Está en la página 1de 4

El Nuevo Paradigma

del Estado

Sotelo de Andreau, Mirta G.

Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas - UNNE


Bolivar 45 - (3400) Corrientes - Argentina
Tel.: +54 (03783) 422834 - Fax: +54 (03783) 476874 / 425283
ANTECEDENTES
Se usaron antecedentes de tipo político, económico, filosófico , normativo y pragmático.
MATERIALES Y MÉTODOS
Se efectuó un relevamiento bibliográfico legislativo y jurisprudencial, en España, Francia, Italia y Tribunal
de la Unión Europea, así como Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Chile compaginándose y
sistematizándose la información recabada. Se seleccionó el material de acuerdo a la hipótesis propuesta. Se
hizo un análisis comparativo - critico de teorías .Se efectuó un relevamiento de campo. Se combinó el
método conceptual con el operacional. Tratándose de una tesis racional y explicativa, se utilizó la
metodología lógica para el desarrollo de los conceptos teóricos el análisis crítico - bibliográfico, crítico -
legal y crítico - jurisprudencial, como punto comparativo, sin olvidar la metodología contextual sistemática
para la praxis. Finalmente se elaboró el desarrollo argumentativo,confrontado previamente la tesis a nivel
teórico y empírico procurando alcanzar una obra con unidad y sistematización científica.
DISCUSIÓN DE RESULTADOS
La discusión de los resultados fue óptima. Se debatieron y expusieron las conclusiones ante la Academia
Interamericana de Derecho Comparado, ante los miembros de la Intermerican Bar Asociation y se puso la
obra a consideración de un jurado extranjero obteniendo el primer premio entre mas de cien trabajos
doctrinarios de juristas de toda América, en Rió de Janeiro Brasil-
CONCLUSIONES
El ensayo, procuran divulgar ideas que apuntan en dirección hacia donde entiendo empujan los vientos de la
historia. En las conclusiones se han mezclado conceptos propios y los del Catedrático de Derecho
Administrativo, Profesor Francisco González Navarro, al prologar la misma obra.
Está dirigido a los estudiosos de las ciencias sociales quienes no pueden perder la marcha de las
transformaciones que implican la aparición de nuevos fenómeno políticos sociales y jurídicos porque tomen
conciencia o no, les parezcan importantes o no, están presentes y están cambiando las reglas de juego.
Entre ellos el replanteo de la organización política, mas importante del último período, esto es el ESTADO -
NACIÓN, el que entra en un proceso de revisión frente a los impactos que motivan la tarea investigativa.
El trabajo que aquí se publica, ofrece unas claves interpretativas de la emergencia de esa organización
supranacional que se llama en nuestra región y por ahora, MERCOSUR, una organización a la que ningún
jurista sudamericano que se precie de estar en la vanguardia de las ideas puede dejar prestar atención, así
como la organización supraestatal que es la Unión Europea, que con el nombre de Mercado Común europeo
se inició en 1950, en que se aprobó el Tratado de Roma.
Se trata de la aparición deun nuevo paradigma económico, jurídico y político : la creación de una totalidad -
esto es, la unidad de una pluralidad - que acabará integrando en esa triple vertiente a los Estados implicados.
Un proceso, como puede advertirse ya, que constituye una auténtica revolución y que, precisamente por ello,
obligará a un cambio de mentalidad en los hombres, que se verán empujados de este modo a “a ver las cosas
de distintas maneras”, que es lo que ocurre cuando un paradigma nuevo emerge en el horizonte y empieza a
reclutar adeptos. Un proceso que por su mismo carácter radical - pues afecta a las raíces mismas de las
relaciones entre pueblos organizados hasta ahora en sistemas políticos de base estatal - ha de ser llevado
acabo con exquisita prudencia, evitando caer en la tentación de querer construir “en horas veinticuatro” lo
que va a demandar el trabajo de muchas generaciones.
Por eso no está demás recordar que en la famosa Declaración Shumann, de 9 de mayo de 1950, se hacía ya
una clara advertencia acerca de la necesaria lentitud con que había de avanzarse en el proceso de integración
europea : “Europa no se hará de golpe ni en una construcción de conjunto : se hará mediante realizaciones
concretas, creando primero una solidaridad de hecho”. Muy presente deben tener estas palabras los
fundadores del Mercosur y quienes hayan de seguir sus pasos, para poder resistir esa tentación de ver su obra
terminada. Es necesario pensar que ni ellos, ni tal vez sus hijos alcanzarán a ver el final del proceso.
