz; “Las tinajas”, de Ramón
González Montalvo; y “Hombres contra la muerte”, de Miguel Ángel Espino. Fue miembro de
la Generación Comprometida junto a otros destacados poetas de El Salvador. En 1963,
adaptó para teatro cuentos de Salarrué que fueron presentados en el Teatro Nacional de San
Salvador y en el Teatro Universitario de Comayagüela, Honduras. Entre sus libros editados,
están: Llamas de Insonmio (Poesía, San Salvador,1952); Ballet (Poesía,San Salvador, 1956); El
Arcángel de la Luz (Poesía, México, 1958); Fragua de Amor (Poesía, San Salvador, 1959);Bajo
este Cielo de Cobalto(cuento, San Salvador, 1964);Mar sobre mi Mundo (poesía, San
Salvador, 1978); 32 escritores salvadoreños(San Salvador, 1993); Tunil, (cuento, San Salvador,
1994); El vuelo del Torogoz, (las historias no contadas de Salarrué) ,(San Salvador, 2004);
Morir de vino en primavera (anecdotario sobre la vida del poeta Orlando Fresedo,San
Salvador, 2004).Condujo, durante la dirección de Diario Latino por parte del notable poeta
Waldo Chávez Velasco, el Suplemento Sabatino: Latino Cultural. Participó durante el año
2004 en el Festival Internacional de Poesía de El Salvador junto a poetas como: Antonio
Porpetta, Ana Istarú, Dennos Nurkse, Lucía Estrada, Armando Alanís, entre otros.

Poema María Twist Poema Aída de Eugenio


María Twist era alegre, muy alegre, La primera brasa que tuve
reía, cantaba, se llamaba Aída.
y nada tenía para ella Tenía el pelo alegre
el más mínimo valor. como un trigal sembrado en una perla,
De punta a punta en la noche bebía y unos ojos de fiesta donde el cielo
y no tenía penas, nacía diariamente.
sólo risa y placer. (Ella fué la culpable de que yo empezara
En busca de dinero y diversiones a escribir garabatos sobre las espaldas
se fue a Puerto Cortés. de lejanas estrellas)
Un lupanar ruidoso le abrió de par en par …los dos éramos hijos de mecánicos,
las puertas despintadas, los dos éramos hijos
con amor maternal. de esa clase de hombres sudorosos
Cada noche era fiesta con luces de colores, que aman la paz y aman el trabajo
con rones ardorosos que hacían florecer y que al acariciar manchan de grasa.
orquestas en el pecho.
ELEAZAR RIVERA, (Santo Domingo, San Vicente, 20 de Agosto de 1976). Se graduó como
profesor de literatura en la Universidad de El Salvador. Fue miembro del Taller de Letras
“Talega”. Ha obtenido diversos reconocimientos, entre los que destacan: Premio
Centroamericano de poesía Pablo Neruda, Premio María Escalón de Núñez, Primer Lugar en
los Juegos florales de Sonsonate y Santa Ana, entre otros. Su obra ha sido publicada en
diversas revistas y periódicos de El Salvador y Centroamérica. Ha sido incluido en las
Antologías poéticas: “Juego Infinito” y “500 Años de prosa y verso”(Sao Paulo, Brasil). Ha
publicado dos libros de poesía: “Escombros” y “Crepitaciones”. “Crepitaciones” es un libro
distinto, vital, fuerte y seguro de sí. El autor usa su cultura al servicio de su causa definida, de
las necesidades íntimas de expresión y de propuestas abiertas al mundo del lector. Arte y
vida se configuran en una unidad indisoluble, categorizando dos elementos claves de la
literatura contemporánea: aproximación de la estética (belleza) a la ética (conducta),
relacionando estos elementos como construcciones verbales de alto vuelo poético, pero
también como síntesis vigorosa de pensamiento y acción.

