Está en la página 1de 2

Paragénesis y zonación 1

PARAGENESIS Y ZONACION

Un fluido mineralizador cambia gradualmente su composición mientras migra desde su


fuente ya que reacciona con las rocas, cambiando su composición química, pH y otras
propiedades; migra a sectores de menor presión y pierde calor al entrar en contacto con
rocas más frías. Al ocurrir estos cambios físicos y químicos, los minerales de mena y
ganga se aproximan a sus respectivas constantes de equilibrio y son depositados en cierta
secuencia. Esta depositación secuencial provee un registro detallado de la evolución en
tiempo y espacio de una solución mineralizadora.

El orden cronológico de depositación mineral se conoce como la secuencia


paragenética o paragénesis de un depósito mineral, mientras que la distribución
espacial se conoce como zonación. La secuencia temporal de depositación de minerales
se conoce como secuencia paragenética o paragé nesis . Esta se determina
principalmente en base a estudios microscópicos con luz reflejada de secciones pulidas,
utilizando los criterios texturales mencionados en la sección precedente, pero la relación
entre distintas venillas constituyen también antecedentes valiosos al respecto.

Los patrones de zonación corresponden a cambios mineralógicos tanto en la vertical,


como en la horizontal en áreas mineralizadas. Las zonas pueden ser definidas por
diferencias en los elementos metálicos y contenido de elementos trazas, diferencias en el
contenido de azufre o incluso en sutiles diferencias entre razones entre ciertos elementos.
Cualquiera que sea la relación que se use para definir las zonas, la zonación y la
paragenesis son cogenéticas, solo son dos aspectos del mismo fenómeno de formación de
depósitos minerales.

La zonación es consecuentemente cualquier patrón regular en la distribución de


minerales o elementos en el espacio en yacimientos minerales, el cual puede manifestarse
a nivel de depósito individual (zonación de depósito mineral), en un distrito minero
(zonación distrital) o en una región más grande (zonación regional). Las zonaciones
mineralógicas reflejan las distintas condiciones físico-químicas existentes en distintos
sectores de un sistema hidrotermal, pero puede darse el caso de traslapes de zonas con
asociaciones minerales que reflejan por ejemplo distintas condiciones de presión y
temperatura. En estos casos se dice que el depósito es telescópico (del inglés
“telescoped”). Estos traslapes o zonas de sobreimposición de distintas condiciones
hidrotermales pueden resultar de procesos de denudación o remoción en masa, los que
eventualmente pueden exponer zonas profundas a condiciones cercanas a la superficie.

En la delimitación de cuerpos de mena de interés económico los cambios zonales a


menudo son buenos indicadores si el mineral tendrá mayor extensión o se cerrará durante
la exploración avanzada y esto constituye una aplicación práctica de la zonación a nivel
de un cuerpo mineral individual. Por su parte, la zonación a nivel distrital puede permitir
orientar la exploración hacia áreas superficiales o determinadas profundidades en las que
es esperable encontrar determinada asociación mineral o de metales.
Paragénesis y zonación 2

Por su parte la paragenesis es indicativa de la evolución de los fluidos durante la


formación de depósitos minerales. Por ejemplo la figura que muestra la paragénensis del
yacimiento estratoligado de cobre con plata subordinada Mantos Blancos (Chavez, 1985)
el que muestra que la pirita-calcopirita-bornita y magnetita menor se depositaron primero
seguidas por cantidades subordinadas de calcosina-covelina -digenita hipógenas
acompañadas de hematita. Esta secuencia paragenética indica un aumento gradual de la
proporción de cobre en los sulfuros y probablemente una disminución de la actividad del
azufre en los fluidos mineralizadores con el tiempo. La secuencia paragenética se
caracteriza por el sucesivo reemplazo de sulfuros ricos en Fe (pirita, calcopirita) por
sulfuros ricos en Cu (bornita, calcosina, covelina, digenita) lo que puede explicar la
liberación de Fe y la formación de hematita hipógena que acompaña a los sulfuros en el
yacimiento mantos Blancos.