No va a ser fácil, en cualquier caso el camino que habrá que recorrer. Es lo que ocurre siempre con las
nuevas ideas, llamadas a arrumbar las convicciones en que viven los hombres en un lugar y un tiempo
determinado. Ningún paradigma nuevo se impone sino después de una lucha, que a las veces tiene algo de
trágica, para convencer a aquellos que nacieron, crecieron y han vivido hasta ahora bajo un paradigma
distinto. Así ha sido siempre y así ocurrirá también en este caso. Que no se impuso de la noche a la mañana
el paradigma heliocéntrico frente al geocéntrico, en astronomía, ni el paradigma de la evolución, frente al
del fijismo, en biología.
Y porque eso es así, conviene empezar a enseñar a los ciudadanos de los Estados aquí implicados algunas
cosas que pueden sonar, no sólo a nuevas, sino a económica, jurídica o políticamente inaceptables. Por
ejemplo éstas : que la meta a alcanzar es una integración políticas y no meramente económica ; que esa
integración es perfectamente compatible con la conservación y hasta con el fortalecimiento de las señas de
identidad de los distintos pueblos ; que la aventura ahora apenas iniciada exigirá la constitución de una
organización política superior a la estatal, a una estructura que no tiene que ser necesariamente la conocida
entidad Federal, sino una estructura política que habrá de descubrirse; que muchas de las convicciones
jurídicas y políticas bajo las que hemos vivido hasta ahora van a tener que ser anuladas o por lo menos,
adaptadas (así ocurriría con la idea de soberanía, con el concepto de supremacía de la Constitución, etc.)
Pensar en estos nuevos fenómenos nos obliga a reflexionar sobre el funcionamiento futuro del Estado -
Nación. Las comunidades supranacionales conforman un nuevo modelo de asociación política, voluntaria,
pacífica, y basada en la igualdad de derecho de sus asociados, lo que tiene consecuencias en lo normativo al
ser una nueva fuente del derecho que se interfiere con el derecho interno.
A esto debemos agregar la innovación tecnológica que ha revolucionado al mundo moderno en casi todos los
aspectos de las ciencia, por ejemplo, en materia de comunicaciones afectando la territorialidad, pues las
redes informáticas no tienen fronteras apoyadas por la robótica, la biotecnología, y la exploración espacial.
El continuo devenir del que hablaba Heráclito nos marca la fuerza del cambio en el universo. Se alteran
substancialmente a los objetos y a los sujetos, pero los cambios no tienen las mismas características, algunos
cambios afectan la sustancia y otros exclusivamente la forma.
En el caso se trata de entender las transformaciones que afectan al Estado y consecuentemente al Derecho,
centrando en fenómenos contemporáneos: la supranacionalidad dentro de la globalización, y la
supranormatividad. Hay dos elementos que aparecen especialmente afectados: el espacio y el tiempo que
modifican al Estado en un triple aspecto, en su faz organizacional, como detentador del poder y como
productor de normas.
¿Porqué el espacio? Porque hay una nueva dimensión territorial, no estamos acotados a un lugar físico por :
1)La integración: Que se presenta como una metamorfosis de las organizaciones políticas, que en contra de
las corriente nacionalistas que predominaban en el siglo anterior se unen en pos de un objetivo común,
formando organizaciones regionales o supranacionales. Ya no se observan las luchas individuales por la
supremacía, sino la conformación de grandes bloques que se unen en la búsqueda del predominio. Integrarse
es mucho más que simplemente unirse, implica aceptar una serie de reglas comunes que se imponen por
sobre los principios nacionales, en un proceso voluntario. No debe confundirse el proceso de integración
con el fenómeno de la globalización, éste es un proceso de unificación que, apoyada sin duda por los medios
de comunicación que hace que el mundo entero adopte simultáneamente parámetros de conducta similares.
2) La tecnología: Los medios tecnológicos aumentan la velocidad, hay un acceso inmediato a las
informaciones en todo el mundo en el mismo momento que se producen, lo que hacen perder la noción de
espacio sectorizado. Aparece la idea de aldea global.