Poema El Poema Poema El Profeta

Las palabras La locura del alfabeto


hablan muere
de ideas sin cuerpo en la boca del profeta
Tejo Con una daga
y destejo le extraigo
en tus ojos
mi mirada el corazón
Abro a las cosas
los decires del lápiz En la nausea
de mi perro
me rebelo
contra las espinas
de mis neuronas
y siembro
mi pensamiento en la nada
Federico Hernández Aguilar. Nació en San Salvador, El Salvador, en julio de 1974. Es poeta,
narrador, dramaturgo y ensayista. Ha recibido numerosos premios en El Salvador y su obra
poética ha sido difundida en varios países de Centroamérica, El Caribe, Sudamérica y Europa.
Ha sido parcialmente traducido al inglés, francés y árabe. Es el escritor más publicado de su
generación. Su bibliografía cuenta ya con diez títulos: Con el Permiso de Ustedes (Poesía), El
segundo verbo (Poesía), Inconclusiones (Ensayos filosóficos), Mordiendo la manzana (Poesía),
Gotas (Aforismos y epigramas), Brusca prosa (Ideas y comentarios), Once maneras de
iluminar mi sombra (Poesía), Juegos de manos (Cuento) y Apología del cinismo (Poesía). En
México fue publicado, en 2003, Último divorcio de Blancanieves y otros cuentos, su segundo
volumen de narrativa breve..Ha sido antologado en la voluminosa Memoria del XI Festival
Internacional de Poesía de Medellín (2001), cónclave mundial en el que representó a las
letras salvadoreñas, y como el más joven entre 55 autores de todo el mundo que
participaron en el encuentro Poetas del Mundo Latino, Morelia 2002 (Octubre de 2003,
memoria conmemorativa de Servicios Editoriales Solar. México)..Hasta 2003 fue Presidente
de la Fundación Poetas de El Salvador, entidad cultural no lucrativa que ya organizó, con
sonado éxito, tres festivales internacionales de poesía, reuniendo a autores de cuatro
continentes ante un público masivo y entusiasta.Estudió Ciencias Políticas y Ciencias de la
Comunicación. Su trayectoria periodística abarca radio, televisión y prensa escrita. De mayo
de 2003 a mayo de 2004 fue Diputado Propietario ante la Asamblea Legislativa de El
Salvador. A los 29 años, el 1 de junio de 2004, se convirtió en el miembro más joven del
Gabinete de Gobierno de El Salvador, al ser nombrado Presidente del Consejo Nacional para
la Cultura y el Arte, CONCULTURA.

