Está en la página 1de 3

LAS NEEs y LOS RITMOS Y ESTILOS DE APRENDIZAJE

Todos los alumnos precisan a lo largo de su escolaridad, diversas ayudas pedagógicas de


tipo personal, técnico o material para asegurar el logro de los fines generales de la
educación.
las necesidades educativas especiales se predican de aquellos alumnos que, además y de
forma complementaria, puedan precisar otro tipo de ayudas pedagógicas menos usuales.
Las necesidades educativas especiales aparecen cuando un alumno presenta un ritmo
distinto para aprender y necesita de más recursos: profesionales, materiales,
arquitectónicos y curriculares para adquirir los contenidos establecidos en los planes y
programas de estudio.
Es necesario recordar que todos los niños, las niñas, los adolescentes y jóvenes que van
a la institución educativa son diversos en intereses, motivaciones, capacidades y
potencialidades.
Ninguno aprende de una misma manera, ni al mismo tiempo ni las mismas cosas.
Es por ello que se requiere de una respuesta que atienda las necesidades particulares
de cada uno de los estudiantes que debe ser a la vez común y diversificada.
Esto significa que las actividades ofrecidas a los estudiantes deben intentar respetar
estas características distintivas del grupo, permitiéndoles aprender los mismos
contenidos, pero poniendo en ejercicio diferentes capacidades y habilidades; hecho que
enriquecerá el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Por ejemplo: Un mismo contenido (leer un cuento) puede suponer la realización de


diferentes actividades por parte de los alumnos (“pintar los personajes”, “escenificar
el final”, “escribir un nuevo final”, “buscar en el diccionario las palabras que no
entienden”, etc.) a fin de acceder más fácilmente al aprendizaje del mismo.

Ahora bien, ¿cómo hace el docente (de cualquier nivel y modalidad) para incentivar estas
capacidades individuales? es muy simple, conociéndolas.
si logro conocer el estilo de aprendizaje del grupo de aula y de cada uno de mis alumnos,
lograré diseñar actividades acordes a fin que el aprendizaje sea adquirido con rapidez
y permanencia.

¿EN QUÈ CONSISTEN LOS ESTILOS DE APRENDIZAJE?


Los estilos de aprendizaje son el conjunto de características pedagógicas y cognitivas
que suelen expresarse conjuntamente cuando una persona debe enfrentar una situación
de aprendizaje; es decir, las distintas maneras en que un individuo puede captar
conocimientos.

Se cree que una mayoría de personas emplea un método particular de interacción,


aceptación y procesado de estímulos e información.
Los estilos de aprendizaje son los rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos que sirven
como indicadores relativamente estables, de cómo el alumno percibe interacciones y
responde a su ambiente de aprendizaje.

El docente actúa como mediador del aprendizaje si logra identificar el conjunto de


estrategias que utiliza el alumno para adquirir los conocimientos y la aprovecha para
diseñar actividades de aula, acorde a ella.

La tarea del docente mediador consiste, precisamente, en promover y acompañar el


aprendizaje lo que no significa que le imponga sus puntos de vista de la realidad
sino que tiene que estimularlo para que el mismo alumno se constituya en su propio motor
para aprender.

Tanto desde el punto de vista del alumno como del punto de vista del profesor, el
concepto de estilos de aprendizaje resulta sumamente útil porque nos ofrece
posibilidades de actuación para conseguir un aprendizaje más efectivo.
Las características sobre estilo de aprendizaje suelen formar parte de cualquier
informe psicopedagógico que se elabore de un alumno y pretende dar pistas sobre las
estrategias didácticas y refuerzos que son más adecuados para cada alumno.

No hay estilos puros, del mismo modo que no hay estilos de personalidad puros: todas
las personas utilizan diversos estilos de aprendizaje, aunque uno de ellos suele ser el
predominante.

Además, las estrategias concretas que utilizamos varían según lo que queramos
aprender. Es decir, si queremos aprender una fórmula química tendemos a utilizar la
memoria inteligente para recordar cada uno de los componentes de la misma. Sin
embargo, si debemos aprender un hecho histórico, recurrimos a métodos globales que
nos permiten captar el todo a estudiar.

A la hora de diseñar estrategias de aprendizaje docente, resulta necesario recordar


que todos no aprendemos igual ni a la misma velocidad. En todos los grupos en el que
hayan más de dos personas y que empiezan a estudiar una materia juntos y parten del
mismo nivel, es muy común que encontremos, al cabo de muy poco tiempo, grandes
diferencias en los conocimientos de cada miembro del grupo, a pesar de que todos han
recibido las mismas explicaciones y han hecho las mismas actividades y ejercicios.

Cada miembro del grupo aprenderá de manera distinta, tendrá dudas diferentes y
avanzará más en unas áreas que en otras.

Esto es así porque nuestra concepción de aprendizaje se basa en el concepto de


aprendizaje activo.
Si entendemos el aprendizaje como la elaboración por parte del receptor de la
información recibida, es evidente que cada uno de nosotros elaborará y relacionará los
datos recibidos en función de sus propias características.
EL término “estilos de aprendizaje”, se refiere a que cada persona utiliza su propio
método o estrategia a la hora de aprender. Cada persona tiene su propio estilo y
estrategia particular de aprendizaje, velocidad, características y eficacia al aprender.

Finalmente es importante destacar que nuestra manera de captar los conocimientos


evoluciona y cambia constantemente, como nosotros mismos.

JOCELYNNE SARAHI DELGADILLO CASTRO.