¿Porqué el tiempo? Porque el mundo contemporáneo transita en medio de una evolución acelerada. Lo que
era válido ayer, no es válido hoy. Hay, como lo sostiene González Cassanova, hay "una nueva
experimentación del tiempo...El tiempo histórico se contrae, los cambios y transformaciones de la vida social
y del pensamiento humano se suceden con mayor rapidez. La sensación de transitoriedad y de
provisionalidad es mayor reduciéndose por lo tanto la estabilidad y peremnidad. A una "relacionalidad"
superior provocada por un espacio mayor se suma la "relatividad" superior provocada por el tiempo menor".
Hoy, una persona que ha vivido un término medio de cuarenta años o menos es testigo de muchas
transformaciones y asiste asombrada a cambios conceptuales o creencias fundadas en verdaderas
revoluciones científicas. Lo que a generaciones anteriores tal vez le llevaba el doble, triple o más tiempo,
ver y conocer, al hombre de hoy se le presenta en el transcurso de una vida.
Estas ondas de transformación mueven profundamente el mar de los pensamientos, tocando su fondo y
obligando a replantear esquemas cognoscitivos. Ningún estudioso puede ignorarlos y a su luz deben
reanalizarse los hechos y el derecho del mundo contemporáneo. Y es que, no es solo que algo está
cambiando en el mundo, sino que el mundo mismo está cambiado. Una observación que hizo ya Ortega y
Gasset hace años y cuya certeza se está demostrando con los hechos que estamos presenciando.
Pretendemos dejar planteadas algunas cuestiones mas que se presentan a los estudiosos del derecho en éste
mundo de cambios que hacen a no sólo a la organización política, sino el sistema jurídico y el substrato
económico. Los elementos caracterizantes de la noción clásica de Estado: la soberanía y la territorialidad,
sus formas organizacionales y su concepto de población, están afectados. El modelo del Estado Nacional se
revela agotado al no poseer las condiciones de generar progreso por sí solo.
En éste contexto de quiebre de la estructura política aparece una nueva concepción del derecho, el derecho
comunitario. quer es verdadero y propio derecho interno solo que común a todos los Estados miembros. El
carácter supranacional de los órganos comunitarios obliga a la flexibilidad de la idea de autonomía y
autosuficiencia de la organización estatal.
En Europa, muchos autores han entendido que debemos considerar, que este nuevo ordenamiento jurídico no
puede ser estudiado como una recopilación de acuerdos o tratados entre los Estados, ni tampoco como una
parte de los Sistemas Jurídicos Nacionales, es un Derecho con características diferentes.
Un ordenamiento jurídico propio en un proceso de integración presupone como lo sostiene Sáchica: “la
existencia de tres elementos:1)Una normatividad específica, completa y autónoma;2)Una organización
propia que dinamice esa normatividad al servirle de brazo ejecutivo en función del proceso integracionista;
3)Mecanismos de control jurídico eficaces que reproduzcan y mantengan la legalidad del proceso”.
Estas caracteristicas del ordenamiento se presentan incipientemente en el Mercosur y mas afirmada en la
Uniòn Europea. Están constituidos por una serie de normas propias, los Tratados, sus Protocolos y Anexos y
las otras normas llamadas derecho derivado o secundario, emitidas por las Organizaciones Supranacionales.
Klaus-Dieter Borchadt dice que: “la autonomía del ordenamiento jurídico comunitario tiene una
importancia fundamental para la legitimidad de la Comunidad Económica, ya que solo gracias a ella puede
impedirse que el Derecho Nacional socave el Derecho Comunitario y pueda garantizarse la validez
uniforme de éste en todos los Estados Miembros”.
Los Tratados comunitarios y el derecho secundario, emanado de los órganos comunitarios deben ser
aplicados aún por sobre la norma nacional que le sea contraria. Esto shockea en principio a cualquier
sentimiento nacionalista.
En el Protocolo de Ouro Preto el capítulo IV titulado “Aplicación interna de las normas emanadas de los
distintos organismos del Mercosur” establece que : “Los Estados partes se comprometen a adoptar todas las
medidas necesarias para asegurar en sus respectivos territorios, el cumplimiento de las normas emanadas
de los órganos del Mercosur, previstos en el art. 2º de éste protocolo parágrafo único. Los Estados partes
informarán a la Secretaría Administrativa del Mercosur las medidas adoptadas a éste fin”. La norma es
similar a la transcripta de la Comunidad Europea ( art. 5º) aunque no se conocen casos jurisprudenciales en
que se haya planteado una situación conflictiva de importancia.