Poema Vaginatum Est Poema Radiografía Impertinente


Es verdad -ya lo sabes-, no me entrego. (ante Los Colosales Pechos De Ruth)
No soy la luz en este claroscuro… Frustrado al ver tus senos formidables
Verte desnuda asombra: No es tan duro confiados sin piedad a tu grueso paño,
verte asomada a la pasión del juego. no alcanzo a descubrir si es un engaño
Mas para cuando veas ue no llego lo que hay tras tus escotes insociables.
a la penetración, puntual, seguro, No sé si de misterios insondables
demuestra lo que sabes: del apuro prefieres hoy cubrir tu pecho huraño
sácame. ¡No ambiciones tanto fuego! temiendo que su réprobo tamaño
Pasamos de estos líos tan carnales te lleve a situaciones lamentables.
porque el sexo mejor no se origina Rescatar del sostén tu seno hermoso
en las respuestas sobrias y totales. es casi una misión que busco ansioso,
Y para no estropearnos el pecado, pues de tus pechos -finalmente honrados-
hoy permite que agolpe en tu vagina no puedo resistir la prebenda…
la culpa de un placer tan consumado.
GABRIEL OTERO. (El Salvador, 1965). Escritor, administrador y promotor cultural, tiene una
licenciatura en literatura latinoamericana. Ha publicado poemas, crónicas y columnas en
revistas y periódicos de México y Centro América. Autor de los poemarios Remanso de las
piedras (1993) y Entre el aire y tu piel (1994) ambos editados por la Dirección de
Publicaciones e Impresos. Tiene dos poemarios inéditos Sueños de Caín frente al espejo
(1999) y Cronogramas (2006) además de un libro de crónicas, Vitrales (2001).Fundador del
Suplemento Tres Mil de Diario Latino (1990), Editor de la Revista Presencia (1991), Director
de Publicaciones e Impresos (1992), Entre sus múltiples cargos fue miembro del Instituto
Sanmartiniano Salvadoreño (1993), directivo de la Asociación Cultural México-El Salvador
(1993), miembro de la delegación salvadoreña en las negociaciones de los Convenios
Culturales Bilaterales México-El Salvador (1993) y Colombia-El Salvador (1994), miembro de
la delegación salvadoreña en el I Congreso Iberoamericano del Libro en Granada, España
(1992), delegado de El Salvador en el II Congreso Iberoamericano de Periodismo Cultural en
Veracruz, México (1993).Participó como expositor en la VII Feria Internacional del Libro,
Guadalajara, Jalisco, México (1993) y en las XIV y XV Ferias Internacionales del Libro en el
Palacio de Minería, México D.F. (1993 y 1994). Morelos (1999 y 2000).
CARTA
Para Gabito MISTERIO
Nunca vislumbre tu llegada
apareciste arropado Por fin entendí
por cantos de madrugada la creación como un silencio
saliste del vientre
como quien descubre la paciencia de una estalactita
oquedades que lenta y persistente gotea
como añorando
la viscosidad del limbo el crujir de una hoja
te veo crecer cuando se pisa
y veo a tus ojos
devorando cielos ciruelos la mirada
ay hijo nos falta tanto que es algo más
por encontrar que un misterio
y por encontrarnos
al fin comprendí
lo inusual es lo cotidiano la flama
como crecer latente
junto a los cedros sigilosa.
Heriberto Montano Nació en Santa Tecla, El Salvador, en diciembre de 1950. Posee
licenciatura en Historia y maestría en Ciencias Históricas. Es poeta, escritor y ejerce la
docencia e investigación universitaria. Ha publicado "Cantata de Luz y Lucha", disco, en
colaboración con el compositor Luis Diaz Herodier, Alemania, 1980; A Veces nos
Desesperamos, poesía, Nicaragua, 1984. Este poemario fue traducido al ruso, italiano y árabe
y partes al sueco y alemán. Además, ha publicado "Ritual del Olvido Profundo", 2000; "La
Luna de mi Canción" y "Gato Encerrado", San Salvador, 2003. Breve Canción de Vida por el
Ausente, 2005 Obra suya ha sido incluida en numerosas antologías, por ejemplo: La
Novísima Poesía Iberoamericana, México, 1974; Savrieménnaya Salvadórskaya Poesía (Poesía
Salvadoreña Contemporánea), Moscú, 1984; Occhi di Rosa Infuriata (Ojos de Rosa
Furibunda), Italia, 1998, etc. Ha colaborado con periódicos de América Latina, Norteamérica
y Europa. Tiene inéditos varios poemarios e investigaciones históricas y económicas

