Está en la página 1de 1

El Mandato de Milagros

“Vendemos el evangelio barato si vemos la necesidad de milagros como algo opcional”

Es trágico cuando la marca más alta de agua en la iglesia es nuestra celebración de lo que es
humanamente posible. Necesitamos edificios, recolectar dinero para las misiones, alimentar al pobre y
realizar otros incontables esfuerzos que son expresiones esenciales del evangelio. Éstos deben continuar,
pero nunca a expensas de descuidar las cosas específicas que Él nos comisiono hacer: invadir lo
imposible. Él ordenó a sus discípulos que sanaran al enfermo, levantaran al muerto, echaran fuera a
demonios y limpiaran a leprosos y que enseñaran a sus convertidos a hacer lo mismo. Esa comisión
interminable hace que el evangelismo, la sanidad y la liberación sean la responsabilidad de cada
creyente.

A la vez que el Espíritu del Cristo resucitado tomó residencia en nosotros, la impotencia llegó a ser
inexcusable. El poder que levantó a Jesús de los muertos vive en nosotros, deseando la expresión a
través del cuerpo del cual Él estuvo hace dos mil años. Él quiere hacerlo todo otra vez: esta vez con
millones, no solamente uno.

El evangelio es un evangelio de poder y debe ser manifestado a través de la demostración de lo
sobrenatural. Los milagros no son opcionales. Eran tan importante que Jesús colgó el peso entero de Su
identidad y ministerio sobre ellos diciendo, “Si no hago las obras de Mi Padre, no me crean” (Juan
10:37). Eso es una declaración asombrosa cuando consideras todos los testigos a través de la historia,
enviados para revelar y para confirmar la identidad de Jesucristo. La naturaleza proclamó quién Él era.
Los ángeles también declararon su identidad y propósito. Los profetas del viejo testamento, e incluso la
ley, hablaron de Jesús como el Cristo. Pero cuando Él vino, Él puso la credibilidad de todos sus mensajes
en la línea destacando un pedacito restante de evidencia, sin el cual el mensaje de todo el resto sería
anulado; las obras del Padre se deben hacer a través de Él.

Un estudio del evangelio de Juan deja a poca duda en cuanto a qué querían decir con "las obras del
Padre”. Son los milagros, prodigios y maravillas.

Yo añoro por el día cuando la iglesia se pare ante este mundo y declare, "Si no hacemos las obras del
Padre, no nos crean. Si los milagros no están presentes, no te culpamos por no creer”.

La perspectiva de Jesús en la necesidad absoluta de milagros debe afectar a la manera en que pensamos
y oramos. Si no, “venderemos siempre el evangelio barato”.

Debemos hacerle frente a esta realidad: fuimos diseñados en una forma de vida que es imposible estar
aparte de una relación íntima con el Espíritu Santo; trabaja solamente de la manera que Jesús la modeló.
El Espíritu que seguía estando sobre Él para hacer solamente lo qué el Padre hacía y decir solamente lo
que decía el Padre. Solamente en el contexto de la intimidad con Dios entramos en la vida donde nada es
imposible.

Mientras aprendemos a abrazar la responsabilidad de demostrar la vida cristiana normal de milagros,
entramos en un reino de impacto que ha sido entendido por muy pocos. La exposición al reino de las
intervenciones sobrenaturales de Dios cambia algo en el líder que no puede ser causado a través de
seminarios y de libros. Tan bueno como lo son estas herramientas, no comienzan a tocar el cambio
intangible que ocurre en la vida del líder que tiene exposición constante al reino milagroso. “Durante toda
la vida de Josué, el pueblo de Israel había servido al Señor. Así sucedió también durante el tiempo en
que estuvieron al frente de Israel los jefes que habían compartido el liderazgo con Josué y que sabían
todo lo que el Señor había hecho a favor de su pueblo”. (Josué 24:31 NVI).

Mientras que Israel tuviera líderes que habían sido expuestos a los milagros, tenían un corazón para Dios.
Es improbable que la generación de líderes que vinieron después del grupo de Josué/ancianos tuvieran un
plan calculado para llevar Israel lejos de Dios. La frialdad del corazón y la rebelión no vienen
generalmente repentinamente. Pero en la ausencia de una vida de milagros se encuentra raramente una
vida de obediencia radical a Dios. La exposición a las obras sobrenaturales de Dios causa el equivalente
de un cambio espiritual del ADN en el líder que también engendra en la gente una pasión por Dios. La
dirección apostólica siempre autoriza en vez de controlar. Y la capacitación para una pasión por Dios es
una de las más necesarias, y aun descuidada a menudo, características de los líderes de la iglesia.
Cuando los líderes viven bajo la atmósfera del cielo, su exposición a los milagros (atmósfera del cielo en
la tierra) aumenta su capacidad de traer a la gente de Dios en su potencial sobrenatural.

Somos endeudados al mundo para traer no sólo un mensaje; le debemos un encuentro con Dios. Y no
hay mejor manera que vivir un estilo de vida sobrenatural donde las obras de la oscuridad se destruyen
mientras que servimos a la gente con el poder eficaz y liberador del amor de Cristo.
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………….Bill Johnson.