La primacía no es un tema sencillo, así algunos autores como Muñoz Machado nos dicen: “ 1) Las normas
que integran el Derecho Europeo gozan de lo que la jurisprudencia del Tribunal de justicia de las
Comunidades y la doctrina han convenido en denominar efecto directo. Concepto con el que se expresa que
los destinatarios de las normas europeas, son tanto los Estados como los ciudadanos, que quedan
inmediatamente obligados por las mismas y que pueden exigir su observancia ante los Tribunales internos,
2)Las normas europeas priman o prevalecen sobre las internas, Principio de primacía, en base a ello las
reglas del Derecho Comunitario se imponen a las reglas internas cualquiera sea el rango de estas y sean
anteriores posteriores a las normas comunitaria, 3)La preemption las normas europeas ocupan el terreno
que reglan y excluyen que sobre la misma materia puedan incidir normas internas, este es un principio
general, que está preñado de matizaciones que ha ido estableciendo caso por caso el Tribunal de Justicia".
Estas ideas nos aclaran que ocurre cuando se plantea un conflicto entre una norma de Derecho Comunitario
y una norma de Derecho Nacional, la norma de Derecho Comunitario prima sobre la del Derecho Interno,
tanto el caso del reglamento como la directiva y las decisiones. Las recomendaciones y los dictámenes no son
vinculantes. (Ver artículo 189, apartado 2º del Tratado CE).
Concluyendo debemos recordar dos importantes principios relativos a las relaciones entre el derecho
Comunitario y el Derecho Nacional:1) Los Estados miembros han transferido definitivamente derechos
soberanos a una Comunidad creada por ellos y no pueden posteriormente retractarse de esta transferencia
mediante medidas unilaterales incompatibles con el concepto de Comunidad.2) El Tratado sanciona el
principio en virtud del cuál ningún Estado Miembro puede oponerse a la aplicación uniforme ni a la validez
del Derecho Comunitario en el conjunto de la Comunidad.
Esta aplicación de principios no ha sido receptada por igual en todas las naciones. En principio en Italia y en
la República Federal de Alemania, los Tribunales locales se opusieron a la aplicación de las normas
supranacionales, en cambio en los Países Bajos donde la Constitución Nacional preceptúa la supremacía del
Derecho de los Tratados sobre el Derecho Nacional, no tuvo mayores problemas.
En el caso del Mercosur, el Protocolo de Ouro Preto en el art. 42, determina que las normas emanadas de sus
órganos, previstas en el art. 2º , tendrán carácter obligatorio y, cuando sea necesario, deberán ser
incorporadas a los ordenamientos jurídicos nacionales, mediante los procedimientos previstos en la
legislación de cada país.
En la Argentina, la Constitución Nacional luego de la Reforma de 1.994 ha incorporado en su art. 75 inc.
24, entre las facultades del Congreso de la Nación, la de “aprobar Tratados de integración que deleguen
competencias y jurisdicción a organizaciones supraestatales en condiciones de reciprocidad e igualdad, que
respeten el orden democrático y los derechos humanos.., las normas dictadas en su consecuencia tienen
jerarquía superior a las leyes” y la prevalencia de la norma de integración sobre la local art.75 inc.22.Se
marca un principio de primacía.
Al unificarse problemas como las contrataciones públicas,los registros,los traslados de personas, el cuidado
del medio ambiente, etc., vemos también una innegable la infiltración del derecho supranacional sobre el
campo de estudio del derecho administrativo, derecho interno de los Estados cuya importancia no es
desconocida para quien debe cumplir las funciones de administrar.