La noche ciega canta para vos Pequeño cerdo enamorado


Sol indeciso has dejado Sudoroso el tambor del alma las manos
Una nube sangrante suave terciopelo de la entre las piernas
tarde Pequeño cerdo enamorado gordo de
Sol sangrante ojo hermoso que me ve palpitaciones
Mientras el polvo de los días pasa por mis El niño en la banca amarilla la brisa en su
dedos camisa rota
Mientras ella desnuda su cuerpo flaco Bajo el follaje un clarinero devora una
Su cintura de avispa que mueve a cuatro paloma
vientos Picotazo a picotazo en la rama del
Baila y fuma cigarro tras cigarro maquilíshuat
Bajo la luz tenue roja sangrante Corazón sediento que bebe de la fuente
Una nube sangrante suave terciopelo de la del parque
vida Al costado este un cuartel sus tristes
Advenediza nube que arropa su desnudez soldados Prac el tacón firme en el saludo a
El sábado se desliza serpiente emplumada la bandera Indiferente el cerebro a las
Mientras se mueve desnuda desnuda de moscas de la vida Y al amor eléctrico en
amor Su cuerpo flaco de serpiente húmeda mis poros asustados Al costado norte a la
de amor Bajo un ojo moribundo izquierda una etérea mansión
La tarde un ojo rojo la observo Rejas de hierro arbolitos de mandarina
transparente blancura suprema
De amor tenue nube voluptuosa de la Del tiempo de las cosas lindas de esta
tarde historia
Irma Lanzas. Poeta, maestra, escritora salvadoreña. Nació en Cojutepeque, departamento de
Cuscatlán, El Salvador, el 7 de Agosto de 1933.Se graduó de maestra en la Normal España y
se especializó en Ciencias de la Educación en la Normal Superior. En el año de 1956 partió
hacia Europa. En la Universidad de Bolonia, Italia, obtuvo el Doctorado en Filosofía y Letras y
años más tarde en la Universidad de Saint John de Nueva York, también se graduó en
Teología. Hizo estudios de post-grado en las Universidades de Madrid y La Sorbona de
París.Vivió durante muchos años en Europa: en España, Austria, Alemania, Inglaterra y
Francia así como en México y USA. Trabajó como maestra en todos los niveles de Educación.
Fue la fundadora y primera directora de la Televisión Educativa del Ministerio de Educación
de El Salvador. Catedrática de Teología en el College de Saint Elizabeth en Nueva Jersey.
Catedrática en la Universidad Nacional de El Salvador y Decana de la facultad de Teología de
la Universidad Don Bosco, de San Salvador. Ha trabajado por espacio de 22 años como
directora de la Oficina Nacional de RENACER en El Salvador, filial de RENEW International,
con sede en Nueva Jersey, dedicada a la misión evangelizadora.
CANTO A LA GESTACIÓN EL DÍA DE LAS CIUDADES
Era tu seno, Madre...
Sumergida en tu tiempo El día de las ciudades
la sustancia inicial de mi semilla se inicia cuando se abren las ventanas
iba abriendo un latido, cuando ruidos confusos
germinaba en tu pulso empiezan a subir royendo el aire
en el musgo tranquilo de tu entraña o una campanada
dormitaba mi música incipiente, se viene disgregando
mi voz de semiluna. se viene disgregando como una onda
Era la suavidad de un mundo intacto, de círculos concéntricos.
de su insondable reino. Esta es la misma hora en que me digo:
En tu esfera frutal brotaba el sueño ¿Qué debe haber en mí
de mi primer raíz para saber que ha comenzado el día?
y allí sentía el transcurrir silente Yo sé que la estación se ha vuelto nueva
de tus ríos internos. y me llega el respiro de los árboles
El agitado paso de las horas cuando empujan sus brotes;
que alzaban su marea algunas hojas han de abrirse, suaves,
el entreabrirse lento y sigiloso y temblarán al viento
de invioladas corolas. pero estancia aún guarda los recuerdos
Allí mi pólen claro respiraba de las noches pasadas.
tu clima vegetal, Debo empezar el día
mientras jugos nutricios recorrían aún cuando sólo sepa
mis diminutos tallos. de la humedad de mis antiguas cosas:
Julio Torres Recinos. (Chalatenango, El Salvador, 1962) Poeta e investigador literario, es
Profesor Asociado del Departamento de Lenguas y Lingüística de la Universidad de
Saskatchewan, en la ciudad de Saskatoon, Saskatchewan, en el oeste del Canadá, y doctor en
Literaturas Hispánicas por la Universidad de Toronto. Sus poemas y cuentos han aparecido en
variadas revistas nacionales e internacionales. Ha dado recitales de su poesía en diversos
eventos culturales en Canadá y otros países (los Estados Unidos, Alemania). Ha publicado dos
libros de poesía, Crisol del tiempo (Saskatoon: Ediciones Amaranta, 2000), su primer libro
que recoge poemas escritos entre 1985-1992, mientras que Nosotros (Saskatoon: Ediciones
Amaranta, 2000) contiene poemas escritos en la década de los 90. La Editoral L’Harmattan de
Francia publicará, en traducción francesa, sus dos libros de poesía, Crisol del tiempo y
Nosotros en abril de 2003 con el nombre de Nous autres et Creuset du temps. Libros: Crisol
del tiempo. Saskatoon: Ediciones Amaranta, 2000. Nosotros. Saskatoon: Ediciones Amaranta,
2000. Una extraña tierra, Split Quotation, Ottawa, 2004. Aparece en la Antología Antología
de Poetas Américanos, ISBN 1-894879-10-4; Anaconda: Antología de poetas americanos por
la paz; Antología de poesía hispanoamericana, conducida por el poeta peruano Leo Zelada.
Su poesía ha sido traducida al inglés, al italiano, al francés y al turco. Sus poemas y cuentos
han aparecido en revistas y periódicos. Además de dedicarse a la creación literaria, ha
publicado trabajos críticos en revistas académicas de Centroamérica, el Canadá y Australia.
JORGE GALÁN. Poeta y Escritor, Nació en San Salvador, El Salvador, 1973. Licenciado en
Letras por la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA). Ha obtenido varios
premios literarios a nivel nacional e internacional. Premios Obtenidos: Premio Nacional de
Novela Corta. Organizado por el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte de El Salvador,
CONCULTURA. Año 2006. Premio Charles Perrault de Cuento Infantil. Organizado por la
Alianza Francesa de El Salvador. Año 2005. Premio Hispanoamericano de Poesía de los
Juegos Florales de Quetzaltenango, Guatemala. Año 2004. Premio Nacional de Novela Corta.
Organizado por el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte de El Salvador, CONCULTURA.
Año 2003. Gran Maestre de Poesía Nacional de El Salvador. Dado por CONCULTURA -
Comisión Nacional para la Cultura y el Arte de El Salvador -, luego de obtener tres premios
Nacionales de poesía. Año 2000. Premio Nacional de Poesía, CONCULTURA, obtenido en
estos años: 1999, 1998, 1996.Libros Publicados: “El Día Interminable”. Dirección de
Publicaciones e Impresos de El Salvador, DPI. Año 2004. Publicado bajo el seudónimo de
Jorge Galán. Una primavera Muy Larga. Edición Bilingüe Francés- Español. Colección Premio
Charles Perrault, Alianza Francesa, El Salvador. “Tarde de Martes”, en la colección del Premio
Hispanoamericano de Quetzaltenango, Guatemala, año 2004.

Paseo de una Niña en la Playa El Frío


Ya sin tocar el suelo, sus pies casi de agua
se deslizan, lentísimos, sobre la arena Una flor agotada por el lento verano:
parda,matizada de espuma. Es casi eso te obsequia y te habla de sus ojos
mediodía, odiosos
sobre ella las gaviotas planean con maneras odiosas: se cree tan hermoso
dulcemente, o algo más que tú misma. Tú te inclinas en
el mar que hizo en la piedra motivo de su busca de una cosa que brilla sobre el suelo
furia de hierba:no es nada o quizá sea... no has
no se atreve en sus pies, retrocede, no podido saberlo.
vuelve El día se dilata y avanza sobre el mundo
sino en rocíos lentos de un azul menos como una gran carroza que atraviesa un
ávido. desfile.
Le toca con su música, con su arrullo y se Otro más te regala un muñeco muy
vuelve un amante imposible que blanco.
encuentra en la tristeza el motivo preciso Es demasiado blanco: lo tocas y se ensucia;
para intentar dormirle, hechizarla, volverla sin embargo el pelaje, tan tibio y delicado
su sueño, su deleite. puede hacer que tus manos se tornen
displicentes
Julio Iraheta Santos, poeta salvadoreño, nació en San Salvador en 1939, aunque se le conoce
como originario de la ciudad de Santa Tecla. Se dio a conocer inicialmente en las páginas
culturales de Diario Latino dirigidas por Juan Felipe Toruño. Fue miembro fundador del Grupo
Literario “Piedra y Siglo” y del Taller Literario Salvadoreño “Francisco Díaz (Poesía
Salvadoreña del Siglo XX, bilingüe, María Poumier), El Salvador (Universidad Centroamericana
“José Simeón Cañas”, UCA., Universidad de El Salvador, Dirección de Publicaciones del
Ministerio de Educación de El Salvador).Ha sido tomado en cuenta en Aula Abierta de Diario
Colatino con una muestra poética, como material para los programas de Letras de los
Bachilleratos de Educación Media de El Salvador. También aparece en antologías digitales
hispanoamericanas como Palabravirtual.com, Poemas-del-alma.com. Fue incluido en Poesía
de Centroamérica y del Caribe de Isla Negra.com. Publica en Artepoética.com (Nueva York),
etc. Algunos de sus poemas han sido musicalizados e interpretados por el cantautor
Salvadoreño Roberto Godoy y su esposa Marisella. “Tengo cita con Dios” (USA) es el último
CD al respecto, el cual fue presentado en la Universidad Evangélica de El Salvador, UEES., en
junio de 2005, junto con el poemario “El Cristo de las calles” del mismo poeta.