BIBLIOGRAFÍA
AGUINES M. de, Ana María. “Armonización Jurídica en el MERCOSUR.” Editorial La Ley. Mayo de
1.992.ACKERMAN, Mario E. “El llamado "Principio"de igualdad de trato en los procesos- de int.egración El caso del
Mercosur.”. ( Rev. Dcho del Trabajo, Bs.As., 10: 1374-1384, octubre 1.993).ALEGRIA, Héctor. “La solución de
controversias en el Mercosur.” ( Rvta de Derecho Privado y Comunitario, Santa Fe, 1:411-426, 1.992).ALVAREZ
TRONGE, Manuel. “Aspectos jurídicos del Mercosur.” (En: Revista LL, Bs.As., 1.992-B; 812-816, 1.992).ARAUJO,
José. “.Trabajo de Integración eonómica. y armonización de políticas en América del Norte y en el Cono Sur “(En: Rev.
del Derecho Industrial, Bs.As., 38:275-291, 1.991).BARRA, Rodolfo C. “Dho de la integración: ordenamiento jurídico y
función judicial ”. ( En: Rev. E.D., Bs.As., 154:969-981, 1.993).BASALDUA, Ricardo X. “El Mercosur y las etapas de
la integración”. ( En: Rev. E.D., Bs.As., 160:818-835,1.995).BIDART CAMPOS, Germán.. “Tratado de Derecho
Constitucional Argentino”. (Editorial Ediar. Buenos Aires. 1.986).BOLDORINI, Ma. C. “Protocolo de Brasilia para la
solución de controversias.” (Derecho comunitario). (En: Rev. del Derecho Privado y Comunitario, 6: 471-487,
1.994).BUSTAMANTE ALSINA, Jorge. “Aproximación de la legislación interna .....” (En; Rev. L:L:,
Bs.As.)CARDENAS, Emilio J. “Planeamiento y acción para el desarrollo.” (Legislación Nacional y Provincial. 1.970 B
18716 J.A.)“Mercado Común entre Argentina y Brasil.” Tratados Actas y Protocolos Anexos 1.985 a 1.990, INTAL.
Buenos Aires 1.940.CASSAGNE, Juan C. “El mercado común del sur; problemas jurídicos y organizativos que plantea
su creación.” (En: Rev. E.D., Bs.As., 145: 875-884, 1.992).DALLA VIA, Alberto. “Sobre el derecho y la justicia en el
Mercosur.” (En: Rev. E.D., Bs.As., 148: 892-898, 1.992).DAVEREDE, Alberto L. “El Sistema de solución de
controversias en el Mercosur. (En: Rev. L.L., Bs. As., 1.992-B: 1048-1053, 1.992).DREYZIN DE KLOR, Adriana S.
“Jurisdicción internacional contractual en el Mercosur.” (En: Rev. de Derecho Privado y Comunitario, 7: 465-
490,1.994).En este Tomo. “Protocolo de Bs.As. s/Jurisdicción Internacional en Mat. Contractual” Res. 1/94. C.N.C,
pág.495.ESGUIVAR, Luis A. y RUA BOIERO, Rodolfo A. “Mercosur”. (Editorial La Ley 1.991).ESTIGARRIBIA DE
MIDON, Gladis. “Hacia una estructura jurisdiccional para el Mercosur.” Ponencia.. Encuentro Internacional de Dcho de
América del Sur (Rep. del Paraguay) EKMEDJIAN, Miguel. “Hacia la República Latinoamericana.” (Ediciones De
Palma. 1.991). GHERSI, Carlos. “Mercosur. Economía y derecho” (Política de integración y exclusión social). (En: Rev.
L.L., Bs.As.1.995-A; 1.074-1.081, 1.995).GROS ESPIELL, Héctor. “El Tratado de Asunción y algunas cuestiones
jurídicas que plantea”. (En: Rev. E.D., Bs.As., 144)GUY, Isaac. “Derecho Comunitario General.” (Editorial Castellana
Barcelona. 1.985 .913-927, 1.991).HALPERIN, Marcelo. “Acerca de las fuentes de derecho en el Mercosur.” (En; Rev.
de Derecho Privado y Comunitario, Santa Fe, 4: 433-449, 1.993).HIGHTON, Elena I. “Unificación y efectividad del
derecho en los países del Mercosur.” (Derecho Comunitario). (En: Rev. de Derecho Privado y Comunitario, 6: 433-470,
1.994).LAVOPA, Jorge H. “Organización institucional y derecho comunitario en el Mercosur.” (En: Rev. E.D., Bs.As.,
148: 899-911, 1.992). Entre otros autores imposibles de consignar en tan exiguo espacio.