Poema A Dónde Estás Querube Poema Déjame Volar


¿A dónde estás querube?
¿A dónde estás querube? No te has ido Déjame volar tierra parida
porque tu viento miro en los follajes marcado por la placenta de la angustia
en el cielo perdido de mi infancia Déjame volar y hacer mi nido
que todavía me mira estremecido en la estrella que llora consternada
¿A dónde estás? No dices nada porque un cordero no tiene pastor
aunque el tiempo se alargue en mis redil
papeles un poco de agua
sin tu sello,sin tu alma y un manojo de hierba
sin tus pasos,Fantasma no eres ni sombra
escurridiza
Jorge Humberto Haguilar, 1971. Chalchuapa, Santa Ana, El Salvador. Profesor en Educación
Media para la Enseñanza del Idioma Inglés, Licenciado en Idioma Inglés y egresado de la
Maestría en Traducción de la Universidad de El Salvador.Sus primeros contactos con la poesía
los tiene con los poetas Ricardo Núñez, Jaime Núñez y Amada Libertad (Leyla Patricia
Quintana Marxelly). Anecdóticamente, Jorge recuerda que en una fecha del año 1991, antes
de la caída en combate de de Jaime Núñez y Amada Libertad, estaban reunidos en un
campamento guerrillero del Volcán de San Salvador con Ricardo Núñez y Amada Libertad
hablando sobre poesía en horas de la tarde, tan amena era la plática que se olvidaron de
hacer la formación general al anochecer y no escucharon la emisión nocturna de Radio
Venceremos. Por ese hecho fueron castigados con distintas tareas de logística, por no acatar
órdenes y por indisciplina. Jorge Haguilar fue el último integrante del Movimiento Cultural
Xibalbá entre 1992 y 1994. Fue con este colectivo con el que comienza su trabajo en serio en
el campo de la poesía. Aunque cabe destacar que el Movimiento Cultural Xibalbá en los
momentos en que Jorge se integra, ya no tenía como prioridad la formación de nuevos
valores.Jorge Haguilar es catedrático de la asignatura Literatura I y II (en inglés) del
Departamento de Idiomas de la Universidad de El Salvador. POESÍA· Plaquette publicada en
el marco de la lectura poética y cierre de semestre de la cátedra Literatura II, de la cual él es
el docente titular. 2007. Parte de la Antología "POETONANTZIN", publicado por el Museo
Universitario de Antropología de la Universidad Tecnológica de El Salvador.2006

REFLEJOS HECHIZO DE SOLEDAD IX**


Hoy vi., la cara de un estúpido Si alguna vez tu boca preguntara:
en un espejo. ¿Por qué yo te amo como a un verso?
También vi, Diré:
las caras de un mundo de idiotas Porque desecho lo feo
en otro espejo y sobresalto lo bello
aún más grande. que entre las letras y tu vientre
10/05/94 puedo encontrar.
Además,
ambos convidan a la locura.
**del poemario Hechizo de Soledad, del
libro Elegías de Medianoche
Jorge Vargas Méndez. Nació en la ciudad de San Salvador, el 10 de mayo de 1961. Licenciado
en Ciencias de la Educación. Fue cofundador del Taller Literario Xibalbá y del grupo cultural
Segunda Quincena. Obra publicada: Cantos breves para una mujer exacta y otros poemas
(Ediciones Atisba, 1988), Ceremonial de cuervos (Editorial Criterio, 1990), Concertación
nacional y otras confesiones (Ediciones Atisba, 2ª. edición, 1991), De tórsalos y hombres
(Editorial Universitaria, Guatemala, 1995), Cuscatlán no te me mueras (Ediciones Venado del
Bosque, 1995), Desde este animal bulle la ternura (Editorial Universitaria, Guatemala, 1996),
todos en el género de poesía. En 1998 incursiona en el ensayo y obtiene el Primer Lugar en
los Juegos Florales de San Salvador, con el libro Historia de San Salvador (Impresos Mazatli,
2000); el mismo año aparece su libro Para oírte y mirarte mejor: La industria radial y
televisiva en El Salvador (1926-2000); en mayo de 2006 publica el ensayo histórico-lingüístico
La mujer invisible: reflexiones sobre el lenguaje androcéntrico (Ediciones Venado del
Bosque); en diciembre del mismo año publica El Salvador: sus hablantes (Ediciones Venado
del Bosque), en 2007 aparecen: Tierra mágica del venado, San Pedro Masahuat, monografía
(Editado por la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA); y Cerro de los
cusucos, Ayutuxtepeque, monografía (Ediciones Venado del Bosque). En prensa: Milenaria
tierra de tradiciones, Olocuilta, monografía. Inéditos: Algo que quiero contarte mirándote a
los ojos (cuentos), SOS Sonoro ocio silencioso (antología poética).

POST MORTEM POR QUÉ TE TUVE QUE QUERER TANTO


Cuando yo haya muerto, quizás A veces, no quiero ser yo.
de alguna mordida de cucaracha Me veo frente al espejo temeroso de no
o de una caída de la cama conocerme
o de una comida bien aseada, deseoso de no tener nombre
muchos vendrán a mi vela con sus ojillos apellido
grises bajo la lluvia, nacionalidad
leerán mi poema mejor logrado, y echarme a caminar desnudo sobre las
mi madre pensará un “se lo dije”, calles, huérfano de vergüenza
llorarán las mujeres con mi nombre Pero es demasiado tarde para mis hojas de
apretado a sus pechos tule para mi jade eterno
y sembrarán mi palabra en algún libro. para mi límpida obsidiana.
Será pequeñaza noche para decir tantas Han caído cuatrocientas noventa y ocho
cosas, estaciones y huyó el tecolote
pero tú no dirás nada, el quetzal la culebra zumbadora
bajarás la vista, no llorarás el ancestro yo mismo junto a mis dioses.
Julio Villarán (El Salvador, 1967). Estudió Teología, filosofía y periodismo. Antes vivió en la
ciudad de Cartago, Costa Rica, dato que sería irrelevante de mencionar de no ser porque en
esta época (1982) y en aquél país descubrió su pasión por las letras, en especial por la poesía.
Ha trabajado como periodista radial, televisivo y de prensa escrita en diversos medios de El
Salvador. En los últimos años realizó breves cursos de historia del arte en la universidad de
Virginia, Estados Unidos. Actualmente, es director del Palacio Municipal de Bellas Artes de
Santa Tecla y revisa su obra poética que está aún inédita y que consiste de los poemarios
Once de Luna, Ultimo Disparo, Apuntes en la Libreta, Ciudadano del Infierno, Cosas de Poca
Importancia, En Esta Noche Infinita, y un libro aún sin bautizar. También tiene un libro de
cuentos titulado Trece Cuentos Histéricos para Freud (son catorce cuentos, en verdad).
Últimamente, prepara el poemario Poemas Perdedores, un libro lúdico en donde recopila lo
peor de sus versos. Algunos de sus poemas se han publicado en el suplemento 3Mil; El Diario
de Hoy; en la antología Alba de Otro Milenio; periódico cultural Alkimia y otros.

INVENTARIO DE ANOCHE VIDA LA DE POETA


Dos copas de vino Cuando me ves absorto escribiendo
Un cielo húmedo y vigilante Mientras los demás corren
Un sonido deslizándose silencioso A la hora del almuerzo
Un canto arando la tierra desconocida Te oigo decir “qué vida la de poeta
Un frío suave Para que fuera eterna”
Dos palabras tiernas Y piensas con un poco de piedad
Una promesa de amor que no se cumplirá Que solo soy un desocupado inofensivo
Dos lunas adentro pequeñas y blancas Yo te digo, en cambio
Una piel delgada “Qué vida la de las musas”
Un centro dulce y sagrado Tienen nomás que salir a la calle
Un agua tierna bebiendo de mis palmas Ir por cualquier acera
Un río bendito bajando por mis piernas Caminar bajo las trincheras de un poeta
Mi cuerpo enraizado en tu cuerpo subido en un árbol
Un camino –en fin– para volver a recorrer Tomar el autobús
Y cuando sonríen hacen que uno se muera
del susto
Pero lo verdaderamente trágico es que a
veces
Las musas como vos
Ni se dan cuenta
Joaquín Meza 1956. Escribe cuento y poesía. Graduado de Letras por la Universidad de El
Salvador, donde también trabajó en docencia e investigación literaria.Ha publicado en
revistas nacionales y de México, Colombia, Chile, España y Estados Unidos, donde se han
traducido algunos de sus poemas al inglés. Miembro de “Cinconegritos”, página literaria de
Diario “El Mundo”, en cuya redacción laboró, y de las revistas Ámate, Serpiente Emplumada y
La Pasarraya. Ha obtenido varios premios y menciones de honor en los Juegos Florales
Salvadoreños de Zacatecoluca con Dolorial/Poemas para pepenar angustias (1977); Segundo
lugar con Confabulación (Cuento, 1978), Mención de Honor con Elegía a Quetzalcoatitán
(Poesía, 1982), Mención de honor con El Festín (Cuento, 1983). Forma parte del CD “The
Sound of Poetry” (Maryland, Estados Unidos; 2001), finalista en el concurso convocado por el
Centro de Estudios Poéticos de Madrid, España (2002).Forma parte de la Antología della
Poesía Salvadoregna (Italia, 1992) traducida al italiano por Vainer Burani y de Beyond the
Horizon (Estados Unidos, 1998).Ha publicado: SalMitos (1983), Poesía colorada (1985),
Vincent, tú y las golondrinas (Primer lugar en los VI Juegos Florales Salvadoreños, 1983),
Rubén Darío en El Salvador (Monografía, 1991), El Cipítio en El Salvador Sheraton (en
colaboración con otros, 1990), crónica-collage sobre la ofensiva militar del FMLN en San
Salvador, en noviembre de 1989; Poesía a mano (Antología, 1997). Tiene inéditos: Poesía de
Vicente Acosta (1867-1908) (1991), Poesía indigen [ist] a (Antología, 1992), Poemas que dejó
el tren… de la guerra (1997).
Cipriano Morales Tiberíades
(o La ley del Talión) Acatándole
¿¡Por qué designio te detuviste!? echaron las redes por la otra borda
¿Es que te dieron miedo y enseguida levaron imperios
Las aguas rojas y naufragios
De su última mirada llantas usadas
O te detuvieron la mano los espíritus? latas de cerveza
Se suponían Treinta mil condones rotos
Las puñaladas cajas de detergente
Y una cuarta más. piratas y sirenas
Comienza nuevamente. ballenas muertas
Con el poeta y galeones fantasmas
Te vamos a ayudar áncoras y torpedos
A contar: pulpos enredados
¡Chucús! ¡Chucús! ¡Chucús! secretos de estado
(de Poemas que dejó el tren… de la guerra) mini submarinos espías
paquetes de coca
restos del Challenger
Karla Coreas nació el 18 de agosto de 1972 en Santiago de María, El Salvador. Estudió
lenguas modernas en la Universidad de El Salvador; y en Suffolk Community College aprendió
el arte de la fotografía. Es poeta, fotógrafa y traductora literaria. Ha traducido al inglés y al
castellano a varios poetas internacionales como Luis Manuel Pérez Boitel, de Cuba, a la
dramaturga Mariluz Suárez Herrera, de México, Otoniel Guevara de El Salvador, al poeta
israelí Amir Or, y al poeta checo Martin Zet, entre otros. En la actualidad forma parte del
equipo directivo de la “Fundación Metáfora” en El Salvador y en Nueva York. Ha actuado
como intérprete y traductora en varios eventos poéticos de América Latina y Estados Unidos.
El Ministerio de Cultura de la República Checa publicó su traducción al español del libro
“Performance para mí mismo” del poeta checo Martin Zet. Como poeta ha participado en
festivales internacionales y ha sido publicada en revistas y periódicos internacionales y
locales.

En las noches de marzo


a media noche donde la tristeza muestra
su asfixia y el poema oculta su jadeo
recuerdo el garfio de tus ojos Solo vos
y la orfandad de sus mentiras hoy mis cortinas encarceladas
el sabor de las cartas se niegan a conversar con el mundo
mezclada con el abrazo de promesas solo vos sacudís la hoja en blanco
en esas noches de marzo solo vos incendiás este enjambre
te llamo en silencio,con la dulzura de un de imágenes, este murmullo de letras
sarcófago,y la amabilidad de una muerta. solo vos inventás mi historia
Fotografía con el poeta,Tengo tu fotografía solo vos ponés música
en el escritorio,celebrando el licor de la en el palacio de mis poros
ternura.Licor que poco a poco se ha solo vos sacudís mis frutas maduras
evaporado,junto a la tigresa del tiempo. solo vos ponés sándalo y mirra
Se me escapa de la memoria en la escalera oscura
la clemencia de tu pupila, por donde suben nuestros cuerpos
y tu llanto de cachorro herido
ya no sacude la leche de mi corazón.